Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

{ ■ Des hasards ■ }

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

{ ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Yata Misaki el Sáb Dic 07, 2013 1:32 am

Había sido una agotadora mañana sin entender nada acerca de las matemáticas y un bostezo continuo demostraba claramente que se moría de sueño. Trató toda la clase de estar atento a las explicaciones del maestro con respecto a sus rectas, ecuaciones y pendientes, pero nada era sencillo ni una simple gráfica de una línea. Se refregó ambos ojos y se estiró plácidamente en el mismo asiento, dejando caer al fin la cabeza contra la cubierta de la mesa para cerrar los ojos y descansar un rato antes de la próxima clase, pero nada podría ser perfecto en el colegio. Algunas niñas de música iniciaron con un ensayo improvisado de una canción que no está ni en su lista de haberlo escuchado, posiblemente antigua, pero molesta y bulliciosa. Se quejó como solo él sabe, por medio de insultos por debajo, tomando sus cosas y partiendo algún lugar más tranquilo. Pensar en la biblioteca como primera opción fue lógico, era tranquila y sin ruido, pero seguramente la encargada lo iba a echar en un santiamén.

Caminó hasta la escalera que conectaba a la azotea como segunda alternativa y la más ventajosa para el momento. Al llegar buscó un lugar que estuviera algo apartado de la entrada y camuflado para no ser divisado tan rápidamente. Dejó caer la mochila al suelo y recostó la cabeza sobre ésta para usarla de almohada, también bajó parte de su gorra favorita para cubrir la mirada, teniendo los brazos en diferentes posiciones, el diestro por encima de la cabeza doblado y la izquierda sobre su estómago. Así daba paso a una grata siesta por lo que duraba el recreo, aunque pensándolo mejor posiblemente se “volaría” la clase siguiente para seguir con su descanso, después se conseguiría la materia con alguien que haya puesto atención.

No habían pasado ni cinco minutos cuando su celular comenzó a sonar. Tonada de Green Day: "Let Yourself Go", melodía que se le olvidó cambiar cuando su hermana menor estaba jugando con su celular. Con bastante flojera y desgano lo sacó de su bolsillo interno de pantalón, levantando solo una parte de la gorra para mirar con un ojo aquella persona que se atrevía a molestarlo. – Olvídalo, no te voy a contestar… – Susurró, cortando la llamada entrante, era una persona que no quería ahora saludar ni hablar con ella. Era insoportable, tan insoportable que seguía llamando. – ¡Arrhg! ¡Qué no te quiero contestar! – Alzó la voz esta vez, sentándose en el suelo y cortando casi en forma desesperante. No deseaba que volviera a sonar, así que cortó por lo sano y apagó el móvil. Suspiró y volvió a dejar caer el cuerpo hacia atrás ahora con ambos brazos doblados detrás de la nuca, sin antes acomodarse la gorra nuevamente para quedar sin visión momentánea.
avatar
Yata Misaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 315
Monedas Monedas : 10251

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Veleyka Leona Vicenty el Sáb Dic 07, 2013 6:07 am

Nuevo día, un hermoso cielo azul, un sol brillante y una jodida hora de química, no podía soportar mas las aburridas clases a las cuales asistía mas para que me pusieran asistencia que para aprender algo de los profesores que se jactaban de dar sermones inútiles a los alumnos, apenas pude me escape de las clases y me fui a la azotea que tanto me gustaba, rápidamente me subí a aquel pequeño tejado que cubría las escaleras, ese era mi sitio ideal, el mas alto del instituto y por lo general las personas no se daban cuenta de que me encontraba ahí, así que podía pasar desapercibida tanto como yo quisiera, apenas logre estar ahí arriba saque de mi mochila me preciada cigarrera y saque uno de esos llamados “tacos de cáncer” no tardando ni diez segundos para encenderlo y darle una calada honda, tan profunda que parecía acabármelo de un solo respiro pero era inevitable, no había fumado por cerca de tres días y mi cuerpo ya empezaba a reclamarme la falta de nicotina en el sistema, para luego acostarme para ver ese cielo tan hermoso del día de hoy.
 
Podía escuchar desde mi sitio las campanas que anunciaban el inicio y el fin de cada clase pero ahora mismo las clases no me importaban, solo quería comer, por despertarme tarde no pude desayunar y mi estomago ya gruñía en represalia por mi error, bueno, de todas formas el almuerzo ya pronto seria anunciado dentro de una hora si mis cálculos no me fallaban así que no había problema si me comía el almuerzo que había hecho antes de tiempo, o al menos eso era lo que esperaba mientras me sentaba y tomaba mi mochila cuando el ruido de la puerta del lugar abriéndose llamo mi atención mas que el almuerzo en esos pequeños tupperware, me agache en posición pecho tierra para evitar ser vista y así poder ver de quien se trataba, grande fue mi sorpresa al reconocer aquella figura deslizándose por el lugar y apoderándose de un lugar, sin querer sonreí pero no de forma alegre o bonita, nooo, ese tipo me debía un mes de almuerzos y ahora le cobraría intereses por ello.
 
Esperaba que se pusiera cómodo ya que al parecer quería dormir y eso me daría la oportunidad de asustarle como adelanto de lo que le esperaría pero una llamada lo saco de su descanso justo cuando estaba a punto de bajar de mi posición, el pequeño joven no tardo en reaccionar de mala gana ante la llamada lo cual me dio una nueva idea, tome mi celular y busque el numero que me diera en el parque acuático para luego marcarle... momentos después un poco paciente Misaki apagaba su celular de mala gana tras mi llamada, tan enojado o fastidiado estaba que no noto mi numero, quizás pensó que se trataba de la otra persona que le marcaba de forma insistente, su cara me resultaba tan graciosa que por poco se me escapa la risa pero logre contenerme, seguí observándolo y cuando este se puso el gorro como una especie de antifaz supe que era mi momento de actuar, con el sigilo que me caracterizaba baje de mi sitio y camine tranquila hasta llegar su lado, deje de lago mi mochila, me senté e incline un poco sobre de el, coloque mis brazos a cada lado de su cabeza y mis pechos justo frente a su cara -¿no sabias que es de mala educación no tomarle la llamada a una chica?- dije finalmente esperando poder tomarlo por sorpresa y provocarle quizás una muerte por desangramiento.
avatar
Veleyka Leona Vicenty
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 761
Monedas Monedas : 4011

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Yata Misaki el Sáb Dic 21, 2013 2:47 am

Finalmente ya todo se veía con calma y sus parpados al fin se cerraron con tranquilidad para adentrarse en un largo sueño de algunas horas, tal vez, para recuperar las energías pérdidas jugando video juego hasta la madrugada. Tenía un cansancio en sus espaldas que no se lo quitaba nadie y no quería dormir en su hogar porque sus primos eran realmente molestos con sus pleitos de vez en cuando, además quería nuevamente quedarse hasta tarde para pasar al siguiente nivel, estaba cerca de acabar y no quería distracciones en un momento tan importante como matar al jefe de los jefes. Si, jugaba un juego un tanto mafioso, nombre que no sabía pronunciar correctamente pero sus graficas casi reales eran geniales. Habían pasado algunos minutos desde que dejó el celular en silencio o más bien apagado para que nadie lo pudiera comunicar y de esa forma estar en completa paz. No obstante, sintió una leve perturbación en el ambiente, una voz femenina que no reconocía de inmediato, hablando, pero para él sonaba tan vagamente.

Con desgano retiró uno de los brazos detrás de la nuca y subió sutilmente la tela que cubría sus ojos adormilados, lo dejó encima de las cejas tratando de abrir los parpados, pero le costaba mantenerlos abiertos. Fue ahí que su vista nebulosa capto un par de objetos extraños que estaban justo encima de la cabeza, se mantuvo así, directo mirando hasta que su vista recuperó percepción y estuvo a punto con su mano liberada tocar aquello que impedía la vista gradual de la azotea. – Esto es… – Pensó para sí mismo a nada de distancia de rozar con los extremos de los dedos los pechos de la chica. ¿Pechos? Quería morirse, tenía justo enfrente dos par de senos perfectos y su rostro no encontró otro color más prendido para colocarse. Rojo tomate hasta las orejas. ¿Qué hacían ahí? ¿Acaso era una cruel broma? Porque si era así, ya se había quedado sin voz por la sorpresa tan inesperada, no cualquiera despertaba con gran anatomía en sus ojos.

