Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes canon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

La verdadera historia de la princesa en la torre

Ir abajo

La verdadera historia de la princesa en la torre

Mensaje por Takashi Asakura el Miér Mayo 07, 2014 9:34 am

La verdadera historia de la princesa en la torre

Había una vez una pequeña niña,la pequeña princesa del reino que siempre estaba sola ya que todos los niños influenciados por sus padres temían hacer cualquier cosa que le molestara y como consecuencia el rey se cobrara castigando a sus familias. Por eso razón la niña pasaba largas horas sola en el amplio jardín del palacio hasta que un día de la nada un niño se acerco a ella tranquilamente con una sonrisa en el rostro.

- Hola ¿Porque siempre estas sola?-pregunto curioso sentándose junto a ella.

- Todos me temen por que sus padres dicen que los castigaran si se acercan a mi- respondió cabizbaja la pequeña ocultando su rostro tras su cabello rubio.

- Yo no tengo padres que me castiguen así que no te tengo miedo-afirmo el sonriendo- Yo jugare contigo-.

Con algo tan simple como eso los dos pequeños se hicieron amigos y a a partir de entonces pasaban todos los días juntos, jugaban desde al amanecer hasta que se ocultaba el sol. Los días de su infancia pasaron como un suspiro para ambos mientras sus juegos se desarrollaban casi siempre en una vieja torre abandonada que había cerca del palacio y que se convirtió en algo así como su base secreta,el lugar que era solo para ellos dos donde nadie mas podía entrar y que termino lleno de años de recuerdos.

Sin embargo como para cualquier otro ser humano la niñez no dura para siempre y antes de darse cuenta ambos habían crecido llegando a la adolescencia y cada uno tuvo que iniciar con sus responsabilidades propias de su edad, ella con su educación formal como princesa teniendo que ir a clases de música,canto, baile entre otras así como lecciones de etiqueta para que se comportase como toda una dama. El en cambio se empezó su entrenamiento como caballero decidido a ser el mejor y conseguir a entrar a la Guardia Real para proteger a la princesa siempre. Fue en ese tiempo cuando ambos empezaron a desarrollar nuevos sentimientos mas fuertes que la amistad por el otro y que sin embargo ninguno se atrevía a revelar por miedo a terminar con la relación que habían llevado hasta ese momento.

Aunque debido a estos mismos sentimientos ambos se encontraban todas las noches sin importar que tan exhaustos estaban en el lugar que mas recuerdos juntos tenia, la torre en la que habían pasado toda su niñez. Una vez ambos estaban juntos ambos subían las escaleras hasta llegar a lo mas alto de la torre,ahi ambos se contaban el uno al otro todo lo que habían vivido durante el día mientras miraban las estrellas recargados en el alfeizar de la ventana. El rey que siempre había estado enterado de la relación entre ambos lo veía todo con buenos ojos ya que el siempre había deseado un heredero varón ya que la chica era hija única, no dudaba en ayudar cada vez que podía al muchacho a progresar con la princesa ya que el rey veía en el un hombre serio y honesto que la amaba por la mujer que era no por ser la heredera del reino. Con eso en mente cuando el festival llego al pueblo el rey nombro guardián al chico para que pasaran todo el día juntos con la esperanza de que el ambiente ayudara a que su relación progresara.

Todo parecía una buena idea para todos sin embargo el mundo no es un lugar donde salga todo bien para todos por lo que ese día paso exactamente lo contrario, todo ocurrió por algo tan simple como que la princesa entrara a una pastelería a comprar mientras el la esperaba afuera. En ese breve momento una anciana se acerco a el,llevaba largos ropajes y aseguraba que era una vidente por lo que el aprovechando que la chica seguía dentro quiso preguntar que era lo que el futuro deparaba a ambos.


- Dentro de poco el reino sera invadido, se tratara de un ejercito enorme e incalculable-explico la anciana- Ellos codician estas tierras para expandir su territorio por eso asesinaran por igual soldados y civiles sin embargo su principal objetivo sera acabar por completo con la familia real, en ese momento sin importar que tanto corran y luchen tarde o temprano llegaran a un callejón sin salida en el que ambos morirán000000]]-sentencio la mujer.

El chico se quedo callado, no podría protegerla sin importar cuanto había entrenado hasta ahora su fin seria pronto y sabia que no podía hacer nada al respecto ya que si les decía en el palacio que una invasión se aproximaba nadie le creería y si le proponía a la princesa huir juntos seguramente se negaría a dejar a su padre.

- Tienes una opción si quieres salvarla- añadió la anciana mientras sacaba de entre sus ropajes una pequeña botella con un liquido azul en su interior- Cuando el momento de su muerte sea inminente debes beber el contenido de esta botella-dijo mientras se la extendía- Antes de hacerlo tienes que decidir si prefieres morir a su lado o perderla para salvarla-.

- ¿Si bebo esto ella se salvara?-pregunto mientras miraba el fijamente el liquido azul.

- Te aseguro que ella sobrevivirá-respondió la anciana con calma.

- Gracias- fue lo único que dijo el joven mientras guardaba la botella.

