Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. Sería tener muy poca verguenza copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Tengan originalidad y hagan sus cosas vosotros mismos.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List The Top 100 Dangerous Sites Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Jeg vil ikke have sige farvel [Priv. Jace K. Wilhelm]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Jeg vil ikke have sige farvel [Priv. Jace K. Wilhelm]

Mensaje por Touka Kirishima el Mar Jul 29, 2014 11:47 pm

Verano, 2011. Aeropuerto, Dinamarca

Correr. Esquivando a la gente que se amontonaba en la entrada del aeropuerto, se escabullo hacia la parte interior con agilidad y gracia, haciendo uso de sus encantadoras habilidades para pasar por los guardias más molestos. Previamente, había conseguido un pasaje que le permitiría adentrarse en la zona de espera de los vuelos sin pagar por ello (vamos, que el sistema de las aerolíneas no era para nada difícil de hackear). ¿Culpable? No, para nada, mucha gente reservaba asientos en vuelos o compraba el boleto y no alcanzaba a llegar. Al contrario, estaba realizando su buena acción del día: dándole un espacio a alguien para que ocupara el asiento ficticio que ella jamás llegaría a abordar. Tan bondadosa que hasta premio merecía.  Y en lugar de eso, estaba allí por lo que parecía más un castigo, tanto por la razón de su estancia en aquel sitio como por la apariencia que se había visto obligada a llevar.

A pesar de ser fin de semana, dadas sus particulares relaciones con el personal a cargo del internado que se encontraba, había tenido que cumplir una serie de pedidos para que le permitieran salir aquel día. Lo que incluía, además del buen comportamiento, una determinada vestimenta. Ahh, si supieran las veces que se había escabullido con cierta persona y con cierto disfraz, a perderse por las calles de la ciudad con toda la libertad de un adolescente que nada tiene que hacer más que cumplir pocas horas de clases.. Pero no, no en esa ocasión y la morena había terminado por ceder, ya que no podía faltar a ése encuentro, de modo que ahí estaba, tan.. femenina. Vestido, cabello arreglado, aunque se había revuelto un poco con el viaje y se veía mejor que antes, y hasta un tenue maquillaje, obra de sus compañeras de cuarto que no habían podido resistir la tentación de observar a la chica arreglada de tal manera aunque fuera sólo una vez. ¡Hasta se le habían tirado encima e inmovilizado para que no escapara! Soren jamás se recuperaría de aquello.

Con una última sonrisa dulce, dedicada al guardia más inquisitivo, paseó la vista por el sitio donde supuestamente él estaría esperando, afortunadamente sin su familia. Suficiente tener que encontrarse con él luciendo de ésa manera, el público sería demasiado. No tardó en encontrar la familiar mata de cabello rubio, oculta parcialmente por los auriculares y perdida como siempre en el brillo del ordenador. –¿Quién soy? –Susurró en su oído una vez se hubo acercado, apartándole suavemente uno de los auriculares con una sonrisa ladeada y olvidando por unos segundos que su apariencia no era la habitual. Mala idea, Touka.
avatar
Touka Kirishima
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 136
Monedas Monedas : 2037

Volver arriba Ir abajo

Re: Jeg vil ikke have sige farvel [Priv. Jace K. Wilhelm]

Mensaje por Jace K. Wilhelm el Sáb Ago 30, 2014 11:57 pm

Verano, 2011. Aeropuerto, Dinamarca.
» Ropa


La mayor emoción que sentía era una mezcla de regocijo con un poco de derrota. Había logrado uno de sus objetivos, pero venía con un pago y condición adicional. Condición que estaba más que clara ahora que estaba esperando su vuelo en el aeropuerto, que estaba por cumplir. Sus padres lo habían ido a dejar a ese lugar una hora antes, lamentablemente tenían que cerrar un trato de negocios con otra empresa por lo que se habían disculpado con su propio hijo al no ser capaz de estar ahí para verlo subir al avión que lo alejaría de esas tierras danesas para ir a vivir de ahora en adelante en tierras francesas. Su madre le había llenado de preguntas desde que pisaron el suelo del establecimiento, preguntas que Jace respondía una y otra vez. Incluso su madre le dio más dinero del que ya tenía en la billetera por cualquier inconveniente. Mientras que su padre sólo le dijo que cualquier problema con el viaje llamaba y lo solucionaban de inmediato. A veces sus padres…daban miedo. No lo admitirá si.

