Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Mar Sep 02, 2014 2:40 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Después del día de la piscina las cosas con Brooke habían cambiado drásticamente, y desgraciadamente no a bien. Después del beso que la di se notaba cierta tensión entre nosotros, y yo no hacía más que evitarla, quizás ella también me evitaba a mí. Odiaba aquella sensación ¿Por qué tuve que besarla? Hasta el beso las cosas habían ido estupéndamente, después de todo lo que nos dijimos... Encima, para mejorar las cosas, la chihuahua se había dado cuenta, y cómo no, andaba todo el día detrás de mí preguntándome sobre lo ocurrido. Menuda pesada...

Reconozco que dudé si seguir adelante con el viaje que habíamos planeado, y estuve a punto de anularlo, pero tenía tantas ganas de ir... y con Brooke. Creo que me daba más ilusión ir con Brooke que el hecho de ver a mi abuela de nuevo. No hacía más que preguntarme qué era Brooke para mí, y la respuesta cada vez era distinta, no tenía nada en claro. ¿Ayudaría el viaje a aclararme? ¿O solo me haría confundirme todavía más? Finalmente decidí que lo mejor sería seguir con los planes, quizás eso ayudase a normalizar de nuevo las cosas entre Brooke y yo. Así que, hice acopio de valor, y el miércoles, al final de una de las clases, me dirigí hacia Brooke. Quería parecer seguro de mí mismo, como si nada hubiera pasado, y creo que no lo hice demasiado mal. -El autobus sale a las 8 y media, así que te esperaré en mi casa sobre las 8- Terminé de hablar y salí de la clase como si nada.

Pasaron los días y llegó el viernes. Me levanté bastante pronto, a pesar de que había preparado todo la tarde anterior, no podía dormir... Estaba demasiado nervioso. Ni si quiera sabía si Brooke se presentaría ¿Y si no venía? Bueno, mi abuela ya estaba avisada, así que tendría que ir solo.

Me levanté de la cama perezosamente, me aseé y desayuné, eché la comida y el agua a los perros, les echaría de menos durante el viaje, y me vestí. Para cuando terminé todo eran las 7:55, y yo estaba casi seguro de que Brooke no vendría, y eso me apenaba enormemente. "Por favor, que venga" pensé, rogándole a un Dios en el que ni tan siquiera creía. ¿Por qué Brooke me importaba tanto? ¿Por qué influia tantísimo en mí? Una parte de mí me decía que me alejara de ella, y la otra me empujaba fervientemente a ella. Ni que decir que hasta el momento iba ganando la segunda.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5985

Volver arriba Ir abajo


Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Vie Sep 12, 2014 11:02 pm

Al acercarme más hacia Damon, no pude evitar sentir como el corazón se me aceleraba aún más, y joder, tan solo me había ajuntado un poco más a él. Comenzó a hablar nuevamente y ya no sabía qué pensar. Mis sentimientos eran tan parecidos a los suyos que no tenía ni idea de cuál tendría que ser el siguiente paso. Cuando tocó mi mejilla, levanté el rostro levemente, aún ruborizada. Lo miraba fijamente mientras escuchaba cada una de sus palabras. Cuando dijo que en su interior sabía que yo era especial pero que tenía miedo de estar confundido, sentí muchísima frustración. Maldición, era como si me leyera el pensamiento, decía absolutamente todo lo que yo pensaba. No lo entendía, estaba cansada de tanta confusión, quería aclararme, quería que los dos lo hiciéramos y deseaba que los sentimientos fueran mutuos… Como Damon había dicho, quería que sintiéramos algo. Maldición. ¡¿A caso eso no lo dejaba claro?¡ Lo hacía, pero tenía miedo, muchísimo miedo, porque no quería perderle… Entonces, Damon me preguntó algo que sinceramente no me esperé. ¿Qué habría hecho si después del beso se hubiera quedado conmigo? En este instante me quedé congelada. Mi corazón volvió a acelerarse. Dios… Lo tenía a tan poca distancia, tan solo esperaba que no escuchara ese órgano interno mío latir tan rápido. Y realmente… ¿Qué habría hecho? La verdad es que nunca me había parado a pensar en ello. Normalmente habría respondido: “Obviamente que te habría pegado una paliza.” Pero esta vez era diferente. Aunque… Probablemente mi reacción no habría sido demasiado distinta de la que tuve cuando aquél día después de besarme Damon se marchó. Lo seguía mirando directamente a los ojos, no entendía porque pero no podía bajar la cabeza y eso que le estaba mostrando una expresión muy poco típica de mí. Jamás había durado tanto mirando a alguien estando ruborizada… Pero maldición, no podía apartar mi vista de él. Seguía pensando, aunque mi respuesta estaba más que clara.

– Yo… Cuando te marchaste, estuve tan sorprendida… Me fallaron los pies y me pasé la mitad de la noche sentada de rodillas en el suelo. Si no te hubieras ido, mi reacción no hubiera sido del todo distinta, creo… – comenté mientras tragaba saliva. – Obviamente te pediría explicaciones… Pero no tendría derecho a enfadarme. – maldición, sentía que me sonrojaba cada vez más, si seguía así mi cara se haría del mismo color que el pelo de Damon. Y mirándole directamente a los ojos, no lo facilitaba para nada. Coloqué una de mis manos en la mano de Damon que seguía en mi mejilla y elevé un poco más la mirada mientras entrecerraba un poco los ojos. – No me habría enfadado porque ya te dije que el hecho de que me besaras no me disgustó… – esbocé una sonrisa nerviosa. – Será por eso que me sentí algo frustrada cuando te marchaste. – vaya… Y ahora me daba cuenta de eso. ¿Eso significaba que aquél día me sentí decepcionada? Pues… Así era. Maldición, volvía a tener una mezcla de emociones terriblemente grande. ¿Qué estaba haciendo este chico conmigo? Aunque creo que la respuesta a esa pregunta era tan malditamente transparente... Volví a bajar la cabeza y mi mano también, y comencé a hablar nuevamente. Y esta vez no sabía cómo parar. Las palabras salían por si solas aunque hablara en una voz tan baja. – En un momento me besas y al siguiente te vas… ¿En qué estarás pensando? ¿Por qué maldita sea mi corazón va a mil cuando estoy así a tu lado? ¿Por qué me frustro tanto cuando te alejas? – volví a apoyar la cabeza encima de él. – ¿Por qué eres el único… Con el que siento esta confusión? – le había hecho todas esas preguntas casi inconscientemente… Pero así era cómo me sentía.

Pude notar que muchas personas nos estaban mirando y la verdad es que se me hacía un tanto incómodo. Era obvio que no podían escucharnos por la música pero aún así yo estaba roja como un tomate y que nos vieran en esta situación no me gustaba, quería que fuera un poco más íntimo, supongo. Me giré escondiendo mi rostro en el pecho de Damon y levanté una mano mientras apretaba su camisa y le susurraba: – Más te vale sacarme pronto de esta casa y llevarme fuera cabeza tomate… –
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10553

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Sáb Sep 13, 2014 12:47 am

Al escuchar las palabras de Brooke maldije mil veces mi cobardía y deseé haberme quedado allí, con ella, a espera de una reacción por su parte. Pero es que realmente no pensé nada, solo lo hice y ya. Y, en verdad, me pasé un buen rato justo detrás de su puerta, pero... ¿Qué podría haber hecho? Mientras yo pensaba en sus palabras Brooke me pidió que la sacara de allí, y entonces me di cuenta de que había mucha gente mirando, demasiada, y de pronto me sentí un poco incómodo.

-Sí, será mejor que vayamos a un lugar más íntimo- Caminé hacia la puerta agarrando la mano de Brooke. ¿Dónde podríamos ir? Estaba todo el maldito pueblo lleno, buscar allí intimidad era casi imposible... Y lo más sencillo que se me ocurrió fue volver a la casa. ¿Estaría bien irse ya de aquella fiesta? Quizás Brooke quisiera seguir allí, pero... quería continuar aquella conversación, notaba que era importante... Además, se me había quedado ese sentimiento en el pecho y estaba seguro que hasta que no acabarasemos esa conversación no desaparecería aquella maldita sensación. -Lo mejor sería volver a casa... - Comenté, pero entonces cai en un detalle: Si nosotros nos íbamos, mi abuela no podría volver a casa, sin contar que yo no tenía las llaves del coche. Maldición... Salí de la casa y miré a mi alrededor buscando a mi abuela, pero como de costumbre fue ella quien me encontró, acercándose por la espalda.

-¡Cherry! ¡Brooke! ¡Andaba buscandoos! Como llegaremos tarde pensé que es mejor que tengais vosotros las llaves del coche. Sé que nunca aguantas en estas cosas. Yo esta noche me quedaré en casa de Antoine. Bye bye!- Me entregó las llaves y se fue por donde había venido, justo al lado de Antoine.

-Te juro que cada día tengo más seguro que es bruja- Parecía que me leía los pensamientos incluso a la distancia. ¡Qué mujer! Me dirigí hacia el coche y subí al asiento del piloto. Estaba endiabladamente nervioso. ¿Qué demonios se suponía que ibamos a decirnos? Pasaron los minutos en un completo silencio mientras nos íbamos acercando a la casa. Pero no era incómodo, por lo menos no para mí, simplemente pensaba en qué estaba haciendo. -Brooke... Perdóname por irme después de aquello. Estaba muy confundido, si te soy sincero tenía un poco de miedo de que me cruzases la cara- Solté una risa nerviosa -¿Sabes que me quedé casi una hora en la puerta de tu casa? Apenas tenía fuerzas para levantarme- Cuando terminé de hablar llegamos a la casa y bajé del coche. Nos dirigimos hacia el salón de la casa y una vez allí me deje caer al sofá, cansado mentalmente.

Me llevé las manos a las sienes, masajeándolas, y luego miré a Brooke -Ahora que estamos en un lugar íntimo no tengo ni idea de qué decirte. Soy imbécil- Agarré la mano de Brooke y la acerqué a mí, sentándola justo a mi lado. Tragué saliba y la miré diréctamente a los ojos de nuevo. El corazón me iba cada vez más rápido... Sino se me pasaba rápido estallaría, eso era casi seguro. -Soy un maldito cobarde, Brooke. Primero huí después de darte aquel beso, luego tengo miedo de mis propios sentimientos ¡Como si fueran a comerme! Y ahora, ahora me muero de ganas de repetir lo de aquel día, y estoy acojonado.- Cerré unos segundos los ojos y cogí aire para luego soltarlo muy lentamente, intentando calmarme. Ni qué decir que no funcionó. No estaba acostumbrado en absoluto a aquel tipo de situaciones. Lo normal era que ellas me soltaran cuatro chorradas y yo las aceptara cuando no solo no estaba seguro de qué sentía por ellas, sino que además estaba casi seguro de que realmente no había nada. Pero a Brooke no quería hacerle eso, es más, no podía mentirle de aquella manera. -Eres la primera que me hace tener tanto miedo Siempre he tenido dudas por mis sentimientos, pero en el fondo no me importaba seguir con las chicas aunque yo no sintiera nada por ellas- ¿Por qué Brooke era diferente? Y entonces, por vi la primera cosa clara, Brooke era lo suficientemente importante para mí como para no querer decepcionarla. -No quiero asegurarte nada que realmente no sea verdad. Pero luego estoy así,tan cerca de ti y...- agaché la mirada y volví a clavarla en ella -Se siente tan jodidamente bien. Me aceleras el corazón, me haces temblar, decir estas cursiladas que nunca había imaginado siquiera pensar, reir, incluso llorar... Y soy tan idiota de que tengo dudas- ¿Realmente tenía dudas? En verdad, sí, pero ya no eran las mismas dudas que hacia unas horas. Cada minuto que estaba con ella lo tenía más y más claro ¿Si no me gustaba por qué provocaba todo eso en mí? Puse mi barbilla en su hombro, con la boca cerca de su oreja, tragué saliba intentando relajarme. Y comencé a hablar en un susurró. -Brooke, no sé si me gustas o me das alergia. Son las dos únicas explicaciones que encuentro a todo esto- Sonrei nerviosamente al terminar de hablar. No me creia lo que acababa de decir, pero era la verdad y toda la verdad. -Para no saber qué decir creo que ya hablé demasiado- Bromeé solo para hacer tiempo y tranquilizarme antes de que ella dijera nada. Seguía con dudas, pero estas dudas se enfocaban más en por qué yo era tan idiota que en por qué Brooke me ocasionaba todo eso. Realmente solo había tenido que admitirme a mí mismo que la coraza que había construido a mi alrededor no era infalible, y Brooke había conseguido entrar en ella con una facilidad increible.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5985

