Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Ir abajo

Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Minoru Matsuda el Jue Jul 24, 2014 6:13 am

Estaba acostumbrado a trabajar a medio tiempo. Una gran variedad de trabajos había tenido que hacer durante su estadía en Francia, pero el más fijo de los que tenía era el de desempeñarse como mesero dentro de un restaurante. Su jefe recientemente había abierto otro restaurante en otra parte de la ciudad, más alejada del centro, a falta de personal, algunos del central, en el que estaba Minoru, irían a trabajar allá ese hermoso y caluroso día domingo.

Por ser fin de semana, la paga por el horario sería mayor que el normal además, considerando que era en las horas después de almuerzo, las de mayor demanda a decir verdad, eso también se representaba en otra suma dentro del sueldo final del día. A Minoru le había tocado ese horario. No sabía como sería el de la mañana cuando abrieron recién, o el que correspondía al nocturno, estaba seguro que éste último claramente era más dinero.

Había llegado media hora antes de que comenzara oficialmente su turno, para cambiarse en el locker y recibir las indicaciones con tiempo. Agradecía que le habían permitido a todos usar el uniforme más sencillo en la parte superior, considerando la camisa de manga corta, si hubiera sido con la larga junto con la corbata agregando la chaqueta sin mangas, la mayoría estaría sofocado.

Una vez estuvo listo, fue a juntarse con el jefe de los meseros ese día, para que le informara de las mesas que le correspondían, las cinco corridas que estaban ubicadas en los ventanales. Asintiendo después de que le dijeron aquello se fue a verificar que no faltara nada en ellas, las cinco estaban vacías de clientes. Luego de un momento una familia llegó y los fue a atender como siempre lo hacía, llevando el pedido al cocinero de inmediato, pero cuando estaba allí habló un momento con los chicos allá, hasta que una compañera le dijo que un chico había llegado a las mesas que a él le correspondían, diciendo una disculpa fue que se iba a disponer a atenderlo, pero antes de llegar por completo, la figura se le hizo más familiar. Oh, demonios, ¿Quién iba a pensar que lo iba a encontrar aquí? La única reacción acertada que se le ocurrió fue voltearse como si no lo hubiera visto, mientras que sus facciones mostraban su nerviosismo interior. No pensó que le tocaría atender a Ren. Mejor dicho, no pensó que lo volvería a ver de nuevo.
avatar
Minoru Matsuda
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 417
Monedas Monedas : 13626

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Raphael Renoir el Jue Jul 31, 2014 3:46 am

Fin de semana, absurdamente caluroso fin de semana. Si el ruso ya andaba escaso de ropa en pleno invierno, para sorpresa y placer de mucha gente, la idea de vestirse en aquella época le resultaba apenas toleraba. Las elevadas temperaturas de Francia resultaban un infierno a comparación de su helada ciudad natal y le faltaba poco para pasarse el día sumergido en el océano. Lamentablemente, no tenía demasiado tiempo para eso, porque la llegada de las vacaciones traía consigo multiplicidad de trabajos, ya que las campañas publicitarias buscaban explotar al máximo el tiempo libre y el “agradable” clima que lo acompañaba.  Completamente típico, pero pagaban muy bien por ello y él no iba ser quien rechazara un generoso pago, menos si le daba la posibilidad de adquirir todos esos objetos que anhelaba, así como materiales nuevos para sus inventos y, por qué no, alguna que otro accesorio para su cámara.

Y ésa vez, le tocó estar del otro lado del lente, posando y sonriendo con la modelo de turno, fingiendo alegría cuando en realidad, prefería sudar con actividades más interesantes. Lo bueno de ésa sesión en particular, fue que le permitieron quedarse con la ropa una vez estuvo listo el trabajo, de modo que, tras dejar el resto de los objetos en su hogar, partió hacia uno de los restaurantes que habían abierto recientemente cerca del mismo. Remera negra ceñida al cuerpo (manga corta, por supuesto), pantalones de jean ligeros y hasta por debajo de la rodilla, zapatillas.. En fin, listo para seguir posando, incluso llevaba el cabello recogido en una coleta alta para evitar sufrir más el calor. Quizás por eso, al llegar, consiguió una de las mejores mesas junto a la ventana, con el correspondiente teléfono de la camarera que se alejaba entre sonrojos. Bravo, sumarle ego a alguien de por sí ya bastante creído.

Aunque en realidad le había dejado el trabajo a su encanto natural, quitándose los lentes de sol con toda la gracia adquirida en años de trabajos como ésos.  El paisaje del otro lado de la ventana era bastante bonito, ya que el dueño había elegido hábilmente un sitio con vistas al parque, y el joven de cabellos verdes comenzó a relajarse ni bien se halló solo, echando apenas un vistazo al menú antes de desviar la mirada a la lejanía. Ya tenía en claro que iba a ordenar y, de todos modos, su mente se hallaba muy lejos de allí, perdida en tardes lluviosas e interesantes ovejas.
avatar
Raphael Renoir
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 99
Monedas Monedas : 1828

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Minoru Matsuda el Vie Ago 01, 2014 11:55 pm

Las mentiras no eran lo suyo, así que ¿Cómo explicaría su acción anterior de haber huido de un cliente? La misma compañera que le había avisado antes de que tenía que atender a un cliente, que resultó ser Ren, lo quedó mirando con curiosidad por la reacción que él había hecho de voltearse como si no hubiera querido verlo, ¿Cómo le iba a mostrar el rostro después de lo último que le dijo antes de desaparecer en ese día lluvioso? Lo gracioso es que ahora la vida lo ponía a prueba, a ver como actuaba en esta nueva situación.

Estaba más que seguro que su compañera ya le había entregado el menú a el chico de cabellos verdes. Entonces sólo tendría que decirle a Ren que sería el encargado de su orden ese día y listo. No había nada más fácil que eso, por supuesto que...que...¡¿Cómo demonios lo haría?! Más encima, Minoru desvió un poco su vista para mirar su perfil y era demasiado para su vista, estaba segura que su compañera cuando hizo su trabajo debería haber estado demasiado sonrojada para ser verdad. Y maldición, la entendía perfectamente. Aun así, no quería, no quería servir a Ren , se rehusaba a ir. Esto ya casi parecía un berrinche, y lo peor es que lo era.

—N-No quiero atenderlo. Hazlo tú, por favor. —Se agarró al brazo de su compañera, como si ella pudiera brindarle una solución, y lo esperaba. Pero no, ella estaba peor que él, así que se negó rotundamente alegando que tenía que atender sus mesas también. Lo peor es que no estaban muy lejos de la zona de atención de sus mesas, o sea, las que le correspondían a Minoru, incluso algunos de las personas ya lo estaban mirando con impacable curiosidad. Dos meseros discutiendo, era raro de ver en ese lugar. Pero no tardó mucho para que el jefe llegara donde ellos y le diera una leve llamada de atención al moreno mientras era obligado a caminar más cerca de su área de trabajo, después de eso, le dio una palmada en uno de sus hombros para que hiciera su labor, lo que hizo que el chico trastabillara un poco y quedara parado frente a la mesa de Ren, sujetándose del borde de su mesa, para afirmarse o  sino se hubiera ido hacia delante.

