Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. Sería tener muy poca verguenza copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Tengan originalidad y hagan sus cosas vosotros mismos.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List The Top 100 Dangerous Sites Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

¡A la conquista de Aquamoris! (Privado con Yata Misaki)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡A la conquista de Aquamoris! (Privado con Yata Misaki)

Mensaje por Veleyka Leona Vicenty el Sáb Sep 13, 2014 11:33 pm

-I fantasy, fantasy- canturreaba feliz mientras me colocaba el casco, el día al fin se llego, aquel día que hace cerca de un año se pacto, por fin serian pagados los intereses de la apuesta con Misaki, ya tenia preparado todo lo que llevaría, incluyendo su camisa con la que me quede tras ese primer encuentro, di un rápido vistazo al espejo lateral de la motocicleta para comprobar mi apariencia, lucia genial, desde ya hacia un rato que me acostumbre a usar un brillo labial sabor cereza y ahora prácticamente no hay día en que no lo use, además de la chaqueta de piel y los jeans de color oscuro, unas botas altas pero sin tacón era la vestimenta del día de hoy, con la apariencia lista y con un enfadado Shinn despidiéndose de mi, puse en marcha el trasporte hacia la casa del castaño, no tarde mucho en aparecer por el lugar, a final de cuentas no quedaba tan lejos y menos cuando se maneja a alta velocidad un vehículo con genial como lo es una moto.
 
Estacione la motocicleta a un lado de la barda de la casa, me saque el casco y toque el timbre esperando a que me dieran una respuesta, algo que por suerte no tardaron mucho en hacer, una voz femenina se escucho por el intercomunicador, preguntando por quien tocaba –buenos días, estoy aquí para ver a Misaki, soy una amiga- conteste, hubo momentos de silencio para luego aparecer casi por arte de magia aquella señora que conocí en el centro comercial en el umbral de la casa y que en cuestión de segundos ya se encontraba abriendo la reja y dejándome pasar con una cara de felicidad única, arrastrándome prácticamente al interior de la casa de “Mi”, por lo general no aceptaría el que me tratara tan familiar pero tan sorprendida estaba por sus reacciones que preferí no romperle su burbuja de felicidad.
 
Una vez estando adentro, me dejo en la sala de su hogar mientras ella iba por Misaki, alegando que posiblemente seguía dormido tras haber pasado la noche en vela jugando alguno de sus videojuegos, reí divertida, en realidad que no me costaba nada de trabajo el imaginármelo así, aunque igual, no entendía por que haría algo tan imprudente si de antemano le dije en mi cumpleaños que vendría temprano por el... sin embargo, mi alegato mental para regañar a "Mi" se vio interrumpido por el simple hecho de recordar que estuvo conmigo en mi cumpleaños, solo eso me basto para sonrojarme por unos momentos y sonreír, el que apareciera por ahí, fue el mejor regalo que me pudieron dar, no obstante la felicidad que me daba ese pensamiento la tía de Misaki bajo por las escaleras informándome que bajaría en cualquier momento interrumpiendo de esa forma la fugaz felicidad por recordar, tomo asiento en el sillón que quedaba justo enfrente de donde yo me encontraba y me pregunto a donde lo llevaría, indudablemente esto era como esos interrogatorios del padre de la novia hacia el novio que en algunas comedias ocurrían, nunca pensé que me pasaría a mi y sin querer empecé a reír bajo por ello –jejeje, no sabe lo que daría por que fuera mi padre quien le hiciera esa pregunta a su sobrino- confesé mirando nostálgica hacia la nada pero manteniendo una sonrisa en el rostro, aquella mujer pareció pillar a que me refería y guardo silencio –descuide, solo lo llevo al parque acuático, lo regresare por la tarde- me apresure a contestar su pregunta pues no queria que empezara a compadecerme por lo que le deje entrever de mi vida -así que si mira que regresa solo o acompañado de otra persona, regáñelo y prohíbale usar su skate- y aunque esto ultimo sonara a broma vaya que lo decía en serio, por esos momentos bajo de la segunda planta una niña, muy parecida a Misaki he de añadir *¿será su prima?* pensaba cuando esta se quedo de pie mirándome sorprendida, por otra parte, la puerta de una de las habitaciones contiguas a la sala se abrió y apareció un hombre mayor, que al igual que la niña, me miraba, aunque el con mas curiosidad que sorpresa y en este punto, me sentí un bicho raro en casa del castaño.
Ropa~
botas~


