Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Looking to the Stars ☆ [Priv. Kenichi]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Looking to the Stars ☆ [Priv. Kenichi]

Mensaje por Anäbelle Sweetberry el Sáb Jul 05, 2014 5:40 pm

La tarde comenzaba a caer en el valle y no podía disimular la ansiedad que proyectaban mis ojos mientras me peinaba el cabello, esta vez no era una ansiedad que provenía del nerviosismo, sino de la expectación. Hacia días que no veía a yuki y con las semanas llenas de trabajos y exámenes solo había conseguido ver a kenichi para entregarle los remedios que enviaba mamá en los recesos de clase, ni siquiera habíamos podido detenernos a charlar un poco más pero luego de los mensajes que nos habíamos mandado por celular la noche anterior, coincidimos en vernos hoy ¡al fin vería a mi amigo y a yuki! y aquello realmente me hacia feliz. El castaño deportista me había dicho que la hermosa blanca ya estaba mejor, que incluso estaba caminando por si sola...tenía que verlo por mi misma.

Dejando caer mi cabello suelto por sobre mi espalda, salí de la habitación que compartía con mi hermana en dirección al living, hoy ni gaë ni kentin estaban en casa así que no me extrañarían si salia, de todas formas le había enviado un mensaje a gaë y dejado una nota en la entrada por si kentin regresaba antes - creo que llevo todo - murmure para mi misma al ver el contenido de la bolsa que estaba sobre el sofá, llevaba una manta para sentarnos en el piso, una bolsa de galletas para perro, jugo y la tarta de frutillas que había comprado en la mañana para que comiésemos con kenichi, habíamos decidido que nos juntaríamos a explorar el cielo en el mirador del valle lo cual implicaba un viaje largo desde casa hasta el lugar la libreta, los lapices y la servilletas me repetí mentalmente para ir a dar un par de vueltas más por la casa en busca de todo lo necesario.

El camino hacia el mirador había sido tranquilo, el bus no llevaba tanta gente como había considerado lo cual se podría atribuir a que las personas no iban tan lejos de la ciudad o que el calor de la noche les impedía desprenderse del aire acondicionado de casa, fuera cual fuera la razón para mi era una ventaja ya que el bolso que llevaba podía ocupar el asiento a mi lado sin problemas. Con el reproductor de música prendido, los audífonos puestos y mirando el celular de vez en cuando para cerciorarme de no ir atrasada, la tarde comenzó a desaparecer para dar paso a la noche, una perfecta noche despejada para observar el cielo.
Gracias a que iba mirando por la ventanilla del bus no se me había pasado la parada creo que soy la primera pensé de manera inevitable al cerciorarme que ni el castaño ni la perrita blanca estaban aun allí; mis cafés inspeccionaron el lugar, era de aspecto tranquilo y con pocas tiendas de aspecto familiar, la parada de buses estaba justo frente al pequeño parque en el que me encontraba ahora y también al lado de la parada de buses se detenían los taxis, quizás también habían casas cercanas pero si fuese así no se encontraban a simple vista. El silencio del lugar era interrumpido por los sonidos suaves que provenían de los negocios cercanos y el mirador, como suponía, debería estar un par de cuadras mas arriba tiene lógica, no debería estar rodeado de luces.

Mis ojos pasaron por el parque hasta encontrar los banquillos en que los padres acostumbraban a sentarse al llevar a sus hijos a jugar, caminando hacia allí apoyando el bolso para luego sentarme en silencio, desde aquel lugar podía ver las paradas de los buses, los taxis y la calle principal; cruzando una pierna sobre la otra, sacando el celular del bolsillo me dispuse a seguir leyendo berseck mientras esperaba la llegada de kenichi y yuki.

Spoiler:
Intente que no me quedase una biblia la introducción al tema ;u; , así que me acorte mucho para que no tuvieses tanto que leer xD. Como habíamos hablado puse el mirador alejado de la ciudad pero como no sabia en donde abrir el topic lo puse en otros lugares, solo que no supe en que lado situarlo en concreto ya que yo lo imagino arriba de una loma de un cerro o algo así, que te entregue una vista general de la ciudad pero no muy alejado de la misma quizás entre los limites donde aun hay casas y negocios pero mas alejado de todas las luces y el bullicio. Así que, dejo que tu lo pongas donde crees que sea el mirador n n.
Para dar una idea mas general de lo que lleva anä (como ropa porque para variar no lo agregue a la narración xDu) converse sin caña negras sin calcetines, short de mezclilla clara, una polera cuello bote (de esas que dejan ver uno de los hombros y llegan abajo del ombligo dejando ver parte del vientre plano) de mangas cortas con estampados de sakuras y se ve uno de los tirantes del sujetador rosa a juego con el estampado de la polera
avatar
Anäbelle Sweetberry
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 337
Monedas Monedas : 1261

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking to the Stars ☆ [Priv. Kenichi]

Mensaje por Kenichi Umehara el Dom Jul 20, 2014 4:24 pm

Habían pasado casi un par de semanas desde que Anäbelle-san y yo encontramos a la hermosa Yuki en medio del parque, y le salváramos la vida en nuestro desesperado intento de rescate. Ese simple acto de amabilidad y justicia hizo que nosotros dos forjáramos una bonita amistad casi de la nada, y en muy poco tiempo se había convertido en una amiga invaluable para mí. Era una verdadera pena que no estudiáramos en el mismo curso, pero al menos nos mantuvimos comunicados todo este tiempo con el uso de los móviles y los mensajes de texto. A pesar de no haber podido conversar en persona desde nuestro primer encuentro, los mensajes nos ayudaron enormemente a organizar un paseo hacia el mirador en las afueras de la ciudad para ver el cielo oscuro juntos. Llevaría además a Yuki, para que la chica pelinaranja pudiera verla después de tanto tiempo.

