Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Ir abajo

Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Natsumi Hiragi el Sáb Nov 29, 2014 8:15 am

La pelirrosa no había conseguido dormir demasiado la noche anterior, su ansiedad no se lo había permitido y es que había acordado ir al cine con el joven que se había ganado un lugar especial dentro de su vida. Su amistad se había forjado desde la primera vez que se conocieron en el Dojo, y con el paso de los meses se fue fortaleciendo. Sin embargo, para Natsumi, había algo más, no iba a reconocerlo pero en el fondo sabía que sus sentimientos últimamente habían cruzado la línea y exactamente no tenía idea de como enfrentarse a la situación que podría acarrear el reconocimiento de tales emociones. No iba a pensar en ello, estaba decidida a ignorar las señales que llegaban a ella, incluso las más evidentes. Era demasiado terca como para ceder, y estaba demasiado dañada como para volver a creer. Así que si iba a aferrarse a algo, sería a lo único bueno que le había sucedido en los últimos años viviendo en Sweet Valley, su sincera amistad con Kenichi Umehara.

Se levantó de la cama y se preparó sin perder ni un segundo, incluso le sobro el tiempo para ordenar su habitación y desayunar algo ligero. Su único problema fue encontrar algo adecuado para vestir. No quería ir desarreglada pero tampoco quería exagerar, estaba en el típico dilema juvenil que frustra los pensamientos y confunde a la mente. Se suponía que alrededor de las 11 del mediodía debía estar en la entrada del cine para encontrarse con su compañero y así elegir una película juntos. Pero aquel obstáculo le hizo perder mucho tiempo. Eran las 10.55 y ya se había probado todo lo que tenía en su armario, maldijo en silencio no haber ido de compras el día anterior en lugar de pasarse el día encerrada.

Dio vueltas por todo el departamento como una fiera enjaulada y furiosa. No sabía que hacer. Vio de casualidad el reloj en la pared y no pudo evitar maldecir nuevamente pero esta vez en voz alta y clara. Corrió de nuevo a su habitación y tomó lo primero que llamó su atención, buscó un par de zapatillas y salió rápidamente de su residencia.

Al llegar al cine, en la entrada principal donde habían acordado encontrarse, Natsumi descubrió que su compañero aún no había llegado. Fue parcialmente un alivio, ya que no lo había hecho esperar. Pero también pensó que de haberlo sabido se hubiera tomado más tiempo en seleccionar su vestimenta (como si ya no hubiera tardado lo suficiente).

Mientras lo esperaba tomó un folleto de la boletería que daba las opciones en cartelera que el cine estaba ofreciendo en esos momentos. Tenía ganas de ver una más bien romántica..."¿Cómo tomaría Kenichi esa opción?" se preguntó, y a partir de esa simple pregunta comenzó a divagar hasta que sus mejillas se tiñieron del mismo color de su cabello y lentillas. Entonces se dio cuenta...también había olvidado maquillarse un poco. "¿Qué demonios pasa hoy conmigo?" se retó a sí misma en silencio, maldiciendo a su ansiedad y nerviosismo al que debía enfrentar con seguridad cuando finalmente su compañero apareciera frente a sus ojos. "Espero no arruinarlo..." pensó, más como una advertencia, no se perdonaría jamás arruinar una salida como aquella, no cuando la relación entre ambos, desde el día que pasaron juntos en el zoológico, se había transformado en el algo hermoso, en el equilibrio perfecto de la vida misma.

Vestimenta de Natsu~:

Como bien muestra la imagen es una remera negra y un pantalón corto plus zapatillas rosas. (Hasta parece que salió en pijamas, lol, ahora que se me ocurrió hubiera sido muy divertido que le sucediera onrol -ok, mejor no xD)
Off rol:
Al fin! espero no haberme demorado demasiado, aún no terminé de dar mis exámenes pero quería tener el tema listo <3 Ojalá te guste y si ves algún error, el que sea me avisas, yo mientras tanto voy a aclarar que dado lo que veníamos hablando por mp, al final salió otra cosa. Pasó por mi mente la idea de una Natsu más tranquila y feliz, pero luego teniendo en cuenta su mala experiencia en el pasado me pareció mejor empezar con lo opuesto, Natsu de cabeza y con todo menos tranquila xD Y como verás todavía no está la elección de la película, ese es otro punto que me pareció interesante poner en debate on rol, a ver que elige cada pj y si logran ponerse de acuerdo, o a ver quien cede a la decisión del otro :P En fin, eso es todo, me despido hasta mi resurrección y posibles vacaciones ~ Un abrazo!
avatar
Natsumi Hiragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 344
Monedas Monedas : 1241

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Kenichi Umehara el Sáb Dic 06, 2014 9:11 pm

Habían pasado meses desde aquel encuentro en el dojo de Karate en donde conocí a Natsumi, la chica especial que se convirtió en alguien muy importante para mí. Durante ese tiempo, ella y yo tuvimos múltiples salidas juntos, incluyendo un encuentro en el zoológico local que cambió todo para mí. Desde ese momento, supe que sentía algo especial por la hermosa chica de cabello rosado, al punto que en Diciembre le conté a mi amiga y hermana postiza Claire que Natsumi me gustaba mucho. Ella me aconsejó que indagara si era correspondido, pero la verdad es que me daba algo de miedo perder totalmente a la chica de ojos rosados, y nunca mencioné nada a ella al respecto… Pero cada día que pasaba, sentía que le quería más y más…

El día de hoy iríamos juntos al cine. Había estado esperando este día desde hace mucho… Incluso le comenté la semana pasada a Claire sobre este momento, y ella me arrastró al centro comercial para comprar ropa para la ocasión. Me hizo comprar al menos tres looks diferentes, diciendo que tenía que prepararme para toda ocasión… Y por supuesto, luego me hizo acompañarle a comprar zapatos para ella. No había un momento en que no viera una zapatería si estábamos de compras juntos…

Me vestí con el conjunto de ropa que mi hermana mayor consideró adecuada para “la cita”, según sus propias palabras. Y justo cuando iba a salir, me dijo recordó que dejara elegir a Natsumi la película que ella quisiera ver. Di un par de pasos fuera de casa, y entonces recordé que no había alimentado a Yuki, mi bella mascota. Rápidamente regresé adentro y busqué la comida para perros, sirviéndole una buena porción a mi linda perrita de nieve. En eso apareció Claire por la puerta, y me gritó diciendo que llegaría tarde y me amenazó con la aspiradora mientras me apresuraba por salir de allí.

Justo cuando estaba por llegar a la estación de autobuses, me di cuenta que ya había pasado el que necesitaba tomar para ir al centro comercial. Tendría que esperar cinco minutos más al siguiente. Llegaría ahora justo a las 11 am, según mi cálculo… Pasado el tiempo de espera, solo subí al nuevo autobús y en cuestión de minutos estaba en el centro comercial, caminando a paso apresurado hacia la taquilla del cine. Por suerte para mi, Natsumi todavía estaba allí, revisando algunos folletos mientras estaba junto a la entrada.

Me acerqué a ella con una gran sonrisa en los labios, y le dije con tono amable, aunque algo avergonzado por mi tardanza – Buenos días, Natsumi. Discúlpame por haber llegado un poco tarde. No quería hacerte esperar… –. Luego de eso, me sentí más tranquilo y observé que ella tenía un folleto con los títulos en cartelera. Entonces mencioné alegremente – Oh, veo que estás leyendo acerca de las películas. ¿Hay alguna que te llame la atención?. He leído que todas son muy buenas, así que personalmente no sabría cual elegir –. Quería complacer a la hermosa chica pelirrosa y dejarle la elección de la película a su gusto. Era también uno de los consejos que me dio mi hermana mayor postiza, y que ya tenía en mente desde hace un tiempo.

Vestimenta de Kenichi:


Una camiseta negra, con unos vaqueros gris oscuro, y unos deportivos negros y rojos. Llevará una correa con un diseño de rombos negros en fondo blanco (algo distinto a lo que normalmente le elegiría yo, pero fue la elección de su hermana postiza Claire xD).

Off-Rol:
Gracias por abrir el tema, Natsumi. No te preocupes por las tardanzas (más bien disculpa las mías xD). Espero tengas mucho éxito en tus exámenes y puedas volver al foro con grandes noticias.

Un abrazo.
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8767

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Natsumi Hiragi el Lun Dic 15, 2014 10:53 am

Natsumi estaba tan concentrada mirando el folleto, y también perdida en sus propios pensamientos, que no vio cuando Kenichi llegaba, solo cuando estuvo frente a ella y la saludó se dio cuenta de que estaba allí. Levantó su mirada, sorprendida al oír su voz, por un segundo sus ojos se encontraron con los bondadosos ojos café del muchacho y no pudo evitar sonreírle cálidamente. Se sintió ligeramente aliviada al verlo, todos los nervios que antes la habían atacado parecieron desaparecer en tan solo un instante.

-Buenos días - dijo arrimándose para devolverle el saludo con un beso en la mejilla luego que él terminó de saludar y disculparse por la demora. A Natsumi no le pareció que había llegado tarde, de hecho el horario le tenía sin cuidado. - No te preocupes, llegas justo a tiempo - sonrió animada, volviendo a fijar su mirada sobre el castaño. Ahora que lo veía mejor estaba...algo diferente. Más bien su ropa era diferente. Iba a comentarle algo al respecto pero su compañero sacó el tema de las películas.

-Bueno, también estaba bastante indescisa...-confesó revisando una vez más su propio folleto. - Pero está esta película dirigida por Woody Allen; "Magic in the moonlight". Es durante los años 20, y honestamente me ha llamado la atención. - fue explicando con interés notable, le agradaban ese tipo de películas pero no podía estar segura que su compañero opinara lo mismo. Se mordió el labio inferior, dubitativa, buscando otra película para poder compartir con Kenichi, temía que pudiera aburrirse con aquella elección. -Sino también hay otras opciones interesantes, "The Judge", "Gone Girl"... -se detuvo antes de nombrar toda la cartelera, los nervios regresaban a atacarla nuevamente. Se suponía que debía estar relajada, disfrutando del día junto al muchacho, pero ahí estaba comportándose de manera extraña.

