Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes canon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Let me in {Learith Salvatore | +18}

Ir abajo

Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Caleb Ausländer el Lun Nov 24, 2014 2:48 am

La gran mansión De Vil, mi "humilde" hogar aquí en la hermosa Francia, yo mismo la mandé a construir como quería, no me iba a permitir a comprar una casa ya hecha por eso desde hace como un año y medio, inicié de inmediato la construcción del lugar para que cuando llegara estuviese todo listo, en ella trabajaban y operaban 30 personas incluyendo al mayordomo quien se encargaban del mantenimiento, limpieza y bienestar del inmueble, obvio... tenía todo el dinero del mundo para pagarles un buen sueldo a todos, era multimillonario puesto los negocios de mis padres, su fortuna y la mía me hacían disfrutar de lujos que nadie más podría tener, tenía varios jardines, recámaras, piscina, muchos automóviles del el cual mi favorito era el Rolls Royce, se lo había comprado a un viejo y mandé a remodelar el auto sólo para mí.

La mansión se ubicaba un poco lejos de los bosques pero retirada de la ciudad, casi a las salidas para evitar curiosos pero cerca de una de las zonas adineradas del lugar, al entrar se veía que había vigilantes custodiando la entrada de la que ellos al verme me dejaron pasar, en eso entré en un camino cercado con arbustos que parecía la entrada a un mundo de bosque fantástico y al salir de este se encontraba el gran jardín, la fuente y más allá la entrada del inmueble, estacioné el Rolls Royce en la entrada de la mansión en donde dos sirvientes abrieron la puerta del piloto y del copiloto, uno le tendió la mano a Learith para que bajara, en eso salió Alonso, un señor de 50 años, castaño y estaba perdiendo pelo, el siempre tenía una expresión amable y cálida, se dirigió hacia a mi mientras salía del automóvil: -"Buenas tardes excelentísimo Joven De Vil... le han llamado de la empresa, hay nuevas modelos que usted deberá aprobar y pronto se acerca la nueva temporada de moda, así que tendrá que diseñar nuevas cosas para que muestre lo grandioso que es, oh por cierto..."- pausó el cincuentañero para hablarme al oído en voz baja: -"Le he preparado su habitación, espero le sea de su agrado"- al término de eso, sonreí lobunamente

-Alonso... quiero presentarte a alguien... ven- hice caminar a mi mayordomo donde estaba la chica, la señale educadamente: -Ella es Learith... no sé su apellido pero la conocí en el bosque, espero la traten bien aquí- dije con elegancia, a lo que el mayordomo con gesto amable se inclino ante ella: -"Bienvenida Señorita Learith a la mansión del Joven De Vil, espero su estancia en el lugar sea satisfactoria, estoy para lo que ordene, Joven De Vil ¿Quiere resolver lo de las modelos más tarde?"- Alonso se había presentado educadamente ante ella y como siempre le había dejado indicado ser servicial ante mis invitados, fuesen quien fuesen: -Claro Alonso... ahora no quiero que nadie me interrumpa ¿Quedó entendido? No me pases llamadas, ni mensajes hasta que no te lo pida y desconecta la línea telefónica de mi cuarto, quiero tener un tiempo a solas con mi acompañante- mencioné, Alonso sabía muy bien qué hacer cuando solía traer una chica a mi casa, normalmente usaba el cuarto de visitas para eso pero hoy hice la excepción de meterla a mi habitación.

-Lea ¿Pasamos? no querrás resfriarte aquí afuera, después de todo, la mansión es cálida y mi habitación lo es más- reí de forma perversa ante la chica y sonreí lobunamente, la tomé del hombro y la dirigí a la entrada de la mansión en donde todo era tan hermosamente decorado con elegancia, en oro y con objetos antiguos pero finos rondaban, un gran candelabro de oro y cristal pendía del techo, recorrimos buen tramo de la mansión hasta el cuarto principal que era subiendo de las escaleras hasta el fondo del pasillo de los diversos lugares y cuartos de la mansión. Al entrar al cuarto estaba decorado para esta ocasión, champaña fría, fruta, chocolates, velas que iluminaban el ambiente, la cama perfectamente tendida con sábanas de seda negra que hacía un ambiente bastante erótico. Si quería ofrecerle un buen rato a la chica lo tenía que hacer bien, así que la hice pasar más adelante. Alonso cerró la puerta y le puso llave para que ninguno de los dos intentara salir, no sin mi autorización primero, en eso me fui a la mesita y serví las copas de champagne ambos pero mientras hacía eso miré con una mirada perversa y maliciosa a la chica: -Espero disfrutes de esto, no suelo hacerlo, pero vamos es tu primera vez...- terminé se servir las copas y me acerqué a la chica ofreciéndole el licor: -Sé que a lo mejor no tomes pero sería educado si tomaras aunque sea un trago- sonreí y me fijé en sus ojos de la manera más peligrosa posible entre asomando mis ojos de las gafas que aún tenía puestas...
Caleb Ausländer
Caleb Ausländer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 219
Monedas Monedas : 1770

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Learith Salvatore el Lun Nov 24, 2014 10:49 pm

Las respuestas que Christian me había dado al subir a su coche en el bosque fueron un tanto vagas, sin embargo fueron más que suficientes para que confirmara mis sospechas. Todo esto pronto dejó de preocuparme, pues comenzamos a llegar a nuestro destino y mi mente comenzó a centrarse en observar el paisaje. Era más que obvio que estaba totalmente podrido de dinero, como sospechaba la mansión era más grande que la mía, y la mía de por sí era bastante grande. Desde luego no había escatimado en la casa. Y yo mientras teniendo que trabajar como camarera maid en un bar para poder pagarme un piso decente y no tener que depender de mi padrastro y mi madre.

Al estacionar el coche dos sirvientes nos abrieron las puertas, tendiendome un mano, la cual no me molesté ni siquiera en negar, simplemente la ignoré por completo. Pronto vino el tal Alonso, un tipo que parecía bastante amable ¿Sería así? Probablemente eso no llegaría a saberlo nunca. Mientras el mayordomo hablaba a Christian de cosas que a mí no me interesaban lo más mínimo yo miraba a mi alrededor, fijándome en cada detalle con curiosidad. Esto se interrumpió cuando la charla de los hombres dejó de tratar sobre trabajo y Christian hizo las presentaciones. A pesar de que a Christian no conocía mi apellido no me molesté en dárselo ¿Para qué? Simplemente dediqué una sonrisa más agradable de lo que yo misma pretendía, y justo después de aquella presentación comenzaron a hablar de los "preparativos" para la que sería mi primera vez. Desde luego no me la había imaginado así.

-¿Para qué me preguntas si entramos si aunque diga que no entraremos igual? Pregunté alzando una ceja, sin esperar respuesta alguna. Suponía que no era más que parte de su papel de caballero. Entonces entramos a la mansión, el interior de ésta hacia honor al interior. ¿A cuantas se habría llevado a la cama solo con la visión de aquello? A saber, a mí eso ahora no me importaba. Me encontraba un tanto cohibida debido a los nervios que estaban empezando a acumularse en mi estómago. intentaba controlarlos en la medida de lo posible, pero... ¡Rayos! Una primera vez es una primera vez, y encima de aquel modo... Tenía que estar nerviosa a la fuerza. Aunque bueno, por lo menos no iba a ser en la parte de atrás de un coche destartalado o entre los arbustos de un parque, así que por ese lado casi podía estar incluso agradecida. Pasamos a la habitación y ésta estaba totalmente preparada para lo que seguiría en ¿Minutos? A saber, quizás Christian en cualquier momento me echaría sobre la cama, quizás prefería charlar un rato antes. Escuché entonces el sonido de la llave cerrando la puerta, e inmediatamente me giré hacia la puerta como movida por un resorte. Bien, perfecto, ahora aunque quisiera salir me sería imposible. Ahora sí que no me quedaba de otra. ¿Por qué la maldita menstruación nunca estaba cuando la necesitabas? Hubiera sido una buena excusa para librarme de aquello por ahora. Mientras yo pensaba en alguna forma de librarme de aquello, si es que realmente querïa hacerlo, Christian me ofreció una copa de champagne y yo la acepté, dudando un momento si beber.

-¿Y quién ha dicho que a mí me importe parecerte educada?- Le contesté sentándome sobre la cama sin soltar la copa. Desde luego tenía que aceptar su ofrecimiento, no me quedaba de otra pues estaba tan nerviosa que temía derramar el contenido de la copa, con suerte el alcohol me relajaría. Así que, sin decirle nada más, di un sorbo. Desgraciadamente nunca me había gustado el sabor del alcohol, y sin embargo aquella vez haría una excepción, incluso evité poner cara extraña. Me crucé de piernas mientras le daba vueltas a la situación, decidiendo cómo era mejor que actuase ¿Debía dejarme llevar? ¿Negarme en rotundo? ¿Emborracharme y que fuera lo que el alcohol quiera? No tenía ni idea de qué hacer, a veces creía que debía dejar que aquello seguiría su curso, otras que debía pararlo de inmediato fuera como fuera. Incluso a veces pensaba que lo mejor era hacerle saber a Christian quién mandaba aquí, incluso en su propio terreno. Pero eso no era factible por una razón: Era consciente que en aquellos momentos él llevaba las riendas de la situación. Aunque hacerle creer que eso no era así no me parecía del todo una mala opción.

-Me siento halagada de que hagas todo esto por ser mi primera vez... ¿Haces esto con todas las vírgenes? ¿O acaso soy la primera?- Ni os imaginais el trabajo que me costaba que la voz no me temblase, bendito autocontrol. -Si fuera así en cierto modo ambos seremos la primera vez del otro- Comenté como quien no quiere la cosa. ¿A dónde quería llegar con todo aquello? A que me llegara una idea divina del cielo que me dijera qué narices se suponía que tenía que hacer yo ahora, porque mi mente estaba totalmente en blanco. -Visto así, tú también eres un inexperto, en cierto modo- Y bien sabía que a él eso le daría igual, aquel razonamiento que acababa de hacer era más bien estúpido pero ¡Diablo! no tenía la cabeza para pensar en otra cosa. En aquel momento el lobo estaba apunto de comerse a la oveja, y era claro que la oveja era yo. Solo quería, por lo menos, cambiar los papeles. O por lo menos que en aquel cuento no hubiera oveja, sino dos lobos capaces de comerse mutuamente.

Me crucé de piernas mientras tomaba un sorbo más de champagne, ojalá me emborrachara en aquel mismo momento y no tuviera que dar tantas vueltas al asunto. -Sea como sea, creí haberte dicho que no soy una chica a la que le gusta esperar- Miré directamente los ojos de Christian mientras sonreí segura e incluso coqueta. Sin embargo por dentro estaba dándome patadas a mí misma. ¿Qué narices hacía? ¡Muy bien Leah! Tú encima métele prisa, como si no estuvieras suficiente nerviosa. En aquellos momentos, sino fuera porque hubiera mostrado mi debilidad, me hubiera levantado y hubiera comenzado a darme de cabezazos contra la pared. Lo juro. Más me valía arreglarlo de alguna manera. -Aunque supongo que una charla antes no viene mal- Y ahí cometí el peor error, la voz me había temblado ligeramente, pero lo suficiente como para que se percatase de que no estaba tan tranquila como podía aparentar. "Mejor cállate Lea, cada vez que hablar la jodes aún más"
Learith Salvatore
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2087

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Caleb Ausländer el Mar Nov 25, 2014 7:09 am

Tenía que decir que las expresiones de esta chica las adoraba, me mostraba que no era una persona fácil de convencer por lo que le miré aun más fascinado, decidí quitarme los lentes y dejarlos en la mesita en la cual dejé mi copa de champagne, viéndola bien se veía tan apetecible desde aquel ángulo, miles de pensamientos oscuros vinieron a mi mente y hasta pensé como ella disfrutaría esto. Me quité mi abrigo y mi saco de mi traje de color negro, yo siempre andaba impecable, me gustaba la limpieza y los dejé acomodados en un sillón. Mientras noté su mirada y sus comentarios ¿Eso me daba entender que lo deseaba tanto como yo? como acechador, me acerqué sigilosamente hasta donde estaba, poniendo tan peligrosamente cerca de ella y le retiré la copa de champagne de sus manos, dejé la misma en el lugar donde había puesto la mía y regresé a mi lugar, me senté a su lado y tomé su barbilla con mi mano delicadamente: -Vuelvo a repetir que un caballero no tiene memoria ni tampoco una doncella tiene historia- reí perversamente ¿Porque le recalcaba esto? por que no veía necesario de que supiera sobre mis mujeres anteriores ni tampoco de mis experiencias, tampoco para poner en evidencia alguna chica en especial.

