Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Cuando menos lo esperas[+18] [Priv. Subaru Sakamaki]

Ir abajo

Cuando menos lo esperas[+18] [Priv. Subaru Sakamaki]

Mensaje por Hikari Koikuro el Sáb Oct 12, 2013 5:53 pm

Las bolsas llenas de ropa pesaban un poco la verdad. Adoraba estos días del mes donde no tengo que hacer nada y me voy a gastarme todo mi dinero que he ahorrado este mes. Mire el reloj rojo que llevaba en la muñeca izquierda. Aun eran las nueves, pero ya estaba muy oscuro todo, demasiado oscuro para ser verdad. Además no sabia donde había ido a parar. Me había distraído tanto en mi mundo que había acabado en un barrio que no sabia ni que existía.
Camine un poco mas rápido todo esto me daba muy mala espina la gente me miraba extraño, supongo que seria un barrio no muy rico, de estos que están llenos de callejones y gente de malas pintas con navajas debajo de las mangas de sus camisetas rotas. Con mas de un piercing en la cara.  Un escalofrío recorrió toda mi espalda debido a unos pasos que se escuchaban detrás mía. Giré a la derecha para intentar dar esquina a mi perseguidor. En momentos como estos agradecería tener unos vaqueros, sudadera y deportivos para echar a correr, no este top, chaqueta de cuero roja una minifalda vaquera y unas botas de tacón alto. Seguí andando rápido por aquella estrecha calle y al llegar al final gire a la izquierda. Los pasos cada vez estaban mas cerca mía, entonces si eche a correr. Gire corriendo la siguiente calle, pero alguien me jalo del brazo y me aprisiono contra la pared del edificio que estaba en la acera por la que iba corriendo.
-Mira que tenemos aquí-Era un tipo normal, pelinegro con un piercing en el labio y otro en la oreja. Lleno de tatuajes y de ojos verdes. Era fuerte, intente moverme pegarle o algo pero nada, mi fuerza en este caso era nula.
Mire a la izquierda, aunque hubiera seguido corriendo hacia adelante me hubiera encontrado sin salida, me encontraba en un callejón sin salida. El tipo me cogió de los brazos haciendo que soltara las bolsas y cayeran al suelo. Me tomo de las muñecas y las coloco por encima de mi cabeza, mientras con la otra mano me tapaba la boca. Se pego mas a mi dejando que pudiera sentir su torso.

-¿Donde prefieres rubia?-Hizo un silencio bastante incomodo dejando que pudiera imaginarme lo que me iba a preguntar-¿Aquí contra la pared o en el capó de un coche?
Intente gritar, pero no podía emitir ni un sonido.
-Supongo que eso significa que primero quieres que te lo haga contra la pared y luego en el capo del coche-Concluyo mientras se agachaba sin soltarme las muñecas ni destaparme la boca.Me soltó las muñecas y con la mano libre empezó a deslizarme las bragas hacia abajo. Me iban a violar allí en medio y no iba a poder a hacer nada.
El violador empezó a bajarse la cremallera y a quitarse el botón del pantalón. Iba a ser violada... y aun era virgen. Adiós virginidad.....


Última edición por Hikari Koikuro el Dom Oct 20, 2013 7:22 pm, editado 1 vez
avatar
Hikari Koikuro
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1506
Monedas Monedas : 1254

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando menos lo esperas[+18] [Priv. Subaru Sakamaki]

Mensaje por Subaru Okami el Sáb Oct 12, 2013 10:59 pm

De nuevo estaba solo en casa, un día en el que no tienes nada que hacer solo aburrirte esperando a que te venga alguna idea de algo minimamente entretenido con lo que pasar la noche -Bah, Ayato siempre sale sin avisarme encima que está en mi casa porque no tenía otra donde quedarse..- murmuré mientras me diriguia hacia la ventana, era bastante pronto para salir por ahí de fiesta o con los amigos a pasear por la montaña.. Pero bueno, no me podía quejar ya que estaba bastante oscuro para ser un día cualquiera, por desgracia totalmente aburrido pero para gustos colores, habrá gente que no se estará aburriendo y otra que este tan aburrido como yo o hasta peor.. No decidía que podía hacer, según mi móvil eran las 7:45 de la tarde, nunca tuve tiempo para sumarle la hora que le faltaba tantos examenes me ocupaban los tiempos libres que me quedaban, tener que estudiar mientras tienes dos trabajos no es nada fácil..


Tan pronto pero tan oscuro.. ¿Que podría hacer? Los bares a esta hora están vacios, en las tiendas venden el alcohol un poco más tarde, todos estarían cenando bueno todos menos yo.. ¿Que cojones estará haciendo mi hermano? ¿Sé estará divirtiendo? Tantas preguntas me venían a la cabeza que estaba perdiendo la cuenta de todas las que me vinieron en menos de un minuto. Una simple ducha me podrá dar ideas de lo que hacer en esta aburrida noche, me preparé la ropa y me duché, sin tener ideas todavía pero ya estaba vestido.. Me puse las llaves en un bolsillo del pantalón y el móvil en otro bolsillo, no tengo esperanzas de que alguien me llame pero nunca se sabe cuando alguien se aburre y quiere pasar la noche bebiendo o hablando de gilipolleces conmigo..  Salí decidido de mi casa, hacía un viento bastante bueno y una luna bastante bonita para mi gusto -Como debe ser..- di un leve suspiro mientras baja la vista al suelo, piedras y más piedras. Empezé a chutar una que era medianamente pequeña pero no tanto para perderla de vista muy rápido a pesar de que a menudo me canso hacer algo tan repetitivo y perdía la vista de la piedra, a lo tonto iba de camino hasta las zonas por así decirlo "peligrosas", a pesar de que al menos una vez a la semana pasaba allí la noche y nunca había nada peligroso para mi gusto nunca venían nuevas caras por allí ¿Acaso la gente cree que en esa zona pasan cosas con un serio grado de peligro? Pero si solo beben hasta que terminan durmiendo debajo de un banco o sacan unas navajas medio borrachos sin poder apenas caminar y/o moverse.. Solo la gente estúpida pensará esas cosas sobre estas zonas.


Hmm supongo que aquí pasaré la noche pensé al llegar a donde solía ir de las zonas "peligrosas", donde me situaba yo siempre estaban las mismas personas, un grupo de tres miembros donde su líder era el más alto de los tres, un chico con el pelo negro bastante "cani" con tatuajes, unos borrachos bebiendo en la acera y algunos fumando debajo de las farolas -Hmm falta alguien- desvié la mirada al escuchar bastantes pasos a pocas manzanas de donde estábamos ¿Quién sería? Pase mi mirada a todos los que estábamos, faltaba ese famoso grupo de tres personas donde todos eran asquerosamente repugnantes solo saben violar violar y violar a las chicas que vienen por aquí ¿Será por eso que esta zona tiene mala fama? No pude evitar dirigirme donde estaban todos esos pasos, hasta que se empezaron a escuchar menos pero pude ver a dos de los integrantes de ese grupo -¿Donde mierda estabais yendo? Donde fue vuestro querido jefe de pacotilla-  Les tomé del cuello de sus camisas, la verdad es que estos chavales me tienen harto -Se fue con la chica- dijo el más bajito de los dos, estiré hacia arriba la camisa del otro para que me respondiera también -Era muy guapa y no pudimos evitarlo nunca vienen rubias- ¿Una rubia por aquí? Se nota que la pobre se ha perdido o algo.. -Gracias ahora decidme por donde se fueron- Dije con un tono serio, estampandolos contra el suelo mientras seguía caminando hacia donde me habían señalado los dos estúpidos.


Una dirección estrecha para estos sitios tan amplios, se nota bastante que la chica es rubia por qué sino nada tendría sentido a la izquierda el lugar perfecto para hacer cosas salidas de tono, recto donde estaban algunos pequeños bares y a la derecha más caminos amplios ¿Donde iría una rubia? Nunca suelen dar con la salida correcta así que a la izquierda.. Mientras daba unos pasos en el giro a la izquierda escuche al jefe del grupo decir una pregunta que terminaba en "rubia", no me enteraba de nada estaba demasiado lejos para poder escuchar todo lo que decía pero sin duda ya sabía donde estaban metidos, pobre chica nadie merece ser violada por semejante subnormal..  Mientras seguía caminando cada vez se escuchaba mejor lo que le decía a la chica esa, ya era oficial que la violaría, de lejos se podían ver las siluetas de los dos. Me apoyé en una pared con una pequeña tubería para evitar que me vieran la verdad es que mis intenciones no son mirar ni nada pero supongo que meterme en una pelea por una desconocida tampoco.. No me podía contener, el pavo ya se estaba pasando con la pobre se podía ver como le estaba bajando algo.. ¿Por la falda? ¿A quien se le ocurre venir en falda? Me separé de la pared mientras aceleraba el paso al ver que se estaba empezando a poner la cosa peor, ya sabía lo tonto que era el chico y ya me he dado de hostias con él hace mucho tiempo atrás nada fuera de lo normal para mí pero una chica contra él no podría hacer nada.. -Hey que tal majete- Le grité con algo de sarcasmo al cani este -¿Qué, te lo pasas bien? Siento molestarte pero ella es mía- Desvié mi mirada hacia la chica, la verdad es que era bastante guapa pero ni la conocía y seguramente ya me tendría miedo a mi por venir así de la nada -Si claro- Respondió el pavete, así que quería pelea eh, le corto el rollo y encima quiere pelear -Bueno, no peleo delante de chicas pero si me lo pides así no me podré negar-

