Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Trabajo concertado [Priv. Ada Wong]

Ir abajo

Trabajo concertado [Priv. Ada Wong]

Mensaje por Lucita Kent el Sáb Nov 09, 2013 7:16 pm

La noche daba comienzo, y menuda noche. Llevaba media hora secando vasos en "El Antro" sí, así se llamaba el lugar donde trabajaba, y no podía tener uno más idóneo, porque era una de las madrigueras preferidas para las ratas que habitaban los suburbios. Esta noche un grupo de punkis se había tomado la libertad de organizar una fiesta, el acontecimiento llevaba semanas acordado, creo que celebraban la envestida del nuevo líder, algo por el estilo. A mi no me interesaban mucho sus trapicheos, las ratas son ratas, lleven una cresta de 20 centímetros multicolor o no. La gente comenzaba a llegar, y sabiendo que el aforo del local aquella noche iba a estar completo, los jefes me avisaron de que vendría una camarera más para ayudar en la barra. No es que me molestara que entrara otra mujer a currar, sólo era por una noche y bueno, esperaba que ayudara en algo. Lo que no me hacía mucha gracia es que si la tía era una de esas calientapollas sin cerebro iba a provocar más desastres que ayudas. Los punkis en manada eran como perros en celo, se arrimaban al cualquier cosa con orificio y no precisamente para susurrarle palabras bonitas.

Terminé mi tarea, la barra estaba completamente preparada para el torrente de consumiciones que se avecinaba. La gente no dejaba de entrar, la música punk estaba a todo volumen y mi otro compañero de trabajo estaba demasiado liado cargando cajas de cerveza en el desván. Le eché un vistazo al bar para comprobar que no hubieran causado algún desperfecto, obviamente no me fiaba de los punkarras. Pero mi vigilancia se vio interrumpida cuando mi compañero llegó con la nueva y me dijo que le explicara el funcionamiento del local.

Le eché un analítico vistazo, era atractiva, alta, de cabello corto bien conjuntado con una ropa idónea para la ocasión. Fijé mi vista en la suya y sonreí cuando me devolvió la mirada con otra llena de seguridad, empezábamos bien, no parecía una descerebrada, es más, parecía todo lo contrario. Mis plegarias habían sido escuchadas, al jefe le había hecho click la única neurona activa y había contratado a una mujer que suponía tenía el suficiente carácter como para no dejarse amedrentar por aquella panda de salvajes, y la suficiente compostura y delicadeza para mantenerles a raya. Agarré su camisa, de un color rojo intenso, bien ceñida a su esbelta silueta, y le desabroché un par de botones más.

A esta panda de degenerados les gusta ver cacho — le dije — enseña todo lo que puedas pero no dejes ver más allá de lo que deben. Sé simpática hasta cierto punto, sin parecer idiota y consumirán más. El atractivo visual lo tienes, sólo debes demostrarles tu carácter. Por cierto, me llamo Lucita, y tenemos mucho trabajo que hacer, ven aquí — le ordené mientras me dirigía hacia el expendedor de cerveza — te enseñaré cómo funciona todo esto, si tienes preguntas hazlas, aunque espero que no sea necesario. Si te confundes con los nombres de las bebidas da igual, échales lo primero que se te ocurra, estos tíos han bebido tanto que ya no saben diferenciar el agua de la cerveza.

Le agarré del antebrazo, tenía mucha prisa, la fiesta estaba a punto de comenzar y tenía que ingeniármelas para que la chica entendiera, al menos, los principios básicos de lo que es ser camarero. Pero yo era un genio, y siempre lograba todo aquello que me proponía.
avatar
Lucita Kent
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 547
Monedas Monedas : 1740

Volver arriba Ir abajo

Re: Trabajo concertado [Priv. Ada Wong]

Mensaje por Kusunoki Kazuma el Lun Nov 11, 2013 12:50 am

La tarde caía en la calles de Francia, en una pequeña zona de restaurantes me encontraba en una mesa tomando un café como revisando los pendientes a los afueras del local, la siguiente víctima era un chico de unos 26 años aproximadamente, hijo de un millonario cobarde no era necesario meterme en más detalles eso no me interesa solo estoy por el trabajo, debía sacarle información era todo, los métodos con los que llegaría a mi objetivo era otra historia. Me propuse a darle un sorbo a la taza de café cuando un grupo de jóvenes pasaban entregando volantes a la gente del lugar, como era obvio un chico se acercó a mí y me dejo sobre la mesa el volante de color blanco y con letras llamativas tenía un mensaje un tanto agradable para mí, en mi rostro se dibujó una sonrisa mientras bajaba un poco mis lentes negros de sol que poseía en ese momento. Un lugar perfecto para comenzar el siguiente juego pero que interesante seria esto, y que más da en mis lugares favoritos, El Antro así se llamaba el lugar que mencionaba dicho volante con una pluma que posaba en la mesa lo tome suavemente para dibujar un circulo en el nombre, aunque deberían pensar en un nombre más llamativo seguro no traen gente con él, Mientras tanto el punto es que se daría una fiesta supuestamente Buena en lo que cabe, así que era seguro que dicha personita asistiría al lugar. No tenía más tiempo que perder así que tome mis cosas y pague la cuenta del restaurante, guarde el volante entre mis cosas y camine hasta el estacionamiento donde se encontraba mi auto, entrar al lugar era algo sencillo, así que no batallaría, tome mi celular e hice algunas llamadas que me ayudarían a supuestamente a trabajar en el lugar por una noche.  – Eso es todo? Respondí tranquilamente a la persona en el otro lado de la línea. –Que sencillo .. Finalice cuando este me respondió, seguido apague el celular, las cosas ya estaban planeadas solo tenía que presentarme al lugar en unas cuantas horas, encendí el auto y me dirigí a las zona donde las ratas gordas suelen esconderse de la luz. 

