Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

After dark [Privado Hazuki Ransaki]

Ir abajo

After dark [Privado Hazuki Ransaki]

Mensaje por Koujaku Fujihara el Dom Ago 03, 2014 9:28 pm

Vaciando sin cuidado la botella de sake sobre el pequeño tazón correspondiente, continuó con la tarea que se había auto-impuesto ésa noche: Emborracharse. A camino de la segunda botella y con algunas cosas más encima, la irritación sin embargo, no terminaba de desaparecer, clara señal de que no estaba tomando lo suficiente. Hasta que no quedara ni un recuerdo en su mente, aunque no tanto como para olvidar dónde vivía o el modo de regresar por su propia cuenta, no se detendría. No después de toparse con ésa imagen cuando caminaba tan tranquilamente de regreso a casa. Quizás si hubiera tenido otros planes para esa noche, no estaría lidiando ahora con el dolor de saber lo que sabía, mas una parte de sí no se arrepentía. Podía ser una señal de que dejara sus obsesiones de la infancia y continuara con su vida. O una simple tortura por los errores que había cometido en el pasado.

Sea cual fuere, no tenía los más mínimos deseos de luchar contra sus demonios esa noche. Mejor ahogarlos en la neblina del alcohol hasta que ya no pudieran hablar más. Llamando con un gesto a la mesera del lugar, ordenó la siguiente botella de sake, cerrando fuertemente el puño cuando el recuerdo flotó nuevamente hasta la superficie de sus pensamientos: Fréderic (o al menos alguien idéntico a él) besándose apasionadamente con una rubita cualquiera en un rincón de la discoteca. Justamente la misma a la que había decidido asistir él, por insistente invitación ajena. Hermosa demostración de los arrebatos de la juventud y daga en el pecho para el mayor. ¿Por qué demonios tenía que dolerle tanto? Como si él no hubiera hecho lo mismo miles de veces, con más mujeres de las que podía contar en aquellos momentos. Incluso había ido a ése lugar por invitación de dos clientas voluptuosas que querían algo más que un corte de cabello. El pequeño pintor tenía todo el derecho de relacionarse con quien quisiera, no debía darle cuentas de ningún tipo. A pesar de todo, la explicación convincente y racional no alcanzaba a aplacar su furia, motivo por el cual se encontraba allí, bebiendo a solas en un bar lo suficientemente bonito y caro como para no estar lleno de adolescentes.

-Gracias, mademoiselle -Replica cortésmente, esbozando una encantadora sonrisa a la chica que le trajo su bebida y volviendo a rellenar el vaso en cuanto se alejó.Bendita tolerancia al alcohol, pensó ligeramente molesto consigo mismo, pues apenas si se encontraba algo más desinhibido de lo normal, pero seguía demasiado consciente.-Olvidar es limpiar el alma- Recitó en un susurro, acomodándose en la silla y contemplando la ventana con aire ausente. Llevaba más de 10 años aferrándose a la sonrisa de una persona que ya probablemente ni lo reconocería de verlo, quizás era tiempo de dejar todo atrás.

"Encontrarse es el comienzo de la separación."


Última edición por Koujaku Fujihara el Vie Sep 05, 2014 8:55 pm, editado 1 vez
avatar
Koujaku Fujihara
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 44
Monedas Monedas : 1420

Volver arriba Ir abajo

Re: After dark [Privado Hazuki Ransaki]

Mensaje por Hazuki Ransaki el Mar Ago 12, 2014 4:21 am

Era de noche, y como a veces pasaba, estaba siendo arrastrado por mis compañeros de la agencia hacia un bar, el bar al que íbamos de vez en cuando, las extrañas veces que se presentaba el milagro de tener un día libre colectivo al día siguiente. Ocasión perfecta para emborracharse supongo, aunque a mí no me interesaba, jamás había bebido alcohol ni quería comenzar a hacerlo, pero ese detalle a mis compañeros parecía no importarles, me llevaban con ellos aunque les dijera que no una y mil veces. Lo único bueno era que, cada que iba con ellos, me iba acompañado del bar, eso era de lo único que no tenía objeción alguna, y tal vez la única razón por la que, aunque me negase en un principio, continuaba accediendo a acompañarlos.
El sitio era bastante agradable, buena atención y el ambiente era tranquilo, además que nosotros éramos un grupo tranquilo que no hacía mucho escándalo, combinábamos bien con ese lugar. Había veces en las que llamábamos la atención de las demás personas, ya que, un grupo de modelos jóvenes que salen frecuentemente en revistas de moda no era algo fácil de ignorar, en especial utilizando las ropas que nos regalaban, como las que todos llevábamos esa vez (en mi caso: una camiseta ligera de color blanco, manga corta y cuello pequeño en “V”, un chaleco negro, jean del mismo color, cinturón de cuero marrón, unas sandalias marrones y, para finalizar, un sombrero también de color negro); más allá de eso no éramos nada fuera de lo común.

