Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. Sería tener muy poca verguenza copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Tengan originalidad y hagan sus cosas vosotros mismos.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List The Top 100 Dangerous Sites Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Desde otro punto de vista [Priv. con Elizabeth Mittermaier]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Desde otro punto de vista [Priv. con Elizabeth Mittermaier]

Mensaje por Koichi Shimizu el Miér Oct 29, 2014 7:37 pm

Hacía ya tiempo que nadie sabía nada de Sakura, ni si quiera yo, es mas llamaba a su teléfono y me decía que el teléfono marcado no existía, sus redes sociales estaban completamente abandonas y por muchos mensajes que le enviaba a su e-mail no recibía respuesta, cada vez que me llegaba algún mensaje miraba ilusionado esperando que fuera de ella, pero la mayoría de veces se trataba de publicidad y para colmo, mi madre seguía en el hospital de California cada vez peor, la verdad es que no estaba pasando por mi mejor momento.

Cuando llegue a la azotea me apoye en la baranda que daba hacia el exterior, completamente desolado, desanimado, por decirlo en plata estaba hecho una mierda y no había manera ni nada que me levantase el ánimo, a veces mi primo Chicho me hacia reír, pero me reía por no reventarle la cabeza contra el bordillo de una acera, porque a veces tenia la habilidad de sacarme de mi casillas, una habilidad que yo tenía, pero es que Chicho era todavía más inconsciente que yo y eso me exasperaba y me enervaba, trataba de animarme cuando me veía hundido como ahora, pero la mayoría del tiempo restante era un infierno.

Aparte de toda la mierda que tenia encima los exámenes habían venido y nadie sabía cómo había sido, bueno si, se sabía, los profesores y su manía de quitarle la vida social a sus alumnos, era divertido culpar a alguien de tu propia reclusión y de tus dramas, pero sabías que no era así y que no era más que una excusa, era una mala racha y se tenía que pasar, como me había dicho un amigo por internet… ¿Pero cuándo y por qué me había venido? ¿Tan mala persona era que el karma se vengaba de mí con tanta dureza? Suspire y agache la cabeza,  apoyado aún en la baranda.
-Que asco de vida-suspiré y mire las vistas desde la azotea, no había subido muchas veces, pero las vistas me gustaban y me hacían ver las cosas desde otro punto.


Última edición por Koichi Shimizu el Miér Nov 05, 2014 11:31 am, editado 1 vez
avatar
Koichi Shimizu
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 243
Monedas Monedas : 3780

Volver arriba Ir abajo

Re: Desde otro punto de vista [Priv. con Elizabeth Mittermaier]

Mensaje por Elizabeth Mittermaier el Miér Nov 05, 2014 6:22 am

La hora del descanso pro fin había llegado, a pesar de no llevar mucho tiempo en la agitada vida escolar, el agotamiento no daba tregua. Exámenes, esa condenada tortura aun atormentaban a los estudiantes, faltaban 2 días para que los mismos concluyeran y se supiera luego quienes ya estaban condenados a trabajos extras. Elizabeth no era una de las excluidas de este triste grupo, es más, formaba parte del grupo por 2 materias —por el momento— reprobadas. Recogió todas sus pertenecías, aun no tenía a esa compañero con quien criticar algo recurrente de la clase. Tenía la facilidad para saludar a alguien, no era la excusa válida; sin embargo era el otro asunto lo que le detenía, y sus mismos compañeros tampoco parecían interesarse en iniciarle conversación. A duras penas pasaban por el “¿tienes un bolígrafo que me prestes?”. Quizás era solo cuestión de tiempo. Salió del aula y tomo dirección hacia la biblioteca. No tenía pensado ir a devorarse un libro entero como los días anteriores, debía devolver uno que saco para un trabajo en biología antes de que el plazo se venciera. Podría aprovechar el tiempo y conocer un poco más el instituto, pues solo conocía el patio y la biblioteca, además de los pasillos y las aulas. Ya decidida sobre que haría hoy, fue hasta la biblioteca para entregar el libro. La bibliotecaria, una mujer castaña que no pasaba más de 30 años, le recibió. Ya conocía a la rubia, e incluso discutieron un poco sobre algunos libros que habían leído, no solo los de misterio. Era lo más cercano a tener con quien hablar. Limitándose a un saludo cordial, Elizabeth se fue de ahí a conocer mejor el instituto. Aun así, algo le distrajo completamente de lo que tenía planeado. Y no fue algo extraordinario, solo encontró unas pequeñas escaleras que conducían a 2do piso. Eran mucho más angostas que las que tomaba diariamente, en días anteriores no las había notado por andar concentrada en sus lecturas.