 No tarde mucho en llegar al lugar solo estacione el auto y camine hacia la entrada, un gorila la estaba cuidando con una sonrisa le mencione que era la chica que ayudaría el día de hoy en la fiesta, sin nada más que decir me dijo que lo siguiera, así que camine a su lado , no era tan grande el lugar sin embargo bastaría para completar el trabajo mientras observaba  el lugar una chica que se encontraba en la barra se acercó a mí, comenzó a explicarme como se manejaba todo en el lugar hasta el punto que desabrocho algunos botones de mi camisa, creo que debería mencionarle que no abriera mas ya que un arma está escondida por algún lugar de mi camisa. Seguí escuchando con atención a sus indicaciones con tranquilidad luego di algunos pasos hasta donde ella se dirigió. –Comprendí todo. Conteste fingiendo ánimo hacia el trabajo. Seguido esta me tomo del brazo para dirigirme a las mesas de trabajo ya que la fiesta al parecer comenzaba.  Fije mi mirada rápidamente hacia los lados intentado encontrar al chico, sin embargo debía esperar un poco más hasta que todos entraran al lugar. –Cuáles serán las mesas que atenderé? Pregunte dudosa sobre el lugar. 
avatar
Kusunoki Kazuma
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 273
Monedas Monedas : 1434

Volver arriba Ir abajo

Re: Trabajo concertado [Priv. Ada Wong]

Mensaje por Lucita Kent el Lun Nov 11, 2013 3:23 am

Mi nueva compañera parecía animada a realizar bien su trabajo, punto positivo. Parecía haber comprendido todo a la primera y eso en cierto modo me aliviaba, dentro de muy poco la afluencia de gente iba a ser tal, que no sabía si dispondría del tiempo necesario para entretenerme con sus consultas. Observé cómo le echaba un vistazo al local, parecía tener una especie de sexto sentido, como si dispusiera de unos sentidos lo suficientemente receptivos como para captar cualquier movimiento, no sé de dónde la había sacado el jefe, pero había hecho "una buena compra". Ella no se hizo de rogar, y me preguntó de qué mesas debía encargarse, sabía, al igual que yo, que nos quedaba poco tiempo y supuse que quería tenerlo todo claro antes de comenzar con la movida noche que nos esperaba.

Me acerqué a la hilera de mesas al fondo, indicándole que me siguiera sin rechistar.

Tú te vas a encargar de esta zona, es la parte que queda más lejos del escenario, aquí la gente se agolpa menos y por lo tanto pide menos consumiciones, así tu trabajo no será tan frenético. Te encargarás de estas dos filas del fondo — comencé a caminar por un pasillo relativamente ancho que separaba ambas hileras de mesas — Muévete por este espacio para ir hasta la barra con las bebidas, es más ancho y podrás caminar con más facilidad y ser más rápida, ¿entendido?. Y bueno, sólo me falta decirte una última cosa, ¿ves esa mesa de ahí al fondo? — le pregunté mientras señalaba una mesa más grande que las demás, se situaba casi en el centro del local — En esa mesa es donde se van a sentar los anfitriones de la fiesta, está en el centro porque así las dos podremos llegar con más facilidad y atenderles lo más deprisa posible. Si te piden algo desde esa mesa atiéndelo antes que cualquier otro pedido, los que se sienten ahí son los más importantes de toda la fiesta, no necesitas saber más.

La joven asintió, seguía pareciendo muy segura de sí misma, lo que terminó por dejarme un tanto desconcertada. No sabía si había sido camarera antes, pero aún así, no parecía tener la más mínima preocupación en tener que lidiar con toda una fiesta de punkis borrachos. Emití un suspiro cuando la música cambió a algo más duro y pude ver que entraban los anfitriones a la fiesta.

¿Cómo te llamas? — le pregunté a la chica — No te puedo estar llamando "tú" toda la noche, es una palabra demasiado corta (?). Como sea, ahí les tienes, quédate con sus caras porque esta noche son los reyes del lugar — le advertí — y nos jugamos mucho, han pagado una buena suma de dinero para que la fiesta sea todo un éxito. Ahora ve a atender a los clientes de las mesas del fondo.

Dejé que la nueva se ocupara de los quehaceres que le había encomendado y me acerqué para recibir al grupo de gente importante. No es que me hiciera mucha gracia hacerles la pelota, pero si el bar ganaba más dinero gracias a ellos yo también, así que traté de disfrazar mi orgullo con una leve sonrisa y les acompañé hasta sus asientos privilegiados. Tomé nota de su primer pedido, comenzaban fuerte, se habían decantado por ron del bueno. Mientras me dirigía a la barra para preparar todas las cosas observé de reojo a la nueva y esbocé una sonrisa de satisfacción al ver la soltura con la que se manejaba entre tanta rata de alcantarilla, parecía una caja de sorpresas. En aquel preciso momento la música se fue desvaneciendo con lentitud hasta desaparecer por completo, cuatro luces mal puestas se encendieron en el escenario dando lugar a un grupo de punk bastante conocido por la zona. Obviamente la música en vivo formaba parte de la fiesta, y los berridos no se hicieron esperar, malditos punkis, estaban todos locos.

Traté de evitar en la mayor medida de lo posible que mis tímpanos reventaran ante tanto alboroto y recogí de la barra tres botellas de ron y unos cuantos vasos para servírselos a los anfitriones. Con mi comanda en la bandeja me fijé en que un grupito al fondo comenzaba a ponerse un tanto violento, no sé si es que ya se habían metido mierda antes de venir, pero no me gustaba un pelo, parecía que en cualquier momento se iban a soltar un puñetazo, y no quería ninguna clase de pelea en el bar o la fiesta se iba a la mierda, y no podíamos permitirnos tales lujos (?). Dejé todas las bebidas en la mesa especial y me encaminé a la barra de nuevo para dirigirme a mi compañero que andaba sirviendo las copas por aquella zona.

