Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Para Scarlett Van Hellsing

Ir abajo

Para Scarlett Van Hellsing

Mensaje por Gilbert Weillschmidt el Lun Ago 12, 2013 1:04 am

Era su primer día patrullando las peligrosas calles de aquella ciudad francesa, extrañaba un poco el ambiente Berlinés pero no se quejaba, esta bien, si se quejaba pero sólo lo escribía en su diario cuando estaba en la comodidad de su casa y después de haber discutido por teléfono con su hermano menor que le decía era su culpa por dejar la capital y el buen trabajo que tenía ahí a lo que Gilbert siempre contestaba que necesitaba probar cosas nuevas y awesome.

—Kinder...
Detuvo su andar luego de ver niños por ahí preguntándose si debía seguirlos pero enseguida cambió de opinión al ver que no iban por zona peligrosa si no que retornaron a donde debían,
El ambiente estaba un poco aburrido sólo pasaba lo típico, algún robo menor o prostitutas etcétera.

"¿Esto vale la pena mi grandiosa presencia?". Se preguntó mentalmente y se desacomodó un poco la corbata del uniforme, uniforme que sobra decir le encantaba por el color parecido al azul prusiano, es más juraría que era azul prusiano.
Caminó un poco más y giró en una esquina algo le dijo en su loca mente que podría encontrar algo digno de sus capacidades e instrucción militar ya antes dada. Sacó su vieja y confiable fusta, si bien ama las armas antiguas o los revolvers nada puede evitar que siempre saqué su querida fusta, quien sabe cuantas historias pudiese contar el objeto aquel pero por la sonrisa del dueño al sostenerla se podría decir que todas eran interesantes y que tal vez no todas tenían que ver con la justicia. Fue sigiloso por unos contenedores, había visto la sombra de una chica, no estaba loco, estaba seguro de ello e incluso se lo repitió mentalmente.
avatar
Gilbert Weillschmidt
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 30
Monedas Monedas : 2130

Volver arriba Ir abajo

Re: Para Scarlett Van Hellsing

Mensaje por Scarlett Van Hellsing el Lun Ago 12, 2013 3:17 am

Al parecer, para mí ya era cuenta corriente esto de venir a darme una vuelta por las secciones más riesgosas de la ciudad. Las cosas se estaban tornando interesantes para mí, había encontrado gente interesante, y me había pasado unas noches geniales desde que había venido a vivir aquí. Había cometido mis locuras, y mis pecados; cosas tan típicas en mí, que ya a nadie le importaban. Había salido a caminar, por lo que esta vez no había traido mi hermosa motocicleta. Vestía una minifalda, una camisa mangas cortas, una corbata rojiza, las botas, las fundas de mis pistolas escondidas en las piernas, las lentillas rojizas, lo mismo de siempre, no es que me preocupara por vestirme de otras formas. Si a la demás gente no le gusta como me visto, allá ellos, que yo no soy consentidora de nadie. Saqué de mi cinto el encendedor, y luego una cajetilla de cigarros, para encender uno, y ponerme a fumar. Se me antojaba una buena cerveza para acompañarlo, pero bueno, tenía tiempo de conseguir que alguien me invitara a una.

Era prácticamente de noche, faltaban solo unos minutos para que por fin el sol se escondiera, y todo siguiera su curso, tal como debía ser. A partir de que el sol se pone, este lugar es verdaderamente un nido de comadrejas y ratas de alcantarilla, estando yo en esta última categoría. Pero nada iba a evitar que encontrara una manera de pasar una noche divertida, poblada de riesgos, si se puede decir. Y cuando iba caminando, mirando para todos lados, como quién no quiere la cosa. Y, de repente, vi de lejos a alguien; quien, al acercarme más, al parecer me vio, y trató de esconderse entre unos contenedores, pero era tarde, puesto que yo ya lo había visto. Ese uniforme, y tenía una fusta en sus manos; eso me indicaba que seguramente era un policía. Sonreí, hace bastante que no me cruzaba con uno. Momentos antes lo escuché susurrar levemente cuando vio a unos niños, y aunque solo fue una palabra, noté muy marcado su acento. Es alemán. Con una sonrisa en los labios, me fui por uno de los contenedores, y en solo unos momentos, estaba frente a él. Tenía una sonrisa malvada en los labios.

