Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Solos tu y yo~ [+18]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Zero Hibari el Lun Oct 07, 2013 3:59 pm

Llevaba mucho tiempo queriendo estar a solas con él, pero todas las veces que coincidíamos siempre era a través de otras personas o en ambientes con mucha gente, ya estaba algo harto de aquello, necesitaba hablar de él de todo lo que había pasado entre nosotros, de cómo había evolucionado nuestra relación ya que, cuando nos presentó Rina apenas nos soportábamos el uno al otro, es más, solo lo veía como un estorbo para conquistarla a ella. Pero todo aquello había cambiado, a medida que pasaba el tiempo empezaba a verlo de otra forma, nunca me había sentido atraído por un chico y al principió creí que sería una tontería, nada más que un capricho de curiosidad, pero el corazón se me aceleraba cada vez que lo veía, la felicidad me invadía y las ganas de besarlo aún más, apoderarme de él y saber que solo yo lo tendría entre mis brazos. Es por eso que después de meditarlo un poco me decidí, sabía que tocaba en un local privado esta noche, por lo que no podría ir a verlo pero sí hacer algo igual de interesante.

Me vestí con algo sencillo, unos vaqueros con una camiseta de cuello de pico, algo pijo, de color blanco y encima una americana negra, esta vez me dejé el pelo suelto, como ya había hecho una vez para la fiesta del botellón, me había dado cuenta de que le gustaba y aquella noche realmente quería gustarle en todos los aspectos, podría ser la noche más importante que compartiríamos y aun no sabía siquiera que podría decirle. Salí del apartamento y me dirigí hacia el local donde tocaba, enseguida llegué, tan solo faltaban 5 minutos para que saliera, mi corazón empezaba a acelerarse de los nervios que llevaba conmigo, de inmediato localicé su coche, me acerqué a él y me quedé apoyado en él observando el teléfono, mientras esperaba pacientemente a que saliera, desviando mi mirada ligeramente a la entrada del lugar. Faltaban 2 minutos para que saliera cuando se me acercaron dos chicas, se veían mucho más pequeñas que yo pero vestían como un par de putillas, y como me suponía estaban ligando conmigo, me preguntaban si estaba solo, si quería que me hicieran pasar un buen rato y que fuera con ellas, todo mientras se me enganchaban sin permiso alguno, fruncí un poco el ceño y entonces fue cuando vi a Kay salir del sitio, mi rostro se iluminó y me deshice de las dos pulgas yendo sonriendo hacia él. – Lo siento chicas. – comenté dándoles la espalda y observando al chico a la entrada del sitio, las dos se me quedaron mirando con cara de estúpidas y casi de no creérselo, ya que, cuando llegué hasta Kay le planté un beso, de esos que te roban el aliento. Me separé finalmente de él y miré de reojo a las chicas que se iban poniendo cara de pocos amigos, ¿realmente esas chiquillas tenían esperanza conmigo? Inocentes…

Volví mi vista al chico y puse mis brazos por encima de sus hombros y me agaché levemente hasta dejar mi rostro frente al suyo. – He venido a buscarte~ - comenté con una sonrisa algo picarona al rostro y entonces froté mis labios con los suyos. – ¿te apetece venirte a un lugar conmigo? – no pude evitar no decirlo en un tono seductor. – Tu y yo solos… - esto último fue casi con tono de victoria, iba a ser la primera vez que quedábamos a solas, me sentía realmente nervioso.

Ropa Zero:


Última edición por Zero Hibari el Sáb Oct 19, 2013 1:17 pm, editado 1 vez
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1496

Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Invitado el Lun Oct 07, 2013 11:00 pm

Se dio al piro mal pudo, abandonó el local enseguida de guardar el violín en su estuche. No estaba disgustado ni nada. La función había dejado buena impresión en el público. No solía tocar metal sinfónico a menudo, aunque era uno de los géneros que más le gustaba. No obstante, no pudo resistirse cuando le han invitado a dar un pequeño concierto en ese antro. Era un bar bastante exclusivo ya que solo dejaban entrar un determinado tipo de gente. Detalles que le daba igual al músico, el lugar le agradaba y el público fue bastante receptivo. ¡Estaba contento! El único “sino” fue que el público fue demasiado receptivo tanto que durante los descansos que se daba durante la función había acumulado números de tipos. Que Kayonara Utaite, el músico que va por libre sin discográfica para respaldarlo, fuese gay no era secreto ninguno. Aunque la prensa insistía que él tenía una novia oficial que no era nada más y nada menos que su mejor amiga. Pero la gente sabía que eso solo eran puras alucinaciones de las tertulias rosas ya que hasta se enrollaba con fans si estaban comestibles a su ver. Sin embargo, deberían ser tíos en toda la regla. Por eso se marchó tan rápido como pudo. Era raro que lo hiciera, normalmente, había aceptado no solo los números de los tipos y también sus cuerpos yendo a algún motel con uno de ellos. Pero hace tiempo que no hacía nada de eso. Tampoco se juntaba con la panda de degenerados con quiénes solía salir para ligar. Ahora su vida nocturna era estar en casa, realizar conciertos o salir con su reina y de paso con Zero que terminaba de un modo u otro con ellos o los mismos lugares. Sabía bien que algo le faltaba, tenía ganas de follar, eso nadie le quitaba. El problema es que había perdido interés de follar con cualquiera que se le presentara y estuviera como un tren. Eso realmente era una piedra en el zapato. Más bien la piedra en el zapato era el culpable de su indiferencia con el tema. Zero Hibari, un maldito mujeriego de piel morena que hacía antojarle morder incansablemente marcándolo como suyo; ese era el culpable. Era ridículo, tan ridículo que Kayonara se reía como loco cuando se ponía a pensar en la cuestión. Terminó por encapricharse por un puto hetero que antes ni lo podía ver pintado de oro. Y sí, encapricharse así pensaba Kay, no iba nunca admitir que se había vuelto a enamorar ni en su propia mente. Aunque si lo había hecho, pero admitirlo era como derrumbar la muralla que se construyó después de ser dejado tan…crudamente por el que fue un día su pareja.

Abandonó el local deteniéndose ya fuera de la puerta para vestir la chupa de cuero, ya hacía fresco por las noches, se notaba que era Otoño. Frotó las manos riéndose, le gustaba el frío pero no era tan tonto de no abrigarse cuando hacía fresco. No tenía nada planeado después de actuar. Sí, su vida se había vuelto muy tranquila. Con suerte tenía a Harinita metida en su casa y con un poco de suerte también Zero. Se le iluminó el rostro pensando en eso, pero enseguida negó con la cabeza como si así pudiera apartar algún pensamiento indeseado. ¿Qué estaba él convirtiéndose? Ni que fuera adolescente baboseando por su pareja. ¡Ya no era un adolescente! ¡Y tampoco un uke lleno de flores a su alrededor! Sacó el móvil, miró la hora y volvió a colocarlo en el bolsillo mientras con la otra mano buscaba las llaves del coche por los demás bolsillos. Las encontró y cuando iba para agacharse para volver a coger el estuche alguien se plantó delante suyo; ¿sería algún de los tíos de hace ratos? Iba para mirar receloso a quién se presentaba de la nada. Sí, de la nada que Kayonara no se dio cuenta de cuando se le acercó. Sin embargo, no tuvo tiempo de ver al otro a su ritmo, porque enseguida fue tomado del mentón y besado. Kayonara parpadeó incrédulo mirando el único ojo descubierto, ese ojo conocía bien. No solo el ojo, el tacto que le sujetaba la barbilla y los labios que comían los suyos. Al inicio fue algo torpe correspondiendo porque realmente no se esperaba ni que estuviera ahí cuando más que lo devorara con un simple beso. Presionó los pies contra el suelo, estaba despierto, no era sueño. Él propio sin poder resistirse siguió el juego del otro profundizando más el beso y enrollando las lenguas en una pelea frenética. Obviamente, se sonrojó, demasiado ya que estaban en la calle, aunque eso no hizo que detuviera sus propios brazos. Abrazó al otro por la cintura uniendo más los cuerpos. ¡Zero era tan cálido!  ¡Un día le haría su manta personal y viviente! Ok no, eso no se puede, no debería inmiscuirse tanto con el rubio. Pese a que ya estaba bastante involucrado. - ¿Dónde te has metido Kayonara Utaite?

Intentó poner orden al compás de su propia respiración cuando el morreo finalizó. Notó como la mirada de Zero se desvió sutilmente hacía un lado. También miró en la misma dirección pero fue más descarado, la discreción no era con él - ¿Tus amigas? – preguntó mirando a dos tías de lo más vulgares y con caras de mala leche. Demasiado vulgares para que fuesen algo de Zero. Era cierto que el tipo era un mujeriego y aficionado a tetas, pero tenía sus principios. – Nah… - negó despacio con la cabeza y luego frunció el ceño volviendo a mirar el rostro del que acaba de posar sus musculosos brazos sobre los pequeños hombros del menor. Iba para reclamarle que no lo estuviera morreándolo así de la nada. Sin embargo, el reclamo quedó a medio viaje porque se quedó de piedra. Se enrojecía más por tan míseras palabras y esa sonrisa traviesa que igual conocía bien.  – Ni que fuera niño de kínder para que necesitara que me recogiesen… - refunfuñó después de estremecerse cuando los labios se han rozado. Estaba contento que el otro estuviera ahí y que fuera por él, pero lo que siente y lo que dice son cosas que van aparte en la vida de Kayonara. – Si me quieres follar no necesitamos ir a un motel por si acaso me quieres llevar a uno… - lo único que se le ocurrió fue eso, porque que más podría querer alguien de Kayo para que estuviesen a solas.  Así era el mundo que estaba acostumbrado el músico. Un mundo de mucha promiscuidad y nada de ideales y sentimientos.

A seguir a sus propias palabras no sabía que decir más, por alguna razón se sintió mal por haberse expresado así. Por lo tanto desvió la mirada separando del cálido cuerpo del mayor. No quería separarse pero sentía que no estaba bien seguir unido al mismo. – Bueno…iré dónde quieras tú…tampoco es que tenga algo que hacer… - musitó algo apenado echándose a caminar hacía el coche tomando la mano de Zero con algo de corte y en la otra iba el estuche. No entendía que hacían esas tías junto a su coche. Tampoco por qué estaban ahí mirando pasmadas como si les hubiesen dado una tremenda bofetada – ¿Es que nunca han visto un gay? – preguntó sarcástico al pasar por ellas y después se volteó con un pequeño giro y ensanchó esa sonrisa burlesca y las miró con superioridad adrede - ¿O estáis pidiendo limosna para tener algo con más tela para vestir? – sin más y sin importarle las reacciones de ambas chicas que empezaron a insultarlo, colocó el estuche en el asiento trasero después de dar la llave del auto a Zero y este abrirlo. Y a seguir se sentó en el copiloto sin quitarse esa sonrisa tan problemática que tenía.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Zero Hibari el Mar Oct 08, 2013 10:37 pm

Se me abrazó a la cintura, me había costado pero últimamente conseguía tenerlo más pegado a mi cuando hacia ese tipo de cosas, me sentía tremendamente feliz cuando me rodeaba con sus brazos y lo besaba, si por mi fuera no lo soltaría nunca, pero no creía que Kay no se dejaría. Terminé de besarlo y entonces fue cuando sutilmente observé a las dos chicas que me seguían mirando, al parecer Kay lo notó, por lo que me pregunto si eran mis amigas, mi vista se puso de nuevo en él con la ceja alzada y seguido negó con la cabeza, sonreí un poco y me apoyé en él comentándole que había ido a buscarle, me contestó con un típico comentario suyo y reí ligeramente, finalmente le comenté si le apetecía acompañarme y, esta vez me sorprendió con su respuesta, tanto que hasta me sonrojé levemente, lo seguí observando aun con ese sonrojo y se separó de mi comentando que iría donde yo quisiera ya que no tenía nada que hacer, volví a sonreír traviesamente. – Por ahora vamos donde tengo planeado… - lo tomé por la cintura pegando su cuerpo al mío y nuevamente rozando mis labios con los suyos. – ya se verá lo que sucede~ - lo dije con el tono más sexy que tenia.

Me cogió de la mano de forma vergonzosa, no me negué en absoluto, y en cuanto llegamos a ellas se preguntó en voz alta si las dos chicas habían visto alguna vez un gay, me reí a carcajadas por aquel comentario, realmente les había chocado bastante que me enrollara con un chico, pero me daba igual en este momento solo tenía en mente a Kay. Entonces fue cuando escuché el segundo comentario, sutilmente les estaba llamando zorras, empecé a reírme a carcajada pura, las dos chicas se sulfuraron mucho y se fueron cabreadas, seguí riendo un rato, de tanta risa casi me cae la llave que me ha pasado al suelo, entré al coche y cuando ambos estuvimos sentados lo mire. – me gustas, ¿sabes? – comenté como si nada y enseguida encendí el motor del coche arrancando.

Después de un paseo, lleguemos al lugar que tenía pensado des del momento en que salí de casa: la Playa. Aparqué el coche casi tocando a la arena de la playa, apagué el motor y salí. – Hemos llegado. – comenté observando el reflejo de la luna en el mar, realmente era una escena que me gustaba mucho la luna, la playa, la noche, todo estaba a favor. – Vamos~ - comenté animado a Kay mientras salía del coche y me dirigía a la playa, terminé por sentarme cerca de la orilla observando el romper de las olas. ¿Romántico? Probablemente, bastante, aquel lugar era idóneo para hablar lo que por fin llevaba tanto tiempo guardándome, ¿Qué relación teníamos él y yo? Tenía la necesidad de expresarle lo que sentía por él y del mismo modo quería saber que sentía él por mí, mi mente me daba vueltas locamente ya que nunca me había sentido así por un hombre, pero tampoco por una mujer, lo más parecido que había sentido por alguien fue por la única chica que he amado en mi vida.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1496

Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Invitado el Jue Oct 10, 2013 1:23 am

Un simple roce de los labios ajenos en los suyos era respondido por un estremecimiento del músico. Se apenó pero mismo así siguió cogiendo la mano del mayor. Normalmente no se apenaba con nadie ni nada. Ya no era ese chiquillo tímido, inocente y puro que era en el instituto. Sin embargo, solo la presencia de Zero le ponía nervioso. No era un nerviosismo de miedo y sí un nerviosismo de no saber qué rayos hacer. El rubio poco a poco invadía su mundillo…Nunca entendió como han llegado a ese punto. Habían empezado de mala manera porque Kayonara no dejaba de joderle en relación a Harinita. Pero después el tío fue acercándose y de tanto acercarse, acabaron con una relación sin definición; no eran amigos, eran más que eso, pero no alcanzaban la categoría de pareja. Por lo menos, no para Kayonara. Para Kayonara era impensable ponerse en una trama tan liosa como esa. Además, que siempre quiso creer que simplemente era la curiosidad del otro que lo adentraba en lo que ellos tenían. No obstante, que piense así no quiere decir que no tenga sentimientos hacía Zero, los tiene. Demasiados si fuera a pensar en el tema, pero no quiere pensar para que su muralla no venga abajo de golpe.

