Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Botellón Clandestino [LIBRE]

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Lucita Kent el Lun Sep 09, 2013 6:02 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Sábado night, ou yeah, mi idea para aquel fin de semana era trabajar en el sucio bareto de los bajos fondos y tal vez meterme en alguna gresca con algún chulo gilipollas de esos que llegan con aires de grandeza y se marchan de una patada en el culo. Pero no, esa noche era especial, esa noche estaba yendo al.... instituto. Sí, al instituto, sábado noche. ¿Cómo era eso posible?. No es que yo sea precisamente una estudiante modelo, llevaba conmigo un par de bolsas llenas de botellas de ron, whyski y vodka. El tema es que se había corrido el rumor de que se iba a dar una fiesta clandestina en el instituto, y para mí, todo aquello que se salga de los márgenes de la ley, es como un inmenso imán atrayente, así que no podía faltar a la cita. Tenía ganas de beber y sentir que tengo el poder dentro de un recinto en el que los que mandan son otros. Tenía ganas de mancillar el inmaculado ambiente de educación y seguridad, en resumidas cuentas... tenía ganas de joder la marrana.

Así que llegué, salté la verja y me interné hacia en el aparentemente desolado instituto. Aparentemente, porque en cuanto me acerqué a la entrada del recinto de la piscina habían ya ahí cuatro o cinco compatriotas de maldad abriendo la puerta, no sé cómo habrían conseguido la llave, pero al conserje se le iba a caer el pelo. Les saludé y rápidamente nos internamos. Uno de ellos llevaba un pequeño radiocassette en el que ya sonaba algo de música pop, en fin, no es que fuera mi música de ambiente preferida pero se admitía como animal de compañía. Me quité la chupa de cuero, dejando a la vista una camiseta de tirantes negra, por supuesto llevaba el bikini debajo, no pensaba desaprovechar la oportunidad de emborracharme y por qué no, derramar algo de alcohol en el agua. Seguro que los del club de natación iban a nadar muy a gusto el lunes.

Me senté con los colegas que ya estaban sacando la mercancía, menos mal que uno de ellos llevaba algo de cocacola, porque beberme todo lo que llevaba a palo seco hubiera sido demasiado destructivo para mi hígado. Uno de ellos sacó una cerveza a la par que los pantalones y la camiseta, y en cero coma se había tirado al agua en gayumbos. Una situación un tanto peculiar, pero definitivamente agradable.

Parecía que se escuchaban pasos en la letanía, ¿más diablos que atraer a esta bacanal?. Perfecto.
avatar
Lucita Kent
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 547
Monedas Monedas : 1457

Volver arriba Ir abajo


Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Hikari Koikuro el Vie Sep 13, 2013 1:36 am

Me puse pálida al ver todos aquellos punkis. No estaba acostumbrada a tratar con este tipo de personas asi que al ver a tanta gente pues mi cara tenia que ser épica.

Cuando Lucita me dijo que ahora si que me iba a divertir solamente asentí y la seguí hasta la piscina donde a unos barriles les pusimos unas mangueras y empezamos a mojar o mejor dicho a bañar a todo el personal que estaba presente allí y aunque al principio dude luego me decidí.
Todo el mundo que estaba cerca mía acababa empapado de cerveza. Así seguimos un buen rato hasta que se acabo. Había gente enfadada y otra contenta. Y mucha gente que al acabar se tiro a la piscina.

-¿Y ahora que?-Le grite a Lucita que se había subido a un trampolín a mojar gente también con su manguera.
Saque el móvil y el dinero del escote, aproveche para guardarlo en la funda y mire la hora. Era muy temprano todavía, hacia poco mas de media hora desde que había llegado. Aproveche mientras Lucita baja del trampolín para ir a por un cubata. Salí corriendo hacia las bolsas, vaso, hielo coca-cola y ron todo junto. Regrese de nuevo junto a Lucita quien había bajado ya lo cual me alegraba porque pensaba que iba a matar allí arriba porque con lo que pesaba aquel barril no se como no se ha roto. Pero mejor, así no hay que llevar a nadie al hospital.

Di un sorbo al cubata, me saque el móvil y lo deje encima del barril junto al vaso. Me gire para ir en dirección a Lucita, pero cuando me quise dar cuenta estaba debajo del agua.
Salí a tomar aire ya que me estaba quedando sin el.

-¿Pero tu eres gilipollas?-Grite a quien me había tirado, que me pareció ver a un chico aunque con los ojos como los tengo llenos de cloro no veía ni papa. Espero que huya porque como le coja lo mato.
avatar
Hikari Koikuro
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1506
Monedas Monedas : 1039

Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 13, 2013 10:30 am

Bajé la mirada hacia la chica y esperé, esperé bastante tiempo a que se decidiese pero ella no parecía concentrada en hacer caso a mis palabras, de echo y antes de que pudiese repetir mi anterior pregunta Tessa se levantó y me siguió de cerca, como si temiese que fuese a huir de la fiesta en cualquier momento. Suspiré y sonreí de medio lado alzando la mano y tomando la suya. -Pero no te separes, si quieres seguir conmigo dos minutos seguidos y que no te arroye la multitud-

Tiré de su mano ahora agarrada a la mía y la llevé a donde se suponía que estaban las bebidas, pero algo nos interceptó de camino. No fue un tío ebrio, ni una... chica dispuesta a darlo todo, nadie vomitando, ni nadie cayendo desmayado, fue algo mil veces peor que todo eso. Un gran chorro de cerveza caliente y maloliente me calló encima, duchándome por completo. Me quedé parado soltando la mano de la chica, con todo el flequillo mojado tapándome ambos los ojos. Apreté los puños, la verdad es que me había cabreado de lo lindo. Alcé la mirada y miré a Tessa durante unos segundos -No tardo en volver - Y lo dije enserio. Empecé a andar rápidamente a la imbécil a la que se le había ocurrido esa estupidez, aun si tenía que subirme al estúpido trampolín la iba a atrapar, y dios sabe que lo hice. La tomé de la cintura cargándola como si fuese un simple y asqueroso saco de patatas. Su melena pelirroja se revolvía con ella pero los demás estaban demasiado entusiasmados con la fiesta como para notarlo.

Una vez con ella en brazos, me acerqué a la piscina. Que ahora era una masa de agua, alcohol, sudor y ropas sucias, de echo el color de la susodicha era asqueroso, de un tono rubio negruzco, como para meterse ahí. Ademas... empezaba a dudar que alguno de los borrachuzos no hubiese terminado meando en esa masa. Y con un impulso, la muchacha terminó en la piscina con todos los demás inconscientes. Me sacudí las manos y me dí la vuelta volviendo a donde estaba la muchacha -Espero no haber tardado demasiado, tenía asuntos que atender- mascullé entre dientes todavía cabreado. Todo yo olía a cerveza y estaba empezando a mosquearme, tiré de la cinturilla de la camiseta y me la quité haciéndola a un lado y escurriéndola levemente.

No pensé que fuese nada malo y de echo varios muchachos estaban sin camiseta. Llevaba los pantalones un poco caídos, no solo porque me gustase llevarlos así, sino porque ademas, el peso de la ropa mojada era mayor. La cinturilla de mi ropa interior gris se dejaba entrever ligeramente, por no decir del tatuaje que empezaba a asomarse por la ingle, justo en el lado derecho. Como yo siempre decía, justo en la zona de lo no visible.

Recé varios minutos en silencio, porque aquella noche no apareciese nadie que pudiese reconocerme. Un chivatazo y se acabó mi carrera de cantante.- No se a ti, pero a mi se me han quitado las ganas de beber nada -Suspiré. -¿Que te parece? ¿Nos alejamos un poco de aqui?-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Tessa Gray el Vie Sep 13, 2013 11:37 am

Hice caso a Valshe y no me separé de él. Si lo hacía la multitud me llevará consigo a vete tú a saber dónde... La gente se estaba desmadrando por completo. Esto no tenía buena pinta. Cuando acepté venir a esta fiesta pensé que iba a divertirme en una fiesta normal y corriente, pero ahora que contemplaba cómo estaban las cosas pensé que no debería de haber venido si no quería tener problemas. Sin embargo, lo único que salvaba a esa noche de ser una catástrofe era la compañía de Valshe.

Me sonrojé un poco cuando me agarró de la mano y tiró de mí. Pero algo nos paró. Ni siquiera me dio tiempo a reaccionar cuando una lluvia de cerveza nos cayó a todos. Joder, qué asco... Por "suerte" para mí y por desgracia para Valshe, se llevó también mi dosis de cerveza. Aunque acabé completamente empapada, no lo hice tanto como él, que ahora soltaba palabrotas. Estaba calado hasta los huesos.

Vi que la autora de semejante locura había sido Lucita que sonreía triunfalmente. - Esta loca -susurré. Valshe me dijo que no me moviese del sitio, que enseguida volvía. Y así lo hizo.  En un abrir y cerrar de ojos, se lanzó contra Lucita, la agarró de la cintura y la tiró a la asquerosa piscina. Si me hubiese caído yo me asquearía completamente. Me tendría que lavar en lejía... Valshe volvió dos segundos después, con una sonrisa pintada en la cara.

Se quitó la camiseta y no pude evitar contemplar su cuerpo. Lo tenía bien marcado. El caso es que Val me sonaba de algo, pero dudaba haberlo visto antes... Los pantalones, completamente empapados se le caían, dejando a la vista un tatuaje en el lado derecho junto a sus calzoncillos grises. Aparté la vista rápidamente antes de fantasear más de lo que lo estaba haciendo.

- Creo que a los dos se nos han quitado las ganas... Estamos hechos un asco... -suspiré, aunque la situación tenía su gracia. No sabía a dónde ir, pero desde luego teníamos que alejarnos de ahí y limpiarnos un poco-. Ven.

Guié a Valshe, cogido de la mano, hasta los vestuarios que había dentro del gimnasio. Ahí había suficientes duchas y lavabos para mucha gente. Sonreí cuando entramos, estábamos solos, aunque mis intenciones eran solo de limpiarnos un poco. Abrí uno de los lavabos y me enjuagué la cara, quitándome el sabor de la cerveza de ella. Sin embargo, a pesar de tener la cara limpia, seguía teniendo el cuerpo asqueroso. Miré hacia las duchas.

