Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Cuando el taxi no llega, comienza el problema.

Ir abajo

Cuando el taxi no llega, comienza el problema.

Mensaje por Moka Akayisha el Sáb Sep 20, 2014 1:25 am

Eran exactamente las 9:15 p.m, el sol obviamente ya estaba oculto y una manta oscura cayó sobre el día junto con unas brillantes estrellas y una brisa fresca que aliviaba el clima del verano. Aquel viernes por la tarde al salir del instituto me dediqué a visitar la peluquería rápidamente y a la salida de allí ya eran las siete, me distraje en las vidrieras de algunas tiendas y cuando tomé conciencia de que el tiempo no estaba detenido corrí a un supermercado chico para comprar algunos ingredientes con los cuales hacer una cena no muy extravagante, ¿Por qué preocuparme? ¡Era viernes! Camino a alguna parada de bus recibí un mensaje de mi padre anunciándome que ya tenía a mi disposición dinero correspondiente al mes mucho más rápido de lo que esperaba e instantáneamente acabé haciendo fila tras unas dos personas en un banco que por suerte aún mantenía sus puertas abiertas, miré la hora en el móvil: 8:32 hs, mis ojos no lo creían –Disculpe, ¿Qué hora es?-Pregunté a la señora que estaba delante de mí en la fila obteniendo la respuesta que había visto dos segundos atrás. Era demasiado “tarde” como para caminar sola hacia casa y con dinero encima no podía tomarme la molestia de siquiera proponérmelo, a mi mente vino la voz de mi padre y algunas de sus molestas frases: “Una Akayisha no puede salir sola” “¿Qué sería de mis negocios si ustedes no estuvieran?” “Sola por las calles, a una mala hora con mi dinero, simplemente imperdonable” aquellas palabras que antiguamente habían sido producto de discusiones familiares me convencieron para definitivamente mensajear a la remisería que personalmente consideraba de confianza para que me devolviese a casa en taxi.

Saliendo del banco vagué por las calles acercándome a la calle donde me recogerían, pasaron más de veinte minutos y el taxi no llegaba, -Qué extraño, recuerdo haber dicho que viniesen rápido…-Pensaba llevando la vista en varias direcciones, mantenía el dinero escondido en mi bolso. El taxi no llegó, las horas pasaron hasta ser las nueve –B-Bien…solo debo caminar hasta las calles principales y de ahí apurarme en regresar a casa-Susurré para mí misma con un claro tono nervioso mientras emprendía la caminata por las solitarias calles; no podía darme el lujo de llamar a mi padre y solucionarlo todo, y no quería hablar con él ni menos explicarle la situación para que me dé un sermón sobre los principios que un hombre como él puede llegar a inventar, definitivamente pedirle ayuda NO era una opción disponible. Con el paso apresurado mi mirada no podía quedarse quieta, debía cuidarme de delincuentes y con la desconfianza de pies a cabeza admito que casi se me paró el corazón cuando una mujer que salía aparentemente a “colgar la ropa” empezó a decir disparates –¿Quién eres? ¿Me quieres robar? ¿Eh? ¡Eh! Atrévete muchacha-Comenzó a amenazarme una mujer de unos cuarenta y siete años o alrededor de dicha edad como si estuviese al borde de sacar un fierro y arrojarlo hacia mí sin compasión -¡N-N-No! Soy una estudiante corriente, ¡No le haré nada!-Agitaba mis manos intentando suavizar la situación pero la mujer hizo tanto escándalo que comencé a asustarme y sin dudarlo hui adentrándome en las oscuras calles con todas mis fuerzas para evitar que la locura de la señora pasara a mayores, ¿¡Qué clase de lugar era éste!?
avatar
Moka Akayisha
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 548
Monedas Monedas : 4367

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el taxi no llega, comienza el problema.

Mensaje por Auguste Saint-Saëns el Sáb Sep 20, 2014 9:04 am

Apenas empezaba a recuperarse de su enfermedad, Joris fue dado de alta en el hospital en donde estaba donde fue internado y obligado a descansar unos días debido a que se había malpasado y esforzando de más en el trabajo, era de las cosas que temía su padre antes de morir, puesto sobre todas las cosas, el castaño era un hombre dedicado y entregado a lo que hacía, cuando conseguía hacer que algo creciera no se detenía hasta lograrlo. Su mayordomo, Denis procuraba que tomara sus medicamentos así como que comiese a sus horas, el francés no se rehusaba a hacerlo, sabe que de él depende la empresa y por supuesto, el bienestar de su familia.

Como se lo había recetado el doctor, Joris debía hacer pausas en su vida laboral para poder tomarse un descanso que le vendría bien, así que esa noche estaba decidido a salir algún bar de su preferencia a tomar una buena copa de vino, deseaba en esos momentos un ambiente tranquilo y se llevó su maserati consigo, buscó uno de los bares de más élite de la ciudad pues le gustaban las cosas buenas sin importar cuánto deba de pagar por ello, al fin y al cabo, es el dinero que ha conseguido por su esfuerzo, pero para eso debería atravesar uno de los bajos barrios de la ciudad cosa que no es que le gustara ir por esos rumbos, pero desconfiaba mucho de la gente que los habitaba.

Pocas veces había cruzado esos caminos para llegar a ciertos lugares, pero siempre había sido acompañado de un guardaespaldas o de alguna amistad que tuviese cerca, ahora estaba solo, no quería traerse a Denis puesto que él había trabajado mucho por él y por lo tanto también necesitaba descanso, fue en cuestión de minutos en donde entró al lúgubre lugar. No era nada pintoresco, el empezó a observar cuidadosamente todo en donde el lugar ofrecía un ambiente triste, las paredes estaban deslavadas, sucias y despintadas con grafitis en ella, charcos de agua sucia había por doquier, contenedores de basura llenos hasta el tope con algunas bolsas salientes, el camión que se encargaba de limpiar la basura no había venido por estos lares en semanas o eso al menos lo dedujo el castaño, había animales callejeros como también se podría apreciar ladridos de perros y uno que otro gato asustado, botellas de licor regadas por doquier y un pavimento que dejaba mucho que desear.

Trataba de ir lo más rápido posible, puesto algún mal encarado podría acercársele por el auto de lujo que traía pero ¿Qué otra cosa podría hacer? No tenía algún auto normal en donde pudiese salir y si lo hacía seguramente en ese lugar no le iban a dar el trato que él esperaba, de cierta forma a veces odiaba el elitismo extremo de las personas. Encendió un poco la radio, en volumen bajo para no llamar la atención por también para apaciguar un poco los nervios de que vaya salir algo, no es que no supiese pelear pero siempre es prudente evitar los problemas.