Le tomé del cuello apretando el pulgar y el indice a la vez mientras lo separaba de la rubia, cuando lo puse delante de mí me dio un puñetazo en la cara, puñetazo por así decirlo con lo mal que los da.. -¿Solo sabes hacer eso?- Reí de medio lado mientras le apretaba más del cuello -Cállate ya solo sabes hablar- Le solté del cuello y a los segundos le tomé de la camisa, dándole una patada con la rodilla en su abdomen dejándolo de rodillas delante de mi. Miré a la pobre muchacha -Espero haber llegado en buen momento- Me puse la mano que me quedaba libre en la cabeza mientras le sonreía -Mi nombre es Subaru- Bajé la vista al chico que estaba murmurando algo lo suficientemente bajo para que no lo escuchara, terminé poniéndole la cara en el suelo y dándole una pequeña patada en la nariz, la cual empezó a sangrarle.
-¿Estás mejor?- Sarcasmo, nadie puede estar bien con toda esta movida pero bueno, me puse delante de la chica, peinándome algo el flequillo -¿Que hace una chica por este sitio? Debes de saber que en este lugar no hay gente decente- Le subí las bragas hasta donde le llegaba la falda, dándome la vuelta al terminar -El resto te lo puedes subir tu sola creo, si quieres te puedo acompañar a las afueras de este lugar-
avatar
Subaru Okami
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1042
Monedas Monedas : 1661

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando menos lo esperas[+18] [Priv. Subaru Sakamaki]

Mensaje por Hikari Koikuro el Sáb Oct 12, 2013 11:40 pm

El día había empezado bien, pero ahora estaba allí contra una pared y un tío intentándome violar, con mis bragas negras por los suelos. Y él con la cremallera bajada y el botón del pantalón desabrochado. Mi vida era una mierda, que asco le tenía a los tíos solamente pensaban en follar. Pero no era momento de pensar en eso. Forcejeé de nuevo pero no podía sacármelo de encima pero lo que conseguí fue que se pegara más a mí. Si no aparecía alguien por ahí me iba a violar. Y justo en ese momento como si nada apareció un joven peliblanco.
Y sin más empezaron a pegarse en mitad de la calle, como si fuera el GTA V o algún videojuego  de esos. Intenté mover mi pierna derecha, pero no respondía. La otra pierna aún menos y seguía ahí parada viendo como aquellos dos se pegaban y yo tenía las bragas por los tobillos. Luego de esto tendré que aclarar unas cosillas con mi salvador, a ver llega sin conocerme ni nada y ya dice que soy suya, loco no hay una palabra que lo defina mejor. Nota mental: no venir nunca más por estos barriobajeros lleno de canis con navajas y chonis con mallas de leopardo.
Paro de pegarse con aquella escoria del mundo y se dirigió hacia mí. Me pitaban los oídos y no me enteraba de nada había preguntado algo. Se me subió lo que había merendado y volvió a bajar. Me puse la mano en la boca y cuando se pasó respondí.

-¿Qué?-Según había dicho antes de pegarse con “eso” se llamaba Subaru, un nombre un tanto extraño aparte de que llevaba el pelo teñido de blanco. ¿Y si él era otro tipo que me iba a violar? Sin más, se agachó y me subió las bragas hasta donde llegaba mi corta falda. Si es que soy gilipollas, normal que me quisieran violar.

Me pregunto si podía subirme las bragas lo que me quedaban, a lo cual solamente asentí mientras me las subía hasta cubrir mi parte íntima que llevaba varios minutos al descubierto.
Me agaché y tome las bolsas con mis manos temblorosas, mas nauseas. El miedo me estaba consumiendo entera, esta era la primera vez que paso por algo de esto. Me levante y camine un poco hacia delante.

-Por favor acompáñame hasta la salida-Temblando camine hacia delatante esperando a que Subaru me siguiera.-Yo… me llamo Hikari-Solté sin mirar atrás mientras continuaba andando sin saber por dónde iba, quizás él podría ayudarme a salir de aquel asqueroso barrio. Apreté con fuerza las bolsas y cerré los ojos. Inspira, espira… no llores delante de un desconocido que te acaba de salvar. No por favor se fuerte…
Solté las bolsas y me lleve la mano a mi cara, fría y mojada. No paraban de salir lágrimas de mis ojos, las piernas me fallaron y caí a la acera de rodillas con las bolsas a ambos lado mía. Me lleve ambas manos a la cara y me la tapé, no quería que me viera llorar. Cuando cerraba los ojos las escenas que acababa de vivir regresaban a mi mente. Maldito este día desde que empezó.
avatar
Hikari Koikuro
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1506
Monedas Monedas : 1254

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando menos lo esperas[+18] [Priv. Subaru Sakamaki]

Mensaje por Subaru Okami el Dom Oct 13, 2013 6:37 pm

La rubia asintió a lo que le ofrecí tal y como lo esperaba vamos, dudo que quisiera volver a su casa o a una zona "segura" sola ya se le habrá quedado un trauma en la cabeza por hacer el gilipollas y no haber ido a separar al pavo antes de que le hiciera algo, ahora gracias a mi cabeza una chica está traumada, bravo cabeza, bravo! Cuando me percaté la chica ya se estaba adelantando  -Tssk- ¿Para que se adelanta, es tonta? ¿Acaso quiere que venga otro enfermo mental y la rapte o algo? Pero bueno, al menos ya me había dicho su nombre algo es algo, no me pienso quejar de nada "Hikari" nada mal para una rubia como ella -Entonces ya no te diré rubia, Hikari- Menuda nochecita me espera, quien me hubiera dicho que tendría que proteger a una chica por estos lares, la perfecta diversión para esta noche tan rara. Empecé a caminar hasta donde estaba ella, parecía bastante segura por donde iba pero iba rara como decirlo -Quien diría que serias tan segura eh- Y así, de la nada, Hikari se cayó de rodillas  -¿Hikari?- Tan atrevida y no mantiene el equilibrio pero.. ¿La gente se pone las manos en la cara cuando se cae? ¿Vergüenza de caerse o estaba llorando?


Corrí para llegar donde estaba ella y me puse de cuclillas delante suyo -Hey Hikari ¿Te ocurre algo? Va mujer no estés mal- La abracé lo mejor que pude, era una desconocida con la que nunca me había visto en la vida no podía tenerles tantas confianzas -Tranquila, yo estoy aquí contigo y prometo que no te pasará nada malo si alguien te intenta tocar se las verán conmigo- Le quité una mano de la cara y la duda que tenía se me fue, ahora a intentar que deje de llorar. No sé si lo peor era que estaba llorando o lo fría que tenía la mano -Ya que no te encuentras bien tendré que llevarte yo- Me giré dándole la espalda y poco después empujándola hacia a mi para poder cargarla en la espalda, tomándola  con una mano y con la otra llevando sus bolsas -Sonríe por este desconocido anda- Hay noches normales, otras que son comunes pero hoy era una noche rara, bastante rara. Sin saberlo había terminado con una chica en la espalda encima llorando, dándome de hostias con uno, estampando a otros, intentandome aprender el nombre de la rubia y lo que me falta aún, que la noche aún no se termina..


-Tú pase lo que pase no te quedes dormida ni hagas nada raro que no me quiero quedar hablando solo que como alguien nos vea pensara que estoy loco o algo parecido-  Después de girar por donde había venido me paré ya estábamos en el lugar donde se podía seguir recto o ir a algún lado, si seguía por donde vine estarían los otros dos del grupo -Cambiaremos de recorrido, no te enfades- Di  media vuelta y empecé a caminar por donde estaban las tiendas, vamos por el camino derecho. Las pocas tiendas que habían ya me eran acogedoras, había una luz decente para encontrarnos con gente rara o gente borracha por el suelo. Entré a una tienda al azar solo a mí se me ocurre salir por la noche sin cenar ni nada, bravo Subaru bravo.. -¿Hikari quieres algo? Al menos quiero que tengas algo que hacer en el tour de esta zona- La bajé de mi espalda sin soltar aún sus bolsas y empecé a cotillear todo lo que había por la tienda bajé la mirada y claro tenía el pantalón algo bajado encima con una chica al lado -Tú no viste nada eh- Me subí el pantalón lo más rápido que pude pero vamos, un pequeño trato y le vi la ropa interior y ella a mi la mía, a pesar de que sin motivo alguno hoy me diera por ponerme un boxer de color rosa..  En la tienda había tantas cosas para comer que se me hacía la boca agua pero al final me decanté por una barra de chocolate la verdad es que amaba no tener que hacer dieta pobres personas las que tengan que evitar comer chocolate por miedo a engordar, no es que fuera amante del chocolate pero nunca viene mal darse un pequeño caprichito.
avatar
Subaru Okami
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1042
Monedas Monedas : 1661

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando menos lo esperas[+18] [Priv. Subaru Sakamaki]

Mensaje por Hikari Koikuro el Miér Oct 16, 2013 9:41 pm

Nada más caerme de rodillas a llorar, Subaru corrió hacia donde estaba  e intento consolarme pero no surgía efecto, las lágrimas seguían y seguían saliendo de mis ojos como si nunca antes hubiera llorado y tuviera que soltar todas esas lágrimas algún día.