Dejó de observar el papel y buscó la mirada de Kenichi, cuando lo miraba podía estar tranquila de nuevo, se sentía de nuevo en equilibrio, sabiendo que él estaría allí a su lado. Suspiró, más calmada, aunque algo desanimada por el hecho de no haber podido elegir con seguridad la película que deberían ver juntos.

-Tengo una idea - dijo de repente, como si en ese suspiro algo hubiera surgido. Había visto en un programa de televisión que muchas veces, aparte de repartir votos entre algunas opciones, que algunas decisiones se tomaban cerrando los ojos. - Para que la elección sea justa, lo dejaremos al azar. - sonrió - Yo sostengo el folleto, tu cierras los ojos y señalas, cuando los abras ya tendremos nuestra película - explicó alegremente - Creo que era así...Podríamos intentarlo. ¿Qué dices? - Estaba interesada en saber la opinión de Kenichi, no estaba segura si ella debía elegir la película, pensaba que no era justo para el muchacho pagar por algo que no fuera de su agrado. Quería que él se divirtiera y disfrutara del día tanto como le fuera posible, así que no dudaría en hacer todo lo que estuviera a su alcance con tal de verle sonreír.
avatar
Natsumi Hiragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 344
Monedas Monedas : 1241

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Kenichi Umehara el Lun Dic 22, 2014 3:05 am

Honestamente no me esperaba el saludo de Natsumi con un beso en la mejilla. Fue un detalle muy bonito que hizo que mi corazón saltara de felicidad, no lo iba a negar. También me alegraba el haber llegado a tiempo, y que ella no hubiese tenido que esperar demasiado por mí. Era una de las principales preocupaciones que tuve al perder el autobús que me dejaría aquí más temprano… Pero todo había comenzado de maravilla, y al ver la tonalidad de sus rosados ojos posarse en los míos, me sentí muy tranquilo y sereno…

Después de hablar acerca de la elección de la película, siguiendo el consejo de mí hermana postiza de dejarle a ella elegir la que fuera de su gusto, escuché atentamente la primera de las sugerencias que hizo Natsumi. Me acerqué un poco más a su lado, lo suficiente para leer el folleto en sus manos mientras le ponía atención a su descripción animada. – Suena interesante, sobre todo la ambientación en los años 20 y aquí mismo en Francia… – mencioné sonriente. Pero, noté algo de duda en el rostro de la hermosa pelirrosa, y de inmediato nombró un par más de títulos de la cartelera… ¿Acaso no quería ver la primera que vino a su mente?. – Esas dos películas también suenen interesantes… – me limité a decir con tono suave. ¿Cómo actuaba en una situación como esta?

Le miraba a los ojos y de nueva cuenta nuestras miradas se cruzaron. Le sonreí con confianza y alegría, era un reflejo inevitable a esta altura de nuestro encuentro. Ella me hacía sentir tan bien y tan cómodo que a veces olvidaba el resto del mundo cuando me concentraba en su linda y fino rostro… Y de repente me habló, sugiriendo un plan algo extraño para elegir una película para ambos. Era cierto que en el pasado hicimos algunas cosas como esa, como cuando corrimos por el zoológico sin rumbo fijo, solo para descubrir lo que encontrábamos… Pero yo quería que ella viera algo de su gusto, y aún tenía la impresión que la película "Magic in the moonlight" era la respuesta…

Y la respuesta vino a mí. Una vez alguien me dijo “si puedes hacer trampa sin que te atrapen, ¡haz trampa!”. Así que asentí y dije con confianza – Suena divertido el juego. A veces hay que ponerle emoción a la vida, ¿no lo crees? –. Y entonces, ella puso el folleto boca abajo y mostrándome la portada. Cerré los ojos, intentado recordar el contenido del folleto y donde se encontraba la película que la linda pelirrosa quería ver. “Si antes estaba en el segundo puesto de izquierda a derecha, entonces debo señalar un poco lejos de la esquina izquierda inferior” razoné en silencio mientras ponía el dedo índice de mi mano derecha sobre el folleto. Le di vueltas al papel con el dedo en forma de circulo, tocando los bordes para imaginarme donde debía señalar, y cuando tuve una buena idea, me detuve en el sitio que pensé era el correcto. – Esa película de allí. ¿Cuál es? – pregunté sonriente y divertido. Y obviamente había acertado al título que quería. – ¡Vaya sorpresa!, es la primera película de la que hablamos. Vayamos a verla – le animé mientras le tomaba de la mano y me llevaba a Natsumi a la taquilla para comprar las entradas, intentando que no reaccionara a mi trampa…

El encargado de la taquilla nos dio la bienvenida y de inmediato le dije sonriente – Dos entradas para "Magic in the moonlight", por favor –. El hombre asintió y me dijo el monto total de la compra. Saqué la billetera y pagué ambas entradas, observando luego a Natsumi y sonriéndole – Yo invito las entradas al cine, y tu las palomitas y refrescos para los dos. ¿Te parece bien? – era manera de balancear los gastos entre ambos, y es que sabía que a la hermosa chica de cabello rosado le gustaba compartir los gastos en nuestras salidas juntos, y respetaba esa costumbre de su parte.

Recibí las entradas y le di una a mi hermosa acompañante, despidiéndome cordialmente del encargado de la taquilla. Tomé la mano de Natsumi, ofreciéndole una gran sonrisa alegre, y caminamos juntos hacia la entrada al gran local. Nuestra película empezaría en unos quince minutos…
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8767

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Natsumi Hiragi el Mar Ene 13, 2015 12:04 am

La alegría que sentía junto al castaño por momentos le  hacía olvidar aquel temor injustificable que tenía con aquella tranquila e inocente salida al cine. Él aceptó de buen modo su propuesta de elegir al azar, algo que fue un alivio para ella. Lentamente los nervios iban desapareciendo, comenzaba a sentirse más cómoda y relajada.

En aquel breve silencio que se hizo entre ellos mientras él paseaba su dedo índice por el folleto, Natsumi lo observaba con una leve sonrisa, y también se sorprendía a sí misma con una expresión cálida de afecto hacia el joven. Tenía suerte de que Kenichi estuviera con los ojos cerrados, de otra manera tendría que enfrentarse a una situación que aún no estaba dispuesta a reconocer. Pronto, antes de que él volviera a abrir sus ojos, se percató de que ya había hecho una elección, ya no había vuelta atrás.

La pelirosa observó dónde su compañero señalaba y no pudo ocultar la sorpresa en sus ojos. ¿Era una coincidencia? No estaba segura, pero sabía que no había forma en que pudiera haber hecho trampa. Miró a su compañero y le sonrió, no importaba si era o no una coincidencia, en el fondo tampoco importaba qué película verían, compartir momentos como aquel junto a Kenichi valían más que cualquier cosa.

- ¡De verdad no puedo creerlo! -comentó sin poder ocultar la sorpresa en su voz tanto como en sus ojos en un primer momento, pero su sonrisa radiante decía mucho más, estaba contenta, gratamente sorprendida. Luego de decir esto, lo siguió hasta la taquilla donde estuvo a punto de  quejarse debido a que él sacó de su billetera el dinero para pagar ambas entradas. Pero no alcanzó a hacer más que una simple expresión, las palabras se quedaron atrapadas en su mente, pues Kenichi le hizo una propuesta que le pareció justa. - De acuerdo - respondió finalmente volviendo a dedicarle otra sonrisa en lo que iba del día. ¿Cómo podía sonreír tanto? Jamás lo había hecho tan seguido desde que tenía memoria...y sin embargo, con él era diferente, no podía ocultarle nada, ni la más ligera, mínima de las sonrisas.

El castaño tomó su mano y ella aceptó casi de manera inconsciente, aunque sus mejillas se tiñieron por un breve momento cuando él le sonrió con esa alegría contagiosa que iluminaba cada rincón de su alma. Caminaron hacia la entrada, donde luego dieron con el lugar donde vendían las palomitas y las bebidas. Había un gran mostrador, con filas de gente haciendo sus pedidos para disfrutar la película con algo para comer y beber, el ruido de las cajas registradoras al abrirse anunciaban las grandes ganancias que tenía el cine ese día, las voces de las personas comentando cualquier cosa que se les venía a la mente se mezclaban en el espacio y las hacía apenas comprensibles.

-No creí que pudiera venir tanta gente hoy - comentó Natsumi, ligeramente distraída, caminando hasta ubicarse en una de las filas junto a su compañero. - Aparte de las palomitas, ¿te gustaría pedir algo más? Yo creo que pediré algunos dulces extra - le preguntó a la vez que señalaba el mostrador, donde también exhibían barras de chocolate, caramelos, entre otros dulces. Ciertamente, se sentía mucho más relajada, de esa manera era capaz de disfrutar más de la agradable salida con Kenichi. Tenía que dejar de pensar, y eso es exactamente lo que comenzaba a hacer. Desde que lo había conocido, el miedo de ser ella misma desaparecía por completo. Y aunque no estaba acostumbrada, lo único que debía hacer era recordarlo más seguido.