Ya dentro del coche, ni se dio cuenta cuando las dos especímenes de poca ropa se habían largado porque se había entretenido en marcar la radio en la estación que quería. Solo prestaba oído a la risa de Zero que entraba al coche. - Estaban así de pasmadas por ti, ¿verdad? – masculló sin quitar ojo del visor de la radio. No era de su agrado que coqueteasen con Zero, pero ¿qué podría él hacer? No es como si fuese su novio ni nada, por eso solo tenía que morderse la lengua y fingir que no le importaba cuando se trataba de chicas. Sabía bien que al tipo le encantaba las hembras. Y cuanto a eso nada qué hacerse. No se preocupó en ponerse el cinturón. No solía andar de coche sin cinturón, excepto con Zero. Aunque el  otro ni cuenta se daba que Kayo solo se atrevía estar en un coche sin cinturón cuando era el moreno que conducía. Al fin al cabo, Kayonara tenía cierto recelo al andar en todo el tipo de vehículo por la muerte de su padre.  Iba para seguir charlando, cosa que no hizo, solo se quedó boquiabierta, parpadeando e inmóvil. No sabía qué hacer y solo miró por el cristal. Veía su rostro por el espejo de su lado, se había sonrojado de nuevo ante las palabras que escuchó con una voz natural. ¿Qué le pasaba a este tipo? Acaba de decirle que le gustaba como si nada…¿Es que no sabe cortarse ni un poco? – Anda ya, no me estés vacilando… - chasqueó la lengua y después suspiró y así se quedó sin mirarlo por un buen rato hasta que se percató que ya no estaba sonrojado y su cuerpo no tenía ninguna sensación rara. Regresaba a ser él mismo.

- ¿Dónde me quieres llevar? – notaba que se dirigían a los límites de la ciudad. Lo miró con el rostro totalmente volteado hacía el conductor y tomó uno de sus mechones dorados y lo olió cerrando los ojos – Huele a agua oxigenada. – se rió burlón pero igual no soltó el mechón. Amaba el pelo de este, también su olor y no era nada a agua oxigenada, pero Kayo siempre le decía lo contrario al que pensaba.  - ¿Acaso me vas llevar a un lugar remoto para violarme? – abrió los ojos de sobremanera en una fingida expresión de susto y sonrió burlesco. Enseguida soltó el mechón que enrollaba levemente y bajó la mano por el cuello rozándolo con un dedo hasta que terminó tirando un poco del pico de la prenda blanca – Hoy vienes muy pijito… - sonrió riéndose travieso y le mordiscó el lóbulo después de susurrarle. Y juguetón bajó más la mano terminando por posarla en la entrepierna ajena y la acarició a la vez que acariciaba con la nariz la oreja de Zero. Sin embargo, la diversión no le duró mucho más porque el coche se detuvo y el rubio anunció que habían llegado. Resopló volteándose desganadamente para ver el escenario dónde terminaron por ir. Le había cortado el rollo. Enseguida, su semblante se le cambió; el rostro se iluminó. ¡Mar! No era mucho de ir a la playa pero amaba el mar. Para él playa y mar aunque estuviesen juntos no eran lo mismo.  No era necesario mencionar que le pasó el mosqueo en menos de unos segundos. Inmediatamente salió del auto y fue corriendo hacía la orilla. Se le antojaba ponerse en el agua pero era de noche en pleno Otoño, hacía frío. Estaba con un dilema interno por lo cual decidió apenas quitarse las zapatillas, los calcetines y arremangarse los negros vaqueros…splash; pies en el agua. Se erizó como gatito – ¡Frío! – sonrió contento y algo infantil para después buscar a Zero con la mirada que se había sentado en la arena cerca de la orilla igual. Lo observó como quién tramaba algo y se acercó al rubio que no estaba nada apartado de él. Y con una patada en la poca agua que tenía bajo los pies, lanzó un poco de la misma al otro mojándolo casi nada. No le dio tiempo ni a protestar porque se le tiró encima, abrazándolo por el cuello y derrumbándolo. Lo besó con ganas y cuando cortó el beso le sonrió de oreja a oreja, una sonrisa que estaba dibujada en un rostro enrojecido de lo más maravillado que había. – Gracias. – musitó en un tono tímido pero complacido y animado.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Zero Hibari el Dom Oct 13, 2013 10:57 pm

Después de entrar en el coche aún me seguía riendo por lo que les había soltado Kay a esas dos chicas, dejé de hacerlo poco a poco cuando escuché lo que me preguntaba mi acompañante. – Bueno, no te lo voy a negar… - reí un poco. – Pero no me interesaban para nada. – poco tarde en arrancar, me fijé que el chico se quedó tranquilamente viendo por la ventana cuando le dije que me gustaba y terminó por pedirme que no le vacilara con un chasquido y un suspiro, preferí no decir nada, esta noche teníamos mucho que hablar, prefería no estar pendiente de la carretera cuando empezara la conversación.

Después de unos minutos en silencio me pregunto donde lo llevaba. – Ya lo veras… - susurré con una sonrisa en mis labios, dejé que tomara uno de mis mechones de pelo y de reojo vi como se lo llevaba al rostro y lo olía, comentando que olía a agua oxigenada, pero por el contrario no dejó de olerlo, sabía perfectamente que no es eso lo que pensaba, negué con la cabeza aún sonriendo, luego cogió y me soltó un comentario de lo más alocado, no pude evitar lanzarle una mirada traviesa. – Puede, quien sabe~ - le comente mientras me relamía los labios, estábamos a punto de llegar cuando noté que empezaba a acariciarme por el cuello, llegó hasta el final de mi camiseta diciendo que iba muy piojito, solté una risita traviesa y le dejé hacer, me mordió el lóbulo de la oreja y reconozco que me sonrojé levemente al sentir su mano en mi entrepierna, estaba extremadamente lanzado hoy y eso me gustaba. Era una lástima pero ya habíamos llegado, así que frené y se lo dije, al principio parecía algo triste por haberle cortado el rollo pero enseguida se le iluminó el rostro al ver donde estábamos, sin pensárselo dos veces cogió y se metió con los pies en el agua, me senté a la orilla lo suficientemente alejado para no mojarme con el agua. No quería terminar mojándome, pero al parecer el otro no estaba de acuerdo en lo que yo tenía pensado, me salpico con el pie pero apenas llegó agua hasta mi aunque unas gotas me mojaron el rostro y terminaron cayéndome mejilla abajo, no me dio tiempo de decir nada que enseguida se me tiro encima y me besó, en cuanto lo terminó sonrió de oreja a oreja, una sonrisa que no había visto aún, una sonrisa que me enloqueció un poco, lo cogí y lo volteé tumbándolo en la arena y empecé a besarlo apasionadamente acariciándole la mejilla y seguido el pelo, me separe un momento de él y lo miré a los ojos mientras nuestros labios seguían rozándose. – Te quiero. – lo solté sin más y seguido me sonrojé, realmente le quería, aunque creo que eso no era suficiente. – realmente te amo, solo me había sentido así una vez en la vida y… - terminé por desviar la mirada. – Quería que lo supieras… - volví a mirarlo seriamente. –Y no quiero que digas que te estoy vacilando ni nada de eso, te lo estoy diciendo totalmente enserio.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1496

Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Invitado el Mar Oct 15, 2013 2:19 am

Antes de salir del coche, ni siquiera se había dado cuenta dónde se encontraba pudo ver el leve sonrojo del moreno. No sería la primera vez que se sonrojaba, pero nunca se acostumbraba a tal cosa. No entendía por qué. Se suponía que era alguien acostumbrado a tocar y ser tocado. Se suponía no, era cierto, más de una vez había visto que coqueteara con tías. E, incluso ya lo había visto llegar un poquito más con una que otra tía. Pero sonrojarse nunca. Una cosa más que lo dislocaba en relación a ese tipo. Igual la confusión se le voló mal vio donde estaban. ¡Adoraba el mar! No era de playa, pero el mar lo idolatraba. Por eso fue corriendo, quitando zapatos y calcetines dejándolos descuidadamente por el camino de arena. Y por fin hundió pies en el agua fría, más que fría, helada. ¡No le importaba nada! Deseaba meterse en el agua, escuchaba las olas reventar aunque no las viera por el oscuro de la noche. De repente le inundó una alegría por dentro. Lo consumió y sin pensarlo se tiró sobre el moreno que estaba sentado. Sentía la necesidad de agradecerlo y n se dio cuenta que por momentos volvió a ser el que era. Lo besó sin preámbulos y permiso ajena. También fue correspondido lo que hizo que rodeara la cintura ajena con las piernas. Al cortar el beso que no fue corto ni largo terminó sonriendo sin percibirse a si mismo. Mucho menos se enteró de cómo sonreía. Había dejado escapar esa parte de su antiguo “yo”.
Soltó una risita cuando notó al arena bajo su espalda. El pelo inmediatamente quedó con algo de arena, obviamente. Daba igual, no tuvo tiempo a decir nada más, porque fue besado. Cosa que no le desagradó en lo absoluto. Acopló perfectamente los labios ajenos, entrelazó las lenguas y hizo el beso más húmedo intenso. Y cuando por fin se deshizo el contacto de los labios sus labios estaban más rojos que antes por la saliva que los impregnaba. Saliva suya, saliva del otro o ambas. Probablemente, sería la última opción. Su propio rostro quedó mojado, casi nada, por las gotas que todavía no había resbalado de la cara del moreno. Lo que vino a seguir lo pilló totalmente de sorpresa.

Había bajado una de sus manos por el cuello ajeno, rodeado el hombro y terminando por acarician una de las laterales del rubio. Respiraba un poco agitado por el beso más que apremiante, necesitado.  Sin embargo, cuando él iba bajar más la mano hacía el poto ajeno se detuvo en seco. Más bien lo que escuchaba lo frenó bruscamente. Su corazón disparó en un compás como si hubiera corrido. Ladeó el rostro dejando de ver el rostro. El tipo encima le miraba fijo. ¿Qué le pasaba a este? ¡No tenía por qué soltarle esas cosas! Aunque pudiera ponerlo alegre. ¡No, no y no! Creía fielmente que Zero solo sentía curiosidad por enrollarse con un tío. Y le tocó a él porque era el gay más cercano que tenía probablemente. Se había hecho a esa idea y no se iba deshacer de ella por unas simples tres frases del estudiante. Iba para protestar diciéndole que dejara esas chorradas, pero su refunfuño fue interceptado antes mismo de salir ser pensado. – Te estás equivocando… - se rió por lo bajo con desgana y lo miró de reojo; estaba sonrojado de nuevo. Enserio, ¿por qué se enrojecía? Cerró los ojos con fuerza, no quería verlo, no quería escucharlo porque no quería pensar en lo que había estado evitando considerar. Ni siquiera lo hacía con su mejor amiga que una u otra vez soltaba el tema. No quería concluir que se había vuelto a enamorar como cuando tenía 16 años. Para colmo tenía que enrojecerse igual que su acompañante. – La sigues queriendo y lo sabes… - sabía bien a quién se refería Zero con eso de la única vez que se había sentido así – Soy apenas una curiosa vía de escape…bueno, lo que soy más…No es necesario decirme esas cosas para follarme. Me follas y ya. – suspiró mordiéndose el labio inferior con bastante fuerza al punto de hacerse sangre. Odiaba lo que había dicho, no sabe por qué. Al fin al cabo, follar era su pan de cada día.  De igual modo lo que acababa de decir le molestaba. No era por lo que decía en si, era más por a quién se lo decía. Suspiró subiendo la mano que tenia a uno de sus costados y con ambas manos deslizó la americana del otro, quitándosela. Estaba muy sexy así, pero necesitaba distraerse y al otro para que no dijera nada más. Volvió a apoderarse de los labios ajenos besándolo con más fogosidad y acabó por mancharlos con casi nada de sangre suya. Lo abrazó rodeándolo por el torso y cortó el escaso espacio que había entre ellos, había pegado los cuerpos sin soltarse los labios que besaba cada vez más apremiante.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Zero Hibari el Sáb Oct 19, 2013 1:16 pm

Después de besarlo por un rato le comenté lo que llevaba reprimiendo tanto tiempo, no era más que la verdad lo que sentía de corazón, ambos nos encontrábamos enrojecidos mientras él me repetía que me equivocaba, no era la primera vez que me lo decía pero aquella iba a ser la última, no me equivoco con lo que siento y estoy muy convencido de ello. Soltó que la seguía queriendo como algo obvio, y siguió diciendo que él era tan solo una curiosidad para mí y concluyendo que no hacía falta que le dijera esas cosas para follarlo, simplemente hacerlo y basta, tengo que reconocer que esas palabras me enfurecieron un poco, sabia la vida que llevaba Kay, noches de juerga y sexo con cualquiera que se le cruzase que pudiera cumplir los requisitos de un buen seme sin siquiera saber su nombre, no repetir con la misma persona y sobre todo no enamorarse pero… con migo era distinto, ya había roto todas sus reglas simplemente intentábamos calentarnos en uno al otro siempre que se podía además de vivir situaciones de tensión sexual real, pero él seguía negándolo por más que le dijera, pero me había decidido aquella noche de que dejaría de ser así, que de una vez por todas aclararíamos lo que teníamos. Empezó a quitarme la americana, no me negué, es más le facilite la tarea ayudándole a quitármelo, volvió a besarme y unió nuestros cuerpos, me era tan tentador seguir por el camino que estaba marcando que casi se me va de la cabeza el cometido de esta quedada, aunque no por eso corté el beso, es mas tan solo le seguí humedeciéndolo y acalorándolo más, colando mi mano por su camiseta acariciándole el vientre y separándome de sus labios solo para quitarle su ropa superior, y quitarme yo la mía quedándome desnudo cintura arriba. Estábamos en plena noche y quieras o no hacia frio, pero ya me había preparado para ello; saqué una tienda de esas que son tan plegables y la abrí lanzándola al aire haciendo que se desmontara y quedara perfectamente puesta sobre la arena. – Ven~ - comenté con una sonrisa quitándome los zapatos en frente la tienda y metiéndome en ella, así podíamos evitar el frio y permanecer en calor.

