Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Ir abajo

Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Mar Mayo 06, 2014 11:37 am

Normas y Orden inicial:
Ok, esto será un tema grupal un poco diferente a los demás, pues solo puedo atender un lindo animalito a la vez, así que podremos algunas normas:

- Me gustaría que no tardaran demasiado en responderme, pues quiero que todos tengan la oportunidad de participar en el tema. Así que agradecería mucho que no pasaran más de tres días, por favor.
- Deberán esperar su turno para ser atendidos por mí (obviamente xD). En cada mensaje colocaré la lista con los nombres de los clientes y su estado actual (En atención, Atendido, En espera, etc).
- Mientras tanto, pueden permanecer en la sala de espera conversando entre ustedes si gustan. De todas maneras, les avisaré por MP cuando llegue su turno para que no lo pierdan.
- En su primer mensaje deberán ser atendidos por la recepcionista Marie. Pueden controlar a este NPC con mi total permiso. Ella tiene que indicarles la sala de espera y darles un número de atención.
- Cumplan la norma de las 15 líneas mínimas ^^

Eso es todo. Gracias por participar en mi primer tema de trabajo ^^

Lista de Clientes:
- Shiki Senri
- Aleksandr Kuznetsov

Aquella hermosa tarde de primavera era simplemente encantadora, y me contagiaba el alma con una felicidad muy cálida y suave. Caminaba a paso alegre por las calles de Sweet Valley, rumbo al consultorio que mis compañeros de trabajo y yo habíamos creado para poder tratar a todos los animalitos lindos que nos permitiera el tiempo. Era mi trabajo de ensueño, y desde niña nunca quise algo con tanta pasión y deseo como convertirme en un veterinario. Me tomó mucho esfuerzo y dedicación, pero finalmente había llegado el momento de entregarme completamente al cuidado de tan preciosas criaturas, y me encantaba todo acerca de ello.

El letrero de neón con las palabras Veterinaria “Angel’s Heart” me indicó que ya estaba en mi lugar favorita, y bastó que pasará las largas puertas de vidrio para ser recibido por una amigable dama pelirroja, quien cumplía su horario de trabajo como nuestra recepcionista. – Buenas tardes, Marie – le saludé con una sonrisa alegre, y ella me respondió de igual manera Buenas tardes, Isabel. Llegas algo temprano a tu turno el día de hoy. Reí suavemente mientras me llevaba mi mano derecha a la mejilla en gesto apenado – No podía evitarlo. Tengo muchos deseos de comenzar a trabajar –. Y tras pedirle permiso, me dirigí al cuarto que servía de consultorio para todos nosotros. Ninguno de mis compañeros se encontraba en ese instante en la veterinaria, ya que habían terminado el turno de la mañana y probablemente se fueron a almorzar juntos.

Me acerqué al pequeño armario de madera que servía como depósito para nosotros, y al abrirla encontré tres batas blancas colgadas y los estantes internos con algunas cosas personales de cada uno de nosotros. Era una costumbre depositar nuestras pertenencias allí, sobre todo si nos facilitaban el día de trabajo. Dejé en mi sección el bolso y tomé la prenda blanca que me correspondía, aquella que tenía mi nombre bordado en hilo rojo. Colgué la chaqueta ligera que traía de casa, y me coloqué la bata sobre el suéter rosado claro y la larga falda gris clara. Sonreí conforme con mi vestimenta, y cerré el armario.

Caminé hasta el escritorio de madera que se encontraba frente a la puerta, y tomé asiento en la cómoda silla de tela negra. Busqué con la mirada todos los implementos que necesitaba para mis consultas del día: El recetario, lapiceros de múltiples colores, algunas galletitas para animales, paletitas de madera, y las llaves del armario metálico donde guardábamos todos los medicamentos e inyectadoras para cumplir nuestro trabajo como curadores. Sonreí feliz, todo estaba listo. Tomé el teléfono y en una rápida llamada a Marie le indiqué que me avisara de la llegada de cualquier cliente. Mi turno como sanadora de animales había empezado…
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12489

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Stefan Altieri el Jue Mayo 08, 2014 10:35 am

Mi prima debía asistir a clases, el cual me pidió que llevara a su gato al veterinario. Por mi parte no podía negarme ya que poseía un par de horas libres en la universidad y aparte no tardaría mucho en que revisaran a su mascota, además que puede tener un gato? Fui a la casa de ella antes que partiera hacia la institución, el cual solo me entrego una nota con algunos síntomas que padecía su gato,  y con una linda sonrisa me entrego a Blue en los brazos, sin antes decirme que no fuera un despistado y mencionara lo que escribió en la hoja.

No sabía del todo a que se refería, soy despistado pero no tanto, en fin con el gato en los brazos solo observe como se despedía mi prima, por un momento observe a los lados buscando por la casa, su casa especial para llevarlo, ya que no podía conducir el auto con la mascota en los brazos. Sin embargo después de unos minutos de búsqueda fue finalizada siendo todo un fracaso, no encontré nada que me ayudara. Así que solo camine hasta la entrada principal de la casa para salir con el gato en brazo que al parecer disfrutaba estar en ellos, un ligero movimiento con el pie derecho realice para cerrar dichosa puerta y con leves maniobras con el brazo intentaba cerrar con llave aunque el minino no me dejara del todo.

-Ya casi….. Musite al momento de lograr dicha acción y solo camine con tranquilidad hacia el auto que se encontraba estacionado en la cochera. Sin embargo otra cosa se me dificultaba, abrir la puerta del coche, si dejaba por un momento en el suelo al gato seguro,  se iría corriendo y al parecer comenzaba a irritarse, yo no poseo mascota alguna así que, no sé del todo, como se cuida una mascota. Después de intentar abrir la puerta, coloque a Blue en el asiento de a un lado. –No te muevas…..Mencione al minino, seguido introduje llaves al auto y arranque al lugar, según la dirección de la hoja de mi prima, el local de la veterinaria se encontraba en la ciudad, cerca de unos edificios. Aproximadamente media hora después llegue a la dirección indicada, busque un estacionamiento en cual encontraría un lugar rápido para el auto.

-Llegamos gatito….. Apague el arranque y tome de nuevo al gato entre mis brazos, para salir de ahí inmediatamente, con tranquilidad camine hasta el edificio donde un letrero adornado anunciaba el oficio. Entre con tranquilidad mientras me dirigía a recepción, una joven pelirroja daba los buenos días, yo por mi parte regrese el saludo y preguntaba por el veterinario, ella con una gran sonrisa, me dijo que tomara asiento hasta mi llamado. Sin más que decir, me senté en una fila de sillas con el gato en brazos.

Stefan Altieri



Mensajes Mensajes : 468
Monedas Monedas : 1892

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Aleksandr Kuznetsov el Vie Mayo 09, 2014 6:56 pm

Temprano en la mañana, Aleksandr salió a correr como de costumbre. Dio vueltas alrededor del parque y cuando finalizó sus ejercicios diarios, antes de regresar al pequeño departamento que se había conseguido, compró una bebida para hidratarse en el camino. No estaba cansado, su resistencia había mejorado notablemente, pero ciertamente ese día sería muy tranquilo. Poco a poco había descubierto que no le agradaba continuar con el juego del detective privado, persiguiendo a su hermano sin que éste lo supiera, solo para tranquilizar a su padre. Debía atender sus propias necesidades, no perder el tiempo en una causa perdida, estaba seguro que tarde o temprano Novak tendría otra recaída, ya no confiaba en él.

Se detuvo luego de dar unos cuantos pasos camino a su casa, descubriendo que había un perrito siguiéndolo, era de tamaño medio, con pelo fino pero algo descuidado, por momentos parecía que cojeaba de una pierna pero Aleksandr no estaba del todo seguro.  Giró en dirección al can y se agachó para observarlo de cerca mientras acariciaba su cabeza. Al animal parecía agradarle la atención del muchacho que revisó principalmente su cuello en busca de un collar o placa que diera la señal de algún dueño. Pero no tenía nada. Lo pensó durante unos segundos, detestaba la idea de dejar al perro solo y abandonado en la calle,  así que decidió que cuidaría de él, no iba a ignorarlo ya desde el momento que acarició su cabeza supo que ya era responsable por él.

- Ven - dijo poniéndose de pie, llamando al animal para que lo siguiera. De cerca había notado que estaba delgado, y aún tenía sospechas sobre si una de sus patas estaba lastimada, por eso decidió que antes de llevárselo a su departamento lo llevaría a una veterinaria para que el can fuera revisado y además pediría consejos sobre como cuidarlo, nunca había tenido una mascota antes.

El sitio más cercano era la veterinaria "Angel's Heart", siempre que iba a comprar algo por ahí pasaba por el local por eso lo reconocía y sabía donde se encontraba, quizás su amigo canino había escapado de allí o quién sabe. Caminó acompañado por el perro hasta que estuvieron en la entrada del lugar.

- Vamos - abrió la puerta y dejó pasar al animal, ¿debía tenerlo con correa o algo? Si era así...¿cómo conseguía una? Se alarmó cuando vio que había un muchacho con un gato, no quería que surgiera una batalla entre las dos mascotas. Así que lo levantó en brazos y se acercó a la recepcionista. - Buenos días, ¿podría solicitar un turno? - preguntó sujetando al perro que parecía algo inquieto y movía su cabeza hacia todos lados con curiosidad.

- Sí, por supuesto, anote aquí sus datos y los de su mascota, luego podrá pasar a la sala de espera por esta dirección con el número por el cual será llamado - explicó amablemente la recepcionista, al tiempo que le entrega una pequeña hoja para que la rellenara con sus datos. Se le hizo algo dificil pero sostuvo al perro con un brazo mientras liberaba el otro para poder escribir.

- Gracias-  Así, una vez que terminó de anotar su información (dejando en blanco algunos datos del can, anotando solo lo que podía notarse a simple vista), pasó a la sala de espera donde se sentó con el animal a esperar su turno.

Perrito <3:
avatar
Aleksandr Kuznetsov
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 198
Monedas Monedas : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Sáb Mayo 10, 2014 11:55 am

Lista de Clientes y Estado Actual:
Lista de Clientes:
- Shiki Senri [En consulta]
- Aleksandr Kuznetsov [En sala de espera]
- Erin Mcallister
- Vladimir Redfox

Erin y Vladimir son el tercer y cuarto turno respectivamente. Aún no se encuentran en la sala de espera, pero seguramente en cualquier momento entran a participar también ^^.

