Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Touji Ryeo el Lun Jul 07, 2014 2:26 am

¿Cómo decirlo? Touji por fin de pasado un buen tiempo había podido idear un buen plan como venganza por los hechos sucedidos en la discoteca donde el orgullo que tenía como persona había sido pisoteado de la forma más ruin que pudo haber imaginado. Todo por culpa de una pelirroja de ojos ambarinos. Quizás si se hubieran  conocido en otras circunstancias pensaría que podían haber sido los mejores amigos, pero el destino no quiso esto. Y provocó que dos personalidades parecidas chocaran gracias a los mismo elementos que los hacían parecerse. La venganza es repudiable, pero tiene algo agradable. Lamentablemente ninguno de sus padres le habían enseñado que vengarse era un hecho que podía pasarle al que se vengaba, en realidad, cuando sus padres se vengaban…los daños no se devolvían a ellos. Por lo que nunca tuvo un mal concepto de la venganza pero sabía que no podía ser muy seguido, que debía ser en el momento justo y preciso, debido a que así se disfrutaba de forma más placentera.

Y ahora que se le había dado la oportunidad. Usaría unos eventos a su placentero favor. Para devolver lo que le habían ocasionado. Con un igual o peor efecto. Se había tardado en averiguar algún hecho que Charlotte odiara le sirviera para sus ideas. Pero gracias a una persona se enteró que una de las cosas que más disgustaba a la pelirroja eran esas fiestas donde la hipocresía se hacía gala a cada segundo junto con la irresponsabilidad de no poder mantener la compostura cuando era necesario, conllevando a una perdida enorme de reputación. ¿Y qué mejor que una fiesta de hijos de famosos para ello? El número al que él había tenido que asistir por obligación o por propio gusto eran demasiados, unas memorables y otras mejor dejarlas enterrada en la memoria.

Había pagado muy bien por ese dato entregado.

Además que justo sus padres le habían obligado a que fuera a una fiesta que se realizaría en uno de los hoteles más importantes de la ciudad en la que estaba, cosa extraña porque era todo bastante tranquilo que terminaba casi desesperando. La cosa es que era para celebrar el cumpleaños de uno de los hijos de un actor, el padre era amigo de su madre, por lo que Touji si o sí debía ir para mostrar presencia. Aunque a decir verdad, al comienzo no quería ir pero al ver que podía usar esta situación para fastidiar y joder a Charlotte, cambió rápidamente de parecer, fingiendo como si desde el primer segundo en que escuchó a su madre por el auricular del celular pidiéndole que vaya, hubiera estado fascinado con la idea de ir a esa fiesta.

Pero estaba más que claro que estaba fascinado con otra cosa.

Y ahí estaba esperando, en la puerta que daba entrada al lugar con la espalda apoyada en la misma superficie dura y pesada que le otorgaría después paso para que el bullicio incesante de voces claramente adolescentes que escuchaba desde fuera, se intensificara de manera exponencial. Para estar en el centro de la misma.  Miró el reloj que tenía en la muñeca derecha, faltaba poco para que la hora en la que se había puesto de acuerdo él y Charlotte llegara y marcara en las manecillas de su reloj—. ¿Qué pasará hoy? Mhm~ —Si, le tenía a su querida pelirroja bastante sorpresas, unas mejores que otras. Y todas de diversos tipos, de gustos variados, así como de esas comidas gourmet de las fiestas de alta costura, que se presentaban para satisfacer el paladar del comensal más difícil y exigente. Aunque esta situación era más informal, de la comparación que estaba dando. Pero finalmente, de una u otra  manera extraña, era lo mismo.
avatar
Touji Ryeo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 151
Monedas Monedas : 4856

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Charlotte Ross el Lun Jul 14, 2014 11:38 pm

Qué fácil es hacerle perder a alguien si orgullo, su dignidad y todo lo que hace que una persona tenga compostura, aunque para la pelirroja, lo fácil era joder, lo difícil era que alguien lograra joderla. ¿Cuándo llegaría la persona que le daría un golpe a esta muchacha y le hiciese abrir los ojos saliendo de su comportamiento infantil? Ya había tenido la mala pasada de haber querido jugar con alguien muy parecido a ella y, aunque todo le había salido como ella quería, al final tuvo que resignarse y tragarse toda su personalidad para simplemente disculparse con el muchacho. Si se pensaban bien las palabras del joven antes de tomar camino e irse por su lado, estaba más que clara la amenaza que le había colocado como jugada sobre la mesa y, aunque pensase que era así, Charlotte todavía no había entendido lo que era recibir una cucharada de tu propia medicina.
 
Hacía un par de días había tenido una conversación con Touji vía mensajes de texto. Éste le estaba invitando a una fiesta, pero no era una fiesta cualquiera, era una fiesta mucho mejor que la fiesta V.I.P en la que se habían conocido, y cómo no Charlotte iba a ir sí o sí. Nunca se perdería una fiesta y, conociendo el gusto de Touji ya que eran tan parecidos, estaba segura que sería una de las mejores fiestas en meses.
 
Se levantó de su cama aproximadamente a las seis de la tarde, dirigiéndose al baño para ducharse y así poder empezar a arreglarse. Una vez fuera, se enrolló el cabello en una toalla larga y abrió su guardarropa de par en par en busca de algún vestido que le llamase la atención para esa ocasión. Tomó del lado izquierdo del guardarropa un vestido largo con varios tonos de azul turquesa, su favorito, y lo colgó en el frente de su puerta, a la espera de que se terminase de arreglar. Se secó el cabello con la toalla y se lo dejó suelto para que se secase al natural y empezó a maquillarse con toques suaves y elegantes. Agregó a sus labios un tono carmín-escarlata, se colocó bastante rubor para que sus mejillas estuviesen del color perfecto, delineó sus ojos con una línea delgada pero elegante, difuminó sus ojos con azul oscuro y negro y utilizó una máscara de ojos lo suficientemente espesa y perfecta para que sus pestañas se vieran de revista. Se alejó un poco del espejo y le lanzó un beso al aprobar el maquillaje, para luego ir con el cabello, recogiéndolo de lado, rizándolo y agregándole unas flores blancas y azules en detalle para que todo el conjunto tuviese un detalle suave y delicado.
 
Una vez lista, vestida, maquillada y peinada, Charlotte llamó un taxi que llegaría en unos aproximados veinte minutos, por lo que la pelirroja tomó su bolso y terminó de darse los últimos toques finales en el espejo para luego agarrar sus llaves y bajar a que la llevasen cual princesa a la fiesta. A las exactas ocho de la noche, llegó al sitio esperado, bajándose del taxi y caminando hacia las puertas como si fuese la reina del lugar. Observó que Touji le estaba esperando en la parte de afuera vistiendo elegante y, a decir verdad, bastante atractivo, haciendo que ésta sonriese entre divertida y juguetona con algo de picardía.
   
—Vaya, vaya. Pero eres todo un caballero. ¿Se puede saber qué ha pasado con el Touji de aquella vez?Dijo lentamente para luego soltar una pequeña risa. Si tan sólo ella supiese lo que le esperaba…
avatar
Charlotte Ross
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 410
Monedas Monedas : 1012

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Touji Ryeo el Lun Jul 21, 2014 8:50 pm

Vestirse de terno y corbata no era su estilo, de eso estaba más que claro con sólo mirar su apariencia y conocer cómo era en realidad, en personalidad principalmente. Así que Charlotte Ross debería sentirse completamente agradecida de ser capaz de verlo encadenado a esa clase de ropa, que no lo dejaba respirar, tironeó levemente el cuello de la camisa abotonada, para que entrara un poco de aire y así no terminara sofocado, sofocado por el calor, no por la culpa de todos los planes que tenía en mente para esa noche. Estaba más que claro que no.

Así que cuando por fin vio a su querida pelirroja, hablando con el mismo tono de voz que le dedicó la vez pasada, una sonrisa se formó en su rostro. Ser hijo de una actriz tenía sus ventajas, tenía que admitir eso, engañar a los demás con algunas expresiones faciales era el orgullo de cualquier persona que practicara la actuación, su madre debería sentirse llena de ego por tener a un primogénito que sabía eso, aunque cuando le colmaban la paciencia, bien que esos dotes se iban al demonio, se separó de la puerta y le tomó con cuidado la mano a Charlotte como si su espera hubiera sido un martirio—. Se puso galante para recibirte, ¿A que no es considerado en esta ocasión? —Parecía que cualquier rastro de que se hubiera olvidado de los sucesos pasados y de que los había superado, estaba más que hecho, pero se sabía que no, aun así tenía que tener cuidado con ser demasiado sospechoso al respecto, o iban a ver muy fácil detrás de sus mentiras. No tenía que olvidar que estaba frente a la británica, y que considerando la similitud de sus personalidades, tenían una línea de pensamiento bastante parecido, aspecto en tomar en cuenta.

—Te daría más que un baile, toda, toda la noche~ —Dijo con picardía después de reír ligeramente ante esas palabras que brotaron de su boca, ¿Lo habría dicho de verdad o de broma? Quién sabe, quién sabe. Soltó finalmente la mano de Charlotte para de una buena vez ponerse a abrir la puerta—. Te diría que nos pusiéramos al día, pero una fiesta nos espera cruzando la puerta. —Lo gracioso es que Touji no conocía mucho al anfitrión de la velada, pero conocía datos demasiado interesantes, que le servirían para sus planes. Así que esperaría a la pelirroja para entrar después de ella, conociéndola de más que le gustaría que hiciera cosas así, él ir detrás de la figura femenina. Con su mirada, aun sosteniendo la puerta, Touji estaba buscando a cierta chica, estaba seguro de que vendría a presentarse, ella nunca se perdía de estas fiestas, además era de las que más hacía escándalos dentro de los círculos que el moreno frecuentaba por formar parte de ellos.

Las mesas dispuestas con comida de diversos chef de renombre, los cómodos y elegantes sillones puestos de forma estratégica en el lugar, la iluminación, el área libre para que después de un rato se pusieran a bailar, los meseros rondando para que a nadie le faltara nada. Todo lo que demarcaba gasto presuntuoso estaba ahí, todo y mucho más. Pero antes de disfrutar todo eso, era casi estrictamente necesario empezar con la sociabilización, pequeños grupos con personas bastantes diversas estaban esparcidos en su totalidad. Hora de que la venganza comenzara. Personas que lucían y eran hermosas, pero que tenían una personalidad peor que la suya que arreglar.
avatar
Touji Ryeo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 151
Monedas Monedas : 4856

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Charlotte Ross el Vie Ago 01, 2014 11:34 pm

El lugar donde se encontraba era absolutamente hermoso, teniendo una entrada digna de un anfitrión respetable y lleno de dinero. Las perfectas cejas de la pelirroja se arquearon mostrando cierta sorpresa, mientras era tomada de la mano por Touji, su compañero de esa noche. Las palabras del contrario le hicieron sonreír divertida pero aún así, toda esa situación le había tomado desprevenida. Si bien recordaba claramente la forma en la que Touji y ella se habían conocido formalmente, recordaba aún más las últimas palabras que se habían dedicado, por lo que tendría que tener excesivo cuidado con el joven moreno. Le miró entretenida e hizo una breve reverencia en señal de broma para seguir el juego, riendo al final.
 
—Realmente considerado. —Contestó, divertida, ladeando la cabeza por ese recibimiento tan entretenido y ensanchó su sonrisa al entender los vocablos siguientes. —Entonces estoy contenta de haber aceptado tu invitación, my dear.Le miró con picardía para luego desviar la mirada por unos instantes y mezclar su risa con la ajena. Ese comentario le había dado por la guardia baja, ¿qué le sucedía a Touji esa noche? No lo sabía, pero extrañamente le gustaba ese trato entre los dos. Cuando soltó su mano miró al frente, pasando a aminorar el paso para adentrarse en la fiesta a la que había sido invitada. Asintió a las palabras de Touji caminando frente a él como normalmente hacía, aunque le había parecido un buen detalle que le hubiese permitido hacer eso, incluso, abrirle la puerta para que pasara ella. Caminó un poco más para luego detenerse y pasar su mirada por todo su alrededor. Se escuchaba una música tranquila, de ambiente a la vez que las diferentes voces de todos los presentes que entablaban conversación hacían que todo fuese armonioso.
 