Hace mucho tiempo atrás un empleado de la aerolínea que tomaría para viajar, despachó su equipaje, quedando Jace solo con la maleta del ordenador. Mientras esperaba, navegaría por internet. Dadas las ventajas por el gran valor monetario de su boleto, tendría varias comodidades que no todos podrían permitirse. Se había puesto los auriculares para sólo escuchar lo que quisiera en el área de espera del abordaje, sus ojos concentrados en la pantalla del computador, estaba viendo videos en youtube de un nuevo chico que hacía monólogos, debía admitir que era gracioso porque le saca varias sonrisas, pequeñas pero sonrisas al fin y al cabo. Tan concentrado estaba que no se percató cuando le corrieron uno de sus auriculares, pero reconoció rápidamente el timbre de voz. Claramente por la expresión de su rostro, lo había sorprendido, pero por verla vestida de esa manera—. Nunca, pero nunca creí que iba a vivir para este día —Una sonrisa se formó notoriamente en su rostro, tenía que aprovechar de molestarla ahora que podía porque después sería muy tarde. Le palmeó ligeramente una de sus mejillas, en un gesto cariñoso que muchas veces no demostraba—. Pero te ves hermosa, Touka. Una lástima considerando aquelloRefiriéndose implícitamente a que a ella no le gustaban los chicos.

Cerró el computador, éste quedaría en estado de hibernación hasta que se le ocurriera de nuevo usarlo, guardándolo en la maleta. Así fue como su mirada se dirigió de nuevo a su mejor amiga—. Bien, ¿Cómo lograste el permiso? —Expresó mientras se bajaba los auriculares acomodándose recelosamente en su cuello—. Y… —Buscó en sus bolsillos su celular, que encontró rápidamente pero no lo sacó, lo tomó con una de sus manos dentro del espacio en el que estaba—. Adivina quien quiere foto de conmemoración por el hito del vestido~ —Un tono divertido apareció en su voz, no, si la oportunidad para molestar a su mejor amiga no se la perdería por nada.
avatar
Jace K. Wilhelm
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 304
Monedas Monedas : 5096

Volver arriba Ir abajo

Re: Jeg vil ikke have sige farvel [Priv. Jace K. Wilhelm]

Mensaje por Touka Kirishima el Sáb Ene 31, 2015 7:18 pm

A pesar de la pequeña carrera que se había visto obligada a efectuar, ya fuera porque apenas si quedaba tiempo hasta que eso sucediera, o por su propio temor a llegar demasiado tarde, su respiración apenas se había agitado. Estaba algo nerviosa, eso era cierto, pero se debía más a la razón que la llevaba a estar allí aquel día que al ligero ejercicio y, por qué no admitirlo, al atuendo que le forzaron a llevar. Y encima con maquillaje incluido, como si estar arreglada de tal manera no fuera lo suficientemente incómodo. Pero claro, dichos pensamientos habían abandonado momentáneamente su cabeza al encontrar por fin los pálidos cabellos rubios entre la multitud, predominando la actitud que la invadía al encontrarse cerca de su mejor amigo. Si bien su rostro solía mostrar una expresión que demostraba que el 95% del universo era demasiado superficial o estúpido para resultar divertido, en el caso de Jace, su habitual sonrisa irónica tenía un tinte mucho más sincero y juguetón. En palabras más claras, era el único que lograba arrancarle una risa completamente sincera, sin haberla forzado o deberse a alguna reacción particularmente hilarante de las personas con las que frecuentemente descargaba sus comentarios o bromas.