Aunque… -Esto es igual de aburrido como siempre…- pensé mientras bebía mi habitual gaseosa, observando en silencio a mis acompañantes, los cuales hablan de cosas que no me importaban o se la pasaban con los ojos incrustados en sus móviles. -… si no fuera porque a veces me acuesto con alguno de ellos, ahora estaría en mi casa durmiendo- agregué dirigiendo mi mirada hacia el resto del bar, pasando a ignorar totalmente a los otros chicos.

Siempre nos sentábamos en un lugar que nos daba vista hacia todo el establecimiento, cosa que aprovechaba muy seguido en situaciones así. Podía ver qué tipo de especímenes había esa noche, buscando algo que pudiera apaciguar mi creciente hastío. Fue en un vistazo rápido que logré divisar un ser interesante, un hombre más precisamente, de cabello largo negro, sentado junto a un ventanal, bebiendo sake mientras lucía un precioso kimono azul con terminación de flores de cerezo en los bordes y las mangas… ¿cómo podría explicar la sensación que tuve en ese instante?, una mezcla de sorpresa, interés y un dejo de excitación. Hacía tanto, tanto tiempo que no veía a alguien que luciera esas ropas, y siquiera en Japón todo el mundo las lucía tan bien como ese hombre. No podía dejar de mirarlo.

Con mi gaseosa en mano me puse de pie, dirigiendo ahora mis ojos a los que estaban conmigo, quienes me veían intrigados. -Encontré algo interesante, nos vemos…- y sin dar más explicaciones, me alejé a paso tranquilo de aquella mesa tan aburrida.

Afortunadamente esos chicos ya estaban acostumbrados a esa clase de cosas de mi parte y no me guardaban rencor, aunque si lo hicieran me daría exactamente lo mismo.
Sin vacilar continué recto hasta donde ese hombre se hallaba, con su mirada perdida en el paisaje a través del vidrio; a medida que me acercaba cada vez más, más atractivo me resultaba, todo su porte y el aire que corría a su alrededor se veían hermosos. Sin detenerme a analizar demasiado la situación, al llegar hasta su mesa me senté en el asiento frente a él, dejando mi baso en la mesa, mirándolo con insistencia.
Esperé a que me mirase, aunque no tardó demasiado… la mitad derecha de su rostro era cubierta por un abundante flequillo, aunque no ocultaba el heco de que tenía unos hermosos ojos, enmascarados por unos lentes de contacto rojos (al igual que yo llevaba los míos dorados esa vez), pero eso no le restaba belleza en lo más mínimo, la incrementaba totalmente. Lo analicé unos instantes en silencio, no demasiado, tal vez uno o dos segundos, y cuando finalicé fue el momento de hablar.

-Eres realmente muy atractivo, ¿te gustaría dormir conmigo?- pregunté sosteniendo la mirada en sus ojos color carmesí, con un rostro que no reflejaba expresión alguna, pero hablando con total seriedad y determinación. De ese lugar me iría con ese hombre esa noche, y nadie me diría lo contrario.
avatar
Hazuki Ransaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 140
Monedas Monedas : 3468

Volver arriba Ir abajo

Re: After dark [Privado Hazuki Ransaki]

Mensaje por Koujaku Fujihara el Vie Sep 05, 2014 8:54 pm

El pequeño vaso de sake no tardó en vaciarse de nuevo, mas ésta vez, el moreno no se molestó en rellenarlo. Su mirada paseaba perdida a través del cristal, siguiendo las formas desdibujadas de las personas y los autos que seguían su camino, ajenos a los ojos rojos que los vigilaban, penetrantes. Aunque, a decir verdad, era sólo una vigilancia superficial, un vago intento de enmascarar los tormentosos pensamientos que se anudaban en su interior. No tenía por qué doler ni importarle, todos tenían derecho a entretenerse con algo como más les placiera y él lo había hecho con frecuencia. Pero el caos no escucha a razones y ahogarlo en la brumosa neblina del alcohol le parecía la solución más viable para la noche.