-¿Que no esté mal?-Le grite llorando, me intenté secar las lágrimas con mis manos pero aunque las secara volvía a humedecerse mis mejillas por las demás lagrimas que la recorrían-Casi soy violada por un gilipollas que ni se quién es y ahora él está medio muerto en mitad de la calle.
Volví a poner las manos sobre mi cara, no me gustaba que me vieran llorar y menos ante un desconocido y más aún si me acababa de salvar de un violador. Lo que no me esperaba era que me abrazara contra su pecho como si tuviéramos una confianza desde siempre. Como si nos conociéramos desde que éramos pequeños y hubiéramos sido amigos desde entonces. Aquella sensación era muy agradable y cálida, aun así mi cuerpo estaba helado y el frío recorría todo mi cuerpo haciendo que algún que otro escalofrío me recorriera. Después de un rato abrazándome me soltó y se dio la vuelta agachándose para que me montara a su espalda, me empujo con una mano quedando pegada a su espalda. Me agarré como pude a él y cerré los ojos. Le di una pequeña sonrisa como el me pidió aunque dudo que la pudiera ver. Y creo que era adivino o algo porque justo después comento algo sobre que no me quedara dormida o hiciera algo, a lo cual reaccione abriendo los ojos de par en par para que no quedar dormida en su espalda.

Caminó durante un rato y giro en dos ocasiones creo, iba pendiente del camino que estábamos siguiendo. Apoyé mi barbilla en el hombro de Subaru y le susurre tranquilamente esperando a que no se asustara y me tirara al suelo.- ¿Queda mucho?-Pregunté como una niña pequeña cuando va de viaje y le pregunta a sus padres cincuenta mil veces si queda mucho o si falta poco para llegar. Realmente me daba igual que me tomara por una niña pequeña pero aquel pelo blanco que me daba en la mejilla de vez en cuando, hacía que se me pusieran los pelos de punta y esa era la razón por la cual quería llegar pronto. Cuando llegamos a una tiendecita  me pregunto si quería algo, dudé durante unos minutos pero luego me decidí por algo que llevara chocolate.

-Mmm... Creo que un paquete de oreos y de mikados estarían bien, además están muy buenos-Sonreí para mis adentros me encantaban los dulces y no iba a desperdiciar esta ocasión. Me bajo después de esto de su espalda y empezó a andar por la tienda sin soltar mis bolsas.
Me fijé en un pequeño detalle, minúsculo más bien, al cargarme todo el camino se le habían bajado un poco los pantalones y se le veía el color rosa de sus boxers. Pensaba que ningún chico se ponía ese color de boxers, normalmente la gente les llamaban maricón o algo por usar el color rosa. Me gusto ese detalle de utilizar el rosa, todos los chicos los deberían usar sin miedo a que le dijeran algo. Y lamentablemente cuando se giró me pillo observándole a lo cual el solamente respondió con un tu no vistes nada. Había visto y mucho y no podría hacer como si nada. Él me había visto mis bragas y yo a él sus boxers, creo que estábamos en paz ya. Caminé por la tienda hasta llegar a un estante de galletas, cogí mi paquete de oreos y de mikados y me dirigí hacia donde estaba Subaru. Él había optado por chocolate, parece ser que aquí era yo la más golosa. Le quité  el chocolate de la mano y me dirigí a la caja.

-Deja que lo page yo, como gratitud o recompensa por haberme salvado- Le guiñé un ojo y caminé hacia la caja. Justo cuando estaba en frente de ella vi una nevera la cual estaba llena de bebidas, me acerqué la abrí y saque dos. Luego de esto, me saqué el dinero que llevaba guardado en el sujetador, me metí la mano en el escote y saque un billete de 10 euros y pague todo y nos dirigimos a la puerta donde le entregué el chocolate y la bebida. Yo lo primero que hice fue abrir la caja de mikados y me comí uno. Luego en vez de volver a guardarme el cambio en el sujetador lo guarde en el bolsillo de mi chaqueta.
-Bueno ¿y ahora que hacemos?-Pregunte mientras me comía lentamente aquel palito recubierto de un buenísimo chocolate que se derretía en mi boca poco a poco al comérmelo.
avatar
Hikari Koikuro
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1506
Monedas Monedas : 1254

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando menos lo esperas[+18] [Priv. Subaru Sakamaki]

Mensaje por Subaru Okami el Vie Oct 18, 2013 10:11 pm

Mientras estaba distraído Hikari me quitó el chocolate que tenía en la mano -¿Eh?- Se dirigió a la caja para pagar todo con la excusa de que la salvé -Para que pagas tú si fue mi idea invitarte a algo- Bajé la mirada hacia las bolsas y solo había ropa, ropa y más ropa -Además por lo que veo ya gastaste dinero antes- Murmuré mientras me acercaba donde estaba ella y yo que tenía intenciones de pagar todo.. Levanté la vista de las bolsas para preguntarle una pequeña tontería que tenía en la cabeza -Oye Hika..-  Mala idea hacerlo, se estaba metiendo la mano en el sujetador para sacar el dinero.. ¿Quien se guarda el dinero en el sujetador? Tragué algo de saliva, miré a la persona que estaba de dependiente y empecé a reírme en silencio, mordiéndome el labio para que no se diera cuenta de que vi todo, antes de que pagara ladeé la cabeza para evitar reírme, no es que no me gustara ver ese tipo de cosas solo que nunca vi a una chica hacerlo y menos con compañía masculina, cada vez entendía más porque era rubia..


Nada más salir de la tienda me preguntó que haríamos -Pues supongo que lo deberías de saber- Le tomé de la muñeca en la que no tenía nada y la mire con una pequeña sonrisa -Te tengo que preguntar cosas así que haremos un pequeño interrogatorio..- Me puse el chocolate en el bolsillo del pantalón, puse la botella de agua en una bolsa al azar y las puse en el suelo, esas bolsas me molestarán en lo que quiero hacer. Le tomé de la cintura y comencé a caminar hacia una pared hasta que Hikari se quedo pegada en la pared -Ahora podemos empezar- Puse mi otra mano al lado de su casa para acorralarla y poco después me acerqué un poco más a ella, quedándome a unos cuantos centímetros de distancia -Dime Hikari.. ¿Por qué confías en mí? Ahora mismo podría seguir con lo que hizo el chico de antes, yo te tendría que dar más miedo que él..- Subí la mano que tenía en su cintura y le tomé una muñeca -Porque ahora que te compraste unas oreos me recordaste una frase..- Puse un pie al lado del suyo y empecé a abrirle un poco las piernas -Primero se abre..- Luego me acerqué a su cuello, dándole una pequeña lamida -Luego se chupa.. Pero como no te pienso mojar no te haré nada- Me dí la vuelta, saqué la botella de agua de la bolsa, la abrí y le di un buen trago dándole aún la espalda para no ver la cara que se le había quedado me da miedo ver las reacciones femeninas por hacer esas cosas.. -No te hago nada por qué me caíste bien- dije con un tono sereno y dicho eso tome aire algo más calmado


Volví a tomar las bolsas y me acerqué a la pared -Bueno vamos, que aún nos queda mucho por caminar- Le tomé la mano y me puse a caminar dirección Norte, para ser sinceros no tenía ni idea por donde tendría que salir de allí pero lo importante es divertirse no le importará que caminemos más o menos -Ahora te toca caminar mi espalda tiene que descansar unos minutos más para volver a llevarte- Aún seguía sin entender por que cojones estaba fría, no hacía tanto frío para estar así. Miré al cielo y parecía que la luna no se hubiese movido en todo este tiempo, desde que salí de mi casa seguía en el mismo sitio que en el que estaba ahora.
Llegamos a una calle deshabitada donde había un pequeño parque, le solté la mano y me senté en una valla de madera que había al rededor de la zona donde estaba el tobogán y todas esas tonterías de niños, me puse la mano donde antes me gané un puñetazo por hacer el idiota. Derrepente recordé esa infantil pregunta que me hizo mientras caminaba con ella en la espalda, sin ideas con que responderle estuve un buen rato pensando la respuesta mientras me comía el chocolate casi a punto de terminármelo me vino a la mente una respuesta -Y a la pregunta de que cuando falta, todo depende de que si quieres salir de aquí rápido o no, yo no tengo miedo de quedarme por aquí toda la noche haciéndote de perrito guardián pero supongo que a ti te esperará alguien en casa- Cuando me acabé el chocolate me levanté y me quité la chaqueta que tenía puesta, suspiré y me puse delante de Hikari  -Ten- Le puse la chaqueta por la espalda, acomodandosela como pude -Con dos chaquetas te ves hasta mejor- Reí bromeando mientras disimuladamente bajaba la mirada a su escote ¿Como se puede poner ahí en dinero? Algún día tendré que intentar hacer algo así yo también.. -Tú delicado cuerpo necesita mucha ropa para no morir congelado aun qué tienes más ropa en las bolsas, no es que sea cotilla y me halla dedicado a mirarlas eh- Me llevé la mano a la cabeza mientras me comenzaba a reír, abrí un ojo y dejé de reír -Bueno al menos tienes buen estilo de ropa, me alegra haber salvado a una chica con buen gusto a la hora de vestir, supongo que me gustó haberte salvado del pavo ese-
avatar
Subaru Okami
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1042
Monedas Monedas : 1661