Última edición por Veleyka Leona Vicenty el Dom Sep 14, 2014 3:44 am, editado 1 vez (Razón : olvide las referencias o3ó)
avatar
Veleyka Leona Vicenty
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 761
Monedas Monedas : 3921

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡A la conquista de Aquamoris! (Privado con Yata Misaki)

Mensaje por Yata Misaki el Lun Sep 29, 2014 6:06 am

Había sido una noche muy intensa, especialmente por los nervios que traía encima al recordar que al día siguiente saldría con Veleyka en un viaje, siendo la primera vez que pasaría a solas con una chica en plan de cita. ¿Era una cita verdad? Él lo consideraba como una cita en todas sus letras a pesar de que solo existiera la meta de cumplir una apuesta pasada. Tanto fueron los nervios que poseía que trató de alejarlos jugando con sus videos juegos por algunas horas, pero entre pasar una etapa y otra, se le pasó la noción del tiempo y ya eran las seis de la mañana. Así que se fue a dormir a pesar de saber que sufriría las consecuencias después de sueño en aquel trayecto, puso el despertador de su celular para tener al menos una hora antes para alistarse, pero el destino sería cruel con él. Tan cruel que no sonó la alarma.

Se despertó justo en el instante que el timbre de su casa sonó y su hermana corrió al cuarto por órdenes de su tía para que lo despertara. ¡Diablos! Ya había comenzado con el pie izquierdo, así que se levantó de golpe de la cama y se fue directo a la regadera para bañarse. No tardó ni cinco minutos en salir y correr a su habitación cuando su tía interrumpió diciéndole que su amiga estaba abajo, como pudo le dijo que ya iba enseguida, buscando una camiseta y pantalones en su armario. Se puso lo primero que encontró en realidad, unos pantalones negros con sus zapatillas de siempre, una camiseta sin mangas de color blanca y una sudadera de tela delgada alrededor de la cadera color gris oliva. El cabello se lo peinó con las manos, secándoselo a medias y poniéndose su reloj negro en la mano izquierda. Ya listo bajó a toda prisa.

¿Qué era esto? Todos mirando a Veleyka. – ¿Qué ocurre? – Dijo mirando a su tío y hermana que estaban como hipnotizados por la chica. Si, estaba muy linda, pero no era para que la estuvieran mirando de aquella forma. – Vaya sobrino no pensé que tuvieras una novia tan hermosa – Rió el mayor con toda la intención de molestarlo y lo logró, ya que sus mejillas se tornaron rojizas. – No lo que pasa... yo…– Trataba de explicar nerviosamente con toda la cara roja cuando su hermana lo tomó de la prenda superior y musitó lentamente. – Estoy celosa, pensé que me ibas a contar primero – Reclamó. Para el colmo su tía no se quedaba atrás y tiró uno de sus típicos comentarios que intensificó el color de su rostro.  – Querido, quizás unos años más tengamos boda  – Esto ya se le había ido de las manos y todo porque su tía había recibido a su acompañante, como desearía devolver el tiempo y ser él quien la hubiera visto antes, esta situación se habría horrado. Qué vergüenza, se quería morir ahí mismo.

