Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Un pequeño baño a escondidas [Priv.]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un pequeño baño a escondidas [Priv.]

Mensaje por Kenshi Koizumi el Mar Dic 31, 2013 12:39 am

Aún recordaba cada detalle de lo ocurrido unas noches atrás: sin comerlo ni beberlo, acabé metido en una pelea que derivó en el rescate de una de las personas mas importante de mi vida. Suspire y abrí mis ojos, recordando que estaba en una de las primeras horas de clase, concretamente en la hora de matemáticas, en la que el profesor estaba poniendo gran empeño en su explicación. Desvié mi mirada a la ventana y observe a los alumnos que estaban dando la clase de educación física: eso necesitaba yo ahora mismo, salir a correr o hacer cualquier tipo de deporte, necesitaba ejercitarme para intentar despejar mi ocupada mente.

A diferencia de otros días, me levante mas tarde de lo normal, lo suficientemente tarde como para no poder deleitarme con una taza de café, de ahí el hecho de que oliese cada dos por tres el dulce y embriagador aroma del café. Sin mi taza diaria de café yo, básicamente, no podía considerarme una persona por las mañanas: era mi secreto para recargar energías cada mañana.

Poco a poco las horas fueron pasando y me movía de clase en clase dispuesto a dar la asignatura correspondiente a la hora en la que me encontrase. Me movía con mi mochila a la espalda y mi bolsa de deporte negra colgada al hombro: allí guardaba mi bañador, ropa limpia, una gran toalla para secarme después y varias ganzúas para abrir la puerta de la piscina.

Hace varios días intente acudir a la piscina del instituto, sin embargo me encontré con una mala noticia: el acceso solo estaba permitido a los miembros del club de natación. La decepción fue enorme, ya que eso automáticamente prohibía la entrada a todo alumno que no perteneciera al ya nombrado club. A pesar de todo, sabia que cuando los miembros de dicho club no hicieran uso de ella, estaría totalmente vacía y, por lo tanto, podría disfrutar de un agradable, tranquilo y solitario baño. Estos motivos fueron mas que suficientes para que me informase de todos los horarios de entrenamiento: hoy, gracias a quien haya que dar las gracias, la piscina estaba totalmente solitaria.

Finalmente, el timbre que daba fin a las clase hizo acto de presencia. Esboce una pequeñísima y casi invisible sonrisa al escuchar el timbre: necesitaba dejar las clases por hoy y centrarme en nadar un rato y despejar todos mis pensamientos, pero primero, tenía que comer algo. Corrí rápidamente a la cafetería del instituto y una vez allí, arrase con lo primero que encontré con tal de llenarme la barriga: sin embargo, no olvide mi pieza de fruta, una saludable y dulce manzana. Me encantaban.

Con la barriga llena, emprendí rumbo a la piscina de aquel instituto, que si mi información no me fallaba, tendría que estar totalmente vacía. Primero fui directo a los vestuarios a cambiarme y ponerme el bañador: luego, no tarde mucho en llegar a la piscina, mucho menos en encontrarme con el primer problema; la puerta estaba cerrada a cal y canto, tal y como esperaba. Deje mi bolsa de deporte en el suelo y rebusque en ella las ganzúas, para luego seleccionar una de ella e intentar abrir la puerta. La suerte estaba conmigo, ya que solo fue necesario un intento para escuchar como la puerta cedía ante mis magistrales movimientos con la ganzúa: volví a guardar las ganzúas en la bolsa y dejé la puerta entreabierta para no tener que volver a abrir la puerta.

Nada mas abrir la puerta contemple la enorme piscina, vacía: estaba solo y podía disfrutar sin ningún tipo de problema de ella, para mi solo, sin interrupciones. Sonreí ante mis pensamientos y fui directo a dejar mi bolsa de deporte y la toalla en uno de los bancos que allí se encontraban, para luego, ir directo al borde de la piscina y contemplarla en todo su esplendor. Pase mi mano por el agua y noté como estaba a la temperatura perfecta y, sin pensarlo ni un solo momento, me lance de cabeza.

Empece a nadar con tranquilidad, de un lado para otro, calentando: minutos después, en uno de los finales de la piscina, cogí aire y me decidí a hacer todos los largos que pudiera hacer, hasta que mi cuerpo no diese mas de si. Entonces, empece a nadar de nuevo.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco..., perdí la cuenta en los veintisiete, justo cuando creía haber escuchado como la puerta se cerraba. Pero estaba seguro de que solo eran imaginaciones mías.
avatar
Kenshi Koizumi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 215
Monedas Monedas : 1213

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño baño a escondidas [Priv.]