Camino sin ninguna prisa hasta ellas, se apoyo en el barandal que tenían, por las mismas se sentía una corriente de aire. Comenzó a subirlas, mantenía la mirada hacia arriba, esperando saber a dónde llegaría. No se detuvieron en el segundo piso, sino que siguieron hasta un piso más arriba. La corriente se sentía mucho más fuerte, casi siendo una brisa la que soplaba ahí. Estando a 3 escalone de terminar, encontró una puerta medio cerrada. Desde ahí se filtraban las brisas, al igual que un suave rayo de sol. Abrió la puerta completamente y cruzo, al parecer había llegado a la azotea. Se encontraba vacía y bastante tranquila, con bastante esfuerzo se lograba oír las risas y las charlas de los estudiantes.

Que interesante sitio—, hablo para si en un tono casi inaudible, pareció ser más un susurro. Sonrió serena mientras camino hasta el enrejado, desde allí se presentaba una vista espectacular de todo el instituto y de la misma ciudad. —Este podría ser el sitio perfecto para una fotografía o dibujar —. Sin embargo salió de sus pensamientos cuando escucho la voz de alguien más. Busco con la mirada en ambas direcciones, casi detrás de ella se encontraba un chico. No lo había notado cuando llego, parecía ya llevar un buen rato aquí. Aun así, lo que le llamo la atención fue la peculiar frase que dijo. —Debe andar pasándola muy mal, pero…no tendría porque ir a preguntarle algo al respecto, no estaría bien

Se quedo viéndole por unos instantes, el aun no se había percatado de la presencia de alguien más. Casi por un impulso, fue hasta donde se encontraba, quedando detrás de el. Había caído de nuevo, quería saber que le sucedía. Estaba consciente de que podría recibir una respuesta grosera o no.

¿Te encuentras bien?
avatar
Elizabeth Mittermaier
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 50
Monedas Monedas : 1266

Volver arriba Ir abajo

Re: Desde otro punto de vista [Priv. con Elizabeth Mittermaier]

Mensaje por Koichi Shimizu el Miér Nov 05, 2014 12:37 pm

Me encontraba meditabundo y solitario en la azotea de la escuela… ¿Y por qué no decirlo? También un poco depresivo por lo que mi vida se estaba convirtiendo en estos días, una total y absoluta agonía de la que no me veía capaz de salir, era como un pozo del que no podías salir, y cada vez miraba las cosas de una manera más turbia, lo que antes me hacía ilusión y me gustaba no era más que algo me distraía apenas unos minutos, pero el hecho de no recibir más que malas noticias de California no era algo que me animase excesivamente, me habían dicho que habían esperanzas con respecto a mi madre, pero que cada día que pasaba, el porcentaje de esperanza era menor, hasta tal punto que mi madre me había dicho por teléfono que si a ella le pasara algo que no sufriera, que ella siempre estaría conmigo y yo no estaba preparado para despedirme de ella.