– Ya dejen de decir esas cosas… no se metan en mis asuntos – Dijo enfadado, sin disminuir ni un poco aquella tonalidad en su piel, bajando los últimos escalones y tomando la mano de Veleyka para que se fueran de aquella casa llena de entrometidos. – Nos vamos – Se despidió abriendo la puerta principal, recordando que olvidaba su celular en el mueble de su habitación, pero volver a entrar era más peligroso aún por los comentarios, así que por ese día estaría desconectado de todo.
avatar
Yata Misaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 315
Monedas Monedas : 10161

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡A la conquista de Aquamoris! (Privado con Yata Misaki)

Mensaje por Veleyka Leona Vicenty el Sáb Oct 11, 2014 10:14 pm

Me sentía rara, era la primera vez que me miraban con tanta insistencia y de esa forma tan curiosa, de la nada me sentí cohibida, ¡yo! la gran y orgullosa Leona, cohibida por las insistentes miradas de la familia de Misaki, afortunadamente este apareció en el rango visual y sonreí imperceptiblemente, finalmente había aparecido el príncipe azul que salvaría a la princesa... o algo así... apenas pronuncio unas palabras interrogando a todos lo que sucedía, creí inocentemente que los familiares retomarían sus rutinas para intentar no molestar al castaño pero irónica y graciosamente fue todo al contrario, siendo el hombre quien iniciara con el ataque dirigido hacia “Mi” pero que sin remedio también me hirió, un fuerte sonrojo apareció en mis mejillas, lo sentía, sentía ese ardor y por consiguiente agache un poco la cabeza para que nadie lo notara, quizás en antaño, el sonrojo seria leve, como cuando en San Valentín acompañe a Misaki a entregarle una tarjeta a su tía y me confundió con su novia, claro, en aquel entonces ni por enterada de mis sentimientos, pero ahora las cosas eran muy diferentes.
 
La pequeña chica y la mujer, acompañaron al hombre en sus bromas... o eso quería creer por que así no tendría que negar nada y por lo visto, Misaki tampoco lo negó... obvio, sabia que el ni por asomo me consideraba de esa forma, posiblemente solo me mirara como a una amiga y no creo que me encontrara en la categoría “mejor amiga” solo una amiga y punto, sin embargo, el que no dijera abiertamente “no es mi novia y no me molesten con eso” me hacia increíblemente feliz, tanto o mas que el ser tomada de la mano, el se, ¿despidió? mientras avanzábamos y solo me quedo el gritarle a sus familiares, prácticamente, para despedirme –¡un placer conocerles!- alcancé a decir antes de salir por completo del edificio, aun tomados de las manos llegamos hasta mi motocicleta –el coche esta en servicio, así que por hoy, nos iremos en esta preciosura- informe sacando un casco de repuesto del compartimiento donde de igual forma, reposaba una pequeña mochila con las cosas necesarias para el día de hoy, le entregue el casco al otro mientras me soltaba finalmente de su agarre y observaba que no llevaba nada, intrigada arquee una ceja con duda pero imagine que llevaba su bañador bajo la ropa y que no llevaba mas pues planeaba comprar todo en el parque acuático, cerré el compartimiento y me coloque el casco para después subirme al asiento e inmediatamente poner en marcha el vehiculo –vamos sube... a no ser que te de miedo este tipo de transportes- bromee.
 
Con todo listo, no quedaba nada que nos detuviera, salvo quizás, una pequeña indicación de seguridad que debía de darle a mi acompañante y benefactor por el día de hoy –por cierto, agarrate fuerte, que acostumbro siempre ir muy a prisa- y apenas sentí que el otro se asió de mi, arranque no tardando mucho en alcanzar una velocidad considerable, rebasando por mucho el limite de velocidad permitido, de tal forma que en menos de 20 minutos ya nos encontrábamos en el estacionamiento del lugar cuando por lo general se tarda media hora en llegar, espere a que el otro bajara para yo poder hacerlo, quitándome de inmediato el casco una vez en el piso –¿ya viste?- hable triunfante –llegamos casi a mitad de tiempo y hubiéramos llegado en menos tiempo si aquel camión no se nos hubiera atravesado- si, un camión cambio de carril de baja velocidad al de alta en el que conducía, fue un verdadero milagro que no hubiéramos acabado estampados contra la caja de este, bueno, milagro no, si no que fue buena suerte que mis sentidos no estén tan “relajados” como lo estoy ahora a comparación de hace dos años.
 