Mensaje por Athena Yagami el Mar Dic 31, 2013 9:37 pm

Caminaba con paso lento a través de los corredores del instituto, mirando pasar a los alumnos, en mi espalda llevaba mi mochila y en mi mano mi celular, mandando mensajes, de vez en cuando sonreía ante las contestaciones de mis contactos. suspire algo cansada, de nueva cuenta salia a relucir una fiesta de piscina que mi querida hermana menor deseaba hacer y quería que asistiera y le ayudara con ella, aunque ella sabia que el agua y yo no nos llevábamos en realidad.

Si suena patético que una chica de 19 años le tenga pavor al agua, pero era un trauma que tengo desde pequeña y que no había podido superar, pero como mi hermanita menor me había rogado que la ayudara, tendría que superar mi temor. así que me había decidido y aprender por lo menos a estar en el agua sin que me pusiera histérica.

Había escuchado por rumores, bueno había andado de chismosa y averigüe que la escuela tenia una piscina, no debería estar sorprendida en realidad, pero jamas en todo mi vida escolar me había dado por investigar si al colegio que asistía constaba de un lugar así, para mi "desgracia", al parecer los únicos que podían usar el lugar después de la escuela eran los miembros del club de natación. al parecer el destino quería que no aprendiera a nadar y quien soy yo para ir contra el.

El día paso tranquilo entre que los maestros me reprendieran por quedarme dormida en clase y cotilleo de mis compañeras que en lo personal no me interesaba mucho solo asentía cuando me preguntaban algo, que dicho sea de paso no sabia que ondas. al finalizar la clases tome mis cosas y me dispuse a irme a casa, pero me perdí en el camino, debí a ver doblado mal en algún pasillo, lo cual me llevo directo a la piscina, la puerta estaba semi abierta, lo que se me hizo un poco raro, me acerque y la abrí un poco no vi a nadie, pero era la oportunidad perfecta,  para intentar superar mi miedo al agua, me arme de valor y entre al recito, la puerta se cerro detrás de mi, haciendo eco en el lugar, como no traía bañador, solo metería los pies, si empezaría con eso con algo tranquilo...

Bueno estaba sola, nadie me vería, sonreí ante eso, así que procede a sacarme la ropa, me quedaría en ropa interior, como dije estaba completamente sola, doble lo que me había quitado dejándola en un banco cercano, y me estire un poco, después de eso me acerque a la orilla de la piscina y toque el agua, en ese momento mire una figura al otro lado de la piscina, solté una pequeña exclamación de sorpresa y me incorpore lo mas rápido que pude, dispuesta a irme de ahí, pero no supe como me enrede con mis propios pies y caí al agua, obviamente al no saber nadar y por la desesperación empece a hundirme... vaya forma de morir, fue lo único que paso por mi mente antes de que mis ojos se cerraran...
avatar
Athena Yagami
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 223
Monedas Monedas : 1810

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño baño a escondidas [Priv.]

Mensaje por Kenshi Koizumi el Miér Ene 01, 2014 4:06 pm

Allí me encontraba yo, en la piscina del instituto a la cuál habia entrado a escondidas, sin tener el permiso necesario para poder hacer uso de ella. Dentro de mi aún me preguntaba el por qué de que el uso de la piscina fuera única y exclusivamente para los miembros del club de natación: en los días como hoy, en los que no entrenaban, podían dejar que los alumnos hicieran uso de ella bajo una serie de normas y, por supuesto, supervisión, Pero, la verdad, a mi me daba exactamente igual. Yo sabia abrir cerraduras y, ademas, sabia el horario del club de natación, por lo que podía hacer uso de ella tranquilamente, aun que sabia perfectamente que un día me pillarían, cosa que me importaba mas bien poco.

Una vez en la piscina, con el bañador ya puesto, deje mi ropa en uno de los bancos que allí se encontraban y empecé a nadar, concretamente, a hacer varias series de largos. El ejercicio era una de mis formas preferidas para despejar mi mente y de consumir toda mi energía para dormir "como un bebe" durante la noche. La natación, un deporte que practicaba bastante poco, era perfecto para conseguir ambos efectos en mi, especialmente el de cansarme.

Perdí la cuenta de cuantos largos llevaba por el simple hecho de que me pareció escuchar como la puerta, la cual deje semi abierta, se cerro. El eco de ese sonido resonó por toda la estancia, lo que me llevo a hundir todo mi cuerpo bajo el agua y llegar al otro lado de la piscina. Sacando un poco la cabeza, lo suficiente para poder respirar, observe que ya no estaba solo. Tenía compañía.

Estaba lejos de esa persona, pero por su figura adivine de que se trataba de una alumna. Un pequeño escalofrío recorrió mi cuerpo al pensar que aquella chica fuera una integrante del club de natación. Sí esto fuera así, tendría que pensar en una excusa para explicar el por qué de estar aquí: me parecía bastante gracioso el hecho de que el primer día que me cuelo en estas instalaciones tenga "compañía" femenina que quizás, pudiera delatarme.