-Sólo a mi se me ocurre ir por estos lares...- mencionó para si mismo mientras veía atento pero en eso, una chica de cabello rosado apareció delante de él y frenó bruscamente su automóvil, cerró los cojos fuertemente en señal de inercia y por el movimiento que lo hizo ir hacia adelante, afortunadamente llevaba el pantalón, pero al observar bien a la chica por su apariencia supo que no se trataba de cualquier chica, menos siendo de esos rumbos.

Como buena persona con sentido común podría tratarse de alguna trampa para él pero al parecer la chica parecía inofensiva, notó su expresión y como el caballero que era, se bajó de su automóvil y posó esos castaños ojos sobre la chica: -Disculpe mademoiselle ¿Se encuentra usted bien? le ofrezco una disculpa por lo ocurrido- Comentó con amabilidad como era su costumbre hacerlo, seguía con la idea que era extraño ver una chica como ella por estos lados, hasta llegó pensar si se había extraviado o algo parecido por lo que no dudó en preguntarle: -¿Se ha extraviado? oh cierto... que grosero soy... permíteme presentarme.. mi nombre es Joris Duplantier ¿Necesita ayuda?- ante todo, estaban los modales y fuese quien fuese, Joris siempre iba a tratar a las personas con respeto, valores que le inculcaron desde que era pequeño...
avatar
Auguste Saint-Saëns



Mensajes Mensajes : 228
Monedas Monedas : 1329

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el taxi no llega, comienza el problema.

Mensaje por Moka Akayisha el Sáb Sep 20, 2014 5:32 pm

A mitad de mi corrida, volteé hacia atrás para intentar ver si es que alguien extraño me seguía, -Moka, ¿Qué estás haciendo? Pareces una delincuente…-Me dije a mi misma deteniéndome en el lugar, fue por las tantas cosas que pasaban por mi cabeza que no vi a un auto venir, clavé mi mirada en el vehículo y tras ver que quizás no le fuese posible frenar cerré fuertemente los ojos. No pude oír ningún sonido impactante, abrí mis ojos y aquel conductor había conseguido frenar sin hacerme daño, estaba sorprendida y tenía el corazón a mil, mis ojos se abrieron como platos al contemplar mejor la escena: ¿Qué clase de persona conducía con ese auto por estas horas? ¿Y si era robado? No alejaba de mi cabeza el pensamiento de que pudiese atacarme al bajar y es por ello que lo observé cuidadosamente cuando lo hizo, lo escuché y supe que no era una persona “cualquiera” y fue entonces que suspiré aliviada –E-Estoy bien, no te preocupes, siento haberme cruzado así-Me disculpé bajando la mirada mientras acomodaba en mi hombro el bolso que traía oyendo su cordial presentación -¿Duplantier?-Pensé, aquel apellido me sonaba familiar…

-Soy Moka Akayisha-Dije inclinando la cabeza a modo de saludo –Pues…sí, nunca ando por estas zonas y menos a esta hora, el taxi que me recogería no apareció-Expliqué con una expresión seria cruzándome de brazos, definitivamente presentaría quejas por esto. ¿Le ofrecía ayuda a una desconocida? Aquel caballero muy bien educado parecía la persona más normal de todas aquellas que me había cruzado hoy –No quisiera molestar…-Mencioné mientras me volteaba a ver las calles oscuras en las que estaba, apenas habían sonidos y podría jurar que mi vista vio pasar un par de ratas, ese no era mi lugar, si me quedaba no saldría con vida, cuando iba a agregar algo mi oído oyó unas pisadas secas que no se disolvían –Alguien viene-Susurré retrocediendo a un lado del joven, de manera rápida le pedí que subiera al auto rápido y yo hice lo mismo, una vez los dos estábamos dentro dejé en sus manos el manejo del vehículo ya que yo no servía para ello –Disculpa, tu apellido me suena familiar, ¿Nos conocemos? –Me atreví a preguntar cuando ya  el auto estaba en marcha -¡Oh! Siento mis modales, muchas gracias por la ayuda-Dije con una gran sonrisa comenzando a hablar naturalmente deshaciéndome con rapidez del miedo que me traía el lugar, llevé la vista a la ventanilla y luego al muchacho, parecía obviamente mayor que yo -¿Qué te ha traído por estas calles tan…terroríficas?-Pregunté sosteniendo con mis manos el bolso que por suerte aún seguía conmigo.

Aquel auto lujoso era bastante cómodo,  tenía gran capacidad y se mantenía tremendamente bien cuidado como si fuese recién comprado, la radio estaba encendida. Deduje que aquel caballero inoportuno era de la misma clase social que mi familia pero a diferencia del resto no parecía presumido, tenía buen gusto y encima era educado, si mi padre estuviese con ambos ya hubiera hecho negocios de cualquier tipo y quemado la cabeza al pobre con estos, no pude evitar sonreír levemente al pensar en ello y en la suerte que tenía de que haberme mudado de Japón a Francia mientras esperaba la respuesta ajena.

Pasamos por la entrada de lo que parecía ser una discoteca de nivel medio, había grupos de personas fuera que nos miraron de reojo, mi desconfianza volvió y no pude quitarles la vista de encima esperando que sólo se tratase de una equivocación propia. Pude suponer que Joris ya lo había notado, leí los labios de una mujer que pareció reconocerme, ella susurró mi nombre a un par de damas que la acompañaban devolviéndonos una mirada tajante dándome un escalofrío, las miradas envidiosas por el extravagante auto no se ocultaban en absoluto a pesar de que sólo eran un grupo reducido de personas, era algo incómodo, la gente comentaba cosas sin contenerse y cuando menos lo imaginaba unos cinco chicos de la nada se sobresaltaron y empezaron a correr en dirección a nosotros -¡Ahí vienen! ¡Acelera!-Exclamé sin dudarlo, invadida por la preocupación; no debía siquiera preguntarme sus intenciones ya que eran más que claras, debíamos alejarnos de aquel sitio rápido y tras recordar que una mujer ya sabía quién era yo, en mi mente sólo pasó una cosa: -El ser una chica con dinero apesta, no puedo creerlo- Pensé clavando la vista en los ojos cafés del joven para intentar averiguar qué haría, simplemente esperaba que no decidiese bajarse…
avatar
Moka Akayisha
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 548
Monedas Monedas : 4367

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el taxi no llega, comienza el problema.

