Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
» Un día lleno de sorpresas /Priv. Miikan Lobelia\
Sáb Nov 24, 2018 12:09 pm por Miikan Lobelia

» ►Petición de personajes
Sáb Jun 23, 2018 11:09 pm por Xion Mitai

» ► ~Reglas Generales~ [OBLIGATORIO LEER Y FIRMAR]
Miér Jun 20, 2018 9:39 pm por Scarlett Aisaka

» ► ● Reglas de la Chatbox ● [OBLIGATORIO LEER Y FIRMAR]
Miér Jun 20, 2018 5:34 pm por Federica Astor

» You're not my order [Libre]
Vie Jun 08, 2018 4:48 am por Aella Nezhra

» Buscando para rolear mi primer rol
Jue Jun 07, 2018 11:32 pm por Aella Nezhra

» por fin llega el buen tiempo
Lun Jun 04, 2018 9:28 am por Matthew W. Clark

» ►Petición de recuperación de rango
Mar Mayo 29, 2018 5:18 pm por Claire Black

» [TRAILER] Corazón de Melón en la Universidad
Mar Mayo 29, 2018 3:48 pm por Claire Black

Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

En problemas?!

Ir abajo

En problemas?!

Mensaje por Amamiya Hibiya el Sáb Dic 07, 2013 12:50 am

Había bajado del tren que me había llevado de mi ciudad a Sweet Valley, llevaba una mochila con mis objetos materiales, que no eran muchos, y una maleta con rueditas con mi ropa, tenía en frente de mi un mapa de la ciudad -Iglesia Romero... Iglesia Romero...- Realmente no sabía quien había sido el de la idea de dejar a un niño de catorce años solo en una nueva ciudad sin nadie quien lo esperara en la estación, pero tampoco es que fuera malo ubicándome, sabia leer un mapa perfectamente y recordaba bien donde estaba y donde había estado, pero aun así, las calles en el mapa eran un enigma para mi, pude ver dibujado en el mapa el símbolo de una cruz sobre una cúpula, era el signo que había una iglesia ahí, habían dos iglesias en la ciudad, una a cada extremo de la misma, yo estaba en medio -¿por que estos mapa no tienen los nombres de las iglesias?- pregunte al unisono, solté un suspiro resignado, mire a un policía que estaba parado a pocos metros de distancia me acerque a el animada mente y tire de su ropa para llamar su atención -Buenas tardes señor policía, estoy buscando la Iglesia del Romero, ¿sabe por donde tengo que ir?- El policía primero me miro un poco divertido, supongo que no se esperaba que un niño le pidiera indicaciones, luego se acerco con migo al mapa a las afueras de la estación del tren y me señalo con su dedo la iglesia que estaba al sur -¿es esa?- pregunte, y no por que dudara del policía, si no que antes de llegar a la zona de la iglesia había una zona coloreada en rojo, que según el mapa, era peligrosa -Si, por ahí es- dijo muy calmado, al ver mi inseguridad me recomendó rodear la zona roja, sonreí al policía antes de emprender la marcha, podía rodear la zona roja, pero llegaría en la noche a la Iglesia y podría preocupar a las personas que me esperaban ahí, así que mejor... -La atravesare- dije decidido, amarre con fuerza mis agujetas, apreté los tirantes de mi mochila y tome con fuerza la palanca de mi maleta con ruedas, bien, aquí voy...

Había pasado un par de minutos y no veía nada anormal en "la zona roja", estaba un poco sucia, pintada y esas cosas, pero nada por lo cual asustarme, una que otra persona se me quedaba mirando, pero solo avanzaba a mi ritmo sin tomar importancia, llegue a una serie de calles donde las avenidas eran mas pequeñas que las anteriores, parecía un laberinto, cerré los ojos tratando de recordar el mapa, los abrí cuando me sentí confiado en atravesar el mar de calles que se abrían ante mi, camine sin problemas un par de calles pero -Hola amigo- grito un chico que estaba sentado sobre el capote de un auto, sus amigos lo rodeaban, al igual que unas... señoritas con poca ropa, al ver tal escena decidí ignorarlo y seguir mi rumbo -Hey! niño, te estoy hablando- dijo en tono burlón, pero no gire, seguí caminando, escuche la burla de los amigos de aquel joven, pero no me importo -Niño- la mano del chico que me había llamado sujetaba mi hombro con fuerza -No te voy a hacer nada, tranquilo- dijo mientras me empujaba por la espalda asta el carro donde lo había visto con esas personas -Que cosita mas linda- dijo una de las muchachas apretándome la mejilla, las otras chicas se acercaron e hicieron lo mismo, realmente no me molestaba que lo hicieran, pero ahora, me asustaba, quería irme de ese lugar rápido, un chico me jalo y me sentó en sus piernas, sentí mi cara hervir y mis piernas temblar -Ten amigo, para que te relajes- aquel chico me extendía una botella obscura, no la tome, lo cual hizo enfadar al chico, me pellizco le espalda -Tómala- dijo entre dientes, asustado tome la botella -bebe- dijo en un tono divertido, mire a todos lados buscando ayuda, pero., no mire a nadie, si no lo tomaba no se que me iban a hacer y si la tomaba no sabia que iba yo a hacer, levante lentamente la botella acercándola un poco mas a mi boca... al tenerla en alto la solté con fuerza en la cabeza de aquel chico, salte para bajarme de sus piernas y echarme a correr, tras de mi, gritos y pisadas, iban tras de mi y no parecían muy felices
avatar
Amamiya Hibiya
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 31
Monedas Monedas : 2965

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Loan Desmont el Sáb Dic 07, 2013 6:24 am


Caminaba entre la multitud de la ciudad cargando el oscuro estuche de su violín tras su espalda, dispuesto a llegar cuanto antes a su destino final. Esa tarde había decidido olvidarse de los problemas de la semana y recurrir al único lugar en donde podía tranquilizar sus emociones sin oír las quejas de sus molestos vecinos o sin hallarse acosado por un montón de ojos curiosos al verlo tocar en el salón. Definitivamente necesitaba distraerse de todo; Las discusiones con sus profesores por su falta de atención, las constantes llamadas de su viejo que solo buscaban ejercer presión sobre él y sobre todo, la ridícula discusión que había tenido días antes con Hathaway en la azotea... Eran sin duda razones suficientes como para infundir estrés sobre él. Loan se sentía bastante agradecido de haber aceptado la oferta de la gerente de aquel café, pues por tocar dos veces a la semana en funciones nocturnas, le había propuesto el tener a su disposición siempre que quisiese, la sala a prueba de sonido que tanto le había gustado la vez anterior que visitó el café. El solo alquiler de ese cuarto durante una hora era excesivamente caro para un estudiante de secundaria, por ello, un trabajo de medio tiempo con algo de remuneración no le caía del todo mal al rubio. Para su desgracia o torpeza, se había quedado dormido durante cinco horas levantándose a solo faltar una antes de que tuviera que salir de camino al local. Sus hábitos de tomar siestas en el sofá al terminar de almorzar le iba a costar su nuevo empleo y ademas del privilegio que le habían otorgado a causa de su esfuerzo. Por ello, no lo pensó dos veces antes de comenzar a abrirse paso entre los mares de gente hasta llegar a la estación del bus y tomar un expreso. 

Lo único que lamentaba ademas de tener que compartir un asiento junto a una persona que siquiera cabía en este, era el tener que resistir los treinta minutos que duraba el trayecto hacia el otro extremo de la ciudad junto a la misma persona. Siempre había odiado tomar el autobús, de hecho prefería mil veces caminar a su destino sin importar la distancia. En aquella ocasión, no podía darse el lujo de dañar su preciado violín tropezando en las concurridas calles por eso no tuvo otra opción, — Tener un auto seria mucho mejor... Quizás deba conseguir uno pronto —, comentó por lo bajo volteando a mirar hacia la ventana del autobús. Con suerte dentro de algunos años ahorraría el dinero suficiente como para poder comprar un modelo viejo, pero por ahora, tendría que aguantar unos cuantos disgustos. Finalmente el vehículo se detuvo y Loan bajó de este. Una imagen un tanto lúgubre era lo único que se podía observar a los alrededores. Conocido también como los suburbios de Sweet Valley, aquel lugar dejaba mucho que desear en cuanto su estado y apariencia. Se rumoreaba que todos los negocios del bajo mundo en la ciudad se llevaban cabo ahí, sin embargo, las fachadas de todas las tiendas a sus alrededores no lucían lo suficientemente sospechosas como para que las personas decidieran evitar el lugar. Suspirando en señal de cansancio, inició su marcha hasta él recinto, pues este se ubicaba dentro de aquella zona.

No tenia que adentrarse mucho por las calles, quizás solo rodearlas le evitaría el desagrado de toparse con personas molestas y ruidosas, de hecho esa era su idea desde un principio, pero al iniciar su caminata, una pequeña mancha en su campo de visión lo hizo cambiar de parecer, obligandolo a detenerse para prestarle atención. Un mocoso que no debía tener un poco más de trece o a lo sumo catorce años, muy temerariamente había decidido atravesar aquel barrio por si mismo durante esas horas. Traía consigo lo que parecía ser un mapa, por lo que Loan no tardo en comprender que se trataba de un turista o algo así. Inconscientemente, su mirada se mantenía fija en el menor, esperando a que rectificara su error o se acobardara de una vez por todas para salir corriendo. ¡No seas estúpido, no entres ahí!. En cuanto desapareció de su vista, una luz roja se encendió en la cabeza del violinista, advirtiéndole el que no podía tratarse de nada bueno dejarlo ir. Definitivamente, todos los mocosos son un dolor de cabeza. A toda prisa, fue corriendo tras su rastro. Cruzó un par de callejones y calles, volteando a ver hacia ambos lados pero sin éxito alguno. Por su rostro comenzaban a caer gotas de sudor mientras cortos jadeos se escapaban de sus labios por el cansancio, — ¿Donde demonios te metiste? —, masculló entre dientes ya irritado por la preocupación que sentía. 

