Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. Sería tener muy poca verguenza copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Tengan originalidad y hagan sus cosas vosotros mismos.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List The Top 100 Dangerous Sites Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Contra el Viento { Privado | Kayonara Utaite }

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Contra el Viento { Privado | Kayonara Utaite }

Mensaje por Minoru Matsuda el Dom Mar 30, 2014 3:33 am

No, no podía estar a punto de hacer aquella actividad. No es que fuera un miedoso o algo parecido, sólo  un poco, pero dependía de la situación. Eso no tenía nada que ver con el tema de ahora en cuestión. Pero estaba ahí ahora. En uno de los tantos puentes que existían fuera de la ciudad, esperando su turno para realizar Puenting, faltaban dos personas que se tiraran al vacío y sería su turno. ¿Cómo había terminado en esa situación y más encima, acarreando a Kayonara consigo?

Fue muy, muy sencillo.

Habían hecho no sé qué sorteo, como si fuera una rifa dentro del lugar en dónde trabajaba como mesero,  el primer premio era realizar esta actividad sin pagar el más mínimo centavo e incluso había una plaza libre para el que ganara fuera acompañado con algún conocido, amigo o mejor amigo. Adivinen quién ganó…Sí, fue este chico. Por más raro y tonto que sonará, fue él. El que menos ganas tenía de ganar. Había pospuesto la visita al lugar por bastante tiempo por otros asuntos y porque claramente la idea de hacer aquello era mínimo, pero ya no podía más, mejor usar el premio antes de que caducara o algo así.  Además que el clima era uno típico de primavera, y en el pronóstico del tiempo dijeron que ese día no llovería. Había que aprovechar. Así fue como se motivo ligeramente. Y cómo no quería ir solo, porque ninguno de sus mejores amigos les gustaría la idea de realizar puenting, o eso creyó él. Fue que terminó pensando en su amigo. En Kayonara. Arrastrándolo con él en semejante locura

Volvió a la realidad, moviendo sus manos para distraerse. ¿Cuál sería el sentimiento cuando saltara al vacío? Obviamente con las medidas de seguridad, claro está. Siempre se decía que en estas actividades se sentía bastante adrenalina, pero Minoru se preguntaba si aquello era verdad para todos, o sólo para algunas personas. ¿En qué grupo estaría él? Pensar que lo iba a averiguar pronto era sencillamente para ponerlo más nervioso de lo que ya estaba, tratando de no demostrarlo, pero se conocía a si mismo, y sabía que era en vano ese esfuerzo. Era un libro abierto para la mayoría, o casi todas, las personas. Las novedades dentro de su vida eran sumamente extrañas y escasas, esa era otra razón igual para la de motivarse para hacer esta actividad. Pero no podía pasar mucho tiempo de demora, porque si pasaba, estaba seguro que tomaría a Kayonara del brazo y se alejaría corriendo de ese lugar—. Lo siento por hacer que me acompañes, Kayo. —Dijo en tono de disculpa hacia el aludido—. Te debo una, de verdad que gracias —Después de haberle dicho aquello, desvió su mirada para acercarse al barandal del puente y observar a uno pocos metros como a una persona le estaban colocando los implementos de seguridad para sentir pronto el viento contra su cara.

Pronto el reloj marcaría que era su turno. Ahí se vería la respuesta a todas esas preguntas que se estaba ahciendo ahora, o también, que a través de las nuevas respuestas, otras preguntas resaltaran a su mente. Tenía que ver antes de decir o pensar.
avatar
Minoru Matsuda
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 417
Monedas Monedas : 13205

Volver arriba Ir abajo

Re: Contra el Viento { Privado | Kayonara Utaite }

Mensaje por Invitado el Jue Abr 17, 2014 4:23 am

Se había despertado con la idea de tener algo que hacer, pero no se recordaba el qué y solo hasta medio de la mañana se recordó. Más bien, le han recordado. ¿Quién? El mismo con quién había quedado: Minoru. Este le llamó para informarle la hora en que sería la actividad que por alguna razón el pelinegro tenía pendiente de hacer. No tenía la más mínima idea que a su amigo le iban los deportes extremos cuando el otro día le soltó que se le caducaba unos pases para hacer tal deporte. Kayo tiene memoria que después de decirle eso, Minoru explicó el por qué y bla bla bla. Pero seguía sin entender el por qué ya que mientras Minoru aclaraba la cuestión, el músico se había perdido en alguna parte de su mente y solo volvió a la vida cuando el otro le preguntó si le apetecía ir. Obviamente aceptó. ¿Por qué no? ¿Qué tenía que perder? ¿Su vida? No creía, porque la actividad era hecha por una empresa con muchos años de experiencia en deportes de ese estilo. Además, Kayonara no le daba casi importancia ninguna a su vida. De hecho, se podría decir que tenía tendencias auto destructivas y un tanto suicidas. Asimismo, nadie se daba cuenta de lo perturbado que Utaite podría ser en su interior. No era el típico deprimido ni derrotista que se pasaba la vida llorando y siendo aguafiestas. Mucho por lo contrario. Era risueño, burlón y siempre estaba jugando. También era de salir a menudo de fiesta en fiesta. Y justo en una de sus salidas fiesteras fue dónde conoció al tipo con que quedaba hoy.

