Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
» Un día lleno de sorpresas /Priv. Miikan Lobelia\
Sáb Nov 24, 2018 12:09 pm por Miikan Lobelia

» ►Petición de personajes
Sáb Jun 23, 2018 11:09 pm por Xion Mitai

» ► ~Reglas Generales~ [OBLIGATORIO LEER Y FIRMAR]
Miér Jun 20, 2018 9:39 pm por Scarlett Aisaka

» ► ● Reglas de la Chatbox ● [OBLIGATORIO LEER Y FIRMAR]
Miér Jun 20, 2018 5:34 pm por Federica Astor

» You're not my order [Libre]
Vie Jun 08, 2018 4:48 am por Aella Nezhra

» Buscando para rolear mi primer rol
Jue Jun 07, 2018 11:32 pm por Aella Nezhra

» por fin llega el buen tiempo
Lun Jun 04, 2018 9:28 am por Matthew W. Clark

» ►Petición de recuperación de rango
Mar Mayo 29, 2018 5:18 pm por Claire Black

» [TRAILER] Corazón de Melón en la Universidad
Mar Mayo 29, 2018 3:48 pm por Claire Black

Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Con la mafia en casa [priv Brooke Lewis]

Ir abajo

Con la mafia en casa [priv Brooke Lewis]

Mensaje por Damon Hudson el Dom Ago 17, 2014 3:38 pm

Mientras caminabamos hacia mi casa sentí que algo, o mejor dicho alguien, tiraba de mí. Paré en seco y miré tras de mí, era Brooke, entró en una tienda y, por lo que pude escuchar, la niña quería algo que su madre no podía permitirse. Me dieron algo de pena tanto la madre como la hija, pero entonces, cuando Brooke se acercó a ellas pude suponer lo que estaba pensando hacer, y mis suposiciones fueron totalmente acertadas, Brooke dio el peluche a la niña. Quizás debería sentirme molesto o algo así ya que aquel peluche se lo había dado yo, sin embargo no me importó demasiado, probablemente la niña lo disfrutaría más que Brooke.

-Ahora tendré que conseguiete otro pingüino- Bromeé sonriendo -Te perdonaré que lo hayas regalado así como así porque a mí también me dio pena. Aunque... Ahora que me doy cuenta, extrañamente yo nunca viví una situación así.- terminé hablando más como un pensamiento hacia sí mismo que por otra cosa. Quizás porque yo nunca fui capeichoso, o por vivir a las afueras de un pueblo, nunca había pedido demasiadas cosas, y las pocas que pedían entraban dentro del presupuesto familiar. Supongo que debo de alegrarme de ello.

Minutos después nos encontrabamos de nuevo frente a la puerta de mi casa. Saqué las llaves del bolsillo de mi pantalón, se notaban algo mojadas ya que Brooke me había tirado llevando todo encima, pero no era algo realmente importante. Abrí la puerta de la casa, dejando ver un pasillo ancho pero no demasiado largo con dos puertas a cada lado y una justo enfrente. Dejé la pistola de burbujas y las llaves en una mesita del pasillo.

-Que extraño que aun no- Y en ese momento los ladridos de dos perros me interrumpieron, salieron de la puerta de enfrente el akita y el doberman, que corrían a recibirnos. Sid parecía recordar a Brooke, pues no tardó en ir a "saludarla" aunque el otro perro nunca la había visto y también se la avalanzó. -Como ves, son una arma antirrobo super efectiva, seguro que matarían al ladrón a base de lametazos- En mis palabras se veía a la legua la ironía y el sarcasmo. -Voy a por algo para que te cambies, toallas para secarte y luego a cambiarme yo. Un segundo- Y entré a la segunda puerta a la derecha, salí en apenas unos segundos conuna toalla que lancé a Brooke y acto seguido fui a la puerta de enfrente. A decir verdad la casa no estaba demasiado amueblada, solo lo justo para sobrevivir. Saqué del armario una camiseta cualquiera y unos pantalones de chándal, para que así pudiera atarselos y no se la fueran cayendo. La iba a quedar enorme, pero no tenía otra cosa. Asomé medio cuerpo por la puerta, busqué a Brooke con lamirada y la lancé la ropa -Te va a quedar muy grande, pero no tengo nada más aquí. Puedes cambiarte ahí, es el cuarto de invitados- Señalé la primera puerta la izquierda, justo la que estaba antes de mi habitación, y luego volví a entrar al cuarto. Me cambié la ropa, poniéndome unos pantalones de pijama y unas zapatillas de estar en casa, sin molestarme si quiera en ponerme camiseta. Hacía calor, yo era caluroso, estaba en mi casa, y ver a un tio sin camiseta no es tan raro. Salí del cuarto y esperé allí a que Brooke saliera ya cambiada.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 6399

Volver arriba Ir abajo

Re: Con la mafia en casa [priv Brooke Lewis]

Mensaje por Brooke Lewis el Dom Ago 17, 2014 8:52 pm

Tras volver con Damon, el pelirrojo me comentó que él nunca había vivido una situación así y asentí. – La verdad es que yo tampoco… Digamos que los juguetes no eran mi pasión, me la pasaba más corriendo descalza por la calle con mis amigos. – había nacido en una familia adinerada pero lo cierto es que nunca les había pedido nada a mis padres, ni jamás he montado algún berrinche, simplemente me parecía innecesario. Se puede decir que nunca fui una persona muy caprichosa, siempre me he conformado con muy poco. Ni la moto que tengo me la compraron mis padres, la conseguí por una apuesta competiendo en una carrera de motos aún cuando estaba en Estados Unidos.