-Guten abend, sir. Was macht jemand wie sie in dieser gegend?- pregunté, en alemán, para luego proceder a presentarme, con mi conocido apodo. No iba a decile mi nombre, sería idiota. -Die Leute nennen mich Girlycard.- seguí hablando, y luego cambié el idioma, volviendo al de este país. -¿Y cuál es tu nombre?


Spoiler:
Guten abend, sir. Was macht jemand wie sie in dieser gegend? = Buenas tardes, caballero. ¿Qué hace alguien como usted en este lugar?

Die Leute nennen mich Girlycard = La gente me llama Girlycard.
avatar
Scarlett Van Hellsing
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 75
Monedas Monedas : 8166

Volver arriba Ir abajo

Re: Para Scarlett Van Hellsing

Mensaje por Gilbert Weillschmidt el Lun Ago 12, 2013 4:41 am

Seguía pensando en que esos pequeños llegarán con bien a casa le recordaron a cuando su hermano era un niño y lo sobreprotegía en exceso, sonrió un poco al recordar aquello y nuevamente cambió a serio pues al parecer había encontrado una chica que o necesitaba su ayuda o ser arrestada en tela de juicio.
Su sorpresa fue considerable cuando la misma se apareció ante él hablando en su mismo idioma tan fluidamente y bajó un poco la fusta.


—Ja, guten abend auch…
Sentía que ella era sospechosa y no siguió la platica sólo lo formal.

—Vamos, ese no es tu nombre y claro mi persona se encuentra aquí para contar conejitos~
Ironizó sonriente porque de alguna manera la manera de ser de la chica le agradó pues no era aburrida pero él era un Policía y la noche estaba fría y misteriosa como siempre en esos rumbos de mala muerte que patrullaba.

—… weil du bist hier?, esa debería ser la pregunta y vamos no puedes engañar a alguien awesome como yo que esta muy bien entrenado.
Guardó la fusta pues al parecer la chica era alguien con quien se podía conversar aunque no por eso bajaría la guardia, si algo aprendió de las mujeres es que pueden ser peligrosas… como su amiga Elizabetha de la infancia que él creyó era chico hasta que por obvias razones se descartó eso.
Se acercó tranquilamente a la fémina sin intenciones de nada sólo para mirarla mejor y descubrir si no se le hacía conocida de algún lado.

—Vamos, una mujer a esta hora en este lugar, al menos yo soy policía y se ve que no eres una mujer que se venda. Tú estás aquí por…
Arqueó la ceja notando un arma, mala vista el Policía no tenía pero igual prosiguió tranquilo como al inicio y le dejo que hablará por educación.
—Bah, mala o buena debo escoltarte donde haya más luz porque eres mujer.
Señaló hacía la lampara más cercana para que caminará la otra como esperando que enserio lo hiciera.
avatar
Gilbert Weillschmidt
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 30
Monedas Monedas : 2130