- Dudo que lleves el bañador debajo -le dije a Valshe-. Pero dado que la piscina está llena de mierda y no podemos meternos para limpiarnos un poco... las duchas son la única solución... Yo llevo el bikini - no esperé su respuesta. Si él no quería ducharse, no importaba, pero el olor a cerveza se le iba a pegar en la piel como un tatuaje. Me deshice de la ropa de manera sensual, y la dejé sobre el lavabo. Me quedé en bikini y abrí una de las duchas, la más cercana a Valshe. Abrí el agua y me metí bajo el chorro, quitando toda la mugre de mi cuerpo.

- ¿Vienes? -sonreí con picardía.
avatar
Tessa Gray
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 78
Monedas Monedas : 3102

Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Fornarina Sanzio el Vie Sep 13, 2013 1:15 pm

Lo reconozco, estaba entusiasmada con la idea de juntarlos. Prácticamente desde que conozco a mi Bichete lindo he querido encontrarle un buen chico, pero como es tan especialito el niño, pero cuando le presenté a Zero, mi mente empezó a hacer un gran castillo en el aire al que después le ido poniendo los cimientos. Y hoy quería poner el pilar maestro para que no se me cayese el castillo encima, porque obviamente, si salía mal, se me caía a mí encima por celestina. También he de reconocer que me iba a costar desprenderme de Zero, al fin y al cabo era una tentación demasiado suculenta, pero todo fuese por el bien de mi Bichete. Pero en fin, como las partes estaban interesadas y sólo necesitaban un empujón, me tocaba hacer de celestina y de empujón, de las dos cosas.
 
Estaba tratando de planear algo ya más concreto que simples insinuaciones entre ellos, algo que hacer, pero no me esperaba que se algo del cielo, literalmente. Yo me esperaba tener que hacer algo, no hacerlo sin más! Algún espabilado había tirado su vaso al aire, que por la cantidad que me cayó en el vestido y algo en la cara parecía más un pozal que un vaso.
 
- Porca madona! – Exclamé, estaba tan cabreada que me salió en italiano en vez de en francés. Siempre he odiado que me tiren vasos y sus respectivos contenidos encima, por lo que me sale ser muy expresiva, y en esa expresividad se incluyen aspavientos con las manos, y van cargados de ira, por lo que el empentón involuntario que le cayó a Kay en la espalda fue considerable, y como estábamos, más bien juntitos los 3, se fue directo contra Zero que creo que le tuvo que coger para que no se fuera directo al suelo, es que mi bichete es tan esmirriadote y chiquitín que cuando no calculo la fuerza lo mando volando por ahí… - Ahora vengo – Dije seria poniéndole a Kay su sombrero y el suéter sobre los hombros, a lo niño pijo, y a Zero el colgué mi mochila – Necesito al menos quitarme el alcohol del escote… - Gracias a dios lo que me cayó en la cara fue más bien poco y me lo pude secar con la mano sin quedarme pegajosa. Así que me alejé farfullando improperios varios en italiano, no mataba al que me había tirado el vaso porque no sabía quién era, que si no ya estaba lamiendo el suelo, porque no le iba a hacer limpiar con la lengua mi escote, porque eso no era un castigo, si no un premio.
 
Llegué a los vestuarios, abrí de golpe mientras me quitaba el vestido, que al ser suelto salía sin problema alguno apegar de habérseme quedado pegado al cuerpo y lo tiré hacia un banco sin mirar. Y ahí me quedé yo plantada, en ropa interior sin conjuntar, un sujetador negro con la espalda de encaje y unas braguitas de rallas verdes y pistacho, mirando al que había querido yo invocar hacía unos instantes, y allí estaba, como yo, empapado, sin camiseta. No tenía ningún tipo de pudor en que me viese así, no era la primera vez que nos veíamos con poca ropa cubriéndonos, ni sería la última…
 
- Y yo buscando a Marcello Mastroianni estando tú en esta fiesta, rubiales – Dije con una sonrisa media sonrisa picarona mientras miraba a los ojos de mi tentación número 1 por excelencia. No reparé mucho en que había una muchacha duchándose, ¡qué más me daba a mí!, ya podría haber una pila de oro si él estaba delante. Me acerqué a Valshe rápidamente, con mono de volver a embeberme de la droga que desprenden sus labios para mí, que cuanto más tiempo estoy sin besarlos más lo ansío, y cuanto más los besos, más los deseo. Y eso hice, como una y mil veces haría, ceder a esa tentación sublime e idílica, y le besé, como siempre, como si no hubiese mañana, y el me respondía como siempre, como si fuese el fin del mundo. ¡Qué le diesen al maldito mundo! Todo mi cabreo se había desvanecido al verle, me enrosqué en su cuello y ahí me quedé besándole pegada a él.
avatar
Fornarina Sanzio
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1335
Monedas Monedas : 24551

Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 13, 2013 4:20 pm

Sábado de noche y Kayo a sus 21 años estaba en el instituto.  No le gustaban los colegios, de hecho rehuía a ellos porque no tuvo muy buenas experiencias en su época de colegial. Encima había notoriamente más hembras que machos. Y el músico para allá de todos sus traumas mentales también tenía una extraña aversión a las tías.  No obstante, estaba con su reina y todos los contras se desvanecían ante su presencia. – Empezaremos por la B por regla alfabética. – al mirar las dos petacas que trajo Harinita. Ambas bebidas le gustaban y como no era el suyo elegir siempre usaba métodos de elección que se le ocurría de la nada; en este caso el alfabeto. Y empezaría por el Bourbon.  Se río sonriente – ¡Pis! ¿Qué esperabas? Son una panda de adolescentes haciéndose los adultos.` – canturreó burlón  y se puso girando sobre su propio eje sin importarle sus pertenecías que fueran recogidas por su mejor amiga.  Giraba como si fuese la tierra hasta que fue detenido. Un brazo lo rodeaba la cintura y se quedó morado de enojo; lo que le faltaba ahora que un niñato lo tocara. O en el peor de los casos una niñata. Sus ojos abrieron de par en par al pensar en la segunda posibilidad enfureciéndose hasta que se fue toda su furia al escuchar esa voz grave tan conocida suya.  

- ¡Quita! ¡Quita! – se apartó deshaciéndose del agarre suave del moreno sin mirarlo. Aunque tardó lo suyo en reaccionar y mientras se había quedado a cuadros inmóvil por la presencia de Zero se enrojeció que ni semáforo rojo porque su poto fue manoseado por el tipejo ese. Zero, la tan conocida segunda tentación de su mejor amiga. A Harinita le encantaba ese moreno y siempre lo estaba llevando para cualquier lado y el tipo iba que ni lapa. Tantas veces que ya había salido con Zero junto con Harinita que estos hasta ya tenían nombre para la supuesta panda que formaban: El Trío Calavera. A Kayonara le iban las calaveras, pero que le etiquetasen en un grupo le dejaba con una aura un tanto oscurita. Sin embargo, de tanto que no se callaban con el tema que terminó por aceptarlo indirectamente.  - ¿Quién te dijo que podrías toquetearme? Ni que… - se calló porque Harinita le metió lengua a Zero y este gustoso correspondió. ¡Vamos! No era nada de sorprenderse, no era la primera que se metían lengua delante de Kayo y este parecía candelabro viviente. El músico suspiró resignado mirando a su alrededor viendo que podría hacer mientras esos dos estaban ahí ligándose pero ni tiempo tuvo de pensar dos veces en meterse al agua. Harinita se le ocurrió volver abrazarlo y este le rodeó la cintura y hasta dejó que ella le cogiera la mano pero se quedó en modo gélido cuando notó donde la había colocado. ¿Por qué tenía su maldita mano en el poto de Zero? Más bien, dentro del bolsillo del tipo... Parpadeó sonrojado apartándose de un salto de los dos - ¡No, no tiene! - negó haciendo ademán de seguir refunfuñando y despotricando en ambos cuando de la nada el agua empezó a quedarse tan mugrienta. Bueno, no de la nada, se dio cuenta que llovía bebida para dentro de la piscina y para todo aquello que estuviera cerca del trampolín. - ¡Vaya mierda! Y esto que me gusta el metal. – silbó despectivamente no por el cambio de música y si por la tontería que hacían en derrochar alcohol de ese modo. Para su suerte y para sus dos amigos estaban bien lejos de donde estaba una pelirroja con una manguera lanzando la tal bebida y no se mojaron. Dentro de nada hará strip, ¿acaso? También se dio cuenta que la supuesta fiesta se había llenado de gente bastante llamativa por su estilo de vestir y negó con la cabeza. – Por esto, mierdas así el mundo va como va. – Kayo era un tío de la noche, no solo porque era un fiestero empedernido también porque era músico de bares. Muchos de esos bares eran bastante específicos según la media mayoritaria de clientes que lo frecuentaba. Y bares de punkis no faltaban al currículo del joven terminando por involucrarse con ese mismo tipo de personas en la noche. Por eso su repugnancia a esos seres que ahora justo se habían presentado a esa fiesta.  No pasaban de niñatos con un estilo de vestir y con la típica inestabilidad adolescente. O sea, quitando su aspecto solo eran unos adolescentes normalitos que se consideraban rebeldes solo por tener agujeros y ser unos descerebrados. Porque realmente los verdaderos punkis adultos que conoce Kayo, son personas de firmes convicciones que se destacan por su vestir y por su inteligencia. No contradicen el mundo porque es “guay” lo hacen creyendo en sus ideales. Y desde luego no es haciendo gilipolleces como esas que Kayo observaba por parte de esos tipos. De repente Kayo soltó tremenda carcajada porque era ridículo, esos adolescente eran ridículos. ¿Alguna vez un verdadero punki iba a un instituto de pijos a una fiesta por más que tuviera el bolsillo roto?  - ¿Ahora entiendes por que la mayoría de la gente me repugna? Por gentuza así, es que las culturas urbanas están tan mal vistas. – suspiró y cuando se iba para apoyarse sobre su amiga abrazándola por el cuello porque ya se había despegado de Zero, esta le da tremendo empujón así de golpe. Kayo tropezó con sus propios pies y terminó de rostro en algo…¿Sería el suelo? No se había caído al suelo, era cálido y tenía tela. El pobre terminó por enrojecerse dándose cuenta que estaba de cara pegada al pecho de Zero que era por donde le alcanzaba. Escuchaba Harinita blasfemando un montón de improperios. Por los vistos, le habían vertido bebida sobre ella y estaba hecha una fiera. Kayo no tuvo tiempo de articular palabra ninguna porque Harinita se largó diciendo que ya volvería dejándolo con el sombrero puesto y suéter colgada de los hombros. Y aunque quisiera hacerlo le sería imposible porque hasta la lengua se había paralizado. No se movía, solo estaba ahí inmóvil, super rojo oliendo el aroma que desprendía Zero.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Zero Hibari el Vie Sep 13, 2013 5:09 pm

