Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Un encuentro magnifico (priv. Satsuki Momoi)

Ir abajo

Un encuentro magnifico (priv. Satsuki Momoi)

Mensaje por Tetsuya Kuroko el Vie Ene 03, 2014 11:10 pm

Me desperté, era un lunes y no tenía muchas ganas de ir al instituto. Eso de que cada día te mandaran deberes me estaba hartando, pero eso no me iba a deprimir. El despertador se quedó sin pilas y tuve que ponérselas, eso me hizo gastar mucho tiempo ya que no encontraba dos miseras pilas que al final estaban guardadas en un cajón del comedor. No me dio tiempo a desayunar así que tuve que ir lo mas rápido posible al instituto, por suerte llegué justo a tiempo para comenzar las clases. Todas las clases eran tan aburridas que me dormí, al menos tuve suerte de que los profesores no me pillaran y pude dormir bien durante un buen rato. A la hora del almuerzo me fui paseando por todo el instituto comiendo, cuando observé por una ventana el jardín tan bonito que había al otro lado. Decidido me fui ahí alegre por haber encontrado un lugar tranquilo donde pasar el rato.

Cuando entré en el jardín no pude parar de mirar las bellas flores que habían ahí, pero me fije aún mas en una flor aún mas linda, es decir una chica con el cabello de color rosa que estaba agachada al lado de un árbol. Caminé hacía ella pero no parecía muy alegre, mas bien dicho estaba llorando. Di un paso adelante, dejé el almuerzo en el suelo y la mire fijamente - ¿Te pasa algo? - saqué un pañuelo del bolsillo y se lo ofrecí - Me llamo Tetsuya Kuroko, ¿y tu? - se secaba sus lagrimas con la mano sin coger y no pude evitar secarle las lagrimas con el pañuelo - Una chica no debería llorar, estas mas guapa si no lloras ¿sabes? - le dije con una sonrisa.

No podía soportar verla llorar mas así que cogí dos cerezas y se las ofrecí. No paraba de pensar de que una chica tan bella no tenía porque llorar así que me levante y me fui donde había una rosa rosa, mire hacía los dos lados e intenté arrancarla. A decir verdad me costo un rato ya que no tenía mucha fuerza y me estaba cortando con los pinchos pero después de dos o tres minutos pude arrancarla. Me fui donde estaba la chica y le di la rosa - Esta rosa es muy bonita, igual que tu. Pero ahora mismo no eres tan bonita como ella si no dejas de llorar - le dije para probar si dejaba de llorar ya que no sabía hacerle parar de llorar.
avatar
Tetsuya Kuroko
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 312
Monedas Monedas : 2188

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro magnifico (priv. Satsuki Momoi)

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 04, 2014 7:10 am

Al fin, volví a su rutina de estudiante. Había regresado a clases después de haberse ido a Japón en verano y posteriormente haberse alrgado sus propias vacaciones al irse de viaje por el mundo. Simplemente no quería volver en Septiembre. Y sus padres se lo permitieron.  Se había despertado con ánimos aunque fuese lunes y estaba madrugando. ¡Pero iba a ver sus amigas!  E iba a volver estar metida en cotidiano de ese peculiar instituto. ¡Se había preparado con mucha energía!
Como no había reprobado, su clase cambió y había mucha gente nueva en su salón que no hacia ni la mínima idea quiénes eran. Sería difícil la integración que encima ella llegaba un trimestre después.  No obstante, ella no era una chiquilla cualquiera, era alguien que estaba acostumbrada a las adversidades en términos sociales.
Obvio y lo que dedujo ella en la primera clase después de ver que no conocía nadie es que habría murmullos y señales de dedos. Igual ella se presentó educadamente ante toda la clase y ocupó uno de los pocos asientos que estaban libres.  Lo que no se esperaba es que en la ultima clase hubiera un follón que ella ni tenía que ver. Pero igual quedó en medio ya que era la supuesta nueva y recién llegada extranjera. En teoría no era nueva en el instituto; ya había cursado un año allí. Pero una tipa muy rancia y de mala leche tenía que meterse con ella. Y claro, Satsu no se deja por nadie. La enfrentó y la discusión fue de las manos de ambas. O sea, terminaron las dos castigadas por el profesor. Su limpio y ejemplar fichero escolar sería manchado por una tontería que se le fue de las manos metafóricamente hablado.