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando menos lo esperas[+18] [Priv. Subaru Sakamaki]

Mensaje por Hikari Koikuro el Dom Oct 20, 2013 11:31 am

Primero me salvaba y ahora quería pagar él. Se equivocaba, no me gustaba estar en deuda con nadie así que esta vez le iba a invitar yo y punto.-Lo siento, pero pago yo-Le respondí de manera seria mientras me sacaba el dinero del escote. Y no era tonta porque vi cómo tanto el cajero, como Subaru me habían mirado mientras sacaba el dinero. Mire de reojo a mii acompañante pero él estaba mirando hacia otro lado mordiéndose el labio inferior. Cuando acabe de comprar le di un toque en el hombro-Ya he acabado, ¿vamos?-Salí de la tienda seguida por Subaru, mientras yo me comía un mikado.

Me cogió de la muñeca donde no llevaba nada y en su cara se formó una sonrisa. Tragué como pude, esto ya se estaba volviendo un poco extraño.  Planeaba hacerme un pequeño interrogatorio pero con esa mirada parecía como si me estuviera desnudándome con ella. Él soltó la botella en una de mis bolsas las cuales cayeron al suelo a continuación y el chocolate lo guardo en su bolsillo.  Me tomo de la cintura y me fue acercando hacia una pared hasta quedar Subaru en frente mía muy cerca y yo pegada a la pared.  La mano había pasado de la muñeca al lado de mi cara para evitar que intentara escapar.

-¿Qué porque confío en ti?-Aclare mi garganta antes de hablar, no quería mostrarme indefensa ante este chico por lo cual le respondí lo más seria y secamente posible. –Es fácil, porque podría llamar a la policía y contarle que le partiste la nariz a un chico y lo dejaste medio muerto. O te podría pegar una patada en tus partes ahora mismo. Por eso confió en ti, porque sé que no me harás nada o te podría pasar algo-.
Muy equivocada estaba yo y mi gran bocazas. Y el paquete de oreos había servido de mucha ayuda para darle ideas a este pervertido que tenía en frente mía. Cuando puso su pie entre los míos y empezó a abrirme un poco las piernas deje caer las galletas al suelo. Menos mal que estaba cerradas si no mataría a Subaru por hacer que las tirara. Pero eso no era lo peor, lo peor fue cuando se acercó peligrosamente a mi cuello al cual le dio una pequeña lamida. Como un acto reflejo, por así llamarlo, gire la cabeza hacia un lado y cerré fuertemente los ojos  Esperando a que llegara algo más… pero nunca llego. Él se había dado la vuelta y estaba bebiendo agua tan tranquilo. Una idea fugaz se me paso por la cabeza, mi venganza a esto iba a llegar y muy pronto. Después de esta venganza pequeña que tengo planeada no se le ocurrirá volver a hacerme estas cosas.

Volvió a coger las bolsas con una mano y con la otra me agarro de mi mano libre. Tenía una mano fuerte y cálida, y durante este paseo no me la soltó ni un momento yo por mi parte me dedique a mirarlo de reojo de vez en cuando. Acabamos en un parque al lado de las cosas de los niños pequeños, aunque parecía un poco abandonado.  Subaru se sentó en una valla de madera, fue entonces cuando me soltó la mano la cual se enfrió enseguida haciendo que no quedara ni rastro de calor que le había proporcionado su mano.

-Creo que debería salir pronto de aquí puesto que mi tía estará preocupada y…-Me callé y bajé la mirada al suelo no podía contarle a este desconocido más sobre mi vida o lo pondría en peligro, así que opté por callarme. Vi como suspiraba y se bajaba de la valla para quedar delante de mí y ponerme su chaqueta encima. Ignoré como bajaba su mirada hacia mi escote y me acomodé bien la chaqueta.  Sus comentarios sobre mi ropa hicieron que soltara una pequeña risa, no es que vistiera tan bien  aunque me adapto a mi estilo de gustos. Y prefiero esta ropa a la ropa que utilizaba en mi antigua casa.

-Tampoco es nada del otro mundo, ropa arreglada y luego alguna que otra sudadera o vaqueros para cuando quiera ir informal-Comenté a la vez que me acercaba hacia Subaru-Aunque seguro que no te interesa una charla de moda y eso-.Me reí mientras seguía acordándome a Subaru hasta quedar pegada a su cuerpo, tal vez me arrepienta de hacer esta venganza pero se la merecía por lamerme el cuello.
+18:
Puse como pude mi mano entre ambos y mi otra mano que ahora estaba vacía la metí en dentro de su camisa recorriendo con ella su espalda.- ¿Sabes qué? Si empiezas con una cosa es malo dejarlo a la mitad, luego se acaba olvidando-Mientras que con una mano bajaba y subía explorando su espalda la que me quedaba libre se dedicó a hacer otra cosa. Le desabroché el pantalón y le baje la cremallera, una vez hecho esto introduje mi mano en su pantalón.-Quien diría que tuvieras un amiguito tan grande… ¿O es que ya te he excitado que mi mano te tocara?-Solté una risita pequeña, si quería pelea aquí la tendría. Saqué la mano de sus pantalones y la introduje en sus boxers de color rosa. –Esto te pasa por ser un chico malo e ir mirando escotes a las señoritas como si nada.- Quite mi mano de su espalda y tome su mano colocándola encima de mi pecho.
Cuando planeaba seguir con mi venganza todo se volvió borroso, saque mi mano de los boxers de Subaru y solté otra mano que tenía agarrada la mano se subaru.
Mi vista se volvió borrosa, todo me daba vueltas y sin saber cómo tire a Subaru al suelo quedando encima de él. Inconsciente. A partir de este punto no supe que paso más hasta que recobre la consciencia.
avatar
Hikari Koikuro
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1506
Monedas Monedas : 1254

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando menos lo esperas[+18] [Priv. Subaru Sakamaki]

Mensaje por Subaru Okami el Dom Oct 20, 2013 8:10 pm

Al parecer le gustó mi opinión sobre su ropa, al fin la pude ver sonreír con claridad en aquella noche tan rara, una parte de mi estaba feliz por haberlo logrado pero la otra parte no entendía para que le dije un piropo si no haría ni una hora y algo que la conocía acaso las chicas como ella me pueden.. Su respuesta fue algo rara pero lo más raro fue lo que hizo al responderlo ¿Para que acercarse? Ya le dí mi chaqueta para que no tuviera frío y aún así se acercaba a mi, cada vez se encontraba más cerca de donde estaba y aún seguía sin entender lo que quería hacer -Mujer se hablar de muchas cosas..- Hasta que se quedo pegada a mi vaya chica más atrevida, primero se hace la difícil y luego se te pega sin que te de tiempo a reaccionar -Si querías más calor tenías que decirlo- Noté como iba moviendo sus manos a sitios distintos de mi cuerpo Una se fue directa a mi espalda y la otra entre los dos ¿Que haría con esa mano? Pensé mientras me reía de su comentario, me acerqué a su oído cuando termino de hablar -Pero sabes, yo sé que nunca olvidarías lo que te hice así que eso m..-

+18:
Intenté terminar la frase pero no pude, vale que su otra mano estaba como mirando toda mi espalda pero la otra me estaba bajando la cremallera solamente pude tomar aire y desviar la mirada hacia un lado para intentar tranquilizarme a uno no le da tiempo a reaccionar sin con tranquilidad con estas cosas..
Tomé aire de nuevo y la mire de reojo mientras le ponía una mano en el trasero, que se lo tenía claro si ella era la única que podía tocar sin pedir permiso  -Quien diría que serías tan directa..- Luego metió su mano en mi pantalón lo que ya hizo que empezara a perder el control de mi cuerpo y poco después dijo unas palabras, debería de tomarme como piropo lo de “amiguito tan grande” yo no me excito tan rápido y menos con una chica que tendrá uno o dos años menos que yo -Tss que te lo crees tú que me tienes excitado-  
Apenas pasaron unos segundos desde que me metió la mano en el pantalón y ya la había sacado, pero para mi sorpresa la puso directamente en mis boxers acompañado de una frase que me causo algo de gracia escuchar, la acerque más a mi para notar aún mejor su cuerpo y la miré mientras una media sonrisa -Así que esto es lo que se gana cuando eres malo, quien me lo hubiese dicho- Una respuesta un poco absurda por mi parte pero bueno me alegraba que supiera mi punto más débil sin conocerme apenas, que cosas más divertidas se me estaban viniendo a la cabeza con Hikari, tantas cosas que hacerle en una noche.. Mientras me iba tomando de la mano no perdí la oportunidad que tuve, en la que ya no tenía control de mi cuerpo y ya estaba empezando a hacer cosas por su propia voluntad sin que mi cerebro pudiese razonar lo que yo quiera o no, a la vez que ella ponía mi mano encima de su pecho yo la besé de la nada, dándole unos mordiscos en el labio inferior mientras ya podía confirmar que no sabía lo que hacía, si estuviera bien de la cabeza nunca hubiera echo esta cosa tan atrevida por mi parte.

