Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
» Un día lleno de sorpresas /Priv. Miikan Lobelia\
Sáb Nov 24, 2018 12:09 pm por Miikan Lobelia

» ►Petición de personajes
Sáb Jun 23, 2018 11:09 pm por Xion Mitai

» ► ~Reglas Generales~ [OBLIGATORIO LEER Y FIRMAR]
Miér Jun 20, 2018 9:39 pm por Scarlett Aisaka

» ► ● Reglas de la Chatbox ● [OBLIGATORIO LEER Y FIRMAR]
Miér Jun 20, 2018 5:34 pm por Federica Astor

» You're not my order [Libre]
Vie Jun 08, 2018 4:48 am por Aella Nezhra

» Buscando para rolear mi primer rol
Jue Jun 07, 2018 11:32 pm por Aella Nezhra

» por fin llega el buen tiempo
Lun Jun 04, 2018 9:28 am por Matthew W. Clark

» ►Petición de recuperación de rango
Mar Mayo 29, 2018 5:18 pm por Claire Black

» [TRAILER] Corazón de Melón en la Universidad
Mar Mayo 29, 2018 3:48 pm por Claire Black

Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Demasiadas coincidencias... [Priv. Asuka Tenjoin]

Ir abajo

Demasiadas coincidencias... [Priv. Asuka Tenjoin]

Mensaje por Jun Manjoume el Lun Abr 21, 2014 6:14 am

Debían ser alrededor de las seis de la tarde, imaginaba. El tiempo invernal apenas había acabado, así que no se notaba gran cambio en los horarios ni cantidad de luz todavía. Y, por increíble que pareciera, se sentía en ese momento con inexplicables ganas de salir. No era novedad que quedarse en casa un fin de semana por la noche no era lo suyo (menos con una billetera llena como la que traía en los bolsillos), sin embargo, sus gustos se alejaban a la vez bastante de llanamente embriagarse en bares cualquiera y platicar con extraños.

Para ponerlo en palabras simples, le gustaba caminar. Así era más fácil hallar cosas interesantes, o personas interesantes. Especialmente cuando estaba aburrido y necesitaba alejarse un poco de la sociedad común... ¿a dónde ir? Lo consideró apenas unos minutos, pero luego de una leve vacilación, la zona de barrios peligrosos del Sweet Valley se escuchó como música a sus oídos. A él no le era problema en absoluto arreglárselas por allí, más si alguien trataba de robarle, acabaría de seguro con un par de dientes menos. Excusa perfecta para una buena pelea.

Llevaba el cabello como siempre, negro igual que sus ropas y en puntas. Algunas personas lo volteaban a ver mientras caminaba, y él inmediatamente les devolvía una mirada poco más que punzante. ¿Qué se creían esos? Continuó con sus andar, las manos escondidas en los bolsillos de su gabardina oscura, alegrándose mentalmente que ningun suceso extraño había acontecido hasta esa altura de su "paseo". ¡Vamos! Ni chicas fastidiándole mientras bebía café, ni gente extraña que le diría la palabra en la calle. ¿Era mucho pedir esta solo, por una vez?

La ventaja de ir a pie, es que le era más sencillo hacerse un mapa mental del lugar. Tenía un sentido de orientación bastante bueno, así procuraba nunca, por ningún motivo, pedir direcciones a desconocidos transeúntes. Finalmente, se detuvo unos minutos frente a un callejón gris, entretenido en patear a una desdichada lata de aluminio contra una pared de ladrillo. Estaba, nuevamente... aburrido. Se cruzó de brazos, frunciendo las cejas, un tanto desconcertado por ese hecho. ¿Por qué tenía la leve impresión que estaba pasando algo por alto?

Jun Manjoume
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 785
Monedas Monedas : 499

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiadas coincidencias... [Priv. Asuka Tenjoin]

Mensaje por Asuka Tenjoin el Lun Abr 21, 2014 9:04 pm

Acababa de llegar a la ciudad, mis padres me habían comprado una hermosa casa en la zona adinerada. Realmente hermosa, sin duda, pero demasiado grande para una sola persona que ni siquiera tiene mascotas. Debería adoptar un animalito, quizás un gatito o un perrito. Pero eso ya lo vería otro día. Ahora me dirigía a buscar una dirección que me habían dado, donde decían haber visto a mi hermano hace unos días. ¿Será cierto? Deseo muchísimo verlo… Nii-san… Ojalá estuvieras conmigo ahora… Me siento tan sola…

Caminé por varios minutos, no quise tomar un taxi, tenía ganas de recorrer lo que esperaba se convirtiera en mi nuevo hogar. Paré en un negocio a comprar una botella de agua, nunca estaba de más hidratarse, sobre todo en largas caminatas, y todo indicaba que esta lo sería.

~Flash Back~

Había empezado a caer nieve, dejando las calles, automóviles, casas y árboles, cubiertos de una fina capa color blanco. Estaba de vacaciones con mis padres y Fubuki en Rumania, era pleno invierno allí y con mi hermano habíamos salido a caminar para explorar el bosque cercano a nuestro hotel.
- Nii-san, mira hay aves en la copa del árbol – dije apuntando a los pájaros. Al no obtener respuesta me giré para buscar a Fubuki y me llegó una enorme bola de nieve en la cara. - ¡¡Nii-san!! – lo llamé a modo de reproche y le tiré una bola de nieve también. - ¡Eres demasiado lenta! – dijo esquivando mi ataque. Comenzando así una guerra de bolas de nieve, hasta que una de mis pelotas de nieve fue a parar en la cabeza de un chico que no había visto hasta que lo golpee.
Me acerqué corriendo - Lamento haberte golpeado, ¿estás bien? – le pregunté quitando parte de la nieve de su cabello negro. - ¿Quieres jugar con nosotros? Me llamo Asuka, es un placer. – y le ofrecí mi mano para que me acompañara hasta donde estaba Fubuki esperando por mí. Fue en ese momento que por primera vez nuestras miradas se cruzaron, tenía unos hermosos ojos grises.


~Flash Back~

¿Por qué recordaba eso ahora? Ni siquiera había nieve en las calles y no lo habría por bastantes meses más. Además no era algo que me apeteciera recordar y menos ahora que intentaba seguir una pista de Fubuki… Dos abandonos. Demasiados malos recuerdos para el mismo día.

La primavera había llegado hace unas semanas y el ambiente empezaba a volverse más cálido de a poco. Odiaba esa fecha, nunca me había gustado el calor. Era un problema sobre todo para mi piel clara, que debía cuidar con bloqueador y llevando sombrilla en caso de salir cuando había sol. No podía permitirme tener manchas en la piel o quemarme, no con mi trabajo de modelo, aunque fuera esporádico, era algo que me encantaba hacer y no lo perdería por culpa del clima.