En efecto, lloraba pero no por su fichero escolar. Tampoco por el sermón que le echaría su madre. No, eso era detalles muy menores en ese momento. Se había retirado del salón después de tocar el timbre. Hizo tripas del corazón para aguantar las lágrimas y no llorar delante de nadie de ese salón.  A ratos odiaba esa parte de ella sensible que por los nervios terminaba llorando. Y justo por eso lloraba en ese rincón apartado del jardín del lugar. Al inicio hasta las manos le temblaban. Había apagado el móvil, no fuese por dar a una de sus amigas llamarle porque era hora de almorzar y verla en ese estado humillante.
Metida en sus maldiciones internas por sus dichosas lagrimas no se percató que se le acercaban y se quedó de piedra cuando escuchó la voz de un chico cerca de ella. –Jolines... - murmuró intentando limpiarse las lágrimas con los dorsos de las manos y algo torpe por la sorpresa. Igual tal gesto fue en vano porque los ojos decorados con lentillas color rosa no dejaban de estar inundados. No sabía que hacer solo quería que la tierra la tragara pero eso no sería nada realista. Iba para negar con la cabeza cuando alzó el rostro y apartó uno de los mechones que le estorbaba cuando el desconocido sin permiso le secó los ojos. Y luego siguió hablando a su consciencia. Vale, Satsu entendía que le quería animar. Y valorizaba eso, pero no ayudaba que le dijera cosas tan trilladas. Momoi por su apariencia llamativa ya conocía la mayoria de las cosas trilladas que podría decirle un chico porque lo habían hecho muchas veces, obvio.
Desvió la mirada entornando los ojos hacía un lado y apartó la mano del chico.  - ¿A cuántas les dirás eso? – musitó entre sollozos. Seguía llorando, el muchacho ya la había visto en esas pintas. ¿Qué más daba? Suspiró viendo como le depositaba dos cerezos en el regazo, observó las pequeñas frutas rojas. Como estaba sentada con las piernas dobladas y los pies hacía atrás, los cerezos terminaban por resbalarse hacía el césped. Volvió a bajar el rostro dejando que dos mechones le cayesen: uno a cada lado del rostro. El chico se levantó y se apartó.  Probablemente se hartó de intentar animar una llorona que parecía fuente con los grifos estropeados. No obstante, no fue así el chico regresó al fin de poquísimo tiempo. La dejó muy sorprendida al punto de su llanto nervioso detenerse de golpe. Lo miró con los ojos como platos. Aunque los sentía pegajosos por tantas lagrimas en ellos. ¡Era molesta esa sensación! También estaban algo enrojecidos. Otra cosa más por la cual pecaba por eso, era el tipo de persona que cuando lloraba se le notaba de buenas a primeras.  Tenía un mechón pegado al moflete que estaba mojado por el llanto. No le importó. Se quedó observando y analizando al peliazul que tenía delante. Habría que reconocer que no se había marchado, todavía. Y encima seguía esforzándose por animarla.  ¡Merecía la atención de la pelirosa!  O al menos que le echara un ojo analítico.  Lo observó de arriba abajo o lo que podría observar ya que él estaba agachado y ella sentada sobre las piernas. Hasta que observó que la rosa que le ofrecía le habían dañado las manos. Las tenía con rasguños y uno que otro con un hilo de sangre de nada. Eso le sorprendió mucho más que cualquiera de los gestos del chico. O sea, le estaba reglando una rosa. Ya había recibido regales de flores, pero nunca una recogida con las propias manos del que le ofrecía. Siempre eran compradas y desde luego no se dañaban por él.

