Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
» Un día lleno de sorpresas /Priv. Miikan Lobelia\
Sáb Nov 24, 2018 12:09 pm por Miikan Lobelia

» ►Petición de personajes
Sáb Jun 23, 2018 11:09 pm por Xion Mitai

» ► ~Reglas Generales~ [OBLIGATORIO LEER Y FIRMAR]
Miér Jun 20, 2018 9:39 pm por Scarlett Aisaka

» ► ● Reglas de la Chatbox ● [OBLIGATORIO LEER Y FIRMAR]
Miér Jun 20, 2018 5:34 pm por Federica Astor

» You're not my order [Libre]
Vie Jun 08, 2018 4:48 am por Aella Nezhra

» Buscando para rolear mi primer rol
Jue Jun 07, 2018 11:32 pm por Aella Nezhra

» por fin llega el buen tiempo
Lun Jun 04, 2018 9:28 am por Matthew W. Clark

» ►Petición de recuperación de rango
Mar Mayo 29, 2018 5:18 pm por Claire Black

» [TRAILER] Corazón de Melón en la Universidad
Mar Mayo 29, 2018 3:48 pm por Claire Black

Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Misma casa, mismo juego. [Privado Learith]

Ir abajo

Misma casa, mismo juego. [Privado Learith]

Mensaje por Yukito Yue el Mar Nov 25, 2014 1:37 am

Cuando Learith empezó a hablarme me di cuenta del terrible error que acababa de cometer, estaba claro que ha ella no le importaba lo que pensaran los demás, tendría que haberme dado cuenta antes, pero no lo hice, ella tenía razón, parecía que no la conocía de nada. De hecho, podría decirse que con lo que había dicho, había conseguido lo contrario de lo que me proponía, yo quería que se asustara y arrepintiera de lo que me había propuesto, pero había conseguido que se enfadara y tuviera más deseos de ganar. Tendría que haberlo visto venir, pero a veces soy un estúpido que dice las cosas sin pensar. Después se levanto y me dijo que lo único de lo que ella se preocupaba era de ella misma y he de decir que eso me asusto y me hizo temer por mi seguridad, pero no podía dejar que ella me viera así o estaría perdido. Lo que dijo después de aquellos me preocupo más, no podía mantenerme calmado mientras ella me decía que estaba deseando ver lo lejos que podía llegar yo, era como si ella estuviera deseando que pasara esto, lo cual hacía que me asustara, pero conseguí mantener mi rostro impasible para que ella no se diera cuenta.

-¿Temblar? ¿Yo? Yo no tiemblo nunca- Dije mientras me arrastraba hasta la salida con una sonrisa que indicaba seguridad y superioridad, que aunque fuera falsa intente que pareciera lo más verdadera posible. Entonces me dijo algo que no me esperaba, me dijo que la última vez se rindió porque estaba, según sus palabras "en esos días", eso me sorprendió, aunque la verdad nunca me lo llegué a creer del todo, ya que después de hablar tanto tiempo con ella conocía su forma de pensar y ya había "visto" su interior gracias a mi capacidad analítica, ella solo quería jugar conmigo, no buscaba más que eso, ponerme nervioso y hacer que me sorprendiera para luego reírse de mis reacciones, su cuerpo de niña adorable no me iba a engañar otra vez, ella era como demonio aunque realmente sabía que muy en el fondo no era así. Mis sospechas se confirmaron cuando me dijo que era una broma, diciendo que se había rendido porque había tenido un momento de debilidad y quizás porque no sabía hasta donde podía llegar yo.

-No creas que me has sorprendido diciendo que estas en "esos días" ya no te sera tan fácil sorprenderme con ese tipo de cosas, intentas hacer pensar a los demás que era una niña fácil de ganar cuando eres justo lo contrario.- Dije sonriendo haciéndome el listo. Pero aunque dijera eso y supiera la verdad sobre ella en mi mente estaba librando una batalla interna, ella tenía razón soy demasiado buena persona como para dejar que ella haga algo que no quiera hacer, de hecho las enseñanzas que había recibido como artista marcial decían que ganar no era lo importante, lo más importante era conservar el honor. El honor implicaba tener en cuenta el bienestar de los demás antes que la victoria propiamente dicha, pero si no ganaba tendría que aguantar las burlas de Learith diciéndome que ella era mejor y que había ganado hasta el fin de mis días y eso para mi era perder mi amor propio y ya tenía bastante poco de eso como para dejar escapar lo único que me quedaba.

-Eso ya lo veremos, puede ser que haya estado fingiendo todo este tiempo para sorprenderte ahora y así ganar más fácil. ¿Quien sabe? A lo mejor soy peor que tu en este sentido y tenga más deseos de ganar que tu.- Dije mientras la cogía de la mano como si fuéramos pareja para intentar ponerla lo más nerviosa posible antes de que llegáramos a mi casa. Mientras yo seguía pensando en si hacer eso estaba bien, incluso me sentía culpable solo por el hecho de pensar en ganar sin pensar en lo que podría causar eso. ¿Entonces como me sentiría después de ganar? Seguramente incluso peor que en ese momento, porque aunque no ganara si participara en ese "juego" con la intención de ganar ella se vería con la obligación de hacer cosas de las que luego se arrepentiría, aunque visto de otro modo si realmente le molestara hacerlo podría no hacerlo directamente y si lo hacía era bajo su propia responsabilidad. Para cuando me di cuenta ya estábamos delante de la puerta de mi casa y yo seguía agarrando la mano de Lea.

Entonces lo vi claro, me acababa de venir una idea bastante buena a la cabeza y fue gracias a aquella frase de Lea: "estoy segura que llegarías solo hasta donde creas que yo estoy dispuesta a llegar", solo tenía que intentar hacer lo menos posible y dejar que ella hiciera todo, así ella llegaría por si sola a ese punto en el que ella no querría seguir, además si a eso le añadía mi primer movimiento, el cual ya lo había pensado, tendría la victoria en la palma de la mano. Abrí la puerta sin decir nada y pasé yo primero por ella. -Te espero en mi habitación para comenzar con el "juego" cuanto antes, aunque yo lo llamaría romance ya que es lo que vas a sentir al final de este día.- Dije mientras iba hacía la habitación, allí antes de que llegara ella baje la persiana de la ventana para que la habitación se quedara a oscuras y encendí un par de velas para dar ambiente, rápidamente me quite la camiseta y me tumbe en la cama, esperando su llegada, no me gustaba quitarme la ropa tan fácilmente, pero así el impacto sería mayor para ella. -Espero que te guste la sorpresa que te he preparado.- Dije cuando llego. Teniendo en cuenta que la última vez se rindió cuando fuimos a la cama, yo estaba seguro de que la victoria era mía.
avatar
Yukito Yue
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 121
Monedas Monedas : 3002

Volver arriba Ir abajo

Re: Misma casa, mismo juego. [Privado Learith]

Mensaje por Learith Salvatore el Vie Nov 28, 2014 6:53 pm

Yukito parecía estar seguro de ganarme aquella vez, o por lo menos esa era la apariencia que él quería dar. Por mi parte yo estaba bastante tranquila, tenía totalmente clara mi victoria y eso provocaba que mi tranquilidad en este tema fuera absoluta y por tanto pudiera pensar correctamente. Así que, aun a pesar de sus palabras me mostraba totalmente impasible, incluso contando que me cogió de la mano, me dio exactamente igual. Es más, aquello no me pareció más que una manera desesperada de ponerme nerviosa, y lo único que consiguió fue afianzar mi seguridad.

