Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Amistades Peligrosas [Privi] Urtear D. Onam y Brooke Lewis

Ir abajo

Amistades Peligrosas [Privi] Urtear D. Onam y Brooke Lewis

Mensaje por Urtear D. Onam el Dom Feb 02, 2014 12:54 am

Me senté, apoyada en la pared, escondida detrás de un cubo de basura, del que se notaba que hacía años que no había sigo limpiado ni recogido. Estaba oxidado y mugriento, los desechos apenas cabían. El callejón era muy oscuro, a pesar de ser medía tarde la luz apenas iluminaba aquel oscuro lugar. Las paredes eran de piedra roja, era bonitas si hubieran estado llenas de grafittis con poco estilo. ¿Me sentía sola? No. Para que. No era la primera vez que estaba en aquel estado. En otro momentos, había sentido un escalofrió y un nudo en el estomago, me habría encogido y habría llorado. Pero ya no. Tiempo atrás si. Era recuerdos lejanos y esperaba que siguieran así mucho tiempo.

Metí la mano en mis pantalones, y encontré un paquete de cigarrillos que le había robado a un tipo mientras caminaba por la calle. Durante mis años de delincuencia, aquel no había sido mi delito favorito, me gustaba más golpear sin razón aparente, como ataques de rabia espontáneos. Aunque no fuera de los que más realizaba, los seguía haciendo por pasatiempo. Más de una paliza recibí por ello. Demasiadas. Mire el paquete de tabaco con curiosidad, estaba un poco aplastado por mi pantalón. Apenas quedaban dos cigarros y un poco hecho polvos. Dentro del mismo paquete había un mechero verde, de rueda, parecía gastado, pero puede que aun le quedase un poco de gasolina para un cigarro. Hice rodar pequeña rueda con el dedo pulgar, saltaron chispas, pero hasta el cuarto intento no se encendió. Una pequeña llama azul surgió del mechero. Mordí la boquilla con cuidado y prendí el extremo contrario. Le di un bocanada y el humo inundo mis pulmones, tosí y expulse el resto que quedaba en mi interior. Hacía tiempo que no fumaba. Mucho tiempo. Era como volver aquella pequeña habitación. Aplaste el cigarro contra  el suelo y lo pise por si acaso, como si aquello fuera hacerme olvidar. Agarre mi bolso que había tirado al suelo hacía un rato y me lo colgué de nuevo al hombro.
avatar
Urtear D. Onam
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 33
Monedas Monedas : 2830

Volver arriba Ir abajo

Re: Amistades Peligrosas [Privi] Urtear D. Onam y Brooke Lewis

Mensaje por Brooke Lewis el Dom Feb 02, 2014 1:04 pm

- Maldito cabrón suéltame! - fue lo que dije cuando aquél gorila me echaba del bar. - No vuelvas. - pronunció el imbécil y cerró la puerta trasera del local. Resoplé. Hace como una hora, había entrado en aquél sitio para beber una cerveza. Mi comportamiento era civilizado, hasta que un mamón quiso pasarse de listo conmigo y le metí una patada en toda la jeta. Pero claro, como era uno de los propietarios del local, a quién echaron fue a mí. Malditos hijos de puta, lo único que les interesaba era pasar droga, vender bebidas y echar polvos. Me giré y con el pie tiré un cubo de basura. - Ya me las pagaréis imbéciles. - me quejé mientras empezaba a caminar por el callejón. Las calles estaban húmedas y llenas de charcos. Prácticamente, en cada esquina había tipos con sus respectivas zorras. Todo lleno de basura, y un olor a mariguana que flipas. Me daba asco aquél sitio. Pero era mucho mejor que caminar entre pijos que te miran como si fueras la gran desgracia de la sociedad.

Si mi moto no estuviera en un taller, seguramente estaría montando en ella, hiendo a toda leche como si no hubiera mañana. Me preguntaba por qué había decidido salir aquella tarde, cuando podía haberme quedado en casa comiendo comida basura y viendo películas de terror. Ganas de cambiar la misma rutina? No, no creo que sea eso. En fin, no iba a matar mi cerebro pensando en cosas innecesarias. Noté como alguien me cogía del hombro. Era uno de los tipos que vendía hierba. - No quiero. - dije girándome. Pero este volvió a insistir. Joder, pero que pesado. Volví a negarme pero este básicamente me puso el paquete de hierba en la cara. Aparté la bolsa y le dí un puñetazo. Mi lema "Si no entiendes con palabras, supongo que con puñetazos comprenderás."
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10819