Esa tarde me preparé para la excursión, vistiendo ropa cómoda para la excursión: Un pantalón gris oscuro con bolsillo a los lados, para poder almacenar implementos variados; Una camisa blanca de rayas celestes; y una chaqueta de color gris claro. En la espalda me colgué una mochila, en la cual llevaba algunas medicinas tanto para nosotros los humanos como para mi hermosa Yuki, algunas raciones de alimentos para todos, y utensilios necesarios para hacer funcionar el telescopio que llevaría en mano en otro estuche especial. “Creo que estoy listo” pensé para mi mismo mientras buscaba con la mirada a la linda perrita blanca, que tenía un collar rosado con una placa metálica con su nombre en francés por un lado, y el kanji japonés para “nieve” del otro. Se lo compré pocos días después de que la trajera a casa, y contenía además mi número telefónico para casos de emergencia. – Tienes muchas ganas de ver a Anäbelle-san, ¿verdad Yuki? – le pregunté con tono de voz dulce, y de inmediato la cachorra me respondió con una ladrido mientras movía su colita. Seguramente se acordaba de la linda chica pelinaranja que le ayudó hace un par de semanas.

Hice que Yuki entrara en su jaula especial para transportarla, pues aún no podía hacer demasiado ejercicio, y tras despedirme de mis compañeros de casa, que estaban enterados de mi excursión al mirador en las montañas, dejé atrás mi hogar para tomar el autobús que me llevaría fuera de la ciudad. Me senté junto a la ventana para poder ver el camino y así no perder la estación en la cual debía bajarme, aunque por momentos me centraba en observar a Yuki y darle cariño mientras se portaba de maravilla en nuestro paseo vehicular. Era una perrita excepcional e inteligente, no podía estar más feliz con ella.

Llegó el momento de dejar el autobús, y salí con todas las cosas. Me preguntaba si Anäbelle-san ya había llegado, y entonces revisé mi móvil para ver la hora. – Rayos, he llegado más tarde de lo esperado… – me regañé a mi mismo en tono bajo. Miré en todas direcciones en busca de mi amiga de cabello llamativo, y mi vista dio con un parque muy cercano a la parada de transporte público, y terminé sonriendo muy alegre al ver que mi compañera de excursión se encontraba allí esperándome. No estaba seguro de si me había visto, pero eso no importaba pues me acercaba a ella con cada paso que daba.

– ¡Anäbelle-san! – dije animadamente a solo unos diez pasos de ella. Restada la distancia faltante, y dejé la jaula de Yuki y el telescopio en el suelo con mucho cuidado, para luego hacer una reverencia de disculpa por la tardanza, inclinando mi torso hacia adelante más de lo normal – Perdona la tardanza de mi llegada. Me retrasé un poco en estar aquí – agregué con tono arrepentido. No podía evitar disculparme por ello, y es que me sentía avergonzado con la chica pelinaranja por mi propia torpeza.

Poco después, me agaché para acercarme a la jaula de Yuki y abrir la puerta para sacar a mi bella mascota, tomándola en mis brazos de manera tierna. – Hay alguien que quiere verte con desespero – mencioné sonriente mientras alzaba a la linda nieve hasta la altura de mi amiga. De inmediato la cachorra ladró varias veces al ver el rostro de Anäbelle-san y movió su colita con alegría, y dejé que la pelinaranja pudiera abrazarla con toda confianza. – Aunque todavía no puede correr, está mucho mejor ahora gracias a tu ayuda. No sabes cómo te agradezco que me hayas llevado tantos medicamentos para curar a Yuki. ¡En verdad, muchas gracias! – agradecí con los ojos húmedos, casi a punto de soltar unas lagrimas de felicidad. Ella me había ayudado más de lo que pensaba, y no desaproveché la oportunidad para expresarle palabras tan necesarias.

Referencia de ropa:
Off-Rol:
 Llorando  Lo siento. Tardé demasiado esta vez... Pero finalmente tengo una respuesta decente para nuestro tema. Prometo compensarte por esta tardanza  Llorando 
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1189
Monedas Monedas : 6646

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking to the Stars ☆ [Priv. Kenichi]

Mensaje por Anäbelle Sweetberry el Vie Ago 22, 2014 3:46 pm

No estaba segura de cuanto tiempo había pasado pero, para ser sincera, no me molestaba o importaba esperar más si mi atención estaba dirigida al libro que en estos momentos llegaba al punto culmine antes de que todo comenzase a salir mal, allí estaba el hombre con la mirada desencajada sobre la tumba de su hijo, donde ya no había nada allí y un pequeño cadáver femenino, putrefacto, lo observaba silencioso desde la orilla de la tumba, la niña sin cuencas en los ojos lo llamo, haciendo que mi corazón se acelerase entre la atmósfera del terror literario que estaba creando en medio del parque, justo al instante que el hombre se ergio para observarla la voz de kenichi llego a mis oídos logrando hacer que me asustase y sobresaltase notoriamente sobre la banca, soltando el celular de mis manos, quien fue a parar con un sonido seco sobre las tablas del asiento y una de mis manos libres se fuera sobre mi pecho para bajar el ritmo cardíaco acelerado. El castaño había llegado realizando una suave inclinación frente a mi en modo de disculpa por el retraso -ke--kenichi- balbucee recuperándome del susto y observándole ligeramente aturdida por su inclinación al menos no se dio cuenta que te asustaste -n--no e--es ne--necesario q--que te in--inclines- agregue con una sonrisa un tanto avergonzada, sabia que aquella costumbre era típica en japón pero era un tanto curioso verlo en vivo y en directo -m--me en--entre--tuve mientras l--los es--esperaba- dije nuevamente con una sonrisa suave, el castaño deportista pareció entender mis palabras ya que nuevamente estaba de pie pero esta vez abriendo una pequeña jaula.