Pero de la nada sacó la mano de mi boxer y soltó la mano que tenía mi mano encima de su pecho, me separé de ella lo más rápido que pude y le miré la cara, no parecía encontrarse muy bien -¿No será por el beso no?- dije con un tono preocupado, cuando pude darme cuenta me había tirado al suelo teniéndola aún encima -¿Hikari?- Le dí dos golpecitos en las mejillas mientras me empezaba a preocupar por su salud, se me ocurrió ponerle la mano en la frente y joder, estaba ardiendo ahora ya podía entender por qué estaba fría y también el motivo de por qué se comportó tan rara.
Lentamente el calentón se me empezaba a ir aun que mi preocupación iba aumentando drasticamente, me levanté con ella en mis brazos y la llevé al banco más cercano que teníamos, la tumbé boca arriba, poco después me quité la camisa doblándola a pesar de que me empezaba a entrar algo de frío pero la salud de Hikari me preocupaba más que la mía, saqué la botella de agua y empapé la camisa no es que el agua estuviera congelada pero era lo único que tenía para poder mojarla y le puse la camisa en la frente o al menos lo intenté.

+18 (?):
Apoye mi cabeza en su estomago mientras la miraba de reojo esperando a que se despertara o al menos se moviera, puse una mano en sus piernas y empecé a subirla lentamente -Como no te despiertes jugaré contigo..- Cuando llegué al borde de su falda seguía sin responderme, era algo lógico ya que se había desmayado y encima tenía fiebre pero bueno no soy médico así que con la camisa empapada se tendrá que mejorar.. Con la otra mano le levanté un poco la camisa y empecé a hacer círculos por su ombligo -Hay Hikari si vieras lo mona que te ves ahora mismo-
La mano que tenía debajo de su falda seguía su camino hasta que llego a sus bragas, le levanté la falda y comencé a darle un pequeño masaje por su zona intima -Esto te pasa por lo de antes- poco después, con el dedo indice hice trazos verticales hasta que me aburrí de hacer eso y le bajé de nuevo la falda, hubiera preferido hacerlo con Hikari presente.

Di un largo suspiro mientras me ponía de pie -No entiendo por qué me preocupo tanto por ti y menos por qué ahora hablo solo..- Comencé a caminar de un lado a otro sin dejar de vigilar a Hikari, necesitaba moverme para que no me diera frío y a la vez estar cerca de ella para ver cuando se querrá levantarse. Los minutos iban pasando, mi estrés iba aumentando, mi preocupación ya no podía ser más alta y ella seguía sin responder, opté por sentarme en el banco y ponerla encima mio, seguramente si la dejaba tumbada mucho más tiempo seguiría sin moverse igualmente y ya que llevaba minutos haciéndolo mal al menos ahora intentaré hacerlo bien y aprovecho que me pondré sentar yo también que caminar es algo cansado. No pude evitar abrazarla, era la única cosa que se me venía a la cabeza en aquel momento y así  mi hombro aguanta la camisa de su frente -Sé que puedes mejorar Hikari, sé que puedes hacerlo rápido..- Suspiraba sin esperanzas de nada, me quedaría media noche dándole el calor que le hacia falta para que se terminara de poner bien. Mientras la miraba empezó a abrir los ojos solo pude abrazarla aún más fuerte de la emoción -No me vuelvas a preocupar así en la vida-  
avatar
Subaru Okami
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1042
Monedas Monedas : 1661

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando menos lo esperas[+18] [Priv. Subaru Sakamaki]

Mensaje por Hikari Koikuro el Sáb Oct 26, 2013 11:19 pm

Empecé a abrir los ojos poco a poco. Lo veía todo borroso y la cabeza no paraba de darme vueltas. Cuando se volvió claro todo pude ver a Subaru sin camisa y abrazándome fuertemente. Caí en la cuenta de que, estaba siendo abrazada por un Subaru sin camisa y pff mi cabeza empezó a imaginar miles de cosas. Intenté calmarme pero esto no servía de mucho.-Lo siento…-Fue lo único que conseguí decir. Él tenía su camisa empapada en su hombro, supongo que la utilizo para bajarme la fiebre. Volvían a darme mareos y yo como si nada me abracé más fuerte aun a Subaru.

-Su… ¿Qué me ha pasado?-Le pregunte intentando hacer el esfuerzo de recordar pero todo era borroso-No recuerdo nada y la cabeza solamente hace dar vueltas-. La fiebre empezaba a subir de nuevo, sentía un calor impresionante. Me quite la chaqueta que Subaru me había dejado y la mía quedándome en un top blanco finísimo. Las gotas de sudor se notaban en mi piel perfectamente y seguro que con esta fiebre tenía la cara roja.

Necesitaba bajar la fiebre pero no la camisa mojada de Subaru no servía para nada ya. Creo que era muy alta ahora la fiebre o es que ya no estaba tan fría la camisa. Me levante de encima de él y tire de su brazo para que se levantara también.-Tengo que pedirte un favor…-Me aparte el pelo para detrás y le mire al ojo rojo que tenía sin cubrir por su melena blanca-¿Podrías sacarme el móvil del escote? Es que me duelen los brazos…

Después de eso cogí mis bolsas y la camisa de Subaru que me la puse como pude en la cabeza mientras agarraba de la mano a Subaru y le arrastraba hasta donde quería ir. Llegamos a una zona que no esperaba encontrar, estaba cubierta de árboles y rosales. Un estanque allí escondido en lo profundo del parque lleno de cisnes, patos y peces. Solté las bolsas la camisa de Subaru y corrí hacia el estanque. Y antes de llegar me di la vuelta para mirar hacia él.

-Y así es como se baja la fiebre.-Me tire de espaldas al estanque, el cual aunque parecía poco profundo era demasiado profundo para mi gusto ni si quiera daba pie. Salí a la superficie ya salir hice un movimiento con la cabeza para echar mi pelo hacia atrás-Mucho mejor-Le sonreí a la vez que salía del estanque toda empapada con la ropa pegada a mi cuerpo.

Me escurrí el pelo y me acerqué hacia él. Miré hacia abajo observando mi top blanco pegado a  mi torso dejando ver mi sujetador negro sin tirantas y lo mismo pasaba con la falda que estaba pegada a mis piernas salvo que no se me transparentaban las bragas. –Creo que con esto se me bajara la fiebre.-Me agaché para coger las bolsas y al subirme me encontré a lo lejos con algo que no quería encontrarme nunca más. El chico que me había intentado violar que Subaru le había partido la cara estaba allí andando hacia nosotros. Tragué como pude y agarre el brazo de Subaru tirando de él.-Por lo que más quieras no mires hacia atrás pero nos están siguiendo-Eché a correr como pude con la fiebre que tenía, empapada y con las bolsas de mi ropas. Y aunque la fiebre me hubiera bajado con este chapuzón aún se notaba.

Corriendo a través de un parque con botas de tacón siendo perseguida por un chico que tenía toda la camiseta llena de sangre y la cara desfigurada con una nariz rota que venía a cobrar su venganza y a cómo no, a tomar mi virginidad como recompensa. Giramos a la derecha entrando en una especie de laberinto de setos. Nos llevó cerca de 15 minutos salir de allí pero una vez que salimos giramos a la izquierda y corriendo como nunca antes habíamos corrido llegamos a una parte del parque que estaba llena de árboles de todos tipos. Perdiéndonos en aquel frondoso bosque llegamos a un pequeño cobertizo que supongo que sería del jardinero de este grandísimo bosque e igual que esta habría varias más distribuidas por todo el parque. Agarre el picaporte y lo gire pero como era normal estaba cerrada con llaves.

