Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Un trágico paseo [Priv. Kasper Riebeck]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un trágico paseo [Priv. Kasper Riebeck]

Mensaje por Seth Polyakov el Miér Ene 08, 2014 4:10 am

Era un día en el que odiaba estar entre cuatro estrechísimas paredes, sin nada más que hacer ni que esperar, ver cómo la tarde pasaba sin realizar ninguna tarea productiva. Podría decirse que los estudios le iban bien,  nunca tuvo problemas para organizarse en ese aspecto. Así que, por lo menos, cada día contaba con unas horas para sí misma, claro, dejando de lado el trabajo y la constante preocupación por el dinero. Todavía, debía admitirlo, le costaba intimar con la gente. Y su “persona-paraíso”,  aquella que estaba dispuesta a abrazarle cuando más lo necesitaba, todavía no había llegado. Vendría, tarde o temprano, de eso estaba segura. Solo tenía que buscar. Allá, entre los miles de habitantes de la ciudad debería de haber alguien que encajase con ella. No esperaba que fuese a la perfección, pero casi.  Y realmente, ¿qué debería hacer sino? Refugiarse en las salidas, pensaba. En el don  y la magia de las distracciones y atracciones con las que se podía contar siempre.

Así que, decidido, y casi directo, fue al acuario. — ¡Mi primera visita a uno! — Derrochaba ilusión. Quizás algo infantil, pero divertida. Con el pequeño monedero entre las manos, y preparada para asimilar la información que allí podría obtener, así como la diversión casi gratuita, fue a una hora ya un poco tarde, aprovechando que, justamente, había pocas personas. Unas cuantas viendo, embobados, como estaría ella en unos segundos, a través de los cristales. Rápidamente, se acerco a una de las gigantes vitrinas, apuntó el nombre del pez en el móvil para después poder usar esa información y escribirla en su adorado blog, uno de los pocos refugios que le quedaban no solo a su mente sino también a su corazón. Quería añadir un poco más de ambientación al texto que llevaba entre manos, y esa le parecía una buena idea. Una sala, en especial, llamó su atención. Había cristaleras rodeando tanto por enfrente, como por derecha e izquierda unos sillones. Se sentó, relajando la espalda y esperó. Una raya, preciosa, libre, bonita, paseaba alegremente por el agua.
avatar
Seth Polyakov
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 142
Monedas Monedas : 1456

Volver arriba Ir abajo

Re: Un trágico paseo [Priv. Kasper Riebeck]

Mensaje por Kasper Riebeck el Sáb Feb 01, 2014 7:07 am

— Que inanimado está el día de hoy — bostezó aburrido con la mirada perdida. Básicamente estaba tranquilo sin ninguna novedad que sorprenderse por el mundo, vaya que le jodía estar de ese modo. No quería empezar el año nuevo de esa manera; no sabía cuando se iba a morir.. si es que sucedía, tenía que divertirse como un chico de su edad ¡Carajo!. Cerró los ojos por un momento, debía dejar en paz a la muerte no era la hora de hablar de ese tema.

Desde hace tiempo quería volver a visitar un acuario, le gustaba mucho esos lugares en donde podías apreciar los pequeños detalles de la vida, sentía nostalgia. Encontró un adorable complejo acuático y sin pensarlo dos veces entró, claro y pagó unos cuantos euros ¿Tenía que hacerlo? Bien, no entendía el francés tampoco era algo relevante que discutir. Kasper sonreía ligeramente, caminando entre la mínima gentecilla que había y ahí se encontraban, los gigantesco cristales transparentes que embobaban con la maravilla marina. — ¡Cielos, esto es increíble! — dijo fascinado, ver tantos colores en un sólo lugar era un espectáculo. Sacó el móvil con el fin de sacar fotos y video en su visita.. hasta ya tenía planeado subir sus elocuencias para youtube, seguro su mejor amiga desearía estar con él para pasar el rato.

