Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

How to disappear completely [Priv/Jared Di Vogli] [+18]

Ir abajo

How to disappear completely [Priv/Jared Di Vogli] [+18]

Mensaje por Scarlett Van Hellsing el Mar Jul 30, 2013 7:29 am

Estaba anocheciendo en Francia, y como es de saberse, yo no iba a quedarme encerrada mientras las cosas más divertidas sucedían. Le di un último trago a la botella que sostenía en mis manos, para luego guardarla en la heladera que tenía en mi cuarto, y empezar a vestirme para salir a recorrer la ciudad, y ver que cosas me esperaban hoy. Fui hasta el placard, para luego retirar la ropa que me colocaría ese día: La misma camisa negra mangas cortas, la misma corbata rojo sangre, el mismo saco blanco largo, la misma minifalda blanca, medias negras y los mismos zapatos de cuero con tacos. Mis guantes, mi cabello cayendo en cascada sobre mi espalda, las vengadoras guardadas estratégicamente en las fundas que tenía en mis piernas, bajo la falda. Y si saldría a divertirme, era obvio que correría riesgos. No podía llevarme a Bloody Rose conmigo, porque sería demasiado notoria, pero Las Vengadoras podían acompañarme en todo momento. Menos en el instituto, claro, ¿para que llevaría un arma allá? Ni que fuera a tener una pelea a muerte en mitad de una clase de matemáticas. Luego de ya encontrarme arreglada, y lista para salir, cerré con llave mi habitación del hotel donde ahora vivo, y bajé a buscar a mi querida motocicleta, mi pequeña Harley Davidson Iron 883, la cual para mí, valía más que el oro puro. Con ella en mis manos, luego de retirarla del estacionamiento, la encendí y salí a recorrer las calles a toda velocidad. Por indicación de un par de personas los días anteriores, en algunos bares nocturnos, me había enterado de algunas cosas que podrían ayudarme a localizar al "angelito". Hasta donde sabía, el muchacho en cuestión frecuentaba las zonas riesgosas de la ciudad, cosa que no me extrañaba en absoluto. En este lugar, tal como en Londres, ocurría de todo. Apuestas, carreras ilegales, asesinatos, y gran parte del crímen también rondaba por estos lados. Encontrarte a un ladrón era lo más leve que podías tener, si frecuentabas estas zonas. Y después de todo, yo no estaba aquí precisamente para no hacer desastres: A esta hora, se encuentra de todo. Podría meterme en un bar a apostar cosas, o tal vez podría ir a ver si encuentro alguien con quien divertirme a estas horas. Nunca se sabe. O tal vez podría tener la suerte de encontrar información valiosa para mi búsqueda. Detuve la motocicleta en mitad de la calle, para buscar un cigarro, encenderlo, y ponerme a fumar. Parada en esta esquina, hasta parezco una prostituta. Sería chistoso que alguien me preguntara cuanto cobro, se ganaría un solo balazo en la frente. Exhalé el humo del cigarro mirando a todas partes. No se veía ni un alma por la calle, extraño. Mi celular sonó de repente, y con gesto de molestia, atendí.

-Girlycard al habla.


-Girlycard, menos mal que te encuentro. Necesitaría contratar tus servicios.

-¿De que se trata?- pregunté, con un muy vago interés. Hasta ahora, no había muchas buenas ofertas, y en este momento, estaba sobrada de dinero.

-Es solamente... protección.

-Lo siento, pero no trabajo de eso.- fue lo único que murmuré, antes de cortar la llamada, riéndome. La gente consigue mi número no-sé-de-que-manera, pero ni siquiera saben mi forma de trabajar, o siquiera el precio que eso implica. Patético. -Parece que no hay nada interesante por estos lados. Que extraño, Francia, te creía un lugar divertido, me estás desilusionando.- comenté, para mi misma, con una sonrisa en los labios. Le di otra calada al cigarro, y me bajé de la motocicleta, para luego apoyarme contra ella. Terminaría el cigarrillo y me marcharía, seguramente.


Última edición por Scarlett Van Hellsing el Vie Ago 23, 2013 8:13 am, editado 1 vez
avatar
Scarlett Van Hellsing
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 75
Monedas Monedas : 8136

Volver arriba Ir abajo

Re: How to disappear completely [Priv/Jared Di Vogli] [+18]

Mensaje por Jared Di Vogli el Jue Ago 01, 2013 2:07 am

Alcohol, Dinero, Astucia, habilidad, inteligencia, y otros factores que describían el ambiente que se percibía en ese justo momento. Miradas entre los caballeros presentes, era el lenguaje con el cual se comunicaban unos a otros, retándose o simplemente dándose la victoria desde antes. La muchedumbre observaba atenta a las personas que nos encontrábamos en una partida de Poker. Atentos unos a otros, que alguna rata no hiciera trampa, aunque se saliera de control, bajo cámaras estábamos vigilados. Aquel casino, uno de los mejores de la ciudad, festejaba su aniversario, claro, no podía faltar a la fiesta, y mas el dueño que es uno de mis ´´amigos¨. La noche era joven y los juegos al azar estaba a todo su resplandor, hace mucho que me faltaba divertirme en esta clase de juegos, donde pones a prueba tu suerte o como yo diría es pensar como profesional, no siempre se ganan las partidas con manos valiosas. Las apuestas ciegas ya estaba sobre la mesa, en este caso la ciega pequeña y la ciega grande. Solo faltaba triunfar. –Caballeros ya sabemos quien ganara. Sonrió Leonardo uno de los presentes, hombre reconocido por hacer las mejores jugadas en la materia, sin embargo también el mas tramposo. –No te hagas ilusiones……..susurraba un hombre mas mayor, conocido por tener varias fabricas productoras en fabricación de autos deportivos. En total éramos cuatro jugadores, aparte de mi se encontraba otro hombre, con lujo de misterioso, no decía ni una sola palabra, solo miraba sus cartas y centrado en sus pensamientos, buscando su nueva estrategia. Con cigarro en mis labios, y cartas a la mano, analizaba mi siguiente jugada. Una joven del lugar se acerco con una bandeja y varias bebidas para los jugadores como los presentes. –Que buen servicio, no lo crees? Exclamaba a los hombres con una sonrisa divertida mientras tomaba uno de los vasos con alcohol de la bandeja. –Excelente decía Leonardo mientras hacia ¨Raise¨ -Claro, que si dije en tono divertido mientras realizaba ¨call¨ colocando 10 fichas en la mesa, igualando el ¨Raise¨ de Leonardo.  El tiempo avanzaba como los turnos de cada jugador siguiendo el orden de las agujas del reloj. La primera ronda había terminado, las cartas debían colocarse sobre la mesa. –Caballeros es una pena, no quedarme para la segunda ronda. Exclame con burla. –Tan pronto Jared? Contesto el gran empresario. –Eres un cobarde exclamo Leonardo con intención de molestarme. –Cobarde? Yo lo llamaría Disciplina, hay que saber apostar bien y retirarse cuando es necesario o no? El hombre solo bebió de su vaso para volverlo aponer sobre la mesa. –Bien Señores ¨Royal Flush¨  menciono el repartidor, la primera ronda la había ganado, solo es saber analizar bien las cosas y no confiarse de la ¨suerte¨. Las personas presentes que miraban el espectáculo murmuraban o solo aplaudían a las jugadas presentadas. Yo me levante de la silla, mi tiempo aquí había terminado. –Te retiras tan temprano? Quédate haber la segunda ronda Dijo el empresario. –Mas que tu, debes saber que los negocios no se manejan solos. Dije tranquilo mientras cerraba un poco los ojos. Seguido deje el iluminado casino que albergaba a la gente que quería ganar un poco de dinero en este caso probar su ¨suerte¨. No tarde mucho en subirme a mi auto, para arrancar hacia las calles bajas de la ciudad de Francia. Algunos días antes Walter me había mencionado, que aquella ¨loca¨ había llegado a la ciudad, pero que cosas nos trae la vida, nunca imagine ver de vuelta a la niña llorona, con la que trabaje anteriormente, yo la hacia en Alemania, gastando una parte del dinero que se llevo, la ultima vez que nos vimos. Pise el acelerador de aquel negro Enzo. Adentrándome mas a las oscuras calles, sin embargo mire algo peculiar a lo lejos lo cual reduce un poco la velocidad, para frenar en seco  enfrente de aquella persona, que ya tenia el placer de conocer. –Tan pronto se termino tu dinero, que ahora debes estar en la esquina, para ganar mas? Dije en burla dibujándose una sonrisa en mi rostro de diversión.
avatar
Jared Di Vogli