Y por si fuera poco, mi novia, Sakura, había desaparecido misteriosamente de la faz de la tierra, las lágrimas que quizás deberían haber sido derramada sobre sus hombros seguían contenidas, porque no me gustaba llorar, no solo y en compañía menos, solo tenía la suficiente confianza para eso con Sakura y ella no estaba, y al no estar ella eso me causaba un doble aprisionamiento sobre el pecho que me dejaba sin respiración y hacia que me pusiera bastante peor de lo que ya estaba, sentía que había perdido peso, que estaba más delicado y susceptible a todo lo que me pasaba a mi alrededor, hasta una noche jugando a la consola, perdí un partido y casi me pongo a llorar, de hecho llore, pero fue un llanto silencioso, pero sabía que no era por el partido, fue la única vez que se me escaparon las lágrimas sin poder evitarlo.

Entonces escuché una voz a mis espaldas que me preguntaron si me encontraba bien… no me había girado aún cuando me pregunte “¿Tanto se me nota?” debía ser así, porque de hecho dudaba que alguien me lo preguntase, o quizás me había oído hablar y ese comentario dejaba entrever que no te encontrabas precisamente muy animado.

Al girarme vi a una chica rubia, a la que no recordaba haber visto antes o quizás si, pero nunca había tenido relación con ella, porque no se había dado el caso, la situación me hacía sentirme raro, pues era la primera vez que me veía con una chica así de guapa y no me veía con ganas de intentar ligar con ella, ni si quiera me veía con capacidad de dedicarle una sonrisa aunque fuese solo por cordialidad, no se podían traicionar a los sentimientos aunque fuera para fingir, porque sentías que solo te hacías más daño si fingías, ya había fingido bastante estar bien y el cuerpo también tenía un límite.

Finalmente tras aguantarle la mirada unos segundos la baje derrotado y negué con la cabeza, soltando un suspiro que no supe si llego a oír, pero era un suspiro de derrota, de me doy por vencido, no sabía que podría animarme, bueno si, que me llamase mi padre y me dijera que mi madre estaba bien y que acto seguida Sakura me llamase y me contase por que no había podido hablar conmigo y que a partir de ahora todo volvería a la normalidad, pero sabía que no era así, las cosas no se solucionaban tan fácilmente.
-Pues la verdad es que no-negué con la cabeza con la mirada fija en el suelo de la azotea, mientras la brisa me revoleteaba el pelo-las cosas últimamente no van bien y tengo la sensación de que la situación me puede y para colmo esa persona con la que podía contar para todo ha desaparecido sin dar explicaciones-suspiré-quizás no te esperabas una respuesta así y esperabas un “estoy bien, tranquila” y una falsa sonrisa, pero no puedo fingir mas.-reconocí, y era cierto, no podía seguir ocultando como me sentía.
avatar
Koichi Shimizu
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 243
Monedas Monedas : 3780

Volver arriba Ir abajo

Re: Desde otro punto de vista [Priv. con Elizabeth Mittermaier]

Mensaje por Elizabeth Mittermaier el Vie Nov 07, 2014 5:30 am

Esperar por la respuesta fue algo mucho más complicado de lo que parecía, a ser un completo desconocido, no habría manera de acertar. A pesar de que solo pasaron unos segundos, Elizabeth incluso se había pre indispuesto. Sentía arrepentimiento al haberle preguntado, sabía que aquella curiosidad debía ser controlada. Ya en muchas ocasiones había pasado por cotilla, no era un término muy agradable para su gusto. Pensó en decirle al chico que olvidase la pregunta, pues no era algo de su incumbencia; y solo se devolvería con bastante vergüenza. Pensó en muchas excusas, incluso en irse sin decir más. Pero fue, de nuevo, la voz del acompañante quien la detuvo. Admitió que se encontraba mal, el tono de voz casi parecía quebrarse. No se necesitaba ser alguien perceptivo para notarlo.

Bueno, en verdad había acertado, no me esperaba que fuera tan especifico. Esperaba un, “tengo un problema, es todo” —, suspiro, un tanto desanimada. No podía evitarlo, una parte de ella entendía que era lo que se encontraba sintiendo aquel desconocido. Coloco sus manos detrás de su espalda, y con la mayor serenidad trato de buscar que decir, —creo que fue algo inoportuna mi pregunta, porque pareciera haber apretado el gatillo, ¿no?