Bien, Minoru, enfréntalo. Pero admiró unos segundos el perfil ajeno y llegó a la simple conclusión de que  Quería hacerse bolita y desaparecer. Tragó saliva mientras rápidamente se reincorparaba, bueno, si se le salía de las manos, o sea, si sus nervios lo hacían, pediría auxilio. Trató de serenarse lo más que podía—. Buenas, lamento la tardanza. —Esto sería demasiado difícil de decir, si fuera otra persona, sería más sencillo pero mira, aquí estaba—. Seré su mesero, estaré encargado de servirle hoy.  
avatar
Minoru Matsuda
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 417
Monedas Monedas : 13626

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Raphael Renoir el Miér Ago 06, 2014 4:18 am

Normalmente prestaba atención a las cosas que se desarrollaban a su alrededor, entreteniéndose en arrancarle sonrojos o divertidas reacciones  a las camareras de turno. Ése día, sin embargo, no se hallaba de humor para eso. La modelo que le tocó de compañera era particularmente tonta, sumándole además un detestable parecido con las escasas fotos de su madre que había observado de pequeño. En resumen, absolutamente desagradable. Y había tenido que pasar el día fingiendo, tanto delante como detrás de las cámaras puesto que no iba a arruinarse el trabajo por una persona que sólo sabía hablar de la vez que se había quebrado una uña, o roto la manija de su bolso favorito.

Mentes brillantes pensó masajeándose la sien con la mirada aún perdida del otro lado de la ventana. Pero ahora tendría el resto del día para él, abriéndose un mundo de posibilidades de entretenimiento. La pregunta central era ¿Con qué se divertiría ése día? La llegada del mesero lo hizo volver la mirada, manteniendo un aire ligeramente perdido al fijarse en el rostro ajeno, que resulta ser la materializada respuesta de lo que buscaba. Minoru, de pie, presentándose como si jamás se hubieran visto y con ése deje de nerviosismo que nunca lograba ocultar por completo. Oh, esto se pone cada vez más y más interesante. Qué podía decir, ni siquiera había tenido que buscar a la “oveja”, ésta había venido por su propia cuenta. Quién diría que trabajaba de mesero y sobretodo en ése restaurante que acababa de abrir, las posibilidades de verlo de nuevo eran nulas. O lo habían sido hasta ése momento.

- Hola Minoru –Respondió al saludo con suavidad, aprovechando la rigidez del menor para pasear su mirada sobre él a su voluntad, aunque incluso si el ajeno no estuviera de ése modo, se habría deleitado con la imagen de todos modos. La vergüenza no formaba parte de su carácter y menos con alguien tan “comestible” como el moreno. -¿Así que vas a servirme hoy? –Inquirió remarcando especialmente la idea de servir y componiendo una de las sonrisas amables que utilizaba para tratar con los demás. Sus ojos eran como de costumbre, la parte que no se condecía con el resto de su expresión, mostrando un brillo dedicado únicamente al pequeño mesero.

Fingiendo un interés que no sentía, comenzó a revisar la carta con deliberada lentitud, a pesar de que tenía claro lo que pediría desde que había puesto pie en el local. -¿Podría decirme los especiales del día? –Su voz sonaba peligrosamente suave y sedosa, gritando básicamente peligro para quien lo conociera, aunque a ojos ajenos fuera un amable pedido. Iba a aprovechar todos y cada uno de los segundos que tuviera disponibles para disfrutar del moreno, lo que incluía apoderarse de él ni bien tuviera la oportunidad. Siempre había espacio para el postre.
avatar
Raphael Renoir
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 99
Monedas Monedas : 1828

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Minoru Matsuda el Dom Ago 10, 2014 10:32 pm

Su turno ni siquiera había llegado a la mitad y ya quería tomar sus cosas para ir a pedirle al jefe de los camareros algo parecido a la clemencia para retirarse un poco antes. Sabia que estaba siendo cobarde, bueno en realidad, demasiado cobarde. Pero la presencia de Ren era una muestra de cuan débil podía ser ante algunas personas, su lado más inseguro salía a relucir pero no estaba con un pensamiento certero de que le preocupara del todo.

¡Lo sabia! Sabia que no debía haberle pronunciado la palabra servir, que se daba para malentendidos y comentarios de doble sentido, que Ren no desaprovecharía. Hizo todo el esfuerzo posible para intentar demostrar que el comentario no le había afectado, pero era demasiado difícil hacerlo. Ladeó su mirada nervioso cuando la contraria se conectó pasajeramente con la suya, y así fue también capaz de percatarse que dos de sus compañeras lo estaban mirando deteniendo un momento sus propios labores, una de ellas por la mirada que le daba al moreno es que le estaba animando y que no se dejara derrotar por semejante individuo como lo era Ren. Esto era el colmo de los colmos, que ellas se dieran cuenta que algo pasaba y que provocaba que quedara trabado en la atención al cliente.

Su mirada volvió a la mesa en el que el otro estaba sentado, estaba en el trabajo y debía mantener aquello en mente. Pero en su línea de pensamiento apareció que era demasiado tentador llamarlo en ese mismo instante por su nombre de pila, porque Minoru seguía pensando que el nombre que el contrario le había dicho la vez pasada no era el verdadero, díganle...presentimiento. La voz de Ren se hizo de nuevo presente y fue lo suficientemente capaz de sacarlo de sus pasajeras divagaciones—. Por supuesto. —Aclaró con presteza sin ser perceptivo con el tono de voz ajeno. No se demoró de mucho hasta que de nuevo comenzó hablar—. Por la temporada, los menús especiales presentan mayor variedad en productos derivados del mar —Habló mientras buscaba entre sus ropas la libreta para escribir el pedido que pudiera solicitar, si es que era muy largo—. Como entrada hay ensalada Cesar o Tartar de atún marinado, de plato principal se puede escoger entre Lomo de merluza o Solomillo de ternera a la plancha con acompañamiento al gusto. Y de postre… —Ladeó la mirada para mirar el mostrador, viendo lo que había disponible—. Cualquiera de los que allí se presentan.

Su atención volvió de nuevo hacía la figura de Ren—. Casi se me olvida, para beber hay jugos, bebidas, vinos o cerveza. Es a elección. —Sólo tenía que recordar en dónde estaba y así tranquilizarse lo máximo que pudiera, para atenderlo sin problemas—. ¿Qué desea? —Tardíamente se dio cuenta de sus palabras, que de nuevo podían ser malentendidas. Quería reír pero solamente una pequeña sonrisa se formó en sus labios, una sonrisa que demostraba que de alguna manera sin quererlo él mismo se hubiera hundido pero que aun así intentaba mostrarse cordial.
avatar
Minoru Matsuda
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 417
Monedas Monedas : 13626

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Raphael Renoir el Jue Ago 21, 2014 4:25 am

“Comer con los ojos”, ésa sería la definición exacta de las observaciones de Ren al nervioso mesero mientras éste recitaba los especiales del día con una postura digna de oficial del ejército. Bravo, casi que podría aplaudirle por su solemnidad si no fuera porque ésta sólo le provocaba más deseos de dejarlo tan sonrojado y jadeante como en el primer encuentro que habían tenido. Su mente había borrado por completo (¿O quizás estaba ignorándolo deliberadamente?) el hecho de que brindó su apodo, aquel reservado a las personas más cercanas a él y que escasamente pronunciaba en voz alta, al desconocido que continuaba con la lista en un esfuerzo encomiable, de modo que no se hallaba nervioso ni esperaba oírse llamar de ése modo. La tentación era demasiada y más aún cuando el muchacho en cuestión no era consciente de lo apetecible que resultaba la línea de su cuello o esos labios levemente temblorosos. Ah, qué daría en ésos momentos por tener la capacidad de leer la mente o, más específicamente, de transmitirle al ajeno lo que estaba pensando. Seguramente su rostro se teñiría de un rojo brillante.