Mis cafés observaron su accionar con atención y emoción, mientras asentía a sus palabras para luego ver a la hermosa blanca, ya en un excelente estado a comparación de como la habíamos encontrado y comprendí que, no importaba cuantas veces tuviese que hacerlo, me interpondría siempre entre quien buscase hacerle daño, estirando mis brazos para recibirla con cuidado, apoyando su cuerpo entre mis piernas y mis brazos, acaricie con una mano detrás de sus orejas y su cuello -ho--hola her--hermosa ¿m--me ex--extrañaste?- argumente bajito en un tono que solo ocupaba para mis animales predilectos, en este caso Sir Loki y ahora Yuki. Escuche las palabras de kenichi y mis ojos fueron de la hermosa blanca hacia el, realmente se veía agradecido por mi ayuda -ke--kenichi n--no fu--fue na--nada, e--es decir, n--no po--podía que--quedarme s--sin ha--hacer na--nada para a--ayudarla si te---tenia los me--medios pa--para lograrlo, a--ademas e--eso ha--hacen l--los a--amigos ¿ver--verdad? s--se ay--ayudan entre si- mire al castaño con una sonrisa suave y amable, aun me resultaba casi irreal pensar que ahora tenia un amigo, una persona en la que podía comenzar a confiar. Acaricie a yuki el silencio con las mejillas encendidas solo unos segundos más, no estaba acostumbrada a decir cosas así y aunque ya habia comenzado a considerar a kenichi un amigo, me resultaba un tanto "extraño" se podría calificar mejor de "ajeno" a mi misma, pero bien sabia que yo, que aquello era porque aun no lograba derribar todas mis altas defensas -o--oh ci--cierto, t--te he trai--traido a--algo her--hermosa- agregue hacia ella y por toda respuesta obtuve un ladrido y un meneo de cola -ta--tambien tra--traje a--algo pa--para no--nosotros- dije hacia el castaño un tanto divertida, moviendo mi mano libre dentro de la bolsa para sacar una de las galletas de perro y entregársela a yuki -com--compre u--una tar--tarta de fre--fresa es--espero q--que t--te gus--guste, ha---habia pen--pensado q---que po--podria s--ser e--el pre--premio po--por lle--llegar a la cima- dije divertida, estaba segura que para mi amigo subir la colina no iba a ser un gran esfuerzo...pero para mi, iba a ser un milagro si no me tropezaba en el camino y no me raspaba las rodillas.

Levantándome en silencio cargando a la hermosa blanca, para luego pasársela a kenichi con cuidado -¿cre--crees q--que pu--pueda su--subir la co--colina s--si n--no de--debe es--esforzarse por s--su pa--pata?- inquirí tomando la bolsa y cargandola sobre uno de mis hombros, estaba preocupada por yuki -qui---quizas l--lo me--mejor se--sea su--subirla e--en su ca--caja transportado--ra y sol--soltarla a--arriba- agregue mientras esperaba que el castaño estuviese listo para comenzar nuestra camita al mirador.

Spoiler:
Siento haber tardado tanto ;u; es que mi note murió yyoconelxD y revivió oficialmente ayer TuT pero ya estoy para seguir roleando como siempre ( • ̀ω•́ )✧, prometo no volver a tardar tanto en una respuesta ;u; de todas formas ya tengo un plan de contingencia por si muere otra vez *no le gusta hacer esperar ;^;*
Por cierto, no los movi hacia el mirador y los deje en preparación a la subida para que así al narrar la subida la hiciera solo uno en el post que siga y no sea tan lioso hacer varios post de subida, si quieres claro, si no los subimos por post n n. Pero si prefieres subirlos tu a los 3 tienes la libre opción de hacer que ana se caiga o tropiece xDu es probable que ella fuera a hacerlo porque no es muy buena en deportes y esas cosas xD *la imagina rodando cuesta abajo xD, okey no xD*
avatar
Anäbelle Sweetberry
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 337
Monedas Monedas : 1261

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking to the Stars ☆ [Priv. Kenichi]

Mensaje por Kenichi Umehara el Sáb Sep 20, 2014 8:25 pm

Me sentía muy aliviado al escuchar las palabras de Anäbelle-san en referencia a mi tardanza. Me sentía horrible por haber llegado tarde, pero la tranquilidad de su frase me dibujaba una gran sonrisa en los labios. Me preocupaba demasiado el que una gran amiga se fuera a molestar conmigo por un detalle que fue obviamente mi culpa, pero ella siempre era así de maravillosa. Y se podía notar además el gran cariño que le tenía la chica de cabello anaranjado a la perrita de nieve, con solo verle abrazarla y hacerle mimos te dabas cuenta de que le quería sinceramente. Yo seguía muy agradecido de que Anäbelle-san llegará a tiempo para protegerla, dándome a mí la oportunidad de aparecer para cuidarle a ambas. Es una de las razones por las que apreciaba enormemente a esa joven dama.

Asentí ante su afirmación alegremente, es cierto que eso hacen los amigos. – Claro que si, Anäbelle-san. Los amigos están para ayudarse entre ellos mismos, y apoyarse en todo momento. Sabes que siempre estaré allí cuando necesites cualquier cosa, sin importar lo pequeño o grande que sea. Te debo mucho por cuidar de Yuki con tanto cariño – mencioné muy agradecido y alegre, pues consideraba a la joven dama como una gran amiga, alguien importante en mi vida. Estaba seguro que esta amistad duraría mucho tiempo…

Sonreía muy alegre mientras observaba como la linda dama interactuaba con Yuki, acariciándole con toda la ternura del mundo, e incluso hablándole de manera dulce y calmada. La perrita blanca parecía muy feliz, y el ver a ambas tan contentas simplemente iluminaba mi corazón. Incluso Anäbelle-san tuvo la grandiosa idea de traerle a Yuki galletitas para perro, cosa que de inmediato hizo que ella moviera su colita para satisfacción de la pelinaranja. Escuché que mi amiga además había traído una tarta para comer juntos, ella siempre tan considerada. – ¡Es una idea fantástica, Anäbelle-san!. Yo también traje algunas provisiones para el paseo: Algunos sándwiches, un par de pasteles rellenos de carne y pollo, y algunas galletas saladas. Así que podremos pasar una noche maravillosa – añadí al comentario de la joven chica. Yo también venia preparado con todo lo necesario para hacer de la excursión la más agradable y divertida posible.

