Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
» Un día lleno de sorpresas /Priv. Miikan Lobelia\
Sáb Nov 24, 2018 12:09 pm por Miikan Lobelia

» ►Petición de personajes
Sáb Jun 23, 2018 11:09 pm por Xion Mitai

» ► ~Reglas Generales~ [OBLIGATORIO LEER Y FIRMAR]
Miér Jun 20, 2018 9:39 pm por Scarlett Aisaka

» ► ● Reglas de la Chatbox ● [OBLIGATORIO LEER Y FIRMAR]
Miér Jun 20, 2018 5:34 pm por Federica Astor

» You're not my order [Libre]
Vie Jun 08, 2018 4:48 am por Aella Nezhra

» Buscando para rolear mi primer rol
Jue Jun 07, 2018 11:32 pm por Aella Nezhra

» por fin llega el buen tiempo
Lun Jun 04, 2018 9:28 am por Matthew W. Clark

» ►Petición de recuperación de rango
Mar Mayo 29, 2018 5:18 pm por Claire Black

» [TRAILER] Corazón de Melón en la Universidad
Mar Mayo 29, 2018 3:48 pm por Claire Black

Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Ir abajo

El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Kenichi Umehara el Lun Jul 15, 2013 12:04 am

Han transcurrido meses desde mi llegada a Francia en el invierno, y poco a poco me había acostumbrado a mi nueva vida en este país. Durante mi estadía, he conocido a algunas personas grandiosas y amables, que terminaron convirtiéndose en buenos amigos. Por primera vez en mi vida no me sentía ignorado como sucedía en Japón, y tenía razones para estar feliz con el progreso que alcancé, aunque haya sido tan poco a los ojos de los demás. Sin embargo, últimamente me sentía triste y algo desconsolado, gracias a la partida de la chica que me gustaba a su país natal. Fue un suceso inevitable que ninguno de los dos pudo preveer, y aunque teníamos sentimientos el uno por el otro, no quedó más opciones que decir adiós y aceptar lo que el destino nos daba a cambio.

Llegó el verano, y mi vida estaba llena de deberes de todo tipo. Como el delegado de mi curso, debía ser un soporte tanto para los profesores como para los alumnos, lo cual me mantenía ocupado buena parte del tiempo en el instituto. Como participante del club de Karate, practicaba mi arte marcial favorito como lo acostumbraba en el viejo dojo de la familia Umehara, con la esperanza de lograr el sueño de ser el mejor karateka del mundo. Solo en mi poco tiempo libre tenía la posibilidad de sentarme a pensar un poco acerca de mi vida y de cómo puedo mejorar mi humor actual.

Uno de esos momentos se dio un Jueves al terminar las clases de la tarde, cuando tuve la oportunidad de acercarme a los jardines de Sweet Amoris, en busca de algo de paz y tranquilidad. La energía natural de las flores y plantas de aquel sitio me animaron anteriormente cuando me sentía decaído, así que solo fue una decisión lógica el desplazarme hacia allí con la esperanza de despejar un poco mi mente de aquel recuerdo...

Como esperaba, no estaba solo en aquel lugar pero tampoco me molestaba ello. Solo me acerqué a uno de los rosales y me agaché frente a este, observando detenidamente el brillante color rojo que tan delicadas flores presentaban con orgullo. No podía evitar el tomar suavemente una de estas entre mis manos, rozando sus bordes con la yema de los dedos delicadamente para no dañar tal creación de dios. “¿Por qué tengo que pensar en ella con solo ver esta flor?” pensé mientras quitaba mis manos de la rosa y me levantaba rápidamente, lo cual hizo que mi cabeza se sintiera pesada por un momento y tropezara con una persona al dar un par de pasos hacia atrás... Por suerte, no pasó nada grave y solo nos chocamos levemente.