Y por tal motivo no notó la presencia de alguien más a su lado sino hasta que éste pronunció palabra, girándose a observarlo con una abierta expresión de sorpresa. Tendía a ser muy consciente de la atención de otros sobre él, manteniendo siempre un ligero estado de vigilancia respecto a lo que sucedía a su alrededor, pues no sabía cuándo algo malo podría suceder. Era buscado y lo sabía, así como también tenía bien en claro que su presencia no pasaba desapercibida. Sólo esperaba tener el tiempo suficiente antes de que vinieran finalmente a buscarlo, si es que tal cosa sucedía claro está. Bueno, suceder sucedería tarde o temprano, no te libras de tus asuntos con los yakuza así como así.

A pesar de la interrupción a su largo debate mental, no se sintió molesto sino más bien al contrario, agradecido de que lo arrancaran momentáneamente de los oscuros devaneos en los que se perdía. La persona en cuestión era un muchacho de cabellos verdes, con un aire y apariencia más propios de una revista que de un bar a ésas horas de la noche. O, pensándolo bien, propio de un bar de ésa clase, aunque era innegable lo llamativo de su apariencia, distinguiéndolo de los demás aunque sólo fuera por la forma en que se movía. Y, más que todo, ésos iris dorados, persistentemente fijos en los suyos. Una sonrisa tiró de las comisuras de sus labios, elevándolas hacia arriba antes de congelarse por la sorpresa. La pregunta “¿Qué se te ofrece?” había sido respondida sin formularla siquiera, siendo repentinamente consciente de las palabras que el ajeno le dedicó.

Quedarse con la boca abierta es decir poco, la sorpresa va siendo reemplazada poco a poco por una particular mezcla de confusión, sin dejar de lado el desconcierto, claro está. -¿Perdón? –Logra articular tras unos momentos, intentando dibujar nuevamente algo parecido a una sonrisa, bastante más nerviosa y desconcertada que la anterior. El tono de voz del peliverde era serio y firme, pero seguramente estaba gastándole una broma, de modo que, una vez se hubo recompuesto de la sorpresa, al menos en parte, le dedicó un gesto más divertido.- Si deseas dormir, hay muy buenos hoteles en la zona, seguramente puedo recomendarte alguno...-Murmura  señalando la ventana. ¿Qué clase de persona hacía una broma como ésa sin mostrar en su rostro absolutamente ninguna emoción? Tomarlo en serio estaba descartado por completo, sus actividades de conquista se enfocaban únicamente en mujeres, y si bien no iba a negar el atractivo del joven, la situación en sí se le antojaba demasiado inverosímil.

No, definitivamente no, es decir, estaba acostumbrado a que las mujeres se acercaran a él de ésa forma, más insinuantes y dismuladas, pero un chico.. Una cosa era un intercambio de miradas, una tentadora mueca y de ahí ver cómo se desarrollaban las cosas, pero la directa forma de acercarse a preguntar algo a todas luces malintepretable, lo había dejado sin palabras. Interesante, sus pensamientos se desvinculan finalmente del motivo de su presencia en el bar ésa noche, para centrarse en la figura frente a él, con curiosidad y no menos apreciación. Que lo tomaran desprevenido era algo poco usual, siendo suficiente motivo para captar su atención si la invitación en sí no lo hubiera hecho ya.

Sacando la cajetilla del estuche colgado a su cintura, inseparable cuando no tenía bolsillos y éso era casi siempre, dado su estilo de vestir, se lo coloca un cigarillo entre los labios, apartando la vista sólo los segundos necesarios para encenderlo. Temor a recibir una queja no tiene, se aseguró específicamente de que el bar tuviera una zona de fumadores y allí había buscado su asiento antes de entregarse al olvido. Y, con ayuda del recién llegado, comenzaba finalmente a lograrlo. Una bocanada de humo escapa de su boca con el siguiente suspiro, flotando a su alrededor antes de desvanecerse. Normalmente fumaba cuando quería considerar profundamente algo o estaba concentrado, algo que resultaba necesario luego de la particular intervención.-¿El chico con sueño tiene nombre? -Manteniendo el comentario en la ambigua zona de la inocencia, su sonrisa se ladea mostrando los blancos dientes que el afinado cilindro del mismo color. Ya que la conversación estaba iniciada ¿Por qué no aprovechar la oportunidad?
avatar
Koujaku Fujihara
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 44
Monedas Monedas : 1420