-Apártate Subaru…-Le ordene a la vez que le soltaba de la mano y me colocaba delate de la puerta dispuesta a pegarle una patada y si hacía falta derribarla para poder entrar  y refugiarnos. Y aunque no sabía si funcionaria o no le pegue una patada haciendo que se abriera así como así. Como si nunca hubiera estado fechada y solamente había costado enseñar mis bragas al levantar la pierna y pegar la patada. Pero ahora estábamos refugiados dentro del cobertizo. Encajé la puerta y solté las bolsas en el suelo. Me deje caer en el suelo y di un largo suspiro, la ropa aún estaba mojada y la fiebre empezaba a subir de nuevo. Tiré del brazo de Subaru haciendo que quedara sentado a mi lado y con poco esfuerzo me puse encima de él. Mi respiración estaba entrecortada y aun me costaba conseguir mi ritmo normal de respiración. Yo aún estaba mojada y él se encontraba sin camisa dejando ver a cualquiera su torso bien trabajado. Recorrí con mis dedos todo aquello lentamente mientras con la vista lo contemplaba.  Acabé de recorrer su torso con mis dedos hasta llegar al principio del pantalón y sin más en mi mente salto como una alerta que decía peligro. Subí mis ojos hasta encontrarme con los de Subaru.-Creo que la expedición de tu torso ha acabado y ahora toca otra…-Acabé la frase y estampé mis labios contra los de Subaru, pero con un solo roce de mis labios con los suyos hizo que todos los recuerdos que había perdido después del desmayo regresaran a mí. Me separé corriendo de él hasta queda contra la otra pared en frente de él. No creía lo que pasaba por mi mente, le había metido la mano en su bóxer aparte de coger su mano y colocarla en mi pecho y eso no era lo único sino que también me había besado.  Y como una explosión de color roja cubrió mi cara. –Y-yo l-lo siento…-Conseguí decir tartamudeando mientras repasaba todo lo que había sucedido pero lo más importante es… ¿Qué hizo Subaru mientras yo estaba inconsciente?
avatar
Hikari Koikuro
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1506
Monedas Monedas : 1254

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando menos lo esperas[+18] [Priv. Subaru Sakamaki]

Mensaje por Subaru Okami el Miér Oct 30, 2013 11:39 pm


Después que Hikari volviera a tener conciencia  tuvimos una mini charla que terminó en un favor, un favor bastante peculiar, quitarle el móvil del escote con excusa "me duelen los brazos" asentí y le quité el móvil del escote confiado de mi mismo, sin respirar y lo más importante, sin mirar sus pechos.
Nada más quitárselo se preparó todo, me tomo de la mano y nos pusimos a caminar de nuevo , pero nunca le devolví el móvil ya que me lo guardé en un bolsillo del pantalón.-La encargada de llevarnos de vuelta seras tú eh bonita- cada vez empezábamos a ir por por sitios desconocidos para mis ojos hasta que llegamos a un lugar con vegetación y un pequeño estanque al fondo.  Hikari me soltó la mano y se puso a caminar de nuevo, llegamos a una zona con arboles y algunas plantas más pero no llegaba a bosque. Tenía un estanque algo grande pero sin exagerar, algunos cuantos patos nadando por en medio y ya, Hikari me soltó la mano, dejó todo en el suelo y corrió hacia el estanque, se giró hacia mi y se tiró de espaldas al lago diciendo "Y así es como se baja la fiebre" mi mente me decía en esos segundos "Nono, así es como se provoca a Subaru Sakamaki"


Cuando salió del estaque me recordó el típico anuncio de televisión que la chica sale a cámara lenta con una música de fondo y luego hace un movimiento pelo pantenne, le silbé mientras me la imaginaba saliendo a cámara lenta y con la ropa más mojada.. -Va chica pantenne deja de hacer la idiota y vayámonos- se me iban los ojos cuando intentaba mirarle a la cara, era como si algo magnético me bajara la vista hasta centrarme en el sujetador ¿Y luego se queja de que le miro es escote? Pero eso ya no importaba porque de la nada apareció que la intentó violar y a causa de eso tuvimos que salir corriendo a pesar de que tenía ganas de partirle la cara a ese loco, para perderle el rastro o al menos intentarlo tuvimos que atravesar un laberinto algo raro y largo con la salida en otra zona con arboles y toda esa movida en donde no dudamos ni un segundo en meternos en ese bosque, por así decirlo.

Mientras nos íbamos perdiendo cada vez más y más en ese bosque nos topamos con una "casita" de alguien que seguramente viviría algún amante de las plantas, la puerta estaba cerrada así que, nuestra oficial "karateka" la abrió de una patada, descanse en paz la puerta.. -Que cosa más cutre- dije segundos antes de que algo me estirase del brazo y como no era la única persona con la que estaba ¿Ya vuelve a ponerse tonta? Pensé cuando se puso encima mío pero enseguida se me fue la idea y me empezaron a venir pequeños escalofríos por toda la espalda, cada vez que bajaba la mano por instintos naturales le coloque las manos en la cintura  -Divertido eh-
Sabía que lo hacía por fiebre pero nunca viene mal adaptarse a lo que te hacen, cuando más bajaba más instintos de hacerle algo me venían a la cabeza sabía que me tenía controlar pero como persona también tengo mis máximos de aguante en los tocamientos, solo podía tomar aire y morderme el labio nunca me ha gustado jugar en un sitio tan oscuro pero si ella quería eso yo terminaría cediendo aún que solo conozco su nombre. Llegó a su destino, mi querido pantalón que ya antes fue tocado por sus manos pero lo que se toca una vez siempre se puede tocar una segunda vez, nuestros ojos se cruzaron y parecía que llevarán el mismo mensaje, me avisó de la cosa más obvia pero apenas tuve tiempo para responderle nada más decirlo como decirlo ¿Me rozó o me besó en mili-segundos?


+18:
Dejé los móviles en el suelo, me levanté y me puse delante de ella -¿Para que intentas escapar? No soy un lobo que te quiere comer.. O si- Coloqué mis manos en su cadera y metí una de mis manos dentro de su camisa empezando a acariciarle el vientre mientras que con la otra le acariciaba el cuello con la yema de los dedos, empecé a besarle el cuello con la máxima suavidad que podía. Dejé de acariciarle el cuello y bajé los besos hasta la zona que había acariciado dando alguna que otra pequeña lamida, bajando de vez en cuando hasta la clavícula donde le daba besos más lentos que los anteriores pero con el roce de la lengua.
Paré de darle besos y la giré pegándome a su espalda pero manteniendo una mínima distancia -Así mejor- le susurré al oído, terminando por darle un mordisquito en el lóbulo de este. Lleve una mano dentro de su falda, introdujiendo los dedos en su ropa interior para acariciarle con delicadeza el monte de Venus, la otra mano se delimito a subirle la camisa y a hacer círculos por alrededor de su ombligo -Tu piel es tan suave..- la mano que tenía dando círculos por su ombligo la subí hasta sus pechos, los cuales comencé a pasar el dedo por el canalillo mientas sentía su ritmo de respiración en el oído, la otra mano seguía acariciando esa zona pero ahora empezaba a bajar un poco más los dedos acercando más su cintura a la mía. Terminé de acariciar la zona y saqué la mano de inmediato, coloque mis manos en su cadera, mientas me agachaba bajaba a coordinación las manos hasta llegar a sus piernas. Con la ayuda de las manos partí el top y le pasé el dedo indice por toda la espalda, acompañado de pequeños besos, bajé una mano directamente a sus piernas y la intruduje en su falda mientras dejaba quieta la otra y le tomaba de la mano izquierda -Esto se me hace muy reciente, solo que tú estabas en un banco, inconsciente y no llegué a hacer nada..-

Dicho eso introduje el dedo corazón dentro de su ropa interior, empecé a pasar el dedo por su clítoris hasta que llegué al punto clave donde quería llegar, le introduje el dedo mientras le miraba la cara los primeros segundos su rostro se volvió de un tono rojo intenso y  lanzo un leve gemido que resonó por toda mi cabeza nada más escucharlo le saqué el dedo -Perfecto..- le saqué la mano de la falda y me introduje el dedo indice en la boca lamiéndolo lentamente -Quien diría que sabes tan bien- ya había conseguido lo que tanto quería así que llevé mis manos a su cintura y con un movimiento la tumbé en el suelo, me puse encima de ella y le tomé de las muñecas, colocandolas al lado de su cara -Y dime..- me acerque a su rostro mientras sonreía -¿Y ahora a donde quieres llegar?-  rompí la distancia que había entre nuestros labios con un beso ni largo ni corto pero era lo único que podía hacer con la "confianza" que teníamos y en medio mano le solté una mano y le acaricié el cabello, desde que la vi arrinconada en la pared siempre quise hacerlo sin importar el lugar ni el motivo de aquello.
avatar
Subaru Okami
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1042
Monedas Monedas : 1661

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando menos lo esperas[+18] [Priv. Subaru Sakamaki]

Mensaje por Hikari Koikuro el Vie Nov 29, 2013 11:07 pm

+18:
Cobertizo, mojada, fiebre, Subaru y yo. Una mezcla muy mala he de comentar y aun mas mala si él esta medio desnudo y a mí se me transparenta todo, si lo que es todo porque mis ideas son muy buenas. Tirarme a un estanque en un parque en un barrio chungo para hacer que un chico que acabo de conocer y me ha salvado de ser violada se “caliente” aún más. Porque claro que me vea mojada con un escote de cojones y la ropa interior que se transparenta gracias a la camiseta, ayuda mucho. Ya ni decir los actos que había hecho que prefiero no decir. Y en mis tiempos yo me quejaba de las putas de mi clase que hacían esto. Ahora yo era la puta.