Me giré rápidamente y por instinto incliné el torso hacía adelante para ofrecer mis disculpas al estilo japonés. Estaba tan perdido en mi mente que fue lo primero que se me ocurrió hacer, a pesar de que en Francia no entenderían ese gesto. – Discúlpeme por mi torpeza. Es mi culpa que se haya terminado golpeando conmigo. Por favor, ¡perdóneme! – mencioné avergonzado de mi estupidez, sin siquiera ver a la persona al rostro…

Vestimenta:
Así está vestido Kenichi:
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8881

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Yuuki Hanari el Lun Jul 15, 2013 2:34 pm

El sonido de la campana retumba fervientemente dando el aviso correspondiente de que las clases habían llegado a su final, al menos por ese día. Deje que un suspiro escapase de mis labios entreabiertos, mi jornada escolar tuvo ciertas dificultades y la primordial de todas ellas es que seguía sin entablar alguna conversación con alguien por timidez y por ese imperceptible miedo al rechazo.Me las apañe para entregar  un documento que el profesor llegó a solicitarme(que debía entregárselo en el laboratorio del instituto  que es el lugar en donde me había citado), me tomó bastante tiempo  cumplir con cada tarea pero al final de todo ella lo había logrado.

Me dirigí al patio,cruzando el campus con pasos rápidos y firmes hasta llegar al pasillo que conectada el patio con el jardín. El alrededor era sonoro a causa de que esa campana no sólo representó el fin de clases  sino que para otros representaba el inicio de otra clase. La joven de cabellos castaños cobrizos se anticipó a la idea de que pronto el sitio estaría abarrotado por chicos y chicas de diferentes edades,apurando mas sus pasos hasta adentrarse por completo al jardín.

La silueta de la chica se visualizaba entre el grupo de estudiantes que se dirigían hacia sus respectivas taquillas,clases,clubes o simplemente alumnado que se recreaban a los alrededores.Mientras caminaba observaba con atención las bellas flores del jardín, flores de todo tipos,de todos los colores,de todo los aromas.Eran hermosas y vivaces.
Entrecerré mis ojos un momento permitiéndome disfrutar del aroma de estas bellas flores y dando pasos muchos menos rápidos y precipitados que antes siento que me doy contra alguien.

Lo ultimo que imaginaba era toparme de esta manera con alguien,al instante me ruborizo porque era consciente que estaba caminando distraída  pero entonces inmediatamente antes de que pueda articular una palabra el chico se reverencia ante mi pidiendo disculpas por su torpeza ¿también era un japonés?.Me quedo muda,¿torpeza?,estaba completamente segura de que era yo quien no lo había visto...

–Por favor,discúlpame a mi.Fui yo quien caminaba con torpeza y no te vio– me incline levemente de la misma forma que el.Yo no solía hacer esa reverencia ante nadie ni siquiera cuando vivía en mi país natal pero la cosa cambia cuando te encuentras a alguien de tu mismo país y este de disculpa amablemente.
Prenda:
avatar
Yuuki Hanari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 258
Monedas Monedas : 2829

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Kenichi Umehara el Mar Jul 16, 2013 5:52 am

Mis disculpas fueron respondidas por una suave voz femenina, lo cual solo hizo que me sonrojara y me avergonzara más por haber chocado con ella de esa manera tan descuidada. Levanté mi torso lentamente y noté que la chica de cabello castaño se encontraba haciendo una reverencia japonesa. Aún con la cabeza en las nubes, solo dije torpemente – En realidad fui yo el culpable. Me levanté rápidamente del suelo y me mareé como un tonto. No tienes porque disculparte…  Lo siento mucho… ¿Te encuentras bien? –

Luego de un rato, en el cual ambos nos encontrábamos el uno frente al otro aún apenados por el incidente, fui yo el que rompió el hielo con lo primero que me vino a la mente. – Disculpa que lo pregunte pero, ¿eres de Japón?. Pude notar tu forma de disculparte y esa reverencia característica de mi país natal – mencioné con el tono más tranquilo que pude lograr. – Soy de la prefectura de Ehime, del pueblo llamado Uchiko. Es un pequeño pueblo en el medio del bosque al suroeste de la isla principal. Mi nombre es Kenichi… Umehara Kenichi – esbocé una sonrisa sincera al terminar de decir todo aquello. No estaba del todo seguro de si estaba haciendo lo correcto, pero al menos sentí que podía amenizar el ambiente un poco para evitar que la chica se sintiera avergonzada.

