Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Ir abajo

Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Gilbert Sørensen el Mar Oct 28, 2014 3:46 pm

Aburrido, fastidiado y molesto. Era la triada de palabras más sanas y decentes que describían en conjunto lo que pensaba y sentía en ese mismo instante el joven heredero, sentando en el extremo derecho de una gran mesa de reuniones ovalada, tal vez hecha de caoba, pero al rubio esos detalles le importaban una soberana mierda. Llevaba más de tres horas en ese lugar, un salón de conferencias bastante elegante, sin ser para menos al tratarse de un hotel cinco estrellas, donde los ejecutivos de la sucursal que estaba supervisando decidieron reunirse para discutir los detalles y pormenores importantes para el futuro de las instalaciones. Gilbert no tenía problemas en asistir cuando realmente necesitaban de su presencia, para ir tomando decisiones de peso, algo que se le prometió para esta ocasión... pero nada, llevaba tres horas escuchando como el resto divagaba en detalles que él consideraba insignificantes, sorprendiéndose a sí mismo de no haber estallado antes. La promesa de por fin obtener el puesto que deseaba le estaba ablandando, pero esto sobrepasaba los escasos límites de su tolerancia.

-Iré a dar un paseo, continúen sin mí... no se atrevan a solicitar de mi presencia de nuevo si no es de suma y total importancia, haré que despidan al que lo haga. Ya me han hecho perder demasiado de mi valioso tiempo...- Interrumpiendo la sesión cuando el joven rubio se puso de pie, hablando con su típico y soberano tono de voz que rozaba lo amenazante. La mayoría de los empleados de la empresa, sobre todo los altos cargos y sus asistentes, conocían el carácter del chico y no lo forzaban hasta ese extremo, en este caso los presentes parecieron olvidarlo por un momento, pero ahí estaba el mismo Gilbert para recordárselos. Saliendo del lugar en un total silencio que lo acompaño hasta que hubiera abandonado la habitación, siendo uno de los propios ejecutivos quien se pusiera de pie para servirle de portero, una acción que luego sería repudiada por sus pares, pero que al joven rubio estaba lejos de interesarle.

Afuera, en el pasillo al que arribo, pudo notar el mismo nivel de cuidado en los detalles del decorado y el estilo que presentaba, pero de nuevo poco y nada le interesaba fijarse en todo eso. Estaba en un hotel, de calidad por lo demás, debía que tener al menos un restaurante o un bar de categoría en donde le sirvieran algo para beber que valiera la pena, era lo único que pasaba por su mente en ese instante. Pudo montarse en su moto y haberse ido a otro lugar, estaba en plena ciudad al fin y al cabo, pero muy en el fondo deseaba darles una mínima oportunidad a los inútiles que se atrevieron a molestarlo, tampoco es que tuviera nada mejor que hacer. Desde que llego a la ciudad se aburría bastante, no encontraba nada que fuera de su interés, sólo cosas pequeñas y que lo entretenían a momentos, pero nada relevante.

-...¿Mmh?- Hasta ese momento, en donde fueron varias las sensaciones que lo invadieron al encontrarse en plena caminata por los pasillos con una inesperada presencia, que hasta su andar logro detener. Con ambas manos dentro de los bolsillos del pantalón de tela negra que iba vistiendo, bajo el blazer del mismo color, fijo la mirada en esta persona, sin importarle que estuviera rodeado por otras, lo miraba solamente a él sin una pizca de vergüenza o disimulo. Eso no era novedad, pocas veces se contenía sobre su actuar, pero en esta ocasión se sentía dominado por algo más... y no le gustaba, pero tampoco lo podía evitar. Su semblante continuaba siendo recto y frío como siempre, hasta algo escalofriante detrás de su mirada artificialmente rojiza, decidiendo con que intenciones abordaría a estar persona, era obvio que deseaba hacerlo, aun sin saber para que... pero de seguro seria divertido averiguarlo.


Última edición por Gilbert Sørensen el Miér Oct 28, 2015 4:08 pm, editado 3 veces
avatar
Gilbert Sørensen
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 215
Monedas Monedas : 1139

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Hazuki Ransaki el Miér Nov 05, 2014 3:30 am

Esta vez el trabajo sería en uno de los hoteles más caros y elegantes de la ciudad, precisamente para una publicidad del mismo. Sería un comercial para televisión, fotos para revistas y una propaganda para las calles. Los que trabajaríamos allí fuimos escogidos por los mismos dueños del hotel, no querían modelos convencionales, querían gente de aspecto llamativo e impactante, y al parecer entré en esas categorías por, y según ellos mismos, mi cabello tan largo de color verde y mi mirada directa y fría. Estos sujetos tenían gustos raros sin duda, ya que mis otros 4 compañeros también llevaban los cabellos teñidos o usaban pearcings; no comprendía muy bien el concepto de todo esto, y tampoco me importaba, yo simplemente haría lo que me indicaran hacer y nada más: sonreír, posar, risas, etc, todo sería actuado lo mejor posible.
Fue algo bastante largo a decir verdad, puesto que habíamos comenzado a trabajar recién pasado el mediodía y, en ese momento, estaba anocheciendo. Habían decidido comenzar con el comercial con la idea de “lo más complicado al principio para que luego se relajen”, aunque me daba exactamente lo mismo en tanto pudiera trabajar sin inconvenientes, y si bien nos tomó casi toda la tarde solo esa parte de nuestras actividades, había quedado excelente.
Lo que seguía eran las fotos para las otras dos peticiones, no tardaríamos más de una hora en eso, había varios camarógrafos después de todo, y como no debíamos hacer demasiados cambios de ropa todo sería más veloz. Y así fue, ya estaba en mi última tanda usando el último cambio de ropa, el cual me dejaría para la cena que tendríamos en el hotel para celebrar la finalización de una jornada laboriosa: el cabello atado con una coleta alta, una camisa blanca con estampado de aves en gris oscuro, un blazer gris que hacía juego con mis ojos, los cuales ese día no llevaban ningún disfraz, estaban al natural, pantalones negros y zapatos del mismo color.

En un momento, mientras las cámaras me tomaban, mi vista se desvió por indicación del camarógrafo en el momento en que debía sonreír cálidamente, chocando con un joven rubio de ojos rojos, de buena vestimenta, que no apartaba sus orbes de mí. Tenía una mirada muy penetrante y seria, muy atrayente debo decir. -No está mal, nada mal…- pensé observándolo detenidamente aprovechando que aun no debía cambiar mi postura. Era muy guapo sin duda alguna, no parecía mayor que yo, y claramente se notaba que tenía un interés en mí, lo podía sentir en la insistencia de su vista en mí. -… podría decir que es mi tipo- agregué, para luego ser obligado a dejar de verle por indicaciones de otros.

No tuve la oportunidad de mirarlo nuevamente, si lo hacía por voluntad propia podría arruinar las tomas y eso sería en verdad problemático para mí, aunque no era complicado saber si seguía allí o no, ya que podía sentir como me seguía visualmente. Era diferente a como me vieran los demás, su mirada tenía un peso diferente, se sentían intenciones diferentes, no podía pasarlas por alto fácilmente, no con tanta insistencia por su parte en seguirme.
Entre que llegó ese joven y la finalización total de la producción habrán pasado unos escasos quince minutos; ni bien nos dijeron “¡Buen trabajo, terminamos por hoy!”, me levanté del sofá donde fue que me hicieron la última fotografía y me dirigí hacia el rubio que, aunque pensé que luego de un rato se marcharía, continuaba allí parado con ese semblante un tanto misterioso.

Sin ninguna expresión en particular terminé parado frente a él, viéndolo hacia arriba ya que me sacaba algunos centímetros de ventaja. -Eres muy perseverante por lo que noto…- no pretendía halagarlo ni criticarlo, solo quise remarcar ese hecho claro, ya que fue una pequeña distracción en mis labores, pero no me afectaba. -… me intriga el porqué de tu interés en mí… aunque tú también llamaste mi atención…- me crucé de brazos con naturalidad. -… así que simplemente lo diré, ¿me miras porque tienes ganas de acostarte conmigo?- solté sin más, sin disimulo, siquiera sin bajar la voz para evitar que los demás allí escucharan, cosa que ocurrió inevitablemente.

Pude escuchar algunos murmullos de parte del staff, comentarios de mis compañeros que variaban entre “¿Otra vez encontró a alguien?” o “Este Hazuki nunca cambia, ¿eh?”, entre otros que ya pasaban a una tonalidad despectiva que no me interesaron, o mejor dicho nada de lo que escuchaba me interesaba. Lo único que estaba atento a oír sería la respuesta del muchacho.
avatar
Hazuki Ransaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 140
Monedas Monedas : 3410

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Gilbert Sørensen el Vie Nov 28, 2014 2:39 am

En algún momento creyó escuchar que alguien mencionaba lo de una sesión fotográfica que se realizaría en ese mismo hotel, seguramente se referían a lo que estaba observando en ese mismo instante. No le dio mucha importante más allá de poder encontrarse con alguna chica atractiva con quien pasar el rato luego de terminar la reunión, pero termino encontrándose algo mucho mejor. Afilando un poco la mirada cuando noto que el peliverde igualmente le devolvió la mirada, aun si sólo fuera por la postura de la fotografía que le estaba pediendo, al menos ahora su “victima” sabia que era observado y eso le gustaba. Aun que no pareció afectarle en lo más mínimo, debiera ser la costumbre, pensaba el rubio, tener a alguien mirándole con intenciones alejadas de lo profesional, mientras el chico demostraba lo centrado que era. Ya no le quedaban dudas, en cuando dejaron de cruzar miradas se recargo contra el muro detrás de él, esperando que la sesión se diera por terminada para acercarse y hablarle, tenía todo el tiempo del mundo para dedicarse a verlo y en caso de que le rehuyera luego, tiempo también de sobra para seguirle. ¿Estaba encaprichado? Si. Y como un tipo caprichoso por naturaleza no se detendría hasta tener lo que quería.

Los minutos pasaron volando y su mirada se despego muy pocas veces del muchacho, escudriñando cada pedazo de su persona con la mirada, analizándole. Ignorando totalmente a quienes notaron su presencia en el lugar y trataron de dirigirle la palabra, gente insignificante con la que no necesitaba interactuar, al único con quien estaba dispuesto a conversar era con el objetivo de su deseo. Pero no tuvo ni la oportunidad de moverse de su lugar, en cuanto el trabajo se dio por terminado fue el propio peliverde quien se le acerco. Su semblante era muy diferente de lo que vio antes, bastante inexpresivo, no dejaba de agradarle pese a eso, además tampoco parecía enojado y al oír sus primeras palabras supo con certeza que no lo estaba. No era que tuviera una expectativa en el chico, sus actitudes o demás, incluso lo que escuchaba le parecía irrelevante pese a no decir nada mientras le escuchaba, para Gilbert lo que le atrajo fue su físico... pero debía admitir que el chico era interesante, su ultimo comentario sobre todo le saco una sonrisa ladina bastante divertida, que se acentúo por lo que decían quienes estaban a su alrededor, obviamente también le escucharon, tampoco es que le importara lo que dijeran, pero sin duda ayudaba a darle una ligera idea de con quien trataba.

-Tengo ganas de hacer algo más que acostarme contigo, de lo contrario no hubiera esperado tanto... - Hablaba de forma calmada, aun que tampoco tenía intenciones de bajar su tono. Lo dicho no era relevante, ya sabía a que se refería el chico, pero nunca estaba demás terminar de aclararlo. Sacando su mano derecha desde su escondite en el bolsillo, aun que sólo fue para dejarla estirada a un lado de su cuerpo, cambiando la sonrisa ladina por una más confiada y relajada que antes, lo mismo ocurrió con su mirada, pero esta continuaba alerta y observando al chico con la intensidad de antes, como si nunca dejara de vigilarlo -Tienes muchas de las cosas que me gustan, eso es difícil de lograr... diría que quisiera conocerte más, pero sería una patraña cursi, algo que parece no funciona contigo... así que iré directo al grano- De nuevo hablaba por el simple hecho de que le agradaba escuchar su propia voz, que el mundo escuchara las cosas que tenia que decir, aun que en este caso sobre todo debía ser el muchacho frente a él quien entendiera con quién estaba tratando, más que al viceversa. Utilizando la mano que quejo floja a un lado, para alzarla y tomar con delicadeza el mentón del chico, mientras era el propio rubio era quién se le acercaba ahora, algo intimidante para muchos, pero quizás no para el peliverde.