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Sáb Sep 13, 2014 3:02 am

Damon y yo acabamos por volver a casa. En la fiesta había demasiada gente y sentía que a este paso no seríamos capaces de acabar nuestra conversación, que en mi opinión era demasiado importante para dejarla de lado. Damon se sentó al sofá y acto seguido me cogió de la mano para que pudiera sentarme a su lado. Comenzó a hablar y la verdad es que a medida que iba avanzando, mi corazón se aceleraba también. Estaba tan nerviosa… Pero la verdad es que esta vez era diferente, hace tan solo unas horas estaba completamente confundida pero a medida que pasaban los minutos las cosas me iban quedando cada vez más claras. Cuando me dijo que estar conmigo se sentía bien y que le provocaba tantas cosas a la vez, lo miré mientras volvía a sonrojarme un poco. La verdad es que me sentía feliz. Él me provocaba las mismas emociones y el hecho de que se sintiera de la misma forma me alegraba… Mucho. Puso su barbilla en mi hombro y yo sentí que mi corazón dio un pequeño brinco. Maldición, realmente no podía controlarlo… Giré levemente el rostro para mirarle y cuando habló nuevamente, sentí un leve escalofrío recorrerme el cuerpo. Y no, no era porque el cuello y las orejas eran mi punto débil, en parte también, pero diciéndome aquello estaba consiguiendo que me conmoviera… Cuando terminó de hablar, lo seguía mirando, aún algo ruborizada. – Sí… Supongo que ya has dicho mucho. – sonreí levemente y esta vez fui yo quien apoyó la frente en su hombro. Tragué saliva e inspiré aire. – Sabes… Cuando salía con mi ex, creía que estaba completamente enamorada de él. Me fascinaba que me llevase a todos los sitios posibles y amaba que fuera tan bueno conmigo. Pero después de conocerte siento que todo lo que he vivido con él fue pura farsa. Porque lo que estoy sintiendo por ti en este maldito momento, nunca lo he sentido por nadie más. – y así era. Con Damon era diferente. Él no me compraba cosas bonitas, ni me daba vueltas en su carísimo coche. Pero el hecho de poder pasar tiempo con él, ya hacía que esbozara una enorme sonrisa. Y ya no le encontraba otra explicación… – Ya veo… Él me gusta. –

En este momento levanté el rostro y miré fijamente a Damon, aún algo sonrojada. Y no por lo que iba a decirle, sino porque me había dado cuenta de algo que llevaba gritando en mi interior desde hacía unas cuantas horas. – Supongo que los dos somos un tanto cobardes… – le sonreí algo nerviosa, hasta sentía que me temblaban las manos. Me sentía tan bien por haberme aclarado… Sin embargo, ahora tenía muchísimo miedo. ¿Y si Damon simplemente tan solo estuviera confundido? Realmente nunca me afirmó que estaba segurísimo de que yo le gustaba, así que esa maldita duda seguía rondando mi mente. De repente sentí un miedo tremendo recorrer mi cuerpo… Maldición, realmente era demasiado importante para mí. Necesitaba salir de ahí un momento.

Me levanté repentinamente, pero al intentar pararme del sofá, perdí el equilibrio y acabé cayéndome encima de Damon. Maldición, eso había sido un tanto patético. – Perdón… – levanté un poco el rostro y en este mismo momento me di cuenta que nuestras caras estaban a tan solo unos escasos milímetros de distancia. Volví a sonrojarme un poco y tragué saliva. Maldición, en aquél instante mi cuerpo se congeló, no podía moverme. Comencé a temblar y no era por el nerviosismo… En parte también, pero era más por el miedo que me había invadido hacía un par de segundos. No sé porque pero de repente tenía muchísimas ganas de llorar, estaba demasiado frustrada y me veía demasiado decepcionante a mí misma. Y todo porque no quería perder a Damon.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10553

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Sáb Sep 13, 2014 7:12 pm

El corazón me dio un vuelco al escuchar las palabras de Brooke. ¿Aquello significaba lo que yo creía que significaba? Sí, eso parecía. En verdad nos gustabamos. Entonces, sin decir nada, se levantó del sofá con la aparente intención de marcharse ¿Por qué se iba? No podía irse, no ahora. Iba a cogerla de la mano para que se quedase conmigo, pero antes de eso tropezó y cayó encima de mí, quedándonos con los rostros a una distancia de unos pocos milímetros. Tragué saliba, no estaba seguro de si el corazón ya no me latía o si en aquellos momentos ni siquiera podía sentirlo.

-¿Pensabas irte y dejarme aquí después de lo que me acabas de decir? No pienso dejarte ir, no ahora- Dije muy serio, mirándola directamente a los ojos. Puse la mano en su mejilla, acariciándola dulcemente. Creo que en aquellos momentos no pasaba nada por mi cabeza, simplemente estaba ahí, mirándola, disfrutando de su tacto. -Me encantas, Brooke.- Sentencié firmemente, sin pensar en lo que decía, simplemente salió solo, como si esas palabras llevaran esperando salir de mi boca desde hacía rato. Puse la mano que tenía libre en su cintura y la otra la pasé de su mejilla a su cuello, acerqué lentamente mis labios a los suyos, y cuando ya estaban juntos cerré los ojos, besándola lenta y dulcemente. Era la segunda vez que lo hacia, sin embargo esta vez era diferente, esta vez lo tenía todo claro y no huiría, ni dejaría a Brooke huir. Separé nuestras bocas lentamente y la sonreí cariñosamente. Me había dicho a mí mismo que esperaría a que ambos tuvieramos las cosas claras y fuera ella quien decidiera hacerlo. Solo parecía haberse cumplido una condición ¿Pero cómo resistirme teniéndola tan cerca? Se me había hecho completamente imposible. Si creyera en el destino estaría seguro de que acababa de intervenir para que aquello ocurriera. Además, después de aqurl beso me había quedado con una sensación de bienestar que recorría cada centímetro de mi cuerpo, pero ahora volvía a notar los latidos de mi corazón, y con más fuerza que nunca. Me dejé caer del sofá al suelo, haciendo que Brooke retrocediera un poco. ¿Qué estaría pasando ahora por su mente? Apoyé mi frente en su pecho mientras la abrazaba por la cintura. -¿Qué me has hecho?- Pregunté, pero la respuesta estaba clarísima, cristalina, no necesitaba que nadie la respondiera. Brooke me gustaba, mucho, más que cualquier otra chica antes de ella. -¿Cómo piensas que ahora duerma contigo en la misma cama? Mira todo lo que ha pasado... Y todavía no ha pasado un día desde que llegamos. - Estaba casi seguro de que con ella tan cerca no pegaría ojo en toda la noche ¿Cómo hacerlo después de aquel día? -¿Y ahora qué?- Pregunté, levantando de nuevo mi cabeza y clavando mis ojos en sus ojos. No podía pensar, y lo que decia o hacia simplemente era algo prácticamente inconsciente, no era dueño de mí mismo en aquel momento.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5985

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Dom Sep 14, 2014 1:09 am

Tras caerme encima de Damon mi cuerpo se inmovilizó. Juro que quería moverme, pero simplemente no podía hacerlo. Entonces, Damon me dijo que no me dejaría ir y acto seguido puso su mano en mi mejilla diciéndome que le encantaba. Yo intentaba hablar, decirle algo, pero las palabras no salían de mi boca. En aquél instante, sentí como Damon colocaba la mano en mi cuello, haciendo que nuestros rostros se acercaran lentamente. Mi corazón empezó a latir aún más fuerte y volvimos a besarnos. En aquél mismísimo momento, todo el miedo que sentía apenas hace unos segundos, se desvaneció. Esta vez era diferente, esta vez yo sabía que él me gustaba y sabía que el sentimiento era mutuo. Cerré los ojos mientras alzaba lentamente mis manos y las colocaba encima de su pecho apretando un poco su camisa. ¿Cuánto duró el beso? Ni idea… Lo único que sabía era que una sensación de felicidad y bienestar recorrían mi cuerpo. Damon me gustaba mucho, muchísimo y ya no había vuelta atrás. Cuando nuestras bocas se separaron abrí los ojos lentamente mientras lo miraba, continuaba bastante ruborizada pero eso era algo que ya no podía controlar. Apoyó su frente en mi pecho mientras me abrazaba. La verdad es que yo tampoco sabía cómo dormiríamos juntos en la misma cama después de todo lo que había pasado. De tan solo pensarlo el corazón volvía a ponérseme a mil, estaba segura que no podría dormir en toda la noche y creo que Damon se sentía igual. Entonces oí un “¿Y ahora qué?” y bajé el rostro para mirarle. Tragué saliva y aún temblando un poco, coloqué mi mano en su pecho. Cerré los ojos y aún sonrojada le contesté: – Yo… No tengo ni idea de lo que va a pasar de aquí en adelante… Pero simplemente quiero hacerte saber que no quiero perderte… – maldita sea, se me daba fatal decir esas cosas. Abrí los ojos mientras lo miraba y con una voz bastante bajita tartamudeé: – Me-me gustas cabeza tomate. – olé, esta confesión me la tendría que apuntar a los logros más grandes que he hecho en toda mi vida.

Pero una pequeña duda seguía rondando mi cabeza. Era verdad… ¿Y ahora qué? ¿Qué se supone que éramos? ¿Pareja o seguíamos siendo amigos? Era obvio que los dos sentíamos muchísimo más que una amistad el uno por el otro pero sinceramente yo no entendía demasiado esas cosas. No sé por qué, quizás por un poco de inseguridad en mi misma, abracé a Damon rodeando su cuello suavemente. – ¿Ahora qué somos Damon? – pregunté en un susurro. No sabía por cuanto rato lo seguí abrazando, pero la verdad es que no tenía prisa por soltarle.

Tras unos minutos, me separé de Damon y lo miré esbozando una sonrisa algo dulce. – Creo que será mejor que vaya a ducharme. Necesito refrescarme un poco. – me levanté y giré sobre mis talones para dirigirme al baño pero antes de hacerlo me quedé parada de pie, pensando un momento. Volví a girarme hacia Damon y di un paso hacia adelante para luego inclinarme. Cogí a Damon por el cuello de la camiseta y acerqué mi rostro hacia el suyo, dándole un suave beso en los labios. Cuando me separé de él le sonreí algo dulce mientras le decía: – Venganza. Por haberme besado la primera vez y luego largarte. – le saqué la lengua y acto seguido volví a girarme para irme al baño definitivamente. La verdad es que lo de la venganza fue una excusa, lo único que quería era volver a besarle. Comencé a subir las escaleras que conducían al segundo piso mientras me tocaba la boca con una mano y me sonrojaba un poco. La verdad es que me había puesto un poco nerviosa después del beso que le había dado, vamos, teniendo este carácter y tan poca experiencia en el amor fue bastante atrevido por mi parte y eso me avergonzaba un poco. Supongo que no tenía remedio.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10553

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Dom Sep 14, 2014 12:34 pm

Que Brooke me dijera que no quería perderme y además me confirmase que le gustaba me hizo, básicamente, feliz. Aquel momento pasaría a mi historia como uno de los más felices de mi vida, seguro. Nunca pensé que pudiera gustarme alguien como me gustaba ella, y mucho menos llegar a ser correspondido. ¡Era increible! Brooke me abrazó y me preguntó qué éramos... Es cierto, no tenía ni idea de qué relación era la que tenía ahora con ella... Obviamente no éramos solamente amigos. ¿Pero llegábamos a ser pareja? Ambos nos gustábamos y ninguno queríamos perdernos... ¿En qué momento exacto se convierten dos personas en pareja? Unos minutos después Brooke dejó de abrazarme para irse a duchar, ni que decir que ahora no quería separarme de ella... Y creo que ella se sentía igual, pues se acercó a mí y me besó, según ella en venganza por lo de la piscina. Si todas sus venganzas contra mí no me importaría que se vengarse mil veces más. Sin embargo, ella se fue subiendo las escaleras, y me dejó ahí plantado con una sola duda en la cabeza. ¿Qué narices éramos ahora nosotros dos? Entonces, sin pensarmelo dos veces, me levanté del suelo y subí yo también las escaleras, en busca de Brooke. Me la encontré justo cuando estaba a punto de cerrar la puerta del baño. Antes de que lo hiciera, puse el pie para que no se cerrase y entré con ella al baño. ¿Que qué ibaa hacer? Realmente no tenía un plan, simplemente estaba actuando sin pensar demasiado. Puse a Brooke entre la pared y yo, sin darla tiempo ji a preguntarme lo que hacía la besé de nuevo, sujetándola el menton con mi mano. Cuando se terminó el beso me quedé a pocos centímetros de ella, el corazón cada vez me latía más fuerte, y ahora sí sabía bien lo que estaba a punto de decir.