Estoy seguro que, a pesar de mi mejor esfuerzo, aún quedaban rastros de mi tristeza reflejados en lo profundo de mis ojos. No era sencillo para mí esconder mis sentimientos, así que generalmente intentaba redireccionarlos por nuevos caminos y mejor humor. Alcé mi mirada y encontré un cielo totalmente despejado, por lo cual comenté – Parece que esta tarde será algo calurosa… A veces extraño la primavera y el otoño con climas más frescos –. Terminé diciendo lo primero que me llegó a la mente y seguramente ahora la joven chica que tenia al frente pensaría que estaba medio loco…

Me pregunto hasta que punto sería menos vergonzoso si esa fuera su manera de pensar acerca de mí… "Definitivamente, algo pasa conmigo el día de hoy…" pensé resignado mientras suspiraba suavemente junto con el sonido de la brisa.
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8881

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Yuuki Hanari el Miér Jul 17, 2013 7:42 pm

¡Estaba más que conmovida! el chico con quien me había encontrado accidentalmente era nada más y nada menos que de Japón, ¡mi país natal! y obviamente ya lo predecía por la disculpa reverencial que era típico de nuestro país del sol pero me sentía mucho mas sorprendida cuando él mismo me lo confirmo.Inmediatamente intenté no mostrarme tan emocionada por miedo a hacer el ridículo.

Cuando me detuve a observarlo bien por fin pude advertir que era un chico mucho mas alto que yo, de cabellos castaños y de ojos miel.Al parecer había sufrido alguna herida en el pómulo izquierdo ya que llevaba una venda ahí, si bien, tenía el aspecto  típico japonés pero era poseedor de un cuerpo definido y con considerable musculatura.No pude evitar ruborizarme un poco.El cuello de su camisa tenia un peculiar sello del ying-yang y junto a  todo esto y más su aspecto físico, me llevaba a la conclusión de que tal vez llevaba practicando desde hace mucho tiempo  algún deporte típico de nuestro país.

Tras unos segundos  y decidido a romper hielo,el chico se me presento amablemente,se llamaba  Umehara Kenichi y dijo o que era procedente de la prefectura de Eihime, específicamente del pueblo Uchiko.Agrego una sonrisa que podía sentir que despedía cierta sinceridad, este simple gesto ayudo a que perdiera mi nerviosismo casi al instante.Cuando estaba a un paso de hacer la conversación mas reciproca por mi parte,Kenichi eleva su mirada el cielo,divisando esas grandes nubes blancas que paseaban lentamente allí arriba y no pude evitar también observar el cielo...parecía resplandeciente y brillante gracias al majestuoso sol veraniego que ayudaba al día a ser mucho mas alegre y caluroso.
En todo esto volví a posar mi mirada al el chico de mirada castaña  pero este parecía lejano y hasta algo nostálgico, era como si observara toda su vida en esas nubes,como si recordara algo o a alguien...
Tras haber escuchado sus palabras,respondí: -Siempre hay un lindo sol resplandeciente después de la tormenta furiosa... -soplo una leve brisa que traía consigo un montón hojas de arboles cercanos a ambos y al son de la brisa nuestros cabellos bailaban con el viento.
Recordé entonces aquel frío invierno en que mis padres jamas regresaron y faltaba poco entonces para que terminase el invierno.Nunca le había guardado rencor al invierno,es más, me encantada porque después de todo creía en que después del largo y frío invierno triste que sufí aquella noche era solo pasajera,confiaba profundamente que pronto nacería un sol que traería consigo un nuevo renacimiento,nuevas oportunidades para sanar mis heridas.
No era capaz de olvidar lo que paso pero eso dependía de mi y aunque pasaran mil noches mas de nostalgia,recuerdos y dolor..yo siempre tendré la oportunidad de sanar mis heridas siempre y cuando vea al sol nacer.

En todos estos pensamientos sonreí levemente y casi olvide que aun estaba cerca de Kenichi en aquel jardín, volví en mi y me disculpe modestamente diciendo:
-Lo siento.... E-esto soy Yuuki Hanari,estudiante de primer curso.También soy de Japón como podrás verlo;provengo de Kyoto, localizada en la parte central de la isla de Honshu. -sonreí contenta pero aun con las mejillas coloradas-Es un placer conocerte,Kenichi-


Última edición por Yuuki Hanari el Jue Jul 18, 2013 5:09 pm, editado 3 veces
avatar
Yuuki Hanari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 258
Monedas Monedas : 2829

