Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Esperando el metro

Ir abajo

Esperando el metro

Mensaje por Ayuzawa Misaki el Mar Nov 05, 2013 12:47 am

Llegaba tarde a trabajar y encima el metro llegaba con retraso, me mantenía de pié paseando por todo el andén cuando mi mal humor empezaba a hacerse notorio, empezaba a ser demasiado extraño que se retrasara tantísimo, lo normal eran 10 minutos o 20 y ya era muy exagerado, pero ya había pasado más de 45 minutos y el tren no aparecía y nadie sabía nada. Terminé por sentarme en uno de los bancos de la estación con los mofletes hinchados cual niña, realmente cualquiera que me viera pensaría que era una chica de lo más adorable, claro que no me conocían, pero no importaba, hacía mucho tiempo que había dejado de darle vueltas a lo que pensaban los demás sobre mí. Pasaron unos segundos cuando por fin alguien se digno a decir algo acerca del retraso del metro, sonó por el megáfono del lugar la melodía introductoria dando paso a una voz de mujer que anunciaba de forma resumida que había un accidente cerca de las vías del metro y que por eso iba con mucho retraso, hice un gran suspiro y miré la hora en el móvil, justo ahora debería estar terminando de ponerme mi uniforme de maid y entrar a trabajar en 3 minutos… opté por llamar a mi jefa y explicarle lo que había sucedido, por suerte tengo la mejor jefa del mundo ya que me dijo que no importaba y que ya recuperaría las horas de hoy.

Por una vez en mucho tiempo tenia la tarde libre, eran más o menos las 6 de la tarde y por culpa de la época en la que estábamos el cielo ya se veía de lo más oscuro, era una pena, ya que aquella tarde la podría aprovechar para salir con las amigas, ir de compras y tomar algo o incluso ir al cine, pero siendo tan oscuro como era no apetecía hacer nada. Aún así debía de aprovechar aquella tarde, llamé a mi mejor amiga y por desgracia estaba muy liada con un trabajo por lo que no podría venir, seguía aún sentada en el banco de la estación y al bloquear el teléfono fue cuando me di cuenta, miré a mi alrededor y me encontraba completamente sola, todo el mundo se había marchado dado que el metro no iba a aparecer, parpadeé un poco sorprendida y de repente noté unos toquecitos en mi hombro, me giré con un sobre salto y pude ver a un par de chicos, mayores que yo, sonriéndome. - ¿Qué haces aquí tan sola? – me preguntó el que tenía más cerca. Mi primera opción fue ignorarlos, pero mi mente pensó velozmente que esa no era una buena idea ya que les daba paso a seguir preguntándome cosas. – Eh… esperaba el metro pero al parecer no vendrá… - dicho eso me levanté con intención de irme cuando me agarraron por la muñeca impidiendo que me fuera, me giré mosqueada hacia ellos, me había enfrentado a algunos chicos y sabia algo de defensa personal pero prefería no tener que enfrentarme, dado que seguro terminaría perdiendo. – ¡Suéltame! – Forcejeé un poco para que me soltara pero fue inútil ya que pronto tuve al otro detrás abrazándome por la cintura, un escalofrío recorrió mi cuerpo cuando lo noté y hábilmente le asesté una patada en la entrepierna al que tenía delante y un pisotón con el talón que llevaba al pié del que tenia atrás y sin pensármelo dos veces eché a correr en cuanto ambos me soltaron escaleras arriba para llegar hasta donde hubiera más gente para que se cortaran, por mi sorpresa se habían recuperado bastante pronto y corrían tras de mí.
avatar
Ayuzawa Misaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 235
Monedas Monedas : 5385

Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando el metro

Mensaje por Matt Lowell el Sáb Nov 09, 2013 5:12 am

— ¡Maldita seas Josh! Me he perdido por su culpa... No, no, no ¡No! Esto no me puede estar pasando, hijo de… —bufaba el rubio bastante molesto a la vez que golpeaba el capó de su auto con sus manos empuñadas.