- Tus manos… - musitó preocupada ruborizándose ligeramente – Te dañaste…. – suspiró y alcanzó su mochila que tenía tirada sobre el césped. De la mochila sacó una pequeña bolsa de tela con agua oxigenada y algodón. Las chicas de s edad por norma iban con bolitas de maquillaje en la mochila. Ella no. Primero, ni usaba maquillaje porque no creía necesitar. Y segundo, había cosas más esenciales a cargar encima que pinturas y esas cosas. Al fin de cuentas ella no solo era una alumna ejemplar, También una amante del deporte. Y que se dañara a veces era normal.
Le retiró la rosa de las manos cortadas del chico y sonrió de oreja a oreja. Ya no estaba molesta con lo pasado en el salón y tampoco nerviosa. Se le había ido el enfado junto con el llanto. – Gracias. Y lo siento toda esta escenita. – olió la rosa cerrando momentáneamente los ojos y enseguida la colocó a su lado con cuidado. Volvió su atención de nuevo para las manos del chico y con delicadeza tomó una de ellas y le colocó con agua del algodón el agua oxigenada con toquecitos muy ligeros – Soy Satsuki Momoi. ¡Mucho gusto! – volvió a sonreír con encanto mientras un ligero rubor decoraba las manzanas del rostro.

off rol:
Lo siento, me salió largo. Siempre me salen post's largos. Espero que no te moleste. u3u
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro magnifico (priv. Satsuki Momoi)

Mensaje por Tetsuya Kuroko el Dom Ene 19, 2014 11:13 pm

Dejó de llorar y eso me hizo muy feliz, pero lo que me hizo mucho mas feliz era que se preocupó por mi. Acercó su mochila y saco tela con agua oxigenada y algodón, me eché un poco para atrás solo pensar que me iba a poner agua oxigenada que era lo que para mi peor olía en el mundo incluso si juntabas un montón de basura que apesta y a unos metros agua oxigenada preferiría el montón de basura. Me sorprendió que tenía esas cosas en la mochila y no lo normal en una chica, eso no se porque pero me gusto en ella porque no era como las demás. Cogió la rosa y me pidió disculpas - No tienes porque pedir disculpas, a la gente le ocurren esas cosas aunque no importa los motivos - le volví a sonreír y ella olió la rosa - Huele bien ¿verdad? - en ese instante me olvidé del agua oxigenada y cuando me cogió la mano me sonroje un poco, a decir verdad nunca me habían cogido de la mano.

Con algodón puesta un poco de agua oxigenada me dio toquecitos ligeros en la mano, me pillo desprevenido pero por suerte me di cuenta a tiempo y aguanté el olor, al principio no lo podía aguantar e intenté aguantar la respiración pero me di cuenta de que eso no valía la pena ya que así no podría hablar con ella, pero al final estuve normal intentando que no me llegara el olor. Se presentó me sonrió, solo verla sonreír no sabía porque pero me llenaba de alegría. Lo que menos me esperaba de todo es que ella también se sonrojó un poco. Me puse un poquito nervioso - Sabes... No suelo decir lo que te he dicho a ti antes pero es que no puedo ver a nadie ni menos una chica llorar - dije mientras ella me cogía la otra mano y de nuevo volvió a dar toquecitos con el algodón. Le miré a los ojos disimuladamente, tenía unos ojos tan bonitos, cada vez me sonrojaba un poco mas ya no sabía que hacer y para que no me mirara y se riera de mi giré la cabeza para que no viera que estaba rojo como un tomate.

De reojo la miraba y parecía que ella también se sonrojaba, cuando creía que ya se me había pasado un poco el sonrojo la volví a mirar y quería romper un poco el silencio - ¿Que haces para divertirte? - cuando ella  ya había acabado de curarme sonreí - Muchas gracias por curarme - me toqué las manos para ver si aún me dolía. Me dolía mas de lo que me esperaba pero para que no creyera que me dolía aguanté el dolor. Le di un abrazo - De nuevo gracias por curarme - no quería volver a sonreír para no ser tan repetitivo así que le di un beso en la frente tocando mi mano con la suya.
avatar
Tetsuya Kuroko
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 312
Monedas Monedas : 2188

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro magnifico (priv. Satsuki Momoi)