Off rol:
Antes que nada espero que hayas pasado una hermosa navidad y año nuevo, yo por fin pude regresar oficialmente y bueno, he aquí mi primer post del 2015 xD Espero no haberme oxidado, ya sabes que cualquier cosa me avisas que edito enseguida~ En fin, solo quería saludar(?) xD
avatar
Natsumi Hiragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 344
Monedas Monedas : 1241

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Kenichi Umehara el Mar Feb 03, 2015 9:17 pm

Aquella sonrisa radiante, con el brillo de una estrella en el firmamento nocturno, era lo único que buscaba al elegir la película que más llamó la atención de la linda pelirrosa. Me contagié de su alegría, y le sonreí con mucha felicidad. Compartir tiempo a su lado era siempre tan divertido y tan agradable que me sentía extraño al no poder verle con cierta frecuencia. Supongo que también tiene mucho que ver el hecho de que sentía algo muy especial por Natsumi, pero aún no estaba seguro de si ella me correspondía… No era el momento de revelar aquel secreto… Ella era única y muy importante para mí…

Atravesamos la entrada del cine, mostrando nuestros boletos y recibiendo el visto bueno de los vigilantes, y tomamos rumbo hasta el lugar en donde venían las palomitas, los refrescos y demás artículos alimenticios. Me sorprendió enormemente la cantidad de personas que hacían fila solo para adquirir algún producto, que varían desde las clásicas palomitas de maíz hasta dulces importados de otras partes del mundo. Sabía que no eran franceses solo porque las etiquetas tenían inscripciones en otros idiomas que no entendía para nada… Me concentraba más que nada en Natsumi, y de vez en cuando le observaba algo tímido para ver su estado de ánimo.

– La verdad es que yo tampoco esperaba ver tantas personas el día de hoy. Normalmente las funciones de la noche son las que son más concurridas. Quizás hay algún estreno especial… – respondí a su comentario curioso, mirándole directamente a los ojos a la hermosa dama. Por momentos me preguntaba si ella me veía como algo más que un simple amigo, pero al mismo tiempo temía la respuesta a esa sencilla pregunta… Solo debía relajarme y dejarme llevar por la alegría de la ocasión, como siempre lo hacía. – Hmm… Tal vez una barra de chocolate, pero no quiero abusar mucho de tu confianza, Natsumi… Con las palomitas y un refresco de limón es suficiente para mí – respondí amable y sonriente. No quería causarle molestias en una salida tan divertida.

Llegó nuestro turno de ser atendidos, una joven dama nos preguntó que deseábamos comprar, y solicitamos lo que habíamos acordado de antemano. Esta vez la hermosa pelirrosa se encargaría de pagar la compra, y por supuesto dejé que lo hiciera sin poner objeción, tan solo le regalé una sonrisa alegre. Ayudé a Natsumi cargando la bandeja de plástico que contenía nuestras bebidas y el envase de cartón de las palomitas, mientras que ella tomó el resto de las cosas. – Creo que hemos tomado todo. ¿Quieres ir a ver los trailers antes de que empiece la película?. Nuestros asientos están numerados, así que no habrá problema alguno si queremos hacer otra cosa antes – mencioné amigable y divertido.

Mientras caminábamos, notamos que un niño de cinco años y su abuela estaban pasando junto a la entrada de los baños, cuando de repente la señora mayor se resbaló y cayó de trasero sobre el suelo. Natsumi y yo nos acercamos para ayudarle, y le entregué la bandeja con nuestras cosas a la linda pelirrosa, para luego ofrecerle una mano y soporte para que se levantara con cuidado. – ¿Se encuentra bien, señora? – le pregunté amable mientras ella se ponía en pie luego de tomar mi mano. – Muchas gracias, jovencito – me agradeció dulcemente. Su nieto también halaba para ayudarle, siendo toda una ternura.

Una vez que estuvo en pie y nuevamente tranquila, volví junto a Natsu y tomé de nuevo nuestra bandeja de plástico. – Eres un ángel. Gracias por tu ayuda, joven. Quisiera darte algo como premio… – la señora me agradeció de nueva cuenta la ayuda, ofreciéndome algún tipo de recompensa por ello, pero de inmediato negué suavemente con la cabeza y le sonreí tranquilo. – No es necesaria ninguna recompensa, señora. Le ayudo porque creo que es lo correcto, y su bienestar es importante – respondí sereno. Ella se alegró mucho al escuchar eso, y finalmente dijo – Eres un muy buen chico. Tu novia tiene suerte de haber conseguido a un joven amable como tú –

No supe que responder a eso, pero creo que mis mejillas se ruborizaron un poco mientras me llevaba la mano libre detrás de la cabeza en gesto de vergüenza. Ni siquiera quise ver a Natsumi en esos instantes…

Off-Rol:
Disculpa por la tardanza de respuesta. Pasé por una crisis de inspiración que me arruinó casi dos semanas de roles. Y aunque venía mucho al foro para hacer mi trabajo como mod, casi no estaba roleando nada (salvo el evento, y para no morir horriblemente xD). Espero que sea de tu agrado la respuesta que he dejado en nuestro tema ^^

Oh, y feliz navidad y próspero año nuevo para ti también, linda Natsu ^^
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8767

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Natsumi Hiragi el Mar Mar 03, 2015 2:31 am

Natsumi sonrió a su compañero e inmediatamente procedió a realizar la compra de las palomitas, las bebidas y la barra de chocolate que él había pedido junto con una bolsa de caramelos. En la sala la iban a odiar ni bien realizara el intento de abrir uno, pero poco le importaba, no era culpa suya si la gente del cine no tenía cuenta que ruido del papel podría resultar algo molesto para algunas personas en el interior de la sala.

El castaño la ayudó con la bandeja, un gran detalle de su parte y no era algo que sorprendiera a la joven, pues sabía que Kenichi era una persona amable. Le dedicó una sonrisa en agradecimiento, no podía dejar de sonreír cuando estaba a su lado, su confianza y comodidad en compañía del muchacho aumentaban a cada segundo. Estar junto a él cambiaba por completo su perspectiva del mundo que la rodeaba, todo se veía diferente, todo brillaba.

- Claro, creo que aún nos quedan unos minutos antes de que empiece la película - respondió sin poder calcular los minutos que habían pasado desde que habían comprado los boletos,  además la fila para comprar las palomitas la había desorientado un poco y con exactitud no podía decir cuanto tiempo había pasado, ya que no llevaba ningún reloj puesto.Tampoco había uno cerca. Directamente, no era muy buena para calcular, y algo le decía que en el último año del instituto no había mejorado tampoco.

Ninguno dijo más nada, tampoco hacía falta decir algo, solo se encaminaron tranquilamente hasta que se cruzaron con una mujer de edad avanzada, la cual en un instante estaba en el suelo. Era extraño, pero en esas situaciones Natsumi no sabía que hacer. Lo correcto sería ayudar a la pobre señora, pero el impulso de la pelirrosa siempre la dejaba paralizada, siendo más una espectadora que una heroína dispuesta a rescatar a quien la necesitara. No. Ella era del tipo que se mantenía al margen de todo, sin importar nada.

Su mirada se dirigió hacia Kenichi, quien no había dudado un segundo en auxiliar rápidamente a la mujer. Ni bien consiguió que estuviera nuevamente de pie, Natsumi se acercó para comprobar que estuviera bien, pues aunque no era capaz de prestar su ayuda lo correcto era al menos preguntar cómo se encontraba.

- ¿Está usted bien? - le preguntó con sincera preocupación, la señora negó con la cabeza y volvió su atención al castaño, insistiendo en premiar su amabilidad. Natsumi se sorprendió por la nobleza de Kenichi, si bien ya lo conocía desde hace un tiempo y anteriormente no había dudado de su bondad, la profundidad de sus emociones era algo que dejaba sin palabras a cualquiera. Ese era uno de esos casos, la pelirrosa no sabía que otra cosa decir, admiraba en silencio la actitud del joven.

Su corazón se contagió de la bondad de su compañero y ofreció unos caramelos al nieto de la señora, así por lo menos algo dulce le quitaría un poco el susto de la caída de su abuela. Sin embargo, su atención se volcó hacia la señora cuando utilizo la palabra "novia". ¿Se refería a ella? Bueno, ¿A quién más si era la única que acompañaba al castaño? Eran preguntas absurdas las que atravesaban su mente pero es que después de oír eso no podía pensar claramente. Y en ese instante lo único que pudo pensar fue en que no podía ver a la cara de Kenichi después de un comentario semejante. Sus mejillas se encendieron, tiñiéndose de un color rojo bastante llamativo, que no se le escapó ni a la señora ni a su nieto quienes sonrieron con cierta complicidad antes de agradecer una vez más y dejarlos solos.

Un silencio incómodo se ocupó de hacer de las suyas, Natsumi no se atrevía a tocar el tema y ni siquiera podía recuperar su color normal, cualquiera que viera a la pelirrosa creería que se había quemado con el sol o algo similar. Tenía que calmarse. Tal vez si contaba hasta tres el efecto desaparecía finalmente. 1...2...3...y nada. Simplemente no podía dejar de pensar.

- Disculpa, tengo que ir al baño. Enseguida regreso.  - soltó de repente, sin ninguna excusa mejor, desapareciendo inmediatamente de la escena, sin poder aguantar un segundo más la tensión que cortaba el aire. Pero, bueno, por lo menos en el baño podría calmarse, cambiaría el color de sus mejillas con un poco de agua fresca y culparía a la falta de aire acondicionado en el cine. No importaba la estación en la que estaban, seguiría usando eso como una excusa más.

Tardó más tiempo en encontrar el baño que el tiempo que estuvo allí, pues en aquella búsqueda pudo despejar su mente y tranquilizarse antes de abrir la puerta. Al ingresar solo se quedó observando su reflejo en el espejo. Su color volvía a ser normal, solo tenía que controlar sus nervios. Cerró los ojos y volvió a contar. Esta vez funcionó.

Al regresar hasta donde se encontraba Kenichi, le dedicó una leve sonrisa, no tan brillante como las anteriores pero si genuina. Evitó acercarse demasiado, eso era obvio, tampoco se quedaba mucho tiempo sosteniendo su mirada, si lo hacía temía que los nervios la atacaran nuevamente. Mejor era no pensar.

- La película ya debe estar por comenzar, ¿vamos a buscar nuestros asientos? - le preguntó emprendiendo la marcha hacia la sala, adelantándose a su compañero, sintiendo que si le tomaba la mano no sería capaz de volver a razonar. A causa de las palabras de aquella mujer, comenzaba a plantearse su relación con el castaño. Más bien, sus sentimientos hacia él. ¿Era admiración? ¿amistad? ¿O algo más? ¿Podía ser que en el fondo siempre había confundido sus propias emociones?