- No me agradezcas muchacho esto no es un regalo es una maldición- fueron las ultimas palabras de la vieja antes de alejarse y desaparecer entre la gente.

Su vida siguió despues de ese encuentro fortuito sin problemas pero las cosas no eran las mismas ya que aunque el chico continuaba entrenando y la chica en sus clases así como ambos se veían todas las noches en el mismo lugar para el algo había cambiado ya que el vivía cada día preocupado por la seguridad de la chica mirando el horizonte a cada minuto con miedo de que en cualquier momento pudiera ver llegar al ejercito del que la anciana le había hablado. No le había dicho nada a nadie sobre la profecía ya que tenia la esperanza de que fuera errada pero esta pequeña luz desapareció cuando el tan temido ejercito arribo a los limites de la ciudad. Los primeros días todo parecía ir bien ya que el ejercito del reino y sus murallas aguantaron oleada tras oleada de un ejercito que parecía ser inagotable ya que por cada soldado que caía 2 mas tomaban su lugar. Esto era malo para el reino ya que en contraposición su ejercito mermaba cada vez mas siendo que poco a poco sus soldados empezaban a disminuir su numero sin prisa pero si pausa. El joven sabia que no aguantarían por siempre y que tarde o temprano las defensas caerían, desgraciadamente tenia demasiada razón ya que al poco tiempo las defensas cayeron provocando que la ciudad rápidamente empezara a llenarse de soldados enemigos que mataban a cualquier persona viva que veían sin importar edad o genero.

Él pudo ver como las tropas enemigas empezaban a entrar al palacio matando a los pocos de la guardia real que quedaban por lo que decidido tomo a la princesa y la arrastro en medio del campo de batalla. Ahí demostró una destreza y fuerza sin igual ya que avanzaba entre soldados,tanto aliados como enemigos, lanzando cortes y estocadas una tras otra para abrirse paso hacia afuera matando a muchos oponentes en el camino mientras arrastraba a la chica con el. Sus esfuerzos se vieron recompensados ya que lograron escapar del castillo y salir al jardín del mismo pero no tardaron en ser descubiertos por los sitiadores quedándose sin mas opción que salir corriendo de las inagotables fuerzas perseguidoras. En su huida llegaron a un lugar que tenia tantos recuerdos y quizá por eso o porque sentían que era su final entraron en la vieja torre buscando refugio en el único lugar en el que siempre se habían sentido a salvo, el cuarto en la cima de la torre. Desde la ventana del mismo pudieron observar que los invasores no tardaron en notar el lugar donde ambos se habían refugiado por lo que emprendieron rápidamente el camino hacia ahi con una gran cantidad de hombres, fue en ese momento que el muchacho se percato de que había llegado la hora de tomar la decisión de la que le había hablado antes la anciana.


- Bajare y protegeré la puerta, no permitiré que ninguno suba-aseguro el chico mientras se acercaba a la puerta.

- ¡No quiero!-exclamo la princesa abrazándolo- Si vas ahi abajo morirás y quedare sola de nuevo- se quejo entre sollozos.

- Te prometo que volveré, no dejare que vuelvas a estar sola- respondió el joven acariciando la cabeza de ella con ternura.

La chica se relajo un poco al escuchar eso momento que él aprovecho para empujarla provocando que terminara sentada en el piso, la miro por un instante sintiéndose culpable pero sin mirar atrás salio a toda prisa por la puerta encerrándola dentro antes de que la princesa pudiera levantarse.

- Te amo- revelo eso que tanto tiempo había ocultado desde el otro lado de la puerta lo suficientemente alto para ser oído por ella- Gracias por estar a mi lado y hacerme feliz todo este tiempo-.

Terminado de decir eso bajo la escalera a toda velocidad para evitar una posible respuesta que lo hiciera dudar de la decisión que había tomado, una vez abajo salio con calma de la torre y se quedo mirando a los soldados que se acercaban rápidamente a la torre, eran demasiados ni en sus mas locos sueños podría derrotarlos el solo. Eso hubiera sido lo normal sin embargo en esos momentos tenia un ultimo truco, saco la botella que tiempo atrás le había dado la anciana y se quedo mirándola unos segundos que parecieron eternos, estaba a punto de renunciar a la chica que amaba para salvarla pero sabia que estaba haciendo lo correcto por lo que sin dudar bebió de un sorbo el contenido de la misma...

La princesa permanecía sentada en la cima de la torre, no podía dejar de llorar ya que sabia él había ido directamente hacia su muerte, había escuchado claramente lo que le había dicho desde el otro lado de la puerta pero eso solo aumento el nudo en su garganta impidiéndole darle una respuesta antes de escuchara sus pasos alejándose escalera abajo. Todo estaba perdido eso lo tenia ella muy claro por lo que solo estaba esperando a que en cualquier momento los invasores entraran y acabaran con su vida...en el fondo casi lo deseaba al menos así podría encontrarse de nuevo con él. Esa esperanza desapareció cuando el lugar de eso escucho un fuerte rugido que hizo temblar la torre seguido de gritos de terror que provenían de la base da la torre. La chica sorprendida se levanto trastabillando y se acerco a la ventana para ver que era lo que ocurría afuera aunque lo que vio sus ojos se negaban a creerlo. Todos los soldados que los habían estado persiguiendo hasta ahora estaban siendo completamente exterminados sin presentar resistencia alguna ante la criatura que sobrevolaba el lugar. Se trataba de un enorme dragón de color azul cuyas escamas brillaban como si estuvieran hechas de Zafiro, volaba por encima de los indefensos soldados quemandolos hasta convertirlos en cenizas con sus llamas o cayendo en picada para atacarlos con sus fauces.