Cuando mi amiga se levantó para darme a Yuki, la tomé con firmeza pero suavidad en mis brazos. Ciertamente la sugerencia de Anäbelle-san era la más correcta, no podíamos arriesgarnos a que la pequeña cachorrita sufriera un accidente cuando aún estaba en el proceso de recuperación. – La verdad, preferiría subirla en su caja de transporte. Su recuperación va por muy buen camino, como lo habrás visto; pero no quiero arriesgarme a que tenga una recaída. Me encargaré de subirla, así que no hay nada de qué preocuparse, Anäbelle-san – respondí con tranquilidad y seguridad. Y metí con mucho cuidado a Yuki en su jaula mientras le decía con suavidad – Solo estarás un rato allí hasta que lleguemos a la cima, así que ten paciencia, ¿si? –, y la linda nieve me respondía con un ladrido, como si me hubiese entendido.

Tomé la jaula con una mano y observé a mi compañera para asentir con seguridad. Y así empezamos a subir por el camino turístico hasta la cima de aquel famoso mirador. Era un poco empinado el paseo, pero lo suficientemente cómodo para que ninguna de nuestras cargas nos estorbara. Observé a mi amiga, quien iba a mi lado, y le pregunté con alegría – Y dime Anäbelle-san, ¿qué tal ha estado tu semana?. La mía ha estado algo complicada… Entre los deberes como delegado de clase y las prácticas de Karate, el resto del tiempo lo dediqué siempre a cuidar de Yuki. Por suerte, toda su recuperación estos días ha sido fantástica, y no he tenido más que momentos divertidos juntos –. Reí al decir lo último, recordando un poco el entrenamiento de “buscar” que había estado haciendo con la perrita, aunque ella era una experta en recoger lo que lanzara y lo traía con calma a mí para seguir jugando. – Pero me alegra mucho que pudiéramos conseguir tiempo para hacer este paseo. Tenía muchos deseos de que vieras lo bien que está Yuki, gracias a tu ayuda también – agregué muy agradecido por todo lo que ella había hecho por la dulce nieve.

La noche empezaba a caer con sutileza, pero el paisaje no dejaba de ser hermoso. A medida que íbamos subiendo por la colina, podíamos ver a lo lejos y divisábamos la ciudad que era nuestro hogar, en donde aún no se encendían las luces citadinas que evitaban observar el cielo en todo su esplendor. Nosotros iríamos al mirador, el cual daba hacia el otro lado del valle y solo resaltaba la belleza de las estrellas y la luna brillante. – Estoy algo impaciente de llegar al mirador. Es la primera vez que vengo a este lugar, aunque me han dicho que es simplemente precioso el paisaje desde allí arriba – comenté divertido y emocionado. Esperaba que Anäbelle-san se la estuviera pasando tan bien como yo. Yuki ladraba de vez en cuando para dejarnos saber que también estaba alegre.

Off-Rol:
Me disculpo por la enorme tardanza x.x Lamento tanto hacerte esperar, Anäbelle, aunque ya te haya avisado antes de ello...

Como verás, decidí hacer que hablaran un poco mientras suben por el camino. No es necesario que hagamos tantos mensajes en ello, solo una conversación de amigos donde se ponen al día mientras llegan a la cima, donde está el mirador. Espero no te moleste esa idea.

Cualquier cosa, me avisas y cambio lo necesario.
-Kenichi-
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1189
Monedas Monedas : 6646

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking to the Stars ☆ [Priv. Kenichi]

Mensaje por Anäbelle Sweetberry el Sáb Oct 18, 2014 3:33 pm

Escuche las palabras de kenichi con atención mientras comenzábamos el camino hacia la cima y me repetía mentalmente que, sin sacrificio no había victoria. Y para mi, seria una gran hazaña si lograba llegar arriba sin rodar hasta abajo por mi torpeza innata o sin caerme y rasparme las rodillas...o cualquier tipo de accidente que implicase el tener una condición física promedio y esforzarse por tener una mejor. -¿m--mi se--semana?- cuestione a pesar de que las palabras del castaño habían sido claras, había olvidado que para ser amigos también había que hablar de uno mismo, intentando no parecer muy nerviosa me concentre en sus palabras con atención, descubriendo que kenichi era el delegado de su clase lo cual me daba a entender que mi amigo era el tipo de personas que sacaba buenas notas y se daba el tiempo para hacer algún deporte, instintivamente me sentí ligeramente vaga, no podía considerar el yoga como un deporte sino mas bien como una disciplina, disciplina dolorosa que me volvía mas flexible.

También menciono a yuki lo cual saco una sonrisa tierna de mis labios al imaginarla jugando con el castaño, porque, definitivamente no habria mejor amo para la hermosa blanca que mi amigo -e--eres u--un hom--hombre o--ocupado ke--kenichi- dije intentando no sonar culpable por estas quitándole parte del tiempo -¿s--son mu--muchos los de--deberes co--como de--delegado?- inquirí con clara curiosidad -po--por que s--si ne--necesitas a--ayuda, yo po--podría ayu--ayudarte algunos días- agregue con una sonrisa suave sin detener el ritmo de la subida, no estaba segura que tanto podría ayudar siendo de cursos inferiores pero no perdía nada con ofrecerle mi ayuda.