Pared, yo en medio y delante un Peliblanco haciendo que no pudiera escapar hacia ningún lado. En este momento vendría bien utilizar la frase entre la espada y la pared. Claro está, Subaru era la espada, una peligrosa espada que un principio te puede defender pero que luego se puede volver en contra tuya. –No se tú, pero a mí me pareces más que un lobo-Me mordí el labio inferior como la costumbre que había adquirido desde pequeña que me servía para callar lo que pensaba- No me quieres comer, me quieres degollar, despedazar y yo que se ¿Experimentar con mis huesos?-Preferí no decir cuerpo porque acabaría soltando alguna frase pervertida o algo.  

Empezó aquella actividad que tanto le divertía a él según había comprobado en estas horas, hacer que mi temperatura aumente y con ello mis pulsaciones, palabras incoherentes, aparte de suspiros, jadeos y algún que otro gemido.  Y sin comerlo ni beberlo empezó a acariciar mi parte intima-Mamón... aprovechándote una presa débil e indefensa-Agarré su bazo con mi mano que, por suerte, tenía libre y le clave las uñas. Si iba a hacer lo que le diera la gana quería que acabara con algún recuerdo mío que en este caso iba a ser una marca muy bonita de uñas. Pero claro todo acto tiene su castigo ¿O no? En este caso el mío fue acabar con el dedo índice de Subaru dentro de mí. Mis pulsaciones aumentaron, la respiración, la temperatura y color también. Y claro esta tenía que estar su amigo llamado “gemido” acompañándolo. Sonó en todo el cobertizo el gemido  que acaba de soltar, aunque hubiera tratado retenerlo mordiéndome el labio no lo habría conseguido y ya estaba lo suficientemente maltratado mi labio de todo lo que lo muerdo para contener cosas. Esta sensación nueva, que me había inundado en ese instante haciendo que me encontrara como flotando entre las nubes. Una sensación que claro alguien como yo que soy virgen aún no he experimentado, porque siendo sincera en mis partes íntimas nunca había entrado nada que no sea un tampón. Supongo que él solamente quería un gemido de mi parte y luego chuparse el dedo, porque no intento nada más. Aparte de cambiar de posiciones y él acabar encima de mí atrapándome las manos.

-Eres un señorito muy maleducado he de decir- Mi voz estaba “altamente normal” aunque el calentón  que me había creado Subaru no se iba. Permanecía hay como si estuviera pegado a mí, estaba claro que no pretendía alejarse mucho de mí. Me empezó a acariciar el pelo de una forma muy tierna he de decir. Aprovechando este desliz cariñoso que estaba teniendo Subaru conmigo hice un movimiento muy ágil para quedar encima de él-Señorito Subaru, ahora es usted quien está atrapado entre el suelo y yo-Me acerqué a su cuello y le mordí varias veces, aparte de algún chupetón , acaricia o lamidas-Creo que debería ir al médico para que le miraran todas esas marcas que tiene en el cuello-Me rio mientras me acerco al oído de él- Cuando te vean por la calle con todas estas marcas sabrán que has sido un chico malo, eso o que has tenido una noche movidita-Le soplo en él oído y le muerdo el lóbulo de la oreja.

Me echo el pelo hacia atrás y agarro las manos de Subaru para que, intente lo que intente no pueda escapar. Estaba debajo mío aprisionado como un pobre animal atrapado en una trampa de un cazador. Salvo que este pobre animal parecía más bien el diablo y a la vez un ángel.

Recorrí el torso desnudo de Subaru de arriba abajo con el dedo como cinco veces. –No sé qué podemos hacer ahora- Decidí responder a la pregunta que me había hecho minutos atrás- Tengo ganas de seguir con lo que estábamos y a la vez no, como comprenderás paso de perder la virginidad en un cobertizo con alguien que he conocido hoy que casualmente me ha salvado de que me violaran-Suspiro mientras me levanto de encima de él. Me acerco a una de mis múltiples bolsas y saco una blusa muy ajustada. Una vez que me la pongo dirijo la vista hacia Subaru.

-¿Y tú, que quieres hacer? Porque no me has dicho que es lo que quieres-Me vuelvo a sentar en el suelo y cruzo mis piernas a lo indio. Busco con la mirada mi móvil perdido que esta tirado en alguna parte del suelo gracias a Su. Una vez que lo encuentro lo cojo y desbloqueo. Cuatro llamadas perdidas de mi tía, como no. La pobre se pensara que me ha pasado algo, aunque claro sí que me han pasado cosas. Decido llamarla para no preocuparla, empiezo a marcar el número mientras mando a callar a Subaru. Si mi tía se entera que a estas altas horas de la noche estoy con un chico me mata. Una voz suena desde el aparato de última generación que me gane con mis ahorrillos que tenía guardados.

-Buenas noches Tía…- En este momento me di cuenta que no tenía ni una excusa para poner, debía inventarme una lo más rápido posible o sería capaz de llamar a la policía o aun peor, hacer que los agentes de mi padre remuevan cielo y tierra para encontrarme.
avatar
Hikari Koikuro
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1506
Monedas Monedas : 1254

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando menos lo esperas[+18] [Priv. Subaru Sakamaki]

Mensaje por Subaru Okami el Dom Dic 01, 2013 11:01 pm

Todo perfecto, pero así de la nada Hikari decidió tomar las riendas del momento y se puso encima mío ¿Y luego dicen que porque nunca bajo la guardia? Sus palabras solo me causaron gracia -A mi nunca me atrapan, solo doy motivos para tenerme confianza, no te equivoques querida- Y así por así decidió que a mi cuello le faltaba unas pequeñas tonterías, pequeñas tonterías pero muy necesarias para que ella pudiera ser feliz, por cada mordisco suyo era un escalofrío por mi cuerpo -También puedo decir que me las hiciste tú, Hikari. Creo que no hay más Hikaris por aquí- Me llevé la mano hasta donde tenía las bonitas marcas combinadas de mordiscos y chupetones -Un chica no debe de hacerle estas cosas al "heroe" que le ha salvado de una violación..- Murmuré lo suficientemente bajo para que no me llegara a escuchar


-Ts- Murmuré, quien se cree para mandarme a callar encima para coger el puto movil vete a saber tú porqué, me levante y me dirigí a la ventana con esperanzas de ver al gilipollas ese pero nada, tampoco estaba así que no tendría nada mejor que hacer que pensar en como mierda saldremos de esta casa o lo que mierda sea, porque vamos aquí no viviría ni un maldito fantasma.
Me puse detrás suyo a los pocos segundos de que empezara a hablar con su querida tía que tanto la quiere y me senté detrás de ella rodeandole con mis piernas -Hello- le susurré al oído que no tenía el móvil y le di una pequeña lamida mientras le pasaba las manos por la cadera, terminando por abrazarle. Apoyé la cabeza en su hombro y volví a mirar por la ventana sin hacer caso de la conversación que tenía con su familiar, ser cotilla no me atrae demasiado. Cuando al fin dejaron de terminar antes de que pudiera guardar el móvil se lo quité y lo puse en mi bolsillo delantero
+18:
-Muy mal Hikari, fuiste una chica mala- Con un poco de esfuerzo la tumbé hacia delante quedandome yo encima de ella -Puff, los chupetones te saldrán muy caros..- Apreté mi cadera contra la suya y llevé mi mano nuevamente hasta su falda -Veamos..- Empecé a bajarle la falda mientras le mordía el lóbulo de la oreja -Preparada para gemir ¿Verdad?- Le metí el dedo anular del tirón haciendo que soltara un gemido y comencé a girarlo para "estimularla" a pesar de que ni intenciones de nada tenía esa acción involuntaria, digamos que solo es una venganza en general. Tres, tres gemidos fueron los necesarios para cesar mi "venganza" -Me gusta escucharte gemir, rubita- Saqué el dedo de entro suyo y le volví a subir las bragas. -A la pregunta de antes, lo que quiero hacer es algo obvio-
Me acerqué a su oído algo más sereno -Cuidarte, solo eso- Me levanté de encima suyo y me puse a dar vueltas por la "salita" en la que estábamos o bueno al menos parecía una salita, por mi bien he de pensar eso..