-¿Estás.... nerviosa? ¿O por qué quieres charlar? Si tú misma has dicho que no te gusta esperar- me acerqué más a ella y a su cuerpo: -El arte de la seducción tiene su tiempo ¿Qué sentido tendría hacerlo todo rápido?- dije articulando de una manera suave, lenta para que se escuchase sensual, la miré de una manera perversa, en eso empecé a acariciar su rostro hasta tomar un mechón de su cabello y sentir la sedosidad del mismo: -Pero no me parece mala la idea de iniciar una charla ambos, quizás... podemos empezar por cómo te apellidas... ¿Cierto?- en ese momento mi mano fue hasta su rodilla herida, había cicatrizado pronto la misma y toqué con un dedo la costra de esta: -Veo que esto no tendrá problemas a futuro- aproveché para tocar un poco su pierna que al tacto era tan suave pero después empecé a quitarle los zapatos delicadamente y poniéndoles en orden debajo la cama. Retiré un poco de su cabello dejando más descubierto su cuello, era hermoso, fino y delicado que no dudé en acercarme en él y olfatearlo para después besarlo un poco, tenía un aroma agradable: -Creo que no charlaremos mucho señorita...- volví a reír malicioso, en eso tomé su rostro y le besé los labios iniciando de una manera suave para después besarlos de la manera más apasionada, esta vez lo prolongué más y jugué un poco con su lengua pero me detuve para tomar aire

Toqué mis labios después de eso y sonreí lobunamente, que tacto tan suave poseía esa muchacha, ni las modelos más bellas tenía esa "miel" especial que Learith emanaba de sus labios, claro que por supuesto, supuse que ella debía desconocer esto debido a su inexperiencia: -Supongo que estás nerviosa, déjame relajarte un poco- mencioné, también retiré mis zapatos junto con los calcetines, me coloqué detrás de la chica y empecé a masajearle suavemente los hombros, lo hice delicadamente pero de una manera que ella disfrutase, en la posición de la que estaba proveché para descubrí más su cuello y en eso acercarme y besarlo poco a poco entre intervalos de segundos mientras mis dedos trataban de calmarla. Sin duda alguna estaba siendo tan bueno con una chica que había amenazado de muerte, pero era tan perverso por quererlo hacerlo con una chica joven, sinceramente la edad no me importaba ya que lo que quería demostrarle a ella es que el sexo podría ser tan gratificante. Poco a poco mi lujuria fue aumentando ante el momento, la habitación estaba oscura iluminada con la tenue luz de las velas, silenciosa y hasta parecía que era de noche, tenía mucho que hacer el día de hoy y en una de esas no dudé en tener la oportunidad de tomar nuevamente su rostro, me incliné un poco y bese nuevamente apasionadamente sus labios, al terminar de hacerlo solté una risa tan maldita como lo era de provocativa...
Caleb Ausländer
Caleb Ausländer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 219
Monedas Monedas : 1770

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Learith Salvatore el Vie Nov 28, 2014 9:04 pm

El acercamiento de Christian, aquella manera de tratarme, y sospechaba que incluso el simple hecho de que fuera Christian y no otro me estaban poniendo atacada. Sabía bien que mi respuesta habitual ante este tipo de situaciones había sido muy distinta, probablemente ni siquiera habría llegado hasta allí. El problema, la verdadera razón por la que había llegado tan lejos, era que en verdad sentía una irremediable atracción por aquel hombre, atracción que no quería admitirle. Cuando me besó, sin dudarlo un solo segundo, seguí el beso, dejándome llevar sin que esa fuera mi intención. ¿Dónde diablos estaba mi autocontrol? Lejos, y cada vez más. 

-Solo trato de conocerte un poco más- Me excusé, intentando ignorar aquella voz que me hablaba al oído y me despertaba instintos que hasta ahora no había sentido nunca. Lo único que logré negándome a aquellos instintos fue tensarme aún más, y aquella tensión aumentaba con cada acción del ojiazul.  

-Me apellido Salvatore- No pude decir mucho más debido a que Christian llevó su mano a mi pierna acariciándola hasta quitarme los zapatos. Una parte de mí quería parar todo aquello, la otra me pedía a gritos que dejara de estar ahí parada y siguiera aquel excitante juego a mi compañera. Yo me encontraba en el medio, sin saber a qué hacer caso. Christian por su parte seguía incitando aquella segunda parte, como si él supiera que solo me quedaba un poco más para ceder. ¿Realmente lo sabría? Quizás mi actuación no era convincente y él hubiera notado que yo no estaba tan segura como quería parecer. Si era así, estaba más perdida de lo que creía. 

Y, efectivamente, estaba totalmente perdida, lo comprobé cuando me dio el primer besó en el cuello y un escalofrío recorrió mi cuerpo. En aquel instante sabía lo que quería, y desde luego eso no era que aquello parara ahí. Me daba rabia, pero Christian había ganado aquel pulso y ahora haría lo que, suponía, el quería: Dejarme llevar. Por el momento estaba demasiado nerviosa, y eso era algo de lo que Christian se había percatado, y para relajarme comenzó con un suave masaje en mis hombros, volviendo a besar el cuello y volviendo a provocarme aquel maldito escalofrío, haciendo que dentro de mi creciera cada vez más esas ganas de dejarme llevar. Un nuevo beso en mis labios me hizo, por fín, comenzar a reaccionar. Seguí el beso cerrando mis ojos y llevando una de mis manos a su pecho para apoyarme. Decididamente ya no había vuelta atrás. 

-Creo que tienes razón, no vamos a hablar mucho más- Susurré cerca de su oído. No tenía mucha idea de cómo comportarse ante un momento así, por lo que simplemente seguía mi instinto, no pensaba, solo actuaba. Si tenía que arrepentirme de algo ya me arrepentiría, pero desde luego aquel no era momento para eso.

Volví a besar a Christian dándome la vuelta para quedar frente a frente a él. Al separarnos le miré fijamente a los ojos con una sonrisa ladina. ¿Si estaba nerviosa? Muchísimo, pero las ganas de llegar a más superaba aquel maldito nerviosismo, y con creces. 

-Y ahora es cuando el lobo entra en acción- Le susurré guiñando un ojo.
+18:
Efectivamente, ahora era cuando la chica dominante que llevaba dentro comenzaba a salir, aunque suponía que Christian intentaría seguir llevando las riendas de la situación. Lo llevaba claro si creía que iba a conseguirlo, él tendrá mucha más experiencia, pero yo era una desvergonzada en toda regla, y sabía bien cómo controlar las situaciones. Incluso aquella. Así que me puse de rodillas frente a él volviendo a besarle, esta vez con algo más de intensidad, empujándole levemente para tumbarle en la cama . No tenía experiencia alguna, pero eso cada vez cobraba menos importancia. Quizás por mi impaciencia o quizás por ser la primera vez, lo único que poblaba ahora mi mente era satisfacer mis deseos cuanto antes, y en este caso también los suyos. Ni corta ni perezosa me quité la camiseta mostrando sin ningún tipo de reparo mi busto, no demasiado voluminoso, cubierto por un simple sostén rojo. A pesar de tener ahora menos ropa tenía la sensación de tener más calor, y bien sabía lo que eso significaba, a pesar de ser la primera vez que lo experimentaba. 

Entonces me incliné hasta el cuello de Christian y lo besé, imitando lo que él mismo había hecho no hacía demasiado tiempo, había comprobado en mi propia piel cuán excitante resultaba, y suponía que para él no sería diferente. Incluso en aquel momento me atreví a alternar los besos con alguna que otra mordida suave
Learith Salvatore
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2087

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Caleb Ausländer el Sáb Nov 29, 2014 10:50 am

Spoiler:
Salvatore... ese era su apellido, con eso podría buscarla si alguna vez pensaba huir de mi pero ¿En qué estoy pensando? ¿Tanto me agradó ella para querer seguir viendo? al parecer no podía dejar de estar fascinado con esa chica de cabello albino pero sus acciones seguidas me sorprendieron bastante. Lo he dicho, soy un hombre difícil de convencer pero ver como tomaba la iniciativa, desencadenó más mis perversos deseos de hacer con ella lo que se me antojase. Podría no tener experiencia con esto pero aprendía bastante bien, tanto que me había gustado esos besos y mordidas en mi cuello, era hora de dejar ser "amable" con ella y aumentar más el ritmo de esto, ponerme un poco más agresivo y demostrarle quien era el lobo en esto.

El simple hecho que se haya quitado la blusa y mostrado su lencería automáticamente me acerqué a su boca a besar de una manera apasionada y desmedida sus labios, buscaba desesperadamente desabrochar los botones de mi chaleco poco a poco, con una maestría impresionante despojé la primera prenda que me impedía sentir más su calor, antes de que siguiera a quitar lo demás tomé su rostro y di un jugueteo agresivo contra su lengua. Seguí con lo mismo pero esta vez quité mis manos para desabrochar mi corbata y mi camisa desesperadamente  que en cuestión de segundos fueron despojados y mostraron mi torso desnudo, bien ejercitado y bien marcado.

Senté a la chica en mis piernas aprisionándola con mis brazos, apegándola a mi torso desnudo sintiendo como ambos cuerpos estaban calientes, besé nuevamente su cuello y fui descendiendo hasta su clavícula, mis manos se encargaron de acariciar sus omóplatos y de bajar los tirantes de su sostén rojo, mis dedos automáticamente desabrochó aquella parte superior y en un, dos por tres la dejé sin ninguna prenda en su torso, ahora podía sentir mejor su tacto suave, su pecho chocando contra el mío sintiendo como poco a poco ardían, ahora era mi turno y la acosté sobre la cama estando yo sobre ella, mis besos fueron esparciéndose en su cuerpo como fuego que deseaba consumirse,  mis labios fueron a uno de sus pechos que a pesar que no eran voluminosos eran bastante suaves y bastante comibles mientas con otra mano jugaba y acariciaba el pezón del otro, repetí la misma acción con ambos pechos y bajé hasta su vientre.

Mi lengua se atrevió a meterse su ombligo y ascender por todo su torso delicado, poseía un excelente sabor, al igual que ella estaba totalmente poseído ante mis instintos bajos, mi lujuria, noté que aún traía puestos sus pantaloncillos cortos y los desabroche, me osé de meter mi mano entre esta prenda y su ropa interior acariciando su zona íntima sobre la tela, sonreí con toda la perversidad y me sentía más con la idea de pensar de entrar dentro de ella, pero que suave y deliciosa era esta chica y era sólo mía en este momento, todo se daba tan bien pero aún no quería que esto fuese rápido, la levanté y la coloqué a espaldas a mí, recorrí suavemente su espalda con mis besos mientras mis manos pasaban por sus pechos y de vez en cuando seguían acariciando su zona íntima, mientras sentía como entre mi ropa mi miembro se hinchaba más y mi piel tornaba colores rojizos, mi respiración se agitaba la temperatura de mi cuerpo subía cada vez que mi piel rozaba con la de la albina haciendo un hermoso exilir con nuestro sudor que encendía más fuego ante la situación...
Caleb Ausländer
Caleb Ausländer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 219
Monedas Monedas : 1770

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Learith Salvatore el Sáb Nov 29, 2014 8:58 pm

Spoiler:

Tal y como suponía Christian no parecía dispuesto a dejar que fuera yo quien tomase el mando de la situación, sin embargo no estaba iba a dejar que él tomase el control, al menos no tan fácilmente. Bien sabía que aquella era una batalla que estaba destinada a perder, pero aun y con eso no me iba a rendir, prefería hacerle ver que era una chica difícil de controlar, que no era cualquier otra de las chicas con las que estaba segura que había estado. Si él tenía planeado hacer lo que quisiera conmigo lo llevaba claro. Ni siquiera me avergoncé cuando me quitó el sostén. Ya le había mostrado suficiente debilidad

Sin embargo decirlo era más fácil que hacerlo, él era muy bueno tomando el control, yo muy inexperta en aquello y además él no me dejaba tregua. Sentir su piel desnuda contra la mía, sus caricias, sus besos... Todo aquello me traía unas sensaciones que jamás había sentido, y que me encantaban. Sobretodo cuando llevó su mano hacia aquella parte tan íntima e inexplorada de mí, incluso se me escaparon un par de suspiros. Ahora me encontraba de espaldas a él mientras él seguía acariciando distintas partes de mi cuerpo y arrancándome algún que otro suspiro sin que yo hiciera nada por evitarlo.