Llegamos a la casa de Damon y sus cachorros no tardaron en recibirnos. Los dos se abalanzaron sobre mí y yo me acuclillé para acariciarlos. – ¡Hola guapos! – empecé a reírme mientras era “atacada” por los lametazos de Sid. – Bueno… Piensa que cuando crezcan te serán de mucha ayuda si alguien entra a robar. – los volví a acariciar y me levanté. Acto seguido Damon me tiró una toalla y algunas prendas de vestir para que pudiera cambiarme. – Oh, gracias. – entré al cuarto que me indicó y cerré la puerta. Miré a mí alrededor, mientras dejaba mi mochila en el suelo. El cuarto no estaba muy amueblado, no había visto la casa entera pero la verdad es que me recordaba un poco a la mía. Hacía mucho tiempo que me había mudado, sin embargo seguía teniendo cajas de mudanza por todas partes. Me quité los zapatos y acto seguido me desabroché la falda dejando que esta cayera al suelo. Me quité la parte superior del uniforme y cogí la toalla. Me sequé rápidamente el cuerpo y el pelo, y seguido cogí la camiseta que me dio Damon. Me la puse y casi flipo en colores. Ya me había advertido que me quedaría grande, vale, pero no esperaba que me llegara casi hasta las rodillas, parecía como si llevara un vestido. – Este chico… Realmente es bastante alto. – comparado conmigo que mido 1,60 lo era. Me puse los pantalones y me los até para que no se cayeran. También me quedaban bastante largos pero bueno, al menos se agradecía que Damon me diera algo para cambiarme, eso ya me servía. Dejé la camiseta caer por encima de los pantalones y antes de salir me miré a mi misma para luego reírme sarcásticamente. – Estás perfecta Brooke, la ropa de un chico te queda de miedo. – dije con ironía. Recogí mi uniforme y la toalla, y salí del cuarto. Al abrir la puerta pude ver al pequeño doberman mirándome mientras movía su colita. Me acuclillé y este en seguida corrió hacia mí. Empecé a acariciarlo y cuando levanté la mirada y vi a Damon le pregunté: – Oye, ¿y el doberman cómo se llama? – le acaricié el hocico y me levanté.

Después de pasar casi todo el día juntos estaba segura que Damon diría algo al respecto de cómo me quedaba la ropa, seguro que no iba a perderse esta oportunidad para meterse conmigo. Estaba mentalmente preparada. Y hablando de ropa… Al mirar bien al pelirrojo noté un pequeño detalle, no llevaba camiseta. Giré la cabeza hacia un lado, sin embargo no dije nada al respecto porque estaba en pleno derecho de andar como él quiere por su casa, no obstante había pasado bastante tiempo desde que había visto a un tío sin camiseta, vale, puede sonar raro pero es así y no estoy muy acostumbrada. Me aclaré la voz y volví a mirar a Damon. – Mhm… ¿Tienes una secadora? –
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10967

Volver arriba Ir abajo

Re: Con la mafia en casa [priv Brooke Lewis]

Mensaje por Damon Hudson el Lun Ago 18, 2014 1:45 am

Vaya, la chica realmente se llevaba bien con los perros, y como era de suponer, no tardó en preguntarme elnombre del otro perro. -Se llama Kaiser- Respondí de pasada, sin darle demasiada importancia.

Después de aquello, mientras esperaba en el pasillo a que Brooke se vistiera se abrió la puerta del cuarto de invitados, y apareció una Brooke que, bueno, no tenía muy claro qué parecía exactamente con aquella ropa tan grande, pero igualmente estaba terriblemente graciosa, y tras preguntarme si tenía secadora, estallé en carcajadas. Quería hablar, y la risa me lo impedía, tuve que tranquilizarme primero, y esto me llevó mi tiempo.

-Tendría que haberte dado solo la camiseta, seguro que te habría quedado mejor y, total, te tapa más que suficiente. Aunque... Tambi3n podría haberte dado unos pantalones que no se ataran, y que nada más abrir la puerta se te hubieran caido de golpe- El simple hecho de imaginarme la escena hacía que me entrara de nuevo larisa, peroedta vez logré controlarme para no volver a estallar en carcajadas. -Y sí, tengo secadora. En la habitación del fondo del pasillo- Se la señalé, y luego cai en que probablemente lo mejor era que lo llevara yo -Trae la ropa, por esta vez seré tu casi sirviente- Guiñé un ojo y, sin esperar a que me diera nada, se lo quité de las manos y en menos de un par de minutos ya había puesto en marcha la secadora y vuelto junto a Brooke. -Mi primer día y ya ando metiendo chicas en casa ¿Qué pensaría mi abuela si se enterase?- Bromeé, abrí la puerta del salón y la dejé abierta con la intención de que Brooke me siguiera, tendríamos que esperar a que se secara su uniforme y no íbamos a esperar en el pasillo. El salón era una sala no muy grande, y, en verdad, también era la cocina. A un lado se encontraba la cocina y a otro un sofá de tres plazas, un televisor y un par de muebles no muy grandes. No es que estuviera demasiado recogido, todo lo contrario. Encima de una mesa se podía ver una pila de libros, fruto de que la noche anterior había estado buscando uno en concreto, y cerca de la tele había varias carátulas de películas, tiradas y revueltas. Por suerte acababa de mudarme y no me había dado tiempo a desordenarlo más. -Siento si te molesta el desorden, pero no soy precisamente ordenado- Me senté en el sofá relajadamente, dejando sitio a Brooke a mi lado. Los perros también entraron en el salón, semtándose obedientemente junto al sofá, pero moviendo el rabo en espera de más juegos.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 6399

Volver arriba Ir abajo

Re: Con la mafia en casa [priv Brooke Lewis]