Mensaje por Invitado el Mar Ene 21, 2014 8:54 pm

Sus ojos seguían un tanto enrojecidos por el llanto anterior, detestaba esa pequeña característica ya que nunca podría disfrazar que había estado llorando. El enrojecimiento siempre tardaba lo suyo pasar. Debería verse horrible ahora, nada presentable para su gusto. Sí que era cierto que no se maquillaba ni nada. Sin embargo, intentaba siempre estar pulcramente presentable. Al menos pudo sonreír y hasta dejar una risita por el brinco ajeno.  En silencio desinfectó los pequeños arañazos y colocó dos curitas sobre la piel ajena. Desde luego, también venía preparada con curitas. Olvidándose que estaba con un desconocido – acababa de saber el nombre del muchacho  – alzó la mano ajena y depositó un sutil beso sobre el curita que cubría los arañazos.  Enseguida se dio cuenta de lo que acababa de hacer. Satsu era una chica resuelta sin problemas de enseñar lo cariñosa que era. En toda la regla, era lo contrario de la corriente adolescente que se la pasa con conflictos de ser quién es y de enseñarse cercana a los demás. La pelirosa para nada era así y a menudo se dejaba llevar. Justo eso pasó, el chico le parecía tan tranquilo y enteramente educado. Algo que no se veía en los chicos de su edad desde luego.  

Lo único que se le ocurrió de inmediato fue volver agarrar la rosa con delicadeza por su calo y olerla. Así podría ocultar con la misma un poco el rubor que teñía las manzanas del rostro. Luego asintió haciendo que mechón del pelo le resbalara por el rostro – Sí, huele bien. – musitó observando la rosa que se protegía en sus manos – Lástima que lo que tienen de bellas también de frágiles. Y no tienen mucha vida. – suspiró y lo miró inquisitivamente de arriba abajo manteniendo la rosa junto a su pecho - ¿De verdad? – los ojos rosa terminaron sobre los ojos azules del muchacho – ¿No sueles decir esas cosas? – dudó notando los mofletes sonrojados del otro. ¡Interesante! Empezaba a llamarle cada vez más atención dicho chico. Normalmente, ninguno era lo suficiente distintivo para atraer consciente ni inconscientemente a Satsu.  Ese extraño peliazul por los vistos rompía esa regla. Sus palabras, gestos y hasta expresiones eran tan diferentes de todos los chicos del insti que se le acercaban a la joven. Siempre venían de chulos y creídos a los cuales ella descartaba con su ingenio para derrotar verbalmente a cualquiera. – Puede que crea…puede que no… - parpadeó confusa ante la nueva y repentina pregunta, la sorprendió. Que alguien le preguntara de la nada que hacía para divertirse era bastante inusual. Dudó con la palabra en la boca; no sabía si decirle del todo que hacía para divertir o no. Al fin al cabo, uno de sus hobbies eran algo ilegal. – Salgo con mis amigas, veo juegos de baloncesto…y… - ¿debería decirlo o no que participaba en corridas ilegales de coches? No tuvo ni tiempo de responderse a sí misma su interrogativa mental fue abrazada por el chico, le agradecía y ella violentamente se ruborizó más. Aunque estuviera arrodillada sentía que las piernas le flaqueaban junto a los brazos que estaban envueltos por los masculinos. Con esa cercanía era imposible no oler el aroma que el otro desprendía.  Momoi era demasiado detallista y observadora, sus sentidos eran tan agudos que todo que tocara, viera y hasta lo que oliera lo sentía de inmediato, procesándole con rapidez. – Tetsu-kun huele bien también… - se le escapó de los labios en un susurro sin percatarse que no solo lo había tratado por el nombre de pila como también le había añadido el sufijo cariñoso japonés y que le había acortado el nombre como si fuesen conocidos de toda la vida. No tardó nada en darse cuenta de su confianza exagerada hacía el chico y torpemente se separó del mismo de mejillas totalmente encendidas. -  Gomenasai… - se disculpó saliéndole en japonés y no en francés. No estaba pensando con claridad justo en ese momento. – Ni sé de qué año eres. Y te estoy tratando como tan familiarmente…si eres mayor que yo debería enseñar respeto... - balbuceó jugueteando nerviosamente con la pareja de cerezas que seguían en su regazo ya que la rosa se le había escapado durante el abrazo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro magnifico (priv. Satsuki Momoi)