Reacomodándose su máscara de lobo bueno, volvió a desviar la vista hasta los ojos del moreno con una expresión tan tranquila como antes al notar la atención que las demás meseras les prestaban. Si alguien era consciente de su apariencia, era el ruso, mas su concentración se centraba ahora en tentar, sonrojar, aprovecharse y toda clase de sinónimos de ése estilo, del joven que tenía en frente. ¿Cuánto había pasado de su anterior encuentro? No lo recordaba. Pero sí bastante bien cuánto se había divertido. Y volvía hacerlo, soltando una risa baja ante la actuación y pena de la temblorosa oveja, de ésas tan naturales que no le provocaban muy seguido. Era algo destacable, y las comisuras de sus labios se mantuvieron levemente curvadas hacia arriba varios minutos después. Punto para la oveja.

Pasaría la tarde de ése modo sí hacía falta, aunque su supuesto almuerzo terminara siendo una cena. Era muy consciente de que Minoru no podía atenderlo únicamente a él, una idea que le desagradaba tanto como resultaba atractiva, porque observarlo desenvolverse con otros bajo su atenta vigilancia, también era una opción interesante. – Oh, ya que tan amable mente lo pregunta –Con una sonrisa apenada, se levanta a medias del asiento para inclinarse sobre él con una mano cubriéndole los labios y una expresión que indicaba que debía confesar un secreto vergonzoso.- Te deseo a ti –Le susurra al oído, abandonando su piel de oveja al mirarlo de reojo y volviendo a sentarse tranquilamente. Cualquier otra persona pensaría que se hallaba apenado por algo, algo que no era capaz de preguntar en voz alta, y el mayor se encargó de eso, sin demostrar nada más que calma exterior al volver a acomodarse.

- Me gustaría una ensalada, común, no César, de entrada–Exclama al cabo de unos momentos, con un brillo divertido asomando tras el verde de sus ojos. Empezar con algo frío le ayudaría a lidiar con el calor y, asimismo, le daría tiempo para decidir su siguiente movimiento, de modo que resultaba la elección ideal.- Y agua, por favor –Agrega apartándose indolentemente un largo mechón que le acariciaba el rostro. Oh, dulce oveja, te has acercado a la cueva equivocada.
avatar
Raphael Renoir
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 99
Monedas Monedas : 1828

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Minoru Matsuda el Dom Sep 14, 2014 6:47 am

Sentía que era completamente oficial. Aunque quisiera hacerse el desentendido, en esta situación le sería, no, le era, complicado e imposible por donde lo pensara. Dentro de su mente se había calmado, lo suficiente para ser tomado de nuevo con la guardia baja de forma sorpresiva gracias a las acciones y palabras de Ren. Por su mente pasaba que era problema de él mismo, que debía ser más consciente de los demás y no relajarse de forma automática, sino terminaría como estaba ahora, o peor.

Su mirada se fue a los ojos de Ren después de que éste último le habló en el oído, habiéndole provocándole un ligero cosquilleo en la zona de su oreja, por la cercanía que habían tenido. Aunque por su mente había pasado que le diría algo por las palabras que él mismo había dicho anteriormente, había creído que no escucharía exactamente esas. De desearlo a él. Estaba más que claro que Minoru no veía que tenía su persona para que Ren dijera esas palabras. ¿Estaría jugando? Dejó esos pensamientos de lado cuando escuchó lo que iba a pedir.

—En un momento se lo traigo. Si me disculpa. —Dice, sin saber qué más decir, por lo que simplemente opta por dar un paso para atrás y girar para alejarse hacia la cocina, pidiendo la ensalada que Ren había ordenado, no, que el cliente había ordenado. Minoru se palmeó ligeramente la frente, tendría que grabarse a fuego eso por un par de minutos o iba a cometer errores. Fue a buscar la bebida de Ren que sólo consistía en agua, era demasiado sencillo su pedido, pero él no era quien para decir algo. Minoru era delgado y eso le había traído problemas con la mujer que lo había criado, su madre adoptiva, ella siempre le decía d que si seguía estando muy delgado, llevaría consecuencias a su salud. Pero él no era así porque quería, la fisonomía se lo había dado, y con eso si que no podía batallar.

Estaba caminando con el vaso de Ren en la bandeja para llevárselo, cuando un niño pasó corriendo a su lado, lo logró esquivar pero se pegó en la pierna durante el trayecto con una silla—. Día de hacer que Minoru se pegue con las cosas. —Murmuró aguantando el dolor, era pasajero, pero estaba seguro de que si se seguía golpeando así muchas veces, iba a terminar adolorido, y pidiendo el seguro de trabajo. Cerró momentáneamente los ojos, tiempo suficiente para que una persona le tocara el hombro, llamando su atención, volteó su rostro, viendo a uno de sus compañeros, pidiéndole que le atendiera sus mesas mientras él iba a fumar algo—. Las tuyas están muy lejos, no las podré mirar siempre. Te advierto, después tendrás que cubrirme tú, que igual quiero fumar algo después, en quince minutos más creo yo. —Avisó rápidamente antes de irse a servirle por fin el vaso a Ren, dejándoselo en la mesa como si nada hubiera pasado, aunque parte de su pierna estaba resentida por el golpe, como había dicho, sería pasajero, ya se le pasaría—. Siento la tardanza, pequeños inconvenientes. Pronto traeré la ensalada —Dice sin mirarlo, esquivando la mirada a propósito, estaba buscando la manera de no caer ante Ren, en su mirada y en sus gestos.
avatar
Minoru Matsuda
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 417
Monedas Monedas : 13626

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Raphael Renoir el Sáb Dic 27, 2014 7:49 pm

No hacer algo más resultaba difícil, pero después de todo se encontraban en un restaurante, y aunque Raphael tuviera muy pocos escrúpulos, se preocupaba por su imagen pública bastante, de modo que se conformó con haber conseguido alterarlo gracias a ése mínimo contacto. Por ahora, debería bastar. Pero sólo por ahora pensó con una de las comisuras de sus labios elevándose de manera peligrosa, el rostro girado hacia el transparente cristal con una expresión que cualquiera consideraría pensativa y serena, si bien sus pensamientos se hallaban bastante lejos de tales categorías. Tenía hambre, mucha y ya no precisamente de comida, sino de algo más, algo que rondaba su cabeza desde el tormentoso día en que se había encontrado a la pequeña oveja, entre la lluvia y una fría columna de concreto. Y que lo tratara de usted sólo afirmaba sus oscuras ideas.