Guarde el casco que use y el destinado para “Mi” en el compartimiento, saque del mismo la pequeña mochila y nos encaminamos a las taquillas del lugar, por suerte, al ser temprano no se veía mucha gente formada, quien sabe en el interior –¡a que bien!- canturree contenta por la pocas personas a la vista así será mas rápido ir a los toboganes y al chiringuito, que no desayune bien y me muero por alguna botana- avanzamos en la fila, solo dos personas mas nos separaban de la entrada a un día todo pagado para mi.
avatar
Veleyka Leona Vicenty
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 761
Monedas Monedas : 3921

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡A la conquista de Aquamoris! (Privado con Yata Misaki)

Mensaje por Yata Misaki el Dom Feb 15, 2015 6:06 am

Que bochorno había pasado en su hogar, tanto interrogatorio e insinuaciones que no podía controlar, solo deseaba salir y estar en completa paz. ¿Qué estaría pensando Leona? Seguramente estaba igual de afectada que él y mirarla directamente a los ojos causaría que sus mejillas levemente teñidas de rojizo fueran más intensas, recordando justo ahí cuando habían llegado a la motocicleta que seguía tomándole de la mano y ni siquiera fue necesario él soltarla, porque la chica ya lo había hecho. Reaccionó al tomar el casco y sonreír a medio labio ante su directa tan equivocada, porque Yata Misaki no le tenía miedo a nada y menos a algo que ya se había subido. – ¿Qué tonterías estás diciendo? ¡Jah! mejor muéstrame que bien manejas – Mencionó con desafío mientras se ponía el casco y se disponía a subir  en aquel transporte muy familiar, si, fue hace tiempo, igualmente como pasajero de una chica. ¿Qué habría sido de ella ahora que lo pensaba? Sus pensamientos divagaron por un segundo en su cabeza y solo asintió cuando le pidió que se afirmara de ella, rodeándola de la cintura y desviando accidentalmente la mirada hacia su casa. ¡¿Pero qué?! Estaban sus tíos mirando desde la puerta junto a su hermana haciendo señas de adiós con la mano y antes de poner hacer alguna seña nada inocente partieron a toda prisa, quedando con las ganas de borrarles esa sonrisa de la cara.

Iban tan rápido que admirar el paisaje era imposible, así que solo disfrutaba la adrenalina de pasar uno, dos, tres, cuatro autos por la autopista tan hábilmente hasta que un estúpido camión decidió hacer de tortuga. Maldijo y lanzó sus disparates al respecto, pero al fin llegaron al… ¿Parque Acuático? ¡Diablos! Se olvidó completamente que habían planeado ir aquel sitio y ni siquiera traje de baño se había puesto. – Eh Veleyka yo… – Se lo iba a decir directo y claro, sin ningún rodeo, pero luego de bajarse y pasarle el casco lo llevó directo a las taquillas. ¡Diablos de nuevo! Se le había olvidado el dinero y no traía tampoco su billetera, grande Misaki, nuevamente vas a quedar en vergüenza en frente de la chica. Todo era culpa de sus familiares que lo pusieron nervioso y no pudo reaccionar bien, solo deseando irse de aquel sitio y dejando lo más importante tirado. Tomó valor y jaló del brazo a la chica hacia un costado saliendo de la fila, no importaba porque detrás de ellos no había nadie más esperando.

