Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes canon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Two heats as one

Ir abajo

Two heats as one

Mensaje por Isaac Black Grey Taylor el Jue Oct 03, 2013 8:11 pm

Two Hearts as one

“A veces uno no quiere contar su historia, por que podría resultar aburrida, o solo de romance pasajero, más la mía trasciende el tiempo, y no tengo miedo de contarla solo espero que aprendan de ella, para que así sean felices y no dejes pasar de ella.”

Kallen Victorinni
(1989-2013)

Capitulo 1: La primera vez.

La primera vez que la conocí fue en segundo medio del año 2006 tenia 16 años, me estaba cambiando de liceo por situaciones del trabajo de mi padre quien viajaba mucho, y la verdad me sentía vació, todos los años nos cambiábamos y la verdad me sentía vacio al dejarlos atrás, a las personas que socializaban conmigo, ya de un tiempo me daba igual si hacia amigos porque sabia que los iba a perder. Era un chico de estatura normal, ojos castaños, tez blanca, pelo corto del mismo color de mis ojos, malo para los deportes, nunca me gustaron, pero tenia una característica importante, mi memoria, nunca olvidaba nada de lo que pasaba o hacia, hasta que la conocí a ella, mi compañera de clase, tenia el pelo largo, castaño, era mas alta que yo, y sus ojos eran hermosos podía ver su alma, me reflejaban como si desnuda estuviera, solo la mire de reojo mientras entraba por primera vez al salón de clases mientras mi corazón latia a mil por hora, mis piernas flaqueaban y mis manos temblaban solo por el hecho de mirarla. La profesora titular hacia mi pequeña introducción diciendo de donde yo venia hasta que me dio el habla a mi diciendo:
-Kallen, ¿Desea acotar algo mas?.- a lo que yo asentí. –Me llamo Kallen Victorinni, mi padre trabaja como ingeniero civil industrial, y no se cuando tenga que cambiarme de hogar de nuevo, pero mientras estoy aquí, deseo llevarme bien con todos y así poder tener nuevos amigos.- decía con mi voz poco seductora y un tanto aguda. Mientras la profesora me decía donde sentarme, yo iba hacia mi pupitre el cual estaba dos puestos atrás del que estaba cerca de la puerta de ingreso y daba hacia una ventana por la cual podía mirar al patio, pero antes de poder llegar a mi pupitre, me di cuanta que la chica que mire por un segundo y que capto mi atención al no mas entrar, me miraba, y mis ojos se cruzaron con los de ella, sacudía mi mundo de una forma que no comprendía, mi corazón volvió a latir a mil por hora, mis manos temblaban, me ruborice un poco y agachando mi cabeza para que ella no lo notara, me senté y entonces este sentimiento que surgía, que me dejaba intranquilo yo lo llame atracción sin darme cuenta que esto seria amor.

Era la hora de almuerzo, mis compañeros se juntaron para poder almorzar en pares, más yo estaba solo como un perro sin familia, estaba acostumbrado a ello, mire de reojo hacia atrás, para ver a la chica que sacudía mi mundo y note que ella me estaba mirando sentí un leve rubor en mis mejillas, y sin poder decir algo, voltee mi rostro al frente y saque un sándwich el cual prepare en la mañana antes de venir, era lo único que traje de almuerzo, di mi primer bocado hasta que sentí unos toques en mi espalda, al voltearme note que era la chica de pelo largo que sacudía mis pensamientos y me distraía con sus orbes, mi cabeza no daba me volví a ruborizar y la mire a sus ojos. Y ella me habla con una voz que para mis oídos era angelical:
-Hola, Me llamo Miriella Taylor, me preguntaba si querías comer conmigo y si podríamos ser amigos- yo no sabia que contestar solo asentí dándole un si, me voltee y nos pusimos a conversar de varias cosas, cosas tan sencillas como en cuantos lugares haz vivido, si tienes hermanos y esas cosas. No sabía que cuando le comente que tenía un hermano esto me iba a traer problemas.

Capitulo dos: Dolor.