Se desesperó y se sentó a la velocidad luz retrocediendo tanto con manos como con los pies de aquel cuerpo femenino. Respiraba agitadamente porque también se había pegado un buen susto y deseaba gracias a Dios que su nariz no había sangrado como veces anteriores, aunque con la presión tan alta que tenía posiblemente bajaría si seguía con el pulso tal alterado. – ¿Ve-Veleyka…? – Pronunció al visualizar mejor a la chica, ya nada desconocida para él. La había conocido en el parque acuático y con esa mujer sufrió una de las peores sangradas de nariz de su vida.  Nervioso desvió la vista a otro lado tratando de ocultar el rubor en sus mejillas. – ¿Q-qué haces por e-estos lados? – Preguntó sutilmente tartamudo, rascándose la mejilla diestra por el nerviosismo interno y sonriendo cada dos segundos por lo mismo. Quería consultar el motivo por el cual se había ubicado de aquella forma tan particular,  habiendo otras maneras para observarlo si eso quería la contraría, sin embargo, había escogido la más extraña de todas y la más vergonzosa para un despertar para él.
avatar
Yata Misaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 315
Monedas Monedas : 10251

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Veleyka Leona Vicenty el Vie Ene 03, 2014 4:46 am

Ciertamente la forma en la que el joven reacciono era una de las tantas opciones que sabia ocurriría pero estaba un poco decepcionada ya que yo esperaba, como mínimo, un litro y medio de sangre derramada por la nariz, di un suspiro resignado, aun manteniéndome en aquella posición que dejaba a la vista el escote de mi blusa, atenta a la pregunta del otro –bueno, en realidad yo debería de hacerte esa pregunta, estaba aquí antes que tu- confesé –pero bueno... me saltaba las clases, no estaba de humor para asistir, además- desvíe la vista hacia donde me encontraba –estaba a punto de almorzar, no logre tomar desayuno así que tenia planeado adelantarme y comer un poco, pero ya que estas aquí- volví a desviar la mirada ahora al joven castaño que lucia al punto del infarto, sin perder la postura que tenia me acerque a el, de forma lenta, asechando y hasta sensualmente, ciertamente parecía una leona a punto de abalanzarse hacia su presa.
 
Finalmente estuve a la distancia que quería, justo sobre de el y para evitar que se escapara como cuando le puse los pechos en el rostro me senté sobre su regazo con las piernas a cada lado de las suyas, vamos que cualquiera que entrara nos pillaría en una posición bastante comprometedora por parecer que estábamos teniendo sexo y mi falda no ayudaba a disimular, le rodee el cuello con mis brazos y lo atraje hacia mi un poco para finalmente acercar mi boca a su oído –creo que te comeré a ti-  mencione con voz sensual y le mordí un poco la oreja, fueron solo segundos tras los cuales deje de hacer esa broma y me separe un poco muerta de la risa por que sin duda el chico estaría mas que rojo, se le notaba la inexperiencia con las chicas desde kilómetros y por ello estaba segura que nunca habría estado en una posición y situación como en la que de forma intencional lo puse... lo que era peor, no estaba dispuesta a cambiar de posición hasta que me aburriera.

-no me moveré de aquí, hasta que no este satisfecha...- advertí aforrándome mas al cuello del joven castaño –me prometiste almuerzos por un mes y nada, espere tu llamada y nada, espere todos los malditos días en la cafetería por una semana y nada- me acerque mas a el haciendo que mis pechos se juntaran con su pecho, pues sabia que esto le causaría problemas y reacciones –desde ahora te lo advierto, no me importa tu excusa, te lo cobrare con intereses- sentencie dejando de abrazarlo por el cuello pero sin moverme ni un solo milímetro de sus piernas. 
avatar
Veleyka Leona Vicenty
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 761
Monedas Monedas : 4011

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Yata Misaki el Sáb Ene 25, 2014 3:44 am

Nervioso. Estaba nervioso hasta las puntas de los dedos por culpa de la presencia femenina y su poca capacidad para reaccionar adecuadamente no le acompañaba en nada. Había quedado bastante confuso después de encontrarse de frente con la prominente delantera de ella y más aún porque tuvo el querer de tocarlos con las manos. ¿Qué clase de juego era? Si no hubiera reaccionado bien, estaría con esa molestia en la palma al tocarla, esa molestia sensación de sentirse un depravado. La explicación de por qué estaba ahí la pelimorada sonaba bastante lógica, aunque él ni siquiera la vio cuando llegó a la azotea y sabía bien porque había sido. Fue torpe, no importaba ya. – Oh…e-entiendo… entonces d-debe…– No alcanzó a terminar ninguna frase coherente, su corazón se había detenido drásticamente.

El rostro teñido de rojo vivo y la mirada expandida  por el asombro. – Ve…–  Ni el nombre de su acompañante pudo pronunciar, solo se quedo inmóvil sosteniendo aquel cuerpo sobre el propio. Hubiera no querido observarle el rostro, pero fue imposible y en un trazo de cámara lenta quedó en una posición comprometedora. El corazón no dejaba de latir, bruscamente por la cercanía y esos labios en su oreja fueron la sentencia de muerte. ¿Había escuchado bien? ¿Sería su comida? O todo simplemente era un mal sueño de esos que terminabas mojado por la noche. Como sea, estaba muriendo desangrado internamente en cada una de las acciones tomadas y un leve quejido se le escapó al sentir esa mordida traviesa. – N-no… no ju-juegues así conmigo…– Murmuró entrecortado, cabizbajo y mordiéndose el labio inferior por la irritación de sentir que era fácilmente manipulable ante juegos como aquel. ¿Qué más si no eso? La risa de Veleyka se lo confirmó todo, solo estaba divirtiéndose con él.

Sin embargo, no quería ser idiota y empujarla para que se quitará era de poco caballero, solo quedaba ver a otro lado y ocultar la mirada un poco entre sus cabellos a pesar de estar abrazado del cuello. Cualquier otro en su situación hubiera aprovechado tan grata cercanía, pero él no era como todos y lo único que deseaba era no morirse ahí mismo por todos los latidos desesperantes que invadían el pecho. Poco era lo que había escuchado luego de la boca de la chica, estaba con el latir de su corazón en los oídos que prestar atención a otra cosa era complicado. – Uhg…– Fue el fin, su cuerpo se estremeció por completo por el apego de los pechos. Sentirlos tan cerca, le hizo crear una extraña sensación y apresuradamente con una de las manos se cubrió el rostro, respirando agitado por todo. – A-apártate por favor…– Dio como suplica, apretando los dientes y tapando aquella cara avergonzada. Estaba acorralado ante la hermosura de una mujer, presionado al límite por sus acciones que lo exaltaban  y no podía hacer más que pedir que se alejara como todo cobarde ante tal situación extrema.  Definitivamente no era un sueño, pero si seguía así no quería ni adivinar lo que podría pasar allá arriba en la azotea y como primer indicio de ello un liquido comenzó a brotar de su nariz, sangre, ya estaba perdido, ya le había hecho sangrar como la primera vez que la vio.
avatar
Yata Misaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 315
Monedas Monedas : 10251

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Veleyka Leona Vicenty el Mar Ene 28, 2014 6:15 am

“Apártate por favor” esas tres palabras dichas de forma un tanto... lastimera, me indicaron que me había pasado de la raya con mis acciones, me aleje un poco del otro, echando mi cuerpo hacia atrás y sosteniendo parte del peso del mismo con ambos brazos que de forma natural me servían como soporte, era raro, nunca llegue a ver a ningún chico en tal estado solo por mis jueguitos, era el primero que reaccionaba así conmigo y eso, lejos de desesperarme, me seguía pareciendo encantador –no lo tomes a mal- hable levantando mi vista al cielo –eres muy lindo y me provocas el hacerte este tipo de cosas- aclare en un intento por que el joven se animara a quitar la mano de su rostro, mirándole con atención, lograba percibir su respiración agitada y ese rostro colorado que pese a que estaba cubierto por su mano, eso no evitaba que escapara a mi vista de águila, di un suspiro y sonreí con algo de resignación, tomando su mano para apartarla del rostro –vamos, no te avergüences, al contrario, siéntete orgulloso por tenerme en esta posición, no todos lo logran- le guiñe un ojo con algo de triunfo por mis propias palabras, logrando apenas descubrir su cara, divisando ese pequeño hilo de sangre brotando de su nariz –oh mi Dios, ¿no has pensado en ir a ver a un doctor? no creo que sea muy común el tener este tipo de hemorragias, aun si es por estar tan cerca del cuerpo femenino- bromee un poco preocupada, después de todo y en mi opinión personal, una vez era adorable, una segunda vez ya era para preocuparse, con el puño de la blusa que usaba improvise un pañuelo y le limpie la sangre sin preocuparme por manchar mi ropa, después de todo, era mi culpa el que estuviera sangrando.
 