Una vez los dos dentro lo volví a comérmelo con besos, mi primera presa fue su cuello donde mordí y lamí ligeramente su piel con total delicadeza mientras que hábil mente me deshacía del pantalón que no hacía más que incordiarme, no tenía ni idea de cómo terminaríamos esa noche, pero al ritmo que iba habría juerga. Recorrí con mis labios su cuerpo hasta detenerme en su ombligo y lamer algo más abajo, justo al borde del pantalón, finalmente me levanté un poco y lo volví a mirar, con una mirada de enamorado, no podía evitarlo, quería que me creyera. – Se perfectamente lo que siento por ella, pero eso no quita lo que siento por ti… - comente con una tierna sonrisa en mi rostro. – tan solo quiero que lo aceptes y dejes de negar la realidad. – se lo decía mientras le acariciaba la mejilla y me quedaba tumbado de lado mirándolo sonriendo. – lo mío contigo no es solo curiosidad, te quiero. – le dediqué una de mis mejores sonrisas y simplemente espere para ver su respuesta.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1496

Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Invitado el Dom Oct 27, 2013 12:08 pm

Sonrió interiormente; logró callarlo al besarlo. Es más el otro volvió el beso algo más largo y profundizándolo más al punto de que ya se había vuelto un beso bastante hambriento. Y el contacto por parte de las manos ajenas no se hizo esperar casi nada. Se quedó con el vello de punta al sentir las manos frías del otro en su abdomen. Estaban en medio de la playa en Otoño en medio de la noche, no era algo que le sorprendiera. Tampoco le importaba. Encogió sutilmente el abdomen al ser acariciado en esa zona, se estremeció antes mismo que le fuesen quitadas la chupa y la camiseta. Chasqueó los labios molesto una vez los labios terminaran de deslizarse sin gana alguna y separarse. Esbozó una sonrisa media que auguraba nada inocente de lo que se le estaba ocurriendo hacer. Se incorporó y se sentó cruzando las piernas, aprovechó ese momento fugaz en que el rubio se desprendía de su propia prenda superior; lamió la entrepierna ajena sobre los vaqueros mismos para después mordiscarla de mirada alzada hacía el otro. La mirada del músico para nada era inocente era bastante traviesa y no lo disimulaba.

Pero el divertimiento le duró poco y ni llegó a desabrocharle los vaqueros y apenas apalpar la zona dónde se ubicaban los testículos ajenos a la vez que no desplegaba la boca de la entrepierna del moreno. Lo siguió con la mirada arrugando los labios, volvía a estar molesto porque Zero se había levantado de la nada. - ¿Qué? ¿No t…? – se calló él mismo viendo como algo se abría en el aire. Una bolita de algo fue lanzada por su acompañante y se quedó hecha en una pequeña tienda. Volvió a esbozar la misma media sonrisa y se relamió los labios al llamado del chico. – Que ya venías con la intención de manosearme, ¿verdad? – se rió con sorna gateando por la arena que estaba tan fría como estaban quedando sus manos, torso y pies. Estaba erizado todo como un felino, no era para menos, estaba mitad desnudo a esas temperaturas súper bajas. Mal entró a la tienda fue atacado a besos, principalmente el cuello. Estiró el cuello suspirando y suspirando. Volvía  entrar en calor, su cuerpo mismo se calentaba. Ya no sentía esa brisa helada playera porque la tienda los protegía de eso. Y todo ese contacto y roce solo ayudaba para que el cuerpo subiera la temperatura. Mientras el menor que le superaba en altura estaba comiendo su cuello como si fuese un helado volvió a posar en la mano en la pierna ajena. La sobó con descaro, y como solo ya tenía estaba solo en ropa interior la pudo sentir mejor y el otro seguro que sentiría más el contacto. No la manoseó todo lo que deseaba porque quería volver a pegar sus labios en esa zona. Pero simplemente se dejó llevar por las caricias ajenas y se fue acostando a la medida que Zero bajara a besos y lamidas por su cuerpo. Se estremecía por cada contacto húmedo que producía los labios y lengua del rubio en su blanca piel. Volvió a encoger la barriga llegando al ombligo y suspiró más largo que antes. Y por fin, empezó a endurecerse al sentir dónde se había detenido la lengua ajena, justo al borde de su pantalón. – Jodido… - gruñó conteniendo momentáneamente la respiración. Zero tenía esa habilidad de lograr calentarlo con apenas unos roces suaves. Pero eso ya no era una caricia tan inocente, ya era algo que iba más allá, era seducción pura.  Añadiendo que el pobre de Kayo no follaba desde el final del verano más o menos. No es que no tuviera ganas pero de la nada empezó a perder interés en salir de fiesta para ligar y cosas por el estilo. Se desconectó por completo de esa  vida promiscua que había llevado por años.

Chasqueó la lengua, volvía a dejarlo y de esta vez no era una interrupción para dar lugar a otras caricias. Zero le miraba muy fijo y con una expresión al cuál Kayo denominaba como tonta y necesaria. Igual eso no impidió que se sonrojara levemente. Desvió la mirada al ser tocado con ternura en la mejilla. Acabó ladeando todo el rostro para el lado contrario al que se había acostado el rubio. - ¿Por qué quieres complicarlo? ¿Tantas ganas tienes de cargar lo que hay? – No lo había distraído lo suficiente y siguió con el tema de antes. Volteó a verlo, lo iba a mirar fríamente. No obstante toda su barrera frívola se le rompió ante esa sonrisa que le regalaba. Volvió a estremecerse y esto que ni siquiera era tocado por él. Involuntariamente, se quedó callado y le apartó unos mechones dorados que le caían por el rostro, los colocó detrás de la oreja. Acto seguido se incorporó y tomando a Zero por el hombro que quedaba arriba lo recostó de espalda. En unos segundos se zafó de sus propios pantalones y se colocó a horcadas sobre el otro. Había sentado el poto cuidadosamente y de propósito sobre la entrepierna ajena; se meció ligeramente sobre la misma. – `Si esto se complica…la culpa será tuya…jodido… - susurró una vez que los labios rozaban una de las orejas mientras acariciaba la mejilla contraria.. Pero no se quedó más de lo necesario con los labios ahí recostados, tomó el mentón del moreno y lo besó; al inicio era un beso lento, pero luego lo volvió algo necesitado y bastante profundo donde las lenguas jugaban entre ellas, las salivas se  mezclaban y él ahogaba uno que otro gemido.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Zero Hibari el Miér Nov 06, 2013 11:08 pm

En cuanto saqué la tienda observé a Kay tras su comentario lo observé descaradamente de modo pervertido. – Bueno, quien sabe~ - comenté con una sonrisa picarona en los labios y seguido entré y tras de mi Kay, al que devoré a besos enseguida que entró dentro de la tienda, centrándome sobre todo en la zona del cuello, me gustaba juguetear con él y excitarlo con sutilezas y sabía perfectamente que él tenía sus debilidades… empecé a besarle por todo el cuerpo, además le iba lamiendo haciendo un rastro por todo su torso hasta llegar a la altura de los calzoncillos y entonces lo miré, de una forma que logré sonrojarlo hasta que terminó por apartar la mirada y más después de lo que le dije, solo logré que me diera la espalda y me preguntara el porqué de querer complicarlo y cagarlo. Fui a decirle algo pero al ver que se giraba simplemente sonreí, con eso logré que se quedara algo embobado mirándome, me recogió un mechón de pelo y le di un beso tierno en los labios y rápidamente este se levantó quitándose los pantalones y se me sentó encima del miembro con delicadeza, meciéndose ligeramente y comentando al lado de la oreja y acariciándome la mejilla que si se complicaba seria culpa mía. – No voy a complicarlo, lo mejoraremos~ - comenté con dulzura mientras empezaba a acariciarle el trasero con una mano mientras que con la otra me la pasaba tras la cabeza apoyándome.  – Veras como no te arrepentirás. – terminé por sonreírle.

Intensifiqué aun más el beso que el otro había empezado mientras que llevaba las dos manos a su trasero haciendo que se moviera de modo más intenso, haciendo así que el contacto entre ambos se hiciera más notorio y con consecuencia que mi miembro se endureciera con rapidez por aquel contacto, hábilmente me moví ligeramente debajo de él para que el otro notara perfectamente el estado de mi excitación, todo con una sonrisa de lo más traviesa y finalmente terminé el beso con un mordisco al labio inferior. – Kay~ - sonreí. – se mi novio… - susurré como si le pidiera que me acompañara a algún lugar, con toda la naturalidad y calma del mundo, realmente no fingí el tono ya que lo sentía, era algo que necesitaba en ese momento, sonreí tontamente cual crio enamorado con las mejillas enrojecidas levemente. – por favor~ - supliqué con el mismo tono de susurro. – quiero que seas mío y de nadie más. – en esta ocasión le añadí un tono sensual a la frase para que notara la lujuria que sentía en aquel momento.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1496

Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 13, 2013 8:20 pm

Gradualmente el moreno lograba sacarle uno que otro suspiro y estremecimiento. Zero sabía bien lo que hacía y desde luego sabía cómo alcanzar las debilidades del músico. ¡Era un puto jodido aficionado a tetas! Pero justo ahora….solo...era…¡un puto jodido viciado a la piel clara de Kay! Eso le agradaba de sobremanera, ¿pero admitirlo? Eso era otro cuento, un cuento muy surrealista. Kayo era alguien deshecho por dentro y no podría dejarse llevar. No obstante, ahí estaba siendo manoseado, lamido y besado por el otro.

Se tensó sintiendo como le acariciaba el poto sin timidez de parte de Zero. Aunque que sepa el moreno nunca se había enrollado con un tío. Es más ni creía que era posible que ese mujeriego se fijara en un chico. ¿Cuándo fue que todo se le salía de las manos a Kayo? Kayonara inconscientemente sabía que Zero era su tipo. ¡Sí! Ese tipo de chico que le podría no solo atraer, pero también enamorarlo. Justo de esos tipos solía apartarse porque rechazaba solo la simple idea de enamorarse de nuevo. No obstante, para allá de ser su tipo, el rubio era muy buena persona y llena de paciencia. Obviamente, que eso todo le dificultó mucho al más pequeño. Es más, todo lo que Kayonara dijo y hizo para ser lo más insoportable para el estudiante fue en vano. Y sin darse cuenta, terminó siendo muy cercano de quién huía.
Presionó un poco más las caderas cuando el otro por fin tomó el trasero con ambas manos haciendo que el mismo de pelo marrón se tensara un poco pero fugazmente. Sintió el endurecido miembro en su propio que se volvía más abultado bajo sus bóxers. Y esto que todavía no se habían librado de la ropa interior. Soltó un gemido muy ligero cortándolo a medio algo apenado. ¿Qué le pasaba? Ni siquiera estaba siendo masturbando o follado y ya estaba gimiendo. ¿Sería porque llevaba desde verano sin follar? ¿Sería porque estaba siendo tocado por Zero? En su foro interno sabía que anhelaba contacto íntimo con ese tipejo descarado. Tanto anhelaba que bastaba solo verlos cuando estaban juntos y les salía chispas. Tan deseoso estaba que una que otra vez se había despertado asombrado, enrojecido y cachondo por haber soñado con el rubio. Tan cachondo despertaba que tenía la necesidad de masturbarse así mismo. Podría salir en busca de un ligue rápido, pero no podía. El tacto que su cuerpo ansiaba no era de cualquiera y sí de uno en específico. Estaba consciente que no era un simple capricho, estaba enamorado. Sin embargo, querer pensar y considerar sobre el tema le era imposible. ¡Se había encerrado a los amoríos!