Volver arriba Ir abajo

Re: Para Scarlett Van Hellsing

Mensaje por Scarlett Van Hellsing el Mar Ago 13, 2013 7:10 am

Vaya, vaya, vaya... ¡Qué sorpresas me está trayendo este lugar! Todas las personas que he conocido hasta el momento son sumamente interesantes. En todos los sentidos que uno pueda imaginarse, y este muchacho, obviamente, no era la excepción. Me acerqué a él, sentándome en el contenedor tras el cual estaba él escondido, y me propuse a hablarle, con un marcado acento alemán. El chico al principio pareció sorprenderse, y es obvio, uno no espera encontrar a otro alemán en plena Francia, incluso yo al principio me impresioné un poco por este hecho. Apenas me vio, bajó un poco fusta, y se dignó a saludarme él también, a lo que le respondí guiñándole el ojo, con una sonrisa en los labios. Creo que ya había encontrado otra presa, a la que podía atraer. Era cuestión de ver que pasaba con el chico. No es la primera vez que esta sensual asesina termina acostándose con un policía. Algo que sí me sorprendió, fue su comentario cuando le dije mi apodo. Era obvio que ese no era mi nombre, pero en realidad, estaba esperando que reconociera mi apodo, pero al parecer, no había escuchado hablar de mí. Alcé una ceja, sonriente; al parecer, aún tenía mis posibilidades de que no supiera que, en mis tiempos, fui una criminal de las mejores.

-Nunca dije que ese fuera mi nombre, pero así me conocen todos, y así me conocerás tú también.- comenté, como si nada, dándole otra calada al cigarro de mi mano. Sigo diciendo, moría de ganas por una buena Kulmbacher. -¿Y tú, como te llamas, o mejor dicho, como te llaman, chico policía?- pregunté, haciendo énfasis, para que se diera cuenta de que sí, sabía su profesión, ese traje lo delataba. Su acento me recordaba a la ligera diferencia que tiene el acento prussiano.

Acto seguido, volvió a hablarme en alemán, preguntándome que hacía yo aquí, diciendo que esa era la pregunta apropiada. No me molestaría en seguir hablando en alemán, sería en vano, era más entretenido el francés. Y siguió diciendo que no podía engañar a alguien tan awesome como él, que estaba bien entrenado. Reí levemente, haciéndome la inocente, pero en mi interior, quería estallar en carcajadas. Dice que no podré engañarlo, y hasta ahora no sabe quien soy. Sorprendente. Añadió que no era muy apropiado para una mujer estar en un lugar como este por estas horas, y dijo que sabía que yo no era una mujer que me vendía, a lo que alcé ambas cejas, sin añadir palabra. He de admitir que tengo un aspecto inocente, pero soy... todo lo contrario. Me dijo que buena o mala, debería escoltarme fuera de este lugar. Se dio cuenta que no soy precisamente una buena persona. Y sé que se dio cuenta, porque sé que vio la funda de una de mis colt en mi pierna. Para calmar los ánimos, le hice una broma.

-¿Qué haces mirando en esa dirección? Señor awesome.- pregunté, haciendo obvia referencia a que estaba mirando a un sector de mis piernas casi escondido bajo mi minifalda, y luego le sonreí. -No te preocupes, sé cuidarme sola. Además... este lugar es interesante, ¿no crees?- seguí hablando, clavando mis ojos en los suyos. Rojizos, igual que los míos.

Quién sabe, este podría ser un encuentro interesante.
avatar
Scarlett Van Hellsing
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 75
Monedas Monedas : 8166

Volver arriba Ir abajo

Re: Para Scarlett Van Hellsing

Mensaje por Gilbert Weillschmidt el Miér Ago 14, 2013 2:05 am

Claro que el prusiano sabía de la chica escuchó de ella en los cuarteles estaba entre la gente buscada de procedencia alemana más nunca imagino que la bandida fuera una belleza de cabello azabache, sobra decir que al albino teñido le encanta ese color de cabello pues le recuerda el chocolate y sobre todo el chocolate suizo que es una de sus pequeñas adoraciones, claro no como las semillas así como las almendras pero el chocolate también ocupa lugar en su mente.
Siguió observando la funda del arma, no tenía de que apenarse porque no veía otra cosa, si bien que quería ver de más pero estaba en servicio y eso sería una deshonra para su queridisimo padre Friedich, sonrió divertido por su comentario.


—Ja, obvio no es tu nombre, gut si no quieres decirlo esta bien... und "diese herr polizei" como dices es; Gilbert Weillschmidt.
Mencionó con claro y obvio orgullo resaltando ese acento del noreste que sólo un pruso o Berlinés pudiese tener.