-Te quiero para mi y sólo para mi, esta noche y todas las que siguen- Nuevamente su mirada dio la impresión de afilarse, sentenciando con esas palabras todas sus intenciones para con aquel extraño con el que acaba de encontrarse, cuyo nombre ni siquiera conocía y quién tampoco sabía el del rubio, detalles importantes, pero los cuales la avasalladora personalidad del CEO pasaba por alto en ese momento, altaneramente y sin vergüenza. No era que no tuviera modales, casi siempre era una persona bastante educada, dentro de lo correctamente establecido, pero tendía a olvidarse de esto cuando se trataba de algo que realmente deseaba obtener, en este caso, su aparente nuevo prospecto de pareja.
avatar
Gilbert Sørensen
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 215
Monedas Monedas : 1139

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Hazuki Ransaki el Dom Dic 14, 2014 4:04 am

La sonrisa que mostró tras oír mi pregunta denotaba un claro interés en lo que dije, más luego de escuchar su respuesta, era demasiado evidente a lo que se refería y mis dudas fueron disipadas, aunque ya o sabía desde antes, ¿qué otra razón tendría para esperarme tanto si no fuera por sexo?, no parecía ser un ejecutivo del hotel puesto que no lo recordaba de la entrevista que nos hicieron; y si bien podría haber pasado por otro modelo, el hecho de que apareciera casi terminando el trabajo descartaba esa opción.
Continué oyéndole sin emitir palabra alguna, aun cruzado de brazos y con mi mirada fija en la suya. Él estaba en lo cierto, no me interesaban los discursos de ligue que a veces tenía que soportar, esos en los que fingían interesarse en mí solo para revolcarse conmigo un par de horas y luego desaparecer; prefería que me dijeran las cosas directamente, puesto que yo hacía lo mismo. Lo bueno era que ese rubio parecía pensar igual que yo en ese aspecto, y admito que me alivió un poco.

Dejé que manipulara mi rostro a su antojo con su mano, sin dejar de mirarle, sin inmutarme, aunque ahora una ligera pero creciente molestia dentro de mí. -No tengo problema en tener sexo contigo ahora ni tampoco en otra ocasión, pero no te garantizo una relación seria…- con suavidad aparté su mano de mi mentón, sosteniendo mis ojos en los suyos, aun sin expresión alguna que se manifestase. -… al menos para lo segundo si deberíamos conocernos, pero eso lo podemos dejar para después, sinceramente ando con ánimos de tener sexo y no quiero perder más tiempo…- aclaré firmemente para tratar de despejar esas ilusiones que pareció hacerse. Si bien podía aceptar una pareja, es apersona tendría que estar consciente de que la clase de personalidad que yo poseía, además que yo no aceptaba algo así sin conocer a la otra persona. Pero como mencioné, eso podría dejarse para después. Me volteé un momento para buscar al director con la mirada hasta hallarlo. -¿Ya terminamos con todo, cierto?- pregunté como si nada, como si nadie hubiera escuchado lo que estuve hablando con el otro hombre, incluso ignorando la cara de perplejidad de todos allí, incluso la del director.
–E-Este… n-no, ya… terminamos…- exclamó aquella persona que se encargó de supervisar cada uno de nuestros movimientos, volviendo mi mirada hacia el rubio nuevamente, ignorando totalmente a los demás como de costumbre. -Como ves, ya no tengo nada más que hacer, podemos irnos ahora si quieres- no es que estuviese apurado o en mi límite, simplemente quería alejarme de las miradas inquisidoras de los demás allí presentes, llegaban a ser molestos.

Di unos pasos junto al otro, saliendo al pasillo para esperarlo más cómodo. Si bien la distancia era corta, se podía sentir la diferencia en la presión de las miradas, además que quería demostrarle a aquel hombre que, pese a que no lo mostraba en mi rostro, estaba seriamente interesado en su cuerpo, el cual, a simple vista sobre la ropa, no parecía estar nada mal, incluso detectaba cierta aura vanidosa en él, cosa que solo tienen las personas muy seguras de sí mismas… solo eso me irritaba de él, al menos por el momento era solo eso.
avatar
Hazuki Ransaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 140
Monedas Monedas : 3410

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Gilbert Sørensen el Lun Dic 29, 2014 3:59 am

Se mantuvo en silencio volviendo a escuchar al peliverde mientras hablaba, quién respondía a sus palabras, quitando la mano de su mentón cuando con sutileza la apartaron de su lugar, no se molestaría en ese momento por aquello, no ahora que tendría lo que quería. Tampoco quiso aclarar lo que con anterioridad dijo, tenerlo para él era más que nada una decisión ya tomada, una que tal vez debía admitir fue demasiado rápida, pero así se manifestaban sus caprichos y por ahora el plan continuaba siendo el mismo, con o sin consentimiento ajeno, pero eso sería algo de lo cual el contrario se daría cuenta con el tiempo. Pero en ese preciso momento, compartía y primaba la necesidad carnal por lo que no se preocuparía de nada más, observando alrededor una última vez sin mucho interés a los que durante todo aquel tiempo les escucharon, rostro que no recordaría luego, sin detenerse demasiado en ellos antes de regresar la mirada hacia el camino que le llevo hasta ahí y se encamino hacia el con su nuevo objeto del deseo.

-Parece que ya están acostumbrados de verte actuar así... excepto por ese último, eso fue gracioso- Su semblante continuaba animado como antes, con la sonrisa un tanto más curvada por lo dicho, no era que deseara seguir una conversación al respecto, pero no dejaba de ser divertido para el rubio. Mirando de reojo a su acompañante, que a pesar del tiempo prolongado que tuvo antes para observarlo, no dejaba de cautivarlo pese a la inexpresividad que aun demostraba, pero era un detalle que podría soportar. Sin embargo no era capaz de saberlo todo con sólo observar, algunas cosas debían preguntarse, pero por supuesto, una presentación primaría para el futuro heredero era siempre lo más adecuado para el mismo -Mi nombre es Gilbert Sørensen, por si quieres saber que gritar en la cama... ¿Me dirás el tuyo o tendré que sacártelo de otra forma?- Utilizando un tono sedoso al final, quizás no eran necesarias las insinuaciones como dijo antes, podía ir directo al grano sin tener que dar un ligue previo, pero calentar las cosas durante el camino tampoco estaba mal.

Su mano derecha se deslizo de nuevo por las finas telas de su pantalón, buscando en el bolsillo su celular, que al sacarlo, tecleo sobre este con bastante facilidad utilizando sólo dicha mano, ya acostumbrado -¿Te gustan las alturas?- Turnando su rojiza mirada entre el chico y la pantalla del celular, casi matando un poco el comentario dicho antes, pero siendo algo mucho más importante para lo que pretendían hacer. Y es que no siempre bastaba con las ganas, tal vez si estuviera más urgido el rubio sólo actuaría, mas no era el caso. Mandándole instrucciones a su asistente por el celular, hasta ese momento no tuvo planeado reservar una habitación ni mucho menos para esa noche, nunca lo hacía, pero no era nada que el hombre con el que se mensajeaba no pudiera resolver. Dejando que sus pasos le guiaran hacia los ascensores que con anterioridad recordó ver por aquel mismo pasillo, ya que claro, la pregunta de antes fue hipotética. Gilbert siempre hacia lo que quería independiente de las respuestas que le dieran y este no era un caso diferente.
avatar
Gilbert Sørensen
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 215
Monedas Monedas : 1139

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Hazuki Ransaki el Mar Ene 20, 2015 9:41 pm

No tardó nada en seguirme al pasillo, donde yo lo esperaba apoyado contra la pared; entre más lo miraba más mi tipo de físico se hacía, era algo inevitable, me atraían las personas con carisma en su ser, personas que llamasen mi atención con el solo hecho de estar paradas allí sin hacer nada, era el caso de este chico, del cual desconocía su nombre por el momento. Sin embargo, su única gran falla que noté era su ego, no había que analizarlo ni conocerlo demasiado para darse cuenta que ese muchacho era bastante egocéntrico… odiaba esa clase de personalidades. Lo bueno era que solo tendríamos sexo, jamás pensaría en tener una relación pseudo seria con alguien como él.

-Ciertamente no es nada nuevo que ligue con alguien frente a los demás, lo que me sorprende es que no estén del todo acostumbrados- aclaré sin más, como si fuese lo más cotidiano del mundo, sin dejar de verle. Aun él mantenía su sonrisa de felino, era como si estuviese acechándome para cazarme en cualquier instante. -Sabe seducir, no puedo negarlo- pensé justo antes de que volviese a hablarme, dándome su nombre con una extraña excusa, aunque no puedo evitar que sería útil en el sentido que él decía. -Me llamo Hazuki Ransaki… y aunque te lo haya dicho, me gustaría ver qué clase de cosas hubieses hecho para saber mi nombre- respondí con algo de desafío en mi tono de voz, cruzándome de brazos otra vez y despegándome de la pared. Yo no era ninguna presa indefensa, también podía atacar aunque mis expresiones no fuesen lo que más usase en mis tácticas. Su siguiente pregunta me resultó extraña, no le veía sentido alguno. -No me causan nada en especial- no dije nada más y demostré un claro desinterés en la pregunta y respuesta.

Los paisajes citadinos me daban lo mismo, eran tan artificiales, tan humanos, cuando los veía simplemente eran una cosa más; no obstante, cuando se trataba de lugares naturales, montañas por ejemplo, la altura era lo ideal para observarlo todo, espacios verdes inmensos colmados de árboles y vida, sin personas a la vista exceptuándome a mí… me molestaba tanto contaminar esos lugares con mi presencia, hubiera deseado nacer como un animal más en vez de esta cosa putrefacta que son las personas.
Dejé de prestarle atención a Gilbert para sumergirme en mis pensamientos, solo regresando a la realidad cuando noté que el otro comenzaba a caminar sin decir nada, siguiéndole sin más para adentrarnos ambos en los ascensores.

-¿A dónde iremos?, ¿tienes una habitación en este hotel o iremos a otro?- pregunté antes de que el aparato se pusiese en marcha. Tenía algo de curiosidad, aun mis cosas estaban guardadas en una de las habitaciones de ese hotel, puesto que luego tendríamos una cena en el restaurante del mismo, evento al cual no tenía deseos de asistir. -Si nos vamos a ir a otro lugar, debo primero ir a recoger mis cosas, ¿o prefieres ir a mi habitación?, tú decides- no tenía problema en dejar esa decisión en sus manos, después de todo aquí lo importante era que íbamos a hacerlo, mientras hubiese una cama no importaba cuál de las tres opciones fuese la elegida.
avatar
Hazuki Ransaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 140
Monedas Monedas : 3410

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Gilbert Sørensen el Sáb Feb 14, 2015 8:32 am

Ya tenía un nombre, eso sería útil, tanto ahora como para luego, pero de eso se preocuparía después de ver que tal la pasaban esa noche, sus caprichos podían cambiar de un momento al otro después de todo. Pero regresando a la conversación o el intento de ella que tenían, no sólo se había ganado un nombre, sino también un claro desafío, que pensaba cumplir no discutiéndole en ese momento con palabras, las acciones eran mejores en esos casos y podían llegar a decir mucho más, lo creía firmemente.

Por ahora la idea de llegar a la habitación estaba en su mente, todavía esperando una respuesta del celular cuando el peliverde hablo de nuevo, observándole de reojo sin mayores expresiones en su rostro, buscando en el contrarió algo que le hiciera creer que protestaría al elegir algunas de aquellas opciones... pero sin encontrar nada. Menos cuando termino de hablar y le dedico esa frase -“Claro que yo decido”- Pensó por costumbre, mientras se le dibujaba con sonrisa arrogante en el rostro.

