Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. Sería tener muy poca verguenza copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Tengan originalidad y hagan sus cosas vosotros mismos.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List The Top 100 Dangerous Sites Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Mar Sep 02, 2014 2:40 pm

Después del día de la piscina las cosas con Brooke habían cambiado drásticamente, y desgraciadamente no a bien. Después del beso que la di se notaba cierta tensión entre nosotros, y yo no hacía más que evitarla, quizás ella también me evitaba a mí. Odiaba aquella sensación ¿Por qué tuve que besarla? Hasta el beso las cosas habían ido estupéndamente, después de todo lo que nos dijimos... Encima, para mejorar las cosas, la chihuahua se había dado cuenta, y cómo no, andaba todo el día detrás de mí preguntándome sobre lo ocurrido. Menuda pesada...

Reconozco que dudé si seguir adelante con el viaje que habíamos planeado, y estuve a punto de anularlo, pero tenía tantas ganas de ir... y con Brooke. Creo que me daba más ilusión ir con Brooke que el hecho de ver a mi abuela de nuevo. No hacía más que preguntarme qué era Brooke para mí, y la respuesta cada vez era distinta, no tenía nada en claro. ¿Ayudaría el viaje a aclararme? ¿O solo me haría confundirme todavía más? Finalmente decidí que lo mejor sería seguir con los planes, quizás eso ayudase a normalizar de nuevo las cosas entre Brooke y yo. Así que, hice acopio de valor, y el miércoles, al final de una de las clases, me dirigí hacia Brooke. Quería parecer seguro de mí mismo, como si nada hubiera pasado, y creo que no lo hice demasiado mal. -El autobus sale a las 8 y media, así que te esperaré en mi casa sobre las 8- Terminé de hablar y salí de la clase como si nada.

Pasaron los días y llegó el viernes. Me levanté bastante pronto, a pesar de que había preparado todo la tarde anterior, no podía dormir... Estaba demasiado nervioso. Ni si quiera sabía si Brooke se presentaría ¿Y si no venía? Bueno, mi abuela ya estaba avisada, así que tendría que ir solo.

Me levanté de la cama perezosamente, me aseé y desayuné, eché la comida y el agua a los perros, les echaría de menos durante el viaje, y me vestí. Para cuando terminé todo eran las 7:55, y yo estaba casi seguro de que Brooke no vendría, y eso me apenaba enormemente. "Por favor, que venga" pensé, rogándole a un Dios en el que ni tan siquiera creía. ¿Por qué Brooke me importaba tanto? ¿Por qué influia tantísimo en mí? Una parte de mí me decía que me alejara de ella, y la otra me empujaba fervientemente a ella. Ni que decir que hasta el momento iba ganando la segunda.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5924

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Mar Sep 02, 2014 3:46 pm

Cada día se me hacía pesado de alguna forma. Después del día de la piscina que había pasado con Damon todo se volvió muy raro. Había mucha tensión entre nosotros y sentía que cada vez que quería hablarle en el Instituto no podía y me echaba atrás. Nos evitábamos el uno al otro y esta situación no me gustaba para nada. Cuando lo veía en clases no podía evitar mirarle de reojo y acordarme de lo que había pasado en mi casa. ¿Qué significaba yo para él? ¿Por qué me había besado? ¿Y por qué yo me sentía tan mal al no poder hablarle y evitarle? ¿Qué maldita sea significaba él para mí? Tenía tantas preguntas en mi cabeza y no sabía responder ninguna. No podía concentrarme en clases y ni siquiera dormir bien. Creo que una parte de mí aún seguía demasiado avergonzada y se echaba para atrás, sin embargo otra se sentía terriblemente triste al no poder dirigirle la palabra siquiera.

Un miércoles, después de una aburrida clase de historia me levanté suspirando mientras comenzaba a colocar los libros en mi mochila. Entonces, escuché la voz de Damon hablándome y no tardé en alzar la vista para mirarle. Cierto, el viaje. La verdad es que después de lo sucedido pensaba que Damon no querría ir al pueblo de su abuela conmigo, pero al decirme que sobre las ocho de la mañana me esperaría en su casa me sentí extrañamente aliviada. Tenía muchísimas ganas de ir con él y si al final lo hubiéramos cancelado seguramente me sentiría fatal. Sin embargo, antes de contestarle Damon se dio la vuelta y salió de la clase, como si nada. Miré algo molesta hacia la dirección en la que se había marchado y suspiré mientras bajaba la cabeza. – Al menos deja que te conteste… –  acabé de recoger todos los libros y salí de la clase también. Justo en la salida me crucé con la chihuahua, que había notado que Damon y yo no nos hablábamos, sin embargo no le hice caso a ninguno de sus comentarios y pasé de ella ignorándola completamente.

Llegó el viernes, sin embargo no me hizo falta despertarme, no había podido dormir en toda la noche. Estaba muy nerviosa. Me levanté de la cama y me dirigí hacia el baño para darme una ducha y lavarme la cara. Acto seguido me vestí con una camiseta manga corta, baqueros, unas converse y fui hacia la cocina donde Luke me recibió con una gran alegría para que le diera de comer. Sí, le había puesto Luke al gato que encontramos Damon y yo. Lo había llevado al veterinario hacía unos días y menos mal que todo estaba en orden. Me apuntó la comida que tenía que comprarle y le hizo un par de vacunas para que no pille alguna infección. Le di de comer al felino y acto seguido me acuclillé para acariciarle. Lo iba a echar un poco de menos durante el viaje, aunque sabía que estaría seguro porque una vecina vendría a verle dos veces al día. Era una chica de unos doce años, pero como le gustaban los gatos no tuvo ningún problema en acceder cuando le dije que cuidara a Luke.

Desayuné y acto seguido fui al baño para peinarme. Me daba pereza hacerme cosas así que simplemente me dejé el pelo suelto. Me dirigí de nuevo hacia mi habitación para recoger la mochila con todas las cosas que iba a llevar y miré el reloj de mi muñeca. Eran las 7:45. – ¡Mierda! – el tiempo se me había pasado volando así que salí corriendo de mi departamento, pero antes de salir de los pisos me pasé por la casa de mi vecina para darle la llave de mi casa para que fuera a ver a Luke.

Comencé a correr en dirección hacia la casa de Damon, menos mal que tenía buena resistencia, sino no llegaba ni de coña. Llegué justo a las ocho. Iba a tocar la puerta, pero por alguna razón me detuve en seco. ¿Y si la tensión volvía otra vez? No quería eso. Sacudí la cabeza y me di unas pequeñas palmadas en el rostro. –Tú puedes Brooke. – entonces toqué la puerta y me quedé esperando a que abriera. Durante este viaje quería hacer desaparecer esta maldita tensión y quizás por fin aclararía mis sentimientos hacia Damon. Sea lo que sea no quería perderle. No sabía si esta visita a la casa de su abuela iba a ser positiva para ambos, pero estaba segura de que necesitábamos hacer este viaje.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10492

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Mar Sep 02, 2014 8:32 pm

Estaba de los nervios, no hacía nada más que mirar el reloj. Estaba convencido de que Brooke no vendría ¿Cómo iba a venir después de toda una semana evitándonos? Sin embargo tenía cierta esperanza de que sí viniera. Miré de nuevo el reloj ¿Cuántas veces podría haber mirado el reloj en tan solo 5 minutos? Justo cuando miré el reloj dieron las 8 en punto. "Bien, debería coger ya la mochila con la ropa" Pensé, en realidad llevaba poco, y aun así me sobraba, todavía tenía algo de ropa en casa de la abuela. Justo cuando estaba cogiendo la mochila sonó el timbre, y el corazón se me puso a mil. Cogí la mochila y fui a toda prisa a la puerta para abrir. Una vez frente a la puerta intenté calmarme. No era seguro que fuera Brooke, y quizás me estaba ilusionando por nada. Además, si era ella ¿Cómo debía comportarme? Supongo que solo tenía dos opciones: Afrontar lo que había hecho e intentar aclarar el tema, o hacer como si nada hubiera pasado. Obviamente lo más maduro era lo primero, pero siempre he sido algo infantil. Así que, finalmente abrí la puerta. Ver allí parada a Brooke me dio una gran alegría, el hecho de que no se hubiera echado para atrás con todo aquello del viaje era bueno, muy bueno, incluso por un momento por mi cabeza se pasó un "¿Y si el beso no la disgustó?" En verdad no sabía qué pensaba ella sobre todo lo que había pasado, quizás estaba igual de confusa que yo, o quizás estaba dándole vueltas a cómo decirme que ella solo quería una amistad. ¿Y qué quería yo? No tenía ni idea.

-Llegas justo a tiempo- Saludé. No tenía ni idea de qué decirla exactamente, pero desde luego no mencionaría nada sobre el beso. Intentaba fingir lo que pasaba por mi mente, sonriendo ilusionado. -Por suerte tenemos tiempo de sobra, así que no hará falta que vayamos corriendo. No se te olvida nada ¿No?- Comenté comenzando a caminar hacia la estación de autobuses. Sabía que no podía evitar el tema eternamente, pero ya tendríamos tiempo de hablar de ello durante el viaje, y probablemente sería lo mejor. Si había algo que no quería era volver del viaje y seguir como aquella semana, tensos y distantes. "¿Qué demonios andas haciendo, Damon?" Me preguntaba constantemente a mí mismo. Para ser sincero, llevaba desde el sabado dándome palizas mentales.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5924

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Mar Sep 02, 2014 9:54 pm

Cuando Damon abrió la puerta me puse algo nerviosa, ni siquiera un maldito saludo podía salir de mi boca. Aunque al parecer él se comportaba como siempre. ¿A caso había decidido evitar el tema por el momento? Bueno… Era lo más normal, sin embargo no podíamos evitarlo para siempre, supongo que ya tendríamos tiempo para hablarlo y aclararlo durante el viaje, después de todo teníamos todo un fin de semana. Aunque yo no sabía qué es lo que podía decirle al respecto… Fue él el que me había besado, sin embargo creo que no me había molestado demasiado. Espera… ¿Qué no me había molestado? ¿Eso qué significa? ¿Y si de verdad no veía a Damon como un simple amigo? ¿Qué relación quería tener con él? Y otra vez volvía a llenarme de cuestiones sin respuesta y eso me frustraba. – Ya deja de darle vueltas Brooke, de momento concéntrate en el viaje. – sacudí un poco la cabeza y alcé la mirada para mirarle. – No, no se me olvida nada. ¡Preparada al cien por cien! – contesté con una sonrisa, esperaba no haber exagerado demasiado la emoción. De momento tocaría esperar a hablar sobre lo que había pasado, sería lo mejor.

Comenzamos a caminar hacia la estación de buses. Al principio íbamos en silencio y la situación comenzaba a disgustarme. Tenía que buscar un tema del que hablar y para mi suerte encontré uno rápidamente. – Ah… Sabes ya llevé al gato que encontramos al veterinario. Me dijo que todo estaba en orden y que era un gato muy saludable. Lo acabé llamando Luke. – comenté mientras me rascaba la mejilla con el dedo índice. – Se la pasa todo el día jugando y creo que mi sofá no sobrevivirá por mucho tiempo. – me reí. Sentía como la tensión iba desapareciendo poco a poco y estaba algo aliviada, no quería estar distante con él durante el viaje y a la vuelta de este mismo.

Llegamos a la estación de buses y cuando el nuestro llegó, nos subimos pagando los billetes y sentándonos en dos asientos libres que había en la parte trasera del bus. Y ahora que lo pensaba… ¿El viaje en bus duraba como una hora y media no es así? Uh, se me haría demasiado largo… No solo por el hecho de estar junto a Damon y no poder evitar ponerme algo nerviosa, sino porque los viajes largos en buses me hacían pasar un mal rato. Sí señores, me mareo mucho. Y encima no me había tomado la pastilla para el mareo. Soy estúpidamente genial. Al principio no lo llevaba tan mal, de hecho creía que podría suportarlo pero tras unos minutos de viaje sentía que mi desayuno  acabaría fuera de mí en cualquier momento. Apoyé la frente en el asiento de delante mientras me tapaba la boca con una mano. – Lo siento por no decir nada… Realmente no soy muy buena con los trasportes públicos. – comenté mientras volvía a echar la cabeza hacia atrás. Creo que estaba más pálida de lo normal. Pero al fin y al cabo pude suportarlo.