El espectáculo que estaba viendo era la razón de los gritos, era completamente aterrador ver esa escena y sin embargo la princesa no sentía ni la mas mínima pizca de miedo hacia la criatura aunque no estaba segura del porque. La chica se quedo en silencio observando la escena apoyada en el Alfeizar de la ventana, todo era muerte y destrucción por parte de aquella criatura que poco a poco se fue alejando mientras exterminaba a los invasores sin dejar escapar a ninguno. Pronto la figura alada se convirtió en nadamas que una mancha a lo lejos que de vez en cuando escupía fuego o desaparecía entre los hogares sin embargo la mujer no se movió del lugar a pesar de que pasaba el tiempo rápidamente y las horas ahi se acumulaban. Paso toda la noche de pie rodeada de gritos de terror y la vista de la sombra voladora que limpiaba el lugar de los soldados enemigos en apariencia incansablemente. Cuando el sol empezó a salir por el horizonte el dragón volvió a la torre acercándose a la ventana donde la chica estaba quedando suspendido en el aire con los ojos fijos en ella.


- Estoy de vuelta como lo prometí princesa ahora estas a salvo- o al menos eso creía ella que decía la mirada de esa hermosa criatura que un instante despues bajo aterrizando en los pies de la torre y acurrucándose ahi.

Fue al ver esa mirada que la mujer por fin se dio cuenta que ese dragón no era otro que su amigo de la infancia, había cumplido la promesa de protegerla y de volver con vida aun cuando había dejado de ser humano en el proceso. La chica se alejo de la ventana y bajo corriendo a toda velocidad las escaleras, tenia que llegar a su lado y decirle todas las cosas que tenia guardadas dentro aun cuando no estaba del todo segura de si el las entendería. Al llegar abajo salio y se acerco con paso lento mirando fijamente al dragón mientras sentía como poco a poco las lagrimas empezaban a brotar de sus ojos nuevamente.

- Eres un idiota no cumpliste tu promesa- lo regaño con lagrimas en los ojos las chicas mientras posaba una mano sobre la cabeza del dragón- Dijiste que volverías pero ahora aunque estas aquí te he perdido para siempre...-.

Dicho eso se quedo callada entre sollozos mirando a la criatura que antes había sido su amigo de toda la vida, dudo unos momentos pero se acerco mas al dragón y abrazo su cabeza recargando su mejilla contra el.

- Yo también te amo, te he amado por mucho tiempo tonto fuiste el único que se quedo a mi lado mientras el resto huían de mi aterrados- dijo mientras su voz se volvía mas clara y las lagrimas poco a poco dejaban de brotar- Por eso yo me quedare a tu lado de ahora en adelante aunque todos los demás te teman y huyan de ti- declaro mientras se secaba las lagrimas con sus mangas- Nunca me separare de ti- prometió.

Desde entonces el reino nunca volvió ser ocupado ya que aunque hubo muchos que lo intentaron todos fueron ahuyentados por el pánico al ver al dragón custodiando una torre cercana al palacio por lo que pronto todos los intentos de reclamar esas tierras desistieron. A pesar de eso todos pudieron ver a la hermosa mujer que permanecía dentro de la torre custodiada por el dragón, siempre asomada por la ventana que estaba en lo alto. Así empezaron los rumores y la leyenda de que había una hermosa princesa atrapada por un dragón esperando por el príncipe que la salve sin que nadie sepa la verdad. La única razón que mantiene ahi a la mujer no es el dragón es su amor, el amor por su amigo de la infancia el chico que siempre la acompaño y se convirtió en caballero solo para protegerla aquel que dio incluso su propia humanidad con tal de mantenerla a salvo por eso mantiene su promesa y aunque toda la gente que la ve huye despavorida ella nunca se separara de aquel dragón azul.


Jant Logar


Bien aquí les traigo un bonito cuento para niños es un tanto trágico pero muy bonito espero sus opiniones al respecto.
Takashi Asakura
Takashi Asakura
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 525
Monedas Monedas : 2330

Volver arriba Ir abajo

Re: La verdadera historia de la princesa en la torre

Mensaje por Claire Black el Miér Mayo 07, 2014 9:55 am

¡Me gustó! Es muy tierno y a la vez da penita ver como la chica se quedó sin su caballero... En teoria, porque sigue con él en forma de dragón pero ya no será lo mismo, por esa parte es trágico. Al principio cuando salió en escena la señora de la botella pensé que era malvada pero ella solo quería ayudar.

Yo nunca podría escribir estas cosas, me alegro que compartas aquí tu talento. ¡besos!




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

Claire Black
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10826
Monedas Monedas : 65365

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.