Aun sin que ella se percatase de mi presencia, observe como poco a poco comenzaba a quitarse su ropa y a quedarse en ropa interior, lo que me extraño un poco. Admitía también que se me hacia raro ver a una chica en ropa interior: solo había tenido el placer de ver en todo su esplendor a una y se me hacia raro el hecho de haber tenido ese privilegio. Al fin y al cabo, yo no era una persona nacida para las relaciones humanas, sin embargo, con ella todo era...

Negué con la cabeza, no era momento de pensar en Annie, al contrario, tenía que pensar en como podía deshacerme de aquella chica. Sin darme cuenta, me levante un poco y, entonces, observe como tanto mi mirada como la de aquella chica se cruzaron: me había pillado y, en pocas palabras, estaba jodido. O no.

Lo que paso a continuación fue curioso: aquella chica se incorporo y, sin quererlo, tropezó y fue directa a caer en el agua. Observe como revoloteaba y fruncí el ceño, mirando la escena: sin duda alguna, o me estaba tomando el pelo o aquella chica parecía no saber nadar. Desgraciadamente, que dejase de intentar nadar y que su cuerpo se hundiese, me alarmo.

A pesar de saber si me estaba tomando el pelo o no, me impulse contra la pared y empecé a nadar lo mas rápido posible hacia ella: si no sabia nadar, tenia que salvarla; si sabia nadar, entonces me estaba tomando el pelo y me cabrearía. A cada brazada que daba me acercaba mas y mas a ella, hasta que finalmente llegué a donde se hundió: cogí aire y me sumergí, buscándola. Tarde pocos segundos en encontrarla. Una vez que toque su cuerpo, lo cogí y con todas mis fuerzas, las pocas que me quedaban, la lleve de nuevo a la superficie y, con un último esfuerzo, la saque fuera del agua.

Este esfuerzo me costo toda mi energía, incluso notaba como, por así decirlo, todo a mi alrededor se movía con mas lentitud. Observe a aquella chica, tumbada, con los ojos cerrados, lo que consiguió alarmarme aún mas, llegando incluso a preocuparme por su vida. Lo primero que hice fue comprobar si seguía consciente, haciéndole las preguntas básicas, tales como "¿puedes oírme?", "¿como te llamas?", etcétera. No contesto, por lo supe que se encontraba inconsciente. A continuación, observe si su pecho subía y bajaba, pero no fui capaz de ver si lo hacia, por lo que coloque mi odio en su nariz y, por fin, escuche que si respiraba y, sin poder evitarlo, lance un suspiro.

A duras penas sabia primeros auxilios, pero algo aprendí durante mi pasado: cuando algunos de nosotros sufría algún accidente, nuestra actuación en esos momentos era la diferencia entre que siguiera respirando o que acabase bajo tierra. Mas tranquilo por que aquella chica respirase, decidí comprobar el funcionamiento de su corazón, por lo que coloque mis dedos índice y corazón en su cuello y observe un normal funcionamiento. Por fin, aquella chica empezó a abrir los ojos y yo, sin poder evitarlo, sonreí y deje caer mi cabeza al lado de aquella chica.

-No vuelvas a hacerme esto, por favor... -hable, cansado. -No vuelvas a hacerme esto, por favor... -repetí, murmurando.

La observe de nuevo, con sus ojos casi entreabiertos. Parecía estar bien, por lo que me aparte de ella y deje mi cuerpo tumbado boca arriba, en el suelo, a unos centímetros de ella. Estaba agotado y, para que mentir, el susto aún no se había marchado de mi cuerpo. Caí en la cuenta, entonces, de que mi torso -el cual consideraba asqueroso- estaba al descubierto, dejando a la vista las miles de cicatrices que lo adornaban, aun que eso me daba igual. Le acababa de salvar la vida.

Me sentía extremadamente raro al hacer este tipo de cosas. Pero, lo importante, es que esta chica estaba bien. Ahora, necesitaba recuperar fuerzas.
avatar
Kenshi Koizumi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 215
Monedas Monedas : 1213

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño baño a escondidas [Priv.]

Mensaje por Athena Yagami el Vie Ene 03, 2014 8:38 pm

No sentía nada, como si estuviera flotando en una especie de limbo, mantenía mis ojos cerrados, las preocupaciones se había ido al igual de la desesperación de no poder respirar, entre las sombras escuchaba una suave murmullo, pero no lograba entenderlo, pero una luz me guía hacia el, lo seguí sin pensarlo, comencé abrir los ojos lentamente, al momento que empezaba a toser un poco de agua, parpadee un poco confundía, me quede mirando a quien estaba encima de mi, era un chico, aun estaba un poco aturdida así que mis reacciones eran un poco retrasadas, asimilando lo que había pasado, el chico dejo caer su cabeza un lado de mi hombro susurrándome que no lo volviera hacer, no entendía  muy bien a que se refería, entonces se hecho a un lado tumbandose boca arriba, me incorpore en mis codos aun acostada -que paso?- me atreve a preguntar por fin, sin ver en si a quien estuviera junto, mi respiración se estaba regularizando, como si hubiera hecho un esfuerzo muy grande.