Llegamos a nuestro destino y cuando salimos del bus, me agaché colocándome las manos en el estómago mientras inspiraba aire y acto seguido lo expiraba. Volví a ponerme recta y dije: – Bendita tierra. – acto seguido giré la cabeza para mirar a mi alrededor. Vaya, era un sitio muy bonito, además transmitía cierta relajación que me hacía sentir muy bien. Miré a Damon y le dije: – Es un lugar precioso… ¿Por cierto tu abuela vendrá a recogernos o vamos directamente hacia su casa? – pregunté acercándome un poco más hacia el pelirrojo.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10492

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Miér Sep 03, 2014 3:13 pm

El camino hacia la estación se me hacía incómodo, demasiado. No sabía qué tema sacar para romper la tensión, creo que si hubiera intentado romper el silencio mi voz no me hubiera respondido, y no hubiera podido hablar. Afortunadamente Brooke rompió el silencio, hablándome sobre el gato que habíamos encontrado. Cierto... casi se me había olvidado entre unas cosas y otras. Me dio cierto alivio saber que el gato estaba bien, e incluso me reí ante la broma de Brooke sobre su sofá. Repentinamente la tensión parecía haber disminuido, aunque desde luego seguía estando presente.

-Bueno, dicen que las mascotas se parecen a sus dueños, así que yo que tú tendría cuidado con el gato- Bromeé, ya algo más relajado.

Llegamos a la estación y subimos al autobus. Yo simplemente miraba distraidamente por la ventana, hasta que Brooke habló y me giré hacia ella. Vaya, estaba pálida... -Deberías habérmelo dicho antes. Si necesitas algo, dímelo. ¿Vale? No quiero acabar lleno de vomito- Ahora estaba preocupado por ella, perfecto. Solo esperaba que no vomitara, no sería cómodo para nadie.

Terminó el viaje en bus y se notaba a la legua lo aliviada que estaba Brooke de bajar del bus, y todavía quedaba el viaje de vuelta. Me preguntó si mi abuela vendría a buscarnos, y yo asentí con la cabeza.

-No debe faltar mucho para que llegue- Respondí, y me acerqué a ella todavía algo preocupado. -Para el viaje de vuelta más te vale tomarte algo para el mareo, o por lo menos para dormirte- Di un suspiro, y prácticamente cuando terminé de hablar una señora de unos 60 años, con el pelo negro que ya comenzaba a canear por la edad, me abrazó efusivamente por detrás. No me hizo falta darme la vuelta para saber quién era.

-Oh my god! ¡Te eché de menos, Cherry! Saludó alegremente mi abuela. Creí haberla dicho que no me llamase así. Seguro que Brooke la haría gracia descubrir el verdadero motivo de aquel nombre, y no, no era el pelo. En cuanto me soltó se dirigió hacia Brooke, y la miró de arriba a abajo. -Tú debes de ser su "amiga" Brooke- Hizo un gesto de comillas con los dedos al decir la palabra amiga. Yo me llevé una mano a la frente, ya empezaba... Abrazó a Brooke tal y como lo había hecho conmigo anteriormente-Si aguantas a mi nieto, no debes de ser una mala persona. ¡Si hasta está pálida la chica! ¿Qué demonios la has hecho, Cherry?-

-Es que se mareó en el autobus, abuela.- Dije ignorando todo lo demás. Di un suspiro, a veces se me olvidaba lo... enérgica que es mi abuela.

-Oh, vaya, así que ese es el motivo... Bueno, no te preocupes, en nada estarás como nueva- Dio una palmada en la espalda de Brooke, como animándola. -Yo soy Lilianne, seguro que Cherry no te dijo ni mi nombre ¿Verdad? Es tan despistado... ¡Cuántas veces habrá ido con la ropa del revés! ¿De verdad hacía falta ese tipo de comentarios? Empezaba a cuestionarme si había sido una buena idea todo aquello. -Bueno, vayamos al coche, la casa está algo alejada, así que no quise que tuvierais que ir andando- Señaló hacia un todoterreno negro algo antiguo, aparcado cerca de donde nos encontrábamos -Durante el camino, dime ¿Cómo anda comportándose mi nieto por allí? Espero que no haga trastadas. ¡El pobre es como un niño!- Llegamos al coche y mi abuela subió al asiento del conductor, mientras que yo me senté atrás, dejando a Brooke el asiento del copiloto ya que allí era donde menos se marearía.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5924

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Miér Sep 03, 2014 4:54 pm

Unos segundos después de que bajáramos del  bus apareció la abuela de Damon abrazándole por detrás mientras lo llamaba “Cherry”. – ¿Cherry? – pensé alzando una ceja. Bueno, tarde o temprano acabaría descubriendo el por qué de este mote. Acto seguido se dirigió a mí y le sonreí, quizás algo nerviosa, sobre todo cuando dijo lo de “amiga” haciendo un gesto con sus manos imitando unas comillas. A estas alturas no sabía si era su amiga, amiga, la verdad. Pero este es un tema aparte. – Así que a esto se refería Damon cuando en la piscina me dijo que me preparara para pasar vergüenza porque su abuela no se cortaba ni un pelo. – pensé mientras me reía silenciosamente en mi mente.– Ahm, sí, soy Brooke. – le volví a sonreír y me abrazó diciéndome que debía de ser buena persona si suportaba a Damon. Me reí un poco y después comenzamos a caminar hacia el coche que nos llevaría hasta la casa de la abuela. – Encantada de conocerte Lilianne… Y sí quizás sea un tanto despistado. – miré con una sonrisa burlona hacia Damon, creo que este viaje sin duda iba a ser muy divertido estando la abuela presente. Llegamos al coche y Damon me dejó sentarme en el asiento de copiloto por mi problema del mareo. – Pues la verdad es que en el instituto es bastante tranquilo, los profesores no se quejan. – comenté respondiendo a la pregunta de Lilianne mientras el coche se ponía en marcha. Por una parte intentaría hablar bien de Damon pero sin mentir tampoco, seguro que a su abuela le aliviaría saber que a Damon no le va mal, ¿no? – No se mete en problemas aunque es bien burlón, siempre se ríe de mí cuando algún profesor me regaña en clases y me llama “hombre”, deberías castigarle Lilianne. – comenté suspirando y acto seguido giré la cabeza hacia Damon y le saqué la lengua divertida. Creo que a la abuela le había hecho algo de gracia también pues no tardó en reírse y eso me aliviaba bastante ya que eso significaba que le había caído un poco bien… ¿No? Sonreí levemente mientras miraba a Lilianne de reojo. Esta es la mujer que crió a Damon y se veía como una persona optimista y llena de energía. La acababa de conocer, sin embargo sentía que ya la admiraba. Sin duda había sido buena elección venir con Damon a este pueblo.

El coche seguía en marcha mientras yo miraba todo el alrededor. Nunca había estado en este pueblo sin embargo me transmitía buenas vibraciones. El aire era fresco, no como en la ciudad. A pesar de ser originaria de ciudad, siempre me han gustado más los lugares algo más tranquilos, como este pueblo. De pequeña siempre me he imaginado mi futuro como en las típicas escenas de una película, donde me caso, tengo hijos y vivo feliz con mi familia en una casa de campo. Aunque claro… Eso lo soñaba cuando solo tenía unos cuatro años. Sonreí un poco mientras pensaba: – Las cosas que te imaginabas cuando eras una cría Brooke… – entonces, escuché la voz de Lilianne diciendo que ya estábamos llegando y dejé de pensar. El coche comenzó a pararse y cuando salimos de este, agradecí no haberme mareado.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10492

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Jue Sep 04, 2014 2:36 am

El viaje en coche no fue muy largo, y durante el trayecto Brooke respondió la pregunta de mi abuela. En un principio casi temí su respuesta, sin embargo fue bastante positiva, incluso con aquello de que me burlaba de ella. Mi abuela rió alegremente por la "broma". Bajé del coche y me estiré, mirando a mi alrededor. Era una casa de apariencia antigua, de piedra formada por dos pisos, bastante sencilla que parecía mezclarse con el paisaje. Estaba situada en un buen sitio, puesto que era una zona algo elevada, a un lado se podía ver perfectamente el mar, que realmente no quedaba demasiado lejos, y al otro lado, algo más alejado, un pequeño bosque.

-Siéntete como en casa, Brooke. Ahora te enseño vuestra habitación- La abuela sonrió, dirigiéndose hacia la puerta de madera y abriéndola. Al entrar se podía ver un pasillo que se difurcaba a ambos lados, uno llevaba hacia el baño y uno de los dornitorios, otro hacia las escaleras y el sótano. En verdad parecía una de esas casas encantadas, y daba algo de miedo estar solo de noche en ella. Al entrar, fuimos hacia las escaleras para subir al segundo piso. Allí fuimos a parar a otro pasillo, con varias puertas a los lados. Dos baños, un cuarto para la plancha y un par de habitaciones. Supuse que yo me quedaría en mi antigua habitación y Brooke iría a la de invitados, sin embargo mi abuela condució a Brooke hacia mi cuarto. Y entonces caí en un pequeño detalle. Ella había dicho "Vuestra" habitación, no la suya. ¿En qué estaba pensando exáctamente esta mujer? Entramos al cuarto, bastante espacioso y que ain embargo estaba prácticamente vacíl. Además, solo había una cama, aunque fuera de matrimonio.

-Bien, aquí dormireis vosotros- La abuela entró al cuarto, abrió la ventana y la puerta que daba al balcón. Seguro que el día anterior había estado quitando el polvo de toda la habitación, haciendo la cama, y preparándolo todo. -Antes de que digas nada, el otro cuarto es para Coco, ha estado ahí demasiado tiempo y no sería justo que le quitaramos ahora el cuarto- ¿Qué? ¿En serio? Osea, Coco era un perro, vale que era cierto que era donde Coco solía dormir, pero pensé que mi abuela le metería en mi cuarto o algo así, no que metería a Brooke. -No pongas esa cara, Cherry. Que ya nos conocemos, por mucho que digas no te disgusta la idea. Además, ¿No sois amigos? ¡Pues los amigos comparten! Así que, compartid la cama.- Y con estas palabras la abuela salió de la habitación, cerrando la puerta y dejándonos a Brooke y a mí allí plantados.

-Esta mujer no tiene remedio... Ni tan siquiera me deja hablar- Me quejé llevándome la mano a la frente. Acabábamos de llegar y ya andaba intentando sacarme de quicio. Encima, después de lo del beso, ahora tendríamos que compartir cama... ¿Qué otra opción nos quedaba? -Es increible que el perro tenga un cuarto y nosotros tengamos que compartirlo- Añadí, dejando las cosas sobre la cama. La tensión inicial parecía haberse olvidado un poco con la actitud de la abuela, pero sentía que el hecho de estar de nuevo hacía que reapareciese. -Por cierto ¿Sigues mareada? Si es así, tengo algo perfecto para que te olvides del mareo- Comenté, no solo para no estar en silencio, sino porque realmente quería enseñarla algo. Quise cogerla por la cintura y conducirla hasta el balcón, sin embargo me detuve a tiempo y simplemente fui hacia la puerta, quedándome en el marco un momento para hacerla un gesto en señal de que viniera. -Mira esto...- Comenté, refiriéndome a las vistas. Desde el balcón se podía ver tanto el mar como el bosque, y gracias a la altura en la que estaba situada la casa y a que estábamos en el segundo piso, se podía ver gran parte del bosque. Desde la otra habitación se ve8a entero, aunque apenas se podía ver el mar, y sin embargo desde donde nos encontrábamos se tenían unas vistas perfectas de éste. -La verdad es que de noche son bastante mejores- Me apoyé en la barandilla, clavando mi mirada en el mar. Al ser una zona alejada del pueblo no era normal quehubiera gente por aquella zona de la playa, y eso era una de las cosas que más me gustaba del mar. -Bueno... ¿Qué te apetece hacer primero? Por las horas que son, seguro que la abuela anda haciendo la comida-
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5924

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Jue Sep 04, 2014 2:16 pm

Cuando entramos dentro de la casa no pude evitar sorprenderme un poco pues a pesar de ser sencilla, era bastante grande. Subimos al segundo piso y entramos dentro de una habitación bastante espaciosa y algo vacía aunque con una cama de matrimonio en ella. Cuando la abuela dijo que aquí es donde dormiríamos nosotros, giré mi cabeza hacia ella con una expresión de sorpresa en el rostro. Y ahora que caía… Antes había dicho que me enseñaría “nuestra” habitación. Espera… ¿A caso íbamos a dormir en la misma cama? Me sonrojé de tan solo pensarlo y girándome hacia ella, estiré un poco el brazo mientras intentaba pronunciar alguna palabra. – P-pero… – sin embargo antes de acabar, la abuela salió de la habitación diciendo que si éramos amigos, debíamos compartir cama. Cerró la puerta dejándome con el brazo medio estirado.  – Eh… – acto seguido Damon comenzó a quejarse y yo suspiré. Vale, no me había esperado eso… Aún seguíamos un poco con la tensión del beso y… ¿Ahora teníamos que compartir cama y habitación durante todo el fin de semana? Más nos valía no salir con una tensión aún más grande después de este viaje. Acto seguido Damon me preguntó si seguía mareada y si era así tenía algo perfecto para que me olvidara del mareo. Me giré a verlo dejando la mochila en la cama. Realmente ya no estaba muy mareada pero me interesaba saber qué era lo que quería mostrarme. Me acerqué al balcón y cuando vi las vistas, se podría decir que me asombré bastante. – ¡Wow! – exclamé colocando mis manos en la barandilla. Se veía absolutamente todo el mar, era increíble.