Volver arriba Ir abajo

Re: Amistades Peligrosas [Privi] Urtear D. Onam y Brooke Lewis

Mensaje por Urtear D. Onam el Dom Feb 02, 2014 5:14 pm

Escuche algunos ruidos en el callejón, me asome por encima de toda aquella basura, acomodando mi bolsa a la  cadera. Al entrar no me había dado cuenta de que allí también había una salida de un bar. Bueno, entre la mugre, siempre había un bar para meter a toda aquella gente de aquellos barrios. No era la primera que estaba en aquel lugar, pero normalmente solía pasar desapercibida, agachando la cabeza o incluso gruñendo, puede que sonase un poco animal, pero solían pasar de mi cara y dejarme en paz. Solía venir a este tipo de lugares para recordarme lo que había dejado atrás, cuando tenía un momento duro, difícil, me recordaba que había avanzado, que ya no estaba a aquel nivel. Salí de mi pequeño escondite de detrás de las basuras, y el olor a marihuana me golpeo en la cara. Era asqueroso. En la entrada del callejón había un par de prostitutas que no estaban cuando había llegado, bueno, tendría que agachar la cabeza y salir de allí antes de que aparecieran sus chulos para molestarme.

De la entrada del bar, echaron a una chavala que parecía desencajar un poco con aquel lugar, no vestía como aquellas mujeres, con apenas dos prendas ropas que cubrían su cuerpo huesudo, en pleno invierno. Parecía bastante arreglada, y tampoco una drogadicta. Debía tener mi edad o alguno más que yo. Me adelante algunos pasos. La chica fue asaltada por uno de esos camellos que vendían aunque fuese a golpes sus mierdas. Parecía enfadada, se negó en rotundo, aquel tipo le planto una bolsa en la cara, y entonces le dio un puñetazo en toda la cara. Abrí los ojos como platos, no me esperaba aquello, aunque había sido un buen golpe, le había jodido toda la mandíbula. Me acerque al camello que se había doblado sobre si mismo, y para re matar el trabajo, le di una patada en la cara, cayo en redondo sobre el suelo. -Buen golpe- le dije, no era buena hablando con desconocidos. Le di la punta en la cabeza con la zapatilla, pero parecía inconsciente, incluso sangraba.
avatar
Urtear D. Onam
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 33
Monedas Monedas : 2830

Volver arriba Ir abajo

Re: Amistades Peligrosas [Privi] Urtear D. Onam y Brooke Lewis

Mensaje por Brooke Lewis el Dom Feb 02, 2014 5:54 pm

Me sorprendí al ver como una chavala remataba al pendejo dándole una patada en la cara. Aquél se desplomó al charco y no volvió a moverse. Empecé a aplaudir. - Buena patada. - dije mientras empezaba a reírme. - A ver  si así aprende la lección. -

Nuestro pequeño escándalo atrajo a otros cuatro mamones. Genial, primero un loco con hierba y ahora perros hambrientos en busca de un polvo. No era la primera noche en la que me metía en una pelea en este barrio y se ve que hoy volvería a repetirse. - Claro, como no. Por qué  sera que todos los fines de semana me peleo con alguien? - me pregunté a mi misma. Al ver a los tipos acercarse, pude reconocer a uno. Sí señores, a este le había roto la nariz el sábado pasado. - Pero mira por donde... - pronuncio el que llevaba una tirita en la jeta. Me crucé de brazos y empecé a reírme. - Olé, pero si es Steve el apestoso! Mi gran amigo! - dije con un increíble sarcasmo. Lo conocía desde antes. El imbécil iba a la misma secundaria que yo en Estados Unidos y siempre había intentado ligar conmigo o con mis amigas. Pero el plan nunca le funcionó. El sábado pasado me lo encontré por este mismo callejón y el estúpido pensó que podría aprovecharse de mi. Y bueno, por como se puede ver ahora lleva una patética tirita en la nariz.

Este resopló y se acercó junto con sus perros hacia mí. - Hoy no te será tan fácil Lewis. - una sonrisa de superioridad se dibujo en mi rostro. Qué creía? Que teniendo más amigos podría hacerme algo? Patético. La chica que se encontraba a pocos metros detrás de mí, capto la atención del apestoso Steve. - Oh, pero si has traído a una... - antes de que pudiera acabar la frase le pegué una patada en los huevos. Cayó al suelo retorciéndose del dolor. Lo cogí por la jaqueta y acerqué su cara a la mía - Tu asunto es conmigo. - lo fulminé con la mirada y volví a tirarlo al suelo.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10819