-En verdad nunca he pretendido parecerte una niña fácil de ganar. Todo lo contrario, te he avisado de que no me vas a ganar así como así- Le respondí sin apartar aquella sonrisa tan característica de mí. -Y dudo que realmente estés fingiendo...- Añadí alzando una ceja. Y si lo estaba haciendo... No me haría ninguna gracia. Eso podía asegurarselo.

Una vez en su casa él me dijo de ir a su habitación para empezar el "juego". Muy listo por su parte, iba al lugar en el que me había rendido la ultima vez. Iba listo si creía que me dejaría liar otra vez. Nunca cometo el mismo error dos veces.

-Romance ¿Eh? Te aseguro que yo no me enamoro tan fácilmente. Tendrías que currartelo mucho- Comenté entrando en la habitación. Al llegar vi que se había esforzado por crear ambiente, incluso había decido quitarse la camiseta. Vaya, me había sorprendido tanto empeño por ganarme, realmente no me lo esperaba. Sin embargo no mostré un ápice de sorpresa. En lugar de eso me apoyé en el marco de la muerta, alzando una ceja y cruzada de brazos.

-¿De verdad me ves tan simple? No te funcionará el truco de la cama dos veces conmigo.- Comenté acercándome a la cama y sentándome a su lado, sonriendo ladina. -Me sorprende que realmente estés dispuesto a ganar- Comenté inclinándome levemente hacia él -Y yo que pensaba que realmente eras una buena persona... Parece que realmente eres como yo. Eso hará las cosas más interesantes ¿No crees?- Llevé mi mano a su pecho, acariciándolo juguetona. -Aunque me pregunto si no será ahora cuando estás fingiendo. Aunque no creo que estuvieras dispuesto a traicionar tus propios ideales por ganarme ¿No? Eso sería algo muy ruin. Ni siquiera yo paso por encima de mis ideales para ganar- Comenté, sin mencionar que casi todos mis valores eran perfectamente compatibles con hacer lo que sea para ganar. -Si es así, cuando ganases, si es que acaso ganas, estoy segura de que te sentirías horriblemente mal, porque sabrías que yo me sentiría fatal. Imagínate, habrías sido capaz de aprovecharte de la terquedaz de una chica para ganarla, haciéndola sentir incluso sucia. En verdad, si hicieras eso, te quitaría de inmediato la etiqueta de buena persona- Me encogí de hombros, como si todo aquello que estaba diciendo me fuera totalmente indiferente. Realmente sospechaba que pasaría algo así si el me ganase, pero tenía claro que no me ganaría. -Ahora dime, ¿Estás dispuesto a ganar? Porque para que ganases, tendrías que llegar lejos, muy lejos. A donde ni tú ni yo queremos ir, y sabes que el único que puede hacer que no lleguemos hasta allí eres tú. En tus manos está. Ganar ignorando tus ideales, provocando que ambos nos arrepintamos de esto durante todo lo que nos queda... O perder, pero permanecer con tu honor y que en un futuro, al recordar este momento, ambos sepamos que pasó lo que tuvo que pasar- Concluí mirándole seriamente, sin mostrar sonrisa alguna. Con aquello tenía clara mi victoria, y si no ganaba aquel día... Sabía que no volvería a mirar con los mismos ojos a Yukito, porque de verdad le consideraba una buena persona con fuertes valores e ideales, esa idea se esfumaría por completo si se comportase tal y como yo me comportaría.
avatar
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2018

Volver arriba Ir abajo

Re: Misma casa, mismo juego. [Privado Learith]

Mensaje por Yukito Yue el Lun Dic 01, 2014 6:20 pm

Cuando ella llegó a mi habitación, me miro impasible mientras me decía que el mismo truco no me funcionaría dos veces. En ese momento empecé a darme cuenta, si realmente quería ganar tendría que hacer cosas de las que luego me arrepentiría, pero no por no querer hacerlas, mas bien era porque ella realmente no quería hacerlas y yo no iba a poder cargar en mis hombros la culpabilidad por no impedir que ella hiciera cosas que realmente no quería hacer. Además sabía que el único que podía parar esta locura era yo, ya que ella estaba dispuesta a cualquier cosas para ganar, incluso hacer cosas de las que luego se arrepentiría toda la vida y eso me daba miedo, cada vez tenía más en cuenta la posibilidad de que ella fuera un demonio en el cuerpo de una chica adorable.

Lo siguiente que me dijo fue que le sorprendía que estuviese dispuesto a ganar, pero en realidad no lo tenía tan claro, yo pensaba que con lo que había hecho hasta ahora me iba a bastar, pero no. ¿Realmente estaba dispuesto a llegar tan lejos? Después de eso ella estuvo hablando conmigo mientras yo pensaba en lo que me decía, la oía como si estuviera muy lejos y en mi mente las frases que ella decía flotaban a mi alrededor. Yo estaba completamente seguro que sus palabras eran palabras vacías, que a ella realmente no le importaba que yo fuera buena persona o no, solo lo hacía para mellar mi voluntad y me rindiera, pero a la vez tenía razón, no iba a ser capaz de vivir con lo que iba a pasar sobre mis hombros y aun menos si era por beneficio propio. Sea como fuere ya había tomado una decisión.