Sin embargo llegó un momento en que decidí volver a "rebelarme", posicionándome de nuevo de cara a él, le di un corto pero apasionado beso mientras acariciaba su abdomen ahora desnudo con una de mis manos y la otra la ponía sobre su hombro. Me senté sobre él, notando en mi entrepierna el bulto que había en la suya, poniéndome esto algo más nerviosa y al mismo tiempo excitándome aún más. Sentía un calor que iba aumentado por minutos y mi respiración agitarse. Volví a besar a Christian con más intensidad, frotando casi sin darme cuenta aquel creciente vulto con mis partes más íntimas, provocando que en mitad del beso solta un leve gemido que bien podría confundirse con un suspiro. Como era obvio me encontraba nerviosa, pero intenté ignorar mis nervios en la medida de lo posible para evitar tensarme, y a decir verdad me costó menos de lo que creía pues comencé a concentrarme en besar su pecho, bajando hasta su abdomen y llevando una mano hasta el botón de su pantalón, desabrochándolo no sin esfuerzo, con la intención de , pero fue entonces cuando noté que a pesar de todo mi mano temblaba levemente, y no me vi capaz de hacer lo que por un momento cruzó mi cabeza. Así que, sucumbiendo por un momento a mi nerviosismo volví a subir hacia su cuello, fingiendo normalidad. Suponía que era normal, en mi vida había visto a un hombre completamente desnudo, obviando a mi hermano, pero él no contaba. Así que me tomé unos segundos para tranquilizarme, y una vez hecho volví a bajar levantándome incluso de la cama para así facilitar el quitarle los pantalones y, de paso, quitarme a mí misma los short y dejándolos olvidados en el suelo. Tras eso volví a la cama, sentándome de nuevo sobre él y volviendo a sentir aquel bulto presionando mi más íntima zona, esta vez con mucha más claridad. De nuevo mi calor corporal aumentó, mis pezones estaban erizados y notaba mi entrepierna cada vez más húmeda
Learith Salvatore
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2087

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Caleb Ausländer el Lun Dic 01, 2014 4:22 am

Spoiler:
Esta chica tenía iniciativa a pesar de que era su primera vez, no era como las demás que esperaba que hiciera todo y que ni aportaban alguna caricia más que un beso seco. Sus besos ¿Cómo describirlos? eran tan ardientes para mi, dejé que también disfrutara de mi, estremeciéndome un poco ante sus atenciones, cuando noté que se dirigía a mi pantalón le miré con una mirada ansiosa de que hiciera algo más pero regresó a mi cuello, momento en cual aproveché para tomar su rostro y darle un beso lascivo. Terminé por ayudarle a despojar mis pantalones, así como ella terminó por quitarse sus pantaloncillos, cuando se sentí sobre mi incluso sus movimientos contra mi entrepierna me provocaba una sensación terriblemente agradable que me daban unas ganas salvajes de penetrarla, entrar de ella.

Pero debía mantener la calma, seguía besando su boca, mis manos recorrían sin pudor cada centímetro de su piel desnuda, pasaban por toda su espalda hasta bajar a su cintura y después su trasero terminando en sus piernas, volví a acostarle a ella boca arriba y tomé uno de sus brazos, empecé a besar desde sus dedos, el dorso de su mano, el antebrazo, el brazo, su hombro y finalmente en su cuello, pasé nuevamente por su clavícula, descendí hasta sus pechos nuevamente, me fui lentamente hasta su abdomen y me detuve en su vientre ¿Que detenía mi camino? la última prenda que ella portaba; la interior. Solté nuevamente de esas risas perversas pero suave, miré a la chica con mi mirada tan penetrante pero denotaba sensualidad y era algo traviesa, dándole entender que lo que estaba por hacer lo iba disfrutar mucho pero más ella.

Así que sin dudar con cuidado quité la última prenda de ella y la tiré a un lado, ahora ella estaba completamente desnuda ante mis ojos, en eso no dudé en abrirle las piernas y contemplar su parte íntima, pasé mi lengua por mis labios, era tan hermoso y se veía tan delicioso, antes de profanar aquél lugar quise hacerle "torturar" más, toqué con mi dedo índice con cuidado aquella zona, noté lo húmeda que estaba, de arriba y abajo deslizaba con suavidad estimulando un poco ahí, me incliné y acerqué mi rostro a esa zona en donde mi lengua lamió lentamente pero breve en esa zona, volví a hacerlo unas cuantas veces suavemente, empecé a jugar con su clítoris mientras uno de mis dedos tocaba su orificio vaginal y se metía en el con facilidad pero con cuidado, pude percibir el tacto de su interior que me encendió más y entonces quise proporcionarle más placer.

De aquellos movimientos suaves pasaron a ser rápidos, besaba, succionaba sus labios, su clítoris e incluso me atrevía meter mi lengua un poco en su orificio vaginal, sus fluidos para mi tenían un sabor exquisito, una mano mía mientras hacía eso acariciaba un poco su pierna y se fue yendo hasta su torso y sus pechos, aquello hacía crecer miles de sentimientos perversos dentro de mí, pausé un momento para también despojarme de mi ropa interior y mostrándome al desnudo ante la chica, mostrando mi miembro erecto pero antes de que pudiese hacer algo con el seguí devorando sus genitales, yo más que nada era un egoísta de primera pero en este momento deseaba que ella disfrutase aún más que yo y mis ganas de entrar en su interior...
Caleb Ausländer
Caleb Ausländer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 219
Monedas Monedas : 1770

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Learith Salvatore el Jue Dic 11, 2014 9:34 pm

Spoiler:
Christian recorría mi cuerpo con sus labios, encendiéndome cada vez más y más, ya hacía tiempo que no me preguntaba si aquello estaba bien o no, eso ya no importaba. Realmente no podía pensar más que en lo que estaba ocurriendo en aquella cama. Cuando me despojó de mi ropa interior y abrió mis piernas un cierto nerviosismo empezó a crecer de nuevo en mí, pero al notar sus caricias un escalofrío recorrió todo mi cuerpo. Llevé mis manos a la cama, agarrando las sábanas de estas ante el inexperado placer. A cada lamida y caricia un gemido o suspiro salía de mi boca, en ocasiones apretaba el agarre a las sabanas, otras veces mordía mi labio inferior retorciéndome de puro placer. Sentía que si no me daba un respiro moriría de placer, literalmente. Este respiro llegó cuando Christian se retiró para quedarse totalmente desnudo, al verle así un leve enrojecimiento cubrió mis mejillas, pues sin poder evitarlo mi mirada se había clavado en su miembro erecto. Quise "compensarle" por lo que él acababa de hacer, sin embargo en lugar de eso él continuó. Obviamente no me quejé, dejandome hacer unos minutos más, hasta que finalmente decidí que era hora de volver a cambiar los papeles. Le retiré de entre mis piernas, sentándole en la cama, le di un intenso beso en los labios y fui bajando por su cuello al tiempo que mis manos acariciaban su espalda lentamente. Alternaba los besos con suaves mordidas e incluso le dejé alguna marca. Así llegué hasta su pecho, de allí fui despacio hasta su vientre y, cuando llegué hacia aquel lugar en el que el vientre perdía su nombre me coloqué de rodillas justo frente a él. Clavé mi mirada en sus ojos, sonriendo traviesa para ocultar mi nerviosismo, tras ello miré su pene, volviendo a enrojecer y sin embargo ignoré este hecho. Era hora de devolverle el favor, por decirlo de alguna manera. Para ser sinceros, y aunaue no lo reconociera, tenía ganas xe hacer aquello, además de cierta curiosidad. Apesar de todo no tenía ni idea de cómo apañarmelas con esto, si nunca había visto uno imaginaros tocarlo y masturbarlo. Ni siquiera pensaba llegar a hacer algo así. Llevé insegura mi mano a su erección, comenzando a acariciarlo subiendo y bajando mi mano, despacio, intentando descubrir cómo tenía que hacerlo exactamente. Cuando parecía tener cogido el truco a aquello saqué valor y, sin dejar de masturbarlo, lamí con pudor el glande. Me estaba muriendo de vergüenza por dentro, ni siquira estaba segura de estar haciéndolo bien, pero al menos lo intentaba. Seguí lamiendo su miembro un poco más, y sobreponiéndome a aquella vergüenza me lo metí en la boca, subiendo y bajando. Intentaba no rozar con los dientes, pero era más complicado de lo que parecía y mi evidente nerviosismo no ayudaba en absoluto. "Venga Lea, si las idiotas de tu clase pueden, tú también" me dije a mí misma, sacando por un momento su miembro, comenzando a masturbarlo de nuevo con mi mano. ¿Cuándo se suponía que tenía que terminar? ¿Acaso había que esperar a que él terminara? ¿O antes? Eliminé aquellas preguntas de mi mente, suponía que ese tipo de cosas las marcaría el momento. Me acomodé un poco, pues comenzaban a dolerme las rodillas. Ahora comprendía por qué en la película de Pretty Woman ella cogía un cojín.... Volví a meterme su pene en mi boca, repitiendo lo anterior, ahora un tanto más tranquila, aunque sentía que todo mi cuerpo temblaba. Diablos, seguro que él se estaría dando cuenta. De no haber estado tan excitada seguramente estaría dándome golps contra la mesa ¿Qué demonios hacía masturbando a un hombre que me había amenazado y acababa de conocer? Pero en aquel era mi lujuria la que actuaba, y yo no podía reprimirla.
Learith Salvatore
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2087

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Caleb Ausländer el Mar Dic 16, 2014 11:51 am

Spoiler:
Era un gran deleite, esta chica era mi más grande deleite, su sabor tan exquisito, quería sentir sintiendo lo húmedo de su zona pero ella me detuvo, ante su beso yo le correspondí con la misma lujuria y dejé que ella intentara o hiciera lo suyo, le miraba fascinado ante sus acciones, vaya... me encantaba que tomara algo de iniciativa, así que sentí sus besos y mordidas recorrer mi cuerpo de las cuales yo deseaba que ella hiciera aún más con esos labios, no negaba que aquello que ella hacía me provocaba ciertas sensaciones que disfrutaba mucho, se sentía tan agradable quizás... nunca me había dado la oportunidad de también disfrutar el acto sexual como hacía que mis amantes lo hiciera, quizá ya era hora de que también dejara consentirme aunque sea por la albina inexperta en estos temas que tanto yo conocía.

Internamente deseaba más de sus besos en mi pero a lo que estaba por hacer a continuación, me asombraba de cierta forma, apenas tocó mi miembro erecto y me estremecí, noté la timidez con lo que ella hacía pero dejé que lo hiciera, si no quería sólo un encuentro sexual de ella, tenía que enseñarle correctamente. Learith aprendía rápido, sus atenciones con sus manos, su húmeda boca y su lengua hacía más enrojecerme y estremecerme, que delicia lo que estaba haciendo, por inercia llevé mi mano a su cabeza, la acariciaba mientras ella me masturbaba con su boca, dejé enredar un poco mis dedos entre su pura cabellera. Tan bien era el trabajo que ella hacía que no pude evitar soltar un suspiro cargado de placer, una sensación en mi crecía poco a poco, deseaba con todas mis ganas terminar en su boca pero sería egoísta de mi parte. no permitir que ella disfrutase de mas, que ambos nos hundiríamos en la locura del placer, así que le retiré de mi miembro y busqué sus labios para besarlos nuevamente, ahora yo estaba sobre ella.