– Damon esto es… Precioso. – comenté con una sonrisa bien amplia sin dejar de mirar al mar. Supongo que estas cosas me ilusionaban demasiado, no sé porque pero siempre que veo paisajes tan bonitos acabo emocionándome. De repente, sentí que todas mis preocupaciones quedaron atrás, tan solo quería disfrutar de las vistas. Entonces, el pelirrojo me preguntó qué era lo que me apetecía hacer primero y giré mi rostro hacia él, aún sonriendo. – Pues… Tú conoces mejor la zona así que podrías hacerme de guía turístico. – le sonreí enseñando los dientes y acto seguido volví la mirada hacia el mar, algo pensativa. – Aunque ver así el mar, sin nadie, hace que me den ganas de ir directamente hacia allá. – comenté mientras apartaba un mechón de mi pelo detrás de mi oreja por culpa de la brisa que me venía a la cara. – ¿Vamos a la playa primero y de paso me enseñas los alrededores? – pregunté. Quizás si salíamos un rato, podríamos hablar bien sobre lo que nos estaba pasando… Digo, no podíamos evitar el tema para siempre, ¿no? Aún no sabía qué era lo que podría decirle exactamente pero estaba comenzando a odiar la tensión que nos rodeaba aunque hubiera disminuido un poco.

Entonces, recordé algo y salí del balcón dirigiéndome hacia la cama donde había dejado mi mochila. Abrí el bolsillo pequeño de la mochila y saqué una cámara. – ¡Hey Damon! – lo llamé y sin previo aviso le tomé una foto. Acto seguido lo miré sonriendo y le dije: – Es mi primer viaje desde hace tiempo así que no esperes que no haga fotos. – le saqué la lengua y acto seguido miré la foto que le había sacado. – Tu primera foto del viaje, sales muy gracioso. – me reí.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10492

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Jue Sep 04, 2014 7:15 pm

Tal y como suponía a Brooke la había encantado el paisaje, decididamente tenía que ver la puesta de sol desde aquí, seguro que lo adoraría. Respondió a mi pregunta, diciéndome que podríamos ir a la playa, y de paso enseñarle los alrededores. Asentí conforme, un tanto pensativo. No paraba de darle vueltas a lo del beso, en algún momento tendríamos que hablar de ello. ¿Pero cuándo? había decidido posponerlo un poco... pero quizás la mejor idea era hablarlo lo antes posible para así intentar que se fuera la tensión, aunque quizás solo consiguiera qje ésta acrecentara. Además ¿Qué se suponía que iba a decirla? "Oye Brooke, no tengo ni idea de por qué te besé, no sé si me gustas, espero que se vaya esta maldita tensión" Aquello no aclaraba nada, pero claro ¿Cómo iba a aclararlo si tenía la cabeza hecha un lio? Quizás no sería tan mala idea decirla aquello, probablemente ella también estuviera preguntándose muchas cosas, como por qué el tomate la había besado. Mientras yo miraba el mar Brooke fue a por algo. No le di demasiada importancia y seguí apoyado en el marco de la puerta, perdido en mis pensamientos, hasta que ésta me llamó y, al girarme, el flash de una cámara me cegó.

-¿No me digas? Por lo menos me dejarás ver la foto ¿No?- La quité la cámara de las manos y la alcé, por si pretendía quitarmela, y miré la foto. Salía con cara de susto, osea, horrible. Miré a Brooke alzando una ceja. -Increible, aún así salgo guapo- Bromeé, y en ese momento giré la cámara y la hice a ella una foto. -Tu primera foto también es muy graciosa- Dije mirando la cámara, acto seguido la devolví la cámara. -Más te vale no borrarla ¿Eh? Sé dónde duermes, así que yo si fuera tú no me arriesgaría- Bromeé, intentando relajar lo máximo posible el ambiente. -Bueno, bajemos ya, o sino se nos hará la hora de comer. Voy a ponerme el bañador a la otra habitación, tú cambiate aquí. Espérame en el pasillo de abajo ¿Vale?- Comenté saliendo del cuarto. Me cambié rápidamente, bajé las escaleras y me dirigí hacia la cocina.

-Vamos a la playa, abuela, a la hora de comer prometo que estaremos aquí- Me acerqué hacia ella, un tanto serio. En verdad estaba nervioso, porque había decidido intentar aclarar lo máximo posible las cosas con Brooke, y no sabía si hacia lo correcto.

-Más os vale, o comereis el pienso del perro- Hizo un gesto de amenaza con el cazo que estaba usando para cocinar. Sonreí levemente, iba a salir de la cocina sin decir nada más cuando la voz de Lilianne volvió a sonar. -Parece una buena chica, aunque pensaba que teníais más confianza cuando me digiste que vendrías con ella, y sin embargo parece que andais raros. Me echó una rápida mirada, alzando una ceja. A esta mujer no se la escapa ni una... Seguro que sospechaba algo. ¿Tanto se nos notaba? -Por cierto, no comprendo por qué la llamas hombre. ¡Si tiene muy buenas boobies!- Se llevó las manos a los pechos, sin llegar a tocárselos. Me llevé la mano a la frente y sonreí negando.

-Tu nunca cambias ¿Eh? Ya te contaré por qué la llamo así- Comenté saliendo de la cocina. Llegué a la puerta y Brooke ya estaba preparada. Antes de que lograra decir nada, desde la cocina se escuchó a mi abuela gritar: -Recuerda tener cuidado con el sol, o no se podrá diferenciar entre tu pelo y tu piel- Di un suspiro, rodando los ojos. Estaba seguro de que lo decía para desquiciarme, así que intentaba llenarme de paciencia para que no lograra su objetivo. -Vamos- Apremié, saliendo de la casa y esperando que Brooke lo hiciera conmigo. -En verdad, de camino a la playa no hay mucho que ver, estamos pegados... Pero después podemos ir al bosque, si no te da miedo, claro- Comenté, terminando la frase con una sonrisa, fingiendo estar totalmente tranquilo cuando en verdad notaba que en cualquier momento me fallarían las piernas.

Llegamos a la playa en cuestión de un par de minutos, y como era costumbre estaba totalmente desierta, lo único que se podía escuchar era el rumor de las olar y el viento. Probablemente era uno de los lugares más relajantes que conocía, sin embargo aquel momento era diferente. Me había decidido a aclarar las cosas con Brooke al llegar a la playa, y en cuanto pusimos un pie en ella noté que se me aceleraba el corazón. Me senté a la orilla del mar, descalzándome y dejando los zapatos lejos del alcance de la olas, e hice un gesto a Brooke para que se sentase a mi lado. Por lo menos el lugar ayudaba un poco a relajarme, o eso creía por lo menos.

-Brooke, sobre lo que pasó el día de la piscina...- Comencé a hablar mirándola fijamente, sin embargo todavía no tenía muy claro qué narices se suponía que debía decirla. Cogí aire y aparté mi mirada de ella, llevándola al horizonte, intentando calmarme. Supongo que la mejor opción que tenía era soltarlo todo. ¿No? Pero es queme costaban tanto este tipo de cosas... -Para serte franco no sé muy bien por qué lo hice. Me gustaría poder decirte que fue el alcohol que me nubló el juicio, pero estoy casi seguro de que eso no tuvo nada que ver- Intentaba no mirarla, porque sentía que en el momento en el que la mirase se me quedaría la cabeza totalmente en blanco y no sería capaz de articular palabra por puro nerviosismo. -Reconozco que pensé en cancelar este viaje y no volver a tocar este tema... Pero etonces probablemente no se hubiera ido esta maldita tensión. ¡Rayos! ¡Hasta mi abuela se dio cuenta en apenas una hora!- Aunque claro, ella podía ser increiblemente observadora y cotilla. -Bueno... El caso es que no quiero que esto estropeé nuestra relación como amigos... Por una parte quisiera pedirte perdón por hacer lo que hice, pero no sé si quiero hacerlo... Me paré un momento, pensado bien lo que había dicho. Si siempre me expresaba de aquella manera, lo llevaba claro. -Quiero decir, no sé si quería besarte, porque no tengo claro qué siento exactamente por ti- Guau, ni os imaginais lo que me ha costado soltar eso último, aunque por una parte me he quedado increiblemente relajado, y por la otra tengo un miedo terrible de lo que ella pueda contestarme. Tragué saliva, y volví a mirarla, tal y como sospechaba eso me había puesto más nervioso. -Me gustaría saber qué piensas de todo esto- Añadí finalmente, esta vez sin apartar la mirada de ella. En aquellos momentos tenía ya la mente en blanco, y probablemente ella tampoco estaría mucho más tranquila que yo.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5924

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Jue Sep 04, 2014 10:08 pm

Cuando Damon salió de la habitación, abrí la mochila para sacar el bikini y acto seguido ponérmelo junto con la camiseta de antes y un pantalón corto. Bajé las escaleras y después de esperar a Damon, que no tardó mucho en venir, fuimos hacia la playa. La verdad es que me sentía un tanto nerviosa, ya que volvíamos a estar los dos solos y sabía que tarde o temprano sacaríamos el tema del beso. Aún había tantas cosas que no entendía y eso hacía que me frustrara un poco ya que normalmente suelo tener la mente muy ordenada, pero ahora mi cabeza estaba hecha todo un puré de patatas.

Una vez en la playa, me quité las converse y caminé hacia Damon cuando este me había llamado para que me sentara a su lado. Me senté en la arena, dejando los zapatos a un lado mientras doblaba las rodillas y colocaba un brazo encima de estas. Entonces, Damon comenzó a hablar. No esperaba que lo hiciéramos tan pronto, pero supongo que era lo mejor. Escuchaba atentamente cada una de sus palabras mientras miraba el mar, se veía que estaba tan nervioso como yo y comprendía que le estaba costando decir todo aquello, yo tampoco soy demasiado buena hablando que digamos... Cuando me dijo que por una parte quería pedirme perdón por haberme besado pero que por otra no sabía si quería hacerlo, lo miré un poco confundida. ¿Qué significaba eso? Entonces, él mismo respondió diciéndome que no sabía si quería besarme ya que no tenía muy claro lo que sentía por mí. Así que era eso… Supongo que nuestros pensamientos no eran tan diferentes después de todo. Él estaba tan confundido como yo y por eso lo entendía. Cuando me dijo que le gustaría saber qué era lo que pensaba al respecto, clavé mi mirada en el mar. Sentía que si lo miraba a la cara iba a cortarme y quedarme sin palabras. Estaba demasiado nerviosa y más por lo que iba a decir ahora. Tragué saliva e inspiré aire. Hablar y más expresarme no se me daba demasiado bien y en esta situación no sería diferente.