Avisa a los gorilas de que estén atentos a una posible pelea por esa zona — le dije señalando al área de mesas de las que se encargaba la nueva — espero que no la tomen con esa chica, aún es demasiado novata para lidiar con estos asuntos.
avatar
Lucita Kent
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 547
Monedas Monedas : 1740

Volver arriba Ir abajo

Re: Trabajo concertado [Priv. Ada Wong]

Mensaje por Kusunoki Kazuma el Miér Nov 20, 2013 9:29 am

Todo sucedía según el plan, ya estaba dentro del bar supuestamente trabajando de mesera, solamente debía fingir ser una chica ingenua que desea superarse con un trabajo en un lugar de mala muerte para pagara sus estudios universitarios. Con atención escuchaba las indicaciones de la chica pelirroja que al parecer atendía la barra, con rapidez había sujetado mi brazo para llevarme hacia la zona de mesas, poco a poco entraban personas al lugar mientras que en el escenario revisaban los instrumentos musicales como las luces para dar comienzo a la fiesta alocada que según se planeaba, uno, dos, tres… se escuchaba a cada minuto proveniente del vocalista de la banda de igual manera revisando el audio. Mientras caminaba junto a la pelirroja fijaba mi mirada hacia el lugar intentado localizar al hijo de aquel millonario. Sin embargo debía esperar un poco mas este lugar debía estar lleno completamente para poder moverme y no arriesgarme a fallar, aquella chica parecía apresurada con tal evento que aquellas bebidas, que los sujetos esto, pura palabrería que solo me proponía a escuchar y fingir que estaba totalmente encantada a trabajar en ello. No tardamos en llegar hasta algunas hileras de mesas que se encontraban casi al fondo del bar justo donde se encontraba el escenario, sin antes de preocupar con tono dudoso cual seria mi zona de trabajo. La chica seguía con as instrucciones señalándome que trabajaría en dichas mesas, así que estas será mi zona, que sorpresas no trae la vida, seria perfecto para mis movimientos, solo espero que esta fiestita de quinta comience de una vez por todas. Deslice mi mano por una de las mesas con suavidad mientras llevaba mis manos hacia mi espalda y con una sonrisa de ánimo exclame –Comprendo. Finalice para luego seguir a la chica hasta otras hileras de mesas. –Claro! continúe a sus indicaciones, luego señalo una mesa lo cual voltee a verla con duda. –Que pasa con esa mesa? Pregunte, sin embargo rápidamente menciono que es donde deben estar los anfitriones de la fiesta y lo cual se debía atender mejor a ellos que a los demás. –Comprendo los Anfitriones son primero. Exclame llevando mis manos hacia enfrente y mostrando una sonrisa. La música comenzó a tornarse un poco mas pesado haciendo reventar el lugar, la fiesta ya comenzó y las personas mas importantes de la noche se daban paso para entrar uno a uno comenzaban a sentarse en la mesa mas importante del lugar, que fastidio ahora debo lidiar con borrachos que desgracia. Por un momento los observaba mientas se sentaban sin embargo volví a mirar a la pelirroja cuando me preguntaba mi nombre. –Mi nombre es Ada, y al parecer no será difícil ya que igual es una palabra corta y fácil de memorizar. Mencione a la chica con un poco de seriedad para luego sonreír levemente dicha acción continúe. –Es un gusto Lucita, y si me permite es hora de trabajar que los clientes pagaron mucho dinero. Finalice dándome la vuelta para caminar hacia las mesas del fondo, mis pasos eran tranquilos por ese pasillo cautivando algunas miradas de los presentes, tome una libreta que se encontraba en mi camisa roja como una pluma para acercarme a la primera mesa. –Buenas noches caballeros, que les sirvo esta noche? Pregunte con una agradable sonrisa. –Cervezas preciosa! exclamo uno de ellos. Apunte la orden en la libreta dispuesta a ir a la barra para traer dichas ordenes, tome una charola que estaba en la barra y tome cinco cervezas luego regrese hacia los sujetos colocándolas en la superficie de la mesa. –Que las disfruten exclame guiñándoles el ojo. La música comenzó a finalizar suavemente cuando escuche la voz de una persona de las mesas de ajunto. –Hey!! Muñequita por que no traes tu trasero hacia acá y me haces compañía un rato. Sin decir ninguna palabra gire mi rostro al sujeto de dicho mensaje y para mi sorpresa era a quien buscaba, esto seria mas fácil de lo que pensé y para ser exactos hijo de millonario, era obvio que es un fanfarrón sin cerebro. Sonreí mientras me acercaba a el. –Te haría compañía pero debo atender las mesas, y si pides tu orden harías más fácil mi trabajo conteste con suavidad mientras me inclinaba hacia el y deslizaba mi dedo índice por su mentón de aquel joven. Seguido tome la postura pero aquel sujeto tomo mi muñeca con fuerza, dando el porte de que el manda. –Te quedaras conmigo maldita zorra!! Grito, que mal estaba el tipo, yo que el no haría eso.
avatar
Kusunoki Kazuma
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 273
Monedas Monedas : 1434

Volver arriba Ir abajo

Re: Trabajo concertado [Priv. Ada Wong]

Mensaje por Lucita Kent el Sáb Nov 23, 2013 6:09 pm

Parecía que la noche fluía en la dirección correcta. La fiesta era una fiesta de mierda, y cuando digo mierda, es mierda de verdad, ya ni sé cuánto alcohol se había derramado al suelo, pero aquello parecía un pantano propio del Señor de los Anillos, ya solo faltaba tener a los más borrachos tirados en el suelo para que el parecido fuera perfecto. Mi compañero en la barra había llamado a los gorilas, los tipos eran bastante corpulentos, sus músculos se remarcaban con énfasis bajo aquellas camisetas que casi asemejaban ser tops, les quedaban demasiado pequeñas, aunque pensé que sería difícil que encontraran ropa de su talla (?). Les indiqué que dieran un repaso por las mesas del fondo para comprobar el estado del campo de batalla, parecía que por la zona estaban las cosas más calmadas. Sin embargo, los tipos se tomaron el atrevimiento de dirigirse hacia la mesa central, donde estaba Ada... forcejeando con el César, con el Patrocinius Máximus (?), joder, no podía dejar que aquel par de mandriles se acercaran, su masa muscular era inversamente proporcional a su masa cerebral.

Tomé un par de botellas de whisky, con la intención de ir en son de paz, antes de llegar a mi destino intercepté al par de seguratas y les dediqué una mirada altiva a la vez que levantaba una ceja.