La noche estaba cayendo lentamente y se perdería la exposición de Arte Contemporáneo a la que había sido invitado por una mala broma de un amigo suyo. Estaba que botaba humo por los oídos, había llegado a un lugar desconocido y de muy mal aspecto, para hacer enojar más al hombre ingles. Seguía maldiciendo y lamentándose una y otra vez sobre su auto pero sabía que actuando de esa manera no iba a lograr salir de apuros. Se dio media vuelta y se recostó sobre la puerta del vehículo observando algún punto ciego de la pared del edificio que se hallaba frente a él, su cara no era la más agradable, estaba terriblemente enojado por la bromita de Josh. Quería llamarle y decirle de todo por teléfono pero sabía que eso sólo acarrearía burlas por parte del alemán que de seguro estaría revolcándose de la risa por haber logrado salirse con la suya.

Matt miraba con obstinación el teléfono móvil y luego lo arrojó a los asientos delanteros del auto mientras entraba en el interior de éste y posaba las manos sobre el volante. Golpeó su cabeza unas tres veces con éste y luego dejó reposar la misma un largo rato tratando de coordinar sus ideas, no le quedaba más remedio que tener que salir a preguntarle a alguien como salir de ahí. Respiró hondo y tomó sus pertenencias más importantes, las llaves del auto y su teléfono celular. Salió de su vehículo asegurándose de dejar el sistema de alarma activado, estaba bastante oscuro y los minutos pasaban tan rápido que le causaba frustración.

— ¡Genial! Estoy en el desierto del Sahara… A diferencia que este tiene edificios, postes de luz, asfalto y más cosas, pero es un ¡Jodido desierto! —exclamaba el ingles con impotencia.

Observaba a los alrededores y no veía a un alma cercana a quien le pudiese preguntar alguna forma para salir de ahí —Josh… Juro que esto no se quedará así —musitaba el rubio mientras caminaba sin saber hacia dónde se dirigía.

Continuó caminando con las manos dentro de los bolsillos, su mirada estaba perdida y no era capaz de seguir quejándose por su mala suerte, le era prioritario hallar una salida. Mientras avanzaba sin rumbo fijo tropezó o más bien tropezaron con él. Era una muchacha de cabellera oscura que al parecer corría con desespero escapando de algo.

— ¡Oye! ¿Qué no ves por dónde caminas? —Preguntaría Matt viendo a la chica con amargura.

No estaba de humor para estar tropezando a nadie, pero estaba tan metido en sus malestares que el hecho de que la muchacha haya tropezado con él le hacía enojar más. Al echar la vista hacia adelante notó que venían a prisa otros sujetos, y supo de inmediato que eso no era nada positivo. Miró de nuevo a la chica y rodó sus ojos dejando escapar un pesado suspiro.

—Ahora resulta que soy el príncipe azul que salva a la damisela en peligro… —balbuceó, negando con su cabeza y llevando una mano a su rostro escuchando a los tipos detenerse frente a ellos.

Esos no fueron nada amables y Matt estaba peor que una mujer en sus días. Eran unos tipos de mal aspecto, desaliñados que ni sabían expresarse bien. El ingles les miró de arriba abajo y antes de que estos fueran a actuar de manera violenta, escudó a la chica y le propició unos buenos golpes a cada uno haciendo que estos corrieran despavoridos. De vez en cuando haber practicado kick boxing le servía de ayuda. Matt se sacudió la gabardina negra refunfuñando que casi se la arruinaba por andar de súper héroe. Echó su mirada hacia la muchacha y antes de que pudiera decir algo, una idea le vino a la mente y tenía que sacar algún beneficio por haberla ayudado.