Espere unos momentos para que se tranquilizara antes de dirigirle la palabra de nueva cuenta, después de todo, aun teníamos pendiente el hecho de que me debía un mes de almuerzos, aun si el otro eludía el tema yo no dudaría en estar molestándolo con lo mismo, mañana, tarde y noche de ahora en adelante –dime “Mi”... no has pasado mucho tiempo con otras chicas ¿verdad? ¿estabas en algún internado masculino o algo por el estilo?, en verdad me parece raro tu nerviosismo- le mire con genuina duda en mis ojos, irguiéndome frente a el de mi posición en donde apoyaba mi peso en los brazos, tras su respuesta, continué hablando –de seguir así, muy posiblemente te afecte en tus relaciones personales o... ¿me dirás que eres gay y estas dispuesto a tener solo contacto con los hombres?- quizás estaba realmente equivocada, después de todo, si se sintiera atraído por los hombres, entonces debería de tener hemorragias al interactuar con los hombres y no con las mujeres, entonces, quizás, simplemente era un chico tímido que no podía controlarse con las mujeres y sus curvas –o... ¿será que no estas acostumbrado al cuerpo femenino?- acerque mi rostro al suyo a unos cuantos centímetros de tocarnos las frentes –si ese es le problema, puedo ayudarte con eso- ofrecí de forma seria, suponía que podría ser rechazada de inmediato por tal propuesta, pero vamos, no quería que “Mi” se desangrara a cada momento al estar conmigo, eso haría que sus lindas reacciones perdieran gracia después de un tiempo de interactuar con el.
 
Tome ambas manos del castaño y con algo de renuencia por parte del otro las coloque al costado de mis muslos, sobre la tela de la falda tableada que usaba y las deje ahí, con las mías sobre las suyas para evitar que las retirara el cuerpo femenino- hable con los ojos cerrados -es digno de admirarse, se supone que los hombres y mujeres están hechos para complementarse los unos con los otros, quizás muchas no lo admitan pero el ser tocadas por un hombre es algo que anhelamos- abrí los ojos para ver Misaki esperando que no estuviera tan “acalorado” como con la mordida que le di en su oreja, le sonreí de forma amable para intentar calmarlo –debes de acostumbrarte, en serio, o de lo contrario pondrás en aprietos a tu futura pareja- podría asegurar que “Mi” no tenia pareja femenina, no con semejante problema a cuestas, me incline un poco hacia el otro y lo volví a rodear con mis brazos pero procurando no tocarlo con mis pechos –inténtalo, toca mi cuerpo sobre la ropa, no importa lo que toques, no me molestare pero tampoco te obligare... solo  ten presente algo, no creo que otras chicas se ofrezcan a hacer algo así por ti, así que es mejor que aproveches la oportunidad que te brindo-
avatar
Veleyka Leona Vicenty
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 761
Monedas Monedas : 4011

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Yata Misaki el Miér Feb 12, 2014 5:28 am

Cada latido incontrolable de su corazón eran más  y más intensos, no podía calmarlos a pesar de querer mantener la calma, nada funcionaba y el sangrado de su nariz aunque mínimo fuese ahí estaba, prominente a salir. No deseaba quitar la mano del rostro, aún no, no quería avergonzarse nuevamente como aquella vez en la piscina del parque acuático, pero Veleyka estaba siendo muy provocadora para evitarlo. Escuchó las palabras como un sutil canto de sirena endulzando sus oídos, colocando las mejillas más rojas de lo que podían estar y temiendo cruzar miradas. Tras nuevas palabras que lo dejaron pensativo la mano que cubría su desgracia fue retirada sin más, exponiendo aquel humillante efecto carmesí. –No lo que pah…–  Trató de explicar el por qué pasaba eso, no obstante la limpiada con la blusa de la chica lo dejo callado. Domado, hasta volando por las nubes por un acto tan tierno según su pensar, pero la caída fue fuerte y reaccionó del golpe al encontrarse con su situación actual.

Desvió nuevamente los ojos color avellanas, pero esta vez para bajar los parpados y tragar saliva. En un comienzo creía que todo era un juego por parte de la pelimorada, pero si lo era estaba llevando todo al extremo. Separó los labios al soltar una leve respiración agitada y nerviosa. – ¿R-raro?  Cualquier se po-pondría así… s-si de repente una chica se te s-sube encima – Confesó entrecortado mordiéndose un extremo del labio inferior, cuando escuchó la más descabellada idea que le pudo salir a la chica, llamarlo gay.  – ¡¡Yo no soy gay!! – Gritó. Claro que no lo era, no se sentía gay, aunque si recordaba sus encuentros con Yurioka los cuales terminaban en acciones nada comunes entre amigos normales podría tomarse como si lo fuera, pero era el otro que lo orillaba a todo eso. ¿Lo era?

Después de aquella alzada de voz bajó el mentón, mirando el suelo a un costado, porque si mantenía fija la cabeza en su eje terminaría viendo la prominente delantera femenina. Ya no quería decir nada, todo lo que Veleyka le decía sonaban más y más a su realidad. Solo reaccionó nuevamente al sentir las manos sujetadas y ubicadas sobre los muslos de la misma, casi se le cortó la respiración junto con un paro cardiaco. Era increíble que le pasara eso. Trato de apartarlas en un leve movimiento, pero le fue más que imposible, estaban obligabas a permanecer ahí. Observaba temeroso, como ésta hablaba con los ojos cerrados sobre el cuerpo femenino y las mejillas se le volvían cada vez más rojas, quemaban y sentía el rostro arder. – Vele…– Trató de nombrarla, pero sus palabras fueron borradas al estar nuevamente abrazado por el cuello de cierta forma. – No… no creo que e-este bien hacer eso…– Habló finalmente, tembloroso, especialmente las manos que tocaban aquellos muslo, no obstante en una lenta subida con las palmas le rozó desde las caderas hasta la cintura. Sin ninguna intención detrás. – No quiero usarte como muñeca de pruebas…– Confesó en un susurro, apretando fuertemente los ojos y rodeándola por la cintura para abrazarla contra sí al instante que juntaba ambas frentes. Todo lo hacía tímidamente.

Si no la miraba era mejor, así no se pondría tan nervioso. – Además… aún tengo que pagarte mi apuesta… – Recordó con una ligera sonrisa en los labios, sin desteñirse de aquel rojo intenso.
avatar
Yata Misaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 315
Monedas Monedas : 10251

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Veleyka Leona Vicenty el Mar Abr 22, 2014 3:46 am

Interesantemente las cosas se estaban poniendo absurdamente raras, aun para mis estándares... estarme ofreciendo a dar tal “ayuda” a Misaki era por mucho lo mas raro que había hecho en mucho tiempo pero en mi defensa, debo de decir que extrañamente, ese castaño de baja estatura me hacia comportarme de forma poco normal a como me comporto, esboce una sonrisa de complicidad y burla mezclada por la actitud del mas joven, me resultaban algo graciosas sus respuestas un poco esquivas y no lograba saber si era por que era un gran genio para despistar a las personas o por que en verdad, era tan inocente que así pensaba y eso, sinceramente, me resultaba tan atractivo que por mi mente cruzo la idea de abrazarlo hasta matarlo por asfixia o por desangramiento, lo que ocurriera primero, con esos pensamientos en mente y con las sensaciones a flor de piel por aquel roce por mi cadera hasta mi espalda que yo misma había provocado no pude evitar abrir un poco los ojos para ver las reacciones del otro topándome solo con una unión de frentes...
 