Mensaje por Tetsuya Kuroko el Dom Feb 02, 2014 1:01 am

La chica respondió que la rosa olía bien y que no tenían mucha vida, esa chica era muy lista y eso hizo que me fascinara mucho mas por ella - Eso es si tu quieres que no vivan mucho - dije sonriente por saber que ya estaba mucho mejor y que ya había cogido confianza conmigo. Seguidamente la chica ya comenzó a hablar, yo negué con la cabeza - Te lo digo enserio eres con la primera que digo estas cosas y no se porque... - sonreí ruborizándome de nuevo. La chica cada vez sonreía mas y me encantaba cada vez mas, aunque no se lo creía del todo me daba un poco igual porque a nivel intelectual creía que estábamos en el mismo punto y eso llegaba a ser mucho mejor en todo. Ella contó lo que hacía para divertirse pero el final no lo dijo aunque tampoco le di mucha importancia a eso. Pero de las dos cosas que dijo lo de baloncesto me ilumino los ojos - ¿Ves baloncesto? - dije con toda la ilusión del mundo - Yo juego a baloncesto -.

Miré hacia los lados - Toma una entrada de baloncesto para mi próximo partido cógelo - le di la entrada y parecía que con gusto la recibió. Cuando nos dimos un abrazo dijo que olía bien... en ese momento me salía el rojo de la cara por las orejas y que de tal confianza me pusiera el kun ya fue mucha mas. La aparte ligeramente y miré hacía abajo para que de nuevo no se de cuenta de lo sonrojado que estaba. Seguidamente la chica se disculpo en japones - No tienes porque disculparte, si me a gustado que lo dijeras - sonreí - No tienes que respetarme creo que tenemos la misma edad y ademas me gusta mucho eso Momoi-chan - la miré a los ojos esperando a que ella haga algún gesto porque me quedé como paralizado.

Mi cabeza solo decía Momoi-chan, Momoi-chan, Momoi-chan... una y otro y otra vez. no podía hacer nada si ella se quedaba quieta era como si algo me lo impidiera, en ese momento parecía que mi inteligencia llegaba a cero. Con esa chica estaba tranquilo pero tenso, alegre y mas alegre y sobretodo la mente atontada. por suerte ella se levantó y volví como a la normalidad.
avatar
Tetsuya Kuroko
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 312
Monedas Monedas : 2188

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro magnifico (priv. Satsuki Momoi)

Mensaje por Invitado el Mar Feb 04, 2014 5:07 pm

- La pondré dentro de un libro para conservarla. Así me recuerdo de ti. – se suponía que tenía que pronunciar en voz alta lo que haría con la rosa antes que marchitara. Las palabras no escaparon de sus labios y simplemente las pensó guardándolas solo para ella. Que alguien, incluso un muchacho, pudiera dejarle sin habla al punto de desear hablar siendo incapaz de expresarlo en voz alta; era totalmente extraño. Se sintió un tanto torpe, una torpeza que nunca había probado en la piel. Se quedó en un silencio momentáneo, solía decir lo que pensaba, era muy segura de si misma, no tenía vergüenza de expresarse y tampoco temía lo que pensasen de su persona. Sin embargo, no estaba siendo resuelta delante de ese chico. Los eslabones de su mundo estremecían.
El manto de la timidez caía cada vez más espeso sobre ella. Respondió con la misma ilusión del chico al ver el boleto de un partido. Olvidó la tensión de lo extraño que se sentía ante el muchacho.  Leía los nombres de los equipos en el papel rectangular con ojos brillosos. La joven no jugaba, pero era capaz de amar el baloncesto más que muchos jugadores del mismo. El mundo de Satsu se quedó lleno de flores a su alrededor, metafóricamente hablando claro.
Le agradeció emocionada terminando por abrazarlo sin pensar. Una vez más actuaba sin pensar. ¿Desde cuándo se había vuelto así tan impulsiva? Se había dejado llevar por el momento de alegría efusiva y agradecimiento. La peli rosa solía ser muy cercana cuando se sentía agradecida, pero ese tipo de emociones solo lograban sacarle sus amigos y su padre. ¡No un desconocido! Si su madre la viera seguro que la estaban retando ya que su madre siempre le dice que una joven debe comportarse con brío y formalismo como la progenitora fue enseñada en la infancia.