Mensajes Mensajes : 696
Monedas Monedas : 319

Volver arriba Ir abajo

Re: How to disappear completely [Priv/Jared Di Vogli] [+18]

Mensaje por Scarlett Van Hellsing el Jue Ago 01, 2013 9:52 pm

Ya habíendome acabado el primer cigarro, había empezado con el segundo, y luego con el tercero, llegando al de ahora, que ya era el quinto. Miraba hacia todos lados, como esperando que algo pasara, o esperando, efectivamente, que viniera un auto, se parara a mi lado, y me preguntara cuanto cobro. No es que andara necesitando un acostón, pero si necesitaba jugar con alguien a quien luego pudiera ponerle una pistola en la frente sin sentir remordimientos; no es que eso fuese muy difícil. Empezé a escuchar ruidos cerca de un callejón, y moví mi cabeza hacia allá, para ver que sucedía. Dos personas estaban peleando, y cuando digo personas, me refiero a dos pandilleros. Una pelea cuerpo a cuerpo estaba formándose entre ellos, y con una sonrisa en mis labios, veía que irónicamente, el que parecía más delgado y menos fuerte iba ganando. Lentamente, desenfundé a una de las vengadoras, y lanzé un tiro al aire; gracias al cual ambos muchachos giraron a observarme. El semblante sádico de mi rostro pareció asustar al que iba perdiendo. El más delgado, en cambio, se acercó a mí.

-¿Qué te ocurre, muñequita?

-Ocurre que estoy viendo que tienes una pistola en el pantalón, y apuesto a que está cargada. ¿Tan maricón eres como para no ser capaz de dispararle?

-¿Me crees un cobarde? ¿Por qué no lo haces tú?- sí, el tipo me había retado.

Con una sonrisa en mis labios, apunté hacia el otro sujeto, dándole un tiro en el hombro. Inmediatamente, se asustó, y salió corriendo despavorido del lugar. Obviamente, no iba a matarlo, no era necesario mancharme las manos con sangre mugrienta. El más delgado, ya fichado por mi para alguna otra noche, me observó, sorprendido.


-No eres de por aquí, muñequita.

-Para tí, soy Girlycard. Y no te interesa si soy de por aquí o no.- dije, sobradora, y le pasé una tarjeta con mi número. -Guárdala, sé que no resistirás la tentación y me llamarás. Ahora largo, antes de que decida dispararte a tí también.

Se notó que lo había asustado, porque se largó sin añadir palabra. Me reí entre dientes, y tiré al suelo la colilla del cigarro que hasta unos segundos tenía entre mis labios, para luego sacar el sexto y encenderlo. Al alzar la cabeza, vi un auto acercándose. Alcé una ceja, mientras me mantenía a la espera de ver quien era el que venía en tan buen auto. Un Ferrari Enzo no es algo así como así, y era uno de mis sueños, para que negarlo. Si se frenaba, tal vez podría conseguir ganarme su auto en una apuesta. Apenas frenó en seco frente a mí, pude ver su rostro. Y no pude contener una risa. Era él; y no había cambiado casi en nada desde que lo dejé en Londres, con la menor parte de las ganancias. Incluso usaba prácticamente la misma ropa. Veo que no tuvo mucho problema en seguir consiguiendo dinero. Así que ni siquiera tuve que ir a buscarlo, el gatito vino solo a la boca del lobo. Que conveniente.

-Jamás creí que un angelito viniera por sí solo a encontrarse con el diablo.- dije, con una sonrisa en mis labios -¿Qué si gano dinero? Lo hago. No creo que te importe mucho como, principito.- obviamente que tuve mi pasado en el que trabajé como prostituta. Solo que de una manera un poco distinta. Y siempre lo recordaba con diversión. -¿Te vinieron tus mafiositos con el chisme de que yo estaba aquí, o por fin tuviste suficiente testosterona para averiguarlo tú solo?- añadí, lanzándole un beso, como lo hacía hace solo unos años, cuando me divertía haciéndolo enojar. Quién diría, no estoy mucho tiempo aquí, y ya encuentro lo que venía a buscar.
avatar
Scarlett Van Hellsing
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 75
Monedas Monedas : 8136

Volver arriba Ir abajo

Re: How to disappear completely [Priv/Jared Di Vogli] [+18]