Caminó torpemente junto con la cámara de su celular usándolo de vista, era una sala rodeada de vitrinas en cualquier lado y claro unos sillones coloridos para admirar y descansar... Kasper seguía embobado con su móvil pero el objeto captó algo sorprenderte. Una adorable chica en uno de los sillones, sonrió divertido, quizás era hora de hablar con alguien pero claro que sabía tratar a una dama. Se dirigió quedando unas cuantos centímetros de la extraña — Señor Raya, diga cheese ~  — sacó foto en el momento perfecto en donde el pez nadaba tan libre sobre el agua. — ¿No te parece precioso lo que la vida te puede mostrar? — mencionó tranquilo mientras la miraba a ella y sus anteojos rojizos. Siguió admirando el espectáculo de la vida acuática e inconscientemente se colocó un cigarrillo en los labios — Estoy maravillado con los pequeños detalles de la vida — esa vez Kasper sonrió, era la verdad, estaba agradecido.
avatar
Kasper Riebeck
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 143
Monedas Monedas : 1323

Volver arriba Ir abajo

Re: Un trágico paseo [Priv. Kasper Riebeck]

Mensaje por Seth Polyakov el Jue Feb 06, 2014 3:47 am

Solo habían pasado unos momentos, el sitio estaba tranquilo, los peces nadaban y la hermosa raya seguía paseándose; sin embargo su paz interior se fue haciendo añicos cuando una voz masculina la obligo a volver a la realidad y salir de ese trance en el que con tanta comodidad se había adentrado. Miró al chico que parecía estar realmente alegre, ladeo la cabeza y espero a que este terminara con su fotografía ¿realmente le hablaba a ella? Miró a los lados solo para comprobar si realmente se estaba dirigiendo a ella y no a alguien a su espalda; en realidad estaba hablándole a ella, algo extraño pero no podía decir que le molestara. Suspiró y lo siguió mirando un rato, la vida, decía él. La vida te podía mostrar cosas maravillosas... Sintió una punzada en el pecho, odiaba ese tipo de comentarios; la hacían ponerse pesimista. – Sí... – Comento con desanimo y un poco de sarcasmo, algo aún más extraño en ella, quizá no era un sitio muy bueno para pensar después de todo. La calma del agua, la tranquilidad y alegría con que nadaban los animales acuáticos, era, como había dicho ese extraño chico, un espectáculo maravilloso de la vida que ella no disfrutaba en lo absoluto.

Se levanto con la intención de retirarse esa sala, ya no tenía tantas ganas de quedarse allí con ese sentimiento ácido en el pecho y ese trágico pensamiento rondandole la cabeza. Necesitaba relajarse un poco y volver al estado de animo tan alegre con el que había llegado. Sin embargo, cuando estaba ya de pie, vio que el chico se ponía un cigarrillo en la boca. ¿De verdad pensaba fumarlo? Eso era demasiado; sin mencionar que se encontraban en un acuario y que estaba estrictamente prohibido fumar, era un puro acto de ingratitud asesinar sus células pulmonares después de alardear sobre lo maravillosa que era la vida. – ¡Oye!– Levantó la voz y de inmediato bajo la mirada al suelo, consiente del poco valor que tenía para hablar con extraños y aun más para reprimirlos. – Por favor no fumes aquí – Dijo casi en un susurro. ¿En qué estaba pensando? Ella no era nadie, ni siquiera sabía como reaccionaria el chico. ¿Y si se molestaba y la regañada terminaba siendo ella?
avatar
Seth Polyakov
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 142
Monedas Monedas : 1456

Volver arriba Ir abajo

Re: Un trágico paseo [Priv. Kasper Riebeck]

Mensaje por Kasper Riebeck el Dom Mar 02, 2014 7:28 pm

Kasper miró de reojo a la fémina, estaba a unos cuantos centímetros de sillón y aun estando cerca no fue audible escuchar el susurro de su afirmación pero si algo le dejo claro es que era una visible mentira. Qué gente la de hoy nunca se daba cuenta de la oportunidad que era vivir, vaya desperdicio. No iba a quejarse, cada quien hacía su vida y no por eso iba a juzgarlos.

