Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

¿Te trajo aquí el destino, compañero? [Priv. Cameron Lewis]

Ir abajo

¿Te trajo aquí el destino, compañero? [Priv. Cameron Lewis]

Mensaje por Ryou Bakura el Lun Abr 28, 2014 6:56 am

Esa noche en particular tenía deseos de hacer algo interesante. Así, simplemente. Muchas veces eran las veces en que quería hacer algo interesante, la diferencia en esta ocasión, es que por lo menos ya tenía una idea concreta de hacia dónde dirigirse. Cualquiera diría que visitar los afamados barrios peligrosos de la ciudad no era la idea más brillante del mundo, y tendría razón. (Vamos, que en una oportunidad casi los asaltaron a él y a una chica con traje de naipes ingleses que acababa de conocer. Larga historia). O pudiese ser, perfectamente, que sencillamente le faltara un tornillo: esa misma semana se había quedado a esperar por el eclipse de luna a las tres de la mañana, en un cementerio. ¿Qué se podía esperar de una persona así?

Tenía suerte, pues a diferencia de la primera vez, cuando apenas era nuevo en el Sweet Valley, ya conocía los callejones necesarios para evitar cualquier tipo de problema que pudiera avecinarse. Claro que, tampoco tenía algo valioso que poder robar, a excepción de una baratija dorada que llevaba colgando del cuello, bajo su camiseta a rayas. Oh, y baraja de cartas, que le gustaba llevar como excentricidad, nada más. Fuera de eso, ni siquiera llevaba un mísero móvil que lo distrajera.

Como había dicho antes, su excursión tenía un objeto en específico. ¿Cuál? Una tienda. Una de esas típicas tiendas que te puedes encontrar al final de esquina, cerca de un edificio viejo al que nadie se acerca ni para curiosear. Esa clase de tienda. Y las cosas que eran posibles encontrar dentro era de las más curiosas y variadas, motivo principal por el cual le gusta aquella particularmente.
Sin menor ceremonia, al hallarse frente a ésta, abrió la puerta al entrar. Se veía tal cual desde afuera, daba la impresión de ser una cazucha sucia y algo descuidada. Pero al fijarse bien alrededor, aparte del hecho que no era posible detectar alguna ventana visible, varios objetos extraños saltaban a la vista. Primero, en la entrada, en el mesón del vendedor no había ninguna persona presente, si no un muñeco de porcelana en su lugar. Sí, ¿de esos cuyos ojos te siguen por la habitación? Los mismos. Se sentía de humor, así que saludó al muñeco con una ligera reverencia hacia adelante antes de continuar su camino.

Lo siguiente que se veían eran... libros. Muchos libros en cada repisa posible. A la gente podría sorprenderle, pero en las tiendas de ocultismo, además de lúgubre ambiente, no hay necesariamente partes del cuerpo humanas colgadas por las paredes, como en las películas. Ni círculos de trasmutación en el suelo. No, la realidad era un poco menos emocionante, pero, ¿qué se le podía hacer? Era cosas sencillas las que se podían adquirir allí: libros, amuletos, cartas del Tarot, y una que otra tabla Ouija. La última vez que había ido, tenían un maniquí de madera a mitad del salón. Fue un lindo detalle.

Igual que en una biblioteca, fácilmente se pueden pasar varias horas simplemente husmeando las cosas alrededor. Aunque la lectura extendida no era recomendada, pues la luz del ambiente en el lugar era casi mínimo. Extrañamente, apenas después de unos minutos, finalmente notó que no era la única alma viva. Había otro muchacho también allí, de ropas y cabellos turquesa que resaltaban a visión de cualquiera. Estaba de espaldas, por lo que no le fue posible reconocer su rostro. Sin ser capaz de resistir a la curiosidad, dejó un ejemplar de un libro que llevaba entre manos a un costado, y con el silencio de un ladrón se acercó a pasos ligeros al chico. Lo primero que observó, fueron sus manos, con un detalle encantador: uñas de color turquesa, igualmente—. Lindo esmalte —le sonrió, inclinado casi por sobre su hombro.
avatar
Ryou Bakura
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 6766
Monedas Monedas : 16581