Volver arriba Ir abajo

Re: After dark [Privado Hazuki Ransaki]

Mensaje por Hazuki Ransaki el Jue Sep 18, 2014 7:49 am

En un principio pareció sorprendido de darse cuenta de mi presencia, no lo ocultó en lo más mínimo al menos; sus ojos eran realmente expresivos junto con su rostro, totalmente opuesto a mí, que mantuve mi expresión neutral, incluso cuando él hizo un intento de sonrisa muy torpe. Mis ojos estaban fijos en él, mi propuesta era seria, no importa como se la viese, sin embargo él decidió tomarla a broma haciendo un comentario que me pareció enteramente absurdo.

-… ¿Será medio tonto?...- pensé sin dejar de verlo mientras buscaba, se llevaba a la boca y encendía un cigarrillo… instintivamente, al ver esa imagen, relamí mis labios suavemente, usando mi mano izquierda como apoyo de mi rostro. -… no deja de ser sexy aunque sea medio distraído…- volví a pensar afilando mi mirada.

No es que fuera un fetiche o me atrajera la gente que fuma, pero no podía negar que la expresión que ese sujeto ponía era innegablemente seductora. Se veía serio, calmo y centrado, con los ojos concentrados en la llama que encendía su cigarrillo, fuego que se reflejaba en esos orbes carmesí dándoles un brillo misterioso. Incluso la forma tan suave en la que el humo escapaba de sus labios era perfecta, un suspiro espeso y de color ceniza, que me seducía sin poder evitarlo, me tentaba, me hacía desearlo más de lo que ya lo hacía, reafirmando mi decisión de antes: me lo llevaría a la cama conmigo.

El sujeto volvió a hablarme luego de soltar la bocanada de humo, sonriendo ladinamente de una forma que yo consideré un tanto “felina”, lástima que con esa clase de expresión hubiera sido mejor una frase seductora, no una continuación de su anterior frase tan desconcertante a mi gusto y en comparación de mis palabras. -Me llamo Hazuki…- respondí quitando mi rostro de la mano, apoyando ambos brazos cruzados sobre la mesa. -… y lo que tengo no es sueño, es ganas de tener sexo contigo…- no tenía intenciones de estar con evasivas, quería que, si era medio distraído, se diera cuenta rápido de mis intenciones para con él y me diera una respuesta directa. -… y no hace falta que me recomiendes ningún lugar, en aquel hotel tengo reservada una habitación, en caso de que me aburra de la reunión o encuentre a alguien con quien quiera dormir… y en verdad me gustaría llevarte allí conmigo- expliqué tranquilamente, señalando por la ventana con el dedo índice de la izquierda hacia un edificio bastante lujoso que se hallaba frente al bar.

No dejé de observarlo en ningún instante, estaba siendo totalmente directo y serio con esto, de por si hace mucho tiempo en mi vida que no demuestro emociones abiertamente, o hablo con sarcasmos ni titubeos, pero esta vez quería dejarlo más en claro que nunca, ese hombre era mi presa y no quería que se me escapara.

-Y por si aun piensas que es una especie de juego…- comenté a la vez que lentamente me ponía de pie, acercándome a él hasta quedar a su lado. -… déjame ser un poco más directo de lo que ya fui…- me incliné hacia él quitando suavemente el cigarrillo de sus labios con la mano izquierda, rozando su mejilla expuesta con la punta de mis dedos libres. -… en verdad quiero acostarme contigo…- murmuré antes de rozar sus labios suavemente con los míos, un leve beso superficial, mi prueba de que no estaba bromeando y que jamás tuve la intención de sonar gracioso.