Mensaje por Jared Di Vogli el Sáb Ago 03, 2013 5:24 am

Después de haber ganado, un par de billetes en el casino Night , y disfrutar de su 10 aniversario, me tome a la tarea de ir a los bajas calles de Francia, ya era común que anduviera rondando por esos lares en busca de diversión. Últimamente me e topado con gente muy interesante y pensar en un principio que la gente que abunda aquí son aburridos sin embargo poco a poco mi percepción a cambiado totalmente. Desde apuestas ilegales y una que otra visita a las ratas de alcantarillas que abundan por aquí. Sin olvidar claro, los bares de mala muerte, donde puedes topar con muchas sorpresas. La noche ya había dominado la ciudad, los faroles de las calles se encendían poco a poco, entre las calles ya se daba presencia de la gente, comercializando droga o en apuestas que comúnmente es lo principal que se aprecia cuando sale la luna. Me dirigía a ver a aquel empresario que estaba en el juego de Poker de hace unos minutos en el casino. Antes de marcharme me dijo que pasara a su fábrica, pues tenia un nuevo prototipo para autos, que seguro me encantara. Había tentado mi curiosidad esta noche, anteriormente me a presentado sus diseños y en realidad son exquisitas, así que no dudaría en dar una vuelta. Tome mi cigarrillo por un momento mientras conducía con un solo brazo, mientras el desocupado estaba recargado entre la ventanilla del auto, y con esa mano sostenía el cigarro, llevándose el viento el humo que desprendía este. A lo lejos  una silueta estaba junto a una motocicleta roja, una sonrisa divertida se dibujo en mi rostro, quien lo iba a pensar, toparnos de nuevo y mas en Francia, ya tenia la fortuna si se le puede llamar de esa forma, en conocer a esa chica, la perra con quien trabaje hace tiempo, hace unos días Walter me había dicho que Scarlett, conocida mejor como Girlycard había llegado a la ciudad, yo aun la hacia en Alemania gastando dinero, para armas como si fueran zapatos de moda. La vida y sus jugadas, quien lo iba a imaginar topármela en esta gran ciudad, habiendo tantos lugares me la encuentro justo aquí. Frene mi auto en seco junto a la chica, con mi cigarro en el dedo índice y corazón lo lleve de nuevo a mis labios, exclamándole que si ya había gastado el dinero, que una vez obtuvimos. Aun recuerdo no fue hace mucho, que será uno o dos años antes. Decidimos separarnos de todo esto, ya era algo repetitivo por decirlo así, hasta hicimos una estúpida promesa, de que ya no volveríamos a caer en lo mismo, con la ganancia de nuestro ultimo trabajo, lo ¨repartimos¨ en cantidades considerables para cada quien y claro llevándose el mayor monto de este, en fin tomamos caminos totalmente diferentes. Sin embargo las promesas a veces se rompen, yo hice algunas ¨cosas¨ productivas que van de maravilla en este tiempo. Mientras que ella, no se que realizo con su patética vida y no tengo mucho interés en saberlo. Retire mi brazo mientras cerraba los ojos un momento sin dejar de escuchar los comentarios de la chica, abrí la puerta del automóvil, desplegándose hacia arriba el auto tenia esas puertas Lambo o también conocido como puertas mariposa. Cuando la abrí me baje inmediatamente. Vestía comúnmente como lo hago, camisa negra como pantalón y zapatos del mismo tono excepto la corbata que era color rojo. –O es que el diablo, quiso volver al cielo. Exclame mientras sonreí con burla seguido para recargarme en mi auto. Tome de nuevo mi cigarro de los labios, para soltar el humo de mi boca. –Claro, no me interesa como ganes dinero, solo dije que si estabas en la esquina queriendo ganar más, en ningún momento mencione de que forma lo hacías. Finalice riendo y tomando entre mis labios de nuevo el cigarro. No tenia interés en como ganaba mas dinero o algo por el estilo, es predecible que el mayor monto que se llevo consigo ya se lo había gastado totalmente. Volví a sonreír cuando menciono que si ya me habían llegado con el chisme de su presencia en Francia. Podía reír a carcajadas, pero preferí dejarlo al final. –El chisme ya estaba desde hace tiempo, y para ser sincero, tengo cosas que hacer, gente que ver, gente que conocer, gente que matar ya lo sabes, como es esto ¨Girlycard¨ hice énfasis en su apodo para luego continuar. –y no, tengo tiempo para perderlo en buscarte y comprobar si estabas aquí o no ¨lindura¨. Reí a carcajadas, las cosas se manejaban así, y si fue por obra del destino encontrármela en este lugar ya es una historia totalmente diferente a que fui a buscarla por mi propia voluntad. –En fin…….bostece para continuar –Te deseo lo mejor en lo buscas o lo que vengas hacer en la ciudad termine con sarcasmo. 
avatar
Jared Di Vogli



Mensajes Mensajes : 696
Monedas Monedas : 319

Volver arriba Ir abajo

Re: How to disappear completely [Priv/Jared Di Vogli] [+18]

Mensaje por Scarlett Van Hellsing el Sáb Ago 03, 2013 6:55 am

¿Quién iba a decir que de todo el tiempo que tenía para encontrar al gatito que tenía como compañero en mis épocas de criminal serial, este iba a aparecer frente a mis ojos, y encima, montado en semejante carroza? Definitivamente podría considerar que hoy había tenido mucha suerte, sobre todo tomando en cuenta lo anteriormente acontecido por ambos muchachos. Alcé una ceja en cuanto vi frenarse el auto a mi lado, pero ese ceño cambió por una sonrisa autosuficiente cuando observé quien era la persona que estaba en el auto. Enderezándome para alejarme un poco de mi preciada motocicleta, caminé un par de pasos hasta llegar al auto estacionado, donde se encontraba el angelito de la muerte. Reí levemente ante su referencia de que el diablo había decidido volver al cielo; cosa que sería imposible, si realmente fuera el diablo. El cielo no es para nada un lugar para una persona como yo, y eso debería saberlo ya.

-No tiene nada de malo que seas un angel caído, Jared.- añadí, dignándome a llamarlo por su nombre. Fue lo único que añadí por el momento, mientras terminaba con el cigarrillo que tenía en mis manos, sacando otro, y volviendo a encenderlo. Estaba fumando muchísimo, y en mucha más cantidad, y la verdad es que ni siquiera entendía el porque lo hacía con tanta intensidad.

Me causó gracia su comentario de que no le interesaba como había ganado el dinero, ya que solo dijo que estaba en la esquina queriendo ganar más. Una sonrisa cruzó mis labios.

-Extrañaba tu particular humor, angelito.- solté otra risa, antes de volver a verlo, aún con una sonrisa en mis labios -Y no necesito estar en una esquina para ganar dinero, aunque sería caradura decir que no lo hice alguna vez, y tú lo sabes. Aún tengo mucho en mis manos, aunque creo que no tanto como el que tienes tú, he de decir.- alzé ambas cejas, y luego las entorné, regalándole otra sonrisa más amplia. Más allá de que lo desmintiera siempre, me alegraba de poder volver a verlo. Nuestra relación era un tanto extraña, más no era algo desagradable, por así decirlo.

Mientras le daba otra calada al cigarrillo, volví a escuchar su voz. Diciéndome que el chisme venía desde hace tiempo, y añadiéndome excusas, diciendo que tenía cosas que hacer; alegándome también que to sabía como era esto, diciéndome que no tenía tiempo de buscarme, y lo que más me extrañó, llamándome Girlycard. Por alguna razón que no entiendo del todo, oirlo de la boca de él se escuchaba extraña. Expulsé el humo del cigarrillo hacia arriba, formando aros con el mismo, por pura diversión. Luego, volteé a ver al muchacho.