Volver arriba Ir abajo

Re: Amistades Peligrosas [Privi] Urtear D. Onam y Brooke Lewis

Mensaje por Urtear D. Onam el Dom Feb 02, 2014 7:28 pm

Me aplaudió por la patada, incluso parecía divertirse en aquella situación. Solo le sonreí un poco avergonzada de lo que acababa de pasar, hacía tiempo que no golpeaba a nadie con tanta fuerza, y me había pasado un poco, pero ya no había marcha atrás.  
Nuestra pequeña pelea con el camello parecía haber atraído a un grupo de idiotas, cuatros gorilas con cara de malas pulgas. No era la primera vez que los veía por aquel barrio, aunque siempre los había ignorado por completo y ellos habían hecho lo mismo. Pero en aquel momento no me gusto nada la expresión de su rostro, la había visto demasiadas veces y nunca me había gustado como acababa la cosa. Iban en busca de un polvo y les daba si fuera consentido o no. Aquella gente me daban ganas de vomitar, y no era a la primera que escupía a la cara por atreverse a acercarse demasiado. La chavala que estaba a mi lado parecía haberse perdido en sus pensamientos. Necesitaría su ayuda si quería salir de aquel aprieto, eran demasiados para mi. Uno de ellos parecía haberse llevado  un buen golpe hacía relativamente poco. - Pero mira por donde... -dijo el herido, parecía reconocer a la chica. - Olé, pero si es Steve el apestoso! Mi gran amigo! - dijo con ironía, la chica parecía conocerlo de antes, pero no debía ser alguien agradable por la mirada de perros que le había dedicado con solo reconocerlo.Parecía estar bastante seguro de si mismo con otros tres tipos detrás. Si la ocasión lo requería, no me importará darles un par de puñetazos.

Se nos acerco y por lo que se olía incluso a aquella distancia no me gustaba nada. La chica había tenido razón en llamarlo de aquella forma. Me tape la cara con la manga de la chaqueta intentado tapar aquel repulsivo olor. -Hoy no te será tan fácil Lewis- dijo el tipo magullado. Lewis debía de ser el apellido de aquella chica. Sus matones le seguían muy de cerca, cobardes para mi gusto sencillamente. Entonces, pareció verme por primera vez, me miro de arriba abajo, dedicándome una mirada asquerosa, como si me desnudase. - Oh, pero si has traído a una... -dijo, pero no le dio tiempo a terminar la frase, la chavala le dio una patada en los huevos y cayo desplomado al suelo. Le levanto de la camisa como si fuera un muñeco y le dijo algo, pero no me dio tiempo a oírlo.

Uno de los gorilas que acompañaba a aquel tipo se lanzo contra mi intentando darme un puñetazo directo a la mandíbula, pero lo esquive con un movimiento rápido de cadera, inclinando mi espalda algunos centímetros. Paso casi rozando mi nariz. Mi chaqueta, al ser mucho más grande que mi talla, se deslizo por mis brazos cuando eche atrás mis hombros y cayo al suelo. Llevaba una camiseta bastante ancha que me dejaba al descubierto un hombro. El gorila rió triunfante, como si me fuera a dejar violar como si nada. Aquel día me había hecho una trenza africana que se deslizaba junto a mi como si fuera un látigo. Sonreí, de una forma bastante tenebrosa, que dejo un poco desencajado al gorila. Preparo sus puños delante de su cara, como si tuviese alguna oportunidad contra mi desde el principio. Me lanzo un golpe directo al estomago, pero  simplemente di un paso atrás, y aprovechando eso, me apoye en el pie, y di una vuelta, hasta colocarme enfrente de él. -Muy lento- le dije. Entonces le di un rodillazo en los huevos. Se encogió sobre si mismo. Aproveche aquel momento para re matarlo, y darle una patada en toda la mandíbula. Grito y se desplomo en el suelo lloriqueando. -Uno menos-dije.
avatar
Urtear D. Onam
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 33
Monedas Monedas : 2830

Volver arriba Ir abajo

Re: Amistades Peligrosas [Privi] Urtear D. Onam y Brooke Lewis

Mensaje por Brooke Lewis el Miér Feb 05, 2014 5:32 pm

Antes de haberme dado cuenta, la chica ya había noqueado a uno de los perros de Steve. Sonreí mientras me giraba a ver al imbécil que seguía retorciéndose de dolor. - Maldita zorra… - decía mientras me miraba con rabia. - Venga ya hombre... Después de todos estos años el único insulto que se te ocurre es zorra? - solté una carcajada. - Se más original. - dije y le pegué una patada en la barriga. Noté que los otros dos venían corriendo hacía mí. Suspiré y me quité la cazadora negra que llevaba encima, quedándome solo en una camiseta sin mangas. Levanté los dos brazos, de manera que los puños quedaban enfrente de mi cara. Cuando uno estaba a escasos metros de mí, tiré un brazo hacia atrás, levanté la pierna y le reventé la mandíbula entera. Ojo, pelear con karatekas es peligroso. La sangre salió de su boca en tan solo un segundo. Dios, que bonito. El otro no tardó en acercarse. Me aparté esquivando su golpe y sólo le pegué un codazo en la nuca. Ale, los cuatro en el suelo. - Bestia. - dijo el apestoso Steve mientras intentaba levantarse. Joder, es cierto que la mala hierba nunca muerte. - Cállate ya pendejo. - le metí otra patada en la cara. Creo que había vuelto a romperle la nariz. No se movió más.