En cuanto les solté a ambos con mi típica sonrisa dibujada en el rostro escuché primero a Rina comentando algo sobre un tal Marcello, no tenía ni idea de que me estaba hablando pero no importaba, mi atención se había puesto un momento en Kay que después de apartarse al rato se había puesto rojo como un tomate, me encantaba sonrojarlo era mi perdición. Por un momento me sentí observado y giré mi mirada hacia un lado visualizando a Chikara saludándome, fui a alzar el brazo para corresponderle el saludo, mientras escuchaba a Kay recriminarme lo de manosearle el trasero, cuando repentinamente me encontraba con Rina encima besándome apasionadamente y uniendo nuestras lenguas sin previo aviso, la abracé por la cintura y correspondí gustosamente al beso, cuando lo finalizó ya no pensé en nada más y se nos llevó a los dos tomándonos de la cintura. – Fantástico recibimiento~ - comenté con una sonrisa ladeada en el rostro mientras agarraba a Rina pasando mi brazo por sus hombros y llegando hasta el hombro de Kay por lo pegados que íbamos. en ese instante noté la mano de Rina en mi bolsillo trasero, el cual ni me inmuté, estaba demasiado acostumbrado que me metiera mano y por mi parte me encantaba, pero seguido noté que la quitaba y seguido noté dos en vez de una, me giré por inercia para comprobar de quién era y mi previsión fue cierta, Rina había cogido la mano de Kay y la había metido en mi trasero, sonreí mirándolo a él que dio un brinco separándose de nosotros negando algo que no entendí. Pero no tuve tiempo a darle muchas vueltas ya que de la nada todo olía demasiado a cerveza, me giré al notar el cambio de música, me agradó ese cambio y de paso visualicé el trampolín y vi como una pelirroja tiraba con una manguera cerveza por todas partes y se me escapó la risa por aquel espectáculo, agradecía no estar allí para ser alcanzado por la cerveza.

Realmente no me importaba mucho el palo con el que iba la gente, me sentía lo suficientemente capaz de valérmelas con quien hiciera falta si se metían con el trío calavera, pero quería evitar cualquier tipo de pelea, no por mí, sino por Kay, sabía que no le agradaban las peleas y menos si yo estaba involucrado, era por eso que daba gracias de que no me hubiera conocido antes, mi vida se movía de pelea en pelea todos los días. – Dejad que hagan lo que quieran, mientras nosotros estemos bien no deben importarnos los otros. – comenté sonriendo después del comentario de kay sobre el porqué de que lo repugnen, pero de repente alguien tiró su bebida a Rina haciendo que esta me soltara, que aún íbamos cogidos y insultara en italiano, siempre que se cabreaba le salía su idioma natal, miré alrededor a ver si divagaba la persona que la había tirado, pero no se podía ver nadie sospechoso, por lo que solo negué con la cabeza con un suspiro. – te esperamos aquí. – comenté viendo como decía de ir a limpiárselo y de repente vi como le daba un empujón a Kay y este caía, paré su viaje contra el suelo tomándolo entre mis brazos y vi que no se movía, simplemente esperaba allí. – ¿estás bien? – seguía envolviéndolo con los brazos intrigado y decidí probar. – ¿Quieres aprovechar que nos hemos quedado a solas? – se me dibujó una sonrisa traviesa en el rostro mientras lo observaba realmente divertido. – Dime ¿porqué te has puesto tan rojo…? – Me percaté al observarlo de tan cerca que sus mejillas estaban rojo carmesí y podía hacerme a la idea de porqué pero quería que me lo dijera el mismo y así al menos asegurar mi teoría.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1494

Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Tessa Gray el Vie Sep 13, 2013 10:47 pm

Valshe me miraba mientras me duchaba. Dudaba que rechazase mi invitación de entrar conmigo, pero todo ocurrió muy rápido. Una muchacha entró en los vestuarios, quedándose en ropa interior. Era muy guapa, he de reconocerlo, sin embargo, no me gustó que se acercase tanto a Valshe.

Cual fue mi sorpresa cuando vi que se conocían. Ella se lo comía con la mirada de una manera algo patética, pues el deseo que sentía por él se veía a kilómetros. Entonces, se enroscó en su cuello y le besó. Sentí como si me hubiesen dado mil patadas en el estómago y varios jarros de agua congelada cayesen sobre mí. Alcé una ceja, sorprendida e incrédula.

Salí de la ducha, empapada aún. No importaba, estaba en bikini y había una gran piscina y fiesta esperándome fuera. Cogí mi ropa del lavabo con rabia, y pasé por al lado de Valshe. Le empujé con todas mis ganas, cabreada y me dirigí hacia la salida del baño. Sin embargo, antes de salir me detuve y me giré.

- ¿Sabes, Valshe? -le dije, soltando una gran carcajada con un nudo en la garganta-. La próxima vez que una chica se te acerque, no sería mala idea mencionar que ya tienes novia. Eso ahorraría muchos malentendidos.

Entonces sí que salí del vestuario, dirección hacia mi amiga Lucita. Era a la única que necesitaba en esos momentos. La busqué, pero no di con ella.

- ¡Luci! -grité, intentando que ella acudiese a mí tras oír mis gritos. Ya nada importaba. Seguramente conseguiría otro chico rápido, no me era difícil. Pero para una vez que me había interesado una vez en uno...

Dado que seguía sin verla, me dirigí hacia donde estaban las botellas de alcohol. No me molesté en coger un vaso. El vodka actuaría por sí solo. Me senté en el césped donde rato antes había estado con Valshe, botella en mano. Y di un trago, y otro, y otro, y otro, viendo como la botella poco a poco iba vaciándose en mi interior. Cuando noté que estaba lo suficientemente borracha, me dejé caer en el césped, y me quedé dormida.


Última edición por Tessa Gray el Vie Sep 13, 2013 11:27 pm, editado 1 vez
avatar
Tessa Gray
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 78
Monedas Monedas : 3102

Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 13, 2013 11:17 pm

Al menos no fue de nariz directa al suelo, Zero hizo el obsequio de interponerse entre Kayo y la piedra. Y antes mismo que Kayo entendiera en qué situación se había metido, su mejor amiga se dio el piro. Ni idea que había pasado, solo sabe que la chica blasfemó en italiano como siempre hacía cuando se enojaba y después se largó diciendo improperios por ahí y allá. Lo dejó ahí solo…Bueno, no estaba solo estaba con Zero. ¡Eso era peor que estar solo!

Empujó a Zero colocando sus manos en el pecho ajeno y con esfuerzo pudo hacerlo retroceder, despegando su nariz del mismo. ¡Como si tuviera pegamiento o algo así! – ¡No me jodas! No sé qué carajos voy aprovechar con un hetero mujeriego con aficción por tetas. – replicó enfadado. No sabía bien por qué o con quién estaba enojado. Si estaba con él propio o con el moreno, ni cuenta. No se dignó a mirar a la única persona que le había quedado de compañía, seguía rojo y lo sabía. A lo mejor, por eso estaba enojado. – No sé que me hablas. – se hizo el que no se enteraba como siempre solía hacer cuando mencionaban que se sonrojaba por Zero.
No se le ocurrió nada más que hacer que mirar a su alrededor evitando así mirar al moreno – ¿Y dónde rayos se metió ella? – hizo un puchero decidiendo vestirse el suéter ya que para el agua no iba mismo; ¡estaba asquerosa y ya olía mal! Kayo ya no sabía que olía mal, el aire por la cerveza derrochada, la piscina, la gente toda mojada de “pis” como denominó su amiga al alcohol caliente o todo a la vez. De nariz arrugada volvió a depositar la mirada en Zero, él al menos olía bien. ¡Mucho mejor que esa gentuza! Sin darse cuenta hacía una expresión afligida frunciendo el ceño con el labio inferior tiernamente sobrepuesto en el superior. Parecía gatito a la lluvia esperando que el abriesen la puerta o algo por el estilo. Es que al menos Zero olía rico no como ese ambiente mugroso. El músico ya se recriminaba mentalmente por haber ido. No le gustaban las multitudes pero le gustaban las fiestas. Y solía ir muchas veces a fiestas, pero una cosa es ir a una fiesta y otra meterse en un lugar lleno de críos mugrosos y descerebrados.

Volvió acercarse a Zero pero mantuvo una distancia relativamente prudente para él.  Había que admitir que el moreno se había esmerado en arreglarse hoy.  Y el pequeño no era bueno controlándose, bien sabía el esfuerzo que hacía cuando Zero andaba cerca. Pero mismo antes de pararse delante de Zero casi cae al basurero maloliente con agua que estaba por detrás de él. Todo por un par de borrachos habían pasado a su lado y le han dado un empujón y como Kayo es tan esquelético y con una falta de equilibrio tremenda, se parece una hoja a la mínima brisa. Suerte es que Zero reaccionó a tiempo y volvió a cogerlo por un brazo antes de terminar hundido en esa mezcla asquerosa de agua, cerveza y cuerpos, atrayéndolo y abrazándolo de nuevo. Para variar Kayonara se quedó inmóvil de nuevo – Solo quiero salir de esta confusión y tomar nada más. – musitó a ruego volviendo a hundir el rostro en el pecho de Zero.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Anaelle Dankworth el Dom Sep 15, 2013 6:09 am

La música mas pop y bailable comenzaba a crearme un dolor de cabeza, busque un lugar alejado de la piscina en el cual pudiera descansar, aunque fuera por unos segundos pero por donde se mirase solo habían ebrios parejas rodando por el suelo y mas ebrios, solté un suspiro suave mejor me regreso me repetí mientras sacaba el celular que tenia guardado en el escote bajo la larga polera negra de algodón, no era tan tarde, aun podía inventarle una buena excusa a oba-chan por haberme largado a penas había colgado el teléfono.
Entonces la broma de mi salvadora, la peliroja, me fue visible, estaba parada en un trampolín de la piscina mientras ella y otras dos chicas bañaban de cerveza a todos los que se encontrasen cerca, note como el punkie a su espalda se partía de la risa y yo solté una sutil por mi parte, había que admitirlo aquello si había sido divertido aunque claro lo decía porque yo no tenia ni una gota de alcohol encima del cabello afortunada pensé mientras la música cambiaba repentinamente evolucionando del chillón bailable, al rock, este ultimo cambio había sido mejor que la broma de la piscina.
Canturrie la canción que sonaba esta vez mientras caminaba con calma por el oscuro instituto, quizás en alguna otra ocasión me quedara a ver las "maravillas de la noche" que tenia para ofrecerme.