Quede en el acto en shock, sin habla, sin respiración sin siquiera sentir los locos palpitares de mi corazón... ni aquel roce de las manos del otro por mi cuerpo, ni el abrazo o sus amables palabras sobre no usarme de muñeca de pruebas me alteraron tanto como la sensación que me recorrió por todo el cuerpo, fue algo tan familiar... tan... tan profundo, desvíe la mirada un par de segundos, queriendo separar aquella unión tan insignificante para todas las personas pero tan importante para mi ¿por que precisamente “Mi” eligió ese gesto en lugar de cualquier otro? podía sentir claramente el ardor de mis mejillas, tan acostumbradas a no mostrar ninguna otra coloración que no sea la normal o algún muy tenue sonrojo, por suerte, el otro tenia los ojos cerrados o al menos los tenia cuando desvíe la mirada, la regrese al rostro del castaño pero... no mire cabello castaño, sino azabache, no aprecie piel clara, mas bien era un poco bronceada y ese aroma me dejo helada... por segundos... mi mente trajo a la vida a mi querido Kira, de inmediato me puse de pie, roja cual granada, sorprendida por la jugarreta de mi propia mente pero sobre todo por que entendí que Misaki Yata... me hizo sentir tan bien y tan vulnerable como solo Kira lo había logrado...

Aun con aquella sorpresa y con una taquicardia increíble me aleje de Misaki sin siquiera darle la espalda hasta que choque contra la reja... parecía ahora que la ironía jugaba con nosotros y era yo quien se ponía nerviosa a causa de la cercanía del otro –no... no seria una muñeca de pruebas... si yo te me ofrezco... seria mas bien tu profesora- hable desde mi posición, desviando finalmente la mirada al suelo y cubriendo mi boca con la mano diestra, roja, avergonzada... pero con un sentimiento que creí muerto hace mucho tiempo y que ni con la presencia de los jóvenes que mas me interesaban logre sentir –y sobre la apuesta... no se que podrías hacer... no pienso perdonarte el hecho de que huyeras por mas de un mes- di un profundo suspiro y finalmente di media vuelta, no deseaba que el otro quisiera sacar provecho de eso aunque parecía ser muy noble, no seria capaz ¿verdad? 
avatar
Veleyka Leona Vicenty
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 761
Monedas Monedas : 4011

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Yata Misaki el Dom Mayo 18, 2014 9:03 pm

Abrir los ojos en ese momento iba ser su perdición, ya que se encontraría con ese hermoso rostro de la chica y esos ojos azulados que de vez en cuando hacían perder la concentración.  Lo único que estaba consciente eran de sus movimientos, de aquel acercamiento de frentes que él mismo había creado para rechazar amablemente la oferta contraría acerca de incursionar lugares prohibidos. Tampoco puede decir que estar en esa posición era muy tranquilizador, al contrario, estaba nervioso y el corazón palpitaba tan fuertemente que podría jurar que en cualquier instante saldría de su pecho. Siempre había visto en películas que momentos así tan tranquilos y quizás románticos algo pasaba que interrumpía todo, pero al parecer nada de eso pasaría, nadie entraría por aquella puerta que conecta a la azotea y solo el tenue viento que movía sus cabellos se haría presente en la escena.    

Pensar que estarían siempre así fue un error, porque sin creerlo no fue esta vez él que salió despavorido si no ella, que sin saber la razón correcta se alejó de sus brazos caminando hacia atrás para chocar contra la reja de soporte. – ¿Uhm…? – Musitó para sí mismo observándola con interés, igualmente con una pizca de preocupación porque de un momento a otro todo cambió. ¿Había hecho algo que la incomodó? Porque si era así, estaba más que dispuesto a disculparse. Seguía sentado con la vista en alto, notando escasamente un sonrojo particular en las mejillas de Veleyka y sin querer terminó desviando la mirada otra vez llenando su rostro de rojo vivo. El simple hecho de pensar que la ajena estaba sonrojada hacía que se apenara mucho más y apretar el labio inferior con los dientes era el único alivió que tenía ahora, alivio que no servía mucho porque la cara aún la sentía caliente. Contrajo los dedos contra sus palmas ante las primeras palabras de la chica, no sabía qué responder a eso y solo guardó silencio por unos minutos, mismos minutos que necesitó la pelimorada para terminar de hablar y dar la espalda.

– Veleyka… de verdad no es necesario – Mencionó al cabo de unos segundos. – Si algún día tengo que hacer algo más… i-intimo con una chica… solo dejaré que las cosas se den… solas… – Agregó torpemente mirando el cemento del piso. ¿De verdad había dicho esas palabras tan estúpidas y cursis? Ojalá nadie lo estuviera grabando o sería el hazme reír de todo el mundo por su inexperiencia notoria con las chicas. – Sé que suena algo idiota… pero no me gustaría jugar con una chica solo por aprender. – Finalizó con una sonrisa, viéndola ahora que se había dado las fuerzas para sacar sus orbes avellanas del piso y dirigirlos hacia esa hermosa figura que tenía enfrente. – Y… no quería huir de la apuesta, solo que existieron inconvenientes que… – Informó recordando el rostro de Shizuka en su cabeza haciendo los medios escándalos para que no se encontrara con la susodicha. – No me dejaban verte – Continuó haciendo un gesto de perdón con ambas manos y una risilla acompañando todo.
avatar
Yata Misaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 315
Monedas Monedas : 10251

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Veleyka Leona Vicenty el Miér Mayo 28, 2014 7:30 am

Dándole aun la espalda al castaño lograba sentir claramente como mi corazón seguía con ese ritmo frenético, contrariamente mi respiración poco a poco se regularizaba y daba gracias por ello, algo menos que delatara mi nerviosismo por la cercanía del joven, con prontitud lleve la mano derecha hacia el pecho, justo a la altura del corazón aprisionando la tela de mi blusa gris de forma inconciente en un intento por controlar ese extraño sentimiento, casi ignorando los vocablos ajenos –cálmate, cálmate- le susurre un par de veces al órgano que se encargaba de bombear sangre a todo el cuerpo, desvíe la mirada hacia “Mi” aun con miedo de ver la imagen de Kira en lugar del menor, regresando la mirada hacia el vacío de inmediato, lo que menos quería era que el otro se enterara de mi condición, afortunadamente, no parecía ser muy aprovechado y aquel fantasma regreso a su tumba –oh my god...- masculle un poco triste pero aliviada, dando un ultimo suspiro para lograr calmarme, para poder volver a usar la mascara que siempre uso...
 
Con unos momentos mas, logre recuperar la confianza perdida y me gire hacia Misaki sonriéndole ladina –ok, muy bien, pero después no te quejes si te desangras en frente de tu novia- bromee intentando regresar el ambiente al que teníamos antes de aquel contacto de frentes, de un momento a otro recordé la comida que deje sobre el tejado, obviamente no podía dejarla mucho tiempo o de lo contrario podría echarse a perder –y no importa lo que ocurriera... me has dejado ver que no eres de los que cumplen sus apuestas... así que dime ¿como debería hacerte pagar por ello?- directamente al ego de Misaki, solo para molestarlo, alentarlo y también para hacer que olvidara mis reacciones, con todo y respuesta pendiente avance a donde el otro seguía sentado para tomar mi mochila, aprovechando que seguía sentado no dude ni por un segundo en volver a ponerlo en una posición un poco desventajosa para el, tomando la misma pose de cuando lo sorprendí –ven- le susurre al oído para después ponerme de pie y moverme para quedar a su lado -mi almuerzo espera ahí- señale el sitio en el que estuve antes de la llegada del pequeño.
 
Caminando sin prisa llegue ahí y dando un pequeño salto tome la orilla del pequeño techo, apoyándome para poder subir impulsándome con las piernas contra el muro, estando arriba, me senté en la orilla y mire a Misaki –mas te vale no haber visto bajo mi falda mientras me subía- le reclame para después reír un poco, obviamente que no me molestaría por algo así, espere a que el otro respondiera y mientras aquel decidía si seguirme o no, no dude en acercar y abrir dos de los tupperware, en uno yacía un delicioso hot dog, en el otro, mas pequeño, jitomate y cebolla picados –apresúrate o no te compartiré de mi desayuno- apure en broma. 
avatar
Veleyka Leona Vicenty
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 761
Monedas Monedas : 4011

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Yata Misaki el Miér Jun 25, 2014 4:39 am

Después de dejar de reír y pedir piedad con las manos juntas desvió la mirada hacia un costado, apoyando las manos en el piso y pensando que ya era tiempo de levantarse de aquel lugar, siempre conservando una sonrisa sutil en los labios, más de nerviosismo que de otra cosa. Escuchando como lo llamaba directamente mentiroso y tramposo, algo que no era él y jamás aceptaría esas palabras tan fácilmente, ignorando completamente el hecho de desangrarse con una futura novia posible. ¿Tendría una?  Sería realmente extraño viéndolo de la mano con una chica, pero no imposible. – ¡Hey! ¡Yo jamás rompo una apuesta! –  Alzó la voz con mano empuñada, pero todas esas palabras se trabaron en su garganta cuando escuchó el susurro cerca del oído y esa posición que empapó de rojo intenso las mejillas. Quemaban por culpa de esa mujer.