– Bueno… La verdad es que cuando hiciste aquello me sorprendió. Me sentía muy confundida y de hecho aún no puedo pensar con demasiada claridad… Pero ahora que me has dicho cómo te sientes supongo que puedo decírtelo yo también… – coloqué la barbilla sobre mis rodillas mientras jugaba con la arena con los pies. – Odio la tensión que nos ha estado rodeando durante todos estos días  y sabes no poder hablarte me frustraba demasiado. Y viéndolo así creo que se nota que yo tampoco quiero que nuestra amistad se estropee  por esto. Y quería pasar del tema, ignorarlo y seguir hablándote como si no hubiera pasado… Pero sabía que esto no estaba bien sobre todo cuando sabía que…  – en estos momentos me corté a mitad de la frase, lo que iba a decir sin duda iba a avergonzarme demasiado. Escondí el rostro en mis rodillas e inspiré aire. – Relájate y dilo… Tarde o temprano tendrás que hacerlo. – expiré y acto seguido terminé por decir: – Sobre todo cuando sabía que el hecho de que me besaras no me había disgustado. – olé, lo había soltado. Creo que mi cara había estallado en colores, sin embargo seguí escondiendo el rostro para que Damon no viera mi expresión. – Y esto hace que tampoco sepa qué es lo que siento exactamente por ti. – ni os imagináis lo que me había costado decir aquello, había necesitado todo el maldito valor para hacerlo y si no me salía humo por las orejas por la vergüenza, era un récord. Entonces, levanté el rostro y lo miré, y fíjense que para esto también había necesitado mucho coraje. – Igualmente no quiero que esta tensión siga presente, no nos evitemos más por favor, porque a este paso no seremos capaces de comprender absolutamente nada... – comenté mientras tragaba saliva y volvía a esconder mi rostro en las rodillas. Al pasar unos segundos, volví a mirarle de reojo mientras volvía a hablar en voz baja, pero aún lo suficientemente alto para que Damon me escuchara: – Di algo cabeza tomate…  – no sabía por qué pero me sentía muchísimo mejor, hasta más aliviada diría yo. Creo que la tensión inicial había disminuido considerablemente. ¿Por qué no habíamos dicho lo que pensábamos antes? Supongo que los dos éramos un tanto idiotas.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10492

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Vie Sep 05, 2014 1:53 am

Me encontraba increiblemente nervioso y temeroso, los segundos que Brooke tardó en comenzar a hablar se me hacían eternos, ¿Qué haría yo si ahora Brooke no quería saber nada más de mí? Mi parte racional y positiva me repetía una y otra vez que aquello no era posible, que Brooke no me haría eso. ¿Cómo había logrado ella convertirse tan de repente en una persona tan importante para mí? ¿Importante en qué sentido? Demasiadas preguntas acudian a mi mente, pero no tenía ninguna respuesta. Mi estado en aquel momento se resumía en poco: "Mar de dudas". Y lo peor no eran las dudas, sino que inmediatamente mi mente comenzó a elaborar distinras posibilidades, a cada cual peor que la anterior. Y, sin embargo, cuando Brooke comenzó por fin a hablar fue como si mi mente se desactivara por completo, siendo solo capaz de escucharla a ella. Por un momento ni si quiera era consciente del sonido del viento y del mar. Sus palabras me relajaban y me tensaban a la vez, sus sentimientos eran tan parecidos a los mios... Pero, ¿Y si cuando ambos supieramos lo que queríamos, resultaba que no era lo mismo? Quizás uno de nosotros sí sintiera algo más que amistad por el otro, y sin embargo el otro... ¿Entonces qué pasaría? Pero claro, aquello era complicar el momento, buscar la peor situacióm, aquello no era mi estilo, no quería pensar en ese tipo de posibilidades, sabía que terminaría por ponerme en la peor situación, y eso que normalmente yo era un chico bastante positivo... Pero ella me nublaba por completo la mente, y ese era uno de los motivos por los que pensaba que realmente me gustaba. Además, era la única persona con la que había conseguido abrirme por completo, y en tan poco tiempo... "Deja de pensar en eso ahora, Damon" Di un suspiro, intentando relajarme y luego miré con una sonrisa a Brooke. He de admitir que me daban ganas de abrazarla, y sin embargo algo me lo impidió, no tenía muy claro qué fue exactamente, pero en lugar de eso coloqué mi mano sobre su cabeza, revolviéndola el pelo cariñosamente.

-Bueno, por lo menos sentimos lo mismo, aunque no sepamos qué sentimos exáctamente. Con un poco de suerte, este viaje nos ayudará a aclarar nuestras
ideas. -
Comenté, sin querer añadir que estaba segurísimo de que mi abuela intentaría meter las narices por algún lado, y que quizás nuestras decisiones no tomarían el mismo rumbo, y eso era de todo menos bueno. -Como ya te dije en la piscina... No pienso dejarte sola- Me costó mucho soltar aquello y ni tan siquiera esperé una reacción por su parte, inmediatamente me levanté de la arena y la sonreí travieso, como solía hacer antes del dichoso beso. -Si queremos bañarnos ahora, será mejor que lo hagamos ahora. Eso que dijo mi abuela de darnos el pienso del perro no era un farol. Te lo aseguro- Me desvestí rápidamente y fui directo al mar. Llevaba mucho tiempo sin darme un buen chapuzón agusto, y obviamente la piscina pública no tenía ni punto de comparación con esto. -Por cierto, mi abuela se dio cuenta del mal ambiente que había entre nosotros... ¡Y la chihuahua también! No debimos darle ese placer. Tenemos que aprender a actuar mejor- Bromeé, en verdad no había pensado en aquella chica en ningún momento de la semana, prácticamente ni cuando andaba detrás de mí con sus infinitos monólogos, pero siempre era un buen recurso para soltar alguna broma.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5924

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Vie Sep 05, 2014 2:42 pm

Tras terminar de hablar me sentí muy aliviada. De alguna forma sabía que las cosas estaban volviendo a la normalidad y Damon parecía aliviado también. Me revolvió el pelo y lo miré con una pequeña sonrisa. Tras aquello volvió a decirme que no pensaba dejarme sola y mi sonrisa se amplió. Iba a darle las gracias pero antes de hacerlo el pelirrojo se levantó comentando que sería mejor bañarnos ahora para llegar a tiempo para comer y cuando dijo lo del pienso del perro comencé a reírme. – Bueno… Me gusta la variedad pero creo que paso comer pienso del perro. – dije parándome de la arena y comencé a desvestirme también. Tras aquello Damon me comentó que su abuela y la chihuahua se habían dado cuenta de la tensión que había entre nosotros y alcé una ceja mientras comenzaba a reírme. – Tienes razón, necesitamos hacer una mejor actuación. Cuando volvamos tenemos que ser más amorosos que nunca. – sinceramente la chihuahua me importaba muy poco en aquellos momentos, había pasado radicalmente de ella durante la semana pasada y dudo que vuelva a hacerle mucho caso cuando vuelva. La verdad es que lo único que me importaba ahora mismo era que podía hablar con Damon con normalidad nuevamente y de alguna forma eso me hacía sentir alegre y hasta feliz diría yo. De lo único que estaba realmente segura era que no quería perderle. Era la única persona que conseguía provocarme una mezcla de emociones increíblemente grande y precisamente por eso pensaba que tal vez realmente no lo veía solo como un amigo. – Ahora no Brooke… – sacudí la cabeza y inspiré aire.

Me metí al mar después de Damon y una vez dentro, de un impulso me hundí debajo del agua. No había ninguna comparación entre el mar y la piscina pública. Aquí me sentía muy relajada y no tenía que preocuparme por si llegaba a chocar con alguien. Saqué la cabeza del agua mientras exclamaba un “¡Whoah!” amaba nadar y hacerlo libremente me causaba un gusto increíble. Encima no había ido a una playa en un largo tiempo y de alguna forma se me hacía muy nostálgico. Eso sí, se me había olvidado coger una goma de pelo y ahora lo tenía echado por todo el rostro. Parecía Samara, la niña del pozo que salía en una película de terror. Tiré la cabeza hacia atrás para quitarme el cabello de la cara mientras decía: – A este ritmo acabaré atragantándome con mi propio pelo. – volví a alzar la cabeza y giré el rostro a mí alrededor. – Es increíble que seamos los únicos en esta playa, aunque al ser una zona alejada del pueblo supongo que es normal. – comenté. Y era cierto, la playa estaba desierta. Hace tan solo unos diez minutos habría estado muy nerviosa por estar con Damon aquí a solas, pero ahora que habíamos hablado me sentía muchísimo mejor y sabía que la confianza que nos teníamos el uno al otro volvía a establecerse. Volví a mirar a Damon y comencé a sonreír burlona mientras me acercaba nadando hacia él. – Y bien tomatito… ¿Me vas a decir por qué tu abuela te llama “Cherry”? – estaba segura que este mote tendría un significado muy divertido y no iba a parar hasta averiguarlo.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10492

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Vie Sep 05, 2014 10:14 pm

Era cierto, normalmente era raro ver una playa totalmente desierta, y sin embargo aquella era raro que hubiera alguien más aparte de los que nos alojábamos en aquella casa. Yo estaba acostumbrado a estar solo en la playa, es más, se me hacía raro cuando iba a la de Sweet Valley y la veía tan llena de gente. Raro e incómodo.

-Pero no puedes negarme que es mucho mejor así. A no ser que vayas a la playa solo para alegrarte la vista- Alcé una ceja, inclinándome un poco hacia ella. -Aunque teniéndome a mí ¿Para qué necesitas a otros?- Me señalé a mí mismo con ambas manos. Me encontraba tan feliz de haber arreglado las cosas con Brooke... Creo que incluso se me notaba en la cara. Nade un poco distraidamente por el mar, y un rato después Brooke me preguntó por el mote de mi abuela. Sabía que este momento llegaría... Supongo que era mejor que lo contase yo, o sino mi abuela seguro que lo contaba de una manera mucho más exagerada.

-Pues... Cuando era muy pequeño estaba "algo" redondito. Como soy muy blanco, me pongo rojo enseguida, y mi abuela me comparaba con un tomate cherry porque era pequeño, redondo, y rojo- Expliqué, rodando los ojos al final, intentando parecer indiferente al mote que mi abuela, después de tanto tiempo, seguía utilizando. Estaba seguro de que Brooke tomaría prestado el mote de vez en cuando, y que se iba a reir mucho, muchísimo. -Deberíamos volver. Seguro que está a punto de terminar la comida- Comenté saliendo del agua, intentando así desviar el centro de la conversación. Me vestí rápidamente y prácticamente arrastré a Brooke hacia la casa, agarrándola de la mano. Llegamos hasta la puerta y, como era costumbre en aquella casa, la llave no estaba echada. Di un suspiro, esta mujer...

-Mi abuela es demasiado despreocupada... Podría entrar cualquiera. A decir verdad no me gusta que viva sola en esta zona. Intenté traerla conmigo a Sweet Valley, pero ss negó rotundamente- Comenté a Brooke mientras entraba a la casa. Me dirigí hacia la cocina, y tal y como suponía, la abuela acababa de terminar de cocinar, y ya había comenzado a poner la mesa. Pero... ¿Por qué había un plato de más?. La abuela me miraba con una sonrisa divertida dibujada en sus labios, y pude saber de inmediato que estaba escondiendo algo.

-No me digas que estar sola te ha vuelto aún más majareta y ahora el perro también come en la mesa- Bromeé, pero justo en ese momento la respuesta a mi pregunta entró a la cocina. Un hombre que rondaría la edad de mi abuela, con cierto parecido al actor Richard Gere.

-En verdad no ha estado tan sola- Comentó el hombre, también con una sonrisa que denotaba que la situación le resultaba muy divertida.

Yo, por mi parte, no entendía nada, y miré a mi abuela en busca de una explicación a la presencia de aquel hombre que para mí era un extraño, y sin embargo mi abuela parecía pasar algunas tardes con él. Supuse que sería algún amigo, o quizás había contratado a alguien para no estar sola.

-Damon, Brooke, os presento a Antoine, mi novio- Y tras estas palabras Lilianne se acercó al hombre y le dio un suave beso en los labios. Ni que decir tiene que yo me quede, literalmente, con la boca abierta. ¿Qué narices acababa de pasar? Mi abuela ¿Tenía novio? ¿Desde cuando? No hacía tanto que yo me había ido a Sweet Valley...

-Entonces... ¿Por eso no quisiste venir conmigo?- Pregunté todavía sin salir de mi asombro. Mi abuela asintió sonriente a la pregunta, parecia estar esperando a que dijeramos algo. ¿Qué quería que dijera? No me terminaba de convencer la idea de que mi abuela tuviera novio... Aunque, pensándolo bien, por lo menos no estaba sola. Pero aun así... Aquella situación era demasiado extraña. Miré a Brooke un momento ¿Estaría ella flipando tanto como yo?
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5924

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Sáb Sep 06, 2014 12:53 am

Cuando Damon me contó el porqué de su mote no pude evitar comenzar a reírme. Era demasiado gracioso. Creo que hasta se me salió una lagrimita por la risa. – Bueno… Entonces te pega bastante. – comenté entre risas. Cuando me calmé un poco, Damon me dijo que deberíamos volver ya que la comida ya debía de estar lista. Salimos del agua y tras vestirnos nuevamente volvimos hacia la casa. Al entrar Damon hizo un comentario sobre lo despreocupada que era su abuela al dejar la puerta abierta y no pude evitar sonreír un poco. Realmente amaba mucho a su abuela. Entramos dentro y tras unos segundos allí descubrimos que Lilianne tenía un novio, y sinceramente era bastante parecido al actor Richard Gere. Me sorprendí un poco y cuando Lilianne besó al hombre no pude evitar llevarme las manos a la boca. Debía admitir que hacían muy buena pareja, de alguna forma me alegraba verlos aunque Damon parecía muy asombrado y más, después de Lilianne decirle que no se había ido con él por eso. Miré a Damon con algo de sorpresa también y me encogí de hombros. Parecía que la abuela esperaba que dijéramos algo pero creo que los dos estábamos un tanto sorprendidos  para articular una sola palabra. Al final, decidí romper el silencio pues la situación se estaba volviendo un tanto incómoda.