Off rol:

Kenichi~ omg, tardé un siglo en responder y te debo un millón de disculpas, me costó mucho encontrar inspiración en general con la mayoría de mis pj. Tuve severos problemas para hacer tiempo y entrar al foro a postear, más para sentarme y escribir. Básicamente tuve un febrero bastante movido xD Pero nada más quería disculparme, espero que la respuesta haya sido de tu agrado ^^ que sigas bien, cuidate mucho! xx
avatar
Natsumi Hiragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 344
Monedas Monedas : 1241

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Kenichi Umehara el Lun Mar 09, 2015 11:54 pm

Noté que la señora mayor y el niño sonrieron divertidos ante toda la situación, pero la verdad es que no me atrevía un poco a ver a Natsumi al rostro. ¿Se habría avergonzado por aquel comentario, tal y como lo hice yo?. Si bien me intrigaba un poco el saber si ella sentía algo por mí más allá de nuestra amistad, no quería abrumarla con ese tema en caso de que tan solo deseara mantener la relación actual que teníamos. Era una extraña encrucijada en la que me encontraba en ese instante, pues por un lado quería decirle lo especial que era para mí, pero por el otro no quería destruir un lazo tan importante en mi vida…

No estoy seguro de cuánto tiempo le di vueltas en mi cabeza a ese dilema, pero la voz de mi hermosa acompañante me sacó de los recovecos de mi mente, y tan solo respondí algo torpe – Te esperaré aquí mismo – tan solo vi su cabello rosado desaparecer de mi vista y me cuestioné si estaba haciendo lo correcto al no dejar que ella decidiera que hacer con mis sentimientos… “Quizás Claire tiene razón y tan solo debería ser honesto, con ella y conmigo mismo” pensé mientras baja la vista para observar la bandeja con nuestra compra anterior.

¿Cuándo fue la última vez que me sentí así?. Creo que nunca… Da la casualidad que la única relación anterior que tuve se dio por mera casualidades de la vida, y ni siquiera podía comparar lo que siento por Natsumi con ello. A veces me sentía totalmente perdido, y me preguntaba como hacían los demás para controlarse… Quizás si tuviera un poco de más confianza en mí mismo y no me viera como un chico inexperto…

Cuando alcé la vista encontré a la pelirrosa, sonriéndome tan bonita como siempre. Respondí el gesto de la misma manera, ladeando un poco la cabeza. Era mejor que dejara que la naturaleza tomara su curso y no me preocupara tanto por el asunto… Cuando se acercó, sugirió que fuéramos a buscar nuestros asientos, a lo cual asentí con seguridad – Si, me parece una gran idea. Creo que aún deben estar pasando los trailers, así que podremos llegar a tiempo – mencioné con amabilidad y tranquilidad. Y entonces emprendimos nuestro pequeño viaje a la sala de cine que nos correspondía, con Natsumi guiando el camino mientras le seguía de cerca con la bandeja en mano.

Llegamos sin problemas a la sala que nos correspondía para ver la película, y entonces solo fue cuestión de encontrar el número del asiento que nos tocaba. Sin embargo, hubo una cosa que llamó mi atención inmediatamente: La sala estaba llena de parejas por todos lados. Muchos de los chicos y chicas estaban besándose en la oscuridad del salón mientras en la pantalla se veían los trailers de las películas a estrenarse en el futuro… Solo ignoré a los chicos apasionados y busqué en la oscuridad nuestros puestos. – Natsumi, son esos dos de allí – le mencioné a mi amiga en voz baja mientras le señalaba un par de puestos en la tercera fila superior, justo en el centro. Eran lugares grandiosos, y por alguna razón curiosa, estaban relativamente vacios a los alrededores.

Mientras caminábamos hacia nuestros lugares, escuché de repente un rugido familiar que me llamó la atención y de inmediato me detuve. No podía creerlo, ¡era Godzilla!. Sonreí como un niño pequeño ante la noticia de una nueva película de una de mis series favoritas. Observé a Natsumi por un momento y le dije honesto sin pensarlo demasiado – No sabía que estaban haciendo una nueva película de Godzilla. Desde niño me encanta ver sus largometrajes, aunque a mis padres no les hacía mucha gracia –. Aunque poco después sentí un poco de vergüenza por haber hecho esa confesión algo inocente… ¿Y sí ahora Natsumi creía que era un inmaduro por ser fan de Godzilla?

Proseguimos hasta llegar a nuestro sitio y me senté en el que me correspondía, esperando a que la hermosa pelirrosa tomara asiento. Le sonreí con amabilidad, aún un poco sonrojado por el incidente del monstruo verde, y le ofrecí su refresco mientras terminaban los trailers y parecía que la película estaba por comenzar…

Off-Rol:
Hola Natsumi. No te preocupes por las tardanzas, que sabes que no me molesta esperar lo necesario por tus respuestas. Me imaginé que quizás se te había complicado el último mes, así que no pasa nada. Tan solo me había extrañado que no habías firmado el censo xD

Mi respuesta, creo que me enfoqué más en el pensamiento de Kenichi sobre Natsumi esta vez. Pero no pude evitar humillarlo un poco con su gusto por Godzilla al final xD jajaja. Él no quiere parecer alguien inmaduro frente a ella, así que se atormenta un poco por ello.

Como siempre, si quieres que cambie algo, avísame ^^ Un abrazo.
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8767

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Natsumi Hiragi el Sáb Mar 28, 2015 6:29 am

El recorrido hasta el interior de la sala donde se proyectaba la película fue algo silencio de parte de la pelirrosa. ¿Qué podía decir? Aún sentía sus mejillas algo acaloradas por el suceso reciente con la señora y aquel comentario tan peculiar que había logrado perturbar toda la calma que pudo conseguir con anterioridad. Tampoco les había tomado demasiado tiempo llegar a la sala y ubicarse en sus asientos, pero para la joven pareció casi una eternidad.

Trató de ignorar el hecho de que había numerosas parejas ocupadas en sus propios asuntos como para darse cuenta que compartían la sala con otras cuantas personas más, sin embargo no pudo conseguirlo. La tensión aumentó y sintió un nudo en el estómago, se estaba poniendo cada vez más nerviosa, el detonante había sido ese dichoso comentario que no podía sacarse de la cabeza. Estaba siendo infantil, tonta si podía decirse de manera sutil, pero no podía evitarlo, porque por encima de todo tenía miedo. Miedo de equivocarse, miedo de repetir la historia de su pasado. Kenichi no se parecía en nada a aquel joven que había destrozado su corazón y quebrado su alma en pedazos, era totalmente lo contrario y aún así era eso lo que más le asustaba. Era tan sencillo sentirse cómoda y a salvo en su compañía que si lo pensaba dos veces tenía más de una razón para dudar de sus propios sentimientos hacia él.

Caminando hasta sus asientos pudo escuchar el comentario de su amigo y eso la saó de sus pensamientos por un breve momento. Se relajó y pudo devolverle la sonrisa al muchacho que parecía bastante emocionado por la próxima película de la monstruosa criatura. No era para menos, el terror representado en la figura de Godzilla por primera vez en el año 1954, película que había marcado un hito y también se había transformado en una representación de la cultura de su país natal. Le resultó agradable y diviertido al mismo tiempo saber un poco de la niñez de Kenichi y de sus gustos que, a juzgar por lo que decía, aparentemente no habían cambiado mucho.

- Yo le tenía miedo - confesó con una sonrisa divertida, luego de que ambos tomaran asiento, recordando el primer momento que había visto el film, también de niña. A una de sus niñeras se le había ocurrido pasar el día mirando películas y una de ellas era Godzilla. - Tendría que verla mejor ahora que tengo un par de años más, tal vez otro día... - agregó, a modo de invitación, aunque ni ella estaba segura de lo que decía. Solo que no le importaría ver la película con Kenichi a su lado.

Las luces que en un momento habían sido tenues terminaron por apagarse, la película estaba comenzando. La muchacha fijó sus orbes de color rosa en la pantalla frente a ella, era un buen lugar el que habían conseguido, y también algo aislado, eso era una fortuna. No iba a tolerar parejas besuqueándose a su lado. Pensar en eso hizo que otra vez tuviera esa extraña sensación en su interior. ¿No se malinterpretaría esa cita? Estaba segura que no, conocía bien a Kenichi además...¿cita? ¿Por qué usaría esa palabra? Era una salida entre buenos amigos, nada más.

Dio su mejor esfuerzo por concentrarse en la película. Demonios, ¿tenía que haber salido sorteada justo la que quería? Para colmo romántica, ¿Es que la suerte se burlaba de ella? "Calma, Natsumi, es solo una película y Kenichi es solo un amigo" Pensó, tratando de apaciguar su mente. El mar turbulento de pensamientos consiguió encontrar la calma una vez que la agradable melodía de la película anunciaba su inicio con los correspondientes créditos.

Su mirada brillaba con cada escena acorde avanzaba el film. Realmente estaba contenta con esa elección al azar, olvidando lentamente los sucesos que antes la habían perturbado. Distraídamente iba comiendo algunas palomitas de vez en cuando, hasta que su mano rozó por accidente la de Kenichi. El contacto cálido y sorpresivo hizo que apartara su mano casi dando un pequeño salto en su asiento, su mirada se fijó por unos segundos en los ojos café de su compañero, el tiempo pareció correr lentamente casi en cámara lenta. ¿Qué debía hacer?

- Lo siento - susurró desviando la mirada hacia la pantalla, tratando de restarle importancia. Después de todo, varias veces ya le había tomado la mano...aunque su reacción había sido bastante diferente de ésta. Quizás por el comentario de la señora, o por la oscuridad de la sala con todas esas parejas, o porque ya hacía bastante que lo conocía y se había dado cuenta de algo más. Había más de una razón para justificar sus acciones o palabras, pero ninguna tenía la coherencia suficiente salvo una. Aquella palabra de cuatro letras a la que tanto temía.