En apariencia perdido en el paisaje citadino, cortado aquí y allá por los frondosos árboles que decoraban las veredas, en realidad estaba atento a los movimientos de su presa. Poco a poco había ido apartando los bulliciosos sonidos propios de un local gastronómico, centrándose en la voz que conocía bastante bien a pesar de haberla escuchado no más de un par de veces. La formalidad no le sentaba bien, un ronco gemido sonaba mejor que las típicas frases de mesero. Paciencia murmura en silencio, ladeando el rostro hacia el interior del lugar y dedicándole una encantadora expresión a las chicas que solían atenderlo, disfrutando los murmullos que se desencadenaron ni bien pareció apartar la mirada. No podía comprender lo que decían ni le interesaba realmente, pero ser objeto de atención y deseo era siempre un placer.

-Oh, gracias –Replica cordialmente al elevar la vista hacia Minoru, quien había regresado rápidamente con su vaso, mientras volvía a adoptar el papel de joven sencillo y encantador que no era realmente consciente de sus encantos, tan simpático que ni él se lo creía. Si sólo el brillo de sus ojos hubiera sido más dulce y no revelara al lobo oculto con su piel de oveja, el disfraz sería perfecto. Pero como casi nadie era capaz de detectar la chispa apagada de su verdadera naturaleza, no tenía realmente de qué preocuparse, la máscara era perfecta.-De acuerdo, no hay problema –Acepta divertido por la reacción del moreno, pronunciando su sonrisa al ver el esfuerzo que ponía en evitar que sus miradas se encontraran y hacer todo lo más rápidamente posible. Como si eso fuera a liberarlo de lo que se avecinaba. Pobre inocente.

Un plan había tomado forma en su mente al oír algo sobre salir a fumar, estableciendo una seguidilla de acciones que lo llevarían al callejón trasero donde normalmente se encontraban los empleados de dicho establecimiento en sus descansos, y poder así llegar a la parte interesante del almuerzo. Tras dar un par de sorbos al refrescante líquido, se pone de pie, aprovechando que la atención del menor se encontraba dispuesta en otro sitio para acercarse a una de sus compañeras y preguntar por el baño. En realidad ya sabía su ubicación, cerca de la salida posterior que lo llevaría a donde quería estar, pero era una simple manera de “cubrirse los pasos”, otorgando un motivo plausible por el cual se encontraría en dicha zona sin despertar sospechas.

Tomándose su tiempo luego de la consulta, se dirige lentamente hacia el baño, pasando unos segundos por el mismo para evitar al resto de los empleados, antes de seguir camino a la puerta que esperaba al fondo del pasillo. Apenas se hubo encontrado a solas, se escabulló hacia la abertura, saliendo al callejón que afortunadamente estaba vacío. Una vez allí, se acomodó en la pared junto a la puerta, de modo que tuviera plena visión de quien saliera, pero que dicha persona no fuera capaz de verlo hasta que la hoja de metal se hubiera cerrado. Sus labios se tuercen en una sonrisa digna del más temible lobo. Ahora, sólo era cuestión de esperar.
avatar
Raphael Renoir
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 99
Monedas Monedas : 1828

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Minoru Matsuda el Lun Ene 05, 2015 11:14 pm

Al lado del contrario se volvería una persona un poco paranoica. Y habría que decir que usar la palabra ‘poco’, era un eufemismo de los grandes. Las sospechas se hacían latentes, pero Minoru no era quién para tenerlas, después de todo, sólo se habían encontrado una vez, por lo que no podía encasillar inmediatamente a Ren por las acciones de la vez pasadas. Pero estaba seguro de que vio una sonrisa formándose en su rostro, cuando él se retiró después a atender otra mesa, una de las que su compañero le había encargado que miraba, alejada bastante de su sector asignado.

Los minutos dentro de su zona de confort transcurrieron con tranquilidad al ir a atender otras mesas, intentando alejar sus pensamientos e ideas sobre Ren, lográndolo finalmente relajarse y volver a su modo de trabajo. Cuando iba a preguntar por un pedido que se estaba demorando, salieron precisamente los platos por lo que el chico de hebras oscuras iba a averiguar cómo iban además como bono también la ensalada de la persona que Minoru había intentado evitar su atención. Pero cuando mira a la dirección en dónde debería estar no lo ve presente y le da un poco de curiosidad, termina preguntando a una de sus compañeras que pasaba cerca y le dijo que le había pregunta a ella hace unos minutos dónde quedaba el baño. Deja su pedido encargado, diciendo que ya cuando lo vea lo entrega, mientras tanto entregaría el otro, cuando estaba por tomar lo que quería otro cliente, ve que el compañero que estaba cubriendo en esa sección. Se acerca a él y le da una leve palmada en el hombro—. Cúbreme un rato, ahora. —Dice rápidamente para después irse de manera veloz, sin escuchar la pregunta qué hace el otro referente al tiempo que tendría que hacerlo, porque ya Minoru estaba lejos dirigiéndose a la sala de empleados para buscar el encendedor que estaba en la chaqueta dentro de su casillero. Cuando llega, aparte de hacer eso aprovecha de quitarse el mandil y dejarlo ahí por mientras.

Finalmente es que va hacía el callejón trasero del restaurante, da un ligero suspiro relajado como si hubiera terminado de realizar alguna actividad sumamente estresante cuando sale por fin hacía el exterior y cierra la puerta de metal. Pero la verdad es que suelta ese aire porque hacía demasiado calor ese día para que lo pudiera creer él. Estaba por sacar la cajetilla de cigarros que tenía de antemano en su pantalón para hacer lo que había dicho. Por su mente se acordó de qué cuando había llegado a Francia, fumaba bastante, después pudo corregir aquello con algo más de tiempo, comparado con antes, había disminuido la cantidad de nicotina que fumaba al mes, siendo ahora más ocasional. La acción se ve interrumpida porque se gira rápidamente cuando se percata tardíamente de otra presencia, a la que antes había intentado esquivar, y ahora estaban de nuevo, frente a frente, como esa tarde de lluvia pasada. La expresión en su cara muestra la confusión que siente—. Creí que…estabas adentro.—Expresa torpemente por la sorpresa que sentía, guardando la cajetilla de nuevo en su bolsillo, encontraba difícil que pudiera fumar ahora—. ¿Qué haces aquí?—Inquiere tardíamente, de nuevo. Dándose cuenta de forma retrasada de lo que estaba sucediendo.
avatar
Minoru Matsuda
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 417
Monedas Monedas : 13626

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Raphael Renoir el Dom Mayo 10, 2015 9:42 pm

¿Cómo hacían los franceses para tolerar semejante temperatura? Era una pregunta que al fotógrafo le interesaría responder, mientras se refugiaba en las sombras que decoraban el callejón. Los hirvientes rayos del sol apenas si llegaban a colarse en el estrecho espacio, dando una ligera sensación de frescura, aunque no resultaba tan agradable como el aire acondicionado del local. Y con gusto hubiera regresado al mismo, si no fuera porque tenía en mente un objetivo mucho más entretenido. Como bien había pensado antes, si tenía que sudar, prefería hacerlo por un motivo más interesante que posar ante la playa. No es que no fuera agradable a ojos de los demás, claro, y por supuesto le gustaba la atención que conseguía, mas no iba a negar que la falta de acción lo aburría. O mejor dicho, de un reto. Y Minoru constituía uno desde el momento en que lo había visto. La razón no la mencionaría ahora, implicaba darle más importancia de la que tenía, y si algo no soportaba, era que una persona le importara más que por su atractivo físico o como mero entretenimiento.