Quedando quieto por un instante, le pareció escuchar unas risas histéricas al otro lado del edificio donde se hallaba, por lo que se adentro entre otro callejón para echar un vistazo. Bingo. Ahí se hallaba, rodeado de un montón de alcohólicos y lo que parecían ser unas prostitutas. Probablemente eran traficantes de algún negocio clandestino, y era dado por hecho el que pronto ese niño se vería en peligro de no hacer algo al respecto. Sacó su móvil marcando rápidamente el numero de la estación de policías pero sin llegar a marcar el botón de llamada, pues de un momento a otro el mocoso se había librado de las manos del idiota que lo sostenía en sus piernas, golpeándolo de lleno con una cerveza. Los criminales salieron corriendo tras él, al igual que el rubio pues, tras aprovechar la conmoción, de alguna manera se las arregló para alcanzar a pequeño. Acercándose a él, lo tomó de un brazo y lo jaló hacia si para luego cargarlo como si de un costal de papas se tratase, — Mierda... Si que estas pesado —, comentó entre jadeos mientras cruzaba en una esquina a toda prisa. Los gritos que aclamaban porque se detuvieran no cesaban, por ello Loan tuvo que idear un plan de escape, escondiéndose tras un contenedor de basura a un costado de un edificio, y escondiese ahí por unos minutos, — N-no... No tienes que temer de m-mi... —, logró pronunciar con una voz entrecortada por el cansancio mientras bajaba al chico. Afortunadamente aquellas personas no traían consigo armas de fuego, ya que de ser así ninguno de los dos hubiera salido con vida de allí. Pasando una mano por su cabellera ahora sudada, se recostó sobre la pared y se dejó caer al suelo, — Ahora dime... ¿Eres acaso algún tipo de suicida o algo? —, preguntó con molestia mientras los observaba por el rabillo del ojo.
avatar
Loan Desmont
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 248
Monedas Monedas : 4204

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Amamiya Hibiya el Sáb Dic 07, 2013 9:35 pm

Corrí con todas mis fuerzas, era pequeño así que la distancia que recorrería seria menor a lo e los tipos que me seguían, estaba perdido, estaba apunto de detenerme en seco y enfrentarme a o que sea que me fueran hacer aquellos tipos, pero una figura rubia me tomo, cargándome como si fuera un costal (Mierda... Si que estas pesado) -¿¡que!?- al escuchar los gritos de sorpresa y enfado de mi perseguidores me gire para verlos, aceleraron el paso y su cara de enojo realmente me asusto -¡rápido, rápido, rápido!- fue lo que grite sujetándome con fuerza a la ropa de la persona que me ¿estaba rescatando?¿y si era otro de esos tipos que quiera hacerle no se que? -¡ba-bajame!- era tarde para gritar eso, pero no importaba, lo que me preocupaban eran los otros tipos que nos seguían, el chico dio una vuelta rápida y de alguna forma terminamos ocultándonos en un basurero, aunque bueno, todo ese lugar parecía uno (N-no... No tienes que temer de m-mi...), le escuche decir al chico, que me bajaba y ahora podía verlo bien y a la cara, bueno casi, mis piernas no me mantuvieron en mi y me desplome en el suelo, y al parecer el chico tambien estaba como yo, creo, puesto que se recargo en la pared y se dejo caer al suelo, lo mire mientras ponía mis manos en el suelo para tener algo donde apoyarme -Gra-graci...- (Ahora dime... ¿Eres acaso algún tipo de suicida o algo?) -¿¡haaa!?- me pare rápidamente, cerré mis manos en puños dejándolas en mi costado -N-no soy un suicida, es solo que tengo que ir a un lugar y este era el camino mas corto- digo con el mismo tono molesto que aquel chico hizo su pregunta, tome aire y lo señale de forma acusadora -¿y tu que haces aquí?...- pregunte sin pensar -gra-gracias por lo de ahora, me salvaste la vida, estoy en deuda eterna con tigo, pero...- deje mi discurso cuando me di cuanta que había dejado mi maleta en no se donde, mire a todos lados como si la fuera a encontrar a un lado mio, aun llevaba mi mochila, pero en mi maleta llevaba dinero, ropa y un poco de comida, sentí que el mundo giraba a mi al rededor y el piso se hacia gelatina en mis pies -mi... mi maleta- dije por lo bajo -voy por ella- dije emprendiendo el regreso al lugar donde anteriormente había escapado, sabía que era una mala idea, pero estaba casi seguro que no hubiera nadie ahí siendo que estaban "persiguiéndonos" en otro lado, solo tenia que ir por mi maleta y alejarme.

No esperé a que aquel chico me siguiera, simplemente corrí a aquella dirección si pensarlo dos veces, al llegar al lugar, me alegre que no estaba nadie y mi maleta estaba a pocos metros del carro done habían estado todas esas personas, me arme de valor y comencé mi carrera de "misión imposible Miya"; tome la maleta con éxito, rápidamente di la vuelta y corrí a donde, según yo, estaba el chico rubio -¡ahí esta!- gire mi cabeza para ver quien había dicho eso, era una de las chicas que gritaba, poniendo en evidencia mi ubicación...
avatar
Amamiya Hibiya
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 31
Monedas Monedas : 2965

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Loan Desmont el Jue Dic 12, 2013 6:27 pm

Aun jadeante, Loan trataba de recuperar la compostura y mantener la cabeza fría en aquella situación, pero simplemente le era casi imposible luego de haber recorrido tal distancia cargando el peso muerto de aquel niñato. Era castaño, no muy alto comparado con la altura del oji azul, pero por seguro crecería al llegar a la pubertad. Esperando disculpas por parte del mismo, Loan se cruzó de brazos denotando que el menor no parecía caer en cuenta de la situación por la que ambos habían pasado justo apenas unos minutos. Se preguntaba tantas cosas que no sabia si el contrario podría responder, como por ejemplo, ¿Que hacia ahí a esas horas? o ¿Por qué se hallaba solo y a donde se dirigía?, muchas más de estas surcaban por su mente pero entre el cansancio y el agotamiento no lograba formar su cuestionario. Frunció el ceño con notorio enojo al escucharlo decir que solo deseaba encontrar una vía más rápida y por ello había atravesado aquel barrio, — No se si solo eres idiota o si careces de sentido común...—, masculló por lo bajo mientras se levantaba ya descansado pero aun más desconcertado por las respuestas tan vagas del chico, — Trabajo cerca de aquí, si eso satisface tu curiosidad. Y no tienes que agradecerme, pues pronto te haré pagar por esto —, amenazó sosegado para luego apartarse de él en dirección al final del callejón. Sin llegar a salir, observó hacia ambos lados en busca de alguna amenaza esperando el momento perfecto para salir de ahí, sin embargo, la tarde ya era de por si oscura por lo que no podía visualizar mucho. A pocas penas escuchaba las palabras del chico a sus espaldas, el cual balbuceaba algo que Loan no logró entender al momento si no después de unos segundos, cuando ya había sido demasiado tarde, — Debes estar bromeando...¿Como demonios piensas en ir a bus-... —, tuvo que callar pues le estaba hablando al vació. El muy malagradecido se había marchado por el lado contrario mientras este se hallaba distraído. Llevó una de sus manos hasta su cara y se maldijo a si mismo por involucrarse con personas tan problemáticas, luego respiró profundamente y salió corriendo nuevamente tras la pista de aquel idiota, — Definitivamente, si no te matan ellos... Lo haré yo —

Evidentemente el chico debía dirigirse hacia el auto estacionado donde lo había encontrado, pero el rubio estaba bastante seguro de que tan pronto en como alguien más lo viera, irían tras él y se lo llevarían dentro de este. Por ello, pensó que la mejor idea era refugiarse dentro del café, donde Nilo la administradora los ayudaría a ocultarse hasta que el peligro pasara. Paró en seco al ver a unos pocos metros de él al menor cargando con sus posesiones, sintiéndose más calmado al notar que ninguna de esas personas se hallaba por ahí, o eso era lo que pensaba. Una mujer salio de la nada y comenzó a gritar, anunciándoles a sus compañeros que los había encontrado. Un grupo de hombres no tardó en aparecer, los cuales llevaban en sus manos cuerdas y vendas mientras los miraban con cinismo y crueldad en sus ojos. Loan sabia que nada de eso acabaría bien, así que inmediatamente tomó al chico de un brazo y lo posicionó tras su espalda, cubriéndolo de sus atacantes, — Toma esto... —, murmuró sigilosamente le entregó su móvil en manos, asegurándose de que nadie los viera,  Por nada del mundo te muevas de aquí. Pronto nos iremos, agregó al tiempo en que un primer sujeto arremetía contra él con una patada. Esquivándola con algo de dificultad, pues trataba de permanecer como un muro frente al más joven, logró devolverle el golpe con su puño, dejando al sujeto tirado en el suelo con una nariz sangrante, — ¿Y bien?, ¿Quien sigue? —, preguntó burlón, consciente de que lo que estaba haciendo era bastante peligroso y que posiblemente terminaría en un hospital o peor. 
avatar
Loan Desmont
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 248
Monedas Monedas : 4204