Hizo un gesto con la boca, señal de que le estaba costando hablar. Algo muy poco común, siempre se le ha facilitado hablar con alguien más. Deslizo su pie por el asfalto, aun pensando. Aquella parte de que había perdido a una persona con quien podía hablar quedo resonando en su cabeza. Podría ser algún familiar como podría ser algún conocido, pero se notaba que era lo que más le tenía afectado. Elizabeth fue hasta su lado, apoyándose sobre el enrejado. Desvió un poco la mirada hacia el patio, viendo a algunos estudiantes correr. Esas risas eran el único sonido que se escuchaba, pues entre los 2 se formo un silencio realmente incomodo.

Sé que esto quizás puedas ignorarlo después, pues no nos conocemos y dudo que tomes el consejo de una desconocida, pero tengo fe de que te quedara sonando todo el día—, trato de dibujar una pequeña sonrisa en su rostro, —se nota en verdad que tu problema es grande y te tiene bastante afectado, pero haces bien en decir que es lo que sientes, jamás ha sido sano guardar tu dolor—, pauso un momento, —y pues, según lo que noto, hay más posibilidad de que logres encontrar una solución al problema si despejas tu mente, ¿no crees?

Se dio la vuelta y de nuevo contemplo la vista, esta vez lo que se alcanzaba a ver de la ciudad. Quedo ahí, esperando alguna respuesta, o si prefería callar por ahora, algo que sería comprensible. Fue ahí donde recordó esas mismas palabras de su hermano al momento de perder a su madre. Qué bien había sido haberle escuchado aquella vez.

Espero no parecer imprudente—, añadió.
avatar
Elizabeth Mittermaier
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 50
Monedas Monedas : 1266

Volver arriba Ir abajo

Re: Desde otro punto de vista [Priv. con Elizabeth Mittermaier]

Mensaje por Koichi Shimizu el Mar Nov 11, 2014 1:00 pm

La jovencita rubia que estaba ahí arriba en la azotea, me dijo que la pregunta que me hizo era como si hubiera apretado el gatillo, realmente si, pero ella no tenía la culpa, estaba dolido, pero no podía culpar a alguien que no sabía nada de mi situación de sentirme mal, porque el desconocimiento hacia que a veces pudieses preguntar cosas que podían ser dolorosas para la otra persona, eso sí, siempre sin ánimo de ofender y yo entendía que ella no había querido hacerme daño ni ofenderme, pero me encontraba demasiado susceptible en aquel momento y cualquier cosa hacia que me viniese abajo.
-Tranquila-clave mis ojos vidriosos en los de ella y le dedique una sonrisa, una sonrisa triste-no te preocupes, tú no tienes la culpa… además, estoy demasiado sensible… se me pasara, puedo ponerme bien, pero necesito algo de tiempo…-expliqué.

Realmente no sabía si mis palabras sonaban creíbles o no, yo que conocía mi verdadero estado para mí no sonaban nada creíbles, estaba hecho una mierda, pero un verdadero asco anímicamente hablando, porque yo veía que no había quien fuera capaz de animarme, ni que capaz de animarme, quizás una mejoría en el caso de mi madre fuese una alegría, pero mi padre ya me había contado que los médicos la daban casi por perdida, y mi madre lo sabía que era lo que más me dolía, pero sin duda lo más doloroso era el hecho de que casi con total seguridad, más pronto que tarde perdería a mi madre.

Escuché su consejo y me quedé pensativo tras escucharlo, despejar la mente, me era complicado porque después de todo, pensar en nada me era imposible, y en lo máximo que me podía centrar al margen de mis problemas eran mis estudios, pero eso tampoco es que fuera algo excesivamente motivante… no estaba seguro de que me fuera a funcionar, por que de forma involuntaria mi mente se iba a mi madre o a Sakura, a las dos las echaba mucho de menos, de una no sabía nada desde hacia muchísimo tiempo y las noticias que tenía de mi madre no eran precisamente buenas.