-No pensé que también fuera tan conocida en Francia.- reí, y luego, mi semblante tomó una seriedad poco usual. -Veo que no haz cumplido tu promesa en absoluto... aunque no es de extrañarse.- y al terminar de decir eso, volví a reírme, sin poder aguantar la risa -¡Era lógico! Ninguno de los dos aguantaría, el hecho de asesinar, apostar, la vida de un criminal es algo que tenemos en nuestras venas.- le di otra calada al cigarrillo, antes de continuar. -También me enteré que ahora eres líder de una mafia, ¿es que acaso ya te olvidaste de tu compañera y me cambiaste por alguien más?- le saqué levemente la lengua, de manera infantil, señal de burla. -Bromeo. Era sabido que harías algo por el estilo. Dependes de tus mafiositos, eso es seguro.- añadí, sin más.

Luego de haber cruzado esas palabras, simplemente añadió una frase sarcástica que me hizo sonreír de manera tan cínica que hasta me parece que mi rostro daba miedo. Miré unos segundos al cielo, y luego devolví la vista al muchacho.

-¿Yo que podría desearte a tí? ¿Qué te pise un tranvía?- reí por un segundo. -Es broma. También te deseo toda la suerte del mundo, angelito.- añadí, con falso sarcasmo. No era mentira que le deseaba suerte, pero no me iba a ir de aquí sin saber más de su paradero, o tal vez, conseguir algo mejor. -No me digas que ya piensas irte. ¿Tan rápido? ¿O es que tienes miedo? Eres la única diversión que he encontrado esta noche.- comenté, sabiendo que con eso, lograría atarlo a mí por un rato más. Miré un segundo a mi alrededor, y de repente, tuve un pequeño recuerdo de Londres. -¿Recuerdas cuando apenas empezamos a trabajar juntos? Éramos como perro y gato. No sé como terminamos siendo tan cercanos.- finalizé, haciendo hincapié en el doble sentido de la palabra.
avatar
Scarlett Van Hellsing
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 75
Monedas Monedas : 8136

Volver arriba Ir abajo

Re: How to disappear completely [Priv/Jared Di Vogli] [+18]

Mensaje por Jared Di Vogli el Lun Ago 05, 2013 7:21 am

Con cigarro en los labios, Salí del aquel hermoso Ferrari negro, que había comprando cuando recién llegue a Francia con el monto menor de dinero que dejo Scarlett antes de nuestra separación con el crimen. Lo que es saber manejar las cosas con poco dinero, eso es un total desafío, que supe vencer al final y obtener una rica y sabrosa victoria. Aquella puerta se elevo hacia arriba, saliendo inmediatamente del auto y seguido recárgame en el. Me encontré de nuevo con aquella niña caprichosa y llorona, lo cual no había cambiado absolutamente nada. Vestía de igual forma, sin olvidar su expresión de malicia, y que decir de sus ojos siempre tratando de intimidar a la gente, esos ojos rojos que la caracterizaban, solo podría echarme a reír un momento. Por un instante recordé aquellos pleitos sin sentido, cuando hizo mención sobre el ángel que visitaba al diablo, o es que el diablo quiso volver al cielo? Seria una de las razones por las que estuviera aquí en Francia? Por que, para pasar unas vacaciones no lo creo, es una chica muy astuta, y eso no lo puedo negar, o al menos que lo caprichuda le haya quitado lo inteligente. Peleas tontas de niños, pero sin duda me divertían, ya era común desde que nos conocemos iniciar una estúpida discusión sin sentido. Soltando el humo de mis labios escuche la exclamación de la chica. Que no tenia nada de malo ser un ángel caído. –Insinúas que sea como el diablo? Dije con sarcasmo mientras sonreí al final con malicia. Cruce mis brazos mientras cerraba los ojos un momento. –Que te pasa Scarlett? alguien te persigue? Mencione tranquilo, aquella chica fumaba rápidamente, acaso estaba tensa? O algo por el estilo, era raro verla fumar de esa manera, pero en fin no había tanto interés en saber eso. De igual forma no me incumbía saber como ganaba dinero si estaba como mujerzuela en una esquina bien por ella o vendía drogas que mas da, no me interesaba su patética vida. – En serio? No me digas Scarlett  dije tranquilo mientras sonreí de nuevo para luego continuar –De igual manera debo sentirme honrado en ver una ves mas tus amplias sonrisas de maldad termine riéndome. Ya lo había olvidado esas sonrisas caracterizadas  de ella, hasta mi mente ya me esta jugando una mala racha con traerme aquellos recuerdos del tiempo pasado. Tome aquel cigarro entre mis labios para dejar fluir el humo hacia arriba, por un momento lo mantuve en mi dedo índice y corazón mientras escuchaba lo que decía la chica. –No podía quedarme con los brazos  cruzados así nomas, debía buscara una nueva meta, como tu comprenderás finalice mientras llevaba  de nuevo el cigarro a mi boca. Era verdad no podía quedarme sentado con una mínima cantidad de dinero, debía expandir mi negocio y conquistar nuevos lugares por así decirlo. Llegamos al punto de su llegada a Francia, que me habían llegado con el chisme de su tal aparición, solo  sonreí de nuevo.- No creas que eres famosa, solo es una simple información pasajera Scarlett. Termine para quedarme en silencio un momento su expresión cambio a seriedad mientras mencionaba acerca de la promesa que realizamos una vez. – Sabes que las promesas no duran para siempre ¨Girlycard¨ dije a la chica mientras la miraba con seriedad, no siempre duran lo que se promete tarde o temprano se deben romper. Y de hecho tenia razón, ninguno de los dos aguantaría estar de nuevo en las andadas de los bajos barrios, -Entonces no soy el único al que le llegaron con el chisme de lo que hago, si no me equivoco? Aparte no me digas que estas celosa por que no estas en ella? Reí a carcajadas para continuar –Vamos, no dependo de nadie linda, si fuera así, ya tuvieras dos personas detrás de ti termine en tono de burla. Tan infantil scarlett que hasta me saco la lengua. Que chica tan divertida. Por un momento ladee la cabeza en forma de negación al ver que miro al cielo. – Se que deseas verme muerto termine riendo suavemente mientras cerraba los ojos un momento con los brazos cruzados. –O es que acaso quieres que me quede un poco mas? Ya sabes que el típico ¨Tienes miedo¨ no me hace nada. Finalice riendo, creo que esta noche será larga. Chasquee un poco la lengua cuando empezó a mencionar acerca del inicio como compañeros en aquellos tiempos. Volví a dirigirle la mirada a la chica para poder exclamar  –Scarlett ya te pusiste sentimental acaso? Sonreí a la chica mientras tomaba de nuevo el cigarro entre mis dedos para luego continuar –Como no voy a olvidar nuestras peleas tan infantiles, y debo mencionar que sigues siendo la misma niña caprichosa. Dije en tono de broma. Eran muchas cosas que recordar dejando a lado nuestras peleas, cuando visitábamos los bares de las ciudades que pisábamos, nuestros enfrentamientos a sangre fría, el gasto de dinero compulsivamente, tantas cosas que era difícil de donde comenzar a narrar. Sin embargo había una cosa que me daba mucha gracia y creo que era el momento de ponerla mas melancólica a la chica. Me acerque a ella tomando su mentón y llevando mi rostro a su oído. –Sabes que cosa es importante mencionar? ya que estamos recordando viejos tiempos……... Finalice susurrando cada palabra que salía de mis labios, sin duda me divertiría mucho diciéndolo a su rostro, esa frase interesante.
avatar
Jared Di Vogli