Han pasado seis meses desde que conocí a la mujer que hace que mis días sean brillosos, que mi perturbada alma y hace que mis días no sean aburridos y mis ganas por ir a clases para verla sean cada vez mas fuertes, y ahora ella esta en mi habitación viendo una película conmigo, eso esta haciendo que mi cuerpo se revuelque en un deseo de tenerla, mi corazón no deja de latir, mis mejillas están tan rojas, sabiendo que si ahora la miro ella lo notara, pero al mirarla note que ella esta mirando a una visita inesperada, mi hermano menor, nos llevamos por dos años, así que el es mas joven que yo, pero la diferencia es que el es mas alto que yo y de tez trigueña además tiene una voz mas varonil, y es mas apuesto, mi orgullo como hermano mayor se siente pisoteado al ver que la chica que me gusta, solo tiene ojos para él de forma amorosa, mientras que a mi solo me ve como su amigo.
Al terminar de ver la película, con toda la ternura y nerviosismo le comente si quería tomar once, ella asintió, y contento baje a preparar la once, sin darme cuenta de que lo que pasaría seria lo mas doloroso que experimentaría. Mi hermano no bajo conmigo, se quedo con ella conversando, desde abajo se escuchaban carcajadas, sabia que se burlaban de mi en cierta medida, pero no le daba importancia, tenia un presentimiento, un miedo grande, un miedo que me hacia imaginarme, que mi hermano se estaba besuqueando con la chica de mis sueños, la chica de mis deseos, la chica que tanto me gusta, de la cual me estoy obsesionando, la que no deja de mirarme en clases, y con ese miedo, subí despacio las escaleras que me guiarían al segundo piso, mientras esperaba que hirviera la tetera, sentía un nerviosismo, no sabría como explicar el hecho de que mis manos temblaban de tal forma por las fantasías que me pasaba, mientras pisaba cada peldaño de la escalera, me imaginaba a mi hermano y a ella besuqueándose y tocando cada parte de su cuerpo el uno con el otro, me llenaba de una rabia e impotencia que ni yo mismo podía controlar, subiendo lentamente y escuchando, llegue hasta lo máximo de la cúspide de la escalera y mirando de reojo a la habitación, note lo que mi imaginación llamo, ellos estaban en pleno acto de amor, besándose y manoseándose, mi mundo se quebró, mi corazón se partió en dos y me llene de un vació, mi alma se apago y lo único que quedo fue un dolor tan intenso que no podía ocultar y en lagrimas callo, la tetera sonó y yo baje sin hacer ruido para no interrumpirlos, y luego llame con una voz apagada a los susodichos, eh allí el comienzo de mi tristeza.
En plena once, mi hermano me miro y dijo: -¿Kallen que te pasa?- yo lo mire de reojo, y luego mire a Miriella y dije: -Nada, solo me siento un poco enfermo.- a lo que mi hermano contesta.- eso es típico de ti.- al terminar mi frase me levante un poco frustrado y sin mirar ni decir nada, me fui a recostar a mi cama. Mientras las dos personas que estaban abajo, me miraban perplejos por mi cambio repentino de actitud, al llegar a mi cuarto cerré la puerta de un portazo y me recosté en mi cama, todavía se sentía el olor a frutilla del shampoo que usaba Miriella, ese olor me embriagaba, me hacia pensar que lo que vi nunca paso, pero no era cierto, me di media vuelta mirando al techo, poniendo mi brazo sobre mi vista murmulle “no puede ser verdad” y comencé a llorar desde el fondo de mi corazón, la amo demasiado para poder olvidarla, la deseo tanto como para dársela a el, pero si ella quiere salir con mi hermano tengo que dársela.. Mas mis pensamientos fueron interrumpidos por el abrirse de la puerta, era ella quien entraba por esa puerta, mi mundo al mirarla se quebró y pregunte -¿Qué necesitas?-
Ningún sonido pronuncio, hasta que se sentó a las faldas de mi cama y toco mi pecho. Me ruborice un segundo, pero el solo hecho de recordar el acto de placer que se daban, hizo que mi rostro se oscureciera y me enfurecí, pero algo me saco de mi trance, fue el hecho de esa pregunta, que pronunciaron sus finos labios: -te… te duele el corazón…- hizo una pausa y después dijo: -mirame, y respóndeme…- no quise mirarla por que le acertó, me duele el corazón por la traición que me hiciste, pero ella dijo interrumpiendo mis lastimeros pensamientos.-a mi también me duele… por que sé que nos viste…-
Mis ojos se abrieron de par en par, al escuchar su declaración, me di media vuelta mirando a la pared de mi pieza, no quería seguir escuchando cada lastimera palabra, pero lo que me sorprendió fue lo que dijo, a mi oído después de acostarse al lado mio y apegando su cuerpo al mio: -también me duele, que me hayas visto como me roban un beso… es doloroso cuando la persona que amas sale adolorida por un malentendido, y sobre todo por quien te besa es una persona que no amas.- mi corazón salto de un retumbe y sin pensarlo me di vuelta quedando cara a cara junto a ella, me miro y estaba ruborizado, me sentía nervioso, pero también en calma, en mi estomago se sentía como si tuviera mariposas revoloteando, y lo peor de todo era ver que ella se sentía de la misma forma, no sabia que hacer, si tomar la iniciativa o no, pero sin darme cuenta, ella tomo mi rostro con sus cálidas manos y acerco mi rostro al suyo y se unieron nuestros labios en un apasionado y profundo beso, mi mundo se borro y entre en un mundo de relajación y paz extrema, cerré mis ojos, y caí dormido al lado de ella.
A la mañana siguiente ella estaba junto a mi, no fue a casa, había dicho que no llegaría esa noche que se quedaría en la casa de una amiga, y se quedo conmigo, mis padres tuvieron turno rotativo asi que solo nos encontrábamos nosotros dos y mi hermano en su habitación, y allí mirándola y acariciando su rostro le propuse.
-¿Deseas ser mi novia?, digo… ¿te gustaría salir conmigo?.- Miriella sin pestañear y sonrojada de emoción me dijo: -llevo tres meses esperando que me digas esto… mi respuesta es si.