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Amamiya Hibiya el Vie Dic 13, 2013 12:37 am

Una mano jalo de mi brazo y me hizo retroceder, apreté los dientes pare evitar gritar, cerré los ojos para no ver a la persona que, de seguro, me iba a dar una paliza, pero al no sentir dolor de ningún tipo abrí los ojos, dándome cuenta que el chico de cabellos rubios de antes se había colocado enfrente de mi como si fuera una pared entre aquellos tipos que llevaban en sus manos cuerdas y vendas, no me gustaba la forma en que me miraban y menos el echo de que me quisieran hacer daño, y no solo ami... (Toma esto...) mire mis manos, el chico había puesto su celular en ellos, con plena intención que los otros sujetos no lo vieran, metí el móvil en la bolsa derecha de mi short (Por nada del mundo te muevas de aquí. Pronto nos iremos) levante mi mirada al oírlo decir esas palabras, justo en el momento exacto que uno de esos tipos malos se acercaba con toda la intención de hacerle daño -¡Cuida-!- mi grito de advertencia fue silenciado al verlo esquivar y contra atacar, dándole un puñetazo a su agresor, realmente ese acto me sorprendido, mire con los ojos muy abiertos al chico que sangraba y se dejaba caer al suelo, mi boca estaba muy abierta por la impresión, deje de ver a el chico y fije mi mirada en el rubio que se había puesto enfrente de mi, cualquier otro me había dejado a mi suerte, en especial si me habría salvado una ves y yo me había regresado, prácticamente a probar mi suerte contra aquellos matones, pero no, ese chico parecía dispuesto a ayudarme... o a hacerme algo peor, no lo sabía, pero, en un extraño momento, me alegre de haberlo conocido.

Me descolgué la mochila de los hombros y saque una pequeña grabadora de la bolsa delantera mientras nadie miraba, el jaleo y los gritos, hacían que el pequeño ruido que hacia fuera imperceptible, no llamaba la atención, me coloque de nuevo la mochila en el hombro y apreté con fuerza mi maleta, bien podía salir corriendo mientras el chico de cabello rubio peleaba con ellos, pero jamas me lo perdonaría, no era típico de mi hacerle eso a las personas, busque en la pequeña grabadora en minuto exacto que buscaba, era una maña mía grabar los sonidos del campo y la ciudad, personas, animales, ruidos de carros pasando y de... patrullas de policía; al llegar a ese preciso minuto donde había grabado, de una película, una atraco policíaco, me detuvo y apreté con fuerza, y esperando que el plan funcionara, el botón rojo con "play" y una flecha grabado en el plástico; daba gracias a dios que la pequeña grabadora tenia una bocinas fuertes, por lo que el sonido se escucho muy realista -¡Policías por aquí!- grite con fuerza, luego sonreí a los confusos malhechores y saque el celular de mi short, asta un idiota pensaría que había llamado "a la ley", al ver que los chicos buscaban confundidos, alarmados y aterrados las patrullas y las voces, yo tome la mano del joven rubio y lo jale -Corramos ahora que se creyeron la mentira- dije y lo jale como pude entre las calles, alejándonos de aquellas personas, claro que tuve que dejar mi grabadora en el suelo para que esos tíos no se dieran cuenta que los había timado, o al menos no de inmediato...

-¿do-donde estamos?- grite entre jadeos al darme cuenta que seguíamos corriendo sus rumbo fijo, no sabía a donde ir, ni menos, si el lugar a donde nos dirigíamos con rapidez era seguro...
avatar
Amamiya Hibiya
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 31
Monedas Monedas : 2965

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Loan Desmont el Mar Dic 17, 2013 5:15 am

Aquella no era el tipo de situaciones en donde el rubio solía verse involucrado, por todo lo contrario, prefería mil veces evitar encontrarse envuelto en discusiones sin sentido y mucho más en peleas absurdas. Sin embargo no se trataba de una riña entre estudiantes, donde luego de unos puños y maldiciones todos terminarían por disculparse y olvidarse del asunto, si no de algo aun más dañino para ambos chicos. Cualquier otro en sus zapatos hubiera preferido largarse y dejar al pequeño mocoso a su suerte, cosa que él hubiera hecho también de llegar a ser un poco más cabrón de lo que era. Si bien odiaba a los niñatos con toda su alma por ser motivo de problemas y ruidos molestos, nunca se permitiría el quedarse observando sin hacer nada mientras uno de estos se veía en peligro. Sus principios y moral iban más allá de su apatía y deseos. Aquellos sujetos no mostraban intenciones de dejarlos en paz por lo menos hasta tomar posesión de alguno de ellos. Imprudentemente Loan se había defendido del ataque directo, rompiendo la nariz de un tipo y dejándolo inconsciente sobre el suelo, cosa que no pareció agradarle en lo absoluto a sus compañeros pues,  al menos cinco de ellos comenzaron a acercase hacia él y al pequeño luego de que este los provocara aun más con su insolencia. Mentalmente se había preparado para recibir una paliza y resistir ante esta bloqueando el paso de los contrarios, todo ello para ganar tiempo y permitirle al chico llamar a la policía con el teléfono móvil que le había dado en manos. Quizás no funcionaria, o simplemente se asustaría y huiría antes de poder marcar el numero, pero aun así Loan mantenía las esperanzas en él, — ¿Son tan cobardes para arremeter cinco contra uno? Ja... Vaya basura con la que me he topado —, escupió con burla mientras se cruzaba de brazos y les sonreía con altanería. Solo bastaron unos segundos para que se lanzaran a atacarlo con todo lo que tenían, corriendo en dirección hacia ellos. Bien, esta vez si te la has buscado Loan


Sus ojos se habían cerrado por inercia al quedarse parado esperando recibir algún golpe, sin embargo, este nunca llegó pues el sonido de una patrulla circulando por aquel lugar sobresaltó a todos los delincuentes, obligandolos a retirarse al instante. El sonido de la sirena se oía extrañamente cerca de donde se hallaban, cosa que no tenia mucho sentido pues a sus al rededores no se veía algún vehículo de la policía. Estaba tan inmerso en sus pensamientos que cuando el niñato lo tomó del brazo para recordarle que debían huir, se sorprendió al escucharle mencionar que todo aquel acto había sido causado por él. Ambos chicos se echaron a correr por las estrechas calles de aquel barrio, ignorando por completo si su plan había funcionado del todo o no. No llegarían a nada de seguir corriendo sin rumbo fijo, — Este lugar es muy grande, por lo que no se decirte con exactitud en donde estamos—, respondió a su pregunta mientras giraba la cabeza a todas direcciones. De un momento a otro pareció reconocer uno de los edificios por donde solía pasar cuando se dirigía a trabajar, percatandose de que cruzando en esa esquina lograrían salir por fin de aquella pesadilla, — Vamos —, le ordenó al tiempo en que jalaba aun más con fuerza el brazo del menor y lo arrastraba hasta llegar a una puerta de madera entre un callejón. Sin pensarlo dos veces entró al local llevando consigo al niño, recostando en la superficie de madera su cansada espalda. De verdad deseaba descansar y olvidarse por completo de todo el asunto de la persecución y eso, sin embargo, el molesto e irritado rubio tenia aun algunos asuntos pendientes con la pequeña alimaña. Acercándose lentamente hacia él, lo terminó por arrinconar contra la pared para luego posar ambos puños sobre su cabeza y frotarlos con brusquedad sobre esta, — ¡Estúpido idiota descerebrado!, ¿Te das cuenta de todo lo que me has hecho pasar durante las ultimas tres horas? —, bufó con rabia mientras apretujaba aun más el cráneo del niño. Los comentarios histéricos del oji azul eran tan fuertes que no dejaron de ser percibidos por la administradora del local, Nilo, quien se hallaba cruzada de brazos observando la peculiar escena que se desarrollaba en su local — ¿Y bien?... Espero que tengas una buena explicación Desmont, para haber faltado a trabajar y tener el descaro de mostrar tu cara aquí... También quiero saber que razones tienes para estar torturando a un pequeño niño en frente de mi —, masculló entre dientes con una mirada furica para luego golpear de un manotazo la cabeza del mayor. Volteando a mirar al joven, Nilo se acercó hasta quedar a su altura, sonriendole con amabilidad, — Lamento que el horrible de Loan te haya lastimado —, se disculpó mientras le daba palmaditas en la frente, — Ahora dime, ¿Como te llamas dulzura? —, preguntó expectante a su respuesta e ignorando por completo los quejidos de molestia del rubio. Por su parte, Loan se hallaba igual de curioso por enterarse del nombre de aquel niñato que tantos problemas le había dado.
avatar
Loan Desmont
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 248
Monedas Monedas : 4204

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Amamiya Hibiya el Mar Dic 17, 2013 11:32 pm