La aparte de mi y me levanté de la cama, alejándome de ella. Luego apagué las velas de un soplido dejando la habitación a oscuras. -Ahora vengo.- Dije seriamente sin mirarla. Salí de la habitación y fui directamente al baño, cerré la puerta, me puse delante del espejo y cogí aire. -¡Serás idiota!- Grité con todas mis fuerzas a mi reflejo del espejo esperando que ella no me oyera desde mi habitación, para después golpearme con todas mis fuerzas en la mejilla con la mano abierta. -¡Has estado apunto de pasarte de la raya como nunca lo has hecho, casi destrozas la vida de una pobre chica! ¡¿Y para que?! Solo para poder ganar a un estúpido juego que ni siquiera importa. Pensaba que eras una buena persona, alguien diferente a los demás, pero has estado a punto de convertirte en alguien al que solo le importa ganar.-

Antes de salir del baño me mire la mejilla, estaba bastante roja y me dolía, pero sabía que ella no iba a verlo porque la habitación estaba sumida en una oscuridad total y así mejor, no quería que se preocupara por mi. Era bastante improbable que me hubiera escuchado gritar desde la habitación, pero en el hipotético caso de que me hubiera escuchado, le diría que eran imaginaciones suyas Volví a la habitación y me senté en la silla de mi escritorio dando la espalda a mi cama y a Lea, notaba como la mejilla irradiaba calor por el golpe. -Has ganado, otra vez. Adelante puedes reírte de mi, por ser un blando y ser buena persona, tranquila no serías la primera persona en hacerlo, ni seras la última así que no me va a molestar que lo hagas.- Dije con una sonrisa de impotencia en el rostro, en ese momento agradecí que la luz de la habitación no estuviera encendida.

-¿Y ahora que vas a hacer? Supongo que ahora que sabemos quien es más fuerte de los dos ya no te intereso más, supongo que pediste tu deseo tenías pensado que ibas a ganar, así que ya tienes lo que querías.- Dije pensando que ahora que ya estaba todo decidido respecto a ese "juego" ella iba a querer irse.
avatar
Yukito Yue
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 121
Monedas Monedas : 3002

Volver arriba Ir abajo

Re: Misma casa, mismo juego. [Privado Learith]

Mensaje por Learith Salvatore el Vie Dic 12, 2014 10:47 pm

Por la primera reacción de Yukito pensé que me había pasado un poco con mis palabras, pues actuaba serio e incluso algo seco, pero había sido necesario y no me había quedado de otra. "Lea, deberías de dejar de ser tan competitiva" me dije a mí misma mientras Yukito estaba en el baño. Sin embargo, esas mismas palabras me las he repetido un millón de veces a lo largo de mi vida, y nunca las había hecho caso. Obviamente aquella vez no sería diferente. Mientras esperaba podía escuchar la voz de Yukito a lo lejos, sin embargo no llegaba a entender lo que decía ¿A caso estaba hablando solo?

No tardó mucho más en llegar, se sentó a espaldas de mí sin permitirme ver su rostro, aunque probablemente no hubiera podido verlo de todos modos pues la luz del cuarto seguía apagada. Suponía que no tenía buena cara y que querría ocultarlo, así que no insistí en encender la luz y mirarle. En lugar de esto sonreí conciliadora ante sus palabras, quizás al final si que fui demasiado dura, no podía evitar que una parte de mí se sintiera mal, por suerte o desgracia me cuesta muy poco ignorar esa parte. Me acerqué a él puse una mano sobre su hombro, por lo menos intentaría animarle un poco. Este chico en ocasiones podía ser muy negativo.

-Quizás me ría de ti por ser un blando, pero no puedo reirme de que seas una buena persona- Sentencié volviéndome a sentar en la cama. -Puedes estar tranquilo, si veo a akguien riendose de ti... ¡Le daré un buen puñetazo!- Me llevé la mano a los biceps, como si realmente tuviera una gran fuerza. -Solo yo tengo derecho a reirme de ti- Añadí tumbándome en la cama con los brazos detrás de la cabeza. -Y obviamente no has dejado de interesarme por haberte ganado, no seas idiota. Me caes bien, pierdas o ganes.- Continué diciendo, un tanto indiferente.

-A decir verdad no debería de quedarme mucho tiempo, no dije nada a mi madre y me quedé sin bateria para llamarla... Pero ya sabes que no cuento mucho con ella. Así que si te apetece hacer algo eres libre de elegir- Me levanté de la cama y encendí la luz, estirándome cual gato. Fue entonces cuando me di cuenta de la mejilla roja e hinchada de Yukito.
-¿Pero qué has hecho?- Pregunté abriendo los ojos sorprendida. Primero los nudillos y ahora esto, comenzaba a pensar que este chico era masoquista. -¿A esto fuiste al baño?- Me crucé de brazos mirándole seria, casi como lo haría una madre. -No deberías serntan bruto contigo mismo...- Ahora sí me sentía más culpable, al fin y al cabo aquello había sido por mi culpa. -La próxima vez que me entere que haxes algo siquiera parecido te vas a emterar, jovencito- Dije usando un tono maternal aproposito, medio en serio medio en broma.
-Deberías echarte hielo si no quieres que se te hinche...- Di un suspiro poniendo mis brazos en jarra. -Espera anda, ya voy yo a por él- Añadí dirigiéndome a la puerta. Ya sabía dónde se encontraba la cocina por la última vez que vine a su casa (Última y primera). Minutos después me encontraba de nuevo en el cuarto, esta vezcon una bolsa con hielos. Me acerqué a Yukito y se la puse en la zona hinchada.
-¿En qué diablos estabas pensando?
avatar
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2018

Volver arriba Ir abajo

Re: Misma casa, mismo juego. [Privado Learith]

Mensaje por Yukito Yue el Lun Dic 15, 2014 5:45 pm

Su respuesta me agradó mucho, pero a la vez me sorprendió, de repente estaba comportándose de una manera muy agradable conmigo, incluso demasiado, tanto que no me lo creía del todo ya que la mayoría del tiempo lo único que hacía era intentar ponerme aprueba para ver como respondía y que de repente se comportara así conmigo se me hizo raro, tanto que me hizo sospechar. Por un momento se me paso por la cabeza que ella estaba comportándose de esa forma conmigo porque le daba lastima y que la gente me consolara por lastima era una de las cosas que más me molestaban, pero pronto me olvidé de esa idea ya que Lea podía ser muchas cosas pero no parecía que fuera falsa, de hecho su sinceridad era lo que más me gustaba de ella porque odiaba que me mintieran.

Además, después de pensarlo detenidamente me pareció estúpido haber pensado que estaba tratándome así por lastima, incluso me sentí mal por ello ya que ella me había dicho cosas como que quizás se reiría de mi por ser blando o que ella era la única con derecho a reírse de mi. Pero me sentí aun peor cuando encendió la luz, sin la protección de la oscuridad no me atrevía a mirarla a la cara pero note su mirada de sorpresa y molestia fija en mi, en ese momento supe que empezaría a echarme la bronca y a preguntarme porque había hecho algo como eso. Después de hacerlo se fue y volvió con unos hielos para ponerme en la mejilla, mientras notaba el frío y el dolor en mi mejilla no salió ningún signo de molestia por mi parte, ni una simple mueca de dolor ya que demasiado sumergido en mis pensamientos. Entonces llegó la pregunte que estaba esperando y a la vez tenía la esperanza de que nunca llegase, desgraciadamente iba a tener que contestar.