Aunque, si hubiera sido un poco más consciente de su apariencia, en lugar de dejarse llevar por la costumbre de relacionarse con el muchacho, quizás se habría acercado de otra manera o no hubiera permitido que sus pensamientos se alejaran de la cuestión central de su vestimenta. De esa manera, no la habría sorprendido aquel comentario, haciéndola repentinamente consciente de que por primera vez en lo que llevaban de conocerse (y eran ya varios años) llevaba puesto un vestido. Ella, que los odiaba en general y en particular aplicados a su persona. Vale, no iba a negar que a ciertas personas les sentaba, pero la hacker no se consideraba una de ellas.- Siéntete afortunado, es una de esas oportunidades que se tienen una vez en la vida –Logra replicar al cabo de un momento, arreglándoselas de alguna manera para que su expresión no delate la vergüenza que siente. Al menos, no hasta que lo oye halagarla de esa forma. Un tenue sonrojo, que la morena no se dignaría jamás a reconocer como tal, adorna sus mejillas, pese a lo cual la curva de sus labios se inclina hacia un costado en una mueca torcida. El bromear sobre sus propias inclinaciones era algo frecuente junto a su mejor amigo, al igual que la supuesta pena de éste en referencia a tal hecho. Un simple juego, nada más.- Oh, gracias, pero no llores, siempre tengo amor para Jules.

La gente iba y venía a su alrededor, abstraída en su propio mundo y arrastrando consigo diferente volumen de bultos, o, en algunos casos, personas, mayormente niños o algún que otro mocoso molesto. Mas nada de eso resultaba relevante ahora, puesto que la joven hacker tenía sus propias cosas de las qué ocuparse. Una mirada superficial sobre el equipaje de su amigo mientras éste se dedicaba a intentar molestarla por su atuendo, fue todo el desvío que realizó antes de volver a buscar los orbes ajenos.- ¿Cómo es que me preguntas eso? Siempre he sido una dama delicada –Comienza sin poder evitar romper a reír a media frase. Era brillante en muchas cosas y cuando se esforzaba, podía conseguir lo que deseaba sin demasiado esfuerzo. Pero ser una “joven modelo” como exigía la directora del internado, resultaba difícil con su particular temperamento. Y, siendo sinceros, tampoco es que le pusiera muchas ganas, al menos no hasta que se enteró de lo de Jace.- Vale, no, pero lo fui estas semanas y voilà, libertad. –Sin apartar de sus labios la mueca divertida, enarca una ceja al oírlo hablar, emitiendo un suspiro de sacrificada mártir.- Bien, creo que deberé hacerte el favor, aunque, después de todo, los vestidos suelen verse mejor en ti.
avatar
Touka Kirishima
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 136
Monedas Monedas : 2037

Volver arriba Ir abajo

Re: Jeg vil ikke have sige farvel [Priv. Jace K. Wilhelm]

Mensaje por Jace K. Wilhelm el Jue Mayo 28, 2015 3:58 am

No tuvo que esperar demasiado hasta poder escuchar una respuesta. Sabía qué Touka se intentaría sacar de encima la situación con un comentario ingenioso y un poco pretencioso, todo debido a qué eran mejores amigos desde hace años, por lo que se conocían lo suficiente hasta para imaginar un tanto las reacciones ajenas. Cerró levemente los párpados mientras soltaba una pequeña risa suave ante la mención de estar ante casi un hito histórico. Y vaya que lo era. Pero fue claro que su mirada mostró lo traicionado que se sintió ante la mención de Jules. Lo peor es que no sabía si había sido una respuesta condicionada suya porque se sintió celoso de sí mismo pero en versión femenina o no. Pero lo dejó enterrado.