-Iremos a mi cuarto. Aunque dudo mucho que terminemos pronto... o que más tarde estés en condiciones de ir enseguida a por tus cosas- Aun si apenas estaba reservando la susodicha habitación, no aceptaría ir en el cuarto de otra personas si no estaba a la altura de sus exigencias, posiblemente el cuarto del otro lo estaba, no lo sabía, pero el factor “orgullo” también ponderaba en sus decisiones siempre, en otras palabras, necesitaba demostrar que tenía y podía entregar más. Ya para lo siguiente hablaba muy enserio, al mismo tiempo de que continuaba jugando con el contexto sexual de todo el asunto, anticipándole un poco de lo que le esperaba a su acompañante. Y es que cuando tenía un juguete nuevo, le gustaba usarlo al máximo para saber, de nuevo, si le complacía por completo o no, que tan a la altura de sus deseos se encontraba. Claro que no pretendía lastimarlo ni mucho menos, no en ese ámbito -y mientras no se lo mereciera-, pero sí podrían terminar muy cansados si todo salía bien.

-Podemos ir en busca de tus cosas y luego dirigirnos a mi suite... o vas tú solo y yo te espero arriba, estaré en el último piso... de todos modos debo esperar que me traigan algo. Pero será rápido, que eso no te quite las ganas- El ascensor continuaba estático con ellos ahí dentro, casi esperando que se tomara una decisión y por órdenes de alguien superior sin atreverse a moverse hasta que esto sucediera. Necesitaba esperar las llaves si quería entrar, por ello de nuevo la facilidad para con el tiempo, fue lo que creyó, hasta que dejo de poner atención al modelo o al celular y se enfocó en el tablero de números del ascensor. En este se mostraban los quince pisos existentes, eso podía parecer poco, si no se contabilizaba la extensión horizontal del mismo hotel, pero paso de estos también y se enfocó en los demás botones.

Para cuando su dedo estaba marcando el que indicaba cerraba las puertas del ascensor y estas cumplían su cometido, ya había arrinconado al peliverde contra la pared del ascensor, sin llegar a ser totalmente invasivo y con un toque sutil, pero si demostrando su dominancia. La altura entre ambos difería en pocos centímetros, resolviendo esto al inclinas apenas el rostro para ver directo al del otro, esta vez sin tomar su mentón, o no, se conformó con posar su mano en la pared tras la espalda del peliverde, casi a la altura de su cintura. Entrecerrando las orbes rojizas y volvió a disfrutar del rostro que antes le cautivo, expresivo o no, era perfecto... y sería suyo.

-O podemos hacer tiempo aquí... y luego mando a alguien más para que vaya por tus cosas...- Murmuro, audible, pese a no ser lo que le importaba, lo que realmente le interesaba en ese momento eran los labios a pocos centímetros de los suyos, además de todo el resto del cuerpo contrario. Con total despreocupación de que alguien más necesitara el ascender, de la decencia en público, hasta de las cámaras del mismo aparato le daban igual. Continuaba sin estar ansioso, pero era hombre y sobre todo, uno demandante y que le gustaba aprovechar cada oportunidad para disfrutar tanto como pudiera, uno que tampoco le agradaba ser desafiado y aprovecharía cada oportunidad para demostrarlo.


off-rol:
Gilbert: Hey! Me debes un chocolate por esta fecha, no me importa si no te interesa. Lo voy a estar esperando y como no llegue, iré por ti. *lol sabe que no llegará, esa es la parte que le gusta (?)*

♥:

Feliz San Valentín c; ~
avatar
Gilbert Sørensen
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 215
Monedas Monedas : 1139

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Hazuki Ransaki el Sáb Feb 21, 2015 8:01 am

Lo miré fijamente mientras me sonreía y me daba aquella respuesta, sonaba muy orgulloso de sus habilidades como para afirmar que luego no tendría la condición necesaria para recoger mis pertenencias. -De acuerdo, en tu habitación entonces, y suenas en verdad muy confiado, espero que realmente seas capaz de cumplir lo que dices…- comenté sin darle mayor importancia al asunto, escuchando luego sus siguientes propuestas sin inmutarme. -… mis cosas se quedarán en la habitación, así que me quedaré aquí, tengo paciencia y no me molesta esperar- respondí viéndole fijamente, retomando un pensamiento que me había dejado algo curioso. -Es muy presumido, tal vez de verdad sea muy bueno en la cama- me dije a mi mismo, viendo como dejaba de prestarme atención por un instante, no me molestó.

Gilbert tenía el aire y la apariencia de alguien con un alto poder adquisitivo, incluso su “papel” de ególatra iba a la perfección con su aspecto, sin embargo eso no era un halago ni nada parecido, más bien era una crítica bastante acusadora. De no ser porque su imponencia despertaba mis instintos, jamás hubiese querido acercarme a alguien como él, era justamente el tipo de persona que no soportaba en lo más mínimo. No obstante no quería ser prejuicioso, nunca se terminaba de conocer a un compañero de cama temporal, podría ocultar otras facetas de sí mismo que seguramente no llegaría a ver mientras tuviésemos sexo. Así que preferí no perder tiempo en seguir criticándolo, puesto que yo también, para el común de las personas, tenía muchos puntos negativos que me convertían en una persona despreciable.
Solo me limité a observarlo mientras él realizaba sus movimientos, acorralándome lentamente luego de presionar un botón que hizo cerrar las puertas del elevador. Me dejé llevar voluntariamente por sus acciones, apoyando mi espalda contra la pared, aceptando la corta distancia entre nosotros sin apartar mis ojos de los suyos, expectante por su siguiente movimiento.

Sin darme cuenta, una pequeña sonrisa pícara se mostró en mi boca, acentuando mi mirada como una traviesa y decidida. -Mis cosas aquí no importan… pero tu propuesta me agrada bastante…- mis instintos comenzaba a descontrolarse más rápido de lo normal, tal vez el ser provocado en un sitio tan estrecho y un tanto morboso por la presencia de cámaras de seguridad me había excitado más de lo debido.

Atenuando naturalmente aquella expresión anterior, dejándola en un simple recuerdo al retomar mi inexpresividad normal, levanté mis manos suavemente para alcanzar el cuello del rubio, rodeándolo lentamente mientras acariciaba sus hombros, espalda y su cabello, acercándome a él a medida que el agarre se hacía más estrecho. Ambos teníamos el mismo deseo por lo que logré percibir, la tensión era demasiada, y contenerse era casi imposible. En un principio di un beso suave en la comisura de sus labios, repitiendo el gesto un par de veces antes de besar su boca levemente, tomando distancia al segundo. Nuestras miradas se conectaban instantáneamente, rompiendo esa conexión al instante de volver a besarlo, esta vez más prolongadamente, pero igual de suave que antes, tomando corta distancia otra vez. Eran simples provocaciones, estaba molestándolo, incitándolo a que tomase las riendas del momento, quería comprobar que tan bueno sería besando si se tenía tanta confianza en la cama.
avatar
Hazuki Ransaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 140
Monedas Monedas : 3410

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Gilbert Sørensen el Mar Mar 31, 2015 9:19 am

Tal y como dijo el chico, sus cosas eran lo de menos, por más opciones que le dio el propósito de todo continuaría siendo el mismo, apoderarse por completo del cuerpo ajeno. Mirando con atención cada movimiento del peliverde, las sutiles caricias mientras enredaba sus brazos alrededor de su cuello que, fuera de lo romántico, era útil para mantenerse cerca uno del otro y no perder el ritmo y profundizar la complicidad del momento. Siendo el acercamiento también de ayudo para que, por un instante, sólo se centrara en las orbes ajenas, grises y frías, pero cautivantes a su manera, que luego dejaron de importar. Y es que no era la vista el sentido en el que necesitaba concentrarse ahora, sino que era el tacto, específicamente el de sus labios, el que necesitaba su atención cuando se activó con aquel juego tentativo que no dudo en corresponder, al menos el tiempo en que el otro le permitía probarlos, tersos, cálidos y deseosos como los suyos.

Siguiéndole el juego hasta que entendió la indirecta -"¿Otro reto?..."- Se dijo a sí mismo, recordando la actitud de antes del peliverde, que al parecer continuaría hasta que le demostrara lo bueno que era más allá que simplemente jactarse de ello, algo en lo que no pondría inconveniente alguno, pues también deseaba mostrárselo. Tan sólo dejo que el beso que apenas había iniciado el otro con mayor profundidad se desvaneciera, para comenzar a tomar el control de nuevo, tal como parecía estárselo pidiendo. Besando sus labios sin dar pie a más separaciones rápidas, ahora él quería dominarlos, imponiendo su presencia sobre los labios ajenos, pese a que apenas estaba empezando, bastando con que inclinara un poco más su cabeza sobre la del modelo para hermetizar el contacto, mientras su brazo derecho se deslazaba por la pared y quedaba más pegado al cuerpo ajeno, sin llegar a abrazarle, pero si restringiendo su paso, continuando con su otra mano sobre el panel de botones, lista para volver a cerrar la puerta de ser necesario, incluso, la tentación por bloquear el aparato llego. Pero no, en el fondo deseaba la cama del cuarto que pidió, por ello controlaría que tan lejos llevarían el juego previo a llegar ahí.

Incitando ahora con su boca el abrir de los labios ajenos, deseoso de profundizar y probar más de una vez la esencia del peliverde. Se podía llegar a saber mucho de la persona que te acompañaba a través de un beso, no por algo que le hubieran dicho, sino por la pura y mera experiencia. En su caso y siempre actuando como si todo le perteneciera por derecho, no se contenía y se apoderaba de todo el espacio del que disponía, momento en el que también analizaba si lo que estaba poseyendo era digno de su persona, lo que agregaba un toque de delicadeza exploratoria, que se confundía con gentileza mientras acariciaba y jugaba con su lengua. Casi como un baile, fue de paso en paso, mientras prolongaba en beso, sus ojos ya se hallaban cerrados y de pronto el ascensor por fin de movilizo, sin darle importancia hacia dónde fuera a parar, su atención estaba puesta en Hazuki y pasear en el ascender a su lado le pareció extrañamente divertido, al mismo tiempo que excitante... sí, puede que eso último fuera en realidad lo que más sentía, pero luego de estar aburrido en la reunión, cualquier cosa era entretenida para el rubio.
avatar
Gilbert Sørensen
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 215
Monedas Monedas : 1139

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Hazuki Ransaki el Vie Abr 03, 2015 4:55 am

¿Cómo podría describirlo?, no estaba seguro de tener palabras para narrar correctamente lo que estaba sintiendo en esos instantes. Principalmente un gran estremecimiento que se dedicaba a recorrer cada centímetro de mi cuerpo, comenzando por los labios que participaban en un beso corto suave pero no por eso menos excitante.
Mis provocaciones no tardaron en dar el resultado esperando, siendo besado con más fuerza de la que yo había aplicado, todo mi cuerpo fue obligado a reposar contra la pared mientras que Gilbert empezaba a manejar la situación. Ya no pude tomar distancia otra vez, sintiendo más reducido que antes mi espacio, algo que me hacía sentir bastante indefenso, pero a la vez era placentero. El sentirme totalmente rodeado por alguien no me desagradaba en lo absoluto en un momento como ese, es más, quería que siguiera atrapándome, que me aprisionara totalmente contra su cuerpo y que todo dejase de importarme.
Poco a poco el beso pasó a ser realmente serio, me estaba gustando más de lo que esperaba, provocando que mis mejillas se tornasen de un bastante notorio color carmín; creía que solo eran meras habladurías, pero por lo visto su supuesta habilidad que tanto presumía tenía algo de fundamento. No me dio siquiera tiempo de hacerme el difícil para seguir tentándolo, en un instante nuestras lenguas ya estaban totalmente entrelazadas, dándome ligeros pero continuos escalofríos que solo conseguían incentivar y poner ansiosa cierta parte de mi cuerpo.

-Si esto sigue… me desmoronaré antes de llegar al cuarto…- pensé con dificultad, debía agradecer el poder siquiera tener neuronas dispuestas a hacer otra cosa que no sea concentrarse en aquel beso tan húmedo, tan cálido y lujurioso, que a cada mínima separación de nuestras bocas para cambiar de posición hacía que de mí escaparan suspiros desesperados.