Pero, aún así.. La vocecita calla con el sonido de la puerta, algo que provoca que Raphael se quede muy quieto en su lugar, esperando. Jamás se pareció tanto al malvado lobo feroz de caperucita, esperando detrás de la puerta (¿árboles modernos?) a su desprevenida presa. Recostado contra la pared, mantiene su cómoda pose, contemplando de reojo la abertura. Quizás debería analizar luego su tendencia a visualizar al joven mesero como si fuera comida. La figura de Minoru hace finalmente su aparición en el callejón, acentuando dicha impresión. Era demasiado tentador para su propio bien, además de delicioso, si sus recuerdos no lo engañaban, y estaba dispuesto a comprobar la veracidad de su memoria en ése preciso instante. La puerta de metal emite un pequeño "click" al cerrarse tras el moreno, girando Ren finalmente su rostro hacia él con una estudiada expresión de tranquilidad.- ¿Sí? -Inquiere arqueando levemente las cejas con fingida sorpresa.- Me pregunto porque creerías eso.. Aunque es una afortunada casualidad, ¿no crees? - Murmura despegándose de la pared y comenzando a acercarse lentamente hacia él. Controlarse estaba suponiendo un esfuerzo mayor de lo que esperaba, mas no podía dar rienda suelta a sus impulsos, no cuando existía aún la posibilidad de que se escabullera de nuevo dentro del local. Por esta razón, lo rodea con aparente desinterés, hasta ubicarse justo entre el picaporte y la figura ajena. Ahora sí.

Su cuerpo oscurece la única salida disponible del callejón cuando deja descansar su hombro sobre el metal tibio de la puerta, bloqueando con ese simple movimiento cualquier posible interrupción, así como la huida del menor. No entraría en detalles sobre todas las molestias que se estaba tomando para quedarse a solas con la oveja, o el hecho de que no lo hubiera olvidado a pesar del tiempo transcurrido. Había sido sólo un encuentro una tarde lluviosa, uno bastante inusual por cierto, dado que el ruso solía mantener un mejor control sobre sus impulsos de depredador y no andaba acorralando personas cada día por el simple hecho de hacelo. Mucho menos si se trataba de un desconocido que ni siquiera parecía interesarse por él. Aunque probablemente ése fuera el desencadenante y atractivo de Minoru, su diferencia respecto de todas sus parejas ocasionales, o potenciales interesadas en serlo, por mucho que estuviera implícito que jamás llegarían a nada más que un simple entretenimiento momentáneo.-Dije que quería el postre -Afirma sin dejar punto a la discusión, un peligroso brillo acentuando el verde transparente de sus ojos

Y recién entonces, cuando se encuentra a escasa distancia del objeto de sus más oscuros pensamientos, esboza una sonrisa. Una torcida y afilada sonrisa que deja dar un vistazo al depredador oculto bajo la piel de oveja. Gracias a la cercanía, sólo tiene que inclinarse hacia adelante para alcanzar el oído ajeno, agitando los oscuros mechones con el susurro, mientras sus dedos atrapan con facilidad las muñecas del menor, inmovilizándolas.- Y lo que más se me antoja en este momento, eres tú -Se incorpora sólo lo suficiente para adueñarse de la boca ajena, tomando lo que deseaba sin siquiera pedir permiso. Sólo cuando el aire de sus pulmones comienza a agotarse, se aparta apenas un centímetro.- I said I'd rape you ~ -Añade con voz ronca, paseando un instante la mirada por el rostro de Minoru. Y, con mayor intensidad que antes, vuelve a comenzar.
avatar
Raphael Renoir
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 99
Monedas Monedas : 1828

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Minoru Matsuda el Vie Mayo 29, 2015 1:05 am

No sabía si la palabra ‘afortunada’ fuera lo más correcto para él, porque en realidad dependía todo desde el punto de vista en que todo se observara. Y no puede evitar empezar a retroceder un poco para poder volver entrar al local, podía fumar al rato después, evitar la situación, Minoru es de los que intenta huir cuando se percata que algo extraño está por suceder. Pero no fue capaz de prever que le bloquearían el camino para escapar, da una mirada de soslayo hacia otra dirección justo cuando las palabras del contrario llegan a sus oídos.

Y no sabe qué decir para contrarrestar eso sin que la voz le delate de manera inmediata su estado de animo y las reacciones que ocasiona Ren en él—. R... —Sus palabras se ven obligadas a no ser pronunciadas por ese contacto de labios que le provoca que deje de pensar, que le incita a dejarse llevar, ¿A dónde? no sabe a ciencia cierta. Si psicológicamente o físicamente. Aunque, el tener las muñecas sujetadas le señala que no puede huir de eso, ¿Quería? Una difícil pregunta para responder en ese preciso instante.

Cuando el aire hace falta, se separan, aprovecha de tomar ese preciado oxígeno que le hace falta, el rostro de Minoru a través de un sencillo gesto indica que necesita una explicación. No esperó de nuevo escuchar esa frase en Inglés, su vergüenza se hace clara a través de sus mejillas. Pero vuelven a comenzar, quiere mover sus manos, esta vez intenta forcejear un poco pero sin mucho resultado. Requiere decir algo, lo necesita, antes de que se le olvide en su totalidad. Por lo que opta finalmente por ser el quién rompa el contacto que tienen, unos centímetros—. ¿Qué es lo que pretendes? —Dice, la inseguridad presente en todos sus sencillos vocablos—. ¿Qué intentas? —Tiene miedo, miedo de lo que sea que diga Minoru ya lo haya hecho sin siquiera haberse dado cuenta.