Vosotros seguid registrando el resto del local para que no se forme ninguna pelea, el asiento de los reyes nos corresponde a aquella chica y a mi, mendrugos, miedo me da que os acerquéis — y de un aspaviento con la mano les eché a "volar" en el resto del jardín de flores (?).

Parecía que el líder de la fiesta, un punki niñato con unos piercings que valían más que mi casa, se había encaprichado de la nueva. Se había aferrado a su muñeca con fuerza y no le dejaba hacer su trabajo, que es para lo que había venido. Esto era una fiesta, no un local de putas, y si el niño quería meter su agujita en el agujero no tenía más que doblar la esquina de la calle para encontrarse a la primera que se le abriera de piernas. Una vez llegué al pequeño altercado interpuse mi mano en el agarre y lo deshice con fuerza, no quería movidas en la fiesta, y menos con el jefazo, porque era el que ponía la pasta, pero vamos, yo no soy de las que se dejan amedrentar por un descerebrado que se ha criado entre algodones y cree que pude tomar lo que no es suyo en medio de una manada de ratas, porque eso es lo que era esta fiesta, una manada de ratas con crestas bebiendo alcohol como un moribundo bebe agua en el desierto.

La fiesta es para celebrar tu investidura, ¿no?. No para que te tires a la primera tía que se te pone delante de las narices, vamos, esto no es un love hotel — posé las botellas de whisky sobre la mesa, y todos los "comensales" se nos quedaron mirando, a Ada y a mí — seguid bebiendo, que es lo único que se os da bien, y cuando os hayan dado vuestra primera clase de educación sexual, la chica ya verá si quiere tema.

No era el comentario más elegante que podría habele dirigido, pero me habían tocado un poquito la moral, se suponía que nos habían asegurado que no habría ninguna clase de pelea, y el mismo jefazo se había tomado la justicia por su cuenta, y en mi territorio, en mis dominios, quien lleva la batuta soy yo.
avatar
Lucita Kent
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 547
Monedas Monedas : 1740

Volver arriba Ir abajo

Re: Trabajo concertado [Priv. Ada Wong]

Mensaje por Kusunoki Kazuma el Miér Dic 04, 2013 9:57 am


En cada esquina del lugar el olor alcohol era inevitable, varias mesas ya se encontraban derramadas de dichoso liquido y eso que aun no tenia la media hora de comenzar el evento, a esto le llaman fiesta? Parece más un basurero que una fiesta, sin embargo es algo que no me importa que digamos mucho, solo estoy por trabajo y nada más. Varias bebidas entregue a los sujetos que se encontraban en las mesas de las esquinas, con tranquilidad y un poco de coqueteo, y mas al chico el cual tenia echado el ojo. Aun no bebía demasiado cuando ya se creía la gran cosa, podría imaginado que seria difícil la situación pero resulto lo más fácil que e realizado en comparación a otros trabajos. El chico sin cerebro quería llamar la atención de quien lo acompañaban y que mas da para él, que indicar que es el jefe insultando a una indefensa camarera. Me da una total lastima por lo estúpido que es, yo que él no actuaria impulsivamente en un lugar como este, y mas con tales compañías que menciono la pelirroja. Solo unas simples palabras bastaron para llamar totalmente su atención hacia mí, y como lo dije esto resulto simplemente fácil, con el carácter y el aire de superioridad contra los demás, es como quitarle un dulce a un bebé.

Aquel sujeto me tomo de la muñeca con fuerza, simplemente lo mire a los ojos mientras que mi rostro mostraba una sonrisa de diversión. A comparación de otras chicas que estarían sumisas comenzando a obedecer a estos imbéciles.-Yo no haría eso…. Exclame al chico con un susurro y sonriendo al final. Vamos a jugar sin embargo no era el momento adecuado, solo era que esperara un poco mas y la noche seria muy divertida entre él y yo. Con tanto alboroto en esta parte del local, la pelirroja llamada Lucita observo el show desde donde estaba, sin perder tiempo se acerco a lo sucedido, con fuerza y autoridad controlo la dichosa situación del sujeto. Mi muñeca fue liberada lo cual solo la sobe con mi mano libre. –Te lo agradezco Lucita.. Mencione a la chica con un todo de angustia la cual era fingida para tal ambiente. Dicho esto camine hacia la barra para ir por mas bebidas y entregar a las mesas restantes, la música no paraba y la noche avanzaba, cada vez mas los clientes se encontraban satisfechos, solo querían ahogarse en alcohol como las abejas a la miel, mientras entregaba cada pedido observaba el lugar necesitaba mas información de lo que tenia, puertas de emergencia, la azotea, el escenario todo lo posible e incluso los baños, cual mínimo sea el lugar es una gran fuente de información. Entregue un par de cervezas a una mesa sin embargo mire que el chico se levantaba de su mesa, tambaleándose se dirigía al baño. De nuevo una sonrisa se dibujo en mi rostro esta era una oportunidad para darle cuerda a la situación. Sonreí a los integrantes de la mesa para regresar a la barra donde la pelirroja seguía recogiendo bebidas, por mi parte coloque la bandeja en la barra, recargándome después en este. –Los pedidos han cesado un poco, los clientes están mas tumbados en la mesa ahogándose en alcohol, que disfrutando la música en si.  Comente a Lucita que se encontraba cercas con total tranquilidad.

-Si me permite, iré al tocador un momento. Mencione desviando un poco mi mirada al chico que con esfuerzo caminaba por el lugar. 
avatar
Kusunoki Kazuma
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 273
Monedas Monedas : 1434

Volver arriba Ir abajo

Re: Trabajo concertado [Priv. Ada Wong]

Mensaje por Lucita Kent el Lun Dic 09, 2013 11:24 am

Procura no pasar de los diez minutos — le dije a Ada en cuanto me anunció que iba a retocarse el maquillaje — que estos tan pronto están mansos como les entra la locura de nuevo.