– Se me olvidó… – Dijo bajo, muy bajo sin dirigirle la mirada. – Estaba realmente nervioso al venir contigo acá, me desvelé jugando, la puta alarma no sonó… ¡Mis tíos! ¡Mi hermana! Esto… aquello… me olvidé  y ni dinero traje – Suspiró cabizbajo, sintiéndose el chico más torpe e imbécil de todo, que apretó fuerte los ojos y juntó ambas palmas para decirle disculpas. – Lo lamento, de verdad lo lamento mucho ¡Pero juro que te lo recomenzaré como me llamo Yata Misaki! –  Nuevamente con sus promesas, pero aquella la iba a cumplir aquel mismo día para no traer problemas, no quería que un imprevisto lo dejara mal otra vez. Quizás era la maldición de Shizuka que no lo dejaba divertirse con otra persona que no fuera él, vaya animal asqueroso. – Así que… ¿Podrías pagar todo por mí? – Pidió lleno de vergüenza levantando el mentón y con un ojo cerrado, estuvo a punto de morderse la punta de la lengua pero la sonrisa de bobo en problemas no se la borraba nadie.

– ¡Si lo haces te cumpliré un deseo! – Incitó levantando el dedo índice, confiado que con aquel ofrecimiento la morena diría que sí. Esperaba que dijera que sí y no se enojara mandándolo a volar por los aires.
avatar
Yata Misaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 315
Monedas Monedas : 10161

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡A la conquista de Aquamoris! (Privado con Yata Misaki)

Mensaje por Veleyka Leona Vicenty el Lun Mar 02, 2015 8:14 pm

Movía la cabeza de un lado para el otro con suma alegría mientras esperábamos en la fila que poco a poco avanzaba, ya pensaba en la comida chatarra que dentro de nada comería como desayuno y si bien no era del todo de mi agrado, comer patatas, panes dulces y chocolates de vez en cuando no era malo, lo mejor de todo es que después de los aperitivos, luciría mi nuevo bañador de una sola pieza y mas cubierto de lo que suelo usar pero todo era por Misaki, volver a usar bikinis seguramente auguraría un día pesado para el castaño y no deseaba eso, pues aunque el tuviera que pagar quería que disfrutara tanto como yo, o al menos eso rondaba en mi cabeza cuando sentí el tirón en el brazo –hey “Mi” que todavía es temprano para que quieras llevarme a lo oscurito- me burle mientras era jalaba fuera de la fila, quizás me fuera a decir algo que le avergonzaba y por ello me llevaba lejos de los demás, posiblemente se fuera a disculpar por lo ocurrido con su familia, aunque todo eso se hizo humo cuando pronuncio sus palabras en tono bajo... y es que no había que ser muy listo para saber que algo no andaba bien cuando hablas así de bajo y sin mirar directo a los demás.
 
¡Vaya asco! un ligero tic apareció en mi ojo izquierdo y supongo que la mueca de enojo que puse fue realmente notada cuando el otro siguió con su explicación... de nueva cuenta le echaba la culpa a alguien y además me decía en cara que fue un descuidado al desvelarse, cubrí la cara con toda la mano en claro ademán de sorpresa y decepción –pero si serás pen...- le mire por la abertura entre el dedo meñique y anular –dejo los insultos para mas tarde- y me cruce de brazos malhumorada, se le veía afectado por lo que me abstuve de insultarlo pero igual ya estaba molesta por el asunto, el se disculpo, ¡era lo mínimo que debía de hacer en todo caso!  pero era claro que ponerme de mal humor no ayudaría en nada, quería calmarme, relajarme, por lo que atine a mirar en dirección a las taquillas que ya estaban vacías de bañistas, esperaba a que el otro terminara de hablar para poder continuar e ir a comprar las entradas recordando que igual que el castaño, no llevaba dinero conmigo pues simplemente confíe en que Misaki pagaría por lo que no traje efectivo, lo único que cargaba que podría sacarnos del lío era la tarjeta de crédito, el problema consistía en que no sabia de cuanto era el limite de la misma, simplemente nunca le tome importancia a ese detalle porque por lo general cargaba conmigo el efectivo que siempre necesitaba.
 