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Kenichi Umehara el Jue Jul 18, 2013 7:31 am

Estaba inmerso en mis pensamientos cuando una voz dulce me trajo de vuelta a la realidad con una frase que era lo que necesitaba escuchar -Siempre hay un lindo sol resplandeciente después de la tormenta furiosa... -. Reaccioné casi de inmediato y bajé la mirada hasta toparme con la joven japonesa que acababa de conocer. Gracias a mi mente nublada, en realidad no le había puesto completa atención a ella. Sus ojos, de un intenso color café, estaban cargados de muchas emociones que no pude distinguir con claridad, gracias a mi propio estado alterado. Su cabello, castaño oscuro, se bailaba con la reciente brisa que se presentó momentos atrás en aquel dulce jardín. Podía asegurar que teníamos casi la misma edad, así que descarté la idea de que fuera estudiante de cuarto curso. Sin embargo, el rasgo que más sobresalía de su apariencia era su piel blanca como la nieve… En verdad era una chica muy hermosa, y pensar en ello simplemente hizo que mis mejillas se coloraran un poco de un tono rojizo…

Ella pareció navegar en los recovecos de su mente por algunos segundos, antes de disculparse nuevamente y presentarse como Yuuki Hanari. Mencionó que era del primer curso y que venía de Kyoto, lo cual me hizo sonreír casi al mismo tiempo que ella lo hizo. – El placer es mío, Yuuki-san – mencioné un poco más sereno que antes, pues al parecer la dama no había notado mi sonrojo previo y eso me tranquilizó bastante. – Soy estudiante del segundo curso en este instituto, aunque terminé siendo también el delegado de mi curso por alguna razón – reí suavemente al terminar la última frase.

- Kyoto es una ciudad muy hermosa. Estuve varias veces allí para participar en torneos de Karate nacionales, ya que rara vez en mi pueblo natal se hacían eventos de esa índole – resalté con entusiasmo mientras recordaba la arquitectura y estilo de la antigua capital japonesa. – Por suerte Kyoto no queda tan lejos de Uchiko, así que podía participar en torneos allí bastante seguido – agregué como una pequeña explicación de donde quedaba ese pueblo escondido en el cual nací, y que nunca entendí el porqué fue seleccionado por mis padres como nuestro hogar.

Luego de ello, tomé una pequeña pausa y dije alegre – Por cierto, gracias por la frase que me regalaste momentos atrás, Yuuki-san. Era algo que necesitaba escuchar, aunque decidiera ocultarle a todos el porqué –. Si, esa frase era justamente la lección que debía aprender y la que me ayudaría a aceptar las cosas que el destino colocaba en mi camino. Era curioso que viniera de una persona que apenas iba conociendo, pero al mismo tiempo quería decir que se presentarían nuevas posibilidades si era optimista y perseverante.

No podía evitar sonreírle sincero y amable. Había algo encantador sobre la idea de conversar con personas del mismo país de nacimiento que el mío. Si es cierto que mi mala experiencia como un “exiliado social” ocurrió allí, sabía que no todos los japoneses eran así de crueles o malos, pero eso fue algo que solo llegué a comprender totalmente después de tener la oportunidad de compartir diversas experiencias con muchas personas en este nuevo hogar. Además, todos los compatriotas que había conocido en este instituto han sido personas increíbles a las cuales aprecio mucho. Era casi una garantía que Yuuki-san era una gran persona.
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8881

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Yuuki Hanari el Jue Jul 18, 2013 6:40 pm

Una sonrisa se dibujo en el rostro del joven que tenía a mi lado ante mi presentación.Cursaba el segundo curso y era delegado de su clase; lo volví a mirar con atención y era de esperarse que alguien como el sea el líder de su curso...su aspecto era simple pero denotaba cierta energía, una energía capaz de mover montañas.Ante esta idea sonreí levemente.