Me aferraba con fuerza a sus ropas desde la espalda, me sentía inquieto, no tenía idea de cómo hacer más intenso ese beso sin que llegásemos al punto de desvestirnos. Pese a que no lo deseaba, necesitaba detener aquello un momento para mantener la cordura, era imperioso para mí o acabaría por tener una erección en ese instante, la cual, debo aclarar, estaba a medio camino para terminar de formarse.
Por fortuna para mí, que el ascensor empezara a moverse fue lo ideal, utilizándolo como excusa para empezar a darle soltura a mi abrazo, pasando mis manos con lentitud y algo de morbo al tocar sus hombros y torso; ya en un principio había previsto que tuviese un buen físico, pero el sentirlo, aunque sea solo un poco, con ese tacto de apariencia casual era algo completamente diferente y muy alentador, hasta diría que me dieron ansias de poder verlo sin nada que lo cubriese.

Cuando mis manos estuvieron en su pecho apliqué un poco de fuerza, mínima, solo para darle una señal de que se detuviera, desviando el rostro con lentitud, dejándolo con vista a la izquierda para evitar que nuevamente me besara y me callara. -Paremos un momento… no quisiera tener una erección aquí…- fui directo como en todo momento, sin rodeos, no me apetecía quedar totalmente despierto en un sitio donde no pudiera calmarme en el momento, sin mencionar que sería algo de lo más incómodo. -… sería mejor seguir en la habitación… ahí dejaré que hagas lo que quieras conmigo… y prometo no detenerte otra vez…- propuse con un tono de voz tranquilo, pero a la vez con un pequeño y sutil toque provocativo, mirándole directo a los ojos esta vez, esperando que aceptase mi oferta.
avatar
Hazuki Ransaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 140
Monedas Monedas : 3410

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Gilbert Sørensen el Jue Abr 23, 2015 12:09 am

Aparentemente estaban descendiendo, sin estar seguro de en qué piso se encontraban antes, pudo observar de reojo cuando llegaron al tercero en poco segundos, los números sobre el panel así lo indicaron, pero rápido perdieron importancia al regresar a devorar los labios ajenos, o al menos eso intento cuando fue separado por el propio peliverde, pero al ver como volteaba el rostro y evitaba de esta forma que pudiera tomar posesión de sus labios de nuevo, que decidió contenerse por un momento y escuchar lo que tenía que decir, el porqué del atrevimiento de negarle aquello que deseaba, encontrándose rápido con una respuesta directa y bastante razonable, considerando lo que el mismo pensó antes sobre lo de llegar a la habitación, lo que justamente fue complementado por las palabras ajenas luego. El gesto un tanto serio que se había formado en pocos segundos, quedo olvidado con una nueva sonrisa divertida por la propuesta.

-Esa es una proposición muy arriesgada ¿No crees?... pero la tomo, y no quiero quejas luego... aunque dudo provocarlas, pero si haré que me compenses esto con creces...- No era necesario moderar su tono de voz, aun así, lo último se dejó escuchar bajo e íntimo, sólo para ambos ahí presentes, por el momento. Acercándose más para dar un último beso por el momento, en la comisura de sus labios, en el fondo lo deseaba tentar de nuevo y a la vez, dejarle con todavía más ganas de continuar luego. Dándose cuanta al separarse de nuevo que estaban en el primer piso, sin separarse ni cambiar de posición cuando las puertas se abrieron, aunque si tuvo que contenerse en otro sentido, de lo contrario, se hubiera reído por la expresión de sorpresa de la mujer que aparentemente pidió el ascensor, la que de seguro no esperaba ver dicha escena. Cerrar las puertas hubiera sido fácil, pero no tan divertido como esperar a ver qué haría aquella dama, pensó el rubio, que aguardo unos segundos antes de por fin separarse del peliverde y ver a la chica, bastante joven y bonita a su parecer, eso fue mejor.

-¿No quieres pasar y unírtenos?- Pregunto en un tono pícaro por fastidiar, aunque de aceptar no se quejaría, pero la expresión de vergüenza y molestia en la joven dejo la respuesta más que clara. Gilbert se limitó a encogerse de hombros y volver a cerrar la puerta -Tú te lo pierdes...- Mascullo con el mismo tono de antes, quizás más entretenido ahora, regresando su mirada al peliverde cuando estuvieron a solas de nuevo, apretando otro número del panel sólo para salir de ahí, esta vez el diez, emprendiendo el ascenso en pocos segundos. Retomar lo que habían dejado inconcluso con el chico era lo que en verdad deseaba, más que molestar a cada persona que se les cruzara, no podían viajar en el ascensor para siempre. Y casi como si sus ansiedades estuvieran siendo satisfechas de una buena vez, recibió otro mensaje a su celular que no tardo en mirar, descubriendo con agrado que ya todo estaba listo tal cual lo deseaba.

-Que oportuno, no tendremos que esperar más...- Comento sin darle mucha importancia, ahora simplemente estaba junto al modelo y no acorralándolo como antes, pero eso no quitaba todas las ganas que todavía le tenía encima. Marcando ahora el número quince y desmarcando el anterior, evitaría las paradas innecesarias cuanto fuera necesario, en otra ocasión podría satisfacer sus morbosas ganas de hacerlo en un ascensor, con el peliverde o con alguien más, pero por ahora se concentraría en lo ya planeado, debiendo esperar un poco más que antes hasta que el aparato llegara a su destino. La habitación era Deluxe, a lo que esperaba cumpliera con sus exigencias, sin estar seguro del número, pero al parecer uno de los empleados del hotel estaría esperándoles fuera de esta.
avatar
Gilbert Sørensen
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 215
Monedas Monedas : 1139

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Hazuki Ransaki el Miér Abr 29, 2015 10:32 am

En los primeros momentos, aunque era predecible teniendo en cuenta que se trataba de un joven que a simple vista demostraba creerse dueño de todo en el mundo, se vio molesto por mi acción restrictiva, negándole el poder continuar con sus deseos plasmados en mí. Por fortuna mis palabras llegaron hasta sus oídos sin problemas, aceptando con un dejo notorio de sarcasmo y autoritarismo el hecho de detenernos allí para continuar en un lugar más apropiado, claro que amenazando con no volver a darme la oportunidad de detenerlo nuevamente, haciendo otra vez alarde de las habilidades que decía poseer. Debía admitir que con la forma de besar que tenía no me dejaba muchas dudas sobre lo que prometía, haciéndome pensar que en verdad sería una noche de las que me gustaba, pero esto no quitaba el hecho de que tanta presunción me generaba sospechas. ¿Tan bueno era como para decirlo tantas veces o solo era un fanfarrón que intentaba hacerse el importante conmigo?. Eso solo lo sabía estando de una vez en la cama.

-Ten por seguro que no te haré ningún reclamo innecesario… y si buscas una “compensación” por este tiempo perdido… entonces solo deberé demostrarte de lo que soy capaz de hacer- dejé que me diera un pequeño y último beso por esos momentos, respondiéndole con serenidad, viéndole directamente a sus orbes rojos, utilizando el mismo tipo de susurro que él pero sin modificar mi inexpresión ni tinte en mi voz.

No pensé en demasiadas cosas en lo que llegamos al destino del ascensor, resultando este el primer piso. Lo único que rondaba por mi mente era una ligera pero notoria ansiedad, quería que dejásemos ese sitio de una vez para poder concretar nuestros mutuos deseos, hasta me sentía un poco asfixiado debido a la espera, cosa que oculté bastante bien tras una calma imperturbable. Siquiera la constante cercanía de Gilbert lograba perturbarme como seguramente él estuviese esperando, tampoco el hecho de que la puerta se abriese dejando ver la imagen de una joven me intranquilizó. Más bien sentí que era algo muy inoportuno para todos, más para ella, ya que mi acompañante no tuvo intenciones de disimular aquella situación, hasta se dio el lujo de “invitarla” a unírsenos.

Miré a Gilbert al momento que hizo aquella propuesta, volteando hacia la muchacha para notar un claro descontento por su parte, mostrándose ofendida por aquellas palabras. -Que innecesariamente tonto es todo esto- llegué a pensar al momento en que las puertas se cerraban, proporcionándonos otra vez la privacidad que habíamos estado teniendo desde hacía ya unos minutos en aquella cabina. -Debo decir que esto no lo esperaba…- mencioné tras que hiciera aquel comentario al leer su móvil. -… no tengo inconvenientes en acostarme con dos personas a la vez, tampoco me importa su género mientras satisfaga mis deseos…- expliqué sin mirarle, cruzándome de brazos de forma pensativa, lanzándole una mirada por el rabillo del ojo tras una corta pausa. -… así que si tienes planeado invitar a alguien más, te pido que me lo comuniques ahora, de esa forma no me llevaré sorpresas y sabré cómo actuar… ah, también si tienes algún fetiche quisiera saberlo…- esta vez volteé hacia él, con una mirada por demás seria y confortativa, esperando que se tomara muy enserio lo que estaba a punto de decirle. -… no soy muy adepto a los juegos violentos ni las cosas que me causen algún dolor, así como tampoco me gusta generarlo en el otro… por eso necesito que me adviertas sobre esto, no quisiera encontrarme con nada desagradable en el proceso y tener que dejarlo a medias, sería contraproducente para ambos- finalicé rápidamente, repasando mis palabras mentalmente para saber si había omitido algún detalle en mis peticiones.

Disfraces, actuaciones, incluso el ser atado, vendado de los ojos y amordazado no eran un problema para mí, hasta encontraba un poco entretenidas estas situaciones mientras no me incomodaran demasiado. No quería hacer nada que pusiese en peligro mi integridad física, mi cuerpo era mi herramienta de trabajo, no podía permitir que se estropeara por no haber sido prevenido sobre los gustos de la otra persona.
avatar
Hazuki Ransaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 140
Monedas Monedas : 3410

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Gilbert Sørensen el Vie Mayo 22, 2015 2:54 pm

Por la costumbre del rubio que daba todo por hecho y siempre a su favor, fue que no se esperaba que las palabras del chico fueran a cambiarle del tema sobre la habitación a lo que acaba de pasar hace un rato, aunque básicamente fue él quien saco el tema indirectamente en un comienzo por la jugarreta aquella, no dejo de ser interesante y algo divertido para el empresario escuchar lo que ahora tenía que decirle su acompañante, que claro, tampoco lo demostró en el exterior, más que nada porque gustaba de guardarse esas diversiones para sí mismo y más cuando parecían un tema serio para otros. Mantuvo su posición siempre viéndole de reojo, limitándose a observarlo de regreso sin mayor expresión tampoco a excepción del final, cerrando los ojos y volviendo a sonreír, como si recordara algo gracioso de pronto.

-Parece que la mayoría de los modelos son parecidos en este aspecto, pero es obvio saber el por qué... ahora mismo no tengo ganas de nada brusco y no tengo ningún fetiche en particular, así que descuida, no te dejaré marcas, tampoco tengo ganas de quedar a medias- Hablo con calma mientras entreabría la mirada y la enfocaba de nuevo en el peliverde, volviendo a examinarlo con la mirada por puro gusto. No era la primera vez que estaba con un modelo, por ello la exigencia tal y como dijo no era rara, casi ninguno de ellos deseaba herir aquello con lo que trabajan, algo en lo que no tenía problemas. Siendo de nuevo las puertas en donde su vista se quedó posada, antes de seguir hablando -Sobre otra persona, de eso no estoy seguro, no había planeado nada antes de verte... pero siempre prefiero ser egoísta en mi primer encuentro con alguien, sabía que la chica diría que no, pero fue divertido ver su expresión... por ahora no quiero compartirte, Hazuki, quédate tranquilo al saber eso- Terminó por decir, aun si sólo era un encuentro, en ese mismo momento, quería aprovechar todo lo que pudiera del contrario y la promesa de antes sobre demostrarle lo que era capaz de hacer.