Suspiré mientras observaba a los cinco tipos tirados en el suelo. Me giré para mirar a la chica que se encontraba detrás de mí. - Nos las arreglamos bien eh?! - dije mientras me acercaba a ella. - Soy Brooke. - me presenté. - Gracias por ayudarme supongo. - sonreí.

En la pared, pude ver los reflejos de colores azul y rojo de un coche policíaco. A veces se pasaban por el barrio para ver si habían matado a alguien. - Mierda. - dije mientras arrancaba a correr en la dirección contraria. - Venga corre! Si te pillan aquí te vas a las rejas en un segundo! - grité. Ya me habían pillado una vez en la mismísima situación. Gracias a mi madre, que pagó la fianza por mí, no estuve mucho tiempo encerrada, pero no quiero que vuelva a pasar y tener que preocuparla, y recurrir a su ayuda nuevamente. Sería demasiado molesto y irritante para mí.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10819

Volver arriba Ir abajo

Re: Amistades Peligrosas [Privi] Urtear D. Onam y Brooke Lewis

Mensaje por Urtear D. Onam el Jue Feb 06, 2014 6:40 pm

La chica noqueo al resto de los tipos, era buena. Era buena, demasiado, si me hubiera tenido que pelear con ella habríamos terminado con un par de golpes bastante gordos, pero por ahora parecía más mi aliada que otra cosa. Debía de practicar algún tipo de arte marcial, puede que karate, aunque no estaba segura del todo, solo se me daba bien golpear sin preguntar primero. Se los había quitado a todos de apenas de golpes, era buena. Recogí mi chaqueta del suelo, que por suerte no había caído en ningún charco de agua y me la puse, después me coloque la bolsa en el hombro y la cruce sobre mi cuerpo hasta mi cadera derecha.

En apenas unos minutos, todos los tipos habían acabado en el suelo junto con el camello, si mi móvil hubiese tenido cámara no me hubiese importado sacarles una foto, pero como no la tenía, me conformaría con un buen recuerdo al que recordar cuando en clase estuviera aburrida. Sonreí para mi, aunque apenas tuve tiempo de regodearme un poco más. - Nos las arreglamos bien eh?! - dijo mientras se acercaba a mi, y haciéndome despertar de mis pensamientos. - Soy Brooke. - se presento, debía de ser un nombre ingles o americano, no estaba segura del todo - Gracias por ayudarme supongo. - sonrió.

No me dio tiempo decirle mi nombre, de reojo, pude ver las luces patrullas atravesando la calle hasta el callejón donde nos encontrábamos. Si nos pillaban, nos podrían cargos de agresión, puede que Brooke se librara si no tenía antecedentes alegando defensa propia, pero yo era otra cosa. Tenía una larga lista de antecedentes por agresión, lo suficientemente largos como para que, en un juicio formal, fuera enviada directamente de cabeza a un centro de menores. Perdería la beca en la escuela de arte. La chavala hecho a correr calle abajo, en dirección contraria a la del cocho de policía.

La seguía unos segundos después, agarre mi bolsa contra mi cuerpo para que no me molestara en mi huida. El coche patrulla enseguida se puso en marcha, las sirenas comenzaron a sonar en la calle, no me trajo buenos recuerdos. En apenas dos zancadas, me puse a su lado, por algo estaba en el equipo de atletismo del instituto. No me dí la vuelta, pero podía oír el rugido del motor acercándose cada vez más rápido, mientras siguiéramos corriendo por la acera, no nos cogerían con tanta facilidad. Avanzamos unos metros calle abajo, de reojo, pude ver un callejón de apenas un metro de ancho, pero lo suficiente como para que el coche patrulla nos siguiera. Tuve que dejarla pasar  primero, porque las dos a la vez no cabríamos en aquel lugar, parecía incluso más lúgubre que el anterior. La luz del sol apenas se filtraba, eso daba a que las paredes y suelos estuvieran llenos de musgo que había crecido en la oscuridad. El único olor que podía captar era el de la humedad, mejor que la basura para mi gusto. Atravesamos el lugar lo más rápido posible, hasta que llegamos a una valla metálica.-Sube tu primer- dije. cuando estés arriba ayúdame a subir a mi. Junte las manos y ella apoyo uno de los pies, le di el suficiente impulso como para que llegara hasta arriba sin problema, después se giro y me ofreció una mano para que subiera. Con ayuda mutua saltamos la valla rápidamente, pero no a tiempo para despistar a la policía. Uno de los dos polis que debía de haber en el coche patrulla bajo en la entrada del callejón y unos apunto con un arma. Me di la vuelta y corrí. Un fuerte estruendo se oyó, había disparado su arma. ¿En serio valíamos tanto? El estruendo se repitió un par de veces más. Di un traspié y casi tropiezo, como si algo me hubiese empujado, pero no le di importancia.