Gire mi cabeza un lado mirando al joven junto a mi -quien eres? que paso?, por que estoy mojada?- empece a preguntar, lo ultimo que recuerdo, fue entrar  a la piscina, semi desnudarme acercarme a la piscina, y después de ahí nada, me levante de golpe quedando sentada al estilo indio, -no puede ser caí al agua?- abrí mis ojos en sorpresa sin despejar mi mirada del joven, quien parecía bastante cansado, al parecer al haberme sacado del agua había sido un gran esfuerzo, fue entonces que recordé que estaba en ropa interior y frente a un extraño, me sonroje bastante y rápidamente lleve mis piernas a mi pecho abrazándolas, -gracias- susurre, gire mi rostro de nuevo hacia el y le sonreí un poco -soy athena- dije un poco apenada, vaya forma de presentarse, después de casi morir -lamento haberte causado problemas- dije volviendo mi vista al frente mirando el aguan en la gran piscina, la cual se miraba tranquila, lo que me daba mas pavor en realidad, nunca sabes que hay debajo de tanta tranquilidad -no esperaba encontrar a nadie aquí, pero me alegra que estuvieras, si no hubiera pasado una gran desgracia- volví a girar mi rostro hacia el, esperando que me hubiera escuchado...
avatar
Athena Yagami
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 223
Monedas Monedas : 1810

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño baño a escondidas [Priv.]

Mensaje por Kenshi Koizumi el Vie Ene 03, 2014 10:20 pm

Lo que esperaba que fuera una tranquila tarde nadando, se acabó convirtiendo, sin comerlo ni beberlo, en un pequeño rescate a una desconocida chica que, tras verme, tropezó y fue directa al agua. Los primeros segundos que la vi peleandose con el agua pensé que me estaba tomando el pelo, pero, cuando observe como su cuerpo terminaba por hundirse, decidí que lo mejor era nadar hasta ella y sacarla de allí, aun sin saber si me estaba tomando el pelo o no.

Nade lo mas rápido que pude hacía ella, con lo que gaste mucha de la poca energía que me quedaba. Para colmo, gaste toda la que tenia una vez que con mucho esfuerzo la saque a la superficie. Aún sin saber muchas técnicas de primeros auxilios, hice lo básico para saber si estaba bien: empece con unas preguntas básicas a las que no contesto, dándome a entender que no se encontraba consciente; continué intentando ver si tenia respiración y, gracias a quien tuviera que darlas por que así fue, respiraba; luego decidí ver el ritmo de su corazón tomándole el pulso y, justo en ese momento, cuando comprobé que su pulso era normal, observe como abría los ojos.

Aquella chica tosió y expulso un poco de agua que fue directa hasta mi cara, pero este hecho me importo mas bien poco. Suspire aliviado al ver que aquella chica seguía viva gracias a mi rápida actuación. Apoye mi cabeza a uno de sus lados y murmure varias palabras: aún estaba un poco confuso por todo lo que acababa de pasar, pero estaba especialmente cansado.

Dejando que ella se recuperase, me aparte a un lado y deje caer mi cuerpo mojado sobre el suelo de aquella piscina, recuperando poco a poco las fuerzas, que tras todo lo que acababa de pasar, se habian esfumado de mi cuerpo en unos simples segundos. No sabia que salvar vidas en las piscinas fuera tan agotador...

Aquella chica empezó a hablar un poco confundida: me preguntó quien era, que había pasado y el por qué estaba mojada. Aun no tenía intención de contestar, pero por lo visto, ella no tenía intención de dejar de hablar: ahora preguntaba si se había caído al agua, cosa que era mas que lógica por el simple hecho de que su cuerpo estaba totalmente mojado y yo solo le podría haber empapado su cuerpo con unas simples gotas. Mientras ella hablaba, yo seguía con los ojos cerrados, respirando para intentar calmarme. No tardo mucho en volver a hablar y presentarse: aquella chica se llamaba Athena, añadiendo que lamentaba el haberme causado problemas. Así mismo, también admitió que no esperaba encontrarse a nadie aquí, pero que se alegraba de que yo estuviera presente por que si no, hubiera ocurrido una gran desgracia. En eso estaba de acuerdo...