Cuando se dio por ella ya era tarde y fue justo cuando el chico le apartaba sin mirarla. Sentía que la tierra le tragaría. ¡Deseaba que eso pasara! Tetsu ya no la miraba, mejor así, el rubor se había hecho dueño de su rostro. – Estúpida.  – se insultó a ella misma mentalmente. Sin embargo, no se mostró serio y tampoco le regañó de las confianzas que se tomaba ella. Es más, añadió el “chan” a su apellido. No solo ella había venido con ciertas costumbres de Japón. Suspiró y terminó por sonreír un poco sintiendo como algo en sus hombros se aligeraba. El miedo a que le reprochara desaparecía a cada palabra ajena pronunciada. - ¿También vas a segundo? – pestañeó, seguía sintiendo las densas pestañas rosas un poco pegajosas por el llanto pasado. ¡Obviamente se sorprendió! O sea, la chica nunca se fijaba en compañeros de su mismo grado. Ni el curso pasado siquiera. Es más, no era una chica fácil de llevar mucho menos con muchachos de su misma edad. Los veía demasiado infantiles e idiotas para su gusto. Y ese no era el caso de Tetsu, para nada lo veía un trol en cuerpo humano. – Yo estoy en la clase A, pero no cuadro ahí, ninguna de mis amigas está ahí la verdad. Extraño compartir clases con Ai-chan. – confesó en un musito con añoranza, mencionó más para ella misma que para el muchacho. Suspiró dando final a su momento nostálgico y volvió a ampliar su sonrisa - ¿A qué salón vas tú? – giraba la rosa en una mano mientras seguía sujetando el billete del futuro partido en la otra. – Esto quiere decir – meneó de lado a lado el boleto indicando que se refería al mismo – que estás en el club de baloncesto, ¿no? – inquirió igual aunque le pareciera una obviedad, pero le gustaba que quedara todo claro como el agua.  El año pasado, el club en su mayoría estaba formado por imbéciles. La primera vez que se presentó en el mismo se habían burlado de ella por ser chica y hasta intentado ligársela. Ese día terminó por propinarle una buena patada a uno en las partes, se lo merecía. Sonrió traviesa con una risa por lo bajo al recordarse de ese pequeño incidente, había sido en el mismo día de los festivales deportivos. - ¿Cuál es tu posición en campo? – preguntó curiosa con los ojos brillando como niña pequeña ante un dulce. También se dispuso a mirarle inquisitiva ya que no le parecía que el chico tuviera mucha resistencia y tampoco era muy alto para jugador de baloncesto. Bueno, eso no quitaba el hecho de el peli azul ser atractivo, mono, con cerebro y tacto para tratarla.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro magnifico (priv. Satsuki Momoi)

Mensaje por Tetsuya Kuroko el Jue Mar 13, 2014 9:48 pm

Me estaba preocupando porque Momoi-chan no decía nada y me sentía un poco raro ya que nos acabábamos de conocer i tener esa confianza del mundo y ¿por qué Momoi-chan y no Satsu-chan? Me preuntaba porque ya Satsuki era su nombre había cogido su apellido. Sentí que la peli rosa me abrazaba me sonroje y tuve un impulso de besarla en la mejilla pero era demasiado a sí que no lo hice también porque era nuestro primer encuentro. . Mire hacía la ventana observando a un par de gente pasar algunos con un poco de prisa y otros no tanto, no sabía que decir ¿Qué piensa ella ahora? ¿Por qué no habla? Me merecía que la tierra me tragara solo por no saber que decir. Volví a poner la mirada en ella y después en la rosa – Mejor que pongas laca en la rosa para que se conserve y  esperes un rato, después la pones en el libro y oliera igual de bien que ahora – sonreí, solo notaba que la chica era tan dulce que poco a poco mis mejillas se iban enrojeciendo.

