Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Acelera un poco más (Priv. Satsuki Momoi)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Acelera un poco más (Priv. Satsuki Momoi)

Mensaje por Derek O Giallagainn el Sáb Mar 01, 2014 10:50 am

Satsuki Momoi, o Momo, que era como me la había presentado Musa, y así es como la llamaba yo también. La verdad que me gustaba el apelativo que había escogido Musa, aunque, la verdad, estaba ya un poco crecidita para asemejarse a la heroína de Michael Ende, pero eso sí, de lo poco que la conocía, la determinación y la ilusión por las cosas sí que las compartía con aquella pequeña niña que siempre iba con su tortuga.

He de reconocer que mi prima tiene buen gusto para escoger las amigas. Pues todas las que me había presentado hasta hora eran preciosas, pero lo que es más importante, simpáticas y la quieren un montón a mi pequeña Musa, tan insegura y frágil, pero que se está empezando a atrever a vivir… Y Momo, que aunque haya estado fuera un buen tiempo desde que se conocieron, le ha ayudado siempre, y eso se lo tenía que agradecer a la muchacha cuando estuviésemos a solas.

Hoy habíamos quedado los tres para ir a una carrera o algo así… Musa había hablado muy deprisa y yo estaba demasiado dormido después de una larga noche de trabajo, por lo que no había entendido un carajo de lo que íbamos a hacer los 3, pero como siempre, me apunté a un bombardeo, ya que hoy pretendo no trabajar que anoche tuve clientas por dos días que casi me dejan deshidratado…

Lo único que el plan no salió estrictamente como lo habían planeado, porque Musa no pudo venir… Y como la muchachita de pelo de algodón de azúcar, al que entraban ganas de darle un bocado a ver si era tan dulce como asemejaba, me había caído simpática decidí que aunque ella no pudiese iría yo, no está mal socializar de vez en cuando… Musa me había llamado media hora antes de que no podía acudir porque su madre estaba en crisis organizando una exposición de Renoir y tenía problemas organizativos de distribución y le había pedido que la ayudase para entre las dos poder ir más rápido… Ya es raro que mi tía pida ayuda para hacer su trabajo, porque es muy organizada y meticulosa con eso, pero la verdad que llevaba toda la semana soltando improperios de que los cuadros estaban tardando en llegar… Y por lo que ha dicho Musa, la inauguración es hoy, y algunos de los cuadros han llegado hoy mismos… Así que yo no querría ser el conservador del museo que ha tardado tanto en mandarlos, porque la ira del fuego irlandés en mi tía, cuando se desata, es peor que mil demonios…


Bueno, pues eso, esperé sentado fumando un cigarrillo de los míos, de los únicos que me gustan, que realmente me gustan por eso olor dulce y penetrante que desprende el Black Stone Cherry, pero que no empalaga… Hacía tiempo que ya no usaba colonia, con el olor del tabaco me bastaba… Es mi toque personal… Me senté a esperar en la barbacana, en un muerte bajo que había en el lugar indicado, como seguía sin saber qué era lo que íbamos a hacer me vestí cómodo, los vaqueros ajados, una camiseta blanca también con rotos, las botas militares y la chupa de cuero negra. Sencillo y cómodo, pero perfectamente atractivo para cualquier ocasión. Y esperé a que Momo, intrigado por lo de “carrera” que había logrado entender mientras dormitaba.
avatar
Derek O Giallagainn
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 29
Monedas Monedas : 1627

Volver arriba Ir abajo

Re: Acelera un poco más (Priv. Satsuki Momoi)

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 01, 2014 5:24 pm

- Ñam ñam. - ¿Por qué iba por la casa diciendo “ñam ñam”? ¿Porque estaría sola? Tal vez sería por eso. Hoy no tendría que alistarse en el garaje dónde solía dejar su coche de carreras: lo haría en casa. Una vez más su mama estaba de viaje, por lo tanto podría vestirse tal como iba para las carreras. Desde luego, no iba con pinta de colegiala que no rompe un plato. Por eso, después de la ducha se puso unos vaqueros sumamente ajustados de color gris, una sudadera que le quedaba colada al cuerpo de mangas largas calzándose unos botines con chapas. Para finalizar el modelito tan poco ortodoxo y que dejaría su madre a cuadros si la viera así; se vistió con una chupa de cuero negro mientras el pelo iba atado con una coleta alta. Se quedó mirando el espejo de cuerpo entero que adornaba la pieza: se le iba toda la “ingenuidad” con ese aspecto. Antes de salir verificó que tenía todo en orden en la mochila negra: las llaves tanto de casa como las del coche que tenía y que sus padres desconocían su existencia, la documentación falsa por si era detenida de camino a su destino, el móvil y afines “esenciales” para una joven salir, más si sabe que va para lugares peligrosos.