-¿Que en que diablos estaba pensando? En mi opinión haberlo hecho es lo más correcto que podía haber hecho, ya que por un momento estaba dispuesto a ganar a cualquier precio sin que me importara lo más mínimo tus sentimientos, así que aunque te sorprenda no me arrepiento lo más mínimo de haberme golpeado.- Dije seriamente mientras seguía sin mirarla a la cara. Lo que acababa de decir era lo que pensaba realmente pero dudaba si había hecho bien en decirlo, porque no quería que se preocupase por mi más de lo necesario. -Pero ahora ya estoy bien no te preocupes, así que no hace falta que sujetes esa bolsa de hielos en mi mejilla, seguro que se te esta enfriando la mano.- Dije sonriendo mientras giraba la cabeza para mirar fijamente a sus ojos y extendía la mano para que me diese la bolsa con hielos.

Para intentar convencerla de que estaba bien no me quedaba más remedio que intentar molestarla usando su punto débil. -Tengo una cosa que preguntarte, en la cafetería me dijiste que tuviera cuidado contigo porque solo ibas a estar conmigo para aprovecharte de mi bondad, pero en acabas de decirme tu misma que no ibas a dejar de interesarte por mi. ¿Acaso la mujer de hielo esta empezando a sentir afecto por mi?- Pregunte con una sonrisa traviesa en mi rostro, esperando que se olvidara de que estaba triste. -Además me has dicho que me ibas a proteger de los que se rieran de mi, pero te recuerdo que ya tuvimos una conversación sobre esto en la que te dije que si quieres que me deje proteger tu tienes que dejar que te proteja y tu no estabas muy dispuesta a que te protegiera yo.- Dije sonriendo dulcemente esperando su respuesta.
avatar
Yukito Yue
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 121
Monedas Monedas : 3002

Volver arriba Ir abajo

Re: Misma casa, mismo juego. [Privado Learith]

Mensaje por Learith Salvatore el Sáb Dic 20, 2014 12:54 am

Este chico tenía el don de irritarme, pero no una irritación cualquiera... ¿Cómo explicarlo? Me irritaba, pero casi en un sentido positivo. De alguna manera conseguía molestarme y ablandarme a la vez, pero obviamente mostraría más la molestia. Enarqué una deja y retiré los hielos por un momento, murándole seria y un tanto escéptica.

-¿De verdad te estás castigando sin siquiera haber llegado a cometer el error?- Negué con la cabeza, este chico... Creo que me recordaba un poco a mi hermano pequeño en ciertos sentidos. -Si no lo hiciste deja de martirizarte, ambos sabemos que no lo hubieras hecho. No es tu estilo- Guiñe un ojo con una sonrisa mientras seguía con el hielo en la zona hinchada. Parecía que hacía algo de efecto... -Y tranquilo por mi mano, no moriré por una pulmonía porque se me enfríe un poco- Le contesté sin retirar la bolsa de su rostro e ignorando por completo la mano que me ofrecía. Era cierto que ya tenía la mano congelada, pero eso era algo que me era totalmente indiferente.
Mientras seguía rebajar el hinchazón Yukito volvió a la carga ¿Trataba de molestarme? Pues no le daría ese placer.

-¿Y quién te dice a ti que todo esto no es más que un plan para en un futuro controlarte más fácil? No des nada por hecho por muy claro que parezca- Di una palmadita en su mejilla, como si le hubiera dado una importante lección para su vida. -Respecto a eso de protegerme... De lo único de lo que hay que protegerme es de mí misma, y lamento decir que eso no está en tu mano- Concluí retirando los hielos. Por el momento parecía que eso sería suficiente. -Sé protegerme aunque no lo parezca. Soy pequeña pero matona- Di un suave golpe en su nariz y sonreí traviesa, mostrando cierto lado infantil. -Aunque si quieres hacer como si me protegieras, adelante, hazlo- Me levanté de un salto y me estiré dando un pequeño bostezo. Estaba algo cansada, pero eso no era algo a lo que fuera a darle una gran importancia. -Bien, y ahora ¿Harás más intentos de fingir que estás bien o ya terminaste?- Pregunté con sarcasmo para hacerle ver que me había dado cuenta de sus intenciones. -Te martirizas demasiado a ti mismo, a este paso acabarás majareta.- Le di un golpe en la frente con mi dedo índice. -Encima de idiota, loco... A este paso no conseguirás novia nunca- Bromeé sacándole lengua burlona. -O novio, quién sabe, quizás te gusten más los hombres- Sonreí de medio lado y salí del cuarto con una sonrisa burlona y altanera. -Deberíamos de ver Spider-man 2- Bromeé, de alguna forma sentía que esto no era más que la segunda parte de aquel día que nos conocimos, aunque quizás realmente sí se le pudiera llamar así. -Aunque terminaría sin verla, en realidad no me gustan ese tipo de películas- Sentencié tranquila. Entonces me apoyé en la pared mirando a Yukito con una sonrisa ladina. -¿Sabes qué? Si hubieras seguido con aquello de la cama..
Clavé mis ojos en los suyos, sonriendo de una manera casi incluso malvada. -Seguramente hubieras ganado porque yo no hubiera ido mucho más lejos. En realidad solo estuviste a punto de ganar y no de arruinarme o algo así- En realidad no estaba muy seguro de aquello, no sabría decir en dónde estaba exactamente mi límite, pero no me hubiera sorprendido si no hubiera parado con aquella locura. Pero quería ver su reacción si creía que había perdido la oportunidad de ganar al alcance de su mano, que había rozado la victoria con los dedos.
avatar
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2018

Volver arriba Ir abajo

Re: Misma casa, mismo juego. [Privado Learith]

Mensaje por Yukito Yue el Miér Dic 24, 2014 12:47 am

La pregunta que me hizo Lea me pillo por sorpresa, ya que para mi era lo más natural del mundo culparse por algo solo con pensar en hacerlo, a pesar de que no lo hubiera hecho. Aunque después de pensar un poco se podría decir que precisamente por preocuparme tanto yo soy el raro en este mundo. A pesar de eso, me gustaron sus palabras cuando me dijo que ella estaba segura de que no lo hubiera hecho, pero además de gustarme hizo que me sintiera culpable porque parecía que ella confiaba en mi pero realmente no sabía lo cerca que había estado de seguir con ese juego. Al ver que no me devolvía la bolsa con los hielos baje la mano y sonreí mientras soltaba aire por la nariz, aquella chica era muy cabezota, incluso más que yo y eso me hacía gracia, ya que al ponerse tan cabezota parecía incluso más adorable de lo que ya era y seguro que a ella no le gustaría saber eso.