Al cabo de unos segundos se atrevió a mirarlo nuevamente, aunque solamente de reojo. ¿En qué estaría pensando Kenichi? Le preocupaba que sus reacciones podrían dañar la bella amistad que habían forjado. ¿Cómo respondería ella si él formulaba una pregunta que no era capaz de responder? No podría dar una explicación certera de lo que estaba pasando con ella ese día, solo estaba segura de que no sabía que hacer. Había intentado relajarse y disfrutar del día pero con tantas dudas en su mente, era una tarea prácticamente imposible. Hubiera deseado que su pasado no la persiguiera a todos lados, las marcas que habían quedado en su memoria no le permitían olvidar, no le permitían avanzar, dejarse llevar...

Off rol:

Soy un desastre ;A; Ya mis disculpas no tendrán validez, pero es que me ha costado más de la cuenta encontrar un hueco en la semana como para ponerme a escribir con todas mis cuentas uwu En fin, espero que el post sea de tu agrado y cualquier error me avisas así edito <3 Que estes muy bien~ Saludos!
avatar
Natsumi Hiragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 344
Monedas Monedas : 1241

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Kenichi Umehara el Mar Abr 28, 2015 7:47 pm

Sentí un gran alivio al notar que aquel comentario un tanto infantil no había sido la total vergüenza que mi mente imaginó. De hecho, Natsumi confesó que en el pasado le tuvo miedo al gran monstruo verde, además de que no le molestaría ver alguna de sus películas ahora. Sonreí bastante alegre con esa revelación y de inmediato sugerí lo obvio con tono animado – ¡Perfecto!. ¿Te parece bien si venimos al cine juntos a ver esa nueva película de Godzilla cuando la estrenen? –. Sería grandioso compartir aquel gusto que tenia por una de mis series favoritas con la chica que me gusta. Cualquier actividad que realizara junto a ella era bienvenida a mi vida.

Estábamos allí, sentados en nuestros asientos mientras las luces de la sala bajaban de intensidad y la película elegida comenzaba. Aquel día había sido un poco extraño por ciertas circunstancias, pero eso no era precisamente lo que estaba en mi mente. Era el sentimiento que tenia por la hermosa chica de cabello rosado lo que me mantenía un poco distraído desde el primer instante que abrí los ojos esa mañana. Era común que mi mente se hiciera la típica pregunta de “que sentirá ella por mí” cada cierto tiempo, y miraba de reojo a la pequeña pero linda dama que me acompañaba. “¿Cómo te puedo decir que me gustas sin darte miedo?” pensé en una de esas ocasiones. Ella era muy importante para mí, y aunque no llegara a sentir lo mismo que yo, no quería perderla…

Intenté poner mi atención en la película y comer algunas palomitas de maíz mientras se desarrollaba el primer acto de la trama. Y de repente sentí el dulce tacto de la mano de Natsumi en la mía al intentar tomar algunas palomitas, lo que hizo que mí vista fuera de inmediato a la suya. Creo que en ese preciso instante mi corazón empezó a latir más fuerte, y sentí un deseo de decir algo… Pero fui interrumpido por la disculpa de la linda pelirrosa, la cual negué de inmediato con la cabeza mientras le mostraba una sonrisa tranquila en los labios. – No te preocupes – tan solo mencioné en tono suave y casi susurrando. Y por un leve instante tuve el deseo de tan solo tomar su mano y acariciarla, pero el ademán quedó en mi mente y solo volví a posar los ojos en la pantalla grande.

¿Y si solo era honesto y le decía lo que sentía?. A veces no poseía el valor de hacer eso, pues yo mismo tenía miedo a que reaccionara mal por miedo y la perdiera totalmente. Pero, ¿qué hacía con este sentimiento que va más allá de un simple querer?. Debía tomar la iniciativa, hacerle ver que el miedo podía superarlo con mi apoyo… Claro que, ¿qué ocurriría si ella no me quería de la misma manera? ¿Cómo cambiaria eso las cosas entre nosotros?... “Cálmate Kenichi. Respira hondo y deja de darle vueltas innecesarias al tema. Mejor concéntrate en la película” me regañé mentalmente.

Pero al final, y de manera inconsciente, sucumbí ante uno de mis deseos internos y terminé acercando suavemente mi mano a la suya, para tomarla con delicadeza. Buscaba la tranquilidad de su calidez, y es que eso me ayudaba a calmarme cuando mi mente estaba en desorden. Al darme cuenta de lo que hice, giré a observar el rostro de Natsumi y susurré con serenidad – Perdóname, Natsu. Si te molesta, soltaré tu mano… –. Y hasta que me respondió no hice ningún movimiento más, tan solo le miraba.

Pasaron cerca de veinte minutos de película y para ese entonces la trama se desarrollaba hacia el romance principal de la misma. El ambiente de la sala se hacía más íntimo, y lo podía notar con las parejas que se encontraban distribuidas en los asientos más abajo del nuestro. Era un poco inevitable pensar en la hermosa chica que tenía a mi lado, y el dilema que luchaban mi corazón y mi mente. Quizás si… – ¿Qué te parece la película hasta ahora? – pregunté susurrando mientras me acercaba un poco a Natsumi. – A mi me parece interesante – añadí suavemente.

Me obligué a mi mismo a poner mi atención de vuelta a la trama, aunque terminara sonriendo cada vez que miraba de reojo a Natsu y la veía disfrutando del largometraje. Me alegraba haber hecho trampa para elegir aquella película que le hacía ilusión ver, y en realidad no le hice daño a nadie por querer complacerla esa mañana.

Off-Rol:
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8767

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Natsumi Hiragi el Jue Abr 30, 2015 8:04 am

No había forma en el universo en la cual pudiera negar la invitación del castaño, aunque solo había dado su respuesta asintiendo con la cabeza la verdad era que realmente le entusiasmaba la idea de regresar juntos al cine  en un futuro cercano. Seguramente para entonces no le tendría miedo a la criatura monstruosa, incluso podría encontrarla tan interesante como lo hacía su compañero que anteriormente había expresado su fascinación por Godzilla. Pero en ese momento, debía prestar atención a la película que estaba frente a ella en la gran pantalla.

A medida que avanzaba el largometraje y luego del accidental roce de sus manos, Natsumi estaba haciendo un gran esfuerzo por mantenerse concentrada en lo que estaba viendo. La película sin dudas era tan maravillosa como había esperado, pero temía que las parejas de los asientos que se ubicaban más adelante no podían opinar lo mismo, pues estaban en su propio mundo. Ciertamente era una situación un tanto incómoda, pero no iba a permitir que ello le impidiera disfrutar la película.

Todo volvía a acomodarse en su mente, de a poco se iba metiendo en la trama, al fin sus esfuerzos rendían sus frutos. Hasta que sintió que su mano era capturada con delicadeza por la mano de Kenichi, la cual le otorgó una sensación de calidez que llegó hasta su corazón que al intante comenzó a galopar velozmente. Ella se quedó inmóvil por un momento, con la mirada aún sobre la pantalla, sin saber muy bien que decir o hacer. Fue un segundo que pareció un siglo, y solo pudo reaccionar cuando oyó la disculpa ajena en un susurro que hizo eco en su mente.

Tenía la mirada café del muchacho esperando una respuesta pero ella no se atrevía a mirarlo, sus mejillas quemaban como fuego vivo y temía que sus palabras le fallaran a la hora de dirigirse a él. Si tardaba más tiempo en hablar, podía dar la idea equivocada haciendo que el joven pudiera llegar a sentirse mal y eso era lo que menos deseaba. Sin embargo, estaba el dilema interno que la agobiaba constantemente. Entonces, ¿Cómo hacerle entender que realmente no le molestaba? Que la culpa de todo la tenían sus problemas de confianza, que tenía un miedo espantoso de perderlo si hacía algo mal, porque después de todo en ese momento él era la persona más importante que tenía en su vida. De manera que sin decir nada, apretó cariñosamente su mano. Luego, le echó una rápida mirada únicamente para mostrarle la sonrisa que adornaba su rostro. No hacía falta decir nada, por lo menos esa fue la conclusión a la que llego la pelirosa.

Con el correr de los minutos y el avance del film, la muchacha se fue acostumbrando a sujetar la mano ajena como si fuera parte de ella. Volvía a conectarse con lo que estaba viendo, disfrutando cada minuto ignorando por primera vez en el día aquel ambiente romántico que inundaba la sala. O por lo menos trataba de ignorarlo lo más que podía para no mezclar sus propios sentimientos. Pronto, el castaño se acercó a ella y le formuló una pregunta con respecto a la película. Natsumi se giró para responderle y se encontró de frente a él, con sus miradas conectadas y sus rostros a una distancia reducida. Era la primera vez que se encontraba tan cerca del muchacho, tanto que podía perderse en su mirada si dejaba que su voluntad vacilara en un instante.

- Es...muy buena, la verdad mejor de lo que imaginaba. - respondió rápidamente volviendo a mirar hacia el frente, con el calor que volvía a incendiar sus mejillas debía sospechar que tenía fiebre o algo por el estilo. - ¿Qué crees que pase al final? - preguntó en un susurro, evitando así las quejas ajenas aunque con lo ocupados que estaban algunos de los espectadores poco importaba si cualquiera se ponía a hablar en voz alta.  Aquella pregunta que formuló sin pensar, era la interpretación de su propia realidad, pues obviamente algo más estaba sucediendo en esa sala y no iba a poder ignorarlo por más tiempo aunque lo intentara con toda su fuerza de voluntad.

Off rol:

Kenichi~ Sabes que no hay problema con las respuestas :) De todos modos espero que puedas solucionar pronto el asunto de internet.
En cuanto a la respuesta, debo decir que estuvo genial como siempre <3 En la mía me tomé ciertas libertades que espero no presenten ningún problema, aparte de que me quedó extrañamente más corta que las otras respuestas así que por eso debo disculparme uwu pero cualquier cosa que encuentres erronea me avisas que edito enseguida ~
En fin, cuidate y que sigas muy bien ^^
avatar
Natsumi Hiragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 344
Monedas Monedas : 1241

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Kenichi Umehara el Miér Jun 03, 2015 8:45 pm

Me sentí muy alegre de que la hermosa pelirrosa no rechazara mi gesto cariñoso de tomarle la mano, buena parte de mi nerviosismo se convirtió en euforia que ahora hacia que mi corazón latiera a mil por hora. Era una sensación única y especial que no creí haber vivido antes, ni siquiera cuando Trestela estuvo presente en mi vida… Cada minuto estaba más y más seguro de que aquello no era simple coincidencia, y Natsumi era la chica a quien quería a mi lado, la mujer a quien poco a poco aprendí a querer más que a una amiga, y una de las razones más importantes del porque era feliz últimamente.