Di vuelta a la esquina y me encontré en un callejón gris y oscuro a pesar de que no era tarde, lo recorrí un poco temerosa, no sabía dónde estaba desde hace rato, no ayudaba que fuera nueva en la ciudad y no conociera nada ni a nadie, pero algo me decía, por las miradas de la gente que pasaba y el ambiente sombrío, que no debía estar caminando sola por aquellas calles.

Decidí seguir mi camino como si nada, parecer lo más natural posible y esconder el miedo que empezaba a sentir por estar extraviada y no tener a quién recurrir. Casi al final del callejón vi a un chico pateando una lata contra la pared y creí que era buena idea pedirle que me ayudara a encontrar mi destino.

Estaba dándome la espalda asique cuando estuve cerca tire de la manga de su gabardina, iba todo vestido de negro. - Disculpe, ¿podría ayudarme a encontrar esta dirección? – pregunte con voz suave y amigable, estirándole el papel donde llevaba mis notas del lugar. Se dio vuelta y en seguida me arrepentí de haberme acercado. Ese cabello negro, la forma de vestir, incluso el perfume, ¿cómo no lo noté antes? Supongo que el miedo bloqueo mis sentidos y no pude reconocerlo, pero al ver esos ojos grises, al sentirlos sobre mí, no pude apartar mi mirada de ellos como tantas veces hace años y mis piernas flaquearon, y sentí como la botella que llevaba en mi mano caía al suelo y se derramaba. Solté el agarre de su ropa y como acto reflejo mi cuerpo se alejó un par de pasos de él. - Está bien, ya puedo encontrarla yo sola… – logré decir en una voz que apenas fue audible. Retrocedí automáticamente un par de pasos más, llevando mi vista al suelo, evitando esos ojos. Apreté mi pecho con mis manos, sentía que me faltaba el aire y mi visión se nublaba con las lágrimas que amenazaban con salir. Debía huir de ese lugar ahora o todos los sentimientos que había guardado por años saldrían a la luz de golpe. Solo esperaba que él no se acordara de mí, eso lo haría todo más fácil.

OUTFIT DE ASUKA:
avatar
Asuka Tenjoin
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 470
Monedas Monedas : 6099

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiadas coincidencias... [Priv. Asuka Tenjoin]

Mensaje por Jun Manjoume el Mar Abr 22, 2014 3:32 am

Ciertamente, no sabía por qué todavía permanecía allí en el callejón, casi esperando con impaciencia a que algo pasara. ¿El qué? No lo sabía, pero mientras tanto, apoyó su espalda contra la pared de ladrillo, dejando finalmente de torturar a la pobre lata de aluminio con sus constantes patadas. Antes de soltar un bufido cansando, y estirar su cuello a ambos costados, buscando desperezarse.

Se disponía, simplemente, continuar caminando, cuando sintió el jalón en una de las mangas de su chaqueta, obligándole a voltear en dirección a la persona que solicitaba su presencia. Para variar, una chica. Rodó los ojos, adelantándose a lo que avecinaba: dar indicaciones no era de sus tareas favoritas, así como pedirlas tampoco. Sin embargo, sucedió algo extraño allí. La muchacha de cabellera rubia sencillamente dejó de hablar, y por cómo lo observó, casi podría decir que había visto a un fantasma. Alzó una ceja ante aquello, nada más un poco desconcertado—. ¿Acaso tengo la cara pintada? —inquirió con severidad, torciendo una sonrisa.

La chica se fijó en sus ojos, y a su vez, él debió hacer lo mismo. Eran de un color marrón acaramelado, que se le hacía familiar... muy familiar. Y de hecho, todo su rostro le resultaba conocido. ¿Por qué? Frunció levemente su expresión, haciendo un esfuerzo por recordar. Junto con la botella de líquido que la otra dejó caer, la respuesta le llegó como un balde de agua helado en la cabeza.

--
Rumania. Qué fantásticamente aburridas vacaciones. Como si para colmo de males acompañar a su familia no bastara, a la vez, debía aguantar a sus odiosos hermanos mayores. Con sinceridad, prefería mil veces estar enterrado bajo la nieve que volver con ellos; y aquél era el motivo por cual se encontraba a la intemperie en pleno invierno, aburriéndose viendo caer la nieve congelada sobre árboles, edificios y automóviles. Tan sólo se sentó allí, en el suelo con gesto malhumarado. Hace tres años, siendo sólo un adolescente, podía darse ese lujo.

De repente, interrumpiendo sus pensamientos amargos como su expresión, una bola de nieve de trayectoria desconocida le llegó directo a la cabeza. De inmediato volteó en todas direcciones, buscando al culpable para apuñalarle con la mirada, cuando se topó con la figura de una chica de cabellos rubios. Que era... bonita. Muy bonita. Sintió que se sonrojaba levemente cuando, sin alcanzar a decir palabra, la muchacha le sacudió la nieve del cabello, e invitándolo como si nada a participar en el juego.
No tengo problema —sonrió, casi suavemente, gesto que no era del todo común en su persona. Sin chespear, siguiendo a la doncella rubia, tomando su cálida mano...

¡Hermanita, te vas tres minutos y ya te consigues un novio! Trabajas rápido —desde la distancia, un chico parcialmente mayor les habló, riendo un poco demasiado alto, refiriéndose a ellos. En ese momento, y por primera vez, sus mejillas se notaron rojas como un tomate, pero trató que nadie lo notara.

--

Entonces... ¿sería ella? Parpadeó, y tardó unos segundos en reaccionar mientas la joven rubia retrocedía unos pasos de su persona y bajaba la vista en dirección al suelo—. Espera... —en un movimiento automático la detuvo, tomándola del brazo, pero soltándola enseguida como si temiera que aquel movimiento fuera a lastimarla—. ¿Tenjoin-kun? —pidió, mirándola directamente a los ojos con incredulidad palpable.

Jun Manjoume
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 785
Monedas Monedas : 499

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiadas coincidencias... [Priv. Asuka Tenjoin]

Mensaje por Asuka Tenjoin el Miér Abr 23, 2014 2:29 am

Había terminado en los barrios peligrosos de la ciudad, se podía notar con facilidad en el ambiente y en la gente que caminaba de un lado a otro, mirándome al pasar junto a mí, preguntándose qué hacía una chica como yo ahí, o al menos eso era lo que yo también me preguntaba. La respuesta era fácil: buscaba a mi hermano, en específico, una pista reciente sobre su paradero.

Todo iba bien hasta que se me ocurrió preguntarle a un joven como llegaba a la dirección que buscaba. Pues al darse vuelta, todo mi pasado se vino sobre mí de golpe.