La vigilancia desde la barra me decía únicamente que la fiesta se desarrollaba sin contratiempos, me encontraba ayudando a mi otro compañero de barra a cargar un par de barriles de cerveza para tenerlos a mano cuando hubiera que cambiarlos. Joder, no era Hulk, bueno, sí lo era, pero malgastar mis energías en un trabajo tan poco agradecido como cargar barriles me ponía de mal humor. Una vez terminamos con el cargamento le di una palmadita en el hombro a mi compañero de trabajo, no es que yo fuera la chica más simpática del mundo, pero infundir un poco de ánimo a los camaradas de trabajo hacía que trabajaran con más eficiencia, cosa que necesitábamos en aquella noche. Me había fijado en que el mandamás de la fiesta se había largado al baño, o eso parecía, esperaba que no se encontrara con la nueva camarera, porque no quería tener que lidiar de nuevo con sus exasperantes hormonas y su ego de niño de parvulario, mi paciencia tenía un límite. Sin embargo, viendo que todo marchaba tan bien, para ser una fiesta de punkis, me tomé mis libertades y me abrí una botella de cerveza que posé al instante sobre mis labios y me bebí como posesa, joder, ¿desde cuándo estaba tan sedienta?. Esta panda de desgraciados anarquistas me había dejado sin una gota de agua en el cuerpo. Me quedé mirando el espectáculo del grupo que seguía tocando en aquel momento mientras pasaba un paño más negro que blanco en la madera de la barra, por aparentar un poco y simular que nos preocupábamos por la higiene del local, bueno, mucho no puedes hacer con la higiene cuando tienes a una jauría de perros como aquella dentro, seguro que más de uno tenía pulgas literal, pero aparentar nunca estaba de más, pocos locales de esta zona se tomaban la molestia siquiera de limpiar las copas usadas.

Fue terminarme la cerveza y una pandilla de punkis alzó los brazos para que fuera a servirles, así que me dirigí hasta su mesa y recibí el pedido que finalicé como un rayo. Sin embargo, no había tenido en cuenta que debido a mi distracción y a lo relativamente calmado de la fiesta, Ada llevaba más de veinte minutos en el baño, ¿se la había tragado la taza del váter o qué?. El jefazo de la fiesta tampoco había salido, y no me gustaba un pelo la idea de que se estuviera tirando sin consentimiento a la nueva, más que nada porque sino a ver qué le decía yo a mi jefe al día siguiente "Bueno sí, a la camarera se la violaron como 20 veces aquella noche, gajes del oficio". No. Como ya les dije anteriormente, los locales de putas estaban a dos o tres manzanas, no aquí. Iba dispuesta a ver qué cojones pasaba cuando me fijé en que uno de los tipos que estaban en la mesa del anfitrión sacaba algo de su bolsillo, una bolsita con polvos mágicos, blancos como la leche, en resumen, cocaína. Lo que me faltaba, tener a punkis borrachos y con un subidón de muerte, pero no le di mayor importancia porque era lo natural en este tipo de locales con este tipo de fiestas, para eso tenía a los seguratas, para encargarse del trabajo más sucio. El tipo se levantó y se dirigió al baño también, les hubiera seguido de no ser porque los restantes comensales de la mesa del anfitrión me llamaron a voces. Joder, si no fuera porque eran los que ponían la pasta les hubiera dado una de esas patadas cierrabocas y/o rompedientes. Me dirigí a ellos esperando la comanda, pero eso nunca llegó.

Dime guapa, ¿de qué conoces a la otra camarera? — me preguntó uno de llos, yo sólo pude alzar una ceja.
La hemos contratado esta noche para ayudar en el bar, nada más, y por cierto, no estoy aquí para responder preguntas, sino para servir bebidas, ¿algo más? — ¿los tíos venían con ganas de imitar a Sherlock Holmes o qué?.
Verás, es que su cara nos suena... — continuó, como si creyera que yo sabía algo más de lo que le había respondido.
Pues qué bien, mira, ya la conoces más que yo, ¿pero qué jardín secreto te crees, que para contratar a una camarera de una noche necesito que sea antes mi amiga del alma? — el tipo era pesado, a mí se me acababa la paciencia, era peor combinación que un whisky con leche. El tipo se limitó a fruncir el ceño.
Échala — soltó de repente.
¿Qué?
Que la eches, no nos gusta, no nos da... buena espina — a estas alturas ya me había dado cuenta de que me había perdido un capítulo de la historia.
¿Y vas a sustituirla tú?
Me importa una mierda quién la sustituya, o la echas, o el jefe y el amigo dejarán un bonito cadáver para la posteridad en el baño.

Arqueé ambas cejas, le hubiera soltado un puñetazo de no ser porque si lo hacía, se montaba aquí la de dios es cristo, y no quería terminar la noche sin trabajo. Simplemente me largué de la mesa en dirección al baño, había un par de tíos que daban pequeños saltitos esperando afuera, se estaban meando de lo lindo.

Oye tía, mira a ver si desatascas el baño, o vamos a desperdigar por el suelo algo más que alcohol — dijo uno de ellos.
Ahí tienes la puerta trasera — le señalé con un leve movimiento de cabeza — te juro que si sacas el pajarito en este local te echo de un kame hame ha.

El tipo se rio, aunque me miró con mala cara, y se marchó con su compañero. Yo simplemente... giré el manillar, la puerta estaba cerrada, comencé a dar golpes.

¡Eh! ¿Qué pasa ahí dentro? ¡Salid de una puta vez, que hay gente que necesita hacer de lo suyo en los baños!

Era una "tímida" advertencia, porque no me había gustado un pelo lo que los sirvientes del imbécil del jefecito me habían dicho, y ante todo no quería un cadáver en el local, no es que me importara la mala fama, pero si el día llegaba con un par de coches de la policía investigando un crimen se me iba a caer el pelo.
avatar
Lucita Kent
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 547
Monedas Monedas : 1740

Volver arriba Ir abajo

Re: Trabajo concertado [Priv. Ada Wong]