-Brooke, no tengo ni idea de qué somos ahora... Así que, quizás lo mejor sea aclararlo ahora- La di otro beso, este mucho más corto, apenas un roce. Estaba terriblemente nervioso, pero intentaba no pensar en ello, si lo hacía saldría corriendo de ese baño. -Te.. Te parece si ahora...- Demonios, no me salían las palabras, malditos nervios. Cerré los ojos y cogí aire, intentando tranquilizarme. -Me gustas mucho, y parece que yo a ti también. Así que deberíamos dejar eso de dejar eso de los novios de mentira y que sean de verdad. ¿No?- "¡Damon! ¿Qué clase de proposición es esa? Eres imbécil o qué te pasa?" Era la peor manera de decirlo que habría podido escoger, pero fue la que me salio en el momento. Volví a armarme de valor y puse mi barbilla en su hombro -Quiero decir... ¿Qué te parece si... Si salimos?- ¡Lo dije! ¡Lo he dicho! ¡Premio para mí! Aunque cabía la posibilidad de que Brooke se negara porque pensase que era demasiado pronto... Solo me quedaba rezar porque Brooke aceptara. Y entonces, cai en un pequeño detalle -Por cierto, este vestido tiene la cremallera por detrás... No te será tan fácil quitartelo tu sola. Debería ayudarte a hacerlo- "Muy bien Damon, eso ha sonado muy pervertido. Así sí que te aseguras una buena respuesta ¿Eh?" Creo que los nervios me jugaron una mala pasada, no debería de haber dicho eso, pero ya estaba hecho... Con un poco de suerte se lo tomase como una broma, o quizás como algo totalmente cierto. Y es que era verdad, no la sería tan facil quitarse ese vestido sin mí ayuda.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5985

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Dom Sep 14, 2014 7:50 pm

Entré al cuarto donde había dejado mi mochila para coger una toalla y ropa de recambio. La verdad es que aún seguía un poco nerviosa, sin embargo una sensación de tranquilidad recorría mi cuerpo. Me alegraba tanto haber aclarado mis sentimientos… Aunque la duda de qué éramos Damon y yo seguía allí y la verdad es que me inquietaba un poco. ¿Y si él no estaba listo para estar en una relación con alguien? Sí, sé que después de habernos besado y dicho tantas cosas parecía una tontería que no quisiera estar conmigo pero no sé por qué me daba un poco de miedo que de verdad no quisiera. Me solté el pelo, aunque me dio un poco de lástima pues el peinado hecho por Lilianne era muy bonito, y salí de la habitación suspirando un poco mientras me dirigía hacia el baño. Sin embargo, antes de cerrar la puerta, Damon entró al baño conmigo y sin darme tiempo a reaccionar, me puso entre la pared y él y volvió a besarme. Por la sorpresa, dejé caer la ropa y la toalla que llevaba en las manos al suelo. No entendía porque había hecho eso tan repentinamente, sin embargo un cosquilleo volvió a recorrer mi cuerpo mientras me ruborizaba un poco. Sentía que el corazón volvía a ponérseme a mil. Cuando se separó de mí lo miré aún un poco confundida y le pregunté en voz baja: – ¿Q-qué haces? – entonces comenzó a hablar y cuando dijo que le gustaba y que deberíamos dejar eso de ser novios falsos y ser unos de verdad sentí que mi corazón se aceleraba aún más. Este chico conseguirá que me dé un paro cardíaco al final. Apoyó su barbilla en mi hombro y me preguntó que qué me parecía si salíamos. En este momento sentí que todas las dudas que tenía antes se alejaron de mí. No sabía si comenzar a reírme o llorar de la maldita felicidad que sentía en aquél instante. Entonces, cuando iba a contestarle, Damon volvió a hablar y me dijo que debería ayudarme a bajarme la cremallera del vestido ya que no me sería fácil hacerlo yo sola.

Inmediatamente un rojo vivo cubrió todo mi rostro mientras abría los ojos como platos. Vamos, ni de coña. Era un palabra de honor y por norma no llevaba nada debajo. Me moriría de la vergüenza si le dejaba hacerlo. Lo aparté un poco de mí apoyando mis manos en su pecho mientras decía: – ¡P-pero qué dices! ¡Ya… Ya me lo quitaré yo misma! – dije con una voz cortante. – Anda… – lo empujé levemente fuera del cuarto de baño y cerré la puerta. Maldita sea, aquello me había sorprendido. Y ni siquiera pude contestarle la pregunta que me había hecho antes de decirme lo de la cremallera. Me apoyé contra la puerta mientras me tocaba el rostro. Estaba más roja que nunca. Entonces suspiré y me alejé de la puerta para quitarme el vestido. Y… Vamos, no podía hacerlo. Intentaba llegar a la cremallera pero se me hacía imposible bajarla sin estirar demasiado el vestido. Era gracioso cómo intentaba quitármelo porque hacía todo tipo de posiciones, sin embargo mis esfuerzos eran inútiles. Si seguía así acabaría rompiéndolo y eso era lo que menos quería. Después de todo fue un regalo de Lilianne.

Volví a sonrojarme mientras sentía que una gota de sudor bajaba por mi mejilla. – Al final realmente tendré que pedirle ayuda… – abrí la puerta del baño mientras me asomaba un poco, y al ver a Damon tragué saliva. – Da-Damon… Perdón. Ayúdame por favor, no puedo quitármelo. – volví a sonrojarme y me giré de espaldas hacia Damon mientras apartaba mi pelo hacia un lado. – ¡P-pero no mires demasiado! – tartamudeé y volví a tragar saliva. Maldita sea… Estaba tan avergonzada. Mientras esperaba a que me bajara la cremallera del vestido, me acordé de que se me escapaba algo. – Por cierto… Yo, bueno… Hum, me parece bien que salgamos, digo… – maldición, se me daban fatal estas cosas. Creo que mi rostro ya no podía estar más rojo. – Quiero salir contigo, ser novios de verdad… – dije casi en un susurro aunque lo suficientemente alto para que Damon me escuchara.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10553

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Dom Sep 14, 2014 10:45 pm

Decididamente no debería de haber dicho lo del vestido, obviamente la reacción de Brooke había sido sonrojarse, negarse en rotundo y sacarme del cuarto de baño. ¡Y sin contestar a mi pregunta! Con lo que me había costado formularla... Soy idiota. Me apoyé en la pared del pasillo, dando un suspiro. Ahora me quedaría con la duda hasta que Brooke terminara de ducharse...Eso si conseguía volver a sacar el tema. ¡Diablos! No me había puesto tan nervioso en toda mi vida. Necesitaba la respuesta, y cuanto antes, sino me daría un ataque a corazón Lo peor era que solo en quitarse el vestido tardaría un buen rato. ¡Moriría esperando una respuesta! Pero, de repente, la puerta del cuarto de baño volvió a abrirse y apareció una avergonzada Brooke que parecía haberse dado por vencida con el vestido. Se puso a espaldas de mi para que la bajara la cremallera. Quería preguntarla qué me respondería, pero no me salían las palabras. Así que simplemente dirigí mi mano hacia la dichosa cremallera, y justo cuando iba a bajarla llegó la respuesta de Brooke. ¡Había aceptado! No cabía en mí de gozo. ¡Brooke había aceptado! De la impresión incluso bajé un poco la cremallera sin darme cuenta. Evidentemente, no dejaría pasar aquella ocasión, ni de coña. Di la vuelta a Brooke, poniendola frente a mí con la mano todavía en su cremallera.

-¿Cómo me pides que no mire si luego dices que quieres ser mi novia?- La empujé suavemente hasta la pared y bajé otro poco la cremellara del vestido. Volví a besar a Brooke, bajando del todo la cremallera del vestido. En aquel momento, el único impedimento de que este no cayese al suelo era la proximidad de nuestros cuerpos. ¿Que si le dejaría caer? Qué mas me gustaría. Por desgracia para mí no sería así de capullo. Separé se nuevo nuestros labios, quedandome a escasos milímetros de ella -No me creo que hayas aceptado- Susurré volviéndola a besar. No quería desperdiciar ni un momento con ella, pensaba gastarla enterita a base de besos. -Será mejor que te sujetes el vestido si no quieres que tu sexy novio vea algo que aun no quieres mostrar. Si pasa eso no prometo controlarme- Sonreí de medio lado y acaricié lentamente su cuello. Se me había hecho increiblemente raro decir la palabra novio totalmente en serio. Diría que me costará acostumbrarme, pero a lo bueno uno se acoatumbra rápido. No quería irme, pero tampoco podíamo quedarnos ahí para siempre, así que, despidiendome con un último beso y separándome lentamente para que pudiera sujetar el vestido antes de que se cayera. -Te espero en la habitación... De que te duches iré yo. Creo que también necesito refrescandome- Comenté, y juro que ese comentario no tenía ningún doble sentido. En verdad hacía calor, y no me vendrí mal una ducha. ame di la vuelta para irme. Si antes se me haría raro dormir junto a ella, ahora no sabía ni cómo sentirme ante este hecho. Llegué al cuarto e inmediatamente me quité la camisa del traje y los zapatos, quedándome simplemente con el pantalón. Guardé ambas cosas y me tiré a la cama. Habían pasado demasiadas cosas en solo un día. Si es que el día anterior todavía andaba evitando a Brooke, y ahora esa chica era mi novia. Di un suspiro y cerré los ojos, esperando a que Brooke apareciese ya duchada por la puerta.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5985

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Lun Sep 15, 2014 1:21 am

Después de decirle a Damon que quería ser su novia sentí que el corazón me dio un vuelco. Estaba avergonzada y muy nerviosa. Entonces, Damon me giró hacia él y empujándome levemente hacia la pared, me besó mientras acabó de bajar la cremallera del vestido. Sentí que mi rostro ardía más de lo normal, lo único que impedía que se me cayera el vestido era la distancia que manteníamos entre los dos, sin embargo no lo alejé de mí en ningún momento. Maldición, no quería hacerlo. Levanté un poco la mano apretando su camisa mientras le seguía el beso tímidamente. Cuando nuestros labios se separaron el pelirrojo volvió a hablar diciéndome que no se creía que había aceptado y volvió a besarme. Dios, este chico haría que se me parase el corazón realmente. No podía ni respirar por toda la mezcla de emociones que tenía en mi interior. Acto seguido Damon volvió a separarse de mí, y tal como me había dicho me sujeté el vestido con una mano, aunque seguíamos a poca distancia el uno del otro. Volvió a besarme una última vez y al separarse coloqué la otra mano encima de mi vestido, impidiendo que se cayera, mientras giraba levemente el rostro hacia un lado. Seguía estando como un maldito tomate. – Gracias por la ayuda… – susurré. Se fue hacia el cuarto y hasta que no le perdí de mi campo de visión no me moví.

Caminé lentamente hacia el baño y cuando cerré la puerta, dejé caer el vestido y pocos segundos después me metí a la ducha. El agua comenzó a bañar mi cuerpo mientras apoyaba la frente en la pared. Habían pasado tantas cosas… ¡Y solo llevábamos allí un día! Sin duda este viaje había cambiado muchísimas cosas. Hasta hace solo un día nos evitábamos y nos rodeaba una enorme tensión. Sin embargo ahora éramos novios. – Mi novio… – susurré mientras esbozaba una sonrisa tonta. Maldición no podía evitarlo, me sentía feliz. En aquél instante recordé el día en que había conocido a Damon. Me había pillado haciendo el ridículo, nos burlamos el uno del otro y luego nos quedamos encerrados en la azotea para luego ir a divertirnos a una feria y tirarnos al mar del puerto. En aquél entonces jamás me hubiera imaginado que me llegaría a gustar este chico. Ni siquiera lo había pensado. La verdad es que no creo en el destino, me parece algo un tanto patético… Pero si realmente existiera diría que todo lo que nos ha pasado no fue pura casualidad. ¿Hacía cuanto tiempo que no estaba con nadie? Unos… ¿Tres años? Después de Jason me juré a mi misma que no volvería a confiar en nadie, que no necesitaba a nadie. Pero ahora pensaba en Damon y la mínima posibilidad de perderle hacía que sintiera un miedo terrible. ¿Desde cuándo fue que empezó  a gustarme así? Me di cuenta hoy pero… ¿Cuál fue el momento exacto? ¿Mientras estábamos en clases? ¿En la piscina? ¿Mi casa? La verdad es que no tenía ni idea… Lo único de lo que estaba completamente consciente era que no había vuelta atrás. Me gustaba Damon y ya no lo ocultaría.