Mensajes Mensajes : 696
Monedas Monedas : 319

Volver arriba Ir abajo

Re: How to disappear completely [Priv/Jared Di Vogli] [+18]

Mensaje por Scarlett Van Hellsing el Miér Ago 07, 2013 8:49 am

Una sonrisa de maldad adornaba las facciones de mi rostro mientras escuchaba hablar al angelito que tenía frente a mí. Era divertido escucharnos discutir de esa manera, devolviéndonos los insultos, y diciendo cosas con doble sentido, tan comunes en nosotros dos. ¿Hace cuando no hablaba así con alguien? Las otras personas que conocía no tenían el potencial que él tenía para entablar discusiones, en las cuales nadie ganaba, pero que eran divertidas de todas formas. Alcé ambas cejas al escuchar su pregunta, de que si insinuaba que él fuese como el diablo, y acto seguido, ensanché aún más mi sonrisa.

-"Ángel de la Muerte", con semejante sobrenombre, no creo que seas un querubín precisamente, querido.- fue lo único que respondí, soltando el humo del cigarro que tenía entre mis manos. Tendría que bajar un poco esas ansias de fumar, o estaría en problemas con mis pulmones después; y como si me hubiera leído el pensamiento, Jared hizo un comentario sobre mi poco usual forma de fumar, preguntando si alguien me perseguía, a lo que le respondí guiñándole el ojo. -Sólo tú, angelito.

Ante mi mención de que extrañaba su humor particular, él me respondió que debía "sentirse honrado" por volver a ver una de mis sonrisas de maldad, como él las llamaba. Esa sonrisa que ahora permanecía en mis labios.

-¿Debería sentirme honrada porque me digas eso?- pregunté, a pesar de conocer de sobra la respuesta.

Acto seguido, Jared empezó a decir un montón de cosas, a las que solo me propuse escuchar: Que tenía que buscar una nueva meta y no quedarse de brazos cruzados; a lo que luego añadió que no me sintiera importante por una información "pasajera", la cual, a mi punto de vista, no era muy pasajera, puesto que él se la tomó con gran importancia, y de hecho, resultó ser real. También recalcó la frase de que las promesas no duraban para siempre, a lo cual respondí asintiendo con la cabeza, pues realmente, estaba de acuerdo, ya que ninguno de los dos cumplió con lo prometido hace ya un tiempo atrás. Sin embargo, de todo el asunto, lo que más gracia me causó fue que comentó que no sera el único a quien le habían llegado chismes, y que no podía creer que me sientiera celosa de no estar en su "mafia"; y que si dependiera de alguien, ahora habría dos personas detrás mío. Ante este comentario, lo único que pude hacer fue soltar una carcajada.

-Realmente me diviertes, Jared. comenté, dándole otra calada al cigarro, ya más calmada. -¿Celosa? Vamos, lo que me sorprende es que hayas logrado confiar en alguien. No es algo que se logre fácilmente contigo. Aunque tal vez... sí, esté algo celosa de que no me hayas incluído en tus nuevos crímenes.- añadí, todavía sonriendo, con el cigarro en los labios. -Y sobre todas las cosas, ¿dos personas atrás mío? ¿es que acaso tienes miedo de tu compañera de andanzas, Jared?- pregunté, aunque sabía la respuesta. Para él y para mí, la palabra miedo no existía.

Me sorprendió que comentara que yo deseaba verlo muerto, al parecer no tenía ni idea, ya que lo útimo que quería era que muriera (¿con quién me divertiría sino?). Además, sabía de memoria que amenazarlo con tener miedo era inútil, como dije antes, para nosotros, la palabra miedo era inexistente, pero tocar su orgullo era algo entretenido, y en muchas ocasiones resultaba.

-¿Cómo que quiero verte muerto? Si murieras, no tendría a quién molestar.- fue lo único que respondí, llevando de nuevo el cigarro a mis labios, algo más calmada.

Luego de mis últimas palabras, en las cuales tuve un pequeño flashback, Jared me preguntó si me puse sentimental, a lo que solo sonreí de medio lado. Y luego, hubo algo que hizo que alzara la vista, y la fijara en él. Me dijo que ahora que estábamos recordando viejos tiempos, había algo que era importante mencionar. Oh, no. No se atrevería. ¿Cierto?

Guardando en mi bolsillo las llaves de mi motocicleta, a la cual había apagado, di cuatro pasos hacia él, para dejarlo prácticamente atrapado entre su auto y mi cuerpo, aunque sin ejercer presión todavía sobre él. Sabía lo que diría, lo conozco, y sé que lo dirá. Y sabe que no resistiré, y me le tiraré encima. Como siempre lo hacía cuando estábamos juntos.

-Dime.- lo provoqué, a que siguiera su frase. -Dilo, sé que te mueres por hacerlo.- añadí, acercando peligrosamente nuestros rostros. Un poco más, y volvía a tener mis labios contra los suyos, como tantas otras veces. -Hazlo.- susurré, haciendo que mi aliento chocara contra sus labios. Lo estaba provocando, y ambos sabíamos las consecuencias de lo que estábamos haciendo. Solo nos estábamos... reencontrando.

No es que fuera algo realmente malo de todos modos.
avatar
Scarlett Van Hellsing
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 75
Monedas Monedas : 8136

Volver arriba Ir abajo

Re: How to disappear completely [Priv/Jared Di Vogli] [+18]