El filtro del cigarrillo se paseaba entre sus labios, esa extraña manía suya de andar con el arma letal de los pulmones. Claro, toda la mismísima gente se detenía a juzgarlo, un chico de su edad ¿fumando? en estos tiempos cada quién le importaba un comino su vida, en cambio, había gente que le reprochaba lo insensato de su "vicio", no iba a joderse los pulmones y el sabía. Ver a la chica adorable de lentes rojizos alzarle la voz dejando con una mera confusión. Su coraje animó al muchacho para que una línea curvada se asomara en los labios propios. – Tranquila, nunca en mi vida he encendido uno –

Kasper conocía muy bien lo; no quería intimidarla ni mucho menos incomodarla. Cuando la gente se alejaba de él volvía a caer en la soledad, nunca se llevó bien andar solitario era como morirse. Y si pensaba que estaba muerto, todo el mundo se olvidó de él y se convirtiera otro fantasma. Haría lo que fuera para que se quedara a su lado pero sabía que el mundo no es una máquina concede deseos. Y esta vez, recordó una de las tantas veces que les decia su famosa frase – Mira es una metáfora: Te colocas el arma letal en los labios, pero no le das el poder de matarte – esta vez la miró a los ojos con suma ternura, si algo podía hacer bien era que se diera cuenta que no iba a joderse los pulmones.

Pero en cambio, el vigilante de la zona vió que el chico andaba con el cigarillo y rápidamente le llamó la atención; sabía que esos franceses eran exagerados pero reglas eran reglas y tenía que acatarlas. Guardó el cigarro. Hubo un silencio largo, quizás era la forma adecuada que se relajara la dama de su lado – ¿Puedo saber tu nombre? – sus manos se resguardaron en los bolsillos de su pantalón y tranquilamente siguió mirando aquella raya nadando como si no hubiera un mañana– Soy Kasper – la miró de reojo y sin asombrarse, en sus labios se formo su característica sonrisa torcida
avatar
Kasper Riebeck
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 143
Monedas Monedas : 1323

Volver arriba Ir abajo

Re: Un trágico paseo [Priv. Kasper Riebeck]

Mensaje por Seth Polyakov el Lun Jun 09, 2014 3:56 am

Miró al chico entre sonrojada y molesta, no soportaba enfrentarse a las personas. Lo escuchó sin mucho interés, no creía eso de nunca haber encendido un cigarrillo, para empezar, si no fumaba ¿por qué diablos tenia uno en ese momento? Lo miró con el ceño fruncido como tratando de expresarle con su mirada que no le creía. Estaba a punto de contestarle, de reunir el valor y decirle que si estaba burlándose de ella podía parar con el jueguito de una vez, incluso pensó en llamar al guardia de seguridad, así podían sacar al chico del lugar pero no, sabía que no haría ni una ni la otra cosa, era demasiado para ella. No tenía el valor.

Comenzó a moverse de un lado al otro, incomoda y sentía la necesidad de alejarse corriendo de allí por la vergüenza pero no podía dejar el asunto tal como estaba en ese momento. Para su suerte o quizá u desgracia, el chico siguió hablando, ella levanto la mirada de nuevo hacía este. – ¿De verdad quieres que te crea eso? – Dijo sin pensar pero detuvo sus palabras por un segundo, pensando en el significado de su supuesta metáfora, era cierto, uno no podía dañar a nadie con un cigarrillo apagado. – Una metáfora – Añadió dudando; le parecía conocida esa frase pero no sabía de dónde. Entendía bien la idea esa de que puedes controlar lo que te asesina, quería ella misma aferrarse a ese tipo de idea, era difícil estando en una situación como la suya, en la que cualquier cosa podría terminar de matarte pero era esperanzadora. – De todas formas, y aunque es una metáfora muy inteligente, no deberías fumar aquí –. Ni ella misma lo creía pero envidiaba ese control sobre el daño colateral así que no sabía cómo contestarle ante tal idea; y antes de si quiera pensar en algo más brillante como respuesta, notó al guardia que había querido llamar antes, mirando en su dirección y el chico frente a ella guardo el cigarrillo. Agacho la cabeza, sonrojada ante la mirada de reprimenda que recibía desde la dirección del guardia pero al tiempo, recordando al fin de qué le recordaba la metáfora y pensado que ese chico era algo extraño, no pudo evitar soltar una ligera y suave risa.