Mensaje por Brooke Lewis el Lun Ago 18, 2014 3:21 am

Tal y como imaginaba Damon empezó a reírse como si no hubiera mañana. Lo miré alzando una ceja mientras sonreía sarcásticamente. Esperé a que terminara de reírse mirándole fijamente. Cuando finalmente acabó, me acerqué hacia él y lo miré burlona. – Bueno, me alegra haberte hecho reír. Quizás algún día deberías pasarte por mi casa y probar alguna de mis prendas, estoy segurísima que te quedaría genial uno de los pocos vestidos que tengo. Como me queda un poco grande te iría de maravilla, resaltaría todas tus “curvas”. Oh y yo también me reiría. – le guiñé un ojo con una sonrisa burlona. Acto seguido Damon me quitó la ropa para meterla en la secadora y fuimos al salón. Wow, realmente me recordaba muchísimo mi casa. También tenía la cocina y el salón juntos, y bueno, digamos que la casa en sí también está algo desordenada. – No te preocupes, mi piso no está mucho mejor. – me reí respondiendo al comentario de Damon. Me senté al lado del pelirrojo mientras observaba atentamente el ambiente. La verdad es que nunca había estado en la casa de un chico tan directamente y me daba un poco de curiosidad. Sid me lamió la pierna cosa que me hizo exaltarme un poco. Kaiser  se acostó también justo al lado de mis piernas y empezó a dormir. Vaya, creo que realmente les había caído bien. Aunque no me extraña, aún son cachorros. Cargué a Sid en mis brazos y lo miré. – ¿Qué pasa guapo, quieres jugar? Tú no te cansas. – lo acaricié un poco y acto seguido el perro saltó desde mis piernas hacia Damon. Sonreí y giré el rostro hacia la mesa. La pila de libros había llamado mi atención.

Me levanté del sofá y me acerqué hacia la mesa para mirar los libros. – Vaya… Por lo que veo te gusta leer eh… – comenté mientras cogía uno y miraba su portada. Volví a dirigir mi mirada hacia Damon y le sonreí burlona. – ¿Así que detrás de esta fachada de machito tenemos a un buen lector, no? – volví a bajar la vista hacia los libros mientras pasaba un mechón de pelo por detrás de mi oreja. – A mí me fascina la mitología griega y las historias de terror y drama… Los finales felices son tan cliché que ya me aburren. – comenté mientras seguía mirando los libros. Sí, aunque no lo parezca la lectura es una de las pocas cosas que realmente me agrada. Diría que Stephen King y Rick Riordan son mis escritores favoritos. Aunque podría nombrar a muchísimos más claro está.

De repente escuché un ruido detrás de la ventana, como agua cayendo. Dejé el libro que estaba ojeando en la mesa y me acerqué hacia el cristal. – Ay madre… – sí, lo que menos quería. Había empezado a llover y parecía una buena tormenta que no tenía intención de cesar en un buen tiempo. – ¿Cómo es posible? Pero si todo el día ha hecho sol. – suspiré y volví el rostro hacia Damon. – No queda mucho para que el uniforme se seque pero a este paso no saldrá nada bien. Sé que hoy te estoy pidiendo muchas cosas pero esta será la última. – comenté algo seria mientras le miraba directamente a los ojos. Parecía como si fuera a pedirle que me dejara dormir en su casa pero luego mi voz cambió a una risa nerviosa y mientras me rascaba la nuca le pregunté: – ¿Tienes un paraguas que me prestes? Juro que mañana te lo devolveré. –
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10967

Volver arriba Ir abajo

Re: Con la mafia en casa [priv Brooke Lewis]

Mensaje por Damon Hudson el Mar Ago 19, 2014 1:22 am

Tuve que aguantar la risa al imaginarme a mí mismo con un vestido de mujer, incluso me imaginé maquillado y con tacones. Había que admitir que sería divertido eso de verme travestido, pero no pensaba darla el placer de reirme de esa broma, y mucho menos de que llegara a verme así vestido, así que simplemente alcé una ceja y me quedé callado. Seguro que si intentaba decir algo terminaría estallando en carcajadas.

Estábamos sentados en el sofá cuado comenzó a hablarme de los libros que tenía esparcidos. En verdad, y aunque no lo pareciera, adoraba las historias dramáticas con final lacrimoso, aunque claro, también es verdad que yo lloraba con cualquier final, fuera bueno o malo, así que cuando Brooke dijo aquello de los finales cliché me encogí de hombros.

-Realmente no tengo preferencias por un buen o mal final, es decir, el fi al es importante, pero a vecesla historia pide un final más o menos feliz, no sé si me explico- Mierda, me estaba poniendo moñas, y no, no me pegaba nada. "Cabeza fría, Damon" pensé, pero es que me costaba cuando se hablaba de libros o películas, aveces me recuerdo a mí mismo a una "fangirl" versión hombre. Menos mal que Brooke no siguió  con el tema gracias a un ruido proveniente de la ventana, que terminó siendo el sonido dela lluvia, y era un buen chaparrón..

-Vaya, pensé que al final esta noche no dormiría solo- Comenté cuando Brooke terminó de hablar. -Creo que sí tengo uno, por algün lado... Pero se te escapan dos detalles, genia. El primero es que tengo solo uno, y si mañana sigue lloviendo seré yo quien me moje, y el segundo es que con la que está cayendo no te vas a librar solo por un paraguas- Me puse a su lado, mirando también por la ventana. En ese momento se iluminó el cielo y se pudo escuchar un trueno. Di un suspiro y miré a Brooke pensativo. -Esperaremos a ver si amaina un poco, sino... Tienes la mochila y todo para ir al instituto, ¿Verdad? Así que no habrá problema en que te quedes. Pero no te acostumbres ¿Eh?- Di la espalda a la ventana y a Brooke y miré un reloj que había encima de la tele. Eran casi las once, y al día siguiente ambos tendríamos que madrugar. -Podemos esperar hasta las doce, mañana hay que ir a clases y yo sin dormir lo suficiente estoy de muy mal humor- Terminé poe aclarar. Volví a girarme fijando mi mirada en la ventana. No tenía pinta de que parase de llover hasta dentro de un buen rato. -Mira el lado bueno, si para mañana sigues aquí y sigue lloviendo, tendremos que compartir paraguas. E incluso si quieres, est noche compartimos cama, así no tendría que preparar la cama de invitados- La guiñé un ojo divertido y me dejé caer en el sofá.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 6399

Volver arriba Ir abajo

Re: Con la mafia en casa [priv Brooke Lewis]