Debía mostrar m posición de dominio, que a pesar que le había dejado a ella disfrutar de mi cuerpo también quería decirle quien era el maestro aquí, así que con mi mirada perversa y mi sonrisa lobuna me acerque a su oído y lamí un poco: -Voy a entrar en ti... dolerá un poco pero te encantará...- susurré sensualmente mientras solté una pequeña risa perversa después de mi oración, así que me puse manos a la obra. Me aseguré que sus piernas estuvieran abiertas, me coloqué bien en la cama de tal manera de que pudiera entrar fácil en ella, tomé mi miembro y empecé a jugar con mi cabeza la entrada a su vagina, para que sintiera cosquilleos placenteros en ella, luego me detuve y empecé poco a poco a entrar a ella. Por lo mojada que estaba la tarea era un poco más fácil pero aún así no quise precipitarme, seguí entrando en la chica con suavidad y amabilidad.

Paré un momento para que ella pudiera descansar de dolor y luego retomé el ritmo suave que tenía, después pude ya estar dentro de ella por completo ¿Que como se sentía estar en su interior? Estaba ardiente y húmedo y esa sensación bastó con que volviera estremecerme, me sujeté de sus caderas y empecé a moverme suavemente, no quería lastimarla, quería hacer su primera experiencia de lo mejor, por lo que no iba a subir velocidad, no hasta que no viese en su cara su rostro deseoso de más...
Caleb Ausländer
Caleb Ausländer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 219
Monedas Monedas : 1770

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Learith Salvatore el Vie Dic 19, 2014 11:31 pm

Spoiler:
Su mano en mi pelo, sus suspiros, el saber que él estaba disfrutando y yo era la fuente de ese placer... Todo eso me provocaba cierta excitación y un sentimiento de poderío que me encantaba. Seguí trabajando en su entrepierna hasta que fui interrumpida por un intenso beso por el que me dejé llevar sin imposición alguna, quedándome rápidamente debajo de Christian. Sabía que ahora era cuando comenzaba lo auténticamente serio y la voz de Christian me lo confirmé. Sentí un escalofrío recorrer todo mi cuerpo a la vez que el nerviosismo volvía a mí, era consciente de que a partir de aquella línea no habría marcha atrás, aunque a decir verdad dudaba que hubiera ya alguna posibilidad de parar aquello. ¿Si me sentía preparada? Hace unos minutos lo hubiera negado en rotundo, pero ahora, después de sentir sus caricias y sus besos por todo mi cuerpo, después de que yo misma probase cada milímetro de su piel... Me sentía totalmente preparada para la que sería mi primera vez, y si a caso realmente no lo estaba y aquella sensación simplemente era provocada por la excitación... no me importaba en absoluto, al menos no en aquel momento. Aquella no era la manera en la que me había imaginado mi primera vez, pero ¿Qué más daba? El caso era disfrutarlo, y estaba segura de que eso lo haría y de sobra.

Así que me relajé lo máximo que me fue posible, bendito autocontrol ue tenía, pues realmente conseguí relajarme bastante, cosa que suponía que haría que el dolor disminuyera. Christian pasó a la acción, sentí su pene acariciar la entrada a mi vagina provocándome cierto cosquilleo placentero que sin embargo al entrar desapareció, convirtiéndose en una sensación más desagradable. Era complicada de describir, dolía, sí, incluso clavé ligeramente mis dedos en la piel de Christian, ayudándome así en cierto modo a sobreponerme, mordiendo mi labio inferior evitando que de mi boca saliera un sonido de queja. Sin embargo lo cierto era que no resultaba, ni mucho menos, un dolor insoportable, incluso había cierto placer de fondo, pero este era tapado casi por completo. Sentí cierto alivio cuando dejó de penetrarme por un momento, dejando que me acostumbrara a aquella extraña sensación que me provocaba que estuviera en mi interior. Pronto siguió y el ligero dolor regresó, sin embargo esta vez era levemente más débil. Con cada movimiento sentía que el dolor iba desapareciendo poco a poco convirtiendose en un placer que iba en aumento, y con ello también aumentaban mis gemidos y la velocidad de mi respiración . Aunque no podía decir que el dolor desapareciera por completo, si bien llegó un momento en el que no podía llamarlo exáctamente dolor sí había una cierta molestia que, sospechaba, no desaparecería por el momento. Me concentré en el placer creciente que Christian me proporcionaba, ignorando aquella maldita molestia. Pude notar que al sentirme más relajada el ritmo de las embestidas comenzaba a crecer y el placer que había comenzado como una ligera sensación era ahora mucho más intenso. De vez en cuando notaba ligeras descargas de placer recorrer todo mi cuerpo, de mi boca salian gemidos sin quererlo, mis uñas se clavaban en la espalda de Christian, por suerte para él no me gustaba llevarlas largas, después acariciaba su espalda, casi como si pretendiera curarbel dolor provocado por mis uñas. Ya no era dueña de mis actos, hasta el punto de que de mi boca se escapó como si de un gemido se tratase un "Christian" que en aquel momento no me importó pronunciar. En ocasiones hundía mi rostro en el cuello de mi compañero, regalándole un beso en éste cuando mi agitada respiración me lo permitía. No sabría decir cuándo ni cómo, pero en algún momento incluso había comenzado a mover mis caderas en busca de más de aquello que me proporcionaba aquellas olas de placer, a pesar de que aquella leve molestia seguía presente, pero había conseguido ignorarla prácticamente por completo.
-Christian- De nuevo había mezclado su nombre con un gemido de placer que terminó en un ligero suspiro. -Por favor, no pares- Susurré en su oido, aunque cada palabra que decía se mezclaba con un gemido. Aquí se encontraba la gran Learith Salvatore, suplicandonpor más al que básicamente le había chantajeado para conseguir aquello.
Learith Salvatore
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2087

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Caleb Ausländer el Sáb Dic 20, 2014 10:52 am

Spoiler:
Noté en rostro de la chica una cara que no me había tocado ver en mi vida sexual, de verdad estaba doliendo, por lo mismo yo trataba de ser aún más gentil con ella, se trataba de gozar y no de sufrir aunque esto era normal, no sé porque nació en mi ese instinto de besar sus labios, como de una forma de hacerle sentir que todo estaba bien pero por el momento lo ignoré. Seguía moviéndome dentro de su interior, sentía sus dedos clavándose en mi espalda pero eso no impedía que hiciera mi trabajo, mis movimientos a ella fueron lentos hasta cierto punto en donde dentro de mi crecía lentamente un apetito que sólo podría saciar llegando al orgasmo, y es así como empecé lentamente a ceder en este sentimiento de mi, tan instintivo que sólo pensaba en una sola cosa: Placer.

Aquellas sensaciones, aquellos pensamientos y el estado de cómo estaba ella hicieron que fuera un poco más rápido, sentí a detalle su interior con mi miembro, entre cada roce, los contactos de los fluidos hacían una especie de arte que para mí y ella nos resultaban magníficos, espléndidos. No había nada que nos interrumpiera en la habitación, y el calor se hacía presente pero realmente no el ambiental, si no de lo que nuestros cuerpos producían en esta noche de lujuria completa. Quizás como había mencionado, no me había dado el tiempo de disfrutar un momento así como era debido, pero antes de otra cosa sin darme cuenta había aumentado el ritmo de mis embestidas, había escuchado o eso me parecía la chica decir mi nombre, su tono de voz tan cargado de placer, su petición, la forma como me lo dijo hizo que fuera poco a poco feroz con ella.

Quería volver a escucharle, quería oírla gritar y decir nuevamente mi nombre, verla estremecerse por mis movimientos, me excitaba demasiado eso, su voz que a mis oídos me sonaba gatuna era lo que encendía en mi esa lujuria implacable. De nuevo sin darme cuenta aumenté más mis movimientos, ya estaba siendo muy rápido y no podía bajar o pararme porque ese roce entre nuestros genitales, esa sensación que empezaba yo a delirar, pedía que fuese aun más rápido, necesitaba con desesperación volver a escucharla a la chica, que deseaba que no frenara, sentía como de golpe mi rostro, todo de mi ardía, hermoso fuego que me envolvía en estos momentos, mi piel estaba más rojiza y miraba con gesto de placer a la chica a los ojos, volví a besarle de una manera que desbordaba toda mi pasión en ese beso, volvía buscar su lengua para excitarme tan sólo con el roce húmedo y juguetón de nuestras cavidades bocales.

¿Orgullo? ahora eso no existía, ella y yo teníamos la misma finalidad común, de darnos placer mutuamente, mi respiración se agitaba, esa sensación me estremecía tremendamente, en un movimiento rápido había cambiado de posición y coloqué a la chica sentada sobre mis pierna, con mi miembro dentro de ella, moviendo ahora de una manera rápida, le ayudaba a mover sus caderas, se sentía su interior aún más apretado, aún más caliente y húmedo, esa posición hizo que la sintiera aún más, solté un suspiro de placer, en un momento con una de mis manos aproveché para tomar su rostro y volverla a besar aunque con el movimiento sólo alcancé a rozar sus labios, algo que me bastó para volver a estremecerme, apreté mis dientes ante la increíble respuesta de placer que obtenía, entrecerré mis ojos pero no paraba de mirarle a ella, quería ver su rostro lleno de placer, sonrojado, me encantaba verla moverse de la forma más lasciva que se pudiera, alcancé para lamerle el cuello mientras me movía rápido, con una mano, astutamente acaricié su espalda, mi respiración ya era entre cortada y también empecé a gemir, inhale por la boca entre cortadamente sin dejar de moverme, amaba como se vería, amaba lo que ella me hacía sentir...
Caleb Ausländer
Caleb Ausländer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 219
Monedas Monedas : 1770

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Learith Salvatore el Miér Dic 24, 2014 3:23 am

Spoiler:
Tras mi petición no solo no paró de entrar y salir de mí, sino que pude notar una mayor velocidad y fuerza de las embestidas que originaban un placer todavía más intenso, supuse que mis palabras habían logrado excitarle aún cuando aquella no había sido mi intención. Comenzaba a entender eso de "volverse loco de placer", porque realmente pensaba que terminaría por pasarme eso. Cada vez quería más, y mientras más tenía más quería. Eso no podía ser sano para mí misma. Pero no importaba, yo simplemente buscaba más, y Christian me daba más. Su lujuria me excitaba hasta extremos insospechados, aquel beso tan intenso provocaba que mis propios instintos más básicos se removieran todavía más dentro de mí, si es que eso era ya posible.

Casi sin darme cuenta nuestra posición había vuelto a cambiar, ahora me encontraba sentada sobre él, me costó acostumbrarme a aquella nueva posición, sin embargo en cuanto logré acostumbrarme el placer se intensificó pues sentía mejor sus movimientos. Lamió mi cuello y acarició mi espalda, aquello sumado a su respiración agitada y gemidos hacían un conjunto explosivo para mí. Quería que aquello no acabara, quería hacerle enloquecer de placer. Por un momento no me hubiera importado morir de gozo en aquel mismísimo instante. Mordí suavemente el lóbulo de su oreja, bajando por su cuello, dándole de vez en cuando suaves mordidas. Acaricié su espalda con mis dedos, despacio, subiendo hasta su cuello mientras que de mis labios no dejaban de salir gemidos que aumentaban en intensidad y mi respiración se aceleraba cada vez más. ¿Cuánto quedaría para llegar al extasis de la situación? Probablemente no demasiado, una parte de mí amaba esa idea, estaba deseando alcanzar el mayor orgasmo, pero eso significaba terminar, y no quería que eso ocurriera. Incluso comencé a acariciar la idea de hacerlo una vez más, solo una más. Quería seguir sintiendo ese placer y hacerselo sentir.