Se paró a un lado del chico, al parecer llamado Kasper. Miró hacia la vitrina llena de animales marinos y con voz suave contestó. – ¿Te han dicho que tus frases suenan a “Bajo la misma estrella”?– Lo miró con una sonrisa, una de esas que eran extraña en ella pues era autentica, llena de vida y diversión. – Yo me llamo Axtrid –.
avatar
Seth Polyakov
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 142
Monedas Monedas : 1456

Volver arriba Ir abajo

Re: Un trágico paseo [Priv. Kasper Riebeck]

Mensaje por Kasper Riebeck el Vie Jul 04, 2014 2:00 pm

Muchos tacharían al joven neerlandés como un acosador o dolor de muelas para aquella persona que conoció unos minutos, pero el solo quería charlar un rato mientras miraba los peces nadar en ese gigantesco vidrio transparente. Sí, admitía ser culpable del crimen, pero no lo juzguen, apuesto mil veces que si encontrarán la persona perfecta y aún si fuera desconocida, buscarías el valor para hablarle y para el fantasma eso no era ningún problema. Kasper la escuchaba atentamente, rió ante su pregunta, asintió animadamente la cabeza. Nadie creería como el chico se encantaba al ver sus gestos de enfado, eran terriblemente adorables ¿alguna vez has tenido la oportunidad de ver una persona hermosa? y si lo has vivido, lo entenderás por completo o no, después de todo él es un raro.

Rayos, cómo deseaba tener justo ahora su cigarrillo de MarIboro en sus labios, esto cada vez iba de bien a mejor. La miró de reojo, sonrosada de sus mejillas y con una risa que lo enamoró en unos segundos. ¡Anubis! Esta chica si que conquistaba con su sencillez y lo mejor de todo es que había tomado confianza para quedar a su lado. Era muy bueno para ser verdad, escuchó aquellos vocablos que lo dejaron al descubierto. Al primer instante quedó en shock, no es que quisiera ser original, fue solo un mero capricho que pasó al sentirse muy.. pero MUY identificado con el libro. – ¿No te han dicho que eres muy lista? – la vio unos segundos y se revolvió sus cabellos negros – En serio eres muy lista para mí... – se quedó mirando un pequeño rato la gigantesca pecera, quería conectar unos cabos sueltos para poder responder con claridad. ¿Quién era esa chica? Debía conocerla inmediantamente.

– La verdad detrás de todo es que soy como Augustus – dijo bastante serio, por más estúpido que sonará el pobre fantasma – Tengo cáncer de huesos, no tengo una pierna izquierda y ahora estoy en busca de una aventura con mi Hazel – sonrió ante la idea de encontrar a su chica ideal, como un sueño dulce que tanto anhelaba y quisiera en estos momentos – Quizás soy un tonto, pero creo que ya no tengo nada que perder – pues era verdad, aún tenía sueños que deseaba cumplir pero apreciaba mucho lo que tenía a su alrededor; a su mejor amiga, locas aventuras que contar y gente a quién quería en verdad – ¿Tienes una historia, Axtrid? Cuentáme, no me hagas lucir como un fantasma – en verdad estaba interesado, aun si fuera una vida tranquila y común, valía la pena escucharla.
avatar
Kasper Riebeck
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 143
Monedas Monedas : 1323

Volver arriba Ir abajo

Re: Un trágico paseo [Priv. Kasper Riebeck]