No pasaría demasiado tiempo antes de que el teléfono de mi oficina sonara enérgicamente. Tomé el auricular y escuché la suave voz de Marie, quien me indicaba que tenía dos pacientes a la espera. Agradecí su amabilidad antes de cerrar la llamada, y tras un leve suspiro de preparación, me levanté de la silla y caminé calmadamente hacia la puerta de la oficina. Del otro lado se revelaba a mí la sala de espera, y se encontraban allí dos jóvenes hombres de cabellos castaños, sosteniendo a un gatito y a un perro en sus brazos respectivamente. Ambos animales eran de color blanco, y me dieron la impresión de ser muy tiernos para ser honesta.

– Buenos días. ¿Quién de ustedes es el primer cliente? – pregunté desde la puerta del consultorio con una voz dulce y una sonrisa tranquila. El joven del gatito fue quien respondió a mi duda, así que con un gesto amable le invité a ser atendido – Pasé por aquí, por favor –. Dejé que el joven hombre castaño entrará a la habitación antes de cerrar la puerta y dirigirme hacía el escritorio. – Puede tomar asiento mientras conversamos un poco acerca de su mascota – le indiqué suavemente mientras señalaba la silla marrón que estaba justo frente al inmobiliario de madera.

Tomé asiento en mi sitio y preparé el bolígrafo para realizar las notas necesarias acerca del minino. – Bienvenido a “Angel’s Heart". Soy la veterinario, Isabel. Me gustaría saber qué razones lo traen aquí, y si podría describirme que síntomas ha notado en su gatito. Le agradecería mucho si es lo más específico posible, pues me facilitará ayudarle para que se recupere pronto – expliqué con una sonrisa amigable en mis labios. Mientras más información me ofreciera al respecto, más eficientemente podría realizar mi trabajo y tendría una mascota más salude en poco tiempo.

No podía evitar mirar al blanco gatito sin sonreír enternecida. Parecía un angelito mimado estando en los brazos de aquel joven hombre. Además de que se le notaba muy tranquilo en esos instantes. No podía imaginarme qué clase de problema tendría, pero justamente el caballero que era su dueño me aclararía esa duda en cualquier instante.
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12489

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Erin Mcallister el Dom Mayo 11, 2014 10:20 pm

Llevaba días observando a mi pequeño coco un macho de doberman de 3 meses negro y marrón. Que apenas comía,no quería jugar y mucho menos salir a la calle. Cuando acabe las clases deje las cosas en casa y me lo lleve el veterinario .Me ate la correa a la cintura y me costo sacarlo de casa,me tuve que pelear largo y tendido rato para poder sacarlo,tenia que ponerle el bozal y no le gustaba en absoluto. Por que aunque el no mordiera y no hiciera nada por que lo tenia bien enseñado la ley obligaba a ponerselo.Cuando conseguí ponerselo,salimos de casa y nos pusimos en dirección al veterinario. Cuando llegamos ahí un chica pelirroja daba las buenas tardes. Entre en la sala de espera y me senté. Solo había una persona esperando, un joven con un perro. Que era muy lindo,pero parecía padecer de hambre. Buenas. dije mientras me sentaba el una de las sillas con Coco entre mis piernas. Esperaba que mi pequeño no tuviese nada,era el único que me daba compañía. Que me desmotaba su amor incondicional y el que me alegraba cualquier momento. Si le pasara algo a mi gordito,yo moriría de tristeza. El sitio era muy bonito y sinceramente tenia gran admiración por aquellas personas que salvaban la vida de otros animalitos. El día fuera se estaba poniendo feo. Parece que iba a llover y no había traído paraguas para cubrirme y menos nada que protegiese a Coco. El cual estaba asustado y no paraba de temblar. La lengua asomaba por unas de las rendijas del bozal. Yo le acaricie y el me dio con el hocico lentamente en la mano. No tengas miedo gordito ya veras que no te pasara nada malo.le dije mientas que le tiraba de la oreja sin hacerle daño. Lo que yo no sabia era si se le pondrían las orejas puntiagudas.

Coco:
avatar
Erin Mcallister
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 53
Monedas Monedas : 3755

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Stefan Altieri el Lun Mayo 12, 2014 8:57 am

La amable señorita que se encontraba de recepcionista tomo algunos datos que le proporcione sobre el animal, y enseguida me dio un número para esperar en la sala. Al parecer era el único en el lugar, ya que no se encontraba nadie más que la recepcionista y yo. Tome aquel boleto proporcionado y me dirigí hacia la silla, sentándome mientras que tomaba al minino entre mis brazos y seguido lo colocaba en mi regazo. –Al menos te has portado bien.  Exclame como si le estuviese hablando al gato, al momento de pasar la palma de mi mano sobre su frágil cabeza. Suaves masajes realizaba por su brilloso pelaje blanco, mientras escuchaba como ronroneaba.

Al poco momento Blue había quedado dormido, deje de acariciarlo para llevar mis manos a la nuca y observar a mí alrededor. Se podía notar que la clínica se encontraba muy limpia y ordenada y que decir de la dedicación que le ponen al lugar. Intente estirar mis brazos mientras esperaba mi turno, hasta que escuche cuando la puerta principal se abría de nuevo, con curiosidad voltee hacia la puerta para ver quien entraba, sin embargo solo era un chico con un pequeño perro. El cual solo se acercó a la recepcionista para proporcionar datos y seguido se fue a sentar.  

Una voz femenina me distrajo, el cual inmediatamente volee hacia la puerta donde se encontraba la sala de revisión, ya que era el primero en entrar. Una señorita en la puerta se encontraba parada, y con una suave y encantadora voz , llamaba al paciente en ese caso, el pequeño minino de mi prima que dormía en mis brazos. –Yo sigo…Mencione con tranquilidad mientras que tomaba a Blue entre mis brazos nuevamente con cuidado. Camine con tranquilidad hasta el interior de la oficina de la señorita y seguido tome asiento. Con cuidado escuche lo que preguntaba sin embargo me quede en silencio un momento. Debía recordar lo que mi prima me menciono antes de partir a la escuela.

-En realidad el gato no es mío, pertenece a mi prima. Sin embargo me dijo que le entregara esto… Comente con tranquilidad a la señorita Isabel, ya que un momento antes se presentó ante mí. Lleve con cuidado mi mano derecha hacia uno de los bolsillos de mi camisa, para sacar una pequeña nota, con los síntomas que apunto mi prima. – Dice…….. Vómito, todo lo que come a los cinco minutos lo devuelve……….Al parecer está más delgado, y sus heces no son normales. Finalice viendo la hoja para solo colocarla en el escritorio de la señorita. –Lo siento es todo lo que puedo decir, como no vivo con la mascota, no estoy al tanto de lo que le sucede.

Gato:

Stefan Altieri



Mensajes Mensajes : 468
Monedas Monedas : 1892

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Lun Mayo 26, 2014 7:56 pm

Lista de Clientes y Estado Actual:
Lista de Clientes:
- Shiki Senri [En consulta]
- Aleksandr Kuznetsov [En sala de espera]
- Erin Mcallister [En sala de espera]
- Vladimir Redfox
Off-Rol:
Me disculpo con ustedes por no haber respondido antes al tema. Estuve de vacaciones por una semana y apenas ahora es que he podido responder este tema. En verdad lo lamento mucho U_U

Me sorprendí un poco al escuchar de parte del joven hombre castaño que el gatito blanco no era suyo, pues en realidad el lindo minino se veía sumamente cómodo en sus manos. Quizás era la misma naturaleza del animalito el ser dócil y tranquilo, o quizás un síntoma de lo que pudiera tener. Le escuché claramente hablar del vomito constantes y un caso de diarrea combinada, y la mención de que la mascota había perdido peso últimamente. Con rapidez anoté esos datos en mi libreta, aunque no eran suficientes para determinar con exactitud la causa del problema en sí. Necesitaría hacerle unas preguntas a la dueña, o no podría llegar a algún sitio.

– Estimado caballero, el vomito en los gatos es un fenómeno que es común siempre y cuando no sea tan frecuente, y esto es debido a que dichos animalitos tienden a acumular pelo en el aparato digestivo al acicalarse y se forman pequeñas bolas que deben ser expulsadas por la boca – explique pacientemente con voz suave y serena al castaño. – Sin embargo, por la nota que nos dejó su prima puedo concluir que este no es el caso de su lindo gatito blanco. Eso me lleva a pensar que solo hay tres posibilidades que lo expliquen: Posible intoxicación con alimentos, comió algún tipo de planta en la casa de su prima, o es un caso de parásitos en el estomago – añadí analítica con el mismo tono de voz. Era mejor que los dueños y familiares de las mascotas estuvieran informados completamente de todos los posibles problemas que podían generar las enfermedades que les acomplejaban.

Me llevé una de las manos a la mejilla y entonces expliqué la situación actual en la que estábamos – Claro que, la persona que podría ofrecernos más información al respecto es su prima, pues es ella quien vive constantemente con el gatito. Me gustaría saber cuándo fue la última vez que lo desparasitó, o si tiene conocimiento de si él estuvo comiendo algún tipo de planta en el pasado, por ejemplo. ¿Habría la posibilidad de contactarla para hacerle algunas preguntas? –. Incluso una comida que estuviera en mal estado podría ser la causante de este problema si el animalito la estuvo ingiriendo durante varios días seguidos.