Ella se defendió de mi ataque usando la misma arma que usaba siempre intentar parecer la más dura que había, era increíble, no solo era más cabezota que yo, posiblemente era la persona más cabezota de la faz de la tierra. Lo siguiente que dijo me dejo de piedra, había descubierto que estaba fingiendo, pero yo no pensaba darme por vencido, no quería que ella me viera triste así que tenía muy claro que iba a seguir fingiendo como si no pasara nada. Después ella salió de la habitación y dijo que deberíamos ver Spiderman 2, a mi no me apetecía mucho después de lo que acababa de pasar así que suspire tranquilamente cuando ella dijo que si la ponía no iba a verla. Salí de mi habitación  y ella estaba apoyada en la pared mirándome con una de sus típicas sonrisas, mientras me decía que si hubiera decidido seguir habría ganado porque ella se hubiera detenido. Eso no me hacía sentir mejor, ni mucho menos ya que no me creía que ella hubiese parado.

-Gracias, pero realmente no sabes como de seguro estaba de seguir adelante hasta que tu me has abierto los ojos, gracias de verdad. Además me martirizo porque aunque no lo haya cometido por un momento estaba seguro de querer cometerlo solo por ganar y yo no soy así.- dije seriamente mirándola a los ojos. Suspire y me tranquilice ya que me había propuesto a no parecer triste. -Estoy seguro que esto no es un plan para controlarme más adelante en el futuro, porque por mucho que te hagas la dura tu no eres así. Respecto a lo que me has dicho sobre protegerte de ti misma, aunque según tu no esté en mis manos hacer eso ten por seguro que si es la única forma que tengo de protegerte lo intentare con todas mis fuerzas.- Dije con una amplia sonrisa y con los ojos cerrados mientras ponía mi mano encima de su cabeza. -Además cuando ese tipo te ataco en el callejón parecía que necesitabas mi ayuda.- Dije susurrando muy bajito para que no me oyera y de forma cómica mientras giraba la cabeza hacía un lado.

-¿En serio crees que me voy a creer algo que tu no hubieras ido más lejos? No tienes porque decir eso para intentar que me sienta mejor, se que te encanta ganar por encima de cualquier cosa, lo cual no es malo, pero no intentes mentirme para hacer que me sienta mejor, eso es comparecerse de mi y eso es cruel por tu parte.- Dije con los ojos humedecidos mientras intentaba no romper a llorar, no sabía si lo hacía para que me sintiera mejor o no, pero aun sabiendo que si lo hacía para que me sintiera mejor, realmente me sentaba mal porque estaba mintiendo para intentar consolarme. Aun así, me empecé a sentir mal de forma automática por lo que había hecho, así que me seque los ojos con el brazo y le di la espalda a Lea. -Siento haber dicho eso, gracias por intentar animarme.- Respire hondo un par de veces para tranquilizarme y volví a girarme, pero esta vez tenía una sonrisa en el rostro, justo después abracé muy fuerte a Lea. -Gracias por ser tan buena conmigo, aunque lo intentes ocultar bajo ese duro caparazón realmente eres una chica muy dulce.- Dije dulcemente para después soltarla antes de que ella pudiera responder a mi abrazo. -¿Que quiere hacer ahora señorita?- Dije con tono burlesco tratándola de usted a modo de broma mientras hacía una reverencia.
avatar
Yukito Yue
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 121
Monedas Monedas : 3002

Volver arriba Ir abajo

Re: Misma casa, mismo juego. [Privado Learith]

Mensaje por Learith Salvatore el Miér Dic 31, 2014 6:50 pm

Oh ¿De verdad Yukito hubiera llegado más lejos por ganar? Por mucho que él dijera yo estaba totalmente segura de que no, al fin y al cabo no todo el mundo es tan competitivo como yo, además, mantengo que él tiene unos ferreos principios morales que no iba a ignorar solo por ganar. Ese era mi estilo, no el suyo. Además... sospechaba que era un tanto sentimental, eso en cierto modo me molestaba, quizás porque yo nunca he podido expresar ciertos sentimientos y para él parecía resultar más sencillo. Quizás solo me daba cierta envidia esa capacidad suya... Siguió hablando y vaya ¿En serio? Tenía una visión un tato deformada de mí. Ni mucho menos había dicho aquello para animarle, ni estaba intentando ser buena con él. Pensaba que ya le había dejado claro qué tipo de persona soy... ¡Encima se pone a llorar! Pues no me dará pena, aunque... Vaya, realmente sí empezaba a verle como aun hermano pequeño ¡Y eso que él era el mayor!

-Yukito, creo que estás muy confundido conmigo- Comencé a hablar en un tono un tanto frío. -No quería animarte con mis palabras, ni mucho menos- dulcifiqué un poco mi tono, dejando de sonar ta distante pero, sin embargo, no lo suficiente como parallegar a sonar expresivo. -No pienses en mí como alguien bueno y dulce, es un consejo. Creo queya te he avisado antes, Yukito- Añadí en tono de consejo, terminando con un suave suspiro. -Aunque reconozco que tienes suerte. Por algún motivo te me antojas como un hermano pequeño...- Le acaricié la cabeza como lo haría una hermana mayor, salvo por el detalle de que el era más alto que yo. -Incluso tratas de protegerme, a pesar de que realmente no está en tu mano. ¡Exactamente como mi hermanita! - Con aquellas últimas palabras me dirigí hacia el salón como si nada, con la tranquilidad de quien anda por su casa. Una vez allí me dejé caer sobre el sofá, con una suave sonrisa traviesa. Por algún motivo me resultaba graciosa reacción de Yukito, sobretodo que me viera como una chica dulce. ¿Se habrá dejado llevar por mi apariencia? Quizás eso le había condicionado... Repasé las acciones que había hecho con él y no entendía en qué punto me había comportado como una chica dulce. ¡Si soy dura como una roca!