Cuando ya Touji estaba a su lado le miró con un tenue brillo en sus ojos, del cual todavía no alcanza a diferenciar de qué se trataba, si de travesura, diversión o simple sorpresa, pero brillo al fin. Colocó una mano en su brazo tomándolo elegantemente y sostuvo con la libre su bolso de mano, dejándolo a un lado de sí.
 
—Estás muy caballeroso hoy. —Murmuró suavemente. —¿Tomaste algo extraño o simplemente te pegó la luna? —Añadió, en un tono entre divertido y serio ya que no entendía lo que sucedía, pero bromeando a pesar de todo. Sin embargo, estaba bastante interesada en que  la hubiese llevado a ese lugar puesto que la última vez que había asistido a una fiesta de ese calibre, no pudo disfrutarla como debía. Se recordó por unos momentos de su familia, haciendo que colocase los ojos en blanco y borrara la sonrisa de su rostro, pero ese recuerdo no iba a evitar que disfrutara de ahora en más. Se quedó observando a las personas que estaban divididas entre sí compartiendo y bebiendo para luego tomar un poco de aire diciendo: —¿Vamos?
avatar
Charlotte Ross
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 410
Monedas Monedas : 1012

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Touji Ryeo el Mar Ago 19, 2014 11:52 pm

Si la perspicacia de Charlotte no estuviera ahora en sus contra, estaba seguro de que la amaría, pero ahora era un factor que le complicaba las cosas. Aunque eso no significaba que se iba a dejar derrotar o en otras palabras, asustar. Ladeó un poco su rostro en dirección hacia Charlotte, ¿Lo ven? Tendría que ser una persona bastante cauta si es que quería salir casi impune de todo esto. Esa broma estaba seguro de que había sido hecha con más intención que obviamente bromear, sino como una manera alternativa de tantear terreno. Aun así, fingiría que no había entendido la razón de esa interrogante porque le convenía aparentar ignorancia.

—Es culpa del traje, te lo aseguro. —Dijo como si el conjunto fuera el culpable de todo lo que estaba pasando—. Dame un poco más de tiempo y volveré a la normalidad. Lo juro. —Expresó con un tono relajado, restándole toda la importancia al asunto, incluso como si lo hubiera nombrado para alivianar y distraer el ambiente. Su mirada se dispersó por los miles de rostros, unos los conocía bastante bien, otros por el contrario,  mejor dejarlos para siempre en el olvido de su mente. Encuentros que terminaron mal. Sonrió cuando sus ojos se percataron de una figura femenina, que detestaba por cierto, pero que en esta ocasión le serviría. Alabado sean los famosos contactos sociales—. Vamos a buscar al anfitrión de tan bella reunión. —Menos mal que se acordaba del nombre de ese tipo—. ¿Te gustan esta clase de reuniones? —Preguntó como si estuviera buscando una forma de comenzar una conversación amena, aunque por la línea de pensamiento estaba seguro de que sería todo menos ese adjetivo. Se acercó un poco más a los pequeños grupos formados de adolescentes,  sin romper el contacto que tenía con la pelirroja.

—Y verán, mi padre me regalo un coche para mi cumpleaños…pero al final terminó chocado al poco tiempo —Una voz reconocible se hizo presente en su sistema auditivo. Era de la figura femenina que había dicho antes que detestaba, hacía algunas señas con sus manos para exagerar los hechos que le decía al pequeño grupo de tres personas más—. ¡Juro que no fue mi culpa! ¿Acaso el otro tipo no se dio cuenta que iba conversando por celular? ¡Era obvio que no me iba a dar cuenta! Al final, él termino pagando los arreglos de mi auto. —Touji al escuchar eso solo quiso fruncir el seño pero en vez de eso solo aparentó indiferencia, por algo siempre decían que las llamadas telefónicas cuando uno conducía no se hacían, pero en fin. Conocía un poco a esa chica, y lo que dice que le pasó,  debe haberle pasado, por distraída y tonta. Bueno, indirectamente planeado había ido donde ella, porque sacaría de quicio rápidamente a Charlotte, sabía que lo lograría porque con él lograba aquello. La chica sin querer dió un paso hacia atrás justo cuando Touji iba a pasar por allí, la contraria se había volteado para ver al ingrato que se atrevió a tocarla indirectamente, pero sus facciones cambiaron rápidamente cuando se percató del moreno—. Oh, Lilianne. —Dijo parpadeando notoriamente como si no hubiera esperado verla en este lugar en ninguno de sus más alocados sueños—. Touji, te dije que me llamaras Lili~ Que raro verte. Espera, ¡Oh, Oh! ¿No me digas que querías verme para proponerme ser tu novia? —Una esperanza en su tono de voz hizo al contrario que quisiera soltar una risa por semejante idea, primero se prometía antes de eso. Negó levemente con su cabeza—. Te dije antes, cuando te hagas pelirroja, morena o castaña, lo consideraré. Pero no prometo nada. —Le iban las rubias, pero no esa clase de rubia. No, no estaba estereotipando, no era su culpa que ella sea de ese tipo de personas que siempre muestran en las películas para retratar a las personas de esa clase de color de cabello. Ella le dio una mirada que denotaba que estaba a punto de reprochar, pero él se adelantó para hablar—. Y tengo acompañante ahora, una bella mujer pelirroja.  —Expresó mirando a Charlotte en un halago, a la vez que le transmitía a través de la mirada que perdonara a la otra chica por sus desvaríos, aunque él estaba divertido por todo esto—. ¡No es justo, vienes rechazándome hace meses pero con las demás chicas que conozco, sales de inmediato con ellas! ¡¿Qué tiene ella para que te acompañe?! ¡Es injusto! —Estaba claro que con ella se refería a Ross. Ahora es momento de ver si los dos podían sobrevivir a la rubia porque hasta que no tuviera lo que quisiera, no los dejaría ir, a ver como Charlotte se deshacía de ella.
avatar
Touji Ryeo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 151
Monedas Monedas : 4856

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Charlotte Ross el Dom Ago 31, 2014 5:41 am

La muchacha estaba encantada con la invitación que el joven le había hecho. Si bien se podía apreciar nada más entrar que era una fiesta elegante, con gente del mismo estilo que le hacían recordar a su amada Inglaterra, ignorando por supuesto los recuerdos desagradables que su nación le traía, Charlotte se sentía extraña y realmente cómoda con la situación. No sabía cómo Touji había conseguido siquiera una invitación para ella o cómo se había enterado él de la fiesta, pero uno nunca sabe. La mirada de Charlotte se posó por unos momentos en el rostro del moreno, mirándole con curiosidad y algo que todavía no podía descifrar con respecto a él.

—Oh, por supuesto. Tiene que ser eso. —Contestó divertida y soltando una risa suave por las siguientes palabras del muchacho. —Por favor, este Touji caballero me da miedo. —Agregó a modo de broma y mostrando un poco de entretenimiento en la voz. Su brazo seguía entrelazado con el ajeno mientras que su rostro se mantenía sereno y adornado por lo que sería un fantasma de sonrisa, pasando sus ojos por el lugar tratando de reconocer a los que se hallaban allí. Alcanzó a distinguir unos cuantos rostros, dedicándoles una vacía pero creíble sonrisa cuando se daban cuenta de que estaba viéndolos. Lastimosamente para ella, no podía ubicar a las personas. Sabía que los había visto en alguna parte, más no recordaba dónde y eso le hacía sentir un poco de frustración. Se mordió el labio inferior con suma suavidad y bien discretamente, tratando a su vez de evitar la posibilidad de que se le retirara algo del color carmín que lo adornaba, y dedicándole una mirada a Touji cuando éste la sacó de sus pensamientos al hablar.

Asintió ante los vocablos contrarios a la vez que una persona alta, fornida, embriagadoramente atractiva pero malditamente arrogante y odiosa le cruzó la mirada. Era él, era Christopher. Se encontraba de pie, a menso de un metro de la pelirroja, con las manos en los bolsillos de su pantalón y sonriendo con esa típica expresión estúpida de niño rico que colocaba siempre que quería conquistar los corazones de las personas con las que hablaba y quedar bien para no arruinar su reputación, normalmente las dos juntas.

Christopher era un actor de alto calibre, muy recomendado en el mundo del espectáculo y también, un muy cercano amigo de la familia Ross Rowling. El castaño era conocido de Charlotte desde que ambos eran pequeños, por lo que él sabía absolutamente todo, o al menos gran parte, sobre la pelirroja. Incluyendo su pasado. Charlotte chasqueó la lengua con molestia, pasando a posar su atención en las palabras de su acompañante, analizándolas y asimilándolas para así tratar de olvidar esas ganas de ir a patearle la zona más sensible al inglés. Era más que obvio que esa escena no le había gustado para nada y eso había empezad a arruinarle la noche, más sin embargo, la pelirroja no permitiría que un idiota como él la distrajera de su verdadero objetivo: divertirse y distraerse.

—Pues hasta ahora va bien. —Respondió, ignorando la duda que crecía en su interior con respecto a la presencia del castaño anterior y aclarándose la garganta para guardar la compostura. Rechazó, para sorpresa de su acompañante y de ella misma, la copa de champagne que se le era ofrecida por uno de los meseros, para luego dedicarle una mirada a Touji pasando a continuar la conversación e ignorando la tentación de hacer algún comentario por su deseo de mantener su estado de sobriedad, por mucha dificultad que fuese que se emborrachase. Sin embargo, se vio interrumpida por una chillona voz que le hizo fruncir el ceño y retirar la mirada del moreno a su lado, posándola sobre la dueña de la misma. La joven rubia frente a ella le hizo maldecir mil y un veces en su interior, manteniendo los labios fruncidos en una clara y delgada línea y tratando de contener los deseos de reírse por su tan ridícula forma de hablar. «Respira, Charlotte. No puedes perder la compostura. Es normal que hayan personas de ‘ése tipo’ en fiestas como ésta.» Pensó, tratando de respirar profundamente y aguantar a la niñata con una sonrisa tan falsa como un billete de quince cuando ésta se acercó a ellos.

Casi se echó a reír al escuchar la palabra "novia" salir de los labios contrarios, como si ella pudiese siquiera llamar la atención de la sombra de Touji. Sabía esto porque el moreno era de una personalidad casi idéntica a la suya, más sin embargo, prefirió callar durante toda la conversación, limitándose a responderle mentalmente a la idiota frente a sí y casi queriendo darle un premio a Touji por las contestaciones que otorgaba. Definitivamente, eran absurdamente parecidos. La sonrisa de diversión absoluta que tenía Charlotte en su rostro demostraba que se había olvidado al menos parcialmente de la presencia de Christopher, sonrisa wue se ensanchó al escuchar la forma en que era presentada, haciendo que una mirada agradecida y con algo de picardía se posase en el moreno por parte de la pelirroja.

—Oh, ¿qué tengo, dices? —Preguntó fingiendo indignación en un tono calmado, extremadamente diferente al alterado, irritante y molesto de la rubita. —Pues claramente lo que a ti te hace falta. —Su voz sonaba suave y levemente superior. —¿Por qué gritas? ¿Quieres hacer una escena? —Preguntó con cierto sarcasmo, queriendo hacer rabiar a la rubiecita oxigenada y pegándose un poco al azabache con inocencia fingida en sus facciones, dejando ver una posición en la que claramente sus atributos estaban siendo restregados contra él, atributos de los cuales la muchacha carecía. —No querrás que todos te tomen como una loca, ¿verdad? Porque si es así lamento informarte que esto no es un manicomio y que no hay tarima para tu show. —Concluyó, entrecerrando sus ojos con satisfacción absurdamente clara y sonriéndole victoriosa, pasando a mirarla de arriba a abajo prácticamente echándola del lugar. A pesar de ello, Charlotte tenía un mal presentimiento, un presentimiento que se iba haciendo más y más hondo conforme pasaban los segundos, obligando a la pelirroja a fruncir el ceño en su interior. ¿Qué era lo que estaba pasando?
avatar
Charlotte Ross
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 410
Monedas Monedas : 1012

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Touji Ryeo el Sáb Sep 06, 2014 11:58 pm

Quizás una de las guerras más peligrosas y letales, eran las que las mujeres protagonizaban. ¿Por qué? Simple, si empezaban a hablar, lo podían hacer de una manera sumamente venenosa que siempre una de las contrincantes saldría sumamente mal parada, y la mayoría de las veces, llorando. La gracia era contra atacar igual o peor a las palabras de la otra persona. Se acordó de un hecho sucedido cuando tenía alrededor de diez años, una discusión que su madre tuvo que vivir y en la que Touji fue un espectador dado por la simple coincidencia, ella dejó llorando a otra actriz coreana, por el simple hecho de decirle que si hiciera bien su trabajo, no le habría quitado el protagónico de una película. Para su madre en ese tiempo, tener ascendencia japonesa era un aspecto complicado, debido a la competencia que ella mostraba ante las otras actrices de origen netamente coreano. El mundo del espectáculo era un arma de doble filo, envidioso y traidor. Un día podías estar ante miles de cámaras y luces, y a los cinco minutos, ahogado entre las tinieblas sin que nadie se acordara de tu nombre.