Esperaba que contactar a su dueña nos diera alguna pista más concreta respecto a lo que podía afectarle, pero si no era posible estaba comenzando a pensar en algún tratamiento temporal para descartar la posibilidad más grave en mi humilde opinión, la cual era el que estuviera infectado con parásitos estomacales.
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12489

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Stefan Altieri el Jue Mayo 29, 2014 5:44 am

Una vez dentro del consultorio con la amable dama, comenzó a realizar un par de preguntas acerca del minino, por mi parte informe lo que me entrego mi prima antes de irse a la institución. Sin embargo por observar el rostro de la joven Isabel, parecía que no era suficiente, lo más probable seria problemas gastrointestinales, no soy un profesional como ella, pero por las ocasiones que visite a mi prima, solía decir algunas causas acerca de su mascota. Una vez escuche que me comento que siempre cuando salía en las mañanas, a revisar como regar las plantas, su gato después que la acompañaba a dar todo el recorrido por el jardín se acostaba en las escaleras de la puerta principal, sin embargo en ocasiones vomitaba. Mencionaba que solía verlo normal, ya que no era seguido, pero después del cambio de apetito comenzó a preocuparle y por esta razón me encuentro aquí. Acaso serán responsables aquellas flores de la entrada? Aunque no sería una buena idea marcar al celular de mi prima ya que se encuentra en clases, sin embargo con el comentario de la joven Isabel, puede que sea más seguro sobre las flores.

-Claro con todo gusto llamaría a su celular, sin embargo en este momento se encuentra en clases. Aunque recordé algo que me comento la vez pasada. Mencione con tranquilidad, mientras observaba al gato y le daba un pequeño masaje en su cabeza, seguido mire de nueva cuenta a la dama y continúe. –En la entrada de la casa de ella, se encuentra una pequeña jardinera en el cual posee Tulipanes. Menciono la última vez, que siempre el gato la acompaña a dar el pequeño recorrido matutino entre las flores. Puede ser el problema? Finalice ante ella con tranquilidad, esperando que fuera el problema a dicho problema.

Stefan Altieri



Mensajes Mensajes : 468
Monedas Monedas : 1892

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Sáb Mayo 31, 2014 7:50 pm

Lista de clientes y estado actual:
Lista de Clientes:
- Shiki Senri [En consulta]
- Aleksandr Kuznetsov [En sala de espera]
- Erin Mcallister [En sala de espera]
- Vladimir Redfox

Por el comentario que hacia el joven castaño que trajo al lindo animalito, la comunicación con su prima sería imposible para nosotros en ese momento, así que descarté inmediatamente la idea. Sin embargo, la información que aportó poco después me era muy relevante, y tan solo bastó que mencionara la palabra “tulipán” para terminar mi diagnostico del problema que tenía el minino blanco. – Definitivamente es información muy importante para este caso. Muchas gracias por recordar un detalle tan importante como ese, estimado caballero – respondí con una sonrisa más serena.

Hice una rápida anotación acerca del nombre del gato y sus síntomas, con el causante de estos agregado con un lapicero de color rojo. Alcé la vista y apoyé mis brazos sobre el escritorio para mayor comodidad. – Verá, en el mundo de los animales existen muchas plantas que le son tóxicas a las mascotas y es un hecho que no es evidente para la mayoría de las personas que las poseen. Hace poco nombró los tulipanes que tiene su prima en casa, y según los estudios realizados por las asociaciones veterinarias, este es uno de los tipos tóxicos que afecta a los animales. Los síntomas concuerdan justamente con los observados por su dueña, así que no tengo razón para creer que el gatito esté afectado por algún otro problema – expliqué con voz suave y calmada, haciéndole entender el trasfondo médico del problema. – Por suerte, es bastante fácil de solucionar su malestar. Le enviaré un medicamento que le ayude con la irritación gastrointestinal, y le escribiré en la prescripción a su prima que le mantenga alejado del jardín por un tiempo –

Luego de eso, me levanté del asiento y rodeé la mesa para pararme junto al joven castaño. – Solo para estar seguros de que no le ocurre nada más, me gustaría examinar al animalito – mencioné con calma, y luego de su aprobación, tomé a Blue en mis brazos y le llevé hasta la mesa de exanimación que se encontraba en una esquina de la oficina. Apenas lo coloqué sobre la mesa, le di cariño para que se calmara, y por suerte era un gato bastante obediente y sumiso. Examiné su pelaje mientras le acariciaba para detectar cualquier problema relacionado a la piel, pero se encontraba en buen estado y sin señales de huéspedes indeseados. Levanté su colita y revisé la parte trasera y los genitales, todo estaba en orden allí también. Sus orejitas estaban limpias, y al abrir su boquita se le veía la encía bien cuidada.

Le cargué nuevamente, y caminé de vuelta al hombre mientras el gatito blanco se acomodaba entre mis brazos. – Físicamente se encuentra en un estado grandioso, así que no creo que tenga ningún otro problema de enfermedad fuera del ligero caso de intoxicación. Ya puede tomarlo entre sus brazos, caballero – y suavemente le entregué de vuelta la mascota de su familiar. Retorné al otro lado del escritorio y arranqué la nota médica del recetario, entregándosela en la mano. – Si el problema persiste, dígale a su prima que me llame al número de teléfono de la receta y con gusto le reservo una cita. Si tiene alguna última pregunta, con gusto se la contestaré – expliqué serena. Creía que no habría necesidad de que el minino retornara, pero siempre había que ser precavido.
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12489

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Stefan Altieri el Dom Jun 08, 2014 10:37 am

Solo aquella poca información proporcionaba por el castaño, no era suficiente para la señorita Isabel, aunque quisiera tomar el celular e inmediato comunicarse con su dulce prima era completamente imposible y más a dichosas horas de la mañana. No podía hacer nada en esos momentos de dudas ante los presentes, y principalmente para él. Solo quedaba recordar, entrando en su inconsciente, sabía que su prima le contó acerca del gato y sus paseos en la mañana. Senri solía ser un despistado y mucha gente se lo mencionaba, aunque no le diera importancia en ese momento no sería la excepción y solo existía una palabra ante todo el problema, claro aquella singular planta, los tulipanes de la entrada.

-No hay problema señorita Isabel, era necesario recordar un poco más.- Menciono el castaño ante la dama, al fin y al cabo su problemilla de distracción no le quedo mal como en otras ocasiones. El chico no sabía nada acerca de los animales y las cosas las cuales pueden ser dañinos e incluso mortales, aunque por esa razón se encontraba en consulta, sin embargo quiso averiguar un poco más sobre aquellas causas, las cuales los humanos las vemos de improviso. Después de escuchar la explicación de la señorita y esperando que finalizara continuo. –Disculpe, si un una planta como el tulipán es dañino para los gatos, cuales otros objetos e incluso alimentos son dañinos?- Pregunto con total tranquilidad, sin dejar de paso aquel tono curioso que apenas sobresalía. Quería estar seguro de poder explicarle con detalles a su prima sobre los problemas que pueden afectar a Blue en un futuro. Una vez más comenzó a escuchar a la dama, el cual le daría un tratamiento al minino. –Claro, yo le comunico a mi prima- Continuo con el mismo tono sereno, y al finalizar toco de nueva cuenta la cabeza del minino para acariciar con suavidad. Isabel se levantó de su silla para acercarse al joven castaño ya que una rápida revisión ayudaría más, para un seguro diagnóstico.

-Por supuesto..- Menciono el chico mientras entregaba con delicadeza al fiel amigo de su prima, a la persona que más confianza tendría en estos momentos por el bien del gato. Solo observo desde su asiento como lo revisaban e inmediatamente se lo entregaron, el cual Senri lo tomo con delicadeza. La señorita retomo su lugar y tomando una hoja con dichas indicaciones la entrego al castaño. El chico se levantó con cuidado para no molestar al gato que aún se encontraba sumiso, un poco extraño sin embargo no deseaba salir todo rasguñado, una vez de pie tomo la nota y se despidió de la joven. –Gracias..- Menciono con serenidad.

Stefan Altieri



Mensajes Mensajes : 468
Monedas Monedas : 1892

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Miér Jun 11, 2014 1:16 pm

Lista de clientes y estado actual:
Lista de Clientes:
- Shiki Senri [Atendido]
- Aleksandr Kuznetsov [En consulta]
- Erin Mcallister [En sala de espera] (Sin rango)
- Vladimir Redfox (Sin rango)

Primero que nada, muchas gracias Shiki por participar en este tema ^^ Como verás, ya hemos culminado la atención de tu gatito Blue. Espero poder repetir en alguna otra ocasión algún rol juntos.

Ahora es el turno de Aleksandr, así que no responderé hasta que él deje su mensaje.

Sobre Erin y Vladimir, ambos perdieron sus rangos, pero esperaré a ver si llegan a regresar para continuar con el tema después de Alek. En todo caso, supongo que tendré que buscar nuevos clientes si termino la consulta con el caballero castaño y no han regresado.

Saludos.
-Isabel-

Era normal que aquel joven caballero tuviera curiosidad acerca de los objetos que podrían causarle problemas gastrointestinales al hermoso gatito blanco, pues era información que por desgracia no era de conocimiento público. Encantada por su gran pregunta, le dediqué una sonrisa mientras le explicaba la información necesaria – Será un placer contestarle su duda, caballero. Además de muchos tipos diferentes de plantas, los gatos pueden intoxicarse con facilidad si ingieren ciertos tipos de alimentos específicos. El pescado crudo y la leche, por ejemplo, son malísimos para estos bellos animalitos, a pesar de las leyendas urbanas que dicen que los adoran. Tampoco pueden comer cebollas, chocolate, huesos de pollo, alcohol o café. Todos los alimentos que nombré pueden causarles problemas graves a sus cuerpos, y las personas a veces ignoran los efectos que pueden tener a largo plazo… Por otra parte, hay que tener mucho cuidado con los productos de limpieza y los venenos para exterminar especies indeseadas. Si un gato absorbe tan solo un poco, podrían intoxicarse y terminarían incluso muriendo si no son atendidos rápidamente –. Consideré que, si bien era bastante cosas que recordar, era mejor que el joven castaño las tuviera en mente, y así le recomendara a su prima tomar medidas de precaución para evitar futuros problemas con su hermoso minino.

Tras un cheque rápido pero meticuloso, retorné el gatito al joven Shiki. Él no tuvo más preguntas respecto al tema, así que solo me agradeció por la ayuda, a lo cual le respondí con tranquilidad y sonriente – Gracias a usted por confiar en nuestra clínica veterinaria –. Acostumbraba a despedirme de mis clientes de esa manera. Y le acompañé hasta la puerta del consultorio para poder abrirla y facilitarle la salida del cuarto de atención. – Adiós pequeño Blue – me despedí dulcemente del gatito, quien me miraba con sus ojitos azules.