-Christian...Me estás matando de placer...- Susurré entre gemidos en su oído con la mera intención de excitarle aún más, aunque extrañamente causó ese efecto en mí misma. Al terminar la frase le di un intenso beso en los labios que fue interrumpido por un nuevo gemido. Besé esta vez su cuello, continuando con una mordida y finalizando con una lamida. Pasé mis brazos por mi propio cuerpo acariciándome desde la clavícula hasta uno de mis pechos, aquí me detuve jugando con mi propio pezón y proporcionándome un pequeño placer que se unía al que me daba Christian. Tras aquello llevé aquella mano hasta la suya, cogiendola y llevándola hasta mi pecho para que fuera mi compañero quien disfrutase de él, mientras mis caderas seguían moviéndose y volvía a besarle los labios. Rodeé con mis brazos su cuello y una nueva descarga de placer provocó otro gemido, esta vez más intenso y placentero que cualquiera anterior, lo que avecinaba que poco quedaba para el fin de aquello. Aquellas descargas provocaban que curvara levemente mi espalda y aumentara la fuerza de mi agarre a Christian. De nuevo su nombre se escapó de mis labios en forma de gemido acompañado de un "justo así" sin que esta vez lo hiciera adrede, las palabras solo salían de mi boca sin que pasaran por mi cabeza siquiera. ¿Estaría él también llegando a aquel punto crítico?
Learith Salvatore
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2087

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Caleb Ausländer el Sáb Dic 27, 2014 12:05 pm

Spoiler:
Escucharle, verla moverse, gemir con fuerza y decir mi nombre mientras cada estocada mía iba del inicio hasta fondo de ella era algo que me enloquecía. Se veía tan hermosa en ese estado, poseía cierta sensualidad a su manera, aquellos gemidos suyos eran como una bella melodía a mis oídos y una orden para que fuese con ella en cada movimiento aún más duro, aún más profundo. El roce que alcanzaba a tener con otras partes de su cuerpo mezclaba nuestro sudor en sí, en uno solo. Estaba ardiendo, me estaba sofocando de placer pero aún deseaba aún más de ella. Mi piel estaba más sensible al tacto, de cual sus atenciones como volver a sentir su pecho, aquellas mordidas en mi cuello se intensificada aun más de lo normal, todo de ella me parecía dulce y delicioso en ese momento, estaba tomando todo de mi.

Al notar que se arqueaba ligeramente, tomé su espalda entre mis manos y aproveché para lamer sus duros pezones con un poco de dificultad pero totalmente excitado, estos se movían al compás de sus movimientos, su hermosa vagina estaba devorando mi miembro, estaba queriéndolo atrapar ante la respuesta de placer que recibía su cuerpo, noté aun más cuando elevó el volumen de sus gemidos, yo pronto me volvería loco ante el buen rato que ambos estábamos pasando, sólo necesitaba ser un poco más rudo dentro de ella, así que nuevamente la recosté boca abajo la cama sin perder mi ritmo anterior, me sujete de sus caderas, debido a que estaba tan lubricada me era más fácil entrar pero me hacia delirar más, pronto alcanzaría mi delirio, sólo necesitaba ser más rápido en cada estocada, en cada movimiento.

Mi respiración estaba totalmente agitada, miraba a los ojos a la chica con una sensual expresión de placer, miraba su cara pero me concentré más en mis movimientos, en hacerla gozar, en escuchar el último gemido cuando ambos culminemos este hermoso rato de placer. Y como era de esperarse, hábilmente mi ritmo era tan rápido que sentía alcanzar aquello anhelado, por mi y por ella, seguí mi paso, quería dar más ímpetu, alcanzar, atravesar aquella barrera que estaba separándome de mi objetivo, sólo un poco más y estaría ahí con ella sumergiéndose de placer. No podía seguir aguantando por mucho, ni ella pero cuando estaba alcanzando lo que quería sólo basto que el movimiento frenético de nuestros genitales hiciera su trabajo llevándome a la culminación final, a mi orgasmo en donde solté un gemido dejándome delirar por aquella sensación máxima de placer, nublándome el pensamiento, haciéndome tan débil pero gozando, estremeciéndome de placer que a pesar de su duración, esos segundos me supieron a gloria, casi simultáneamente no pude contener en regar mi semen dentro de su hermoso cuerpo mientras disfrutaba mi éxtasis.

El calor era más fuerte pero disminuía cuando pasaba por el tiempo, tan solo di unas dos estocadas suaves antes de salir de ella e inclinar mi cuerpo para volverle a besar sus labios que a pesar de calmar mi lujuria por unos momentos me sabían deliciosos, me recosté a lado de ella aun jadeante recobrando ya la conciencia y fue en ese momento en donde sonreí de manera maliciosa, lo había hecho por fin... había tenido sexo con ella pero no quería que esta fuera la única ocasión, quería seguir más encuentros con ella sin importar que pasara. Después de recobrar la respiración, destendí las sábanas y me metí entre ellas, de igual manera ayudé a la chica a meterse entre ellas, la abracé de lado y nuevamente la besé suavemente, terminando mi beso mi sonrisa lobuna no desaparecía: -Delicioso...- comenté suave, después solté una risa perversa, después miré la reacción de la chica ante nuestra culminación del acto sexual...
Caleb Ausländer
Caleb Ausländer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 219
Monedas Monedas : 1770

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Learith Salvatore el Miér Dic 31, 2014 6:48 pm

Spoiler:
El placer seguía inundando todo mi cuerpo, cada vez más y más y los gemidos salían de mi boca aunque yo quisiera evitarlo. Pero, todo tiene su final, y el de aquello estaba apunto de llegar. Qué final tan exquisito. Cambiamos nuestra postura colocándome yo a cuatro patas, de manera que cada movimiento se hacia cada vez más notorio, pero no sabría decir si por lo cercano del "último gran orgasmo" o por el cambio de postura.

Pronto llegó el tan esperado momento, la culminación de la que era mi primera vez, nada decepcionante a mi juicio, pero eso era algo que él no sabría. Al sentir aquella tremenda descarga de placer me vi obligada a agarrar las sabanas de la cama e inclinarme hacia adelante, doblando ligeramente mis brazos, al tiempo que un largo gemido salía de mi boca. Cualquier mínimo pensamiento en aquel momento era imposible, en mi mente solamente habís placer, nada más. Poco a poco el orgasmo se fue disipando y tras aquello siguieron unas cuantas embestidas más, pero ya no era la misma sensación, era una mucho menos intensa, hasta que finalmente aquel momento finalizó, quedándome en la cama tirada y exhausta. No fue hasta que terminamos que me di cuenta de lo realmente cansada que me encontraba.

Me metí bajo las sabanas junto a Christian, notado el abrazo de éste. Ahora que aquello había terminado mi mente comenzaba a aclararse levemente y a asimilar todo lo que había pasado, aunque me sentía increiblemente cansada y somnolienta. Respondí al nuevo beso de Christian, pero me encontraba un tanto ausente, sentía que en cualquier momento acabaría quedándome dormida.

-Beh... No fue para tanto- Comenté como si estuviera molesta, girandome para dar la espalda a Christian y que así no notara el leve sonrojo en mi rostro. Me había acostado con él, y me había encantado. Un hormigueo comenzó en mi estómago por culpa de los nervios. Rayos, aquel hombre me había chantajeado, y yo respondía así... ¿Qué me había pasado? Con estos pensamientos, en absoluto claros, me fui quedando dormida debido al cansancio de aquella nueva experiencia, hasta que finalmente caí rendida a los brazos de Morfeo.


Comencé a escuchar una voz que me llamaba, pero me encontraba totalmente desorientada. No era mi madre, ni mi hermano... siquiera mi padrastro. Era... ¡Christian! Abrí los ojos casi de golpe cuando todo me vino a la mente. Para mi desgracia, mis despertares son demasiado lentos. Me senté en la cama, todavía algo aturdida. Miré a Christian, este se encontraba ya vestido, y me dijo que fuera a comer con él. Asentí con la cabeza, levantándome perezosamente de la cama, ni tan siquiera era consciente de que yo sí seguía desnuda. Me estiré cual gato y bostecé tapándome la boca. -Como quieras- Respondí por fin, a decir verdad sí sentía hambre, así que no me parecía mala idea en absoluto. Iba a salir, sin embargo fue entonces cuando mi mente se aclaró un poco y recordé que, antes de nada, deberí vestirme. -Casi se me olvida- Susurré para mí misma, sentándome en la cama y comenzando a vestirme. Una vez lo hice nos dirigimos a comer, me senté en la mesa aturdida. No debía de haber dormido demasiado, y sin embargo me encontraba exactamente como por las mañanas. -Mataría por un baño- Comenté casualmente, acababa de venirme la idea a la cabeza, había sudado, y encima estaba adormilada. Lo cierto es que, después de comer algo, lo que más me apetecía era una buena ducha. Odiaba estar tan boba en un momento como aquel, sentía aue debía tener todos mis sentidos puestos en Christian dejar ver la chica fuerte que soy, aun habiendo cedido a su chantaje. -Quizás y deberías acompañarme, ya te dije que lo antes no fue para tanto- Guiñé un ojo, con una expresión más malévola que coqueta, pues mi única intención era la de molestarle y no la de provocarle. Aunque quizás hubiera sido mantener la boca cerrada. -Es una pena que cuando se llega a cierta edad no se aguante más de una vez seguida. Tendré que ir yo solita.- Añadí sin borrar aquel tono y expresión malévola. Me levanté de mi sitio u miré a Christian con una leve sonrisa, como si las palabras anteriores nunca hubieran salido de mi boca. -Ahora, si fuera tan amable de indicarme dónde está el baño, por favor, me gustaría ducharme antes de volver a casa- Pedí como si de una perfecta señorita me tratase.
Learith Salvatore
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2087

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Caleb Ausländer el Lun Ene 05, 2015 11:14 am

Ante ese comentario de la chica, no me pude evitar reír ante su comentario ¿Estaba hablando enserio? ¡Pero si yo mismo vi su cara llena de placer! y cómo gritaba mi nombre, pero no le hice algo más, me metí en mi cama y miré al techo, hacía tanto tiempo que no tenía sexo tan satisfactorio como este, vaya que hacerlo con una chica virgen tenía muchas ventaja y sin embargo por lo mismo yo había sido su primer hombre, volteé a verla pero ella estaba de espaldas, supuse que por lo mismo no estaba acostumbrada eso pudo haberse quedado dormida por lo que me dieron ganas de fumar un poco, así que saqué mi boquilla y mi cigarro, lo encendí gracias a una de las velas encendidas y le fui a la ventana, la recorrí un poco y con eso fue suficiente para que rayo de luz del día proyectaba mis ojos, abrí la ventana sin mover la cortina, entrecerré mis ojos porque de estar en un escenario de poca luz lastimaba mis ojos azules, parecía ser un buen día y en eso supe que debí aprovechar el tiempo para hacer mis cosas, por lo que después de terminar mi cigarro, me vestí por completo y dejé a la chica durmiendo en la habitación, dándole indicaciones a mis sirvientes de no molestarla.

En ese rato fui a mi estudio donde tenía mis cosas, computadoras modernas, un restirador, una máquina de coser, tela, hilos, papel, lápices de colores, accesorios y algunos de mis diseños pegados en un marco de papel con tachuelas. Aquí donde mis ideas surgían para mi línea de ropa por lo mismo, Alonso me había comentado de la nueva temporada así que me senté en la silla del restirador y tomé el lápiz para ver que se me ocurría. Empecé a dibujar el cuerpo de una chica y pensé cómo podría vestirla, así que me puse a dibujar un vestido pero en eso entró Alonso:

-"Buenas tardes excelentísimo Joven De Vil, Vine a preguntar si quiere que ponga mes apara dos por su invitada de hoy"- dijo tan amable y tan propio, mientras yo estaba dibujando y sin perder la concentración le respondí: -Si por favor Alonso... después de que la señorita salga de su habitación, deseo que limpien mi cuarto- le di instrucciones a Alonso, después de todo mi habitación no iba a quedar con esa decoración para siempre, en eso Alonso siguió hablándome:

-"Disculpe que me entrometa Joven De Vil pero... ¿Quién es esa señorita?"- preguntó con un tono de curiosidad, me lo debí suponer que Alonso no se quedaría callado, por lo que dejé de dibujar y dejé el lápiz en el pale, me voltee en dirección del castaño y suspiré:

-La conocí en el bosque, buscaba saber dónde había animales para usar sus pieles para mis creaciones, me topé con ella y le mentí para que me dijera donde estaban la fauna del bosque, aunque me descubrió me agradó bastante que no pude hacer otra cosa más que ofrecerle un trato... pero no me arrepiento de ello Alonso..- recargué uno de mis codos en el restirador: -Esta chica es bastante interesante... - toqué mi barbilla mostrando una mirada maliciosa, a lo que Alonso parado tan recto miró había el suelo y suspiró: -"Entiendo Joven De Vil... se me hizo extraño que quisiera usar su habitación para "eso", bueno... me voy apurando para la comida ¿Quiere que después despierte a la Señorita Salvatore?"- me preguntó

-No... yo lo hago, gracias Alonso- terminé mi plática con él y me dediqué a diseñar pero curiosamente todos los diseños que hacía no me gustaban o ya los había sacado, era tan común que me pasara esto. Era más fácil los primeros días que diseñaba.