-¿y esperas que te crea que cumplirás un deseo cuando no puedes ni pagar una deuda?- masculle fría sin dignarme a verle, se había metido en terrenos prohibidos –solo para que lo sepas, no necesito que nadie venga a decirme que cumplirá algún deseo mío pues yo puedo cumplir cualquier cosa que quiera- ahora si le mire, lo sentía por el pero tocó una fibra bastante sensible para mi, ¿me creía incapaz de cumplir mis propios deseos? –a no ser que puedas resucitar muertos es mejor que te guardes tus ganas de cumplir deseos ajenos- solté los brazos y me dirigí a las taquillas, esperando que el otro me siguiera –y haz el favor de dejar de echarle la culpa a los demás de tus errores- me detuve y le mire duramente de nueva cuenta -fuiste tu quien no pensó en tener todo preparado para el día de hoy pese a que la fiesta en la que te informe de esta salida fue hace poco, ¿es que esto no te importa lo suficiente como para tomar medidas contra cualquier inconveniente?, me niego a creer que olvidaras este asunto tan rápido, tu alarma, tus tíos, Shizuka, siempre le hechas la culpa a los demás de tu irresponsabilidad, ya no eres un niño así que aprende a aceptar tus errores- y continúe el camino, ¿fui dura? ¡Por supuesto que si! pero era la verdad o al menos esa era la impresión que Misaki se forjo ante mis ojos, no era mi culpa si se portaba cobarde e irresponsable ante mi y delante del resto del mundo era alguien que cuidaba hasta el ultimo detalle, no por amarlo le iba a sonsacar todos sus defectos y errores, lo aceptaba con ellos pero no me gustaban, así de simple.
 
Por fortuna, en el rato que estuvimos hablando nadie se formo por lo que pude acceder rápidamente a las taquillas y comprar los dichosos boletos, no sin antes preguntar por algún cajero automático en el interior del establecimiento, si había uno podría sacar dinero y asunto arreglado pero ante la negativa por parte del personal del lugar mi esperanza se fue al caño, sin duda debería de usar la tarjeta y arriesgarme a sobregirarla... oh bueno, no creo que mi crédito sea tan escaso de cualquier forma –entonces ¿hay algún lugar que venda trajes de baños por aquí cerca?- supongo que podría gastar algo de dinero para amenizar el día de Yata “en el interior del parque acuático se encuentra una tienda, al entrar tome el camino a la derecha, vera la tienda de inmediato” me informo la mujer que me atendía, tras agradecerle, con boletos en manos y la mochila en el hombro izquierdo camine hacia la entrada, tomando la mano de Misaki y llevándolo conmigo, supongo que lo mas lógico era dejarlo solo e irme, pero tampoco es que fuera el fin del mundo por lo ocurrido, lo que pasaba simplemente era que la deuda de “Mi” se volvía mucho mas grande y que tardaríamos un poco mas de tiempo en empezar a divertirnos tras el trago amargo, la entrada ya estaba cerca, ahí de pie esperando por nosotros se encontraban los empleados que se encargaban de recibir el boleto y sellarlo pero tras pasar por la entrada me detuve, aun quedaba algo que aclarar con Yata y sin voltear le hable –hey Misaki, dejando de lado todo lo anterior, quiero pedirte que... no, no te pido, te exijo, que sin importar con quien nos topemos ahí adentro me respetes como tu acompañante, pues no seria la primera vez que te marchas con otras personas y me dejas botada- obviamente que me refería al rubio idiota que siempre aparecía cuando Misaki y yo estábamos juntos y que por lo general solo traía consigo consecuencias muy desafortunadas ¡ese maldito parecía creerse que era el dueño de Misaki! –Es doloroso cuando te dejan de lado sin mas- susurre esto ultimo agachando la cabeza y ajustando mas el agarre con el otro, siguiendo el camino hacia la tienda de ropa del lugar, después de todo, seria un desperdicio haber comprado boletos y ser yo la única que entrara al agua.  
avatar
Veleyka Leona Vicenty
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 761
Monedas Monedas : 3921

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡A la conquista de Aquamoris! (Privado con Yata Misaki)

Mensaje por Tema Cerrado el Dom Abr 05, 2015 4:05 am

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1674
Monedas Monedas : 19618

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.