Me acerqué a Lilianne mientras cogía una mano suya y la levantaba a la altura de mi pecho. – Vaya Lilianne, muchísimas felicidades. Realmente hacéis muy buena pareja. – y no mentía. La abuela de Damon estaba en su edad, pero debía admitir que era una mujer muy atractiva, como su novio. Lilianne me sonrió muy abiertamente mientras me daba las gracias y asentí con la cabeza mientras les dedicaba una sonrisa a los dos. Acto seguido Lilianne dijo que fuéramos a comer ya si no queríamos que la comida se enfriara y los cuatro nos sentamos a la mesa. Comenzamos a comer y debía admitir que la comida estaba muy buena. Al acabar, sentí que iba a explotar, había comido mucho y más, la repetición que me había ofrecido Lilianne y no pude rechazar me había dejado fuera de combate. Creo que no comía así desde que me había mudado a vivir sola, vamos se notaba la diferencia.

Cuando la abuela se llevó los platos, miré a Damon. No sabía si aún seguía sorprendido por lo que había pasado apenas hacía una media hora pero por alguna razón sentí que necesitaba decirle algo. Coloqué mi mano encima de la suya mientras la apretaba un poco. Cuando tenía su atención puesta en mí, hice un gesto con la cabeza para que viniera conmigo. Me levanté de la mesa pero antes de irme de la cocina sonreí a Lilianne y le dije: – Muchas gracias por la comida Lilianne, estuvo increíble. – me devolvió la sonrisa y acto seguido volví a hacerle el gesto con la cabeza a Damon para que me siguiera. Subimos al segundo piso y entramos dentro de nuestra habitación, entrecerrando un poco la puerta. Me paré en mitad de la habitación y me giré hacia Damon. – Mhm… ¿Aún sigues sorprendido con lo de tu abuela? ¿Quieres hablar del tema? – no sabía si Damon quería hablar sobre eso realmente pero de alguna forma creo que sentí que tenía que preguntarle. Pero si me decía que no quería hablar del tema también lo entendería, aunque sabía que podía confiar en mí.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10492

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Sáb Sep 06, 2014 5:12 pm

Estaba anonadado, me esperaba casi cualquier cosa menos eso. ¡Mi abuela tenía novio! ¿Por qué no me lo había dicho antes? Realmente no memolestaba el hecho de que tuviera una pareja, sino más bien que no me hubiera contado nada... Sé que mi abuela, al igua que yo, ez más bien reservada para sus cosas... ¡Pero soy su nieto! ¿Qué es ese hombre para mí? ¿Mi abuelastro? Bueno, creo que de momento le llamaré solo Antoine.
Brooke parecía casi tan sorprendida como yo, sin embargo ella logró reaccionar antes, felicitándolos. Yo secundé sus palabras, y tras un "gracias" sincero de mi abuela, fuimos a comer. Como de costumbre había hecho comida de más, y claro, no podía sobrar ni un poquito... ¿Solución? ¡Hacernos estallar! Y es que cuando terminamos de comer estábamos todos a punto de explotar. Eso sí, no había sobrado absolutamente nada. Cuando terminamos Brooke me llevó hasta nuestra habitación, preguntándome si quería hablar de ello. Yo me apoyé en el marco de la puerta que daba al balcón y di un suspiro.

-En verdad, es más la sorpresa que otra cosa...- Comencé a hablar, mirando a Brooke -Se me hace raro que tan de repente mi abuela tenga pareja... Aunque supongo que no me queda de otra que alegrarme por ella ¿No? En verdad supongo que es lo mejor, así no está aquí sola- Más que otra cosa intentaba convencerme a mí mismo, y lo que decía era cierto. -Aunque me hubiera gustado que me lo hubiera contado un poco antes.- Añadí, separándome del marco de la puerta. -En fin, viniendo de mi abuela... No debería sorprenderme. Ella es una caja llena de sorpresas, te lo aseguro. ¡A saber qué más hace mientras estamos aquí!- Me dirigí hacia la cama, me senté en ella y luego me tumbé con los brazos tras la cabeza, intentando dejar de pensar. -Bueno, yo tengo algo que enseñarte que te va a encantar...- Sonreí de medio lado y volví a sentarme. En ese momento la puerta se abrió, entrando un Gran danés ya bastante mayor. Éste enseguida se acercó a mí, y cuando lo acaricié se tumbó a mis pies. -Cierto, se me olvidó "presentarte" a Coco, el ursurpador de habitaciones-Bromeé acariciándole la cabeza. Era ya mayor, y al pobre no le quedaban muchas energias, cosa que se notaba a la legua. -Bueno, a lo que iba, levántate y sígueme. Ya verás.- Dije cogiéndola del brazo y prácticamente arrastrádola hacia abajo, el perro ni siquiera se molestó en seguirnos. Cogí un par de llaves que estaban colgadas en la puerta y salí se la casa, sin soltar la mano de Brooke. Di la vuelta a la casa, yendo a la parte de atrás donde se encontraba la puerta que daba al garaje. Lo abrí con unade las llaves y en el interior se encontraban varias cajas y demás cacharros que casi nunca utilizábamos. Y, en el centro del garage, una magnífica Harley negra.

-¿Qué te parece? Tiene algunos años, pero es una moto estupenda.- Comenté dirigiéndome hacia la moto. -La pedí a mi abuela que la revisara para que estuviera lista para montar cuando llegaramos. Ahí donde la ves fue una auténtica motera.- Cogí un par de cascos que había en una mesa cercana y di uno a Brooke, poniéndome yo el otro. -¿Alguna vez has montado en moto en un lugar así? Venga, monta, daremos una vuelta por los alrededor- Me subí a la moto e hice un gesto a Brooke para que subiera.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5924

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Sáb Sep 06, 2014 11:18 pm

Al preguntarle a Damon sobre el asunto de su abuela me contestó que más que nada se había sorprendido. Bueno, era normal. Si ahora mi abuelo se echara una novia estoy segura que también estaría muy sorprendida. Acto seguido, un perro danés entró por la puerta y enseguida fue hacia Damon. Era Coco, el perro que supuestamente se había quedado con la habitación de invitados donde pensaba que iba a dormir. Me senté al lado de Damon y también acaricié al perro. Se veía que ya estaba mayor. Acto seguido, el pelirrojo me dijo que quería mostrarme algo y llevándome de la mano me condujo hasta la parte trasera de la casa, a un garaje concretamente. ¿Qué sería? La verdad es que había veces en las que Damon no dejaba de sorprenderme mostrándome cosas increíbles pero esta vez sin duda me había dejado con la boca abierta. ¡Tenía una maldita Harley! La moto de mis sueños. – ¡Dios, una Harley! – me acerqué rápido hacia la moto y comencé a mirarla. Era increíble. Ya había visto una Harley antes pero jamás me había acercado lo suficiente hacia una, normalmente solía montar motos Honda ya que eran mi especialidad. – ¿Es de tu abuela? Increíble, sin duda cada minuto que pasa me cae mejor. – comenté sin dejar de mirar la moto. Entonces Damon me dio un casco mientras me decía que montara para dar una vuelta por los alrededores. Lo miré con sorpresa y algo de ilusión. ¿Realmente iba a subirme a una Harley? No tardé demasiado en pensarlo y me monté a la moto justo detrás de Damon. Las motos eran una cosa que me podía demasiado, sí, mi debilidad. – No sabía que puedes conducir una Harley, me sorprendiste. – comenté sonriendo mientras me ponía el casco. Rodeé con mis brazos la cintura de Damon para no caerme y la moto arrancó. Creo que en aquél instante me sentí la persona más feliz del mundo, ya podía morir en paz.

La moto corría por los alrededores del pueblo y yo no dejaba de reírme. La verdad es que montar una Harley era una de las cosas que quería hacer antes de morir y pensar que lo estaba haciendo ahora mismo, en este viaje, me llenaba de una alegría extrema, y todo gracias a Damon. – ¡Damon! ¡Gracias! – chillé para que el pelirrojo pudiera escucharme, pues realmente me sentía muy agradecida de que me diera esta increíble oportunidad para montar en la moto de mis sueños. Acto seguido levanté uno de los brazos en el aire mientras comenzaba a sonreír de oreja a oreja. Amaba sentir el viento contra mí, de alguna forma me hacía sentir muy relajada y libre. Montamos por unos veinte minutos más y acto seguido paramos un momento en un punto bastante elevado del pueblo, donde se podía ver un paisaje de casas de campo, mar y bosque increíblemente bonito. Solté a Damon y me levanté de la moto para poder ver el paisaje mejor. Me quité el casco y sonreí. – Este sitio realmente no deja de sorprenderme. – comenté quizás algo asombrada. Sabéis… No es tan fácil sorprenderme pero viendo todo este lugar se me ponían los pelos de punta del asombro. – Lástima que no traje la cámara… – comenté algo desilusionada, pues me hacía bastante ilusión sacar unas cuantas fotos a este sitio. Me quedé mirando el paisaje por un rato más y tras unos minutos me giré a ver a Damon mientras esbozaba una sonrisa. Me acerqué a él y le dije: – Por cierto… ¿Me dejarías probar conducir la Harley, please? Prometo no abollarla, ni estamparme contra nada. Ya sabes, tengo práctica conduciendo motos pero si quieres me guías. – lo miré con ojos de un cachorrito abandonado. Es que joder, tenía una Harley delante, era obvio que quisiera probar montarla. Además, si algo no me salía bien Damon podría ayudarme, ¿no?
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10492

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Dom Sep 07, 2014 3:39 pm

A Brooke se la veía realmente emocionada, sabía que la gustaría pero no me esperaba que tanto. Aunque claro, yo llevaba viendo aquella moto desde que apenas tenía 10 años, cuando mi abuela la consiguió a saber dónde, y poco después mi abuela comenzó a momtarme con ella, incluso fue quien me enseñó a montar en moto. Supongo que por esto la moto no me parece algo tan increible, como parece que pasa con Brooke. Aunque obviamente es una moto estupenda.

Montamos en la moto y creo que ha sido uno de los mejores paseos en moto de toda mi vida, y para Brooke parecía lo mismo. Había montado miles de veces en aquella moto, en aquel mismo sitio, pero estar con Brooke lo mejoraba por algún motivo. Supongo que no es lo mismo montar solo que acompañado, ¿O acaso era por el simple hecho de que era Brooke? Aparté todas esas ideas de mi mente, centrándome en el viaje en moto. La verdad es que era relajante a la par que divertido. Terminé parándo en una zona elevada, donde había un bonito paisaje. Allí Brooke me pidió conducir la moto. Sospechaba que en algún momento iba a pedirmelo. Me bajé de la moto e hice un gesto con la mano para que Brooke subiera a la moto.

-Espero no arrepentirme de esto- Bromeé, en verdad confiaba en que no tuviera mucho problema para llevar la moto, estaba más que acoatumbrada a conducir motos, y en el fondo esta no era tan distinta ¿No? Montamos de nuevo en la moto, y esta vez fui yo quien montó atrás.

Tal y como pensaba Brooke no conducía para nada mal. ¿Cuánto tiempo estuvimos dando vueltas por ahí? Quién sabe. Al final terminamos en el pueblo. Las calles estaban repletas de personas, cosa rara, porque lo normal es que como mucho hubiera personas mayores. Y entonces recordé algo: Hoy había una fiesta en el pueblo. Por el día simplemente era una fiesta para niños con diferentes actividades, y por la noche se celebraba un baile en la plaza, se suponía que de etiqueta, pero yo siempre había ido en vaqueros. Indiqué a Brooke hasta que llegamos a la playa. Allí había un montón de niños pequeños que montaban en castillo hinchables y se bañaban en el mar. "Yo juraría que era aquí..." Pensé mirandl a mi alrededor. Y efectivamente, estaba a punto de comenzar. Bajé de la moto y arrastré a Brooke hacia la playa donde tendría lugar "Una fiesta de la espuma". Se suponía que era para niños pequeños, pero al final los mayores también terminaban por meterse. Faltaba todavía unos minutos, todavía estaban colocando las máquinas que harían la espuma. Al final terninaríamos todos en el mar para quitarnos la espuma de encima.