Gruñó cuando el beso finalizó, tenía los labios totalmente ensalivados y entreabiertos respirando dejando el aire entrar y salir por la boca. Se quejó sintiendo como su labio inferior era atrapado por los dientes del moreno y comido con un leve mordisco. Y resopló totalmente enrojecido y con el velo de punta. Pero sin esperar mucho dejó caer el rostro al lado del otro rozando mejilla con mejilla acabando por juguetear con su lóbulo, chupándolo y mordiscándolo a su antojo mientras las manos paseaban de arriba abajo y viceversa por las laterales del moreno.
Le llamó pero no le hizo caso y siguió jugueteando con la oreja del mismo bajando por el cuello a mordiscos y lamidas hasta que escuchó lo siguiente y se quedó de piedra. Se detuvo e medio torso del moreno mirando fijamente la piel oscura. Tan contraria a la de él que blanca y se veía delicada.  No parpadeó, más bien tenía los ojos abiertos de sobremanera y por momentos sintió como un par de gotas resbalaban por su frente. ¡Estaba sudando frío por el impacto! Alzó el rostro despacio, lo más despacio que pudo quedando con la barbilla apoyada en la zona entre el esófago y el pecho. Lo miraba estupefacto de boca entreabierta y con las manos a ambos lados del otro. Había perdido percepción hasta de sus propias funciones corporales y un hilo de saliva le escapaba  por una de las comisuras de los labios cayendo en la piel del otro. De repente se incorporó sentándose sobre las piernas del que tenía por bajo, lo miraba con mucha poca credulidad y tragó la saliva que se acumulaba en demasía en su boca - ¿Qué me estás contando? – logró articular. Una cosa era decirle que lo quería otra muy distinta es proponerle noviazgo así como así.  La vida de Zero siempre fue tan distinta a la de Kayo, eran personas muy diferentes. Además, Zero siempre ha estado con tías y no sabía nada de nada del mundo de Kayonara. Seguía de ojos abiertos de par en par viendo su sonrisa, parecía un crío ante una montaña de pastel. Hasta se había sonrojado.  – No hablas en serio…no digas cosas innecesarias… - murmuró totalmente perdido pero luego se calló, masticaba el labio inferior de modo obsesivo. ¿Qué le pasaba a este tío? Kayonara había estado de lecho en lecho y este quería que fuese su novio…Igual se había arrepentido de lo que había dicho de ultimo. Sintió una punzada en el pecho y volvió a dejarse caer sobre el torso ajeno hundiendo el rostro sobre el hombro. - ¿Por qué? Soy una putilla…¿por qué vas querer ser dueño de algo tan usado como yo?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Zero Hibari el Lun Nov 18, 2013 2:44 pm

Parecía que acababa de decirle de tirarnos juntos por un puente o que asesináramos a Fornarina o incluso que inventáramos una máquina del tiempo, le había cortado completamente el rollo con mi proposición, se había sentado encima de mis piernas con una cara que no le había visto hasta ahora, no podía estar más sorprendido de lo que acababa de decirle, tragó sonoramente la saliva, o esa fue la impresión que me dio al estar todo tan en completo silencio, parecía incluso que el viento y el mar se habían detenido para escucharnos. Mantuve mi sonrisita aún después de la pregunta, lo que más me preocupaba de aquello era que realmente me hubiera equivocado y hasta hubiera metido la pata pidiéndole aquello, quizá me había confundido sobre los sentimientos del otro y realmente lo único que quería era sexo simplemente, me empezaba a sentir mal conmigo mismo por haber sacado el tema tan directamente. Mi sonrisa finalmente se borro cuando me dijo que no lo decía enserio además de que era una conversación innecesaria, lo dijo como un murmuro, además empezó a morderse el labio obsesivamente como hacia siempre que sacaba ese tema, creía que realmente le había molestado que le comentara aquello. Cerré los ojos y retiré mi cabeza hacia atrás, y apoyé mi cabeza en un brazo, fue entonces cuando noté que se apoyaba en mi torso sobre el hombro, inconscientemente mi mano empezó a acariciarle la nuca cariñosamente, finalmente me preguntó el porqué, que él solo era una putilla y que porqué querría ser dueño de algo tan usado como él, seguía con la vista alzada, aquel comentario me daba a pensar que quizá no era  lo que yo había pensado sino que le asustaba la situación. – No me importa lo que haya pasado hasta ahora Kay… - susurré enroscando uno de sus cabellos en mis dedos.

Sabía perfectamente lo que le gustaba hacer a Kay en sus ratos libres o al menos lo que hacía antes, muchas veces había sabido de él que se iba a diferentes pubs de ambiente y que probablemente terminaba con dos, tres, o quien sabe más, realmente no me molestaba en absoluto aquello, yo hacía exactamente lo mismo con las chicas no hace nada y realmente me avergonzaba de ello, ya que no trataba para nada bien a las chicas lo único que hacía era usarlas a mi parecer hasta que me dieran lo que quisiera y luego si me llamaban para volver a quedar no les hacía caso alguno, aún ahora me atormenta saber cuántos corazones habría roto para aquel entonces y por no hablar de cuantas virginidades me había apropiado. Mantuve un momento mi mano quieta en su nuca y simplemente empecé a acariciarle la espalda con un dedo de moro cariñoso, bajé mi mirada  hacia él y empecé a hablar con un susurro tierno. – Mira… lo único que quiero es un futuro juntos, me da igual cuantos hayan pasado a estar contigo mientras estés conmigo, además… - suspiré relajándome un poco. – no puedo pensar en nadie más que en ti…
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1496

Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 26, 2013 10:38 pm

Kayonara Utaite en el algún momento de su vida hizo planes. Pensó en su futuro y consideraba opciones. Sin embargo, eso fue antes. Hace más de dos años, casi cumpliendo cuatro que había dejado de ser lo que se decía por alguien responsable. En el insti y pese a las malas lenguas Kayo llegó a ser considerado un estudiante responsable, pero de eso tiempo hacía. Ahora era descuidado y poco pensaba en consecuencias. No obstante, Zero, el chico sobre el cual estaba acostado sintiendo el cálido cuerpo del moreno. Demasiado cálido que solo se le antojaba aferrarse al mismo. Zero le hacía considerar mucho todo. Se mordió el labio para evitar en ese mundo de deseos y dejarse llevarse; no era el momento. El otro no solo se le ocurrió declararse en toda la regla que añadió la proposición más extraña y descabellada para el músico.  Se quedó tan pasmado que todo a su alrededor se quedó estático por magia. El rubio se percató del choque que entró Kay y se le borró la sonrisa. Su sonrisa…cuando la deshizo un vuelco se produjo en el pecho del ojirojo. Se le había ocurrido ponerse lentillas de color sangre en el inicio del Otoño. Adoraba la sonrisa de Zero, adoraba que sonriera para él aunque siempre reclamaba que dejara de hacerlo. No era sincero ni con él mismo mucho menos con Zero. ¡Principalmente con Zero! No podría…se bloqueaba solo de pensar en expresar lo que sentía. Hace años se dedicó a alguien expresándose abiertamente y terminó siendo un juego. Tan juego fue que Kayo después se hizo juguete para cualquiera que se le antojara y pudiera follarlo posteriormente. No creía que Zero le hiciera lo mismo, pero Kayonara no era el mismo de aquello entonces. El músico se volvió rancio, borde y con bastantes bloqueos a nivel sentimental. Y el aceptar el poder estar enamorado de alguien y aceptar una relación con dicha persona era el mayor bloqueo que sufría.

Seguía masticando el labio inferior, no sabía ni que orden dar a todo que se le volaba por el coco. Intentaba asimilar lo que Zero dijo de último mientras la reconfortante mano le acariciaba el pelo teñido. Por momentos dejó de comerse el labio y suspiró casi en un gemido. Se perdía cuando Zero le tocaba ni que fuese con la caricia más inocente e inofensiva. Por algo siempre evitaba contacto con el moreno. Y más le afectó tan simple gesto si estaba sobre el cuerpo del moreno con apenas la ropa interior cubriendo sus entrepiernas. Juntando el hecho que ya no tenía actividad sexual hace meses volvió a mover sutil e involuntariamente las caderas sobre las ajenas. El calor y el aroma que desprendía el cuerpo de Zero eran demasiado adictivos para poder resistirse y esto que se estaba esforzando en hacerlo por toda esa charla que ha soltado el rubio. En cierto modo sí que le había cortado el rollo. También empezó a considerar si debería dejarse llevar y ser follado por el tío que quería. ¿No peoraría la situación después? Era consciente de la perseverancia de Zero. Llevaba desde verano evitando este tipo de charlas con el rubio, pero nunca se rendía. ¿Por qué? A veces frenaba su mundillo despreocupado y se preguntaba a si mismo. Igual, enseguida dejaba de pensar. ¡No quería! Prefería convencerse que solo era una mera curiosidad para un hetero.

¿Kayonara resistirse a sus antojos? Era una broma, ¿no? Sonrió de lado al sentir como el tacto ligero de un solo dedo paseaba por toda la extensión de su columna vertebral. ¿Razón? Kay no razonaba ni perdía tiempo en complicaciones más estando sobre un hombre casi desnudo.  El chip de los pensamientos se le cambió de a una velocidad de la luz. Solo flotaba en su mente pensamientos como que quería sentirlo dentro de él y probar cada rincón de la piel mucho más oscura que la de él. ¡Y eso hizo! Ladeó el rostro tomando entre sus labios el lóbulo de la oreja que tenía a su alcance y la succionó para después mordiscarla. – Dejemos las complicaciones… - le susurró en un tono más grave de lo normal, no llegaba a ser grave porque Kayo por lo general tenía una voz tierna y fina. Alzó el rostro para mirar al moreno, las puntas de las narices se rozaban. Las mejillas del músico se veían enrojecidas. – Solo piensa en follarme y disfrutar de mi cuerpo. – sonrió lujurioso y lamió sus labios terminando por lamer los ajenos también por la cercanía. Le robó un beso de los mismos labios que lamió y enseguida bajó por el cuello depositando besos y mordiscos. Al llegar al pecho la lengua delineó despacio las líneas del tatuaje que adornaba el torso de Zero. – ¿Por qué has hecho este tatuaje? ¿Dolió? – hace tiempo quería preguntárselo pero siempre evitaba parecer interesado en lo que sea de Zero. No obstante, Kayo había abierto esa puerta mental que frenaba los instintos sexuales que tenía hacía Zero. Le había costado mucho aguantarse por meses y no solo porque era pura lujuria; le gustaba Zero. Caso contrario, hubiera seguido como si nada siendo follado por cualquiera. Mal posó la punta de la lengua sobre el tatuaje para delinearlo coló de inmediato la mano bajo los bóxers ajenos y lentamente acarició el miembro de Zero con la palma de la mano sin cerrar los dedos sobre el mismo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Zero Hibari el Sáb Dic 07, 2013 2:15 pm

Después de un rato sin decir nada le acaricié cariñosamente un poco y eso hizo que el otro reaccionara, su acción solo hizo que excitarme un poco más, tan solo con un sutil movimiento de caderas que hizo que ambos miembros se rozaran y se notaran el uno al otro notoriamente y eso solo conseguía que me olvidara de todo lo demás y tan solo pensara en lo que quería en ese momento, soy un virgen con los hombres pero eso no tiene la mayor importancia, me he enamorado de Kayonara y por ahora no existe nada más. Empecé a notar que la razón se me perdía por la mente, ahora tan solo pensaba en una cosa y era terminar lo que empezamos desnudándonos, no antes de comentarle tiernamente lo que sentía, en un último esfuerzo le dije lo que llevaba tanto tiempo callándome por las situaciones en la que nos encontrábamos ambos. Entonces fue cuando el chico complicó el aguante que andaba manteniendo, mordió y succionó el lóbulo de mí oreja haciéndome suspirar levemente, me pidió que dejara las complicaciones y realmente ya lo había hecho tras mis últimas palabras, se alzó hasta quedarse nariz con nariz, pero aun la cercanía pude ver como seguía sonrojado, comentó que solo pensara en follarlo y disfrutar su cuerpo y realmente es lo que andaba ansioso por hacer, empezar a conocer todo este nuevo mundo al que me había expuesto al enamorarme de un chico y tener un y nada más que un cuerpo al que desear, el suyo.

Su sonrisa lujuriosa me contagió, sonreí del mismo modo y mordí un poco su lengua cuando la noté en mis labios, sin esperármelo me besó y le dejé total libertad de seguir lamiendo mi cuerpo, añadiendo besos y mordiscos mientras cerraba los ojos dejándome llevar, noté como delineaba mi tatuaje, hacía muchos años que lo llevaba, me lo conocía muy bien como para notar que lo estaba delineando, me preguntó porqué me lo hizo y si me había dolido; sonreí travieso y lo observé. - ¿Has encontrado algo que pueda dolerme físicamente ya? – le dije burlón, me había dado pisotones, codazos, empujones entre otras cosas y nada me dolía, además tantos años de boxeo me habían tonificado el cuerpo lo suficiente como para casi no sentir dolor con cualquier tipo de contacto físico y el tatuaje no fue menos, no me había dolido en absoluto. – Son unos símbolos característicos indios, de jóves todos los llevaban y yo al crecer también quise, en cuanto al dragón… - no terminé la frase ya que enseguida noté la mano del chico en mi miembro, haciendo que me retorciera levemente de placer, me había pillado algo desprevenido pero estaba lo suficientemente duro como para que se notara perfectamente. – No te andas con tonterías~- comenté con un leve sonrojo en mi rostro mientras me levantaba un poco para quedar casi sentado. – Vas a llevarte mi virginidad~ - reí divertido sabiendo que no era del todo cierto, aunque sí con un chico.

+18~ :
Me quité los boxers despacio siguiendo sentado y agarré mi miembro mientras empezaba a masturbarlo con calma, mi mano se fue directamente a su miembro obviando los calzoncillos, como si no estuvieran se lo agarré empezando a masajearlo también, solté el mío para colocar la mano en su nuca y atraerlo hacia mis labios besándolo apasionadamente, se me notaba el deseo a cada movimiento, casi mostraba necesidad de sus besos, de cada rincón de su cuerpo, no tenía ni idea de qué clase de sentimiento tenia él hacia mí, si tan solo se trataba de un jugador más en aquel juego o realmente había algo que sintiera por mi.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1496

Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 20, 2013 4:23 pm

Empezó por el lóbulo pero luego fue bajando. Todavía quería probar más no solo de su lóbulo y también de toda su oreja. Bueno, de todo el cuerpo la verdad. Quería marcar cada rincón de la piel morena. Tenía que dejar la huella que ese tipo era suyo, solo suyo. Luego le asaltó las dudas de: ¿por qué quería marcarlo? O sea, Kayonara Utaite tenía reglas a la hora de follar. Aunque por general era muy promiscuo y hasta era tan liberal que no le importaban las orgías. Pero había reglas para pequeños detalles, como por ejemplo: no marcar y dejarse marcar. Para el músico una huella podría decir mucho. Y no solo para él. La mayoría de los tipos que no solo follaban e iban más allá de eso, lo entendían. No podría negar que muchos le habían intentando convencer a dejarse marcar. Aunque solo estaban follando una vez.  Llegando al extremo de intentar forzarlo a dejarse marcar. La última vez que un tipo se arriesgó a esa tontería, sufrió lo suficiente para ir de visita a las urgencias.  No, Kayo no pega fuerte, es más Kay no sabe pegar. Pero si sabe defenderse, más si le va la razón y le entra un odio desmesurado. Lo que pasó es que el tipo intentó de esa noche intentó hacerle un sencillo chupetón que había sido negado muchas veces por lo que iba de noche y Utaite cogió lo primero que su mano tocó. Lo que cogió fue un candelabro que adornaba la mesilla de noche del motel y se lo enterró en uno de los mofletes del tipo.  Caían en un grave en error en subestimar a Kayonara cuando este se negaba a algo. El músico va por su propia ética y reglas. ¡Nadie le obliga a nadie! Y mucho menos lo contradice.