A pesar de ello, de lo que preguntó, la distancia que había hecho un poco, se disminuye, pero no en su totalidad, como si lo estuviera incitando a realizar alguna otra acción, el chico de hebras azabaches sabía que era peligroso, ¿Pero qué más hacer?—. No me da la impresión que seas el tipo de persona que...—Detiene un poco sus palabras, pensando un poco en cómo continuar de manera correcta, pronto se le aparece la idea—. Las personas deben llegar solas a ti. —Sí, era eso, concluye soltando un pequeño esbozo de sonrisa, como si se estuviera rindiendo de una confrontación que ni siquiera comenzó u que no sabía que era parte de ella—. Eso pienso .—La insistencia  u obstinación era algo que le costaba demasiado comprender, debido a su naturaleza desprendida, cuando se mira en menos, porque tiene un problema de autovaloración que no sabe cómo afrontar. Tiene tantos deseos de ser más egoísta, de tener algo que le pertenezca solo a él, pero solamente no sabe llegar a eso. Porque se le produce un enfrentamiento contra la persona que siempre ha sido.
avatar
Minoru Matsuda
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 417
Monedas Monedas : 13626

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Raphael Renoir el Sáb Mayo 30, 2015 5:30 pm

Autocontrol. Necesitaba controlarse allí mismo o las cosas acabarían tomando un cariz demasiado peligroso, aunque ¿no era eso lo que quería en ese preciso momento? Sacarlo de su sistema, liberar el peligroso instinto que la simple visión de Minoru desataba de una manera demasiado fuerte. Y ni siquiera estaba buscando provocarlo, sino más bien al contrario, huía de él aún más que el primer día en que lo había visto. No, no era bueno, debía eliminar ese peligroso efecto lo antes posible. El menor lo obliga a detenerse, dedicándole una oscura mirada cuando la distancia entre ellos vuelve a separarlos. Accedería a ello de momento, la curiosidad era natural en él y se sentía bondadoso, permitiría a su pequeño capricho hablar un momento. Soltar sus muñecas, sin embargo, era una cuestión completamente distinta. Encima volvía a sonrojarse de esa manera.. Contrólate, se reprende a sí mismo, frunciendo levemente el ceño ante tal pensamiento. Verse afectado de tal manera no era algo particularmente agradable para él.

-¿Qué pretendo? -Repite arqueando las cejas con una mezcla de incredulidad y diversión, soltando una risa ronca. Inocente no era un adjetivo que fuera a aplicar a Minoru, esquivo o tentador sí, pero no parecía ser de la clase sin experiencia y por ello ni siquiera respondió a su pregunta, remarcando la obviedad del asunto con una torcida sonrisa. Su expresión, e incluso la postura en que se encontraban era suficiente respuesta a sus intenciones, si es que sus palabras anteriores no lo dejaron en claro ya.

"Las personas deben llegar solas a ti". El desconcierto borra la curva de sus labios, haciéndose notorio nuevamente en sus ojos, tan delatores. Recordaba una acción similar de su primer encuentro, ese momento en que el moreno le había acomodado el cabello con total familiaridad y sin permiso. Una nueva grieta en su máscara, habitualmente tan perfecta. Otra vez. Presiona las muñecas ajenas con algo más de fuerza de la necesaria, midiendo el desafío a través de su mirada. La peor parte era que parecía sincero y, tristemente, tenía razón. Ren jamás tenía que esforzarse por conquistar a nadie, las personas se entregaban voluntariamente a él desde la adolescencia, algunas atraídas por la sonrisa en apariencia dulce y otras por el peligro que se ocultaba detrás. No es como si pudieran vislumbrarlo en realidad, sólo cuando él se lo proponía era visible, un rápido vistazo al depredador que vivía detrás de su bonito rostro, y con eso era suficiente. Si la atracción era mutua, bien, sino pasaba a otros asuntos. Nada lo atrapaba y nadie lo rechazaba, puesto que no les daba la oportunidad de hacerlo. Hasta que conoció a Minoru.

- Sí, las personas llegan solas a mí -Replica dibujando sus rasgos con los ojos. Algo dentro de sí se irritaba con esa distancia, de nuevo esa sensación de sentir al menor tan lejano a pesar de encontrarse entre sus brazos. Mantiene el agarre con una de sus manos mientras que la otra sube para sujetar el mentón ajeno.- ¿Por qué tú no? -Quería tomarlo todo de él, hacerlo completamente suyo. Sólo así creía que podría satisfacer ese deseo que lo consumía desde que la primera vez. El juego se volvía en su contra, erizando la piel del lobo ante la posibilidad de una atracción más que física o pasajera. Su interés nunca duraba tanto tiempo, Minoru era peligroso pues habían pasado meses y aún no lograba sacarlo de su sistema. Ahora lo haría.

Vuelve a acortar la distancia, eligiendo esta vez el cuello del mesero para posar su boca. Desafiaba su memoria, consiguiendo un resultado mejor que el recordado y dejando una marca diminuta cerca de la oreja, donde la piel adquirió un suave tono rojizo que pronto se oscurecería.- Dije que te deseaba a ti, no a otra persona..¿no puedo tenerte? -Susurra contra sus labios, echando mano de toda la voluntad que tenía para no tomar lo que deseaba allí mismo. Obtendría su consentimiento primero, luego habría tiempo de disfrutar.
avatar
Raphael Renoir
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 99
Monedas Monedas : 1828

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Minoru Matsuda el Dom Jun 21, 2015 4:37 am

La espera lo devora lentamente. Porque es un arma de doble filo, y él en ese momento, sentía como si el silencio, lo estuviera paulatinamente condenando. Amarrándolo. Y sabía que había realizado una pregunta sobre un asunto que por cómo estaban, se respondía por sí misma. Pero necesita escuchar a Ren para…no, no sabe con certeza la razón, no se le viene a la mente una que pueda complacerlo por completo, sólo a medias, pero eso sería suficiente por el momento. Por lo menos para Minoru.

Y sigue mirando, esos ojos verdes. Como si no hubiera nada más, como si fuera lo único que puede y debe mirar. Sigue esperando su respuesta que obtiene mínimamente por la mirada que se le dedica. ¿Acaso le había sorprendido? Minoru lo dudaba. No podía ser posible porque sentía que aquello no podía encajar. La nueva presión en sus muñecas le advierte de algo que desconoce, porque le duele levemente, cierra momentáneamente los ojos cuando lo siguiente no se hace esperar. Y sus párpados se vuelven a abrir no mucho tiempo después, por la sorpresa, la incredulidad o como se le desee llamar. Su mentón se mantiene alto por culpa de la mano contraria, y sus ojos castaños muestran su desconcierto ante esa frase siguiente.

—Eso es porque… —Sus labios dejan de moverse para poder hablar cuando siente la calidez del aliento de Ren en su cuello. Y sabe que mantener todo dentro suyo, cautivo, es una mala idea, por lo que no duda en responder, aunque su tono de voz sea así, lleno de duda e inseguridad y más aún después, cuando siente que lo volvieron a marcar, y esta vez no con una mordida en uno de sus labios—Si me tuvieras, Ren, ¿Qué quedaría para mi? —Porque las dudas también son entes que lo persiguen. Si da todo a una persona, ¿Qué pasa consigo mismo? Una total entrega en estas épocas, era bastante idealista y hasta pretenciosa. Casi lo hace una vez pero no alcanzó en su totalidad. Menos mal.

Por el momento, creo que no. —Responde tardíamente ante esa pregunta que le habían hecho. No quiere dar nada por sentado, prefiere ir tanteando el terreno para no llevarse ninguna respuesta desagradable después. Si tuviera un par de copas de alcohol encima, sería más sincero con Ren y consigo mismo, pero ahora estaba bastante sobrio para que eso sucediera. Y no sabe por qué razón, esta vez es él el que une sus labios con los contrarios, quizás un capricho, quizás quiera comprobar algo...quizás, sólo quizás. La duda no sirve. Y esta vez aprovecha de morderle levemente el labio inferior—. Algo como una venganza... —Lo dice cuando se aleja para verlo de nuevo, no se acuerda si en su último encuentro le había devuelto la jugada de la mordida cuando Ren se la había hecho, creía que no, así que se dio el pequeño lujo de aprovecharse.