-No podríamos haber venido en mejor momento- Comenté con una sonrisa. Aunque ahora que me daba cuenta, mucha gente del pueblo me miraba un poco raro, como si en cualquier momento fuera a sacar una pistola. Bueno, ¿Qué se le iba a hacer? Lo mejor que podría hacer era ignorarlo. -Espero aue te guste la espuma, porque te vas a poner perdida- Le di un golpecito en la frente y la saqué la lengua. -¿o prefieres montarte en los castillos hinchables?- Bromeé, señalando uno de Bob Esponja.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5924

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Lun Sep 08, 2014 12:28 am

Al final Damon accedió a dejarme conducir la moto y no pude evitar sentirme la persona más afortunada del mundo. No me costó demasiado llevarla ya que entendía muy bien de lo que se trataba. Dimos un montón de vueltas, simplemente no me aburría. Estaba emocionada por poder conducir la Harley, sí, pero el hecho de que Damon estuviera conmigo de alguna forma me alegraba aún más. Era tan extraño… Al final acabamos dentro del pueblo y Damon se bajó de la moto llevándome con él. Todo estaba lleno de personas, cada rincón del pueblo. Me preguntaba qué estaría pasando pero no tardé en comprender que eran las fiestas del pueblo pues todo estaba adornado y los sitios estaban llenos de parejas y familias enteras. Al parecer estaban preparando la plaza para algo especial pero tampoco le di mucha importancia, podría ser cualquier cosa. Damon me condujo hacia la playa y me dijo que esperaba que me gustase la espuma aunque podría montar un castillo hinchable. Lo miré alzando una ceja y acto seguido me giré a ver el castillo hinchable de Bob Esponja. – No… Gracias. Creo que con la espuma me vale. – comenté riendo. ¿Así que una fiesta de espuma? Bueno… Sonaba divertido, aunque en la última fiesta que estuve de este estilo, casi me ahogo con la propia espuma y me perdí dentro de ella. Aquello no fue tan divertido. Pero bueno… Esperemos que esta vez sea diferente. Dentro de unos cuantos minutos anunciaron el comienzo de la fiesta y la espuma comenzó a esparcirse por casi toda la playa mientras ponían de fondo música algo movidita.

Al principio comencé a reírme pues la espuma comenzaba a llegarme hasta más arriba de las rodillas pero acto seguido me sentí algo incómoda, como si alguien me estuviera observando. Giré el rostro con parsimonia y pude ver que un grupo de personas nos estaban mirando a Damon y a mí, más al pelirrojo diría yo, como si hubiera cometido un crimen. Alcé una ceja y me giré de vuelta para mirar a Damon. Le sonreí y le dije: – ¡Vamos allá! – lo cogí de la mano y lo llevé hasta la zona donde había más espuma. Esta comenzó a llegarnos hasta más arriba de los hombros y no pude evitar reírme al ver a Damon con un estilo de peluca blanca en la cabeza. Se veía demasiado gracioso. Aunque yo con la espuma en toda la nariz no me veía muchísimo mejor. Llegó un momento en el que llegué a tirar a Damon en la arena mientras comenzaba a reírme y a mancharle la cara con espuma. Creo que parecíamos unos críos pero la verdad es que me importaba muy poco. Lo cogí por la mano para ayudarle a levantarse mientras me reía. Iba a decirle algo pero fui interrumpida por un señor que pasó a nuestro lado estampándose contra Damon con algo de fuerza. Y ni siquiera pidió perdón. Fruncí el ceño y grité: – ¡Hey! ¡Al menos pide perdón! – el hombre se giró pero lo único que hizo fue mirarnos con mal genio y resoplar para luego irse. ¿De qué mierda iba? Quería alcanzarle para preguntar cuál era su problema pero decidí no montar ningún escándalo. – Gente idiota. – siseé y acto seguido volví mi mirada hacia Damon. Estábamos llenos de espuma y algo pegajosos. Sonreí traviesa y sin previo aviso cogí a Damon de la mano y lo llevé corriendo hacia el agua. Lo empujé al mar y acto seguido me tiré yo también. Comencé a reírme mientras me acercaba nadando hacia él: – Bueno… Al menos ya no tienes espuma por la cara. – le di unas leves palmadas en las mejillas y acto seguido me dispuse a salir del agua. Pero antes de hacerlo me giré hacia Damon y le dije: – ¿A que es tu mejor fiesta de la espuma? – le sonreí enseñando los dientes y volví hacia él para volver a cogerle de la mano y sacarle del agua conmigo. Bueno… Ahora estábamos empapados, pero tampoco importaba mucho. De alguna forma eso me recordaba al día en que nos habíamos conocido, cuando fuimos al embarcadero y los dos acabamos mojados por tirarnos al agua. Sonreí levemente y seguimos caminando hasta salir de la playa, ni siquiera me había dado cuenta que seguía sosteniendo la mano de Damon. Aunque de alguna forma estaba muy cómoda… ¿Por qué sería? Noté que algunas personas volvían a mirarnos pero esta vez con algo de sorpresa. Joder… ¿Tan raro era ver caminar a un chico y chica juntos? No lo entendí hasta que me acordé de una cosa. ¿Sería eso por el pasado de “delincuente” de Damon? La verdad es que tenía sentido…  Pero me daba completamente igual porque ya había decidido proteger a Damon y no dejarle solo en ningún momento. Apreté un poco más la mano de Damon y miré a los que nos estaban observando fulminándoles con la mirada. Estos se alteraron y comenzaron a mirar hacia otra parte. Imbéciles.

Cuando pasamos al lado de la plaza, una chica anunció por el micrófono algo sobre un baile nocturno y me quedé parada para escuchar un momento. Vaya, sería divertido ir con Damon aunque cuando mencionó algo sobre ir de etiqueta solté una leve risa. Ni siquiera había traído algún vestido conmigo, pero en fin, supongo que no me moriría, además estábamos empapados. Me giré a ver al pelirrojo y en seguida me di cuenta que aún seguía sosteniéndole de la mano. Ni siquiera me había percatado. Me sonrojé un poco y lo dejé ir. – Perdón. – acto seguido, volví a mirarle y le pregunté: – ¿Nos vamos ya? –
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10492

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Lun Sep 08, 2014 9:58 pm

Como esperaba Brooke accedió a la fiesta de espuma, y como también me esperaba, nos lo pasamos jodidamente bien, a pesar de las miradas que se clavaban en mí. Reconozco que no me sentía del todo cómodo cuando veía a un grupo de gente mirando entre sorprendida y aterrorizada, ni que yo hubiera matado a nadie. Incluso hubo un hombre que chocó "accidentalmente" contra mí. Me sonaba su cara... Creo que ese era a quién le robé el rolex. Bueno, el caso es que nos lo pasamos estupendamente, y por una vez no parecía que Brooke fuera a desaparecer entre la multitud para preocuparme. Brooke de pronto tiró de mí hacia el mar, y allí nos lavamos la espuma. ¿Son imaginaciones mías o siempre terminamos en el agua? Además, por algún motivo siempre andamos tirando el uno del otro, y es en cierta forma me resulta divertido, siempre estar sorprendiéndonos mutuamente, así las cosas son más interesantes ¿No? En aquel momento ella prácticamente me afirmó que aquella era mi mejor fiesta de la espuma, y realmente no se equivocaba. Hasta ahora solo había ido un par de veces, ya que en el fondo no tenía demasiados amigos allí y, bueno, la gente del pueblo no me tiene especial aprecio, que digamos. Desde luego la compañia no era demasiado buena.

-Qué creido te lo tienes ¿No? Bromeé entre risas mientras salíamos de la playa. Aunque no pude evitar ponerme algo serio al ver el grupo de gente observando, como si hubieran visto algún tipo de ente maligno o algo así. En ese momento Brooke apretó más mi mano, y hasta entonces ni cuenta me había dado de que estábamos cogidos de la mano, y reconozco que me hizo sentirme mejor, con más fuerzas. Ese sentimiento mejoró cuando Brooke lanzó aquella mirada a los integrantes del grupo, y todos apartaron la suya. Esta chica sí que impone, y eso que no han visto cómo dejó la puerta de la azotea.

Llegamos hasta la moto, e hice un gesto para que Brooke montara. -Te permito volver a conducir hasta la casa, Señorita- Dije con un gesto de perfecto caballero, incluso tendiéndola la mano para "ayudarla" a subir a la moto.

En unos minutos volviamos a estar en la calmada zona lejos de la civilización. Bueno "calmada" porque con mi abuela calma había poca. Casi me daba miedo entrar a la casa ¡A saber qué tenía esta mujer preparado! La conocía suficiente xomo para saber que, en cierto modo, nos había planeado el fin de semana, aunque quién sabe, podría ser divertido lo que estaba pasando por la cabeza de mi retorcida abuela. Dejamos la moto de nuevo en el garaje y entramos a la casa. Nos dirigimos al salón, y sentados en el sofá estaban mi abuela y Antoine, "viendo" la tele como si de dos adolescentes se trataran. En cierto modo me alegraba de que las cosas estuvieran así, de esa forma ella no estaba amargada pensando en mi abuelo ¿No?

-¡Cherry! ¡Olvidé comentarte la party del pueblo! Me hubiera gustado que hubierais ido a la fiesta de la espuma- Comentó entre enérgica y tristona. -¡Pero no podeis faltar a la de esta noche! En verdad, a mi opinión, es una fiesta de pueblo que intenta parecer que tiene clase sin tenerla, pero puede resultar divertido- Se levantó del sofáy nos cogió a ambos de la mano. Podía hacerme una idea de a dónde nos
llevaba.

-Abuela, venimos de la fiesta. ¿No ves que estamos mojados?- Dije mientras me dejaba arrastrar hasta su habitación.

- Oh! Perfect! Entonces no hay nada que lamentar, y ya sabíais lo de esta noche. Espero que no os moleste que os consguiera algunas cosillas- Abrió su armario y sacó un traje tanto para mí como para Brooke. Esta vez si me había dejado con la boca abierta.

-Comprendo que supieras mi talla... ¿Pero y la de Brooke?- Pregunté sin salir del asombro. ¿Cuándo había conseguido los trajes?

-Aproveché cuando os fuisteis para mirar su ropa y coger la talla. Antoine trabaja en una tienda de ropa de este estilo, así que no hubo problema para conseguirlo- Nos dio el traje y se dirigió a la puerta. Esta mujer tiene soluciones para todo, de pequeño incluso estuve un tiempo pensando que era bruja, y es que a veces lo parecía. -Probaros los trajes, quiero ver cómo os quedan. Os espero en el salón- Salió del cuarto y nos volvió a dejar allí plantados. ¿Cuántas sorpresas más me daría en solo un día? A esto me refería cuando dije que con ella la calma es difícil de conseguir.

-Esta mujer es increible... ¿De dónde sacará estas ideas? Yo pensaba ir en vaqueros.- Comenté dando un suspiro -Voy a probarmelo arriba.- Terminé por decir, resignándome.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5924

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Lun Sep 08, 2014 11:21 pm

Damon dejó que condujera la moto de vuelta y en menos de una hora ya estábamos de nuevo en la casa de la abuela, donde ésta, nos dio unos trajes para que pudiéramos ir a la fiesta que hacían esta noche en el pueblo. Sinceramente me había sorprendido, y mucho. ¡Si incluso sabía mi talla! Cuando Damon salió de la habitación diciendo que se cambiaría arriba, miré mejor la prenda que me había dado Lilianne. Era un vestido de palabra de honor blanco, que llegaba hasta un poco más arriba de las rodillas, era sencillo, pero bonito. – En serio… – realmente me avergonzaba un poco llevar algo así. ¿Hacía cuánto que no me ponía un vestido? Creo que desde la boda de mi madre con Dante. Y ya hacía más de un año de eso. Suspiré y comencé a quitarme la ropa. Lilianne había conseguido este vestido para mí y aunque se me hiciera un tanto extraño no podía decirle que no. Además… Realmente tenía ganas de ver cómo era aquella fiesta.