Capitulo tres: Perdida.

Han pasado dos años desde que comencé a salir con Miriella, nos hemos graduado de la enseñanza media, y hemos decidido ir a la misma universidad, ella estudiara comercio exterior y yo decidí estudiar informática, pero llevo guardado dentro de mi una tranca, y un dolor que me cuesta superar y es algo que tarde o temprano ella necesitara saber.

Flash Back:

Hijos, saben que por problemas de pega hemos tenido que viajar por varias partes y esta ha sido nuestra primera vez que hemos estados tanto tiempo quietos en un lugar, pero lamento decirles que por razones de trabajo, tendremos que irnos a vivir a Canadá, espero que puedan comprendedlo y acepten este hecho. Al escuchar esto, mi mundo se vino a bajo, tendría que terminar mis profundos lazos con mi amada, y partir de aquí nuevamente.
Fin Flash Back

Ese día, había llegado, a una semana de irme a Canada, decidí juntarme con Miriella, para contarle de la situación, quedamos de juntarnos en la plaza de la villa de donde vive, a las 20:00 hrs, y ella llego con un hermoso vestido que hacia juego con sus orbes castaños. Y allí estaba yo sentado en un columpio con la vista ida, ella se me acerco y beso mi mejilla diciendo: -¿que pasa mi amor?, ¿Por qué te vez tan triste?- mi mirada volvió a la vida por un momento al escuchar su voz y esta se fue cuando mire a su rostro el cual en ese momento se veía feliz, entonces dije sin titubear ni rodeos: -la Próxima semana me voy con mi familia a Canadá…- para mi sorpresa ella se lo tomo con mucha tranquilidad diciendo:
-que bueno, que pases unas lindas vacaciones…- entonces para mi sorpresa me di cuenta que ella no entendió que me cambio de casa y no se cuando volveré. –Miriella… cariño… me iré y no se cuando volveré…- fue lo que dije, pero su rostro no cambio, y dijo: -lo se mi amor, pero aquí te esperare, por que te amo, te amo mucho… por eso seré capaz de esperar a que vuelvas…- decía mientras pequeñas lagrimas de tristeza caían de sus orbes castaños, me levante con el dolor en mi pecho, y la amargura en mi boca, entonces la abrace y la bese profundamente para poder recordar que nuestros lazos son fuertes, demasiado fuertes, y entonces de mi bolsillo saque un anillo de oro, el cual lentamente puse en su dedo anular de su mano izquierda, y lentamente voltee su mano izquierda y puse otro anillo de oro y dije con lagrimas de tristeza y felicidad: -guárdalo, por que cuando vuelva nos casaremos…-

A lo que ella con lagrimas de felicidad asintió y dijo: -yo Miriella juro que desde la punta de mis pies hasta cada extremidad de mi cuerpo pertenecen a ti Kallen, mi amado y te esperare por siempre, hasta que puedas cumplir con tu promesa.- y yo dije las mismas palabras que mi amada: -yo Kallen juro que desde la punta de mis pies hasta cada extremidad de mi cuerpo pertenecen a ti Miriella, mi amada y te prometo que vendré a buscarte no importa lo que me demore, para cumplir mi promesa que hacemos en estos votos.- y sellamos nuestras palabras con un profundo beso.