Mensaje por Auguste Saint-Saëns el Jue Sep 25, 2014 4:09 am

Sus nervios parecieron calmarse y sintió un gran alivio cuando la señorita confirmo que estaba bien, ante sus palabras, él la disculpó sin problemas mostrando una amable sonrisa en su rostro, tuvo la oportunidad de observarle bien, notó sus rasgos orientales, su cabello, ella era muy atractiva y fue más su curiosidad que le llevó a preguntar porque ella andaría en lugares tan tétricos como este, por lo mismo quiso ayudarla y en su alma nació una necesidad de "salvarla". ¿Pero porque lo hacía? ¿Es que de plano era tan buena persona? ante esto cuando escuchó el apellido de la chica quedó completamente impresionado, puede que nunca en su vida había visto a la señorita pero si escuchado de donde ella provenía: -Encantado de conocerla... sé que no es muy adecuado pero, sugiero que no ande sola por estos lugares, hay varias personas muy dignas de desconfiar... bueno.. no es que le esté diciendo que confíe en mi pero... puedo ayudarle si gusta- comentó con la elegancia que le caracterizaba.

Quizás el joven francés no había dicho bien sus palabras pero en ese momento escuchó algo ya ante la petición de la pelirrosa, el abordó el auto, no sin antes sin asegurar que ella también lo hubiese entrado, después sin dudar más el dio marcha a una velocidad normal ¿Estaba bien que haya rescatado a la chica? mientras divagaba un poco en sus pensamientos, escucho las palabras de la chica, a lo que recordó sobre su apellido: -No... nosotros no nos conocemos, nuestros padres si...- dijo -Tu padre es dueño de una empresa llamada Akayisha's Company, conoció al mío en uno de sus viajes a Japón, mi padre era Jean-Sébastien, ex dueño de la Duplantier Industrie, la empresa de joyas y perfumes... salen bastantes anuncios de eso, ahora mi padre ya no está en este vida y tomé las riendas de la empresa, me alaga conocer a la hija de un gran empresario- comentó agregando una sonrisa al final de lo que dijo, jamás se imaginó conocer a alguien como ella, menos en las condiciones en que se dio esto, ante su pregunta el joven hizo un gesto agradable y siguió con la vista al frente: -Iba a relajarme... hay un bar exclusivo por aquí pero este es el único lugar que me sé para llegar allá ¿Y usted señorita? ¿Porque su taxi se retrasó? debería quejarse ante eso... como dije, es muy riesgoso andar por acá...- rectificó lo dicho hace unos momentos atrás.

La radio que aún estaba encendida empezó a reproducir una canción bastante relajada para el momento, pero no dejaba de ser movida, ante el ritmo de esta misma, Joris movía ambos índices al ritmo de la melodía, se empezaba a sentir más relajado y también menos estresado, creo que tomarse un pequeño receso ante su agitada vida laboral era importante: -Es una buena canción...- comentó para que el ambiente no estuviese tan callado. Habían por fin pasado los callejones peligrosos pero aun estaban en zona conflictiva por lo que vio ante el reflejo de as luces neón una especie de discoteca, el castaño fijó sus obres en el lugar y de inmediato desconfió, vio las expresiones de la personas y ante lo dicho por la pelirrosa no lo pensó más y aceleró rápidamente ante ver los chicos que venían con malas intenciones, en ese momento el francés no temió, más le preocupaba salir lo suficientemente rápido para que la chica estuviese bien, la ventaja de su auto es que poseía velocidad y en unos momento dejó a todos esos maleantes atrás.

Ya llendo a un lugar "más tranquilo" dejó de acelerar y manejó a velocidad normal, la radio seguía sonando pero decidió apagarla, le extraño sobre lo que había pasado hace rato ¿Acaso ella hizo algo que no debía? ante eso, decidió sacudirse las dudas y decidió preguntarle: -¿Pasó algo con ellos? disculpe que te pregunte y a lo mejor no es de mi incumbencia pero ¿Porque nos seguían?- preguntó curioso, de ninguna forma quería hacer incomoda a la chica quien parecía agradable, aunque no estaba en sus planes estar en esta zona y ni menos con una chica quería platicar más con ella, a lo mejor conocía a una persona interesante, todavía recuerda la vez aquella en donde su padre le habló del Sr. Akayisha, parecía muy feliz cuando habló sobre él, al parecer había conocido una agradable persona: -Y... ¿Quieres que te lleve a tu casa? ¿O pensabas ir a otro lugar especial?- preguntó de manera de romper el hielo pero en ese momento sorpresivamente empezó a llover fuerte, lo cual obligó al francés estacionarse cerca de la acera donde estaba un poste de luz pero el lugar estaba escondido, parecía tranquilo, apagó el motor para ahorrar gasolina y suspiró profundamente: -Sea cual sea tu decisión, es mejor esperar a que baje la lluvia... los caminos en esta zonas son muy peligrosos con este clima- agregó...
avatar
Auguste Saint-Saëns



Mensajes Mensajes : 228
Monedas Monedas : 1329

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el taxi no llega, comienza el problema.

Mensaje por Moka Akayisha el Sáb Sep 27, 2014 4:17 pm

Tras oír que el joven estaba dispuesto a ayudarme me sentí aliviada -¿D-Deberas?-Pregunté con una gran sonrisa inclinando la cabeza, esta vez para agradecer tal gesto de amabilidad. A los minutos terminé acabando sentada en el asiento del acompañante de su lujoso auto y me atreví a preguntar si es que el muchacho y yo nos conocíamos: al parecer nuestros padres se llevaban muy bien y Joris había quedado a cargo de su negocio familiar –Siento lo de tu padre, el mío quedará en blanco por la noticia…-Comenté bajando la vista sin evitar pensar en una cosa, ¿Quién lo diría? Encontrar a una persona como él en un lugar como este...