—Miraba que tienes un arma muy buena, eso nada más pero razón tienes si estas en un lugar así al menos debes defenderte...
Luego se acercó un poco más, no, no era tonto y no caería así de fácil lo que pasa es que debía seguir ejerciendo su profesión como se dictaba y para eso debía actuar y visualizar correctamente y agilmente, sonrió de nuevo por la actitud despreocupada y demandante de la al parecer menor que él y se recargó al lado al no prescindir un peligro cercano al menos no muy fuerte, de todas maneras él fue entrenado para resistir y actuar.

—Ja, Das ist... und Ich sehe dass du magst die farbe rot wie mich... Es un color awesome casi como el azul prusiano...
Posteriormente tornó algo serio sosteniendo la mirada con la fémina...
—Señorita Escarlata...
Hizo una pausa y se separó unos centímetros solamente pero sin dejar de mirarle hasta que volteó a ver la luna tan blanca a como traía su cabello.
—Considerando que no estas haciendo nada malo no voy a actuar como concierne.
Comentó tan despreocupado, eso de ser policía no le era tan emocionante como ser del servicio secreto y fuerzas básicas y capitanía de Alemania por lo que no se tomó muy enserio aquello y bueno si algo no salía en los rangos determinados sólo debía actuar como su perfecto entrenamiento y arreglar la situación y bueno según él eso es Francia lugar algo aburrido donde comen caracoles y el queso huele raro y donde proviene su más pervertido amigo Francis y su fácil amiga Sey, eso era Francia para él pues ni la arquitectura del lugar le gustaba siempre se preguntó que le veían a la torre Eifel él amaba más los bosques de München y los castillos de Stugartt entre otras bellezas de su natal Alemania.
avatar
Gilbert Weillschmidt
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 30
Monedas Monedas : 2130

Volver arriba Ir abajo

Re: Para Scarlett Van Hellsing

Mensaje por Scarlett Van Hellsing el Vie Ago 16, 2013 7:21 pm

Mantenía una sonrisa en mis labios, y una ceja alzada, mientras, curiosa, observaba al muchacho que estaba frente mí. Estaba de suerte, siempre que vengo por estos lados me encuentro con alguna persona interesante, más precisamente un chico que puede darme una buena diversión. Con estos pensamientos en mente, me concentré en analizar al chico policía. Teníamos prácticamente la misma altura, aunque al estar sentada en uno de los contenedores, yo estaba un poco más alta que él. Se notaba que era mayor de edad que yo, aunque no sabría decir precisamente cuantos años más tendría. Y por el amor de los dioses que era demasiado atractivo. Ese pelo blanco y esos ojos carmín me daban ganas de tirármele encima, pero claro, recordemos que puede ser un enemigo. Mientras estaba pensando en todo esto, seguía prestando atención a que él estaba mirando la funda de una de mis pistolas, pero desde mi punto de vista, casi cualquier hombre se sentiría tentado de ver algo más. Y los que no lo hagan, simple y llanamente, son homosexuales. También lo noté interesado en mi cabello, es algo que a muchos les gusta, supongo que tener el cabello largo es un punto fuerte para atraer a algunos hombres. Sin embargo, también recuerdo que antes llevaba el cabello a la altura del cuello, y con una cresta... Dejando eso de lado, el chico se rió, y me dijo, entremezclando este idioma con el alemán, que se llamaba Gilbert Weillschmidt... Weillschmidt... Gilbert... me sonaba de algún lado. Divagué unos segundos, y de repente, lo recordé.