Mensaje por Seth Polyakov el Mar Jul 08, 2014 7:25 am

Había quedado en shock, no tenía otra forma para describir su sentir en ese momento, no sabía que contestar, no sabía cómo actuar. El chico le estaba contando cosas extremadamente intimas, delicadas y sobre todo difíciles de tratar, lo sabía bien pero no se imaginaba a ella misma hablando de sus propios problemas. ¿Tenía cáncer?  ¿Qué esperaba que ella contestara? No sabía qué hacer, por primera vez se encontraba en la situación en que no era ella la victima sino la oyente y como siempre temía que se sintieran las personas cuando se enteraban de sus problemas, estaba incomoda. No quería sonreír porque sentía que eso sería una tontería, algo hipócrita de su parte pero al mismo tiempo pensaba que era mejor hacerlo que quedarse en silencio. La vida de una persona enferma era así, simple, delicada y difícil; no había razón para sumarle a eso la “lastima”. Miró al muchacho, no parecía triste sino curiosos lo que sin desearlo le recordó a ella misma; ahí estaba su respuesta, ella entendía, no necesitaba buscar palabras de apoyo como lo hacían las demás personas, quienes no comprendían. Ladeó la cabeza mientras miraba al chico y le dedico una sonrisa llena de ternura y comprensión. – Tengo una historia pero es demasiado larga para contarla ahora, aun así… no me gustaría que desaparecieras–.

Se acomodó el cabello con las manos, como hacía siempre que se distraía en sus pensamientos. No le gustaba hablar de sí misma, sentía que podía bien contar toda su vida en ese momento y que se le comprendería, se sentía extrañamente a gusto pero no quería hacerlo, aun no. De cualquier formar suspiró y mirando los peses que pasaban frente a sus ojos siguió hablando. – Entonces… eres una especia de Kaspergus – Dijo a modo de broma, sonriendo ligeramente, sabía que era una tonta broma juntas dos nombres así y esperaba que el chico captará la broma y no sé enojará; bien podía ella misma hacer sus propias combinaciones, entendía la conexión del ajeno con el personaje principal masculino de “Bajo la misma estrella” pues era la misma conexión que ella sentía con el personaje de Hazel, aunque no tenía la misma enfermedad, el cansancio y la dificultad para respirar la comprendía perfectamente. Estuvo a punto de decir algo más pero sus ojos se centraron de inmediato en un pez que nadaba despacio frente a ella, se acercó rápidamente a la vitrina, se trataba de un pez Argus, lo siguió con la mirada, tan emocionada como una pequeña. Giró hacia Kasper, tenía los ojos brillantes con emoción y alegría. – ¿Lo viste? Es como un guepardo ¿verdad? – Levanto sus manos como si imitaras las garras de un felino aunque siendo ella tan pequeña más bien parecía que imitaba a un gato. – Grrrr – Trató de imitar al felino y se quedó unos segundos pirando al chico; su rostro pareció cambiar de color, sus mejillas se encendieron al darse cuenta de lo que acababa de hacer, seguro pensaría que era una niñata inmadura o una loca, se rascó la mejilla avergonzada – Bueno, algo así – Comento en voz baja sin saber que decir.
avatar
Seth Polyakov
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 142
Monedas Monedas : 1456

Volver arriba Ir abajo

Re: Un trágico paseo [Priv. Kasper Riebeck]

Mensaje por Kasper Riebeck el Jue Jul 10, 2014 10:50 am

Estaba algo ansioso por conocer su historia, siempre era curioso detrás de la vida de cada persona y no es porque quisiera encontrar un detalle remarcable, simplemente el hecho de saber en que mundo vivían; claro conocía chicos que pasaron momentos duros y otros quiénes eran afortunados de obtener una paz y tranquilidad, pocos aprovechaban eso y caían por uno de los peores caminos. ¡Kasper, eres un imbécil ¿Cómo se te ocurre decirles tales barbaridades de tú cáncer?! Muchos prefirieron evitar tocar el tema, a él le importaba un comino lo que el mundo dijera o recalcara la lástima a los desdichados. Odiaba mucho que solo por tener osteosarcoma lo vieran distinto, es como cuando tratas a un discapacitado; ciego, sordo, parapléjico, cualquiera con enfermedad; lo único que ganarás de esto es que se sientan inútiles y muy bien que lo vio desde los varios hospitales que estuvo.  