Inicialmente había pensando en coger un taxi pero luego se fue caminado hacía el centro comercial. Usaba el aparcamiento del mismo como su propia garaje personal. No podría llevar el coche a casa, porque no tenía como explicar a su madre por qué tenía un coche si ni edad para sacarse el carnet tenía. Y en los aparcamientos hay cámaras de seguridad que lo pueden proteger o al menos influir más respeto en lugar de tenerlo aparcado en la calle. Su coche a simple vista parecía ser una maquina topo de gama más del motón. Pero estaban muy lejos de la verdad. El coche de fabrica ya venía bien equipado. Pero se le fue añadido más ajustes antes de terminar en las manos de la pelirosa. Si, fue un regalo. El regalo de despedida de su mentor cuando fue obligada a regresar a Francia. ¡No le podría haber hecho regalo mejor! Cuando llegó al coche hacía morritos mientras miraba la pantalla del móvil: estaba respondido desanimada al mensaje de texto de Forna-chan diciendo que era una pena que no pudiera venir. ¡Con lo ilusionadas que estaban las dos!

Mensaje enviado y se bebió media botella de agua que había comprado en uno de los puestos de comida del centro comercial. Al menos, no iba sola: el reciente conocido primo de una de sus mejores amigas siguió con el plan de venir, por eso tenía que pasarle a recoger en el lugar indicado. No estaba muy segura que le agradara gastarse una noche en medio de multitudes y ruidos de coches. Pero bueno, sí quería no se iba a negar llevarlo. Le cayó bien a la estudiante, demasiado bien que se diga.
Total, se dirigió al lugar quedado, iba con el cinturón de seguridad puesto por si las moscas. Aunque siempre intentaba ir carreteras algo tranquilas para no llamar la atención: el GPS ayudaba mucho en eso. Al fin llegó y aumentó un poco la intensidad de los faroles delanteros al ver un bulto sentado, era Derek. Sí, memorizó el nombre del chico, memoria no le faltaba para los datos generales. Unos metros más y detuvo sin apagar el motor delante dónde se sentada. - ¡Qué solitario te ves! - exclamó acompañada de una sonrisa burlona una vez que abrió la ventanilla – Anda. Quiero ver si me apunto a las primeras carreras. Es cuando hay menos follón. - explicó risueña. Daba por descontado que su amiga le hubiera explicado dónde iban esa noche.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Acelera un poco más (Priv. Satsuki Momoi)

Mensaje por Derek O Giallagainn el Miér Abr 02, 2014 5:48 pm

Le llevaba dando rato y rato vueltas a la cabeza a las cuatro palabras que había sido capaz de escuchar y no sólo oír mientras dormitaba aquella mañana. Resonaban recitadas por la cantarina voz de Musa en mi cabeza: “Momo”, “carrera”, “estará guay”, “como te quiero, marmota linda”. Lo único que tenía claro de todo ello era el “¡Cómo te quiero, marmota linda!” porque de lo dormido que estaba me costaba hasta hablar, y que me quiere es un hecho constatado y contrastado.

Además estaba la parte de que habíamos quedado en la quinta leche, en una zona de las afueras que no conocía demasiado bien, un punto en el que no nos venía demasiado bien por comodidad y cercanía a ninguno de los tres. Así que… No entiendo nada de nada… Era lo único que podía concluir encogiéndome de hombros sin demasiada preocupación realmente.

La hora en la que Momo debía aparecer no tardaría mucho en hacerse en mi reloj, así que apuré el cigarrillo en una larga calada, haciendo que algo de ceniza se cayese por la imposibilidad de sostenerse al haber aspirado tan rápido para terminar de consumirlo cuanto antes. Cuando apagaba la colilla contra el borde del muro los destellos de unos faros me deslumbraron. Me llevé el dorso de la mano hacia los ojos para poder ver algo al para algo de luz con los dedos, pero hasta que el coche no se paró delante de mí como que no logré ver a su conductora.