- Ñaca y ñaca. – relajadamente con los manos en los bolsillos asomó la cabeza por el barandal del puente. Recién llegaban al mismo y Minoru por pura curiosidad echó un vistazo a la altura mentalizándose que iban saltar al vacío. Kayo lo imitó, pero no se abrumó. Es más, sonrió con sorna. Mientras dejaba que uno de los especialistas les apretara los cinturones como es debido iba escuchando todo el procedimiento y también que el cerebro podría entrar en un dilema existencial ya que no entendía el por qué que su usuario se tiraría del puente. Lo que resultaría en una crisis de pánico y negación en muchos casos. Al contrario de su compañero que estaba más preocupado en la altura que tenían que saltar, Kayo estaba cuestionándose si iba a sentir adrenalina. Había que admitir que le costaba un tanto entrar en ese estado y por lo tanto muchas pocas veces ha estado en ese estado eufórico. También por eso aceptó sin pensar dos veces cuando Minoru lo invitó. – No me debes ninguna, me debes tu poto. – le guiñó el ojo sonriendo travieso. – O más bien tu pol-la. – señaló con el índice la entrepierna ajena ya que estaba volteado hacía el otro. Decir esa clase de comentarios no lo hacía inmutarse y mucho menos avergonzarse. Era tan poco púdico y tan liberal que el decir palabrotas y hablar de temas tan tabú como el sexo era algo de su cotidiano ya. No obstante, el castaño era así. Pero los de su alrededor, por norma, no. Y el hombre que recién acababa de asegurarle todo se quedó en blanco mirándolo pasmado. Vamos. Para allá de hablar de meter mano así como si nada; lo estaba diciendo hacía otro chico. O sea, estamos en el siglo XXI, pero es más que sabido que todavía hay cierta manía con los homosexuales. O un tanto de falta de costumbre sobre el tema.

En fin, después de echar una carcajada descarada ante el pasmo ajeno de los que lo había escuchado, se acercó a Minoru; no caminaba muy cómodo por el complemento que llevaba sujetando toda la zona de las caderas. Y cuando se dice toda, ¡es toda! Básicamente, hasta en la zona de la inglés le pasaba el complemento – Espero que no me ponga cachondo por tener esto rozando mis pelotas. – volvió a comentar con toda la naturalidad como si hablara del clima - ¡Si no es muy alto, man! Como han dicho tiene el suficiente para no estrellarnos los sesos. – no era del tipo de persona que sabía tranquilizar alguien. Asimismo, lo hacía de buena fe y corazón. Algo muy raro en Kayo que normalmente no se importaba con nadie que no fuese él propio. No obstante, Minoru no era un chico cualquiera, era su amigo y por sus entes queridos el egocentrismo de Utaite disminuía notoriamente. – Si quieres salto yo primero para que veas que no me pasa nada. – se ofreció sonriendo infantil y seguro de si mismo. Ya para ese momento tenía una mano palmeando con ligereza la espalda del pelinegro – O también te puedo relajar después. – la sonrisa de crío se desvaneció volviéndose una más traviesa, pero sin dejar ese deje de infantilidad volviendo la expresión un tanto inocente y sin más, la mano que una vez estuvo en la espalda ajena acabó en el poto del contrario para acariciarlo. Kayonara Utaite tenía un modo de expresar su cariño de una forma muy intensa por así decir. - También puedo hacer ambas cosas. - le susurró al oido al oido de Minoru para aprovechar tal cercani y mordiscarla la parte superior de la oreja por simple antojo momentaneo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Contra el Viento { Privado | Kayonara Utaite }

Mensaje por Ryan Koufman el Vie Mayo 02, 2014 1:49 am

Cerrado por personaje eliminado.
avatar
Ryan Koufman
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2734
Monedas Monedas : 9185

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.