Touka era su mejor amiga. Con la que podía compartir cualquier cosa que le pasara, pensamientos que lo molestaban como si fueran agujas clavándose en su cuerpo, emociones que no sabía de todo bien como controlar, bromas, éxitos e incluso sus no admitidos miedos. Todo, absolutamente todo. Giró el rostro en sentido contrario, recalcando así que se sintió ofendido, y casi de verdad, pero fue capaz de enmarascarlo usando su tono de voz de broma—. Lo siento. Tú sabes que a Jules sólo le gusta Soren. —Y la mira por el rabillo del ojo, y emite una sonrisa contenida, para después mencionar crudamente—: No tendrás suerte. Así que tendrás que conformarte con darme a mí el amor que le tienes a ella. —Dice, como si Touka de verdad no tuviera otra alternativa más que aceptar. Como si fuera absoluto.

Escucha lo siguiente. Y de verdad, jura, intenta, no reírse ante la mención de su mejor amiga portándose como toda una dama que exigía el Internado en que ella se convirtiera pero es en vano, es una carcajada. Todavía andaba con las manos en su bolsillo, y con una sosteniendo el celular dentro del bolsillo, pero  saca sus manos, sin nada en ellas. Le palmea el asiento que está al lado suyo, invitándola a que se sentara a su lado, como siempre lo hacían ellos dos. Después se cubre el rostro con una de sus palmas, porque había llegado a una conclusión inesperada, que lo había sin admitirlo, avergonzado pero a la vez alegrado. Dado que Jace la conocía, el Danés sabía que eso de portarse como una dama refinada debió haber sido el peor martirio de su corta vida, y había que agregar que ella dijo que fue durante “estas semanas”, más tiempo del que creyó que fuera para ella posible de soportar. Sintió algo extraño, cálido hasta se atrevería a decir, confortante—. Si no fueras mi mejor amiga te juro que te pediría que… —Pero se detiene a la mitad, dándose cuenta de lo que estaba por decir. No. No. ¡Eso Absolutamente no! No debía ni decirlo ni aunque fuera en broma.

Él lo había leído en Internet unos días antes. El poder de la Palabra. La palabra tiene el poder de comenzar una relación como a la vez de terminarla. Una palabra mal empleada,  y todo se iba a la basura. Y Jace estaba seguro de qué no quería que su relación de amistad con Touka se fuera al demonio por decir “Si no fueras mi mejor amiga te juro que te pediría que salgamos a una cita” Obvio que no. Por lo que carraspeó ante la mención de los vestidos, debía decir algo o sino la chica a su lado se daría cuenta que le estaba dando la vuelta a un tema aparte pero confuso para él—. No estés celosa de mi perfecta apariencia, Touka. —Una sonrisa de nuevo presuntuosa se forma en su rostro, pero algo estaba mal, se sentía diferente, porque estaba claro para Jace que sólo la estaba haciendo para ocultar algo. Algo que era incorrecto—. Ya tú sabes,  el mundo tiene preferencia por algunas personas~ Y obvio que yo estoy en ese grupo~ —De repente, se sintió más animado. Sí, debía olvidar lo anterior. Fuera, fuera, absolutamente fuera—. Pásame una de tus manos —Señala, estirando la propia para reforzar sus palabras. Necesitaba entregarle un objeto importante, antes de que fuera tarde, antes de que sus sentimientos se atrevieran a vilmente mutar a otros. No quería que se transformaran, quería que siguieran como estaban. Pero su línea de pensamiento en estos últimos minutos le estaba avisando que le quedaba poco tiempo antes de que pasara lo inevitable.
avatar
Jace K. Wilhelm
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 304
Monedas Monedas : 5096

Volver arriba Ir abajo

Re: Jeg vil ikke have sige farvel [Priv. Jace K. Wilhelm]