No duró más que unos pocos segundos, tomando distancia de él y regresando como si nada a sentarme, nuevamente clavando mis ojos sobre él, con insistencia, esperando una respuesta de su parte mientras le daba un sobro a mi gaseosa.
avatar
Hazuki Ransaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 140
Monedas Monedas : 3468

Volver arriba Ir abajo

Re: After dark [Privado Hazuki Ransaki]

Mensaje por Koujaku Fujihara el Sáb Dic 27, 2014 8:12 pm

Si hubiera estado buscando una distracción, algo que pudiera apartar la imagen que le dolía más de lo que le gustaría aceptar y sin un motivo válido, no habría encontrado algo tan llamativo ni interesante como la persona que se encontraba frente a él. Era como si el universo decidiera de repente que encontrarse a su pequeño amigo en una situación similar a la que él solía generar en las mujeres con frecuencia, fuera suficiente castigo, y decidiera recompensarlo trayéndole algo completamente nuevo. Porque la realidad era que, por mucho que dentro de sí supiera que el sexo femenino no era lo único que lo atraía, jamás había pensado que un hombre pudiera ejercer sobre él tal efecto, al menos no en ése nivel. El muchacho tenía algo que causaba que el estilista no pudiera apartar su mirada de él, una mirada que vagaba ya hacia algo distinto que la simple curiosidad e interés por olvidar sus propios problemas.

Disfrutando de la sensación que fumar le provocaba, lo observa más detalladamente, dibujando sin tocarlo la elegante línea de cuello, sus mandíbulas y finalmente sus labios, que volvían a moverse para responder a su primera pregunta. El sake había quedado momentáneamente en el olvido,  reemplazado por la desconcertante conversación que el japonés insistía en mantener en la ambigüedad. Extraño, pero pretendía hacerse el desentendido, atosigado por una timidez que le resultaba tan desconcertante e inesperada como el encuentro que acababa de tener lugar. Y casi lo hubiera conseguido, centrándose en el nombre que señalaba una proveniencia similar a la suya, sino fuera porque Hazuki se dirigió directamente a la cuestión ni bien hubo terminado de presentarse, dejando toda duda fuera de la conversación.

Decir que estaba sorprendido era poco, por primera vez en su vida, desde que llevaba enredado en asuntos que podríamos llamar “amorosos”, alguien (no sólo alguien, una persona de su mismo sexo) era tan absurdamente directo con él, dejándolo congelado en su lugar mientras su mente intentaba procesar toda la información. Claro que ni siquiera tuvo tiempo para ello, puesto que ni bien el ajeno hubo expuesto sus intenciones para con él, se levantó de su silla. Por un escaso instante, Koujaku pensó que el chico iba a alejarse sin más, molesto con su actitud desentendida y casi comenzaba a pensar qué hacer para evitarlo cuando descubrió que, en lugar de apartarse, el joven de cabellos verdes se acercaba más a él, al punto que quedaban escasos centímetros entre ellos. Era justamente la clase de movida que hacía él mismo para dejar al objetivo de sus conquistas sin aliento, y al muchacho se le daba sorprendentemente bien, puesto que eso le había causado.  Incluso fue incapaz de reclamar o fruncir el ceño porque le quitaran el cigarrillo de los labios, algo que bastaba para cambiar su mirada, habitualmente coqueta, por una tensa sonrisa, puesto que su encantador “accesorio” fue reemplazado por los labios del menor.

Sus ojos se abrieron ligeramente, dejando completamente a la vista los llamativos iris de color rojizo, acompañados de una expresión que la gente comúnmente llamaba “de idiota”, cuando Hazuki se hubo alejado, siguiéndolo con la mirada sin notar realmente lo que hacía. La idea de juego iba quedando lentamente hacia atrás, empujada por un nuevo sentimiento que pugnaba por salir a la superficie pero que aún no podía hacerlo debido al desconcierto. Como si eso no bastara, el dichoso añadido, ése humeante y pálido cilindro que tanto disfrutaba consumir, se cayó de sus labios, entreabiertos en una mueca que delataba todos sus sentimientos. Genial recriminó una parte de su mente, devolviéndole el sentido lo suficiente para que se llevara una mano al rostro, ocultando la parte inferior de éste.