Observé la sala de espera y noté que habían dos clientes a la espera, así que era hora de atender al siguiente en la lista. – Buenos días. ¿Quién de ustedes tiene el siguiente número para ser atendido? – pregunté amable y sonriente mientras esperaba escuchar sus voces. Parecía ser el turno del siguiente caballero castaño, así que le invité a entrar al consultorio con un amigable gesto de mi mano – Entre por aquí, por favor –

Una vez que procedió a estar dentro del consultorio, le pedí que tomara asiento mientras iba hacia la silla que estaba del otro lado del escritorio, y al igual que con el cliente anterior, me presenté y pregunté que deseaba. – Bienvenido a “Angel’s Heart". Soy la veterinario, Isabel. ¿Podría indicar, por favor, que le trae a mi consultorio?. Espero poder ofrecerle toda mi ayuda para solucionar el problema de su mascota – dije calmada con una sonrisa amigable en los labios. El perrito blanco se veía adorable y muy cariño, así que a primera vista no tuve ni idea de que podría afectarle en esos instantes.
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12489

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Aleksandr Kuznetsov el Sáb Jun 21, 2014 9:38 pm

Había permanecido muy serio y tranquilo en la sala de espera sujetando a su compañero canino a un costado del asiento donde estaba ubicado. Nunca antes había estado en una veterinaria, su falta de conocimientos y poca experiencia en la materia del cuidado animal era fatal por lo tanto no sabía que debía decir cuando fuera su turno de ingresar al consultorio. ¿Nervios? No. Estaba muy tranquilo y convencido de que quien quiera que estuviera a cargo del lugar sabría mejor que él lo que había que hacer para ayudar al can.

Cerró los ojos y dio un suave suspiro, pensando lo que haría luego de esa visita. En su mente circulaban varias opciones sobre qué hacer con el perrito. ¿Se quedaría con él o lo dejaría en manos de la especialista para que se encargara? Tenía una duda, considerando lo poco que sabía, si podía o no tomar ese tipo de decisiones sin penalización alguna. Realmente, estaba perdido, no sabía qué hacer y afortunadamente no tuvo mucho tiempo para pensarlo hasta que explotara su cerebro.

La puerta se abrió y salió un joven que había visto antes en la sala de espera, el primero en ser antendido y que llevaba un gato en sus brazos. Junto a él salió la veterinaria que atendía el consultorio. Aleksandr echó una mirada rápida, con la esperanza de aprender algo, no pretendía escuchar la conversación ajena pero esperaba captar algo que le ayudara a plantear su propio problema. Sin embargo, su instinto le dijo que aquello era en vano y desvió la mirada hacia el cachorro a su lado. Acarició su cabeza y luego miró hacia la pared, volviendo a pensar, decidiendo cual sería la opción correcta en toda ese dilema que sopresivamente se le había presentado. La voz suave de la mujer que esperaba en la puerta del consultorio lo sacó de sus pensamientos. Como él tenía el siguiente turno se puso de pie con calma para hacer notar su presencia.

- Aquí - dijo, para remarcar por si acaso que era su turno. Ella hizo un gesto con la mano para indicarle que podía entrar al consultorio, Aleksandr siguió su indicación y entró, no sin antes cargando en sus brazos al afable compañero canino que se había quedado todo el tiempo sentado a su lado. En el interior del consultorio tomó asiento, echando una rápida mirada al lugar antes de poner su atención en el recibimiento de parte de la doctora, quien además solicitaba que él le comunicara la razón por la cual estaba allí. El castaño miró al cachorro de tamaño mediano que estaba en sus brazos, ahora un poco más tranquilo que cuando fue a solicitar el turno.

- Pues, creo que algo le ha pasado a una de sus patas y lo veo muy delgado - comenzó a decir en tono muy serio sin quitarle la mirada al can que parecía próximo al sueño - No tengo idea de que le ha pasado, siendo honesto, hoy comenzó a seguirme y al verlo en este estado creí que lo mejor sería traerlo para que alguien pudiera revisarlo e indicarme lo más adecuado para ayudarlo a mejorar, si es que realmente le ha pasado algo...-se interrumpió a sí mismo, notando que sus palabras se extendían demasiado y no iba a ningún lado con ellas. No era su estilo ventilar preocupaciones propias pero se había dejado llevar por ese sentimiento extraño, un leve cariño que el animal había despertado en él. Silenciado por sí mismo, prefirió esperar a que ella, la especialista en estos casos, se encargara de tomar la palabra y la acción a partir de lo ya mencionado.
avatar
Aleksandr Kuznetsov
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 198
Monedas Monedas : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Sáb Jun 28, 2014 6:50 pm

Lista de clientes y estado actual:
Lista de Clientes:
- Shiki Senri [Atendido]
- Aleksandr Kuznetsov [En consulta]
- Erin Mcallister [En sala de espera]
- Vladimir Redfox (Sin rango)

Erin a regresado al foro, así que confirmo que ella será la tercera en ser atendida. Sobre Vladimir, pues no hay ninguna confirmación aún.

Alek, espero poder postear mucho más rápido de ahora en adelante. Me gustaría que avanzaramos el rol de manera dinámica para no hacer esperar demasiado a Erin, por favor.

Saludos.
-Isabel-

Escuché atentamente al hombre de cabello castaño, quien tenía una voz un poco más seria y grave que mi cliente anterior. Quizás se preocupaba mucho por su mascota, aunque por sus propias palabras pude deducir que en realidad no tenía afiliación alguna con el hermoso can, sino que simplemente se lo encontró por la calle y tuvo el increíble gesto de traerlo hasta aquí por el bien de aquel dulce animalito. No pude evitar sonreírle enternecida a aquel joven hombre de ojos azules. Había sido una impresionante muestra de su carácter y quizás su amor por el cuidado de una víctima inocente. – A sido un gesto precioso de su parte el preocuparse por tan precioso perro, sin importar que no sea su dueño – declaré feliz y amigable desde el otro lado del escritorio.

Me levanté de mi asiento y me acerqué hasta el joven y el cachorro blanco, le di una mirada en detalle a bello animalito, y efectivamente parecía estar algo desnutrido. Parecía un joven labrador, aunque seguramente es algún tipo de mezcla y por esa razón le abandonaron. La gente puede ser muy cruel cuando un perro no les sirve para obtener dinero o simplemente no le aman. Y sin embargo, este can en particular parecía ser toda una dulzura. Me moría de ganas de darle mimos solo por cómo me miraba con su rostro tierno. – Ciertamente parece algo desnutrido. ¿Le molestaría si me ayuda a llevarlo hasta la camilla? – le pregunté con amabilidad mientras le señalaba la superficie acolchada que se encontraba en la esquina, justo junto a la puerta de entrada al consultorio.

El joven hombre fue muy amigable y llevó al cachorro hasta la camilla, dejándolo suavemente sobre su superficie. Acaricié suavemente la cabeza de aquella inocente criatura blanca, y de inmediato se sintió cómodo con mi presencia. Le mimé un poco hasta que se acostó completamente sobre la colchoneta, y fue entonces que examiné su cuerpo en detalle. Pasé mi mano suavemente pos sus costados, encontrándome de inmediato las costillas y muy poco tejido muscular. – Ha estado un buen tiempo sin comer bien. Quizás un mes o dos alimentándose de mala manera. Esto es solucionable con una pequeña dieta especial de proteínas para que gane peso poco a poco – mencioné al cliente, quien aún permanecía relativamente cerca de mí.

Ahora busqué con mis dedos algún tipo de marca de herida y de enfermedad como pulgas o sarpullidos, pero no observé o sentí nada que fuera alarmante, lo cual me tranquilizó mucho. Quizás estuvo en algún hogar relativamente seguro antes de escaparse. – La buena noticia es que se ve bastante sano en líneas generales. Quizás sea un buena idea vacunarle contra la rabia y los parásitos, ya que no sabemos cuánto tiempo ha estado por la calle solito – le expliqué de nueva cuenta al castaño, mirándole a los ojos al momento de dedicarle aquellas palabras. Retorné mi atención al animalito, y ahora me enfoqué en terminar el chequeo de sus partes nobles y cola, lo cual se veía de maravilla también. Pasé luego a observar sus orejas y sus dientes, y no noté nada fuera de lo normal.

Una vez más observé al hombre de ojos zafiro y pregunté con curiosidad – Según lo que observó, ¿cuál de las patitas parecía ser la que tuviera con dolor?. Me gustaría confirmar esa información con usted antes de examinarlas en detalle –. Saber esa información de antemano me permitía no solo confirmar el origen, sino también diagnosticar en caso de que no la encontrara o incluso si había más de una patita dañada… Así tendría una base de información que utilizar.
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12489

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Aleksandr Kuznetsov el Jue Jul 03, 2014 8:12 am

Ignorando las palabras amables de la veterinaria, él permaneció serio, esperando saber que sucedía con aquel cachorro que lo había seguido esa tarde, casi por arte del destino. Aleksandr hizo lo que la joven doctora le pidió, con absoluta calma dejó al can sobre la camilla para que ella lo examinara mientras el observaba a una distancia prudente. Las sospechas del castaño parecían confirmarse, el pobre perro había sufrido de mala alimentación, se cruzó de brazos y esperó pacientemente que le fuera revelada una solución al problema que se planteaba anteriormente. Estuvo conforme con la respuesta de la doctora, por lo que asintió con la cabeza.

- Me parece bien - comentó, aunque no sabía que agregar, aún no decidía si quedarse con el cachorro o decirle que mejor lo entregaran a una familia que pudiera cuidarlo adecuadamente. Escuchó una vez más a la especialista y se concentró en sus palabras, aparentemente el can estaba casi completamente sano físicamente a pesar de su ligera desnutrición y aquello que llamaba la atención de Aleksandr en la pata del animal. Además, la doctora mencionaba vacunas que, honestamente, no sabía cuanto podían llegar a costarle. No porque fuera tacaño, sino porque últimamente el dinero no estaba de su lado en la balanza económica.

- En la pata trasera, la izquierda - respondió a la pregunta de ella con respecto a cual de las patas parecía que el cachorro sentía molestia al andar. - No podría afirmarlo con certeza pero me resulta sospechosa su manera de caminar.... - agregó en tono serio, no dudaba que realmente hubiera algo que le molestara al perrito, pero no estaba seguro si era esa pata o tal vez fuera la derecha. Definitivamente no era bueno para esas cosas.