-Por más vueltas que le doy... No entiendo de dónde sacas esa visión tan positiva de mí. Soy un tanto... Maquiavélica- Comenté recordando la clase de filosofía. Aquello me describía bastante bien. -Para mí no hay acciones buenas ni malas... Simplemente hay acciones ventajosas o no ventajosas, y siempre intento hacer las primeras, aunque moralmente sean muy reprochables- Expliqué colocándome en el sofá con las piernasen elrespaldo y la cabeza en el sofá. Me gustaba ponerme así desde pequeña, era como si el sofá estuviera en el techo. -Quizás hasta ahora lo ventajoso ha coincidido con lo bueno y siquiera me di cuenta... Pero esto no siempre será así. El que avisa no es traidor.- Finalicé clavando mis ojos color miel en él.
-Dicho esto, aun queda un rato para que me vaya, así que tendrás que soportarme un poquito más. ¿Qué hacemos? ¿Hablar? ¿Ejercicio? ¿Comer helado? Quizás te apetezca jugar a algo, aunque siend yo la oponente es mejor que ni lo intentes. Ya viste como terminan mis juegos- Sonreí de medio lado, sentandome correctamente en el sofá puesto que la sangre comenzaba a subirseme a la cabeza. Aquella postura me mareaba un poco.
avatar
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2018

Volver arriba Ir abajo

Re: Misma casa, mismo juego. [Privado Learith]

Mensaje por Yukito Yue el Mar Ene 06, 2015 1:32 am

Por como se expresó conmigo Lea parecía que no tenía sentimientos, más que una persona parecía un trozo de hielo que no siente nada, incluso note un escalofrío por la frialdad con la que había empezado a hablarme. Luego suavizo un poco la voz aunque seguía sin mostrar expresión alguna, nunca había conocido a una persona tan inexpresiva como ella y eso a veces me daba un poco de miedo. Pero al parecer ella se relajó un poco y me dijo que parecía su hermano pequeño, realmente no supe como tomarme eso, aunque me hizo gracia como me acarició la cabeza siendo mas bajita que yo, pero lo que más me pilló de sorpresa es que hablara sobre su hermana pequeña porque no sabía que tenía una ya que nunca la había mencionado antes.

Lo que no me gustó en absoluto fue que se llamara maquiavélica a si misma, yo no la veía así, es cierto que era muy fría a veces y que no demostraba sus sentimientos fácilmente pero eso no significaba que fuera maquiavélica. No estaba para nada convencido de lo que ella me decía, no estaba seguro de si era verdad o no, pero algo en mi interior me decía que ella realmente no era como decía ser, solo aparentaba serlo, pero yo estaba seguro de que en el fondo era una persona totalmente distinta a como ella se describía. Mientras yo pensaba en eso ella empezó a proponer ideas para hacer y cuando hablo sobre jugar a algo llamo mi atención, hablaba como si supiera que ella iba a ganar siempre, pero lo que ella no sabía es que acababa de pensar una forma de ganar y así conseguir una victoria más para mi.

-En primer lugar, yo no creo que seas como dices ser, me has ayudado al igual que yo te he ayudado a ti y cuando me ayudabas no sentía que lo hicieras porque fuera lo más ventajoso para ti, más bien parecía que lo hacías porque eres buena persona aunque no te guste admitirlo y lo ocultes. Dicho esto, no pienso que seas maquiavélica, sí, puede que seas un poco fría conmigo a veces pero en los momentos que me has tratado amablemente he visto que realmente no eres tan fría como afirmas ser y me da igual que no entiendas porque pienso eso o que me digas que estoy equivocado no voy a cambiar mi opinión al respecto y créeme cuando te digo que a veces puedo ser muy cabezota.- Dije sonriendo dulcemente para demostrar que pensaba realmente lo que estaba diciendo y no lo estaba diciendo por decir.

-Respecto a lo que podemos hacer, no me importa así que elije tu. Pero no cometas el error de escoger jugar a algo pensando que vas ganar, porque a partir de ahora no va a serte tan fácil.- Dije sentándome a su lado en el sofá. -Para empezar, si realmente lo que me has dicho antes no ha sido para animarme, eso significa que realmente si hubiéramos seguido te habrías rendido poco después, así que eso significa que por mucho que te guste ganar, ni siquiera tu  serías capaz de llegar hasta al final con un chico como yo que ni siquiera te atrae.- Dije con una voz tranquila y serena aunque después de acabar la frase me di cuenta de que había dicho "para empezar", lo cual implicaba que a parte de eso tenía algo más que me acercaba a una futura victoria, el plan que me había ocurrido antes para conseguir ganarla en su propio juego. No se lo quería contar para que no se esperara una jugada de mi parte en el siguiente juego y así podría pillarla desprevenida y ganar más fácilmente, solo esperaba que no se diera cuenta de que me faltaba algo por decir. -Y por cierto, ahora no te pongas a intentar hacerme creer que te gusto para ponerme nervioso, porque a estas alturas no me lo voy a creer.- Dije con una sonrisa orgullosa, conocía demasiado bien su faceta de ganadora nata como para dejarme engañar una y otra vez, así que me propuse no caer más en sus engaños.
avatar
Yukito Yue
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 121
Monedas Monedas : 3002

Volver arriba Ir abajo

Re: Misma casa, mismo juego. [Privado Learith]

Mensaje por Learith Salvatore el Jue Ene 22, 2015 12:26 am

Rodé los ojos al escuchar laspalabras de Yukito. Pues sí que tenía fé en que tuviera un buen fondo... Pues se daría un buen golpe cuando se enterase de la realidad, pero quien avisa no es traidor.

Me incliné un poco hacia delante en el sofá y comencé a hablar -Puedes pensar lo que te venga en gana, poco me importa realmente. Eso sí, cuando descubras la verdad no me vengas con reproches.-, Sentencié encogiéndome de hombros. Si 3l prefería seguir creyendo que soy una buena persona y todo eso... Que lo creyera. Que, no me malinterpreteis, no es que me considere la peor persona de mundo, per está claro que no encajo en el concepto que los demás tienen de buena persona. Yo simplemente busco lo que más me conviene. Yukito siguió hablando y pronto detecté que tenía algo en mente ¿Qué demonios estaba pensando él ahora? Fuera lo que fuera... si tenía en mente ganarme de alguna forma lo llevaba claro. No iba a dejar que lo hiciera. ¡Tengo una reputación que mantener!