~Flash Back~

Sonreí al escuchar que no tenía problema en jugar con nosotros, tenía una muy linda sonrisa. Y cuando tomó la mano que le había ofrecido nos dirigimos hacia donde estaba Fubuki.
- ¡¡Nii-san!! ¡N-no fastidies! – le reproché ante su comentario con mis mejillas tornándose rojas, mirando de reojo al muchacho. - El idiota este es mi hermano, Fubuki – le dije explicándole un poco avergonzada. - ¿Cómo te llamas? – le sonreí con dulzura mirando su rostro. Que guapo es... Y baje la vista hacia nuestras manos, dándome cuenta de que no lo había soltado en todo ese rato. - ¡L-lo siento! N-no fue mi intensión – dije tartamudeando un poco, claramente nerviosa, alejando mi mano de la suya y acercándola a mi pecho, tomándola con mi otra mano, sintiendo aun la calidez de su piel en la mía. Sentí mi rostro ponerse rojo otra vez y desee que el chico de negros cabellos, y sobre todo mi hermano no lo notaran o tendría aún más razones para molestarme con el apuesto desconocido.


~Flash Back~

Me alejé de él unos pasos como acto reflejo, evitando su mirada, esperando con todo mi ser que me hubiera olvidado, que no recordara nada de lo sucedido hace tres años. Sería más fácil recuperarse del abandono si sabía que no le había importado lo suficiente como para que al verme supiera quien era. Pero si me reconocía… Si me reconocía… Todo mi mundo se iría abajo otra vez.

Lo escuché decir que esperara y me detuvo sosteniendo por solo un momento mi brazo. ¿Tenjoin-kun…? Dios… Me recuerda… Y lo miré a los ojos también, con expresión torturada, con profundo dolor, perdiéndome en ese gris que tanto amaba, del que me había enamorado años atrás y aun no podía olvidar… Y sentí mi corazón romperse en millones de pedazos, y latir a mil por segundo al mismo tiempo. Me sentía tan perdida que todo mi cuerpo perdió estabilidad y después de unos pasos en falso, fui a parar hacia donde él estaba, sosteniéndome de sus hombros para evitar caerme, sin dejar de mirarlo ni un segundo y sin poder controlar las lágrimas que había contenido por tanto tiempo, empezando a recorrer mis mejillas silenciosamente, una tras otra, amenazando con no parar de salir. - Ma… Manjoume-kun… – murmuré con un hilillo de voz y apreté el agarre casi para probar que era real. Que era “mi” Manjoume-kun el que tenía al frente. El que ahora me sostenía entre sus brazos.
avatar
Asuka Tenjoin
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 470
Monedas Monedas : 6099

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiadas coincidencias... [Priv. Asuka Tenjoin]

Mensaje por Jun Manjoume el Jue Abr 24, 2014 3:58 am

Ese día no estaba de humor para encuentros extraños. Sin embargo, siempre parecía que las circunstancias hacían caso omiso de él, como solía sucederle mucho más a menudo de lo que le gustaría en principio. Sobre todas las cosas, no tenía pensando que aquella muchacha de cabellos rubios que se le acercó para pedir indicaciones al principio sería... ella. Tan sólo, ella. Por sus reacciones, era fácil deducir que fue la chica la primera en reconocerlo. Pero su lenguaje corporal no era muy alentador que digamos.

Había sido una reacción automática tomarla del brazo, para evitar que huyera como cervatillo asustado. Aunque la soltó con igual rapidez, mencionando su nombre con incredulidad, como temiendo que la escena correspondiera a un sueño o algo por el estilo. ¿Cómo era siquiera posible? ¿Ella, en la ciudad? Los recuerdos de su primer encuentro volvieron a surcar por su cabeza.

-------------
Todavía mantenía las mejillas parcialmente enrojecidas por el comentario del chico mayor, quien parecía divertirse bastante al observarlos. La muchacha rubia lo manda a callar, acto seguido, indicando que tal sujeto era nada menos que su hermano. Alzó una ceja un tanto extrañado, pues a diferencia de los suyos, esos dos idiotas con quienes compartía lazos de sangre, aquél parecía bastante... jovial. Lo que se le hacía extraño, pues ya tenía arraigado en la mente que los hermanos mayores eran siempre más o menos igual de jodidos.

M-Manjoume Thunder —respondió, inflando pecho con orgullo para tratar de disimular el pequeño deje de nerviosismo al principio de su oración. La doncella rubia ya había soltado su mano, y (o estaba loco) se veía parcialmente igual de avergonzada que él por el contacto prolongado—. ¿El tuyo? —preguntó cordialmente, más para deshacerse del extraño silencio que se había instalado en el lugar.

--------------

En verdad, se estaba arrepintiendo de ir hasta tal sitio, y encontrarse con... ella. ¿Por qué? ¿Por qué en ese momento? Ya había pasado tres años, era historia antigua. ¡Fueron sólo unas malditas vacaciones! Y pese a todo, allí estaban, frente a frente otra vez, casi como si la coincidencia tuviese ganas de escupirle en la cara a ambos. Sus ojos se cruzaron nuevamente, sus grises con los acaramelados de ella. No le sorprendió notar una expresión de angustia en los de la joven rubia.

Parecía pronta a que le diese un ataque, porque segundos después perdió equilibrio y se tambaleó un par de pasos en falso, hasta que la joven  acabó agarrándose de sus hombros. Le dio un escalofrío cuando su propio nombre fue pronunciado de forma suave por esa esa voz que conocía tan bien. En ese momento, casi deseó simplemente corresponder a su abrazo y sujetarla, decirle que estaba bien. Que estaban bien.

Pero, las cosas eran un poco más complicado que eso. Principalmente porque aquella escena de "re-encuentro" estaba peligrosamente cercana a tornarse una mala película romántica repleta de lágrimas. Soltó un bufido cansado, y deshizo el semi-abrazo, soltándose de su agarre para mirarla con una expresión de seriedad en el rostro—. ¿Qué se supone que haces aquí... Asuka? —inquirió, dudando en el último momento de cómo llamarla. La primera vez le dijo Tenjoin-kun sin siquiera racionalizarlo. Y al darse cuenta que la chica demoraba un poco en su respuesta, frunció las cejas—. ¿Y bien? Sólo quiero saber... no es que me desagrade tu presencia, o algo...

Jun Manjoume
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 785
Monedas Monedas : 499

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiadas coincidencias... [Priv. Asuka Tenjoin]

Mensaje por Asuka Tenjoin el Vie Abr 25, 2014 12:03 am

Apenas podía mantenerme en pie, volverlo a ver me había descolocado totalmente, quién hubiera dicho que pedir unas simples indicaciones se iba a volver tan terrible. Ahora estaba apoyada en sus hombros, sosteniéndome en él para evitar caerme. Lo llamé con voz suave, como siempre lo había hecho, casi acariciando su nombre. Casi parecía un sueño que hubiera salido de mi casa buscando a Fubuki y hubiera terminado encontrando a la persona que amaba.