Mensaje por Touka Kirishima el Vie Oct 30, 2015 2:10 am

Esperaba la consabida respuesta de su mejor amigo, dotado de una acidez digna de su afilada lengua. Era de las cosas que más le gustaban de él y sin embargo, en aquel preciso momento, ansiaba con todas sus fuerzas que dejara el tema de su apariencia de lado. Por supuesto, desearlo y que sucedieran eran cosas completamente distintas, más si se trataba de un hecho equivalente a la aparición de un unicornio o algún milagro por el estilo. Touka jamás, jamás se vestía de una manera tan femenina, de modo que dejarlo pasar era algo bastante impensado. Al menos, si ella estuviera en el lugar de Jace, no perdería la oportunidad de chincharlo tanto como fuera posible. Y se parecían demasiado, por algo eran mejores amigos. De todos modos, sabía que había conseguido molestarlo con su comentario. Y eso era justamente lo que estaba buscando.

.-Ah, supongo que no me queda ninguna otra opción -Volviendo su atención hacia el presente, compone una expresión de resignación, emitiendo incluso un pequeño suspiro. Sus ojos no participan de ello, inclinándose hacia el muchacho con una curvada sonrisa.- Entonces mejor vete preparando ~ -Advierte arqueando una ceja y apartándose luego con una risita. Lo mismo de siempre, bromear sobre el atractivo de “Jules” e intentar en el proceso hacer sonrojar a su intérprete. Lo mismo y al mismo tiempo tan distinto, porque algo en su interior venía agitándose desde hacía ya bastante, haciéndola replantearse aquello que consideraba parte invariable de su naturaleza. Si se trataba de Jace, entonces..¡No! Alto ahí, stop. Frunce el ceño, deteniendo sus pensamientos que comenzaban a tomar rumbos desbocados y peligrosos. Access forbidden. Maldiciéndose internamente, se sienta en el sitio señalado, acomodando la falda del vestido para que no se arrugara, obviamente un gesto inconsciente inculcado tras muchos años de arduo esfuerzo. Si lo supiera, evitaría repetirlo a toda costa.

Buscando distraerse a toda costa, se aferra a las siguientes palabras que escucha, dedicando al rubio una mirada curiosa. Evidentemente intentaba zafarse del tema y ella, desesperada por abandonar la insegura tierra de su mente, se aprovechó de eso.- Si no fuera tu mejor amiga, ¿me pedirías qué? –Inquiere incitándolo a continuar, arqueando las cejas con evidente interés, claro como el agua el mensaje de “si no me lo dices, lo sabré de todos modos tarde o temprano”. Ocultarse cosas entre ellos no se sentía natural, era traicionero de parte del menor andar callándose a media frase algo como eso. Pero tú también estás ocultando algo susurra una irritante vocecita, provocando que se lleve una mano a los cabellos como si intentara acallarla. Tal gesto queda por supuesto disimulado al mesarse la oscura melena, mas esa irritante cosa que el resto de la humanidad llama “conciencia” o “voz interior” amenaza con destruir su impasible imagen. Si pudiera, mataría esa parte de sí misma. Estúpido síndrome de múltiple personalidad . Revolea los ojos tanto para sí misma como por el comentario ajeno, chasqueando la lengua como toda respuesta. Pero, a pesar de todo, consigue de algún modo que las comisuras de sus labios se curven hacia arriba.

-Por supuesto, eres la belleza personificada –Bromea tirando de un pálido mechón.- Lástima que yo sea la perfección –Irguiéndose, se coloca en postura de reina momentáneamente, apelando a todas sus dotes artísticas para mantener la normalidad al menos externamente. Las cosas se estaban complicando más de lo que esperaba. Atendiendo al pedido, extiende con curiosidad una de sus manos, apoyándola sobre la ajena.- ¿Es ahora cuando admites tu eterno amor por mí y me pides matrimonio? Quizás así sí puedas quedarte –Esboza una torcida sonrisa, ladeando ligeramente el rostro. Todo aquello era una broma, nada más y su tono de voz no deja lugar a dudas. Pero, muy en el fondo, una pequeña parte de sí no dejaba de rebelarse ante la idea de perder a su mejor amigo, deseando con todas sus fuerzas alterar ese malévolo plan de vuelo o eliminarlo por completo. Quizás, ya que estábamos hacer desaparecer el avión.
avatar
Touka Kirishima
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 136
Monedas Monedas : 2037