No sé lo que le pasó al taxi pero si le digo a mi padre me regañará por estar en las calles a esta hora...-Expliqué con un tono serio en la voz. La radio seguía encendida y comenzó a reproducir una canción conocida, llevé mi mirada a los ojos cafés del muchacho –Si no te molesta, supongo que mi padre querrá hablar contigo cuando le mencione que nos vimos…-Le comenté, pero eso no sonaba exactamente como lo había pensado así que tuve que aclararlo inmediatamente para evitar malentendidos –Bueno, convive con mujeres así que supongo que además de una charla de negocios te hará encargos–Dije con una pequeña risa. Llegamos a una zona para nada agradable y Joris se vio obligado a usar la velocidad que poseía su vehículo para conducir hasta una zona más “tranquila” e incluso a preguntar por qué nos seguían, pero… ¿Debía decirle que traía conmigo dinero? ¿Era correcto? –Una mujer comenzó a gritarme cosas por controlar que nadie peligroso me siguiera, lo habrá malinterpretado, desde aquello se habrá enterado todo el barrio  y tras reconocerme supongo que las cosas empeoraron, no comprendo qué sucede con quienes viven por estos lares, yo no he hecho nada indebido-Dije esperando quitarle las dudas al caballero.

A continuación incluso se ofreció a llevarme a casa u otro sitio pero ya no podía quedarme más tiempo a molestarlo –No te preocupes, puedo caminar desde aquí, gracias por ayu…-No terminé de decir la frase completa cuando una lluvia fuerte me interrumpió y terminamos estacionando el auto, me acomodé mejor en mi asiento y miré como las gotas de lluvia caían y resbalaban por los vidrios del automóvil, no pasó mucho tiempo para que el clima cediese y decidí enviar a la mayor y más confiable de mis hermanas un mensaje para que se quejase con el sitio que jamás me recogió sin que mis padres se enterasen, entonces, se me ocurrió algo para compensar al castaño amable y cortés que me acompañaba -¿Te apetece ir al bar que querías visitar, en mi compañía? Yo invito-Dije amablemente esperando que aceptase, ¡No podía dejarlo ir sin agradecerle como es debido! Era lo único que se me había ocurrido y esperaba que fuese suficiente e incluso necesitaba consumir cualquier cosa ya que no había cenado y mi estómago reclamaba comida o de lo contrario me avergonzaría con un sonido inesperado –Verás…-Intenté hablar y cerré los ojos esperando que no fuese tan extraño como parecía –Me entretuve vagando de tienda en tienda y no he cenado…-Confesé bajando la mirada con las mejillas ruborizadas –La hija de Akayisha es un total desastre, qué patético-Pensaba, eso debí haberle hecho creer, de seguro.

Estaba dependiendo demasiado del joven y entonces abrí la puerta del auto y me bajé sin pensármelo más tiempo -¡No te preocupes, estaré bien!-Exclamé agitando una mano en señal de saludo desde fuera mientras me volteaba de espaldas al vehículo, pasé la mano por mis rosados cabellos y noté algunas pequeñas gotas en él, miré mejor y aún se mantenía una leve llovizna que antes no había notado, me sentía culpable de haber hecho que Joris terminase en un sitio así por mi culpa, no podía marcharme y abandonarlo, caminé hasta el poste de luz y me apoyé en él –N-No puedo caminar con esta llovizna-Dije lo suficientemente alto como para que el castaño me entendiese, continuaba roja de vergüenza por las estupideces que estaba haciendo y era por ello que no podía mirar a los ojos al muchacho.

OffRol:
Me disculpo realmente por la cantidad de diálogo y el color xD intenté reducirlos pero se me hacía imposible >.<
avatar
Moka Akayisha
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 548
Monedas Monedas : 4367

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el taxi no llega, comienza el problema.

Mensaje por Auguste Saint-Saëns el Lun Oct 13, 2014 10:41 am

Ante cada comentario de la chica, Joris le parecía agradable, ante la manera despreocupada que decía las cosas, la razón de porqué estaba en estos lares o eso al menos en su opinión le sonaba, le recordó de cierta forma a el cuándo también hacía sus rebeldeces a veces pero a diferencia de la joven pelirrosa el no temía el regaño de su padre en aquellos entonces. Ante su comentario acerca de su padre el aceptó su propuesta encantado: -No te preocupes... será un placer hablar con tu padre... ¿Sabes? es bastante curioso conocer a una chica como tú...- detuvo brevemente para fijar su mirada a través de su ventana del auto y mirar la miseria del lugar -...En estos lares... supongo que si no nos encontramos, quien sabe que te había pasado- agregó, puesto con el tiempo que lleva aquí sabía que husmear por pasillos peligrosos era estar jugando con la muerte.

La lluvia parecía no cesar, golpeaba con fuerzas el cristal del automóvil, el sonido que producía lograba atapar en su mayoría el sonido de la radio, y el dudaba si podía avanzar con tanta agua rebotándole el vidrio, pero afortunadamente bajó paulatinamente, eso le calmó al chico pero ¿De qué se iba a calmar? al parecer la presencia de la chica lo había tranquilizado, y de cierta forma le encantaba el hecho de tener con quien hablar, antes de que Joris fuera más lejos con sus comentarios, la chica pelirrosa lo había invitado a un bar del cual el educadamente aceptó: -Por supuesto, pero yo pago al cuenta, un caballero debe pagar la cuenta de una doncella como tú- guiño el ojo coquetamente, rasgo característico de el pero ante los siguiente comentarios de la chica también supo más de su motivo de porque se encontraba por estos lares: -Sigo diciendo, debes de tener aún más cuidado si no... no querrás ganar la preocupación de tu padre... es más, cuando sea así- de su auto empezó a buscar algo, abrió un pequeño compartimiento que tenía cerca de el y sacó un bolígrafo elegante con una libreta forrada de cuero sintético, escribió su número celular, su nombre y se lo dio a la pelirrosa: -Llámame cuando no tengas quien vaya por ti, si no voy yo de seguro va mi chofer con mi mayordomo... y cualquier cosa también estaré disponible- ofreció su cálida amabilidad a la pelirrosa.

Como también había escuchado a ella que no había cenado, se le ocurrió invitarla algún lugar, también quería conocerle más acerca de ella y mientras pensaba que restaurante podía llevarla a comer, ella salió de su auto, extrañado antes de que pudiera decir algo se marchó, suspiró el castaño: -(Pero que chica tan... extraña)- pensó. Pero antes de irse la siguió por la mirada, y notó el flujo de la lluvia, no tardaba en ponerse más fuerte y no estaban en épocas de mucho calor, en cualquier momento la brisa fría otoñal podía soplar por lo que ella podía enfermar, así que sin importarle que la chica lo considerase un "acosador" bajó del coche con una sombrilla a mano. No estaba muy lejos de donde había caminado, se dirigió donde estaba Moka, antes puso alarma a su auto para cualquier cosa que sucediera y no le tomasen por sorpresa.