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Te trajo aquí el destino, compañero? [Priv. Cameron Lewis]

Mensaje por Cameron Lewis el Lun Abr 28, 2014 11:48 pm

- Elsa, preciosa, voy a comprar unas cosas, no tardo, ¿vale? – le dije a mi perrita acariciándola efusivamente en los costados y depositando un suave beso en su cabeza. Me faltaban un montón de cosas en la casa, asique ya no podía huir más de las compras y debía salir si o si ahora, o no podría ni tomar desayuno a la mañana siguiente.

Tomé las llaves de la casa, mi billetera y encendiendo el reproductor de música, me puse los audífonos, que por cierto me gustaban mucho, pues evitaban que escuchara el sonido ambiental. Salí y caminé con lentitud, disfrutando del paisaje, ya era primavera, una estación muy bonita, además era mi primera primavera fuera de casa, asique estaba particularmente emocionado por eso, al fin podría disfrutarla lejos de esas horribles cuatro paredes. Cuando llegué al centro de la ciudad, sentía que me observaban demasiado, podía casi asegurar que alguien estaba siguiéndome, ¿pero quién? Y la respuesta llegó a mí con la misma rapidez con que me la había formulado: detectives privados contratados por mis padres. Mierda. Ya descubrieron dónde vivo… Aunque agradecía que no supieran exactamente dónde, porque la sensación de persecución había aparecido cuando estaba bastante lejos de la zona residencial adinerada.

Desvié mi camino del centro comercial y aceleré el paso metiéndome en las calles en las que más gente había, intentando perderme y dejar de sentir esa maldita sensación. No había mirado para atrás para verlo seguirme pero sabía que ahí estaba y si lo miraba estaba seguro de que intentaría atraparme o huiría con la información de que realmente era yo y no era una mera suposición.

Tras unos minutos, llegué a las zonas peligrosas de Sweet Valley y me metí en una tienda que parecía, por todos lados, olvidada, y no solo ella, también sus alrededores. Sabía que sería el único que entraría, asique el tipo que me seguía no tendría más remedio que irse y dejarme ahí, sin sacar más información de mí.

Cuando entré me fije que efectivamente no había nadie más que yo adentro. Ni un vendedor. Nadie. Miré a todos lados, era una tienda de… ¿ocultismo? Joder, era el último tipo de tienda al que entraría por opción propia, pero ya que estaba ahí y no podía irme, al menos le echaría una ojeada. Al dar unos pasos más dentro del lugar, noté al “vendedor” que había en el mostrador: un muñeco, bastante terrorífico, de porcelana. Me recorrió un escalofrío por la espalda y para no ser descortés con el muñeco le sonreí e incliné levemente la cabeza.

Miré las estanterías, había cientos de libros y baratijas extrañas, tomé un ejemplar sobre brujería y me reí bajito, recordando a una chica diseñadora que conocía que podía gustarle ese libro o al menos sería una broma agradable regalárselo. Estaba ojeándolo, aprovechando de quitarle el polvo que tenía con la mano cuando sentí a alguien detrás de mí y una voz que dijo que mi esmalte de uñas era lindo. Me di vuelta para encarar al extraño y con una sonrisa en el rostro, respondí - Gracias. – lo miré y no pude evitar fijarme en su cabello blanco. - A mí me gusta tu cabello. – dije cerrando el libro, levantando un poco de polvo que aún quedaba entre las hojas.