Evitando pensar en el sonrojo que oscurecía la piel de sus pómulos, se aclaró levemente la garganta, buscando retomar el control que tan evidentemente había perdido.- Hazuki.. Mi nombre es Koujaku –Responde a una pregunta jamás hecha, dado que le parecía la mejor forma de iniciar luego de lo sucedido y volver a adoptar la actitud que lo caracterizaba. El joven le atraía, no iba a negarlo, su apariencia física había llamado poderosamente su atención desde el primer momento y ése había sido uno de los puntos que le hizo confundirse, puesto que más allá de considerar llamativo o fijarse en algún que otro hombre, ninguno le provocaba el interés que generaba el de orbes dorados. Era una situación completamente nueva, y la parte más desconcertante era que le gustaba. Porque nadie rompió sus esquemas de ésa manera y porque, aunque le costara admitirlo, estaba algo aburrido de lidiar siempre con mujeres que fingían inocencia, cansado de probar constantemente lo mismo, aunque con diferente rostro o volumen. Quería algo distinto y allí estaba, invitándolo a pasar la noche de una manera tan poco convencional como su forma de relacionarse.

Tras darle un largo trago al sake que volvía a escasear, busca de nuevo la mirada contraria, sonriendo con un tenue nerviosismo que se le antojaba tan nuevo como atrayente.- Bueno, tu propuesta me parece interesante, sólo tengo dos cosas que decir –Comienza con la voz ronca debido al fuerte alcohol, observándolo por entre las pestañas oscuras con una felina sonrisa.- Primero, me gustaría beber un poco más antes de ir a ése hotel que mencionaste –Al decir esto, le hace un gesto a la camarera que anteriormente lo había atendido, pidiendo más bebida sin siquiera dedicarle una mirada. Su atención estaba fija por completo en el muchacho sentado a tan corta distancia de él. Quizás fuera el alcohol, los oscuros sentimientos que lo habían impulsado a sentarse aquella noche en el bar o un simple deseo al que jamás había dado rienda suelta, pero su anterior confusión había sido terminantemente aplastada por ése impulso que comenzaba a tomar cada vez más fuerza.-Y segundo..-Añade mientras se levanta de su silla y se inclina sobre la mesa, tomando al peliverde de la nuca para susurrarle contra los labios antes de enredarse en un beso, mucho más intenso que el anterior y ciertamente dominante.- Esta clase de besos me gustan más –Finaliza volviendo a su asiento y buscando un nuevo cigarrillo, los ojos color sangre brillando con el vacilante fuego del encendedor.
avatar
Koujaku Fujihara
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 44
Monedas Monedas : 1420

Volver arriba Ir abajo

Re: After dark [Privado Hazuki Ransaki]

Mensaje por Hazuki Ransaki el Jue Ene 01, 2015 6:22 am

Su reacción había resultado ser más inocente de lo esperado, incluso mientras le hablaba podía notar un gran desconcierto en su rostro, especialmente en sus ojos, confundido y seguramente sin creer que alguien de su mismo género pudiera estar haciéndole esta clase de proposiciones. Aunque, si me detenía a analizarlo un instante, lo más probable es que su sorpresa no se debiera a la propuesta en sí misma, sino a la manera en que se lo planteé.
El besarlo había sido una jugada arriesgada en muchos sentidos, no solo estaba en juego el hecho de tener relaciones con él o no, sino que mi integridad física podría verse afectada por todo esto. No conocía a aquella persona, no sabía si reaccionaría violentamente tras ese tipo de contacto sin previo aviso; pero como de costumbre me mantuve tranquilo, sin demostrar absolutamente nada que denotase mis pensamientos, tan solo una mirada que no se apartaba de todo su ser mientras regresaba a mi antigua posición. Y como mencioné antes, acabó por reaccionar de una forma más inocente de la que me esperaba de un hombre con su porte tan elegante y de imagen calma y madura.

-Supongo que esa clase de expresión también se le ve bien- pensé con naturalidad mientras le daba otro sorbo a mi bebida.

Esos ojos color fuego tan profundos, ojos que en un principio denotaban fiereza y seducción, ver aquellos rubíes con un tinte tan confundido, incluso perdidos en su desconcierto, me resultaba más interesante de lo que en un principio pudiera haber imaginado. No solo era su mirada, todo su rostro, todo su cuerpo, toda su aura se había modificado tras aquel beso tan suave, mostrando a una persona con un aire más juvenil y, desde mi punto de vista, atrayente. Podría decir que incluso me parecía entretenido, más al ver como su cigarrillo resbalaba de sus labios debido a que su boca se hallaba semi abierta, creo yo, por la sorpresa.