Se apresuró en sus pasos para evitar que se mojara de más la chica y cuando llegó, la cubrió con su sombrilla: -Yo no creo que puedas irte así... en cualquier momento la lluvia puede aumentar... vamos, yo insisto, te llevo a tu casa.... pero antes quiero preguntarte algo- mencionó de forma amable -¿Quieres ir a cenar conmigo? seguro mueres de hambre... podemos buscar un restaurante, hay uno donde sirven comida italiana y sirven un vino exquisito, me parecería buena idea y sirve que... es una manera que pagues lo que hice hoy por ti- sonrió de manera encantadora, fuera como fuera no iba a dejar que la chica anduviese sola por rumbos tan peligrosos ni menos una lluvia que podía enfermar a cualquiera que anduviese sin una sombrilla. Como era correcto ante lo que pensó el joven, sintió una brisa fresca por lo que sin dudar, se quitó su elegante saco y se colocó a la joven: -Toma esto... debes estar empapada...- comentó preocupado...

----------------------------------
Off-rol:
xD No te preocupes, tu haz post como te nazca ^^, yo siento tardar Dx
avatar
Auguste Saint-Saëns



Mensajes Mensajes : 228
Monedas Monedas : 1329

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el taxi no llega, comienza el problema.

Mensaje por Moka Akayisha el Jue Oct 23, 2014 12:55 am

Escuché las palabras del joven con una sonrisa tranquila y pensé en la imagen de mi padre quien de seguro torturaría al pobre muchacho con los negocios hasta que se cansase –Pues…si se excede con la charla me avisas y lo llamo para bajarlo de su nube de negocios-Dije sonriente llevando mis ojos verdes a aquel muchacho refinado que manejaba junto a mí. Le invité a un bar y su reacción no me sorprendió, después de todo en verdad era una persona con modales, o más bien todo un caballero así que solo me dediqué a asentir con la cabeza para hacerle saber que estaba de acuerdo para después oír su consejo, o más bien lo que ya sabía mientras Joris buscaba algo, lo miré confundida hasta ver que anotó algo y me lo entregó hasta que pude leer bien su número telefónico –Que tengas que llegar a esto yo…no sabes lo mucho que lo aprecio…-Dije con gran honestidad guardando el número, no podía creer que encima de querer hablar con mi padre y llevarme en su auto se tomaba las molestias de querer llevarme a cualquier sitio cuando lo necesitase –Definitivamente lo tendré en cuenta-Afirmé con una cálida sonrisa y un tono un poco más alegre del que estaba utilizando, como si fuese un modo de expresar mi gratitud hacia él.

No pude evitarlo, me decidí por bajar del coche apenas mi cabeza llegó a su límite: no podía permitir el aprovecharme mucho más de la amabilidad que el joven me enseñaba a pesar de ser una desconocida y para mi mala suerte la lluvia parecía haberse mantenido oculta de mí hasta el bendito momento en el que me decidí a dar unos pasos y alejarme del vehículo, miré al cielo y un par de gotas resbalaron por mi rostro mientras que las que venían fueron atajadas por un paraguas, me giré y vi la figura de Joris sosteniéndolo mientras me invitaba a cenar poniendo de excusa el hecho de que podría tomarlo como “pago” por todo lo que él hizo por mí y ciertamente tenía razón, abrí la boca para decir algo pero una brisa fresca sopló y esa no era la combinación perfecta junto con la lluvia –Pues…-Dije en voz baja cerrando los ojos inconscientemente con la leve ventisca, a continuación para completar el combo el castaño colocó sobre mis hombros su saco para que no tuviese frío, lo miré por unos segundos sorprendida por lo que había hecho notándose así la diferencia de estatura entre ambos mientras de la nada no pude evitar sonreír –Pues entonces, amable caballero, aceptaré encantada-Dije con un acento sumamente formal y al mismo tiempo divertido mientras me apresuraba a sacudir las gotas de agua para no empapar el vehículo y al mismo tiempo tomaba por el antebrazo al muchacho jalándolo rápidamente al auto para que no tuviese frío, entré al coche y como toda dama que era le agradecí el gesto mientras rápidamente arreglaba como podía mi cabello para no lucir como una loca recién despierta.

Apenas el auto se puso en marcha divisamos un restaurante que según lo que pude ver se acercaba a las características que Joris me había mencionado así que pensé que ese sería -¿Es ese de ahí?-Pregunté señalando el lugar, cuidando mi mano para no andar tocando el vidrio y ensuciarlo, apenas supe que ese sitio era el correcto bajamos y nos apresuramos a entrar para no mojarnos o tomar frío. Ingresamos al lugar y pisé con cuidado para no resbalar y hacer algún papelón, un mozo nos recibió y se dio cuenta inmediatamente que no estaba tratando con personas cualquieras así que se esforzó por mostrarse sumamente formal mientras nos guiaba a una mesa tranquila doble y nos informaba que dentro de unos segundos se acercaría nuevamente a tomar el pedido. Tomé asiento y coloqué mi cabello de modo que cayese por mi espalda sin estorbarme, me acomodé en la silla y miré a mi acompañante –No te has mojado mucho, ¿Verdad?-Pregunté con preocupación esperando que no fuese así, ¡Incluso estaba dispuesta a pedir alguna toalla si ese era el caso! Pasaron unos minutos y el mozo anterior trajo las cartas para que eligiésemos qué ordenar, apenas lo hicimos se marchó y entonces pensé en poder hablar un poco para conocer al muchacho que tantos favores me había hecho, -¿Es muy extraño que te pregunte cuántos años tienes? Siento sonar descortés, me has parecido ser bastante joven y aun así eres dueño de un gran negocio familiar lo cual es bastante admirable, si me permites decírtelo-Mencioné con gran seriedad en cuanto a lo que decía demostrándole que mis palabras no eran ningún chiste, ser un hombre y tener que manejar un negocio relacionado con joyas debía de ser complicado, o al menos eso me parecía a mí.
avatar
Moka Akayisha
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 548
Monedas Monedas : 4367

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el taxi no llega, comienza el problema.