Salimos el callejón. -Por aquí- grite. En una mirada rápida. había visto un portal lo suficientemente grande como para que dos chicas se escondieran sin llamar la atención, ademas parecía que allí no había nadie drogándose o algo por el estilo. Prefería no pensar en otras opciones. Se encontraba cruzando la carretera. El coche de policía no tardaría en dar la vuelta a la calle y encontrarnos de nuevo. Corrí por en medio de la calle esperando que la chica me estuviese siguiendo. Me metí en el portal y me escondí tras unas de las paredes. De improviso, note que mis piernas fallaban, como si estuvieran hechas de gelatina, me apoye en la pared intentado mantener el equilibrio. Empece a alarmarme. Algo no olía bien. Abrí la chaqueta lo suficiente como para echar una mirada rápida, y darme cuenta, de que unas de las balas del callejón me había alcanzado en el estomago, parecía que solo había atravesado musculo, pero igualmente estaba perdiendo sangre y no era bueno. La adrenalina me había hecho eliminar el dolor de un plumazo, y en cuanto el corazón empezó a relajarse, el dolor comenzó a surgir. Tape la herida con la chaqueta, al ser oscura no se notaba mucho la sangre. El coche de policía atravesó la calle ignorando que nos hubiésemos escondido.
avatar
Urtear D. Onam
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 33
Monedas Monedas : 2830

Volver arriba Ir abajo

Re: Amistades Peligrosas [Privi] Urtear D. Onam y Brooke Lewis

Mensaje por Brooke Lewis el Jue Feb 06, 2014 10:00 pm

Cuando saltamos la valla, uno de los polis bajó del coche patrulla y nos apuntó con un arma. Pero este de qué mierda iba? Giramos en dirección contraria y empezamos a correr nuevamente. Pensé que no se atrevería a disparar a unas adolescentes, pero veo que me equivocaba. Porque en el momento en el que empezamos a correr abrió fuego. - Malditos hijos de perra, ya ni siquiera avisan que van a disparar? - me quejé con la voz entrecortada mientras corría. Me arrepentí de haber llevado mi moto al taller aquella tarde. Sino ya estaríamos bien lejos de esos malditos sin cabeza. Menos mal que las dos seguíamos vivitas y culeando.

Al parecer había un portal al cruzar la carretera. Tal y como pensé la chica había pensado lo mismo que yo “tenemos que escondernos ahí.” La poli no tardaría en dar la vuelta. Cuando vi que la muchacha estaba cruzando la calle la seguí. Ella se escondió tras unas paredes y yo me metí por debajo de unas escaleras. No era muy alta que digamos, por lo que podía caber ahí fácilmente. Las luces patrullas se dejaban ver nuevamente. Apreté mi espalda contra la pared para que no me vieran y esperé unos tres minutos para asomarme nuevamente. Cuando lo hice, todo estaba tranquilo. Al parecer se habían largado ya. Salí de mi “refugio” y me dirigí hacia la chica que se encontraba detrás de las paredes. - Creo que ya se largaron. - dije y suspiré. - Pero de qué iban esos imbéciles? Como creen que van a dispararnos joder?! - resoplé. Al mirar a la muchacha, a pesar de la oscuridad pude notar que estaba algo pálida. Me acerqué aún más hacia ella y le pregunté: - Oye estas bien? - pude ver que presionaba su mano contra su estómago. No me jodas. La cogí de la mano y aparté la jaqueta. Al hacerlo pude ver que estaba sangrando. - Me cago en…!  - exclamé sin terminar la frase. - Joder, esos mamones están locos… - no sabía que podía hacer, jamás había estado en una situación como esta. Pensé en llevarla al hospital, pero seguramente los médicos nos harían demasiadas preguntas y llamarían a la policía por el disparo, y acabaríamos delatándonos nosotras mismas. Pero mierda, necesitaba ayudarla. No aguantaría de pie muchísimo más tiempo. - Vale mira… Es una idea alocada, pero no queda otra. Quédate aquí, yo iré a conseguir lo necesario para curarte. - dije mientras me secaba el sudor de la frente. Hice que se sentara en el suelo y se relajara. - Sobretodo no te muevas por favor. Sino perderás más sangre. Dentro de unos diez minutos vuelvo. Oh! Y no te duermas! - me levanté y salí corriendo hacia la farmacia más cercana.

Era de noche, por lo que todas las farmacias estaban cerradas. Pero en fin, tampoco iba a comprar nada. Entonces para qué me dirigía hacia ahí? Fácil, robar. Miré a mí alrededor y para mi suerte la calle estaba desierta. Miré dentro del cristal de la farmacia y obvio que había cámaras y alarmas de seguridad.- Bueno Brooke Lewis… No hay marcha atrás. - llevaba una cola de caballo y decidí soltármela para que el pelo me tapara la cara. Giré mi cabeza de un lado hacia otro, pero lo único que había era contenderos de basura. - A la porra. - dije mientras agarraba uno con todas mis fuerzas y lo tiraba hacia la ventana. Joder, vaya cristales más baratos, se rompieron en un segundo. La alarma empezó a sonar por lo que debía actuar super rápido. Entre por la ventana y empecé a coger vendas, agua oxigenada, alcohol, tiritas, pastillas, etc. Vamos que por poco robo la farmacia entera. Lo metí todo dentro de mi cazadora y salí cagando leches de ahí. Al correr unas calles más arriba, ya podía oír las sirenas de los coches patrulla. Pero llegaban demasiado tarde como para poder pillarme. Joder, podría ser buena ladrona.