Han pasado cuatro años desde que me fui de Chile a vivir a Canadá, durante ese tiempo recuerdo a ver escrito una carta para Miriella, diciendo que iba a ir a verla el 14 de febrero del 2013 en la plaza donde nos juramos amor eterno, recuerdo que viaje para allá, con la incertidumbre de que tal vez no la vería, tomando mi avión a tempranas horas de la mañana, para llegar a la misma hora, para poder esperarla, recuerdo que al llegar a Chile, mi nerviosismo por volver a encontrarme con ella, me llenaba mas, mi inseguridad era inevitable, no sabia si estaría, pero para mi mala suerte, ese día, ella… no llego..

De ello han pasado cuatro años ahora estamos en el 2017 y todos los 14 de febrero me devuelvo a Chile a esperar por ella en la plaza, pero hoy será mi ultimo día, si ella no aparece este día, sabre que ella nunca me amo como ella lo decía, estuve parado con un ramo de rosas en mis manos, han pasado cuatro horas de cansado me senté en el columpio con mi vista ida como la ultima vez que nos vimos y nos despedimos, y susurre.
-el amor… no dura por siempre…- y entonces una voz me responde…
-Kallen, no digas eso…siempre te eh esperado y al fin nos pudimos reunir...- decía la voz adulta de una chica la cual se apoyaba en mi espalda. – Veo que el paso de los años no te afecta cariño.- decía la chica de forma picara, entonces al voltearme vi a mi querida chica ya no tenia 18 años se toda una mujer hecha y derecha. Al levantarme y abrazarla le dije:
-te espere por cuatro años nunca perdí la esperanza de volver a verte- decía entre lagrimas, y ella respondiendo a mi abrazo me dijo: -lo se… para mi también fue terrible esta espera de siete años…- mi rostro se puso pálido y me separe de ella, por un tanto… -¡siete años!-, entonces al mirarla, note que vestía un traje negro formal. Y pregunte…- ¿de donde vienes…?- Miriella guardo silencio por un rato, y dijo con un tono triste: -Vengo de visitar tu tumba…- mientras caían las lagrimas de sus ojos, cada gota me mostraba parte de mis recuerdos de como había muerto, ese día en el año 2013 estaba emocionado tomando el avión que me llevaría a Chile para volver a reencontrarme con mi novia, entonces no sabia que ese fatídico día, me encontraría con la muerte cuando mi avión por averías este se estrello en contra el cerro San Cristobal, y ahora comprendí por que mi cuerpo no ha cambiado nada, me quede estancado para cumplir mi promesa.
Miriella me miro, y sacando de su bolsillo saco el anillo de oro que le había regalado que iría en mi mano, ella lo puso con delicadeza en mi dedo anular, y atrayéndome a su cuerpo me dio un profundo y apasionado beso y con lagrimas de felicidad rompió diciendo: - te espere por siete años, y ahora por fin nos hemos vuelto a encontrar, siempre te amare, siempre te he amado y nunca te voy a olvidar…- a lo cual respondi con una sonrisa de felicidad: - al fin cumplí mi promesa… al fin te pude ver… perdóname amor mio por la tardanza, y gracias por amarme tanto, siempre te amare por el resto de la eternidad…- y lentamente fue desapareciendo la esencia de Kallen de las manos de la chica que se enamoro tan perdidamente de él.

Epilogo:

Han pasado diez años desde ese día, y no me eh casado todavía, no después de perder a mi difunto marido, estoy trabajando aquí en una empresa comercializada de Chile, en ella soy la gerente, estoy en mi escritorio mirando al cielo recordando su cara, la cual me llena de energías para continuar mi mañana, hasta que mi puerta es interrumpida por uno de mis subordinados, el cual me mira con rubor, se que esta enamorado de mi, pero no siento lo mismo que el, por que mi juramento es fuerte y mi amor también, entonces el se acerca a mi preguntando: -¿Gerente, de quien es ese anillo?...- dudando, el pobre, yo le respondí:
-¿Quieres saber?, entonces toma asiento para contarte esta historia que no muchos podrán creer…-

“sabes Kallen, llevo una vida de felicidad y mi amor por ti es fuerte, y se que al final de mi vida estarás allí para venirme a buscar y llevarme a tu lado… Te Amo…”
Isaac Black Grey Taylor
Isaac Black Grey Taylor
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 59
Monedas Monedas : 2986

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.