Mensaje por Auguste Saint-Saëns el Vie Ene 02, 2015 10:54 am

El francés estaba feliz de que aquella chica haya aceptado aquella invitación a comer con ella, después de todo llevarla aun lugar "menos tormentoso" a donde se encontrase era mejor que fuera a otros lares. Condujo tranquilo aquél lujoso auto en donde hacía pequeña plática con la pelirrosada, hasta que había llegado a un restaurante italiano de cual la chica preguntó si esa ese de que le decía, a lo que él afirmó. Tal vez no era el mejor restaurante más lujoso del lugar pero lo conoció gracias a una ex-amistad suya en el Instituto Sweet Amoris, el sabor de la comida no tenía nada que envidiarle a los lujosos restaurantes que el acostumbraba a ir. Como todo buen caballero abrió la puerta del coche para que la chica bajase primero y le cedió el paso, procurando que fuese ella en primer lugar como le habían enseñado en su familia.

Después de entrar en aquél modesto restaurante y ser recibidos por el mozo, Joris le arrimó la silla a la chica para que se pudiese sentar, luego él lo hizo asegurándose que todo estaba bien, notó la preocupación de la chica ante su pregunta de la cual el sólo sonrió encantadoramente y mostró un gesto amable con ella: -Sólo han caído unas cuantas gotas pero no es nada por qué preocuparse ¿Tu te has mojado?- dijo con un tono de voz que de igual manera, estaba pendiente de la chica, luego soltó una pequeña risa a la que reaccionó que la chica pudo haberlo tomado mal, así que le explicó la causa de la misma: -Me parece cómica la situación, perseguidos por vándalos y conocernos así...- comentó divertido. Notó que después de unos minutos habían traído las cartas, el joven francés no dudó en leer el contenido de la apetitosa comida que estaba escrita en aquél objeto, ante eso, no dudó en bajar la carta cuando su acompañante le formuló una pregunta, comprendía su curiosidad y es una pregunta muy común para él que aunque podría ponerlo algo triste trataba de sonreír:

-Tengo 21 años. El poder de la empresa Duplantier se ha pasado por generaciones, se le da ese poder al primogénito de la familia, sea varón o niña, por lo que he sabido todos han sido hombres quienes han tomado las riendas. Cuando el dueño se quiere retirar, sea cual sea el motivo o está a punto de morir, se le pasa el poder al primogénito, en este caso a mí. Mi padre estaba enfermo de cáncer terminal, jamás no los dijo, yo estudiaba en el Instituto Sweet Amoris- pausó un poco para emitir una pequeña risa -Yo era un total desastre en ese entonces... pero hay situaciones en la vida que te hacen madurar... desgraciadamente, no fue una buena situación pero supongo que lo necesitaba- comentó desviando su mirada hacia otra parte sin fijarla en algún punto, poco a poco fue perdiendo su sonrisa y divagó en sus recuerdos, cuando vio a su padre por última vez, diciéndole que le confiaba la empresa pero más importante, su familia, le vinieron imágenes de sus dos hermanos a quienes amaba más que nadie pero recordó que estaba con Moka por lo que reaccionó rápido y recuperó su sonrisa.

-¿Y tú? sé que a una señorita no se le puede preguntar su edad pero me da curiosidad saberla... y además ¿Qué haces en la vida? supongo que la tuya debe ser más tranquila, corrígeme si me equivoco y también perdona si te sueno osado...- dijo con elegancia resaltando su perfecto acento francés. En eso el mesero vino a la mesa de ambos y les ofreció una sonrisa como así un trato cordial y amable como si la atención fuera de un lugar costoso: -"¿Desean ordenar?"- mencionó con voz gangosa pero simpática, por lo que Joris esperó primero que Moka pidiese antes de hacerlo él, terminado ella se dispuso a pedirle lo que deseaba al mesero; una lasaña y el mejor vino que tuviesen, así como dos copas para compartir, pues deseaba conocer más a la chica, ya que le había agradado su compañía en esta noche...
avatar
Auguste Saint-Saëns



Mensajes Mensajes : 228
Monedas Monedas : 1329

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el taxi no llega, comienza el problema.

Mensaje por Moka Akayisha el Sáb Ene 17, 2015 7:56 pm

Una vez sentados en una mensa ante la pregunta del joven sonreí –Tranquilo, no me he mojado lo suficiente para coger un resfriado así que estoy bien-Afirmé mientras oía la opinión masculina de cómo dos personas de alto nivel económico terminan conociéndose en medio de unos callejones oscuros, era irónico que se tratase realmente de nosotros.

No tardamos mucho en intentar averiguar educadamente sobre el otro, fui quien preguntó primero y tras ello me dediqué a oír quién era realmente aquel castaño. Apenas oí lo que él tenía para decir me mostré sorprendida por la historia observando frente a mí al joven levemente melancólico al hablar, aquello me apenaba un poco, pero no había nada que pudiese hacer o decir al respecto.  La situación se transformó cuando me tocó hablar a mí, oyendo el perfecto acento francés y la educación al hablar del ajeno obviamente no podía quedarme atrás negándome a responder –Pues yo tengo 19 años así que el año próximo, iré a la Universidad.  Como no soy hija única, todas tenemos que hacernos destacar como hijas del poderoso hombre que somos a pesar de que ello no me agrade en absoluto, mi relación no es muy agradable con mis padres así que no me interesa en lo mínimo heredar el negocio familiar, pero sí algo con lo que mantener mi posición actual a pesar de que aún intente descubrir qué es, mientras tanto, estudio como otros estudiantes-Dije finalizando con una sonrisa, podría sonar como un aprovechamiento o quizás no, tenía el derecho de intentar soñar con algo que no fuese una vida atada a los adultos que nunca me vieron como su dulce hija, sino como un método para no extinguir sus grandes negocios –Aunque…si me comparo con mis hermanas realmente no sería apta para manejar semejante compañía pero tampoco podría apartare al ser una de las más posibles candidatas a heredarla, ojalá simplemente ocurriese un milagro que me ayudase a apartarme de esa opción-Añadí con un toque de seriedad para luego volver a sonreír.