Salí de la ducha mientras me secaba y acto seguido me puse mi improvisado pijama que consistía en un pantalón corto blanco y una camiseta de tirantes azul. Recogí el vestido y salí del cuarto de baño mientras me secaba el pelo con la toalla. Estaba a punto de entrar en la habitación pero antes de hacerlo me paré en seco delante de la puerta. Volví a sonrojarme un poco mientras sentía un cosquilleo en el estómago. ¿Acaso siempre iba a sentirme así por ver a Damon? Sacudí un poco la cabeza y empujé la puerta de la habitación entrando dentro de esta. Dentro, mis ojos se clavaron en la cama y pude ver a Damon tirado encima de ella con los ojos cerrados. ¿Se habría quedado dormido? Guardé el vestido y dejé la toalla encima de una silla mientras me acercaba hacia la cama. Miré a Damon alzando una ceja. ¿Enserio estaba dormido? Me subí encima de la cama y comencé a mover las manos delante de él para ver si se despertaba, pero nada. Sonreí algo traviesa mientras me sentaba de rodillas a su lado. Lástima que no tuviera ningún rotulador a mano, sería divertido dibujarle algo en la cara. Me quedé mirándole por un momento y me sonrojé levemente. Tras unos segundos, inconscientemente acerqué mi rostro hacia su mejilla y le di un suave beso en esta. La verdad es que no sabía lo que estaba haciendo, no pensaba. Me separé un poco de él pero acto seguido volví a inclinarme mientras ponía un mechón de mi pelo tras mi oreja. Lo volví a besar pero esta vez en los labios, un poquito más de un roce. Volví a separarme de él y cuando me di cuenta de lo que estaba haciendo, me ruboricé y giré el rostro hacia un lado. – ¿Qué se supone que estás haciendo Brooke? – sonreí nerviosamente mientras me rascaba la mejilla con el dedo índice.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10553

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Lun Sep 15, 2014 10:41 pm

Brooke llegó poco después y, con la intención de hacerla una pequeña broma me quedé allí quieto con los ojos cerrados, como si estuviera dormido. Escuché sus pasos acercarse y luego noté cómo la cama cedía ante su peso. Seguí con los ojos cerrados y entonces noté un beso en la mejilla. Si eso me sorprendió, lo que vino después me sorprendió todavía más. Me volvió a besar, pro esta vez en los labios. He de confesar que me encantó ese gesto, me pareció tan tierno... Pero no dejaría pasar la oportunidad. Abrí un ojo y la miré sonriendo burlón. Estaba roja, me lo imaginaba.

-Si quieres besarme no hace falta que aproveches mientras duermo- Comenté levantándome un poco. Acto seguido prácticamente me lancé a Brooke, colocándome encima de ella mientras la agarraba por las muñecas. -No me digas que pretendias aprovecharte de mí mientras dormía- La besé de nuevo con una sonrisa en los labios. Esta chica realmente me gustaba. -¿Te parece eso de ser una buena novia? Preferiría que te aproveches de mí mientras estoy despierto- Bromeé guiñando un ojo. Mi objetivo con aquello era simplemente avergonzarla un poco, sabía perfectamente que funcionaría, era demasiado divertido verla avergonzada (Y admito que se veía muy mona) -Es una pena que tenga que ir a ducharme yo también.- Comenté levantándome de la cama y cogiendo unos pantalones y la ropa interior. Salí del cuarto y fui al baño. En unos diez minutos ya había terminado de ducharme, me vestí, y como era costumbre iba sin camiseta. Volví a nuestra habitación con el pelo todavía mojado y una toalla en el cuello.
-Espero que no me hayas echado demasiado de menos- Comenté guiñando un ojo y tumbándome a su lado, mirándola con una sonrisa. Todavía no me hacía a la idea, todo había ocurrido demasiado rápido. -Cuando la abuela se entere nos regalará un paquete de condones- Comenté para ver su reacción y porque era totalmente cierto. Mi abuela SIEMPRE me hacía el mismo regalo cada vez que salía con alguna chica. Creo que no quiere ser bisabuela todavía. Aunque claro, contando lo que la pasó a mi madre supongo que era de entender. Sin embargo, no tenía intenciones de hacer nadacon Brooke de momento, era demasiado pronto. Además... ¿Brooke no dijo que no había salido con nadie desde que estuvo con Jason? Me quedé pensando unos segundos, y una duda asaltó a mi mente. Y sin pensarlo, las palabras salieron solas de mi boca. -Brooke, si el último chico con el que saliste fue Jason... ¿Eres virgen?- Cuando terminé de hablar me di cuenta de lo que acababa de decir y me sonrojé levemente. Brooke iba a darme tal patada que me tiraría de la cama. -Osea... No es que importe, solo era curiosidad- Vale, acababa de meter la pata todavía más. ¿Qué demonios tengo en la cabeza? -Me vas a meter una patada ¿A que sí?- Por lo menos eso relajaba un poco la tensión de mi pregunta.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5985

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Mar Sep 16, 2014 1:21 pm

Para mi sorpresa, en realidad Damon no estaba dormido y cuando se puso encima de mí sujetándome las muñecas, inmediatamente un tono rojo cubrió absolutamente toda mi cara. Creo que estaba más avergonzada que nunca. Maldición, pensé que estaba dormido y no lo notaría. Cuando dijo que preferiría que me aprovechase de él mientras dormía tragué saliva mientras giraba la cabeza hacia un lado para no mirarle a la cara. – N-no estaba aprovechándome de ti idiota… – dije con algo de dificultad con una voz cortante. Si el objetivo de Damon era avergonzarme lo había conseguido. Y yo no podía decir muchísimo más pues no tenía excusa ya que lo besé porque quise. Acto seguido, el pelirrojo se retiró a la ducha y yo seguí acostada en la cama, aún algo avergonzada por lo que había hecho. Tras unos diez minutos Damon volvió a la habitación y se acostó a mi lado. Entonces, dijo que cuando su abuela se iba a enterar de lo nuestro nos regalaría un paquete de condones. Abrí los ojos como platos mientras volvía a sonrojarme y levantaba la espalda de la cama repentinamente para mirarle. ¡¿Condones?¡ ¿Realmente Lilianne sería capaz de darnos eso? Vamos… Era algo normal para las parejas tener un paquete sí, pero era demasiado pronto para Damon y yo. Además… Yo aún no lo había hecho con nadie. Sí, sonará patético que una chica de diecinueve años aún siga siendo virgen pero la verdad es que yo seguía otros principios… Vamos, el sexo es algo normal pero yo no lo veo como una tontería. Podéis llamarme cutre y aunque no lo parezca, siempre he querido hacerlo por primera vez con alguien a quien realmente quisiera y así no arrepentirme después. La verdad es que pensar en eso me había puesto un tanto nerviosa y para rematar, tras unos segundos Damon me preguntó si era virgen. Volví a estallar en colores mientras giraba la cabeza lentamente hacia él. Vamos, sabía que tarde o temprano lo sabría pero no me esperé que lo preguntara tan directamente. Cuando me preguntó si le iba a dar una patada sonreí con gran sarcasmo y le dije: – Que bien lo sabes. – lo empujé fuera de la cama al suelo y acto seguido me metí debajo de la manta.

Maldición y volvía a estar más nerviosa que nunca. – ¿Por qué le tiraste de la cama Brooke? Es normal que quiera saber…– apreté la sábana con una mano mientras tragaba saliva. ¿Debía decírselo no? – Sí, soy virgen. – dije casi en un susurro aunque lo suficientemente alto para que Damon me escuchara. – Sí, suena patético que una tía de diecinueve años aún no lo haya hecho con nadie pero así es… Simplemente nunca he querido arrepentirme después... – comenté mientras volvía a tragar saliva. Seguía debajo de la manta por lo que no podía ver la reacción de Damon. ¿Se reiría? La verdad es que temía un poco que no quisiera estar con alguien tan inexperta como yo. Vamos, muchos chicos desean que sus novias sepan de lo que va el tema y no sabía si Damon prefería este tipo de personas. Ya había deducido que él no era virgen por lo que me dijo de la abuela y los condones, por eso sabía que él tenía más experiencia que yo. De hecho… Una de las razones por las que Jason me había engañado era por eso. Él insistía muchas veces en que no pasaba nada si lo hacía con él, sin embargo yo quería esperar un poco porque no estaba segura… Cuando habían pasado cuatro meses me enteré de que llevaba engañándome básicamente desde que llevábamos un mes de relación y cuando le fui a pedir explicaciones, literalmente sus palabras fueron: “Te regalaba cosas bonitas porque te quería en mi cama, pero me esperé que fueras tan jodidamente dura de pelar. ¿Crees que soy de piedra? Por eso me tiro a tu amiga.” Y bueno, como os podéis imaginar aquello no me afectó de una forma demasiado positiva. Siempre que pensaba en eso me daban ganas de potar. ¿Cómo no ser virgen después de aquella situación de mierda?

Tragué saliva mientras asomaba un poco la cabeza de debajo de la manta. ¿Damon estaría enojado por haberle tirado de la cama? ¿Cuál fue su reacción tras confesarle que sí era virgen? Sacudí un poco la cabeza y volví a cubrir mi rostro con la manta. Simplemente estaba demasiado nerviosa.  – Siento haberte tirado al suelo… – dije en voz alta mientras volvía a tragar saliva.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10553

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Mar Sep 16, 2014 10:23 pm

Como era de esperarse Brooke se avergonzó muchísimo y me tiró de la cama. Realmente nada que me sorprendiera. Exceptuando el hecho de que me respondió y como sospechaba seguía siendo virgen. "Bien, Damon, vas a estar muuuucho tiempo de sequía" pensé resignándome. Lo que tampoco me eseraba es que Brooke se disculpase por tirarme dela cama. Inmediatamente después de su disculpa me puse en pie, con una sonrisa tranquilizadora que ella no podría ver a causa de las mantas que cubrían su cabeza. Me había hecho algo de daño por la caida, pero no me importaba demasiado. Incluso tenía su punto cómico. Me subí en la cama y agarré las mantas, subiéndolas un poco para ver a Brooke.

-Ahora que lo dices, en verdad me has hecho algo de daño... Vas a tener que compensarme por esto ¿Eh? Ya pensaré como cobrarmelo-[/] Bromeé tirándola suavemente del pelo [b]- Y no seas boba y no te preocupes, que no es tan raro ser virgen, ni nada de lo que avergonzarse.- Vale, a los diecinueve años un poquito raro sí que era, pero bueno... Tenía sus ventajas. -Lo creas o no no me importa si eres virgen o si dejaste de serlo a los 13 años. Y, a serte sincero, te hace ver más... ¿Adorable? - Seguro que la pobre estaría haciéndose las típicas preguntas de "¿Y si ahora prefiere estar con otras?" No me gustaba que pensara aquello, y por eso no estaba gastando bromas del tipo "Cuidado con las palomas, todos sabemos lo que hacen con las virgenes" O "A partir de ahora te llamaré Aceite, porque eres extra virgen". Vale, para no ir a decirla nada de momento se me estaban ocurriendo demasiadas cosas, incluso tuve que aguantarme la risilla. En lugar de reirme bajé un poco las mantas y la di un beso en la frente. -Te prometo que no me importa esperar. Mientras que no me hagas sufrir intentando provocarme o algo así. Si lo haces no prometo poder resistirme.- Guiñé un ojo bromeando. Ya había tenido demasiadas palabras ñoñas por aquel día, pero no quería que ae acostase pensando en un "¿Y si me deja tan pronto?" No, quería que ae acostase pensando que había sido un gran día solo por lo que acababamos de empezar. -Aunque no voy a poder evitar hacer bromas. ¿Lo sabes verdad? Es demasiado divertido verte enfadada, Aceite.- Le quité por completo las mantas y la miré con una expresión que hacía ver a la legua que tenía algo planeado. -¿Sabes otra duda que tengo? Me pregunto... Si esta novia tan sensualmente masculina que tengo tiene cosquillas...- Sí, aquello era muy infantil. Y sí, si Brooke resultaba tener muchas cosquillas no me extrañaría terminar cayendo por el balcón, pero le echés valor y comencé a hacerselas. Aunque no lo dijera, mi objetivo con aquelll era, básicamente, que de momento no pensase en todos esos líos de la virginidad. Sé que para muchas personas es muy importante, y no quisiera que ella hiciera algo de lo que se arrepintiera.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5985

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Miér Sep 17, 2014 12:07 am

Cuando Damon dijo que no le importaba que fuera virgen y que podía esperar, lo miré con algo de sorpresa y sentí un gran alivio. La verdad es que sus palabras me tranquilizaron bastante, pues como dije antes muchas personas prefieren estar con alguien con algo más de experiencia y el hecho de que Damon me dijera aquello hizo que me sintiera algo feliz. Me alegraba que eso no fuera lo más importante para él y sinceramente, le estaba muy agradecida por sus palabras. Acto seguido comenzó a hacerme cosquillas para comprobar si las tenía y vaya que acertó, desde pequeña siempre he tenido muchísimas cosquillas. Comencé a reírme mientras intentaba zafarme de él y le decía entre risas:  – ¡Damon! ¡Para! – la verdad es que de un momento a otro dejé de pensar en aquello de la virginidad, ahora simplemente no paraba de reír. Al final pude zafarme de él mientras con una mano libre le estampaba una almohada en la cabeza. Sí, parecíamos unos críos pero aún así debía admitir que era divertido. Me paré encima de la cama mientras levantaba una almohada en el aire, como si fuera una espada. – Y ahora Señor Tomate, te voy a castigar por llamarme Aceite. – le volví a tirar la almohada en la cara y acto seguido salté al suelo para que no pudiera vengarse tirándome la almohada de nuevo. Me la pasé riendo y corriendo por toda la habitación durante un rato más hasta que caí rendida a la cama mientras suspiraba. Aquél “mini juego” había logrado distraerme completamente. – Parecemos unos críos… – comenté soltando una leve risa. De hecho, el día de la feria nos habíamos comportado de una forma muy similar. Diría que hacer este tipo de cosas no es ser infantiles, es más saber cómo pasar bien el rato. Además creo que la diversión era una cosa que nos caracterizaba a ambos.