-Intentare despejar mi mente-suspiré-pero no creo que lo consiga, no consigo dejar mi mente en blanco y mi mente aún así, de manera involuntaria va a parar a aquellas cosas que me duelen…-suspiré-asi que creo que poco puedo hacer, supongo que cuando todo pase estaré mejor… cuando pase para bien o para mal…-niega con la cabeza.

Negué con la cabeza ante las palabras de ella de parecer imprudente, realmente no me molestaba que hubiese dicho aquello, pues por lo menos trataba de ayudarme, y eso que no me conocía de nada, lo cual era una señal de que habían buenas personas en el Sweet Amoris y en el mundo en general y eso me hacia ser más optimista con respecto a la humanidad, pero no me preocupaba la humanidad en ese momento realmente.

-No eres imprudente-dije mirando hacia el horizonte y luego cerré los ojos con fuerza dejando que la brisa acariciara mi cara-es bueno saber que hay gente que se preocupa por los demás, aunque no les conozca de nada-le lance una mirada más amable-gracias por preocuparte…-le sonreí, aunque seguía siendo una sonrisa triste-me llamo Koichi Shimizu y soy de segundo-la mire a los ojos-¿Y tú?
avatar
Koichi Shimizu
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 243
Monedas Monedas : 3780

Volver arriba Ir abajo

Re: Desde otro punto de vista [Priv. con Elizabeth Mittermaier]

Mensaje por Elizabeth Mittermaier el Lun Nov 17, 2014 4:53 pm

Fue un alivio ver que se encontraba a en una posición tranquila, a pesar de que si admitía sentirse mal. Podía decirse que era bastante comprensivo o la rubia andaba de suerte, ya en alguna ocasión habría recibido algún comentario ofensivo respecto a su curiosidad, sobre todo en problemas que no le incumbían. Pero, ¿Quién ha logrado calmar el intenso deseo de saber? Siempre ha estado esa opción de no quedar con la duda, o eso pensaba ella. Sin embargo, ese no era el momento para pensar en aquello. Dejo escapar un suspiro mientras contemplaba aun la vista que le ofrecía el sitio, excluyendo la situación del momento, el sitio le había logrado relajar bastante.

Si claro—, nuevamente hablo repentinamente, parecía buscar las palabras correctas, —aunque pueda que la compañía de alguien cercano a ti pueda ayudarte un poco también, hablar con esa persona, ¿no crees?

Noto el detalle en la sonrisa que le dedico, quizás eso era algo que no lograba terminar de comprender. Jamás había logrado sonreír tras alguna situación triste, posiblemente era demasiado sincera respecto a sus sentimientos. Si se encontraba triste o molesta, no podría fingir una sonrisa, solo lograría atenuar un poco los sentimientos hasta que los mismos cesaran. Aun así, esto no iba a comentárselo, podría tornarse algo incomodo y fuera de lugar. Era un tema de esos para discutir después, claro, si volvía a encontrarse con él. Fue ahí cuando le miro, con algo de atención, al momento de presentarse. Fue una sorpresa saber que también era parte del grupo de segundo, aunque no recuerde haberlo visto. No era algo extraño, era bastante difícil recordar los rostros de todos.

Mucho gusto, mi nombre es Elizabeth Mittermaier—, le respondió de la manera más cordial, sonriendo amablemente, —y que casualidad, yo también soy de segundo, aunque no fue hace mucho que yo ingrese—, la sonrisa en su rostro desapareció, —por cierto, creo que no te vi antes en la clase de literatura

Se dio la vuelta y se recostó un poco sobre el enrejado. Lo mejor era no apoyarse por completo sobre el mismo. La sensación de hambre apareció, no era algo de extrañarse, en la mañana no había logrado desayunar algo, todo por haberse despertado una hora después. Lo ideal sería ir a la cafetería, pero ahora no podía dejar ahí solo a Koichi. A pesar de solo conocerse hasta ahora, sería una falta de respeto dejarle ahí sin más, así se usara la excusa más elaborada.