Me probé el vestido y debía admitir que me sentía bastante cómoda. No me iba ni muy ajustado ni tampoco suelto. Aunque al verme al espejo se me hizo raro, muy raro. Yo era del tipo de persona que se ponía otro tipo de ropa, siempre iba más cómoda. No me quedaba mal pero por alguna razón me daba un poco de vergüenza salir así. Será porque no estoy muy acostumbrada a llevar vestidos. Me giré para verme de espaldas y como era un palabra de honor me dejaba la mitad de la espalda y los hombros al descubierto. Me abracé a mi misma mientras me aculillaba hacia el suelo. – No… Después de todo no puedo salir así. Qué vergüenza. – diría que hasta estaba temblando de los nervios y no entendía por qué. Entonces, la puerta de la habitación se abrió y casi me da algo. – ¡Brooke, tardas mucho! – se escuchó la voz de Lilianne tras mi espalda. Me giré a verla mientras tragaba saliva. – Lo siento. Creo que me queda demasiado extraño. – la abuela se me acercó y me cogió del brazo elevándome para ponerme de pie de golpe. Joder, tenía fuerza. – ¡Pero qué dices! Es lo que una chica a tu edad debería llevar. ¡Estas perfect! Ves como la abuela tiene un buen ojo para esas cosas… ¿Pero no irás con esos pelos de bruja verdad? – me sorprendí y acto seguido me miré al espejo. Supongo que ir con el pelo mojado en una Harley no fue la mejor opción. – ¿Ves? Más razones para no llevar el vestido… Es demasiado bonito para alguien con un peinado como ese. – comencé a reírme nerviosamente aunque parecía que mi frase no había convencido a Lilianne para nada. Me cogió por los hombros y con fuerza me sentó encima de la cama. Y repito, esta mujer tiene mucha fuerza para que la llamen abuela. – Deja esto en manos de la grandmother darling. – comenzó a hacerme algo en el pelo y yo sentía que en cualquier momento comenzaría a sudar. – Es mejor llevar un peinado alto con ese vestido… Así se te ven los hombros. – comentó mientras me peinaba. Yo estaba toda rígida, con las manos en las rodillas. Al principio me sentía muy nerviosa, joder, nadie me peinaba desde que tenía cinco años. De alguna forma eso me hizo recordar mi infancia, cuando mi madre peinaba mi cabello todas las noches. Supongo que eso hizo que me relajara un poco.

Cuando terminó me empujó levemente hacia el espejo mientras decía: – ¿Ves? Ahora muchísimo mejor. Ni siquiera necesitas maquillaje. – al verme abrí los ojos como platos. Mi cabello estaba recogido en un peinado alto, dejando escapar algunos mechones de pelo que se me caían por el rostro y la nuca. Joder, hasta parecía una chica decente y todo. Y Lilianne no necesitó más de cinco minutos. Empezaba a creer que esta mujer era una maga. Aún así me veía demasiado extraña. – Vaya Lilianne, gracias pero… – no me dio tiempo a acabar la frase cuando la abuela exclamó: – ¡Ahora largo! – me cogió por el brazo y me empujó fuera de la habitación. Por poco me estampo contra la pared del pasillo.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10492

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Miér Sep 10, 2014 2:14 am

Terminé de vestirme en un par de minutos y bajé hacia el salón. Como era de esperar, la abuela estuvo elogiando lo guapo que estaba hasta que, parece ser, se hartó de esperar a que Brooke llegase y fue en su busca. Al rato, cansado yo también de esperar, fui tras los pasos de mi abuela, justo a tiempo para ver cómo Brooke era echada de la habitación casi a patadas. Miré a Brooke de arriba a abajo y ¡Guau! La quedaba genial, estaba guapísima. En verdad se me hacía extraño verla tan arreglada, y creo que a ella misma se la hacía raro verse así a ella misma. Sin embargo, no tengo palabras para describir lo bien que la quedaba. Incluso creo que sentí un leve escalofrío recorrerme el cuerpo.

-Estás increible- Seguía sorprendido ¿Por qué? Si ya había visto el vestido, aunque claro, no es lo mismo verlo en la percha que puesto... Además tenía que admitir que "la señora remolacha" estaba bastante bien. En ese momento salió sonriente la abuela, seguro que ella había sido la peluquera de Brooke.

-Oh my god! Mi nieto diciendo algo bueno. This is love!- Prácticamente gritó la abuela -Aunque creo que le dejaste sin palabras, nena- Añadió antes de cerrar la puerta con un portazo. ¿Que os apostais a que ella se apunta al baile junto con Antoine? En fin, el caso es que las palabras de la abuela me dejaron todavía más sin palabras. De repente mi cerebro se había quedado totalmente en blanco. ¡Seguro que eso era lo que buscaba Lilianne! La muy... Me conoce demasiado bien.

-Espero que esta vez ninguno sea acosado- Bromeé haciendo referencia tanto al día de las ferias como el de la piscina. -¡Solo yo puedo hacerte tal cosa!- Añadí sin pensar, y cuando me di cuenta de lo que había soltado me golpeé un millón de veces en mi cabeza. ¿Se puede saber por qué había soltado eso de repente? ¿Y por qué estaba ahora tan nervioso? "Eres idiota, Damon" Me dije a mí mismo. En ese momento llegó mi "salvación". Antoine vestido también de gala se acercaba hacia nosotros, ahora que me fijaba, parecía un tipo bastante elegante.

-¿Falta solo Lilianne?- Preguntó mirándonos a ambos con una sonrisa. A decir verdad creo que se complementaban bastante bien, a pesar de lo diferentes que se veían. Él parecía tan calmado... y en cambio mi abuela era un torbellino.

En ese momento, antes de que me diera tiempo a responder, se abrió la puerta y apareció una Lilianne bien vestida y arreglada, que siquiera aparentaba la edad que tenía.

-Ya estamos todos, Darling- Dijo agarrándose al brazo de su acompañante con un desparpajo que solo ella podría tener. Sonreí divertido y quizás algo enternecido, y ofrecí a Brooke mi brazo, en una pose de perfecto caballero que yo diría que no me pegaba en absoluto. Fuimos detrás de Lilianne y Antoine hasta un mercedes que, obviamente, no era el coche en el que habíamos vuelto. Supuse que era el de Antoine, pero... ¿Él no trabajaba en una tienda de ropa?

Durante el viaje nos contaron cómo se conocieron un día que Lilianne paseaba con la moto, y que para esta noche planeaban estar hasta tarde, así que seguro que nosotros llegaríamos antes que ellos. ¿Pero cuándo tenía pensado venir esta mujer? Capaz la veía de emborracharae como si tuviera quince años. Menos mal que la zona donde se celebra el baile es grande y no tendré por qué verla.

En menos de una hora llegamos a la plaza. Allí estaba la casa de la Alcaldesa, y aunque realmente el baile se suponía que se celebraba allí pues era la casa más grande del pueblo, mucha gente estaba por la plaza y alrededores. Bajamos del coche y mi abuela no tardó en coger de la mano a Antoine y anunciar que ellos ya seiban, perdiendose entre la multitud.

-En ocasiones me siento yo el adulto- Bromeé negando con la cabeza. Después agarré la mano de Brooke. -Tendría que comprarte una correa... ¡Ya no me fio!- En verdad, después de las miradas de la playa no me extrañaría que alguien abordara a Brooke cuando estuviera sola, quizás para preguntarla, quizás para malmeter. Fuese como fuese, no me apetecía que es ocurriese, así que prefería intentar no perderla demasiado de vista.

-Dime, ¿Qué quieres para beber? Mojitos no ¡que luego hacemos cosas raras!- Bromeé caminado con ella hacia el interior de la casa donde se encontraban los camareros y demás.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5924

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Miér Sep 10, 2014 10:47 pm

La verdad es que no creí que sorprendería a Damon con mi apariencia, creí que me diría que estaba rara pero cuando comentó que estaba increíble no pude evitar sentirme un poco feliz y no entendía por qué. Y vamos, él tampoco estaba mal. Se veía bastante atractivo en traje, aunque claro, me daba demasiada vergüenza comentárselo. También dijo que esperaba que ninguno de los dos fuera acosado esta vez y la verdad es que no podía estar más de acuerdo, aunque cuando mencionó que solo él podía hacerme tal cosa, lo miré algo sorprendida y también con un leve rubor en el rostro. ¿Qué se supone que debo pensar cuando me dice esas cosas? ¿Me está tomando el pelo o no? Y otra vez volvía con la tortura mental. Menos mal que llegó Antonie e hizo que mi tortura mental se detuviera.

Cuando llegamos, bajamos del coche separándonos casi enseguida de Lilianne y su novio. Damon me agarró de la mano diciéndome que tendría que comprarme una correa porque ya no se fiaba y no pude evitar soltar una risa. – ¡Oye que no soy un perro! – me reí y comenzamos a caminar hacia una casa. Supuse que era de la Alcaldesa, porque era enorme. – Creo que pasaré de los mojitos, como tú dices luego pasan cosas extrañas. – comenté respondiendo a la pregunta de Damon. Entramos y casi enseguida un camarero nos metió dos copas de champán en una bandeja. Lo miré algo sorprendida y cogí las dos copas. Le di una a Damon y dije: – Supongo que champán está bien. – sonreí. – Brindemos por una noche… ¿Divertida? – choqué mi copa con la suya y bebí un sorbo. Acto seguido nos adentramos un poco más dentro del lugar. La sala principal estaba llena de gente, aunque en la plaza tampoco faltaba. Todos iban con trajes y vestidos, y había gente de todas las edades. La decoración del interior era increíble, todo estaba perfectamente iluminado, como si estuviéramos en una fiesta de lujo. – Vaya… ¿Cuánto dinero tendrá esa alcaldesa para organizar una fiesta así todos los años? – bebí otro sorbo de champán mientras miraba a mi alrededor. En fin, ya que había venido debía aprovechar… ¿No? Encima había buffet libre, nada mal.

Caminamos hacia el centro de la sala y no pude evitar sentir algunas miradas puestas tanto en Damon como en mí. ¿Ahora qué mierda querían? Eso ya me parecía patético. En este momento, el sonido de una copa siendo levemente golpeada resonó por toda la sala. Era la alcaldesa. Todo el ruido desapareció casi enseguida y las miradas de los presentes estaban puestas en la alcaldesa, que comenzó a dar las gracias por asistir a la fiesta. Mientras hablaba no pude evitar reírme un poco. La escena se me hacía muy parecida a la de las típicas películas donde en un gran baile, la reina da la bienvenida a sus invitados. Me acerqué hacia la oreja de Damon y le susurré: – Debe de sentirse alguien muy importante… ¿No? – solté una risa y cuando la alcaldesa terminó de hablar, la música comenzó a sonar. Algunas personas empezaron a bailar y otras simplemente seguían charlando con sus copas en la mano. Joder, realmente se parecía a una peli. Volví a notar que alguien nos miraba. Giré la cabeza con parsimonia, y esta vez era un grupo de chicos adolescentes, aproximadamente de nuestra edad diría yo. No dejaban de mirarnos… ¿Conocerían a Damon? Y para mi sorpresa comenzaron a acercarse hacia nosotros. Estiré un poco la chaqueta de Damon mientras le preguntaba: – Oye… ¿Los conoces? – me daban mala vibra. ¿A caso no podíamos estar tranquilos por una sola noche sin que nadie intente hacer algo? Joder. Cuando el grupito estaba en frente de nosotros la verdad es que pensé que comenzarían una charla con Damon porque lo miraban fijamente a él, sin embargo, para mi sorpresa uno de ellos se me acercó cogiéndome por las dos manos mientras las acercaba hacia su rostro y me decía: – ¡Que linda! Nunca te había visto por aquí… ¿Eres nueva en el pueblo? ¿Lo eres verdad? Porque nunca habría ignorado a una chica tan bonita que tú. Oh… Además, ¿no te aburres? Anda ven a charlar con nosotros. – arqueé una ceja mientras entrecerraba los ojos. Espera… ¿Era mi impresión o ahora el grupito me estaba mirando solo a mí e ignorando a Damon? Al principio parecía todo lo contrario. Estaba flipando en colores. Entonces el tipo me besó una mano y casi muero del asco. Me solté de él con algo asqueo en la cara y le dije: – Vengo de visita y no, no me aburro porque no estoy sola. – di unos pasos hacia atrás. El tipo miró a Damon pero volvió a mirarme para decirme: – ¿Segura? Oh venga… No querrás que toda la gente del pueblo hable mal de ti por estar con esa compañía. – uh oh, el tío se estaba ganando una paliza de las grandes de mi parte. Juro que tuve que controlarme con todas mis fuerzas para no darle un maldito puñete en la jeta. ¿Qué maldito derecho tenía de decir esas cosas? Puede que Damon haya cometido errores en su pasado pero si cada vez que viene aquí se lo restriegan en la cara es obvio que se sentirá mal. Pero no dejaría que eso pasara. Esbocé una de mis peores sonrisas y miré al tipo alzando una ceja.