Tras un par de minutos recostada, mi estómago comenzó a sonar. Era una especie de “Rawr” pidiendo comida en aquél mismísimo instante. Me sonrojé un poco mientras me tocaba la barriga y un tic se apoderó de mi ojo derecho. – De alguna manera u otra mi estómago siempre suena en los momentos más inoportunos. – sí, eso era algo que me caracterizaba también. Pero en fin, no podía controlarlo, era una persona bastante golosa y además, aún no habíamos cenado nada a parte de beber champán en aquella fiesta. Levanté un poco la espalda mientras me apoyaba encima de mis codos y miraba a Damon. – Hey. ¿Qué te parece si cocinamos algo y miramos alguna peli por la tele? – pregunté con una sonrisa. No era un plan tan malo, además así mataríamos el tiempo hasta que nos entrara sueño. ¿No?
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10553

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Vie Sep 19, 2014 3:38 pm

Las cosquillas surgieron el efecto deseado en Brooke, la pobre no paraba de reir mientras intentaba escabullirse de mí. Al final, y como ya era costumbre entre nosotros, terminamos corriendo y saltando por toda la habitación exactamente igual que un niño pequeño. Esos momentos me gustaban mucho, me lo pasaba realmente bien con ella, sentía que podía ser yo mismo. "Esta chica es tu novia, Damon" pensé cuando aquella mini-guerra terminó, en lo que supongo que era un empate. Es curioso, en verdad nunca hemos sabido quien ganaba en estos juegos, y aun así jugabamos dándolo todo.

Miré a Brooke una vez más, con una sonrisa algo tonta en los labios. Realmente me costaría hacerme a la idea de que Brooke y yo estábamos saliendo, incluso aunque fuera algo que me hacía muchísima ilusión.

Brooke propuso cenar algo y ver una película, hasta entonces no me di cuenta de que realmente estaba hambriento. Me pareció un muy buen plan ya que todavía no tenía absolutamente nada de sueño.

-Perfecto, estoy hambriento. ¿Qué te parece si esta vez hago yo la cena mientras tú eliges una película? Aunque te aviso que no tengo precisamente una buena alimentación. Así que haré...- Me quedé unos segundos pensativo, me apetecía.. ¿Chocolate? Emtonces recordé que el día que nos conocimos acabé comprándola unos crepes. Así que ¿Por qué no? No eran precisamente lo mejor para cenar, pero estaban riquísimos y un día es un día ¿No? -¡Haré crepes de chocolate! Y no quiero ninguna queja ¿Eh?- La saqué la lengua y me levanté de la cama. Prácticmente la empujé hasta el salón y luego yo me dirigí hasta la cocina. Me dispuse a cocinar, primero asegurándome de que tuvieramos todos los ingredientes y, como esperaba, no faltaba nada. La abuela siempre tenía ingredientes para hacer crepes. Incluso había nata y sirope de chocolate. "Siempre será igual de golosa". Finalmente me puse a cocinar, y en cuestión de media hora ya tenía unos cuantos crepes en una bandeja. Probablemente más de los que pudieramos comer. Fui al salón con la bandeja y la puse en la mesa.

-Puedes comer tranquila, Aceite, prometo que no he echado nada extraño ni en la masa ni en el chocolate ni en ningún lado- Comenté antes de irme a buscar servilletas, nata y el sirope. En seguida volví con todo y lo dejé en la mesa, dejándome caer en el sofá. Ahora tenía un calor horrible, es lo malo de cocinar.

-Bien, y ahora dime.¿Has elegido ya alguna película? Espero que no ningunq bélica. ¡No las soporto! Y, obviamente, Forest Gump no entra en esa clasificación.- Cogí un crepe con una servilleta para no mancharme, y añadí imitando al personaje casi a la perfección: -Yo soy Forest, Forest Guump- Acto seguido eché algo de sirope al crepe y le di un mordisco. Se podía decir que eran mi especialidad, siempre me habían encantado, y a la abuela igual, así que soliamos hacerlos bastante, sobretodo cuando era más pequeño. -Siempre que como crepes acabo lleno de chocolate. ¡Deberíamos aprovechar eso!- Bromeé limpiándome la comisura del labio, que ya estaba perdida de chocolate. Seguro acabaría igual a un niño pequeño.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5985

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Sáb Sep 20, 2014 10:06 pm

Tanto Damon como yo, bajamos al salón y él se ofreció hacer crepes de chocolate mientras yo escogía una película. Cuando se fue a la cocina, yo me quedé en el salón, sentada en el suelo delante de la tele mientras miraba qué película podríamos mirar. Me fijé que debajo de la televisión había unos cuantos CD con películas, así que los cogí mientras iba mirando los nombres. La verdad es que muchas me sonaban pues había visto la mayoría y me gustaron, no esperé que Lilianne tuviera toda esa colección de películas. ¡Si hasta había la de “Fast&Furious”! Sin duda la abuela era una persona bastante moderna, a no ser que éstas fueran realmente de Damon. Tras unos minutos, Damon volvió con una bandeja de crepes mientras me preguntaba si ya había escogido una película. Acto seguido comenzó a imitar al personaje de la película Forrest Gump, la verdad es que se le daba jodidamente bien. Comencé a reírme mientras me levantaba del suelo y cogía una crepe entre las manos. Miré a Damon y me aclaré la voz. – “Mamá siempre decía, la vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar.” – dije imitando al personaje también. Acto seguido comencé a reírme otra vez mientras le daba un mordisco a la crepe. La verdad es que la película de Forrest Gump era una de mis favoritas, sobre todo por la gran interpretación Tom Hanks, pues no cualquiera puede hacer tan bien el papel de una persona con retraso mental. Tras otro comentario de Damon, lo miré alzando una ceja mientras decía: – Pues más te vale no mancharte demasiado. No quiero tener que llevarte al baño para limpiarte la cara. – dije bromeando mientras le guiñaba un ojo. Le di otro mordisco a la crepe mientras me sentaba al sofá, justo al lado de Damon. – Por cierto, esas crepes están muy buenas. – comenté mientras me limpiaba el labio inferior con el dedo y le daba otro mordisco a la crepe. – Creo que seré capaz de acabarme la bandeja entera. – dije algo risueña mirando al pelirrojo.

Tras acabarme la crepe, me limpié los dedos con una servilleta y me levanté agachándome hacia el suelo para recoger los CD de las películas. – Aún no he escogido cuál pero una de estas podría estar bien. – le enseñé los discos a Damon mientras volvía a sentarme a su lado. – Los encontré debajo de la televisión. – la verdad es que muchas me gustaban pero sinceramente la que me llamaba la atención era una que se llamaba “The road”. No la había visto pero sabía que trataba sobre un padre e hijo que intentaban sobrevivir en un mundo donde el canibalismo estaba presente. Sonaba muy interesante. – ¿Qué tal esta? – le señalé el título de la película. – ¿Lloramos un poco tomatito? – pregunté mientras sonreía enseñando los dientes. Y ahora que lo pensaba… Íbamos a seguir comiendo crepes mientras mirábamos una peli los dos juntos. Parecía una especie de cita planeada a última hora. Me sonrojé levemente ante el pensamiento mientras me acomodaba un poco más en el sofá. – Es solo una peli mujer. – sacudí la cabeza. Y bueno, creo que era algo normal pensar eso pues habíamos empezado una relación y debía admitir que realmente me hacía bastante ilusión poder pasar mi tiempo con él de esta manera.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10553

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Dom Sep 21, 2014 5:04 pm

En ocasiones como aquella no tenía muy claro si Brooke no se daba cuenta del doble significado que tenían sus palabras o solo lo decía de broma. ¿En serio me había dicho de llevarme al baño? "Seguro la muy boba no se dió cuenta" pensé. Estuve a punto de aprovechar sus palabras para ponerla nerviosa, pero entonces, tras alagar mis crepes, me enseñó una de sus opciones, una película titulada "The road" era una de las películas de la abuela, estaba en mi lista de "películas para ver".

-¿Acaso dudabas que iban a estar buenos?- Dije señalando la bandeja de crepes. Después cogí la película que Brooke me había señalado y la puse en el dvd, encendiendo la tele. -Siempre he querido verla, pero.. ¿Quién dices que va a llorar?- Alcé una ceja, sentándome en el suelo, a su lado. Obviamente me haría el machote y me aguantaría las ganas de llorar, cosa un poco tonta contando que ya me había visto el día de la piscina. En la tele se empezaron a ver los anuncios del principio de la película y los salté hasta el menu. Pulsé el play y la película comenzó. Me cogí otro Crepe, pero entonces me fijé en que Brooke tenía la boca algo manchada de chocolate, probablemente yo estaba igual. Era normal, el chocolate de los crepes pringaba muchísimo. Justo cuando le di el último bocado al crepe un chorretón de chocolate me cayó en el pecho. -Aws, menos mal que no llevaba camiseta- Dije al verlo. Cogí una servilleta para limpiarme pero entonces una idea pasó por mi mente. -¿Quieres?- Señalé el chocolate derramado sobre mi pecho. -¿O prefieres ir al baño a limpiarmelo?- Añadí sonriendo de medio lado. Suponiendo una respuesta negativa. Seguro que aunque me limpiase con la servilleta me quedaría pegajoso y de verdad tendría que ir al baño a limpiarme. Miré de nuevo a Brooke, seguía con las comisuras llenas de chocolate, parecía una niña pequeña. -Bueno, aunque tú no quieras, yo sí quiero- La miré de reojo con una sonrisa que dejaba ver perfectamente mis intenciones. Me abalancé a ella casi literalmente para besarla, cerrando los ojos y tirándola un poco hacia atrás. -Esto te pasa por no limpiarte bien- Comenté tras terminar el bedo, manteniéndome a unos milímetros de su rostro. Antes de volver a separarme le di otro beso, este algo más corto que el anterior. -Por tu culpa no voy a enterarme de nada de la película- Me quejé quitándome de encima de ella y sentándome de nuevo a su lado, en forma de indio. -Seguro que lo hiciste a proposito para provocarme ¿Eh? Si quirres que te bese, solo tienes que pedirmelo- La saqué la lengua para acto seguido volver a mirar la televisión como si nada, aunque con una pequeña sonrisa en el rostro.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5985

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Dom Sep 21, 2014 7:50 pm

Damon encendió el dvd poniendo la película y acto seguido nos sentamos al suelo. Cogí otra crepe mientras esperaba el comienzo de la película y me la acabé rápidamente. Vaya, estaban realmente muy pringosas pues tenía los dedos llenos de chocolate. Cogí una servilleta para limpiarme las manos y acto seguido escuché como Damon decía algo de no llevar camiseta. Lo miré por un momento, se había derramado el chocolate en el pecho. Iba a decirle que fuera al baño para limpiarse pero entonces me preguntó si quería señalando el chocolate que se le había caído encima. Enseguida un tono rojo cubrió mi rostro mientras exclamaba: – ¡Claro que no idiota! ¡Ve a limpiarte! – giré mi rosto hacia un lado mientras colocaba la cabeza en mi mano. ¿En qué estaba pensando ese chico? Entonces, tras oír otro comentario de su parte volví a girar mi cabeza hacia él. Sin embargo, no me dio tiempo a decir nada pues básicamente se abalanzó encima de mí para besarme. Volví a ponerme nerviosa y cuando se separó de mí sentándose a mi lado lo miré con los mofletes algo hinchados. – Esas no eran mis intenciones…– dije en voz baja mientras me cruzaba de brazos. Maldición, de nuevo había conseguido ponerme nerviosa. ¿Por qué siempre se sale con la suya? Ah sí, sabía detectar el mínimo detalle de cada situación y aprovecharse de ello. Y lo peor es que eso me gustaba. ¿Desde cuándo me había vuelto así joder? Maldición. La verdad es que algunas veces me daban ganas de ponerle nervioso de la misma forma y sacarle los colores como él lo conseguía conmigo, sin embargo nunca tenía el valor suficiente para hacerlo. Y de repente una idea pasó por mi cabeza. Lo miré de reojo mientras tragaba saliva. Esta vez conseguiría ponerle de los nervios cueste lo que cueste.