Alagó a la hermosa ciudad a la que yo pertenecía, y, confirmando mis sospechas de que sea  practicante de algún deporte típico de nuestro país dijo que estuvo varias veces por mi ciudad gracias a los torneos nacionales de karate a los que el iba como participante.
Si bien Uchiko (su ciudad) no quedaba demasiado lejos de la mía,pero aún así,jamás había visitado esa ciudad...hasta entonces era desconocida para mi.
Tras una pequeña pausa,me dio las gracias por haber dicho aquella frase anterior.Me pregunté porque me daba las gracias, no lo podía comprender...¿acaso llegué justo en el momento en el que él necesitaba una frase como esa para sentirse mejor?.Pero,preferí no darle muchas vueltas a asunto ya que acaba de conocerlo y solo me limite a devolverle una sonrisa cálida y sincera,feliz por haber sido yo quien le haya levantado esos ánimos.A estas alturas mi timidez casi había desaparecido por completo y jamás imaginaria  que después de una larga,aburrida.pesada y hasta muy mala jornada me encontraría a una persona como él.


-¡Impresionante! ¡practicas karate! -agregue llena de energía con los ojos brillantes de emoción-
Aún cuando vivía en mi país natal jamas había tenido la oportunidad de conocer a personas que practicasen este bello deporte, pero recordaba como antes iba con mis padres a ver esos torneos,así que era normal que me sobresalte un poco ahora, que estoy en Francia y conozca a alguien de mi mismo país que además de todo era practicante de ese deporte.

Estaba convencida de que seguramente él esté inscrito en el club de karate, ya casi lo veía moviéndose agilmente,resaltando entre todos los demás.Por ser japonés y tener un increíble estado físico y tener años de entrenamiento (sus músculos lo delataban) para él sería fácil dominar este arte deportivo.
Pero dado que jamás visitaba los demás clubes y que solo me sumergía profundamente a dedicarme únicamente a la música casi nunca prestaba atención a los demás...realmente mi circulo social era escaso y no tenía nadie con quien charlar verdaderamente.
Entre estos pensamientos me deprimí  un poco y bajé la mirada unos segundos al suelo,sorteando mis opciones...¿encontraré alguna vez alguna amistad sin tener que salir herida?.Que cobardía de mi parte...

-¿Estas inscrito en el club de karate o me equivoco? -preguntaba a la vez que volvía a mirarlo nuevamente-
Ya me esperaba una respuesta afirmativa pero necesitaba hacer algo con respecto a mi radical cambio de humor,esos pensamientos tan negativos no me ayudaban en nada.Pero después de todo creía firmemente en la frase que acaba de recitar.
avatar
Yuuki Hanari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 258
Monedas Monedas : 2829

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Kenichi Umehara el Vie Jul 19, 2013 11:30 pm

Yuuki-san me devolvió una sonrisa cálida y sincera al momento de agradecerle por aquella frase que mencionó. Quizás no comprendió el porqué le di las gracias, aunque tampoco estaba seguro de que esa frase estuviese dirigida hacia mí en particular. Lo único que sabía era que lo necesitaba escuchar en la voz de alguien y estaba contento de que ella mostrara aquella linda sonrisa al recibir mi complemento. Fue un intercambio emocional espontaneo pero al parecer necesario para ambos, y así poder alegrar nuestro día…

Cuando con emoción resaltó el hecho de que yo practicaba Karate, no pude evitar llevarme la mano derecha detrás de la cabeza mientras reía suavemente. Fue un impulso generado por esa energía tan agradable que ella me transmitió en su mensaje. – Si, practico Karate desde muy joven, gracias a que mis padres querían a un sucesor karateka en la familia. Tal vez los conozcas, pues ambos han sido campeones de Karate en Japón. Mi padre se llama Shio Umehara, y mi madre es Shigure Furinji, conocida hoy en día como Shigure Umehara – mencioné explicativo a mi compañera de conversación. Casi todos los japoneses que saben de Karate han escuchado esos nombres, por ser dos de los deportistas más famosos en esa tradicional arte marcial. Y creo que pocos de ellos saben el tipo de presión que muchas veces siento al ser comparado con esos dos prodigios. Todos esperan que algún día supere sus grandes logros y sea considerado el mejor karateka de Japón…

Afirmé ante su suposición acerca del club de Karate, y añadí sereno y alegre – Estás en lo correcto. El Karate se ha convertido en una parte importante de mí, al punto que no podría dejar de practicarlo –. Luego de eso, la miré a los ojos y con una sonrisa amable agregué – Además, uno de mis sueños personales es ser uno de los mejores karatekas en el mundo. Sé que es una meta descabellada para muchos por lo complicado que suena, pero el solo pensar en ello hace que mi corazón lata fuerte de la felicidad. Podrías decir que el Karate es una de mis pasiones más grandes en esta vida –. Ese pensamiento tan agradable era lo que hacía que soportara la presión de las comparaciones, la decepción de no haber conseguido aún lo mismo que mis padres a esta edad y el hecho de que me crié con esta filosofía de vida. Amaba el Karate, con todo mi ser y mi alma, y eso hacia llevadero todo lo demás.