Luego de aquello no demoraron nada en llegar al piso seleccionado y una vez al salir del ascensor, se limitó a caminar junto al modelo casi guiándole a la habitación, que no demoro en encontrar ya que, como menciono antes, había alguien esperándoles afuera. Mientras se anduviera era inevitable notar desde ya la diferencia de este pasillo con el que recorrieron antes, tanto el estilo como clase parecía haber subido de nivel. Por ello y en cuanto les abrieron las puertas de la habitación, tampoco fue una sorpresa para el rubio notar lo elegante y casi extravagante que se veía todo, decorado en tonalidades donde resaltaba el rojo y el dorado. Había varias cosas donde de ella, un bar, sofás, entre otras cosas, pero para Gilbert que acostumbrado a todo aquello, ya que era como mínimo lo que siempre esperaba recibir, se conformó con ver la cama y en cuanto tuvo las llaves en su poder y el empleado se retirara cerrando la puerta, un mayor gesto de complacencia se dejó notar en la plena intimidad que por fin tenían.

-¿Ahora si vas a “demostrarme” que no me equivoque al dejarte ir en el ascensor?- Pregunto mientras se le acercaba, cual fiera en una danza de asecho en la que se tomaba su tiempo para tomar a su presa, sabiendo que ya era suya, pues ambos tenían una ansiedad que desahogar al quedar pendiente. Esta vez sin embargo no espero una respuesta de ningún tipo, tomando la iniciativa y darse el tiempo de esperar a que se la pidieran de nuevo. Los labios ajenos fueron suyos una vez más, dando inicio a otro beso que esta vez no pretendía detener rápido o sin una buena causa, casi retomando la soberanía sobre ellos como lo hizo antes. Llevándole hasta la cama de gran tamaño y comprobando su suavidad al terminar sobre esta, sabanas de seda con los mejores hilos, que quedaban en segundo plano para el rubio cuando logro arrinconar a Hazuki sobre ella y se desvió de los labios que había estado anhelando a la piel de su mentón y seguidamente su cuello, siempre besando y ligeramente apretando con sus dientes sin dejar marcas, como había prometido, pero le tentaba tanto lo terca y exquisita que era la piel el contraria. Por eso le gustaban los modelos, nunca podía esperar menos de ellos siendo él alguien carnal, por lo que adoraba que la “carne que comiera” fuera de excelente calidad, al igual que la suya.
avatar
Gilbert Sørensen
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 215
Monedas Monedas : 1139

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Hazuki Ransaki el Lun Mayo 25, 2015 11:27 am

Estaba claro que su seriedad al escuchar mis dudas no eran más que una fachada, podía notar cierta diversión en sus ojos aparentemente inexpresivos, los cuales me observaban atentamente a la vez que planteaba mis dudas con respecto a los gustos sexuales del otro. Aunque no esperaba que mi sospecha sobre lo gracioso que le debieron parecer mis palabras fuese confirmada tan rápidamente ni bien abriera la boca para responderme.
El ser modesto seguramente no era su fuerte, ya que abiertamente presumió sobre tener experiencia acostándose con modelos y su meticuloso cuidado con la imagen que debían mostrar frente a las cámaras. Y la verdad es que no era de mi incumbencia, no tenía por qué importarme la clase de personas con las que había tenido sexo antes, o al menos esa era mi forma de pensar siempre que me decidía a acostarme con alguien.

-¿Por qué entonces me siento ligeramente ofendido?- pensé bastante sorprendido de mí mismo pero sin demostrarlo exteriormente; sin mencionar que, en la lejanía de mis pensamientos, en algún rincón solitario, podía llegar a oírse el murmullo de una frase que jamás creí que mi mente pudiese formular, e incluso era algo que en mi vida pensé que podría llegar a afectarme, jamás antes lo había hecho, pero las palabras “tan solo soy uno más” lograban hacer mella lentamente en lo profundo de mi conciencia. -Comprendo, mejor así, no tendré que preocuparme por maquillar nada para mi siguiente trabajo, y mi preferencia esta vez es solo hacerlo contigo sin intervención de un tercero… gracias por aclarar mis dudas- comenté tranquilo, regresando mi espalda hacia la pared, ahora llevando mis manos hacia los bolsillos de mi pantalón. Pero a decir verdad, mi mente aún continuaba sumergida en aquel lejano pensamiento que antes había intentado analizar, logrando incomodarme a un nivel que no estaba dispuesto a tolerar, incluso había llegado a generar un ligero tic nervioso en mi ceja derecha, gesto que apacigüe rápidamente para no llamar la atención indeseada de quien me acompañaba. -Esto no tiene sentido, para muchas personas he sido “uno más”, es insensato e ilógico que esto me afecte, lo más seguro es que esté más ansioso de lo que creo, así que será mejor que lleguemos pronto a la habitación, pensar estas cosas solo son una pérdida de tiempo- me dije a mi mismo de manera firme y seria, creyendo fervientemente que ese razonamiento era el correcto.

Llegar al piso deseado no tomó más que unos segundos más; al salir del ascensor pude notar como el ambiente del hotel había sufrido un gran cambio, el hecho de que fuera uno de los pisos más caros de aquel edificio se hacía más y más evidente a cada paso que daba siguiendo a Gilbert. Sin embargo cosas así no llegaban a impresionarme demasiado, no porque hubiese estado en lugares más costosos, cosa que no era cierta, sino porque simplemente no era de mi interés el fijarme en qué tan bien decorado estuviese. Y lo mismo fue para la habitación una vez estuvimos dentro.

La observé detenidamente por unos escasos momentos, notando las tonalidades predominantes y la cantidad de cosas que complementaban el cuarto. -En cierto modo combina con él- pensé por instinto, sin prestarle más atención al asunto cuando la mirada y palabras del otro se hicieron presentes a romper el silencio que nos distanció hasta que el hombre que antes nos esperaba se marchó.

Lo llamativo es que me preguntara algo y no se detuviera el tiempo suficiente como para dejarme responderle, aunque yo también tuve la culpa de mi silencio obligado, debido a que no me opuse en ningún instante a que se acercara a mí y asaltara mis labios nuevamente.
Pude sentir al contacto una corriente eléctrica que estremeció cada parte de mi cuerpo, percibiéndome a mí mismo mucho más sensitivo que en el juego previo dentro del ascensor. El beso lo correspondí sin dudarlo un instante, dejándome devorar por aquel animal de actitudes insaciables y dominantes; dejé que invadiera el interior de mi boca con su lengua, envolviendo mis brazos alrededor de su cuello a la vez que los dedos se enterraban en su cabello. Mi rostro ardía por el calor y el rubor que se había generado, de entre las escasas separaciones de nuestros labios para poder jugar con nuestras lenguas, de mi voz huían suspiros notorios y sonoros, incitados por mis más salvajes instintos que ya no soportaban el encierro constante.
Llegar a la tan esperada cama no fue ningún reto para ambos, terminando por recostarnos en ella dejándome a mí por debajo. La suavidad de las sábanas y el colchón no me importaban por más cómodos que fueran o lo bien que se sintieran, en mi mente ya no había espacio para aquellas dudas irracionales de antes, solo quería seguir ahogándome en el sabor exquisito de la boca ajena, embriagarme de ese gusto tan maravilloso que me fue arrebatado abruptamente a mi gusto, dejándome perdido en una respiración agitada. Podía sentir los besos y suaves mordidas desde mi mentón hacia mi cuello, arrancándome unos pequeños pero poco disimulados quejidos placenteros.

El sonrojo de mi rostro iba en aumento, provocándome una expresión angustiada por el deseo que no dejaba de agobiarme. -N-No me has dejado… compensarte…- alcancé a exclamar en un hilo de voz tembloroso, con una tímida pero amplia sonrisa en mi rostro, dejando escapar una tenue risilla inocente. -… quisiera… quisiera que realmente me dejes hacerlo…- pedí levantándome un poco, nada más lo necesario para apoyarme sobre mis codos con la intención de mirarle mejor a los ojos. -… Pero antes… ¿podrías… desvestirme?... me da curiosidad el ver… qué eres capaz de hacer con esas manos…- le estaba provocando no solo con las palabras entre suspiros y respiración entrecortada, sino también con mis ojos, viéndole de forma incisiva y excitada; con mi boca al relamerme suavemente al finalizar de hablar en un intento por enfriar mis enrojecidos labios; con el tono de mi voz suave y agradable; con toda aquella imagen que había preparado exclusivamente para él y su disfrute.

Ya no había manera en que pudiese detener aquello y ni deseaba hacerlo; mi personalidad se había evaporado ni bien su voz entró en mis oídos. No era yo mismo en esos momentos, era nada más mi instinto hablando y pidiendo más de ese cuerpo que me era ofrecido, pero en lo absoluto era inconsciente de lo que ocurría, deseaba todo aquello y mucho más, desde el primer momento en que lo vi deseé llegar a este punto en que no tuviese necesidad alguna de reprimirme. Quería ser poseído por ese hombre, y confirmarle que sus “habilidades” no eran las únicas que eran buenas en situaciones así.
avatar
Hazuki Ransaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 140
Monedas Monedas : 3410

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Gilbert Sørensen el Miér Jun 24, 2015 8:30 am

Los suspiros y suaves quejidos del peliverde le iban complaciendo más de lo que dejaba notar, no porque quisiera ocultarlo, para nada, pero se estaba entreteniendo tanto besando la piel ajena que tan sólo se concentraba en ello. Al rubio le encantaba tener la razón, algo que comprobaba en ese instante, pues en cuanto se fijó con Hazuki, supo que deseaba poseerlo en más de un sentido y que lo disfrutaría. Pero y como quién no quiere la cosa, las palabras del chico lo medio interrumpieron una vez más, aunque en esta ocasión y a diferencia de lo que paso en el ascensor, para nada fue molesto y menos al escuchar la forma en que le hablaba. Dejando en paz su cuello para alzarse un poco y poder ver mejor a su presa, que sin duda, distaba un poco de la personalidad que vio antes en él, pareciendo más prendido y entusiasmado en este momento... una imagen que le agrado ver, en realidad, ni siquiera iba a cuestionarse si era o no la verdadera personalidad del contrario, simplemente deseaba disfrutarlo y con eso le bastaba.

Observando de vuelva aquellos ojos grises con los rojizos de regreso, igualmente deseosos, pero sin quitarle ese aire soberano y fiero, sonriendo ampliamente por lo que iba escuchando y la petición final -Ese era el plan desde el comienzo... pero claro, voy a complacerte, Ha-zu-ki...- Proclamando esto con el mismo gesto divertido, pero entendiendo a que se refería, sintiendo una gran curiosidad por saber cómo se lo compensaría, pero primero, tenía que continuar con lo dicho. Bajando el tono de su voz hasta dejarlo en un susurro entre ambos, pronunciando el nombre ajeno mientras se le acercaba de nuevo y, para finalizarlo, besando otra vez sus tersos labios y disfrutando de la sensación una vez más. Prolongándolo por un instante de forma lenta y profunda, sentía como poco a poco su cuerpo retomaba el calor y el deseo que tuvo en el ascensor, en mayor aumento conforme pasaban los segundos, sintiéndolo en cada poro de su cuerpo.

Pero lo prometido era deuda, por ello y todavía besándole, llevo su mano derecha al pecho del modelo y sin esperar más, empezó a desabrochar los botones de la camisa con esta misma, a una velocidad bastante aceptable para usar una sola mano. Seguro hubiera sido más fácil tomarla de ambos extremos y tirar de la prenda hasta que se abriera, a la mierda los botones, pero igualmente aprendió que con la ropa de los modelos no se juega, y ya para estas alturas no deseaba darle excusas a Hazuki para que se fuera. Rozando a momentos la piel de su pecho con sus dedos, en donde se notaba más firmeza y sin embargo la misma suavidad de antes. Sus labios continuaban ocupados hasta que termino de desabrochar el último de los botones, para luego tan sólo dejar sus labios posados sobre los contrarios, topando la frente ajena con la suya y entreabriendo los ojos que por inercia antes cerró. Pero al instante ese momento se acabó al tener que alzarse de nuevo para observar mejor, llevando sus manos arriba y ahora, usando ambas, deslizar y quitar la prenda desde lo hombros y luego seguir tirando hacia abajo por lo largo de sus brazos, mostrando más de su ansiedad y dejando las delicadezas, pues ya no había nada que lastimar o romper, quitando la camisa de una buena vez y dejándola olvidada en el suelo de la habitación.