Mensaje por Brooke Lewis el Mar Ago 19, 2014 3:32 pm

Todo lo que decía Damon en parte era cierto. Con la tormenta que estaba cayendo un paraguas no me serviría de mucho y si mañana seguía lloviendo el que se mojaría sería él. Suspiré mientras apoyaba la frente contra el cristal. En este momento un rayo iluminó el cielo y aparté la cabeza de la ventana para mirar a Damon. – No me voy a acostumbrar, tranquilo. Tampoco es que sea mi intención quedarme hoy en tu casa. En todo caso si lo hago te invitaré a comer o algo para compensarte. – suspiré mientras cerraba los ojos y apoyaba la espalda contra la ventana. Me fijé en el reloj y tal como había dicho Damon tocaría esperar hasta las doce. Encima mañana teníamos que madrugar… Vaya forma de acabar el día, nunca me había pasado algo así. Tras aquello Damon se fue al sofá y me dijo que así si quería podríamos compartir cama y si mañana por la mañana seguía lloviendo sería el paraguas. Solté una risa socarrona y me crucé de brazos. – Tranquilo, si tan perezoso estás para preparar la cama de los invitados me conformaré con el suelo o el sofá. – le saqué la lengua y me dirigí hacia el pasillo. – Usaré tu baño un momento si no te molesta. – salí del salón al pasillo y entré al baño. La casa no era muy grande así que no me costó mucho encontrarlo.

Abrí el grifo y me lavé la cara con agua fría. Me toqué las mejillas con las palmas de las manos y acto seguido me miré al espejo. Estaba levemente sonrojada y notaba la cara algo caliente. Me reí sarcásticamente y luego suspiré. – Espero que no me haya resfriado ya, sería todo un problemón… – me di pequeñas palmadas en el rostro y sonreí. – Bah, seguro que no es nada. – salí del baño y tras cerrar la puerta me dirigí de nuevo al salón. – Ahora que lo pienso… Si Dante se entera de que he dormido fuera de casa me matará. – me reí de tan solo imaginar la escena. Mi padrastro era el típico poli sobreprotector y aunque sabía que no era una chica indefensa continuaba diciéndome que seguía siendo mujer y que alguien podría aprovecharse de eso. En mi opinión este hombre es bien exagerado.

Una vez en el salón volví a sentarme al lado de Damon mientras dirigía la vista hacia la ventana. La lluvia no había disminuido y si seguía así realmente tendría que quedarme a dormir aquí, cosa que me ponía un poco nerviosa porque era la primera vez que dormía fuera de casa desde hacía un buen tiempo. Oh, y encima era la casa de un tío. Realmente, más me valía que mi padrastro no se entere. Aunque parecía que Damon no tenía ni una pizca de preocupación. Lo miré de reojo mientras entrecerraba los ojos. – No lo veo para nada nervioso. Bueno… Tampoco tiene razones para estarlo. – bajé la vista al suelo y me acomodé un poco más. – Por cierto Damon, ¿eres estadounidense verdad? Se te nota por como hablas. – comenté mientras miraba al pelirrojo. Por como estaba la casa podía deducir que no se había mudado hace mucho. – ¿Por qué viniste a Francia? – no quería parecer una entrometida, si me contestaba bien, si no, pues tampoco me moriría, después de todo es su vida y a nadie tendría que importarle. Pero aún faltaba casi una hora para las doce y estar en silencio sería un tanto incómodo. Además, es normal que quiera saber un poco más de él. Habíamos pasado casi un día entero juntos y no estaría mal conocerse un poco si además íbamos a ser compañeros de clase y supuestamente “novios” delante de la rubia estúpida. ¿O me equivoco?
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10967

Volver arriba Ir abajo

Re: Con la mafia en casa [priv Brooke Lewis]

Mensaje por Damon Hudson el Mar Ago 19, 2014 11:57 pm

Brooke no parecía estar muy cómoda con la idea de quedarse en casa, y era comprensible. Al fin y al cabo apenas nos conociamos, aunque claro ¿Qué otra opción nos quedaba? Brooke se dirigió al baño y yo me quedé sentado en el sofá, en una posición relajada y despreocupada. "Mi primera noche aquí y ya me traje a una chica" pensé, sonaba casi a broma, aunque la presencia de Brooke allí era solo para que no tuviera que irse mientras diluviaba, seguro que si lo hacía se costiparía o incluso algo peor. Finalmente Brooke regresó, estaba levemente sonrojada, pero no le di gran importancia, además después la dio por hablar, y me preguntó algo que, sinceramente, me incomodaba un poco, pero bueno, tendría que acostumbrarme a contar ese tipo de cosas ¿No?

-Vaya, no todo el mundo se da cuenta. En verdad vine a Francia muy pequeño, pero vivo con mis abuelos que, aunque son franceses, vivieron un tiempo en Estados Unidos, y supongo que haberme criado con ellos ha hecho que yo también parezca de allí- Hablé sin si quiera hablarla, pero cuando terminé giré mis ojos hacia ella, para contestar a la pregunta que me había hecho. -Vine a Francia porque mis abuelos ya estaban viviendo aquí, y eran los únicos que podían cuidarme, mi madre murió al darme a luz, y mi padre la había abandonado poco después de quedarse embarazada- Me rasqué la nuca un poco incómodo. -Supongo que era muy jóven como para ser padre- Añadí encogiéndome de hombros. Juro que intentaba parecer lo menos afectado posible, pero me costaba demasiado y creo que no se me dió demasiado bien, así que opté por cambiar el foco del tema a algo que ella ya mas o menos sabía -Al final vine aquí por eso de mi fama de delincuente donde vivía -Terminé por decir con una sonrida. ¿No la estaba contando demasiado? Al fin y al cabo apenas la conocía, y acababa de contarle prácticamente toda mi vida. Bueno, ahora la tocaría a ella. -Bueno, y te de ti ¿Qué me dices? ¿Hasta que punto era vedad eso del padrastro jefe de policía? Pregunté para saber algo más sobre ella, o mejor dicho, para cambiar de tema. Además, tenía cierta curiosidad sobre ella.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 6399