Volví hacia el portal donde se supone que estaba la otra muchacha. Solo esperaba no llegar demasiado tarde.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10819

Volver arriba Ir abajo

Re: Amistades Peligrosas [Privi] Urtear D. Onam y Brooke Lewis

Mensaje por Urtear D. Onam el Vie Feb 07, 2014 11:18 pm

No pude esconder por mucho tiempo mi herida. En cuanto el coche de policía paso de largo, Broke salio de su escondrijo debajo de las escaleras, al menos había elegido mejor escondite que yo en aquel momento. Apoye mi mano sobre la chaqueta, justo el lugar donde se encontraba mi herida, intentando que no se notara, pero la mancha escarlata se extendía lentamente por mi camiseta. Me estaba poniendo pálida. La chavala se acerco a mi quejándose del policía que nos había disparado, pero a pesar de que gritaba, yo apenas oía un murmullo. Todo empezaba a darme demasiadas vueltas. ¿Estaba alucinando? Me miro preocupada, se notaba que no debía de estar del todo bien. Aparto mi chaqueta sin apenas esfuerzo, sus ojos se abrieron como platos cuando vio la herida. Me hizo sentarme, y farfullo algo de que volverían en diez minutos. No la entendía bien.

Aun no respiraba con dificultad, y no parecía que me hubiese dañado los órganos internos. Mi único problema parecía ser que me desangraba lentamente. Mis manos temblaban como flanes. Rompí mi camiseta desde donde había sido rota por la entrada de la bala. Hice una bola con la tela rota y la metí dentro de la herida. Duraría el tiempo suficiente como para que la chica volviese de nuevo. Repetí el mismo proceso con la herida mi espalda. Si tenía dos orificios, significaba que la bala había salido y no habría necesidad de extraerla. Un punto a mi favor, lo necesitaba en aquella desastrosa tarde. Tuve una idea. Rebusque en el bolsillo de mi pantalón en busca del paquete de cigarrillos que había metido allí hacía uno rato. Me puse un cigarro en la boca y encendí el mechero. Bueno lo intente, la rueda resbalaba con mi mano llena de sangre y tras varios intentos, use mi uña medio comida y lo encendí. Aquella vez no tosí, ni nada similar tampoco. El olor iba en aumento. Me recordaba a la primera vez que entre en un centro e menores, me hizo la chula y me dieron la peor paliza de mi vida, costillas rotas, incluso el pulmón fue perforado. Me tuvieron que someter a una cirugía de urgencia. Pase varias semanas en el hospital en cama, pero no tardaron en devolverme al centro de menores. Recuerdo sus miradas de desprecio dirigidas a mi, mientras atravesaba el comedor, hasta que le rompí la bandeja en su dura cabeza a una de ellas y me lié a golpes con las demás. Ese también había sido un buen día. El cigarrillo casi había llegado al filtro cuando lo aplaste contra el suelo. Estaba cansada, muy cansada. Mis parpados se iban cerrando. Solo una cabezada, me dije a mi misma.
avatar
Urtear D. Onam
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 33
Monedas Monedas : 2830

Volver arriba Ir abajo

Re: Amistades Peligrosas [Privi] Urtear D. Onam y Brooke Lewis

Mensaje por Brooke Lewis el Lun Feb 10, 2014 10:35 pm

Me asomé detrás de la pared y pude verla ahí estirada y con la cabeza bajada. - Mierda, mierda, mierda… - repetía mientras me acercaba hacia ella rápidamente y me ponía de rodillas. - Oye, oye! - grité pero la chica no reaccionó. Cogí su muñeca para comprobar si tenía pulso y joder, que alivio, seguía viva. No tenía tiempo que perder, sino hacia algo ahora, esta chica no seguiría entre nosotros por mucho tiempo. Aparté cuidadosamente su mano del estómago y quité las bolas de tela, que al parecer, había colocado mientras yo iba a tomar prestadas algunas medicinas de la farmacia. - Vale, Brooke, tranquilízate. Ya has curado heridas antes, esto no es nada… - me decía a  mi misma en voz baja. Mis manos temblaban mientras echaba el agua oxigenada en la venda. Tenía que admitirlo, tenía muchísimo miedo. No quería que aquella chica muriese ahí, sin siquiera saber cuál es su nombre. Había de salvarla, no importaba qué, pero no la dejaría morir.