– ¿Crees que estás en tu derecho de decirme eso? Hmm… Bueno, déjame comentarte que me la repampimfla todo lo que venga de tu boca y de las demás personas. Intentas hacerte el macho ligón delante de todos tus amigos, sin embargo solo eres un hijo de papá que se mea en sus pañales cuando papi no te da dinero y cuando eso pasa intentas desahogarte haciendo sentir mal a otras personas. ¿Entonces por qué crees que una cosa como tú, puede hacerme buena compañía? – el tío se quedó mirándome con los ojos abiertos como platos, como si no se hubiera esperado que esas palabras saldrían de mi muy femenina boca. Me giré hacia Damon y lo cogí de la mano entrelazando mis dedos con los suyos y levanté mi mano junto con la suya en el aire mientras decía: – Y ahora si me disculpas me voy a bailar con esta hermosa persona tanto fuera como por dentro. – vale… Debía admitir que tuve que necesitar todo el maldito valor del mundo para decir eso, pero había valido la pena porque la cara del tipo y sus amigos fue de portada. Aunque no podía evitar sentirme algo nerviosa después. Nos alejamos del grupito, dejándolos plantados en el centro de la sala.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10492

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Vie Sep 12, 2014 12:48 am

Entramos en la casa y en apenas unos minutos nos encontrábamos brindando con champán. Tras un discurso por parte de la alcaldesa unos tipos se acercaron a nosotros. Todos habían sido compañeros de clase. Y eran unos pijos de cuidado, de los que iban detrás de todas las tias que veían y se creían superiores a cualquiera. Vamos, que daban ganas de darle una patada en la boca en cuanto lo veías. Como era de esperar, esta vez no sería diferente y abordó a Brooke como si yo no me encontrara allí. A ese tipo nunca le he caido demasiado bien... ¡Y juro que a él no le he hecho nada! El tipo, tal y como esperaba, pasó de ignorarme a urgar en la herida. Me lo esperaba, pero eso no quitaba que me doliera un poco aquella situación. Me gustaría poder simplemente pasar una noche, tal y como había dicho Brooke, divertida. Pero no sería posible si todo el mundo andaba lanzándome pullitas o echándome miradas. Quizás aquello no era tan buena idea. Lo que no me esperaba fue la contestación de Brooke, sobretodo aquello de la "hermosa persona por fuera y por dentro". Me llevó casi a rastrar a otra parte de la sala, y yo seguía todavía algo chocado. No me esperaba sus palabras, y me sorprendieron bastante. Esta chica... Siempre logra ponerme sentimental, llega a una parte de mí que ni yo mismo conocía, despertaba algo en mí que no pensaba tener, ¿Eso era porque me gustaba? Sin salir de mis pensamientos la agarré de la cintura con una mano y su propia mano con la otra. Sonaba un vals bastante lento y comencé a bailar al ritmo de la música. Aquella situación me recordó inmediatamente al día en el que la besé, y me sorprendí a mí mismo teniendo exactamente la misma sensación y las mismas ganas de hacerlo, y sin embargo me contuve. No quería volver a besarla, si aquello volvía a pasar quería que ambos estuvieramos seguros. Además, sospechaba que no me atrevería a hacerlo y, en el hipotético caso, tendría que lanzarse ella. Aunque bueno, mi abuela siempre dice "Nunca digas que de este agua no beberé".

-Oye Brooke... Gracias por eso de antes. Debería de haber sido yo quien les mandara a la mierda... Pero me quedé atontado- La miraba fijamente mientras bailaba y por mi cabeza pasaban miles de cosas. Quería aclarar ya mi cabeza, y me daba mucho miedo hacerlo. ¿Y si me gustaba? ¿Entonces qué? -Esto se parece bastante al día en que nos... te besé- ¿Por qué había dicho aquello ahora? "Damon, piensa lo que haces, por favor" Me dije a mí mismo, tenía tantas cosas en la cabeza que al final no tenía ninguna realmente. Además... ¿Cuando había sido la última vez que fui a aquel baile? Unos dos o tres años, con mi última supuesta novia seria. Al final apenas si duramos un par de meses, y es que ni si quiera sentía nada por ella. Pero con Brooke era diferente... -¿Cómo consigues sacar todo esto de mí?- Susurré lo suficientemente alto como para que me escuchara. -Me haces sentir diferente, más tranquilo conmigo mismo y más... en armonía. Como si fueras un puente que me conecta con una parte de mí que creía que no existía- Sonreí nerviosamente. Siempre terminaba diciendo cosas que jamás había dicho. -Creo que ese Champam llevaba mojito, porque vuelvo a sentirme igual que aquel día- Bromeé, aunque cuando pensé bien lo que había dicho sentí que, definitivamente, no tendría que haber dicho tal cosa. ¿Qué es eso de que me siento igual que entonces? ¿Qué significa exactamente? Tenía tantas preguntas sin respuestas, o a las que no quería dar respuestas...
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5924

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Brooke Lewis el Vie Sep 12, 2014 2:34 am

Después del mini espectáculo que se había formado, Damon y yo nos pusimos a bailar y la verdad es que aquella situación me estaba recordando bastante al día del… Beso. Sentí que me ruborizaba levemente. ¿Pensaría Damon lo mismo que yo? Y como si me leyera el pensamiento, el pelirrojo mencionó lo que estaba pensando en voz alta y no pude evitar sonrojarme un poco más mientras bajaba la cabeza. ¿Por qué estaba tan nerviosa de repente? Ni siquiera podía articular una palabra. Seguía bailando al ritmo de la canción aunque quizás algo torpe pues no paraba de pensar. Entonces, el pelirrojo comenzó a hablar en un susurro pero lo suficientemente alto para que pudiera escucharle. Y sinceramente, todo lo que decía hacía que se me acelerara el corazón y maldición, no pude evitar sonrojarme aún más mientras bajaba la cabeza. Me sentía tan malditamente igual que él… Este chico estaba alcanzando aquella parte de mí que tenía desechada y tirada a la basura desde hacía mucho tiempo. Cuando estaba aún saliendo con Jason era feliz… Creía que estaba enamorada, sin embargo al tener este sentimiento por Damon hacía que me preguntara si realmente quise a Jason en aquella época. Podría asegurar que sí… ¿Pero era normal sentirme con tal confianza y tan segura con Damon? Lograba ponerme nerviosa con cada una de sus palabras y de alguna u otra forma hacía que una parte de mi se sintiera completamente feliz. Eso jamás me había sucedido con Jason… Y realmente lo estaba comprendiendo en aquél mismísimo instante. ¿Pero eso qué significaba? En aquél momento abrí los ojos como platos mientras sentía que mi rostro se volvía completamente rojo. ¿Realmente me gustaba Damon? Alcé la vista un para mirarle, justo al momento en que lograba escuchar su última frase. ¿Volvía a sentirse igual que aquél día? Eso… ¿Qué significaba exactamente? Volvía a hacerme un montón de preguntas que no podía contestar, creo que hasta me sentí un poco mareada.

Apoyé mi frente en su pecho mientras tragaba saliva. – ¿Por qué será que me siento igual que tú? – y las palabras comenzaron a salir de mi boca por sí solas, ahora simplemente no podía callarme, aunque hablara en un susurro que aún así se podía escuchar perfectamente. – Es por tu culpa… – volví a tragar saliva. – Siempre estás delante de mí, mostrándome esa cara tan molesta… Te burlas de mí y nunca sé si estás de broma o vas enserio. Me llamas hombre y siempre te ríes de mí en clases cuando me castigan… Sin embargo no puedo evitar pensar en lo segura que me haces sentir y lo mucho que aprecio el tiempo que pasamos juntos. – paré de bailar y me quedé parada a secas, aún seguía con la cabeza apoyada en su pecho. – Y de no haber sido por aquél beso creo que jamás me habría dado cuenta de la posibilidad de que realmente me importas como alguien mucho más cercano que un amigo. – volví a tragar saliva, ahora sí, estaba completamente sonrojada. ¿Por qué mierda había soltado todo aquello? Dios… Estaba completamente avergonzada.

Levanté el rostro un poco para mirarle, aún seguía bastante sonrojada. – Y sí, ese champán lleva mojitos… De eso no hay duda. – susurré para finalizar mientras seguía mirándole desde abajo. En este momento sentí que de repente toda el ruido y la gente de nuestro alrededor desaparecía. Solo podía verle a él.  – Brooke... ¿Lo sabes no? ¿Sabes lo que te pasa verdad? – no estaba segura, pero creo que dentro de poco lo sabría, solo faltaba un poco...
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10492

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje tras un beso ¿Qué me dirá mi abuela? [priv Brooke]

Mensaje por Damon Hudson el Vie Sep 12, 2014 7:43 pm

Después de mis palabras Brooke también comenzó a hablar y, maldición, había conseguido tensarme más de lo que ya estaba, y no solo eso, había consigo que un sentimiento de ¿Felicidad? ¿Esperanza? Quién sabe, Brooke me hacía sentir cosas a las que ni siquiera sabía poner nombre, pero cómo llamarlos era lo de menos, lo que me importaba realmente era la sensación de bienestar que conseguían crearme, a pesar de todos mis miedos. Apoyó la frente en mi pecho y por un momento me pregunté si podría escuchar los latidos rápidos y fuertes de mi corazón, parecía que en cualquier momento fuera a salirse del pecho y comenzar a andar por si solo, y bueno, no sería tan raro, porque Brooke me daba vida. Sí, suena muy tópico y exageradamente torpe, pero me alejaba de mi monotomía, de mi propia oscuridad, de esa parte mía que siempre había odiado. ¡Y eso que ella era una mafiosa!. Maldita sea... ¿Qué demonios estaba haciendome esta chica? Yo antes no decía estas ñoñerías...

Temía que de repente me fallaran las piernas por los nervios, notaba un sentimiento indiscreptible que empezaba en la boca del estomago y subía hasta el pecho para oprimírmelo. Miles de sentimientos contradictorios se apoderaban cada vez más y más de mí. Por algún motivo no me gusto que dijera que solo se planteaba la posibilidad de gustarle como algo más que un amigo. ¡Rayos! ¡Yo quería que ella tuviera claro que la gustaba! ¿Por qué quería eso si ni tan siquiera sabía qué era lo que sentía exactamente por ella? Irremediablemente me sentí algo egoista, queriendo gustarla sin tener la certeza de poder corresponderla realmente. "¿Qué tienes en la cabeza, Damon?" Inconscientemente agarré con algo más de fuerza tanto su mano como su cintura, acercándola un poco más a mí. Quizás lo hice para conseguir fuerzas para hablar.

-Creo que deberíamos tomar más amenudo mojitos- Solté una risa nerviosa y pasé la mano que tenía en su cintura a su mejilla, apartando delicadamente los cabellos que caian sobre su rostro. -Me gusta tanto escucharte decir estas cosas... Me hacen sentir feliz- Reconocí mirándola directamente a los ojos. - En verdad, y aunque no me guste decirlo, tú me haces feliz. Me gustaría tantísimo que aclarásemos nuestras ideas y sintieramos algo- Ni me creia que hubiera dicho eso, no pensaba llegar a tener tanto valor como para decirlo. -Y ni siquiera sé qué significa lo que acabo de decir- Sonreí nerviosamente. ¿Qué significaba exactamente lo que había dicho? Es decir, ¿Querer gustarnos no era prácticamente un sinónimo de que ella me gustaba? Todo apuntaba a eso, y sin embargo yo todavía tenía dudas. No quería equivocarme... -¿Sabes? La verdad es que... todo dentro de mí me grita que tú eres especial, que no eres solo una amiga... Pero tengo tanto miedo de que solo esté confundido y al final todo acabe mal...- Di un suspiro, estaba hecho un lio, no sabía qué se suponía que tenía que hacer. Ojalá todo fuera tan fácil como lo pintaban en laspelículas con esas tonterías de "escucha a tu corazón" pero yo nunca he sabido qué diablos me dice ese tipo, como si hablaramos lenguas completamente distintas. La miré un momento, pensando en aquel día en el que seguí mis instintos y la besé. Inmediatamente después de besarla yo había huido... Y ahora me preguntaba qué hubiera pasado sino me hubiera ido. -Brooke... Si después de besarte me hubiera quedado contigo ¿Qué habrías hecho?- Tragué saliba. Hacía rato que estabamos parados en mitad del salón de bailes, muchas personas se nos habían quedado mirando, y muchas estaban murmurando al tiempo que miraban, pero no me importaba, siquiera me di cuenta en ese momento. Solo importabamos nosotros, nada más.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 5924

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.