Suspire y abrí mis ojos, girando mi cabeza hacía Athena, quien me estaba mirando en esos mismos instantes: me lleve mis manos a la cara y resople. Me incorporé con lentitud, sintiendo como varias gotas de agua resbalaban tanto por mi rostro como por mi torso, muriendo en el suelo de aquella piscina. Fui directo al banco donde dejé mis cosas y saque la toalla, con la cual me seque mi rostro y mi torso: tras hacerlo, la deje fuera, encima de la bolsa de deporte para luego, ponerme la camiseta que llevaba antes. Lo ultimo que queria es mostrar mi torso lleno de cicatrices por todos lados.

Me gire y mi vista de nuevo se encontró con la de aquella chica, que seguía sentada en el suelo. Me acerque a ella y me senté enfrente de ella, imitando su forma de sentarse. Observe sus ojos atentamente en busca de algo, sin saber muy bien el qué.

-No me has causado ningún problema, pero, dime, ¿estás bien? -pregunté. -A juzgar por tu tropezón y por lo que ha estado a punto de ocurrir, pondría la mano en el fuego al decir que tu no perteneces al club de natación, ¿verdad? -volví a preguntar, mirándola. -Deberías de tener mas cuidado la próxima vez, chica -suspire y mire al agua. -¿Sabes nadar? -pregunté por tercera vez, volviendo a mirarla. -Por que incluso parece que le tienes cierto miedo al agua y, la verdad, no tienes nada que temer -confesé, volviendo a mirar al agua.
avatar
Kenshi Koizumi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 215
Monedas Monedas : 1213

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño baño a escondidas [Priv.]

Mensaje por Athena Yagami el Lun Ene 06, 2014 5:33 am

No respondió a mis preguntas, se puso de pie y camino hacia las bancas donde al parecer tenia sus ropas, había seguido todos sus movimientos con mi mirada, tal vez lo había hecho sentir incomodo, volví a bajar la mirada un momento y de reojo miraba la piscina, por que no podía perder el pavor ala piscina, mas bien al agua en ella en realidad, cuando iba a la playa pasaba  lo mismo no podía acercarme sin terminar congelándome, solo la soportaba en la ducha. abrace de nuevo mis piernas con mas fuerza escondiendo mi rostro en ellas, escuche al como se acercaban, levante la mirada ligeramente sin levantar mi rostro de mis piernas, el chico se sentó frente a mi imitándome, dejando su mirada fija en mi, trate de sonreirle, lo hice pero de manera un poco tímida.

Comenzó hacerme preguntas, solté un suspiro y levante mi rostro mirando bien, fijando mis ojos en los suyos -si estoy bien, un poco confundida en realidad- sonreí estaba vez ya mas animada -jaja.. no pertenezco al club- ladee mi cabeza mirándolo - supongo que tu tampoco cierto, por si eres del club tendré problemas y la verdad es lo que menos quiero, al menos por el momento- ya me estaba relajando un poco al menos las preguntas del chico hacían que mis pensamientos se alejaran del estanque de cemento que estaba a nuestro lado. sentí como si me regañara como si fuera un niño pequeño, infle mis mejillas haciendo un puchero ante eso, pero tenia razón, aunque si lo vemos desde mi punto de vista la caída al agua había sido su culpa en primer lugar, no se suponía que estuviera ahí, pero su siguiente pregunta alejo ese pensamiento de mi cabeza -estuve apunto de ahogarme, así que la respuesta seria que no se nadar- su mirada regreso a mi después de desviarla hacia la piscina -miedo no, pavor- le respondí siguiendo su mirada al agua -le temo desde que era una pequeña- solté. desviando la mirada de la piscina hacia el chico -por cierto quien eres? no respondiste mi pregunta hace un momento-estire mis piernas pues ya me había entumido en la posición en la que estaba, echando mi cuerpo hacia atrás deteniéndome con los brazos y levantando la cabeza mirando al techo -veo que te gusta nadar, podrías enseñarme?- dije levantándome de repente, quedando sentada sobre mis rodillas , con mis manos  sobre mis pechos en puño, mirándolo fijamente, -lo harías por favor?... -
avatar
Athena Yagami
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 223
Monedas Monedas : 1810

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño baño a escondidas [Priv.]

Mensaje por Kenshi Koizumi el Lun Ene 06, 2014 11:02 pm

La miraba fijamente mientras esperaba una respuesta por parte de aquella chica, Athena, a la que minutos atrás rescaté del agua. Tras dedicarme una pequeña sonrisa, empecé a preguntarle varias cosas, entre ellas, la de como se encontraba. Cuando terminé de formular las preguntas, Athena soltó un pequeño suspiro y elevó su rostro, para clavar su mirada en la mía.