El chico rubio me jalo por todas partes a un paso que no podía seguir, prácticamente me estaba arrastrando tras de si, mis pues no tocaban el piso debido a la velocidad que iba, sin darme cuenta habíamos entrado a un local por una puerta de madera, me quede mirando al joven chico mientras se recargaba en la puerta fatigado, al decir verdad yo también lo estaba, mi brazo me dolía debido a los jalones del rubio, después de un breve momento el chico se acerco a mi, tenia un aura malévola, por lo que mi instinto me dijo que me alejara de él, di unos pasos asía atrás mientras se acercaba más y más a mi, antes de poder emprender la graciosa huida el me arrinconó contra la pared para luego posar ambos puños sobre mi cabeza y frotarlos con brusquedad -¡haaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!- (¡Estúpido idiota descerebrado!, ¿Te das cuenta de todo lo que me has hecho pasar durante las ultimas tres horas?) tome los brazos del chico para detener el cerillazo en mi cabeza, sin mucho éxito -¡Déjame idiota, no te pedí ayudaaaa!- comencé a hacer mi berrinche tratándome de zafar de él, si bien, el me había salvado, no entendía por que la repentina agresividad ante mi persona -¡me vas a arrancar la cabeza, bakaaa!- digo ya con unas lagrimitas de cocodrilo en los ojos, mientras seguía pataleando y tratando de zafarme del agarre de rubio, mientras forcejeaba escuche la vos de una persona y por su tono, no sonaba muy feliz, al tratar de ver la voz donde procedía pude ver a una mujer que apretaba los dientes y tenía una mirada furica, para mi autentica sorpresa, aquella mujer levanto su manos dándole un manotazo a la cabeza del mayor, haciendo que este me soltara -que miedo- dije muy bajo mientras me quedara aferrado a la pared, en parte por la impresión y por otra parte, me había causado temor aquella mujer "¿y ahora esta mujer agresiva quien es?" la chica se acerco a mi y se inclino para estar mi altura, relaje mis hombros al ver que me sonreía con amabilidad (Lamento que el horrible de Loan te haya lastimado) se disculpó mientras me daba palmaditas en la frente, acto que me hizo apenarme un poco (Ahora dime, ¿Como te llamas dulzura?) preguntó mientras escuchaba los quejidos del chico rubio -Yo me llamo...- me sorprendí al escuchar mi voz tan baja, aclara mi garganta y mira la mujer con una pequeña sonrisa -Me llamo Amamiya Hibiya, mucho gusto- realice una ligera, pero educada reverencia -y...- me erguí de nuevo y me quede mirando a aquel rubio -Gracias por lo de hacer rato- dije de una manera muy amable, pero mi rostro demostraba un desagrado ante el rubio inmensa, era honesto mi agradecimiento, pero también me había lastimado ese chico sin ningún motivo al que le pudiera buscar justificación a casi exprimir mi cabeza, ese acto me había molestado un poco, pero también, muy en el fondo me causo gracias, ¿como después de estar a punto de sufrir un final de lo mas cruel, podía ponerse al tú por tú con un niño?... realmente me daba risa.

Mire "discretamente" el nuevo lugar donde me encontraba "¿un.. café?", me pregunte, luego mire de nuevo a aquella mujer -Disculpe ¿donde estoy y quien es usted?- dije de forma amable, para luego señalar con dedo acusador al chico rubio -y ese- cuestione de una forma no muy educada, ademas que la pregunta fue dirigida plenamente a la mujer y no al rubio que no me había tomado la molestia de mirar, quería saber quien era aquel chico rubio, pero aun guardaba un poco de resentimiento por pegarme; mientras lo señalaba mi estomago soltó un ruido del fondo de mis entrañas, mi cara se pinto de carmín, baje la mano que lo señalaba a mi estomago, también baje la cabeza apenado, ahora que lo pensaba no había comido en todo el día, solo un pequeño pan con leche en el tren, mi estomago volvió a hacer aquel ruido -perdón- dije avergonzado
avatar
Amamiya Hibiya
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 31
Monedas Monedas : 2965

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Loan Desmont el Sáb Dic 21, 2013 1:56 am

En definitiva Loan cometería un asesinato en cuestión de segundos si el pequeño mocoso no desaparecía de su vista pronto. Su frente aun ardía tras recibir el no tan grato golpe por parte de la molesta mujer. Con un gruñido y luego de refunfuñar entre dientes, el joven se abrió espacio hasta sentarse en una mesa del local, apoyando su cabeza sobre su mano en un gesto de irritación e impaciencia. ¿Que mal había hecho en su otra vida para recibir tal agradecimiento por parte del enano?. Después de pensarlo mucho, determinó que nunca más cometería el mismo error de ayudar a un idiota en peligro. Desde su silla, los observaba de reojo mientras escuchaba la conversación que ambos mantenían. Tras decir su nombre, ahora el rubio tenia conocimiento de a quien tendría que maldecir por todo el mal rato que había sufrido. Nilo se hallaba cruzada de brazos aun frente al menor, decidida a saber por qué razón su nuevo violinista había decidido jugar al niñero, —  Mucho gusto Hibiya. Me llamo Nilo y soy la encargada de este lugar — , respondió con voz apacible mientras le extendía su mano, —  ¿En donde estas?...Hmm... Si contestó eso probablemente tenga que asesinarte después...— , murmuró por lo bajo mientras sonreía de lado a lado y lo tomaba por un hombro, —  Bromeo, jajaja... No tienes de que preocuparte. Estas dentro de un café~bar en donde solo miembros exclusivos tienen acceso — , agregó al tiempo en que lo soltaba y sacaba su lengua burlona. Muy pocas personas tenían conocimiento del local donde se hallaban, ya que los clientes habituales solían ser celebridades o gente de alto prestigio que no deseaban ser molestados por al menos algunas horas. Loan había sido contratado para tocar ciertas piezas durante las tardes de cada semana, por ello poseía una copia de la llave que permitía la entrada al café. Nilo acomodó su corto y oscuro cabello pasando su mano sobre este y luego prosiguió a contestar las interrogantes de Hibiya, —  Ese de ahí es Loan. Es nuestro músico personal y un cabezota, como ya te has dado cuenta — , escupió sardónica la mujer al tiempo en que apuntaba al rubio a espaldas del mismo. La paciencia de Loan comenzaba a quebrarse conforme la chica continuaba hostigandolo con sus palabras, eso sin mencionar lo mucho que le molestaba el brusco trato del niñato hacia él al llamarlo "ese", —  Este de aquí, fue el que te salvó antes de ser secuestrado y vendido por un grupo de traficantes a "Quien sabe quien, en quien sabe donde". Loan Desmont, un placer — , respondió con todo el tacto posible mientras rodaba los ojos. Una vez más la mano de la mujer sobre su cabeza no se hizo esperar, siendo un golpe tres veces más fuerte que el anterior, — Si no te callas... Me encargare personalmente de vender tus órganos al mejor postor —, sentenció fulminándolo con la mirada.


El rugido del estomago del chico fue lo suficientemente fuerte como para que ambos mayores se sobresaltaran y voltearan a mirarlo. Loan rió por lo bajo tras recuperarse de su lesión, —  Al parecer su boca no es la única de donde salen ruidos molestos — , mofó victorioso, estirándose de brazos. Sin embargo y para sorpresa del oji azul, al parecer hibiya no era el único hambriento entre ellos pues tras pocos minutos, el mismo sonido se repitió, pero esta vez provenía de él. Era más que evidente que luego de haber recorrido la mitad de los suburbios huyendo del peligro, sus energías estarían por los suelos. Con un leve rubor en sus mejillas, Loan volteó a mirar hacia otro lado tratando de no mostrarle aquella expresión de vergüenza a la chica, —  Ouh... ¿Podrías repetirme eso de los ruidos molestos?, creo no haberte oído bien... — , comentó la mujer riendo a carcajadas por los ridículo que podía llegar a ser el mayor. Mirando al chiquillo, le invitó a sentarse con un gesto de manos hacia la mesa, —  Ambos deberían relajarse un poco, ya que es obvio que han tenido un día bastante ajetreado. Yo iré a la cocina a pedirle al chef algo de comer, por su parte... Espero que ambos discutan sus diferencias y se conozcan un poco, ¿Si? — , explicó en un tono autoritario mirándolos a los ojos, —  Si no lo han hecho para cuando regrese... Absténganse a las consecuencias — , agregó en una amenaza y posteriormente se retiró hacia los adentros de la cocina. Tras haber escuchado sus palabras, el chico soltó un pesado suspiro y reclino su cabeza hacia atrás, —  Después de todo fue una mala idea venir aquí... — , masculló entre dientes para luego mirar al contrario y recuperar su postura. Conocer un poco más al muchacho seria una buena manera de pasar el tiempo y así calmar sus ansias de matarlo, —  Bien... Comienza a explicarme por que un mocoso anda rondando solo con una maleta por toda la ciudad, o al menos por el sitio más peligroso de esta — , se dirigió a él expectante, deseando no haberse topado con algún fugitivo de un correccional o algo por el estilo.
avatar
Loan Desmont
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 248
Monedas Monedas : 4204

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Amamiya Hibiya el Sáb Dic 21, 2013 6:58 am