Espere que mi amigo continuase con la charla, charla que esperaba que se centrase en el pero cuando menciono que realmente estaba agradecido por todo lo que había hecho, decidí dejar de lado las defensas que inútilmente se aferraban a mi misma pidiendo que no las derribase, soltando un imperceptible suspiro y mirando hacia el frente, decidí ser mas transparente con el castaño -m--mi se--semana..n--no ha si--sido ma--mala..e--es decir...n--no he do--dormido mu--mucho, su--supongo q--que es cul--culpa del in--insomnio q--que me es--esta dan--dando a ca--causa de las pe--pesadillas- admití moviendo mis cafés hacia su rostro, me resultaba extraño 'confesarle' ese tipo de cosas a kenichi y de seguro pensaría que estaba loca por lo que acababa de contarle, pero aun así el era el único que lo sabia -n--no le h--he con--contado a mi her--hermana ..l--la pre--preocuparía demasiado- confesé, al momento que mis pies tropezaban un poco con el camino obligándome a realizar un movimiento un tanto gracioso para mantener el equilibrio -pe--pero ya se pa--pasaran- argumente rápidamente con una sonrisa a mi amigo, no quería preocuparle a el por algo así.

Camine en silencio mirando hacia adelante intentando no darle tantas vueltas a lo que acababa de decir, era la primera vez que le contaba algo a alguien que mi hermana no supiese, de cierta forma me hacia sentir mas expuesta de lo que había creído y aunque una parte de mi cabeza me reprendía por hablar tanto de mi misma, la otra se sentía ...extrañamente bien... el darse una oportunidad para confiar otra vez en un amigo. Afirmándome de la idea que era ser mas transparente con el castaño, volví a fijar mis ojos en el -ke--kenichi- volví a llamarlo intentando dejar de lado mi nerviosismo habitual -¿porque co--comenzaste a prac--practicar karate? - inquirí mirándolo con interés a través de mis cafés sin detener la camita hacia el mirador -ya q--que, al re--recordar e--el di--dia que sa--salvamos a yu--uki..bu--bueno t--tu e--eras impresionante- admití con una sonrisa y con mis mejillas sonrojadas ante el cumplido que acababa de hacerle a mi amigo, ya que estaba segura que si no hubiese una confianza con el castaño, jamas podría decirle en voz alta que admiraba sus habilidades, y era por la confianza que le guardaba la que me daba seguridad para hablar con el de esa forma, ya que estaba segura que el no mal interpretaría mis palabras.

Aun esperaba su respuesta cuando mis pasos se detenían a mitad del camino para recobrar energías -nun--ca ha--había venido a e---ste lugar, la vista e--s in---creible- admití con una sonrisa mientras mis ojos se fijaban en lo que nos rodeaba, sacando el celular un segundo para tomar una foto a la vista y luego a kenichi y yuki, le había prometido fotos a gaë y ella sentía curiosidad por el castaño. Reanudando la marcha al lado de kenichi, volví a escuchar sus palabras y asentí emocionada por la idea de llegar a nuestro destino, si el paisaje resultaba increíble a la altura que aun se vislumbraban todos los techos del valle, la vista sin luces debía ser impresionante.
avatar
Anäbelle Sweetberry
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 337
Monedas Monedas : 1261

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking to the Stars ☆ [Priv. Kenichi]

Mensaje por Kenichi Umehara el Mar Nov 04, 2014 3:44 am

Anäbelle-san, Yuki y yo íbamos subiendo poco a poco hacia la cima de aquella montaña que tenía en su cumbre el famoso mirador de Sweet Valley. Para distraernos en el camino, empecé una conversación con mi amiga acerca de nuestra semana pasada, y fui yo el primero en comentar como me había ido. La linda chica de cabello anaranjado se sorprendió un poco por mi descripción de todo lo que hice en esos siete días, y la verdad es que no me extrañaba su reacción. La gran mayoría de las personas se sorprendían por todo el tiempo que ocupaba en actividades diarias escolares y del club de karate… – Muchas gracias por tu ofrecimiento, Anäbelle-san. Es muy amable de tu parte. Si alguna vez requiero una mano extra, sé que puedo confiar en ti para ayudarme… – agradecí su deseo de ayudarme con una sonrisa tranquila, que curiosamente combinaba con la suya.

Continuamos la charla amistosa, y llegó el momento en que mi amiga me comentaba sobre cómo había pasado su semana, por lo que le puse mucha de mi atención a su rostro y sus palabras. No me esperaba que me dijera aquel secreto sobre las pesadillas que le atacaban, pero al mismo tiempo me mantuve tranquilo mientras le escuchaba. Si me lo decía era porque confiaba en mi… – Anäbelle-san, me imagino que… – solo llegué a decir cuando vi que por poco se resbala, y mi instinto fue intentar tomar su mano para evitar aquello. Por suerte, ella mantuvo el equilibrio y no fue necesaria mi intervención… Le miré con una sonrisa de alivio – Por un momento pensé que te caerías… – dije preocupado, para luego solo decirle un poco más animado – Gracias por la confianza que me tienes al contarme sobre tu secreto. Espero que las pesadillas se vayan pronto y puedas dormir tranquila. Si necesitas mi ayuda para cualquier cosa, solo avísame. Para eso somos amigos –. Solo quería darle todo mi apoyo, y sabía que ella lo buscaría cuando lo necesitara.

Continuamos por un momento en un leve silencio, pero Yuki ladró un par de veces entretenida por el paisaje, lo cual me hizo reír un poco. Segundos después, la voz de mi acompañante resonó en el ambiente, y me giré para verle. Su pregunta fue muy buena en realidad, el porqué empecé a practicar Karate… Aunque el pequeño comentario sobre mis habilidades al momento de salvar a Yuki me hizo llevar mi mano libre detrás de la cabeza en gesto algo apenado – Gracias por el gran halago, Anäbelle-san… La verdad, solo estaba concentrado en ayudarles a Yuki y a ti, así que actué por puro instinto – dije con humildad y honestidad. Era cierto, solo actué movido por mis convicciones y mi deseo de protegerlas del mal que las amenazaba.