Cuando apareció el mozo ordené primera salmón para cenar acompañado de una salsa ofrecida en la carta y luego dejé que Joris ordenase lo que quisiera para luego oírlo pedir dos copas de un buen vino. Minutos después, apareció la comida y tras decir “Buen Provecho” el mozo se marchó y tomé los cubiertos disponiéndome a probar lo que tenía en el plato, ¡Estaba delicioso! -¿Qué tal está tu comida? –Pregunté tras haber finalizado el primer bocado mientras la música de fondo del lugar iba cambiando sin perder la elegancia, todo se sentía mucho más refinado desde nuestra llegada al lugar y una vez más el valor del poder se destacaba mientras ambos acaparábamos algunas miradas de otros presentes, hasta que en algún momento pensé que incluso hasta esto podría terminar extraño: ¿Y si salían rumores que perjudicasen a la empresa del castaño? ¿Si entre toda la gente algún empleado de mi padre oía algo y lo malinterpretaba haciéndoselo llegar a él?  Ni yo misma sabía cómo eso era posible pero esperaba que nada de todo lo que podría pasar ocurriese y así, olvidando aquellos pensamientos tomé con delicadeza la copa con vino que me pertenecía –Sé que ya comí un bocado pero aun así quiero hacer un brindis, ¿Te parece? Por el bienestar de tu empresa y la profesión que pronto encontraré-Dije con una sonrisa una vez Joris tomó su copa y ambas “chocaron” levemente mientras probaba cómo sabía el vino que nos habían traído.

Cuando bajé la copa como si fuese coincidencia dos señoritas que quizás rondaban mi edad se acercaron a la mesa pero no como dos empleadas, extrañada por acto obvio llevé mí vista hacia ellas –Disculpe, ¿Es usted Joris Duplantier?-Le hablaba claramente al muchacho con aires coquetos así que bajé la vista oyendo el rumbo que tomaba todo sin emitir alguna expresión en especial, ¿Estaría empezando a alucinar? En una mesa no muy lejana oí unas voces femeninas susurrando “Es tan atractivo” y lo primero que se me vino a la mente fue que se trataba de un grupo quizás de amigas de las cuales dos habían intentado probar suerte con un millonario mucho más rico que ellas pero como no era mi asunto me mantuve en silencio volviendo a alzar la vista -¡T-Tu eres Moka Akayisha! Es que… ¿Acaso ustedes están saliendo?-Preguntó con aires llenos de curiosidad causándome sorpresa y llegando incluso a incomodarme, ¿Cómo alguien se lanzaba de tal manera a preguntar esas cosas a dos desconocidos? –No lo estamos, pero por favor no hagas esa pregunta tan súbitas a dos personas conversando cuando no las conoces, no suena para nada educado- Respondí mientras tomaba mis cubiertos y tomaba otro bocado de comida ignorando las dos personas que quedaron en blanco junto a nuestra mesa quizás con ganas de matarme allí mismo y cediéndole el control de la situación al castaño a quien sus admiradoras habían venido a ver. Al cabo de unos minutos tras haber oído la verdadera voz del joven se retiraron satisfechas fulminándome con la mirada, pero bueno, estas eras quizás las consecuencias de salir a cenar con una persona como él a pesar de que no me afectase en nada aquello. ¿Habría sonado descortés o demasiado dura? Ojalá que no fuese así, pues era lo último que quería.

En un escenario pequeño que antes no había notado apareció un hombre que se dirigió a un piano acaparando la atención de la mayoría de los presentes, e incluso la mía. Ignorando el asunto de las muchachas como si fuese innecesario y de poca relevancia pensé en voz alta y de paso aprovechaba para saber más del ajeno –Viendo eso es cuando me arrepiento de no obedecer a mi madre cuando quiso que aprendiese a tocar algún instrumento… ¿Tú sabes tocar alguno? ¿Cuál es de tu agrado?-Pregunté para luego continuar con mi comida para que no se enfriase, deleitando mis oídos con el sonido del piano invadiendo el lugar con su bello sonido mientras esperaba con calma la respuesta a mis palabras.
avatar
Moka Akayisha
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 548
Monedas Monedas : 4367

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el taxi no llega, comienza el problema.

Mensaje por Auguste Saint-Saëns el Vie Abr 03, 2015 12:12 am

Escuchó atentamente a las palabras de la joven de cabello rosa, las entendía perfectamente. Entendía que a veces atender un negocio familiar a pesar de lo que quería ser uno en la vida era un hecho bastante complicado, si bien había cosas que se podría tener placer dentro de estos rubros pero nada sustituirá aquella pasión por seguir el camino, a él le hubiera gustado tanto ser Actor de Teatro pero también se cuestionaba hasta a que punto llegaría sin corromperse. Pensar ene so le traía malos recuerdos y cierto sentimiento de culpa en el corazón del francés, pero no dejó que los sentimientos le ganase, estaba frente a una señorita y tenía que estar bien para seguir de tan amena plática de la cual disfrutaba a pesar de haberla conocido en una situación no muy afortunada: -Lo importante es que sigas lo que quieres... si eres bendecida de tener esa oportunidad. Qué mejor que tomarla- sonrío suavemente

Habían ya traídos los deliciosos platillos, calientes y desprendían un olor agradable que servía más que nada alborotar el hambre que ocultaba el francés. La pelirrosa había peguntado sobre la comida, de lo cual el francés partió con los cubiertos un pedazo de la lasaña y lo introdujo a su boca. Degustó el exquisito sabor a queso, tomate, pasta y carne en su paladar, ahora recordaba porque le gustaba este lugar y no pudo evitar mostrar un suave gesto de felicidad: -Deliciosa... ¿Y la tuya?- preguntó. Quería asegurarse que su comida estuviese bien, en eso ella le propuso un brindis por lo que no dudó en tomar su rebosante copa de vino y chocar para brindar, este momento no pudo ser mas satisfactorio hasta que...

Unas señoritas se habían acercado donde estaban él y Moka, bebió de la copa mientras las miraba de reojo y ante las acciones de ellas se dio cuenta que no eran más que cotillas buscando meterse en asuntos donde no les convenía, por lo mismo la pelirroja pidió que no los molestaran en un tono educado pero parece que no fue basto para esas dos, por lo que el francés tuvo que intervenir: -Señoritas... espero no se decepcionen... pero Moka es una amiga mía. Además no queremos que mi prometida se entere- comentó. Ante eso notó como se alejaban las chicas en un plan poco amigable pero no era algo que le importara al francés, ya estaba acostumbrado a lidiar con personas difíciles por lo que le dio por su lado a las chicas y mejor regresó a la conversación con Moka.