Me quede quieto como una roca despues de que Nilo "bromeo" con asesinarme si me contaba donde estaba, pero bueno, al final me dijo exactamente que era el lugar y tambien me dio el nombre de pila del rubio, lo que de nuevo hizo que me relajara, "estas personas me perturban", me dije a mi mismo; mire de reojo al chico que ya estaba acomodado en una mesa no muy lejos "¿el chico es músico?" (Este de aquí, fue el que te salvó antes de ser secuestrado y vendido por un grupo de traficantes a "Quien sabe quien, en quien sabe donde". Loan Desmont, un placer) dijo mientras aun lo señalaba, mi sorpresa fue grande cuando, sin notarlo, Nilo ya estaba con el dándole otro bien merecido golpe, para luego detener su "pelea" con el simplemente ruidoso, ruido de mi estomago, (Al parecer su boca no es la única de donde salen ruidos molestos), apreté los dientes enojado, estaba apunto de darle repelar cuando Loan soltó un ruido proveniente de su estomago, me le quede mirando con los ojos entre serrados "este chico... es un idiota", fue lo que pensé en el invierno de mis catorce años (Ouh... ¿Podrías repetirme eso de los ruidos molestos?, creo no haberte oído bien...) solté una risita divertida ante el comentario de Nilo, risa que fue opacada por la gran carcajada de la mujer ( Ambos deberían relajarse un poco, ya que es obvio que han tenido un día bastante ajetreado. Yo iré a la cocina a pedirle al chef algo de comer, por su parte... Espero que ambos discutan sus diferencias y se conozcan un poco, ¿Si?) de nuevo mi cuerpo se congelo ante la mirada de Nilo (Si no lo han hecho para cuando regrese... Absténganse a las consecuencias) con mas miedo que ganas me acerque a la mesa del chico rubio, jale una silla y me propuse a sentarme enfrente de él (Después de todo fue una mala idea venir aquí...) le escuche decir entre dientes y luego mirarme, me quede a medio sentar, una pierna aun tocando el suelo, mi mano izquierda tocando el respaldo de la silla mientras con la derecha trataba de mantener el equilibro sujetando la mesa, de nuevo esa mirada asesina me congelo, "¡Estas personas me perturban!" (Bien... Comienza a explicarme por que un mocoso anda rondando solo con una maleta por toda la ciudad, o al menos por el sitio más peligroso de esta), serré los ojos mientras sonreía de lado, me estaba molestando que me digiera "niño, mocoso" o ambas cosas a la ves -No soy "mocoso" soy Amamiya, Loan-san- Me deje caer en la silla, despues de decir aquellas palabras para luego mirar al chico, su cara lo decía todo, quería matarme, aunque si bien, comenzaba a darme miedo el chico rubio, tambien era un echo que le debía una explicación -Tengo que ir a la iglesia de santo romero, soy un niño huérfano así que iba a ir al orfanato que maneja la misma, el padre de esa iglesia es amigo de el padre de mi antigua iglesia yo vengo...-[/b] me quede en silencio un momento, sin saber si decirle los motivos de por que debía llegar a la iglesia [b]-un policía me indico en el mapa de la ciudad que la iglesia estaba cruzando este barrio, me dijo que lo rodeara, pero yo...- baje la cabeza -bueno creo que eso ya lo sabes, creí poder ahorrarme tiempo y lo demás es historia- levante la cabeza y mira a Loan con seriedad -de verdad lamento las molestias que te eh causado, estas en todo tu derecho de estar molesto con migo por meterte en problemas que no te concernían- digo de forma sincera, tratando de molestar al chico, inclino la cabeza en señal de disculpa-

Mire de nuevo al chico, no quería que hiciera la típica pregunta "¿eres huérfano?", era irónico que cuando les decía a las personas que no tenía padres hacían la misma tonta pregunta, y no es que me molestaran que me dijeran huérfano, solo que, no soportaba esas miradas de lastima, pena y asta compasión, por mi situación, no necesitaba esas cosas, yo sabía que aun había alguien aya afuera, no estaba solo, ademas, para bien o para mal, tenia amigos y aun podía hacer mas en esta nueva ciudad; así que antes que el chico pudiera decir algo mas saque otro tema -¿así que eres músico? yo toco el piano ¿que instrumento tocas tú?- digo en un tomo mas amigable eh incluso me atreví a sonreír.
avatar
Amamiya Hibiya
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 31
Monedas Monedas : 2965

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Loan Desmont el Miér Dic 25, 2013 11:48 pm

Se hallaba sumido en el rostro del chico al tiempo en que apoyaba su mentón sobre su mano si dejar de observarlo. Era notorio por sus facciones faciales y por su manera de hablar con honoríficos que poseía ascendencia japonesa, cosa que realmente no le era del todo sorprendente ya que de por si en su instituto asistían bastantes chicos con diferentes nacionalidades y una gran mayoría eran asiáticos. Sin embargo le causaba un poco de gracia escucharlo hablar con su acento natal, haciéndole recordar aquella época cuando tuvo que mudarse a causa del trabajo de su madre al país del sol naciente. Conocía algo del idioma y lo entendía prácticamente bien, pero aun así prefería no complicarse con la escritura y demás. A Hibiya no le agradaba Loan del todo, de eso estaba seguro el oji azul, pero eso estaba bien para él pues tampoco se sentía dispuesto a tratar mejor a quien había traído tanto caos hacia el en esa misma tarde. — Te llamare como yo quiera. "Mo-co-so"... Así que hasta que demuestres que no lo eres... Te quedaras con ese nombre — respondió indiferente mientras soltaba un bostezo. Su actitud en ese momento no estaba muy a lo lejos de encontrarse al mismo nivel que el menor, pero el rubio no parecía percatarse de ello. Al escucharlo hablar nuevamente Loan opto por dejarse de sarcasmos para comenzar a prestarle más atención al contrario. Por lo visto no se había topado con un delincuente ni nada por el estilo, lo que era un alivio para él, pues Hibiya solo trataba de encontrar el camino a una iglesia que según el menor, debía estar a orillas de los suburbios. Por un momento se sintió algo invasivo al hacerlo hablar sobre si y sobre lo que buscaba ahí, ya que podía imaginar el trabajo que le había costado al pequeño el siquiera llegar a Sweet Valley por si mismo. Para ser sinceros Loan no estaba tan compadecido al saber que Hibiya era Huerfano, sin embargo sentía algo de empatia por el ya que compartía el sentimiento de no crecer al lado de un padre o por lo menos de uno al cual llamar así, — Espero entonces que hayas aprendido la lección con todo lo que nos pasó hoy. Mira... hay lugares en esta ciudad donde simplemente no puedes ir sin la compañía de alguien más o donde es mejor no acercarse demasiado —, comentó con autoridad, recuperando la compostura y madurez, — También, no me parece sensato por parte del personal de la iglesia dejarte a tu suerte al venir aquí en vez de mandar a alguien a recogerte —, escupió con total sinceridad cruzándose de brazos y observándolo con severidad, — Puede que sea cierto, no tengo derecho a reclamar nada a quien no buscaba recibir mi ayuda... ¿Pero crees que me importan las palabras de un niñato imprudente?... Si eres listo sabrás la respuesta a ello —, agregó pasando por encima a su intento de hacerlo rabiar con sus comentarios, — En fin, retomando el tema... ¿Estas seguro que te diriges a un buen lugar? —.


Durante unos minutos decidió tranquilizarse un poco y respirar profundamente antes de recibir alguna respuesta por parte de Hibiya. Aunque le costaba admitirlo estaba algo preocupado por la falta de sentido común que provenía del chico y que notoriamente no parecía importarle no tener. Nilo parecía tardarse en traer la comida y de seguro no le agradaría la idea de encontrarlos solo viéndose las caras, así que decidió continuar con aquella conversación. Soltándose de la espalda el estuche de su instrumento, lo colocó sobre la mesa para que el contrario pudiera apreciarlo mejor, — Soy violinista, y creo que esta de más decir que es lo que toco... Esto de aquí es mi violín —, pronunció al tiempo en que abría y sacaba la pieza de arte. Loan alzó una ceja escéptico al escucharle decir que sabia tocar el piano. Aquello le hizo pensar en el mono pianista llamado "Harry", que había conocido en ese mismo café y que tanto le desagradaba. No tenia idea de por qué le resultaba tan molesta la presencia del castaño, pero de seguro que el mismo opinaba igual que él. Sonriendo con malicia, le dirigió una mirada de incredibilidad al joven, — Así que... ¿Ademas de tener talento para meterte en problemas también sabes tocar?, eso tengo que verlo... —, respondió burlón mientras se erguía de pie y tomaba nuevamente su violín, — ¿Que tal si me enseñas lo que sabes de piano? —, preguntó arrogante mientras iniciaba su recorrido hacia uno de los otros salones del local en donde poseían un elegante piano de cola. Loan se detuvo antes de que el chico lo perdiera de vista y luego volteó a mirarlo, — Al parecer Nilo tardará un poco con la comida, por lo que... ¿Que me dices Mo-co-so?. Si logras sorprenderme, puede que deje de llamarte así —, hizo énfasis en la palabra tratando de hacerlo molestar.
avatar
Loan Desmont
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 248
Monedas Monedas : 4204

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Amamiya Hibiya el Dom Dic 29, 2013 5:56 pm

Ese chico me seguía diciendo mocoso cuando él mismo parecía mas inmaduro que yo, mira que pensé a mi nivel... por mucho que ese echo me molestara... (Espero entonces que hayas aprendido la lección con todo lo que nos pasó hoy. Mira... hay lugares en esta ciudad donde simplemente no puedes ir sin la compañía de alguien más o donde es mejor no acercarse demasiado) torcí la boca y trate de no mirarlo a los ojos, que aunque tenía razón me molestaba que él me lo digiera, aunque se había escuchado mas maduro, y su pongo, que un poco genial, (También, no me parece sensato por parte del personal de la iglesia dejarte a tu suerte al venir aquí en vez de mandar a alguien a recogerte) lo mire con el ceño fruncido antes de decir "eso a ti que te importa" Loan dijo... (Puede que sea cierto, no tengo derecho a reclamar nada a quien no buscaba recibir mi ayuda... ¿Pero crees que me importan las palabras de un niñato imprudente?... Si eres listo sabrás la respuesta a ello) sonrío de lado ante sus palabras, incluso entre su "versión madura" de él, tambien dice niñadas (En fin, retomando el tema... ¿Estas seguro que te diriges a un buen lugar?) su pregunta me sorprendo, pensé un poco su cuestiona miento, si bien, solo sabía que el que manejaba el lugar era un viejo amigo del padre que manejaba mi antiguo orfanato, no sabía nada del lugar, como estaba o como y quienes eran las demás personas que vivían en él, en especial no sabía si la iglesia que me indico el policía era de verdad la iglesia que buscaba; despues de meditarlo mira a Loan con seriedad, determinación y confianza -No lo se- deje con completa honestidad, pero relajando mis facciones despues, puesto que Loan sembró la duda en mi y ahora pensaba realmente a que lugar iba a parar, si no era a esa iglesia ¿donde viviría?.