Con una suave aceptación de cabeza aceptó su invitación de seguirla, levantándose poco a poco y limpiándose los pantalones con leves palmaditas para sacarse el posible polvillo de ellos. Aún presentaba secuelas de tonalidad vergonzosa, pero a medida que mordía su labio inferior se comenzaba a desvanecer. Sin embargo, a pesar de avanzar algunos pasos se detuvo al notar la maniobra de su compañera para subir al techo, una maniobra que lo dejó con los ojos tan abiertos que si no hubiera sido por los rayos del sol que nublaron su visión ya estaría desangrándose en cantidades impensables por lo que alcanzaron a ver. ¿Qué vio? La ropa interior de Veleyka ni más ni menos. – Uhm…. – Nuevamente sentía las mejillas calientes y para no sentirse un degenerado pervertido mantuvo un buen rato los ojos clavados en el cemento de la azotea, con el corazón palpitando fuertemente y los labios apretados para calmar aquella sensación intranquila de nerviosismo puro. Sabía bien que solo era ropa interior, pero verla puesta en un cuerpo protuberante ya hacia cambiar todo el significado de una simple prenda cubriendo la piel.

– Cla-claro que no… – Mintió sin verla. Tragando saliva con dificultad y ganado fuerza de donde no tenía para hacer como si nada había pasado, así mismo se subió sobre aquel tejado, al lado de la causante de todas sus taquicardias  junto con la más estúpida sonrisa en el rostro pretendiendo que todo está perfecto. – ¿Por qué no comes el desayuno en casa? – Preguntó curioso notando los alimentos que tenía en los envases de plástico,  no podía decir que tenían mala presentación porque era mentira, se veían exquisitos en su forma y aspecto. ¿Lo habría preparado ella con sus manos? Si fuera así, sería su primera vez que probara alimento preparado por Veleyka.
avatar
Yata Misaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 315
Monedas Monedas : 10251

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Veleyka Leona Vicenty el Lun Jun 30, 2014 2:36 am

Apenas le di la primer mordida al hot dog note como el castaño tenia un repentino interés por el suelo ¿ahora que le pasaba “Mi”? ¿se habría tomado en serio lo de mi ropa interior? por suerte no tardo mucho en reaccionar y subirse al pequeño tejado pero no me gustaba... si iba a fingir delante mía que lo hiciera mejor que esa sonrisilla, con ceño fruncido no tarde en darle dos golpecitos con el dedo medio en su frente después de pasar bocado –o haces mejor esa sonrisa falsa o mejor no la hagas- murmuré haciendo puchero por sentirme repentinamente ofendida por su falta de interés en engañarme bien, yo lo hacia ¿por que el no? –si no quieres sonreír no lo hagas que yo no te obligo a nada- sentencie con voz calmada cerrando los ojos –ahora, regresando a tu pregunta... por lo general desayuno en casa pero hoy me levante tarde, así que no tuve tiempo de desayunar y por cierto, todo lo que ves aquí se trata de lo que usualmente desayuno, no bromeaba cuando te dije en Aquamoris que como mucho- le di otra mordida al hot dog, mientras esperaba alguna reacción del otro y pensaba en un escarmiento para el mismo por su tardanza con lo de la apuesta.
 
Pase aquel otro bocado para después alcanzar una botella de agua y darle un sorbo –adelante, puedes servirte- ofrecí a “Mi” para darle una ultima mordida a la comida y posteriormente acercar los alimentos preparados -y descuida, iba a bajar a la cafetería para comparar mas comida, así que no hay problema si comes una ración de lo que acostumbro traer- no quería que rechazara la invitación así que por el momento no encontré una mejor razón para que comiera algo de lo mío, la cuestión era el que se sintiera un poco mas cómodo y se relajara o de lo contrario terminaría arrojándolo por la azotea debido a sus constantes nerviosismos y sonrojos, que aunque lindos, de tanto verlos cansaban –bueno, ya que al parecer estas dispuesto a pagar la deuda, entonces te la cobrare mucho mas caro- le mire de reojo –pero descuida, te daré tiempo de ahorrar para que puedas cumplirla- sonreí engreída y burlona el próximo verano, vamos a ir al parque acuático y tu me vas a pagar todos los gastos, comida, antojos y renta de cualquier cosa que yo quiera, obviamente que también incluye los gastos de transporte y la responsabilidad de pagar por cualquier cosa que rompa- le mire retadora –creo que es el perfecto cobro a la apuesta y si te niegas, te tiro por la azotea del edificio, no me resultara tan difícil el dejarte noqueado- no bromeaba aun si la sonrisa inocente que mantenía así lo hacia ver.
 
Con lo de la deuda arreglado, quisiera “Mi” o no, di un suspiro de relajación, tomando uno de los recipientes con la mano y sacando del mismo un emparedado que no tarde, literalmente, en devorarme, si que estaba hambrienta y no tenia planeado el recatarme como lo haría cualquier “señorita” no señor, tenia hambre y la comida estaba realmente buena como para no comer de forma rápida, aunque eso si, sin parecer desesperada por alimento, era lo malo de tener un metabolismo tan acelerado pero bueno, me quedaba el consuelo de que no importara cuanto comiera si no subía de peso –ahora que lo pienso... ¿cuales fueron los inconvenientes que no te dejaban verme? supongo que fueron graves si impedían que alguien como tu, que jura no romper una apuesta, dejara de lado una- no era por curiosidad por lo que quería saber, era mas para observar de cerca su comportamiento, conocerlo un poco mas, analizarlo... ya había visto su comportamiento de caballero, su comportamiento tierno, ahora quería ver hasta que punto llegaba su comportamiento competitivo. 
El almuerzo de Leona:
avatar
Veleyka Leona Vicenty
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 761
Monedas Monedas : 4011

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Yata Misaki el Miér Jul 16, 2014 4:12 am

¿Y ahora qué? Tan evidente había sido que Veleyka lo descubrió en menos de dos segundos, regañándolo con dos golpecitos en la frente, mismos toques que lo obligaron a cerrar ambos ojos y subir las manos infantilmente para cubrirse la frente con ellas. En un comienzo, no quería voltearse a verla, pero esas palabras que entraron en sus oídos dieron paso a observarla lentamente  y provocando una sonrisa serena por la expresión que reflejaba su acompañante. No lo entendía muy bien, pero sentirse en paz fue muy grato. Apoyó las manos en el borde del tejado, balanceando las piernas solo un poco y sintiendo la suave brisa rozar con su piel, que no pudo evitar echar la cabeza hacia atrás mientras los vocablos femeninos dominaban el ambiente. Además, nunca olvidaría la primera vez que la conoció, ¿cómo hacerlo? Si sufrió un derrame justo en frente de sus ojos.

Observó la comida y de verdad era mucho, jamás pensó que era buena comiendo, tiene un físico envidiable por las chicas. Bueno, al menos ahora sabe que no está obsesionada como algunas en su forma de lucir. Sin embargo, en vez de aceptar su oferta de tomar una parte de su desayuno se acomodó con una pierna doblaba en dirección a la susodicha, sonriendo como si le hubieran contando el mejor chiste del mundo y la vez tan natural. Todo porque indirectamente estaba siendo sobornado a pagar por un día completo los caprichos de la contraria, aunque todo parecía ser otra cosa. – Es como una cita – Musitó sin pensarlo, tomando una uva de uno de los recipientes y echándosela a la boca. Aún no le tomaba el peso a sus palabras, ya que lo asimilaba como algo entre amigos, nada de romántico como se podría dar a entender a primera impresión.