Y era tan contradictorio, primero diciéndole que no, pero después sin siquiera planearlo, incitarlo a indirectamente seguir con lo que estaban haciendo, con sus acciones, y conversación. Minoru ni siquiera sabe que lo hace, para variar—. Además.... —De repente, siente la garganta seca, necesita beber algo, aunque sea agua—. No sé qué ganarías conmigo. —No se estaba auto despreciando, aunque sonara así, sólo que es otra cosa que no comprende. Que se agrega a su lista imaginaria.
avatar
Minoru Matsuda
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 417
Monedas Monedas : 13626

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Raphael Renoir el Jue Oct 15, 2015 2:00 am

Si alguien lo observara en ese momento, diría que se trataba de alguien completamente dueño de sí, ya fuera por la postura dominante o la manera en que sus labios se torcían hacia un costado. O quizás simplemente por la mirada depredadora que dedicaba al joven de cabellos oscuros, cualquier opción era válida. Pero sólo parcialmente correcta. Porque Raphael, el siempre dominante y frío Raphael, sentía una inquietud alojada en su pecho, una ansiedad por la respuesta ajena que no estaba acostumbrado a experimentar. Por lo general sus preguntas eran retóricas, es decir, ya tenía a la persona entre sus brazos y ésta le respondía, era obvio que las respuestas siempre serían afirmativas. O al menos casi siempre, puesto que la excepción a todo lo que conocía se hallaba frente así, tan absurdamente delicioso y tentador. Y al parecer no era del todo consciente del perturbador efecto que tenía sobre el ruso.

-Nada, sería todo para mí –Replica obligándolo a apoyar la parte superior de la espalda contra la pared y pegándolo más a su cuerpo. Era un deseo casi animal, el de tener esa piel pálida entre sus labios, saborearla y marcarla hasta que su dueño se entregara por completo. Tomarlo para sí como tomaba todo lo que deseaba. Capricho egoísta, por supuesto, no estaba acostumbrado a pensar en nadie más que en sí mismo y sus propios placeres, los otros eran simplemente un anexo a su diversión. Y que el mesero se resistiera a sus avances sólo aumentaba el interés. Las cosas serían tan fáciles si tan sólo se rindiera…No puede replicar nada, a la negativa sigue un beso ciertamente inesperado pero que no tarda en responder, arqueando una ceja cuando su labio inferior recibe la leve mordida. - Minoru..-Advierte soltando un gruñido bajo, dudaba que pudiera seguir mucho más con ese jueguecito.

Sentía la cordura abandonarlo lentamente, como las gotas de agua van deslizándose, una a una, por una grieta que cada vez se va abriendo más y más. Toda esa perfecta apariencia en la que venía trabajando desde los 14 años se desgranaba ante sus ojos, dejándolo con una desesperante sensación de impotencia mientras intentaba impedirlo a toda cosa. Necesitaba recuperar el mando de la situación, respirar un momento y.. Pero no, claro que no, no tenía ni siquiera un segundo para perder en esas divagaciones, se negaba por completo a que un simple muchacho que había visto una sola vez en meses lo afectara de esa manera. ¡Qué estupidez! Estaba dándole demasiada importancia a una atracción física. Sin embargo, seguiste pensando en él. Y sigues aquí, esperando esa aceptación como migajas. Frunce el ceño con tal pensamiento, desechándolo de inmediato. Él nunca esperaba nada de nadie y jamás nadie se metía tanto debajo de su piel. El calor lo estaba afectando más de la cuenta, eso era todo.

Elimina la distancia entre ambos nuevamente, soltando el mentón del menor para deslizar sus dedos desde la sien hasta la base del cuello. Si no se tratara de él, cualquiera pensaría que era una caricia.– Ganarte a ti es lo que me interesa–Responde con esa voz que cada vez se volvía más ronca. No quería pensar en nada más que en el contacto, el tentador aroma que se desprendía de la piel del moreno, llamándolo como el canto de una sirena. Irresistible, inevitable. Estaba allí a su disposición y aún así, se sentía tan distante que no podía soportarlo. Su boca se halla nuevamente a milímetros de esos labios tan codiciados, entrecerrando los ojos para contemplar los iris marrones.-Tan frío..-La frase escapa de manera inaudible, pronunciada para sí mismo y al mismo tiempo en voz alta justo en el instante en que su voluntad se quiebra. Y entonces ya no puede detenerse, los dedos ociosos se pierden entre los mechones oscuros mientras lo besa desesperadamente. Game over, no podía seguir más con eso.  Libera por fin las muñecas que aprisionaba con tanto ahínco, levantándolo de las caderas del mismo modo que había hecho aquel día en la lluvia. Pero esta vez, no lo dejaría escapar.
avatar
Raphael Renoir
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 99
Monedas Monedas : 1828

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Minoru Matsuda el Vie Oct 30, 2015 2:52 am

¿A dónde se había ido todo su sentido de alerta? Sinceramente, parecía que se había alejado de él desde que vio a Ren. Y cuando el otro pronuncia su nombre, una advertencia, porque se estaba adentrando en un terreno demasiado peligroso, Minoru le termina dando una pequeña sonrisa a modo de disculpas, porque verdaderamente tampoco entendió la razón de sus acciones.

De nuevo es apresado, más que antes. Seguridad. Ese sentimiento que lentamente se estaba agolpando en su pecho, llenándolo. Emocionalmente Minoru tenía algunas falencias que con el paso de los años han ido disminuyendo pero siempre hay algunas que se quedan dentro, negando a dejarlo. Por eso, todas las palabras de Ren terminan teniendo un extraño efecto en él, que lo acorrala a hacer cosas que en situaciones igual si fuera con otra persona nunca haría. Aprovecha de aferrarse al cuerpo ajeno cuando es levantado, una situación que parece que será común en ellos. Pero la palabra Frio mencionada de los labios ajenos  le llama la atención porque el también había pensado algo parecido en su primer encuentro, cosa que era mejor no pronunciar, pasó sus brazos por los hombros de Ren  perdiéndose en sus acciones. Como si no existiera nada más....

Nada de interrupciones, ninguna persona, ningún tra...

Trabajo.

Ya debe volver a su realidad.