Suspiró quejumbrosamente porque la mordida en la lengua pero para nada le detuvo de besarlo. Más que un beso tomó posesión de la boca ajena, primero entrelazó las lenguas y jugueteó travieso. Luego cortó el beso y simplemente succionó la lengua hasta separar los labios del todo y enfocarse en el torso ajeno, más precisamente el tatuaje. Atrapó un poco de la piel mucho más oscura que la suya y la succionó con la suficiente fuerza para dejarle una rojiza marca notoria aunque la piel fuese muy morena. Finalizó el gesto con un mordisco con los propios cominos que los tenía naturalmente puntiagudos. Lo último fue por su respuesta  tan creída sobre el dolor. Lo miró sin apartar el rostro del torso rozando la nariz oliéndolo – No seas tan creído. – sonrió de lado. Adoraba la personalidad de Zero pero no por eso iba admitirlo así de buenas a primeras. – Soy músico, No esperes que tenga fuerza para hacer daño. Y mucho menos a señor musculitos como tú.– posó la barbilla sobre él y le sacó la lengua burlón.
Se rió esbozando una amplia sonrisa burlona al sentir que se retorció por un momento y al interrumpirse él mismo solito. Lo miraba muy atento para grabar cada expresión y/o gesto del otro en su coco. Tenía una memoria muy lagunada que se diga. No era capaz de memorizar textos ni hechos ni nada más allá de todo lo relacionado con la música. Por eso, cuando algo le interesaba que no tuviera que ver con la música tenía que sobre esforzar su atención.  Era más que obvio que el rubio que le interesaba de sobremanera. Pero…justo eso era uno de los puntos más problemáticos para Kayo. Todo indicaba que se había enamorado. Sin embargo, la única vez que se enamoró no se jodió, fue lo siguiente. – Ni que fueras un inocentón y no sabías a que veníamos. – le sacó la lengua y después si volver adentrarla en su propia boca, se relamió los labios provocativamente.

Lo último que dijo lo dislocó levemente dejándolo pensativo y las propias orbes que se veían rojas por las lentillas que últimamente usaba, rodaban por su propio eje. ¿Estaría bien todo eso? O sea, cuando conoció a Zero lo catalogaba como le típico hetero aficionado a tetas que no podría resistirse a una falda. Principalmente a la falda llamada Fornarina Sanzio que para colmo era su mejor amiga. Más que eso era la diva de su vida. No hay que malinterpretar, para Kayonara, Sanzio era como un tesoro que debería estar en una caja fuerte lejos del tacto y ojos ajenos porque luego la querían robársela de él.  En otras palabras, Kayonara era mil veces peor que un padre demasiado sobreprotector.  Volvió a quedarse sentado sobre las piernas del rubio porque él moreno se incorporó un poco. Observaba su casi ilegible sonrojo, se quedó de labios entreabiertos pasmado mirándolo. No era la primera vez que el tipo se enrojecía delante de Kayo. Sin embargo, este no se acostumbrada a tal hecho.  Y siempre se quedaba fascinado viéndolo cosa que también hizo enrojecerse más. Ya estaba algo sonrojado desde hace rato, era un uke. Bueno, tenía un carácter de mierda literalmente. Y era muy brusco en relacionarse con la gente y no tenía problemas en mandar si era necesario. Pero no se había librado de pequeños detalles de su “yo” pasado. El sonrojarse era uno de esos pequeños detalles que no se le habían quitado del todo. Antes se sonrojaba por todo y por nada, ahora solo cuando alguien alcanzaba a remover todo su coquito y ponerlo de patas arriba. Hay que decir que eso no pasaba hace mucho y mucho tiempo. Desde que “x” persona le había dejado. Y ahora Zero lograba lo que muchos se morían por hacer; bajar la guardia del enclenque músico.

No hago nada (?) e///e - mentira, no abrid quién no quiera que su mente sea violada (?) -:
Se mordió lo labio con lujuria viendo como se descubría el miembro quitándose los bóxers. Contuvo algún comentario sobre la hombría ajena mordiéndose la lengua. Para nada le había defraudado tal vista, pero no iba a ser él que haría aumentar más el enorme ego que tenía Zero. Igual tampoco es que tuvo mucho tiempo para decir algo, enseguida sintió como una mano ajena se apoderaba de su miembro aunque fuera sobre la ropa interior. Se estremeció y suspiró endureciéndose más.  Tomado por la nuca se dejó conducir hasta los labios ajenos y besarse. Correspondió ávidamente uniendo de nuevo las lenguas dejándolas moverse como si estuviesen bailando. S e enroscaban entre ellas insinuantes y cada vez más necesitadas de contacto entre ellas. Con una mano apartó por la muñeca la mano que lo masturbaba sobre los bóxers. No separó los labios, siguió el beso imponiendo un ritmo más frenético y más mordaz. Acto seguido se quitó los bóxers apresuradamente. Empezaba a tener cierto pico interno que le exigía más roce con la piel ajena y tacto. Principalmente sentirlo en su pene. Lo abrazó por el cuello y así se apegó más a él. Y con la mano libre juntó ambos penes y los fue masturbando unidos y así se frotaban y se sentían más uno al otro. No obstante, eso no era suficiente, su cuerpo estaba pidiendo más. La ansía y el deseo le ganó. Soltó los miembros, se alzó un poco las caderas y cruzando las piernas detrás de la espalda de Zero colocó el pene del moreno en la dirección de su propia entrada. Calmadamente y despacio se fue introduciendo. Muy despacio todo porque no había usado ningún tipo de lubrificación. Bueno, hacia mucho que no tenía atención a esos preliminares porque era bastante activo sexualmente. Sin embargo, desde verano ya no follaba e ya eran unos cuantos meses sin hacer y su cuerpo ya no estaba acostumbrado a ser invadido de ese modo.  Cerró los ojos, se le escapó un par de lagrimas, pero igual; no se detuvo. Se había dejado de llevar demasiado e igual su propio cuerpo le exigía lo que deseaba hace mucho tiempo. Ahogó un gemido quejumbroso en el beso y después separó desganado los labios y cortó. Sus pulmones le pedían aire forzosamente no solo por el beso que el robaba aliento peor también por el esfuerzo físico. – Jodido…la tienes grande… - se le escapó sin pensarlo. La verdad ni se dio cuenta que lo había dicho en voz alta. Parte de su mente ya se había enfocado en solo ser follado por Zero. Y se le había nublado la razón.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Zero Hibari el Jue Dic 26, 2013 11:33 pm

Me sentía tan increíblemente bien con Kayonara… cualquier cosa que le dijera tenía un modo de contestarlo muy típico en él, de niño mimado, contestón, borde y a veces incluso creído pero todo lo que hacía lo veía con buenos ojos, incluso cuando se metía conmigo de ese modo cariñoso me gustaba. A mis comentarios creídos simplemente me decía que no fuera tan creído, pero su miraba lo delataba, me travesaba observándome de aquel modo lleno de deseo, apenas había visto siquiera chicas mirarme así, es mas nunca había mirado a nadie del modo que lo hacía con él, esa energía que desprendía me atraía en todos los sentidos y sinceramente no me importaba que fuera un chico, solo tenía que adaptarme a un modo distinto, en realidad que importa lo que tiene, lo importante es la persona y hasta ahora no he conocido persona tan magnífica como Kay.

+ 18 :
Pero volviendo al presente ahí nos encontrábamos me había desprendido de mis bóxers con la atenta mirada de Kay encima, mientras notaba que seguía sonrojado y me sonrojaba también, apenas podía creerme verme sonrojado, me pasaba en ciertos momentos y únicamente con dos personas, las dos personas que mas me importaban en la vida, uno de ellos el chico que tenia al frente… sin dudarlo dos veces le empecé a acariciar el miembro por encima de sus propios calzoncillos, noté como se le endurecía al contacto de mi mano y un escalofrío recorrió por mi cuerpo, era la primera vez que hacia aquello y aunque me estaba gustando se me hacia algo extraño. Lo tomé suavemente de la nuca y me lo llevé a mis labios, ambos nos fundimos en un beso apasionado y lleno de lujuria, parecía como si necesitáramos del otro para sobrevivir, me quedé algo sorprendido cuando noté que me apartaba la mano pero como en ningún momento nuestros labios se separaron no le di más importancia, entendí que había hecho cuando noté que mi pene se juntaba con el suyo y ambos empezaban a ser masturbados por la mano de Kay, solté un gemido suave, ya que me vino de sorpresa aquella acción que no solo me gustaba sino que también me excitaba, mi miembro se endureció algo más con aquello, notaba como empezaba a faltarme el aire por lo que tuve que cortar el beso para poder respirar por la boca. – Nunca había sentido algo así… - le comenté enrojecido notando como empezaba a caer pequeñas gotas de sudor por la frente que resbalaban por el rostro y caían en picado des de la barbita hasta mi propio pecho, me sentía tremendamente satisfecho y lo único que había hecho era masturbarme, algo que me habían hecho miles de veces pero no de aquel modo… no siendo Kayonara Utaite…

Me quejé un poco cuando al poco rato nos soltó ambos miembros, solo deseaba el contacto con él y debía admitir que si hubiera seguido por un rato hubiera terminado por venirme en su mano y por encima de su pene, esa idea solo hizo que excitarme un poco más. Observé los movimientos del otro y vi que el momento había llegado, se colocó de manera que pudiera penetrarlo y en cuanto empezó a introducirlo tragué saliva de forma sonora, no sabía si estaría preparado o si lo haría bien, es más solo quería que saliera bien. Mi mirada se posó en su rostro, preocupado por la expresión de dolor que puso cerrando los ojos y con un par de lágrimas cayendo de sus ojos. Cumplí los deseos de mis propios impulsos y besándole las mejillas sequé sus lágrimas con mis labios y seguido le besé de forma arrebatadora, dejándole claro que lo único que deseaba era el contacto físico con él, pero se separo para halagarme el miembro, sonreí de lado mientras le cogía de nuevo el pene y lo masturbaba con la mano mientras empezaba a mover suavemente la cadera para profundizar en el orto del otro, la sensación era parecida a hacerlo con una chica pero había algo distinto, se veía más estrecho y por eso mi pene palpitaba de deseo en su interior, haciéndome excitar mas y queriendo empezar a embestirlo ferozmente, pero aquí el novato era yo e iba a dejarme guiar por el otro, no obstante mi mano empezó a moverse de forma rápida en su pene, acariciándolo y masturbándolo, haciendo ligeras curvas para aumentar el placer. – Estaba deseando esto… - comenté con una ligera sonrisa mientras incrementaba un poco el ritmo de mis caderas, aunque como se me hacía difícil hacerlo en esa postura sentado lo agarré y terminé tumbándolo de nuevo sin sacar el miembro de su interior y en esa postura empezaron mis embestidas algo más profundas y con un ritmo más constante. Me sentía tan bien que suspiros salían de mi interior, convirtiéndose de vez en cuando en gemidos, si seguíamos a aquel ritmo no tardaría en venirme, pero haría lo que fuera por aguantar todo lo que pudiera aquella noche.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1496

Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Invitado el Jue Ene 02, 2014 10:15 pm

Los cuerpos despacio se estaban fundido, sin embargo era imposible mezclarse. La piel de de Kayoanara discrepaba del todo del todo de la de Zero. Ya la propia estructura del cuerpo, Kayo era un niño de cuerpo frangido sin ser ejercitado aunque era delgado por naturaleza, su cuerpo en si parecía que fuera de adolescente. Y Zero con su cuerpo musculoso, ejercitado le parecía ser el mayor de la pareja. También su carácter le daba el aire de ser el mayor. Todo lejos de la realidad. No podría negar que le fascinaba el cuerpo de Zero. Pero no solo eso, todo en si le fascinaba en Zero. Su carácter que era una mezcla de engreído y paciente. Sí, con Kayonara había que tener paciencia de santo y consentirlo. Porque el músico tenía un orgullo demasiado grande y una falta de sentido común increíble. Y para nada era empático, no sabía ponerse en la piel ajena. El moreno rellenaba con creces justo el tipo de persona que Kayonara siempre tenía el cuidado de evitar, porque sabía que personas como Zero le podrían alcanzar el alma. Desde luego, Zero lo hizo por mucho que lo intentaba ahuyentar y hasta convencerse que Zero no el importaba mínimamente. ¡Una grande mentira! Zero era lo que él catalogaba de “buena persona a lo máximo de los cojones” y sabía que Zero por ser así era muy probable que se dañaría por culpa de alguien como Utaite. El músico tiene mucha pericia para instrumentos y para el sexo. Pero  no es lo mismo para los sentimientos, aunque en si los tenga  y sean sinceros. La cuestión es cómo asimilarlos. El menor era un inexperto en emociones, siempre intentó irse por el deseo de su cuerpo y listo. Zero eso cambió tanto que ahora estaba ahí prácticamente desvirgando un hetero. ¡Cosa impensable! El músico no era un gay de mente abierta, no entendía ni quería entender a los bisexuales. Para él los bi solo eran falsos consigo mismos y no sabían que querían. ¡Unos indecisos en toda la regla! Sin embargo, era incapaz de ver así a Zero. ¿Cómo se había metido en todo eso? No había vuelta atrás.

No me responsabilizo por traumas si lo abrís (?):
Ya no, estaba a horcadas sobre el otro. Desnudos e ya había empezado la fase final: la penetración.  
Le estaba costando, ya no se recordaba que mucho tiempo sin hacerlo le podría costar. Le recordó de cuando era todo un virgen. Gimió apretando los dientes y luego suspiró abriendo un poco los ojos al ver que sus lagrimas eran secadas por los labios ajenos. Sentía al mínimo cada contacto, eran leve besos depositados en todo su rostro. Se enrojeció mucho más a la vez que se excitó más por la ternura que le enseñaba Zero. ¡Maldito aficionado de las tetas! ¿Por qué lo enamoraba? Claro, el culpable era de Zero Hibari y solo él. Kayonara nunca se responsabilizaba de nada ni de sus sentimientos. Ni siquiera se hacía responsable de lo que estaba pasando justo en ese momento. Enredó los brazos en el cuello del moreno cortando cualquier espacio que pudiera separarlos por más corto que fuese.  Sentía su torso rozaba en el calido torso de Zero. Eso le estaba dando una vuelta a su mundo mental al punto de perderse. Se perdió el suficiente para ya no pensar nada y solo se dejar llevar. Utaite nunca se dejaba llevar del todo con nadie, debería estar alerta porque nunca confiaba ni 50% en los tíos con quién se solía acostar. Era perfectos desconocidos con ciertas tendencias sádicas. Y por más que Kayonara fuese masoquista en parte, tampoco quería terminar lastimado por vida o algo por el estilo. No obstante, Zero no era así. Y aunque fuese así no podría hacer nada, no estaba en sus manos aguantarse la razón presente dentro de si. Estaba más que caído por el joven ese que le ponía el vello de punta a cada gesto que hacía en su cuerpo.