Su pregunta le recordó nuevamente lo de su pasión pero apenas se había percatado dle pianista, tocaba hermoso y esa melodía la conocía. Era la preferida de su padre, suspiró tristemente y hasta eso siguió la conversación: -Temo que sólo ser cantar por el Teatro. Yo solía participar en obras, más que la televisión y el cine. El teatro te ofrece posibilidades, es realmente enfrentarte al público y encargarte que se metan en la historia... ¿A ti te gusta el teatro?- preguntó. En eso la melodía terminó y los aplausos no se hicieron esperar, a lo que el pianista comentó que hoy era noche de peticiones, así que para hacer más ameno esto se le ocurrió dejar que su acompañara pidiera alguna pieza: -¿Que te gustaría escuchar Moka? hoy el pianista concede peticiones- comentó.

------------------------------------
Spoiler:
Dx siento la demora
avatar
Auguste Saint-Saëns



Mensajes Mensajes : 228
Monedas Monedas : 1329

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el taxi no llega, comienza el problema.

Mensaje por Moka Akayisha el Vie Mayo 01, 2015 11:32 pm

“Seguir lo que quiero”, eso era lo que más quería pero sin embargo no lo sabía, no se entiende, ¿Verdad? El querer hacer lo que me gusta pero no tenerlo definido era un tema que conversaba con quien podía para buscar puntos de vista distintos que me ayudasen a tener en claro lo que quería pero aún en una parte de mi corazón seguía temiendo no poder llegar a ella y terminar atada a la empresa de mi padre o a uno de sus importantes negocios pero aun así, me agradaba de corazón saber que la respuesta del joven iba en serio, pues a él no le había sucedido lamentablemente lo mismo. Asentí haciéndole saber que la comida estaba bien para mí, desde mi llegada a Sweet Valley me adapté a no comer siempre comidas como las de casa para acostumbrarme al nivel del resto y era por eso que al comer en un lugar bueno como éste se me venían recuerdos de cuando de más pequeña corría por la casa hasta la cocina esperando por ver tras la cena el postre del día, bonito, ¿No? Aunque ahora no podía quejarme, desde mi mudanza no tuve más que amigos y experiencias para recordar.

Fuimos interrumpidos por la presencia de dos muchachas que no cuidaban sus palabras y curioseaban abiertamente sin vergüenza alguna, no me molestaba, pero no era adecuado ni para el lugar ni para nosotros ya que no nos conocía, para mi suerte no llegué a agobiarme puesto que Joris dio a conocer su opinión causándoles una mueca de decepción mientras se marchaban, ¿Prometida? Bueno, no sabía que en algunas familias eso todavía seguía presente pero aun así me asombré, si se pensaba no era extraño pero simplemente no me lo esperé. Volviendo a nuestra conversación pregunté sobre los gustos musicales del castaño y me enteré de su relación con el teatro –Me atreveré a asumir entonces que eres bastante bueno en eso, pero si no te importa, un día de estos me gustaría oírte cantar–Añadí entretenida, hacía tiempo que no oía a un hombre cantando pero no era tan cruel o caprichosa como para pedirle que me enseñase sus habilidades de canto justo en mitad de un restaurante  –Me gusta todo lo nuevo, me gusta experimentar lo que no pude de niña ahora que puedo por lo que depende el tipo de obra que sea, el si me gustaría verla o no. Aunque claro que si un amigo participa allí con gusto me instalo en una de las primeras filas a animarle, bueno, en realidad a verle porque no creo que los de los asientos de atrás me lo permitan–Expliqué con una sonrisa mientras continuaba cenando, la pregunta referida al pianista y la canción que querría oír me dejó unos minutos pensativa –¡Ah! Perdona, estaba pensando sobre una canción muy bonita, le encanta a mi madre y a mi parecer es muy agradable así que si me disculpas…– Me levanté de mi sitio con una sonrisa, reteniendo en la cabeza el nombre para no olvidarlo y caminé hacia el hombre que tocaba con placer una melodía hermosa.

Llamé su atención con un gesto y le susurré al oído el nombre de la melodía cuyo nombre logré recordar por tantas veces que mi madre la había halagado y luego tras verlo asentir regresé a mi asiento –Perdona la acción tan brusca, espero que la canción lo compense ya que es, como dije, muy bonita–Volví a hablar incorporándome mejor en mi asiento y continuando con la comida, quería personalmente asegurarme de pasar el nombre correcto al pianista para que no se equivocase y dejar que la curiosidad del joven esperase hasta que el piano comenzara a sonar. La melodía empezó, me hacía sentir más relajada y me recordaba a mi madre, ¿Cómo estaría ahora? A saber.

Un tema anteriormente nombrado se me vino a la cabeza y decidí sacarlo a pesar de que puede que no fuese una buena idea –Ahora que recuerdo…dijiste que tenías prometida, ¿Es porque tú quieres o simplemente fue un arreglo familiar? Me refiero a si te agrada esa chica o todo lo contrario. ¿Sabes? Supongo que no habrás pasado una vida fácil y aunque no hace mucho que nos conocemos entiendo aspectos de tu vida que se asimilan ciertamente con los míos por lo que…si hay algo al respecto que quieras conversar o quizás solo hablar de ello piensa en mi como una amiga con quien contar, no digo que no tengas a otra persona pero igual quiero ofrecerme, a gente como nosotros que no nos falta el dinero hay otras cosas que necesitamos más y una de ellas es la capacidad de confiar en otros, o eso me sucede a veces a mi–Hablé como si lograse comprenderle a pesar de no saber absolutamente nada sobre él y su vida, ¿Se molestaría por ello? No tenía idea pero en aquellos momentos quería ofrecerme como alguien a quien él pudiese llamar y tratar temas que no con cualquiera podría ya que ambos venimos de familias poderosas donde fuimos criados estrictamente, tenemos seguramente cosas por las que pasamos en común y no me preocupaba por Joris ya que sabía que no era una mala persona sólo con mirarle a los ojos. Manteniendo mi cálida mirada continué con la cena para que no se enfriase, ¿Cómo desaprovechar tan deliciosa comida?

OffRol:
Ni lo digas, eso me corresponde a mi >.<
Quería aclarar que si escuchas la melodía te recomiendo que lo hagas desde los 0:40 segundos ya que desde ahí el piano se oye más~
avatar
Moka Akayisha
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 548
Monedas Monedas : 4367

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el taxi no llega, comienza el problema.

Mensaje por Tema Cerrado el Dom Jul 05, 2015 8:38 pm

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1639
Monedas Monedas : 19341

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el taxi no llega, comienza el problema.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.