~Flash Back~

Lo vi alzar una ceja ante la presentación de mi hermano, parecía extrañado, ¿por qué…? Ósea, tenía claro que Fubuki era un idiota, pero no tenía que extrañarse por ello. Aunque era una linda expresión o al menos en su rostro se veía bien levantar la ceja.
Manjoume Thunder… Sonreí cuando dijo su nombre, era un nombre particular, aunque más que nombre parecía un apodo, pero le quedaba bien. Luego preguntó mi nombre. Estoy segura que ya se lo había dicho… Pero bueno, no hace daño decirlo dos veces. Pensé mirándolo con la cabeza levemente ladeada. - Asuka Tenjoin. – le sonreí con las mejillas aun un poco coloradas por el contacto de nuestras manos. Ojalá pudiera tomar su mano otra vez… Y me sonrojé aún más ante mi pensamiento. ¿Qué hacía pensando esas cosas con un chico que apenas conocía? Cambie de tema para relajarme.
- ¿Puedo preguntarte algo, Manjoume-kun? – y sin esperar a que me respondiera continué hablando. - ¿Vives aquí o eres extranjero como yo? – pregunté amigablemente, tenía muchísimas ganas de saber más cosas sobre él.

~Flash Back~

Y la realidad volvió a mí de golpe. Mi expresión pasó del dolor a la sorpresa, y luego al odio y resentimiento. Demoré en responder a su pregunta, estaba casi armándome por dentro, poniéndome a sí misma junta otra vez. - Eso a ti no te importa, Thunder. – casi escupí su apodo con resentimiento y lo miré con ojos desafiantes - Lo que haga o deje de hacer ya no te importa y por lo visto, jamás te importo. Porque estoy segura que no abandonas a quien dices querer. Si es que eres capaz de amar a alguien en realidad y no solo utilizarlo para tu conveniencia. Debo ser la más insignificante persona que te has topado en tu vida para que me… – paré de hablar para respirar hondo y evitar que las lágrimas volvieran a caer. - Para que me dejaras plantada de esa forma… Y que bien que no te desagrade, pero te informo que no pienso quedarme a observarte. Este reencuentro se acaba de terminar. – Y alejándome aún más de él comencé a caminar hacia la esquina, me sequé los rastros de lágrimas de mis mejillas con ambas manos y respiré hondo. Me recuerda. Pero es claro que ya no le importo. Quizás nunca lo hizo de verdad. Seguí caminando decidida. Ahora si tomaría un taxi, pero de vuelta a casa. Lo necesitaba y con urgencia. “Asuka”… Asique Asuka… Mi corazón dejo de latir rápido. Ahora solo sentía los miles de pedazos, repartidos en mi pecho como vidrio molido, amenazándome con destrozarme por dentro con cada mínimo movimiento, con cada respiración, con cada pensamiento… No lo valía. Todo ese tiempo, todos los recuerdos… No lo valían, ya no valían nada... Él no me amaba, jamás lo haría, y por lo visto jamás lo hizo. Deje de caminar de pronto y me afirme a la pared, necesitaba al menos un segundo para digerir lo sucedido y mandar al olvido todo sentimiento que guardaba en mi corazón para él desde hace tres años. Era claro, “mi” Manjoume-kun ya no existía y quizás había sido solo obra de mi imaginación.
avatar
Asuka Tenjoin
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 470
Monedas Monedas : 6099

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiadas coincidencias... [Priv. Asuka Tenjoin]

Mensaje por Jun Manjoume el Dom Abr 27, 2014 2:52 am

Por primera vez, quizás en bastante tiempo después de alejarse de sus hermanos mayores y todo el resto de idiotas que componía su familia, sentía sencillamente que la situación lo superaba. Y odiaba sentirse así, en todo sentido. Tener a la muchacha rubia aferrándose a sus brazos lo provocaba. Se veía demasiado frágil, como si de un momento a otro fuera a quebrarse. No sabía cómo reaccionar a eso, así que acabó haciendo lo que le era más fácil: la apartó. Después la miró directamente a la ojos con severidad, y le preguntó en palabras no tan amables qué malditos demonios hacía en ese lugar.

Por supuesto, aunque creía recordar que Tenjoin-kun tenía su genio, verla tan vulnerable se lo puso en duda. Así que cuando la chica rubia prácticamente le escupió esas oraciones en la cara con odio pocos menos que  palpable, no negaría, le tomó por sorpresa. Era tan típico en las mujeres esos cambios de humor extraños, e igualmente desagradables. Cuando la otra acabó de hablar, tal como si toda la escena fuera un espectáculo, simplemente se dio la vuelta y se alejó a pasos largos.

------------------
Estaba un poco nervioso en presencia de la bella doncella rubia. No recordaba con exactitud si ella ya le había dicho su nombre ya, o no, pues en el momento en que se encontraron por las bolas de nieve le prestó más atención a su bonitas facciones que sus palabras. Ah, ¿era norma sentirse como un idiota? No en el mal sentido (?).
Asuka Tenjoin, hm... —repitió, saboreando las palabras. No se escuchan del todo bien, como un simple nombre y apellido. Personalmente, a él ni siquiera le gustaba su propio nombre, por ello siempre se presentaba como Manjoume Thunder—. Desde ahora, para mí serás Tenjoin-kun —sonrió, ligeramente arrogante.

Ante la pregunta de la muchacha, se encogió levemente de hombros, como si el cuestionamiento realmente no fuera del todo importante—. Vacaciones. Pero no me gusta pasar tiempo con mi familia —confesó, haciendo una mueca ante el recuerdo. Un día sería lo suficientemente mayor para irse de allí, pero por ahora, debía simplemente aguantar. Fue en ese momento, cuando nuevamente la voz del muchacho mayor interrumpió el pequeño silencio bochornoso:

Ustedes dos, dejen de hacerse ojitos allí o acabaran llenos de nieve —Fubuki se acercó a ambos, y con gesto risueño les palmeó la cabeza a cada uno, quitando pequeños rastros del agua congelada que todavía caía desde el cielo—. Hermanita, ¿por qué no invitas a tu nuevo novio a cenar?

---------------

Apretó los dientes, y maldijo en voz baja. ¿Con qué derecho le hablaba así? Dio un fuerte pisotón, aplastando de una vez la dichosa lata de aluminio de hace un rato, y sin demorar más fue tras la figura femenina que hacia segundos se había marchado por el callejón. Casi con una vena palpitándole en la cien. La vio apoyada en la pared, y sin delicadeza alguna, la agarró del brazo, acercándola bruscamente a sí.