Me puse delante de la puerta y la abrí ignorando si pasaría frío, calor, nieve, lluvia o lo que hubiese -Dime, ¿Quieres que te vuelva a llevar? Por supuesto que no puedes negarte- Me giré dirección y señale hacia afuera -Yo si salgo sin nada me muero del frío así que solo te pido que te agarres fuerte de mi o bueno, supongo que tendré que terminar con lo que empezó el subnormal de antes y dudo que quieras eso- Me encogí de hombros y me puse delante de ella. -Come on Hikari, come on- Le tomé de la mano y le ayude a levantarse del suelo, como se tumba una cosa luego hay que levantarla y ella no es menos.. Una vez de pie sin apenas esfuerzo la alzé haciendo que sus piernas rodearan mi cadera -No te sueltes o lo pagarás- Le pasé un brazo por el trasero y con el otro coguí las bolsas que dejamos en el suelo cuando llegamos -Y dime..- Abrí la puerta y di unos pasos hacia afuera sin importar el escalofrío que me recorrió toda la espalda por el maldito frío -¿Te recuerdas de todo el camino de ida o tus genes de rubia atacan de nuevo?- Empecé a caminar a la izquierda ya que vinimos por la derecha, es pura lógica si quieres seguir el camino de vuelta a casa, de memoria disponía hasta llegar al dichoso laberinto ¿Estaría allí nuestro querido seguidor o quizás la policia? A medida que nos íbamos adentrando en el laberinto menos idea tenía de como  se saldría de allí -Buag, esta mierda me aburre- al cabo de los minutos conseguimos pasarlo a pesar de que tardamos más que la ida pero claro, diferencia entre la ida y la vuelta del laberinto es que la que estaba al mano era Hikari y yo no por así decirlo una chica tiene más capacidad en no perderse que yo, y con estas cosas son con las que me auto-humillo..

Por más que intentara reconocer la zona no podía, solo sabía que por aquí estaría el lago del movimiento panntene de Hikari pero.. ¿Donde estará? Miraba de lado a lado y nada solamente árboles, árboles y más árboles. A pesar de ir perdido tenía de responsabilidad a una chica que sola seguramente no terminaría bien en estas zonas tan "peligrosas" Demasiadas veces la miraba de reojo, a pesar de ser una pequeña cría era muy, no sé, digamos que violable -Dime.. ¿Notas que te sube o que te baja la fiebre?- Me paré en seco y la miré a los ojos -Soy un caballero que pregunta por la temperatura de la dama- Sin pensármelo dos veces la abracé, una parte de mi tiene que admitir que es una persona muy abrazable o como se le quiera llamar, las chicas de hoy en día con perfumes cada vez más tentadores..
avatar
Subaru Okami
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1042
Monedas Monedas : 1661

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando menos lo esperas[+18] [Priv. Subaru Sakamaki]

Mensaje por Hikari Koikuro el Miér Dic 04, 2013 11:21 pm

Venga ya, ¿Qué a él no le atrapaban? Me rio en su cara. Bien que está ahora atrapado entre mis tetas y el suelo. Ejem digo entre mi cuerpo y el suelo.-Ajá claro confianza y por eso ahora mismo estas en esta posición debajo de mí-Me reí ante aquella respuesta, no es que tuviera nada malo pero algo me hizo gracia ¿El qué? Pues ni idea.

Después de dejarle bien marcado el cuello, para que sepa que no debe jugar conmigo. Porque cuando se me cruzan los cables puedo llegar a ser muy mala. -¿Te piensas que solamente hay una Hikari en toda la ciudad? Vas aviado-

Una vez que empecé a hablar con mi tía todo empezó a ir de mal en peor…
-Tía, estoy bien estoy en casa de una amiga- No sé cuántas excusas llevaba ya en esta conversación pero no ayudaba mucho. Mi tía no se lo creía y el tener a Subaru abrazándome  y apoyando su cabeza en mi hombro me intranquilizaba. -¡Te lo juro que estoy en casa de una amiga!-Grito ya desesperada, no me creía pensaba que estaba por ahí de fiesta o algo. Todo porque hace 1 semana llegué a casa a las tantas por hacer caso a mi amiga e ir de botellón. Inspiré, espiré.  Le acaricie la cabeza a Subaru con la mano que me quedaba libre.- Vale… vale, no me pasara nada estoy con...-No me dejo acabar la frase ya que me corto con otra frase suya, se despidió y me corto la llamada. Di un largo suspiro y me volví hacia Subaru que seguía abrazándome y así había estado desde que empecé la llamada.-Ya está todo solucionado- En ese instante me quito el móvil y lo guardo en su bolsillo.-Dame el móvil maldito ladrón-

+18:
Me tumbo en el suelo y él quedo encima de mí. No sé como pero lo hizo pero así acabamos. El suelo, yo y Subaru. Como si fuéramos un sándwich. Cuando apretó su cadera contra la mía todos mis pensamientos se fueron y como estaba unos minutos antes me empezaba a encontrar ahora. Relax relax. Por mucho que lo repitiera no podía relajarme es más hacia el caso contrario cada vez podía contenerme más. ¿Por qué? Pues ni idea. Cuando me mordió el lóbulo de la oreja y empezó a bajarme la falda fue la gota que colmó el vaso. Esto era demasiado para mí, para una virgen como yo.  Y lo peor/ mejor que ya no sabía que me hacía sentir esto, fue cuando me metió el dedo anular dentro de mis partes de un tirón. Un gemido procedente de mi  sonó en toda la habitación. Con ello vino lo demás, pulsación acelerada, respiración agitada y un estado de placer que era impensable para mí. –Subaru….-Mi voz entre cortada que jadeaba y parecía otra no hacía que esto fuera a mejor. Y aun no se acababa esto cuando empezó a mover sus dedos en círculos dentro de mi vagina hizo que soltara otro gemido igual, más largo, más corto, más fuerte, menos fuerte que el anterior. No lo sé, no sabía que estaba pasando solamente que tenía  a un tío buenorro encima de mí metiéndome los dedos y haciendo que este en un estado de placer impensable para mí hace unas horas. Junte mi boca con la de Subaru y empecé a abrirme paso entre sus labios hasta encontrar su lengua. Empecé a enredarla con la de Subaru y rozarla. Otro gemido y esta vez lo deje escapar en la boca de Subaru. Aunque le estuviera besando él no paraba con su trabajo. Cuando me separe de él un hilo poco visible unían nuestras bocas y justo al separarla otro gemido que como los primeros sonó en toda la habitación, excitando más a Subaru haciendo que siga con lo que estaba haciendo pero esta vez no sucedió. Saco su dedo de mi intimidad y me subió las bragas. Y aquí se acabó el calentón y todo. ¿No había más? No, no había ni iba a ver y me tendría que hacer a esa idea. Tome aire e intente relajarme pero era imposible. Esta vez sí que era imposible el calentón era demasiado.

Cuando se iba a levantar de encima mía le agarre del pantalón pero aun así consiguió levantarse y se puso a dar vueltas por la sala. Se acercó a la puerta y la abrió-Yo no…- Me corto cuando iba a decirle que no quería que me llevara. Me tendió una mano y me ayudo a levantarme. Me cogió en brazos pasándome un brazo por el trasero y con la otra sujetando mis bolsas de la compra y salimos de aquel cobertizo donde muchas cosas sucedieron y muchas otras pudieron a ver sucedido pero no pasó nada. –Deja de meterte conmigo por ser rubia y sí que me acuerdo del camino que tomamos ¿Me tomas por tonta?- Le pase el brazo por un hueco que quedaba entre su brazo y cuerpo para “intentar” tener más seguridad y no caerme. Cuando entramos en el famoso laberinto de arbustos en cual pase agarrada de la mano de Subaru tardamos un buen rato en lograr salir de allí-¿Quién es ahora la rubia eh? Señor me pierdo en los laberintos- Me reí pero después de esto le di un beso corto. No es que fuera por nada en especial, solamente se me había apetecido probar un poco más de esos labios… por así decirlo.

-Mmm… no se creó que me ha bajado-Me encojo de hombros y le señale hacia un lugar, por donde habíamos venido. Sabia de más que Subaru se había perdido y no sabía cómo regresar. Aunque era tan orgulloso que no se atrevía a decirlo, eso estaba más que claro.
Pasamos toda la zona del parque y llegamos a la zona de calles, edificios etc. Después de perdernos unas cuantas de veces, gracias a la buena orientación de Su llegamos a la zona donde vivía mi Tía y yo con ella. Me baje de Subaru y le quite las bolsas de las manos. Creo que nuestro viaje se acaba aquí por desgracias. Me acerco a él y le doy un beso.-Una despedida por ahora supongo- Me empiezo alejar poco a poco, pero recuerdo que el aun tenía mi móvil en el bolsillo de su pantalón. Me vuelvo a acercar a él y le meto la mano directamente en el bolsillo- Mi móvil, gracias por guardármelo, ah y este es mi numero-Me acerco a su oído empiezo a decírselo lentamente. No quiero que esto se acabe pero todo lo bueno tiene fin y lo mío se va a acabar en nada. Le cojo la mano y entrelazo mis dedos con los suyos. –Bueno pues... hasta otra- Empiezo a desenlazar mis dedos de los suyos y le doy la espalda para irme a casa. Donde me esperaba mi tía seguramente enfadada.
avatar
Hikari Koikuro
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1506
Monedas Monedas : 1254

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando menos lo esperas[+18] [Priv. Subaru Sakamaki]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.