Comenzó diciéndome que estaba bien pero un poco confundida, lo que supuse que se debía al estar inconsciente durante unos segundos en el agua. Continuó respondiendo a la pregunta que formule con respecto al club de natación: tal y como supuse en un principio, no pertenecía al club de natación. Lancé un pequeño suspiro, aliviado: escuchar eso me libraba de que fuera a "chivarse" de lo que acababa de hacer. A sus palabras, añadió la sospecha de que yo tampoco era del club de natación ya que, como ella dijo, si pertenecía al club ella tendría problemas y, en ese momento, era lo que menos queria tener.

-Tranquila... -dije, interrumpiéndola. -... no soy del club de natación y, si lo fuera, no mencionaría nada de lo que acaba de pasar -respondí. -Que ésto quede entre nosotros dos, ¿de acuerdo? -pregunté, esbozando media sonrisa.

Observé como durante unos segundos Athena infló sus mejillas, haciendo un pequeño puchero a la hora de mi pequeña reprimenda, si se le podía llamar así. Luego de hacer ese curioso gesto, continuó diciendo que, efectivamente, no sabia nada y, lejos de tener miedo al agua, mas bien le tenia cierto pavor. Por lo visto, le temía al agua desde que era pequeña, lo que me llevó a suponer que debió de tener algún tipo de accidente en el agua o algo relacionado para que la tuviera cierto temor.

Su voz me saco de mis pensamientos: me pregunto, de nuevo, qué como me llamaba. La verdad, no solía decirle mi nombre a la gente por el simple hecho de que la posibilidad de volverme a encontrar con esa persona era escasa, por no decir casi inexistente, al menos, eso era lo que la experiencia me había enseñado a lo largo de todo estos años. Sin embargo, suspire y decidí que lo mejor era presentarme, aun por simple educación.

-Me llamo Kenshi -dije, mirándola. -No suelo acostumbrar a decirle el nombre a nadie, aun que eso no viene a cuento ahora: perdona por no contestarte antes... -comente.

Tras presentarme le ofrecí otra pequeña sonrisa. A continuación, Athena volvió a hablar para pedir, de una manera bastante graciosa y casi diría que poniéndome "ojitos", que la enseñara a nadar. Me quede un poco confundido durante unos segundos, mientras intentaba analizar lo que acababa de decir, si realmente acababa de pedirme lo que creía que me había pedido. Finalmente, suspire y me levante, para quitarme la camiseta y volver a dejarla donde estaba.

-No puedo hacer milagros, Athena... -confesé. -... pero puedo intentarlo

Ya estaba dicho, por lo que intentaría que aquella chica, lejos de que aprendiera a nadar en una sola sesión, pudiera estar dentro del agua tranquilamente y, a poder ser, que no se ahogase. Me acerque a ella y cogiéndola de las manos, le ayude a levantarse: luego, cogí suavemente una de sus manos y la lleve hasta el borde de la piscina, donde me senté, metiendo únicamente las piernas. Athena, quien dudo un poco, hizo lo mismo que yo.

Sin dudarlo, me metí dentro de la piscina. Por suerte, yo hacía pie gracias a mi altura. La mire y volví a sonreír, intentando tranquilizarla.

-¿Qué sientes ahora mismo, Athena? -pregunté. -¿Calma, tranquilidad, miedo...? -volví a preguntar, intentando que me describiera su estado actual.

Una vez que respondió, alcé mis dos manos, para que ella las cogiera y se metiera en el agua conmigo. Lo único que haría es que ella estuviera dentro y se familiarizare con ella, para que viese que no había nada que temer.

-¿Preparada para meterte en el agua? -dije. -No te preocupes, no te soltare a menos que tu me lo digas... -añadí.

Ahora solo faltaba que ella confiase en mi y se metiera dentro del agua. Si no lo hacía, no podría hacer mucho por ella.
avatar
Kenshi Koizumi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 215
Monedas Monedas : 1213

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño baño a escondidas [Priv.]

Mensaje por Athena Yagami el Sáb Ene 11, 2014 9:06 am

Me dijo que se llamaba Kenshin y luego me sonrió un poco a lo que sonreí de regreso, después de mi petición, bufo poniéndose de pie y quitándose su camisa que minutos atrás se había colocado, solté una risita divertida cuando dijo que no hacia milagros y para enseñarme a estar en el agua si que necesitaría hacer milagros, pensé, pero tendría que ayudarlo con eso, no debía dejarlo solo para enseñarme y mas queriendo superar ese temor. ladee mi cabeza cuando tomo mis manos ayudándome a pararme y conducirme al borde de la piscina, retrocedí un paso llevándome una de mis manos al pecho en forma de puño, un poco asustada, se sentó en el borde de las misma invitándome hacer lo mismo, pase saliva algo nerviosa, pero al ver su confianza con el agua lo imite, cerré mis ojos, al sentir el agua en mis piernas, estaba segura mientras no saltara, me animaba internamente,  entonces el se metió a la piscina, en ese momento tuve deseos de ponerme de pie y salir de ahí, mi respiración se giro un poco, pero me sonrió mis ojos se posaron en su rostro alejándome del agua por un momento, me pregunto que sentía -siento temor, desesperación y estoy a punto de entrar en shock- confesé riendo de medio lado un poco nerviosa.