Moví con cuidado a la muchacha y la coloqué de lado. Empecé a pasar la venda con el agua oxigenada por su herida, para limpiarla y así desinfectarla. Tenía dos orificios, menos mal que había robado un par de agujas e hilos. Desinfecté la aguja con el alcohol y la quemé con el mechero que había tirado en el suelo. Supongo que le pertenecía a la chica. Pasé el hilo por la aguja y antes de empezar a coserle los dos orificios inspiré y suspiré. - Allá vamos… No te me mueras. - pronuncié y empecé a coser la herida. Menos mal que mi madre me obligaba a coser con ella de pequeña, sino, no sé que mierda habría hecho.

Terminé aproximadamente dentro de media hora. Creo que había salido bien. No perdió mucha sangre. Aunque yo sí derramé mucho sudor. Joder, esta noche no la olvidaría nunca. Volví a echarle agua oxigenada, coloqué unas tiritas por encima de donde había cocido y le envolví todo el estómago con vendas. Volví a comprobarle el pulso. Oh sí baby, seguía ahí. Hasta creo que había recuperado el color de la piel. Me levanté y la coloqué de espalda. Puse mi jaqueta por debajo de su cabeza y me senté a su lado. Sin duda, aquello era lo más loco que había hecho en mi vida. Antes de poder darme cuenta, ya estaba roncando como si estuviera en mi cama. Realmente estaba agotada.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10819

Volver arriba Ir abajo

Re: Amistades Peligrosas [Privi] Urtear D. Onam y Brooke Lewis

Mensaje por Urtear D. Onam el Mar Feb 18, 2014 9:34 pm

Soñé que me encontraba en la nada. No había ni arriba ni abajo, ni derecha ni izquierda. Suspendida en el infinito. Era como un cielo nocturno sin estrellas. No me movía. De golpe caía, como si la fuerza de la gravedad volviese a hacerme efecto. Grite, pero de mi boca no salía nada. Conforme iba cayendo, algo apareció en la dirección donde me dirigía. Apenas un punto que fue creciendo, hasta convertirse en un planeta. Grite de nuevo, cuando comencé a caer. Pero no pasaba nada. En mis extremidades había un cierto cosquilleo. Cerré los ojos. Todo parecía pararse a mi alrededor. Los abrí de nuevo. Lo primero que vi, fue un cielo azul, nubes blancas también. Me levante. El verde bosque me rodeaba, de colores esmeralda. Había un torreón. Antiguo, muy antiguo, la piedra de estaba recubierta de musgo y enredaderas.

Reconocía aquel lugar. Estaba cerca de mi pueblo natal. Solía ir allí con mi madre, hasta que murió.Ya no había vuelto a ir allí. Pero lo recordaba todo con detalles. El tejado de pizarra, la piedra oscura, la vieja puerta de madera, roída por la humedad. La hierba verde crecía alrededor, por encima de mis rodillas. Había dibujado aquella escena para entrar en la escuela de arte. Era extraño volver allí.

Abrí los ojos. Me levante de golpe. Sentándome. El dolor recorrió mi estomago. Mordí mi labio, incluso llegue a hacerme sangre. El sabor metálico recorrió mi boca. Di un escupitajo, al lado. Me toque el costado, y vi el vendaje rodeando mi estomago. Entonces recordé el balazo. Mierda. Aquello no podía empeorar. El dolor me recorrió como si ahora estuviera sufriendo el quemazón de la bala.Me retorcía de dolor. Entonces escuche un ronquido. Me di la vuelta. Entonces vi a aquella chica, Broke, durmiendo, y roncando de forma muy sonora. ¿Cómo alguien tan pequeño podía hacer tanto ruido? Ella debía de haberme  curado. Debía de agradecerle cuando despertara, pero ahora parecía estar bastante disfrutando (por sus ronquidos lo suponía) Me apoye en la pared y me levante. Mis brazos y piernas, parecían estar hecho de gelatina, temblaban. Apoyándome, avance hasta la salida. Era de noche. Debía de haber estado inconsciente mucho tiempo. El barrio, parecía demasiado tranquilo. Me parecía raro que no hubiera ninguna prostituta, o un camello. Muy raro. Hasta ahora había mantenido el dolor en un rincón de mi mente, intentando aislarlo. Sentí como me golpeaban. Justo en la herida. Esta vez chille. Fue demasiado repentino. Caí de rodillas, y empece a toser sangre. Mire de reojo. Me había atacado un vagabundo, con una barra de metal. Volví a toser, mientras me levantaba. Mierda.
avatar
Urtear D. Onam
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 33
Monedas Monedas : 2830

Volver arriba Ir abajo

Re: Amistades Peligrosas [Privi] Urtear D. Onam y Brooke Lewis

Mensaje por Brooke Lewis el Jue Feb 20, 2014 8:34 pm

Soñaba que estaba en un McDonald hinchándome de nuggets y hamburguesas con patatas. Supongo que es algo obvio que sueñe con eso, después de todo no había comido nada desde el día anterior. Sentía como me sonaba la barriga, pero no fue eso lo que me sacó de aquél bello sueño. Me levanté de golpe cuando escuché un grito que provenía de alguna parte, no muy lejos de mí. - Eh? Qué? - dije algo desorientada y mirando de un lado hacia el otro. Me fijé en que la chica no se encontraba donde la había dejado y cuando giré el rostro pude verla arrodillada en el suelo escupiendo sangre. - Qué mierda?! - exclamé levantándome rápidamente del suelo. Observé que delante de ella había un vagabundo que agarraba una barra de metal. Maldito sujeto.