Y supo que se venía otra guerra cuando la voz de Charlotte voz hizo halago de su presencia. Era difícil esconder su expectación por saber qué era lo que diría para silenciar a Lilianne de forma adecuada. Oh vaya. Fue mejor de lo que había pensando dentro de su mente, y el bonus claramente era gracias a la acción que hizo que sintiera las curvas de la pelirroja contra su cuerpo. Las mujeres podían ser fatales. Y lo peor era cuando una de ellas se daba cuenta de su fatalidad para los hombres y era capaz de sacarle provecho. La sorpresa y la satisfacción estaban marcados en su rostro, le dio una mirada a la rubia, observando que Charlotte haciendo tan poco, sólo atacando donde más le dolía a una mujer, una mujer como Lilianne, la había dejado fuera de combate. Su vista se desvió al generoso escote que la pelirroja casi en sus brazos portaba, y por instinto , igual que para enfadar más a la menor, su mano libre viajó hacia atrás del vestido de su acompañante, quedando en esa zona libre que mostraba parte de la espalda baja de ella, como si indirectamente estuviera transmitiendo que sino fuera porque estaban en una fiesta pública, andarían ellos en otro lugar, quizás en las habitaciones de ese hotel.

No supo cual fue la mirada que Charlotte le dio a Lilianne, pero debió ser lo suficientemente buena, o quizás dicho, despiadada, para hacer que la rubia se fuera echando humo—. Y bien, me gustaría decir que te acercaste más a mí porque estabas interesada en mí, pero debo admitir a regañadientes que fue por otra razón, ¿O me equivoco? —Soltó, alejando  su rostro de lo que agradablemente estaba viendo, para que su mirada se posara en los ojos extraños que habían mirado el espectáculo, dando cuenta de alguien que parcialmente conocía, se acercaba peligrosamente hacia ellos. ¿Lo conocía? Su rostro no le sonaba pero quizás a la pelirroja si—. Se acerca un chico castaño hacia nosotros, ¿Lo conoces? —Avisó en un susurro dado en el oído más cercano que tenía de la pelirroja.
avatar
Touji Ryeo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 151
Monedas Monedas : 4856

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Charlotte Ross el Jue Sep 18, 2014 11:02 pm

Las acciones de Charlotte a simple vista eran tranquilas, parecidas a una conversación normal entre tres personas de las cuales una se había alterado. Sin embargo, sabían perfectamente que no era así, la acidez de las palabras de la pelirroja, la forma de expresarlas y su penetrantemente superior mirada daban a entender que se estaba desatando una pequeña y desapercibida batalla entre la rubia y ella, una batalla que Charlotte ganó desde el momento en que la irritante muchacha decidió dedicarle un simple vocablo. El agarre para con el moreno y la inclinación de la joven hacia él se fue soltando conforme pasaban los segundos, mas su mano permaneció allí de forma suave, y por sus comisuras se empezó a asomar una sonrisa victoriosa cuando la rubiecita oxigenada decidió irse por donde vino, resoplando y rechinando los dientes de rabia gracias a la forma en que la inglesa la había callado.
 
La mirada de Touji sobre su escote no era para nada discreta, cosa que hizo que la muchacha sonriera de forma divertida y juguetona, deleitándose a su vez con esos dedos traviesos que acariciaban su espalda baja como si el contacto fuesen palabras que entendió perfectamente, haciendo que le dedicara una mirada absurdamente llena de picardía, una que no había dedicado en mucho tiempo y la primera que le otorgaba al muchacho. “Afortunados los ojos que te ven”.  Sin embargo, las palabras ajenas le hicieron entrecerrar los ojos y ensanchar su sonrisa de forma casi maliciosa, acercándose un poco a él para llegar a su sistema auditivo con facilidad, aunque los zapatos altos que cargaba eran de mucha ayuda para sus intenciones.
 
—Te daré el beneficio de la duda, aunque… —Comenzó, murmurando con suavidad. —No significa que esté negando algún interés sobre ti, Tou~ji. —Finalizó con una breve risa, típica en ella, y volviendo la vista al frente. Por otra parte, la mención de “chico castaño” le hizo alarmarse, mas decidió no perder la compostura en ningún momento. Todavía tenía su atención puesta sobre Touji por lo que todavía no había volteado hacia donde él estaba observando, pero rogaba al cielo, al universo, a los Dioses y a quien fuese, todo junto de una sola vez, que no fuese la persona que ella pensaba. Y por supuesto, su falta de devoción hacia los recién mencionados le hizo una jugada sucia cuando sus ojos divisaron al muchacho que antes había alcanzado a ver y casi había huido de él, Christopher. —Maldición.

Resopló como si estuviera escupiendo veneno, tenía la pequeña esperanza de que no notara su presencia, pero como siempre, tenía una observación admirable y a pesar de su apariencia de idiota, era todo menos eso. Un suspiro se escapó de sus labios y su comportamiento fue un tanto grosero cuando colocó los ojos en blanco una vez que el muchacho llegó a ellos. Su sonrisa de idiota adinerado y con humos de ser perfecto se ensanchó nada más ver la reacción de la pelirroja con su presencia, bajando la mirada sin retirar esa ridiculez de su rostro y metiendo retirando una de sus manos de los bolsillos de su pantalón.
 
—Pero vaya, miren a quién tenemos aquí. Charlotte, querida, ¿cómo estás? Hace mucho tiempo que no nos vemos. —Su voz resonó en los oídos de la inglesa haciendo que la mueca de asco quisiera ensancharse por todo su rostro, pero no. No podía hacer algo así. «Mantén la compostura, maldición.» Se reprochaba a sí misma, apretando el agarre en el brazo de Touji de forma inconsciente ante la frustración que estaba empezando a sentir. —¿Nada? Oh… No me digas que te olvidaste de mí. —«Nunca podría olvidarme de un imbécil como tú.» Respondió en su fuero interno obligándose a dedicarle una muy falsa sonrisa al muchacho y casi queriendo vomitarle cuando este hizo una típica reverencia frente a ella, como cuando eran pequeños, y le ofrecía su mano a modo de saludo sin despegar sus ojos llenos de dobles intenciones de ella.
 
—Christopher. —Musitó en respuesta, entregándole su mano a regañadientes y luchando consigo misma para no huir en ese momento a lavarse cuando depositó un delicado beso en el dorso de la misma, para luego retirarla rápidamente y limpiarse con el vestido de forma discreta. —No, no me he olvidado de ti. —«…Para mi desgracia.» Sin embargo, por muchos deseos que tuviera de huir de ese muchacho no podría hacerlo, primero por el lugar en el que se encontraban, segundo porque no encontraba una excusa para retirarse que fuese lo suficientemente buena, tercero porque se encontraba con Touji y cuarto, porque ella nunca huía. Nunca. —¿Puedo saber qué te trae a Francia? Es extraño que hayas decidido alejarte de tu mamita y tu papito el negocio familiar. —Se asombraba a sí misma, estaba manejando extrañamente bien su voz a pesar de las ganas que tenía de tratarlo de la forma en la que recién había tratado a Lilianne.

—Estoy aquí por negocios, preciosa. —Contestó, pasando a tomar un poco del champagne que sostenía en su mano zurda y guardaba la diestra en el bolsillo de su pantalón. —Oh, ¿y este es tu novio? Qué descortés de tu parte no habernos presentado, soy Christopher de la Vallière, amigo de la infancia de Charlotte. —Charlotte intentó negar por completo el tipo de relación que especificaba el castaño entre ellos dos, mas le fue imposible cuando este decidió callarla con una mirada que pensaba nunca volvería a ver. Sí, Charlotte callada por una mirada. Chasqueó la lengua ante aquello y miró a Touji expectante, deseando que este simplemente siguiera la corriente antes de que el idiota de Christopher añadiera algo más, sin embargo, pareciera que el muchacho podía leer mentes. —Seguramente Charlotte ya te ha contado de su infancia, ¿cierto? —Agregó, pasando ahora a verla a ella con una sonrisa llena de malicia muy semejante a la que ella colocaba cuando tenía algo en mente, algo que no era precisamente bueno y estaba segura que no lo sería. Nada que tuviera que ver con su pasado lo era.
avatar
Charlotte Ross
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 410
Monedas Monedas : 1012

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Touji Ryeo el Vie Sep 19, 2014 11:34 pm

Dar esperanzas, una pequeña luz, era peligroso. Peligroso dárselo a la persona equivocada. Qué no sabría aprovecharlo, o al contrario, que lo usaría a la perfección para sus propios propósitos, terminando en una vuelca de juego a su magnifico beneficio. Por eso cuando Charlotte le mencionó que no negaba tener algún interés en él, por mínimo que fuera, estuvo a punto de decir algo, algo que provocó que apretara los labios para no pronunciarlo, porque significaría un error y una tentación, que no estaba dispuesto en esta situación tomar, dado que significaría olvidarse de por qué estaba allí con ella en primer lugar «—. ¿Entonces quieres que te demuestre mi interés por ti? »

Pero se distrajo cuando la escuchó maldecir, viendo la reacción de ella cuando el chico castaño llegó ante sus ojos.  Había algo que desconocía, una parte oculta y que estaba seguro de que estaría por conocer. Por lo que su mirada bajó a su propio brazo cuando sintió la presión cuando el contrario empezó a hablar. El castaño y su acompañante tenían un pasado. Debía ser muy interesante para que la pelirroja estuviera resistiendo las ganas de golpearlo, lo notaba en la rigidez de su mandíbula, algo ligera pero que él podía ver por estar a su lado. Arqueó una de sus cejas, curioso cuando vio como Charlotte le entregó la mano a ese chico para que se la besara. A sus ojos, un acto que le hacía recordar a las antiguas monarquías que poblaron el mundo, y que ahora, existían pero sólo con los títulos nobiliarios. Una Reina recibiendo la visita de un Rey desagradable. Escuchaba el intercambio de palabras, como una persona que estaba allí por casualidad, sintiendo el ambiente tan tenso que podría cortarse con un cuchillo, mientras que a él esto le resbalaba, en realidad, lo disfrutaba porque para algo la había traido a esta fiesta, pero esto no estaba dentro de sus planes, podría tomarse como un regalo de parte del destino. Estaba a punto de soltar el brazo de Charlotte para ir a buscar al cumpleañero y descubrir si era verdad lo que los rumores mencionaban de él. Hasta que se sintió aludido.

Qué mal. Hora de intervenir. Tarde eso sí.

—Touji Ryeo. Un gusto. —Señala cuando le extiende la mano, y la estrecha con Christopher. Algo en la fuerza que usó el contrario parecía una advertencia. Lo malo, es que el amigo de la infancia de Charlotte no sabía con quién se estaba inmiscuyendo. Una pequeña sonrisa falsa pero creíble se formó en su rostro, abandonando la diversión y el sarcasmo, como si no se hubiera percatado de nada, haciéndose el completo desentendido—. ¿Su infancia? —Ladea levemente su rostro, mostrándose falsamente curioso como cualquier persona, incluso él hace pocos minutos atrás, antes de la presentación de este personaje, quizás si otra persona se lo hubiera dicho, lo escucharía. Pero qué otra persona haga poner a Charlotte expresiones que él no le había sacado antes, y que era su primera vez viéndolas, le enfurecía—. ¿Debe importarme su pasado? No es como si saliera con su pasado, salgo con su presente. —Menciona, mirándolo fijamente, notándose la brusquedad de sus palabras en su tono de voz, especialmente en la última. Estaba claro que acababa de tirar valiosa información por la borda. Se aseguraría de que su pelirroja se lo recompensara después. La mano que estaba detrás de la espalda de Charlotte pasa hacía la mano femenina que Christopher había besado antes, sus delgados dedos pasan por el dorso de esa delicada, en un vago intento de qué sintiera, apoyo. Qué otra persona hiciera tambalear el orgullo de la pelirroja sin que el moreno fuera el causante, no estaba permitido en esta noche—. Puede que sea algo importante. Pero, ¿Merece la pena que me preocupe cuando no me lo diga? Tú, debes saberlo, los hombres no somos tan perceptivos como las mujeres.  —Su sonrisa se vuelve desdeñosa y prepotente sin siquiera darse cuenta, dejándose llevar por los temidos y placenteros impulsos—. Y si no me quiere contar eso que conoces, y que supuestamente debe interesarme —La mano que tocaba la mano contraria sube hasta posarse suavemente en el hombro ajeno para acomodarle un mechón rebelde que había hecho acto de aparición hace solo un momento, su rostro se giró hacia ella, como si esa acción fuera íntima. Luego de un momento, su mirada castaña se posa en la de Christopher. Y sonríe de nuevo, malicioso con cierto rastro de picardía—. Buscaré la forma de que me lo diga, incluso aunque deba amenazarla con impedirle ciertas cosas a mitad de  esoClaramente el eufemismo había sido entendido.