Me llené de valor y me levanté un poco sentándome en mis rodillas. Giré el cuerpo hacia Damon acercándome hacia él y sin previo aviso, apoyé una de mis manos en su hombro inclinándome un poco mientras le lamía el chocolate que tenía en el pecho. Acto seguido levanté el rostro y apoyé la otra mano que tenía libre en su nunca, estirando un poco su pelo mientras le daba un beso bastante profundo. Ni idea de cuánto duró, lo único que sabía era que me estaba muriendo de la vergüenza por dentro. Cuando me separé de él, pasé la mano que tenía en su hombro a su mejilla mientras con un dedo le limpiaba el resto de chocolate que tenía en la comisura de los labios. Lo miré directamente a los ojos y susurré: – ¿Qué pasa cabeza tomate? – pregunté mientras esbozaba una leve sonrisa. – Venganza. – enseguida me levanté separándome del todo de él mientras le sonreía enseñando los dientes. – Sírvete bien. – le saqué la lengua y acto seguido levanté las palmas de mis manos, enseñándoselas a Damon mientras decía: – Iré a lavarme las manos. Las tengo llenas de chocolate. – me giré sobré mis talones y me dirigí rápidamente hacia el baño. Una vez dentro de este, cerré la puerta y me apoyé contra esta. Enseguida un tono completamente rojo cubrió todo mi rostro mientras me deslizaba por la puerta hacia el suelo. Sentía unas increíbles ganas de gritar por la vergüenza que tenía. Joder, hasta mi propio plan de poner nervioso a Damon, consiguió volver ponerme nerviosa a mí misma. Esto no estaba bien. – Dios… ¡¿Ahora cómo se supone que voy a mirarle a la cara cuando salga?! – me levanté del suelo y comencé a lavarme las manos y la cara. – Voy a morir… –
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10553

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Lun Sep 22, 2014 6:18 pm

De nuevo había conseguido poner nerviosa a Brooke, me gustaba sacarla aquella chica vergonzosa que llevaba dentro, a pesar de la imagen de chica fuerte que tenía. Sin embargo, sin previo aviso se inclinó hacia mí lamiéndome el chocolate del pecho, provocándome un ligero escalofrío que me recorrió todo el cuerpo, y finalmente me dio un beso bastante apasionado. A decir verdad consiguió ponerme algo nervioso, me había pillado totalmente por sorpreda, sin embargo aquella era su segunda "venganza" del día y, tenía que decir, no me disgustaba en absoluto. Lo que no me gustó tanto fue que se marchase después al baño. No había que ser muy inteligente para darse cuenta que a Brooke no le había sido fácil ser tan atrevida, es decir, hacía apenas unos segundos estaba colorada y ahora me venía con esas... Me levanté del suelo y fui al baño, solo con la intención de molestarla un poco más y, de paso, comprobar mi teoría. 

  Entré al baño y allí estaba ella, lavándose las manos. Cuando entré cerré la puerta, aunque no tenía mucho sentido contando que la única compañía que teniamos era la de un perro que apenas bajaba del segundo piso. Miré a Brooke alzando una ceja, con una expresión chulesca en el rostro. -Espero que hayas disfrutado tu venganza- Me acerqué a ella y la agarré por la cintura. -Desde luego yo lo he hecho- Añadí en un tono suave y meloso. La di un suave beso mientras la empujaba suavemente. -¿Sabes qué? Sigo un poco... Pegajoso- Miré a un punto detrás de Brooke, con una expresión que mostraba perfectamente mis intenciones. ¿Adivinais lo que había detrás suya? Exacto, la bañera. La cogí en brazos sin esperar ninguna reacción por su parte y la metí en la bañera, metiendome yo también, y sin darla opción a rechistar o escapar abrí el grifo y comenzó a salir agua empapándonos a los dos. Definitivamente no me enteraría de nada de la película. -Así seguro que quedamos bien limpios- Dije rodeándole por la cintura, acercándola un poco a mí. Estábamos completamente empapados, y obviamente el agua seguía cayendo. El pelo mojado se me venía a la cara, así que lo lleve hacia atrás. -¿Cómo es que siempre terminamos mojados?- Pregunté sin esperar una respuesta. La volví a besar apoyándola en la pared. La situación resultaba entre divertida y en cierto modo incluso era romántica. -Si quieres salir de la bañera ten cuidado, resvala mucho y seguro que terminas cayéndote- En verdad lo que quería decir era "no te voy a dejar ir tan fácilmente" pero bueno, para el caso era lo mismo. -Quizás que estarías más cómoda sin ropa ¿Eh?- Guiñé un ojo. Ahora qur lo prnsaba ¿Cómo habíamos acabado así tan de repente? Fuera cono fuese me encontraba agusto, me estaba divirtiendo, y una sensación de ¿Felicidad? me invadía. Aunque claro, no tenía tanta experiencia con ese sentimiento como para saber detectarlo cuando lo sentía, y ahora que estaba con Brooke tenía la sensación de que empezaría a relacionarme más con aquel sentimiento.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5985

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Lun Sep 22, 2014 10:49 pm

Damon no tardó en aparecer en el baño, cosa que provocó que volviera a ponerme nerviosa de nuevo. Bajé la vista mientras seguía lavándome las manos, sin embargo y tal como me esperé, Damon no dejó pasar la oportunidad de molestarme por lo que había hecho, pero lo que sí no me esperé es que me cogiera en brazos para llevarme hacia la bañera y meternos a ambos dentro. Empecé a agitar los brazos en el aire mientras decía: – ¡Damon! ¡¿Pero qué… – sin darme tiempo a acabar la frase, el pelirrojo abrió el grifo y tras eso volvió a rodearme por la cintura y sin darme tiempo a responder a su pregunta volvió a besarme. Maldición. ¿Cómo mierda enfadarme con él? No podía. Cerré los ojos mientras apoyaba una mano en la parte inferior de la bañera y la otra en el hombro de Damon. Tras acabarse el beso y su comentario, lo miré con el ceño un poco fruncido mientras decía: – Es tu culpa que estemos empapados esta vez y… – no sé porqué pero le volví a dar un leve beso para luego separarme un poco. – No pienso quitarme la ropa, tomate pervertido. – giré mi cabeza hacia un lado, mientras me apoyaba contra la pared y me cruzaba de brazos cerrando los ojos, como si estuviera molesta. Tras unos segundos, abrí un ojo mientras miraba a Damon y no pude evitar comenzar a reírme. Realmente aquella situación me resultaba un tanto divertida, aunque seguía algo avergonzada claro está. Un sentimiento de alegría invadía todo mi cuerpo, era algo que no sentía desde hacía muchísimo tiempo y estaba realmente feliz por poder volver a experimentarlo, y esta vez de verdad. Me encantaban esos ratos que pasaba con Damon, con él me sentía segura y aunque suene un tanto cutre… Llena de vida. Aunque era demasiado vergonzoso decirle eso a él. Supongo que el no saber expresarme demasiado era uno de mis defectos.

Sonreí divertida y eché un poco de agua en la cara de Damon para luego intentar escaparme pero tal y como me había dicho, la bañera resbalaba demasiado y acabé por perder el equilibrio. Me agarré al cuello de Damon para no estamparme contra la bañera, quedándome un poco recostada encima de ésta. – Woah… Por poco. – comencé a reírme mientras decía: – Esa cosa realmente resbala. – acto seguido miré a Damon y no pude evitar ruborizarme un poco. Vaya… Este chico realmente me gustaba. Inconscientemente le sonreí de una forma bastante dulce y coloqué una mano en su mejilla mientras la estiraba un poco con los dedos. – Atrapada me tienes, maldición. – digamos que eso salió de mi boca sin pensarlo demasiado también. Quizás él no entendería a qué me refería exactamente, pero no pasaba nada. Yo sí lo sabía y era como me sentía realmente en aquellos momentos. Le di una leve palmada en la mejilla y acto seguido, apoyé uno de los brazos en la bañera para poder sentarme mejor. – No sé cuántas veces nos hemos mojado hoy. Será que el agua es nuestro elemento o algo así. – comencé a reírme y acto seguido volví a mirar a Damon. – Este era mi único pijama así que más te vale buscarme algo para dormir. – y ahora que lo decía y pensaba… La ropa que llevaba… ¿No era demasiado clara? Vamos, llevaba pantalón corto blanco y una camiseta azul también clara. Enseguida bajé la vista para mirarme y tal como pensaba se me transparentaba bastante. Un tono completamente rojo cubrió mi rostro. Levanté las rodillas mientras las rodeaba con mis brazos para que no se me viera nada. – ¡Maldición! ¡¿Por qué me pasan esas cosas y justo con él delante?! – vamos, tampoco era gran cosa, llevaba ropa interior pero aún así era una situación demasiado vergonzosa para mí. Intenté disimular que no pasaba nada pues no quería que Damon se fijara en ese endiablado detalle. – Mhm… ¿No crees que ya deberíamos salir, cambiarnos y seguir viendo la peli? Creo que ya hemos jugado mucho con agua por hoy. Anda, te dejo ir primero. – desvié la mirada hacia un lado mientras me reía nerviosamente.

avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10553

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Mar Sep 23, 2014 6:40 pm

A pesar de mi advertencia sobre la bañera Brooke intentó salir igualmente ¿No acababa de avisarla? Tal y como había predicho terminó por caerse, agarrándome del cuello para sujetarse y, claro, yo también perdí el equilibrio. Alcé una ceja en expresión de "¿Qué te había dicho?" sin embargo, en lugar de regañarla o algo así, comencé a reir, y es que la situación tenía cada vez más y más gracia, sobretodo porque Brooke no llevaba ropa demasiado oscura, y todos sabemos lo que pasa cuando llevas ropa clara y la mojas... Seguro era divertido ver la reacción de Brooke cuando cayera en la cuenta, yo mientras tanto, y como muestra de mi caballerosidad, no miraría (no demasiado almenos, en fin a veces a uno se le van los ojos aunque no quiera). Pero entonces Brooke me dijo algo que ne descolocó totalmente ¿Cómo que la tenía atrapada? Me lo había ficho tan de repente que en verdad me costó asimilarlo, dudaba un poco entre si lo decía porque no le dejaba salir de la bañera o porque realmente yo le gustaba. Fuera como fuese, después dijo algo que sí que era realmente divertido. Seguro me lo pasaría bien viéndola mendigar por algo seco con lo que dormir, aunque obviamente no sería tan malo como para negarme, y probablemente no la costaría mucho convencerme. Iba a decirla que no pensaba darla nada cuando volvió a hablar, pidiendome salir y, por lo que parecía, tapándose, y entonces supe que acababa de darse cuenta del detalle de su ropa. Sonreí de medio lado, qué mal finge a veces ¿En verdad creía que yo no me había dado cuenta ya?. Puse el tapón de la bañera y dejé el grifo corriendo para que se siguiera llenando, acto seguido miré a Brooke sin borrar la expresión burlona de mi rostro.