Volver arriba Ir abajo

Re: Jeg vil ikke have sige farvel [Priv. Jace K. Wilhelm]

Mensaje por Jace K. Wilhelm el Jue Nov 26, 2015 5:21 pm

Y sabía que no debía haber abierto su boca para pronunciar las palabras que habían delatado  a su mente con el terrible “¿Y si…?” Bien, ahora tenía que demostrar su capacidad de respuesta y de creatividad para poder salir de esta conversación de manera victoriosa. Oh, problema. No se le ocurre nada, se le nota en la expresión de su rostro, en su boca levemente fruncida mientras está mirando sus manos como si fueran lo más divertido de todo el aeropuerto después de haber mirado a Touka, le había dado la mirada de qué tarde o temprano ella se iba a enterar. Prefería que fuera tarde a temprano. Quién iba a saber que ese pequeño deseo se cumpliría.

No, no está nervioso, o eso quiere creer—Te pediría que… —Pocas veces Jace Wilhelm se ha quedado sin palabras, esta es una de ellas, al final, decide que sería bueno irse por la verd…ni jodiendo—.  Usaras vestidos más seguido. —Por lo menos, eso serviría para poder apaciguar la curiosidad de su mejor amiga. Después la ve haciendo unos gestos, y el rubio en respuesta termina enarcando una de sus cejas en señal de curiosidad además de encontrando que Touka se estaba comportando de manera extraña.

Ambos sabían que ellos no eran lo que estaban diciendo, aún así, estaba dentro de sus personalidades de creerse más de lo que eran—. La belleza y la perfección deben ir juntos. —Admite en un susurro, aunque simplemente lo podía haber dicho en voz alta pero por alguna extraña razón un sentimiento le dijo que mejor lo guardara.  La sonrisa que se le había formado por lo de decir que ella era la perfección mientras que él la belleza, se borra o mejor dicho, casi queda desencajada por lo que vino a continuación, porque aunque sabía que le estaban bromeando, por un segundo…se sintió demasiado real.

—Touka. —De repente su tono de voz, adquiere un matiz de seriedad—. ¿Me darías el placer de no adelantarte en desmantelar mis planes? —Jace también tenía dotes de actor, y había que tomar esta despedida de la mejor manera posible, esta seria una broma con parte mentira y parte verdad. Acuna la mano femenina entre las propias, de manera cariñosa, casi delicada, como si fuera frágil—. ¿Sabes? No quiero no dejar de verte. —Una sinceridad abrumadora hay detrás de esas palabras, porque no está mintiendo—. Pero no depende de mí. —Por un momento, su mirada muestra casi algo cercano al acongojo—. Así que te iba a pedir que me esperaras, ¿Lo harías?  —Termina levantando la unión entre sus manos, un poco, para hacerla más accesible, ya no estando sobre su propio regazo. Da la impresión de que fuera a besar la mano de Touka, en un gesto cariñoso—.  Y...gracias por hacerme decir todo esto, no quería decirlo así—Le dice finalmente entre broma y reprimienda, finalmente bajando sus manos, y soltando las femeninas. Dando a entender que con el "no quería decirlo así" era la parte de las acciones que hizo mientras le decía todo.
avatar
Jace K. Wilhelm
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 304
Monedas Monedas : 5096

Volver arriba Ir abajo

Re: Jeg vil ikke have sige farvel [Priv. Jace K. Wilhelm]

Mensaje por Tema Cerrado el Jue Ene 07, 2016 9:48 pm

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1674
Monedas Monedas : 19620

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.