—Oye tú… ¿Sabes cómo salir de este lugar de mala muerte? —Preguntó Matt con su notable tono antipático. En esos momentos no estaba de muy buen humor como para estar haciéndose el amable, le urgía salir de aquel lugar.
avatar
Matt Lowell
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 18
Monedas Monedas : 2481

Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando el metro

Mensaje por Ayuzawa Misaki el Sáb Nov 09, 2013 11:48 am

Subí las escaleras tan rápido como pude, por suerte estoy en buena forma por lo que estaba cogiéndoles ventaja y con suerte podría escapar sin ningún problema al llegar arriba, pero mi suerte dio un brinco cuando repentinamente choqué con algo, miré hacia lo que había chocado y me sorprendió ver a un atractivo rubio con cara de mala leche, entonces por un momento lo maldije por haberse interpuesto en mi camino y encima hablarme de aquel modo, me incorporé un poco y por un momento quise replicarle cuando recordé el porqué de mis prisas aunque no tuve tiempo de decir nada ya que rápidamente el chico rubio se quejo de tener que ser el príncipe azul que salva la damisela en peligro, se me escapó una risita por ese comentario y simplemente me puse tras de él algo aliviada de encontrar ayuda en aquellos momentos. – Gracias. – dije ya tras él con un suspiro. Los dos tipejos le mandaron apartarse de forma bastante grosera, además de amenazarlo si no lo hacía, por el contrario la única reacción del rubio fue apartarme un poco y propinarles unos golpes a cada uno, mi mirada se iluminó y una sonrisa se dibujó en mi rostro en cuanto los dos chicos salieron corriendo como unos locos.

Me acerqué al chico aun con mi radiante sonrisa le estaba extremadamente agradecida, no se encuentran desconocidos dispuestos a ayudarte sin motivo alguno y aquel chico era uno, recoloqué mi falda un poco ya que con la carrera que me había pegado se había alborotado un poco y incliné la cabeza para agradecerle, pero antes de que pudiera decir nada el chico se dirigió a mí para pedirme si sabia como salir del lugar, lo observé detenidamente alzando mi rostro ya que el chico era bastante más alto que yo, observé sus ojos de color carmesí, me parecieron hermosos aunque probablemente serian lentillas pero eso no le quitaba el atractivo natural del chico. – Bueno antes que nada déjame agradecerte, muchas gracias por la ayuda. – sonreí tras terminar la frase. – soy Misaki, es un placer conocerte. – como me era costumbre me acerqué a él y le di dos besos uno en cada mejilla, siempre había saludado así y me había encontrado con más de un sonrojo por parte del otro y hasta tartamudeos, pero aquel chico no tenía pinta de reaccionar de ese modo, aunque reconozco que se hacía tentador sonrojarlo.  – Y bueno, claro que se salir de este barrio, aunque el metro no vendrá por lo que tenemos un buen tramo a pié. – Dije mirando la calle, hacia la lejanía, aunque la idea de estar un rato a solas con el chico no me desagradaba para nada. – ¿Hacia dónde ibas? – antes de saber hacia dónde ir debería saber dónde llevarlo
avatar
Ayuzawa Misaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 235
Monedas Monedas : 5385

Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando el metro

Mensaje por Matt Lowell el Vie Dic 20, 2013 1:04 am

El hombre sacudió la cabeza al momento en que la chica le estamparía un beso en cada mejilla. Eso lo hizo rabiar levemente, estaba de muy pero muy mal humor por la bromita de Josh, toparse con unos drogadictos –según él–, estar en un lugar de mala muerte y ahora una chica se le lanzaba encima a darle besos como agradecimiento ¿qué estaba pasando? Su humor no podía empeorar más.

—Oye oye, Mikasi, Mikasa o cómo te llames… Con tan sólo decir gracias era más que suficiente —bufó al molesto mientras se limpiabas las mejillas—. Y no creo que sea un placer para mí conocerte —murmuró Lowell a la vez que se incorporaba de nuevo.