-Creo que prefiero que nos quedemos aquí un rato más- Dije guiñando un ojo. Me apoyé sobre sus rodillas, clavando mis ojos verdes en los suyos. Podia ver el apuro en sus ojos, y eso me resultaba divertido. -¿Creías que no me daría cuenta de lo de la ropa?- Señalé su ropa mientras la sacaba la lengua. -Tranquila, que con el agua no se verá, para mi desgracia- Si no pensaba ya que era un pervertido acababa de darle las suficientes razones como para que lo hiciera, pero en verdad mi objetivo no era ni mucho menos sexual, solo quería verla nerviosa y, quizás, tantear el terreno y saber hasta dónde era capaz de aguantar Brooke, como reaccionaba en cada momento. En verdad, es otra forma de conocerla un poquito más, además, ese era un aspecto de ella que no podría conocer de otra manera. Esto no significa que, a veces, no sepa dónde están los límites y llegue a pasarme demasiado, en tal caso, estaba seguro que Brooke era capaz de darme una bofetada y, por lo menos, sabría que ahí estaba el límite. Recordemos que no soy bueno tratando con personas y, aunque a veces parezca más seguro de lo que realmente estoy, tampoco sé tratar con mis parejas, y obviamente con Brooke no estaba mucho más seguro de qué se suponía que tenía que hacer o decir, sin embargo con ella me encontraba más agusto, más yo, y hasta el momento mi "técnica" había sido tan sencilla como dejarme llevar. Por el momento no parece ir mal ¿No? -Respecto a la ropa ¿Por qué debería de dejarte nada? Prefiero que duermas sin pijama- Dije acercándo mi rostro al suyo todo lo que podía, puesto que sus piernas me limitaban bastante. -Aunque quizás me lo piense. Dime ¿Qué me darás a cambio? Más te vale que sea algo bueno, o no tendrás nada que ponerte esta noche, y no voy a dejarte dormir en otro lado- Guiñé un ojo burlón, asegurando mi posición de "no voy a dar mi brazo a torcer" aunque bien sabía que ella podía torcerme el brazo cuando quisiera, y no solo en sentido figurado.

El agua cubría ya algo más de un cuarto de la bañera, y no tardaría en terminar de llenarse por completo. ¿Qué haría cuando se hubiera llenado? Pues lo único que tenía claro era que cerraría el grifo para que el agua no se saliera, pero a ser sinceros no tenía nada en mente, lo único que haría sería disfrutar aquel momento, no todos los días voy a estar en la bañera con Brooke, aunque no estaría nada mal. -Deberíamos hacer costumbre esto de meternos juntos en la bañera, incluso aunque sea con ropa, se está muy agusto. ¿No crees?- Sonreí dulcemente, a diferencia de cuando decía las cosas solo para molestarla un poquito, realmente no lo decía en serio, pero no había mentido en que estaba agusto allí con ella. Claro que, probablemente, ella no podría decir lo mismo que yo. -Aunque quizás la próxima vez deberías llevar ropa algo más oscura- Añadí cambiando la expresión dulce a otra, de nuevo, más burlona.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5985

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Mar Sep 23, 2014 10:39 pm

Al final mi plan de escaparme de la bañera sin que Damon viera que se me transparentaba la ropa había fallado pues entendí que se dio cuenta enseguida después de oír su comentario. Cuando dijo que para su desgracia con el agua no se vería, al principio lo miré con sorpresa mientras sentía que mi rostro volvía a ponerse algo rojo. Resoplé y desvié la mirada hacia un lado. – Idiota cabeza tomate pervertido, te daré una paliza. – decía mientras apretaba un poco mis rodillas con los brazos. Maldición, este chico nunca dejará de ponerme nerviosa con sus bromas. Tampoco me molestaba mucho, pues realmente era una parte de él que me gustaba bastante. No cualquiera logra ponerme nerviosa tan rápidamente y él viene en un día y lo hace. ¿Qué maldita clase de brujería usa? Una parte de mí decía que era porque realmente me gustaba mucho y otra… Bueno, me decía algo similar, así que no le encontraba otra explicación. Tras unos segundos, Damon volvió a hablar preguntándome que por qué debería de darme ropa seca, ya que él prefería que durmiera sin pijama. Volví a alzar la vista para mirarle algo sorprendida y tras eso el pelirrojo me dijo que quería algo a cambio para dejarme ropa y que no iba a dejarme dormir en otro lado. ¿Cómo que algo a cambio? Él mismo nos había metido en la bañera y… ¿Ahora quería que le diera algo? Iba a protestar mientras bajaba las rodillas y levantaba un poco los brazos pero entonces Damon volvió a hablar diciéndome que deberíamos meternos más en la bañera pues se estaba muy a gusto y que a la próxima sería mejor que yo llevara ropa más oscura. Volví a mirarle con cierta sorpresa en el rostro y quizás algo tensa pero tras unos segundos relajé los hombros mientras soltaba una pequeña risa, algo ruborizada. Me apoyé sobre la pared de la bañera y comencé a reírme levemente. – No tienes arreglo, realmente eres un tomate pervertido. – dije mientras paraba de reír y lo miraba sonriéndole.

Acto seguido, levanté un poco las rodillas mientras me giraba de espaldas hacia Damon. Me moví un poco hacia él y recosté mi espalda sobre su pecho. No sé si fue por un impulso o algo así por el estilo, pero quise hacerlo. – Aunque no lo parezca yo también estoy a gusto así… Contigo. – comenté casi que en un susurro, aunque estoy segura que Damon pudo escucharlo perfectamente pues realmente no había distancia entre nosotros, aunque yo estuviera de espaldas hacia él. Me dio un poco de vergüenza decirle aquello pues no suelo soltar esas cosas así de repente, pero en aquellos momentos era como realmente me sentía y no quería que pensara que él era el único que estaba a gusto conmigo. – Aunque para la próxima prefiero que me tires en ropa a una piscina. – comenté mientras levantaba un poco el rostro y le sonreía. Volví a bajar la cabeza y seguí hablando. – Y no pienso darte nada. Con mi presencia tienes suficiente… ¿O no? Además es tu culpa de que estemos mojados. – le di un pequeñito codazo en el abdomen y me reí un poco. La verdad es que lo de intentar ocultarme de él ya no me importaba demasiado pues estaba de espaldas y no se veía gran cosa que digamos. Suspiré un poco mientras decía: – ¿Hoy ha sido una locura eh? Me pregunto qué dirán mi madre y Dante cuando se enteren… – y ahora que lo pensaba… Debía decírselo al menos a mi madre. ¿No? No sé por qué pero al pensar en Dante un leve escalofrío recorrió mi cuerpo. Sabiendo lo sobreprotector que es este hombre no me extrañaría que investigase a Damon para saber con quién estoy exactamente. Tragué saliva mientras comenzaba a reírme nerviosamente. – Aunque creo que será mejor esperar un poco para contárselo… – dije en voz baja. Tampoco es que me importase demasiado la opinión de mis padres, ya que yo elegía con quien quería estar. Pero temía que Dante me trajera unos cuantos problemillas por hacerse el “padre responsable que cuida de su hija”. Suspiré mientras apoyaba un poco mejor mi cabeza en Damon. Ahora mismo no quería pensar en eso. Estaba a gusto con él y no quería frustrarme a mí misma pensando demasiado.

El agua comenzaba a llegarme hasta los hombros, así que volví a alzar el rostro mirando a Damon. – ¿No crees que será mejor bajar ya el grifo? A este paso tu queridísima novia acabará bajo el agua. – y no era de extrañar, medía 1,60 y si el agua seguía cayendo definitivamente cubriría mi cabeza, y más, estando yo recostada.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10553

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Miér Sep 24, 2014 8:30 pm

La reacción de Brooke fue, como era de esperarse, llamarme pervertido, y es que tenía que admitir que mi actituf en aquel momento había sido la de un pervertido en toda regla, sin embargo, como ya dije anteriormente, mis intenciones iban más allá de la perversión. Sin embargo, también pude notar un tono cariñoso en su "insulto" y su amenaza, y en fin, no pude evitar sentir ese no sé qué en el estómago del que todo el mundo habla y yo, hasta ahora, ni entendia ni creía en él, mi pensamiento era de "¿Cómo puede una persona hacer sentir eso a alguien?" me parecía completamente imposible. Pues bién, seguía sin tener una respuesta exacta a esa pregunta, pero ahora sabía que no era, en absoluto, imposible. Brooke hacía que lo sintiera, y desde luego después de lo que ella me hacía sentir tenía claro que no volvería a dudar sobre mis sentimientos. Es un sentimiento demasiado... fuerte, como para confundirlo con otra cosa.

Brooke se acomodó en la bañera, apoyándose de espaldas en mí, diciéndome que ella también estaba agusto. Inmediatamente una sonrisa tonta se dibujó en mis labios, por decirlo de una manera clara y sencilla, sus palabras había sido como música para mis oidos. Inmediatamente e inconscientemente comencé a acariciar el brazo de Brooke de arriba a abajo, con el dorso de la mano y con bastante cariño.

Me dijo que aquel día había sido locura, y algo de contarselo a su madre y a su padrastro, pero a aquello no le di demasiada inportancia. Es normal nodaber cómo dar este tipo de noticias a tus padres, supongo que es un tanto... ¿Incómodo? En fin, para mi desgracia, yo no podía opinar demasido sobre ello, por la simple razón de que mi "madre" era básicamente mi abuela, y a ella no hacía falta contarla nada, tenía un don o algo así. ¡Seguro! Pero bueno, el caso es que con aquello dela locura razón no la faltaba. ¿Cómo hubiera siquiera podido imaginar al principio del día que acabaríamos así? ¡Es que es increible! Y yo tenía miedo de que siguieramos con aquella incomodidas de hace apenas unas horas, provocada por un beso. ¡Un beso! ¿Cuántos nos habíamos dado ya? Sonreí ante la idea, y es que ya me ocuparía yo de que la cifra siguiera aumentando. Antes de que pudiera contestar nada Brooke hizo que me diera cuenta de que el nivel del agua comenzaba a ser bastante alto. -¡Vaya! Ni me di cuenta- Dije saliendo de mi ensimismamiento. Me giré un poco, cesando por unos segundos mis caricias, y cerré el grifo del agua. En cuanto volví a mi posición inicial volví a comenzar las caricias. Fue entonces cuando me di cuenta de ellas, pero no paré con ellas.

-Supongo que lo mejor será que esperes un poco para contarselo... Si te soy sincero en verdad no lo sé muy bien, ya has visto a mi abuela. ¡No hace falta que la digas absolutamente nada! ¿Cómo puede enterarse de todo tan rápidamente? Es increible. Dije sonriendo alegremente. Aquella cuestión de sus padres era algo con lo que realmente no podía hacer otra cosa que tranquilizarla lo máximo que me era posible. -Quizás podrías mandarle un mensaje por "error" en el que me dices lo mucho que me quieres. Aunque no sé si cabrá todo eso en un mensaje- Bromeé pinchándola un poco la cintura.

Apoyé mi barbilla en su hombro. ¿Cuánto tiempo llevabamos allí metidos? Quién sabe. Para mí apenas habían pasado unos minutos, pero tenía la sensación de queel tiempo se me había pasado terriblemente rápido. Pero es que en verdad se sentía bien, estaba más relajado, estaba terriblemente cómodo a pesar de que el pantalon del pijama estaba mojado, y no me resultaba de todo cómodo, pero Brooke lo compensaba con creces. Di un beso en su hombro, como de pasada. ]-¿Sabes que en agua sabes incluso mejor?- Bromeé, con la "inocente" intención de ponerla algo nerviosa y, de paso, hacerla reir. -Aunque tú me llevas ventaja... ¡Me has probado con chocolate!- Volví a pincharla suavemente la cintura, nientras fingía estar enfadado. Que, por cierto, fingía muy, pero que muy mal. Básicamente porque aunque mi ceño estuviera fruncido en mis labios claramente se dibujaba una sonrisa que me traicionaba. -La próxima vez pienso llenar la bañera de batido de chocolate- Añadí. Y no era tan mala idea, si no contamos que habría que comprar MUCHO batido de chocolate, y seguro que nos quedariamos pegajosos... Vale, no era una buena idea después de todo.