Mensaje por Jared Di Vogli el Dom Ago 11, 2013 5:06 am

El tiempo seguía su curso tranquilamente, la luna se apoderaba más del lugar, iluminando aquellos rincones. Como entes en medio de la nada, me encontraba con Scarlett, aquella chica, que pase cumpliendo un sinfín de misiones que nos pedían. No lo puedo negar, éramos invencibles juntos. Las manos manchadas de sangre, solo pareciera que jugábamos con tierra, los sollozos y sufrimiento, como si fuera música clásica para nuestros oídos. El dinero gastarlo como si fuéramos niños en una dulcería. Bebidas que refrescaban la mente, de la sed de mas poder y conquistar nuevos horizontes. No podía negarlo una vez mas ese tiempo fue placentero en verdad. Como toda historia tuvo un final, decidir cortar ese lazo, di paso a terminar toda nuestra historia. Sin embargo esta noche seria bastante larga e interesante. Tal vez recordando una vez más nuestras a sañas o solamente decir un hasta pronto. De nuestra boca puede salir una simple expresión ¨Dejare el pasado atrás¨ pero es algo que siempre estará en uno. No habíamos ni empezado a saludarnos bien, cuando ya estábamos entre bromas y sarcasmos, como sonrisas de burla entre los dos. Entre indirectas sobre el diablo y los ángeles. Mencionaba Scarlett que no precisamente era un querubín, aquel apodo no lo tenia, por que un día a un sujeto que no tenia nada que hacer, se le ocurrió apodarse así. Ese sobrenombre me lo había ganado, con mis habilidades, sudor y sangre si se le podía decir de esa peculiar forma. –Pero ser querubín en ocasiones tiene sus ventajas dije en tono de burla. Creo que hasta ya estaba extrañando estas conversaciones tan divertidas de los dos. Su forma de fumar no era tan ¨normal¨ como en otras ocasiones, parecía paranoica con tanta inhalación que hacia del cigarro. Le pregunte que si acaso la perseguían o algo por el estilo.  A lo cual respondió que yo era quien la perseguía. –No por que nos encontramos en este lugar, signifique que estoy detrás de tu alma preciosa. Termine riendo suavemente. Su rostro mostraba su sonrisa de siempre, que entre bromas cuando trabajábamos juntos, le decía que con esa cara hacia llorar a los pobres e inocentes niños. Como me hacia reír esas cosas.– Claro, es un agradable cumplido. Termine sonriendo. Con el cigarro entre mis dedos empezamos con el tema de aquella promesa, que se rompe, y se empiezan nuevas metas, etc. Era una larga historia que contar, sin embargo no debo estar justificando siempre lo que hago. Y nunca es de equivocarse que la información vuela a través de varias bocas y oídos. Ella solo se propuso a escucharme mientras hablaba sin dejar de reír. La gente que no tiene nada más que hacer que estar hablando de los demás, viendo que hacen o que no hacen, eso es algo frustrante. –Lo se dije con tono divertido para luego continuar. –Y esa es la razón de por que estas aquí termine riendo de nuevo. Estando en el mismo tema del grupo que tengo le dije a la chica que si estaba celosa por que no estaba en ella.–Confiar? ya sabes que ambos nos conocemos bien, y sabes como manejo las cosas. Dije mostrando una sonrisa divertida mientras con mi dedo índice levante un poco el mentón de Scarlett, para luego continuar.–No estés celosa, ten en cuenta que aun eres la primera en mi lista preciosa. Finalice deslizando el dedo índice de su mentón, para luego cruzar los brazos de nuevo y recargarme en mi auto. Ella sabia que para los dos no existe la palabra Miedo en nuestro vocabulario. –Ya sabes, que no, sin embargo una vez el diablo fue un ángel. Termine riéndome a carcajadas. Hace mucho que no tenía estas conversaciones tan divertidas e interesantes. Ladee la cabeza en forma de negación al ver que miro el cielo, ya había empezado a recordar viejas experiencias? Aunque no podía dejar eso atrás, mi mente ya comenzaba a jugar sucio conmigo. Lo que exclame solamente fue que deseaba verme muerto, o solamente lo dije por pura diversión. Calmada respondió que si pasara eso no tendría a quien molestar.–Siempre siendo tu juguete de diversión ¿o no? Termine calmado –Que niña tan caprichuda……finalice con un pequeño suspiro. Notado sus vagos recuerdos, había una cosa que era necesario mencionar, ya que estábamos en todo esto. Tire al piso la restante colilla del cigarro, mientras lo apagaba con el zapato en el asfalto. El suave viento que se apreciaba en el momento deslizaba la poca vida de flama que restaba en la colilla entre ellos el notable humo. Solo sentía como los mechones de cabello se levantaban por la acción de la naturaleza. Me acerque a ella, tomando su mentón y llevando mi rostro a su oído, quería mencionarle que debía traer a este momento algo muy peculiar, aquella frase, que era muy divertida, desconozco por que el origen de esta , o tal vez me gustaría dejar en incógnito por que la mencionaba en aquellos lejanos tiempos. Susurre cada palabra en su oído, levantando su interés de escucharla. Me aleje de ella, para recargarme de nuevo en mi auto. Su mirada cambio y la fijo en la mía, había llamado la atención de aquellos ojos rojos, como si se tratara de dulces a los niños. Se acerco a mí dejándome atrapado entre mi auto y su cuerpo, como si fuese un cuarto sin salida, yo la mire serio con aquellos ojos azules. –Sabia que no te resistirías... dije mientras sonreía con malicia. Scarlett me provocaba por decirlo, no soy de lo que siguen los juegos en ocasiones sin embargo el día de hoy seria una excepción. –Y tu mueres por escucharlo continúe con su exclamación mientras me acercaba a su rostro de igual manera, posando mis ojos en los suyos. Volvió a provocarme para mencionar aquella frase. Su aliento chocaba contra mis labios. Las consecuencias las conocíamos los dos claramente, ya no éramos unos simples niños. Nuestros rostros estaban peligrosamente cerca. –You know………….susurre mientras miraba sus ojos color carmín. Como si fuera una intención de retarla. Ese susurro que claramente escucho. Deslice mi mano sobre su cintura mientras la atraía a mí, juntando su cuerpo con el mío. Como si aquellos labios no estuvieran tan juntos, roce mis labios con los suyos –You want me……..finalice aquella frase en sus suaves y coloridos labios. Estaba completa -You know, You want me………….Es lo que en ese momento deseaba escuchar.
avatar
Jared Di Vogli



Mensajes Mensajes : 696
Monedas Monedas : 319

Volver arriba Ir abajo

Re: How to disappear completely [Priv/Jared Di Vogli] [+18]

Mensaje por Scarlett Van Hellsing el Dom Ago 11, 2013 11:33 pm

Era tan extraño como el mismo Jared me estaba siguiendo la corriente en todas las cosas que le comentaba, así como en todo lo que le recordaba... se notaba que no había encontrado en todo este tiempo, a una persona que le contestara y lo tratara de la forma que yo lo hacía. Es cierto que al principio nos odiábamos, pero también es cierto que en un tiempo, éramos imparables. No nos importaba nada, nos manchábamos de sangre, el aroma de la muerte era algo muy común para nosotros. Sólo nos importaba seguir juntos, y que nosotros dos nos entendiéramos, y se escucha cursi, pero en realidad es todo lo contrario. Con un demonio todo, lo extrañaba y punto. El simple y llano hecho de querer dejar el pasado atrás no hacía que eso nunca hubiera ocurrido, y como ya se ha dicho, nuestros instintos siempre vuelvan a lo mismo, vuelven a la pasión que corre por nuestras venas. Hablando de eso, sonreí al escuchar el comentario de Jared, diciéndome que ser un querubín tenía sus ventajas. Sabía de sobra el porque se había ganado ese sobrenombre, no hacía falta que me lo recordaran. Sudor, sangre, asesinatos. E inmediatamente, me sacó de mis cavilaciones al responderme que porque nos encontremos aquí, no significaba que él estaba precisamente buscándome. Dándole otra calada al cigarro, le sonreí.

-Sin embargo, no puedes negar que te hace feliz encontrarte con esta particular asesina, y más por estos lares.- comenté, como al pasar. Daba la casualidad de que encontrarnos en la sección peligrosa de la ciudad me recordaba mucho a esos sectores de Londres que eran tan asquerosamente similares al inframundo. Inmediatamente, me comentó que podía tomar como un halago su anterior comentario de que se sentía honrado de ver otra vez mis sonrisas, a lo que respondí dedicándole una, seguido de un guiño de mi ojo derecho. Me encantaba juguetear con él, no lo niego. -Me siento orgullosa de escuchar halagos de la boca de un caballero.