-Oh... como quieras. Pero te veo demasiado seguro, tengas lo que tengas pensado... No confies tanto en ello, porque pienso hacer lo que sea con tal de ganar.- Le miré fijamente con una suave sonrisa inocente, sin embargo había hablado en un tono frío. -Lo que sea- Recalqué. -Ah, y no... No dije aquello por animarte, solo quería ver tu reacción. Resulta interesante que quieras volver a intentar ganarme. Desde luego no te equivocas con eso de que eres un cabezota- Do un suspiro y apoyé mi espalda en el sofá. -Pero te en cuenta con quien juegas, Yukito. Soy capaz de mucho más de lo que crees, e incluso de más delo que yo misma creo poder llegar a hacer- Terminé por decir para después levatarme de mi asiento y comenzar a caminar por la habitación. -Ahora lo complicado es encontrar un buen juego, que no sea demasiado largo, pronto tendré que irme.- Comenté sin dejar de dar vueltas por la estancia. Cuando se me ocurrió la idea me acerqué chasqueé los dedos y me acerqué hasta Yukito con una sonrisa traviesa.
-Se me ha ocurrido el juego perfecto- Dije con una chispa depicardía en mis ojos. ¿Has jugado alguna vez a verdad o atrevimiento? Pues este juego es muy parecido- Comencé diciendo sentándome a su lado. -En verdad, es exactamente igual. Pero con un pequeño matiz: Ambos tendremos que decir la verdad o realizar el atrevimiento. Por ejemplo, si yo te pidiera que fueras a casa dela vecina a por sal, una vez lo hicieras tú debería dehacer yo lo mismo. Pierde el primero que no sea capaz de realizar un reto o de contestar una pregunta con honestidad. Y, además, también perderá el que comience a hacer preguntas y retos extremadamente fáciles para librarse- Expliqué con una sonrisa maliciosa. De esta manera era más interesante, ahora ambos nos encontrábamos en una encrucijada, con la diferencia de que a mí me daba exactamente igual.
-¿Qué me dices? ¿Te animas?- Pregunté sin borrar aquella sonrisa burlona de mi rostro. -Aunque sé que tienes algo en mente... No estoy muy segura de qué, per algo hay. Si este juego no te permite desarrollarlo... No me importa cambiarlo para que puedes hacer lo que sea que tienes en mente- Me encogí de hombros mostrando indiferencia -Me gusta ponerme las cosas complicadas, así demuestro lo bien que se me da ganar- Finalicé ensanchando un poco más mi sonrisa, con una expresión y un tono de voz que parecía decir "Lo tengo todo ganado".
avatar
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2018

Volver arriba Ir abajo

Re: Misma casa, mismo juego. [Privado Learith]

Mensaje por Yukito Yue el Lun Ene 26, 2015 12:29 am

Después de que ella me dijera que podía pensar lo que quería, realmente me planteé si ella de verdad era buena persona, quiero decir... si ella aseguraba tan fervientemente de que no lo era igual realmente no lo era. Pero eso a mi me daba igual ya que a mi siempre se me ha hecho muy difícil pensar que una persona fuera mala realmente y Lea no iba a ser la excepción y aunque esa forma de pensar me había causado muchos problemas en mi vida, no iba a cambiar de opinión. Además aun después de todo lo que me había dicho Lea, yo estaba convencido de que ella realmente no era tan mala como afirmaba ser ya que durante todo el tiempo que había pasado con ella había detectado indicios de que sí era buena persona. Solo que no encontraba la forma de que ella sacara esos sentimientos.

La forma en la que me dijo que no me confiara, con esa sonrisa dulce pero a la vez con esa voz fría, me dio escalofríos, aunque no pude evitar sonreír cuando me repitió que no había dicho esas cosas para animarme para luego decir que iba a hacer cualquier cosas ara ganar, desde luego esa chica era imposible y me hacía gracia lo poco que le gustaba perder, aunque en eso se parecía bastante a mi. Después me propuso un juego, uno llamado verdad o atrevimiento, conocía aquel juego pero no lo había jugado nunca, aunque siempre me habría gustado jugar. Además esta vez tenía la intención de ganar aunque igual no tenía la oportunidad de utilizar lo que se me había ocurrido. Pero por otro lado esta vez iba a ganar seguro porque a mi nunca me importaba decir la verdad y los retos que más podrían afectarme serían cosas como las que íbamos a hacer si yo no me hubiera rendido, pero si ella me ponía un reto así no tendría ningún reparo ya que ella sería la causante y la responsabilidad caería sobre ella, o eso creía.

-Genial, nunca había jugado a ese juego y siempre había querido hacerlo, así que acepto con gusto tu reto. Pero yo también te advierto de que esta vez no me ganaras tan fácilmente ya que si creer que pidiéndome que haga algo que realmente no te gustaría que hiciera pensando que no lo voy a hacer vas a ganar, estas muy equivocada, porque lo pienso hacer, ya que al ser tu la que me ha pedido que lo hiciera la responsabilidad caerá sobre ti y solo sobre ti, así que ni se te ocurra echarme a mi la culpa después.- Dije muy seguro de mi mismo, esta vez pensaba ganar, no quería que ella me llevara mucho la delantera en el numero de victorias, porque estaba seguro de que si fuera así ella me lo estaría echando en cara todo el día y no quería que eso pasara.

-Por cierto, gracias por dejar que siga pensando que eres buena persona. Quiero que sepas que mucho que me trates de manera fría o me digas cosas como que no te importa que yo piense que seas buena persona, mi opinión sobre ti no va a cambiar.- Dije sonriendo dulcemente mirándola a los ojos, después como tenía muchas ganas de jugar a eso decidí empezar yo para empezar más rápido. -Venga, empiezo yo. Vamos a empezar por algo divertido, elijo atrevimiento. Veamos que tienes para mi.- Dije sin ningún, sabía que Lea era capaz de cualquier cosa pero en ese momento yo también me creía capaz de cualquier cosa, así que solo tenía esperar a que Lea no pudiera seguir, tenía la sensación de que el juego iba a durar mucho más de lo que Lea esperaba, seguro que ella pensaba que me ganaría en la primera ronda, pero no se lo iba a permitir.
avatar
Yukito Yue
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 121
Monedas Monedas : 3002

Volver arriba Ir abajo

Re: Misma casa, mismo juego. [Privado Learith]

Mensaje por Learith Salvatore el Sáb Ene 31, 2015 6:02 pm

Perfecto, Yukito había aceptado mi propuesta. Parecía muy seguro de conseguir ganarme y todo eso, pero vamos, que ni de broma le iba a dejar que lo hiciera, estaba dispues a hacer lo necesario para apuntarme un nuevo tanto.

-No estés tan seguro, Yukito. Aun me quedan muchos ases debajo de la manga- Dije como toda contestación a sus palabras, guiñando un ojo muy segura de lo que acababa de decir.

Tras eso él mismo se ofreció a empezar, aunque si de verdad él creia que iba a ganarme... La lleva clara. Suponía que las mismas tácticas de antes no servirían, así que debía de cambiar un poco el enfoque y, de paso, me reiría un poco antes de ganarle. Lo mejor era eso de que empezara él, tenia pensado que lo hiciera para ir tanteando el terreno.