OUTFIT DE CAMERON:
avatar
Cameron Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 235
Monedas Monedas : 4212

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Te trajo aquí el destino, compañero? [Priv. Cameron Lewis]

Mensaje por Ryou Bakura el Miér Abr 30, 2014 5:06 am

No mentiría, de haber sido por él, habría apostado a que no se encontraría con nadie en esa ocasión. Por favor, que ése tipo de tientas no son del todo populares ni siquiera entre los curiosos. Eso era probablemente lo que más le sorprendió cuando, entre husmear los libros de la encantadoramente lúgubre tienda y su ambiente poco menos que de película de horror, lo extrañó en demasía distinguir la figura de un muchacho de cabellos turquesa. Otra vez, vestimenta y probablemente todo lo demás del mismo color, también. Era sin duda... peculiar. Nada que cualquiera pudiera pensar encontrar en un lugar por el estilo.

Bien, al fin y al cabo, en la tienda estaban prácticamente solos, aparte del adorable muñeco de porcelana en la entrada, que los vigilada desde la distancia con sus ojos vidriosos y sonrisa siniestra. Sí, encantador en todos los sentidos. Sin más, se acercó por detrás al chico, silencioso como un ratón. Y le dirigió la palabra, mencionando de forma un poco humorística el color del esmalte de sus uñas. A su sorpresa, el otro, lejos se aparentar sentirse acosado por un extraño (lo que entendería perfectamente, un poco), le respondió al comentario agradeciendo con una sonrisa.

Eso habría hecho que, igualmente, una sonrisa se posara en sus labios de no ser porque ya tenía una. Aunque, por supuesto, ante la posterior oración referente a su cabello, no evitó reír ligeramente—. Puede que no te sorprenda, pero me lo dicen mucho —repuso, encogiéndose de hombros treatralmente, pero manteniendo la diversión en su tono de voz. Como anteriormente había notado, el otro llevaba un libro entre manos, al que sacudió levemente el polvo que lo cubría. Era sobre brujas, si no se equivocaba. Se decidió volver a hablar—. Buena elección. ¿Es para un obsequio? —preguntó cordialmente, mirándolo con un pequeño brillo de curiosidad en los ojos.

¿Quién sabe? Quizá podría ser que por fin encontrara a alguien con gustos similares a los suyos, o que no lo catalogara de loco por verle entrar a un cementerio con una tabla Ouija a las tres de la madrugada (ese último escenario todavía no ocurría, pero perfectamente lo consideraba probable en un futuro). Por obviedad, y evitar un posible silencio incómodo, se obligó a seguir la plática—. ¿Vienes mucho por aquí, es tu primera vez, o te perdiste y no tienes idea de dónde estás? —quiso saber, hablando todo eso seguido, deseando no espantar a su nuevo compañero con tantas preguntas.
avatar
Ryou Bakura
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 6766
Monedas Monedas : 16581

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Te trajo aquí el destino, compañero? [Priv. Cameron Lewis]

Mensaje por Cameron Lewis el Jue Jun 12, 2014 10:38 pm

Había llegado a esa extraña tienda de ocultismo, ubicada en un extraño lugar de Sweet Valley, de una extraña y poco agradable forma. Los detectives privados de mis padres me habían encontrado, al menos agradecía que solo sabían en que ciudad estaba, no la localización específica de mi casa, porque los había sentido seguirme poco después de llegar al centro de la ciudad. Pero daba igual, ya me desharía de ellos, además solo debía aguantar un tiempo más hasta cumplir la mayoría de edad y ya no podían obligarme a volver a “casa”. Aunque para mí y Elsa era obvio que nuestro hogar era aquí en Sweet Valley, en nuestro departamento, rodeado de gente que no tenía ni idea de mi antigua posición social en Estados Unidos. Lo prefería así, que nadie te tratara como si fueras un super millonario heredero de una enorme compañía era agradable. Ahora solo era yo, solo Cameron Lewis.

Al entrar en la única tienda que se me ocurrió estaría sola y deshabitada, en la que no podrían entrar para seguirme porque sería demasiado obvio, me recibió un muñeco muy tétrico de porcelana sentado en donde debería haberse encontrado un vendedor. Creepy…

Había estanterías llenas de libros enormes con aspecto antiguo y un poco descuidado, tomé uno sobre brujería y lo ojee quitándole de pasada el polvo que tenía, cuando escuché la voz de un chico diciendo que mi esmalte era lindo. Le dije que gracias, dándome vuelta para encararlo y notar que su cabello era bonito y esponjoso, casi como el de una chica… No. Mejor aún. - ¡Cool! Estoy seguro que sí, es que pareces un gatito. – hizo con una mano el movimiento de la patita de un gato.