Aún así, me era complicado expresarle aquello con libertad, pues creía que aunque ella parecía sentir lo mismo por mí, había cierta duda en sus lindos ojos. Por supuesto que le comprendía, y es que el pasado siempre está rondando nuestro presente con un puñal traicionero, listo para atacar en el momento que menos esperábamos… O esa era mi excusa para tener miedo de preguntar, ya que si la llegaba a perder por alejarse de mí, mi vida no sería nunca la misma…

Volví a enfocarme en la película en lugar de mis pensamientos locos, y por un momento me perdí en la extraña pero mágica aventura del hombre que no era creyente de lo místico, y la joven dama que le demuestra todo lo contrario. Ciertamente este largometraje era entretenido, y tenía sus momentos en los que parecía predecible la historia, y de repente te cambiaban un poco la trama para hacerla más interesante. Natsumi eligió una gran película para ver, sin lugar a dudas.

Tras escuchar la voz de mi linda acompañante, acerqué un poco la cabeza para entenderle mejor, y entonces terminé asintiendo ante su afirmación, pues estaba pensando exactamente lo mismo que yo en ese instante – Me has leído la mente, Natsu. Pienso lo mismo que tú – mencioné mientras le miraba por un instante fugaz. La pregunta que hizo luego me hizo pensar a donde iba la historia, y respondí con honestidad en voz baja – Creo que el lazo entre ellos es uno muy especial, aunque ellos aún no reconozcan ese hecho. Tal vez se den cuenta de lo feliz que son juntos… O al menos tengo ese presentimiento… –. Esperaba que los últimos minutos de la película fueran tan divertidos como los primeros, y no me equivoqué tras ver el final que tenían preparado para todo.

Las luces se encendieron y ahora se iluminó toda la sala de cine, mostrando a algunas de las parejas un poco acaramelados para mi gusto personal. Sin embargo, aquello no me importaba tanto como ver la posible sonrisa que tendría Natsu en sus labios después de ese final. Giré para mirarle y entonces le pregunté sonriente – ¿Qué te pareció ese final?. Me encantó, si soy honesto. Ha sido una gran elección la de la película, ¿no te parece? –. Era hora de que saliéramos de la sala de proyección, pero aún quería pasar un rato ameno junto con Natsumi, por lo que se me ocurrió la grandiosa idea de invitarle a un helado. Nos habíamos levantado de nuestros asientos e íbamos bajando las escaleras internas para ir a su salida, cuando le pregunté sin girar a verle – ¿Te gustaría tomar un helado?. Me ha provocado uno de chocolate con brownie, y sé donde venden unos helados deliciosos en el centro comercial –. Estaba sonriendo con alegría mientras hice esa propuesta, y esperaba que la hermosa pelirrosa quisiera acompañarme un rato más… Solo ella me produce esa sensación de felicidad incomparable…

Off-Rol:
Lamento mucho la tardanza de respuesta u.u Especialmente porque a pesar de que estés ausente, no respondí hasta ahora nuestro tema. La verdad, no estoy totalmente conforme con mi mensaje, pero ya no quería darle más largas y menos que lo cerraran por mi culpa. Sugerí que se fueran a tomar un helado, para contiuar con la "no-cita" antes del momento que necesita Kenichi para la confesión xDDD

Un abrazo.
-Kenichi-
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8767

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Natsumi Hiragi el Mar Jul 28, 2015 5:22 am

El final de la película llegó más pronto de lo que esperaba, o quizás esa fue su percepción, la verdad se había distraído con sus propios pensamientos que ponían bajo la lupa sus propias emociones con respecto a su compañero.  Aún así pudo disfrutar los mejores momentos del film, dejando a un lado las preocupaciones mencionadas encontró las últimas escenas de lo más acertadas y no se decepcionó en absoluto ya que sus expectativas se encontraban satisfechas.

Ella sonrió al oír la opinión de Kenichi, estaba feliz de saber que él también había disfrutado la película. De todas las personas, el muchacho era el único que conseguía hacerla sonreír de una manera tan genuina, dejando ver su corazón en una curva de alegría que se dibujaba en su labios. No sabía cómo lo hacía, tampoco si había una razón en especial pero sus sospechas la acercaban a una verdad que ya no podía ignorar ni esconder. Solo sabía que era más que una simple amistad, era algo fuerte, algo que jamás había sentido por nadie. Él le importaba, y mucho.

-¿Sabes? Creo que fue una suerte que finalmente entraramos a ver esta película – comentó antes de responder a la pregunta que le había sido formulada, su corazón seguía latiendo de manera extraña pero las palabras no podía guardárselas.  - Ha sido un final ideal, de otra forma no hubiera sido lo mismo. - Caminó junto al muchacho mientras bajaban las escaleras, no iba a negar que tenía ganas de tomarle la mano pero en el contexto que se encontraban podía arruinar la cita. ¿Cita? Bueno, no era una cita-cita. Era una amigable salida entre dos personas, de las cuales una en ese momento se encontró verdaderamente confundida por esa necesidad de estirar apenas unos pocos centímetros el brazo y tomar la mano de quién estaba caminando tranquilamente a su lado. ¿Actuar con naturalidad? Esa era una opción que había tratado de llevar adelante desde que se presentó en la entrada del cine un par de horas atrás, aproximadamente. - Claro, ya que lo mencionas, me acaban de entrar ganas de tomar un helado de frutilla – accedió en un tono alegre y ligeramente despreocupado, agradeciendo que podía pasar más tiempo disfrutando de su compañía. Honestamente, no deseaba que el día llegara a su fin. Así como le había sucedido aquella vez cuando visitaron el zoológico, en esta ocasión ese sentimiento se vio intensificado.

Él conocía mejor el camino, por lo tanto ella lo siguió. No fue un largo recorrido, pero de nuevo su percepción del tiempo se encontró distorsionada, había algo en el aire que le impedía decir una sola palabra. Era demasiada la tensión que oprimía su mente, quería decir tantas cosas pero nada salía de sus labios.

-Es un lindo día – comentó para luego arrepentirse, ¿no podía haber dicho algo más trillado? No. Claro que no. Estaba terriblemente nerviosa solo porque no podía dejar de pensar lo que la señora había dicho en el cine. Una y otra vez le daba vueltas al asunto, tanto que comenzaba a preguntarse qué pasaría si así fuera. Tenía que calmarse un poco. Necesitaba calmarse, escuchar las señales de alerta que su cerebro le daba y seguir como si nada. - Siempre me hizo gracia el momento en el que uno sale del cine y queda algo desorientado – siguió hablando, divagando un poco. - Es como si la sala, la pantalla y lo que ves a través de ella, te absorbiera por un rato y una vez que te vuelves a encontrar con la realidad es...no sé, extraño. - sonrió y meneó la cabeza, sin poder creer las cosas que estaba diciendo. Recordó como en el pasado solía creer en muchas cosas que veía en las películas, la idealización del romance por ejemplo, encontrar a esa persona perfecta, la otra mitad con la que pudiera sortear todo tipo de obstáculos.  - Dime, ¿Crees que hay alguna película que te identifique? - preguntó luego de un breve silencio, realmente quería conocer la respuesta apesar de que con el tiempo había conseguido conocer más sobre la vida del castaño sentía que aún faltaba más.

Antes que pudiera obtener una respuesta llegaron al lugar indicado por Kenichi. Se ubicaron en una de las mesas que se encontraban afuera del local y esperaron hasta que alguien se acercó a dejarles una carta con todo lo que podían pedir.

off rol:

OMG, no puedo creer lo que me tardé en responderte xwx Me disculpo por ello, honestamente después de mi larga ausencia me costó bastante conectarme con todos los roles que había dejado pendientes y quería armar una buena respuesta para este tema en particular, sin embargo la inspiración no estuvo de mi lado u_ú  No quedé muy conforme pero es lo mejor que pude hacer, además de que me quedó algo corto Natsu parece drogada, lo admito xDDD Aún así espero que puedas encontrar algo que resulte agradable en este post ~ Cualquier cosa me avisas, como siempre.
Un abrazo!
avatar
Natsumi Hiragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 344
Monedas Monedas : 1241

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Kenichi Umehara el Dom Ago 16, 2015 2:23 am

Era tan agradable poder sentir el calor de la tierna mano de Natsumi en mi propia mano, una sensación que siempre me agitaba el corazón y lo hacía brincar de felicidad por un gesto tan simple y sencillo. Por supuesto que sabía la razón de aquel hecho, y no era mera casualidad que naciera un sentimiento tan especial dentro de mí por la hermosa pelirrosa. Al contrario, era una alegría que pensé que no volvería a experimentar tan rápido en mi vida luego de mis experiencias pasadas. Y aún así, no tenía el valor de declararlo abiertamente a esa chica tan única. ¿Miedo al rechazo? La verdad es que no. Mi temor era otro, y estaba relacionado directamente con el propio pasado de Natsumi y su posible reacción a esto que vivo por ella… Pero…