- Es lo que tiene proponer como lugar para la cita un lugar en mitad de la nada. – Reí acercándome al coche. Abrí la portezuela y me colé dentro del vehículo. Me acomodé y me puse el cinturón. Luego me la quedé mirando, parecía todo lo contrario a la otra vez que la había visto, pero le dediqué una media sonrisa picaruela por no decir sexy, de las mías – Lo primero, ¿dónde está el angelito de algodón de azúcar que me presentó mi prima? – Porque había pasado de ir vestida como una niñita dulce y buena a una macarrilla casi punkara, no quiero decir que no estuviese guapa, estaba super sexy, la verdad para ser una críica, pero no parecía la misma. – Lo segundo, ¿qué haces conduciendo? – Tiene 17 años no puede conducir, y de dónde leches habría sacado el coche. – Y, tercero, ¿me puedes explicar a qué hemos quedado? – Me lleve la mano al pelo y sonreí con dulzura con los ojos cerrados. – Es que… - Comencé a explicarme – Anoche trabajé más de la cuenta y esta mañana cuando me ha llamado Musa estaba tan frito que sólo he entendido: Momo, carrera y poco más… - No estaba mintiendo, no tenía ni repajolera idea de que era lo que íbamos a hacer.
avatar
Derek O Giallagainn
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 29
Monedas Monedas : 1627

Volver arriba Ir abajo

Re: Acelera un poco más (Priv. Satsuki Momoi)

Mensaje por Invitado el Dom Abr 27, 2014 4:53 am

- ¿En medio de la nada? – indagó pensativa en un murmullo zafándose del cinturón; ya estaban fuera del ambiente citadino, no tenía que preocuparse por paradas incomodas de la policía de tránsito. Realmente ese lugar de encuentro más que ser en medio de la nada era bastante precario, mal había donde sentarse. Igual quedaba de camino por eso fue elegido. - La culpa tiene tu prima que no quería que yo estuviera paseando con el coche por la ciudad para recogeros. Se preocupa demasiado y en vano ya que tengo la documentación falsa. – suspiró encogiéndose de hombros. Tenía la sensación que Forna-chan no se había acostumbrado al cambio de la pelirosa, todavía. Bueno, tampoco es que hubiera cambiado tanto. Simplemente, usaba sus aptitudes para algo más que complacer a su madre y el baloncesto. Como no había silenciado el motor, no tuvo que hacer girar de nuevo las llaves y solo tuvo que presionar con el pie el pedal del acelerador para ponerse de nuevo en marcha haciendo un par de maniobras con el coche para dar la vuelta. Retrocedería un poco para girar para una calle que había quedado un poco atrás en el camino que recurrió. Esbozó una sencilla sonrisa, se sentía observada por el par de orbes azulados. Derek tampoco disimulaba nada. No tenía nada en contra, le caía bien los tipos que eran directos sin rodeos innecesarios. Y tampoco que se cohibían. Para pena de la chica, los chicos así escaseaban últimamente. Además, Satsu no era la típica niña que se intimidaba porque la mirasen descaradamente o no. Desde pequeña era el centro de atención por el color de su pelo o por la destreza en deportes y a la vez en las clases dónde el cerebro era imprescindible. A nivel académico siempre destacó en todo lo que hacía trayendo como resultados atenciones buenas como malas. Y cuando su cuerpo se empezó a desarrollar a un ritmo más rápido de lo normal la atención hacía su persona aumentó mucho más. ¿Problemas en ser el objetivo de la lujuria y/o envidia de alguien? Para nada; gajes del oficio, o más bien, de ser Satsuki Momoi.
La sonrisa se alargó mucho más como si su propio ego se hubiera inflado. La verdad, sí se infló ya que había deducido que su acompañante podría “leer” las personas solo por el simple hecho de apreciarlas visualmente. Pero, ahí estaba él sorprendido por el radical cambio del primero día en que la vio para esa noche.  Sí había algo que podría hacer con que el orgullo propio de la estudiante creciera era que sus predicciones acertasen. Pero había algo que podría hacer con que superara su propio orgullo propio y era sorprender a los que en nada se podrían asombrar. Los rosados orbes brillaron mientras uno de ellos se iba al rabillo del ojo viéndolo de soslayo. Lo bueno que Satsu tenía de su vista era que podría mirar dos ubicaciones distintas sin perder atención de ninguna de ellas. Por lo tanto, le bastaba con tener uno de los ojos fijos en la carretera. - Acaso… - una de las manos abandonó el volante para colocarse sobre el mango de las mudanzas para cambiar y aumentar la velocidad a que iban - ¿Te gusta lo que ves? – se rió sin hacer desaparecer la sonrisa airosa – Si le preguntas a mi mama dónde está el “angelito de algodón dulce” de su hija te dirá que fue de karaoke con sus amigas y se quedará en casa de Forna-chan a dormir. – claramente iba a mentir a su progenitora como siempre lo hacía todos los sábados, los cuales Forna-chan siempre la cubría. La señora de su casa ni sabía que su heredera tenía un coche siquiera. Y esperaba que nunca se enterara sino le daría más que un infarto.  