Volver arriba Ir abajo

Re: Con la mafia en casa [priv Brooke Lewis]

Mensaje por Brooke Lewis el Miér Ago 20, 2014 1:24 am

Después de la pregunta que le hice a Damon y tras él contestarla creo que me sentí la peor idiota del planeta. Al principio me sorprendí y no pude disimular la dicha sorpresa en mi rostro pero luego lo miré con toda la normalidad posible, mientras escuchaba como seguía hablando. Se notaba que Damon no estaba demasiado cómodo hablando del tema y la verdad es que lo comprendía muy bien. Solo me conocía de un día, sin embargo creo que me había contado algo que era realmente doloroso para él. Pienso que ni siquiera tenía derecho a decirle que lo sentía. Y bueno, tampoco se lo iba a decir, porque el que lo sentía de verdad era él. Cuando me dijo lo del delincuente simplemente sonreí de medio lado y bajé la vista al suelo. Supongo que realmente lo entendía muy bien. Cuando me preguntó sobre mí supuse que quería cambiar de tema así que no le dije nada para no seguir amargándole. Solté una leve risa cuando mencionó a mi padrastro.

– Bueno… Si te soy sincera es completamente cierto. – volví a alzar la vista para mirarle y le sonreí. – Mi padrastro es el jefe del departamento de policías de París. Es algo irónico sabiendo que su hijastra es una “delincuente”, ¿verdad? – comenté mientras giraba el rostro hacia delante y pasaba un mechón de pelo por detrás de mi oreja. – Yo también soy de Estados Unidos, vine a Francia hace un año. – puse los pies encima del sofá mientras me sentaba en posición de indio. Damon había compartido conmigo gran parte de su vida, así que, ¿por qué yo no lo haría? Tampoco perdía nada. – Digamos que mi familia no era demasiado estable, mi padre bebía mucho y se “desahogaba” con mi madre. No sé si me explico. – bueno, decir que se “desahogaba” supongo que quedaba mejor que “la pegaba”. – A los pocos años mi paciencia explotó y yo misma acabé echándole de casa. Después mi madre conoció a mi padrastro y se casaron. Mi padrastro ya era policía en Estados Unidos pero digamos que lo ascendieron y lo transfirieron a Francia así que mi madre y yo nos venimos también. – hablaba tranquilamente y siempre con una pequeña sonrisa en la cara. Realmente nunca me aferré al pasado así que siempre he pensado que era normal hablar de ello, todo el daño que un día fue provocado supongo que ya no tenía ningún efecto sobre mí. – Y bueno, yo decidí irme a vivir por mi cuenta porque no quería seguir siendo una carga para mi madre. – sin darme cuenta empecé a reírme sola mientras decía: – ¿Sabes? Fue graciosa la manera en la que escogí esta ciudad. Simplemente cogí un mapa de Francia y con los ojos cerrados la elegí. Me dije a mi misma que no había escapatoria y vine aquí. – volví a mirar a Damon y empecé a reírme un tanto nerviosa. – Supongo que ya hablé mucho. – pues sí, tampoco le iba a contar todos los detalles pero una vez empecé simplemente me salió todo de una. Era raro viniendo de mí sabiendo que conocía a Damon de tan solo un día. Bueno, ahora creo que los dos sabíamos suficientes cosas el uno del otro.

Me estiré como cual gato y volví a mirar al pelirrojo. – Bueno, ahora que nos hemos contado nuestras vidas solo diré una cosa. Lo mejor está por venir. Así que ya puedes ir preparándote porque teniéndome de compañera de clases todos los días te aseguro que no te vas a aburrir. – le guiñé un ojo y acto seguido sonreí enseñando los dientes.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10967

Volver arriba Ir abajo

Re: Con la mafia en casa [priv Brooke Lewis]

Mensaje por Damon Hudson el Miér Ago 20, 2014 11:57 am

Brooke, gracias a Dios, no mencionó nada sobre lo que la acababa de contar, sino que respondió a mi pregunta, y no solo eso, sino que también me contó toda la historia antes de que aquel jefe de policia se convirtiera en su padrasto. Y he de reconocer que me asombraba y fascinaba la entereza con lo que lo llevaba, no cualquiera podría estar tan bien contando y recordando cómo su padre pegaba a su madre, aunque me hizo gracia la parte en la que Brooke echaba a su padre de casa a patadas. Si había sido capaz de eso ¿De qué no lo sería? Es decir, patear a alguien que teolesta es fácil, pero si ese alguien es tu padre debe de ser más complicado. De pronto comenzó a reir, y me contó cómo había elegido esta ciudad, y yo también comencé a reir. Se veía que había meditado su destino a consciencia, nótese la ironía.

-Te puedo asegurar que ya suponía que no me iba a aburrir contigo de compañera, seguro que tendré muchas oportunidades de reirme de ti mientras los profesores te regañan. Sobretodo porque deduzco que no eres de las que se callan cuando las regañan ¿O me equivoco?- Sonreí de medio lado, seguro que más de una vez sería digno de cobrar entrada para ver "el espectáculo" -Aunque pensándolo bien, no sé si es buena idea meterme con una mafiosa hijastra del jefe de policia de Paris. Y encima, se supone que soy tu novio ¿Qué pasaría si tu padrastro se enterase? ¿O si supiera que en el primer día de nuestra relación ya has pasado lanoche en micasa? Podría mirar mis antecedentes penales, y no le gustaría lo que vería, seguro que vendría a separarnos, y entonces nuestro amor sería imposible- Hablé con un tono de voz exagerado, muy teatral y falso, y con una expresión traviesa en el rostro. -O quizás, con mi encanto natural, terminaría adorándome el también- Reí ante mis propias palabras y miré el reloj, más me valía ir buscando las sabanas y demás, a saber en qué caja las había puesto. -Por cierto, ¿Te has dado cuenta? Elegiste al azar justo la ciudad donde yo me vendría a vivir, acabamos rn el mismo instituto, nos encerraron juntos en la azotea, además, ninguno somos estudiantes ejemplares, ambos somos Estado Unidenses, y los dos somos hombres. ¡Esto es el destino! Aunque eso de que seas hombre no me motiva demasiado. Iba a añadir un "Y ninguno henos tenido padres ejemplares" pero preferí ahorrarmelo. Saqué la lengua como lo haría cualquier niño pequeño y acto seguido me levanté del sofá con un impulso. -Anda, voy al cuarto a preparar la cama a la señorita, si quiefes venir y disfrutar de mi compañia, puedes hacerlo- Guiñé un ojo y me dirigí al cuarto de invitados. Había dos cajas, y en alguna de las dos tendrían que estar. ¿No?
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 6399