Entre besos, roces de cuerpos y caricias para tranquilizarlo terminó quedando bajo el otro. Su cuerpo empezaba a quedarse empapado en sudor junto con el pelo que tenía el fleco pegado a la frente. No solo él estaba sudando, el sudo se mezclaba con el del otro. Escuchó la voz ronca ajena…era la segunda vez que hablaba. La primera solo asimiló lo que había dicho un poco después porque estaba metido en sus pensamientos. Ahora lo había escuchado a tiempo. Pero nos abía que responder. Nadie callaba al músico. Siempre que sus amantes le decían algo, siempre ripostaba con una respuesta creída, y/ o desafiadora.  No obstante, con Zero no se le ocurría nada. Sí, le ocurría la verdad. Quería decir que era mutuo el deseo de ambos. Pero ni muerto lo iba a admitir. – Shhhhhh…calla… - murmuró incorporándose para apoyarse en las manos y en las rodillas quedando en la postura de cuatro. Zero no podría estar más pegado a su cuerpo como estaba, pero Kayonara quería siempre más y más. Si fuese de Zero quería todo de todo. No iba a permitir tener menos de lo que podría.  Empinó más el poto embestiedose él mismo hasta chocar las nalgas a la cadera de Zero. Eso hizo con que se erizara más y le sacara otro gemido algo  más sonoro. Le dolía no se podría negar, volvía a tener esa actividad que hace meses no tenía. Pero eso no le iba a impedir de tener el ritmo que deseara y mucho menos iba a cambiar su gusto porque le diesen duro. Sonrió lujurioso y realizado al ver que Zero aumentaba el ritmo acomodándose más a la situación que estaban. – Jodida peste que eres… - insultó, pero en si no era un insulto. Sabía que Zero lo entendería. Ese estudiante siempre lo entendía. ¡Por eso era una jodida peste!

Se mordió el labio intentando controlar el ritmo de su respiración pero su pulso ya iba pitando cada vez más rápido. No importaba esos detalles para nada. Quería sacar lo máximo de Zero y lo iba a conseguir. Se incorporó quedando cargado en las rodillas. En ningún momento se separó las caderas de ambos. Nah, el pene ajeno seguía invadiendo en un vaivén su orto y eso no iba a cambiar para nada. En ese momento solo era de Zero y existía para ese rubio. Terminó por quedarse como sentado sobre el otro con las piernas abiertas a horcadas dejando las ajenas en medio de las suyas también dobladas. Ya no solo era Zero que movía la cintura, Kayo también y empezaba a marcar un ritmo más deseoso y apremiante. De espalda a Zero enroscó los brazos en el cuello del rubio echándose atrás. Mientras uno d elso brazos seguía enroscado en el cuello la mano del otro brazo acaricia insinuantemente el rostro del moreno. No lo miraba desde luego, no podría. – No te contengas…dame todo lo que tengas…sin importar nada…soy tuyo… - se relamió los labios provocativamente mientras saliva le escapaba por las comisuras. Le daba igual. Ya ni notaba que era sudor ni nada. – O no me digas que eso es lo único que me puedes dar o me deseabas tan poco… - murmuró desafiante con la respiración ya algo afectaba.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Zero Hibari el Vie Ene 17, 2014 10:22 am

+18~:
Me estaba sintiendo de lo más extraño, estaba yendo casi con máxima delicadeza, no quería hacerle daño y era un novato que literalmente no sabía donde se metía, era agradable, estrecho y placentero, me agradaba, se asemejaba mucho a la sensación de hacerlo con una chica, pero mejor… porque era con Kayonara, me preocupé mucho por eso al ver que una lagrima caía por su rostro, así que con una ternura incalculable empecé a besarle para secárselas, no me importaba que fueran saladas ni nada, lo único que me importaba era estar con él en ese momento y lograr terminar lo que he empezado. Enseguida noté como me abrazaba por el cuello y me pegaba totalmente a él, pero aun así me mantenía con los brazos apoyados para no dejar caer todo el peso encima suyo, a veces lo veía tan delicado que me preocupaba hacerle daño y estando en aquella situación más incluso. Noté que lentamente el espacio se iba ensanchando, empecé a ir un poco más deprisa y incrementar el ritmo, no sabía si iba muy rápido o muy lento, mi plan sería ir incrementando según los gemidos del otro.

Ya entre gemidos más notorios, nuestros cuerpos sudorosos se unían en uno mientras le confesaba que estaba deseando hacer aquello, en lo que empezaba a masturbarlo y acelerar más, me sentía cada vez más y más excitado, ¿Había límite? Yo creo que con Kay nunca había límite de placer, me mandó callar cuando se lo comenté, ni follando cambiaria este chico y mientras lo hacía me facilitó el trabajo poniéndose a cuatro patas, esto sí que era follar y no lo que había hecho hasta ahora, ya no eran solo mis movimientos los que marcaban el ritmo de las embestidas, él había empezado a mover las caderas también, haciendo que le penetrara tan hondo que sus nalgas chocaban contra mí a gran velocidad, con una mano volví para masturbarlo, no se iba a escapar de aquello y quería con todas mis fuerzas que gozara, empecé a tomar un poco más el control de la situación, yendo algo más rápido, mis gemidos ya empezaban a ser más constantes y la respiración la tenía muy acelerada, de repente escuché un insulto del otro, reí de medio lado y lo único que pasó por mi mente es que realmente estaba gozando tanto como yo de todo aquello. Se alzó quedando en una postura algo extraña, nunca había estado de aquel modo, pero me agradó como empezó un nuevo movimiento de cadera, le besé la nuca que es lo que tenía más a mano y le di un mordisco en el cuello, como si de un vampiro se tratase y terminando en un chupetón que le dejó una buena marca en forma de circulito, ambos estábamos con todo aquello, yo apenas podía creerlo si quiera, toda la vida follando chicas al azar y no era hasta que he estado enamorado que he gozado realmente del sexo, es una sensación tan cálida y agradable que no se puede explicar con palabras, noté una caricia en mi rostro y divisé el de Kay, no me estaba mirando pero sí que habló, me dijo algo que me hizo excitarme más. Así pues obedeciendo sus deseos empecé a hacer las embestidas profundas al máximo, no podía entrar más porque las nalgas de Kay me lo impedían, seguía gimiendo en aquella postura y mientras que con una mano le seguía masturbando el miembro, esta vez más deprisa con la otra me dediqué a pasearme des de sus testículos, dándole unas caricias y algún que otro apretujón placentero, hasta sus pezones, donde los apreté un poco para finalmente llegar a su boca, le acaricié y metí el dedo en ella se sentía tan bien el roce de su lengua que no pude evitar en hacerlo girar un poco para que quedaran sus labios a la altura de los míos, empecé a lamerle los labios, la saliva se mezclaba ya no dentro de las bocas sino fuera, junto con el sudor, lo besé apasionadamente sin frenar ninguno de los ritmos que llevaba en la mano y en la cadera, enseguida noté como estaba a punto de venirme y separé mis labios de él dejando un hilo de saliva que nos conectaba de una boca a la otra mientras gemía con fuerza, reconozco que aminoré los dos ritmos por un momento, el placer que sentía era máximo y como ya me había planteado esa noche no acabaría aquí, aunque me costara ir a por el segundo después de un primero tan perfecto quería venirme otra vez, pero en este caso en otro sitio. – Kay… - dije con la voz algo ajetreada y respirando forzosamente aun gimiendo levemente. – La próxima te lo vas a comer. – ni se lo pedí ni se lo sugerí, más bien se lo ordené, y sin esperar respuesta siquiera saqué el miembro de su orto y le cogí la cabeza haciendo que sus labios llegaran a mi miembro. – Come~ es toda para ti~- me relamí observándolo en aquella postura, recién me había venido y volvía a tener el miembro muy erecto, decidí seguir jugando con su orto, me había gustado demasiado, por lo que sin preguntar le metí tres dedos yendo directamente al ritmo al que iba antes y con la otra mano volvía al miembro de este para seguir jugando con él, muy probablemente después de esta corrida no podría ni moverme, la primera había sido muy intensa y esta parecía ir por el camino.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1496

Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 18, 2014 4:42 pm

Miau~~ Ya sabéis, si no quereis traumatizaros no abrir. (?):
Se sentía de porcelana en brazos de Zero. Nunca se ha sentido de porcelana ni en su primera vez.  Y con ese tío tenía que sentirse tan frágil al punto de romperse.  No se iba a romper o al menos por el momento ya que Zero tenía mucho cuidado. Bueno, habría que comprender que el moreno nunca había dado a un tío. Eso era un punto que Kayo le gustaba aunque nunca lo había dicho, pero es y esperaba ser el único que podría estar entre brazos de Zero. Y sí así no fuese ya se encargaba él de despotricar cuellos si necesario.
Zero se estaba adaptando bien, no lo hacía ni muy lento ni rápido como conejo en celo. Hasta alcanzó el truquillo y no parecía tan inexperto en follar potos. Obviamente que los gemidos de ambos se hicieron más frecuentes al punto de ya no haber control en reprimirlos. Bien que estaban en una playa desierta a las altas horas de la noche. Y así nadie iba a ir ahí más con el frío que hacía afuera. Frío que los cuerpos, tanto de uno como el otro, no sentían ya. El sudor escurría por ambos. Bueno, lo que tenía oportunidad de hacer ya que los cuerpos mal se separaban. Lo mínimo que se apartaban era por el vaivén que ambos impulsionaban y no era nada ya que Zero no daba la oportunidad de Kayo escapar. Tampoco es que el uke quisiera escapar con lo que estaba disfrutando. Cosa que nunca se le ocurrió es que un hetero en toda la regla y mujeriego podría follarlo de esa manera. Es más que aceptara ser follado por uno que supuestamente solo le iban las tías. Kayo era un gay asumido, pero era un homo de mente cerrada, la verdad. No aceptaba la existencia de los bisexuales y afines. Para el castaño eran gente que simplemente no sabían que hacer de sus vidas y cuerpos. El incalculable había pasado, había sucumbido a los encantos de uno. Después de meses intentando negarse y rechazar cualquier sentimiento hacía Zero; cedió y no sabría cómo salirse de esta.
Para cuando el moreno acarició el miembro descubierto del mayor, este ya estaba bastante despierto lo que hizo que el cuerpo de Kayo se estremeciera en su totalidad y soltara un gemido con un tono más agudo que los demás enseñando todo el placer y lujuria que invadía el otro. Su ritmo cardíaco solo supo aumentar más volviendo su respiración un caos que era expulsada por os labios entreabiertos y totalmente húmedos por la saliva que resbalaba por los mismos. También había ayudado las mordidas del propio a los mismos cuando el pene de Zero alcanzaba tocar la próstata del orto que invadía. Más encima con la postura que se puso el músico de ultimo eso solo facilitaba que el rubio pudiera alcanzar mejor dicha parte y así producir más de una vez tal gemido al enloquecer al uke. Desde luego, su pene cada vez más estaba erecto tan erecto que ya empezaba a ser difícil de aguantar la presión que sentía. Su cuerpo pedía que dejara expulsar el semen que apremiaba por salir, pero su mente no quería, todavía. Después de todo Kayo no era un uke inexperto, sabía aguantarse bien. Fue bien enseñado y amaestrado en sus años de colegial. No se podía negar que su antiguo profesor era bueno follando, solo que también era un cabrón que destrozó la mente de Kayonara y con ello sus sentimientos.