La segunda interrogación hizo con que se mordiera el labio inferior para no estallar en una carcajada sarcástica. ¿Forna-chan no le había dicho dónde iban y que iban hacer? La tercera pregunta ajena respondió a la confusión mental de la chica. Realmente no tenía ni la mínima idea donde iban de verdad. Traviesamente juguetona (vaya la redundancia) sonreía – Alaaa… - extendió un poco la última letra de la expresión de fingido asombro. – Me pones en un dilema. – inició burlesca con una voz enfatizada en la duda pero era todo puro teatro – No tienes ni idea qué haremos. Y yo no sé si quiero decírtelo. – por un momento ladeó el rostro para ver el del foráneo y le sacó la lengua – Solo espero que no te desagraden los ambientes ilegales. – finalizó volviendo a mirar la delantera poniendo atención a la carretera. No obstante, su pensamiento volvió a ser distraído por el tono de su móvil que iba colgado de uno de los puertos que contenía el coche para que una pudiera contestar el móvil sin tener que cogerlo una vez que el aparato estuviera enchufado. Le encantaba Emilie Autumn y la canción “Fight Like a Girl” que era una de sus favoritas, se escuchaba desde el móvil. Silenció la voz de la misma cantante que le gusta con un simple pulsar de un botón con el pulgar de la mano que seguía en el volante; hacía meses que ya controlaba el manejar del mismo con una sola mano. Una voz animada y femenina resonó por el aparato después de la pelirosa haber saludado. La voz no venía sola, se escucha música del fondo, no era del agrado de la conductora ya que arrugó la nariz, y otras voces en murmullos de como quién está en medio de una multitud. Preguntó si iba a tardar. No, no iban a tardar ya que unos cuantos kilómetros más y a la velocidad que iban llegarían pronto. Como Satsu habló en el plural volvió a ser indagada si venía acompañada. Afirmó que sí y era un chico. Podría haber creído que la llamada había caído si el ruido de fondo no siguiera escuchándose ya que la chica del otro lado se calló abrutadamente. No tardó el silencio de la misma en romperse ya que se escuchó una silaba de asombro porque Momoi llevaría a alguien del sexo masculino a las carreras. Ni que fuera para tanto, pero la otra creía que sí ya que la única compañía masculina en que la había visto fue el mismo que le enseñó a conducir. Empezaba a dudar si Derek saldría intacto esa noche una vez la llamada fue finalizada. O sea, la muchacha con quién acababa de hablar se quedó más que entusiasmada cuando la menor dijo que su acompañante se podría considerar bonito. Era muy raro que Satsu hiciera algún comentario sobre la apariencia de alguien. Mucho menos delante de la dichosa persona. Solía tener otros detalles en que se fijar que algo tan superficial como la apariencia. En fin, tal como dijo estaba para llegar y justo al fondo de la carretera había una plaza que estaba lo suficientemente iluminada para que los brillos amarillos podiesen avistarse de lejos y hasta la propia música se escucha en eco profundo. – Ya casi estamos. – murmuró iluminado su propio rostro con una sonrisa de triunfo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Acelera un poco más (Priv. Satsuki Momoi)

Mensaje por Ryan Koufman el Vie Mayo 02, 2014 1:52 am

Cerrado por personaje eliminado..
avatar
Ryan Koufman
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2734
Monedas Monedas : 9296

Volver arriba Ir abajo

Re: Acelera un poco más (Priv. Satsuki Momoi)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.