Por alguna razón la furia se apoderó de mí. Había pasado por demasiadas cosas aquella noche. Primero unos mamones que me echan del bar, luego otro quiere venderme hierba, después otros cabrones nos atacan, la policía, el balazo, la farmacia… Y ahora un maldito vagabundo? Sin duda había llegado hasta el límite de mi paciencia. Avancé con un paso rápido hacia ellos y mientras pasaba al lado de la chica, le dije: - Tranquila. Déjamelo a mí. - antes de que el hombre reaccionara, le pegué una patada con el talón, reventándole absolutamente toda la mandíbula. Sin duda había puesto muchísima fuerza en aquél golpe. Soltó la barra de metal, pero antes de que esta cayera al suelo, logré cogerla. Agarré la barra entre las manos y con un giro de 180 grados le pegué en el estómago. - Qué tal sienta eso hijo de puta?! - chillé. Mi cabreo iba disminuyendo con cada golpe que daba. Supongo que aquella era una buena manera de desahogarse. El vagabundo cayó al suelo, y el último golpe que recibió fue un puñetazo en la cara de mi parte. Se había desmayado así que ya no tenía la necesidad de seguir con aquella escoria. Tiré la barra de metal al suelo y rápidamente me dirigí hacia la chica. - Estás bien? - que tonta, claro que no lo estaba. - Creo que deberíamos ir a un hospital después de todo… - dije mientras observaba la herida. - Por cierto, cuál es tu nombre? No sé como llamarte así que… - pregunté mientras la ayudaba a pararse.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10819

Volver arriba Ir abajo

Re: Amistades Peligrosas [Privi] Urtear D. Onam y Brooke Lewis

Mensaje por Urtear D. Onam el Jue Feb 20, 2014 9:12 pm

Como esperaba, después de mi chillido Broke despertó de un salto. Sinceramente, por dentro me sentía machacada, como si hubieran estado golpeando durante días. Solo tenía ganas de encogerme sobre mi misma hasta que el dolor desapareciese. Era horrible. Volví a toser y continuo saliendo sangre mezclada con saliva. Mis órganos internos debían de estar dando saltos de alegría en aquello momentos. Apoye los brazos en el suelo, y encima puse la cabeza. Todo empezaba a darme vueltas. Me encogí un poco más, atrayendo las rodillas hacia mi pecho. En aquel momento, me encontraba a cuatro patas, hubiera sido una posición muy vergonzosa, si no me hubiera estado retorciendo de dolor.

De reojo, pude ver como Broke pateaba a aquel tipo. Posiblemente nos hubiera atacado por algo de dinero o nos hubiéramos puesto en su sitio de dormir. Lo mejor es que no llevaba ni un duro encima, en mi mochila, solo llevaba una cartera completamente vacía. Únicamente llevaba un cuaderno de dibujo, del chino de las esquina y algunos lapices muy gastados, y mordisqueados. Se hubiera llevado una gran sorpresa. Broke se paso, empezó a golpearle con la barra, tras quitársela después de una buena patada en la mandíbula. Eso me había dolido hasta a mi. Deje de contar los golpes que recibió tras pasar diez. Mañana iba a estar incluso peor que yo. Lo remato con un puñetazo en la cabeza. Cayo en redondo al suelo. Hora de levantarse y dejar de hacer la tonta. Tiro la barra de metal al suelo, y se dirigió hacía mi.  -¿Estás bien? - dijo, iba a responder le una cosa más sarcástica, pero realmente no debía de soltar esas cosas a gente que me ayudaba de después de un balazo - Creo que deberíamos ir a un hospital después de todo… -dijo mientras observaba mi herida, comparada con el balazo, parecía ser un gran moratón, que cada vez se volvía más negro. - Por cierto, ¿Cuál es tu nombre? No sé como llamarte así que… - pregunto. -Me llamo Ur-dije, me apoye en ella para levantarme- creo que esto se nos ha escapado de las manos, si me acompañas al hospital, te invito a comer cuando salga.
avatar
Urtear D. Onam
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 33
Monedas Monedas : 2830

Volver arriba Ir abajo

Re: Amistades Peligrosas [Privi] Urtear D. Onam y Brooke Lewis

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.