Volver arriba Ir abajo

Re: Con la mafia en casa [priv Brooke Lewis]

Mensaje por Brooke Lewis el Miér Ago 20, 2014 1:37 pm

Cuando Damon mencionó que yo no era una de las personas que se callaban cuando las regañaban comencé a reírme. – Pues no, no te equivocas, precisamente por eso a veces me expulsan. Supongo que ser muy contestona ya está en mi sangre. – tras aquello el pelirrojo comenzó a contar un drama sobre mi padrastro y no pude evitar estallar en carcajadas. – No te creas, este hombre sería capaz de venir hacia aquí y hacerlo si se entera. – comenté mientras me limpiaba una pequeña lágrima que se me había escapado por la risa. Puse una mano en mi frente mientras empezaba a dramatizar. – Entonces viviríamos una historia de amor imposible en la que mi padrastro es el malo que no nos deja estar juntos. – vaya que no se notaba la ironía. Comencé a reírme mientras decía: – Dudo que seduzcas a mi padrastro con tu encanto natural y si lo intentaras acabarías encerrado en el calabozo, te lo aseguro. – comenté mientras suspiraba “tristemente”. – Creo que somos unos actores excelentes, deberíamos apuntarnos a una obra de teatro. – comenté con orgullo mientras asentía con la cabeza. Tras aquello Damon mencionó que teníamos muchas cosas en común y claro, la broma de que los dos éramos hombres no se la había ahorrado. Sonreí burlona y le dije: – Y claro, como los dos somos hombres podríamos hacer una pareja gay estupenda. – le tiré un besito mientras le guiñaba el ojo y comencé a reírme. – Aunque creo que si de verdad fuera hombre me buscaría a alguien más machote. – comenté burlona. Pero ciertamente si me ponía a pensar era cierto que Damon y yo teníamos muchas cosas en común, diría que con lo de padres no demasiado ejemplares los dos tuvimos mala suerte, pero supongo que tanto Damon como yo nos lo ahorramos.

Tras aquello el pelirrojo se levantó para ir a preparar la habitación de los invitados y me levanté también. Sentí un leve mareo pero tras sacudir un poco la cabeza estaba bien de nuevo. – Nada de mareos Brooke. – pensé. – Bueno, viendo la hora supongo que esta noche seré una intrusa en tu casa. Te ayudaré con la cama. – nos dirigimos al cuarto de los invitados y esperé a que Damon encontrara las sábanas para luego ayudarle a ponerlas en la cama. Los perros no tardaron en entrar a la habitación y Sid se subió encima de la cama. Empecé a reírme y me acerqué al perro: – ¿Qué pasa? ¿Quieres dormir conmigo? – el perrito comenzó a mover su cola y soltó un pequeño ladrido. Miré a Damon alzando una ceja y le dije: – Creo que me ha dicho que sí. – solté una pequeña risa y acaricié su hocico. Kaiser estaba corriendo por toda la habitación hasta que se dejó caer al suelo. Me senté en la cama mientras comenzaba a acariciar a Sid que también se estaba durmiendo. – Tienes muy buena compañía aquí. Me pregunto si también debería adoptar algún perro o gato. – comenté dirigiendo mi vista hacia el pelirrojo. Tras aquello miré por la ventana y suspiré. Seguía lloviendo y creo que no tenía intención de parar en un buen rato. Volví a mirar a Damon y le dije: – Gracias por dejar que me quede… Supongo. – le sonreí de medio lado y me levanté de la cama. Volví a sentirme algo mareada pero intenté actuar con toda la normalidad posible. Encima que Damon me dejaba la habitación de los invitados no iba a causarle más problemas como diciéndole que me sentía un poco mal. – Tengo un poco de calor, iré a lavarme la cara. – comenté mientras salía de la habitación y me dirigía hacia el baño. Volví a pasarme agua fría por el rostro, sin embargo el color rojizo de mi cara no desaparecía. – Maldita sea, quien me manda a tirarle al mar… – comenté recordando cuando en el puerto, tiraba a Damon al agua y cuando él me estiró para mojarme también. Supongo que nadar en el agua fría y luego caminar mojada por la ciudad no me había afectado muy bien que digamos. Salí del baño y suspiré dirigiéndome de nuevo hacia la habitación.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10967

Volver arriba Ir abajo

Re: Con la mafia en casa [priv Brooke Lewis]

Mensaje por Damon Hudson el Miér Ago 20, 2014 6:09 pm

¿Sería cierto eso de que su padrastro sí sería capaz de venir hasta aquí? Es cierto que en general los padres son más sobreprotectores con sus hijas, y además era jefe de policía, y seguro que eso ayudaba a que fuera sobreprotector.

Me puse a buscar por las cajas y enseguida encontré todo lo necesario para preparar la cama, además Brooke me ayudó, así que no tardamos nada en terminar. Sid se subió a la cama y, no sé cómo, Brooke terminó diciendo que dormiría con él.

-Oh, con el perro sí y conmigo no, no me parece nada justo ¿Eh?- Bromeé, pero justo después Brooke volvió al cuarto de baño. ¿No había ido hace unos minutos? ¿Se encontraría mal? Cuando regresó la miré un poco preocupado, y volví a notar que estaba roja. Por mi mente enseguida pasó una idea de qué la podía pasar, así que me acerqué a ella y sin previo aviso la puse la mano en la frente. Se notaba caliente, a pesar de que se había mojado. Apostaba a que tenía fiebre.