Mensaje por Kusunoki Kazuma el Sáb Dic 14, 2013 12:02 pm

Por fin las cosas estaban dando frutos, lo que venia hacer al lugar, se estaba revelando poco a poco, no podría arriesgarme con la gente que se encontrara en el lugar, a pesar que la mayoría de los sujetos se encontraban en un total estado de ebriedad, existían un leve porciento de riesgo, nada como aprovechar el momento donde el cabeza hueca se dirigía al sanitario. Seria una trampa perfecta, solo debía pedir el permiso de la pelirroja, al fin y al cabo soy una empleada mas, no podría tirar tan pronto mi papel. –Claro Exclame a la chica tranquilamente. Sin perder tiempo camine hacia los sanitarios, que no se encontraban al fondo del lugar, observaba fijamente al idiota, apenas podía caminar entre la gente, el cual se tambaleaba de un lugar a otro, casi pareciera que tomaría a cualquier persona y la vomitaría en su rostro. A veces me pregunto como me toca toparme con sujetos como estos, deberían desaparecer por que sin duda nadie los extraña en este mundo. Los sanitarios estaban cerca el cual era típico que se dividían en dos, espere que el chico entrara para luego detenerme un momento y echar un vistazo hacia atrás, los punkis seguían disfrutando la fiesta a no mas poder, bebidas tras bebida, la música no dejaba de resonar lo cual cada vez mas lo sentía insoportable, aunque debía reír, son los sacrificios que se hacen cuando trabajas de esta forma. Solo en mi rostro se dibujaba una sonrisa, una sonrisa de diversión ante lo que ocurría mas adelante, seria como el juego del gato y el ratón, yo pronto tendría acorralado a mi asquerosa y gordo ratón. Era de suponerse en vez de entrar al sanitario de damas entre a la de caballeros, un punki que salía del sanitario se me quedo viendo con rareza sin embargo no menciono nada, tal vez pensaba que alucinaba por lo tanto que bebió por que solo movió la cabeza en forma de negación e inmediato salió. Solo le di un leve saludo de despedida seguido solo cerré la puerta del sanitario colocando el seguro. Camine con total tranquilidad hasta el lavado lo cual me senté en el cruzando las piernas y observando el asqueroso lugar, el olor a orina era penetrante y que decir de las cucarachas que caminaban de un extremo al otro, aunque la fachada parecía mas una escena de una película de terror mas que un sanitario y mas con las luces que parpadeaban. Solo escuchaba chiflar al sujeto al final de los baños, que tanto podía tardar este tipo en orinar? Saque un espejo junto a un labial de rojo intenso, realizándome un retoque en los labios. –Hola guapo. Exclame con una sonrisa al tipo cuando se acercaba al lavado, por un momento no capto en si lo que ocurría sin embargo comenzó con sus típicas estupideces.
-Ya veo que si eres una zorra, has venido a que te haga gozar como nunca.
Di un leve salto al momento de bajarme del lavado dejando los objetos encima de este.-Tu mismo lo has dicho, esa actitud tan……… Exclame con total jugueteo hacia el chico realizando una pausa y caminado hacia el, el cual solo lo acorrale en la pared. 

-Tan varonil……….me volvió totalmente loca por ti. Comente al chico, al momento de llevar mis manos a su camisa y desprender tres botones, su rostro solo se podía notar que sus hormonas se alborotaban, claro decía ¨Tendré Sexo esta noche¨ Pobre diablo ni la mas puta de las putas querría acostarse con un tipo como este. Al menos que le ofreciera una gran cantidad de dinero por tales servicios. Debía actuar rápido en el lugar, pronto interferían los demás punkis esperando entrar al baño, comencé a seducir al hombre con tal de tenerlo rendido a mis pies, cosa que seria fácil, con tal sujeto y personalidad, las cosas surgieron fácilmente con esposas en la mano las cuales traía conmigo, muchos se preguntaran como es que cargo con tantas cosas, por ejemplo una simple arma o unas esposas, pero la respuesta es fácil solo hago mi trabajo y si menciono donde cargo dichos objetos muchos se sorprenderían. –Juguemos un juego…… Mencione con tal suavidad en un susurro al sujeto. Mi mirada seguía fija en sus ojos, con tal que me siguiera la corriente, y que pronto estuviera en el mismo paraíso. Con rapidez coloque las esposas en sus muñecas y mostré con una sonrisa, mis manos en su rostro. – Game Over perdiste tu oportunidad. Exclame mientras tomaba al sujeto de un brazo, y a pesar de su estatura como peso, podría ser difícil empujarlo dentro de un baño, antes que empezara a gritar como una nena, que era lo mas posible, tome su cinturón lastima sus pantalones se caerían. Para amordazarlo con fuerza, bien no podría gritar ahora o salir por que seguido un golpe en aquellos nervios en la cabeza era sin duda para desmayarlo. Revise su bolsillo y toda parte donde podría tomar algún objeto que me sirviera para entrar a su casa. Para mi sorpresa tome su cartera como algunas tarjetas podía divertirme un poco mas con la basura esta sin embargo no tenia caso alguno. Cerré la puerta del baño donde el chico se encontraba desmayado, y seguí tranquilamente hasta la salida tomando mis objetos que deje en el lavado unos minutos antes, abrí la puerta sin embargo antes de salir por completo coloque el seguro de nuevo, y me encamine al sanitario de damas. No tardaron en venir punkis a realizar dichas necesidades y que más da la pelirroja se presento de igual manera golpeando la puerta, preguntándose que sucedía ahí adentro. –Ahora que sucede? Comente a la chica mientras salía del baño de chicas y me recargaba en la pared cruzando los brazos un poco, fingiendo desconocer lo ocurrido. 
avatar
Kusunoki Kazuma
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 273
Monedas Monedas : 1434

Volver arriba Ir abajo

Re: Trabajo concertado [Priv. Ada Wong]