- La verdad es que lo pensé, pero ella me matara si se lo regalo asique aun no lo decido. – reí negando con la cabeza. De todos modos quizás lo compraría aunque no lo obsequiara, para conmemorar mi primera visita a la tienda (?) o quizás solo por diversión y para leer algo totalmente nuevo. Después de todo nunca sabías demasiado.

Sonreí ante sus muchas preguntas y me encogí de hombros. - Un poco de las últimas tres. ¿Y tú, vienes mucho por aquí supongo? – pregunté usando la única pregunta que no coincidía con mi situación. - Al menos dudo que la encontraras de la misma forma que yo, y no pareces perdido. O esa es la impresión que me da a mí.
avatar
Cameron Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 235
Monedas Monedas : 4212

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Te trajo aquí el destino, compañero? [Priv. Cameron Lewis]

Mensaje por Ryou Bakura el Sáb Jul 05, 2014 6:36 am

Aunque la presencia del muchacho de azules cabellos le tomó por sorpresa, pues, nadie que conocía en todo el año que llevaba viviendo en el Sweet Valley siquiera se asomó una por esa tienda, no podía evitar creer que era considerablemente más divertido tener a alguien con quien charlar en medio del ambiente lúgubre del local. Es decir, alguien además del espeluznante muñeco de la entrada, que parecía que saltaría de su posición en el aparador en casi cualquier momento.

Todo lo que hizo fue hacer un comentario respecto a su esmalte, y el otro le respondió igualmente con una apreciación sobre su cabello, mullido y esponjo, blanco cabello de gatito. No negaría que, en realidad, ése era un detalle que la gente alrededor parecía disfrutar de mencionar. No es que le molestara, claro, él mismo también amaba su cabello—. Gracias, sólo te advierto: no esperes que ronronee si me rascas detrás de las orejas —le sonrió ampliamente, permitiéndose bromear de buena gana con un perfecto desconocido. ¿Qué se podía perder? Quizás acabarían haciéndose amigos, después de todo, solían suceder cosas más extrañas en esa ciudad.

Por otro lado, también sentía curiosidad por el motivo que llevaría al muchacho a la peculiar tienda. Como le confirmó, si no venía allí seguido, estaba perdido buscando indicaciones o alguien lo seguía y debió entrar en el primer local que se el cruzó en el camino. Dado que no se trataba exactamente de los barrios más seguros de la ciudad, el último casi no le extrañaría demasiado. Pero decidió que le daría importancia a eso detalles después de mantener una plática.

Ciertamente, sí. Podría decirse que vengo seguido —contestó, con un deje de orgullo en su tono apenas perceptible. Luego volvió a dirigir la mirada a su compañero, sonriéndole con la mayor naturalidad del mundo—. ¿Se nota mucho? —quiso saber, hablando con solemnidad o ironía, permitiendo que su interlocutor lo interpretara como mejor le pareciera.

Entonces... —empezó, dejando adrede unos segundos se silencio, posando los ojos en el resto de los libros y las repisas del local, la mayoría cubiertas de polvo. Bien podría comprarse otro ejemplar de demonología, como la última vez—. Por esas casualidad de la vida, ¿tienes nombre?
avatar
Ryou Bakura
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 6766
Monedas Monedas : 16581

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Te trajo aquí el destino, compañero? [Priv. Cameron Lewis]

Mensaje por Tema Cerrado el Jue Dic 04, 2014 5:58 pm

Cerrado por inactividad
Para apertura del tema postear en reapertura de temas.
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1639
Monedas Monedas : 19427

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Te trajo aquí el destino, compañero? [Priv. Cameron Lewis]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.