Tienes razón en algo, Tenjoin-kun. Lo que hagas me importa una jodida mierda —remarcó con todo el desprecio posible, hablándole casi al oído. Después, soltándola de igual manera. Estaba enojado, simplemente. Poco le importaba tratar suavemente a las chicas en ese momento—. Sin embargo, no veo qué maldito derecho tienes de hablar como si realmente me conocieras. ¡¿Y qué si te dejé plantada aquella vez?! —exclamó, colérico—. Al menos, yo no soy el que está huyendo como un cobarde en este momento.

Off:
No me odies. Es la primera vez que uso una palabrota on-rol. xD

Jun Manjoume
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 785
Monedas Monedas : 499

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiadas coincidencias... [Priv. Asuka Tenjoin]

Mensaje por Asuka Tenjoin el Lun Abr 28, 2014 1:20 am

Cuando me apartó de él y me hablo como si no le importara, como si fuera una persona cualquiera, mi mundo lentamente se derrumbó. No le importaba lo que yo estaba haciendo ahí, aunque en el fondo deseaba que lo hiciera. Que le importara al menos un poco, eso era todo lo que pedía, importarle un poquito al insensible y engreído “Manjoume Thunder”. Pero sabía que pedía demasiado. Siempre lo había sabido. Algo en mí siempre me había advertido que no era una relación segura, y más a la edad que nos habíamos conocido, éramos muy jóvenes, incluso más que ahora. Pero había decidido creer en él, en sus sonrisas, en sus miradas llenas de dulzura, en esas mejillas que con tanta dificultad se sonrojaban, en sus abrazos… En sus besos… En mi corazón acelerado cuando estábamos juntos…


~Flash Back~

Repitió mi nombre después de decírselo, parecía como si estuviera testeándolo. Me encantaba como sonaba mi nombre cuando él lo decía, y no pude evitar sonreír ampliamente cuando dijo que desde ese momento me llamaría “Tenjoin-kun” - Tenjoin-kun… Me encanta. – sonreí con dulzura en respuesta a su sonrisa, con mis mejillas levemente coloradas.

Ante mi pregunta respondió que estaba de vacaciones con su familia, pero que no le gustaba pasar tiempo con su familia. ¿No? Bueno… Es normal que los adolescentes no se lleven bien con su familia, yo misma no me llevo bien con ellos siempre. Me pregunto si es por algo más… Lo miré con atención, perdiéndome otra vez en su rostro y esos hermosos ojos grises, hasta que mi hermano nos interrumpió, diciendo que dejáramos de hacernos ojitos o acabaríamos llenos de nieve. - ¡Y-yo no…! – protesté a medias para luego sentir su mano quitarme los copos que se habían acumulado en mi cabello y en el de Manjoume-kun.

Miré a mi hermano con reproche por sus comentarios, para luego quedar boquiabierta con su propuesta de invitar a cenar al pelinegro. ¡Que buena idea! Nii-san, al fin dices algo de utilidad. Tomé la mano del chico entre las mías y lo miré directamente a los ojos con claro anhelo en los míos. - Por favor, cena con nosotros… Por favooor. – alargué la “o” de “favor”, como típica adolescente que era me encantaba enfatizar las palabras de esa forma cuando quería conseguir algo. Tenía que conseguir que pasara más tiempo conmigo y Fubuki acaba de darme la excusa perfecta, y quizás hasta podría obtener su número del móvil.

~Flash Back~

He inesperadamente me agarró el brazo con, quizás, demasiada fuerza, debía estar muy enojado, porque me tiró hacia él como si fuera una muñeca de trapo vieja a la que no temes rasgar o romper. - ¡M-Manjoume-kun! – exclamé su nombre por el dolor que me estaba causando su brusco agarre, intentando alejarme de él. Me soltó después de haberme casi gritado con su tono más venenoso que le importaba una jodida mierda lo que hiciera. - ¿Cómo te atreves a decirme eso y seguir llamándome Tenjoin-kun…? – le dije casi sollozando, con lágrimas corriendo por mis mejillas otra vez - ¡No tienes derecho a llamarme así! – le grité llena de rabia y tristeza, sin poder contenerme ni un segundo más. Ya no podía seguir manteniendo mi postura “fuerte” cuando por dentro solo quería derrumbarme y de hecho, ya estaba hecha pedazos. - Entonces, ¿por qué no te alejaste de mi esa vez? ¿Por qué tomarte la molestia siquiera de seguir hablándome si lo que mostrabas no era real? ¿Por qué no me rechazaste cuando te dije lo que sentía por ti? ¿Por qué me besaste…? – no paraba de llorar, pero quería saber. Quería que me explicara todo o que simplemente me dijera que me odiaba y listo. Jamás volvería a verme. - Seré una cobarde… y podrás decirme todo lo que quieras y tratarme todo lo mal que se te antoje… Y podré discutir contigo por horas si quieres… – miré al suelo, hablando con un tono de voz triste y apagado, mientras mis mejillas seguían humedeciéndose con mi llanto silencioso. - Pero ya no lo aguanto. Todo esto me supero, ¿sabes? – y busqué su mirada con la mía hasta que se encontraron - Espere por este maldito día por tres años y ahora que te tengo frente a mí, hubiera preferido no volver a verte… – tragué saliva con dificultad, tenía un nudo en la garganta - ¿Y sabes que es lo peor de todo esto…? – arrugué mi chaleco con mi mano derecha dándome valor para decir lo que estaba a punto de salir de mis labios - Que aun te amo de la misma forma que lo hice esas vacaciones. Pero ahora… Ahora no estoy tan feliz de seguir sintiéndome así respecto a ti… – miré al suelo y me sequé las lágrimas con las manos. Ya no huiría, no tenía caso, me seguiría otra vez, pero sabía que de nada servía quedarse ahí, jamás pasaría lo que yo deseaba. Asique solo me quedaba esperar por su respuesta, esperar a que me rechazara, pero no como hace tiempo, ahora él no se iría de mi lado, ahora me lo diría y sería aún peor.
avatar
Asuka Tenjoin
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 470
Monedas Monedas : 6099

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiadas coincidencias... [Priv. Asuka Tenjoin]

Mensaje por Jun Manjoume el Vie Mayo 02, 2014 1:24 am

De acuerdo, él tenía un temperamento bastante  difícil, eso lo sabía bien. Obviamente, le había molestado el descaro con el cual la muchacha rubia se dirigió a él en primer lugar. ¿Cuál era su maldito problema? ¿Con qué derecho le decía lo que debiera y no importarle? No podía evitar molestarse por eso, incluso un poco más, porque era su Tenjoin-kun quién se lo decía. Aunque después se arrepintiese, sin demorar, apenas la muchacha rubia salió de su campo visual avanzando por el callejón, la siguió. Y lo primero que hizo fue agarrarla bruscamente del brazo, sin pensar siquiera, y escupirle esas palabras hirientes con el tono más venoso del que era capaz: "me importas una jodida mierda". Así de simple.