Antes de que pudiera responder a su pregunta, tuvimos un pequeño descanso a medio camino, el cual le permitió a la pelinaranja tomar algunas fotos del paisaje y de sus compañeros de viaje. Le sonreí muy alegremente al ver que me tomaba fotos, e incluso acerqué la jaula de Yuki para que Anäbelle-san tuviera un primer plano de la perrita de nieve. Tras recuperar un poco las fuerzas, seguimos el camino hacia la cumbre, y caminaba una vez más junto a mi amiga, esta vez más atento a sus movimientos para evitar un posible accidente…

Una vez más, rompí el silencio entre ambos, para poder responder a la duda que tenía mi compañera de viaje. – Sobre tu pregunta, Anäbelle-san, la verdad es que empecé a practicar Karate porque mis padres querían que lo hiciera. Desde muy joven, quizás 4 años más o menos, comenzaron a entrenarme ellos mismos, pues son maestros en el arte marcial, como lo debes recordar… Siempre quisieron que su hijo siguiera sus mismos pasos, e incluso los superara en logros a ambos, para convertirse en el mejor karateka de Japón… – narré tranquilo como si fuera la historia de alguien más, pero en realidad era mi extraño pasado. Después de una pequeña pausa, continué – Al comienzo no sabía el porqué ni entendía que era aquello, pero cuando fui un poco mayor le tomé el gusto al Karate, a la disciplina y el arte que representaba en la cultura japonesa. Tendría como 7 años cuando tuve esa revelación y desde entonces amo tan preciosa arte marcial, y la he practicado porque es mi sueño ser el mejor… – confesé mientras miraba su rostro con una sonrisa de medio lado. Para muchos, era normal que mis padres, los famosos karatekas Umahara, hicieran que su hijo continuara su camino de éxito en el Karate. Para otros, era una crueldad no dejarme elegir mi propio destino en esta vida… Yo era feliz practicando este deporte, y me satisfacía alcanzar el más alto nivel posible en este…

Yuki ladró un par de veces para llamar nuestra atención, y decidí detenerme por un momento a ver que deseaba. – ¿Pasa algo, pequeña Yuki? – pregunté mientras le observaba por la puerta de su jaula de transporte. Ladró una vez más, y tuve la ligera impresión de que quería un poco de agua… – Me parece que quiere tomar un poco de agua – dije a Anäbelle-san mirándole al rostro. Descolgué la mochila de mi espalda y la abrí, sacando un pequeño cuenco y una botella de agua. Vertí agua en el envase y lo coloqué en el suelo, para luego abrir la puerta de la jaula de Yuki, quien salió de esta para acercarse a tomar un poco del sabroso líquido transparente. Reí suavemente por el gran acierto que tuve – Poco a poco parece que voy entendiéndole más a Yuki. En realidad, es una perrita muy inteligente. No te imaginas todos los trucos y la educación que tiene… Mis compañeros de casa están maravillados con ella – mencioné divertido a mi amiga de ojos cafés.

Faltaba poco para que llegáramos a la cima, pero podíamos darnos el lujo de descansar un poco mientras Yuki tomaba su agua tranquilita, así que aproveché a estirarme un poco y observar el grandioso cielo que nos cubría. Las primeras estrellas empezaban a brillar entre el tinte anaranjado y negro que se mezclaba en el lienzo infinito. ¡Nos esperaba un paseo maravilloso aquella noche tan especial!
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1189
Monedas Monedas : 6646

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking to the Stars ☆ [Priv. Kenichi]

Mensaje por Anäbelle Sweetberry el Sáb Feb 21, 2015 4:49 pm

Debía admitir que, subir la cuesta si era un reto. La bolsa que llevaba era un poco pesada pero no lo suficiente como para no poder cargarla por mi misma y aunque no pudiese cargarla por mi misma, la llevaría de todas formas mientras pudiese hacer mis cosas sin tener la necesidad de pedir ayuda, lo haría y sin reclamos.

Con mis cafés al frente y dotada de unas fotos entretenidas para gaë, continué mi camino al lado de mi amigo y la preciosa blanca. De cierta forma, mientras le escuchaba hablar con atención, tenia mis pensamientos divididos; aun mantenía esa sensación de estar abriéndome hacia alguien más, de contar cosas personales que ni mi hermana sabia y el temor de volver a cometer el mismo error seguía allí, latente.
Pero por otro lado tenia la naciente confianza en kenichi. El japones me había demostrado que podía confiar en el, de cierta forma yo quería hacerlo. Sabia que una parte de mi había sepultado y enterrado junto con todo lo demás lo que significaba relacionarse con personas desconocidas pero ahora que volvía hacerlo y me alejaba un poco más de mi centro de confianza...muy en el fondo, sabia que ya le había dado la oportunidad al castaño y a la hermosa blanca, como también sabia que, ya les tenia cariño y no había vuelta atrás.

Intente dejar de lado mis pensamientos para ocupar mi absoluta concentración en el castaño y en sus palabras, sonreí cuando el me sonrió ante su confesión en el deporte y debía admitir que me daba curiosidad saber que clases de padres eran los de Kenichi ¿estrictos? ¿disciplinados? ¿amables? - Y...¿nun--nunca qui---quisiste de---dejarlo?- inquirí con curiosidad - Es decir, e--eras pe--pequeño cu--cuando entraste a--al mun--mundo del karate y si--siendo pe--pequeño e--es en--entendible q--que s--se fa--facilitara l--la dis--disciplina pe--pero si--siendo ma--mas ma--maduro ¿nu--nunca tu--tuviste u--un pro--problema y con--consideraste de--dejarlo?- lo observe fijamente, me interesaba su respuesta ya que ella diría mucho de su convicción, convicción que ya sospecha era férrea. Detuve mi andar esperando la respuesta mientras kenichi ponía su atención en yuki, indicando que parecía tener sed, casi al instante deje el bolso en el piso para ayudarle con la hermosa blanca, acariciándola a través de la jaula de transporte mientras el japones dejaba lista el agua para la perrita.