Mensaje por Lucita Kent el Lun Ene 13, 2014 9:17 pm

Vi a Ada salir del baño de mujeres, su rostro no parecía denotar ninguna emoción, qué chica tan fría, sin embargo, había realizado aquella pregunta con un tono de voz ciertamente curioso. Suspiré algo cansada, seguían habiendo muchas mesas que atender y no podía dejar el baño cerrado. — Tú espérame aquí — le dije a Ada — Necesito que te encargues de vigilar la puerta, si viene alguien que desee utilizar el sanitario diles que salgan a la puerta trasera hasta que encuentre la llave para abrir la puerta. — Y sin más que decir me encaminé nuevamente a la barra. Durante mi trayecto atendí unas pocas mesas, tomando el pedido con diligencia y dando un leve cabeceo como "disculpa" por la tardanza. Una vez llegué a la zona de bebidas le dije a mi compañero que se encargara de llevar los pedidos que había anotado a las mesas correspondientes, de todas formas seguíamos siendo muy poco personal para atender una fiesta de tal magnitud. En cuanto el jefe estuviera de vuelta tendría unas cuantas palabritas con él, y no serían precisamente bonitas. Tras haberle dado las indicaciones ami compañero me adentré en la bodega, aunque más bien yo lo llamaría el cuarto de las ratas, había más mierda que en un urinario al que no le funciona la cadena, qué puto asco. Abrí un desvencijado armario donde teníamos todas las llaves, era ahí donde e encontraban las de los baños, tomé la del baño de hombres, no si antes fijarme en que faltaba una de las copias. ¿Alguien se habría colado para robar la llave?. Aquel imbécil del líder de toda esta panda de desgraciados estaba demasiado borracho como para hacerlo, y sus compañeros no se habían movido de su sitio durante toda la noche. Fruncí el ceño, no tenía mucho tiempo para pensar. Me dirigí de vuelta a onde se encontraba mi compañera, mientras veía con cierta tranquilidad cómo el otro camarero llevaba los pedidos de un lado a otro. — ¿Ha venido mucha gente? Espero que no, en fin, déjame, tengo que abrir aquí — le dije apartándola a un lado. Abrí la puerta y observé el interior, estaba todo normal, más o menos, había mucha más mierda que al principio, malditos punkis, son un jodido cáncer que supura mierda. Me paseé por ahí, mirando cada uno de los sanitarios, y cuando llegué al último, al que estaba a lado del ventanuco, vi al "jefazo" tirado y amordazado. — Mierda — maldije, estaba inconsciente, obviamente alguien se había aprovechado de su estado para... robarle. Fue la deducción una vez revisé en sus bolsillos. ¿Qué podía hacer? Si sus compañeros se enteraban de lo que le había ocurrido se podría montar una muy gorda, y los punkis de esta zona eran como los gitanos, los cabrones iban siempre en manda, no me interesaba que el bar en el que trabajaba tuviera problemas con ellos, básicamente porque, aparte de que no duraría mucho, eso también se podría aplicar a mi integridad física. Salí del baño, y le indiqué a Ada que entrara con un leve cabeceo. No le dije nada, simplemente le indiqué con mis gestos que me ayudara a levantar a aquel tipo para llevarle de vuelta a su lugar. — Diremos que se ha desmayado por la borrachera que llevaba, bueno, diré, tú será mejor que no abras la boca — y sí, lo era, porque los amigos del líder me habían dejado en claro que no querían a Ada en su fiesta. Cargamos al tipo entre las dos y le llevamos de vuelta a la mesa, antes de que pudieran decir nada aproveché para tomar la palabra. — Hey chicos, vuestro querido jefe estaba desmayado en el baño, si no llega a ser por la compañera — mentí señalando a Ada con la cabeza — se hubiera quedado como muerto en el baño toda la noche, así que menos gilipolleces y más cerebro, la chica hace bien su trabajo —. no dijero nada más, simplemente refunfuñaron mientras acomodaban a su superior en la silla, éste simplemente cayó con brusquedad sobre la mesa para "dormir la mona". — Os traeré otro par de botellas de ron, para que no decaiga la fiesta — y me llevé a Ada con rapidez. Sería mejor alejarla de ahí antes de que a esa panda de borregos les diera por pensar más de la cuenta, tal y como estaba haciendo yo en ese momento, y me pusieran más peros al trabajo de aquella chica, no tenía ganas de discutir, al menos no ahora, mi mente estaba divagando en otros pensamientos, y no me hacía mucha gracia pensar en ello.

Porque sí, faltaba una llave del baño de hombres, y era prácticamente imposible que ninguno de los punkis que habían acudido se hubiera internado en la bodega para robarla. De primeras, meterse de por sí en el almacén ya tenía sus peros porque el otro camarero estaba en la barra, y al almacén se accedía desde la barra. De segundas, porque una persona que no trabajase en este local no sabría dónde se encuentra el cajetín de las llaves, y por mucho que se hubiera logrado colar sin que el camarero se diera cuenta, no le hubiera dado tiempo a encontrar el lugar donde estaban las llaves. Así que mis simples pesquisas me llevaron a una sola persona culpable, y era la joven a la que mantenía agarrada del antebrazo. — Coge una fregona y el cubo de agua — le dije mientras yo hacía lo mismo — tenemos que limpiar ese baño, tiene tanta mugre que apenas se distingue el blanco amarillento del suelo —. Eso fue lo que hicimos, tomamos los bártulos, y dado que las mesas parecían abastecidas y la oleada de consumiciones había descendido, pudimos darnos el tiempo de sacar un poco de mierda del baño. Sin embargo, más bien lo que yo quería era intercambiar algunas palabras con aquella misteriosa joven. Ya me había dado cuenta de que, pese a su apariencia, se había aclimatado demasiado bien a este tugurio. Empapé la fregona en mi correspondiente cubo y comencé a frotar toda la suciedad, que se mezcló formando un color bastante desagradable, más de lo que ya era. Mientras hacía mi trabajo y observaba cómo ella repetía la misma acción hablé. — Vamos a ver, chica, no nos conocemos de nada, pero justamente hoy, en esta noche, somos compañeras de trabajo. No sé cómo, te has hecho con la llave del baño de hombres para neutralizar a aquel desgraciado que acabamos de dejar en la mesa, robarle y dejarle encerrado en baño. Y en realidad no me interesarían los asuntos que tengas con él de no ser porque en esta situación también me incumbe y porque sus amigos te han echado el ojo y no les das buena espina. Ahora nos queda rezar porque el tipo, cuando se despierte, no se acuerde de nada, y espero que el alcohol que les he proporcionado le ayude a tener más lagunas mentales. Pero eso sí, necesito saber quién cojones eres en realidad y qué andas buscando. Porque como sigas actuando por tu cuenta y acabemos con toda esa panda de punkis en contra, no salimos vivas de esta noche — le di mi discurso mientras seguía limpiando aquel suelo. No creo que ella se fuera a sorprender, no tenía pinta, y pareciera que estaba más que acostumbrada a este tipo de situaciones, más que yo, y eso que yo había pasado por cosas mucho peores. Pero necesitaba que aquella noche terminara relativamente calmada, o que, al menos, la acción llegara a la salida del bar, no en plena fiesta. Me erguí apoyándome sobre el palo de la fregona y miré de arriba a abajo a aquella mujer — ¿Eres una cazarrecompensas o algo por el estilo? — le pregunté con cierto grado de curiosidad — Mira, yo no soy ni mucho menos la ley, tal vez si me dices en lo que estás metida te pueda ayudar, eso, claro está, por algo a cambio. Seré directa, con la paga que recibirás después de esta noche ganarás bastante dinero, si me das tu parte, te ayudo. Estoy segura de que quien te ha contratado te paga mucho mejor — hice mi apuesta proponiéndole aquella oferta. No sabía lo que me iba a contestar, parecía una mujer introvertida y de pocas palabras, pero si gracias a su "trabajo" o lo que quiera que fuese, podía ganar algo más dinero... bienvenido sea. Volví a empapar mi instrumento de limpieza para continuar realizando mi trabajo, por suerte aquellos baños no eran muy grandes, en un cuarto de hora tendríamos el suelo limpio como una patena, o cualquier símil, no podía pedirle mucho a aquel antro de mala muerte. No le dije nada más, creo que ni yo ni ella necesitábamos que le dijera las ventajas de "trabajar en equipo" era una opción que ella debía sopesar por sí misma, y dependiendo de su respuesta, ya vería si la tenía que echar de aquel bar en aquellos cinco minutos o no. El resultado de aquella noche dependía de Ada.