Y se siente mal, culpable, ansioso, apenado, avergonzado por lo que dijo al momento de separarse sorpresivamente— Se supone que tengo que volver al trabajo —Le jode decir eso en esa clase de circunstancias que lo motivaron a olvidar absolutamente todo lo demás que eran minutos que parecerían horas cuando las recordara después. Sus manos se posan en la nuca ajena, acercándolo un poco y de repente continua hablando—. ¿Me dejarás ir? —Las comisuras de sus labios se elevan notoriamente, no es un esbozo o atisbo de sonriera, era una sonrisa sin preocupaciones, jugando, queriendo conocer la respuesta a su pregunta—. Aunque... de lo poco que conozco de ti, creo conocer la respuesta. —Creer era bastante diferente de saber exactamente lo que estaba por pasar. Se porta como un adolescente que no sabe lo que ocasionan sus reacciones, que no sabe nada. Minoru quiere aprovechar los pequeños momentos que puede disfrutar porque no duran para siempre. Teme tanto poner esperanzas en una causa que desde el primer momento que se evalúa, está perdida.
avatar
Minoru Matsuda
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 417
Monedas Monedas : 13626

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Raphael Renoir el Vie Oct 30, 2015 6:02 pm

Devorarlo. Eso quería hacer, consumir al menor hasta poseerlo por completo, que no quedara rastro de él que el ruso no hubiera probado y marcado ya. ¿Para qué? No necesitaba razones a sus caprichos, Raphael tomaba lo que quería sin preguntar, sin esperar. Y no sería distinto en esa ocasión, no daría lugar a su mente para detenerse en motivos que no deseaba ni necesitaba explorar. Porque no los hay, se repite, intentando convencerse a la fuerza. No los había más allá del puro deseo físico, se aseguraría de que no los hubiera. Ni ahora, ni nunca. Después de todo, era el lobo, el cazador, se negaba a sucumbir a la influencia de una oveja, por más tentadora que esta fuera.

Continúa besándolo, ignorando la falta de oxígeno hasta que no puede soportarlo más. E incluso entonces, es Minoru quien interrumpe el contacto no él, perdido como estaba en sus propios instintos. La pausa sirve para ayudarle a recuperar un poco de autocontrol pero es tarde ya, la máscara se ha agrietado, dejando ver la sonrisa oscura y torcida del depredador que se esconde debajo. Sin embargo, de alguna manera, se las había arreglado para que todo eso quedara sepultado en su interior. Sólo su mirada podría delatarlo en ése momento. Quizás, con un poco de suerte, su pequeña presa no lo notaría. Uno jamás debía mostrar su verdadera naturaleza al completo, era demasiado privado para permitir que alguien lo viera. Paseando la mirada por el rostro ajeno, se detiene en las mejillas sonrojadas y esos labios hinchados por los besos, sintiendo el impulso de relamerse al observar el cuadro.

Y cuando termine de quitarme el disfraz, ¿qué harás entonces?

Arquea una ceja por toda respuesta, fijando en él los orbes ensombrecidos. Y antes de que siquiera pueda agregar algo más, se topa con esa sonrisa tan sincera que lo deja descolocado. Verlo de esa manera fue como si lo hubieran golpeado repentinamente con algo. La sorpresa se hace notoria en sus ojos ligeramente más entreabiertos y el cambio de su expresión en general, sin que el mayor pueda evitarlo. No era que hubiera algo extraño en el gesto, es decir, él mismo sonreía todos los días. No, la diferencia radicaba en lo que el moreno había expresado con tanta sencillez.

-Sí, la conoces –Expresa con una risa baja, frunciendo apenas el ceño para disimular el inesperado golpe. El gesto de Minoru los había dejado cerca nuevamente y el ruso no duda en inclinarse para morderle el labio inferior, sin dejar por un segundo de mirarlo a los ojos.- Pero lo repetiré para ti -Añade torciendo una de las comisuras con la actitud de quien se sabe dueño de la situación y no estaba dispuesto a perder la oportunidad.- I wont let you go, until I want to –Deja que el susurro se pierda en el aire, tentándolo con cada movimiento de su boca mientras desliza los dedos de la mano izquierda debajo de la camisa del menor, rozando la parte baja de su espalda.- Ríndete –Es lo último que dice antes de volver a besarlo. Olvida que están en un callejón donde cualquier persona podría observarlos, o mejor dicho, no le interesa en lo más mínimo. El resto del mundo no le importaba en lo absoluto. Y haría que el joven de cabellos oscuros lo olvidara también. No se detendría hasta que no quedara nada más que ellos dos y lo que podría provocarle.
avatar
Raphael Renoir
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 99
Monedas Monedas : 1828

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Minoru Matsuda el Sáb Nov 21, 2015 5:23 am

Por un momento creyó, que había sorprendido un poco a Ren, la razón no la sabía para nada, pero debe habérselo imaginado porque él nunca es demasiado asertivo. La palabra nunca, era demasiado grande, demasiado absoluta, y Minoru aún no sabía usarla bien. La acción del otro se siente como un deja vú, oh no, espera, el chico de hebras negras le había hecho esa broma cuando le había mordido el labio inferior, un vuelco de papeles, aunque...¿alguna vez cambiaron?

Siguió con esa sonrisa fácil pero lentamente se va diluyendo con las palabras en inglés que le dirigieron. No te dejaré ir, hasta que quiera.Ya viene venir de una forma el futuro, ¿Qué va a ser de él cuando el quiera desaparezca de esa sencilla pero importante frase? Pensar demasiado las cosas, es su don. Pero, vuelve  a ser pesado, y se vuelve a perder, como si fuera demasiado natural para ser verdad, como si no hubiera nada de malo con ello. Puede que se llegue a ser y deshacer con él. Mientras siente las manos de Ren en la parte baja de su espalda, sus propias manos se afianzan aún más al cuello ajeno, él mismo buscando que el contacto no se atreviera a deshacerse.

Pero su propia boca lentamente se dirige al oído del mayor, para poder susurrarle en inglés, tal como Ren ya había hecho con él—. You'll have to do more to make me fall. —Se detiene un poco antes de continuar,  como si las palabras le costaran encontrar su camino a través de su garganta— But...you are very close to achieve.—El Inglés era uno de sus idiomas favoritos, por lo que esto, hacer esta frase, era necesario. Tan cerca, tan cerca. No le falta casi nada para rendirse, una pequeña acción más y sería su fin, y por cómo están las cosas, él mismo está dando ese paso y no tiene culpa de ello.

Porque quiere más contacto, piel contra piel aunque no sea el momento ni el lugar, pero eso parecía que no sería un impedimento, para ninguno de los dos. Sabe lo que está haciendo, está incitando y provocando para que hicieron lo que sea con él. Su boca vuelve a buscar la ajena como si fuera lo único que necesita, su mirada centrándose sólo en lo que tiene delante de él. Por lo que tan desconcentrado estaba de su alrededor, que cualquier cosa que pasara, no se daría cuenta hasta que lo tuviera frente a sus narices.

Sus manos, que estaban aferradas en el cuello de Ren, se sueltan, se dejan estar unos segundos para que luego sus dedos trazaran la línea de la mándibula quedando sus pulgares posando en el mentón, como si estuviea buscando otra manera de no separarse, que no se fuera, o que no se atreviera a hacerlo, entre el deseo y la súplica, que en vez de romper y hacer contactos, que sólo los crearan, manteniendo los anterior, o cambiándolos de una manera leve pero más placentera.
avatar
Minoru Matsuda
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 417
Monedas Monedas : 13626

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Tema Cerrado el Jue Ene 07, 2016 9:01 pm

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1639
Monedas Monedas : 19517

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you when I'm not around? { Privado | Raphael Renoir }

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.