Esperó una vez más a que se le diera un diagnóstico del estado de la pata del animal, se sentía extrañamente preocupado y nervioso. No quería que nada malo le pasara a esa criatura. En ese momento se planteó seriamente quedarse con él, así se aseguraría que nada malo volviera a sucederle. Al mismo tiempo dudaba de su capacidad para cuidar animales. No tenía idea de cómo cuidar un perro, pero eso podría solucionarlo fácil, allí estaba la doctora, que por cierto era muy amable, y Aleksandr no dudaba que ella podría aconsejarle sabiamente al respecto. Una vez que terminara la revisación le haría las preguntas adecuadas, la decisión casi estaba tomada. Iba a quedarse con el cachorro.
avatar
Aleksandr Kuznetsov
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 198
Monedas Monedas : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Sáb Jul 05, 2014 11:55 pm

Lista de clientes y estado actual:
Lista de Clientes:
- Shiki Senri [Atendido]
- Aleksandr Kuznetsov [En consulta]
- Erin Mcallister [En sala de espera]
- Vladimir Redfox (Sin rango)

El joven hombre de cabello castaño y ojos azules respondió señalando la pata trasera izquierda como aquella que se encontraba herida. De inmediato me giré hacia mi paciente y me concentré una vez más en él. Revisé con sumo cuidado las dos patas delanteras del hermoso perrito, presionando y soltando diferentes puntos de las mismas. Mi amigo blanco no hizo ningún tipo de sonido o quejido ante mi técnica de revisión. Eso, sumado a que las patas se veían sin ningún tipo de herida superficial y el pelaje está intacto, me permitió concluir que no había problema alguno con estas extremidades. – Ciertamente las patas delanteras se encuentran en buen estado, salvo un poco faltas de tejido muscular gracias a la desnutrición. Pasaré a revisar las patas traseras – dije con voz tranquila y suave, pero sin mirar al cliente que tenía cerca de mí.

Mi nuevo objetivo era la revisión de las patas traseras, y me enfoqué primero en la izquierda. Bastó que hiciera un poco de presión en la tibia, el primer chillido de dolor fue exclamado por el animalito. Desde ese punto, subí y bajé por la patita para comprobar con exactitud si era una fractura localizada o la situación era mucho más grave que eso. Solo hubo otro lugar de la tibia donde escuché el llamado de ayuda del can, pero estaba lo suficientemente lejos como para considerarlo dos fracturas leves e independientes. Suspiré en alivio. Un simple vendaje que se cambiaría cada cierto tiempo y reposo serían perfectos para curar ese problema. – Efectivamente, la patita trasera izquierda esta fracturada en dos puntos. La buena noticia es que no requiere cirugía, y con solo vendar la zona y darle reposo se curará – expliqué con calma y suavidad. – Sin embargo, revisaré la restante para ver su estado actual –

Procedí al chequeo de la extremidad que faltaba, y para mi sorpresa, a la altura del fémur escuché al perrito gritar de dolor. Apreté una vez más y se repitió el sonido. Continué examinando la patita pero esa fue la única herida que encontré. – Esto es extraño… – dije en voz alta para mí misma en confusión. Entonces decidí revisar en más detalle el costado derecho sobre la pelvis, y al mover un poco su pelaje encontré una hinchazón que estaba un poco morada. Toqué el área afectada y el perrito solo se removió un poco. No parecía estar grave, pero debía aplicarse un medicamento superficial para ayudar a bajar el moretón. Mimé al cachorro con mucho cariño y se volvió a sentar en la camilla con total calma. Giré hacía el hombre que le trajo y empecé a señalarle mis hallazgos – Estimado caballero. Creo que se la razón por la cual esté perrito tiene dos fracturas en la patita izquierda y una en la derecha. Considero que alguien le ha golpeado sobre la pelvis en el lado derecho e hizo que cayera sobre el suelo creando las heridas. Las fracturas necesitan ser vendadas, debe tomar antibióticos y con un poco de descanso, él se recuperará solo. Para la hinchazón, es cuestión de aplicarle un medicamento superficial para bajarla. En cuestión de un mes, debería estar en pie totalmente curado y sin problemas – mencioné voz serena pero totalmente seria.

Hice una pequeña pausa, y luego retomé la palabra con el mismo tono de voz – Ahora, respecto al cachorro, necesito saber si se hará cargo de él o si prefiere dejarlo en la veterinaria y que nosotros le demos asilo. Puede elegir cualquiera de las dos opciones, más sin embargo, no puedo dejar que se lo lleve si no piensa adoptarlo. Comprenderá que tengo que tomar responsabilidad por una mascota sin dueño, así que espero no me tome a mal esta advertencia –. Dejé por un breve momento al can blanco y caminé hacía mi escritorio, para sacar una hoja de diseño particular y un bolígrafo de tinta azul. – Si se decide por adoptarlo, aquí está el formulario que debe llenar. Tendrá que pagar la desparasitación del perrito, pero puedo hacerle un precio especial por haberle traído hasta aquí – le indiqué acercando el papel al lado del escritorio que poseía la silla para los clientes. Era cuestión de que tomara una decisión respecto al hermoso animal…

Diseño del formulario:
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12489

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Aleksandr Kuznetsov el Sáb Jul 12, 2014 10:09 am

El castaño oyó atentamente cada indicación de la doctora, parecía que el can no tenía nada grave o alarmante en su condición física, pero aún así le preocupaba algo. ¿Se quedaría con el cachorro o lo dejaría al cuidado de la veterinaria? Hizo un rápido repaso de lo que la amable doctora le había indicado hasta el momento. El pobre animal había sido castigado cruelmente en manos de otra persona, quien sabe donde iría a parar luego de que le dieran asilo por un tiempo determinado en aquel edificio.

Observando al cachorro en la camilla comprendió que no podía haber nadie en el mundo que quisiera cuidar y protegerlo como él. Con una mirada segura fijó su mirada en la doctora. Comprendía que el can iba a necesitar varios cuidados y él era un inexperto en el cuidado de los animales, pero para eso estaba la mujer frente a él. Acudiría a ese centro cada vez que tuviera oportunidad para consultar cualquier anomalía que pudiera notar y así lograría aprender con el tiempo.

- Cuidaré de él - fue lo único que dijo en respuesta general a todo lo que ella le había estado diciendo hasta entonces. Su voz era firme y decidida, estaba dispuesto a hacerse cargo del cachorro sin importar los gastos. Ninguno de los dos estaría solo, ya no tendrían que vagar sin rumbo buscando un lugar donde pertenecer. - Si no le importa me gustaría que anotara lo más importante, no quisiera olvidar nada, ni un detalle que pueda poner en peligro al cachorro - agregó manteniendo un tono neutral así evitaba que la especialista pudiera descubrir que el can había logrado debilitarlo emocionalmente por unos momentos.

Mientras decía aquello último, tomó el papel que la doctora le había ofrecido anteriormente y procedió a rellenar los espacios en blanco tomando el bolígrafo que acompañaba la hoja. Colocó su nombre, dirección y demás datos personales donde correspondía los datos del adoptante. Más abajo respondió rápidamente la serie de preguntas realizadas. No tardó en completar el formulario pues su experiencia con animales era casi nula, vivía solo en un pequeño departamento que a penas había logrado rentar con su salario de personal trainer.Cuando terminó de llenar los últimos datos, dejó el bolígrafo sobre la mesa y volvió su atención hacia la doctora.

- Bien, ¿hace falta algo más? -quiso saber, de nuevo utilizando un tono distante pero ocultando tras ese tono de voz un sincero y profundo interés por conocer cada procedimiento que debía realizar para poder cuidar del can.
avatar
Aleksandr Kuznetsov
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 198
Monedas Monedas : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Sáb Jul 19, 2014 10:56 pm

Lista de clientes y estado actual:
Lista de Clientes:
- Shiki Senri [Atendido]
- Aleksandr Kuznetsov [En consulta]
- Erin Mcallister [En sala de espera] (Sin rango)
- Vladimir Redfox (Sin rango)

Creo que este es mi último mensaje, Alek. A menos que tengas algo más que preguntar o agregar. Pero he terminado de atender a tu nueva mascota.

Después de explicarle cual era el proceso de curación del bello can blanco, procedí a mencionar la política de nuestra clínica veterinaria respecto a los animalitos recogidos en la calle y sin dueño. Era algo que estaba obligada a hacer, por el bien de las inocentes criaturas que antes vivían en la intemperie y a su suerte. No podía permitir ni arriesgarme a que regresaran al abandono, sería demasiado cruel que cualquier ser humano siquiera lo pensara, así que le hice la advertencia al joven hombre de cabello castaño. Parece ser una buena persona, pero no se llevaría al perrito si no tenía intenciones de adoptarlo como era debido.

El hombre de mirada zafiro respondió con decisión y firmeza que se encargaría de la bella mascota, así que solo asentí suavemente y con una sonrisa satisfecha agregué tranquilamente – Comenzaré el tratamiento de este bello perrito. Solo tiene que preocuparse de llenar el formulario para que pueda llevarlo a casa con usted –. El hermoso perrito color nieve había encontrado un hogar así de rápido, y tuve la sospecha de que aquel joven hombre se había apiadado gracias a la inocencia de aquellos ojitos cafés irresistibles. Obviamente no le conocía como para declarar aquello en voz alta, pero supuse que ese era el caso. – No se preocupe. Apenas acabe con su nueva mascota, le escribiré en el recetario todas las instrucciones necesarias para su pronta recuperación – respondí calmada a su petición. Se podía ver en sus ojos que quería hacer lo correcto y proteger a su nuevo amigo.

Caminé hasta el armario de metal que estaba cerca de mí, y saqué todos los implementos necesarios para empezar el proceso de curación de lindo cachorro. Le mimé con mucho cariño antes que cualquier otra cosa, pues quería que se sintiera muy a gusto conmigo. Mojé una gaza en un poco de alcohol, y me dispuse a limpiar todas las áreas afectadas con sumo cuidado, en especial en la zona de la hinchazón. Luego de eso, me encargué de vendar con sumo cuidado y precisión las patas traseras, una a la vez. Estas tenían que quedar firmes para permitir que el hueso no se moviera y pudiera soldarse naturalmente en el lugar exacto. Tras colocar su ganchito correspondiente para terminar el trabajo, me enfoqué ahora en agregar un poco de medicamento superficial sobre el bultito morado. Había encontrado un poco de este medicamento, y pensaba regalarlo a su nuevo dueño para que continuara el tratamiento.