Casi y casi se viene en la mano de Zero cuando le acarició los testículos, frenó a tiempo y solo soltó unas gotitas del espeso líquido blanco. Soltó una mezcla de gemido y gruñido, Zero jugaba demasiado. Aunque no pudiera ver el semblante del moreno, sabía que le había sacado una de esas típicas sonrisas de creído y satisfecho que tenía. Lamió y chupó con voluptuosidad los dedos que osaron recurrir sus labios y entrar por los mimos.  Se arrepió sintiendo el tacto del mismo en la lengua moviéndola. Casi parecía un gatito ronroneando al soltar un musito inatendible. Enseguida sus labios fueron arrebatados por los ajenos, correspondió con deseo y hambre por el tacto de los labios foráneos. Hizo todo lo que se le alcanzó hacer mientras las lenguas se enrollaban una en la otra; mordiscó y chupó ahogando los gemidos y sin frenar los movimientos de su cadera escuchando el sonido del golpe sordo en la otra. La respiración si ya antes estaba difícil de tener un ritmo controlado con el beso se volvió más alterada al punto que Kayo ya no tragaba la saliva en exceso en la boca y quedó conectado a los labios ajenos por un hilo de la misma. No se aguantó mucho ese hilo y se deshizo cayendo lentamente.  Su interior se llenó de lo que él suponía que sería el semen ajeno; se había venido. Ya no sentía tener algo tan apretado dentro del orto ya que el semen hacía con que el pene ajeno resbalara mejor por las paredes estrechas del otro.
No tuvo tiempo a protestar y apenas soltó un gruñido apagado cuando sintió que el otro retiraba su miembro; ¡quería más! Se volteó con una expresión demandante y la lujuria brillando en los orbes rojos. Sin embargo, su cabeza fue obligada a bajarse sin previo aviso quedando con los labios rozando la punta del pene de Zero, volvía a estar erecto y recién se había venido.  Solo en ese momento el cerebro de Kayo procesó lo que Zero había dictaminado.  No fue una pregunta, ni sugerencia y mucho menos lo pedía. ¡Le estaba ordenado! Zero Hibari había dejado ese tono amable, las palabras decorosas y tiernas para demandarle algo. Los ojos de Kayo se abrieron de par en par, no estaba asustado ni nada. Estaba sorprendido y en su rostro se le dibujó una sonrisa de lo más lasciva y lamió sus labios que por consiguiente rozó la punta del pene del moreno ya que tenía los labios ahí pegados.  – El señorito se rebeló eh… - murmuró con dificultad por el aire que le faltaba a la vez que una corriente eléctrica le recurría todo el cuerpo que se había puesto de cuatro de nuevo. Apenas con una mano acarició los testículos ajenos mientras la otra apoyaba el cuerpo – La comeré como nadie, amo. – canturreó y sin esperar más chupó la punta para después empezar lentamente metiéndola por la boca ahogando un gemido de lo más largo y sonoro si no tuviera la boca ocupada. Sintió como su orto que tenía una sensación de vacío y con el semen escurriendo por el poto y piernas volvía a estar ocupado, se estremeció notoriamente. Tres dedos no eran nada, pero Kayo estaba sensible, estaba a punto de venirse. Y eso justo pasó; se vino. Más no podría aguantar, no después de las palabras que Zero había proferido como todo un amo a su mascota. Si Kayonara ya estaba excitado de antes y no era poco lo que estaba porque rendido a los pies de Zero se había quedado. Más se quedó cuando el rubio tomó totalmente el control del cuerpo del músico. Le había gustado de ver la expresión de Zero en ese momento, pero no, no quería apartar la boca del pene ajeno. Le haría sentir como ninguna chica lo ha hecho en la maldita vida de Zero.  Deseaba a Zero solo para él. Y lo tendría, solo quería que echara de menos su cuerpo y su tacto. Solo anhelaba escuchar su nombre con la voz ronca del estudiante. Ya le daba igual sus decisiones del pasado o sus principios de no involucrarse con bi’s y enamorarse, total enamorado ya estaba que más daba.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Zero Hibari el Vie Ene 31, 2014 3:59 pm

Había pasado mucho tiempo des de que nos habíamos conocido, el primer encuentro si quiera cruzamos palabra, fue cuando conocí a Fornarina, la acompañé a irse con él y su mirada de desprecio solo me hizo sonreír de forma provocativa y cuando ya nos presentaron bien lo primero que hicimos fue discutir, pero poco a poco esa amarga relación fue dando un vuelco hasta el punto que había llegado a despertar mi curiosidad sexual hasta acabar enamorándome de él, quien iba a decirlo, el tipo que siempre iba tras de una minifalda y aun enamorado de Fornarina, enamorado de un tío… si me lo dicen hace unos años me rio en la cara del que me lo cuenta. Sentía mi corazón partido en dos por aquella situación pero… realmente éramos los 3, no había otra posibilidad.

+18~ ;D:
Gemíamos de placer, sin importar que pudiera haber fuera de la tienda, en ese momento solo existíamos él y yo y nadie más, y poco tardé en correrme dentro de él se sentía tan jodidamente bien que no pude aguantarlo más, pero aun podía aguantar ni que fuera una ronda más, cuando Kayonara se giró no le di tiempo a quejarse, sabía que se quejaría, ya que cogí de su cabeza y le bajé hasta mi miembro aun erecto después de la primera venida para que chupara, pareció que le chocaba mi comportamiento, obvio… salía totalmente de mi forma habitual de ser, noté una suave caricia en la punta del pene que me hizo tener un escalofrío y enseguida oí la voz de Kay diciéndome que me estaba rebelando, y a lo siguiente se me dibujó una sonrisa ladeada en el rostro. – Bien~ buen chico… - comenté pausadamente cuando ya empezaba a masturbarme con su boca, gemí suavemente mientras no dejaba de masturbarlo yo con ambas manos, me era un poco complicado la postura pero lo único que quería era gozar, todo lo demás carecía de importancia, terminé haciendo que se viniera en mi mano, la cual retiré de su pene y lamí la corrida que había quedado en ella, empezando unos leves movimientos de cadera para llegar algo más profundo de la boca del músico, le agarré levemente del pelo para agilizar el movimiento pero procurando no hacerle daño, si seguía así lo más probable era que me viniera pronto de nuevo, necesitaba distraerme con algo para poder aguantar un poco, sentía su calidad lengua acariciarme el miembro, me gustaba aquella sensación pero estaba llegando con facilidad a mi limite, así que tire del cabello de él levantándole el rostro a la altura del mío y retirando mis dedos de su orto – no quiero venirme aun… - susurré a la altura de su oído y seguido empecé a besarlo apasionadamente, y besé por todo su cuerpo haciéndome camino hasta su miembro, le mordía y le lamía dejando rastro de ambas cosas en su cuerpo, hasta llegar a sus pezones donde decidí divertirme un poco, uno se lo mordisqueaba mientras que el otro le pellizcaba poniéndoselos duros, para cuando lo estuvieron seguí con mi camino y sin pensármelo dos veces metí su miembro en mi boca, era la primera vez que lo hacía, pero después de haberlo recibido tantas veces durante tanto tiempo se me hacia algo conocido, empecé lamiéndole la punta y luego todo el miembro, probando su sabor. – ya he decidido cómo vamos a venirnos esta vez~ - sonreí y me coloqué encima de él, en la postura del 69. – Y mas te vale correrte al mismo tiempo que yo… - después de decirle eso le di un mordisco en el pene, clavándole levemente los dientes a modo travieso para seguir masturbándolo, subiendo y bajando con la boca a gran velocidad y introduciendo su miembro el máximo que podía de mi boca.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1496

Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Invitado el Lun Feb 10, 2014 8:25 pm

Sigo diciendo que si no quereis traumatizaros, no abrid. e///é:
- No soy un chico, soy un gatito. – palabras que quería replicar, pero solo las pensó.  Tenía la boca demasiado ocupada para perderse en palabras que al fin de cuentas no importaban en ese momento.  En un inicio estaba tan sorprendido con el cambio radical de actitud del moreno que solo pudo hacer lo que le indicaba bastante desconcertado como si el mundo le hubiera huido debajo de sus pies.  Zero Hibari solía ser atento, galante, cuidadoso, protector, incluso tierno y amoroso. Básicamente de carácter en relación a Kayonara Utaite (que era totalmente lo contrario) era el pacifico y pasivo de ambos.  Que se vuelva tan dominante y empiece a controlar la situación es bastante peculiar. Añadiendo el hecho que es la primera vez del rubio con un chico. Hay que admitir lo excitaba muchísimo todo ese cambio. Ya estaba excitado solo por el simple hecho de ser Zero y de ser tocado tan íntimamente con Zero.  Y que se haya excitado más no quería decir que el cariñoso Zero no lo excitara. Lo hacía, demasiado. Por justo la actitud anterior ajena era algo que alcanzaba el corazón del músico. Hace mucho creía que había perdido tal cosa como corazón y sentimientos en plan amoroso.  Por eso, intentó apartar a Zero de su vida tratándole peor que mosca siendo abofeteada con un “mata moscas”.  Sin embargo, el tipo era resistente y después se volvió persistente y luego se enamoró. Inconscientemente sabía que eso iba a pasar si lo tuviera lo suficientemente cerca a menudo.

Aguantó, pero ese tono de voz añadiendo todo el movimiento provocado por las manos ajenas en su pene, fue el conjunto perfecto para venirse. Se estremeció ahogando un gemido, no fue un entero siquiera. La boca seguía ocupada. Hizo ademán de separar los labios del miembro que chupaba, fue detenido. Es más, su nuca fue empujada haciendo que el pene se adentrara más alcanzando la garganta.  No se atragantó, aunque el acto fue repentino también fue cuidadoso, mal sentía el pelo siendo agarrado. Los dientes afilados rozaron las paredes del pene, con sutileza, no quería dañarlo; no a Zero. Solo quería que disfrutara como nadie.  Luego lamió subiendo de nuevo los labios por la extensión, succionó la punta de nuevo. Volvería a bajar, pero se detuvo en seco: ¡estaba lamiendo el semen de la mano! Kayo lo miraba de ojos brillosos, sorprendido. – No tenías que hacer eso… - volvió a pensar lo que quería decirle, no lo hizo, solo se enrojeció más cerrando los ojos haciendo ademán de descender. No obstante volvió a detenerse en la punta y solo la besó. ¿Y qué quería ese jodido? Su función estaba para hacerlo venir desde luego.  El susurro, ese timbre en su oído lleno de lujuria y malicia; le mordiscó la punta por inercia, el miembro del uke retomaba a tener una ligera erección solo por ese simple susurro ajeno. ¿Qué le pasaba? ¿Desde cuándo lo encaprichaban y lo domaban con simples palabras? Su respiración ni siquiera se había recuperado de haberse venido la primera vez y de todo el juguetero con los cuerpos. Cada vez más sudaba más y terminó con los labios arrebatados por los ajenos. No era un beso para nada sutil y mucho menos tímido. Era demandante y posesivo. Todo su organismo respondía a ello, el pene le crecía regularmente, el corazón se aceleraba sintiendo el pulso en sus muñecas. Gimió en una mezcla de gruñido cuando sus labios fueron abandonados entreabiertos pidiendo más, quería seguir mezclando salivas y alientos.  – Más... - musitó totalmente rugoso con una voz tan suplicante como frágil. ¿Desde cuándo se veía tan necesitado? Sí, lo estaba y no porque no lo hiciera hace meses. Lo que necesitaba era cada tacto de los labios, manos, lo que sea de Zero.  Total, ya se le había ido la poca cordura ilógica que tiene. Entre suspiros y devaneos mentales y físicos su cuerpo respondía a cada mordida encogiéndose un poco y a cada beso erizándose de placer. Se dejó caer de espaldas llevando una mano al pelo rubio, lo acarició con lentitud arqueando un poco la espalda mientras sus pezones se ponían lo suficientemente duros para hacerlo gemir y totalmente se quedó excitado de nuevo, todo porque Zero estaba jugueteando demasiado con su cuerpo. – Dame más… - volvió a rogar en un murmuro dejando saliva escapar por las comisuras. Esperaba que el otro volviera a metérsela. No, eso no pasó. Fue muy raro…Bueno, no raro para Kayonara pero sería muy poco común para Zero. Abrió un ojo para asegurarse que lo estaba haciendo era justo lo que estaba sintiendo y sí…Tenía al moreno sobre su cuerpo sin recargarse demasiado, probablemente para no dañarlo. Incluso así, le tenía un cuidado que no merecía. Sin embargo el pene ajeno rozaba sus labios, estaban ambos al revés.  Tragó en seco sonoramente y no pudo resistirse como sediento atrapó con los labios el miembro que lo incitaba a comérselo, chupó y luego lamió toda la extensión hasta alcanzar los testículos. También los lamió llenándolos de saliva descontrolaba que su boca dejaba por donde pasaba. Se detuvo momentáneamente cerrando los ojos con fuerza sintiendo como el pulso abandonaba sus muñecas y deslizaba hacía la punta de su propio pene dónde Zero acaba de mordiscarle finalizando con un gemido. -  Seré buen gatito… - musitó embriagado por cada acción del moreno que cada vez más le sorprendía y lo dejaba a cuatro totalmente. El miembro ajeno volvió a moverse justo porque el cuerpo del rubio se había removido ligeramente al empezar  masturbar al músico con la boca y eso solo provocó más el uke que ya estaba lo suficientemente excitado. Tomó entre las manos el miembro con la mirada vidriosa de fascinación, lamió y volvió a introducirlo en su boca, masturbándolo a la misma velocidad que lo masturbaban. No podría contenerse aunque sus gemidos eran ahogados por el pene que se adentraba y salía de su boca.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Zero Hibari el Lun Feb 24, 2014 10:32 am

+18~ <3:
Sabía que tipo de hombres le gustaban a Kayonara, estaba tan loco por él que quería complacerle y ser aquello que buscaba, no había sido así en la vida, tampoco creo que pudiera ir mucho más lejos de lo que estaba haciendo, pero eso no quitaba que me estaba gustando demasiado, a cada segundo que pasaba me podía sentir cada vez más y más excitado, dejaba llevarme por el calentón del momento, casi mis manos se movían intuitivamente por el cuerpo del otro que estaba posado a mi total merced, como había llegado a eso era algo que no conseguía explicarme, nunca me había planteado el amor con un hombre, es más incluso podía darme grima, pero con Kay todo era distinto, no era cuestión de que sexo era, no, era el simple hecho que era él y que lo amaba solo por eso independientemente de que tuviera senos, pene o lo que fuera.

Lo masturbaba con la mano mientras notaba que sus labios lamian todo mi miembro, agarré con fuerza pero con cariño de su pelo haciendo que sus lamidas fueran más intensas y profundas, estaba en el séptimo cielo del placer, nunca había gozado tanto del sexo como en aquel momento, notaba sus dientes rozando toda mi extensión y eso logro sacarme algún gemido, pero sonriendo de lado, me gustaba la forma en la que jugaba Kay y quería seguir jugando hasta caer muerto. Pronto noté como se venía en mi mano, sin pensármelo me la llevé a la boca lamiendo los restos de semen que había en ella, el chico se me quedo mirando y sin decir nada se sonrojó y se quedo observándome mientras le susurraba que no quería venirme aun, noté como respuesta un mordisco en la punta del miembro, si seguía así terminaría viniéndome aun no queriendo, no creo que después de esta próxima corrida pudiera hacer mucho más con el músico, así que quería alargarla, me fui directamente a sus labios, le besé con más pasión que las anteriores veces, le deseaba eso era obvio y en esos momentos era mío y de nadie más y así quería que siguiera siendo. Cuando me separé de sus labios oí su suplicante “más” sonreí de lado. – ¿Quién te ha dicho que he terminado? – le susurré al oído antes de hacerme camino por todo su cuerpo con besos, lamidas y mordiscos. Me aseguré de excitarlo incluso solo endureciéndole los pezones, me agradaba la sensación de tenerlo dominado y la impresión que tenia es que a Kay parecía gustarle también que estuviera de aquel modo, un nuevo ruego salió de la boca del músico y eso solo me hizo entrar a mí ganas de más.