—.Y si amablemente me disculpan. —Menciona como si desde el comienzo hubiera sido una persona cordial y correcta, no desvirtuada como lo era—. Tanto hablar para que me entiendan, me provocó sed. Iré a buscar algo de beber. —Rompe finalmente todo contacto que tuviera con su acompañante, dando un paso atrás—. Además, que aunque sea el novio de Charlotte, no soy un florero para hacerme el estúpido escuchando conversaciones que no me interesan.—Diciendo eso, finalmente se aleja, estaba claro que la parte del novio había sido una completa y falsa mentira, pero si Christopher creía eso, mejor que lo siguiera creyendo. Para convenencia de cualquier persona. Pero en vez de ir directamante a las elegantes mesas dispuestas con bocadillos y bebidas alcohólicas. Su mirada se percata de una cabellera que andaba buscando hace tiempo, desde que había entrado. Con un humor más recompuesto, es que va a tomar una copa de champagne que uno de los camareros le ofreció al verlo, para acercarse a esa persona que estaba extrañamente solo—. Fernand, ¿Fernand Guermeur?—Pregunta, acercandose a ese chico con cabello rubio y ojos castaños. Y supo por la mirada que el chico le dió que no se acordaba muy bien del chico con ascendencia oriental.—. ¿Cómo está el anfitrión de esta fiesta? Erika Saeki, mi madre, es amiga de tu padre. Me mandan a mi de representante.—Le sonrie ligeramente, una sonrisa que oculta sus futuros planes. Aunque primero debe ganarse parcialmente la confianza del anfitrión si quería que todo saliera a la perfección. A pesar de que había defendido a Ross, no olvidaba su propósito de por qué había llegado.
avatar
Touji Ryeo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 151
Monedas Monedas : 4856

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Charlotte Ross el Sáb Oct 25, 2014 1:55 am

Si bien sus palabras a un principio habían sido más para ver la reacción del moreno, había cierta verdad en ellas. Charlotte sentía un interés por Touji que iba haciéndose más profundo conforme pasaba más tiempo con él, aunque el deleite que esperaba sentir por la forma en que el muchacho calló fue interrumpido con la llegada del molesto inglés. La sensación de que algo estaba mal se iba haciendo más y más grande, empezando por el hecho de que Christopher había decidido molestarla después de mucho tiempo. Sin embargo, su mirada, casi suplicante y que nunca admitiría haber puesto, hacia su acompañante de que siguiera el juego, le fue sorpresiva hasta a ella, añadiendo que muy en su interior se estaba cuestionando el porqué se dejaba cohibir por el idiota que se hacía llamar su “cercano amigo de la infancia”.
 
En ningún momento optó por retirar su mirada de las acciones que compartían ambos muchachos, principalmente dudando en si el que la había invitado a ese lugar estaría dispuesto a seguirle el juego, y luego, por lo que podría suceder entre ellos dos si algo salía mal. Pero, para sorpresa de la pelirroja, la reacción del moreno fue todo menos en su contra. Las palabras que brotaban de sus labios hicieron que sus ojos se abrieran levemente demostrando su sorpresa, el agarre de su mano en el brazo del joven se soltó un poco hasta simplemente tener la mano allí, como antes, y sus propios labios adornados de ese carmín estaban de la misma forma que sus orbes: entreabiertos. Normalmente, la inglesa no permitía que ese tipo de expresiones dominaran su semblante, pero el hecho de que Touji, sí, Touji Rhyeo, la defendiera y además dijera algo como eso la había tomado completamente desprevenida y con la guardia baja. Definitivamente, esta era una noche llena de sorpresas.
 
Estaba a punto de intervenir en la conversación cuando sintió la mano del muchacho tomar la suya, aquella que había sido besada con anterioridad y que sentía como si estuviese sucia en el área donde el castaño inglés había posado sus labios. Su mirada seguía con algo de curiosidad y poco entendimiento por las palabras que había dicho, aunque era más el hecho de que había sido amable lo que la había dejado así, atónita.
 
—To… —Comenzó, pero de inmediato calló cuando este continuó hablando. No se molestó en observar la expresión en el rostro de Christopher por el simple hecho de que no quería apartar sus ojos de Touji, por ningún motivo. «Se debe a la sorpresa, claro.» Aunque, en realidad, sentía un alivio irremediable por haberla salvado de ello. Hablar sobre su infancia y la forma en que era antes de su muerte, no era algo de lo que le gustase demasiado y mucho menos cuando tenía a alguien que podía joderla fácilmente cuando le viniera en gana. «Venga, admite que es porque estás con él.» Escuchó una voz en su cabeza, voz que decidió llevar por el rumbo de que no quería ser humillada frente al muchacho, aunque realmente no sabía cuál era el motivo real o si era un nudo de cosas que no entendía. Un suspiro salió de sus labios y su distancia con él se volvió mucho más corta, para luego ladear su rostro hacia el lado en el que las hebras eran acomodadas y sonreír muy tenuemente, casi como si quisiera que sólo el la viera. Casi.
 
Al momento en que Touji decidió retirarse, finalmente despegó su mirada de él para posarla unos segundos sobre Christopher, que sorprendentemente tenía una expresión de molestia y una mirada oscura, como si pudiera asesinar a aquel que se cruzase en su mirada. ¿A qué se debía esto? No lo sabía y tampoco le importaba, pero podía usarlo a su favor para poder recuperar un poco de la compostura que había perdido gracias al moreno.
 
—Gracias. —Musitó lo suficientemente alto para que Touji la escuchase antes de que se fuera y lo liberó de la mano que estaba en su brazo. Su mirada se desvió del inglés para colocarse en el suelo, siendo acompañada por un fruncir de ceño breve gracias a lo que estaba sintiendo en ese momento. Sentía algo extraño, un impulso desconocido que se quería apoderar de sus mejillas a modo de sonrojo cuando escuchó la última frase mencionada por el mismo antes de irse a buscar algo de beber, aunque este hecho era algo irónico ya que los mesoneros pasaban con bebidas cargadas en bandejas de cuando en cuando, sin perderse de un solo invitado que necesitase algo para refrescar la garganta. Sin embargo, el punto era que Charlotte se había sonrojado. Levemente, pero lo había hecho y sin darse cuenta. —¿Qué sucede, Chris? —Preguntó con cierta ironía, volviendo su mirada a él y relajando el entrecejo a la vez que trataba de ignorar la sensación. —¿Creías que era mentira o que podías humillarme? Lamento informarte que ya no soy la misma niña de antes, aunque tú, sigues siendo el mismo niñito mimado que depende de los demás para sobrevivir aunque sea una media hora. —Añadió, desahogándose y volviendo a ser ella misma para luego dedicarle una sonrisa socarrona y superior, sin dejar de hablarle con arrogancia.
   
Estaba dispuesta a irse, pero algo le decía que debía esperar un poco más allí aunque ese presentimiento se hacía más y más grande.
avatar
Charlotte Ross
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 410
Monedas Monedas : 1012

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Touji Ryeo el Sáb Nov 08, 2014 5:25 am

No es de extrañar que Fernand Guermeur no lo conociera, si Touji recién cuando su madre le había dicho de la fiesta se enteró que ese Francés existía, no sabía que los dos vivían en la misma ciudad. Aún tenía uno de sus brazos alrededor de los hombros del rubio que era un par de centimetros menor que él, mientras que con la otra seguía sosteniendo la copa que aún no había dado ni un pequeño gusto. Pero dio una mirada en dirección a Charlotte para ver como estaba, dado la cantidad de personas, sólo podía ver su cabellera y sólo un poco de su perfil, de esta manera no podía saber el progreso de la conversación de la Inglesa con Christopher, tendría que desechar esa curiosidad por el momento y satisfacerla después mediante otras fuentes, siempre podría averiguar con la gente que era oyente de las discusiones sin quererlo y terminaban sabiendo todos los escandálos de primera mano.

Tenía que avanzar con sus planes.  

— Mi madre me pidió que estuviera a tu disposición, para cualquier cosa—El tono de su voz se había vuelto más bajo aprovechando la cercanía entre ellos. Sí, parecía que este chico aún no identificaba bien su orientación sexual, por lo que usaría eso a su favor para hacer uno de los espectáculos de la noche que serían más recordados de lo que quedara del año si es que todo resultaba al pie de la letra—. Si necesitas ayuda me avisas, ¿sabes a que problemas me refiero?—Rompió el contacto con el chico cuando se percató que el contrario estaba a punto de decirle algo para no demostrar que se había puesto nervioso con esa proposición— Mi regalo te lo daré después, lo amarás.—Dijo como si hubiera comprado algo sumamente caro y que pateaba a todos los demás presentes, la realidad, es que su regalo aunque no era nada material, si que sería sorprendente—. Oh, espera. Debes conocer a alguien primero.—Dijo después de darle por fin un trago a la champagne,  dado que era poco, ya estaba la mitad dentro de la copa—. Vamos, vamos —Y con eso fue que ligeramente le dio una palmada en la espalda al pobre muchacho para que ambos avanzaran. Touji casi no lo dejaba ni hablar—. En realidad...—Pero no lo dejo continuar de hablar mientras ambos caminaban en dirección en la que Charlotte y Christopher aún estaban, ¿No terminaban su conversación? Bueno, eso no era ningún obstáculo para sus planes así que le importaba un bledo.

— Charlotte.—Llamó acercándose de nuevo a ella, como si nada hubiera pasado antes, como si no hubiera dicho ningún comentario sarcástico antes de irse, y que la separación entre ellos le provocó un vació y ahora que la veía de uno, había desaparecido como una brisa de verano— Encontré al cumpleañero.—Ladeó su mirada hacia el rubio que parecía estar mirando al amigo de la infancia de la pelirroja. Oh, parecía que se conocían, porque el moreno igual le dio una mirada de reconocimiento cuando se percató que era observado. Joder, esto era demasiado perfecto para ser verdad.

Terminó la champagne que le quedaba y la dejó en una bandeja de uno de los camareros que había pasado a su lado para que se la llevara y la apartara para siempre de su vista. Lo que estaba a punto de decir seria el comienzo del plan, y sua acciones posteriores a eso, serían dignas de una persona borracha, pero no, Touji era un caso aparte, estaba sobrio todavía— Ya que estamos todos. Creo que es hora de que nos conozcamos más, ¿No les parece?—Señaló como si se le hubiera pasado por la mente la iluminación divina en un momento totalmente inesperado—. Tengo una idea para eso.—Dijo sin evitar formar una sonrisa traviesa totalmente genuina.

Paso 1 del plan. En marcha
avatar
Touji Ryeo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 151
Monedas Monedas : 4856

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Charlotte Ross el Vie Dic 19, 2014 12:46 am

Mantenerse en el mismo lugar con el inglés como compañía no era algo por lo que Charlotte quisiera sonreír, pero a pesar de eso lo estaba haciendo. La satisfacción de haber salido victoriosa de esa pequeña “batalla” con Christopher —con la ayuda de Touji, por supuesto— era más que suficiente para que su típica sonrisa socarrona y burlesca no se despegara de su rostro. La mirada del muchacho era de rabia y la forma en la que mantenía la mandíbula rígida sólo le daba más puntos a lo que la pelirroja acababa de decir. Se cruzó de brazos por debajo del pecho y se giró un momento para buscar al moreno que minutos antes había ido a buscar una bebida, encontrándose con demasiadas personas como para poder dar con él. Volvió su vista hacia el rostro de Christopher, ladeando luego el suyo levemente y pasando a liberar uno de sus brazos para apuntarle con el dedo índice, pero prefirió mejor tomar otra de las tantas copas de champagne y disfrutar de ella como se debía.
 