Ah claro, ahora recuerdo que alcance a guardar algo —, comenzó a buscar en su morral, ahí tenía una manzana que alcanzo a tomar de la cocina, —espero no te moleste que coma aquí, pero en verdad tengo hambre por no comer en la mañana—, se excuso mientras se sentó en el suelo de la azotea.


Off:

Perdón por lo corto que salio u.u
avatar
Elizabeth Mittermaier
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 50
Monedas Monedas : 1266

Volver arriba Ir abajo

Re: Desde otro punto de vista [Priv. con Elizabeth Mittermaier]

Mensaje por Koichi Shimizu el Jue Nov 20, 2014 3:32 pm

Me dijo que hablar con alguien cercano, podía calmarme y ayudarme con lo que sentía, pero no tenía a nadie realmente cercano, vale, mi primo Chicho era alguien cercano, pero con el hablar de lo que sentía no era factible, no porque él no lo entendiera, si no porque no nos habíamos visto en muchos años y aún no tenía la confianza suficiente con él para hablar de esas cosas, y la otra persona con la que podía hablar de esas cosas era Sakura pero había desaparecido y algo me decía, tenía la certeza, de que no la iba a volver a ver y eso me dolía en lo más profundo de su corazón.

-La gente con la que podía hablar de eso no están aquí, mi pareja anda desaparecida mucho tiempo…-suspiré-ya no sé si quiera si es mi pareja, así que imagínate y mis padres están en EEUU, por un tema… delicado-suspiré y la mire a los ojos-están tratando, parece ya sin esperanza de curar un cáncer de mi madre, pero parece que no hay demasiadas posibilidades, la dan por desahuciada...-baje la mirada al suelo apretando los puños con fuerza.

Se presento y sonreí de nuevo forzosamente ante su presentación, no quería que mis sentimientos interfirieran en ella, no quería hacérselo incomodo, aunque era difícil de retener mis sentimientos, porque eran tan intensos y cosas tan importantes como perder a quien había sido tu pareja, y también a tu madre, era todo tan complicado que a veces me daban ganas de explotar y llevármelo todo por delante, pero no, me habían educado de una forma estricta, que la mayoría de veces me la saltaba, pero en estos aspectos si me comportaba como me habían educado.

-Es un placer conocerte Elizabeth-dije forzando mi sonrisa, tratando de hacer que pareciera real, inútilmente-Oh, de segundo, si que es una casualidad-asentí con la cabeza-y es normal que no me hayas visto en clase de Literatura, no me sentía con ganas de ir a clase, y la verdad, no creo que vaya a clase en un par de días…-me encogí de hombros.

Me dijo que si no me importaba almorzaría allí, negué con la cabeza, no me molestaba que almorzase allí, después de todo si no había desayunado… ¿Qué iba a hacer? Podía haber ido a la cafetería, pero quizás no le apetecía ir, o simplemente quería quedarse conmigo, pero de ser así no entendía por qué, no me conocía y en aquellos momentos precisamente yo no era el más divertido que te pudiera encontrar, pero la chica se mostraba amable en todo momento y debía serlo, o al menos no ser desagradable, aunque tampoco es que me apeteciese demasiado ponerme desagradable con las personas, yo necesitaba otras cosas, pero no era algo que nadie pudiera ofrecerme en aquel momento, ni ella, ni nadie…

-Tranquila-le sonreí-no me molesta que almuerces aquí… si no has desayunado es normal que estés hambrienta, sinceramente yo tampoco he desayunado, pero desde hace algunos días tengo el estomago cerrado y como mas bien poco… pero es que no me entra nada más, y se que debería comer… pero no puedo…-suspiré apoyado en la barandilla de la azotea.