Dejando eso de lado, el asunto se puso un poco más picante cuando hice hincapié en su nueva "mafia", de la cual, según sabía, él era el líder. En su momento no me hubiera importado que él hubiera tenido otro trabajo, pero lo que más me extrañaba era que otras personas hubieran logrado que él les tuviera confianza. Es decir, yo me demoré un tiempo en lograr eso, aunque después de todo, ¿hace cuanto que no veía al angelito de la muerte? Él mismo me sacó de mi estado pensativo sujetándome el mentón, diciéndome que yo seguía siendo la primera de la lista. Con una sonrisa en los labios, le sujeté la mano que estaba en mi mentón, haciendo una leve reverencia al tiempo que besaba el dorso de la misma. Estaba segura que con eso, si no lograba que se ruborizara, estaba tremendamente cerca de conseguirlo. Clavé mis ojos en los suyos, para luego soltar su mano, a lo que él respondió cruzándose de brazos y volviendo a recargarse en el auto.

-No te preocupes, que tú jamás te has ido del primer puesto en mi lista, Jared.- le susurré, como en una ensoñación. -Como ya dije, me sorprende escuchar que hayas logrado tomar confianza con... otras personas.- había veneno en mi voz, bien disimulado con ese tono que siempre tengo. -¡Pero en fin! Supongo que aún tienes lugar para tu nada dulce compañera de crímenes.- añadí, dándole otra calada al cigarro, viéndolo con una sonrisa divertida.

La sonrisa no se borró de mis labios, ni siquiera cuando lo escuché decir que el mismo diablo alguna vez fue un ángel. Volví a clavar mis ojos en los suyos, conteniéndome por relamer mis labios al observar todo su cuerpo. Está más atractivo que antes, demonios. Se empezó a reír a carcajadas, y tengo que decir que lo acompañé en el sentimiento, también empezando a reírme. Luego de unos momentos, empezamos a recordar cosas de los viejos tiempos, tales como nuestras peleas de perro y gato, incluso todas esas noches que pasamos juntos, como si el mañana no fuera a llegar jamás. Sí, habían sido muy buenos tiempos, y yo la estaba pasando de la mejor manera posible. Hasta que, en respuesta a que no quería que se muriera así como así, me respondió que siempre era su juguete para divertirme. Mi sonrisa se ensanchó, y ahora sí, destilaba maldad pura.

-¿Tan malvada me crees, angelito? Caprichosa, algo maniática, tal vez... ¿Pero tan malvada?- y en ese momento no lo soporté más, y empezé a reir a carcajadas. -De acuerdo, si soy lo suficientemente malvada.- acepté, mirandolo a los ojos. -Pero tú... eres demasiado mañosito, Jared. No hz cambiado en nada esos comportamientos. Mañoso, y también, caprichoso.- respondí, con un doble sentido. Los dos éramos unos caprichosos, pero no precisamente angelicales.

Y luego, fue cuando se desató el desastre.
Todo pasó muy rápido, y cuando me descuidé, estaba aprisionando a Jared contra su ferrari, pero sin ejercer aún fuerza sobre él. Mi instinto más animal se había desatado con el solo hecho de que él amagara con decir esa frase que tanto tiempo había dicho cuando estábamos juntos, que tanto nos había... marcado. Lo amenazé con atreverse a decir esa frase, lo provoqué a decirla, sabía que se moría por decirla. Nuestros ojos se cruzaron, y nos observamos el uno al otro, levemente desafiantes, levemente con ganas de volver a lo de antes, y posiblemente, devorarnos el uno al otro, en todos los sentidos. Él se rió, diciéndome que sabía que no me resistiría, y contestando a que yo sabía que se moría por decirlo, él sabía que yo moría por escucharlo. Le sonreí; pues a pesar de todo, no era mentira. Moría por oír esa frase de sus labios.

Y lo hizo. Salió de sus labios. La dijo. La dijo.
Alcé de golpe las dos manos, aprisionando las suyas, y haciéndolas chocar sobre la superficie del auto. Di un paso más cerca de él, poniendo una de mis piernas entre las suyas. Una sonrisa seguía en mis labios, lo tenía aprisionado, y tendría que hacer una maniobra muy fuerte para lograr escaparse. Aunque yo sabía que no la haría. E instantáneamente, separé la distancia que quedaba entre nuestros rostros, para por fin unir nuestros labios. Con nuestros cuerpos prácticamente pegados el uno al otro, y después de tanto tiempo, nuestros labios unidos. Unos momentos más tarde, separé levemente nuestros labios, pero mi manera de sujetarlo no había cambiado.

-Sabes como conseguir lo que quieres, angelito.- dije, y con una sonrisa divertida, añadí. -I know, you know, I want you...- al tiempo que volvía a rozar nuestros labios.

Te estoy provocando, angelito; y sé que vas a responderme.
avatar
Scarlett Van Hellsing
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 75
Monedas Monedas : 8136

Volver arriba Ir abajo

Re: How to disappear completely [Priv/Jared Di Vogli] [+18]