Mire al chico rubio soltarse de la espalda aquel estuche que le vi de reojo cuando nos conocimos, lo colocó sobre la mesa, y por auto reflejo estire el cuello con curiosidad (Soy violinista, y creo que esta de más decir que es lo que toco... Esto de aquí es mi violín) dijo mientras abría el estuche y sacaba su instrumento, abría la boca mientras contemplaba el violín... (Así que... ¿Ademas de tener talento para meterte en problemas también sabes tocar?, eso tengo que verlo...) cuando Loan dijo aquellas palabras me deje caer en la silla con los brazos cruzados,en parte no me había dado cuenta que me había parado de ella para ver mas de cerca el violín; el chic rubio se puso de pie mientras me dedicaba una de esas sonrisas que al parecer lo caracterizaban (¿Que tal si me enseñas lo que sabes de piano?) me preguntó en un tono arrogante mientras comenzaba a caminar a otro lugar, levante una ceja y recargue mi espalda en el respaldo de la cilla, él se detuvo y volteó a mirarme (Al parecer Nilo tardará un poco con la comida, por lo que... ¿Que me dices Mo-co-so?. Si logras sorprenderme, puede que deje de llamarte así) solté una múfa -Mocoso de nuevo, que maduro- dije por lo bajo para luego, de un brinco baje de la silla, di unos pasos flojos para seguir al chico llegando a otra sala donde un piano de cola llamo rápidamente mi atención, me acerque a este a zancadas y me senté en el banco, la punta de mis pies apenas alcanzaban los pedales, así que de forma "discreta" me senté en la orilla del banco y así pude alcanzarlos mejor, toque algunas teclas y de ahí partí para toar River Flower In You

Pieza :
avatar
Amamiya Hibiya
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 31
Monedas Monedas : 2965

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Loan Desmont el Jue Ene 09, 2014 7:43 pm

Las vagas respuestas de Hibiya solo afirmaron ciertas deducciones del rubio. En cuestión, el niño no tenía ni la más mínima idea de donde estaba ubicado, salvo a eso, no estaba del todo informado acerca de las personas quienes próximamente se encargarían de su cuidado y aun así mantenía cierto auge de duda sobre su nuevo hogar. Soltando un pesado suspiro y colocando una de sus manos en el puente de su nariz, el oji azul bufaba tal y como su madre lo hacía cuando se encontraba en una difícil situación. Analizando lo sucedido, no tardó mucho en llegar a la idea de que quizás alguien con relación a la iglesia a donde se dirigía, podía estar ciertamente buscando al mocoso en donde se supone que debió arribar. Si aquello era cierto, entonces no tardaría mucho antes de que un escándalo se formase en la estación de policía (o por toda la ciudad) al afirmarse la desaparición de un menor de edad que posiblemente había sido secuestrado. Solo con pensar en la idea de que quizás inconscientemente se había involucrado en un asunto tan problemático, era suficiente como para provocarle un gran dolor de cabeza al violinista. Loan tomó una gran bocanada de aire y la expulsó en cuestión de segundos, permitiéndose a si mismo relajarse un poco. Tonterías. Estaba claro que su encuentro fatídico con Hibiya había sido completamente indeseado e inesperado, pero dada a las circunstancias en las cuales el pequeño castaño se hallaba, era poco probable que Loan se permitiese abandonarlo a su suerte. Si llegase a tener que enfrentarse en algún asunto legal (cosa que no le agradaría a su progenitor), simplemente acudiría a la estación con Nilo, quien luego de abusar de su paciencia con alguno que otro chiste sin sentido, terminaría por explicar el mal entendido y salvaría su pellejo. Por los momentos le venía mejor al mayor dejar pasar el asunto y enfocarse en alguna otra cosa como por ejemplo... Molestar al chiquillo.
 
 
Algunas voces lejanas que provenían de la cocina anunciaban el que pronto la comida estaría servida. Aunque debía admitir que hace unas horas el llenar el vacío de su estomago le había parecido más importante que siquiera dormir (lo que era bastante preocupante), los sonidos que dejaron escapar los delgados y pequeños dedos del chico lograron apartarlo de cualquier cosa que distrajera su atención de aquella sobria melodía. Por lo que no mentía. Debía admitir que no esperaba escuchar alguna pieza que no terminara antes con alguna nota perdida o enredo entre manos, por lo que a muy a sus adentros se disculpó por haber dudado de la capacidad del chico, — No eres malo después de todo. Hibiya —, comentó con algo de burla, reconociendo que debía comenzar a tratar con un poco más de respeto a el contrario, — ¿Aprendiste por ti mismo? —, preguntó con curiosidad a un costado de la pared donde se hallaba recostado mientras lo observaba con fascinación. Al ser huérfano y quizás  por haber vivido en una iglesia, posiblemente clases de música le eran impartidas por algún mayor como forma de entretenimiento para los chicos, sin embargo, Loan no quería arriesgarse a preguntar de manera directa aquello pues, aun no conocía del todo al niño como para inferir cualquier cosa sobre su vida. De alguna manera comenzaba a sentirse intrigado sobre él, pero aun así no le seria tan fácil admitirlo al momento pues... ¿Que tanto en común podía llegar a tener el con un chiquillo?. Tomando posición a un lado del piano de cola, desenfundó su amado instrumento y lo colocó bajo su mentón, — Supongo que es mi turno... —, afirmó para luego darle inicio a la melodía de Chopin Nocturne. 


Spoiler:

 

Una vez terminado de tocar se dejó caer al lado de Hibiya, quedando frente al gran instrumento el cual no era del todo ajeno a él. La primera vez que había tenido la oportunidad de escuchar tal majestuoso piano fue lamentablemente la primera vez el que había llegado a sentir celos de algún otro músico. Rutledge se regocijaría al saber lo poco que le agradaba a el rubio sentirse intimidado ante su talento, sin embargo, posiblemente este nunca lo llegaría a descubrir. Unos minutos después de tocar, Nilo apareció frente a ellos con dos platos de lo que parecía ser un omelette con tostadas. Por alguna razón le era un tanto incomodo el presenciar aquella sonrisa socarrona de la tan molesta administradora, — Por lo que veo los niños arreglaron sus diferencias —, hizo mofa al verlos a ambos sentados el uno al lado del otro. La chica dejó los platillos sobre la mesa y les hizo un gesto con la mano para que se acercasen nuevamente, — ¿No esperaran que yo les de la comida en la boca también?. Muévanse —, ordenó levantando la ceja, para posteriormente sentarse y cruzarse de brazos. En definitiva aquella era la única mujer con la que Loan no estaba dispuesto a discutir, — Vamos antes de que cambie de opinión y decida clavarnos tenedores en los ojos… —, susurró al oído del chico con cierto tono de temor en su voz.
avatar
Loan Desmont
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 248
Monedas Monedas : 4204

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Amamiya Hibiya el Vie Ene 10, 2014 2:43 am