– Y era por Yurioka… ese imbécil es tan posesivo que no me dejaba ni respirar ¡No lo soporto! – Reclamó con un chasquido de lengua y un negar de cabeza. Realmente era desesperante cuando se ponía en modo persecutor psicópata y más en el colegio. Suspiró cansado. – ¡Y yo si cumplo mis promesas y si quieres eso, entonces me tendrás todo un día complaciendo tus deseos! ¡Jah!  Ya verás. –  Ser llamado mentiroso le molestaba, porque era siempre de una sola línea y traicionar no estaba en su diccionario. Lo haría, lo haría aunque Shizuka estuviera con cadenas en manos para esposarlo, sabía que no le gustaba que se relacionara con otras personas y menos de una manera tan cercana, pero le importa muy poco. Es su vida y él la maneja como quiere, no tiene que estar pidiendo permiso.

Golpeó una de sus palmas con el puño y acercó los labios hacia los nudillos. – Estaremos solos todo ese verano – Dijo seguro. – No dejaré que ese idiota lo eche a perder…– Pero fue ahí, luego de esas palabras que tomó conciencia de lo que decía ¡Pasar todo un día a solas  con Veleyka! Su rosto explotó de rojo sin decir más.
avatar
Yata Misaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 315
Monedas Monedas : 10251

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Veleyka Leona Vicenty el Sáb Ago 09, 2014 5:33 am

Con un segundo emparedado en la mano y dándole la tercera mordida, preste atención a las reacciones del castaño, tenia la vista hacia el frente pero le mantenía vigilado mirándolo de reojo, analizando su comportamiento ante mi ultima pregunta pero para nada me espere aquellas palabras por parte de aquel joven de menor estatura que yo, mi sorpresa fue tal que a nada estuve de escupir el bocado ¡cita!, ¡¿cita?!, ¡¿por que debía de ser eso una cita?!, ¿no pudo mejor usar la palabra “quedada” o “salida”?, con el mejor autocontrol que tenia, apenas me limite a girar mi rostro con una sonrisilla tonta, casi tan falsa que la que “Mi” usara hacia nada, para mi suerte, el continuo respondiendo, pero ahora si me confundí, ¿por culpa de “Shi”?, ¿posesivo?, ¿pues que clase de relación tienen estos dos?, gire los ojos hacia el cielo recordando aquel encuentro entre el rubio y Yata el mes pasado, a primera vista parecían una pareja pero ahora me quedaba claro que Yata no era gay, así que no eran pareja, entonces... ¿”Shi” es uno de esos amigos totalmente obsesionados por sus otros amigos? con eso en mente una pequeña risilla escapo, tan tenue fue que “Mi” ni por enterado siguió hablando asegurando que estaríamos solos “todo ese verano” y de nueva cuenta, la incredulidad y sorpresa resurgieron pero ahora fue mas claro pues me le quede mirando con verdadera duda ¿se dio cuenta de lo que me dijo?
 
Di una buena carcajada al ver el rostro del joven, ese rojo me decía que no, no se había dado cuenta de sus palabras hasta que fue muy tarde –“Mi” solo me basta con un día, no con todo el verano- resalte el “todo” aun con risas claras de burla, no hacia el, sino a su forma precipitada de hablar –pero esta bien, no me opondré si quieres pasar todo el verano solo a mi lado- continúe parando las risas de poco a poco para luego acostarme sobre el tejado usando uno de mis brazos como almohada ya que el otro seguía ocupado con el emparedado en la mano, con la vista hacia el cielo y mordiendo la comida, espere a que el otro calmara su color de piel, el viento soplaba y el sol se ocultaba tras una inmensa nube brindándonos una sombra agradable –y bien... ¿como has estado este mes?... además de ajetreado intentando separarte de ese “imbecil posesivo”- y de nueva cuenta, abría la conversación, solo por que seria bastante irritante el hecho de estar callados, sobre todo por que mi mente se haría mil y un pensamientos sobre el por que de mi repentina alucinación en busca de una respuesta satisfactoria y sinceramente, a estas alturas de mi vida, no estoy de humor como para tener cosas innecesarias metidas en la cabeza.
 
Con los vocablos del otro siendo llevados por el viento, di un repentino bostezo, obra por mi falta del sueño y por la necesidad de levantarme temprano, una muy mala combinación, sin duda si mi vida fuera como lo era hace dos meses, ahora mismo estaría durmiendo en casa, acurrucada en mi suave cama y abrazando una almohada, me volví a sentar y deje el emparedado a medio comer en su recipiente para finalmente posar mi cabeza sobre la pierna doblada del chico, usándola como sustituto de mi propio brazo en su función de almohada –estoy cansada, así que te usare de almohada... ¿algún problema con eso?- ok, sabia que si había problema pero no me importaba mucho, solo y simplemente por que me encontraba jugando, bueno, en parte, por que en verdad tenia sueño y si no me hubiera topado con “Mi” lo mas seguro es que esa comida ya no estaría y ahora mismo estaría en plena siesta antes del almuerzo, cerré los ojos con calma y fingí estar dormida, ignorando cualquier palabra del castaño.  
avatar
Veleyka Leona Vicenty
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 761
Monedas Monedas : 4011

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Yata Misaki el Lun Sep 08, 2014 2:58 am

Había sido un verdadero idiota en decir palabras sin pensarlo antes, seguramente la ajena se tomó una idea equivocada o se burlaría del por lo que había dicho y ahí estaba, predicho, escuchando la carcajada con todo su rostro inundado en rojo vivo, quería esconderse, que el sol se apagara y no mostrara el tono que tenía ahora en la cara. ¡Vaya imbécil! Siempre tenía que relucir su torpeza enfrente de alguien, se mordió el labio inferior tratando de calmarse. Las palabras que vinieron luego las esperaba, pero terminó tragando forzadamente cuando su idea de pasar todo el verano juntos fue aceptada.  Lo había propuesto él, pero ser capaz de realizarlo era un gran esfuerzo que no sabía si podría hacerlo con éxito, así que solo se rasco sutilmente la mejilla diestra con el dedo índice mientras sonreía bobamente para un lado.

Volvió a retomar la vista en Veleyka cuando esta se tendió de espalda, escuchando su pregunta y suspirando sin poder evitarlo. – Difícil… – Mencionó, colocando las manos hacia atrás y dejando así recargar la columna en ellas, elevando el mentón con los parpados bajos, dejando que el viento hiciera sus travesuras con su cabello castaño. – No me está yendo muy bien en clases, quizás me quede otra vez… ¡arrg! ¡Es que de verdad no entiendo las putas materias que pasan esos profesores locos! – Reclamó volviendo a la posición inicial y despeinándose el cabello rápidamente. – Y ese tarado de Yurioka que no me deja ni un segundo respirar… lo detesto – Confesó con el ceño fruncido y apretando el puño diestro, claras intenciones que quería golpearlo. Es que no lo soportaba, lo ahogaba con su insistencia de siempre estar con él y oyendo sus cursilerías sobre el amor.

Sin embargo, relajó el rostro al notar el bostezo contrario y aquella atrevida posición donde era usado como almohada. Le incomodó, sí, incluso las mejillas se le volvieron a teñir levemente, pero  no la apartó. – Bien, pero no te duermas o aprovecharé y te pintaré el rostro – Bromeó. ¿Qué hacer en un momento así? Estaba muy nervioso, así que volvió a cerrar los ojos y dejar que su columna se echara un tanto hacia atrás para que sus palmas soportaran el peso. – Soy capaz de hacerlo – Reafirmó con una sonrisa tranquila. Relajándose por el grato ambiente y aquella nube que tapaba el sol en su transcurso. El único problema que tenía ante su advertencia era que no tenía ningún lápiz para rayarle la piel, podría usar la comida, pero sería un desperdicio. – Hey… ¿Tienes novio? – Soltó de la nada, no sabía bien el por qué se lo preguntaba, pero siendo una mujer tan bella como ella era imposible no tenerlo o eso pensaba.
avatar
Yata Misaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 315
Monedas Monedas : 10251

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Veleyka Leona Vicenty el Sáb Sep 13, 2014 11:05 pm

Seguía con la finta de estar profundamente dormida, riéndome para mis adentros de aquella amenaza, estaba mas que claro que no me haría nada, no era ese tipo de hombres, no sin una apuesta de por medio claro, no obstante, mi respiración paro y paralelamente abrí los ojos, con todo lo que se podía decir, con todo lo que podría entretenerse, ¿se le ocurría preguntar esa cosa? bien, quizás hubiera contestado fácilmente con un seco “no” si no hubiera sido por que prácticamente acababa de alucinar con el que fuera mi novio hasta la noche en que le asesinaron, con lentitud y furia callada aparte mi cabeza de su pierna evitando en cualquier momento verle para así lograr contener las ansias de rebotar su cabeza en cada baldosa del suelo del tejado y volví a sentarme a orillas del techo, saque la cigarrera del bolsillo y encendí uno de mis amados cigarros, completamente en silencio, las nubes ya se habían movido y el astro rey continuaba con su intensa iluminación, di una primera calada al pitillo, honda, muy honda para luego soltar aquel humo grisáceo –te lo diré solo una vez “Mi”- le dije áspera, como siempre le hablaba a aquellos que indagaban cosas sobre mi, sosteniendo el cigarro entre mis dedos índice y medio –como me vuelvas a preguntar por ese aspecto de mi vida o de mi pasado... te rebanare la garganta- y ahora si que le mire,  penetrante, furiosa, fría, sin remordimiento, cualquiera que intentara conocerme de esa forma pagaría mas que caro.
 