Hace un par de años, hubo una gran masacre en Alemania. Miles de personas muertas por la misma, y entre las personas que provocaron esas muertes, estaba yo. La gran mafiosa y asesina Girlycard. La policía me andaba buscando a diestra y siniestra, y no solo la policía, el Servicio Secreto estaba en las mismas. Me querían ver encerrada, o muerta, les daba lo mismo. Y una llamada de un conocido me dijo que me andaban buscando, que sabían de mí. Y me mencionó ese nombre. Gilbert Weillschmidt. Si hubiera sabido que era semejante tipo, me dejaba atrapar sin problemas. Conste que estoy siendo sarcástica. Cuando le pregunté que miraba con tanto detalle bajo mi falda, me comentó que observaba que tenía un arma muy buena. Y no es para menos, mis vengadoras son dos Colt Anaconda, y tomando en cuenta que soy llamada una experta en armas por muchos, obvio que sé que llevar conmigo. Ojalá mi pequeña Bloody Rose estuviera conmigo. Es divertido ir por el mundo disparándole a la gente con una ametralladora.

-Veo que sabes de armas. Aunque qué digo, eres un chico policía, es más que obvio que debes saber sobre ellas, Gil~.- le comenté, como al pasar, mirando hacia la nada, ya dándome la confianza para llamarlo de una manera más corta. Así era yo. Conteniendo las ganas de sonreír de tal manera que se vieran mis colmillos. Ya habría tiempo para mostrárselos, de otras maneras menos ortodoxas.

Seguía observando cada uno de sus movimientos con cuidado. Así como conozco perfectamente las tácticas de los asesinos, también conozco las de los policías, y sé que me estaba estudiando para ver cuando sacaba mi arma, y amenazaba con dispararle. Sin embargo, hace bastante que no se enteraban de algún asesinato cometido por mí, aunque había habido varios, así que no tenían porque tomarla conmigo. Y tampoco iba a pelear con el albino, mi interés por él iba mucho más lejos de una pelea. Acto seguido, el chico me comentó, en perfecto alemán, que, en efecto, sabía que yo podía defenderme... y que además, había notado que me gustaba tanto el color rojo como él. Color rojo. Rojo de sangre, rojo de fuego. Rojo de pasión. Casi comparable con el azul prussiano, en palabras de Gilbert, lo cual confirmó mis sospechas. Es prussiano, igual que mis padres... progenitores, en realidad. Unos segundos más tarde volvió a hablarme, ahora dirigiéndose a mí como "Señorita Escarlata", lo cual me sorprendió, pero no me molestó. Y añadió que, como no estaba haciendo nada malo, no iba a actuar como sus deberes se lo ordenarían. Con una sonrisa en mis labios, usé mi dedo índice para levantar su mentón, haciendo que me mirara directamente, y le ofrecí una sonrisa sádica, acercando nuestros rostros. No pensaba hacer nada, era solo para ver que tan nervioso se ponía. Después de todo, me encantaba jugar con mis presas antes de devorarlas.

-Entonces... muéstrame como eres capaz de actuar frente a mí, chico policía.- le respondí, guiñándole un ojo, mientras mis orbes rojizas brillaban. Estaba sedienta de sangre. De acción. De todo. ¿Y cómo se quita uno la sed?. -¿O es que acaso eres un cobarde? ¿Me tienes miedo?- insinué, provocándolo. Este chico... me divertía.
avatar
Scarlett Van Hellsing
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 75
Monedas Monedas : 8166

Volver arriba Ir abajo

Re: Para Scarlett Van Hellsing

Mensaje por Gilbert Weillschmidt el Sáb Ago 17, 2013 12:37 am

Ahora su mente le llevaba recuerdos de una operación de niveles altos en los cuarteles cuando subordinados suyos fueron un asco contra "Escarlata" como fue nombrado aquel "problema", Gilbert al ser del más alto rango sólo se ocupaba de situaciones extremas y misiones de clasificación nacional o hasta internacional si bien esa vez hace un par de años no fue dada a conocer en todo el mundo fue sin embargo una anomalía muy comentada en la capital de su país pero él por tratarse de una chica igual no posó toda su atención ya que estaba ocupado combatiendo guerras internas y problemas ilegales contra neo-nazis y nazbolts que seguían dando alboroto en las regiones fronterizas del sur de Alemania y centro por lo que cuando recibió el informe de la señorita sólo lo leyó superficialmente ya que debían capturar primeramente a lideres de esos grupos ballicos que atentaban su preciosa nación.