-Creo que tienes fiebre ¿Por qué no me has dicho que te encontrabas mal? ¿Quieres ponerte peor o qué? La di un suave golpe en la cabeza, como si fuera una niña pequeña -Anda, tumbate, seguro que es un resfriado. Creo que tengo que tener por ahí algo para eso- Terminé de hablar y me dirigí hacia la cocina. Busqué por un par de cajas y finalmente encontré un paquete de sobres de ibuprofeno que la ayudarían, no eran fuertes, pero tampoco creía que tuviera nada realmente grave. Cogí también un termómetro que había encontrado en mi búsqueda por las pastillas y un vaso de agua. Volví al cuarto y lo puse todo en la mesilla que estaba junto a la cama.

-A ver, toma el termómetro, mírate la fiebre que tienes, sino tienes demasiada no hará falta que te tomes el sobre- La di el termómetro. -Si para mañana no se te ha pasado, será mejor que te quedes aquí hasta que te encuentres mejor- Añadí, tampoco era plan de aue se fuera a su casa enferma, aunaue no fuera más que una tontería. Estaba seguro de que ella se negaría o por lo menos no la haría especial ilusión, pero yo no la estaba preguntando, solo la informaba.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 6399

Volver arriba Ir abajo

Re: Con la mafia en casa [priv Brooke Lewis]

Mensaje por Brooke Lewis el Jue Ago 21, 2014 1:07 am

Al entrar de nuevo a la habitación Damon no tardó en darse cuenta que no me sentía del todo bien. Cuando se dirigió a la cocina me senté en la cama y recosté la espalda contra la pared. La cabeza me empezaba a dar vueltas. – Lo que me faltaba… – resoplé y acto seguido llegó Damon con la medicina y un termómetro. Tomé el termómetro y me lo puse. Entonces Damon mencionó que si no se me pasaba para mañana podría quedarme aquí y lo miré algo sorprendida. – Para nada… Sería demasiado quedarme el resto del día, ya me sabe lo suficientemente mal que me tenga que quedar a molestarte esta noche, no quiero causar más problemas… Seguro que para mañana se pasará. – me recosté un poco más sobre la cama y tras sacar el termómetro, entrecerré los ojos y miré a Damon para luego suspirar levemente. – 37,6… – dije con una voz apagada y dejé el termómetro en la mesilla. Cogí el sobre y al abrirlo tiré la medicina dentro del vaso de agua para luego bebérmelo. Dejé el vaso en la mesilla y me senté sobre la cama en forma de indio. – No te preocupes, los resfriados no suelen durarme mucho así que estoy segura que para mañana estaré completamente recuperada. – dije animada con una sonrisa mientras alzaba los brazos y enseñaba mis “músculos”, que vamos, no eran muchos.

Tras aquello me estiré como cual gato, seguía algo mareada pero intentaba disimularlo de la mejor forma posible. Esperaba que el medicamento hiciera efecto para no tener que preocupar a Damon. Lo volví a mirar y suspiré mientras me levantaba. – Anda, vete a dormir. Si no duermes tus horas luego estarás de mal humor, ¿verdad? – le golpeé con un pequeño puño en el brazo, sin hacerle daño ni nada por el estilo y le dije: – Recuerda que soy una macha, o bueno, “hombre” con una fuerza bestial, así que un resfriado es una tontería para mí. – comenté mientras le sonreía y volvía a sentarme en la cama. Eso de estar en este estado no me gustaba para nada. Comencé a acariciar a Sid, que aún seguía dormido encima de la cama y volví a mirar a Damon. – Supongo que esta noche de verdad se queda conmigo. –
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10967

Volver arriba Ir abajo

Re: Con la mafia en casa [priv Brooke Lewis]

Mensaje por Damon Hudson el Jue Ago 21, 2014 3:09 pm

Brooke se puso el termómetro y, tal y como sospechaba, tenía algo de fiebre. Afortunadamente no era muy alta, con un poco de suerte (y el medicamento) para el día siguiente todo habría quedado en un recuerdo. Aunque también cabía la posibilidad de que empeorara, pero si según ella no la duraban mucho... En fin, habría que esperar al día siguiente para ver qué hacíamos.

-Más te vale recuperarte sino te quieres quedar aquí, porque si mañana sigues igual o peor no pienso darte otra opción que hacerme compañia- La saqué la lengua. Se suponía que tendríamos que ir a clase, pero ella estando enferma podría conseguir fácilmente el justificante, y yo solo tendría que decir que la mudanza se alargó más de lo esperado, así que en principio no habría problema, aunque la chihuahua estúpida me había visto con Brooke el día anterior... Más la valía que, si se daba el caso, no abriese la boca.

-Claro que se queda contigo, necesitas a alguien que te cure y, si me quedo yo, me podrías pegar el resfriado, y no necesito ese tipo de cosas por tu parte, ni por la de nadie.- Bromeé, acto seguido me dirigí hacia la puerta. -Cualquier cosa que necesites estoy en el cuarto de al lado. Aunque no te hará falta ni levantarte de la cama, las paredes son de papel y con que hables un poco alto te escucharé perfectamente- Guiñé un ojo, apagué la luz y cerré la puerta de la habitación, dejando a Sid y a Brooke dentro. Odiaba que me despertaran, pero era por una buena causa y, por esta vez, podría hacer una excepción. Además, me sentía bastante paternarista haciendo aquello, y se me hacía bastante extraño. Realmente no estaba acostumbrado a ayudar a la gente, y mucho menos cuando acababa de conocerlos. Pero ella me había caido bien, y además ¿Qué otra opción me habría quedado? Además, este sería un buen comienzo para una nueva vida ¿No? Hacer algo bueno que nunca antes habías hecho.

Fui a mi cuarto, con Kaiser en todo momento detrás mía. Parecía que él también tenía la intención de no dormir solo, pero prefería no acostumbrarle.