(No eres malo después de todo. Hibiya) fue lo que escuche después de interpretar mi pieza, él rubio parecía burlón como siempre, pero algo en él había cambiado, no sabia bien que, pero su comentario no me pareció ofensivo, "¿o es que ya me eh acostumbrado a su manera de tratarme?...", niego ligeramente con la cabeza ante tal horroroso pensamiento, acostumbrarse a que te hagan menos es algo que ningún ser humano debería hacer; mire al Loan mientras colocaba mis manos en el banco, en medio de mis piernas (¿Aprendiste por ti mismo?) su pregunta, me sorprendió un poco, mire a otro lado buscando, no, recordando, como aprendí a tocar el piano, después de meditarlo un poco mire a Loan y sonreí un poco -Me enseño una monja de mi antigua iglesia- levanto la mano y toco con la yema de mis dedos las teclas del piano -Una día le pregunte por mi madre... me sentía muy triste por que no tenía ninguna foto para recordarla... la monja me dijo que a ella le gustaba el piano, aunque mi madre no lo tocara le gustaba el sonido que este instrumento producía, así que comencé a practicar y practicar...- regreso mi vista al mayor, no sabia como iba a tomar mi historia, aprender a tocar por alguien que jamas me iba a escuchar era un poco ¿tonto?, pero nada podía hacer, al igual que mi madre, yo amaba el sonido del piano y poder hacer hermosa música con él y mis dedos era lo mejor que tenía; después de mi breve historia Loan tomo lugar a un lado del piano sacando su violín y colocándose en posición (Supongo que es mi turno...) abro los ojos sorprendido, veo impresionado cada movimiento de sus dedos y el va y ven del arco, después de verlo un momento cierro los ojos intentando sentir la música, la pieza que tocaba Loan era triste, al igual que la mía, por lo que me sentía identificado con esa melodía.
Sentí como Loan se sentaba a mi lado en el banco cuando termino su pieza de violín, abrí los ojos poco a poco y lo mire, aun manteniendo mis dedos en los teclados; minutos después la mujer de nombre Nilo apareció frente a nosotros con dos platos con una sonrisa en su rostro, gesto que me produjo un escalofrío en la espalda de manera inexplicable (Por lo que veo los niños arreglaron sus diferencias) comento la mujer, lo que me hizo ver de nuevo al mayor, incline mi cabeza un poco confundido mientras miraba de nuevo a Nilo, la chica dejó los platillos sobre la mesa y nos hizo un gesto con la mano para que nos acercáramos (¿No esperaran que yo les de la comida en la boca también?. Muévanse) ordenó levantando la ceja, se sentó y cruzó de brazos, parecía una chica un poco mandona, pero al aceptar a un completo desconocido como yo sabía que no era mala (Vamos antes de que cambie de opinión y decida clavarnos tenedores en los ojos…) me susurró al oído el mayor con cierto tono de temor en su voz, lo que me hizo ponerme tenso de nuevo, me levante con temor y me acerque a la mesa sin dejar de ver a los ojos a Nilo, ya sentado en una de las cillas mire el plato era un omelette con tostadas lo que había en él, mire de nuevo a Nilo con una sonrisa de oreja a oreja -Gracias se ve delicioso- antes de nada, junto mis manos y realizo una pequeña oración -Gracias Dios por la comida que hoy recibiré, gracias también por poner a mi hermano mayo Loan y a la señorita Nilo en mi camino y por la ayuda que muy amablemente me han brindado, en nombre del padre, hijo y espíritu santo, amen.- extiendo mi mano y tomo una cuchara para partir el omelette de una de sus orillas, levanto la cuchara y llevo el bocado a mi boca, sonrío y muevo mis pies, sintiéndome feliz por la comida -esta muy bueno- miro a Nilo y luego a Loan sin dejar de sonreír.
avatar
Amamiya Hibiya
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 31
Monedas Monedas : 2965

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Loan Desmont el Miér Ene 22, 2014 12:31 am

El sentimiento de empatía lo había llevado hasta el punto de convalecerse, sin embargo y dado a lo poco que ahora conocía de Hibiya, estaba casi seguro de que ese no era el típico caso en donde la tristes situaciones en las que había tenido que vivir durante su infancia le afectaran del todo, por ello, no lo trataría con lastima. Aunque se tratase de solo un chiquillo, este aun seguía siendo un hombre a el cual le estaría arrebatando parte de su orgullo al mostrarse apenado ante él. Dejando atrás su ridículo comportamiento en estado defensivo, se prometió a si mismo enfocarse en lo que ahora le resultaría la tarea más tediosa del día. Saber qué hacer con el niño. Podía intentar plantearse diferentes ideas de lo que podía hacer, lamentablemente, su apetito sumado al incesante olor humeante del omelette ante sus ojos, fue lo suficientemente tentativo como para lograr que se olvidase del asunto. Por su parte la mujer lucía complacida al ver los gustosos rostros de ambos malcriados al momento en que estos vislumbraron su comida. — Traten de contener la emoción chicos. No es bien visto dejar la baba caer sobre el plato en frente de una dama —, recalcó burlona la agradable morena. Durante sus pocos años trabajando en aquel suburbio tan escandaloso, solo en una que otra ocasión se había visto envuelta en situaciones peculiares. Precisamente la peculiaridad era uno de los adjetivos que describían perfectamente a su nueva adquisición. Un estudiante de secundaria con buen renombre y apariencia, decidido completamente a servir dentro de su bar como un simple empleado de medio tiempo, tocando y extasiando con sus notas a su celosa clientela sin recibir nada más que un simple beneficio por su labor. El tener a su disposición aquella habitación sin escape de acústica, era suficiente remuneración para el amateur, — Mocosos… Simplemente nunca los llegare a entender —, masculló por lo bajo esbozando una sonrisa en señal de cansancio.
 

Bebía del jugo de naranja que también se le había sido ofrecido, cuando la oración del menor acompañada de unas cuantas otras palabras sin sentido lo tomaron por sorpresa, obligándolo a refrenarse para posteriormente ceder ante la sensación de ahogamiento por el liquido. ¿Hermano mayor? Una sonrisa socarrona pareció escaparse de los ahora curvos labios de la administradora, seguido de las sonoras carcajadas de la misma. Nilo lloraba literalmente de la felicidad (o mofa) ante la expresión de desconcierto en el rostro de Loan. Tomando una bocanada de aire no sin antes propiciarle unas cuantas miradas amenazadoras a la mujer, retomó la compostura y continuó degustando del platillo. Solo minutos después de haberse deshecho de toda la euforia de su cuerpo, Nilo retomó la conversación enfatizando un punto ahora importante, — No tienes que agradecernos por nada Hibi —, respondió apacible mientras le daba un sorbo a su bebida, — Ahora bien. Si quieres realmente demostrarlo, me gustaría que comenzaras por decirme lo que piensas hacer a partir de ahora. No quiero sentirme preocupada al dejarte salir tras esa puerta sin conocer antes tu rumbo yo… realmente no me gustaría —, agregó con más cautela y decisión en su tono de voz. El rubio dejó a un lado su plato al acabar de comer, y decidió aportar su opinión, — Son más de la 7. Como podrás imaginarte ningún transporte público o taxista es lo bastante osado como para rondar en esta zona al anochecer —, inquirió haciendo pausa un instante, — El café solo trabaja hasta el ocaso antes de abrirse como bar, por ello, un niño de tu edad no debería siquiera estar aquí en estos momentos —, haciendo un gesto con la cabeza hacia la puerta, trató de mostrarle como poco a poco diferente clientela comenzaba hacerse notar ante ellos. La mujer retomó la palabra, — Loan tiene razón. De hecho, justo ahora debería estar atendiendo a quienes ya se han acercado al bar… aunque no te preocupes, tengo suficiente personal como para cubrirme —, afirmó tratando de no hacerle sentir indeseado, pues aquello no era lo que realmente deseaba expresarle. Loan soltó un suspiró y luego miro al chico a los ojos, — No es seguro que te vayas por ahí en busca de una iglesia que, en mi opinión, parece lo bastante ficticia o subreal como para hallarse tan cerca de una zona roja —, escupió con desgano mientras se reclinaba sobre su asiento — Así que… ¿Qué harás? —.


Spoiler:
De verdad lamento la demora u_u)
avatar
Loan Desmont
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 248
Monedas Monedas : 4204

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Amamiya Hibiya el Jue Ene 23, 2014 2:32 am

No le tome importancia a la enorme carcajada que soltó Nilo, puesto que ya había escuchado a otras personas reírse de rezar después de una comida, no muchos lo hacían, o eso es lo que yo pensaba ,"¿quizá fue lo que dije?" pensé un momento mientras comía (No tienes que agradecernos por nada Hibi. Ahora bien. Si quieres realmente demostrarlo, me gustaría que comenzaras por decirme lo que piensas hacer a partir de ahora. No quiero sentirme preocupada al dejarte salir tras esa puerta sin conocer antes tu rumbo yo… realmente no me gustaría) mire a Nilo mientras llevaba el ultimo cucharon con omelette a mi boca, debido a que estaba masticando, agradecí cundo Loan tomo la palabra (Son más de la 7. Como podrás imaginarte ningún transporte público o taxista es lo bastante osado como para rondar en esta zona al anochecer. El café solo trabaja hasta el ocaso antes de abrirse como bar, por ello, un niño de tu edad no debería siquiera estar aquí en estos momentos) incline mi cabeza cuando escuche la palabra "bar", las personas de mi antigua iglesia me habían hablado de los "bares" a grandes rasgos, pero ahora que me encontraba en uno... no creía que eran tan aterradores como me los habían platicado; mire hacia la dirección donde la cabeza del rubio me indico, sin duda estaba entrando gente que de alguna forma, daban una aire misterioso y mágico, como si después de la hora de dormir las cosas interesantes pasaran (Loan tiene razón. De hecho, justo ahora debería estar atendiendo a quienes ya se han acercado al bar…) sentí una punzada en el corazón, me quede mirando la entrada con las manos en puños (aunque no te preocupes, tengo suficiente personal como para cubrirme) mire a Nilo mientras dejaba mi plato a un lado, puesto que ya había terminado de comer, luego sonreí un poco (No es seguro que te vayas por ahí en busca de una iglesia que, en mi opinión, parece lo bastante ficticia o sub-real como para hallarse tan cerca de una zona roja) torcí un poco la boca ante sus palabras, pero no la torcí en señal de disgusto, si no que estaba pensando en la certeza de ese comentario (Así que… ¿Qué harás?), miro al chico rubio y luego la salida, después de meditarlo un poco sonrío y miro a Nilo -Nilo-san, déjame trabajar aquí hoy- digo decidido, con la mirada brillante y las mejillas un poco coloradas -Soy muy bueno en la cocina y puedo ofrecer un espectáculo tocando el piano, solo sera por hoy, no estorbare lo juro! y no necesitas pagarme ni un centavo- mire directamente a los ojos de la chica, buscando un "si" o un "no" en su mirada, si fuera un "no, estaba dispuesto a discutir para que me aceptara, que para bien o mal, no le estaba pidiendo un salario o algo así, solo buscaba la oportunidad de trabajar en un "bar", ademas que ellos tenían razón, no podía salir nada mas a un lugar donde casi me "secuestran" ni tampoco estaba 100% seguro de que la iglesia donde iba era "buena" o si quiera existía, por lo que si me tenia que quedar en este lugar, por lo menos aportaría algo para no ser un estorbo.