Después de un rato la hora de comer se avecinó y como le dije a Alonso fui a despertar a la chica albina de mi recámara, a modo que se despertó, alcé la ceja, parece que creía que estaba en su casa y ante su respuesta no esperaba más de ella, esperé a que se vistiera y vaya, me había sorprendido yo de no querer irme en ese momento pero quería disfrutar viendo un poco de su cuerpo. Después nos dirigimos a comer en donde era una mesa bastante grande con varios platillos, bebidas por doquier, podría decirse que comía como rey y mientras disfrutaba de mi platillo la chica comentó que quería bañarse, ante sus palabras y acciones sabía exactamente a lo que se refería, trataba de hacerme menos pero no lo iba a lograr, solté una carcajada que para algunos de mis empleados de ahí sintieron temor: -No me subestimes... haría un comentario pero no es correcto hacerlo con gente presente... no me retes porque sabes que ganaré... - comenté con un tono de voz tranquilo pero imponente: -Yo no estoy viejo... estoy en mis mejores años... puedo aguantar varias cosas...- la miré con malicia y ene se momento pensé que el baños ería una buena oportunidad para disfrutar de su delicado cuerpo, por lo que me apuré a comer y terminé.

-Lady... con gusto te acompañaré al baño...- en ese mismo instante me paré de mi asiento y me dirigí a ella: -Otro baño no me haría mal en estos momentos- reí malicioso y me acerque a su rostro tomé su barbilla: -Pero vamos pronto... no me gusta esperar... espero lo entiendas maiden...- le di a mi voz un tono seductor, mientras dirigí a la chica al baño de mi habitación, en donde en el camino, me di el descaro de colocar mi mano en la cintura, casi por resbalarse a su trasero, pero me contuve porque dentro del baño estaría lo mejor...
Caleb Ausländer
Caleb Ausländer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 219
Monedas Monedas : 1770

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Learith Salvatore el Jue Ene 22, 2015 12:29 am

-Tsk, puedes hacer el comentario que te venga en gana. A mí me da exactamente igual lo que digas tú o piensen tus criados. - Respondí en tono molesto. ¡Como si me importara lo que dijera! Pero entonces dijo algo que sí me importó, tanto que tuve que esforzame porque no se notara mi expresión de "La he cagado" y bueno, creo que lo hice bastante bien. Pero... ¿Cómo demonios puedo ser tan jodidamente bocazas? Acababa de salir de un "lío" y me metía a los cinco minutos en otro. ¡Si es que parece que tengo un don para ello! Ahora Christian quería repetir ¡Y en el baño! Diablos... Y si ahora decía que no quería quedaría mal. Aunque... ¿En verdad no quería? Eso era lo que me repetía una y otra vez a mí misma, pero bien sabía que en verdad la idea no me desagradaba, si negaba querer no era por otro motivo que mi orgullo.
Spoiler:

Terminamos la comida y pusimos rumbo al baño, él indicando en aquella casa en la que perfectamente podíamos perdernos. Colocó su mano en mi cintura, aunque demasiada baja como para hacerlo con intenciones inocentes, y aunque por un momento me molesto esto no le quité la mano, de alguna manera no quería que la quitara. Solo sentir su tacto despertaba instintos en mí que había descubierto aquel mismo día. "¡Céntrate Lea!" Me regañé a mí misma  una vez entramos al baño. Tenía que mantener la cabeza fría o terminaría volviéndome a acostar con él. Pero ¿Y hora qué podía hacer yo? No me quedaba de otra que improvisar y ver cómo me salía la cosa...

Me giré hacia Christian con una sonrisa coqueta y pasé mis brazos por su cuello, quedandonos con nuestros rostros muy cerca.
-¿Estás seguro de esto, Abuelo? No me gustaría que se dislocara la cadera...- Sonreí maliciosa y acto seguido le regalé un corto beso en los labios. Tras esto le solté, me dirigí hacia la bañera y abrí el grifo.  Quizás si conseguía que se molestase un poco me libraba... No obstante, no estaba segura de que molestar a alguien como él fuera buena idea, y no solo eso, por una parte no me disgustaba la idea de una segunda vez. Para ser sinceros estaba hecha un jodido lío, y el hecho de estar todavía medio dormida no ayudaba.  -Aunque claro, si estás dispuesto a correr ese riesgo ¿Por qué no?- Mostré un sonrisa traviesa y me volví a acercar a él. ¿Qué se suponía que estaba haciendo? ¿De verdad pretendía evitar lo inevitable de aquella manera? Sin embargo, en mi mente pensaba que no debía de hacer aquello... Pero negar un instinto no es tan sencillo.

Clavé mi mirada en sus ojos azules para después volver a besarle, fingiendo edtar completamente segura de lo que hacía, a pesar de que por dentro me comían las dudas y las contradicciones.  Le empujé suavemente hasta la pared sin parar de besarle, con calma e incluso disfrutando del momento. ¡¿A caso soy idiota?! Diablos, pensaba una cosa y hacía otra, pero no podía evitarlo... Este tipo me atraía demasiado y yo nunca he sido del tipo de personas que se niegan a lo que les atrae. ¿Qué se suponía que debía de hacer? Quizás...Por un desliz más... ¿Qué podía pasar? Solo una última vez, después pensaría algo para deshacerme de él y no volvería a sucumbir a mis instintos.

Así que eliminé todas las dudas de mi mente y pegué aún más nuestros cuerpos. Llevé mi mano hacia el botón de mi pantalón para desabrocharlo, sin dejar de besar a Christian, y los dejé caer al suelo, quitándomelos sin demasiado esfuerzo a pesar de los zapatos. -Si ibas a echarte atrás... llegas tarde- Terminé por decir con la respiración levemente agitada a causa de los besos. Bien sabía que él ya no se echaría atrás, o por lo menos más le valía no hacerlo. Me quité la camiseta tirándola a un lado y comencé a desabrochar la camisa de Christian. Dios... Si es que estaba muy bueno ¿Cómo iba a resistirme?,
Learith Salvatore
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2087

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Caleb Ausländer el Mar Feb 17, 2015 9:12 am

El propósito de porque la acompañé al baño no era tanto que se perdiera si no de tener la oportunidad de volver tocar su hermoso cuerpo que incitaba en mi interior una lujuria tremenda, quizás mis ganas de hacerle cosas pecaminosas crecían más y más cada vez que nos acercábamos al cuarto de ducha. Mi mente empezó a idealizar cómo podría hacer el inicio perfecto de aquello, como seducirla y que no escapara de mis brazos, aprisionarla con ellos y sentir su contacto que mi cuerpo empezaba a pedir de nuevo. ¿Que tenía esa chica que no tenía las demás modelos? quizás iniciativa en hacer cosas, quizás era más ardiente que ellas, no estaba seguro pero de lo que sí que no me quedaría sin un "acercamiento" nuevamente por este día.

Pero la acción siguiente de la chica debo admitir que me sorprendió bastante aunque fue demasiado sexy su gesto. Me estaba retando y esperaba a que ella supiera lo que hacía porque no me faltaba ganas de arrinconarla a la pared y devorar aquél hermoso cuello, sus palabras me hicieron reír de una manera seductora, quería traerla a mi usando mis encantos, pensaba que ella me cazaba pero en realidad era mi hermosa presa a quien yo deseaba comer. Sus besos eran el fuego que pronto explotaría la dinamita, la forma que me acorraló me pareció placentera pero lo que derramó la gota del vaso es como pegó su cuerpo al mío, eso fue el detonante para que yo enloqueciera y así poder aprisionar su cintura entre mis brazos.

Spoiler:
Correspondí ese beso de una manera salvaje, de esas que parecía que casi me quería devorar aquella boca que traía, cuando se quitó los pantaloncillos no dudé en colocar mis manos en su trasero y apretarlo, y aprovechar un poco para acariciar entre sus piernas, ante sus palabras le sonreí malicioso: -No quiero echarme para atrás, quiero comerte totalmente...- . Le ayudé a desabrochar mi camisa y lo que me estorbaba para mostrar nuevamente mi torso desnudo, rápidamente llevé retrocediendo a la albina hasta la dirección de la regadera-bañera en donde estando ahí dirigí para que entrara cuidado sin que se resbalarse o algo por el estilo, quité rápidamente toda su ropa superior y la lancé lejos del área de ducha, estaba casi desnuda a mis ojos, entre mis brazos tomé su espalda y la fui recorriendo mientras besaba su cuello apasionadamente, de arriba a abajo y terminado por lamerlo y saborearlo.

Bajé a su clavícula lentamente y antes de ponerme a degustar sus pechos volví a su boca en la que introduje toda mi lengua dentro de ella, sintiendo su cavidad bocal, haciéndome encender impresionantemente. Me apresuré a quitarme los pantalones, los zapatos antes de entrar en diversión con el agua y también terminé por quitar sus últimas prendas. Nuevamente estábamos completamente desnudos, la ropa se encontraba afuera del área de baño de cual cerré el cancel de cristal ya proveché en abrir la llave que dio casi de inmediato agua a una agradable temperatura. Me acomodé en la bañera y senté a Learith sobre mis piernas, seguía besándola con una pasión desbordada mientras la regadera nos mojaba y hacía aún más resbaloso el contacto de nuestras pieles pero realmente excitante, su genitales estaban cerca de los míos, el hecho de pensar que pudiera entrar de nuevo en ella hacía que mi miembro se erecte más.

Pude por fin darle atención a sus pechos, con mi lengua lamí y succioné su pezón que estaba erizado, aunque tragué un poco del agua que se quedó en su piel no me importaba, no dejaba de acariciar su espalda, me osé en morderle un poco en esa zona, de manera considerablemente "fuerte" pero sin que ella sintiera dolor, su cabello mojado estorbaba un poco en mi tarea de mis besos así que lo retiré con delicadeza, repetí la misma labor con el otro, la bañera no se había llenado puesto no estaba tapado el drenaje y el vidrió se empañó un poco con el agua tan agradable que salía...
Caleb Ausländer
Caleb Ausländer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 219
Monedas Monedas : 1770

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Learith Salvatore el Jue Feb 26, 2015 5:34 pm

El tacto con su piel y con el agua, e incluso los pensamientos que cruzaban mi mente sin que yo pudiera controlarlos, me provocaban unos deseos casi inaguantables de repetir lo que había ocurrido momentos antes, ignorando por completo si debía o no hacerlo y echando a un lado mi orgullo. Ese hombre había sabido sacar mis más primarios instintos, y yo no había opuesto demasiada resistencia a ello. Probablemente cuando volviera a casa me diera de cabezazos contra la mesa... Pero ahora no pensaba en ello en absoluto.

Spoiler:
Escucharle decir que quería comerme me provocó un ligero escalofrío, básicamente porque era exactamente eso lo que quería que hiciera, cada centímetro de mi piel rogaba por el tacto con sus manos y su boca. -Pues ya puedes ir empezando- Le contesté dejándome llevar por él.

Una vez en la bañera aquellos deseos se intensificaban aún más, por mi imaginación pasaban miles de cosas que nunca me había atrevido a pensar. Básicamente estaba descubriendo una parte de mí misma que no conocía, y en cierto modo no me disgustaba.

Correspondí a sus besos y a sus caricias, actuando sin pensar demasiado en lo que hacía, simplemente me dejaba llevar por la lujuria que Christian despertaba en mí. Nuestras entrepiernas desnudas se rozaban, y solo pensarlo me provocaba un suave escalofrío que me recorría de pies a cabeza.