En cambio con Axtrid le fascinó… en sus ojos era una persona normal como ella y en cuando su sonrisa se asomó por sus pequeños labios, Kasper entendió que era única. – Es inevitable desaparecer, pero ten por seguro que no será hoy – fueron las palabras de aliento que se daba día a día. No quería pensar aún en el futuro ni siquiera ha pensado si hay vida después de la muerte, le costaba un poco aferrarse a la idea de tener un tiempo límite. Sin embargo, ella no quiso contarle su historia. Kasper imaginó unas numerosas razones y teorías de la reservada chica de lentes pero un caballero no apresura a su damisela, un dato bien aprendido de su padre. – Así es, soy un espécimen extraño, tendré un capitulo en National Geography – rió ante su ingeniosa idea de comparación con Augustus, y no le molestó para nada incluso así podría seguir tranquilamente su manía de citar frases del personaje ficticio. ¿Tienen algún problema de que lo haga? Pues vamos, existen millones de personitas con la misma idea de Kasper, no lo juzguen.

Él seguía con la mirada a la chica de lentes rojos, bonita, tierna y sencilla. Aunque su acompañante estaba más encantada con los animales dentro de la pecera, no la culpaba, desde el principio el objetivo era distraerse con los peces. Observó al pescado que Axtrid se enamoró, era interesante pero lo que más le sorprendió es que lo invitará a unirse – Sí, sí, creo que ambos son parientes lejanos – dijo divertido, en un segundo se quedo quieto al verla de imitadora. No era la indicada para ser un felino pero si para romperte el corazón de ternura. Las mejillas de su dama se sonrojaron al darse cuenta de su acto. Al neerlandés se le escapó una suave carcajada de su boca – Lo siento, lo siento pero es que te has visto muy adorable – trató de arreglar las cosas, no quería que lo catalogará como un patán. – Muy… pero muuuy adorable – se acercó hacia ella y le despeinó suavemente el cabello.

– Por cierto Axtrid. ¿te parece comer por aquí? – y si, se imaginarán que este muchacho le rugía un poco el estomágo. Tenía hambre y realmente quería continuar viendo los peces de la vitrina pero el sitio contaba con una sección de comida, era mejor calmar su hambre – Y si aceptas, yo pagaré por cada uno de tus antojos – un guiño coqueto para ella. Ojala aceptará, no todo era la comida, sino porque ella lo hacía sentirse más satisfecho de su visita y quería que se llevara un bonito de recuerdo de él por si no se volvían a ver de nuevo.
avatar
Kasper Riebeck
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 143
Monedas Monedas : 1323

Volver arriba Ir abajo

Re: Un trágico paseo [Priv. Kasper Riebeck]

Mensaje por Seth Polyakov el Sáb Jul 12, 2014 8:39 pm

La escuchar al chico reír y verlo tan despreocupado, no pudo evitar unírsele en las risas. No se consideraba adorable y no entendía muy bien porque le decía eso el pelinegro pero su alegría era contagiosa y por unos breves momentos deseo dejarse llevar por las risas. Cuando se acercó a despeinarla se sintió algo extraña pues no estaba acostumbrada ese tipo de coas pero aun así siguió sonriendo mientras se arreglaba el cabello con los dedos de la mano. – Tu también te ves adorable cuando sonríes – Le dijo a modo de broma antes de alejarse un poco de la vitrina, no lo decía con malicia ni sarcasmo, simplemente a modo de cumplido; le gustaba la sonrisa del chico, le parecía extrañamente especial y sincera. Le agradaba sobre todo poder decir, al final de ese día que había logrado hacer sonreír a alguien. Era una forma agradable de contar sus días, un gusto extraño pero placentero para ella, contar cuantas veces podía lograr llevar un poco de diversión a las personas a su alrededor y claro, porque no, a ella misma. Era extraña su afición por querer ver al resto feliz y aunque no lo admitiera quizá era porque no quería ver a los demás sufriendo, ya bastante tenía ella con sus problemas.