+18:
La figura frente a él era tan tentadora, fina, perfecta... la piel blanca de su torso, la imagen en general era tan incomparable y apenas estaban comenzando, idea que le hizo volver a sonreír complacido y por la que decidió continuar con su tarea disfrutando de éste, de lo contrario sería un desperdicio. Posesionándose esta vez de su pecho, en donde primeramente volvió a depositar besos suave y cálidos, antes de lamer la piel ajena justo en el centro de este, mientras la mano que ya llevaba utilizando antes retorno al lugar en donde antes se había detenido, mientras su lengua se entretenía inspeccionando el terreno recién descubierto. Llegando hasta el broche y como si fuera un juego que ya se sabía de memoria, volvió a desabrochar sin muchos esfuerzos, antes de bajar el cierre del mismo. Mientras su rostro bajaba un poco más y se desviaba del centro, dejando que su cálida respiración chocara contra el cuerpo ajeno, que igualmente sentía caliente y placentero al tacto, antes de apoderarse de uno de sus pezones y empezando a jugar con este. Sí, había dicho que le desnudaría y luego le dejaría compensarlo, pero Gilbert no podía evitar querer salirse con la suya de todos modos, además, dudaba recibir quejas.

Apretando suavemente con sus dientes el relieve de aquella sensible zona, mientras abajo su mano se encargaba de meterse bajo la tela del pantalón y deleitarse de nuevo tocando y acariciando mientras se deshacía de la ropa restante, pasando a llevar la ropa interior también y, por pura malicia, haciéndolo ahora en un ritmo lento y sin apuros. Rozando de vez en cuando su entrepierna a propósito al ir quitando ambas prendas, dejándole poco a poco más expuesto y vulnerable ante su persona. Parando un momento cuando, a la altura del muslo, se entretuvo acariciando y toqueteando de arriba hacia abajo esta zona, donde el cambio de temperatura era más notoria al igual de la delicia de la piel... necesitaba conocer bien aquella zona en donde luego estaría sumergido. Apretando la carne del peliverde por la parte interior de la pierna y subiendo más de la cuenta a cada caricia, de nuevo, sólo para dar roces al miembro ya expuesto del modelo y torturarlo un poco, nada más por jugar.


Última edición por Gilbert Sørensen el Miér Oct 28, 2015 6:22 pm, editado 1 vez
avatar
Gilbert Sørensen
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 215
Monedas Monedas : 1139

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Hazuki Ransaki el Miér Jul 01, 2015 8:01 am

Sus ojos artificialmente rojizos solo conseguían envolverme en una excitación aun mayor que la que ya estaba experimentando, observándome como si fuese a devorarme en bocados pequeños, disfrutando de mí sin nada que lo detuviese.
Mis palabras parecieron gustarle en demasía, mostrando esa expresión ansiosa y salvaje que lograba encenderme como si se tratase de fuego y mi instinto combustible. Sus palabras susurrantes pronunciando mi nombre hicieron recorrer un escalofrío placentero por todo mi cuerpo, comenzaba a sudar un poco por la ansiedad, sonriéndome deseoso porque siguiera tocándome. Aunque por el momento conformándome con un beso en los labios que se fue haciendo cada vez más intenso a medida que los segundos corrían.
Me dejé caer en la cama otra vez dominado por aquel beso, podía sentir una de sus manos recorrer lentamente mi torso, pero la forma en que nuestras lenguas se entrelazaban hacía que mi mente se quedase por completo paralizada, nada más concentrándome en ese contacto y en los ligeros estremecimientos que me provocaban sus dedos al rozar directamente con la piel de mi pecho y estómago. Aferrándome fuertemente con ambas manos a su ropa, a la altura de los hombros, correspondiéndole con deseo hasta que el contacto fue interrumpido. Quería sentir más, mis ojos me delataban, rogaban poder seguir besándonos de esa forma exquisita que me hacía enloquecer. No obstante lo siguiente a suceder tampoco fue de mi total desagrado, siendo completamente despojado de mi prenda superior con algo de brusquedad, quedando desnudo hasta la altura de la cadera.

-¿Te gusta lo que ves?- pregunté de forma un tanto pícara y una expresión con ese mismo tinte, observando la forma en que me miraba, parecía estar devorándome con los ojos, me estremecía de solo sentir su lujuria a través de sus orbes carmesí.

+18:
]No negaré que quería, o mejor dicho necesitaba “compensarlo”, quería ser yo quien lo explorara a él, pero por lo visto mi momento debía esperar, ya que Gilbert se abalanzó sobre mí de nueva cuenta, esta vez cumpliendo lo que sus ojos ya me hacían pensar, besando mi pecho con lentitud, lamiéndome y nada más dejándome suspirar y soltar pequeños quejidos placenteros a medida que abarcaba más de mí con su lengua.
Me sujeté del acolchado con ambas manos a la altura de mi cabeza, mi torso era más sensible de lo que pudiera admitir, permitiendo que un sonrojo intenso se apoderase completamente de mi rostro, que mis ojos se humedecieran por la excitación y el gusto que todo aquello me generaba. Pero no era necesario pedirle más, era como si él supiese lo que necesitaba que hiciera, jugando con mis pezones con mordidas que me hacían gemir de forma un tanto descontrolada; soltando poco a poco las ataduras que darían libertad a mi miembro.
Sin embargo, su crueldad no tenía precedentes para mí, estaba tan cerca, podía sentirlo tocar mi pene, a penas rozarlo a veces, pero concentrándose solo en dejar a la vista mi intimidad y tocar todo menos ese lugar directamente. Me hacía sentir frustrado y molesto, tanto que no podía ocultarlo, dejándome ver con una expresión de enojo lloroso casi infantil en mi cara, viéndolo burlarse abiertamente de mí con sus tentaciones endemoniadas.

-No me hagas esto… deja de torturarme…- le repliqué a la vez que me levantaba hasta quedar sentado, pero no solo esta vez para mirarlo, sino para sujetarlo por los hombros y empujarlo hacia un costado, tumbándolo sobre la cama boca arriba. -… No te olvides de que yo también quiero y puedo jugar…- sosteniéndolo por el lugar antes tomado, con una sonrisa lujuriosa en mis labios, besando los ajenos con lentitud en un principio, introduciendo lentamente mi lengua dentro de su boca al mismo tiempo que terminaba de quitarme mi propio pantalón junto con mis zapatos, quedando en mi totalidad desnudo y con una evidente erección. -Quédate quieto un rato…- dije tras despegarme de su boca, limpiando lentamente los restos de saliva de sus labios con mi dedo pulgar.

Lentamente me coloqué sobre él, sentándome de piernas abiertas sobre su pelvis, notando así en mi lugar más sensible que no era el único que deseaba mucho más que esos simples juegos, provocándome una risa tenue y divertida.
Me apoyé sobre su tórax levantando un poco en trasero para darle buena visibilidad del mismo a ese rubio egocéntrico, besando su boca una, dos, tres veces lentamente, bajando hasta su cuello el cual lamí y mordisquee sin dejar marcas, bajando por la línea media de sus pectorales hasta que los botones de su camisa bloquearon mi camino. No obstante eso no iba a detenerme, y tampoco tenía la necesidad de usar mis manos para deshacerme de ese obstáculo tan insignificante. Utilizando mis dientes y mi lengua fui desabotonando uno por uno esos botones, dando a la vez besos y lamidas en su piel, entreteniéndome a gusto con ello. Aunque no por ello mis manos se quedarían tranquilas, o por lo menos no una de ellas.
Dejando la izquierda como apoyo sobre la cama, mandé mi mano derecha hasta el espacio creado entre su pelvis y la mía gracias a que había decidido elevar el trasero, desabrochando con habilidad sus cinturón, sus botones y por último su cierre, retirando sin tocar su miembro la tela de ropa interior que lo cubría dejándolo expuesto sin prácticamente quitarle nada.

Nada más me quedaban dos botones por quitar, los cuales ya no estaban a mi alcance desgraciadamente, sintiéndome obligado a levantarme y admirar lo que había hecho, desprendiendo esos últimos dos con los dedos. -¿Qué opinas?- pregunté con respecto a lo que había hecho, limpiándome los restos de saliva con el dorso de la mano, desviando la mirada hacia muestras entrepiernas, las cuales por escasos milímetros no llegaban a tocarse. -Aunque diré que aún no he terminado… esto es solo el inicio de la “compensación”- agregué con una sonrisa hambrienta por más, dirigiendo el dedo índice de mi izquierda hasta el comienzo de su estómago, siguiendo el camino húmedo que había dejado hasta la punta de su pene, tocándolo lentamente en línea recta solo con la yema del dedo, recorriéndolo hasta la base.
avatar
Hazuki Ransaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 140
Monedas Monedas : 3410

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Gilbert Sørensen el Lun Ago 03, 2015 10:40 am

+18:
A la primera preguntaba que llego, su mirada y acciones la pudieron responder con basta facilidad, no sólo le gustaba lo que estaba viendo, sino que lo deseaba con intensidad, más de la que podía aparentar en ese instante luego de recorrer casi por complejo el cuerpo ajeno. Sonriendo al final de todas sus acciones, todavía encima del menor cuando escucho sus palabras de molestia por cómo le hacía sufrir con los roces a su miembro, con un dejo de malicia en aquellos labios que antes le besaron -Estoy seguro de que puedes soportarlo... ¿?- Murmuro desde donde estaba, con ganas de conseguir más de aquel cuerpo bajo suyo, pero al ver al peliverde levantándose y posteriormente empujarlo para dejarlo abajo fue algo que no anticipo, pero que tampoco fue una molestia. Entrecerrando los ojos con una sonrisa complacida por lo que continuo oyendo, sin quejas y que rápidamente se desvaneció por el beso que le siguió y que correspondió con placer, al ritmo que el chico imponía por ahora, deseando ver de lo que era capaz.

Hazuki lograba seducirle y tentarle con una facilidad que resultaba inquietante para el rubio, casi novedosa... sus gestos al actuar, la postura sobre su cuerpo, el tacto con su piel, cómo le tocaba a cada centímetro que decencia por su pecho, dejando salir algunos tenues suspiros de placer en el momento, pero claro, nada exagerado por ahora, ya tendría tiempo para demostrar aquello luego. Sin poder continuar con sus manos inmóviles cuando desabrocharon su cinturón, en especial cuando su propio pene quedo expuesto ya con su erección erguida y vivaz, esperando mayor atención... sus manos se habían deslizado hacia las caderas contrarias, todavía a su alcance, antes de que otra interrogante llegara -Creo que mi “opinión” está bastante clara...- Comento con un tono entre divertido y lujurioso, mirando de reojo su entrepierna a modo de repuesta, antes de que el modelo continuara hablando -¿Sí? Eso me da más curiosidad... mhmm...- Deseaba saber que tenía planeado hacer, pero primero claro, el peliverde querría vengarse un poco de lo que le hizo antes ¿No? Volviendo a sacarle otro suspiro más notorio de placer por lo hecho, deseando recibir más de aquello... y no era exactamente alguien paciente.

Con las manos todavía en las finas caderas del chico, separo la derecha para utilizarla de apoyo y ahora ser él quien se levantara y quedara sentado, aprovechando la posición del menor para que se quedara así, sentado de piernas abiertas sobre su regazo -Lástima que no tengo mucha paciencia...- Murmuro antes de apoderarse de sus labios otra vez, volviendo a deleitarse con estos mientras sus lenguas volvían a juntarse, gustosas, buscando la esencia ajena como si fuera su elixir del placer mismo. La camisa que todavía tenía sobrepuesta, se deslizo por sus hombros y dejo ver mejor su torso y la musculatura de su tórax, dejando por fin a sus manos tomar más protagonismo en el asunto aparte de servir para desvestir, presionando con estas las caderas ajenas para que bajaran y se acercaran más a su cuerpo, haciendo que la distancia que antes separaba ambos miembros se desvaneciera, dejando salir un leve gemido que ahogo en la boca del modelo cuando estos se rozaron y frotaron por fin desvergonzadamente, con un sutil movimiento de caderas que el propio rubio influencio, deseando sacarse el gusto.