Tras aquella clara amenaza, volví a ocultar la mirada del castaño, incluso a las personas que me conocían de años, les negué cualquier información sobre mi pasado, no sabían nada de mi antes de que apareciera en aquella olvidada bodega, así que obviamente el que alguien a quien apenas conozco me pregunte eso era ridículo, sin embargo, no podía culpar a las personas que intentaran saber de mi, era por eso que siempre daba un aviso, antes de tomar medidas sobre su curiosidad, toda esta ironía, o broma del destino me parecía absurda y dolorosa, tanto que no tarde en sumirme en mis recuerdos y pensamientos, ignorando por momentos el mundo que me rodeaba y eso incluye a “Mi” no obstante, nada es permanente y mis recuerdos, gracias a Dios, no son la excepción, le di otra calada al cigarro para luego arrojarlo hacia atrás de mi como era mi costumbre –como sea, si ahora tienes miedo de mi, puedes irte- comente descubriendo finalmente la mirada, observando el horizonte –no serias la primera persona que se aleja después de recibir esas palabras- continúe, afortunadamente, el timbre para el almuerzo resonó y con ello la vida le brindo a “Mi” la oportunidad de retirarse del sitio con la excusa de que se iba a tomar el almuerzo.

No, no es que fuera una tía rara, era solo que esa mi forma de proteger lo mío, la forma en la que me acostumbre a actuar y la mas efectiva, ni el hecho de ser tutora de un niño era un impedimento para que continuara siendo yo, o al menos así es como lo veo, una forma extrema de proteger lo mío, literalmente a capa y espada, manteniéndome en aquella posición de vista perdida, seguía a la espera a que el otro tomara su decisión ¿se iría? ¿Se quedaría? ¿Me reclamaría? ¿Huiría?... si, estaba intrigada, sobre todo por que ahora mas que nunca, necesitaba volver a sentir la sensación de un Kira vivo y era el castaño quien precisamente me la daba, era por eso que me sentí en la confianza de usarle como almohada, de invitarle a comer sin ningún motivo en especifico, cosas que por lo general no haría, las realice de forma inconciente y apenas ahora me daba cuenta de ello, me mordí el labio, esperando, aunque de igual forma, ya estaba preparada para quedarme sola...    
avatar
Veleyka Leona Vicenty
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 761
Monedas Monedas : 4011

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Yata Misaki el Dom Sep 28, 2014 5:16 am

La atmosfera había cambiado, justo en el instante que una de las nubes terminaba de cubrir al sol con su inmensidad, mirando extrañado como la contraría volvía a sentarse y esta vez sacaba un cigarro de sus prendas. ¿Fumaba? Era algo nuevo que aprendía de Valeyka, porque era poco y nada lo que sabía de ella. Lamentable era el hecho que él odiaba el humo de cigarrillo, así que su rostro de molestia fue notorio cuando expulsó el humillo. Lo que escuchó a continuación fue una verdadera sorpresa, estaba siendo amenazado de muerte  por una simple pregunta inocente y solo reaccionó a todos esos vocablos ladeando un poco la cabeza hacia uno de los hombros, manteniéndose serio y aceptando esa mirada afilada que a cualquier otro le parecería  intimidante. Ya no era nada gracioso lo que estaba diciendo, su rostro, su entonación, nada era juego.

Cuando apartó la vista hizo lo mismo, pero permaneció callado elevando nuevamente el mentón hacia el cielo, suspirando y tratando de soportar como el ambiente se llenaba de aquella fragancia asquerosa. Decir un “No” hubiera sido mucho más fácil, pero las mujeres son demasiado complicadas y actúan por impulso o al menos era lo que siempre terminaba viendo. Sin embargo, las mujeres con carácter rudo eran más llamativas y le hacía recordar a una chica de su pasado cuando terminaron ambos en la cárcel. Lo que vino luego de esos labios espinosos fueron el estallar de una risa sin fin por parte del castaño, que se tuvo que agarrar el estómago por el ataque de risa que estaba sufriendo. ¿Realmente pensó que le iba a tener miedo? Esa chica aún no conocía quien era verdaderamente Yata Misaki y un miedoso jamás sería.

– Qué cosas más absurdas dices…imposible tenerte miedo – Respondió quitándose una pequeña lagrimilla del ojo diestro que dejó escapar por tanta carcajada. Ignorando completamente el toque de la campana. – Si no quieres contar tu vida no lo hagas, no tienes que hacerte la interesante para sorprenderme – Bromeó un poco, colocándose de pie y sacudiéndose con las manos los pantalones para luego dar un hábil salto hasta abajo. Del mismo modo camino un metro de distancia de donde estaban con los brazos detrás de la cabeza. – Ahh… que molesto es esto, pero ¿realmente serías capaz de matarme? – Preguntó con un tono de voz diferente, no de angustia, más bien de intriga. – ¡Sabes! No dejaré que lo hagas tan fácilmente – Agregó rápidamente volteándose hacia ella y apuntándole con el dedo índice y dedo pulgar levantado, una seña clara de pistola. Mismo gesto que agregó un “bang” al dispararle  imaginariamente.

Mantuvo todo el tiempo la sonrisa en los labios y uno de los ojos cerrado. Pareciera que se burlaba, pero en cada una de sus palabras iba un cierto toque de verdad. No se iba a dejar vencer tan rápido y menos por una mujer cuando ésta le declara la guerra. No obstante, en el fondo, deseaba que jamás tuvieran que enfrentarse.
avatar
Yata Misaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 315
Monedas Monedas : 10251

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Veleyka Leona Vicenty el Sáb Oct 11, 2014 10:08 pm

Inadvertidamente, como si supiera la respuesta del castaño lleve la mano hacia el rostro, pasando la misma desde la frente a la barbilla en un claro gesto de cansancio y espera, ya podía oírlo decir “estas loca” o “ah... ya veo” para después marcharse y alejarse ¿quien le culparía después de verme actuar como en realidad soy? gire el torso un poco para empezar a guardar la comida, hasta el apetito tan voraz que tenia desapareció ante toda esta rara situación, no obstante, cuando guardaba el ultimo de los contenedores la alocada risa del castaño me lleno de un extraño molestar ¿creía que le bromeaba? por reflejo lleve la mano diestra hacia el muslo, justo sobre la funda en la cual se esconde mi navaja, clavándole la mirada sin apartarla ni por un segundo de el, sus vocablos fueron la gota que derramo el vaso pero cuando estaba a punto de rebanarle los talones para verlo caer este dio un brinco hacia el suelo del techo ¿se dio cuenta de mis intenciones? no podía existir nadie que lograra saber el momento justo en el que intentara algo *pura suerte* pensé tomando la mochila mientras la interesante pantomima del otro era ejecutada, una sonrisa ladina se asomo y la burla en mi ojos era innegable, que ridículo que alguien como “Mi”, que a lejos se le veía el hecho de nunca haber sostenido un arma, me disparara con una imaginaria.
 