El celular  vibro  justo cuando llegaba a la reja de entrada del instituto, tal como lo pensaba era mi abuela; me apoye en la reja para contestarle sonaba ligeramente preocupada, la conversación no duro mas de medio minuto le había indicado que ya iba a casa. Lleve mi vista hacia la reja si la había podido saltar una vez, debía poder hacerlo de nuevo, con  la seguridad puesta en mis pies y manos me pase hacia el otro lado de la calle, ya estaba fuera del lugar, era el momento de volver.
avatar
Anaelle Dankworth
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 84
Monedas Monedas : 3059

Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Zero Hibari el Lun Sep 16, 2013 12:22 am

Como siempre seguía a la defensiva, me dijo con enfado que no sabía qué hacer con un “hetero mujeriego con afición por tetas” la frase me hizo reír, pero me aguanté para que no se ofendiera y pensara que me estaba burlando de él ya que no era el caso ni mucho menos. Después de preguntarle que porqué estaba tan rojo comentó no saber de lo que le estaba hablando, quizá eran imaginaciones mías por la oscuridad del lugar y la poca luz iluminando, mi mirada seguía fija en él, pero este evitó mi mirada y observó a su alrededor preguntándose por la chica que acababa de irse.  Solté un suspiró y miré también a mi alrededor, la verdad no tenía ni idea de donde habría podido ir Rina para limpiarse, el lugar más lógico eran los vestuarios que es la zona más cercana con agua limpia. – No te preocupes estará bien, pero si quieres podemos ir a ver si la encontra… - no me dio tiempo a terminar la frase ya que Kay estaba cayendo de nuevo, reaccionando con buenos reflejos lo tomé del brazo alzándolo dejándolo de nuevo con los pies en el suelo, lo abracé de nuevo, me sentía extrañamente bien teniéndolo entre mis brazos y casi no quería soltarlo, este se quedó inmóvil ni correspondió el abrazó ni me dio un empujón como esperaba que haría, por lo que lo abracé con algo más de fuerza.

No entendía que era lo que me pasaba con este chico, un huracán de emociones me recorría por dentro cada vez que estaba con él, sabía que era gay y me gustaba picarlo, sonrojarlo e incluso jugar con él en lo que me dejara pero por el contrario siempre me han gustado las mujeres y nunca me he fijado en un chico de este modo por lo que en cierto modo me preocupa todo esto y lo último que quisiera era hacerle daño con mis caos mentales. Escuché lo que me dijo y sonreí tiernamente apartándolo un poco y mirándolo directamente. – que te parece si cogemos algo de alcohol y nos apartamos un poco de todo este lio, vayamos a algún sitio tranquilamente hasta que vuelva Rina .– le di unas cuantas vueltas a mi idea, no era mala del todo pero sabía lo mucho que le preocupaba la chica a Kay por lo que me quede un momento pensativo y después lo mire con una sonrisa. – Aunque si quieres podemos ir a buscarla. – Ambos planes me agradaban, mientras no nos quedáramos en aquel lugar que empezaba a oler de forma extraña aún y estando ventilado.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1494

Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Sona Buvelle el Lun Sep 16, 2013 2:26 am

Estaba tranquilamente sentada sola en aquella fiesta, viendo como algunos tomaban o se "comían" entre ellos cuando de repente... Di un salto del susto, Amaya se había sentado a mi lado. Me dió risa su comentario acerca de mi aparente diversión, no me divertía para nada. Incluso la música no llamaba mi atención y no habían personas con las cuales quisiera hablar, aparte de que soy algo tímida... Nunca conoceré gente nueva de seguir así.

Amaya me mencionó que no era la primera vez que se escapaba.

-No me preocupaba eso sinceramente, me preocupa que tu padre se entere y nos castiguen -me reí un poco. Su padre realmente me proporcionaba miedo en cuanto a castigos se refiere.

Nos quedamos un buen rato hablando y riendo, veíamos a las otras personas que estaban cerca, sinceramente habían pocas personas que llamaban mi atención... Pero en su mayoría andaban ya "apartados" por no decir otras cosas. El comentario de Amaya acerca de ver chicos lindos me sacó otra risa.

-Quizás veamos gente interesante hoy... -dije y luego suspiré, la verdad dudaba seriamente acerca de eso, pero no quería quitarle las esperanzas a Amaya- Mimi, vamos a tomar algunos refrescos...

Luego de decir eso me levanté y caminé junto a Amaya hasta el lugar en el que desde lejos podria notarse que sólo había alcohol, alcohol y más alcohol... Revisando un poco más cerca, encontré dos coca colas, las tomé y le di una a Amaya.

-Espero que te guste la coca cola -sonreí y abrí mi lata para beber un poco. Estaba un poco desanimada, esperaba divertirme aunque sea un poco, incluso sabiendo que las fiestas no son lo mío.

Volvimos a donde estabamos y seguimos viendo a las personas que nos rodeaban. A lo lejos también noté a una chica pelirroja que comenzó a lanzar a diestra y siniestra cerveza contra las personas que encontraba, tomé a Amaya de la mano y la jalé tan lejos como pude para no tener que mojarnos. Si llegabamos a casa con olor a cerveza, nos matarían...
avatar
Sona Buvelle
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 208
Monedas Monedas : 2229

Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Vianca Roz el Lun Sep 16, 2013 2:49 am

Era de noche, no lograba ubicar a mis amigos asi que decidí salir sola. Me calcé los auriculares y comencé a andar por las calles en busca de algún lugar con ruido, cualquier sucucho, quería despejarme un poco. Lo que sea que encontrase en este momento me resultaba bien.

Lamentablemente pasaba y pasaba por varios lugares, pero no había nada que se adapte a mi. No es que sea exigente o caprichosa, pero hay lugares en los que no puedo entrar.

Me saqué un poco los auriculares para ver si escuchaba ruido de algún lugar, y para mi sorpresa sí. A lo lejos se escuchaba algo, no sé qué música será, pero comencé a dirigirme.

Si fue una sorpresa escuchar ese ruido, vaya flor de sorpresa que me encontré cuando ví del lugar del que provenía. El instituto.

Habría fiestas privadas? Se alquilará el salón? Varias preguntas de este estilo venían a mi cabeza ya qu eno lograba entender como era que esto había pasado, era la primera vez que lo veía. No sé si habría invitados o no, pero por las dudas miré hacia ambos lados para ver que nadie esté vigilando, tomé con mis manos los barrotes de la reja y haciendo fuerza con un pié salté de un solo intento aquella.

Empecé a caminar al lugar de donde provenía la música, un poco tímidamente, otro poco algo extrañada.

Cuando llegué había todo tipo de personajes, ví cerca de mis piés una botella de alcohol llena, la cuál tomé y me puse contra una pared, algo alejada, para poder apreciar todo ese ambiente.

Me entretenía mirarlo, podía dilucidar personas en un extremo estado de ebriedad, alguien que arrojaba cerveza, creo que había una casi pelea también.

No sé si estaría bien o mal, pero lo había decidido, me iba a quedar. Todavía con aquella botella de alcohol (la cual por las dudas la olí) en la mano, me alejé un poco más de lo que estaba, no quería estar expuesta a las personas...  Aunque me volví a poner los auriculares, la música que estaban pasando, por lo menos en este momento, no era muy de mi agrado.

Me siento un poco avergonzada de estar acá, será que es el instituto. Pero a la vez a veces agradezco no ubicar a mis amigos, creo que este tipo de cosas no se ven todos los días...

Desde mi riconcito ví a dos personas sentadas, una de las chicas tenía cara de no interesarle mucho ni la música ni el ambiente, lo cuál me hizo sentir que no estaba sola.

Me prendí un cigarrillo, mientras me daba fuerzas. Tenía la intención de acercarme hacia aquella persona y preguntarle si me podía sentar ahi. Pero no, no puedo... Es más fuerte que yo hacer eso. Suspiré pensando que siempre iba a ser igual, y me quedé en aquel rincón.
avatar
Vianca Roz
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 126
Monedas Monedas : 2929

Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 16, 2013 6:12 pm

Inmóvil estaba embriagándose con el olor de Zero. “Mierda”, fue lo que pensó. Y por fin el moreno decidió cortar el silencio después de esa casi caída que sería tan patética y asquerosa si se hubiera pasado realmente. – No sé. – musitó indeciso después de gruñir levemente al ver que el otro lo apartaba. Pero también suspiró porque al ser obligado apartar la nariz del aroma ajeno pudo por fin zafarse un tanto brusco y con torpeza del agarre ajeno. Para Kayo era imposible controlarse y eso también incluya a su brusquedad. Tampoco ayudaba que siguiera sintiendo los mofletes ardiendo. Todavía seguía rojo que ni semáforo. Cerró los ojos con fuerza y contuvo la respiración, el olor del lugar empezaba a ser inaguantable. Pero no por mucho tiempo, porque a los pulmones empezaron a faltarle el aire. Abrió la boca para coger aire dejando que este junto con el atroz olor del lugar volvieron a entrarle por el cuerpo. Arrugó la nariz, ¿cómo no hacerlo? – ¿Y si hacen algo a Harinita? – parpadeó poniendo ojitos de gatito a la lluvia mientras sus labios se torcían con preocupación y tristeza. Estaba preocupado por su amiga, esa joven era todo para Kayo. Muchas veces la gente creía que eran pareja como siempre se trataban y lo siempre  pegados que estaban. La gentuza siempre sacándose ideas erróneas. Harinita para Kayo simplemente (la simpleza dentro de la complejidad más bien) hacía parte de su alma. – La tenemos que buscar…y después vamos a un rinconcito por ahí saliendo de aquí. – movió la mano de un lado la otro delante de su rostro haciendo una mueca de asco. – ¡Esto apesta a cadáver en descomposición! – puso la lengua de fuera - ¡Bleh!