Finalmente, tomé una caja especial con el medicamento para desparasitar perritos, y la abrí para observar cuatro tabletas saborizadas creadas especialmente para la tarea. Saqué dos de las pastillas especiales y se las di al precioso animal para que las comiera. Solo necesitaba que el castaño repitiera esa acción dentro de dos semanas y ese tratamiento en particular estaría completo. Acaricié una vez más al dulce can y me dispuse a caminar hasta el escritorio para llenar un recetario con toda la información importante que debía seguir el dueño recién estrenado.

La voz del hombre que me acompañaba en el consultorio resonó en el ambiente, y levanté la mirada de la receta médica para atenderle. – Solo que le dé las instrucciones y me cancele la desparasitación. Como le dije, le haré un descuento especial por ser un caso importante de rescate animal – mencioné serena mientras miraba sus ojos zafiro. Volví mi vista a lo que prescribía y luego extendí la hoja de papel al joven una vez que terminé. – Aquí tiene las instrucciones que deberá seguir para atender al cachorro. El vendaje solo lo puede cambiar dentro de una semana o si ve que se afloja. Póngale vendajes limpios y nuevos sin apretar demasiado la herida, solo lo justo. Necesita comprar un antibiótico que le dará solo por tres días, pues le ayudará con el proceso de curación de sus patitas – expliqué tranquila pero seria. Hice solo una pequeña pausa para cerciorarme de que había entendido esa parte. – Para la desnutrición, le daremos una dieta especial de poco alimento pero cinco veces al día. Trate de que no coma todo de golpe y siempre en porciones pequeñas durante estas próximas dos semanas – la dieta era importante para que recobrara todas sus fuerzas y sus patitas sanaran rápido.

Caminé hacía donde estaba el can y tomé la caja de medicina desparasitaría y el tubito de medicamento superficial, entregándoselos al joven hombre de ojos azules – La caja es la próxima dosis de desparasitación que debe darle de comer dentro de dos semanas. No se olvide, por favor… Por otra parte, encontré este medicamento en crema para la hinchazón, así que no tendrá que comprarlo. Aplíqueselo un par de veces por día hasta que bajé el morado… Y con ello, he terminado la explicación sobre el tratamiento de su mascota. Todo se encuentra anotado en la receta, así que no tendrá problema alguno en seguir instrucciones tan sencillas – agregué con el mismo tono de voz que antes. Había culminado mi atención a este bello paciente, y solo quedaba asegurarme que su dueño estuviera claro de todo. – ¿Tiene alguna pregunta, caballero? – pregunté amigable y tranquila.
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12489

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Aleksandr Kuznetsov el Dom Jul 20, 2014 9:51 am

La doctora consiguió tranquilizarlo con sus palabras y con los cuidados que le proporcionó a su (oficialmente) nueva mascota, el cachorro para el cual debía pensar un nombre de ahora en adelante. No se le ocurría ninguno pero ya lo pensaría más tarde probando las reacciones en el can para descubrir si le agradaría o no el nombre que iba a elegirle. Mientras resolvía esto observaba la atención que prestaba la especialista hacia el cachorro. Había hecho bien en llevarlo allí y aunque hubiera sido casi por casualidad estaba contento y tranquilo por dentro ahora que se aseguraba el futuro bienestar del animal.

Cuando finalizó su tarea, se dedicó a darle las instrucciones necesarias al castaño que atentamente seguía el curso del bolígrafo acorde se iba llenado la hoja, hasta que la doctora se lo extendió para que pudiera leer el contenido con más claridad. Debía realizar el cambio de vendajes por lo menos en una semana o en caso contrario si notaba alguna anormalidad en la que llevaba actualmente, así durante el cambio también debía aplicar otros cuidados importantes como antibióticos, y para resolver el problema de la mala alimentación bastaría con darle de comer una pequeña cantidad de alimento pero repetidas veces (hasta cinco) durante el día llegando a cumplirse por lo menos dos semanas.

Recibió a la brevedad una caja y un tubo que si bien antes no conocía el uso de los mismos, había observado cuidadosamente como la doctora los había utilizado para desparasitar al cachorro. Al extenderle las mismas le dio indicaciones sobre la próxima dósis que también debía ser pasadas las dos semanas. Habiendo comprendido cada una de las indicaciones desde la inicial hasta la última, el castaño se acercó a su nuevo amigo canino y acarició su cabeza con cuidado y cariñosamente.

- Agradezco su atención inmediata - dijo con sinceridad sin quitar la vista de su nueva mascota hasta que finalmente, al oír las últimas palabras de la doctora se detuvo a pensar si le quedaba alguna otra cosa pendiente. - Por ahora tengo todo bastante claro, si me surge alguna duda pasaré nuevamente por aquí para consultarle. - respondió esta vez dirigiendo su mirada hacia ella y esbozando una ligera sonrisa que pretendía ser amable y demostrar su agradecimiento tanto como su respeto hacia la profesional que tenía frente a él - Una vez más le agradezco. Que tenga un buen día - saludó extendiendo su mano para estrechar la de ella formalmente. Luego se arrimó hacia el cachorro y lo levantó con sumo cuidado para llevarlo entre sus brazos hasta su nuevo hogar, donde comenzaría una nueva vida para ambos.
Off rol:
Me veo en la obligación de disculparme por hacer el post semi-espejo xD Y habiendo posteado la salida de mi pj no me queda más que decir que me agradó muchísimo este rol principalmente por el cachorrito que ha entrado en la vida de mi pj para hacerle la vida un poco más feliz y amena <3 User quedó encantada de haber participado, un saludo y un abrazo enorme~ ^^
avatar
Aleksandr Kuznetsov
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 198
Monedas Monedas : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Dom Jul 20, 2014 8:53 pm

Lista de clientes y estado actual:
Lista de Clientes:
- Shiki Senri [Atendido]
- Aleksandr Kuznetsov [Atendido]
- Erin Mcallister [Siguente en entrar] (Sin rango)
- Vladimir Redfox (Sin rango)

Aleksandr, muchas gracias por participar en mi tema ^^ Espero en el futuro podamos rolear juntos de nuevo, aunque en realidad ya lo estemos haciendo con otros personajes xD. Me alegra mucho que pudieras avanzar tu historia con un poco de mi aporte ^^

Erin, estaré esperándote, así que enviame un MP si todavía te interesa.

El joven hombre de cabello castaño agradeció toda la atención que tuve con su mascota, y sonreí suavemente en respuesta inicial a sus palabras. Si bien no hacía mi trabajo para recibir elogios o cumplidos, era agradable recibir las gracias de parte de los clientes satisfechos por mis cuidados personales hacia sus adorados animalitos. Tras una rápida pregunta acerca de la existencia de dudas que no hubiese aclarado antes, él respondió con seguridad que había entendido toda instrucción que le di. – Si necesita cualquier información adicional sobre su nueva mascota, o incluso algún consejo, estoy a la orden – respondí con una sonrisa tranquila a su afirmación. En eso él extendió su mano a modo de gesto de despedida amigable, y tomé su mano con delicadeza para estrecharla – Que tenga un buen día, caballero. Cuide mucho a ese precioso perrito – expresé con una voz dulce y serena, para luego dirigirme a la puerta del consultorio y abrirla para que el joven de mirada zafiro pudiera salir con el bello can en brazos.

Me sentí muy alegre por aquella consulta en particular. Fue una sorpresa agradable que no solo pudiera ayudar a un animalito rescatado, sino que también encontrara un nuevo dueño de forma tan rápida y mágica. Sin embargo, era hora de continuar con mi trabajo, pues aún quedaban pacientes por atender y no quería que ninguno de ellos se quedara sin ser curado.

Miré los asientos de la sala de espera y encontré a mi siguiente cliente allí. – El cliente con el número tres, por favor pase adelante – mencioné con voz tranquila pero suficientemente alta como para que fuera escuchada. Con un gesto de mi mano, invité a pasar adelante a la persona que requería de mis servicios para mejorar la salud de su mascota. – Por favor, tome asiento – indiqué suave mientras cerraba la puerta y me dirigía a mi asiento del lado lejano del escritorio. Apoyé los codos sobre la mesa, entrelazando los dedos de mis manos, y ladeé un poco la cabeza hacia un lado mientras sonreía levemente. – Bienvenido a “Angel’s Heart". Soy la veterinario, Isabel. ¿Podría indicarme en que le puedo ayudar el día de hoy? – dije con una voz calmada mientras le miraba al rostro.
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12489

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Jeannie Rousseau el Mar Sep 09, 2014 12:40 am

¡Kiki estaba enfermo! Si, no había duda de que debía estarlo... No comía casi y no quería perseguir palomas cuando le sacaba a pasear por el parque, ni intentaba robar mi merienda. No quería que mi mamá se preocupara por Kiki asique decidí ir yo sola al médico de los animales. ¡Ni se inmutó cuando esta mañana vino el cartero, al que siempre se le tiraba a morderle el pantalón cuando le escucha venir! No debía tardar más y decidí que en vez de ir al parque como todas las tardes, iría a que le pusieran bueno.