—No es gracioso, Ross. —Alcanzó a decir el castaño para luego dar un paso hacia ella con mirada amenazadora, o al menos eso era lo que creía él. —Felicidades por tu noviecito, ¿y qué? De todas maneras no es la gran cosa, pensé que podías conseguirte alguien mejor, de clase.Las palabras ajenas sonaban como zumbidos ante los oídos de la muchacha, deseosa de que Touji llegase de una vez para poderse deshacer del fastidioso “amigo de infancia” y seguir disfrutando de la fiesta.
 
—¿Cómo tú? No gracias, si a eso le llamas clase entonces debo decir que los profesores de etiqueta se equivocaron contigo. —Filosas palabras nuevamente, Charlotte no se contenía a la hora de ser ácida. Utilizó la palabra “eso” para referirse a él como una cosa, puesto que para ella no era más que eso, y se llevó la copa a los labios para darle un breve trago, cuidando de que con dicha acción no se le retirase nada del precioso color carmín. Al momento en que Christopher estuvo por refutar sus palabras, el esperado moreno apareció, mas no solo. Charlotte se sorprendió con la llegada del desconocido, pero sonrió brevemente con cierta cortesía al enterarse de que se trataba del cumpleañero. —Un placer. —Correspondió con suavidad e ignoró por completo la presencia del inglés, pero no precisamente porque le pareciera curioso el muchacho sino por las palabras que acababa de soltar Touji. —¿A qué t…? —Calló, viéndose interrumpida de nuevo por él cuando este dijo sus últimas palabras.
 
Ay, no… Ese mal presentimiento empezó a hacerse más profundo que antes hasta el punto que la incomprensión de Charlotte llegó a hacerse notoria en su rostro. Posó sus orbes ámbares sobre los del moreno tratando de entender lo que intentaba hacer y luego paseó la mirada desde el cumpleañero y finalmente hasta Christopher, encontrándose con que los tres no sabían de lo que el muchacho hablaba. Por otra parte, la forma en la que el último era observado por el anfitrión no era precisamente de alguien que acababas de conocer, por lo que la pelirroja no pudo evitar el preguntarse lo que iba a suceder a continuación. Aprovechó las miradas que se lanzaban los muchachos para acercarse a Touji, con intenciones de susurrarle algo que solamente él escucharía.

—¿Qué intentas? —Preguntó, entrecerrando los ojos levemente y delatando su curiosidad con su tono de voz. Conociéndolo, no sería nada bueno. O al menos eso empezaba a pensar la inglesa.
avatar
Charlotte Ross
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 410
Monedas Monedas : 1012

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Touji Ryeo el Dom Dic 28, 2014 6:51 pm

Uno sabía que la sorpresa que con mucho tiempo de anticipación se planea saldrá bien si ninguno obviamente lo ve venir. Y así estaba todo ahora, en ese punto de la situación en la que no se podía imaginar las siguientes acciones provenir de este chico con ascendencia oriental. Dio una mirada de evaluación a la situación, lo de Christopher y Fernand no lo había contado dentro de sus planes pero podía usarlo como dato extra si es que quería hacer una movida improvisada para darle un toque especial a la velada. Sintió la voz de Charlotte cerca suyo en un suave susurro, era obvio para alguien para él que ella preguntaría cuando la situación se volviera extraña. Touji igual sospecharía si estuviera en el lugar de la Inglesa.

Dio un paso hacia atrás, hasta se dio la tarea de fingir en expresión un poco de incredulidad porque lo estuvieran acusando con que tenía algo planeado por culpa de lo que había dicho—. ¿Quién crees que soy yo? —Preguntó  impregnando su voz con un suave tinte de diversión en su voz, pero se arrepintió con esa interrogante—. No respondas, amor. —Señaló cuando por el rabillo del ojo observó que Christopher les había echado una mirada hacia su dirección. Como si estuviera evaluando, como un padre sobreprotector o la persona que molesta siempre a otra y se da cuenta que ésta última está empezando a juntarse con algún individuo que le diera seguridad—. Yo me refería a que jugáramos verdad o reto. —Cierra momentáneamente los parpados como si estuviera pensando más en lo siguiente que fuera a decir, lástima que el chico ya tuviera hasta las frases más o menos hechas. Era un desperdicio que dentro de las pocas veces en las que Touji pensaba antes de actuar era cuando se estaba vengando, porque si siempre fuera así, se evitaría algunos problemas que podrían hacerle más fácil sobrevivir al diario vivir, pero si lo hiciera, no sería él, sería como si otro se hubiera a usurpar su lugar—. ¿Se animan? —Pregunta de nuevo, pero prontamente se da cuenta de un dato importante—. Pero somos pocos, no sé si quieren invitar a más —Desvía de nuevo su mirada a Charlotte, aprovechando de esta manera si es que podía ver lo que estaba surcando por su mente.

Verdad o reto era un juego completamente inofensivo. Pero dependía claramente de las preguntas que se hicieran, aunque Touji era una persona sin muchos tapujos para responder, pero la diversión era ver si para los demás era lo mismo, porque a veces los retos eran mejores que las verdades, no había que ser un mentiroso con eso. Además que con esto podría encontrar una manera extra de conseguir datos, la información era una de las mejores y a la vez peores armas que podían utilizarse.

Le dio una mirada a Fernand, dependía principalmente de su aprobación. Pero no sé contaba que los grupos de personas que estaban alrededor hayan escuchado la idea del moreno, y hayan decidido que les gustaba, porque ya pequeños grupos se empezaban a reunir, y a sentar en dónde se podía para empezar en un juego que era imprevisible—. Mhm, creo que es mejor si jugamos los cuatro, aunque no es obligación que el festejado esté con nosotros. —Habla de nuevo sin haber despegado su mirada del rubio—. Me disculpo. —Era demasiado raro que esos vocablos provinieran de una boca como la suya, pero si con eso lograba afectar a la bondad del otro, lo haría si era necesario para poder continuar con su plan—. Aunque creo que todos los grupos están armados —Señaló con un tono de lástima actuado. Los adolescentes eran demasiado influenciables, y es que de alguna manera había que incluirlo a él también, no esperó que con rapidez algunos de los invitados también se pusieran a hacer lo que había sugerido, debían estar con algunas copas dentro de su organismo para justificar la sencillez de todo—. Así que creo que no queda de otra que empezar. —Charlotte Ross iba a odiar a Touji al nivel de la similitud entre ellos.
avatar
Touji Ryeo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 151
Monedas Monedas : 4856

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Charlotte Ross el Sáb Mayo 30, 2015 11:53 pm

Cuando se conoce a una persona y se llega a la conclusión que se tienen muchas similitudes entre sí, es fácil decir que se sabe lo que el otro hará, independientemente de la situación en la que se encuentren. Es por ello que Charlotte no tenía pocos motivos para dudar del comportamiento de Touji, es más, algo dentro de sí le decía que algo estaba mal, pero lo único que la inglesa podía hacer era dudar en silencio o tratar de disipar ese mal presentimiento. Sin embargo, una carcajada estuvo a punto de escaparse de sus labios al escuchar la pregunta contraria, ¿qué quién creía que era él? Precisamente por eso era que dudaba, sabía muy bien cómo era Touji porque eran prácticamente idénticos y sabía de lo que ambos eran capaces de hacer. Estuvo a punto de responder, pero las siguientes palabras del moreno le hicieron guardar silencio y desviar su mirada hacia donde él la dirigía, encontrándose con una expresión de pocos amigos por parte del idiota castaño que se hacía llamar su “amigo de la infancia”. Momento, ¿”amor”? Ah, verdad que estaban fingiendo ser pareja… No debía olvidarse de eso o algo podía salir mal, pero… No, debía ser parte de la actuación, ese vuelco en el pecho al escuchar esa palabra, seguro… Sí, seguro era eso.
 
Debía de admitir que estaba un poco confundida, era demasiado no sólo haberse encontrado con Christopher en esa fiesta, sino también estar teniendo que actuar como pareja de Touji mientras sentía que algo iba a suceder. Seguro estaba volviéndose loca. Entrecerró sus ojos unos segundos mientras observaba al primero en cuestión, pasando luego a suspirar sordamente e inhalar profundo como acto seguido para tranquilizarse, volviendo a dirigirle la mirada a su acompañante cuando este mencionó unas palabras que, en definitiva, le robaron una sonrisa un tanto burlesca.
 
—¿Verdad o reto? —Sus palabras salieron demostrando su incredulidad. Observó a Christopher bufar, dejando en claro lo ridícula que le parecía la idea, pero en cambio a la inglesa le parecía interesante. Si había una cosa que le encantaba, era divertirse a costa de los demás y “Verdad o Reto” era un juego perfecto para ese cometido, aunque estaba más que consciente de lo fácil que ese beneficio puede volverse en tu contra y pasar a ser tú el centro de la diversión de los demás. Podría decirse que también era un juego “peligroso”. Al momento en que su mirada se encontró con la de Touji, alzó una ceja y sonrió, intentando de esa manera demostrarle al joven que no estaba negada a la idea, pero que tampoco estaba en completa confianza y si antes había mantenido una “guardia alta”, ahora estaba más alta aún.
 
—Qué estupidez. ¿Crees que somos niños o qué? —La voz del castaño se hizo presente, pero ninguno de los que estaban a su alrededor hicieron caso, incluida la pelirroja, que centró su atención en el cumpleañero. Charlotte decidió mantener silencio y observar lo que sucedía desde su sitio, sin opinar y sencillamente analizando lo que estaba presenciando, mas sin embargo, una sonrisa entre juguetona y divertida parecía no tener ánimos de retirarse de su rostro. Sonrisa que esperaba no fuese a desaparecer. Por otra parte, escuchar a Touji disculparse le obligó a morderse el labio para contener otra carcajada y, con disimulo, se acercó lo suficiente para poder murmurarle algo que sólo sería escuchado por él.
   
—¿Debería entregarte el Oscar ahora o prefieres cuando acabe el juego? —Era una broma sencilla, pero necesaria de hacer. Charlotte rió por lo bajo y se aclaró la garganta al notar cómo todos a su alrededor comenzaban a reunirse para jugar en distintos grupos, llevándose la copa que sostenía a los labios para darle un último trago antes de permitir que un camarero se la llevara lejos. Observó cómo Fernand accedía a la petición de Touji y Christopher chasqueaba la lengua irritado, para gozo de la pelirroja, comenzando a imitar a los demás y sentándose. Por supuesto, la pelirroja estaba negada a arruinar el costoso y hermoso vestido que cargaba, por lo que tomando una de las perfectamente decoradas sillas que estaban esparcidas por todas las mesas, pasó a sentarse rápidamente. —¿Y bien, Ryeo, qué esperas? Siendo el de la idea quizás debas empezar tú, ¿no crees? —Exclamó, casi retándolo, un reto que podría ser un error.
avatar
Charlotte Ross
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 410
Monedas Monedas : 1012

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Touji Ryeo el Vie Jun 26, 2015 6:56 am

La espera lo podía empezar a carcomer en pocos minutos, no, segundos, si es que no llegaba a recibir la respuesta que quería, y si no era la que deseaba, siempre podía buscar otra manera, indirectamente, para poder alcanzarla y de esta manera, continuar todo como lo estaba planeando.  Y si se creía que su manera de vengarse era infantil, era sólo porque era el comienzo, ya que el desarrollo sería mucho más elaborado y ni hablar de la finalización.

Un verdad o reto, como lo había dicho antes era curioso para la edad que tenían. Pero con intentar nunca se perdía nada malo. Pareciera. Y cuando observó a Charlotte, con una simple mirada, él ya sabía su respuesta, lo que presentía de todo esto. Y Touji sabía que ahora tenía que ir con mucho más cuidado, era como caminar en una cuerda floja donde lo que esperaba debajo, era el vacio, sólo eso, nada, completamente nada. Un desafío que estaba dispuesto a tomar a como dé lugar.