Offrol:
Ada, disculpa la tardanza, durante las vacaciones perdí mi conexión a internet, y justo en estos días el cargador de mi portátil se estropeó y tuve que comprar uno nuevo, todo un drama. Regresé ayer, así que ya estoy operativa al 100%. He hecho un post largo para compensar mi ausencia u_ú
avatar
Lucita Kent
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 547
Monedas Monedas : 1740

Volver arriba Ir abajo

Re: Trabajo concertado [Priv. Ada Wong]

Mensaje por Kusunoki Kazuma el Miér Feb 05, 2014 11:05 am

Observaba aquella situación como si no supiera nada del asunto, estar preocupada por el imbécil que se encontraba adentro? Para nada. Mi trabajo finalizara en este momento ya no tenia nada mas que hacer en el lugar, la pelirroja fue amable durante este corto tiempo de trabajo eso le da puntos a su favor, el imbécil niñato yacía en el suelo en aquel baño asqueroso ya poseía en mis manos lo que necesitaba y solo quedaba observar el drama que se reunió en la entrada del baño. Lucita se acerco mencionando que la esperara y mandara a los borrachos a la puerta trasera. –Claro Mencione con tranquilidad mientras miraba que la chica se retiraba de nuevo a la barra a atender pedidos que se ofrecían. Observe a las personas que llegaban queriendo entrar al baño y solo lleve mi mano a la cadera y con la otra señalaba la puerta trasera. –Detrás de la puerta hay un sanitario……. Finalice cruzando los brazos mientras cuidaba la zona hasta que trajeran las llaves, en realidad no me interesaba que encontraran al tipo, yo venia a trabajar para obtener mi efectivo. Después de un rato Lucita llego con las benditas copias de llaves para abrir el baño, como era obvio entro a revisar y sin más que decir encontró a su jefe en el último baño. Me llamo con un leve movimiento de cabeza, pobre de mí, han descubierto mi secretito, gire los ojos mientras me alejaba de la pared para entrar de nuevo al asqueroso baño del bar. Me indico que le ayudara a levantarlo mientras escuchaba la versión que diríamos de los hechos. –Sellada como tumba.. Murmure al momento que ayudaba a levantar al sujeto de un costado, maldito gordo como pesaba y que decir del olor, ya lo había sufrido hace un momento y volverlo hacer es todo un drama. Con un poco de trabajo llevamos al tipo hasta la mesa, seguía inconsciente y solo lo sentamos como si no hubiese pasado nada, algo ya se las ingeniaría Lucita para hablar con sus superiores en mi caso seguía como una trabajadora mas y ante todo sonriendo enfrente de las demás ratas del lugar. Después de alegrar los rostros de los sujetos con la palabra ¨Ron¨ seguí a Lucita con rapidez pobre chica cuida bien su lugar. Tome los objetos que menciono la pelirroja para caminar hacia los baños que supuestamente debíamos limpiar era acaso necesario hacerlo? No se supone que se realiza al final del dichoso evento? En fin me encamine junto a ella al lugar. Derramando el agua en el suelo comencé a ayudar a la chica, genial parecía sirvienta en la fachada. Sonreí con interés al escuchar lo que mencionaba Lucita, era una chica muy lista y o debo decir que es la primera que me he topado. –Digamos que solo busco diversión, y aquella diversión me da mucha plata. Y por otra parte no te preocupes por tu pellejo eso esta bajo control… Comente mientras detenía de hacer el aseo y me recargaba en el lavadero. –Como quieras quédate con el dinero que me pagaran en el bar, de una y otra forma fuiste de gran ayuda, y eso te da puntos extras. Lleve mi mano hacia uno de mis bolsillos mientras sacaba una tarjeta y la mostraba a Lucita con una leve sonrisa. – Tengo lo que necesito mencione con un suave susurro mientras la miraba y llevando algunos mechones de cabello hacia atrás de mi oreja camine hacia la puerta del baño sin antes detenerme. –Solo dile a tus superiores que por que se preocupan si aun no ha llegado lo bueno…….En fin……cómprate algo lindo y espero verte de nuevo Lucita Finalice para dejar a la chica y caminar hasta la puerta trasera, este asunto ya había finalizado, fue divertido mientras duro.  
avatar
Kusunoki Kazuma
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 273
Monedas Monedas : 1434

Volver arriba Ir abajo

Re: Trabajo concertado [Priv. Ada Wong]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.