Matt podía ser tan odioso cuando se le diera la gana y más si estaba de mal humor, es como si olvidara su galante porte en un baúl con llaves –y con muchas llaves–. No le podía estar yendo peor, excepto por una cosa, aquella desconocida estaba cuerda y sabía cómo salir de ahí. Era como la luz al final del túnel y aunque, no le agradaba en lo absoluto como le había agradecido al menos podría aprovecharla para escapar de ese lugar y llegar menos tarde al museo de Arte Contemporáneo, en donde se encargaría de molestar a Josh y sabía muy bien cómo hacerlo. Aquello le hizo sonreír levemente, después de todo, la venganza era realmente dulce.

— ¿Metro? ¿A pie? Te estás volviendo loca o qué, o sea, what the fuck, girl? —Diría Matt en un acusador acento inglés, ya bastante perturbado por el comentario de la muchacha, tanto así que casi se le olvidaba que él tenía un auto esperándole unos cuantos pasos atrás—. Argh, este no es mi día… No lo es. No es necesario usar nada de esos métodos de mala muerte que me das, tengo mi auto y debería estar en el museo de Arte Contemporáneo ¡Ya! ¿Sabes dónde queda? —agregaría finalmente el rubio, sin dejar a un lado su alteración.

Respiró profundo tratando de calmarse mientras masajeaba las sienes con sus dedos, la chica no tenía la culpa de la mala pasada de Josh. Ella sólo trataba de ser amable con él a pesar, de su abuso de confianza hace un par de minutos atrás; la meta era llegar a su destino y el destino le estaba brindando esa oportunidad, podría evadir la paranoia, además, tenía suerte de seguir ahí y que no le hubiese ocurrido algo peor. Tomó a la muchacha por la muñeca jalándola con él para iniciar el recorrido hasta su auto, un Ferrari último modelo de color rojo que desde lo lejos llamaba bastante la atención.

—Si te quejas te dejaré botada en medio de la calle, vendrás conmigo y punto y no quiero un “no” por respuesta ¿entendido? —dijo él sonando bastante posesivo sin cruzar la mirada con la joven a la que prácticamente llevaba a rastras.

Se creía el dueño de todos y actuaba como tal y no se arrepentía en lo absoluto. Siempre tan déspota y arrogante, así era Matt Lowell; al estar frente a su auto, desactivó la alarma y fue directamente hasta la puerta del copiloto para abrirla, una vez hecho esto dejó caer el cuerpo de la chica en el asiento cerrando la puerta de golpe para luego adentrarse él en el vehículo. Una vez estando ahí encendió aquel lujoso auto, quedándose con las manos sobre el volante observando el horizonte.

—Bien, niña… ¿Por dónde se supone que debo ir? —Preguntó Lowell bastante serio sin mirar a su acompañante, asegurándose antes de que haber accionado el dispositivo de seguridad de las puertas—. Y ponte el cinturón, no quiero que me vaya a detener la policía por tu descuido.
avatar
Matt Lowell
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 18
Monedas Monedas : 2481

Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando el metro

Mensaje por Ayuzawa Misaki el Vie Dic 20, 2013 2:21 pm

Después de los dos besos como saludo sacudió la cabeza, cosa que me sorprendió, no había encontrado nunca nadie que actuase de ese modo, parecía un niño pequeño mal humorado con las chicas, aunque preferí no darle mucha importancia, intentó decir mi nombre no con mucho éxito, me comentó que diciendo gracias sería suficiente y luego corroboró su actitud infantil limpiándose las mejillas molesto, para luego añadir que no era un placer conocerme. – beh… - bufé un poco de lado por el carácter que estaba mostrando el otro. – Pues vaya… - la verdad es que se estaba comportando de modo odioso, no tenía ni idea de por qué se comportaba así, quizá era siempre así o era gay o tenía un mal día aunque fuera lo que fuera lo que tenía muy claro es que yo no me estaba mereciendo ese trato por su parte, vale que quizá le hubiese molestado tener que “salvarme” de esos tipos o de acabar violada o… no quiero ni pensarlo… pero realmente era molesto notar siendo tratada como un felpudo. Repentinamente mostró una leve sonrisa, entonces me pareció jodidamente guapo, pero me molestaba ya que en mi opinión esa hermosa sonrisa no pegaba con aquel carácter tan malo. En ese momento le comenté como deberíamos ir a pie ya que el metro no iba a pasar, me preguntó de modo sarcástico metro y a pie, que si me estaba volviendo loca y luego me habló en inglés de modo acusador, aunque por lo menos sus siguientes palabras me hicieron ver de qué venia su mal humor no tenía un buen día… luego pareció restregarme que tenia pasta ya que ir a pié o con metro eran métodos de mala muerte i seguido me dijo que tenía que ir al museo de arte contemporáneo y en cuanto grito ese Ya di un saltó del susto. – s-sí sé dónde está… - comenté mientras parecía relajarse un poco. – oye yo… - no me dio tiempo de decir nada más ya que me jaló de la muñeca tirando hacia él, parpadeé por un momento y cuando quise darme cuenta le estaba siguiendo hasta un lujoso Ferrari que me hizo quedar boca-abierta, ¡de dónde había salido ese chico? Me comentó cuando estábamos al llegar al coche que si me quejaba me dejaría tirada y que iría con él sí o sí. – Vale~ - dije tranquila y sin ningún problema, no sé con qué clase de chica se esperaba encontrarse si gritaría o intentaría escapar pero la verdad el plan parecía bueno y tampoco quería hacerme yo la pateada así que… aunque vale añadir que si estaba un poco más con él podría volver a ver esa sonrisa suya…

En cuanto llegamos al coche desactivó la alarma y me dejó caer en el asiento de copiloto para después cerrar la puerta, cualquiera que lo viera podría creer cualquier cosa: que me estaba secuestrando, que era mi novio maltratador… en fin, volteó todo el coche y se sentó dónde el piloto y preguntó, de nuevo con su borde tono, donde tenía que ir y seguido me ordenó ponerme el cinturón, cosa que ya estaba haciendo sin necesidad de que me lo dijera, no quería terminar muerta y a este paso era lo más probable que pasara. – Bien, niño… - dije con su mismo tono mirando también la calle y situándome mentalmente en el lugar. – tienes que seguir recto por esta calle y luego girar a la derecha, ya te iré indicando. – comenté haciendo un poco de morritos. – además quiero que dejes de ser borde conmigo. – comenté con un leve mosqueo. – No te he hecho nada para que me trates así y si te ha molestado que te diera dos besos para presentarme… - reflexioné un momento sin estar segura que decir. – pues te jodes… ¡yo que sé! – me crucé de brazos en el asiento y desvié la mirada hacia un lado. – Es mi modo de saludar a la gente… - murmuré. – lo siento… - terminé por decir después de todo esa no era mi actitud, siempre era dulce con todo el mundo pero nunca me habían tratado tan mal sin hacer nada.
avatar
Ayuzawa Misaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 235
Monedas Monedas : 5385

Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando el metro

Mensaje por Matt Lowell el Dom Ene 12, 2014 12:09 am

Se quedó en silencio, sin pensar en más nada; al menos agradecía que pudiera llegar al museo pero, se preguntaba qué haría luego con aquella desconocida, las cosas que le estaban pasando esa noche, no eran las más sensatas. Suspiró con pesadez tratando de ignorar cualquier mala respuesta de la chica –pero, era inevitable hacerlo en ese estado–, o la ahorcaría con la mirada; maldito Josh y sus bromas pesadas. Se vengaría de él de cualquier forma, ya se lo había jurado, en algún momento le tomaría desprevenido y daría su golpe de gracia, jamás se daba por vencido, su orgullo no se lo permitía.