Como tenía dinero ahorrado en mi hucha para comprarme un cuaderno, lápices de  colores y pintura nueva, podía pagar al médico con eso. Tomé mi hucha en forma de cerdito donde tenía todas mis monedas y lo eché al bolso que me regaló Papá Noel ese mismo año, colocándolo al rededor de mi cuello, quedando apoyado en una de mis caderas. Con mucho cuidado tomé en brazos a Kiki ya que se reusaba a salir a la calle por su propio pie y me puse en camino sin falta, no sin antes darle un beso a mamá y decirle que me iba al parque. Pero no era una mentira... Después pasaríamos por el parque a comprar un helado de nata como casi todas las tardes... Tenía que ir a otro doctor diferente ya que Kiki se ponía nervioso cada vez que íbamos a que le viera el doctor y nada más con ver la entrada del lugar se quería escapar. Yo le pregunté esa mañana a la profesora que donde podía encontrar un doctor para Kiki y me dio un papel con una dirección y preguntando a la gente logré llegar, incluso una señora me acompañó hasta allá para que no me perdiera. Cuando entré había gente en la sala de espera y un señor se levantó de su asiento para que yo y Kiki nos sentáramos y no estuviéramos esperando de pie. Le agradecí muy contenta por el detalle y Kiki, resignado, se acomodó en mi regazo con aspecto triste. Acaricié a Kiki en la cabeza para mimarle, muy suave. No se cuanto tiempo pero no me importaba esperar a que llegara mi turno. El señor que antes me dejó el sitio le tocó entrar, yo seguía acariciando a Kiki hasta que empezó a quejarse y lastimear cuando le toqué una de sus orejitas. Todos nos miraban y yo trataba de calmar a mi mascota, pero no podía parar de quejarse por lo bajo. El señor salió de la consulta a ver qué pasaba, y al ver que era mi perrito se ofreció a que entrara yo primero. Le agradecí mucho entre una gran sobrisa y si hubiera podido le hubiera dado un abrazo, pero llevaba a Kiki tomado en mi regazo.

El señor le dijo a la señorita que había detrás de un mostrador que por favor me atendiera a mi primero. Miré a la señorita bonita ella seguramente sería la doctora de animales... Tomé asiento y comencé a hablar.

- Hola señorita mi perrito esta malito yo no se lo que le pasa pero no quiere perseguir palomas ni robarme la merienda... ¿Usted podría curarle por favor? Yo quiero mucho a Kiki aunque todo el tiempo sea travieso... Y no quiero que le pasen cosas feas.

Kiki parecía resignado, ya que seguro sabía que ese lugar era uno de esos lugares que le ponian vacunas y le obligaban a estarse quieto por unos momentos. Era un perrito muy activo y ahora estava triste...

kiki:
avatar
Jeannie Rousseau



Mensajes Mensajes : 495
Monedas Monedas : 6206

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Mar Sep 09, 2014 11:18 am

Lista de cliente y estado actual:
Lista de Clientes:
- Shiki Senri [Atendido]
- Aleksandr Kuznetsov [Atendido]
- Jeannie Rousseau (En consulta)

Bienvenida Jeannie, cielo  Aww <3

Mientras conversaba con el nuevo cliente, un hombre conocido que traía a su gatito para una revisión mensual y sus vacunas, ambos comenzamos a escuchar los lloros y quejidos de un animalito en la sala de espera. Ambos nos levantamos de nuestros asientos, pero como todo un caballero el señor mencionó que iría él a ver que ocurría y se dirigió hacia la puerta del consultorio. Permanecí parada a la espera de alguna noticia, especialmente por el hecho de que me preocupaba enormemente el sufrimiento de uno de mis pacientes, aún y si no conociera quien es.

Me sorprendí un poco al ver entrar a una pequeña niña con un welsh corgi en brazos, pero fue una vista muy tierna que me dibujó una suave sonrisa en los labios. El estimado caballero me pidió que atendiera a la mascota de la pequeña primero, y asentí gustosa, sabiendo además de que su gatito solo requería vacunas y podría esperar un poco sin problemas. Tomé asiento luego de que la dulce niña hiciera lo mismo, y le escuché atentamente. – Hola pequeña dama. Soy Isabel, y me aseguraré de curar a tu lindo Kiki para que pueda volver a ser feliz a tu lado, y otra vez haga muchas travesuras. Hace un rato cuando estaba llorando y quejándose, ¿qué pasó para que se sintiera así? – le hablé todo el tiempo con un tono tranquilo y calmado, eso le daría un poco de seguridad y se sentiría a gusto conmigo. Ella me explicó que le estaba dando mimos y por casualidad tocó su orejita, allí fue cuando empezó a llorar el perrito. – Tocaste su orejita y lloró, ¿verdad?. Veamos la orejita de Kiki para saber si tiene algo malo – agregué suavemente mientras me levantaba de mi silla y hacía señas a la pequeña para que me siguiera hasta la mesa de observación.

– Te ayudaré a subirlo – dije calmada mientras me agachaba para tomar al pequeño can en brazos y subirlo hasta la mesa, dejándolo acostado en esta. Después de eso, saqué un pequeño escalerilla de debajo de la camilla y se la di a la niña – Corazón, necesito tu ayuda para curar a Kiki. ¿Me das una mano? – pregunté amable y sonriente a la joven dama. Ella aceptó gustosa y subió a la escalerilla, y fue entonces que agregué dulcemente – Mientras le reviso las orejitas, quiero que le des mimos en la barriguita. Así se sentirá tranquilo y calmado –. Tal y como se lo pedí, empezó a acariciar al perrito. Acerqué mi mano a la pared y tomé el otoscopio para poder ver dentro de sus orejas en detalle, y así pude observar que tenía una pequeña infección con algo de pus. Sospechaba que era otitis, pero quería estar segura de ello.

Mimé al bello perrito suavemente en la cabeza, para luego proceder a examinar su otra oreja. Parecía estar también un poco infectada, pero no tan grave como su hermana. Una vez terminado el examen, coloqué mi instrumento en la pared y miré a la pequeña. – Se lo que tiene Kiki, y puedo curarlo para que se sienta mejor. Será medicina que no le va a doler nada, así que no tienes de que preocuparte – le mencioné amigable y dulce mientras ladeaba la cabeza un poco, para así evitar que la niña siguiera preocupándose por su adorable mascota. – Buscaré lo necesario y curaremos a Kiki. Sigue mimándolo mientras vengo con todo, cielo – agregué antes de ir por un poco de algodón, una solución de limpieza especial y antibiótico superficial.

Busqué en la gaveta del armario de metal todos los implementos necesarios para curar al perrito, y regresé junto a la pequeña niña. Se le veía concentrada en mimarle, como queriéndole transmitir toda la inocencia y calma que ella quería tener. ¡Era una ternura observar aquel escenario!. – Esto es lo que haremos para poner mejor a Kiki: Le lavaré un poco el oído con esta agua especial y le limpiaré con este suave algodón. Se moverá un poco, pero solo porque le hará cosquillas. Sigue acariciándolo para que vea que todo estará bien, ¿si cielo? – mencioné en el mismo tono suave y tierno que había estado utilizando toda la consulta. Y procedí a verter un poco de la solución de limpieza en su oído, lo cual hizo que el cachorro quisiera mover la cabeza para sacarla de allí. Sin embargo, le coloqué el algodón en la oreja a tiempo, por lo que los movimientos solo le ayudaban a remover todo rastro de infección. Cuando noté que se calmaba, saqué el algodón y luego utilicé otro distinto para limpiar los pocos rastros de pus que quedaban.

Limpia una de sus orejitas, procedí a repetir todo el proceso en la otra orejita, y sucedió exactamente lo mismo. Tras limpiar con un algodón limpio lo que faltaba, tomé de nuevo el otoscopio y revisé el oído interior con más detalle. Se veía limpio y sin señales de infecciones complejas, lo cual me decía que la otitis solo era superficial y nada grave. Una simple aplicación de antibiótico superficial por dos semanas debía mejorar todo. – He terminado. Ahora Kiki tiene sus orejitas limpias, pero necesitará que le pongas medicina en sus orejitas para que se termine de poner bien. ¿Podrás cumplir con esa tarea tan importante, cariño? – le expliqué a la pequeña albina, haciéndole aquella pregunta con seriedad pero amabilidad.
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12489

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Jeannie Rousseau el Mar Sep 30, 2014 12:35 pm

La señorita de la trenza era muy amable conmigo y con Kiki. De mayor quería ser tan guapa como ella y la mujer de mi hermano mayor. Annete era muy guapa e inteligente, y a veces me regalaba pintura para que hiciera dibujos en lienzos y los coloreara con ellas. Mamá siempre decía que cada vez iba mejorando más pero que una señorita de provecho no se ganaría la vida pintando o siendo mediocre. Pero a mi me gustaba mucho mucho mucho dibujar fuera en papel, tableta, lienzo o cualquier superficie pintable. Pero mi hermano mayor siempre decía "Jeannie tu haz lo que quieras y no le hagas caso al troll". Mi hermano le decía troll a mamá pero me dijo que era un secreto y que no le dijera nada porque si no mi mamá podía enfadarse... Y mi mamá enfadada era peor que el coco, el tio de los dientes de ajo y el hombre del saco juntos.

Isabel, me preguntó que porque Kiki se puso a llorar en la sala de espera y yo le expliqué que fue porque le estaba acariciando y le toqué la oreja. Entonces le miró las orejas y parecía que tenía pupa por dentro. No se como había llegado a hacerse pupa ahí, quizá se le metió un bichito malo y le picó como vi un día en unos dibujos animados.

- Isabel, encantada de conocerte. Yo me llamo Jeannie... Isabel, Eres muy buena con Kiki y a la gente no le suele caer bien porque es muy travieso... Gracias por curarle.

Yo veía a la señorita hacer su trabajo mientras yo acariciaba a Kiki con dulzura... Pero él tenía carita de triste y de inquietud, aun así se estaba quieto porque le estaba dando caricias y mimos. Isabel le limpiaba ambas orejitas a mi perrito mientras tanto. Cuando ya las curó me dijo que yo tendría que hacer lo mismo y que era muy importante. Yo asentí con seriedad.

- No se preocupe yo se que curar a Kiki será una gran responsa... -¿Cómo era la palabra...?- ¡Responsabilibidad! Sí, es una gran responsabilibidad, pero todos dicen que yo soy una niña muy responsable y madura para tener 10 años. A mi una vez me dejaron que me llevara a mi casa la rana que tenemos en clase porque se rompió su casita y yo la cuidé mucho hasta que la profe consiguió una casita nueva al Señor rana Gustavo, fijese usted si soy responsable.

Y era verdad yo no me inventaba nada... Eso era lo que decían los mayores incluso los profesores de mi cole. Sonreí a la guapa mujer. Le di un besito en la cabeza a Kiki cuando ella acabó y saqué el cerdito hucha de un bolsito que traje al rededor del cuello y hombro, dandoselo a Isabel en las manos.