Ladeó la cabeza al escuchar la invitación. Su alegría pareció desaparecer en un segundo, a pesar de eso siguió sonriendo aunque se le notaba un poco el nerviosismo en el rostro y en el ligero temblor de manos que trató de ocultar escondiéndolas tras su espalda. – ¿Comer aquí? –. Trató o mejor que pudo de sonar natural, tenía hambre sí, se le había abierto el apetito pero no sabía bien si tenía el dinero suficiente para pagarse su propia comida y no quería hacer que alguien que acababa de conocer pagara por ella. Además, últimamente, le parecía que toda persona que conocía le invitaba  a comer ¿no era extraño? – La verdad es que no tengo mucha hambre – Mintió aunque no era muy buena en eso por lo que no pudo evitar desviar la mirada hacía el suelo y que una risa nerviosa se le escapara de los labios. – Pero… – Continuo antes de que el chico pudiese decir o hacer algo, lo miró nerviosa y ligeramente sonrojada, había actuado antes de pensar. – Me gustaría acompañarte, si no te molesta, claro –. No entendía muy bien porque, quizá era simplemente el aburrimiento de estar sola o que le gustaba la risa del chico pero no quería alejarse de él, aunque solo fuera un poco más de tiempo, quería conocerle un poco mejor.
avatar
Seth Polyakov
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 142
Monedas Monedas : 1456

Volver arriba Ir abajo

Re: Un trágico paseo [Priv. Kasper Riebeck]

Mensaje por Kasper Riebeck el Mar Jul 15, 2014 6:36 am

Tenía tantas cosas que pensar justo ahora; en primer lugar; ¿Axtrid sería capaz de aceptar su invitación? y en segundo lugar ¿Qué comería si estaban de acuerdo? era un chico bastante distraído con cosas sencillas. En cualquier caso, sabía que la chica abundaba una enorme ternura que no serías capaz de superar, hasta el halago hacia él lo avergonzó un poco no mucho para sonrojarse. La miraba con ansiedad como un niño pequeño apresurado por su regalo de Navidad, aunque notaba el nerviosismo de ella, no, por favor, que no lo hiciera, ¡Me está robando el alma! pensó para sus adentros, si algo le gustaban de las chicas eran cuando se apenaban delante de un joven. – Sí, comer aquí – dijo amistoso y relajada, tenía que bajarle un poco a su personalidad atrevida porque asustaría a Axtrid, era lo menos que quería conseguir en estos momentos y al escuchar "no tengo mucha hambre" al fantasma se le destrozó el corazón. Ya estaba decidido, fue rechazado y con el desvío de su mirada hacia otro lado, pensaba que no quería volver a verlo. Kasper, Kasper... eres un poco ingenuo, solo un poco. Sin embargo, ella lo miró con ese encantador rubor en sus mejillas ¡¿Escuchaste bien fantasma? Es tu oportunidad! – No me molesta para nada, es más, es un honor tenerte como acompañante – sus labios formaron la original sonrisa torcida.

Espero a que la pequeña la siguiera hacia el camino a los restaurantes, a paso lento, adelantarse solo para comer era muy aburrido, así que ¿Por qué no estar tranquilo? El camino hacia allá era espectacular Miró de reojo a su acompañante y empezó a decir – ¿Sabes que es curioso, Axtrid? – metió sus manos dentro de los bolsillos de su pantalón – El acuario esta rodeado por todas partes de vitrinas para que admires los peces y es tan gracioso que esos mismos peces te admiren desde el otro lado, aunque claro, no tengan la mínima idea – se rió ante una loca caricatura que se imaginó su mente, glup glup glup, creo que estaba Dory en su imaginación – Sólo debes verlo de otra perspectiva ¿no crees?–