---------------------
El muchacho mayor, aquél que la doncella rubia había dicho era su hermano, se acercó a ambos para decir en voz alta otro de sus comentarios comprometedores entre ambos. ¿Por qué se empeñaba en hacer eso? Apenas se acababan de conocer. Lo observó con desconfianza mientras removía la nieve del cabello de ambos. Y luego... ¿qué?

La invitación a cenar lo tomó por sorpresa, por decir poco. Parpadeó, más aun cuando Tenjoin-kun lo tomó de las manos prácticamente rogándole aceptar. ¿Cómo se supone que podía negarse cuando ella se lo pedía? Abrió la boca para hablar, pero nuevamente el chico mayor lo interrumpió—. ¡Vamos! No seas tímido, pequeño. Asuka podrá ser un poco gruñona, pero te aseguro que no muerde.

Alzó una ceja, mirando con seriedad a quien osó decirle "pequeño". Sin embargo, su gesto de molestia no fue capaz de durar mucho, pues al voltear nuevamente hacia Tenjoin-kun, y ver sus grandes y brillantes ojos de cachorro regañado casi, le era imposible negarse—. D-de acuerdo —accedió, apenas con un tono muy ligero de rojo en sus mejillas, cruzándose de brazos, tratando de disimular lo último. De todas maneras, cualquier excusa para pasar menos tiempo con su familia era mejor, pero en el fondo, sabía que ése no era el único para querer ir.

---------------------

Allí estaban ambos, frente a frente, después de tres largos años. Tres largos tortuosos años... Las cosas eran inevitablemente diferentes en comparación con ese entonces. Resonaba en sus oídos la exclamación de dolor de Asuka al sentir su brusco agarre, obviamente la estaba lastimando. En verdad, estaba muy enojado en ese momento, y se notaba. Sin embargo, notar cómo lentamente los ojos acaramelados de la otra se bañaban en lágrimas, y distinguir su voz quebrada, le hicieron reaccionar. Y toda la cólera que sentía se evaporó en un instante. No tenía derecho a llamarla Tenjoin-kun. No más, después de lo que le había hecho.

Tú me gustabas mucho, Ten... Asuka —declaró en voz alta, con tono extrañamente tranquilo, pero sin atreverse a mirar a la chica rubia directamente a los ojos, como a su diferencia ella lo hacía ahora. Tampoco se atrevía a decirle más que por su nombre. Se sentía como un maldito cobarde en ese momento, y se lo tenía merecido—. Hace tres años, cuando nos conocimos, yo nunca te mentí. Nunca —recalcó, haciendo uso del poco orgullo que le quedaba. Ya no le sorprendían sus palabras: si él se comportaba como un idiota, obviamente ella no querría volver a verlo. Era bastante lógico. Pero, aun así... era una punzada en el pecho.

¿Qué se supone que debía hacer? La chica estaba llorando, parada frente a él, por su culpa. E incluso así, no se creía capaz de hacer nada. Simplemente, no podía ser hipócrita e ir a abrazarla, murmurar una disculpa en su oído y fingir que todo estaría bien a partir de allí. No podía. No era capaz. Sólo apretó los puños, impotente—. Yo... lo siento —a su molestia, su voz se escucha suave, apagada. No le gustaba mostrarse así de vulnerable.

Jun Manjoume
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 785
Monedas Monedas : 499

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiadas coincidencias... [Priv. Asuka Tenjoin]

Mensaje por Asuka Tenjoin el Vie Mayo 02, 2014 10:44 pm

Había llegado a mi punto límite de tolerancia de insultos y malos tratos con el pelinegro. Todo esto se estaba saliendo de control, ¿cómo era posible que nos tratáramos tan mal…? Una jodida mierda… Eso le importaba ahora… Y pude notarlo en la forma que agarró mi brazo. No me importaba la marca que de seguro me quedaría, lo que me dolía más que cualquier cosa era que él, mi Manjoume-kun me había hecho daño y totalmente consciente de sus actos. Sabía que era difícil tratar con él a veces, pero nunca lo pensé capaz de hacerme daño físico, era un dolor que me llegaba más allá de la piel, me rompía el corazón.

~Flash Back~

Ganaría. Esta vez sí ganaría. Tenía que ganar o mi hermano conseguiría lo que se estaba proponiendo desde que habíamos conocido a Manjoume-kun: que saliéramos. Si, salir con él, como pareja con besos y todo. Solo de pensarlo se me ponía el rostro todo rojo por la vergüenza. Aunque debía admitir que la idea no me desagradaba ni un poco, pero no quería que mi hermano ganara, quería que Manjoume-kun saliera conmigo porque él lo deseaba tanto como yo, no por una estúpida apuesta que además ya teníamos 50% perdida.

La apuesta había surgido de la nada de la mente de Fubuki. Consistía en que Manjoume-kun y yo tendríamos duelos individuales de Duel Monster contra él. Si ganaba al menos uno de nosotros, nada pasaría, pero si ambos perdíamos… Si ambos perdíamos, tendríamos una cita. Lo sabía, era una apuesta ridícula, pero ahí estábamos, en medio de un duelo.

Manjoume-kun acababa de perder en solo un par de turnos y yo… Bueno, yo luchaba por no ser derrotada. - Oh vamos hermanita, ambos sabemos que mueres por tener una cita con Thunder-kun, solo tienes que perder. – me dijo con su característico tono burlón en la voz. - ¡Jamás! No perderé. – dije muy segura de mí misma. Lamentablemente, en solo unos minutos, mi hermano me ganó.

Asique ahí me encontraba, esperando a Manjoume-kun en la misma parte del bosque donde nos habíamos conocido hace varios días atrás. Habíamos acordado juntarnos ahí alrededor de las 4pm al día siguiente de nuestra penosa derrota, y aunque había pasado horas arreglándome sin saber que usar, había sido muy puntual, era eso o Manjoume-kun simplemente no llegaría, de todos modos no era su obligación cumplir la penitencia de nuestra apuesta perdida. Estaba jugando con mis dedos y moviendo la nieve de un lado a otro con el pie, cuando escuché su voz, y mis ojos se dirigieron de inmediato hacia los suyos, encontrando nuestras miradas, sintiendo como mis mejillas se coloreaban de un rojo encendido.

~Flash Back~

Y vi a mi Manjoume-kun en ese momento. Al que tanto extrañaba, al que aún amaba. Y más lágrimas salieron de mis ojos, pero esta vez eran una mezcla de felicidad, emoción y tristeza. Sin pensarlo dos veces me acerqué a él, quería que me abrazara, pero sabía que él no lo haría, y si él no lo hacía yo lo haría. No soportaba verlo tan… vulnerable, tan afligido. Al escuchar todas esas declaraciones, sentí mi corazón latir más rápido, latir de amor por él incluso más que antes.