Estiro sus manos hacia mi -¿Preparada para meterte en el agua? -dijo. -No te preocupes, no te soltare a menos que tu me lo digas... -añadió, suspire y pase saliva nuevamente mirando al chico en el agua, y el liquido en si, podía confiar en alguien a quien acaba de conocer?, la respuesta era simple, si lo haría acababa de salvar mi vida, tome sus manos entre las mías y salte al agua, pero empece a manotear, un poco asustada, tratando de agarrarme de algo mas, solté sus manos y las ancle en sus hombros sosteniéndome bien,  no podía mover mis piernas estaba congelada y había cerrado mis ojos al hacer el salto, cuando ya me sentí segura los abrí fijando mi mirada en los suyos  -por favor sigue hablando- le dije -así alejaras el temor de mi cabeza- era una petición bastante extraña lo mas seguro, pero si me concentraba en su voz seria mas fácil estar dentro del agua  sin tener un ataque de pánico y podría empezar mas fácil con sus enseñanzas, mi respiración era un poco agitada, pero poco a poco volvía a su normalidad, esperando poder relajarme, con mi mirada puesta en el, en sus ojos realmente....
avatar
Athena Yagami
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 223
Monedas Monedas : 1810

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño baño a escondidas [Priv.]

Mensaje por Kenshi Koizumi el Lun Ene 13, 2014 10:11 pm

Cuando Athena metió los pies en el agua, sin saber muy bien por que, creía notar una especie de nerviosismo recorriendo su cuerpo. Intentando calmarla e intentando que me proporcionase mas información, le pregunte que sentía en esos instantes, únicamente con los pues metidos en el agua. Su respuesta no me sorprendió mucho: sentía temor, desesperación e incluso creía que estaba a punto de entrar en shock. Esto último lo descarte.

A diferencia de ella, no tarde mucho en meter todo mi cuerpo en el agua. Por suerte, hacia pie en esta parte de la piscina y podría sostenerla sin ningún problema o esfuerzo físico innecesario. Estirando mis manos hacia ella, pregunté si estaba lista para entrar al agua. Me pareció ver la duda en sus ojos, de hecho, incluso se me paso por la cabeza la posibilidad de que ella saliera corriendo del lugar por culpa de su miedo.

Lancé una pequeña sonrisa con intención de tranquilizarla y de transmitirle confianza, cosa que no estaba muy seguro de hacer. Finalmente, sus manos se entrelazaron con las mías y, cerrando sus ojos, metió su cuerpo en la piscina. Inmediatamente la agarre con suavidad y la sostuve sin ningún tipo de problema. Poco a poco, ella fue abriendo sus ojos, percatándose de que estaba en el agua. Su voz rompió el silencio y, casi a modo de petición, me pidió que continuase hablando, que asi alejaría el temor de su cabeza.

No pude evitar reir levemente. Era la primera vez que alguien me pedía algo así en mi vida y, lo que mas gracia me hacia de todo esto, era que yo no era una persona de muchas palabras, si no mas bien todo lo contrario: un chico callado, serio, que solo hablaba, mayormente, de forma tajante. A pesar de todo, parecía que incluso yo podía cambiar y volver a ser aquel niño de cinco años, pero eso, por desgracia, estaba aun bastante lejos.

-Una petición curiosa -dije. -Es la más rara que me han hecho nunca, ¿sabes? -confesé

Sin que ella lo pidiese, empecé a moverme lentamente en círculos, sosteniéndola. Estábamos bastante cerca y pude notar como ella no apartaba la mirada de mis ojos, cosa que relacione como una especie de estrategia suya para no mirar el agua y darse cuenta de donde estaba realmente. Sonreí y, sin dejar de dar vuelta, volví a hablar.

-¿Qué sientes ahora conmigo sujetándote? -pregunté. -¿Miedo, ansiedad, tranquilidad...? -volví a preguntar.

No sabia muy bien cual seria su respuesta, pero esperaba que por lo menos le pudiera transmitir algún tipo de tranquilidad, que se sintiera a gusto dentro del agua, que nunca tipo de temor o pavor recorriese su cuerpo y la agobiase.

Me sentía bastante raro haciendo esto, pero, la verdad..., no me disgustaba. De una forma u otra era un pequeño entretenimiento: si no llega a ser por esto, quizás ahora estaría en mi casa, bebiendo café.
avatar
Kenshi Koizumi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 215
Monedas Monedas : 1213

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño baño a escondidas [Priv.]