Pero no iba a ponerselo tan fácil, quería hacerme de rogar y verle desesperado por repetir. Así que, tras unos nuevos besos recorrí su pecho con mis labios, para luego incorporarme y comenzar a acariciarle el pecho con mis manos, conduciendolas hacia abajo, a una zona que podríamos denominar como peligrosa. Pero justo cuando mis manos parecian querer dirigirse allí subí hacia sus hombros, comenzando a masajearlos de la manera más sensual que sabía.
-Supomgo que habrá que ir despacio...- Me incliné hacia él, pegando mi pecho contra el suyo con la intención de provocarle un poco más. Puse mis labios cerca de su oído para susurrarle:
-Tengo que cuidarte para que no te rompas nada- Lleve una de mis manos a su cabello, jugueteando con uno de sus mechones. Sonreí maliciosa para después morder delicadamente el lóbulo de su oreja, bajando despacio por su cuello. Volví a sus labios y le besé con intensidad, llevando la mano que tenia en su cabello hasta su mejilla, regalándole una pequeña mordida al final del labio. En aquella postura podía notar aún más el roce con su entrepierna, además de mi pecho contra el suyo, y aquella sensación me volvía loca. Contradiciendo a mis planes, era yo la que se moría de ganas de que entrara en mí nuavemente.
-Me pregunto cuánto autocontrol tienes...- Susurré cerca de sus labios. Quería conocer sus límites, pero sobre todo quería saber hasta donde podría aguantar yo sin dejarme llevar completamente por el deseo de que me hiciera suya una vez más, solo una más. Volví a mostrar por un momento aquella maliciosa sonrisa tan característica en mí y acto seguido me separé un poco de é, me reacomodé algo más atrás de donde me encontraba, apoyándome en mis rodillas y encontrándome justo enfrente de su erección. No hay que olvidar que aquella era solo mi segunda vez y que la primera había sido aquel mismo día, por lo tanto mi idea de qué hacer en momentos como aquél era más bien limitada. Con algo más de seguridad que la vez anterior pero, aun así, sin tenerlas todas conmigo, llevé mi mano a su erección, comenzando a acariciarla como lo había hecho horas antes, evitando que mi mirada fuera hacia allí pues sentía que de hacerlo me pondría nerviosa. Aún con todo, me gustaba saber que su respiración agitada y sus gestos de placer eran provocados por mí, aunque yo todavía careciera de experiencia.
-¿Voy demasiado rápido, Abuelito?- A pesar de mi inseguridad y de la vergüenza que me despertaba hacer aquello (Aun siendo yo una auténtica desvergonzada) hablaba como si supiera bien lo que hacía, como si fuera toda una experta. En fin, no me gustaba mostrar mis puntos débiles. Sin detener mi mano ni un solo segundo me incliné hacia el, colocando la mano que tenía libre en su hombro para después comenzar a morder su cuello. Suponía que ambas cosas juntas le gustaría más... Pero como ya dije, aquella solo era mi segunda vez y no estaba totalmente segura de absolutamente nada.

En aquellos momentos todo lo que había ocurrido en el bosque parecía muy lejano, ya no tenía la sensación de ser obligada a estar en aquella casa, y casi ni recordaba su amenaza con una daga. Algo en mi interior había cambiado, al fin y al cabo aquel día sería una fecha digna de destacar ¿No? Había sido mi primera vez, y sin duda una primera vez un tanto peculiar.
Learith Salvatore
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2087

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Caleb Ausländer el Dom Mar 29, 2015 10:09 am

Spoiler:
Esa joven adolescente sabía despertar en mi un deseo de lujuria incontrolable que dudaba aburrirme rápido con ella. Siendo un cuerpo tocado por primera vez, puro y de cual ahora soy dueño me provocaba hacerle tantas cosas, mi mente pensó en las infinitas fantasías en la que ambos podíamos protagonizar, todo esto lo meditaba mientras estaba demasiado cerca a ella, en su cálido y húmero contacto con ella. El agua estaba deliciosa, perfecta para encender más este momento, ante sus comentarios ella quería parecer que no estaba disfrutando pero ella no sabía mentir, por lo menos a mi no engañar, tan sólo sentir su cuerpo encenderse, mojarse y el sonrojo me lo decía todo, estaba haciendo un magnífico trabajo, estaba corrompiéndola, haciendo que conociera estas nuevas sensaciones que yo suponía estar seguro que después de esto buscará para que la haga sentir mujer de nuevo.

Pero conforme pasábamos este rato empecé a conocerla un poco más, era de las chicas que no quería mostrarse débil y es como así intentó tomar el control de mi. Estaba aprendiendo a como tener iniciativa lo que me fascinó por el simple hecho de que con el tiempo, se volvería una mujer ardiente, disfruté de sus acciones y miré lo que hacía sus manos, prácticamente entendí que sus intenciones era probarme así que simplemente me dejé disfrutar del momento de que ella desease ser la dominante aquí. Si algo era experto aparte de vestir bien era en el sexo, pero admito que a pesar de ser primeriza ella lo hacía tan bien que cuando susurró en mi oído y el leve contacto de genitales despertó más sentimientos oscuros de mi, en el momento en que quisiera penetrarla sacaría mis mejores cartas para hacerla caer y volver a fundirnos en una única sensación de tan ansiado final.

Sentía ese toque delicado de su cuerpo húmedo, era como acariciar una rosa, producía una magia erótica, ella poseía encanto que supuse ella desconocía. Ante sus comentarios yo sólo lanzaba una que otra risa en un tono seductor: -No me subestimes... ¿Has oído que los hombres mayores tenemos experiencia? algo en que no dudo en enseñarte querida...- dije con un tono sensual de voz mirándola coquetamente mientras observaba con cuidado cada uno de sus pasos, lucía como una gatita juguetona descubriendo un nuevo juguete. Al notar la dirección de sus manos sabia donde exactamente se acercaba, sonreí más y cuando sentí su contacto frotando mi miembro no pude evitar ponerme más sonrojado. Si bien, ella estaba obteniendo un triunfo: No quería que parara aunque tuviera ganas de devorarla ya, apreté mis dientes de cual gesto disfracé con una sonrisa lobuna y su mordida en mi cuello, provoco que mi mano resbalara por su desnuda espalda.

Seguí disfrutando, hasta que la hice a parar y nuevamente me coloqué frente a ella. Tomé una de sus manos y ascendí por ella a través de mis besos que subían por su cuello y terminaban por su oído, nuevamente metiéndose ahí, entonces la voltee de espalda y otra vez la senté sobre mí, esta vez, empecé con una mano a acariciar su torso mientras mis dedos acariciaban su clítoris, me acerqué a su oído y le morí un poco: -No perdamos tiempo, es hora de que te laves- reí perversamente, entonces tomé el jabón que cerca de mi estaba y empezaba a enjabonar por los pechos mientras besaba un poco su cuello y seguía acariciando sus genitales. Nuevamente hice que adoptara otra posición, regrese a estar por encima de ella y tomé la esponja para empezar a tallar su delicado cuerpo, pasando por su cuello, recorriendo el mismo camino que hice con el jabón pero esto tenía un bonus, un pequeño masaje en su zona vaginal de cual enjuagué bien con el agua y me atreví a lamerlo solo un poco, después sonreí tan maliciosa mente que la miraba mientras metía mi dedo dentro de ella:

-Si quieres probar mi resistencia... ¿Por qué no intentamos con la tuya?- dije. Introducí otro dedo y fui rápido moviéndolos dentro de ella, mientras me acerqué y besé sus labios húmedos de los cuales mordí mientras aumentaba más y más el ritmo pero en cierto punto yo paré y la tomé entre mis brazos besándola nuevamente apasionadamente y seguía acariciando su espalda desesperadamente. El cristal seguía empañándose, pero no sólo eso, si no también otros cristales fuera del baño, el espejo y parte del mosaico, tan pronto avanzaba el vapor también lo hacía mi lujuria...
Caleb Ausländer
Caleb Ausländer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 219
Monedas Monedas : 1770

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Learith Salvatore el Jue Abr 02, 2015 2:17 am

Spoiler:
Sonreí complacida al notar que, a pesar de mi poca experiencia, aquello no se me estaba dando tan mal. Por lo menos parecía que Christian lo disfrutaba, y además yo conseguía llevar las riendas de vez en cuando.

Sin embargo, como era de esperarse, esta situación no duró mucho y los papeles cambiaron. Ahora era él quién recorría mi cuerpo y me dirigía. No le di demasiada importancia, básicamente porque no tuve oportunidad de hacerlo. Sus besos y caricias no me dejaban pensar con frialdad, o, mejor dicho, no me dejaban pensar. Se podría decir que era un títere al servicio de mi lujuria.
Un escalofrío recorrió mi cuerpo al notar sus dedos acariciándo mis clitoris, más aún alescuchar su voz tan cerca de mi oido. Tanto fue el efecto que sin darme cuenta clavé mis dedos ligeramente sobre su piel.

Tras aquello le dejé hacer con el jabón, disfrutando del tacto y del momento. De vez en cuando se escapaba de mi boca un gemido, y no eran pocas las veces que apretaba mis manos por culpa del propio placer.

-Yo no me pongo límites, Christian- Oh, obviamente era una manera de hablar,pues en el mismísimo instante en que noté sus dedos en mí solté un sonido entre placer y sorpresa.
Permanecimos unos minutos de aquella manera, hasta que finalmente decidí que era momento de cambiar, y me coloqué sobre Christian.
-Tú también deberías lavarte- Sonreí ladina y cogí el jabón, aprovechando para pasarlo por todo su pecho. Nunca había sido el tipo de chica que se fija demasiado en el cuerpo ajeno, y aún así tenía que reconocer que el de Christian me tentaba, demasiado.

Cuando había disfrutado suficiente del tacto de Christian dejé el jabón a un lado y aclaré su cuerpo, borrando todo rastro de jabón. Aun así no pude evitar seguir pasando mi mano por su pecho distraidamente. A cada segundo quería más y más de él. Si hubiera podido pensar, hubiera llegado a la conclusión de que ni en broma podría resistirme a una próxima vez, si es que él la buscaba.

-Siendo sincera, aunque seas tan mayor, te conservas bien.- Sonreí ladina y besé su pecho, subiendo hasta su cuello. -O al menos lo suficiente como para provocarme- Sentencié, culminando mis besos en su boca.

Acto seguido procedí, ni corta ni perezosa,a introducir su miembro en mí, lenta y cuidadosamente. Aún estaba algo nerviosa y aunque la sensaciónera terriblemente placentera, aun quedaba una punzada de dolor que, sospechaba, no se iría por momento.

Pase mis brazos por detrás de su cuello, sujetando mi propia muñeca y comenzando a moverme lentamente de arriba a abajo. En un principio de mi boca salían suaves suspiros,pero con cada movimiento éstos aumentaban su intensidad se iban transformando en gemidos.
Pegué mi cuerpo al suyo, mientras intentaba buscar la postura que me fuera más placentera y menos dolor sintiera, pero no era tarea sencilla. Finalmente simplemente me pegué lo máximo que pude a él.
Learith Salvatore
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2087

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Caleb Ausländer el Sáb Jul 04, 2015 12:43 am

Spoiler:
¿Qué era más emocionante en estos momentos? ¿Su toque? ¿Su gracia? ¿O tal vez en la forma como buscaba provocarme? aquella chica estaba entrando a mí, sentía su interior arder como nunca y empezar a moverse. Al acercarse a mi fue como tener a la mujer más bella del mundo dispuesta a complacerme por lo que emití un gesto seductor mientras acaricié su espalda desnuda. Aunque sus intentos de moverse eran buenos, quizás a ella le esté costando y bueno, no iba permitir que ella no disfrutara de aquello, total en el sexo soy tan equitativo también me enciende ver a mi pareja enloquecer de placer, así que cambiamos de posiciones y la recosté por abajo mío.

Acaricié su rostro que debía admitir, poseía una angelical faceta y no dudé en acercarme a sus delgados labios pasa besarla apasionadamente mientras entraba lentamente en ella. Me aseguré que todo mi miembro entrara en su cavidad vaginal produciéndome esos toques de placer con el simple roce de nuestros genitales y el calor que devoraba en aquel instante. Me aseguré de verla a los ojos de una forma seductora y confiada y empecé a moverme suavemente entro de ella pero que fuese una sensación profunda, que le hiciera gemir entrecortadamente de tan buen método que aplicaba.