- Manjoume-kun… – tomé una de sus manos hecha puño con la mía con suavidad sin dejar de mirarlo, viendo como evitaba cruzar su mirada con la mía, y con delicadeza entrelacé mis dedos con los suyos - Me alegra saber que te gustaba y que nunca me mentiste… – acerqué mi otra mano a su mejilla acariciándola con las yemas de mis dedos, moviéndola luego para llegar a su mentón levantando levemente su rostro y hacer que me mirara - Pero quiero gustarte ahora… – acerqué mi cara a la suya buscando sus ojos, hasta que logré que se encontraran - Voy a buscar la manera… – y rocé sus labios con los míos - de hacer que me ames otra vez… – y cerrando mis ojos, junté nuestros labios en un suave y dulce beso.

Sabía que quizás era estúpido lo que estaba haciendo, pero quería tenerlo cerca como antes, quería sentir sus labios sobre los míos, su mano entrelazada con la mía, el calor que su cuerpo emanaba. Los pasados tres años habría dado cualquier cosa por tenerlo así de cerca de mí, ahora que lo tenía nada lo alejaría de mí. - Yo… Yo también lo siento. – dije con voz tan suave como la suya solo apartando mis labios un par de centímetros de los suyos, apretando más su mano con la mía.
avatar
Asuka Tenjoin
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 470
Monedas Monedas : 6099

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiadas coincidencias... [Priv. Asuka Tenjoin]

Mensaje por Jun Manjoume el Lun Mayo 12, 2014 2:58 am

De alguna manera, ese primer encuentro había resultado un fiasco total, en toda la extensión de la palabra. ¿Por qué la mala suerte siempre estaba de su parte? O tal era su mala costumbre de complicar todo lo que pudo haber resultado más simple. De todas maneras, en ese momento, cuando realmente había  metido la pata hasta el fondo del asunto, ya no importaba demasiado continuar lamentándose. Se lo merecía, Asuka le había dicho que hubiese preferido no volver a verlo, y estaba en todo su derecho.

---------------
Apretó los dientes, ejecutando un gesto enojado cuando el muchacho mayor había declarado su victoria en el juego. Sus puntos de vida se redujeron a cero, con un ataque directo del Dragón Negro de Ojos Rojos, en un sólo turno. ¿Con qué magia? ¡Había perdido! Él, Manjoume Thunder, había perdido un duelo. Se sentía... increíblemente desolado en ese momento. Hubiese preferido arrojarse por una ventana...

Lo otro, era la apuesta. No tenía ni idea de qué malditos demonios pasada por la cabeza de Fubuki, pero empezaba a sospechar que bien podría faltarle un tornillo. El trato consistía en duelos individuales, él y Tenjoin-kun contra el castaño, y de ganar alguno, nada pasaría. Pero si ambos perdían... saldrían, en una cita. Normalmente, se habría rehusado en participar en ese circo, pero, tampoco podía rechazar un reto. Además, no creía que podía perder tan fácilmente. No creía que iba a perder, en primer lugar. Ahora, todo dependía de Tenjoin-kun y su suerte, pues se las estaba viendo igualmente difícil contra su hermano. ¿Y qué se creía Fubuki para llamarlo Thunder-kun?

Por más que intentaba no mostrarse de mal humor al llegar al lugar acordado, le estaba costando un poco mantener su gesto fruncido a raya. Tenjoin-kun no tenía la culpa, así que no quería enojarse con ella (la culpa era de su hermano, de todas formas). Se supone que era una "cita", pero era extraño considerarla como tal. Distinguió la figura de la doncella rubia en el mismo lugar donde se habían conocido antes, logrando de improviso que se sonrojara—. Uh... hola —la saludó, un poco tímido, apenas dirigiéndole la mirada. Diablos, odiaba comportarse como un adolescente hormonal solo en presencia de la muchacha rubia. Tosió un poco, y a continuación, sacó algo tras su espalda e hizo ademán de entregárselo a su compañera—. Ten. Te traje... un ramo flores...

---------------

No soportaba mostrarse tan vulnerable, menos frente a ella. Continuaba con la mirada baja y los puños apretados, de impotencia más que otra cosa. Sin embargo, no podía darse el lujo de huir como un cobarde de la situación, no en ese momento. Aunque, tampoco tenían certeza de para qué serviría quedarse parado sin hacer nada.

Fue la muchacha rubia quien dio el primer paso en esta ocasión, acercándose a su persona. Lo notó apenas cuando sintió sus manos cálidas dirigirse a su rostro, tomándolo con delicadeza para obligarlo a cruzar sus miradas nuevamente. No pudo evitar, a la par que escuchaba las palabras de la otra, perderse unos momentos en sus ojos acaramelados. Estaban brillantes, igual que la primera vez que la vio ese día nevado en vacaciones, y le pareció la chica más hermosa que había visto en su vida.

De un momento a otro, se besaron. De una manera bastante suave, incluso tierna, como si ambos hubiesen vuelto a ser los niños de hace tres años. Fue un contacto breve, y al separarse, de nueva cuenta tenían las manos entrelazadas. Era... reconfortante, estar tan cerca de ella. Pero no podían mantenerse así mucho tiempo, lamentablemente. Todavía no podía permitírselo. Así se separó, pero de forma bastante más suave a cómo lo había tratado en principio. Cerró los ojos un momento, suspirando—. Asuka... Tenjoin-kun —se corrigió, como otras tantas veces había hecho en el día, continuando sus palabras con gesto solemne—. ¿En verdad quieres que te ame otra vez?

Jun Manjoume
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 785
Monedas Monedas : 499

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiadas coincidencias... [Priv. Asuka Tenjoin]

Mensaje por Asuka Tenjoin el Mar Jun 10, 2014 12:02 am

¿En qué momento habíamos llegado a ese punto? ¿Cómo era posible que después de todos los hermosos momentos que habíamos compartido estuviéramos tratándonos tan mal…? Yo lo amaba y eso no lo cambiaría nada si tres tortuosos años no lo habían hecho ya, pero dolía y mucho saber que ya no le importaba. ¿Sería cierto o lo diría porque debía decir algo desagradable? ¿Me habría extrañado al menos un poquito? ¿Valía la pena siquiera cuestionárselo…? No estaba segura… Pero al menos ahora sabía que todo había verdad, que jamás me había mentido, que si le había gustado. Pero… ¿y ahora…?