La voz de Christopher, lo distrae, sólo por el tono de voz de burla ante su idea porque le da gracia, que nadie le haga caso, era como si hablara solo, y eso lo disfrutaba a muchos niveles. Todo por el momento iba como debía ir.  Espera la respuesta del dueño de la fiesta, dado que se ve indeciso, debe darle tiempo para que escoga bien, porque si lo presiona, puede ir mal.  En ese momento es cuando la voz de Charlotte se acerca con disimulo a él, como si estuvieran compartiendo un secreto que nadie más debía saber, como un hecho gracioso que le pasa a uno y hay que contarle otro,  una broma de intimidad. En vez de eso es una broma, simple pero característica de Ross—. Me halagas mucho. —Dice con un tono de verdadero halago y de galantería que no muchas veces deja que se trasluzca en su persona—. Me han dicho que debería estudiar actuación. —Y aunque suene raro, no se lo dicen en broma, lo dicen en serio, con su madre dentro de esa área sería bastante fácil que se hiciera un espacio en ese mundo, pero lo único que le jugaría en contra sería él mísmo con su imprudencia.

Intenta por todos los medios no sonreír cuando Fernand accede a jugar con ellos.  Para desgracia del mejor amigo de Charlotte,  por cierto, en esa categoría encuentra algo demasiado extraño, y eso será una de las primeras cosas que se pondrá a desentramar para saber la verdad. No es que estuviera celoso o siendo posesivo, era esa curiosidad que se había posado en él, y era díficil de sacar hasta que pudiera encontrar una respuesta que fuera capaz de satisfacerlo. Aprovecharon todos de sentarse en una mesa que estaba desocupada y que tenía los puestos justos para ellos cuatro. Touji tomó asiento en la silla que estaba frente a Charlotte.

Una vez todos acomodados, escuchó lo que la pelirroja había dicho, qué empezara él primero. Gran error—. Tus deseos son órdenes para mí. —Se acomodó más en  su asiento, sentándose correctamente, mirando a todos los presentes, hasta que su vista se terminó posando en uno—. Christopher, ¿verdad o reto? —Preguntó sin poder evitar levantar la comisura de sus labios, lo que sea que escogiera, a él le iba perfectamente los dos, porque de ambas elecciones podría obtener información que para segundos o minutos, sería muy valiosa y que podría ser capaz de aplicar. Mira a Charlotte un momento, para compartir una mirada que transmite «—. Observa.»

Touji después de eso, fija sus ojos castaños en Christopher, quién hace una mueca de hastío total, como si no supiera para qué está participando en esto pero aún así sus labios señalan una de las opciones del juego—. Verdad. —Y Touji piensa, piensa, se queda en silencio un par de segundos, pensando en cómo decirlo para que no suene tan directo, lo que quiere saber, lo que desea conocer, pero no se le ocurre, así que lo dirá como salga, sin tapujos ni nada—. ¿Te gusta Charlotte? —Ya, lo dijo, ya no importa. El castaño lo mira con una cara de que lo quiere matar, Touji se pone una mano en el pecho, fingiendo indignación—.  Escogiste.  Ahora, responde. —Señala el moreno, con un tono de voz que no concuerda nada con su actuación.
avatar
Touji Ryeo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 151
Monedas Monedas : 4856

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Charlotte Ross el Vie Jun 26, 2015 11:16 pm

Si bien sabía lo que conllevaba jugar este tipo de juegos, era parecido a tener el fuego en las manos y esperar a quemarse. De alguna manera u otra, todos los participantes acababan quemándose, y eso era lo interesante del juego. El ritmo cardíaco de la pelirroja iba en ascenso, mas no era por agitación ni mucho menos miedo, era más como una especie de… adrenalina que le recorría el torrente sanguíneo. Hacía mucho tiempo que jugaba “Verdad o Reto”, pero era la primera vez que lo jugaba con alguien como Touji, quizás era ese el motivo por el cual estaba tan, por así decirlo, “a la expectativa”.
 
Charlotte no pudo evitar mirar al moreno con cierta sorpresa, la manera en que sus palabras fueron expresadas le hicieron quedársele viendo por unos segundos, sin mencionar nada ni tampoco con la necesidad de responderle algo sarcástico o “chocante”, como normalmente haría. Quizás sus ámbares orbes la estuviesen engañando, pero por un momento pensó haber visto a Touji brillar gracias a su comentario, comentario que por su parte había sido expresado nada más que en una mera broma. Sin embargo, le había encontrado a ese brillo cierto atractivo…
 
«Con que atractivo, ¿no?» Pudo escuchar en su mente. Momento, ¿qué…?
 
La inglesa negó con la cabeza y paseó sus orbes por la mesa una vez todos se hubiesen sentado. Por su rostro se hizo presente una sonrisa, sonrisa que intentó ocultar algún tipo de expresión que mostrara la cierta incomodidad que ese fugaz pensamiento le había provocado y que a su vez, era un tanto socarrona. Lo suficiente para que quizás sólo su propio acompañante la entendiera. Charlotte se cruzó de piernas y estiró la espalda, sentándose como a lo que estaba acostumbrada, una dama, y mantuvo su mirada fija ahora sobre su amigo de la infancia. No se esperaba, al igual que el recién mencionado, que el juego empezara con él. Conociendo a Touji tenía la leve sospecha de que quizás comenzaría con ella, mas no fue así. Le dedicó una fugaz mirada al moreno y alzó una ceja antes de volver al inglés, cediendo ante las leves ganas de reír que se hicieron presentes nada mirar la expresión contraria.
 
Estuvo apunto de hablar cuando notó que Christopher no respondía, pero sus palabras se le quedaron trabadas en la lengua cuando la pregunta de Touji asombró a todos los que estaban allí, incluyéndola. El castaño chasqueó la lengua y mostró indicios de quererse reír, mas las carcajadas no salieron y fueron reemplazadas por un alzar de ceja y un cruzar de brazos. Observó cómo Fernand rió, queriendo imitarlo pero en vez de eso, consiguiendo que un fruncir de ceño leve adornara su semblante.
 
¿Gustarme? ¡JÁ! Vaya que tu noviecito es gracioso, Biancala pelirroja no pudo evitar fulminar con la mirada al chico, sintiendo la necesidad de responderle, mas prefirió mantener la compostura y permitir que se burlara todo lo que quisiera. Luego se arrepentiría. —En fin, es una niña idiota, molesta y siempre se cree mejor que nadie, por lo que no, no me gusta. No sé qué te puede gustar a ti de una niñita como ella —concluyó, pasando a ver a Charlotte, la cual estaba prácticamente ignorando lo demás que decía, y sonriendo como si hubiese ganado una especie de batalla —En fin, me toca. Bian…Charlotte, ¿verdad o reto? —preguntó, aclarándose la garganta al casi mencionar de nuevo ese nombre y entrecerrando sus ojos con cierta arrogancia. La pelirroja miró al castaño primero con cierta molestia, pero luego decidió convertir esa molestia en intriga y alzó una ceja, pasando a ladear levemente el rostro en señal de fingida duda.
 
Reto —mencionó tranquilamente, colocando su mentón sobre su mano diestra y mirándolo con superioridad, ensanchando a su vez la un tanto afilada sonrisa que había decidido dedicarle. El castaño rió y negó con la cabeza una vez. 

Mal hecho, mal hecho… —Charlotte lo miró sin entender y esperó a que continuara sin cambiar su expresión —Bien, ya que tanto dicen que son novios, ¿por qué no le das un beso a tu amado Touji? Ah, pero no puede ser en la mejilla. Un verdadero beso.
avatar
Charlotte Ross
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 410
Monedas Monedas : 1012

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Touji Ryeo el Sáb Jun 27, 2015 3:06 am

Había pensado en preguntarle a Charlotte primero, pero sería demasiado obvio por lo que de esa forma se había decantando en desafiar a Christopher. Sabía que por la expresión de la pelirroja, ella había creído lo mismo que su propia persona. No tenía absolutamente nada de malo haberse ido por otra primero, en vez de eso, pareció que fue un excelente movimiento el qué había realizado. No había pronunciado ningún vocablo después de sus últimas palabras, en vez de eso, estaba esperando que el contrario se atreviera a responder, vamos, que sólo era una verdad la que había escogido, por lo que no era muy difícil. Era un sí o no, nada más. Ni que le estuviera pidiendo las razones de por qué la molesta. Sí, se ha dado cuenta.

Su mirada se dirigió a Charlotte para ver su reacción, se notaba que ella no esperó la respuesta. Era muy obvio por ese leve fruncimiento de su ceño, en contraste con la risa de Fernand, después de todo, parecía que no todos los días se veía actuar así al mejor amigo de su pareja.  Su palma que había estado en su pecho, se posó en la mesa para lentamente y con ritmo, empezar a tamborilear en la mesa exquisitamente adornada para la ocasión de una celebración digna de recordar. Lo sería.  La respuesta que anhela conocer se da algo de tiempo para ser pronunciada, pero finalmente sale, aunque no puede evitar sentirse levemente enardecido cuando sus oídos la procesan, aunque lo de decir a Charlotte, niñita, fue algo que no esperó, nuevo, inesperado. Y menos que el nombre Bianca saliera a la luz, había muchas cosas que no sabía sobre ella, y le irritaba que el otro se las restregara indirectamente en su rostro. «—. Uno, dos…Respira, tranquilo». Se lo repetía a sí mismo, intentando que el semblante en las facciones que le pertenecían, no se vieran afectadas. Debe admitir que la petulancia en personas como él, le decepciona, no porque esperara más del castaño, sino que la presunción lo encuentra ciertamente bello dentro de sus diario vivir, pero que estuvieran en esta clase de personas, le daba cierto sentimiento de verdadera repulsión.

Touji enarcó una de sus ceja cuando le hicieron esa leve acusación a él,  ¿Qué le gusta de Charlotte Ross? Si tuviera que ser sincero en ese momento, diría que sólo el simple hecho de que ella, es ella. Tan parecida a él, y que por lo mismo, es diferente a las demás personas con las que se ha tenido que encontrar. Pero la pregunta que le han dicho, no es para que las responda, sino que es irónica y figurativa. Así que se queda esos pensamientos encerrados en su mente. Escucha que Christopher se  dirige hacia Charlotte, ya sabe hacía dónde puede ir esto. Pronto se enteraría que estaba un poco, o mejor dicho, muy equivocado. Seria muy interesante. Un camarero con un bandeja de aperitivos en sus manos apareció cerca atendiendo a una mesa cercana y Touji lo llamó con un ademán de manos porque no ha podido degustar nada desde que había llegado, y eso es un vil sacrilegio que va a corregir en ese momento.

Mientras toma uno de los aperitivos que hay en la bandeja, escucha que se escogió un reto, tiene curiosidad por cual sería, pero claramente quiere comer algo primero, entonces cuando estaba saboreando la comida que había escogido para engañar su estómago, es que escucha el contenido de lo que Charlotte tendría que hacer. Tose un poco en sorpresa antes de que se atragante.  El camarero que estaba cerca le pregunta si necesita algo para beber, y el moreno niega con su cabeza—. Estoy bien, me tomaron con la guardia baja. —Expresa en respuesta. Puede ver que Christopher enarca sus cejas en sospecha por esa reacción de parte suya, mientras que Fernand tiene la misma preocupación que el que lo atendió—. Oh, vaya. —Maldito Christopher de la Vallière, se las cobraría bastante caro por este atrevimiento de su parte.

Él no se iba a ir para atrás con nada de lo que pasara hoy. Además tarde o temprano, iba a pasar, y sinceramente Touji prefería que fuera antes que después, porque mirar los labios de Charlotte sin querer contactarlos con los suyos era una difícil tarea. Aunque se estuviera vengando por lo que le hizo, siempre se pueden cometer contradicciones, intenciones que salen a flor de piel ante la primera oportunidad que se tenga. Se levanta de su asiento, dado que está en frente a Charlotte sería un poco complicado que ella cumpliera su reto así—. Se nota mucho que no nos crees. —Le dice al castaño al mismo tiempo que arrastra con descuido una silla que se coloca entre la de ella y Christopher, casi como si le estuviera diciendo también. «—. Apártate, que estás en mi lugar.»