Cuando la chica le preguntó en que clase iba ya escuchar que nuestras clases estaban juntas me alegraba mucho más  - Yo voy a la B, nuestras clases están conjuntas – sonreí  y me puse a mirar al cielo mientras me tumbaba - ¿Ai-chan? ¿Es una muy buena amiga tuya? – le pregunte mientras cerraba los ojos para tranquilizarme un poco y dejar de estar sonrojado. Volví a sentir un impulso pero esta vez de aferrarla contra mí pero me quite esa idea de la cabeza y asentí a la pregunta de la chica – Soy ala-pivot, me gusta mucho el baloncesto gracias a que me enseñó a jugar mi amigo de la infancia aunque solo fuera a pasarla y robar la pelota – me rasqué la mejilla y me senté apoyándome en el árbol - Ojala me fueras a ver, aunque solo me encantaría estar en el banquillo solo para concentrarme en observarte -.
avatar
Tetsuya Kuroko
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 312
Monedas Monedas : 2188

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro magnifico (priv. Satsuki Momoi)

Mensaje por Invitado el Vie Mar 14, 2014 9:06 pm

- ¿Laca? – musitó considerando la idea y enseguida arrugó la nariz. – Tengo una idea mejor. – alzó la rosa entre las manos quedando un poco delante de su rostro, pero no lo cubrió. – Puedo alargar el tiempo de conservación sin secarlas. – sonrió recordándose de las clases de Biología dónde aprendió a conservar plantas al separarlas de la raíz. El repaso mental de ciertas clases dónde hablaron del tema en cuestión fue interrumpido cuando lo escuchó a decir que iba al salón al lado del suyo. - ¡Vas al mimos salón que Ai-chan! – sorprendida sus orbes brillaron de alegría – Airi Grimangel, así de llama. Es una niña rubia bajita que no aparenta tener ya 17 años. – describió muy resumidamente a una de sus mejores amigas. No bastaba concretar mucho, Ai-chan destacaba por su propia falta de desarrollo físico. - ¡Es una de mis mejores amigas! – con eso respondió en su totalidad a una de las interrogativas ajenas, sonreía de oreja a oreja. – Entonces, siempre que vaya a ver a Ai-chan, podré verte. – desveló lo que estaba asimilando en su mente. Mal se dio cuenta que lo había dicho en voz alta, sus mejillas se cubrieron de un rojo intenso. – Bueno…es que me caes bien… - cerró los ojos oliendo la flor y para disfrazar su propia vergüenza.

Lo escuchaba con atención aunque mantenía los parpados cerrados. Solo volvió a enseñar los orbes rosados una vez que sintió que ya no tenía tanto nerviosismo por las palabras anteriores. Cuando lo hizo, el peliceleste se estaba incorporando y se recostó en el árbol; ella se río por lo bajo observando como trocitos de hojas se habían quedado entre los mechones cortos del chico. Le quitó con una mano una vez que se le acercó acortando totalmente la distancia entre ellos; no se había levantado, se había movido con la ayuda de las rodillas. – Tetsu-kun, tu pelo es bonito sin hojas. – le sacó la lengua divertida volviendo a sentarse sobre las piernas. - ¿Tu amigo de infancia? – pestañeó curiosa – Fue por mi amigo de infancia que me empezó a gustarme el baloncesto. Por eso, no le cae bien a mi mama. – explicó sin que le hayan preguntado nada. No sabía por qué, pero con ese chico le era sencillo hablar de lo que sea que hiciera parte de su vida.