~Flash Back~

Cuando lo vi sacar el ramo de flores, mi emoción fue demasiada como para ocultarla. Sabía que era posible notar el brillo en mis ojos y en mis gestos que me encantaba que me hubiera traído flores. Para ser exacta, mi primer ramo de flores, y aun cuando solo era una cita por una apuesta perdida. ¿Lo era, cierto? ¿Era solo por eso…? - G-gracias Manjoume-kun… M-me encantan las flores… – le agradecí el gesto, tomando las flores y poniéndolas entre mis manos, acercándolas levemente a mi rostro para poder sentir su aroma. - Huelen tan bien… Sin pensar realmente en lo que hacía, me acerqué al pelinegro y le di un suave beso en la mejilla y luego me alejé unos pasos, abrazando con delicadeza mis flores.
- ¿Vamos a otro lado? Siento que mi nii-san está por aquí espiándonos y eso me pone nerviosa. – le dije riendo suavemente, dando unos pasos hacia adelante tomándolo del antebrazo casi sin presionar, solo para que se moviera conmigo. Luego me giré para mirarlo a los ojos y sonreírle con dulzura. - Me alegra que vinieras. – y bajando la mirada con un poco de vergüenza me di vuelta otra vez para seguir caminando unos pasos más esperando que me siguiera.

~Flash Back~

Me había atrevido a besarlo. ¿Cómo no iba a hacerlo cuando se había mostrado tan frágil, tan vulnerable? Era mi Manjoume-kun, el mismo que había amado años atrás, y el mismo que amaba ahora, con incluso más intensidad. Deseaba que me amara otra vez, lo ansiaba. Le había dicho que lo sentía… Realmente lamentaba todo lo que estaba pasando, ojalá hubiera sido diferente. Pero ya que no se podía arreglar el pasado, solo quedaba mejorar el futuro.

Lo vi alejarse con delicadeza de mí, despacio, como si no quisiera hacerme más daño. CDerró los ojos y suspiró. Que bien se escucha mi nombre cuando Manjoume-kun lo dice… Pensé mirando sus hermosos ojos grises, perdiéndome en ellos como tantas veces antes. Asentí con la cabeza suavemente sin apartar mi mirada de él. - Si… – murmuré con voz lo suficientemente audible solo para él. - Si quiero que me ames otra vez. – y apretando mis antebrazos con las manos contrarias, le dije. - Haré lo que sea… Lo que sea para que me ames otra vez. Para que seamos felices juntos otra vez. – moví un pie levemente hacia adelante para acercarme otra vez a él, pero volví a mi posición anterior de inmediato. Ya era mucho para él, lo sabía, hacer algo más podría llevar todo hasta el fondo de nuevo. Asique me limite a morderme el labio inferior y tragarme las ganas que tenía de estar cerca de él, de besarlo otra vez.
avatar
Asuka Tenjoin
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 470
Monedas Monedas : 6099

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiadas coincidencias... [Priv. Asuka Tenjoin]

Mensaje por Jun Manjoume el Miér Jul 16, 2014 9:12 am

Recordar toda la escena era como recibir un puñetazo directo en la cara. O incluso peor. Sencillamente, era un asco manejando ese tipo de situaciones. Una parte de sí no quería herir a Asuka, no de nuevo, menos incluso después de tratarla como una vieja muñeca de trapo al perder los estribos. Se maldecía por eso. ¡Era su maldita culpa! Siempre tenía la peor de las suertes cuando a temas románticos se refiere, era igual que hace tres años al conocerse.

---------------
No sabía bien de dónde había surgido la idea de llevarle flores. Suponía que era algo demasiado... típico que regalar a una chica en una "cita", si es que era políticamente correcto decirle así a su pequeña salida. Sin embargo, le sería difícil olvidar el brillo en los bellos ojos de su compañera cuando le entregó el ramo. Esa expresión le parecía simplemente hermosa, y se sentía por demás satisfecho de que fuera a causa suya.

Quizás ya no le preocupaba tanto tener clase de pensamientos de idiota enamorado. Abrió los ojos un poco sorprendido al sentir cómo su Tenjoin-kun depositó de improviso un breve beso en su mejilla, dejándolo probablemente con una sonrisa algo idiota por los siguientes segundos, a su pesar. Ni siquiera fue capaz de colocar la debida atención ante su siguiente frase, sólo se dedicó a seguirla.

Rumania de repente no se le hacia un sitio tan desagradable como al principio, al menos, fueron capaces de recorrer varios lugares interesantes, y uno que otro lugar histórico—. ¿Quieres ir a almorzar? —ofreció en algún momento, como si fuera lo más normal del mundo. ¿Y no lo era? No solía ser amable con nadie, ni siquiera con las niñas, pero había algo con respecto a Asuka que era diferente.

Definitivamente deberían tener una segunda cita, de preferencia, una donde el hermano mayor de la aludida no se viera involucrado.

---------------

Y a pesar de todo eso, Tenjoin-kun lo había vuelto a besar. No iba a negar que le fue agradable, los labios de la otra seguían siendo tan dulces como lo recordaba. Podría decirse que un poco más. ¿Por qué no podía simplemente corresponderle? La observó, después de apartarse de ella, cuidando de no lastimarla otra vez. Pese a su extraña cercanía, la resolución de sus palabras le hizo sonreír, recuperando algo del orgullo caído—. Bien, supongo que entonces esto es un buen inicio.

Si había algo en lo que era especialista, era en enviar las cosas al diablo. Eso incluía, por el momento, la molesta vocecita que le impedía acercarse a Tenjoin-kun, por ejemplo. Se permitió ceder al impulso, a ese pequeño deseo de volver a probar, aunque fuera por un segundo, volver a sentir el sabor embriagador de esos  labios que había probado tantas veces antes. Tan rápido como lo había decidido, se inclinó hacia delante, tomó a Asuka por la cintura acercándola, y sin dar más tiempo que apenas un parpadeo cerró la distancia entre ellos con un beso, profundizando el contacto en los segundos siguientes.

«Estamos a mano». Después de que se separaron, le dirigió a la doncella de rubios cabellos otra sonrisa, sólo ésta última era ligeramente burlona, casi como disfrutara observarla con las mejillas sonrojadas. Se cruzó de brazos, de manera casual—. ¿No estabas buscando una dirección, Tenjoin-kun? —le preguntó, de una vez empezando a caminar fuera del dichoso callejón—. Quiero decir, no creo que tengas de pasatiempo dar largas caminatas por los barrios peligrosos en una ciudad que acabas de conocer.

Jun Manjoume
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 785
Monedas Monedas : 499

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiadas coincidencias... [Priv. Asuka Tenjoin]

Mensaje por Tema Cerrado el Jue Dic 04, 2014 5:58 pm

Cerrado por inactividad
Para apertura del tema postear en reapertura de temas.
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1639
Monedas Monedas : 19570

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiadas coincidencias... [Priv. Asuka Tenjoin]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.