-Bien, entonces déjame pensar un poco...- Me llevé el dedo íncide a los labios, dando suaves golpecitos. En verdad tenía ya una idea en mente, con la que de verdad planeaba reirme un poco. -¡Ya se me ocurrió algo! Comenzaremos con algo suave para ir calentando... Pero no te acomodes, lo próximo no será tan "sencillo"- Sonreí lobunamente sin apartar el dedo índice de mi labio inferior. -Tendrás que ir a la calle y pedir a tres chicas un tampax, diciendolas que te ha bajado la regla- Aparté el dedo de mi labio mostrando una actitud segura y burlona, como si dijera "Te lo voy a hacer pasar muy mal" y es que antes de dar el "golpe de gracia" quería divertirme un rato.
-Sería más divertido si fueras vestido de mujer, pero por desgracia supongo que no tienes ropa de chica por aquí ¿No? Le saqué la lengua y me dirigí hacia la puerta que daba a la calle. -¡Venga! A por ello hombretón- Y como si le apremiara, y con toda la confianza del mundo, le di una palmada en el trasero, sacandole a la calle para que comenzara su "comerido". Aparte de por propio impulso, también lo hice con la idea de quitarle algo de esa seguridad que parecía que tenía. Mostrando mi propia seguridad suponía que él perdería algo de la suya, no quería darpe ni siquiera una victoria, quería ganarle siempre.

-¡Ánimo! Piensa que después lo haré yo- Le grité cuando ya se encontraba en la calle, quedándome apoyada en el marco de la puerta. -Además después podrás vengarte... Creo que eligiré verdad- Añadí con una sonrida ladina. Estaba deseando volver a ganarle, de verdad. Y es que ¿Qué podía preguntarme que yo no fuera a querer o poder contestar?

[Spoiler= Si quieres pon que Learith también sale a hacer el reto, así tienes más margen para avanzar y que Yukito ya le pregunte o lo que sea owó[/Spoiler]
avatar
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2018

Volver arriba Ir abajo

Re: Misma casa, mismo juego. [Privado Learith]

Mensaje por Yukito Yue el Miér Feb 11, 2015 4:52 pm

Ella también parecía muy segura de su victoria, pero eso no se me hacía raro, todo lo contrario, actuar así era lo normal en ella y eso era bueno para mi, porque si ella estaba tan segura de que iba a ganar significaba que no se esperaría que yo fuera a por todas para conseguir la victoria. Yo por mi parte prefería no arriesgarme, no quería estar seguro de que iba a ganar porque eso implicaría que menospreciaría a Lea y por lo que parecía, Lea era una de esas personas que aprovechan esos momentos de seguridad de sus contrincantes para hacer una jugada maestra y ganar. Pero yo no iba a cometer ese error ya que sabía que ella era capaz de todo por ganar, además al ser ella la que me menospreciaba a mi era yo el que tenía la ventaja. Quizás no conseguiría ganar, pero al menos se lo iba a poner difícil.

Después de pensar un poco decidió que reto iba a ponerme y me sorprendió un poco que me pusiera un reto como ese, ya que era un reto bastante sencillo para sel de Lea. Aunque realmente no era tan sencillo, ya que para una persona tan vergonzosa como yo una prueba como esa era un poco difícil, pero la dificultad de esa prueba no era nada comparado con los juegos anteriores, porque este reto solo implicaba perder mi vergüenza, algo que no me importaba demasiado si lo comparaba con los "juegos de cama". -Esta prueba es bastante sencilla, pero has hecho un poco de trampas porque te has aprovechado de que eres mujer, ya que es normal que una mujer como tu pida tampax, por lo tanto esta prueba no supone un reto para ti. Aunque no me voy a quejar demasiado que si no vas a creer que tengo miedo a hacerlo.- Dije mientras la miraba a los ojos con una expresión que indicaba que estaba algo decepcionado porque había propuesto una prueba que a ella le convenía. Al menos me sentí aliviado por no tener ropa de mujer en casa.

A pesar de pensar de eso yo no perdí la seguridad en mi mismo y pensaba hacerlo fácilmente. Mientras, ella fue a la puerta, parecía que tenía prisa por verme haciendo la prueba incluso me dio un pequeño golpe en el culo que me hizo sonrojar un poco, aunque me imaginaba que lo hacía para demostrar su seguridad para intentar intimidarme, no pude evitar sonrojarme por esa palmada ya que había sido en el trasero, pero al menos ese pequeño golpe no afectó a mi confianza.

Cuando salí vi a un grupo de cinco chicas que estaban hablando entre ellas, así que para terminar cuanto antes decidí ir a donde ellas. Cuando me acerque a ellas, me sonrieron amablemente como si pensaran que yo era guapo, pero eso me daba igual, estaba demasiado concentrado en lo que tenía que decir. -Me ha bajado la regla, podríais darme tampax.- Dije rápidamente mientras miraba al suelo. Realmente no había pensado en lo que decía, ya que si lo hubiera pensado me habría puesto nervioso. La expresión de las chicas cambió completamente y empezaron a mirarme raro, como si yo fuera una especie de pervertido. Pero aun así todas ellas me dieron uno, aunque seguramente solo fuera para que me fuera lo antes posible. Volví rápidamente a mi casa y puse los tampax en la mesa.-Toma te traigo cinco, más de lo acordado.- Dije mientras me sentaba en el sofá con una expresión seria y aun sonrojado por lo que acababa de pasar.

Mientras yo estaba sentado ella fue a hacer la misma prueba que ella había propuesto, no preste mucha atención a lo que estaba haciendo ya que creía que no iba a ser demasiado interesante ver a una chica pidiendo ese tipo de cosas. Para cuando me había dado cuenta ella había vuelto de hacer la prueba. Ahora me tocaba a mi preguntar, la verdad es que no sabía que preguntar, aunque después de pensar un poco se me ocurrió que podía preguntarle algo sobre sentimientos, porque era lo que más le molestaba a ella. -Aquí va mi pregunta... ¿Alguna vez alguien al que has amado te ha hecho daño? Por ejemplo que algun novio tuyo te haya dejado o cosas como esa.- Pregunté mientras me rascaba la cabeza porque me parecía una pregunta un poco forzada, ya que si nunca le había pasado algo como eso su respuesta iba a ser muy fácil, pero por otra parte sabía que si realmente alguna vez había sufrido algo como eso, no le iba a gustar hablar de ello porque demostraría su faceta débil y quizás así se rendía.
avatar
Yukito Yue
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 121
Monedas Monedas : 3002

Volver arriba Ir abajo

Re: Misma casa, mismo juego. [Privado Learith]

Mensaje por Tema Cerrado el Miér Mar 04, 2015 2:55 am

Cerrado por ausencia de rango
Para apertura del tema pedir personaje en recuperación de rango y después postear en reapertura de temas.
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1639
Monedas Monedas : 19571

Volver arriba Ir abajo

Re: Misma casa, mismo juego. [Privado Learith]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.