No pude evitar sonreír y asentir ante mi amigo al ver como acertaba en las necesidades de yuki -me pa--parece q--que us--ustedes d--dos se com--complementan bas--bastante b--bien- asegure mientras fijaba mis cafés en el japones -y m--me a--alegra sa--saber q--que t--tus com--compañeros de ca--casa la qui--quieren ta--tanto co--como tú- finalice mientras descansaba de la subida, ya quedaba menos de camino y no había rodado hasta abajo, era una gran ventaja.

Esperamos que yuki terminase de tomar su agua y se desperezara un poco para volver a continuar el camino, ella en su jaula de transporte y nosotros cuesta arriba -po--por ci--cierto ke--kenichi ¿co--como son tu--tus compa--ñeros de casa?- inquirí mirándole unos segundos para luego observar hacia el frente, divisando cada vez mas cerca el mirador, con la pequeña emoción naciendo en el interior. -M--me d--da cu--curiosidad sa--saber q--que cla--clase de per--personas t--te ayu--ayudan c--con yu--yuki, aun--aunque he de ad--admitir que, la hermosa blanca s--se ga--ganaría e--el car--cariño d--de to--todos- asegure, yuki no solo era inteligente como decía kenichi, sino también una perrita fuerte y cariñosa. Caminando a su lado, solo detuve mi andar para apoyar mi mano en su hombro cuando creí que perdería el equilibrio y rodaría hasta abajo, lo que tendría por consecuencia una pequeña explosión de risa de mi parte, había tenido suerte de no caer, al menos una cosa estaba clara, faltaba poco.

Llegamos a la cima del amplio mirador del Valle cuando la noche acababa de caer, no solo un agradable silencio reinaba allí, sino que también el cielo se veía realmente majestuoso, con una gran sonrisa y sin detenerme a pensarlo, una de mis manos se enlazo con la mano libre de kenichi levantándola junto con la mía por sobre nuestras cabezas en señal de victoria -lo logramos- agregue emocionada sin tartamudear, disfrutando de la victoria de la subida -por u--n se--gundo creí que ro--rodaría hasta a--abajo- asegure medio riendo con las mejillas sonrojadas por el esfuerzo, soltando la mano de kenichi al darme cuenta que la había tomado sin pensarlo -l--lo siento- asegure apenada mientras le ayudaba a dejar libre a yuki para que ella también disfrutase de la victoria de haber subido.

off rol:
Espero que no te moleste que ya los haya dejado en el mirador ;u;, pero como en tu ultimo post habías mencionado que quedaba poco decidí subirlos en el post de anä, cualquier cosa me avisas y edito uwu.

También no describí mucho el mirador ya que no se bien como crees tu que puedes ser el mirador kenichi owo, yo me imagino que se puede ver toda el valle en general, tanto la ciudad por un lado, el bosque y quizás también la playa ( tomando los lugares que hay en el foro) no se si con algún tipo de estructura que los proteja del viento o del frío, se me figura que es a "cielo abierto" al menos una parte, quizás con algunos bancos de madera para sentarse. Creo que podríamos fusionar la idea que tu tengas del mirador mas la mía y hacer nuestro propio mirador conjuegosdeazarymujerzuelasxD

Me dices que opinas n n
avatar
Anäbelle Sweetberry
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 337
Monedas Monedas : 1261

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking to the Stars ☆ [Priv. Kenichi]

Mensaje por Kenichi Umehara el Lun Mar 09, 2015 1:46 am

A pesar de haber conocido a Anäbelle-san tan solo un par de semanas atrás, sentía genuinamente que podía confiar en ella con toda la seguridad del mundo. Y cada conversación que habíamos tenido sobre nuestras vidas reflejaba aquello e incluso mucho más. Una amistad verdadera y un lazo fuerte que une nuestros corazones… Cada palabra que decía mi amiga pelinaranja atraía mi atención mientras atendía a Yuki dándole un poco de agua. Estaba consciente que aún no le respondía a su pregunta sobre si alguna vez tuve la idea de abandonar el karate, pero aprovecharía lo que faltaba de camino para hacerlo. Ahora la joven y linda dama conversaba sobre la recepción de la blanca y tierna nieve en casa. – Si, Claire y Takashi son muy buenos con Yuki, sobre todo mi amiga le tomó mucho cariño e incluso siempre anda preocupada por su recuperación – respondí inicialmente a su comentario sobre mi pequeña familia postiza.

Una nueva duda pareció surgir en la mente de mi amiga pelinaranja, quizás por mi mismo comentario sobre Claire y Takashi. Nuestras miradas se cruzaron mientras conversábamos, y no pude evitar sonreír con alegría ante la afirmación de lo especial que era Yuki – Estoy de acuerdo contigo, Anäbelle-san. Yuki es simplemente especial, y sabe cómo ganarse el cariño y amor de cualquier persona que la conoce. Es increíble, y creo que a veces no sé ni cómo decirlo – aseguré sonriente y divertido. La cachorra tenía un cierto poder especial en aquellos ojitos tiernos.

Luego de una pequeña pausa, retomé la palabra con el mismo tono de voz – Acerca de mis compañeros de casa, en realidad son personas muy buenas. A ambos los considero como mis hermanos postizos, parte de la familia que no pude tener. Claire es una chica increíblemente tierna y detallista, alegre y algo alocada, aunque tiene un encanto divertido al que te acostumbras a medida que la conoces. Ella parece la hermana mayor en el hogar, aunque solo vaya a cuarto curso, siempre consintiéndonos a Takashi y a mí con todo tipo de postres y comidas – expliqué riendo un poco al final, pues en verdad daba la sensación de que era la reina y madre de la casa. – Takashi es un chico serio y un poco callado, pero en el fondo es alguien que protege a los que cree victimas injustas, y congeniamos muy bien con nuestras personalidades. Supongo que seríamos los hermanos pequeños en esta familia postiza – reí con el último chiste, pues parecíamos mellizos con personalidades distintas. Pero estaba feliz con como aquellos “hermanos” alegraban mi vida al vivir junto a ellos.