No mucho pasó para encontrarse un gigantesco comedor, con niños corriendo de un lado a otro, lo suficiente para llenar el silencio con risas infantiles y una que otra pareja comiendo de una manera romántica y pues él, conociendo una extraña que le gustaba de gran manera – Bueno, aquí estamos ~ ¿Segura que no tienes hambre? – preguntó en tono acusador, si le negaba otra vez, de igual manera le compraría algo sin importarle cuanto le costará.
avatar
Kasper Riebeck
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 143
Monedas Monedas : 1323

Volver arriba Ir abajo

Re: Un trágico paseo [Priv. Kasper Riebeck]

Mensaje por Seth Polyakov el Lun Jul 21, 2014 6:53 am

Se llenó de felicidad cuando el pelinegro acepto que le acompañase, tanto que no pudo evitar que su rostro se iluminara con una gran sonrisa. No entendía bien por qué se alegraba tanto, la verdad no tenía sentido estar tan feliz porque un extraño la quisiese tener cerca pero no podía hacer nada, su corazón latía con fuerza, llena de alegría y un sentimiento extraño que no lograba comprender. Caminó despacio a lado de Kasper mientras miraba las vitrinas repletas de animales acuáticos, había tantos tipos que ni siquiera podía nombrarlos, había leído un poco antes de ir al acuario ya que e gustaba informarse sobre ese tipo de cosas que a nadie parecían importarle, sin embargo y como era de esperarse de una simple fanática momentánea de los peces, no conocía todos. Solo separo su mirada de las agua cuando escuchó al chico, ladeó la cabeza mientras lo miraba con extrañeza pero sin perder la sonrisa, eran muy curiosos los pensamientos ajenos, pues ella se hubiera limitado a decir que eran lindos los peses. – La verdad es que nunca lo había pensado – Dijo con honestidad y posteriormente se unió a la risa del muchacho, más por el disfrute de escucharlo a él reír que por la broma, aunque claro, eso no lo comentaría. – ¿Qué crees que piense los peces de nosotros? – Siguió diciendo, si es que los peces pudiesen en realidad prestar atención a las personas que transitaban por el lugar seguro que pensarían en cosas como: “Quiero ser libre” o “Sáquenme de aquí”, eso era bastante deprimente a pensar de la castaña, sin embargo como el chico se veía más positivo que ella, quería escuchar su opinión.

Una vez llegaron a la zona del comedor, toda la tranquilidad que les había rodeado antes desapareció, había gritos de alegría, berrinches, el sonido de los cubiertos, las personas hablando sin importarles que pasaba a su alrededor, era un lugar completamente opuesto a lo que había esperado al llegar al acuario. Por un momento se sintió aturdida por el lugar, aunque no le gustaba por completo la soledad tampoco estaba acostumbrada a los sitios así, sin expresión alguna pues no sabía cómo reaccionar, a penas escucho la pregunta del pelinegro, su mente seguía tratando se acostumbrarse a tantas cosas, quizá era una chica demasiado tranquila o simplemente seguía teniendo muchos complejos sobre ella misma. Sin pensarlo se aferró de la manga de su acompañante con una mano temblorosa, como deseando que le sirviera de apoyo. – Estoy bien – Dijo sin entender bien a que contestaba y sin soltarse del muchacho, tampoco podía decirle que quería irse de allí, que prefería no comer nada a seguir en un sitio tan caótico.
avatar
Seth Polyakov
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 142
Monedas Monedas : 1456

Volver arriba Ir abajo

Re: Un trágico paseo [Priv. Kasper Riebeck]

Mensaje por Ryan Koufman el Vie Sep 12, 2014 8:39 pm

Cerrado
Cerrado por ausencia de rango de uno de los integrantes. Si se desea abrir nuevamente ir al tema de reapertura de temas.
avatar
Ryan Koufman
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2734
Monedas Monedas : 9245

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.