Decidido en ir en busca de su reina prófuga que por una noche era una diva se volteó dando la espalda a Zero y volvió a mirar a su alrededor. No le agradó el escenario. Ya había visto muchas cosas en la noche. Pero aquello era demasiado repugnante ver todos esos adolescentes más que perdidos en vómitos, manoseos y chorradas de la edad. No obstante, Kayo había visto escenarios peores en los antros y fiestas que duraban por noches seguidas. Sin embargo, hay una leve línea entre lo promiscuo, vicioso mundo de una fiesta y el decadente, deplorable mundo de lo que podría ser una fiesta hecha por una panda de críos. Se mareó al estar en medio de tremenda confusión de gente. Se giró viendo a Zero y después le cogió la mano enrojeciéndose más. Pero prefirió restarle importancia y solo bajar el rostro dejando que la ala del sombrero tapara un poco su rostro. - ¡Anda vamos por esa loca! Y bueno, tú que conoces esto…pues guíame. – musitó apenado tirando de la mano de Zero echando a caminar. Le cogía la mano porque normalmente era muy sencillo perderse en multitudes. Y el rubio era el mejor que conocía el lugar para hacer una idea dónde se podría haber ido Harinita a limpiarse. Kayo simplemente empezó tararear una melodía, solo quería esparcir la mente e imaginar que no estaba en medio de ese mugroso lugar. También quería no pensar que estaba a solas cogiendo la mano de Zero. Ese tío siempre le hacía muchas bolas, siempre se metía con él. Sabía bien que era gay y empezaba con cosas raras como que flirteando con el músico. Obviamente, para Kayo el tipo solo lo vacilaba; era el tipo hetero que le gustaba meterse con sus amigos gay’s. ¡Apenas eso! Por eso y por cosas más que Kayonara evitaba querer pensar, por eso siempre lo trataba peor que pulga en un perro.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Neylan Veilchenduft el Mar Sep 17, 2013 8:12 am

Un chico de nada se sentaba a mi lado contestando a mi pregunta al aire de una forma un tanto rara, pero no se me hizo extraño lo contrario me cayó en gracia ya que ponía una cara un tanto carismática para al final soltar una carcajada y decirme que eran broma sus palabras anteriores con una sonrisa dibujada en el rostro, cosa que yo solo asistí de la misma forma y complementándolo con un  “No te preocupes”.
De la misma forma el chico se presentó “Encantado Nathalie , yo soy Nero” mientras observaba con atención mi bebida, mientras en eso un chico de talla grande brincaba a la piscina bañándonos en cuerpo entero a los 2 de las aguas turbulentas de la  piscina, Nero por su parte se quito la ropa mojada quedándose solamente en bañador, mientras yo por la mía solo me limite a quitarme el jersey  de encima quedándome solo con mi blusa .
Ves ,por eso no es bueno beber en estas fiestas” me comentaba el chico con una sonrisa el el rostro, “Ni te imaginas lo malo que puede llegar hacer y mas su estas con amigos bromistas”  le conteste  mientras el seguía comentando que todo lo hagamos hoy podría ser utilizado en contra de nosotros al inicio de semana , mientras los 2 observamos a la gente a nuestro alrededor intoxicados por el alcohol todos sus sentidos mientras por mi parte me limite a pensar en voz alta “Enserio creo que yo me he puesto peor que ellos” mientras le daba un sorbo a mi refresco.

Podía observar a lo lejos un grupo de chicos alrededor de una chica  a lo que me vino a la mente una reina abeja, y otras chicas que caían a ligar con los chicos que no llevaban compañía femenina de ningún tipo a lo que algunos las llamarían desesperadas pero a mi me daba risa ese tipo de escenas.  
avatar
Neylan Veilchenduft



Mensajes Mensajes : 244
Monedas Monedas : 2735

Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Nero Hoshikage el Miér Sep 18, 2013 8:03 pm

La chica parecía ser bastante agradable , por un lado no le importo para nada mi pequeña broma y por otro fue bastante gracioso escuchar como ella decía cosas como que aun era peor con amigos bromistas , o que se había puesto peor que muchos de ellos ,yo le respondí con una pequeña carcajada mientras le daba un sorbo a mi bebida ,sin embargo de repente la fiesta cambio , y mucho...

De la nada comenzaron a salir un grupo de punks con un par de barriles de cerveza de los grandes , pensé que no sería mas que algo mas de munición para la fiesta , en cuanto a la peña en si no me molestaban sus pintas , pero aquellos no eran mas que punks de pega , los de verdad se rebelaban contra la sociedad por lo que pensaba , esos seguros que no habrían ido a una fiesta de adolescentes...Por otro lado la música comenzó a cambiar a un estilo rock que me gustaba muchísimo mas, mire a la chica con la que estaba , iba a pedirle salir a bailar un poco , tenía ganas de divertirme un poco y aquella chica podría ser ideal , sin embargo en ese momento note que un liquido comenzó a mojarme todo mi cuerpo de la cabeza a los pies , gire mi cabeza hacía el trampolín y obtuve mi respuesta.

Una pelirroja estaba subida a ese trampolín mientras comenzaba a lanzar la cerveza de mala calidad con la manguera mojándonos a los que estábamos minimamente cerca para después dedicarse a llenar la piscina de ese asqueroso líqudio , mientras algún que otro idiota saltaba a la misma esta tomaba un color rubio oscuro realmente asqueroso , y por si fuera poco yo olía a cerveza barata y calentada , un olor nauseabundo que se acercaba mucho al de la basura y que sería difícil de quitar ¿Como iba a explicarle a mi tía ese olor?

Iba a echarle la bronca a la maldita pelirroja que lo había hecho todo, pero acabe perdiéndola de vista .Entonces gire mi vista hacía Nathalie la cual estaba algo mojada por la manguera, no tanto como yo que era el que mas había recibido pero si lo suficiente como para oler malJoder , parece que nos han llenado a los dos de mierda, vamos tendremos que buscar un lugar donde echarnos algo de agua haber si se va la maldita olor Le dije a la chica mientras me levantaba de la piscina y ponía una muestra de asco ante aquella sustancia que ya no era agua , el color de antes se había hecho aun mas oscuro por si fuera poco , ademas del fuerte pestazo que echaba y de que apostaría de que mas de uno había aprovechado para mearse en la mismaY ni se te ocurra meterte alli si no quieres pillar algo grave...

Entonces gire mi cabeza y pude ver como uno de esos punkis de pacotilla tiraba a una chica rubia a a piscina para después marcharse corriendo con una sonrisa en la cara, no me hubiera preocupado si esa no fuera la zona donde menos cubría de la piscina y la chica podría haberse echo algo de daño, me acerque un poco a ella y pude ver como me gritaba que si era gilipollas Yo no he sido el que te ha tirado  , a sido un punk idiota , es el que lleva una cresta mas grande que su caraLe dije totalmente tranquilo mientras me daba cuenta que llevaba un bañador enredado en su rubia cabellera , en serio que aquello daba mucho asquito , iba a avisarle de eso y marcharme a algún sitio un poco mas apartado con  Nathalie si es que ella quería claro Ah y  te recomendaría que te quitaras el bañador que llevas enredado en el pelo
avatar
Nero Hoshikage
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 252
Monedas Monedas : 8744

Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Zero Hibari el Jue Sep 19, 2013 2:14 pm

Dejé la elección en sus manos, al fin y al cabo el que se preocupaba excesivamente por el bienestar de Rina era él por lo que lo más seguro era que acabara decidiéndose por ir a buscarla, se quedo un momento pensativo después de decirme que no sabía, lo miré mientras con una sonrisa, después de ver la cara que puso arrugando la nariz por el olor del lugar reí un poco, realmente empezaba a apestar todo aquel conjunto de cosas que se había acumulado, divagué el lugar con la mirada, se notaba que todos eran novatos en fiestas, no hacía falta liarla tanto para pasarlo bien, pero al parecer eso no lo sabían. Volví a poner mis ojos en los ojos de Kay, que ahora parecían de un gatito, acompañado de una cara de pena demasiado adorable, no pude evitar notar cómo me sonrojaba levemente por esa expresión que acababa de hacer, me hacía sentir ganas de besarlo pero negué con la cabeza para mí mismo y desvié la mirada. – No creo que le pase nada, pero entiendo que estés preocupado. – siguió diciéndome que la buscáramos y luego encontráramos algún sitio fuera de aquel lugar para pasarlo bien, terminó la frase con un gesto divertido comentando que olía en cadáver en descomposición y terminó sacando la lengua con asco. Empecé a reírme a carcajadas por esas acciones suyas, me encantaba como persona y sobre todo ese comportamiento infantil suyo. – Me parece un buen plan. – aún riendo. – Vayamos entonces.