Nuevamente la besé pero en tan buena respuesta que estaba sintiendo empecé a moverme aun más rápido dentro de ella hasta que no aguanté más y fui siendo un poco más rápido en mis estocadas, quería sentirla nuevamente, de cómo su vagina se estrechaba, de cómo nuestros genitales friccionaban entre si quería verla sonrojarse, escucharla como gemía y con su rostro libidinoso deseara que fuera aun más duro con ella en su interior.
Fue en esta forma que cuando sentí cómo el asunto y podría entrar en ella con tanta facilidad volví a hacerla cambiar a la posición que habías empezado, sólo para sentirlas un más cerca mío y besar su cuello de una manera desmedida, la aprisioné entre mis brazos y seguí moviéndome lo más que podía, tambien empezando a  delirar de placer por aquél contacto entre los dos.

Definitivamente, lo mejor que me había pasado desde que había llegado a la ciudad, una hermosa chica con la cual podía contener placer cuando quisiera y no sólo era una vez, estaba tan dispuesto en hacerla adicta a estas sensaciones para sacar sus más bajos instintos, que pidiera de mi cuerpo para llenarse de placer completo y claro que en mi parte igual disfrutar de su hermoso cuerpo de quien nadie hasta ahora pudo disfrutar. Ella se convertiría en una hermosa Afrodita para mí. Este día era el inicio de una larga amistad con derechos y varios polvos por venir, tan sólo deje de pensar varias cosas y me concentre en hacerle la experiencia lo más agradable que pudo conocer en su corta vida...
Caleb Ausländer
Caleb Ausländer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 219
Monedas Monedas : 1770

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Learith Salvatore el Dom Jul 12, 2015 11:29 pm

Spoiler:
El placer inundaba cada parte de mi cuerpo, nublaba totalmente mi mente y mi juicio y no me dejaba pensar en nada que no fuera aquel momento. Notaba mi corazón latir a toda velocidad y un enorme calor procedente tanto de mi cuerpo como el de Christian. Podía sentir cada roce de nuestros genitales, provocándonos aquel placer indescriptible y volviéndome totalmente loca, haciendo que cada vez perdiera ás y más el control, hasta llegar en el punto en el que me encontrabs en aquel momento. Totalmente a merced de aquel hombre al que se suponía que debía odiar y, sin embargo, me estaba provocando todas aquellas sensaciones. Sentía también el vaiven del agua cálida al ritmo de nuestros cuerpos, excitándome aún más.

De mis labios salían innumerables suspiros y gemidos, sobre todo cuando Christian me colocó debajo de él. En aquella postura yo no tenía que esforzarme por hscerlo bien, y podía disfrutar plenamente de aquel intenso placer. Mordí mi labio inferior cuando en una de dus múltiples estocadas una ola de placer aún mayor me inundó por completo, dejando después escapar un nuevo gemido. Entonces volvimos a cambiar a la postura anterior, pero ahora ya no me costaba seguir el ritmo. Simplemente me dejé llevar, movimiendo mi cuerpo mientras acariciaba su espalda, clavando levemente mis uñas en su espalda. Una vez más llevé una de sus manos hasta mi pecho, ciertamente no tenía demasiado, pero lo suficiente como para que de aquella manera el placer aumentara aún más.

-Christian, no pares- Pedí cerca de su rostro, justo antes de besar sus labios apasionadamente. De nuevo aquella actitud tan contraria a mí, pero no me importó ni por un segundo dar la impresión de estar bajo su dominio. Era cierto, lo estaba, y en aquel preciso instante no me importaba en absoluto. Después... Después sería otro cantar.

Seguí moviendo mi cuerpo para provocar aquél dulce extasis que me embargaba por completo. Entonces decidí cambiar de postura a una más... ¿Difícil? No sabría si esa era la palabra. El caso es que me puse en pie y di la mano a Chridtian para que se levantara también. Entonces yo misma me apoyé en la pared de la bañera y acerqué a Christian hacia mí, rodeando su cuello con mis brazos.
-Siempre me han gustado los cambios. Tenlo en cuenta- Susurré en su oído. Después de eso me impulsé para a continuación rodear la cintura del ojiazul con mis piernas. Lo cierto es que quizás no era la mejor de las ideas, por lo menos no teniendo en cuents que estábamos en una bañera y, por tanto, el suelo redultaba resbaladizo. Además, era mi segunda vez y no sabría si aquella postura me sería más cómoda. Sin embargo, cuando le volví a notar dentro de mí solté un suave suspiro, con el que parecieron irse todos mis pensamentos. El contacto entre nuestros genitales y nuestras pieles mojadad, sumado al tacto frío de la pared mejoraba, si cabía, todo aquello que había sentido anteriormente. Y así, de nuevo, una oleada de placer increiblemente intensa recorrió todo mi cuerpo, provocando que incluso temblara.
Learith Salvatore
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2087

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Caleb Ausländer el Jue Oct 01, 2015 7:09 am

+18:
En ese momento yo tenía el control sobre ella, todas aquellas acciones que hacía ante lo excitada que estaba eran las consecuencias de empezarla a provocar y tenerla en mis brazos. Oh pobre chica a donde fue a parar y que le fui a enseñar ¿Que si eso me preocupaba en absoluto? para nada, tan sólo buscaba mi satisfacción, ella sería mi preferida por mucho tiempo. Learith aprendía muy bien y obedecía fielmente a sus instintos de los cuales les hacía tirar rienda. Al observar la posición que intentó hacer, sonreí tan confiadamente que no dudé en sujetarla por su trasero y ayudarla a moverse a pesar de que era algo peligroso puesto el piso resbaloso de la bañera junto con el agua podría hacernos resbalar en cualquier momento por algún movimiento brusco y un accidente sucedería. Antes de dejarme encantar por el éxtasis, lo pensé mejor y no me quise arriesgar a que algo maravilloso se arruine por algo que pudo haberse prevenido y mejor salí de ella para poder sentarme dentro de la tina blanca y jale a ella hacia a mí.

-Con que quieres intentar cosas nuevas... ¿sabes? me gustaría que una de nuestros encuentros, porque no te dejaré fácilmente...- pausé un momento para acomodarla mejor -poderte meterte un vibrador dentro tuyo mientras recorro mi cuerpo con mis besos...- reí perversamente y aproveché ese momento para entrar dentro suyo de nuevo y sentándola en mis piernas asegurando que se insertara bien mi miembro, empecé a moveré al principio un poco suave para ser rudo después:

-Me gustaría hacerte muchas cosas... verte loca de placer.... probar tus labios una y otra vez hasta el cansancio, sentir tu interior- comenté en un tono de voz suave. Admitía que me hacía perder el control fácilmente pero no me lo dejaba notar no quería que ella me viera 'débil', quería dominarla pero si ella era buena podría tener la oportunidad de dominarme a mí y terminar perdiendo el juego que yo mismo inicie. Cada movimiento nuestro, cada suspiro que se nos escapaba por nuestras bocas, el rojizo de nuestras pieles, las miles sensaciones que empezaban a explotar poco a poco desencadenando un deseo fuerte por querer más y más. Hacía que mis movimientos estuvieran a disposición d mis movimientos, siendo lo más rudo con ella pero tratando de ser cuidadoso.

El ardor de su interior me mataba, me empezaba a sofocar y tan solo le regalé a ella mi mejor sonrisa placentera disfrazada de perversidad y lujuria. Ya no sentía frio si alguna vez lo tuve, sentía que mi cuerpo estaba aún más caliente que el agua de la ducha, sentía que me fundía lentamente al cuerpo de mi compañera y por primera vez dejé mis defensas bajas para mostrarme como era hacia ella. La verdad desconocía cómo esto fluía con Learith, pero no pude dejar admirar aunque algo dificultosamente, lo cuan hermosa que era ¿Alguna vez le habían dicho ella que hermosa se veía y que deliciosa era?...
Caleb Ausländer
Caleb Ausländer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 219
Monedas Monedas : 1770

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Learith Salvatore el Sáb Oct 31, 2015 3:38 am

Spoiler:
Mi intento de cambiar de postura se vio saboteado por mi propio compañero, aunque supongo que realmente había sido lo más prudente... Pero claro, en aquel momento yo no tenía la cabeza como para hacer razonamientos de ese tipo. De hecho, era en poco en lo que podía pesar en aquellos momentos. Esto, unido a la siguiente frase de Christian, hizo que me quedara totalmente sin palabras e incluso sintiera una ligera sensación de vergüenza, aunque estaba más sorprendida que avergonzada. ¿Un consolador? En mi vida había visto uno siquiera, y ahora, en mi segunda vez, este hombre me decía esto... ¿Cómo se suponía que debía reaccionar?
No fue en algo en lo que tuviera demasiado tiempo para pensarlo, pues Christian volvió a introducirse en mí y a hablarme. ¿Cómo podía excitarme tanto una voz? Ya tendría tiempo para hacerme ese tipo de preguntas...
-Eso es algo que te tendrás que ganar- Susurré en su oido,Comenzando entonces a volver a moverme al ritmo de las sacudidas de Christian, experimentando de nuevo un gran placer que iba en aumento. Mi piel se erizaba y mi respiración era entrecortada, pero yo siquiera me percataba de eso.
No sé cuánto tiempo pasó después, pues mi percepción del tiempo probablemente no fuera demasiado fiable en aquellos momentos, pero el caso es que finalmente aquel glorioso momento llegó a la recta final. Podía notar perfectamente que Christian estaba a punto de “explotar” y, para qué mentirnos, yo ya lo había hecho varias veces. Con el fin de que al ojiazul le resultara aún más placentero comencé a morderle el cuello, ejerciendo algo de fuerza, pero sin llegar a hacer un auténtico dolor. Acompañé esto de caricias y de movimientos cada vez más y más rápidos, lo cierto es que incluso comenzaba a sentir cierto dolor en mis piernas y en mis ingles, pero por el momento ignoré ese detalle completamente.
Después de que yo llegara -una vez más- al orgasmo, aquella segunda vez terminó. ¿Cómo la describiría? Ciertamente era difícil de decir. Mi orgullo me impediría decir en voz alta que me había gustado, a pesar de que sabía perfectamente que en todo momento me había delatado a mi misma.

Bien... ¿Y ahora qué? La vez anterior me había quedado totalmente dormida, pero esta vez no podía permitirme ese lujo. Aun así, y no muy a mi placer, me quedé tumbada sobre el hombre, recuperando fuerzas y pensando en cuál sería mi próximo movimiento, porque sentía que había perdido totalmente el control de la situación, y odiaba eso.

-Bueno, si el “señorito” me lo permite, me retiraré. Tanto aburrimiento me ha dado algo de sueño- Dije en un tono un tanto frío, tratando de que sonara lo más indiferente que me fuera posible. Así era yo... En un momento te estás acostando conmigo y al siguiente hago como si no me importaras. Aunque claro, esa era una faceta de mí que acababa de descubrir, básicamente porque nunca me había acostado con otro hombre.

Me levanté de la bañera, sin pudor alguno por estar desnuda, y salí colocándome una toalla para secarme. Me notaba agotada, y eso que no hacía tanto que había estado durmiendo... Pero aquel hombre me había agotado, de hecho estaba segura de que al día siguiente me dolería todo el cuerpo... Inclusive la garganta.

Cuando ni siquiera había acabado de secarme, no tengo muy claro qué paso, si fue por el cansancio o algo así, pero el caso es que de repente perdí el equilibrio y cai al suelo. Aunque fui lo suficientemente rápida como para sujetarme con las manos y llegar a caer del todo.

-Maldición...- Me temblaban las rodillas y todo. De hecho fue en ese momento en el que me vi la herida que me había hecho horas antes en el bosque. Por esa herida era que había acabado... bueno, así. Y no tenía muy claro si era bueno o malo, y eso lo odiaba profundamente.
Learith Salvatore
Learith Salvatore
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 618
Monedas Monedas : 2087

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Tema Cerrado el Dom Nov 01, 2015 10:57 pm

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
Tema Cerrado
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1639
Monedas Monedas : 19640

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me in {Learith Salvatore | +18}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.