Una vez que Yuki terminó su agua, ella solo entró de vuelta a la jaula y proseguimos nuestro camino a la cima con calma y firmeza. Aproveché la ocasión para hablarle un poco sobre la duda que tuvo antes – Retornando un poco al tema del Karate, la verdad es que una vez que aprendí a amarlo de corazón, el bello arte marcial se convirtió en una de mis pasiones más grandes en este mundo. Como lo hice tan mío, creo que nunca consideré dejarlo o abandonar el camino a ser karateka. De hecho, solo me aferré más a mi sueño e incluso hoy en día no soy capaz de ver una vida sin tan vital arte… Quizás te suene un poco extraño, Anäbelle-san; pero una vez que tu corazón arde de emoción por una pasión como esa, simplemente es imposible no querer seguir el camino a tu sueño – mencioné tranquilo y sonriente. No podía evitar sentirme feliz cada vez que recordaba aquella pasión de mi vida…

Finalmente alcanzamos la cima de aquella montaña, y el mirador se abría ante nuestros ojos. Justo llegamos para observar majestuoso el cielo nocturno recientemente hacer acto de presencia, y las estrellas brillantes rompían con su belleza el oscuro manto. Sentí la mano de Anäbelle-san tomar la mía y de inmediato observé su rostro. Su sonrisa me contagió de inmediato y me uní a la celebración – Si, lo logramos. ¿Verdad, Yuki? – agregué emocionado, e incluso la perrita de nieve ladró en nuestro cántico de victoria. Reí luego con el comentario que hizo mi amiga, pero negué con la cabeza su afirmación – Sabía que llegarías aquí sin problema, Anäbelle-san. Eres muy fuerte, y nunca lo he dudado – le dije a la linda pelinaranja mientras miraba sus ojos cafés. Era verdaderamente lo que pensaba de ella, y no veía nada malo en decírselo.

Poco después escuché su disculpa, aunque la verdad no entendí del porque de la misma. – No hace falta que te disculpes. No has hecho nada malo o que me incomode, Anäbelle-san – respondí de inmediato, dejándole claro que pensaba que no había razón alguna por la que se disculpara. Mi amiga dejó salir a la pequeña perrita de nieve, y ella comenzó a caminar alrededor de nosotros para estirar sus patitas. Me agaché para acariciar su cabecita una vez que estuvo frente a mí, y ella parecía estar muy feliz con finalmente tener un poco de libertad. – Aún te estás recuperando, Yuki. Así que no quiero que corras por allí y te hagas daño. ¿Verdad que te portarás bien? – le dije en tono cariñoso a mi mascota, y ella respondió con un ladrido. Reí suavemente cuando se acercó para lamerme un poco la mejilla como señal de alegría, y entonces me erguí para mirar a la linda pelinaranja – Acerquémonos un poco hacia la orilla. Estoy seguro que desde allí podremos ver la ciudad entera – sugerí con ánimo.

Poco a poco caminamos hacia la orilla de aquel mirador, y la ciudad se presentó con un especial brillo fluorescente frente a la montaña. Siempre era impresionante ver todas las luces en lo que era nuestro hogar, aunque a veces prefería apreciar el cielo nocturno desde un lugar alejado de esta. – No puedo evitar sorprenderme con lo grande que es la ciudad. Mi pueblo natal es realmente pequeño si lo comparo con Sweet Valley, aunque ya me acostumbré a la vida en este sitio tan increíble y mágico – mencioné con tono pensativo, quizás más como reflexión propia que como comentario para Anäbelle-san. Pero me gustaba compartir esas ideas con ella, y sabía que me podía comprender. – ¿Qué opinas al respecto? ¿Habías visto antes una vista como esta? – pregunté curioso mientras quitaba la vista de la lejana ciudad y la enfocaba en los ojos de mi acompañante.

Pero antes de que respondiera, saqué de mi mochila un par de botellas de agua y le ofrecí una con una sonrisa amable a mi gran amiga. Supuse que tendría sed luego de aquella caminata hacia la cima, y venia preparado para ofrecer una bebida refrescante durante este pequeño paseo.

El aire en lo alto de la montaña era fresco y puro, y aunque el mirador estaba rodeado de árboles a su alrededor, el descampado era una gran zona con muchos bancos disponibles para sentarse y observar el panorama que se abría al mundo. No solo la ciudad y el bosque se podían ver desde aquí, sino que incluso el mar de la playa estaba presente en un cuadro perfecto para el recuerdo. Valía la pena hacer el recorrido hasta aquí solo para presenciar tal belleza natural…

Off-Rol:
La verdad, no tenía algo en mente con respecto al mirador xD jajaja. Me agrada mucho tu idea, así que la puse en práctica a la hora de describir un poco el ambiente en lo alto de la montaña. Me parece que tu descripción es genial, así que continuemos usándola, ¿si?

Disculpa un poco la tardanza. He estado durante los últimos meses con una extraña falta de inspiración / flojera que me estorba un poco a la hora de rolear. No estoy muy seguro de que se trata, pero por desgracia no estoy respondiendo tan rápido como me gustaría u.u Y creo que me preocupa un poco no dar respuestas buenas a mis compañeros de rol.

Espero que sea de tu agrado la respuesta. Como siempre, si quieres que cambie algo, avísame. Y bienvenida al foro de nuevo, Anä ^^

P.D: Creo que Anäbelle tendrá que decirle algo a Kenichi, o se quedará "Anäbelle-san" por siempre xDDD jajaja.
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1189
Monedas Monedas : 6646

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking to the Stars ☆ [Priv. Kenichi]

Mensaje por Tema Cerrado el Dom Abr 05, 2015 4:06 am

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1647
Monedas Monedas : 19327

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking to the Stars ☆ [Priv. Kenichi]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.