Ahora que lo pensaba ¿Qué hora podía ser ya? No llevaba reloj encima, y en el baño tampoco había uno. Sin embargo, cuando nos pusimos a ver la película ya era bastante tarde, y llevabamos un buen rato allí metidos, ya tenía los dedos arrugados. Además, el estar tan agusto con ella me había dado algo de sueño, y es queos juro que podría haberme quedado dormido allí mismo. Sin embargo, y tal y como decía la canción que cantamos aquel día de la piscina "I don't wanna fall sleep cause i miss you baby, and i dont wanna miss a thing".
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5985

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Miér Sep 24, 2014 11:06 pm

Cuando Damon bromeó sobre mandarles un mensaje a mis padres “por error” diciendo lo mucho que lo quería, comencé a reírme mientras alzaba un poco la cabeza para mirarle. – Seguro que mi madre vendrá en el primer bus para pedirme explicaciones. – y es que esta mujer realmente era capaz de hacerlo por eso no me extrañaría. Pero bueno, ahora no pensaría en eso, simplemente quería quedarme tranquila mientras sentía como Damon acariciaba mi brazo, cosa que me provocaba un leve revoleteo en el estómago. Y no era provocado por el nerviosismo, sino por el gusto y tranquilidad que sentía ante su toque. Ahora comprendía muy bien la diferencia entre cuando te toca alguien que te gusta mucho y otra persona completamente distinta. Un ejemplo es cuando me había metido en aquel incidente en la piscina, con aquellos tipos de los vestuarios por culpa de la chihuahua. Cuando alguno de ellos tan solo me ponía un dedo encima sentía una repulsión y asco increíbles recorrer todo mi cuerpo, sin embargo con Damon es completamente diferente. Me gusta cuando me abraza, acaricia o besa. Estos sentimientos sin duda no podían compararse y ahora mismo lo entendía más que nunca. Este chico me hacía sentir cosas que jamás imaginé y sin duda quería aprovechar todo el tiempo que iba a pasar a su lado de ahora en adelante. Damon besó mi hombro y volvió a hablar, sacándome de mis pensamientos. Esbocé una sonrisa divertida ante su comentario y le dije: – Mhm… Mejor llénala de algo menos pegajoso. – solté una risa. – Y sí, te llevo ventaja. ¿Quién lo diría siendo tú el supuesto “machote” eh? – bromeé mientras le sacaba la lengua y volvía a bajar la cara con una sonrisa algo tonta en el rostro. Me sentía demasiado bien estando así con él pero… ¿Cuánto tiempo llevábamos ya allí dentro? Siendo sincera, estando tan cómoda a pesar de tener la ropa mojada, me estaba entrando algo de sueño y el agua no tardaría en enfriarse.

Tras unos minutos, puse una mano en el brazo de Damon mientras lo apretaba un poco. – ¿Salimos ya? Si por mi fuera me quedaba a dormir aquí mismo pero no quiero que los dos nos enfermemos al día siguiente. – comenté mientras levantaba el rostro y lo miraba con una leve sonrisa. Realmente no tenía muchas ganas de moverme pues estaba muy a gusto en esta posición con él pero no podíamos quedarnos allí eternamente. Coloqué mis manos en el borde de la bañera y salí rápidamente de esta apoyando mis pies en el suelo. Cogí una toalla que había colgada y me rodeé con ella como si fuera una manta. Me dirigí hacia la puerta pero antes de salir por esta me paré en seco. No sabía si había sido por un impulso, pero giré sobre mis talones y volví rápidamente hacia la bañera donde estaba Damon. Apoyé mis manos en el borde de la bañera inclinándome un poco mientras le daba un suave beso en la mejilla a Damon. Acto seguido le sonreí con el ceño algo fruncido mientras decía: – No te creas demasiado cabeza tomate, es solo una paga para cogerte algo para dormir. – mentira, lo había hecho porque quise hacerlo, nada más. Y creo que el rubor en mi rostro me delataba bastante. Le saqué la lengua y acto seguido volví a girarme para dirigirme rápidamente hacia el cuarto mientras decía: – ¡Me cambiaré primero! –

Una vez en la habitación, me sequé a velocidad de la luz y me puse ropa interior seca. Ahora necesitaba alguna cosa para dormir y la demás ropa que había traído conmigo no me servía demasiado pues era pura ropa de calle. Abrí el armario y rebusqué un poco dentro de este hasta que al final encontré una camiseta. Me la puse y vamos, no me hacía falta pantalón porque me llegaba hasta las rodillas. Parecía que llevara un vestido. – Y sigo diciendo que este chico es realmente muy alto... – comenté mientras me miraba a mi misma bajando el rostro. Pero bueno, ya me servía para dormir. De alguna forma me recordaba el primer día que nos conocimos, cuando tuve que quedarme en su casa y me había dado su ropa para poder pasar la noche. Esbocé una leve sonrisa pues el recuerdo me hizo algo de gracia. ¿Aquél día quién hubiese dicho que ahora seríamos novios? Colgué mi ropa en la terraza de la habitación para que se secara y acto seguido me dirigí hacia la cama colocándome encima de esta. Me senté como un indio mientras esperaba que entrase Damon.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10553

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Dom Sep 28, 2014 1:29 am

A pesar de mis intenciones de seguir un rato allí metido junto a Brooke terminamos saliendo a petición de ella, y era algo realmente lógico. Ambos parecíamos tener algo de sueño, y el agua se enfriaba poco a poco, así que pocas opciones nos quedaban si no queríamos estar enfermos al día siguiente. Brooke fue la primera en salir, dándome un beso en la mejilla "como pago" aunque obviamente no me lo creí. Salí de la bañera y quité el tapón mientras Brooke iba a cambiarse. Me escurrí un poco el pantalón del pijama, y a punto estuve de quitarmelos e ir por la casa en boxers, pero me pareció pasarme de la ralla y terminé por remangármelos un poco para no ir goteando. Con una toala me sequé un poco y luego salí del baño. Apagué la tele en la que la película ya estaba terminando y llevé el plato de los crepes (donde aun quedaban algún crepe frío) a la cocina. Si se calentaban no habría problema con ellos, así que los guardé. Seguro la abuela estaría encantada de comerlos. Terminé de hacer todo eso y me dirigí al cuarto, suponiendo que Brooke ya se habría cambiado. Antes de entrar en el cuarto llamé a la puerta.

-Voy a entrar, así qur si estás desnuda no te tapes- Bromeé abriendo la puerta. Tal y como suponía Brooke ya estaba cambiada, con una de mis camisetas, tal y como el día en que nos conocimos. No llevaba pantalones y estaba sentada en forma de indio, desgraciadamente la camiseta era demasiado larga y tapaba lo suficiente, aunque quizás eso sería algo en lo que ella no habría pensado.

-Cuando solo lleves una camiseta puesta recuerda no sentarte así, te vi todo cuando entré- Comenté como si nada, dirigiéndome al armario y cogiendo la primera muda limpia y seca que vi. -¿Sabes qué? Si tú me hubieras hecho un striptease al cambiarte en vez de irte corriendo yo te lo haría ahora, pero te vas a quedar sin él- Bromeé acercándome a ella y dándole un golpe en la nariz cariñosamente. -Ahora vuelvo, Señor Remolacha- Anuncié dirigiéndome a la puerta de la habitación, teminando la frase con una sonrisa un tanto infantil. Me cambié en la habitación de invitados mientras Coco se dedicaba a dormir. En poco tiempo ya estaba volviendo a entrar por la puerta de nuestro cuarto, de nuevo vestido simplemente con unos pantalones. -Espero qur no me hayas echado mucho de menos- Bromeé. Acto seguido prácticamente me tiré a la cama. -Y ahora sería mejor que durmieramos- Cogí a Brooke por la espalda y la tumbé a mi lado, dándole un suave y fugaz beso en los labios. -Supongo que ahora me dirás que quieres dormir abrazada a mí o algo así... Quizásen cucharita- Empecé a hablar, solo para molestarla un poco. -Aunque no me extrañaría que ahora lonegaras todo y luego intentes aprovecharte de mí mientras duermo... ¡Visto lo visto! dije haciendo referencia al momento en que Brooke me besó mientras dormía. Me apoyé sobre un codo para levantarme un poco y deshacer la cama, puesto que no me apetecía levantarme. -¿Cómo sabré ahora que estoy a salvo? Aunque yo ya te dije que prefiero que te aproveches de mí mientras estoy despierto- Añadí, junto antes de dar un pequeño bostezo. A decir verdad estaba más cansado de lo que yo mismo había notado, había sido un día larguísimo, aunque en absoluto había sido uno malo, más bien todo lo contrario. -Bueno, buenas noches Señor Remolacha- Terminé de hablar y le di otro beso en la boca, esta vez algo más largo. Todavía se me hacía raro besarla y estar así con ella, pero eso no era del todo malo, también me sentía estupendamente bien. Por una vezno tenía dudas sobre si había hecho o no lo correcto. Apagué la luz con el interruptor que habí justo tras la cama y me tumbé de lado, esperando a que realmente Brooke me abrazara por detrás.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5985

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Dom Sep 28, 2014 7:10 pm

Cuando Damon entró a la habitación e hizo el comentario respecto a mi manera de sentar, enseguida abrí los ojos como platos y llevé mis manos hacia la parte inferior de la camiseta bajándola mientras me sentaba encima de mis rodillas. – ¡No lo sueltes así idiota! – comenté quizás algo avergonzada. Vamos, no lo había pensado y menos me esperé que se me viera gran cosa, joder, la camiseta era bien larga. Seguro que lo decía para molestarme. ¿Y de qué striptease hablaba? Este chico no se corta, aunque sabía que solo lo decía para avergonzarme, cosa que realmente no me molestaba mucho pues sabía que él era así. Sin embargo, antes de decirle algo, se fue a cambiarse a otra habitación. Cuando volvió se tiró a la cama tumbándome junto a él y comenzó a hablar nuevamente. ¿A caso nunca se cansaría de molestarme? Esbocé una sonrisa de lado mientras negaba con la cabeza, como si dijera: “No tienes remedio”.  Aunque no me extraña que intentara meterse conmigo tras el beso que le di pensando que estaba durmiendo, supongo que ahí no tengo excusa. Volvió a besarme y apagó la luz girándose de espaldas hacia mí. La verdad es que quería abrazarle pero sabiendo que no llevaba camiseta me daba un poco de vergüenza. Al final, acabé estirando un brazo lentamente mientras lo pasaba por encima de su cintura abrazándole y me acercaba un poco más a él colocando mi frente en su espalda. Me acurruqué un poco mientras tragaba saliva, realmente estaba algo nerviosa. Vamos, era la primera vez que dormía en la misma cama con un chico, normal que estuviera así. ¿No? Y no es por nada, pero no duermo todos los días con alguien estando esa persona sin ninguna prenda arriba y yo llevando su camiseta. Sin embargo no podía negar que me sentía muy bien estando así con Damon. Se me hacía un poco extraño pues aún no estaba demasiado acostumbrada pero me sentía tan segura con él a mi lado que simplemente me daba igual lo otro. Durante toda una semana no había podido dormir bien solo porque estaba preocupada por la tensión que había entre nosotros, sin embargo hoy iba a ser diferente porque por una vez en toda la semana sentía que podía pasar una noche tranquila y libre de preocupaciones. Sin darme cuenta, comencé a cerrar los ojos lentamente y en muy poco tiempo ya estaba profundamente dormida. Realmente había sido un día bastante largo y creo que tanto Damon como yo estábamos más cansados de lo normal. Aunque este viernes pasaría a ser uno de los que sin duda no olvidaría nunca.

No sé cuantas horas habían pasado pero la luz comenzaba a darme en la cara. Escondí la cabeza bajándola un poco mientras me tapaba con la manta. Lo que menos quería era abrir los ojos, seguía teniendo algo de sueño, además estaba terriblemente cómoda, simplemente no tenía ningunas ganas de moverme. Aunque eso no significaba que mi mente no comenzara a procesar la información lentamente. El día anterior había sido toda una locura, pero sabía que también fue uno de los mejores. Creo que de fondo escuchaba la voz de Lilianne hablando con alguien, aunque no estaba del todo segura. ¿Qué hora sería? Y… Espera. ¡¿Lilianne ya estaba en casa?! Abrí los ojos repentinamente y levanté mi espalda de golpe mientras giraba la cabeza para mirar a mí alrededor. – ¿Qué? ¿Dónde…? – entonces los recuerdos comenzaron a venir a mi cabeza. Y cuando acabé de procesar toda la información, suspiré y me sonrojé levemente. – Ah… Es verdad. – volví a recostarme un poco colocándome de lado mientras me apoyaba encima de mi codo y dirigía la mirada hacia Damon. Esbocé una leve sonrisa y levanté la otra mano para luego comenzar a picharle levemente en la mejilla con el dedo índice, solo para molestarle un poco. – Cabeza tomate… Despierta. – dije en voz baja mientras me inclinaba hacia su oreja. No quería desaprovechar esta oportunidad para molestarle, pues ya había comprobado que no era muy bueno madrugando, aunque dudo que fuera muy temprano tampoco porque ni siquiera sabía qué hora era. Y viendo el sol que hacía fuera perfectamente podrían ser las doce o la una del día.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10553

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.