Mensaje por Athena Yagami el Vie Ene 17, 2014 6:46 am

Su respuesta me hizo reír un poco -esto es como cuando vas a ponerte una inyección, si no ves la jeringa, no sientes el dolor- le dije, sin apartar mi mirada de el y sin soltar sus manos, pues mis pies apenas y tocaban el piso, sosteniéndolo me mantenía estable sin sentir la sensación de ahogo, de hecho la desesperación se había ido, me sentía tranquila, mientras no pensara donde estaba, -jajaja..- solté de repente una risa bastante limpia, sin malicia, pues su pregunta era la respuesta que estaba pensando antes de que la hiciera..

-no me lo tomes a mal,- intente disculparme por mi forma de reír -es solo que sin querer pensé antes la respuesta sin que me la hicieras- dije al momento que me sonrojaba, pero sin bajar la mirada al agua, seguía sus movimientos, lo cual hacíamos en círculos - pues me siento tranquila, mientras no me suelte- añadí rápidamente, por si su intención era soltarme ya que si lo hacia perdería el control y entraría en shock uniéndome de nuevo.

-tal vez pienses que soy una entrometida y usualmente no preguntaría de ti, pero... sueles hacer esto muy seguido- dije, al momento que intentaba flotar, pero no tenia idea de como hacerlo, si solo tenia que dejarme llevar o eso requería alguna técnica especial, bien creo que me estoy desviando del tema nuevamente -quiero decir, colarte en la piscina?- aun seguía mirándolo a los ojos,  pero aclarando la pregunta, mi cuerpo se empezaba a relajar dentro de la gran pileta de concreto, tal vez el agua no era tan mala después de todo, aunque mi miedo  irracional a ella, era de años atrás, no te algo extraño en su expresión -pero si no quieres decirme no hay problema- sonreí cerrando mis ojos, tratando de transmitirle algo de confianza, lo único que quería escuchar era el sonido de su voz...
avatar
Athena Yagami
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 223
Monedas Monedas : 1810

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño baño a escondidas [Priv.]

Mensaje por Kenshi Koizumi el Sáb Ene 25, 2014 8:33 pm

Simplemente me dedique a escucharla en silencio, mientras sin dejar de coger sus manos, seguía moviéndome en círculos esperando a que, de una forma u otra, consiguiera que se familiarizara con el agua y se percatase de que no había nada que temer de ella. Sin embargo, una risa que procedió de Athena me desconcertó un poco, pero a los pocos segundos su voz me aclaró el por qué de la risa.

La pregunta que formulé por fin obtuvo una respuesta: según las propias palabras de la chica, se sentía tranquila, siempre y cuando no la soltase. Para mi era un pequeño avance, pero tarde o temprano tenia pensado soltarla, quisiera ella o no: suspire sin poder evitarlo y seguí centrando mi mirada en los ojos de ella. Me resultaba curioso el hecho de que ella no apartase la mirada de mis ojos, pero entendía que era mejor que mirar a lo que ella temía, el agua.

Fue la voz de Athena quien me saco de mis pensamientos: quería saber si me colaba en la piscina muy a menudo. La mire y lance una pequeña risa, mirándola a la vez que negaba con la cabeza durante unos segundos: la verdad, esa pregunta me pareció bastante curiosa.

-La verdad es que no -confesé. -Es la primera vez que me cuelo en la piscina: aproveche que hoy no la usaba nadie para hacer ejercicio tranquilamente... -dije. -... hasta que llegaste tu, claro -sonreí.

Llamaría loco a cualquiera que horas atrás me hubiera dicho que acabaría salvando a una pobre chica de ahogarse en la piscina del instituto. Para colmo, eso había pasado y, para que negarlo, no me hubiera perdona que aquella chica se hubiera ahogado: no se si podría vivir con una muerte que podía haber evitado con mas rapidez en mi cabeza.

-Sin embargo, esto es más entretenido -comente. -¿Estás lista para que te suelte? -pregunte. -Te prometo que no te pasara nada -dije, añadiendo una sonrisa

Ella pareció dubitativa por unos instantes, sin embargo, acepto casi a regañadientes. Entonces, fue en ese momento cuando solté sus manos y la observe.

Spoiler:
Perdona por la tardanza: con toda la semana de exámenes que he tenido (¡y las que me quedan!) a duras penas he tenido tiempo para responder. Intentare responder lo mas rápido posible la próxima vez.

¡Un saludo!
avatar
Kenshi Koizumi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 215
Monedas Monedas : 1213

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño baño a escondidas [Priv.]

Mensaje por Ryan Koufman el Mar Mar 04, 2014 6:22 am

Cerrado por ausencia de rango de uno los integrantes. Si se desea abrir nuevamente ir al tema de reapertura de temas.
avatar
Ryan Koufman
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2734
Monedas Monedas : 9296

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño baño a escondidas [Priv.]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.