Al momento en que el otro dijo “Bang” moví la cabeza  fuera del rango de visión que podría tener el castaño en respuesta obvia al hecho que ni en fantasías podría atinarme un tiro, le permití el que dijera todo lo que quería, ni si quiera pensé en como responderle a todas esas palabras dichas tan ingenuamente, claro, el no sabia realmente con quien se metía pero eso no quitaba el hecho de que estuviera cavando su propia tumba si se le ocurría pisar terreno mas “frágil” para mi, ya que el inicio con una carcajada sus acciones posteriores a mi amenaza yo finalice con otra, mas corta pero no menos intensa, desde mi posición di un salto, lo cual conllevo a dar un buen espectáculo de mi ropa interior y ni bien puse el primer pie en el suelo, corrí directamente hacia el castaño al mismo tiempo que sacaba mi navaja y lo amagaba con fuerza, cargando mi cuerpo hacia el, que dicho sea de paso, al ser tan diferentes en estatura mi pecho le quedaba justo al mentón –oh... pero que valiente chico me he topado entonces- hable sarcásticamente, mas de lo que acostumbraba –la respuesta a tu pregunta... bueno... creo que es mas que obvia...- y apreté mas la cuchilla contra su cuello... desde el primer ataque le había hecho sangrar y con esa presión, quizás sintiera como se le hundía mas el metal al cuello, solo para segundos después apartarle el arma y guardarla en su funda -pero descuida- murmuré retrocediendo y dándole pequeñas vistas al cuello, notando una marca roja y un pequeño hilo de sangre –basta con que no indagues mas de la cuenta, je, ¿que quieres que haga? me encanta hacerme la interesante- remate, usando su propia broma.

Permanecí frente a el, sonriéndole, pues no olvidaba lo que me dijo antes de que le atacara, literalmente, al cuello como una leona, crucé los brazos y aquella sonrisa se volvió una mueca de aceptar... ¿aceptar que? el reto por supuesto y bueno, entonces acepto tu reto... ganas si sobrevives y si pierdes... prometo llevarte flores a tu lapida- ¿bromee? solo el tiempo lo diría, pase el brazo al rededor de su cuello y lo jale, como si lo que acababa de ocurrir no paso –como sea, vamos a almorzar... yo invito- agregue con un humor mejorado y entusiasta, de poco a nada me interesaba la opinión de “Mi” ¡que se resignara a acompañarme a la cafetería a almorzar! 
avatar
Veleyka Leona Vicenty
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 761
Monedas Monedas : 4011

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Yata Misaki el Vie Oct 24, 2014 6:11 am

Sonrió ante el acto tan presumido de la contraría, era obvio que tenía mucha confianza en sí misma o no haría eso. Así que bajó lentamente el brazo y se rascó un tanto la nuca, ya no sabía que decir para quitar aquel ambiente formado entre ambos, el mismo que ahora se hacía más intenso ante la bajada de la pelimorada. En un primer instante pudo haberse sonrojado al notar como la ropa interior era expuesta, pero sus pies comenzaron a retroceder unos cuantos pasos al notar como ésta se abalanzaba contra él junto a una navaja al borde de su cuello. ¿Qué clase de juego era éste? Pensó sintiendo el molesto metal cortando tejido, mismo que provocó que cerrara uno de los ojos. Vaya mujer. Sostuvo la mirada fija en el rosto femenino, en ningún momento bajó la mirada o se desangraría por el apego de sus pechos tan sofocante. – Tsk…  – Chasqueó la lengua lanzando una mirada seria, no podía creer que su pregunta había sido respondida tan luego y de la peor forma, tan explícita que le dejó todo tan claro.

Luego de que ésta se apartara y comenzara a bromear o eso le pareció se tocó el cuello con cuidado, sacando por medio de dos yemas la sangre dejada, solo un sector. Era asqueroso. Sentir que fue tratado tan inferiormente por una mujer y puesta su vida en juego por un arma afilada que tenía escondida, estaba desarmado e igualmente actuó para demostrarle que era capaz de matarlo a sangre fría. – No quiero tus flores sabes… – Mencionó al ser rodeado con un brazo por el cuello por su agresora. No la odiaba, ni nada por el estilo, solo se sintió frustrado al no poder reaccionar y un suspiro avasallador fue lo único que pudo soltar  con los ojos cerrados. – Mejor invítame a la enfermería antes que esto se me infecte... – Propuso. Siendo sincero con él mismo, era mucho mejor tratar con chicas rudas que con chicas pasivas que solo se pasan sonrojándose por nada, era más cómodo el hecho de hablar. Poco a poco con Veleyka se le haría sencillo y no tendría que estar ocultando por siempre las mejillas rojas que tenía cada vez que veía su atribuido cuerpo.  

– No quiero preocupar a mis tíos y decirles que una chica me lo hizo – Comentó con una ligera mueca de fastidio. – Vaya manera de hacer que los chicos se acuerden de ti… los marcas bien profundo y literalmente – Bromeó con una ligera sonrisa. Desviando la mirada hacia un costado y metiendo las manos de forma incomoda dentro de sus pantaloncillos. No estaba enojado, pero si hubiera sido un hombre la situación sería otra y verdaderamente se iría a puño limpio para romperle el rostro.

– Veleyka… – Mencionó con un tono bajo. Apretando los puños y mordiéndose el labio inferior de un extremo para ganar fuerza ante las palabras que quería soltar. Sabía que él se había equivocado y que ella solo reaccionó de manera defensiva. Lo podía comprender desde aquel punto de vista.– Siento… haberte incomodado hace un rato… – Dijo al fin, aún sin verle al rostro y solo mirando el piso de la azotea. – ¡Jah! ¡Ya! A la enfermería que me desangro – Agregó con una sonrisa torpe tocándose la ligera cortada, soltándose del agarre del brazo de Leona y caminando a paso rápido hasta la puerta.No conocía nada de esa chica, pero estaba más que seguro que si seguía tratando de buscar respuestas terminaría durmiendo con los peces.
avatar
Yata Misaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 315
Monedas Monedas : 10251

Volver arriba Ir abajo

Re: { ■ Des hasards ■ }

Mensaje por Veleyka Leona Vicenty el Dom Nov 02, 2014 4:11 am

Reí bajo por las palabras de “Mi”, no pensé que se preocuparía por una pequeña herida de nada como la que le hice o que pensara tanto en sus familiares, y es que simplemente no aparentaba ser ese tipo de chicos, no se... me parece que da un aire mas de rudeza que de chico preocupon -¡ja! pareces una niña- bromee con sorna para después ser callada por el cambio tan repentino que tomaron las palabras del castaño, y así como el desvío la mirada yo le imite pues aquella acción me dejaba sorprendida, no me lo esperaba en verdad pero antes de hablar y aprovechando que me encontraba distraída, ese castaño se escapo de mi agarre... sin evitarlo torcí los labios haciendo una sonrisa a medias y camine hacia el, acorralándolo entre la puerta cerrada y mis brazos.
 
Aun con aquella mueca acerque la boca a su oreja, aquel molestar paso gracias al propio carácter ilegible del joven y eso se, lo agradecía pues pasar todo el día de mal humor no era lo mas propio ni lo mas divertido -gracias- le susurre suave, en verdad agradecía... ¡pero si creía que iba a dejar pasar la oportunidad para ponerlo nervioso estaba muy equivocado! baje hacia el cuello, justo donde terminaba el pequeño rastro de sangre, posee la lengua en aquel pequeño hilo carmesí y limpie de forma lenta y seductora todo rastro de sangre hasta subir a la herida, ahí deposite un pequeño beso, como aquellos que les suelen dar sus madres a los niños pequeños en las cortadas en los dedos, cuando finalice regrese a su oído y le di un ligero soplo al mismo –siéntete afortunado, eres el primer chico al que marco... de esta manera- dije *y vive para contarlo* pensé enseguida mientras bajaba los brazos je, si vas a ir a la enfermería creo que puedes ir solo, odio el aroma de los desinfectantes, ya después almorzaremos juntos- dije con una amplia sonrisa en el rostro y dando unos cuantos pasos hacia atrás, minutos después, al quedarme sola, regrese a aquel pequeño tejado y termine por acostarme, no paraba de tocar mis labios y de recordar esa extraña visión y lo que me provoco la cercanía del joven castaño Misaki Yata... je, espero no ganar ese reto- solté al viento divertida pues en verdad esperaba poder conocerlo mas. 
avatar
Veleyka Leona Vicenty
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 761
Monedas Monedas : 4011

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.