Vi como Kay observaba el alrededor, el cahos que se había formado en un momento con todos los adolescentes, la mayoría de los cuales menores, suspiré al ver tan patética escena que se había formado en todo el lugar, realmente si venia la policía o algo los mayores nos llevaríamos la culpa de todo aquello, así que quizá no era mala idea del todo desaparecer del lugar. Mi mente dejó de pensar cuando noté que me agarraban la mano, miré mi mano sujetada por la de Kay y seguí su brazo hasta él, como si no me creyera que fuera su mano la que me estaba agarrando, no me miraba mantenía la cabeza baja y se podía notar que andaba sonrojado de nuevo, sonreí tiernamente mientras lo escuchaba. – Vale~ - dije suavemente al lado de su oído y agarrándole mejor la mano. – no te separes en ningún momento de mí~ - se lo comenté aun en su oído y sí, iba con segundas, terceras y cuartas, por supuesto. Empecé a andar delante de Kay llevándomelo dentro del instituto, hacia los vestuarios, no fue hasta que nos alejamos de todo el jaleo y que entramos dentro del instituto que pude escuchar como tarareaba una melodía, enseguida me vino la canción a la cabeza, era una canción que me gustaba mucho y conocía muy bien así que cuando lo escuché llegar al estribillo empecé a cantar con la voz lo suficientemente alta para que él me escuchara, aunque fue todo bastante inconsciente.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1494

Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Hikari Koikuro el Jue Sep 19, 2013 7:44 pm

Vi como un chico de primero me respondía. Jodidos punkis, me tenían ya hasta el mismísimo, primero me intimidan y ahora me tiran a la piscina. Y no peor de todo es que según dijo el tenia un bañador en la cabeza.
¡Kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!-Grite mientras me quitaba el bañador, que era de tío lo cual significaba que habría algún tipo desnudo en la piscina. Por lo que salí corriendo fuera de ella y poder alejarme de los punkis un buen rato.
Le lancé el bañador al chico que me lo había dicho y me aleje de allí. Eso si antes cogí mi cubata y móvil que había dejado en un barril.
Me dirigí hacia una zona apartada de allí, donde no había nadie. Estaba vacía ideal para poder tirarme un rato en el césped y poder quitarme el vestido y secarlo un poco, aunque dudo que se seque algo.

Me quite el vestido quedándome en con bikini blanco, me tire en el suelo y me puse a contemplar la estrellas mientras bebía de mi vaso. La noche no es que fuera muy aburrida, pero echaba de menos algo. Estaban todos por su parte. Unos liándose en cualquier esquina, otros que necesitaban urgentemente una habitación de hotel, otros haciendo bromas. Y los demás en la piscina de color amarillento, bebiendo o bailando como locos por el efecto del alcohol. Era un desmadre de fiesta y la música no dejaba de cambiar. Parecía como si se estuvieran peleando por el tipo de música que querían poner.


Última edición por Hikari Koikuro el Vie Sep 20, 2013 4:01 pm, editado 1 vez
avatar
Hikari Koikuro
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1506
Monedas Monedas : 1039

Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 20, 2013 4:35 am

En su interior se había dado cuenta que Zero en un momento se le quedó mirando algo bloqueado, pero le restó importancia como siempre lo hacía. No iba a permitirse crear esperanzas a sus propios sentimientos. No sería tan tonto en caer en los mismo dos veces seguidas. Ya le había bastado haber sido un  tonto iluso en el instituto. No obstante, toda su barrera de indiferencia se hizo añicos cuando el otro tuvo la osadía de hablarle al oído; toda una corriente eléctrica le recurrió el cuerpo estremeciéndose y apenándolo más.  Ni de broma quitó los ojos del suelo y apenas siguió los mismo pasos de Zero tarareando a ver si esparcía sus pensamientos y dejara de estar tan bloqueado. Se volvía a sentir atrapado en presencia del rubio, siempre pasaba lo mismo.

Sonrió cuando ya estaba dentro del edificio, ya se respiraba mejor y el olor había cambiado notoriamente a uno más fresco y limpio. Parpadeó una, dos y tres veces terminando por detenerse en seco mirando asombrado a Zero. ¡¿Estaba cantando?! Silenció su propio tarareo pero Zero no se dio cuenta y siguió él cantando ese estribillo. El mismo estribillo que pertenecía a la melodía que anteriormente salía de los labios del músico. Estaba callado por la sorpresa. ¡Era una doble sorpresa! Primero, no sabía que Zero podría cantar. Más que su voz sonara tan bien al oído de uno. Y segundo, que pudiera conocer esa canción. Era una canción de un grupo coreano, en Corea era muy famoso. Pero en el Occidente el caso cambiaba un poco de figura. Y más que Zero pudiera conocer la maldita canción, eso quería decir que conocía el grupo. Miró a Zero de arriba abajo, sinceramente no era el tipo de persona que creía que pudiera saber de canciones así de románticas. Sipo, habría que admitir, a Kayo le gustaban las canciones sentimentales. Aunque no creyera mucho en sus letras.

Volvió a echar un par de pasos, adelantándose al otro. Y se colocó a su frente.  No fue muy difícil hacerlo porque cuando dejó de caminar, Zero también se detuvo aunque pareció ni percibir que lo había hecho. Kayo ensanchó una enorme sonrisa, sus ojitos brillaban. Básicamente, tenía una expresión muy poco común de verle. Principalmente para Zero. Kay siempre intentaba controlarse para que sus sentimientos no fuesen tan descarados. Pero siempre terminaba por descubrirse él solito aunque ni idea que lo hacía. Y sin pensarlo llevó la mano libre a los labios de Zero y los acarició con las yemas de los dedos cuando este finalizó esa pequeña parte de la canción. – ¡Hermoso! – miraba a Zero fascinado como si en ese momento no hubiera espacio, solo él y Zero en medio de la nada.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Zero Hibari el Vie Sep 20, 2013 3:24 pm

Seguía cantado, esa canción era una de mis favoritas, recuerdo que me la enseño mi hermano mayor cuando éramos pequeños y des de entonces la había escuchado hasta el punto de memorizarla completamente, es por eso que cuando escuché la melodía tarareada por Kay me salió solo el hecho de cantarla, no me di cuenta si quiera de que Kay había dejado de cantar hasta el momento que se paró en frente de mi con una sonrisa con la que no lo había visto nunca aún, a eso me añadió unos ojos que brillaban de emoción y se posaban en mis ojos, estaba completamente anonadado por esa expresión suya, era la primera vez que lo veía así y ardía en deseos de que no fuera la última. Una de sus manos se posó en mi mejilla acariciándome con suavidad y después me acarició con la yema de los dedos los labios, un escalofrío recorrió todo mi cuerpo y me quedé observándolo mientras notaba que un sonrojo se iba dibujando en mi rostro. – ¿q-que…? – parpadeé por un segundo sin creerme lo que mis ojos estaban viendo y luego sonreí de la misma forma que suelo hacer siempre, con algo de travesura.

Me acerqué a él tomándolo por la cintura después de comprobar que no había nadie alrededor que pudiera molestar, acerqué mi rostro al suyo hasta que nuestros labios se rozaron, estaba extremadamente ansioso por besarlo, nunca había sentido nada parecido con otro chico y no comprendía el porqué. Sin decir nada uní nuestros labios despacio, con ternura, empecé a besarlo y a medida que avanzaba el beso empezaba a agarrarle el labio inferior con pequeños mordiscos suaves y luego en un acto de valentía introducía mi lengua en su boca buscando la suya y entrelazándolas, haciéndolo cada vez más húmedo, seguido retire mi lengua despacio y con un último beso terminé por separarme de él y entonces fue cuando empezaron mis dudas y dilemas internos, ¿porqué acababa de besarlo? ¿Qué pensaría sobre eso? ¿Qué le explicaría? Pero todas esas preguntas se pararon en seco mientras lo miraba, volví a sonrojarme y desvié mi mirada apartándome un poco de él, nunca me había sentido así después de besar a alguna chica, simplemente las besaba y listo pero con él se había vuelto todo completamente diferente. – l-lo siento… - comenté con un susurro con mi mirada apartada aún y sin más me dispuse a seguir por el pasillo para llegar a donde intuí que había ido Rina a secarse.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1494

Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 21, 2013 12:56 am

Inmóvil como una piedra, así definió como se había quedado. El rostro de Zero se había acercado demasiado. ¿Demasiado cerca? ¡Qué va! ¡Si tenía los labios ajenos besando los suyos!  Las narices rozaron momentáneamente y pudo sentir la respiración leve del moreno en sus rostro. No entendía cómo terminó en un beso con el mayor. Retrocediendo, Kay se emocionó porque acababa de descubrir que Zero tenía una buena voz para cantar. Se dejó llevar por ese típico entusiasmo que tiene por la música desde tiempos inmemorables. Para Kay había dos mundos, el mundo normalito y corriente y el mundo de la música que era como un mundo mágico. Cuando se trataba de ese segundo mundo, era muy difícil controlarse y justo eso pasó. Terminó delante del otro sonriendo maravillado con su descubierta y tuvo un gesto que nunca hubiera pensado que sería capaz de tener con su acompañante. Pero lo que más sorprendió fue la reacción del otro. Por un momento se enseñó pasmado, enseguida se le pasó ese estado abrumado y sonrió. Kayonara notó la sonrisa, esa sonrisa que Zero hacía mil y una veces. Un escalofrío recurrió su cuerpo y ni tiempo tuvo de echarse para tras ni de tener cualquier tipo de reflejo. De la nada fue tomado de la cintura siendo atrapado por uno de los enormes brazos del estudiante. Zero al lado de Kayo era bastante más bien constituido desde luego. Kayo era como un palillo demasiado esquelético. Y Zero era el típico chico que se veía que entrenaba lo suficiente para seguir con los músculos bien formados.

Lo cierto es que terminó correspondiendo al beso que le daba. ¿Cómo? Ni idea tiene. Su mente intentó resistirse. Pero fue en vano. Porque por más que se decía mentalmente que se alejara, su cuerpo no lo hacía. Es más correspondía al beso con ansiedad y hambre. Sabía que debería estar enrojecido como casi ningún hombre podría ponerlo. Ahogó en el beso un quejido al ser mordiscado aunque no le dolía nada. Y su consciencia dejó de molestarlo. Ese momento de tortura mental le pareció una eternidad aunque solo hubiera pasado unos segundos. Casi cometió el error de enroscar los enclenques brazos  en el cuello moreno. Sin embargo, esa acción fue detenida a medio cuando por fin el rubio cortó el beso separando los labios iguales de húmedos por la saliva de ambos. Por un tris no se dejó llevar por completo embriagado por el beso ajeno. No obstante, una de las reglas de Kayonara había sido rota. Esas normas que desde que empezó a ser lo suficientemente promiscuo habían hecho parte de su vida de la noche. La norma en cuestión era que bajo concepto alguno se enrollaría con conocidos. Y Zero más que conocido era como una piedra en su zapato, de estas que aunque tenga el zapato todo roto, no sale ni por sombra.