Off Rol:
No te preocupes, el mio tampoco ha sido muy largo, y bueno, conozco a gente que hace post mucho mas cortos que tuyos y creen que son largos xD
avatar
Koichi Shimizu
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 243
Monedas Monedas : 3780

Volver arriba Ir abajo

Re: Desde otro punto de vista [Priv. con Elizabeth Mittermaier]

Mensaje por Elizabeth Mittermaier el Lun Nov 24, 2014 3:07 pm

A pesar de ser algo que no le gustaba mucho hacer, tomo parte de su manga para limpiar la manzana. A pesar de que estuvieran lavadas, no hacía daño volver a darle una limpiada antes de comer. Dio un pequeño mordisco, esta se encontraba bastante dulce y jugosa. La sensación de hambre desapareció al instante al sentir que por fin ingresaba comida. Dio 2 mordiscos seguidos, luego se limpio con el dedo la boca. Desde ahí sentada observaba a Koichi, cada vez más la situación se aclaraba, algo que en verdad cambio en cuestión de minutos. Una conversación así como la que se encontraban teniendo era digna de un par de buenos amigos y no de unos recién conocidos, quizás el se sentía mucho mas cómodo contarle la situación a una completa desconocida. O eso fue lo que paso por la cabeza de Elizabeth en ese momento.

Bueno, tienes razón, yo tampoco hubiera logrado entrar a clases si me encontrara así de mal—, le dio la razón, —sin embargo, ¿Por qué decidiste venir al instituto? No creo que el ambiente te ayude mucho a relajar un poco tu mente, y mucho menos creo que estés motivado a entrar a las siguientes clases

Se quedo mirando la manzana por el lado en que no se encontraba mordido, el brillante rojo relucía gracias a la luz del sol que los acompañaba. No se encontraba haciendo un abrasador calor de verano, pero si era cálida la luz. Volvió a morder la manzana, masticaba el trozo con más lentitud que antes, su mente divagaba entre las explicaciones que le dio Koichi. Aparentaba ser una interesante historia que querer escuchar, pero como hacer que la diera a conocer. Lo que ahorita ha dado son detalles sueltos, detrás de cada uno hay una causa. ¿Cómo lograr conocerlas? Lo mejor era intentar hacer que se sintiera más cómodo con esos recuerdos. Aun así debía tratar con cuidado el tema de su madre, con la reacción que vio al contar eso es la manera más fácil de demostrar que tan grave era el asunto, a pesar de que ella conocía perfectamente el sentimiento.

Koichi—, se cubrió un momento la boca, —espero no te moleste que ya te hable de manera tan confiada pero es algo que tampoco logro evitar en mi, detesto llamar a los demás por sus apellidos—, se sobo la mejilla, —la verdad entiendo que es lo que sientes respecto a tu madre, es un gran dolor y una gran incertidumbre, y sé que esto sonara duro, pero ¿no crees que si ya dieron ese diagnostico ya debes asimilar que es todo? —, inclino un poco la cabeza hacia abajo, —se que también te molesta que no puedas estar ahí junto a ella, igual logro entenderte…—, prefirió quedarse callada a eso ultimo que pensaba decir, pues no encontró las palabras adecuadas, —creo que hablar con una recién conocida te está ayudando bastante a desahogarte—, sonrió con sutileza mientras terminaba de comer la manzana.

Saco de su morral una pequeña bolsa plástica, ahí dejo el corazón de la manzana, ya luego encontraría una caneca de basura para dejarla ahí. El hambre se mantendría calmada, no por mucho tiempo pues una sola manzana no cubriría lo que suele desayunar. Soltó un pequeño suspiro, dejo el morral a su lado y estiro las piernas.