-Lo siento gordito, pero no puedes dormir contigo-  Hablé en un tono cariñoso, para nada acorde conbel Damon que solía mostrar. Solo esperaba que Brooke no me hubiera escuchado, "arruinaría" mi imagen. Me metí en la cama, y a decir verdad me costó bastante quedarme dormido, no dejaba de pensar en los acontecimientos que habían pasado durante el día, además todavía no me acostumbraba del todo a la nueva cama y la nueva habitación,  pero finalmente conseguí dormirme.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 6399

Volver arriba Ir abajo

Re: Con la mafia en casa [priv Brooke Lewis]

Mensaje por Brooke Lewis el Jue Ago 21, 2014 5:28 pm

Cuando Damon iba saliendo de la habitación, asentí y le dije: – Gracias. – tras aquello el pelirrojo apagó la luz y cerró la puerta dejándome a Sid y a mi solos. Tumbé la cabeza en la almohada y me tapé con la manta. Sid no tardó en colocarse justo al lado de mi rostro. Comencé a acariciarle pero entones, al otro lado de la pared escuché un “Lo siento gordito, pero no puedes dormir conmigo” con una voz bastante cariñosa. Abrí los ojos como platos y tuve que taparme la boca para no comenzar a reírme. Cuando se me pasaron las ganas de reír sonreí y pensé: – Realmente este tipo no es para nada malo… – si Damon de verdad fuera un macho rudo seguramente ni se molestaría en ayudarme, pero tras todo lo que ha pasado durante el día y esta noche, puedo asegurar que este chico es bastante amable en el fondo. Solo de escuchar las cariñosas palabras que le había dicho a Kaiser me hacían sonreír de alguna forma. Quería conocerle más, cosa rara viniendo de mí, pero en fin, Damon realmente se me hacía una persona un tanto interesante, quería ver todas sus facetas. Sid se había dormido y ya era hora de que yo lo hiciera también. Comenzaba a cerrar los ojos lentamente, tan solo esperaba que la medicina hiciera efecto y estar completamente recuperada para mañana.

Al día siguiente, los rayos de luz procedentes de la ventana comenzaban a molestarme. Intenté taparme la cara con la almohada pero una bola de pelo que comenzó a lamerme la mejilla me lo impidió. – ¿Qué? – levanté el rostro y pude ver a Sid, mirándome mientras movía su colita de un lado para otro. Entonces los recuerdos del día anterior comenzaron a aclararse en mi mente. – Cierto… Me quedé en casa de Damon porque estaba lloviendo. – me levanté de la cama y me acerqué hacia la ventana. Menos mal que ya no llovía, de hecho el sol estaba en todo su resplandor. – Espera… ¿Qué hora es? – me acerqué hacia mi mochila que estaba tirada en el suelo para mirar la hora en el móvil pero recordé que no tenía batería. Abrí la puerta y me dirigí hacia el salón para mirar el reloj que estaba sobre la tele. Al parecer Damon seguía dormido porque todo estaba en silencio y en el salón no había nadie. Me acerqué hacia la tele y cogí el reloj. Casi me dio un ataque al ver la hora. Dejé el reloj de vuelta en la tele y fui corriendo rápidamente hacia la habitación de Damon. Ni siquiera me había dado cuenta que estaba completamente recuperada y ya no tenía fiebre.  

Tenía demasiada prisa como para tocar la puerta y esperar a que me contestara, así que sin previo aviso la abrí, entré en la habitación de Damon y me acerqué hacia su cama. – ¡Damon! ¡Levanta, llegamos tarde! – faltaban veinte minutos para llegar a clases y si no salíamos ya, no nos dejarían entrar. Lo sacudí un poco y suspiré. Lo estiré de la mejilla y acercándome a su oreja le dije: – ¡Bella durmiente! Me sabe mal despertarte pero si no te levantas ya no llegaremos a tiempo. ¿No ibas a ser un estudiante ejemplar? –
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10967

Volver arriba Ir abajo

Re: Con la mafia en casa [priv Brooke Lewis]

Mensaje por Damon Hudson el Jue Ago 21, 2014 6:18 pm

De pronto escuché una voz femenina mientras dormía, intenté ignorarla pero de pronto escuché un "vamos a llegar tarde" y entonces todo vino a mi mente, Brooke, el instituto, el costipado...

-¡Mierda! Entre unas cosas y otras se me olvidó poner la alarma. Venga, ves a vestirte, tu uniforme sigue en la lavadora. ¡Deprisa! Si para cuando yo esté vestido no has terminado, pienso llevarte tal y como estés. Así que más te vale estar en el pasillo vestida y demás- Apremié echándola del cuarto para vestirme. Me vestí a toda velocidad, tanto que en poco más de un minuto estaba ya listo. Fui corriendo al baño y me aseé, después me dirigí rápidamente a la cocina y cogí dos bollos, uno para mí y otro para Brooke. Cuando salí al pasillo vi a Brooke ya vestida, poco más y la meto el bollo en la boca sin preguntar ni nada, pero en lugar de eso se lo di a la mano. Cogí la mochila y me dispuse a salir, pero entonces me vino a la cabeza. ¿Seguiría Brooke enferma? Me puse el bollo en la boca y toqué la frente de Brooke.

-Perfecto, estás curada. Te has librado de otro día más soportándome- Bromeé, empujándola como pude fuera de la casa. Prácticamente llevaba desde que me había despertado estaba empujándola de un lugar a otro para que se diera prisa. No me apetecía pasar mi primera clase fuera por llegar tarde.

-A ver... ¿Está todo? Ropa, mochila, llaves, Brooke, mochila de Brooke... ¡Perfecto! ¡Vamos!- En ese momento terminé de comer el bollo y cogí a Brooke de la mano, tirando de ella hacia fuera. Acaricié rápidamente a los perros y cerré la puerta con llave, guardándome ésta en uno de los bolsillos de la mochila.
v
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 6399

Volver arriba Ir abajo

Re: Con la mafia en casa [priv Brooke Lewis]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.