Y después de haber colocado el asiento, se sienta, estando más cerca de la pelirroja que antes. Y uno de sus codos se apoya en la mesa, dándole un poco la espalda a Christopher, mientras que su mano libre juguetea con un mechón del cabello de Charlotte como preludio de lo que se viene. Luego, empieza a acercar su propio rostro hacia el suyo, porque estaba claro que no se iba a retractar. Un levantamiento de sus comisuras se muestra, una de esas sonrisas que son sinceras de su parte y que por lo mismo, cautivan—. Si no lo haces tú, lo haré yo. —Le habla a ella, sus labios se posan lentamente en los de ella, como si fueran una caricia, jugueteando un poco. Para después alejarse unos centímetros porque el reto no es suyo.

Y no le importaba que Christopher y Fernand lo vieran, porque ahora eran Charlotte Ross y Touji Ryeo. Ellos solamente.
avatar
Touji Ryeo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 151
Monedas Monedas : 4856

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Charlotte Ross el Vie Jul 03, 2015 2:53 am

Por un momento, su mente decidió dar un breve viaje al pasado, recordándole los momentos en que aún vivía en Inglaterra y aún mantenía su viejo yo. Su mirada se notó un tanto perdida por unos escasos segundos, refrescando lo que ya había sucedido cuando aún era una niña y todo gracias a que Christopher decidió llamarla “Bianca”. Sin embargo, Charlotte volvió al presente al escuchar, no, mejor dicho, al entender las palabras que el molesto castaño recién había mencionado. Sus ámbares comenzaron a abrirse lentamente, demostrando la sorpresa que le había causado las mismas y paseó la mirada por los integrantes del juego (omitiendo a Touji), deteniéndose en el retador para, primero, fulminarlo con la mirada y, segundo, comenzar a sonreír de manera juguetona. «“De alguna manera u otra, todos los participantes de “Verdad o Reto” acababan quemándose”, ¿no es así?» Pensó divertida y, finalmente, dedicándole una traviesa mirada al que debía de besar.
 
Estuvo por soltar una carcajada al observar la reacción de Touji que, al parecer, también había sido tomado con la guardia baja. Por un segundo pensó en cómo reaccionaría cualquier otra chica con ese tipo de retos, dando como resultado que seguramente se habría sonrojado y habría comenzado a actuar como una completa ridícula por un simple beso… Menos mal que Charlotte era alguien que no se preocupaba por ese tipo de estupideces. Escuchó la risa de Fernand, al que le dirigió una mirada algo cómplice que fue correspondida con una mirada parecida a esas que suelta la pelirroja con su mejor amigo, Jarek, cuando algo grande está por suceder. Christopher entrelazó sus dedos y colocó las manos sobre la mesa, mirando expectante a la inglesa y con una expresión de ganador que parecía no se la fuese a quitar nadie. Charlotte miró fugazmente al recién mencionado y ladeó el rostro con cierto aire arrogante.
 
Bueno, ¿y van a empezar o tengo que…? —comenzó, viéndose interrumpido por el sonido de la silla de Touji al levantarse. Todos los presentes le dedicaron una mirada divertida, aunque el retador estaba, más bien, un tanto molesto con la actitud contraria. Aún así, la propia inglesa no pudo evitar el sonreír al escuchar las palabras de su acompañante.
 
No se podía negar que desde el día en que la pelirroja conoció al moreno, esta había sentido más de una vez las ganas de realizar ese acto, pero sencillamente no se había dado una oportunidad tan… explícita como la que estaban presenciando, y precisamente por eso, el labio inferior de la muchacha había sido invadido por su dentadura por simple inercia. Antes de que el moreno consiguiera llegar a ella, pudo escuchar a unos chicos que estaban relativamente cerca de ellos, jugando el mismo juego, lógicamente, pero que habían empezado a prestar atención a lo que estaba pasando entre los compañeros del cumpleañero. Sin embargo, la pelirroja estaba empezando a desconectarse del mundo, desconexión que se llevó a cabo en el momento que sintió los labios ajenos sobre los suyos, susurrando, cosquilleando.
 
La corta lejanía producida por el moreno le hizo sonreír, precisamente porque es algo que ella haría para provocarle a él. Demonios, eran tan iguales. Una de las manos femeninas se encontraba sobre la pierna de Touji, mano que comenzó a subir lentamente, primero rozando la palma con la tela del pantalón y luego, al llegar al torso, subiendo con los dedos hasta llegar a su mentón, de la misma manera que había hecho en aquella fiesta donde se habían conocido formalmente. La expresión de Charlotte demostraba nada más que travesura y diversión, y con la misma mano que había tocado el mentón, acercó el rostro ajeno hacia el de ella para sellar y realizar de una vez por todas el reto que se le había aplicado.
 
Primero, había sido un simple contacto entre labios, pero rápidamente ese contacto se fue extendiendo, comenzando a ser un beso lento pero para nada inocente y, a decir verdad, bastante sexy. Un beso bastante ellos. Sin poder evitarlo, la pelirroja no pudo evitar el sonreír a mitad del beso, algo que no se conseguía con mucha facilidad y, si se conseguía, significaba que el acompañante besaba excelentemente. Sin embargo, el juego debía continuar y tampoco se podía extender ese encuentro. Principalmente porque debía dejar algo para después y, además pero no menos importante, porque si continuaban las cosas iban a dejar de ser “decentes”. Charlotte se separó de Touji lentamente, dispuesta a no desviar su mirada de él, pero viéndose obligada al escuchar un “oh” proveniente de más de una persona. Y no eran precisamente Christopher y Fernand.
 
¿Y bien, De la Vallière? ¿Suficiente para ti o necesitas otra demostración?
avatar
Charlotte Ross
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 410
Monedas Monedas : 1012

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Touji Ryeo el Dom Ago 02, 2015 11:24 pm

Hubiera parecido como si sus pensamientos se hubieran sincronizado en el momento en que el reto de Christopher había sido pronunciado, como si se demostrara que se lamentaban, bueno, en realidad, algo cercano al lamento. O quizás, se veían alarmados, una falsa alarma de mostrar al público su afecto. Pero si se veía el transfondo, la realidad es una completamente distinta, porque las ansías y el desespero, Touji las siente demasiado palpables.  Y ahí está en la espera, que Charlotte haga su movimiento, como si le diera el libre alberdrío de escoger qué hacer.

Varias miradas se posaban en ellos, como si fueran a ver un espectáculo, y considerando que estaban en el grupo del cumpleañero, no era de menos, porque aunque lo desearan o no, eran el foco de atención. Y ahí estaba él provocando a que ella diera ese paso que los liberaría tal vez a ambos de ese deseo que no se dieron el placer de hacer cumplir. Las primeras acciones de Charlotte se hicieron presentes cuando la sonrisita en sus labios amenazaba con no irse aún. Sonrisas complíces. La mano de la chica de hebras rojizas hizo una travesía que sintió tortuosa en la agonía de la espera, haciendo una acción, que había la mujer realizado la primera vez que se encontraron.  

Se dejó conducir mientras miraba la expresión de quién debía ser su pareja, apostaba a que él también tenía esa expresión de diversión en su rostro. Comenzó como un contacto de labios, como si la cosa no fuera a ir más de ese punto pero a Charlotte la habían retado a que se dieran un verdadero beso, por lo que tenían que estar a la altura de sus propios nombres y de la palabra misma. Su mano que había tocado el cabello rojizo se fue a posar delicadamente en uno de los lados del cuello femenino, por simple instinto, por el momento, porque lo estaba disfrutando, sus parpados se entrecerraron un poco, no completos porque no quería perderse nada con su mirada. Hace mucho que había querido probar esos labios, y ahora que lo hacía, no perdería la oportunidad. Touji quería explorar esa boca, hacerla suya, que le perteneciera por excasos segundos, efimeros y agradables segundos, estaba por realizar otro movimiento cuando  Charlotte se aleja y él chasquea la lengua en disgusto para después murmurar, que estaba claro que los demás debían estar atónitos y no verían su movimiento de labios delatores—. Me dejaste con las ganas. —Expresa, porque se le nota en el rostro.

Quería más. Quería otro, con ceros miradas ajenas.

Y estaba seguro que con su contacto de miradas, estaba más que claro. Pero la pregunta de Charlotte que le hace a Christopher le saca una sonrisa socarrona, porque le había dado la espalda al castaño, acomodó la silla para que estuviera correctamente colocada, y sentarse bien, porque quería ver su expresión. Aprovechó de dedicarle unas palabras a Fernand—. Ni yo me lo esperé. Sinceridad. —Dice, todo entre broma, porque fue mejor de lo que pensó—. Amor, te toca escoger. —Diciendo a quién era la siguiente victima, estaba entre él y el cumpleañero. Ahora estaba en manos de la pelirroja en decidir el curso de los eventos. Y de repente ve otra cara conocida, la cara que había reconocido cuando casi apenas había llegado, ¿Lo recordaría? Hubo un contacto de miradas y esboza una sonrisa presuntuosa en su dirección. Sí, lo hacía, lo recordaba. Mejor para él.
avatar
Touji Ryeo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 151
Monedas Monedas : 4856

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Charlotte Ross el Lun Dic 14, 2015 11:57 pm

A decir verdad, prefería que el primer contacto entre ellos hubiese sido un poco más… íntimo. No sabía por qué, pero tener espectadores no era algo que le agradara demasiado, motivo por el que incluso en las discotecas o fiestas, prefería llevarse a su víctima a un lugar donde nadie los viese. Sin embargo, por los escasos segundos que duró ese beso, se sintió como si ellos estuviesen en otro lugar. Fue mucho mejor de lo que se esperaba, tanto que tuvo que colocar toda su fuerza de voluntad en separarse. Las palabras de su pareja le habían hecho sonreír de manera bastante amplia, pero ella también se había quedado con las ganas. Era la primera vez en mucho tiempo que una persona le hacía querer más.

Agradecía a los cielos el haberse colocado el labial carmín que no se quitaba con nada más que la crema especial que traía el producto, porque de haberse colocado uno normal, era probable que por el rostro del muchacho hubiesen uno que otro manchón rojizo, aunque debía de admitir que no le molestaría en lo absoluto. Sería una forma de marcar territorio.

Estuvo por carcajearse ante sus pensamientos, pero decidió mantener la gracia dentro de sí. La mirada de Fernand que no expresaba más que sorpresa en compañía de su boca abierta le hicieron reír suave y brevemente, mas no era la única persona que se encontraba en igual situación. Christopher no dejaba de mirarlos, yendo del moreno hacia la pelirroja y viceversa. Charlotte lo miró victoriosa y le dedicó la sonrisa más socarrona y arrogante que podía colocar, se acomodó en el asiento cuando Touji terminó de mover la silla y apoyó el mentón sobre la mano diestra nuevamente, cuidando de mantener la espalda recta y de no cortar el contacto visual para con el castaño.

Yo, ah… —se escucharon ciertos susurros provenientes del castaño, pero al ver que no tenía nada que decir, la pelirroja rió nuevamente y, ahora sí, retiró su vista de él para dirigirla hacia el moreno a su lado. Había algo que no le permitía dejar de sonreír, podrían ser las palabras que le dedicó al alejarse luego del beso, o quizás la picardía que brotaba entre ambos y que soltaba chispas con cada roce que tenían entre ellos. Aunque esto podría ser sólo impresión de ella.

Tienes razón, amor —correspondió, pasando la mirada ahora hacia el festejado. Sin embargo, si había una razón por la que a Charlotte le encantaba “Verdad o Reto”, era porque normalmente lo jugaba con personas que conocía o que acaba de conocer, pero eran lo suficientemente transparentes para saber fácilmente qué puntos tocar y así divertirse mucho más. Esto no sucedía con Fernand, parecía una persona tan amigable y tranquila, que no le encontraba algún “punto débil”, por lo que pasó a su segunda y bien peligrosa opción, Touji. —Touji, ¿verdad o reto?
avatar
Charlotte Ross
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 410
Monedas Monedas : 1012

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Touji Ryeo el Dom Ene 03, 2016 4:44 am

Si el propósito de Charlotte Ross había sido callar a la gente que estaba alrededor, podría decirse que claramente fue una misión cumplida. Porque si hubiera sido lo contrario, Christopher no se vería notoriamente contrariado. Como si creyera que ellos no iban a besarse. De alguna manera, el moreno le agradecería después por eso, de cierta manera, todo se facilitó por su no tan agradable intervención.

Quedaban dos posibles opciones en la mesa, si su acompañante sabía jugar bien con sus opciones, tendría una ventaja de lo más asegurada para el futuro, si es que se encontraban de nuevo ellos dos. Dentro de su mente, estaba pensando en cómo procedería él desde ahora, tenía que ir con precaución o sino todo lo que ha estado haciendo, tejiendo en este momento, se vería arruinado. Y no quería que pasara eso. Menos cuando falta tan poco para el momento culmine de todo.