Pero eso no era suficiente, claro que no, había mucho más que desear explorar. Dejando que el tacto en las caderas contrarias se movilizara hacia el trasero del peliverde, sin dejar de cumplir la función de antes, nada más queriendo agregar más picor al juego. Masajeando con sus dedos las nalgas de Hazuki, que como el resto de su cuerpo eran un deleite de acariciar y apretar entre sus manos, mientras los roces entre ambos sexos continuaban a un ritmo controlado, sin nunca dejar de besarlo. Mas su curiosidad regreso al pensar en que era lo que el contrario deseaba hacer, la “compensación” que le había prometido, de la cual dudaba que se perdiera aun si continuaba haciendo lo que hacía... aunque en su mente ya se le ocurría una muy buena forma de que le compensara. Desistiendo por fin de sus labios y dejando nada más sus manos sobre su cintura ajena como contacto -Sigamos con la compensación... porque tengo ganas de que hagas algo más con esa boca, y quiero saber si estamos pensando en lo mismo...- Su voz era profunda y más deseosa que antes, hablando a pocos centímetros de los otros labios, a los que dio un último y superficial beso antes de escuchar o ver lo que tenía planeado, aunque siempre podía dejarse llevar otra vez y en especial ahora que la temperatura de su cuerpo iba en aumento.


Última edición por Gilbert Sørensen el Miér Oct 28, 2015 6:22 pm, editado 1 vez
avatar
Gilbert Sørensen
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 215
Monedas Monedas : 1139

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Hazuki Ransaki el Mar Ago 04, 2015 9:46 am

+18:
El toque de sus manos contra mi piel mientras hacía mis labores logró estremecerme notoriamente, dejándole sujetar mis caderas sin oponerme en ningún momento, notando que, tras terminar ese primer asalto de mi parte, se encontraba bastante complacido con mi accionar, aunque no lo dijo directamente, más bien era su expresión y tono de voz lo que me hacían pensar eso, sin mencionar que su miembro lucía más que encantado y ansioso, casi a la par que el mío, el cual desde hace bastante deseaba ser acariciado.
Me gustó ver aquella reacción cuando toqué suavemente su miembro con la punta del dedo, ese respingo que dio me supo tan satisfactorio que quise seguir provocándole otro más. Sin embargo ese hombre era más impetuoso de lo que ya me había demostrado, tomando las riendas de la situación incluso estando yo encima de él, quitándome mi posición dominante por defecto para volver a reducirme a un aspecto frágil y atrapado entre sus brazos en aquella posición en la que nos quedamos, sentado sobre sus piernas y abrazado por instinto a su cuello para evitar caerme.

La sorpresa del movimiento no dejó impasible mi rostro, me mostré ampliamente sorprendido por ello, incluso un poco temeroso por la idea de caer. Aunque sus palabras consiguieron cambiar aquello por una sonrisa bastante lujuriosa. -Y yo no quiero que la tengas…- respondí entregándome a sus labios totalmente, queriendo que me manipulara a su gusto, que corrompiera mis labios hasta que se sintiera saciado, algo que esperaba no ocurriera demasiado pronto, ya que su sabor me tenía totalmente hipnotizado y rogando por mucho más.

Suspiros pesados se escapaban de entre las comisuras de nuestros labios cuando una pequeña separación se hacía presente, no podía dejar se sentir un inmenso placer en toda mi boca y lengua, el calor en todo mi cuerpo debido a la excitación se manifestaba como un intenso rojo en mis mejillas y algunos temblores en mi miembro, los cuales me estremecían enteramente. Quería pedirle que me tocara, sentir el gusto de rebajarme a rogar por una caricia en aquel lugar, pero otra vez no fue necesaria ni posible decir nada. De por si no quería separarme de su boca, el néctar producto de la mezcla de nuestras salivas era tan perverso y corrupto que no me daban ganas de dejar de disfrutarlo, así que fue un enorme gusto que él nuevamente actuara en el momento justo, moviendo mi cuerpo al empujarme hacia adelante desde mis caderas, anulando totalmente la distancia entre nuestros penes, los cuales se rozaron hasta con desesperación.

Un inmenso y agudo quejido escapó desde el fondo de mi garganta para terminar encapsulado en nuestros besos, disfrutando con desenfreno ese movimiento continuo y tenue que el otro provocaba para que nuestras erecciones se acariciaran entre ellas. -… Hah… hag… má…s… más… más…- decía entre los ínfimos espacios que se llegaban a dar entre los besos, no quería que detuviera nada de lo que hacía, mucho menos el apretar de mi trasero que por poco crea una avalancha de escalofríos en toda mi espalda.

Parecía que estaba disfrutando el jugar con mis nalgas, y yo no era quién para detenerlo, es más, que hiciera eso solo despertó otro deseo vulgar en mi cuerpo, haciendo que mi ano empezara a contraerse con fuerza, como si pidiera ser irrumpido en ese preciso momento sin piedad alguna.
Sin embargo, de manera repentina a mi parecer, los besos se detuvieron en su totalidad y sus manos huyeron de mi parte trasera para solo sostenerme de la cadera otra vez. Mis ojos estaban llorosos debido al gusto que sentía en todo mi cuerpo, tenía los labios empapados por los rastros de saliva, me aferraba a su cuello para no desplomarme por la debilidad que sentía incluso en el espíritu, con una respiración tan agitada y escasa que podría hacerme perder el conocimiento.
Mientras él se dedicaba a decirme lo que deseaba que hiciera, por mi parte empecé a mover mi pelvis por voluntad propia, continuando con los roces en nuestras virilidades, sin poder abandonar su mirada color carmesí en ningún instante, respondiendo ese suave último beso que me había dado con hambre de más.

Por un lado no quería hacerle caso, quería seguir jugando de aquella manera un poco más, sentirme pequeño e indefenso otro rato derritiéndome en sus acciones; pero por otra parte su idea era por demás tentadora, y decir que no se me había cruzado por la mente sería una gigantesca mentira. -… Creo… que si tenemos la misma idea en mente…- respondí dejando salir una pequeña risita al hablar, dejando dificultosamente y no en su totalidad aquella debilidad que Gilbert había provocado en todo mi cuerpo. -… solo dame un momento…- dicho eso le di otro beso diminuto en sus labios, soltando mi agarre para poder levantarme, notando que mis piernas se encontraban un tanto temblorosas y adormecidas, apenas podía mantener un torpe equilibrio, pero eso no me detuvo en absoluto. Caminé hasta la cabecera de la cama para poder tomar una de las almohadas, regresando hasta donde estaba mi acompañante para terminar arrojando aquel objeto suave ante sus pies. -Necesito que abras las piernas un poco por favor…- pedí con amabilidad y una sonrisa algo ansiosa, mi miembro no dejaba de sacudirse por sí solo a esas alturas, pero creía poder esperar un poco más. Cuando el otro me otorgó el favor que le pedí, acomodé la almohada entre sus piernas y me arrodillé en ella, quedando mi rostro justo frente a su pene, levantando el rostro para mirarle con una expresión de niño travieso a punto de hacer una maldad. -Espero que disfrutes esto, Gilbert- anuncié relamiéndome los labios perversamente.

Seguidamente bajé e rostro hacia mi objetivo, tocándolo directamente por primera vez con mi mano derecha mientras que la izquierda me sería para agarrarme de la cama, sosteniéndolo desde la base de manera firme pero sin herirlo. Acomodé mi cabello suelto tras mi oreja, y sin poder esperar más, metí la cabeza de su enorme y duro falo en mi boca para saborearlo un poco para empezar. Usando mi lengua masajeé su glande y jugué con su uretra, saboreando el líquido pre seminal que sentía empezaba a salir.
Lentamente fui engulléndolo mucho más hasta llegar a la mitad de su miembro, donde se encontraba el límite que mi mano había impuesto por sujetarlo; teniendo esto en cuenta, solo me dediqué a chupar gustosamente hasta esa altura, subiendo y bajando mi cabeza dejando que mi lengua hiciera el trabajo delicado por dentro, molestándolo con movimientos circulares en la punta y a lo largo de su extensión.
De a poco fui soltando algunos dedos de su agarre, desde el meñique para poder ampliar la zona que mi boca cubriera hasta liberarlo por completo, dejando mi mano apoyada a la altura de la línea de su pelvis. Habiéndolo liberado otra vez empecé a jugar solo con su cabeza, tragando todo ese presemen que no dejaba de salir y plagaba mi boca con aquel sabor tenuemente salado pero delicioso que no quería dejar de degustar.
Por un rato seguí con aquellos movimientos, a veces regresando mi mano derecha a su posición para masturbarle a un ritmo moderado mientras le lamía, pero en una de las veces en que le solté, con lentitud fui metiendo de a poco todo su pene dentro de mi boca, alcanzado a llegar hasta la base mientras que sentía como llegaba a tocar mi garganta, bloqueando por completo mi respiración. Podía aguantar un rato de esa forma, a la vez subía y bajaba mi cabeza rápidamente y con movimientos cortos para darle gusto; lo increíble era que mi boca sentía un placer incomparable al hacer esto, en todo ese rato mi erección había estado más vívida e inquieta que antes.

Pero esto no podía seguir por mucho tiempo más, siendo obligado por mi falta de aire a liberar su pene de mi boca, dándole algunos besos y lamidas superficiales, sin volver a metérmelo en la boca, esta vez mirándole de forma provocativa mientras hacía aquello, dejando salir una risita nasal bastante pervertida al darle un último besito. -¿Te gusta?... puedo seguir si así lo quieres…- ofrecí con picardía, dándole otra lamida de regalo que recorrió desde la base hasta la punta de su pene. -… aunque te informo que yo también quisiera un poco de esto de tu parte…- mis insinuaciones no era para nada disimuladas, en verdad quería ser comido por él, y mi descaro al pedírselo fue ilimitado… sin mencionar que aquel deseo en mi trasero seguía presente, incluso más intenso que antes. -… y si fuera posible… me gustaría ser “preparado” por ti… diciendo esto empecé a levantar mi cuerpo y brazos, para así poder abrazarle por el cuello quedando todavía arrodillado, mirándole directo a los ojos con esa expresión deseosa que en ningún otro ámbito de mi vida mostraba. -… quiero que toques hasta la más pequeña parte de mi cuerpo… incluso mi interior…- no podía parar de provocarlo, incluso le di una lamida a sus labios tras decir esto, esperando que surtiera efecto y todo fuera encaminado hacia el lado que yo deseaba.
avatar
Hazuki Ransaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 140
Monedas Monedas : 3410

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Gilbert Sørensen el Sáb Oct 31, 2015 3:44 am

+18:
Su cuerpo estaba tan deseoso y caliente como el de su acompañante, a quién realmente no deseaba dejarlo alejarse de su alcance, pero como él mismo lo había pedido y el otro pareció aceptar, aparentemente pensando en lo mismo, le dejo ir sin antes corresponder al fugaz beso que de nuevo llego a sus labios y que ojala hubiera durado más, pero ya tendrían tiempo para eso, especialmente ahora que prefería utilizara su boca para otra cosa. Sin apartar la vista del cautivador cuerpo del peliverde, siguió con la mirada cada paso que daba o hacía, accediendo a su petición y luego de que correspondiera a la palabras dichas por el contrario con una sonrisa igual de lasciva, procedió a disfrutar de lo que tanto había estado anhelando.

La sensación que le causo tener la mano de Hazuki sobre su pene en un primer momento, fue apenas un asomo de lo que estaba por venir y de la gran oleada de placer que este logro darle cuando empezó a utilizar su boca para ocuparse de su miembro. Gilbert no iba a poder reprocharle ya más nada... bah, sí que podía, pero no en este sentido al menos, donde el peliverde le demostraba con creces que sabía lo que hacía. Cada movimiento le llenaba de una satisfacción obscena y deseosa de mucho más, sin mencionar que visualmente también le provocaba y excitaba más de lo que ya estaba. La sonrisa de complacencia en su rostro apenas se veía interrumpida a momentos cuando uno u otro leve suspiro hacia presencia, a veces camuflado con una corta risa nasal que también se le escapaba, conforme y divertido con lo que ocurría. Acercándose cada vez más a la culminación de todo ese placer como continuara de la misma manera, que sin embargo se detuvo antes de que pasara.