Spoiler:
Bienvenido!!, no te preocupes ;)
avatar
Amamiya Hibiya
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 31
Monedas Monedas : 2965

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Loan Desmont el Vie Ene 24, 2014 10:55 pm

El local poco a poco comenzaba a llenarse de voces y risas conforme la clientela ingresaba. Todos los empleados tomaron sus posiciones mientras que Nilo solo se dedicaba a propiciarles unas cuantas miradas en señal de aprobación para que iniciaran con sus rondas. La joven mujer estaba consiente de que no podría mantenerse ya mucho más tiempo en compañía de los chicos, después de todo ella tenia un trabajo por cumplir y un puesto que mantener. Sin embargo, aun no pensaba levantarse de esa mesa hasta haber conocer la decisión de Hibiya. Si fuese elección de ella, le permitiría al tierno chiquillo pasar toda la noche en el cuarto a prueba de sonidos, donde un acogedor sofá y la seguridad de la habitación eran atributos bastante óptimos como para tomar un descanso. Lamentablemente, el calor podía presentarse como uno de los mayores problemas, ya que, después de cerrar el local la ventilación debía (por ordenes del dueño) permanecer apagada para evitar consumos innecesarios. En otras palabras, quedarse en el café no era factible. Reclinándose sobre la mesa y tomando una posición más pensativa, considero la idea de llevarlo a su departamento, pero luego de analizarlo un poco, aquella era la peor opción de ambas. Ella era una universitaria ocupada tanto con sus estudios como con su trabajo a tiempo completo. Ademas de llegar prácticamente deshecha a su hogar, no tenia siquiera la posibilidad de ubicar un espacio para que el menor lograra acomodarse de llevarlo ahí  pues, era un completo desastre. Para sumarle "peros" al asunto, Nilo no vivía sola, ella compartía el lugar con su novio. Así que al final de todo, nada podía hacer ella por él. Un suspiro de resignación fue lo ultimo que se escuchó salir de sus labios antes de dejarse caer sobre la tabla de la mesa. Obviamente tendría que depender de la buena fe de alguien más. 


Tras unos minutos de observar a la mujer en silencio, el oji azul presentía que a fin de cuentas Nilo no aportaría solución alguna al problema. Por otro lado, el chico de cabellos castaños optó por tomar la palabra para expresar sus opiniones. Llevando una de sus manos hasta su boca, Loan trató de ahogar una carcajada ante sus palabras. No tenia intenciones de ser insensible o mucho menos cruel con él, sin embargo, la pura inocencia que había utilizado para tratar de resolver el dilema le había resultado bastante graciosa al rubio. En definitiva este chico fue criado entre monjas. Por razones obvias no se molestaría en explicarle la razón del  "Por que" , la idea de trabajar en el bar era simplemente, una mala idea. Aunque Nilo fuese una chica recatada y estuviera bastante informada de lo que ahí sucedía, no tenia poder suficiente como para interferir en los negocios turbios que podian llevarse acabo en el bar. La seguridad del local era incuestionable, pero por ello, nada de lo que adentro sucedía lograba salir al exterior. Cada empleado mantenía un protocolo y un voto de silencio absoluto que debían cumplir. Loan estaba de acuerdo con él, en el sentido de que mientras se mantuviera trabajando, podría lograr permanecer ahí sin llegar a incomodar a nadie, salvo a que sus ejemplos de trabajo no eran del todo acertados o más bien, requeridos a esa hora de la noche. Prácticamente ningún cliente ordenaba algo más que cócteles, whisky, cervezas o alguna otra bebida alcohólica, y muchos de ellos solo estaban interesados en hacer uno que otro trato antes de que la noche acabara, asi que la música en vivo pasaría muy bien de ser percibida. En otras palabras, nada que hacer ahi, — Me agrada tu entusiasmo Hibi... Pero debes entender que por mucho que yo lo desee, no puedo dejar que un niño trabaje para mi hasta horas pasada la madrugada —, comentó la mujer, omitiendo muchas de las otras razones por las que no le permitiría quedarse, — Cuando estuve en la cocina te escuche tocar. Eres bastante talentoso debo admitir pero... Ya tengo a alguien para ocuparse de ello —, mintió, sintiendo como su pecho se comprimía un poco,  De verdad lo siento . Por mucho que aveces su jefa le hiciera rabiar, Loan comprendía que esta en realidad no era una mala persona, por ello sabia lo mucho que le dolía no poder hacer nada,  Al fin y al cabo si lo único que necesita es lugar donde pueda pasar la noche, entonces..., masculló por lo bajo arrepintiéndose por lo que pronto saldría de su boca,  ...Si? , preguntó curiosa la mujer, dándose cuenta de lo que Loan diría,  Tch... Entonces puede quedarse conmigo. Espacio es lo que más me sobra... así que no veo el por qué no..., terminó la frase en un murmuró como si estuviera hablando consigo mismo. Nilo saltó sobre su asiento y se arrojó hacia el rubio para abrazarlo con fuerza mientras despeinaba sus bucles,  ¡Sabía que podía contar contigo! , agradeció la morena ya siendo apartada por el ahora irritado oji azul. Quedando de pie, Nilo le dirigió nuevamente la palabra a Hibiya,  ¿Entonces?, ¿Que me dices? , comentó ansiosa mirándolo con un brillo anormal a sus ojos.
avatar
Loan Desmont
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 248
Monedas Monedas : 4204

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Amamiya Hibiya el Mar Ene 28, 2014 2:52 am

(Me agrada tu entusiasmo Hibi... Pero debes entender que por mucho que yo lo desee, no puedo dejar que un niño trabaje para mi hasta horas pasada la madrugada) la desilusión de no poder trabajar se vio reflejado en mi cuerpo, encorve mi espalda y mi animo se vio dramáticamente disminuido (Cuando estuve en la cocina te escuche tocar. Eres bastante talentoso debo admitir pero... Ya tengo a alguien para ocuparse de ello) sus palabras me hicieron sentir como que no servia en nada, pero, quizá tenia razón, no tenía nada que hacer en ese lugar, un espacio para gente mayor, donde un niño desencaja y es anormal en tan pomposo ambiente (De verdad lo siento) ´niego con la cabeza y miro con nuevos ánimos a Nilo -Esta bien, de todos modos fui yo quien lo propuso, gracias- miro de nuevo a la puerto, percatándome que cada ves mas personas entraban, si no podía trabajar ahí ¿solo me quedaba quedarme quieto? o esperar a que otro mal momento llegara a mi (Al fin y al cabo si lo único que necesita es lugar donde pueda pasar la noche, entonces...) mire al chico rubio un momento (...Si?) mire a Nilo y de nuevo a Loan, parecía que los mayores mantenían una conversación que no lograba entender, aunque estuviera enfrente de ellos (Tch... Entonces puede quedarse conmigo. Espacio es lo que más me sobra... así que no veo el por qué no...) mi cara de sorpresa no se hizo esperar, me puse de pie justo después de que Nilo se abalanzo sobre el rubio, mire la escena sin poder entender o mas bien, sin poder creer que aquellas palabras e intenciones vinieran de parte de Loan (¡Sabía que podía contar contigo!) sonreí al ver tan cálida imagen, parecía que Nilo quería mucho a Loan, como una hermana mayor o algo así (¿Entonces?, ¿Que me dices?) me puse serio de nuevo, mire hacia el suelo esperando encontrar la respuesta lejos de la mirada de Nilo, que brillaba tan insistentemente que sin pensarlo podía decir que "si", pero lo tenia que pensar, de nuevo ver los pro y contras; no podía quedarme aquí solo para estorbar, ademas que no era lugar para un niño de mi edad, ir a casa de un chico que acababa de conocer era imprudente, pero le daba puntos al rubio puesto que me había salvado, pero los mismos puntos que le daban su hazaña se los descontaba su actitud, mi cabeza trabajaba a mil por hora, si bien, me quedaba esa noche con él ¿que haría mañana, a donde iría? ¿que pasaría con la iglesia? ¿que pasaría con migo?, ademas, aunque mi vista estaba clavada en el suelo podía sentir la mirada de Nilo sobre mi, tan brillante, esperanzada y alegre, sentía una presión invisible y un miedo irracional una voz sobre humana que me decia "ve con Loan, ve con Loan~" que hacia que los vellos de mi piel se erizaran, mis manos comenzaron a sudar y una sonrisa nerviosa se dibujo en mi rostro -C-claro, muchas -g-gracias y di-d-isculpa las mo-molestias- digo haciendo una pequeña reverencia sin levantar la vista del suelo, no podía ver los ojos de Nilo ni los de Loan, ambas miradas, a su manera, me daban miedo.
avatar
Amamiya Hibiya
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 31
Monedas Monedas : 2965

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Ryan Koufman el Vie Feb 07, 2014 4:39 am

Cerrado por ausencia de rango de uno de los integrantes. Si se desea abrir nuevamente ir al tema de reapertura de temas.
avatar
Ryan Koufman
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2734
Monedas Monedas : 9660

Volver arriba Ir abajo

Re: En problemas?!

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.