Y por fin, su nombre fue pronunciado. Al fin. Se río divertido, como si hubiera sido tomado de manera desprevenida y no sabe qué hacer ante lo que se le presenta. Se pasa una mano por su cuello, tocando su cabello, dándose cuenta que está un poco largo y que debe ir para que se lo arreglen, puede que no falte mucho para que ello—. Vaya. —Deja escapar un suspiro después decir eso—. No pensé que me tocaría a mí. —Y hace un mal intento de ironía a propósito. Sus dedos pasan por las puntas traseras de su cabello, jugueteando, mientras su mirada se topa con la de Charlotte.

—No seas muy duro conmigo. —Le pide a la única mujer que está sentada en la mesa mientras cierra los ojos y tira su cabeza un poco para atrás, debatiéndose en qué podría escoger, aunque en realidad desde hace mucho que tenía su decisión, aunque no hubiera sido la mujer, hubiera pronunciado lo mismo—: Mhm, escog... —Pero sorpresivamente se calla y da un pequeño sobresalto cuando un terno cae en su rostro, dejándolo por un momento en la total oscuridad—. ¿Pero qué...?—Se lo quita rápidamente con su mano libre sin perder su posición y lo ve, ahí. A quién antes le había dado una mirada—. ¿E-Ethan? —Su pequeño vacile no fue a propósito, no es una persona para asociar un nombre con un rostro. Irgue su cabeza y gira la mitad de su cuerpo para mirarlo, la felicidad que se ve en su rostro tampoco es falsa.

Hace unos meses que no lo ve. El chico que había llegado, de hebras igual de negras que las suyas pero con el cabello más corto forma una sonrisa socarrona—. ¡Vamos! Salúdame como siempre. —En respuesta, le dan una leve palmada en la cabeza, Touji se ríe fuerte. Olvidando en dónde está. Le agrada la personalidad de este chico—. ¡Oh cierto! —Se voltea de nuevo para mirar a la pelirroja y habla apresuradamente para no dejar el juego pausado—. Escojo reto .—Después se voltea de nuevo para mirar a Ethan—. ¿Nos quieres acompañar? Por último sólo mi turno .—Porque sabe que no hay muchas cosas que le llamen la atención al contrario, pero ve que mira a Charlotte por un momento, y a todos los de la mesa. Touji tiene el presentimiento de que lo vio besarse con Ross. Pero contra todo pronostico recibe una respuesta—. Qué más da, no me dejarás ir de todos modos .— Ethan hace una mueca de que no podrá librarse ni aunque hiciera un contrato con el mismo diablo—. Soy Ethan Brewster, amigo de este tipo. Un gusto. Iré a buscar una silla, ya vengo. — Aunque su presentación podría clasificarse como desabrida, fue más efusiva que la que le dieron a él cuando se conocieron por primera vez.

Ignorando las miradas de Fernand y de Christopher, mira a su supuesta pareja. Luce tranquilo, porque lo está, su tono de voz muestra de manera muy notoria su subida de humor—. Sorpréndeme, amor .—Porque si ella no lo  hacía, él mismo se encargaría de hacerlo.
avatar
Touji Ryeo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 151
Monedas Monedas : 4856

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Charlotte Ross el Miér Oct 19, 2016 7:50 pm

Quizás la forma en la que las cosas resultaron no fue la que ella hubiera escogido, mas no podía decir que no se encontraba satisfecha con el resultado. Charlotte paseó su mirada por los alrededores, sonriendo ante la forma en que tanto los chicos como las mismas chicas los observaban y sonreían o se asqueaban con lo que recién acababa de suceder. El hecho de recibir miradas desde divertidas y traviesas hasta horrorizadas y desaprobatorias —siendo las primeras de muchachos y adolescentes que estaban en su mismo rango de edad y las últimas de los más adultos de la fiesta—, le causaba cierta gracia, pues no debía de olvidar que se encontraba en una fiesta de la alta sociedad, donde todos eran “respetables y con educación de etiqueta”.

Soltó sin querer una risita breve y volvió su atención a sus compañeros de juego. La forma en la que Christopher apretaba la mandíbula y mantenía un puño cerrado frente a sus labios en señal de irritación, la deleitaban por completo. Es que sencillamente le daba risa que el castaño pensara que podía humillarla y exasperarla de esa forma y salir victorioso como si nada hubiese pasado. Pues no. Y mucho menos frente a Touji. Charlotte ya no era la misma de antes, esperaba que bastante se lo hubiese demostrado ya.

Una mirada filosa le fue dedicada por parte del recién mencionado, pero ella le correspondió con una amplia y bastante arrogante sonrisa. Sin embargo, estaba consciente de que quizás a su moreno acompañante le parecerían raras tantas referencias sobre su pasado por parte de Christopher, y estaba segura que en un futuro tendría que explicarle tanto afán del inglés en molestarla con ese tipo de cosas. Es más, el hecho de que la llamaran por su segundo nombre no le molestaba, le dolía por los recuerdos que le traía y por eso reaccionaba de tal forma. Como a una herida abierta a la que se le echa sal.

Por otro lado, volvió su atención a Touji cuando lo escuchó hablar de nuevo, riendo brevemente ante su broma y acomodando la espalda al retirar la mano diestra del mentón. ¿Qué no fuera muy dura? Oh, no, por favor. Charlotte jamás sería dura con él. ¿O quizás sí? Todo dependía del cristal con que se viera, mas la inglesa tenía una idea divertida y no tan básica del juego para su moreno. Le dedicó una mirada pícara muy típica a las que él acostumbraba a dedicar cuando se traía algo entre manos, y se preparó para escuchar con atención su respuesta, pero su expectativa se vio interrumpida por un joven que no conocía, pero que al parecer era muy cercano al muchacho, dadas sus acciones.

To… —empezó a decir, pero cerró los labios dejando las palabras en el aire al ver la expresión en su rostro. Era la primera vez que veía a Touji tan… jovial. Esto la hizo fruncir el ceño momentáneamente, escuchando el nombre del desconocido ser exclamado por el moreno y pregúntandose quién era él. No pudo evitar el mantener su semblante igual cuando se volteó a responderle la pregunta para continuar el juego, pero es que era sorprendente ver a alguien tan igual a ella, por no decir a Touji específicamente, cambiar de humor con la llegada de una sola persona. Que además no era ella.

Ethan Brewster… Brewster… No sabía por qué le parecía conocido ese apellido, pero debía de ser alguien famoso. El simple hecho de estar en esa fiesta ya delataba tal afirmación, pero la inglesa no conseguía ubicarlo entre tantos nombres que conocía. Charlotte volvió al mundo real y fuera de sus divagaciones cuando Touji volvió a dirigirse a ella, por lo que negó con la cabeza con discreción un par de veces para sacarse las ideas de la cabeza y seguir con lo que competía. De todas formas, tarde o temprano se acordaría o le dirían quién era el muchacho. Quizás el mismo Touji.

Bueno, sweetheart, no me tientes que sabes que lo cumplo —masculló suavemente, guiñándole un ojo y cambiando la pierna cruzada. —Te reto a… —miró a su alrededor, intentando dar cierto aire de intimidación juguetona con ello y finalmente cayó de nuevo en el que estaba siento retado. —Te reto a que hagas lo que jamás pensaste que tendrías que hacer a puertas abiertas. Y no hablo precisamente de algo sexual, si ustedes me entienden —concluyó, mirando a Touji con inocencia fingida que contenía cierta malicia en sus intenciones.
avatar
Charlotte Ross
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 410
Monedas Monedas : 1012

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Touji Ryeo el Lun Oct 31, 2016 9:10 pm

Alcanzó a observar la mirada picara que le han dedicado y en respuesta, había hecho la misma reacción antes de que su amigo de hebras oscuras hiciera acto de presencia., Mientras éste va en busca de su silla, Touji piensa que está un poco agradecido de que el inglés haya hecho su aparición de manera tan oportuna y a la vez sin ser planeada, porque siendo sincero no lo veía hace meses, solo mantenían contacto por mensajes y videollamadas. Una sonrisa jovial se ha formado en su perfecto rostro, como si tuviera todo bajo perfecto control y no necesitara preocuparse por lo que fuera a pasar de ahí en adelante, cuando la realidad era que todo era tan delgado como un hilo tensado.

A decir verdad, era una situación un poco tensa e incómoda porque tener a su supuesta pareja, es decir a Charlotte, compartiendo mesa con alguien con quién alguna vez tuvo un tipo de relación, muy efímera, a decir verdad, era sorprendente. Pero, la verdadera sorpresa es que siguieron siendo amigos después de ello, la amistad de ellos era más unida de lo que parecía—. Debes haber escuchado de los Brewster. —Le dirige la mirada a Charlotte, está seguro de que Fernand lo conoce, porque no se podía entrar a este lugar sin ser un invitado—. Además, Ethan es Inglés. —Había escuchado que la pelirroja se había criado en Inglaterra por lo que podía haber cierta similitud—. Su familia está muy involucrada en la inversión del área automotriz. Y si no estoy mal, su madre tiene ascendencia aristocrática, o algo así.

Ethan hace de nuevo acto de presencia después de haber acomodado la silla al lado de Touji, interponiéndose entre él y Fernand. Aprovecha de entregarle el terno al dueño—.  Y es tan bueno que me va a regalar un auto~ broma broma. —Después de decir eso se ríe, claramente lo de la parte del auto es una mentira, pero la mirada que le dedica Ethan le dice que no estaba del todo mal—. Lo hubieras tenido, si no hubieras cometido ese error.  —Repentinamente le traen equivocaciones del pasado, lo que hace que termine bufando. De verdad que estudiar en Inglaterra no iba a ser lo suyo, estaba bien con Francia.

Pronto, Charlotte volvió a hablar, lo estaba esperando, de seguro que haría cualquier cosa que le retaran. Una sonrisa de nuevo se apodera de su rostro ante la expectación de lo que estaba por venir, pero una de sus cejas se alza cuando la escucha, era demasiado inespecífico pero a la vez era bastante comprometedor, porque dependía de él escoger lo que tendría que hacer, o sea, él tenía que ponerse el freno—. Uh… —Le dedica una mirada a Charlotte para luego mirar a Ethan, que acababa de llamar a un mesero para poder ordenar algo de beber, el inglés lo mira de soslayo cuando siente una mirada en él, observando la sonrisa del asiático, como si ya supiera lo que iba a hacer—. No me involucres. —La percepción de Brewster era demasiado acertada para su gusto, pero estaba con él—. Tranquilo no lo iba a hacer. —Mentira, mentira de niveles catastróficos.

Frunció levemente la boca, pensando en qué hacer, aunque su idea principal sería cambiada, el impacto sería el mismo, finalmente dio un ligero aplauso cuando se le ocurrió que hacer—. Ya sé… —Toma un pequeño respiro—. Van a tener que perdonarme por lo que voy a hacer.  —Esto sería el preludio de todo—. Quién avisa, no peca.  —Y repentinamente usa sus manos para tomar la cabeza de Brewster, acercándose para darle un beso, casi tan parecido al que le había dado a Charlotte, solo que mucho más corto, cuando se separó, alejó rápidamente sus manos, y se corrió un poco más hacia el lado femenino, Ethan estaba claramente enfurecido—.  Estoy más enojado porque me hayas mentido que esto. —Le dice, a lo que otra sonrisa se forma en el rostro de Touji—. Bueno, es que besar de nuevo en frente a todos a un ex, no es algo que haría a puertas abiertas. —Aunque puede que eso haya sido lo menos, porque decir implícitamente que también ha salido con chicos, es la guinda del pastel, besar a un chico en público es claramente más polémico. Le da una mirada a Charlotte, esperando su reacción—. Tú me retaste, yo cumplí. —Porque había hecho al final dos cosas, la primera con lo de Ethan y la segunda es que indirectamente era besarse en sus narices con otra persona cuando supuestamente son novios.
avatar
Touji Ryeo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 151
Monedas Monedas : 4856

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Tema Cerrado el Vie Jun 02, 2017 12:53 pm

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1647
Monedas Monedas : 19327

Volver arriba Ir abajo

Re: Payback is a Bitch { Privado | Charlotte Ross }

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.