¿Qué clase de pregunta era esa? Claro que deseaba que siguiera, era lo que hubiera respondido a la pregunta hecha por el peliverde una vez dejo la intensidad con la que estaban “jugando” antes... pero el rubio se limitó a entrecerrar los ojos y escucharle con atención, sospechando que si tuvo una razón para detenerse era porque también deseaba algo, sonriendo incluso más cuando esto sucedió, dejando que le abrazara y por su parte, besando de nuevo sus labios luego de la lamida que el peliverde dio a sus labios -Parece que te encanta decirme lo que quieres que te haga, incluso si ya lo había pensado antes... pero no es una queja, me encanta como suenas al decirlo- Musito sobre sus labios cuando dio final al beso, antes acercar sus manos de nuevo al cuerpo contrario y acariciarlo superficialmente, por fin volviendo a hacer presencia luego de sólo servir como soportes. Sabía que el peliverde le estaba provocando y vaya que lo lograba, sus palabras eran cautivantes al igual que sus acciones y movimientos, sí, había elegido muy bien con quién pasar esa noche.

No demoro más y dejando la plática en segundo plano, tomo posesivo el cuerpo del peliverde entre sus brazos antes de volver a dejarle sobre la cama, porque sí, lo necesitaba recostado una vez más, todo en medio de otro beso que tuvo la necesidad de darle antes de comenzar con su parte del juego. Beso que pretendía ser momentáneo pero se prolongó cuando todavía estaba sobre su cuerpo, ansioso por tener más de Hazuki, pero sabiendo controlarse y consciente de que primero debía hacer algo importante si quería seguir con todo aquello. Saltándose el paso anterior de recorrer el cuerpo del chico y nada más haciéndolo con la mirada -Siempre lujuriosa y dominante-, mientras su cuerpo bajaba hasta la altura de su cadera y acababa por quedar entre las piernas del modelo, las que no temió flexionar a su gusto con la suave presión de sus manos y apoderándose de nuevo del cuerpo ajeno, de lo que dudaba tener quejas.

Descendió y como si le gustara torturar al chico, no fue enseguida a parar en su entrepierna, oh no, su primera parada fue el muslo izquierda del peliverde mientras seguía descendiendo, encargándose de besar la superficie de su fina piel y cada tantos centímetros, atrapando la misma con suavidad entre sus dientes en una leve mordida o simplemente pasando su lengua mientras continuaba bajando hasta llegar al medio de ambas extremidades. Era obvio que luego de todo lo acontecido el pene del modelo estaba más que erecto o así creyó que sería, llevando su mano a la cabeza de este y empezando por fin a juguetear con el, masajeando primero con sus dedos antes de deslizar el resto de su mano por toda la extensión de su virilidad hasta la base, en donde su mano bajo y subió en un movimiento lento de vaivén, antes de llegar arriba otra vez y volviendo a detenerse sin necesidad de volver a bajar, no ahora que su boca había llegado al lugar que buscaba. Volvió a recorrer el miembro del peliverde esta vez con su lengua, la que húmeda y caliente se encargaba de hacer también suyo aquel territorio, uno de los muchos que planeaba conquistar esa noche. Quitando la mano una vez hubiera llegado hasta la punta y engullendo la misma sin poner más retrasos, ya satisfecho con el recorrido anterior y jugando por dentro de su boca con su lengua para seguir estimulando al contrario, deseando seguir oyendo más gemidos de su parte, los que nunca estaban demás.

El descenso comenzó de nueva cuenta y todo se hubiera repetido desde ese punto, si no fuera porque el empresario tenía otros planes, siempre guiado por las palabras de su acompañante y lo que le había pedido con anterioridad. Su mano ahora en la base del miembro ajeno sirvió como punto de parada para su boca, que subía y bajaba por este haciendo una leve presión con sus labios en cada movimiento. La mano que quedo libre se encargó de lo que seguía, tomando la pierna derecha de Hazuki otra vez por el muslo con la intención de flexionarla hacia el cuerpo de su dueño, alzando de esta forma aún más su trasero y dejando por ello más expuesta esta zona al rubio, que tomando una mejor posición se despidió de la virilidad que antes degustaba y ahora en cambio, bajaba por la misma zona antes de encontrarse con el ano del modelo, donde sus dedos con anterioridad estuvieron cerca, pero ahora y por fin estaba realmente listo para “prepararlo” tal y como se lo había pedido. Dando una primera y simple lamida sobre este, antes de acumular más saliva en su boca y dar otra lamida obscena, lasciva y con toda la intención de provocar más sensaciones en el cuerpo contrario cuando presiono su lengua sobre este hacía su interior. Las nalgas que antes gustaba de tocar se volvieron por un momento en una molestia que duro poco, al flexionar y empujar igualmente la pierna faltante y dejándole más abierto para él, quién seguía dando lametones en la entrada del peliverde y esperando que disfrutara bastante de lo que le estaba haciendo, antes de continuar con lo que tenía planeado.
avatar
Gilbert Sørensen
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 215
Monedas Monedas : 1139

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Hazuki Ransaki el Sáb Oct 31, 2015 10:59 am

+18:

Gilbert sin duda no era bueno disimulando al sentir placer, con esos gestos, esa sonrisa extasiada y sus suspiros espesos que se le escapaban con cada movimiento de mi lengua en su miembro. Era una imagen que no dejaba de excitarme, provocando que lo lamiera más, quería provocar en él más de esas reacciones que hasta a mí me provocaban placer visual. Pero no me parecía justo que solo él fuese quien disfrutara.
Si bien pareció molestarse por un instante cuando detuve mis acciones para con su erección, mis provocaciones verbales surtieron efecto de manera casi instantánea. Respondí su beso con deseo aunque fuese un rose pequeño en comparación a como nos besábamos hacía unos instantes atrás, relamiéndome para degustar ese exquisito sabor que dejaban sus labios en los míos mientras oía su tan ansiada respuesta a mis demandas.

Se me escapó una pequeña risita nasal justo antes de responderle, mostrándole ojos seductores y una sonrisa en exceso lujuriosa. -… Y a mí me encanta seducirte mientras te lo digo…- respondí acaloradamente, dejándome envolver por sus manos que me acariciaban la piel de forma tan suave que hacía estremecer todo mi cuerpo.

No impedí que me manipulara a voluntad, siendo recostado de nueva cuenta en el colchón para luego mi boca ser asaltada otra vez de manera furtiva y dominante. Correspondí sin un ápice de resistencia, entrelazando nuestras lenguas mientras disfrutaba ser aprisionado por su cuerpo contra la cama. La temperatura de su cuerpo era ideal para mí, me fascinaba como parecíamos ser tan compatibles, ambos demostrando un gran deseo por el otro sin ser capaces de ocultarlo en ningún instante.
Pero no todo beso es eterno, este tenía que terminar para dar paso a algo que mi cuerpo esperaba con impaciencia desde hacía un tiempo. No le quité los ojos de encima en lo que descendía hasta mi entrepierna; pequeños escalofríos recorrían mi columna de solo imaginar lo que estaba a punto de suceder. No obstante este hombre, a la par de sensualidad, desbordaba un sadismo que me dejaba al borde de la locura y el deseo combinados. Mis piernas habían quedado flexionadas en el aire debido a su agarre, y con eso creí que haría lo que tanto deseaba, pero no sería tan sencillo, era como si en verdad quisiera hacer que le rogara, obligándome a poner una expresión de incomodidad y ansiedad en mi rostro ya de por si enrojecido cuando comenzó a acariciar mi muslo izquierdo con sus labios.
Era una de las torturas más placenteras y excitantes que jamás había experimentado, estando tan cerca y a la vez tan lejos de donde más quería que terminase su boca. Mi miembro se sentía rígido y adolorido, tan caliente que me hacía perder la noción de la realidad, incluso pude ver como de la punta caía una pequeña gota de líquido pre seminal que se situó en mi pelvis.

Creí que debería pedirle que lo hiciera, seguramente eso le hubiese gustado, que le rogara ser tocado por esas manos monopolizadoras; pero afortunadamente para mí me ahorró ese pequeño bochorno cuando su mano se posó en la cabeza de mi miembro. -¡Ngh!... ah… a-ah~… G-Gil…- no podía siquiera terminar de decir su nombre, aunque solo fuese su mano, el solo hecho de ser tocado en ese lugar casi me deja la mente en blanco.

Nada más me estaba masturbando lentamente con su mano, era algo tan simple que me resultaba vergonzoso que me estuviera haciendo gemir de manera tan desesperada y excitada como lo conseguía. Se había tomado el atrevimiento de jugar con mi deseo mientras me lamía y mordisqueaba el muslo… quería ocultar mi rostro con mis manos, no quería darle el gusto de verme tan entregado a él… pero se sentía tan bien… no es algo que se pueda describir fácilmente, solo sabía que deseaba más, quería seguir siendo tocado por ese hombre que encarnaba todo lo que a mí me desagradaba, que me ensuciase con toda su humanidad y se adueñase de mi como si fuera una cosa.

Pero su mano no se comparaba en absolutamente nada a lo que me hizo sentir cuando comenzó a utilizar su boca. -¡Ngaah!... ah-aah… más… más… se siente tan… aaah~… tan bien… ¡no pares~!- no me era posible acallar los gemidos y ruegos, ya no podía parar.

Todo mi cuerpo respondía gustoso a ese tan placentero estímulo: mi espalda se arqueaba, me aferraba a las sábanas con ambas manos intentando fallidamente controlarme, mis ojos se ponían llorosos, de mi boca escapaban sonidos y palabras extremadamente impropias en mí, ¡si hasta mis pezones se habían puesto rígidos en respuesta!
Sin duda ya me había dejado bien en claro que no hablaba solo para alardear, realmente era bastante bueno en lo que hacía, y rogaba a todo que no se detuviera, que continuara hasta hacerme llegar al clímax, algo que por un instante creí posible cuando sujetó mi miembro con una de sus manos y continuó “comiéndome”… Pero ni que tuviera tanta suerte.

Sentí como lentamente fue abandonando mi erección, mostrando en todo mi rostro una clara expresión de tristeza por esto. -¿Eh…? N-no pares… se siente muy rico, no pares…- rogué por fin despidiéndome de la dignidad efímera a la cual me aferraba estúpidamente, ¿qué importaba ya el cómo me veía?, quería que siguiera chupándomela un rato más y no lo escondí. Pero mientras decía aquellas palabras, Gilbert me ponía en posición para algo que no me esperaba que ocurriera. -¿E-Eh?, ¡N-No, espera-aaaaah!- habiendo puesto una de mis piernas más hacia arriba, él simplemente comenzó a lamer mi ano sin vergüenza alguna mientras que yo me debatía entre sentir placer, vergüenza o sorpresa por lo que estaba experimentando.

Aunque luego de un momento, o más precisamente cuando sentí su lengua entrar en mí, el placer fue lo que más acaparó cualquier parte de mi cuerpo y mente. Simplemente era demasiado sensible en ese lugar, mucho más luego de haber sido lamido de aquella forma momentos antes; tan solo dejé que me pusiera en la posición que más le resultase cómoda, solo quería que siguiera haciendo eso. No podía parar de suspirar y gemir perdido en el gusto que me estaba generando.

-Más… quiero más… más fuerte… por favor… no te detengas…- podía percibir un fuerte calor en mi interior, estaba hirviendo de necesidad, quería que me hiciera más cosas, pero a la vez estaba demasiado impaciente como para esperar más.

En lo que sentía sus lamidas extendí mi mano derecha hacia mi propio miembro, comenzando a tocarlo suavemente, sin siquiera agarrarlo en su totalidad, nada  más unos toques donde mejor se sentía, jugando con mi propia uretra y apretando la punta. Mi voz ya solo estaba compuesta por gemidos y suspiros lujuriosos, si esto continuaba así llegaría a mi clímax y aun así querría ser penetrado por Gilbert… era impresionante como mis instintos reaccionaban tanto a él, no podía dejar de pensar que éramos demasiado compatibles físicamente, y eso me enloquecía de gusto.
avatar
Hazuki Ransaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 140
Monedas Monedas : 3410

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Tema Cerrado el Dom Dic 06, 2015 2:42 pm

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1639
Monedas Monedas : 19400

Volver arriba Ir abajo

Re: Law of Attraction [Privado Hazuki Ransaki] [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.