Mensaje por Jared Di Vogli el Vie Ago 23, 2013 7:41 am

Escasos autos pasaban por las oscuras y bajas calles de la ciudad, escuchándose el salpicar del agua de los charcos con el líquido tal estancada de aquella lluvia en la mañana. Bien se podía sentir el frio recorrer su paso acompañado de aquella neblina de tal naturaleza suele provocar. Animales rastreros con su típico chillar andaban entre su busca de comida, por los callejones, donde la basura abunda. Aquellos letreros de abierto en los bares de mal andar que se apreciaban a lo lejos. Borrachos en la fría calle, tirados después de una pelea olvidando lo ocurrido, no era de extrañarse en este particular ambiente, y mas en estas calles de Francia. Scarlett no era de extrañar aun estaba acostumbrada como yo de estos patéticos lugares. La luna aun siendo testigo en el cielo de lo que las personas hacen, las cosas se trasformaban un poco mas interesantes entre ella y yo, yo lo podía ver de esa forma, aunque el viento soplaba suavemente podría sentir el frio andar. En aquel fondo de un callejón apenas una lámpara podía mantener su luz, mientras las palomillas intentaban volar en la parpadeante luz. La mente podría volver aquellos recuerdos del pasado, sin embargo si el pasado no muere, ni siquiera era pasado, aquellos momentos de sentir como la adrenalina recorría el cuerpo, de solo de ver el sufrimiento de los de mas, en verdad era placentero, beber un poco después de una rica ganancia, olvidando a un lado los llamados de aquel entonces de nuestro jefe, este encuentro como si fuera a cambiar los pensamientos abriendo un destino mas, podría mostrar una media sonrisa en este momento, quien lo iba a pensar extrañaba pelear una vez mas con la asesina a sangre fría de Scarlett, como las estúpidas indirectas entre nosotros una vez mas. De nuevo con las comparaciones de nuestra persona que con el infierno o el cielo que mas da, todos moriremos algún día, el destino cruel que se disfraza de asesino y cuando uno menos se lo espera estas bajo tierra mientras te comen los gusanos. Solo podría echarme a reír con el tema de los querubines, por que en si, tiene su ventaja ser uno. A pesar de que nos topáramos de nuevo en este frio lugar, con risa le mencione a la chica que este encuentro no significaba que estaba detrás de su alma, como la muerte esperando a la próxima victima en su lista. Una vez mas su sonrisa maldita se formo en su rostro, como gato acorralando a un ratón, el cual me  mencionaba que no podía negar que me hacia feliz encontrarme con particular persona. Sonreí suavemente mientras cerré un poco los ojos seguido la mire de nuevo quitándome de mis labios aquel cigarro encendido. –De mis labios escucharas que no lo puedo negar. Dije tranquilamente mientras llevaba de nuevo el cigarro a mis labios. –Fue simple casualidad? Exclame la palabra al aire, mientras dejaba salir de mi boca un poco de humo hacia arriba. Pareciera un melancólico hablando de esa forma, sonreí mientras negaba con la cabeza un momento. Pasamos a los cumplidos que uno al otro nos hacíamos, que ya era algo de extrañarse, entre la compañía de los dos. Me guiño el ojo típico de ella, ya no se, si estaba de moda hacer tal cosa, la mayoría de las chicas hacen eso. –Y yo de una dama al finalizar no pude evitar reír momentáneamente. Entre lo que paso antes a lo de hoy había una gran diferencia de renovaciones, dejar de trabajar para alguien era un gran paso al éxito personal, colocar bien las piezas como si fuera un juego de ajedrez y conquistar nuevos terrenos como un buen jugador dejando a la suerte a un lado. Tome su mentón mencionándole que era y siempre será la primera en mi lista, aquella mano sujeto la mía besando el dorso, mientras que hacia una pequeña reverencia, me sentí como un tonto mientras ella hacia eso. –Que incomodo es esto, parezco tonto… finalice con rostro de tanto incomodes mientras llevaba mi mano izquierda a la frente, me miro con esos ojos rojos, mientras la observe de nuevo para solo reír –Si, quieres que, quede mal, Como te gusta divertirte conmigo. Volví a reír suavemente. Scarlett no había captado bien mi respuesta ante la supuesta confianza hacia las personas, ya sabe que no es fácil esta situación, Aunque disimulara sus celos se podía notar en sus movimientos corporales. – Ahora entiendes por que ser querubín tiene sus ventas preciosa finalice tranquilamente. –Ya sabes que este chico, es como un rompecabezas no se sabe que hará. Exclame con una sonrisa de maldad. Era una historia de nunca acabar explicando las razones de cómo trabajo pero mas que nadie ella saber como realizo estas cosas, pasamos mucho tiempo juntos en Londres, así que no creo que tan rápidamente se le olvido. Aquella sonrisa divertida mostró de nuevo al decir que si había una vez mas un lugar para mi nada dulce compañera de crímenes. –Si aun tienes las agallas, podría invitarte a mi siguiente limpieza de ratas, que te parece? Comente hacia la chica mientras momentáneamente desvié la mirada hacia aquel callejón oscuro, seguido la volví haber mientras sonreír divertido sabia que era inútil si tenia agallas , claro que las tenia, hasta de sobra. Miedo era lo que no existía entre os dos, solo el miedo origina la mentira. Una par de carcajadas por aquella exclamación sobre el diablo que una vez fue ángel, Scarlett siguió de igual manera aquellas risas. En la cual siempre era siendo su juguete, mientras con mas calma le dije que era una niña caprichosa. –Eres tan dulce como una Manzana comente con un leve sarcasmo ante el comentario de que era malvada. Volvía reír –Mañoso? Sonreí –Mañoso de esta forma? Exclame mientras me acerque a ella y le daba una nalgada luego continúe –O mañoso de esta forma? Sonreí al enseñarle las llaves de su motocicleta que había tomado sin que se hubiera dado cuenta de su bolsillo de su gran abrigo blanco. –Explícame que hay muchas diferencias reí suavemente mientras le lanzaba de vuelta sus llaves. Volví a recargarme en mi auto, sin embargo más rápido que un chasquido de dedos, Scarlett se acerco a mi, teniéndome atrapado entre mi auto y su cuerpo. Era tan predecible que no se resistiría, a escuchar aquella frase en particular, que era un tatuaje entre los dos. Aquellos ojos azules se posaban en los de ella, dibujándose en mi rostro una sonrisa maliciosa. Sus manos tomaron las mías sonando un pequeño eco al golpe del auto después que había susurrado aquellas palabras. Aquellos labios que peligrosamente estaban cerca, se unieron una vez mas, después de tanto tiempo, una vez mas…… Nuestros cuerpos juntos de nuevo, aquel beso lo volvía mas intenso, mientras con locura entrelazaba mi lengua con la suya. Volviendo a separar nuestros labios, la mire de nuevo fijamente, aquellos niños habían cambiado. –Debo decir lo mismo de ti… finalice con una sonrisa mientras escuchaba como divertida añadía una frase mas. Me provocaba una vez mas, como aquella manzana roja en el árbol. La volví a besar una vez más. - Sono dependiente dei baci tuoi..Susurre al momento de una pausa entre los dos, con habilidad mis manos sujetadas a la de ella hice un rápido movimiento para estar en posición contrario. Su cuerpo golpeo el auto, - Sei tutto cio 'di cui ho bisogno…..mencione de nuevo en italiano como la frase anterior con una sonrisa divertida al momento que comencé a besar su cuello, había pasado demasiado tiempo de eso, demasiado, mi mano derecha con rapidez tome una de las dagas, que siempre cargo, y la lance hacia aquel callejón oscuro, esta se impacto en la pared clavándose. Deje de besar aquel cuello para verla a los ojos. –La diversión a comenzado mencione sonriente ante ella. Esta noche la luna no solamente estaba presente.


Spoiler:
 TraducciónSono dependiente dei baci tuoi. [Soy adicto a tus besos] y Sei tutto cio di cui ho bisogno. [Eres todo lo que necesito], Una disculpa por la tardanza, la escuela ya me dejo respirar un poco , contestare mas seguido ahora.
avatar
Jared Di Vogli



Mensajes Mensajes : 696
Monedas Monedas : 319

Volver arriba Ir abajo

Re: How to disappear completely [Priv/Jared Di Vogli] [+18]

Mensaje por Ryan Koufman el Miér Oct 09, 2013 1:50 am

Cerrado por inactividad. Si se desea abrir nuevamente ir al tema de apertura de temas.
avatar
Ryan Koufman
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2734
Monedas Monedas : 9512

Volver arriba Ir abajo

Re: How to disappear completely [Priv/Jared Di Vogli] [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.