"Mierda, nadie fue para poner foto a su expediente ni mencionó que la mujer era linda"
Sería el mejor de su generación pero una mujer atractiva bien podría recordarle a su padre diciéndole que debe ser un caballero y que las mujeres son lindas y frágiles.
"Ahora no viejo... además las mujeres también pueden ser violentas como Elizabetha... Mein Gott y esta chica es de ese grupo de mujeres, no me hará tonto le demostraré lo grandioso que soy"


—Por supuesto que sé de armas, las suizas, alemanas y rusas son de buena calidad y no se diga las canadienses.
Comentó demostrando que si conocía muy bien del armamento y obvio que lo sabía usar, hasta con los ojos cerrados pero si bien él casi no es de usar armas ya que también sabe defensa y usar el látigo y fusta a la perfección por ello también se le reconoció como "maquina de guerra", a su paso era pura victoria, otros altos mandos le respetan mucho por ello.

Y así tras el buen vistazo que tuvo el pruso de la chica supo que si era la chica del expediente e intentaba recordar más sobre lo que ahí decía y al mismo tiempo se maldecía mentalmente por discernir en poner atención a todo ese papeleo. De pronto la bandida le había tomado el mentón y volvió a la realidad, claro no es como que si se hubiese quedado embobado sólo analizaba la situación de diferentes perspectivas como el increíble militar que fue, sonrió como siempre con esa actitud llena de seguridad.
"las 21 herencias prusianas, número uno; honor, número dos; respeto, número tres; valentía.... dar la vida en guerra y no rendirse, ser un buen soldado...". Se repitió rápido en la mente.

—¿Cobarde?
Dijo divertido alzando una ceja sonriente, casi podía jurar que sus ojos debían ser color sangre de tanta que ha visto en su vida y ahora la fémina le decía cobarde como queriendo patear su por de más crecido orgullo si que ella era interesante, no es que Gilbert sea un idiota que le gusta estar discutiendo pero tiene esa afinidad para discutir, es casi una diversión...

—Por supuesto que mi persona no lo es, es más creo que una vez vi eso en el diccionario pero me aburrió tanto que no lo leí por lo que no entiendo bien de que hablas.
Okay la había tuteado un poco pero igual ella ya le había acortado el nombre.
De la nada ahora él le apuntaba al mentón con la fusta, sin negras intenciones claro pues estaba en servicio hasta la media noche cuando había cambio de guardia con Barnaby otro policía de la jefatura.


—Diría que no me gusta pelear con mujeres pero sería desprestigiar su buena capacidad de pelea y eso me haría muy machista, admito que hay chicas que pueden ser tan fuertes o ágiles como nosotros.
Quiera o no eso fue de cierta forma igual de machista que si lo hubiera dicho pero se debe al entrenamiento militar, eso de levantarse a las 4 am cuando eres un cabo y suena la alarma entrando un sargento que les grita "¡Señoritas!", es el factor del porque.

—No voy a ser yo quien te detenga porque ya no comando tu búsqueda eso quedó atrás en Berlín y esto es sólo una ciudad francesa.
Admitió dejando entre ver que no era la misma pasión luchar por su glorioso país que por una simple y pequeña ciudad de uno de los que en algún tiempo fue enemigo de su amada patria. Bajó un poco la fusta pero le siguió mirando a los ojos, ojos como los suyos en esa noche oscura y fría y hablando de frío se preguntó igualmente si ella no tenía frío con el atuendo llevándolo a hacer una idiotez...
—A todo esto, ¿no tienes frío?
avatar
Gilbert Weillschmidt
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 30
Monedas Monedas : 2130

Volver arriba Ir abajo

Re: Para Scarlett Van Hellsing

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.