Abrió los ojos ante el último beso. ¿Cuándo había cerrado los ojos? No hacía la menor idea de cuándo lo hizo. Probablemente los cerró cuando su mente dejó de dar el coñazo. Y simplemente todo quedó en blanco y su cuerpo reaccionó como le daba la gana. Muy en el fondo Kayonara anhelaba ese contacto con el rubio. Pero nunca lo iba admitir. Ni siquiera a sí mismo. Porque eso era aceptar que tenía sentimientos hacía alguien. Y Kayonara hace mucho se había cerrado a la idea de poder gustarle un chico. Se había mentalizado que lo único que necesitaba era sexo. No necesitaba de relaciones y lazos más profundos. Por eso iba de cama en cama, de desconocido en desconocido. Ni siquiera se molestaba en saber los nombres de quienes lo follaban, desde que fuese atractivo y que fuese el seme, era lo cuanto le bastaba. Y claro desde que tuviesen condones, no le importaba mucho más. No obstante, un día su mejor amiga tenía que haber venido con ese puto mujeriego de los cojones que desde que se han conocido, siempre lo tenía por ahí cerca de su cotidiano.  Y para colmo, tenía una mala sana costumbre de meterse con él. Lo vacilaba siempre que podría hablando coqueto con el músico. Cosa que Kayonara reaccionaba muy bruto adrede. Kay sabía que había heteros que les gustaba juguetear por pura broma con sus amigos gay’s. Y así encasillaba al moreno, el típico hetero que solo vacila a su amigo gay.

Se río sarcástico y miró fríamente cuando el estudiante se apartó de él y se disculpó. – Me da igual. No es como que mis labios fuesen castos. – rodó las orbes por su propio eje, seguía demasiado sonrojado y su pulso estaba más agitado de lo normal, le restó importancia claro está -  Muy por el contrario. – se encogió los hombros dándole la espalda y se agachó tomando su sombrero que en algún momento se le había resbalado de la nuca – Pero no te pases con tus bromas. Una cosa es que me vaciles con míseras palabras de coqueteo fingido, otra cosa es que ya me metas mano. – se paró despacio colocando el sombrero en la nuca con ambas manos con una mueca triste. No entendía porque sentía un vacío tras haber dicho tales cosas. Tampoco iba perder tiempo en analizarse. – Y si tienes tanta curiosidad en enrollarte con un tío, siempre puedo pasarte unos cuantos contactos. Probablemente serás su tipo. – se mordió la lengua enojándose con él propio. Su boca decía eso pero por dentro era como si estuviera muriéndose. Pero…¡¿Por qué?! Si sabía bien que el otro era super mega hetero aficionado a faldas. Hasta el momento no se había creado ilusiones y no iba hacerlo solo por un mero beso. Ni siquiera volteó a mirarlo y apenas se echó a caminar sin saber muy bien para dónde girar. Pero no iba a cometer el mismo error de acercarse al moreno ni dejarlo que se le acercara. – Anda, vamos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Zero Hibari el Lun Sep 23, 2013 4:25 pm

Ambos nos besamos, noté como me correspondía y me quede sorprendido por el hecho de que me correspondiera y también por haberlo hecho, me sentía como en un mundo completamente distinto al que realmente me encontraba no entendía nada de lo que estaba sintiendo y solamente pude quedarme cerca de él observándolo sonrojado mientras le pedía disculpas, solo escuché su risa sarcástica y observé cómo me atravesaba con la mirada fría, nunca había visto al otro de aquel modo por lo que creí que realmente se había enfadado conmigo por aquello pero si tenía que empezar a ser sincero conmigo mismo… me gustaba. Dijo que no le importaba, pero le notaba serio nerviosismo en la voz, siguió comentándome, después de encogerse de hombros para no darle importancia y dándome la espalda, que no me pasara con las bromas, y fruncí el ceño, no había sido una broma, en ningún momento bromeaba con él todo lo que hacía y decía era con total sinceridad y me quede un momento en blanco pensando en aquello, realmente me gustaba el chico y eso me sorprendía.

Luego siguió diciendo que si tenía curiosidad con un chico podría pasarme contactos, no me estaba mirando pero mi cara era un poema, entre sorpresa, asco, desesperación, inocencia y enfado, no sabría explicar cuál de esas emociones era la que sentía pero cuando empezó a caminar diciéndome que fuéramos lo detuve cogiéndole del brazo y lo puse contra la pared de espaldas, que pudiera verme bien el único ojo que tenia a la vista y se diera cuenta de que ahora le hablaría con sinceridad, no me iba a venir con tonterías, apoyé mi brazo contra la pared, por lo que nuevamente volvimos a quedar peligrosamente cerca el uno del otro. – No quiero ninguno de tus contactos. – le comenté serio observándolo fijamente. – a mi no me gustan los tíos, me gustas tú. – se lo solté de sopetón, era lo que realmente sentía dentro de mi cuando estaba con él, ya conocía esos sentimientos, los había despertado antes con Fornarina y no me había sentido así de nuevo hasta que no empecé a relacionarme con él. – No he estado bromeando todo este tiempo y sigo sin hacerlo… realmente creo que me gustas. – me quede un momento en silencio observándolo, las ganas de besarlo me podían de sobre manera por lo que nuevamente volví a juntar nuestros labios pegándome de nuevo a él, mi mano fue a acariciarle el trasero mientras la otra seguía apoyada en la pared, intensifiqué el beso haciéndolo más húmedo que el anterior y alternado con nuevos mordiscos, hasta que finalmente acabé el beso y me separé de él pero tan solo con los labios, el resto del cuerpo seguía completamente unido a él y lo observé a los ojos. – No quiero a otro que no seas tu. – terminé diciéndole rozando mis labios con los suyos.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1494

Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 24, 2013 2:41 am

El otro nada decía y Kayo solo esperaba que le siguiera sin pronunciar palabra. Lo que le había dicho había sido algo cruel. Principalmente lo último, pero era lo que creía realmente. Nunca se perdió mucho en pensamientos detallados de las reacciones de Zero a su persona. Simplemente de buenas a primeras había deducido que el moreno solo le vacilaba. Y esa era su verdad.

Todo pasó en el tiempo de dos segundos o ni eso. Solo sabe que no tuvo reacción de respuesta hasta que chocó de espaldas en la pared y el sombrero de nuevo al piso fue. Estaba incrédulo mirándolo. Estaba preparado para un silencio incomodo o para esa risa típica burlona de él. No que lo volviera a tomar, más de ese modo tan dominante. Normalmente, Zero era bastante suave, no así.  Por algún motivo no logró sostener la mirada del otro, aunque solo le mirara con un ojo. Sintió como una descarga eléctrica recurrió todo su cuerpo. Y apenas pudo zafar el brazo que le sujetaba de manera torpe. Iba para soltar el montón de insultos que tenía en la punta de la lengua. Pero terminó por quedarse sin palabra cuando el rubio volvió hablar. Se estaba quedando cada vez más incrédulo y sus labios más entreabiertos enseñando su estupefacción. Sus mofletes volvieron a teñirse de un rojo intenso. Y a la medida que sus mejillas se enrojecían cada vez más una furia crecía dentro de él. ¿Qué cojones era eso que no le gustaban los chicos, pero solo él? ¿Qué lo estaba tomando por una chica? Ideas, pensamientos y todo el caos de que era hecho empezó asaltarle la mente por lo que escuchó enseguida a esa chorrada. Notaba el pulso latir tanto que lo sentía en la nuca de tan fuerte que era.
Ni tiempo tuvo de resoplar, ni siquiera de tragar saliva o siquiera de contrarrestar todo lo que le decía porque volvió arrebatarle otro beso. Más profundo y largo que el otro. Y el muy estúpido se dejó hacer hasta al punto de corresponderle. Entrelazó las lenguas, le siguió el ritmo ahogando uno que otro quejido y suspiros intercalados. Se había dejado llevar a tal nivel que momentáneamente dejó de sentir el suelo bajo los pies. Y solo quería pegarse más al otro. Al fin al cabo, inconscientemente siempre quiso este tipo contacto. No por nada lo trataba peor que gusano e intentaba alejarse de ese tipo. Táctica que siempre le salió frustrada, porque no había modo de quitarse ese tipejo de su vida.  Se tensó al advertir que le toqueteaba el poto. Se enrojeció mil abriendo los ojos de par en par cayendo en la cuenta dónde se estaba metiendo. Si continuara un poco más ya no podría retroceder, por lo menos esa noche no. No obstante su cuerpo más una vez no obedecía al orden de su mente.

Por fin, el otro finalizó el maldito beso dejando el más pequeño respirando por la boca con los labios tan húmedos y rojos como sus propias mejillas. Kayonara empezaba a entrar en uno de esos liosos dilemas. La situación se le estaba yendo de las manos. Las ideas se mezclaban, las normas una y otra vez las escuchaba de una voz de dentro de sí. Cerró los ojos con fuerza y empujó el otro con todas las fuerzas que era capaz antes mismo que volviera acercar a rozarle los labios. - ¡¿Qué crees que haces?! ¿Te has escuchado a ti mismo? – Se rió sarcástico - ¡No jodas! ¡Te van las tías! Y yo no soy una. No me tomes por una porque no lo soy. – lo fulminó con la mirada apartándose prudentemente de su ángulo de agarre por si le volvería a sujetar.  – No sé qué idea tienes de mí. Pero estoy muy bien con mi condición de macho, que me guste que me la metan es otro cuento. No sé qué diantres te pasa hoy. Te estás pasando con las bromas…¡y no me digas que no es broma! – bufó molestó aunque cada vez le dolía más por dentro. Tenía demasiada sed. Quería olvidar todo el mugroso mundo más una vez. Quería tomar hasta caer y despertar al día siguiente con una horrorosa resaca. Pero al menos, con recuerdos borrosos de todo. Eso estaría bien...Se sentó en el suelo recostándose en la pared contraria a la cual había estado acorralado. – Dame la bebida que te dejó ella… - estiró la mano con la frente apoyada en las rodillas. Se había doblado las piernas y las abrazaba con el otro brazo. No quería mirar a Zero, no quería que él le viera tan sonrojado y que se diera cuenta que no sabía que hacer. Porque por más que de su boca le saliera esas palabras, que su expresión era de mosqueo, siempre había algo que delataba los verdaderos sentimientos de Kay. Más de una vez tanto como Zero y Harinita lo habían comprobado.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Zero Hibari el Jue Sep 26, 2013 11:02 pm