Entonces decidí como me vendría esta vez, era algo nuevo para mí pero esperaba estar a la altura, me coloqué encima de él, con cuidado de no dañarlo, lo último que quería en aquel momento era estropear el aura que habíamos creado entre los dos de sensualidad y lujuria. Dejé mi cabeza a la altura de su miembro y del mismo modo dejé mi miembro a la altura de la boca de Kay, había adoptado con él una posición de 69, no estaba muy seguro si entre dos tíos podía hacerse también o no, pero ahora mismo iba a comprobarlo. Le comenté que esta vez quería que se viniera al mismo tiempo que yo, aunque se lo comenté mas en tono de orden amenazadora, después de aquello le mordí la punta del pene a lo que, obtuve por respuesta un gemido de lo más caliente que me hizo sonreír, seguido escuché sus últimas palabras antes del placer máximo para los dos. – Bien~ - empecé a masturbarle con mis labios, se me hacia algo de lo más extraño pero a su vez era agradable, sabía bien y me gustaba hacerlo, noté inmediatamente como mi miembro era masturbado a la misma velocidad por los labios ajenos, joder si se podía hacer un 69… que experiencia…

Estuvimos por un rato los dos lamiéndonos el uno al otro, mi cuerpo empezaba a no responderme por lo que sabía que pronto me vendría, intentaría aguantar al máximo, al menos hasta que notara que Kay no podía más. Saboreaba cada rincón de su miembro mientras que con una mano me apoyaba y con la otra le masajeaba los testículos, quería darle placer, más que cualquier otro le había dado nunca, lo único que se escuchaba era el sonido del mar, nuestros labios con el vaivén de la masturbación y los gemidos ahogados, por un momento tuve que soltarle el miembro con la boca y seguir un poco con la mano ya que empezaba a necesitar el aire, por lo que pude gemir algo más fuerte y recobrar un poco el aliento pero enseguida volví a lamerle el miembro a Kay, algo que empezaba a resultarme de lo más adictivo.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1496

Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Invitado el Mar Feb 25, 2014 3:00 pm

Finito (?):
¿Qué estaban ellos haciendo? Obvio lo que estaban los dos haciendo. Pero...¿qué rayos le pasaba por el coco del rubio? ¡Alguien le podría explicar al músico! ¿Cómo todo se ha vuelto tan abstractamente lioso y placentero? No podría negar lo ultimo. Estaba totalmente a la merced ajena. Todo que empezó con un juego...Un juego para evitar platicas que forzarían el músico a pensar y sacar sentimientos a la luz de la verdad. Acabaron manoseándose, más que  manoseándose, el cascarrabias del músico estaba tan domado como un gatito ante una bolita de lana. Y para acentuar más su estado de excitación el moreno tenía que juguetear con sus testículos. Le había dicho que tendría que aguantar y venirse a la vez. No, no sería capaz. Aferró los labios a medio camino de descender por el pene del rubio. Intentó no tocarle con los dientes, sabía que si lo hacía provocaría daño. Pero realmente le costaba aguantarse. Terminó por aferrarse a la tela de la tienda agarrando arena entre los dedos. Obviamente, la arena no la sentía ya que estaba bajo la base de la tienda. Su cuerpo mezclaba estremecimientos y temblores intercalados. Con toda su fuerza de voluntad o más bien la poca lucidez que le quedaba desprendió el pene ajeno de sus labios bastante humedecidos. - Zero... - rogó en un musito entre tierno y suplicante – Déjame venir... - pidió permiso entrecortadamente ya que tenía la respiración demasiado alterada. ¿Desde cuándo necesitaba permiso de quién sea para lo que sea? ¡En serio! ¡Acababa de hacerlo! Realmente estaba totalmente hechizado por el otro. Tan hechizado que su orgullo se había ido de vacaciones temporalmente. Esperaba que fuera temporalmente, no quería volver a ser lo mismo crío de antes. Ese crío enamoradizo que solo tenía ojos para el que amaba. ¡No, no y no! Se negaría a eso costara lo que costara. O eso creía. No contaba desde luego el estar sumiso en ese momento: estaba siendo masturbado por el hombre que le gustaba. ¿Quién no estaría así con el tipo que le iba? Aunque eso tampoco iba admitir en su vida.

Las caderas terminaron por moverse sin orden; realmente urgía venirse ya que sentía su miembro demasiado presionado, sudaba por todos los poros de la piel blanca. Los colores de ambas pieles eran tan distintas. El contacto también, pero no dejaban de ser un tacto suave y adictivo. Y así perdido en el milésimo cielo totalmente con la razón nublada terminó por venirse. No del mismo modo que la primera vez, pero sí lo hizo. De igual modo seguía lamiendo toda la extensión del musculo del estudiante ahogando en el acto un gemido largo a la vez que un temblor mayor le recurría todo el cuerpo.
¿Le iba a regañar? A lo mejor, se enfadaría y nunca más quería hacerlo. Eso sería lo mejor, ¿no? Al fin al cabo, esa era la clase de vida que solía tener. Un tío distinto por cada noche. Además, lo que Zero debería tener era curiosidad de heterosexual. Bastaba una vez para saciarle la curiosidad, ¿no? Una vez terminada esa noche, todo volvería al normal, ¿verdad? Debería estar feliz pensando eso, pero algo se le rompía dentro. ¿Por qué? ¡Malditos sentimientos de los cojones!
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Zero Hibari el Miér Feb 26, 2014 3:40 pm

*18~ fin, por el momento #we:
La situación se estaba poniendo tensa y no precisamente entre los dos, sino ambos miembros se disputaban el aguante de venirse como podían, noté como los movimientos de Kay se tornaban por un momento algo torpes hasta que noté que dejaba de masturbarme, seguí con lo mío mientras escuchaba lo que me decía, me había llamado por mi nombre, cosa extraña en él y además con esa vocecita suya que solo hacía que excitarme más aún me pidió permiso para venirse, me pidió casi suplicante que dejara que se viniera, no sabía bien como reaccionar, me sentía muy presionado por lo que debía estar a punto también, pero quise meterme un poco más en el papel y seguir jugando un poco, hasta que no termináramos no había final. – Aun no… - susurré con una traviesa sonrisa en el rostro observándole des de arriba como pude. Hasta ahora no había vivido experiencia igual que la que estaba teniendo, sabía que tipo de juegos le gustaban a Kay y quería complacerle como tal por lo que, cuando se enfriara más la cosa le preguntaría que le había parecido o si lo había hecho bien.

Los movimientos de ambos empezaban a volverse algo torpes, sí, estábamos ya al límite mi mente se me fue un segundo pensando que enseguida me vendría sin poder aguantarlo más pero por mi sorpresa tuve que centrarme en el miembro del otro antes que el mío, ya que en poco, después de la tierna suplica que me había hecho, terminó por venirse dentro de mi boca, tragué como pude ya que me pilló algo desprevenido y justo en ese momento por el éxtasi y el placer terminé por venirme también en la boca del otro. Lentamente dejé de masturbarle una vez tragué todo el semen, con lentitud por el cansancio y algo preocupado por poder marearme si me levantaba muy rápido fui haciéndolo despacio hasta quitarme de encima de Kay, quedé sentado a un lado y dirigí mi mirada hacia él, no sabría definir que estaba pensando, tenía la mirada algo perdida y parecía tener una disputa interna consigo mismo, quizá no había hecho bien con aquello o simplemente le estaba dando vueltas a lo que le había dicho de correrse cuando yo lo hiciera… aun me quedan fuerzas para bromear un poco. – Kay… - comenté quedándome serio y posando mi mirada al frente, la tenia perdida entre las costuras de la tienda de campaña. – Te has venido antes… -despacio me incorporé un poco y acerqué mi rostro al suyo, el cual ya se había levantado y estaba también más incorporado. – voy a castigarte por ello~ - sonreí de lado y le lamí la punta de la nariz. – ¡tu castigo consistirá en aguantarme toda la noche!
Empecé a reírme a carcajada por las caras que iba poniendo y más Kay con lo expresivo que era por todo lo que le iba diciendo, pero ya no podía aguantarme más y con aquello detoné realmente era mi plan, pasar toda la noche juntos  dijera lo que dijera pero planteárselo como un castigo era mucho más divertido. – Si te apetece, claro~ - conseguí decir ya dejando de reírme pero ofreciéndole una de mis mejores sonrisas, aunque creo que si no quisiera lo obligaría un poquito~, había mucho que hablar y aclarar y  no quería que pasara más tiempo. En lo que esperaba su respuesta empecé a vestirme, si me quedaba mucho rato en pelotas y sin estimulo alguno terminaría por resfriarme.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1496

Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 01, 2014 3:30 pm

Estaba en la milésima nube. ¿En la puerta del Shangri La? No, no llegó a la puerta esa misteriosa porque casi se atragantó con el semen ajeno. Se había venido de inmediato también. Y no podría respirar nada bien. Su pulso había pasado los cien hace mucho. E intentar tragar y respirar tan ajetreadamente culminó en una tose fugaz. Cuando se incorporó se le cayó semen que le  resbalaba por las comisuras de los labios. Con el pulgar se limpió para luego lamer lo mismo. Todas las acciones hechas, las hacía por inercia. Todavía seguía en la milésima nube y casi entraba por la puerta mística. Bueno, eso todo en su mundillo mental. Luego fue despertado saliendo de su mundillo. Más bien, la puerta se desvaneció junto a la nube y cayó de bruces en la tierra de los mortales. ¿Culapble? Zero y esa voz tan sadicamente sensual adviritiendole que sería castigado. El aviso junto a esa sonrisa socarrona  típica del rubio lo dejó en una mezcla de temor por lo que se le ocurriría pero también le dejó derretidamente interesado. Por su mentetecita nublosa se le ocurrieron esposas, fustas y más juguetes poco recomendables para críos, obviamente. Acto seguido arrugó la nariz respingona parpadeando incrédulo al ser desvelado el castigo. - ¿Por qué tengo que pasar la noche contigo? - ¿Quién se creía qué era? Nunca, pero nunca pasaba una noche con el mismo. Después de follar cada uno se iría a su vida. Esa era la regla: no números, no palabras, no caricias afectuosas ni crearse lazos.  No obstante, el haberse dejado llevar y ser follado por Zero rompió sus preciosas reglas. - No,no quiero. - soltó girando los orbes por todo el lugar evitando mirar a su acompañante. Pero no pudo evitar no verle por mucho rato, los orbes se dejaron caer sobre el moreno: le sonreía tan ampliamente sincero y terminó por mordiscarse totalmente el labio inferior. Ya estaba demasiado humedecido pero con los mordiscos se quedó más. Morderse los labios hasta hincharlos fue el único modo que se le ocurrió para que su cuerpo no se moviera hacía el estudiante para acomodarse entre su brazos. Su maldita sonrisa era tan perversamente atractiva. Negó, negó y negó rápidamente llevando las manos a la cabeza para despeinarse más de lo que ya estaba. No era bueno lo que iba a decir, para nada. - Solo si me llevas a comer. - Al fin, después de tantos dilemas mentales escupió las palabras de forma torpe y con un sonrojo invadiéndole el rostro. En definitiva, Kayonara se estaba cavando su propia tumba. Pero no podría resistirse y mucho menos después de lo hecho esa noche. Vale, el otro era hetero inexperto, pero supo hacerle venir dos veces y no le ha dejado partido en dos de mala manera. ¡Había aprobado con creces! - Vísteme. - ordenó caprichosamente volviendo un poco a ser el Kayo mimado de siempre. Se había acercado al moreno arrastrando las rodillas, las dejó un tanto enrojecidas por haberlas frotado en la tela dura de la base de la tienda. - También quiero un cigarrillo... - murmuró pensativo como niño que pedía un dulce.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Zero Hibari el Miér Mar 05, 2014 3:53 pm

Noté algo de preocupación en su rostro al decirle que iba a castigarle, quizá me estaba pasando aunque me extrañaba que se creyera aquello de mi, pero bueno casi parecía que le había decepcionado la idea que tenia, me preguntó porqué tenía que pasar la noche conmigo, valoré por un momento todos los puntos negativos de aquello y no le veía nada malo, aparte de que lo vieran conmigo, quizá eso era lo que le molestaba no le apetecería que lo vieran con alguien. Soltó que no quería y me quedé un segundo en blanco mirándolo, pero me evitaba la mirada eso me hizo caer que no estaba hablando enserio, sino que había vuelto a ser el Kay de siempre, el que se negaba a cualquier cosa que yo le propusiera y estaba siempre de morros. Reí, esta vez le estaba dedicando de nuevo aquella sonrisa que sabía que no podía resistirse a ella y pude ver como se mordisqueaba el labio de aquel modo suyo que tenia y pronto cayó, justo después de negar con la cabeza varias veces. – ¡Claro! Donde quieras, solo quiero… - me quede un momento pensativo y terminé por apartar levemente la mirada y enrojecerme un poco. – Pasar una bonita noche contigo… - no quise decir una cita o algo por el estilo ya que si no lo más probable es que me mandara a la mierda y es lo que no quería, lo que andaba buscando era que se acostumbrara a mi presencia e intentar que poco a poco nos adaptáramos lo suficiente el uno al otro para ser uno.

Enseguida me ordenó que le vistiera, en esos momentos yo ya me había vestido y como realmente no me importaba hacer esas cosas accedí enseguida, le puse la ropa un poco como pude ya que no teníamos mucho espacio y tampoco podía ponerse en pie él, por lo que terminé tronchándome de la risa mientras lo vestía, se hacía de lo más extraño pero me sentía tan bien junto a él que todos los momentos eran especiales incluso cuando intentaba vestirlo. Cuando por fin termine, aunque tuve que ponerle la camiseta un par de veces ya que se la había puesto al revés, terminamos y comentó querer un cigarrillo, yo hacía mucho tiempo que había dejado de fumar y la verdad no me apetecía retomarlo, pero no me importaba en absoluto que la gente de mi alrededor fumara, estaba acostumbrado a ello. – Vayamos fuera entonces y así decidimos donde vamos a cenar. – miré el reloj y aún era pronto, por lo que encontraríamos muchos restaurantes abiertos. - ¿Tienes alguna idea o sitio predilecto? – pregunté cuando ya estábamos fuera y en lo que me respondía empecé a recoger la tienda, hacia algo de frio pero podía aguantarse.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1496

Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tu y yo~ [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.