Mis ojos, esa noche dorados, no se apartaban de él ni en el más mínimo instante, no quería perderme ningún gesto que, en esos momentos, se veían más demostrativos que en un principio. -Bueno, pese a verse así de tierno no pierde su sensualidad en ningún momento, eso es un punto a su favor sin duda- verle cubrir su atractivo rostro fue llamativo, más tras identificar un creciente rubor en sus mejillas… las cuales, por alguna razón, tuve deseos de besar para intensificar ese color rojo que combinaba a la perfección con sus ojos. -“Koujaku”… es un buen nombre…- mascullé para mí mismo sin notarlo, esas palabras nada más escaparon de mis labios sin que pudiese detenerlas… incluso en ellos podía sentir un ligero hormigueo que persistió por un largo rato… tan solo el murmurar su nombre me había impactado de una forma inesperada, acelerando tenuemente mi corazón, cosa que no esperaba que sucediera hasta más entrada la noche. -… Creo… que me excita más de lo esperado…- ese pensamiento se vio intensificado al verle dar esos siguientes tragos de lo que parecía ser sake.

Era impresionante como ese hombre lograba seducirme con acciones de lo más simples… tenía algo que me atraía más de lo normal, aunque no estaba seguro de qué pudiese ser, solo entendía que no podía resistirme a ello, así que me dejaría llevar por mis ojos, los cuales me conducían hasta los más pequeños detalles de su ser, en especial esa boca que hace instantes había probado, aquella con un fuerte sabor a alcohol pero a la vez tan suave que casi me obligaba a querer probarla de nuevo.
Asentí a sus siguientes palabras y su primera petición, devolviéndole la mirada neutral a la suya que ya demostraba un claro e irrefutable interés en mí, sin mencionar que con lo que mencionó estaba claramente accediendo a ir al hotel conmigo. No mentiré, sentí un poco de emoción en el pecho por eso, hasta pude percatarme de la elevación mínima de temperatura en mi rostro, seguramente imperceptible para el otro, pero no para mí.
Mientras él hacía un pedido nuevo a la camarera, me dediqué a darle los tragos finales a mi gaseosa, sin prevenir lo que mi acompañante estaba a punto de hacer al ponerse de pie tan repentinamente. La sorpresa se reflejó por un instante en mi rostro al ser tomado por la nuca de tal manera, pude sentir su aliento cálido sobre mi boca justo antes de ser asaltada por aquel beso que solo logró dejarme la mente en blanco.

Hacía ya mucho que nadie lograba excitarme de tal forma solo con un beso… hasta sentía algo de vergüenza al sentir que cierta parte de mi ser estaba reaccionando demasiado a ello. -A mí también me gustan más de esa manera… Koujaku…- respondí sin intenciones de ocultar mi voz extasiada y agitada, suspirando un poco a medida que hablaba. Incluso volví a perderme en él unos segundos mientras encendía aquel nuevo cigarrillo, pero me obligué a reaccionar poniéndome de pie otra vez, acercándome de nueva cuenta a aquel hombre; no podía darme el lujo de esperar a que la camarera llegara y arruinase el ambiente. Me incliné sobre él apoyando mis manos en el respaldo de su asiento, acercando mi rostro al suyo con un sonrojo que ya me era humanamente imposible disimular. -Seré sincero… creo estar en mi límite… eres mejor seduciéndome de lo que te puedes imaginar… y además estoy seguro de que en el hotel pueden llevar sake a la habitación…- mi voz no era la misma de antes, ya no mostraba tranquilidad, más bien me estaba dejando arrastrar poco a poco por la lujuria y no quería evitarlo. Me acerqué más, ahora en dirección a su oído derecho, corriendo su cabello suavemente con mis labios para abrirme paso. -… ya no quiero esperar más… por favor… Koujaku…- susurré con suavidad pero sin ocultar mi deseo, separándome de él para acabar mostrándole ojos serios pero con un deje de ruego en ellos.
avatar
Hazuki Ransaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 140
Monedas Monedas : 3468

Volver arriba Ir abajo

Re: After dark [Privado Hazuki Ransaki]

Mensaje por Tema Cerrado el Mar Feb 17, 2015 12:25 am

Cerrado por inactividad
Para apertura del tema postear en reapertura de temas.
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1639
Monedas Monedas : 19458

Volver arriba Ir abajo

Re: After dark [Privado Hazuki Ransaki]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.