¿No te gustaría sentarte aquí junto a mi? Yo ya estaría cansada de estar tanto tiempo de pie


Off rol:

Es que igual, a veces si escribo mucho pero como que no sale nada que de para avanzar, no me gusta cuado me pasa eso xD Pero bueno, ya recupere mi inspiración Cool
avatar
Elizabeth Mittermaier
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 50
Monedas Monedas : 1266

Volver arriba Ir abajo

Re: Desde otro punto de vista [Priv. con Elizabeth Mittermaier]

Mensaje por Koichi Shimizu el Jue Nov 27, 2014 12:06 am

La pregunta de por que había decidido ir al Instituto, tenía una respuesta muy sencilla, simplemente no me sentía con fuerzas de estar en mi casa solitaria sin nada que hacer y con nadie con quien hablar, prefería el ambiente del Instituto, que aunque quizás no era el idóneo para relajarme, tampoco era peor que el de mi casa, pues dudaba que en aquel momento encontrase sitios mas deprimentes que mi hogar, era cierto que Chicho vivía conmigo, pero no me gustaba compartir mis momentos de tristeza con él, no me sentía cómodo, además que Chicho casi no pasaba por casa.
-El ambiente de mi casa es mucho peor que el del Instituto-me encogí de hombros-prefiero estar en sitios que aunque estén silenciosos en ocasiones, rebosen vida y haya movimiento, porque no estoy preparado para estar completamente solo-le explique.

Me llamo por mi nombre y no por mi apellido, como se solía hacer en Japón, y me agradaba que hiciera eso, el tema de los formalismos japoneses no me gustaba para nada, a pesar de ser japonés de nacimiento, con ascendencia japonesa, pero eso no era lo importante del asunto, me dijo que lo mejor era que fuera asimilando el tema de mi madre, ella pensaba que a lo mejor me sentaba mal que me dijera eso, nada más lejos de la realidad, lo intentaba cada día, pero me era complicado, sabía que hasta que mi padre no volviese y estuviese con él, no podría superarlo, no del todo.
-No creo que pueda superarlo tan fácilmente-le comente-es difícil, no tengo un apoyo como quien dice-suspiré-mi primo vive en casa y es un bala perdida y además va a su bola, no es que no se preocupe, pero como quién dice tiene el cerebro lleno de paja-reí levemente-si encima pienso en que la chica con la que estaba desapareció sin darme más explicaciones es una cosa que me afecta más aún, pues ella podría darme apoyo y consolarme un poco en esta situación-la mire a los ojos-creo que no hay consuelo, ni forma de aceptarlo…-baje la mirada al suelo.

Sonreí levemente cuando me dijo que hablar con una desconocida me estaba ayudando a desahogarme, pero realmente no me estaba desahogando, desahogarme era cuando llegaba a mi casa y me daba por golpear muebles y puertas con rabia, con tal fuerza que a veces asustaba a mi primo.
-No es desahogarme-negué con la cabeza-simplemente te cuento que me pasa, porque tampoco tiene mucho sentido ocultarlo, eso no solucionaría nada-me encogí de hombros-me da igual que lo sepa todo el mundo-suspiré.

Poco después me dijo que me sentase a tu lado, pues según ella, debía estar cansado de estar de pie, realmente no me encontraba cansado, me encontraba bien, pero accedí y me senté a su lado, levantando la mirada al cielo y luego fije mi mirada en el horizonte sin saber que decir, solamente solté un profundo suspiro, toqueteando el suelo de la azotea por hacer algo.
-¿Eres de hablar con desconocidos?-la mire a los ojos-Normalmente la gente suele pasar de la gente que no conoce-suspiré-es absurdo, pero es así, por eso me sorprendes un poco-concluí.

avatar
Koichi Shimizu
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 243
Monedas Monedas : 3780

Volver arriba Ir abajo

Re: Desde otro punto de vista [Priv. con Elizabeth Mittermaier]

Mensaje por Tema Cerrado el Vie Ene 02, 2015 7:35 pm

Cerrado por ausencia de rango
Para apertura del tema pedir personaje en recuperación de rango y después postear en reapertura de temas.
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1662
Monedas Monedas : 19411

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.