La voz de mi amiga pelirrosa me sacó de mi concentración, y en realidad era bienvenido aquel gesto de su parte, porque me daba la oportunidad de disfrutar el ahora a su lado en lugar de enfocarme en otros temas. – Si, la verdad es que es un día grandioso – mencioné con una sonrisa tranquila mientras miraba sus ojos rosados brevemente. Continuamos caminando, y de nueva cuenta su dulce voz llamó mi atención, esta vez tan solo miraba el camino por donde andábamos para no chocar con nadie, aunque igual le observaba de reojo cada vez que notaba el pasillo despejado delante de nosotros. – Hmm… Es un buen punto el que planteas. Nunca lo había pensado antes, pero ciertamente al ir al cine es como si te transportaras a otro mundo durante el tiempo que te concentras en la película. Por un instante pareces dejar atrás toda tu vida, y es muy curioso eso – respondí algo pensativo respecto a lo que mencionó mi acompañante, pues era cierto que este tipo de entretenimiento servía para hacer viajes increíbles que normalmente no lograbas cumplir con tu propia vida. Y también podías aprender lecciones valiosas con estas experiencias tan únicas…

– Hmm… Una película que me identifique… – mencioné inicialmente mientras intentaba pensar en una respuesta apropiada para la pregunta de mi amiga, aunque en ese momento justamente llegamos a la heladería que sería nuestro destino inicial. Supongo que tendría algo más de tiempo para pensar la pregunta… Por elección de la linda pelirrosa, tomamos asiento en una de las mesas fuera del local. Mientras esperábamos para ser atendidos, retomé la pregunta hecho anteriormente, aunque la respuesta ciertamente no era la que seguramente Natsu esperaba… – La verdad es que no sé cómo responder esa pregunta, porque no viene ninguna película a mi mente que me identifique. Sin embargo, mi hermana postiza diría “Karate Kid”, pero ella está algo loquilla – concluí divertido aquel tema por mi parte, llevándome la mano libre detrás de la cabeza en gesto algo avergonzado. Por supuesto que la hermosa chica sabía que al hacer mención de mi “hermana” me refería a mi amiga y compañera de casa, Claire.

Finalmente se presentó un camarero, y nos entregó la carta de la heladería. Agradecimos su presencia y ambos empezamos a ver el menú para estudiarlo. – Yo quiero una copa con dos bolas de helado de chocolate y brownie. Y por favor, que tenga un trozo de galleta de waffle, si no es mucha molestia – solicité con una sonrisa tranquila en los labios al hombre que estaba anotando nuestra orden. Tan solo faltaba la petición de Natsu para que el camarero se retirara y así nos prepararan nuestros helados…

De nueva cuenta estábamos solos, y ahora observaba a la hermosa chica que me había acompañado toda la mañana. Cada vez que le miraba vivía una felicidad enorme, y cada vez que pensaba en ella sentía una cálida llama dentro de mí, que tan solo podía provocarme su sonrisa. Tomé su mano con delicadeza, y le miré a los ojos. Algo en mi interior me impulsó a ser totalmente sincero con ella y conmigo mismo acerca de este sentimiento especial que me invadía. – Natsumi, hay algo que quiero decirte, y que es muy importante para mí – inicié la conversación con un tono tranquilo y lleno de confianza. – Sé que tal vez pienses que diré algo malo, pero en realidad es todo lo contrario. Así que no tienes que preocuparte por nada – agregué con una sonrisa cálida en los labios, apretando levemente la mano de la hermosa dama.

– Cada momento que compartimos juntos, me hace sentir único y especial en todos los sentidos. Con tan solo pensar en ti, hasta el día más oscuro se ilumina completamente. Y una sonrisa en tus labios es el premio más increíble que puedo obtener – había pensado tantas veces en decirle como me siento, que llegué al punto en que las palabras sinceras que le decía en este instante habían sido compuestas por mi mente y corazón unas mil veces en el pasado. – Sé que en el pasado te han herido, pero también sé que has visto mi corazón y sabes que nunca te haría daño, porque te quiero mucho – agregué con la misma calma y tranquilidad. – Me gustas mucho, Natsumi. Si te sientes de la misma manera que yo, me encantaría que fueses mi novia – finalmente mencioné las palabras que tanto tiempo quise decir en voz alta. Aún así, debía agregar algo más que consideraba importante también. – Si no sientes lo mismo yo, no pasa nada. Eres una amiga muy especial para mí, y no querría perderte por no corresponder mis sentimientos. Sin importar que, estaré a tu lado –

Me quedé en silencio después de decir aquello. Era todo lo que guardaba en mi corazón, y le pertenecía a ella desde hace mucho tiempo. Sin embargo, no estaba seguro de que ocurría luego… Una sola cosa era segura: Respetaría cualquier respuesta que me diera y seguiría estando a su lado ante todo.

Referencia de las tazas de helado:
Off-Rol:
Buenas Natsumi. No te preocupes por la tardanza, que incluso yo he tenido mis días de falta de inspiración xD Pero finalmente encontré el momento y la inspiración necesaria para darle el giro más emocionante a la historia jajaja. Creo que sonó algo precipitado en un comienzo, pero en realidad también lo vi como el momento justo para que conversaran sobre lo que sienten. Espero Kenichi no haya asustado a Natsumi al tocar el tema xDDD Avísame si quieres que cambie algo, por favor.

Un abrazo.
-Kenichi-
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8767

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Natsumi Hiragi el Jue Sep 03, 2015 10:29 pm

Al oír las respuestas de su compañero una sonrisa volvió a iluminar su rostro, esta vez notablemente se podía ver a la pelirrosa divertida con la idea de Kenichi como Daniel-san. Sin dudas la joven a la que el castaño llamaba “hermana postiza” tenía buen sentido del humor, y por qué no, algo de verdad a la hora de hacer comparaciones. Aún así, la pregunta no había sido del todo seria, honestamente lo único que había querido era sacar tema para conversar hasta llegar al lugar indicado, porque si no pensaba en otra cosa podía caer de nuevo en esas estúpidas ideas que le generaban tantos nervios incapacitándola de disfrutar el día como se lo había propuesto.

No agregó nada más al respecto, temía que si le decía a su compañero que  realmente había hecho esa pregunta solo para salir de su incómoda situación, él pudiera llegar a malinterpretar sus palabras. Maldición, todo lo que se le ocurría en determinado momento le daba esa sensación de pánico con la sola idea de que Kenichi pudiera alejarse. No quería que se alejara nunca, pero al mismo tiempo su propia mente le jugaba una mala pasada intentando sabotear sus acciones y pensamientos.

Por fortuna, evitando que pudiera sacar a la luz otra de esas preguntas sin sentido, el camarero se hizo presente y dispuesto a atender a los dos jóvenes clientes que estaban sentados tranquilamente en las mesas exteriores. La muchacha leyó el menú, pero solo le dio un vistazo, estaba distraída con sus pensamientos, con la idea de cómo se suponía que debía actuar, porque la verdad sea dicha hacía un tiempo que no salía con nadie de esa manera. Y de esa manera, claramente era en relación a ese desorden sentimental que no podía controlar ni aunque quisiera. Básicamente, estaba evitando reconocer lo más sencillo y maravilloso de este mundo; estaba evitando reconocer que sentía más que un cariño, más que una amistad por el joven castaño que la acompañaba ese día. Y para colmo, lo peor del asunto era que la única razón por la que se negaba a reconocerlo en voz alta, fuerte y clara, era por miedo. Miedo a revivir una vez más ese pasado que ya debía haber olvidado, pero le costaba demasiado poder hacerlo. Quizás debía plantearse las cosas desde otra perspectiva, dejando  a un lado el miedo y buscar lo opuesto.

Tanto pensar, solo volvió a la realidad cuando se dio cuenta que el camarero aún estaba allí de pie, observándola a la espera de que por fin hiciera su pedido. Pedido del menú que tenía en sus manos, del cual no había prestado la más mínima atención. Perfecto.

-Lo mismo para mí – dijo finalmente entregando el menú al camarero, intentando ser cordial pero la expresión en su rostro dejaba ver cierta frialdad que para nada había sido intencional, solo que en su cabeza había tantas cosas que no pudo fingir si quiera un poco de simpatía hacia el empleado. Tampoco estaba a acostumbrada a ser amable con todo el mundo, solo trataba de ser educada y ese era su límite. Si lo pensaba bien era muy diferente con respecto a Kenichi, él era honesto, amable y de buen corazón. No encontraba ningún defecto en él, y allí nacía su miedo a hablar de lo que pasaba con sus sentimientos. ¿Qué podía hacer alguien cómo él con alguien cómo ella? Tenían distintas perspectivas de la vida, compartían algunas opiniones pero de nuevo había algo que iba más alla de la comprensión de la pelirrosa. ¿Cómo hacer para dejar todo eso a un lado y creer que algo como el amor realmente pudiera romper cualquier barrera?

Con los pedidos ya comunicados al camarero y una vez que éste ya se había retirado, volvieron al breve silencio que los envolvía como una manta demasiado pesada, demasiado agobiante como para dejar que permaneciera demasiado tiempo sobre uno. Hasta que, nuevamente, Kenichi tomó la palabra, deshaciendo el silencio con su voz suave pero firme a la vez. Los ojos de Natsumi se abrieron expresando la sorpresa ante las primera palabras que daban pie a algo de suma importancia para el muchacho. Ella se quedó petrificada en su lugar, solo podía sentir la calidez de las manos de Kenichi con las suyas. Ok. Empezaba a sentir que el miedo era cada vez más real, y su corazón latió desesperado, como si tratase de huir del cuerpo que lo mantenía cautivo. No encontró la calma ni siquiera con la sonrisa que se formó en los labios ajenos. No encontró la calma hasta que realmente pudo escuchar todo lo que él decía y lentamente asimilarlo.

Era...una confesión. Claramente lo era. Pero ella seguía en silencio, como si su cerebro estuviera intentando resolver una ecuación complicada. De golpe, se sintió más aliviada. El miedo, los nervios, abandonaban su cuerpo y dejaban todo más claro en su mente. No tenía si quiera que preguntar por qué, ya que en estaba profundamente feliz de saber que le importaba a alguien más, y no a cualquiera, sino a él, a Kenichi Umehara, el chico que conoció en un dojo por casualidad o por obra del destino.