Retrocedí con algo de brusquedad por el empujón que había recibido por parte de Kay, aún habiéndome correspondido el beso parecía no aceptar nada de lo que iba haciendo y eso me molestaba en parte, realmente lo que sentía por él era de verdad pero este solo hacía más que verlo como una broma, y estaba convencido que encima seria de mal gusto. Rió sarcásticamente mientras me decía con un tono fuerte de voz que me gustaban las tías y que no le tomara por una porque no lo era, eso me molestó, en ningún momento lo había tomado por una tía, ni mucho menos, me atraía y me gustaba como él mismo estaba claro, aunque no tuve tiempo de decírselo ya que nuevamente estaba hablando después de fulminarme con la mirada, empezó a contarme que estaba muy bien en su condición de macho, que pasa ¿se creía realmente que lo hacía pasar por una mujer? ¿Enserio? Luego insistió con que lo que le decía y hacia era todo una broma. Sí, no pude evitarlo, mi mirada se desvió hacia un costado entristecido, siempre hacia lo mismo cuando iba a ponerme triste desviaba la mirada a la nada y procuraba no pensar en ello pero en este caso era distinto me sentía dolido por dentro y aunque Kay no me había visto así aún se me notaba demasiado, si algo me caracterizaba es la facilidad de demostrar mis emociones y sentimientos, no de un modo tan exagerado como le pasa al otro chico pero si bien caracterizado. – te repito que no estaba bromeando. – comenté con un suspiro después de que me pidiera la bebida, no quería alargar mas el tema, era inútil hablar de eso ya que él no lo aceptaba, además vale de añadir que aquel no era el lugar apropiado para hablar de estos asuntos, yo necesito salir de dudas y si él me gusta voy a seguir yendo a por él cueste lo que cueste.

Me senté a su lado y le alargué la bebida que me había dejado Rina, lo observé por un momento y suspiré alzando mi mirada hacia las ventanas, donde se podía ver alguna que otra estrella en medio de la noche. - ¿Sabes? Eres al primer tío que beso, pero también vas a ser el último. – volví mi mirada en él, lo más seguro es que pensara que al fin había regresado a “ser yo” o algo por el estilo. – pero eso es porque no voy a besa a otro que no seas tú~ - se lo dije muy claramente. – Y ahora no quiero que hablemos más del tema, este no es lugar. – le dije sin más antes de que replicara cualquier cosa que seguro que iba a replicar. Volví a quitarle la bebida e hice un largo trago cerrando el ojo, estaba fuerte, me gustaba. Se la devolví y pronto me levante. – Vayamos de una vez a buscar a la pequeña y larguémonos de este muermo de fiesta. – sonreí como de costumbre y tendí una mano al chico que seguía sentado para ayudarlo a incorporarse.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1494

Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Invitado el Mar Oct 01, 2013 5:53 pm

Se había dado cuenta que en algo había afectado el otro todo lo que le dijo. La expresión de tristeza, por más sutil que fuese del rubio, era lo suficiente perceptible para Kayo por muy distraído que fuese y necio. Algo volvió a estrujarse dentro de sí, no era físico, estaba más que sano. Pero algo le dolió demasiado dentro de si mismo. Igual, hizo como si nada, no iba a matarse los sesos pensando en lo que le pasaba. Suficiente habría tenido con todo los sucesos con Zero. Se había abierto una puerta que él nunca quiso ni siquiera acercarse. Y no iba quedarse sosteniéndola, le convenía cerrarla de un solo golpe.

Mal sintió el peso de la botella entre sus dedos, cerró la mano alrededor de la misma y con torpeza la destapó, seguía sin separar la frente de las rodillas. Y Zero seguía hablando. ¿Por qué no se callaba ya de una puta vez? Cogió aire alzando el rostro tomando más de un trago como si no hubiera mañana. Se tranquilizó momentáneamente, por los vistos su acompañante volvía a ser el mismo de siempre. Bien que no le gustó besar un chico. Ese era el pensamiento que flotaba en la mente de Kayo hasta que Zero decidió proseguir y lo confundió dejando de tomar. Lo miró molesto, confundido y listo para atacarlo con las más crueles palabras que se le cruzasen la mente. Sin embargo, el mismo moreno le cortó la palabra y ni pudo articular la primera letra. Ya no quería hablar más de eso, una corriente fría recurrió todo su cuerpo y se sintió más ligero. Rodó las orbes rojas, efecto dado por las lentillas que usaba , por su propio eje y suspiró. Acto seguido gruñó porque le arrebataron la bebida sin previo aviso. Bueno, de la botella ya quedaba menos de la mitad. Kayonara cuando se trataba de alcohol lo devoraba como agua en medio de un desierto. Nunca se puso freno en ese tema, siempre ha tomado como si le daba en la gana y en cantidades extremas. Aunque tuviera el cuerpecito esquelético, el mismo ya estaba más que acostumbrado a soportar a menudo la ingestión de alcohol desmesurado. Al fin al cabo, Kayonara siempre que salía de fiesta, siempre tomaba hasta a caer. Y lo hacía bastante a menudo.
- ¡Devuélvemela! – ordenó tan caprichoso como solo podría ser. Fulminaba al otro viendo como tomaba un mísero trago. Un trago menos que tomaba el músico. Era lo único que se le ocurría. Sus mofletes seguían enrojecidos, no tanto como antes. Sin embargo, ya no era solo por pena. Aunque estuviera acostumbrado a beber, el alcohol siempre le teñía el rostro de carmesí desde un inicio. Zero no le hizo caso, y le entregó la botella cuando terminó él propio de beber.  Y al recibirla, Kay arrugó la nariz como diciendo “No toques mi alcohol”. No era suyo, pero ya se habría apoderado del mismo.  

Volvió a quedarse pasmado mirando esa mano ahí estirada hacía él - ¡Que no soy tu puta dama! – se levantó de golpe sirviéndose la pared. - ¿Por qué rayos eres así? – murmuró refunfuñando – Deberías ser un maldito cabrón… - seguía su refunfuño murmurando entre dientes terminando con lo que quedaba de la botella mientras iba un par de pasos apartados de Zero. Este era el guía pero no tenía pensando acercarse mucho él. Para su propio bien, mejor no.
- ¡Harinita! – gritó emocionado al entrar por una puerta donde señalaba que eran los vestuarios. Su mejor amiga estaba con un tipo que no hacía ni la más mínima idea de quién era. Pero eso no le interesaba. No iba recordarse de sus rollos de una noche, mucho menos los de Harinita. Dejó la botella vacía en unos lavados por donde pasó y corriendo se tiró encima de su amiga. La abrazó por el cuello separándola del desconocido. Descarado como siempre y con la poca o ninguna falta de sentido que le caracterizaban ni siquiera se le ocurrió que podría molestar. La verdad siempre hace lo que le da en la gana y si quiere quitar a su reina de los brazos de uno cualquiera, lo hace y ya. Básicamente, la arrastró sin darle oportunidad de replicar llevándola para fuera de lo que serian uno de los vestuarios. Y así como si nada se quedó ahí tirado el tipo con cara de tonto.  – ¡Vamos! Te llevo a casa que quiero ir a los antros. Ya sabes… - le guiñó un ojo si soltarla su cuello del abrazo y le besó su mejilla. Harinita más que nadie sabía lo que él iba hacer a los antros, buscar ligue y tomar hasta podrirse. – Bueno, yo no, quién va conducir es Zero ya que él está aquí. Y yo ya mamé casi una botella. – se rió frotando su propia mejilla con la de la pelimorada con un rizo de por medio aplastado – Y Zero se queda contigo que después me queda lejos ir de la casa de él a los antros. Pero…no, Zero no irá a casa de tus padres….Mejor quedaros en mi casa que eso se queda bastante más cerca de todo. ¡Eso eso! ¡Eso haremos! – iba él decidiendo solo sin dejar ninguno de los otros opinar. Estaba en esa fase que todo guiaba él como buen maestro de una orquestra a la vez que abandonaban ese mugroso reciento que normalmente era un colegio tranquilo y bonito.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Invitado el Miér Oct 02, 2013 10:33 am

Quedé parado en la puerta de los vestuarios cuando la chica comenzó a ir poco a poco hacia las duchas, tragué saliva y bajé la mirada azorado, ¿porque siempre terminaba en ese tipo de situaciones tan comprometidas?. Apenas y había conocido a la peli-morena habían terminado pasándome miles de cosas del mismo estilo y yo nunca me lo veía venir. Andé a paso lento hasta las duchas, sin detenerme y sin quitarme ninguna prenda de ropa, si mi ropa también estaba empapada en alcohol quería quitar el hedor cuanto antes. Sin embargo no me dio tiempo a llegar a ni una sola ducha.

Giré la mirada hasta la puerta y ahí me quedé estático, con la muchacha mirándome y sonriendo. Mi mirada se fijó en ella una vez mas. Ahora ella no llevaba bañador, se notaba a la legua que aquello que estaba usando era simple y llanamente ropa interior. Quedé embobado por su figura y solo cuando me di cuenta fui capaz de apartar unos segundos la mirada con la cara tan roja como un tomate maduro, pero la cosa no terminó así, ni tampoco como esperaba. Fornarina se tiró a mis brazos, besándome como si llevásemos años sin vernos, sin embargo no me disgustó en absoluto. Me abandoné a su beso y a la suavidad de su cuerpo una vez mas, olvidando que la otra chica seguía mirando nuestro encuentro fortuito.

Sin embargo la felicidad es efímera y momentánea, la voz chillona de lo que parecía un ibis eremita apartó a la muchacha de mi con gritos de idiotez. Mi mirada se clavó en el, definitivamente era feo como un ibis eremita, eso no se lo iba a negar. Observé atónito como se llevaba a la muchacha sin que yo pudiese reaccionar pero cuando lo hice salí del lugar abriendo la puerta con un leve cabreo a cuestas.

Era increíble como alguien podía cambiarte el estado de animo siendo tan idiota como aquel tipo. Me acerqué con el ceño fruncido y tomé al chico por el borde de la camiseta apartándole bruscamente -Ten al menos educación -Dije mirándole fijamente abrazándome a la muchacha. Llevaba mucho tiempo sin verla y aquel Ibis no iba a fastidiarme un reencuentro.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Botellón Clandestino [LIBRE]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.