No quedó mucho tiempo sin la ausencia de su vergüenza nerviosa que se hacía presente a cada tanto desde que había empezado hablar con Tetsu - Quieres que te vaya a ver jugar, ¿de verdad? – repitió inquisitivamente y luego sonrió misteriosa. Todavía, no había vuelto a pasarse por el club desde que regresó. O sea, los nuevos ni siquiera sabían que tenían una chica como presidente y mucho menos sabían que era ella. Lo había aceptado hace unos días regresar y el ascenso en ese club deportivo. Es que nadie podría controlar a Dai-chan que también estaba apuntado a ese club. El pato le tocaba a ella. - Pero, si te voy a ver a jugar, debes dar el mejor de ti y no quedarte en el banquillo. – informó mirándolo fijamente a los ojos – No sería justo si no me dieras un buen espectáculo, ¿no? – cuando se trataba de baloncesto, sin importar el qué, Satsu exigía lo mejor del mejor. No le agradaba la falta de espirito competitivo y de empeño. La pelirosa no jugaba, pero era capaz de amar el deporte tanto como un jugador. – Iré a verte si me prometes que darás lo mejor de ti. – las comisuras de sus labios se extendieron de lado a lado formando una sonrisa de lo más incitante a cualquiera que la viera. Decidió guardarse para ella que también hacia parte del club y que todos los entrenamientos se verían; quería darle la sorpresa.
- ¿Puedo pedirte un favor? – la rosa giraba entre sus manos de nuevo - ¿Vendrías conmigo al aula de Biología? – le preguntó recordándose que debería cuidar rápidamente de la flor antes que perdiera su vivacidad – En esa aula hay carbón dulce, eso ayudará a conservarla. – se levantó cogiendo las cerezas con la mano contraria a la que sujetaba la rosa y lo miró con timidez esperanzada ya que le hacía ilusión que la pudiera acompañar.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro magnifico (priv. Satsuki Momoi)

Mensaje por Tetsuya Kuroko el Miér Abr 16, 2014 2:13 am

Escuché la descripción de la pelirrosa que me daba de como era su amiga, mientras me decía como era estaba visualizando como podía la imagen de aquella chica rubia - Creo que se sienta un poco lejos de mi no me acuerdo muy bien ahora mismo - intentando poner los sitios con cada persona donde iba, mas o menos creía que iba donde pensaba. Al escuchar que era una de sus mejores amigas se me vino a la cabeza que tenía que hacer un poco de amistad con aquella chica para tener mejor relación con la pelirrosa. - Me encantaría fuese así - respondí sonriendo por lo que dijo anteriormente.

Al sentir la mano en mi cabeza cerré los ojos por si acaso alguna hoja o algo se me caían en los ojos y también así sentía mejor como la mano de la chica - Gracias, no me había dado cuenta -. La volví a mirar a la pelirrosa y asentí a su pregunta - Otra cosa que tenemos en común, si no hubiera sido por nuestros amigos de la infancia a los dos no nos gustaría el baloncesto - expliqué aunque no tenía mucha importancia pero era un pequeño dato curioso que me hacía un poco de ilusión decir.

Después de unos segundos de silencio ella volvió a hablar del partido del que le di las entradas - Me gustaría mucho, y lo digo sinceramente - pensando en que no me iban a quitar del partido ya que desde un primer momento nos dijeron quien iba a ser titular y yo o iba a ser - Vale, daré lo mejor de mi para que tu me veas jugar muy bien - me vino a la memoria el nuevo que vino al equipo - Y aun mas porque hay uno nuevo que se llama Aomine-kun y nos han dicho que hacemos un buen equipo, gracias a eso ahora somos buenos amigos - sonreí aunque por mi pensaba que no le interesaba mucho lo que le acababa de contar. Al escuchar lo de la promesa atendí mucho mas a lo que decía - Te lo prometo comprandote un sandwich y algún zumo de algún sabor -.

Al escuchar la palabra favor, la verdad es que no me agradaba la idea ya que solo hacía favores a familiares o a amigos muy íntimos, pero con ella era diferente y era todo lo contrario aunque la acababa de conocer - Vale, ¿al aula de Biología para que? - al responder a mi pregunta me alegré porque quería conservar la flor que le había dado. Cuando la chica se levantó no tardé mucho en levantarme yo también - Si quieres dejar algo aquí puedes dejarlo, me se un pequeño sitio escondido - miré a la chica sonriente esperado se respuesta.
avatar
Tetsuya Kuroko
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 312
Monedas Monedas : 2188

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro magnifico (priv. Satsuki Momoi)

Mensaje por Shizuka Yurioka el Vie Mayo 02, 2014 3:55 am

~~Tema Cerrado~~
Por pérdida de rango de uno de los participantes.
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10032

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro magnifico (priv. Satsuki Momoi)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.