-La verdad es que...-comenzó a decir casi en un susurro con sus mejillas teñidas del color de su cabello, evitando la mirada ajena, por más que el juego de los nervios y el miedo, que iban y volvían, se había acabado de una buena vez, era incapaz de encontrar la seguridad en su voz – La verdad es que...-repitió luego de aclararse un poco la garganta, y fijando sus ojos sobre Kenichi – También me...también me gustas. - de golpe el valor que había ganado, se esfumó admitiendo lo último. - Y creo que podría intentarlo...eso, lo que dijiste antes...sobre ser novios- desvío la mirada, ya no podía aguantar más, el calor en sus mejillas era tal que se extendía por todo su rostro, pero sus manos seguían sujetando las de él, ahora con cariño, contrastando con la torpeza de sus palabras.

El camarero apareció de nuevo, con los pedidos dispuesto a colocarlos sobre la mesa. Natsumi no tardó en probar el helado, por lo menos tenía que canalizar todas esas emociones en algo y lo mejor que podía hacer era calmarse por completo a través de eso.

Aún tenía que asimilar todo lo que había pasado, realmente no podía creer que eso había sucedido. Estaba segura que su respuesta no ganaría a la mejor del año, ni de cerca. A duras penas ella misma había entendido lo que quería decir. Pero quizás encontraría la ocasión para compensar eso luego, con el tiempo aprendería a ser más abierta con sus propios sentimientos, ese había sido el primer paso. Su yo antigua probablemente hubiera salido corriendo asustada. Estaba feliz de haber cambiado un poco, por lo menos para llegar a ese punto donde podía admitir que podía volver a enamorarse, el resto se resolvería con un poco más de tiempo.

off rol:

Kenichi ~ Sabes que igual me seguiré disculpando por la tardanza no? xD Bueno aquí vamos de nuevo, es que honestamente me siento mal por hacer tan larga la espera, pero la culpa de todo la tienen todas esas obligaciones que no me dejan postear un tema en paz(?) ewe
En fin, nada más quería este es espacio para (aparte de disculparme de nuevo) explicar un poco lo que pasó con Natsu en este post que de para variar -nótese el sarcasmo xD- me quedó raro. Simplemente en el último párrafo está la explicación a su respuesta, que si fuera por user le hubiera dado la respuesta más bonita porque realmente se lo merecía <3 Pero bueno, esperemos que con el tiempo se pueda seguir desarrollando esta relación y que sea lo mejor ^^
Ahora me despido, un abrazo y que estés muy bien ~
Saludos!
avatar
Natsumi Hiragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 344
Monedas Monedas : 1241

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Kenichi Umehara el Mar Sep 29, 2015 9:37 pm

El silencio que se creó a raíz de mis palabras fue uno que me tuvo en mucho suspenso, sin importar que estuviera de acuerdo con cualquier respuesta que iba a darme Natsumi sobre mis propios sentimientos hacía ella, de igual manera era un poco difícil esperar mientras intentaba mantener la calma. Sabía muy bien todo lo que ella había vivido en el pasado, y también como este le afectaba cada día de su vida, sus creencias y sus acciones. También estaba consciente de lo mucho que se esforzaba por luchar para salir adelante, y noté cambios importantes en ella durante el tiempo que llevamos siendo amigos. Aún así, esperaba que la muestra de este querer especial no le causara algún problema…

Un hilo de voz se hizo presente en el ambiente, y mi mirada se concentró totalmente en esos ojos rosados que se ganaron mi corazón. Su mano aún hacía contacto con la mía, y tan solo esperé con paciencia y una sonrisa lo más tranquila posible en los labios. Dijo que yo le gustaba también, y que quería ser mi novia… Solté un suspiro mentalmente, aunque físicamente mi sonrisa solo se amplió para mostrar la alegría que llenaba mi alma en ese instante. – Protegeré tu felicidad, Natsu – dije en tono amoroso y suave, para luego ladear la cabeza un poco hacia la derecha mientras acariciaba su mano delicadamente.

¡Me sentía el hombre más feliz del mundo! ¡La hermosa chica que me gusta aceptó ser mi novia!. A pesar de mi actitud recatada, tenía ganas de brincar de alegría por todas partes. Estaba consciente de que tendríamos algunos temas pendientes que superar en el futuro, pero lo haríamos juntos y siempre apoyándonos en el otro…

Llegó repentinamente el camarero y dejó nuestros pedidos en la mesa. Le di las gracias al caballero, y luego me dediqué en ese instante a probar un poco del delicioso helado de chocolate y brownie. ¡Estaba simplemente exquisito!. Observé a la preciosa chica que me acompañaba del otro lado de la mesa, notando que sus mejillas estaban un poco coloradas. No me había dado cuentas antes de ello, pero hacia que su rostro se viera aún más bonito que de costumbre… – ¿Qué te parece el helado?. Es uno de mis postres favoritos, aunque no se trate de un pastel de fresas – mencioné divertido, aunque me encantaba la idea de conocer la opinión de la hermosa pelirrosa.

Continuamos comiendo tranquilos nuestro helado, con un ambiente relajado y alegre, similar al que habíamos tenido durante toda la mañana. El que ahora fuéramos oficialmente una pareja no significaba que las cosas hubiesen cambiado entre nosotros, simplemente que llevaríamos la relación que teníamos un paso más allá. La confianza y respeto ya se habían convertido en nuestros pilares desde el momento en el que nos conocimos, y el futuro solo sería una nueva situación que moldearíamos juntos. – Por cierto, ¿qué quieres hacer después de terminar con nuestro postre?. Podemos pasear por el centro comercial y ver algunas tiendas, o tal vez ir a algún otro lugar, si lo deseas… – mencioné sonriendo con alegría y serenidad. Desde un principio planifiqué el pasar el día al lado de la hermosa pelirrosa, y no tenía nada más en mi agenda para ese día.

Acaricié dulcemente su mano mientras esperaba una respuesta. La idea de darle un beso corría por mi mente desde hace mucho tiempo, pero quería que el primero que compartiéramos fuera íntimo y especial, lo que no incluye el hacerlo totalmente en medio de un sitio público… Aquello lo consideraba por el bien de ambos…

Off-Rol:
Solo paso a decir que este post me quedó algo raro xD No sé que es, pero no me convence del todo jajaja. Tuve la cortesía de preguntar que otra cosa querías hacer en el rol, y es que no se me ocurre que más hacer al respecto.

Aunque, me preocupa un poco que este tema aún transcurre on-rol el año pasado, y debemos más bien crear alguno más cerca de la fecha actual... Es una idea con la que juego desde hace un rato y no recuerdo si te la mencioné xD

Un abrazo.
-Kenichi-
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8767

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Natsumi Hiragi el Jue Oct 01, 2015 8:48 am

Protegeré tu felicidad” Esas palabras hicieron eco en su interior, era algo que nunca antes le habían dicho, su corazón estuvo a punto de estallar, estaba segura que nunca antes se había sentido así. Era feliz. Por muy extraño que pareciera, era la primera vez que se sentía realmente feliz. Luchó para no dejar que la emoción trascendiera su estado interno y fuera notable en el exterior. Aunque sabía que era en vano, Kenichi la conocía mejor que nadie y podía ver a través de ella como si su cuerpo fuera de cristal. Sus mejillas volvieron a colorearse de un tono rojizo mientras una tímida y alegre sonrisa apareció en sus labios. Recordaría ese momento, un gran paso en su vida donde el camino se podía ver más claro ahora que estaba acompañada por aquel joven a quien se había decidido a entregarle su corazón. Juntos avanzarían por la misma senda, juntos se volverían más fuertes y así afrontarían cualquier adversidad. La esperanza de renovar su vida compartiéndola con alguien más, alguien en quién podía confiar, eso era el amor para la pelirrosa.

Natsumi hubiera deseado decirle algo más, una respuesta a tan hermosas palabras, pero se vio incapaz de hacerlo. Estaba en una nube de alegría inmensa de la cual era casi imposible bajar, la realidad podía esperar, las palabras podía reservarlas para después, ahora tenía todo el tiempo del mundo para expresar sus sentimientos hacia el castaño. Ya no había nada que temer.

Aún con la presencia del camarero, nada cambió para la muchacha, sino todo lo contrario, de repente veía todo bajo una nueva luz. El mundo era de nuevo un buen lugar. Con estos pensamientos positivos en su mente se dispuso a probar su helado, y le pareció que hasta el sabor era especial.

-¡Es delicioso! - comentó con alegría, olvidando por completo los nervios que la habían acechado desde el principio, a penas recordaba sus inquietudes previas, solo era consciente de que debía disfrutar ese momento. Si bien recientemente se negaba a reconocer sus sentimientos por temor, ahora se daba cuenta cuánta energía había desperdiciado en esos pensamientos que la torturaban y la transformaban en un manojo de nervios. Por fortuna, todo aquel proceso emocional ya estaba en el pasado. La tensión ya no existía, ahora el ambiente era distinto mucho más relajado. Natsumi en el fondo sabía que entre ellos solo cambiaba el status en su relación pero sus sentimientos siempre habían sido los mismos.

La pelirrosa siguió degustando el helado hasta que Kenichi volvió a hablar, esta vez con una nueva propuesta que fue recibida por la joven con una sonrisa que afirmaba su respuesta. -Cualquier lugar esta bien, aunque realmente me gusta la idea de pasear y ver las tiendas – dio su respuesta con absoluta sinceridad, tenía ganas de caminar un poco, de seguir disfrutando el día junto al joven que ahora era su novio.

off rol:
No pasa nada, para mí tu post estuvo bien <3 Yo me tengo que disculpar creo que mi respuesta quedó algo corta xwx
También me voy a aprovechar de este espacio para agregar algo ~ Si bien la respuesta de Natsu implica que el paseo continúa, estaba pensando que podríamos dejarlo ahí y empezar un tema nuevo más cerca de la actualidad como bien habías mencionado. No sé que te parece si deseas continuar con este por mi no hay problema c: En fin, ya sabes cualquier cosa me avisas por mp! Un abrazo
avatar
Natsumi Hiragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 344
Monedas Monedas : 1241

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día especial {Priv. Kenichi U.}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.