Golpeaba levemente la superficie del volante con sus dedos, sus orbes continuaban observando su horizonte y asintió levemente a las indicaciones de la joven que se hallaba a su lado. Finalmente lograría escapar de ese abismo aunque, eso tendría un precio y ese precio era estar con esa muchacha, ¿Qué más da? La dejaría en algún lugar adecuado y él seguiría con su camino hasta el museo, eso era todo. Necesitaba de ella y ella necesitaba de él, estarían a mano después de todo pero, Matt estaba de muy mal genio como para estar aguantando berrinches, lo que podría hacer un tanto más difícil aquella convivencia entre ambos durante el tiempo que tendrían que estar dentro de ese auto.

Matt trataba a las personas como se les debe la gana más él no soportaba ciertas actitudes de las personas hacia su persona. La pelinegra había logrado derramar la última gota del vaso y también buscaba de quebrarlo. Se echó hacia atrás dejando que su cuerpo se recargara en el espaldar del asiento mientras, masajeaba las sienes con sus dedos intentando relajarse un poco. No sólo Josh le había sacado de sus casillas sino que la joven empezaba a desesperarlo también pero, debía permanecer quieto y ahorrarse su rabieta, había un interés de por medio que él no dejaría pasar por desapercibido. Sólo podía hacer algo para callarla pero, su humor tan detestable no se le permitía aunque, podría resultarle un tanto divertido y eso quizás le relajaría un poco, al menos lo necesario antes de llegar a su destino.

— ¿Me llamaste niño? —Preguntó Matt mientras le dedicaba una seria mirada a la muchacha y cruzaba ambos brazos a la altura del pecho—. ¿Qué deje de ser tan borde contigo? ¿Qué me joda? —Continuaría con sus preguntas sin quitarle la mirada de encima, sus cejas se enarcaban en un gesto irónico, haciéndose el incrédulo ante lo dicho por aquella chica.

—Cómo te llames… ¿Quién se supone que te crees para hablarme de esa manera? Te hice un favor al haber espantado a esos sujetos y tú vienes y me tratas como si te creyeras la Reina Isabel, aunque ella, obviamente, tiene más modales que tú y no anda diciéndole a nadie “que se joda” —mencionaría con ademanes el rubio, quien no dejaba de mirar a la joven, como si buscara de traspasarle el alma con la mirada.

Desvió de nuevo la mirada, guardándose nuevos comentarios, nada agradables. Eso no era bueno, nada bueno; cerró sus ojos y resopló algo molesto. Le daría un infarto si continuaba tan amargado como lo estaba en aquel momento, cuando se enojaba era peor que cualquier bestia salvaje sin embargo, él no solía ser así. Era un caprichoso, insolente, ególatra, bastardo, etc. Pero le gustaba sacar provecho a sus partidas con una actuación impecable. Una leve sonrisa se asomó en sus labios, eso era la guerra y Matt tendría que salir victorioso. De nuevo, observó a la muchacha de arriba abajo, enarcó una ceja y mostró su mejor sonrisa.

—Entonces a la niña le gusta saludar con besitos, qué adorable —mencionaría con un ligero sarcasmo mientras, acercaba peligrosamente su cuerpo al de la joven—. Debería aprender a saludar de esa manera aunque, podría modificarlo para hacerlo aún más… Interesante. Podría probar contigo ya que, no he respondido a tu presentación —expondría vilmente Matt dejando que su rostro quedara a pocos centímetros de distancia de la pelinegra mientras, los dedos de su diestra se colaban entre el cabello ajeno. Matt se saldría con la suya de alguna forma, no podía dejar que las cosas se quedaran así.
avatar
Matt Lowell
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 18
Monedas Monedas : 2481

Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando el metro

Mensaje por Ayuzawa Misaki el Dom Ene 12, 2014 11:29 pm

Vale… la había bien cagado con el berrinche que me había venido, a quien se le ocurre, ya había visto que el chico no estaba para muchas tonterías, pero es que realmente me molestaba que los demás estuvieran distantes de mí sin que les hubiese dado motivos. Cierto era que le debía mucho me había salvado de una buena con esos tipos, ¡pero eso no le daba ningún derecho a tratarme como a un trapo sucio! Sabía que Matt me necesitaba, por lo que no me dejaría tirada en cualquier lugar, al menos hasta el museo llegaría y des de allí ya podría llegar hasta mi casa por lo menos por caminos más concurridos de gente. Mirándome seriamente empezó a preguntarme cosas, realmente por el tono de voz que estaba utilizando lo había cabreado pero bien… lo observé un poco cabizbaja y cuando terminó la tercera pregunta opté por desviarle la mirada, no lograba aguantarla me resultaba demasiado complicado, nunca me habían observado con tal intensidad, no al menos negativa, tenía que ir con cuidado ya que estaba en su coche y no era bueno para mí cabrearlo. De nuevo volvió a hablar, empezaba a estar algo asustada, realmente tenía razón no tenía ningún derecho a tratarlo así, pero no sabría explicarle lo que sentía cuando me trataban con ese desprecio, me hacia volver a mi pasado con el estúpido de mi padre, el cual se dedicaba a pegar a mi madre y hablarnos con ese asqueroso tono a mí y a mi hermana pequeña, no podía soportarlo y cuando decidí cambiar procuré evitar toda clase de personas que tuvieran la mala costumbre de hablar así con los demás pero en este caso no podía evitarlo, simplemente debía permanecer allí y cumplir con mi parte.

Su incansable mirada seguía travesándome, terminé por abrazarme a mí misma, me estaba costando mucho aquello y estaba hasta planteándome bajar del coche y salir corriendo, volví a mirarlo cuando escuché que resoplaba molesto, hasta que dejó a ver una sonrisa muy leve, seguido noté su mirada que me observó de arriba abajo sin descaro alguno y terminó por sonreír de un modo arrebatador que me dejó algo perpleja, empezó a hablar de nuevo aunque esta vez en un tono totalmente sarcástico mientras empezaba a acercarse peligrosamente a mí, no me moví ni un centímetro mientras seguía observándolo sin entender nada de nada, comentó que debería aprender a saludar de ese modo y hacerlo más interesante y que además podría probarlo conmigo. Su rostro se quedó a escasos centímetros de mí y noté como se me subían los colores, ¡me había pillado totalmente desprevenida! Había cambiado radicalmente su comportamiento y ahora se mostraba… se mostraba de lo más sexy… noté como su mano se metía entre mis cabellos y parpadeé sin dejar de observarlo a los ojos. – E…esto… - no me salían si quiera las palabras, “¿Misa que te pasa? ¿Des de cuando te paralizas tu delante de un tío?” y es que así era, era la primera vez que me encontraba con que un hombre me dejaba sin palabras y totalmente roja, como si fuera una pánfila enamoradiza. Terminé por coger aire y cerrar los ojos un segundo, seguía abrazada a mi misma ya que no había movido un musculo des de su acercamiento, decidí al fin soltarme y estar más cómoda cuando dirigí una mirada a sus labios y seguido a sus ojos. – No te voy a negar que me gusta mucho más el Matt que me presentas al que me has mostrado hasta ahora~ - dije con un tono de voz calmado, aunque seguía algo roja, eso no podía controlarlo. – Te voy a ser sincera… - terminé por desviar la mirada, aun sin apartarme. – no sé qué pretendes ahora mismo, pero me gusta como empieza.
avatar
Ayuzawa Misaki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 235
Monedas Monedas : 5385

Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando el metro

Mensaje por Ryan Koufman el Mar Mar 04, 2014 5:31 am

Cerrado por ausencia de rango de los integrantes. Si se desea abrir nuevamente ir al tema de reapertura de temas.
avatar
Ryan Koufman
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2734
Monedas Monedas : 9608

Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando el metro

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.