- Para abrir al señor cerdito hay que romperlo... Ahí están mis ahorros para pinturas nuevas seguro hay bastante para pagarle. -Suspiré- Ays rompalo usted, a mi me da pena

Parecía tonto pero me apenaba destrozar a ese cerdito rosa de cerámica. Acariciaba a Kiki mientras con una sonrisa miraba a la joven señorita... estaba bien gastado el dinero si era para la salud de mi dulce y travieso Kiki y mi mamá ya me compraría otro cerdito para los ahorros.
avatar
Jeannie Rousseau



Mensajes Mensajes : 495
Monedas Monedas : 6206

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Vie Oct 03, 2014 3:35 pm

Lista de clientes y estado actual:
Lista de Clientes:
- Shiki Senri [Atendido]
- Aleksandr Kuznetsov [Atendido]
- Jeannie Rousseau (En consulta)

La pequeña niña albina mencionó que su nombre era Jeannie, ¡y la verdad es que era toda una preciosura de pequeñita!. La ternura personificada en un lindo envase. No pude evitar reír suavemente ante la dificultad que tuvo al decir “responsabilidad”, pero no por burlarme de ella, ¡por supuesto que no!. Era demasiado mona y lograba en mí una cálida sensación que era muy agradable en el corazón. Con rostro alegre y sorprendido, le respondí muy amable y tranquila – Veo que eres una experta cuidando animalitos, así que Kiki estará muy bien. Con tu cuidado y un poquito de medicina, se sentirá genial en unos días, ¡y volverá a ser travieso y estar muy muy alegre! –

La joven damita era un verdadero encanto, incluso me hizo sonreír aún enternecida al ver sus gestos de cariño hacia su hermoso perrito y la ocurrencia de utilizar sus ahorros personales para pagar la consulta. ¡Por dios, era súper adorable!. Tomé el cochinito rosa en mis manos solo porque la pequeña me lo ofreció, pero la verdad es que desde el principio, y tras comprobar que había venido aquí sola y por inmensa preocupación por la salud de su lindo Kiki, decidí no hacerle ningún cobro por la consulta que acaba de ocurrir. Esa sonrisa que ahora adornaba sus jóvenes labios me recordaba una y otra vez el porqué elegí esta profesión: Quiero ayudar a todos los animalitos que pueda, y al mismo tiempo hacer felices a sus dueños.

– Jeannie, cielo… – dije dulcemente mientras le miraba a los ojos – Quiero que tomes tu cerdito tan bonito y lo lleves a casa. Te ayudé porque quieres mucho a Kiki y no tienes que pagarme nada por eso – le ofrecí con una gran sonrisa alegre de vuelta su alcancía rosada de cerdito, para que pudiera guardarla de nuevo en su bolsito tan tierno. – Quiero que compres tus pinturas nuevas y hagas muchos dibujos bonitos, ¿sí? – ladeé un poco la cabeza mientras decía aquello en voz suave, manteniendo aquella sonrisa feliz en mis propios labios.

Poco después me llevé la mano derecha a los labios, pues había recordado un detalle importante que por poco se me escapaba – Oh, ¡ya casi me olvidaba!. Espera un momento, corazón… – mencioné algo risueña y torpe. Me acerqué al escritorio que tenía detrás de mí e hice una nota médica de cómo aplicar el antibiótico superficial que le daría a la pequeña albina de ojos brillantes. Tuve especial cuidado de poner la instrucción de cómo aplicarla en un lenguaje simple que pudiera entender “Dos gotitas en cada orejita por la mañana. Hazlo por siete días y Kiki estará curado” pensé para mí misma al momento de escribir la frase en el papel.

Luego volví a su lado y le entregué la indicaciones junto con un pequeño frasco de plástico. – Solo tienes que ponerle dos gotitas en cada oído y en siete días Kiki volverá a ser igual que siempre – añadí para la pequeña. – Si tienes alguna pregunta o quieres venir a visitarme, solo vuelve aquí y podrás encontrarme – mencioné divertida con una sonrisa placentera en mis labios. Acaricié la cabecita de su mascota y el perrito se veía más tranquilo en estos instantes. Al final, había sido solo una pequeña infección, y pude hacer feliz a ambos. Eran tan tiernos los dos, y me había quedado enamorada de la preciosa damita que tuvo la iniciativa de venir sola para el bien de su can adorado.
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12489

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Jeannie Rousseau el Jue Ene 01, 2015 11:14 pm

Menos mal Kiki estaba bien... Ella no rompió al cerdito de cerámica, lo rechazó y me lo devolvió. La miré interrogante... Me dijo que me comprara pinturas y que hiciera muchos bonitos dibujos con ellas. Estaba siendo buena conmigo y con Kiki, y como decía mi hermano a las personas buenas siempre les ocurren cosas buenas. Guardé la linda hucha de puerquito que contenía todo mi dinero ahorrado en el bolso. Isabel dijo que me comprara pinturas con ese dinero. También me anotó lo que debía hacer con las gotas que me entregó.

- Has sido muy buena con Kiki y conmigo, muchas gracias Isabel –Le dije mientras la abrazaba, aunque era una extraña sabía que era buena- Eres como un ángel de la guarda, solo te faltan las alas de plumas blancas.

Me separé de ella y sonriente, tomé las medicinas que me entregaba, guardándolas en el bolso junto con el cerdito y la nota de las instrucciones que debía seguir. Lo cerré y sonreí a la muchacha de oreja a oreja. Estaba muy feliz y contenta de que me hubiera ayudado con el problema de salud de mi tierno Kiki.

- Gracias por todo, compraré muchas pinturas y la próxima vez que venga a tu consulta te traeré muchos dibujos. Soy la niña que mejor dibuja en mi cole y a mi hermano mayor le gustan mucho mis dibujos. Cuando nazcan sus bebés les haré muchos dibujos-reí cuando recordé que Annete me dijo que se iba a poner muy muy gordita- ¡Voy a ser tía de dos bebés, la esposa de mi hermano va a estar muy muy gordita... pero no gordita de estar gordita, gordita porque tiene los bebés en la panza! Estoy muy contenta de ser tía.

Mi hermano y yo nos llevábamos muchos años de diferencia, tantos que no podía contarlos con los dedos de las manos. Como ya era la hora de marcharme me despedí de Isabel con un beso en la mejilla dándole de nuevo las gracias y regresé a casa. Mi mamá me dijo que había llegado diez minutos tarde y que a la próxima me iba a dar unos azotes en el trasero como a los niños malos. Pero yo estaba feliz y no me importó el regaño tan solo asentí con la cabeza y le dije que no lo volvería a hacer. Seguí las instrucciones de la bella chica veterinaria y en los días siguientes le eché las gotitas a Kiki aunque se revolviera mucho en el proceso.
avatar
Jeannie Rousseau



Mensajes Mensajes : 495
Monedas Monedas : 6206

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Vie Ene 02, 2015 1:14 am

Lista de clientes y estado actual:
Lista de Clientes:
- Shiki Senri [Atendido]
- Aleksandr Kuznetsov [Atendido]
- Jeannie Rousseau [Atendido]

Gracias linda Jeannie por haber roleado conmigo. Espero en el futuro lo podamos repetir de nuevo  Aww <3

Miré sus ojitos tiernos, y supe que ella podría encargarse de terminar el cuidado de Kiki, su bella mascota. Jeannie se portó muy bien desde el momento que entró a mi consulta, e incluso había tenido la intención de pagarme la consulta médica con sus propios ahorros. Era una chiquita verdaderamente adorable y con un gran sentido de la responsabilidad, aunque a lo mejor ella misma no se había dado cuenta de ello por ser tan joven. ¡Por dios, si que era linda y tierna! ¿Cómo no enternecerse cuando me dio las gracias con un abrazo tan cálido y amoroso?

Estuve a punto de responder a su agradecimiento, y de repente aquella lindura soltó que era como un ángel de la guarda. No pude evitar sonreír de una manera alegre y enternecida, había conquistado mi corazón tan noble damita. – Gracias por tan bonita frase. Eres una chica muy buena, Jeannie. Sé que cuidarás bien de Kiki, y en muy poco tiempo podrán jugar juntos y divertirse mucho – respondí con tono suave y feliz. No supe que más responder a un halago como ese, pues nunca me consideré un ángel de la guarda, aunque siempre tenía en mente mi deseo por proteger y curar a todos los hermosos animalitos que encontrara en mi camino.

Conversamos un ratito más, y la pequeña niña albina me contó un poco sobre ella y su familia. Me parecía tan divertida la inocencia y honestidad de sus palabras, y solo se me hacía más adorable aún de lo que ya era. Reí suavemente con ella, y cuando terminó su relato de cómo sería una gran tía, me agaché frente a ella y le acaricié suavemente la mejilla – Serás la mejor tía del mundo, Jeannie. Porque eres un chica muy buena y los cuidarás tan bien como cuidas a Kiki. Tu hermano mayor será muy feliz por tener tu ayuda – le animé con dulzura y tranquilidad. Estaba seguro que su hermano la debía querer mucho, era una joya de niña.

Y llegó la hora de nuestra despedida, para lo cual la pequeña damita me dio un beso en la mejilla. Mientras le vi caminar hacia la puerta del consultorio, le dije con suavidad – Ven a visitarme cuando quieras, cariño. Siempre eres bienvenida a mi consultorio –, y nos despedimos con la mano. ¡Era tan adorable que provocaba comérsela a besos!. Una brisa fresca en un día duro de trabajo, y un rayo de luz que me encantaría volver a ver en el futuro.

Sonriente, fui hasta la puerta de mi consultorio, y llamé al siguiente cliente a atender, que para mi alivio era el último del día. Fue un caso fácil, un conejito con otitis al cual curé con bastante rapidez una vez que detecté la enfermedad. Tras escribir la última receta del día, medicando al pobre animalito, me despedí del hombre con una sonrisa y le vi salir por la puerta principal. Tras un chequeo de todos los implementos, medicaciones, y el dinero recolectado, terminó oficialmente mi turno en la veterinaria. Colgué mi bata blanca en el armario del consultorio, tomé mi cartera y salí de la oficina, despidiéndome de mi asistente Marie. Con la dura jornada de trabajo culminada, tenía la noche para mi sola. Estaba algo cansada, así que planeaba alquilar una película y verla en casa.
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12489

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: Una tarde de primavera [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.