Estuve a punto de mencionar otra de mis pasiones, la astronomía, pero consideré que quizás sería mal educado el no darle la oportunidad a la hermosa chica de comentar un poco de su propia vida. Además, tampoco la quería aburrir contándole toda mi vida en 15 minutos. Mostrando mucho interés en su persona, le pregunté amablemente con una sonrisa sincera en mis labios – Yuuki-san, ¿qué tipo de hobbies tienes?. Me gustaría escuchar un poco acerca de ti, si no es mucha molestia –. Y esperé atentamente sus palabras mientras la observaba a los ojos… Esos misteriosos espejos de color chocolate que parecían esconder muchas cosas sobre aquella chica…
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8881

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Yuuki Hanari el Sáb Jul 20, 2013 9:59 pm

Nunca imaginaria que estaría al frente de nada mas y nada menos que de Kenichi Umehara, el hijo de los dos karatekas mas famosos de Japón. Miles de veces había oído y visto inclusive a sus padres gracias a las entrevistas televisivas y también en revistas mas famosas de Japón.
Entorné los parpados mientras lo observaba detenidamente ¿como es que no lo vi venir?,claro,era normal que no lo vea venir después de todo encontrarse con alguien así no era cosa que pase todos los días. Él sonreía suavemente y podía notarse que estaba un poco mas animado después de lo que dije, o al menos creí notarlo mas concentrado en la conversación,más que al principio.
Afirmó mi suposición; sí formaba parte del club de karate como era de esperarse. Kenichi decía que amaba de sobremanera el karate,era su pasión y por eso se dedicaba arduamente a este bello arte deportivo.Ahí lo entendía a la perfección,amar tanto algo y dedicarse enterarme a eso sin importar lo duro que pueda resultar.Al cabo de unos segundos de estarle escuchando, y tras haber quedado sorprendida por lo que el chico de me estaba revelando:  – ¡Nunca lo hubiera imaginado!Umehara...ese apellido ¿como olvidarlo?¡eres el hijo de Shio Umehara y Shigure Umehara,figuras simbolica del karate! –  inclino levemente mi cuerpo hacia el chico de cabellos castaños y mirada ardiente–
– Es un honor,Kenichi-senpai– me enderezo nuevamente–
– Comprendo lo que sientes,créeme...y para mi no es para nada una meta descabellada.Todos deberíamos perseguir nuestros sueños–
– ¿Mis hobbies? ­– una sonrisa se dibujó en mi rostro–  Pues, puedo decir que tengo muchos pasatiempos...soy un poco anticuada – di una risita nerviosa– Veras,amo la música...tanto como tu amas el karate.Por eso puedo entender lo que sientes.­Ejecuto el piano,el chello,saxofon,guitarra...así que aveces me planto crear mis propias melodías...y al igual que tu también estoy inscrita a un club aquí en el instituto;al de música.– siempre que menciono sobre esto es casi inevitable para mi que vuelvan a mi cabeza pequeños recuerdos de como me sumergí en este mundo maravilloso de la música gracias a mi difunto padre.
Hago una breve pausa para mirarlo a los ojos para finalmente decir:– También me encanta dedicarme de vez en cuando a la repostería o a la cocina en general,¡hago los mejores cupcakes y pasteles del mundo! – agregué enérgica y muy segura de mis habilidades culinarias–

Kenichi me parecía una persona agradable y quizá por esa razón había perdido por completo mi timidez.Pero me estaba dando el lujo de conocer a una persona, de volver a sentir esa calidez al hablar con alguien...– ¿Y tu Kenichi-senpai?,¿tienes algún pasatiempo en particular ademas del karate? – pregunté ansiosa de saber mas sobre el–
Esperaba a que el hecho de que agregara el termino "senpai" no lo incomodase.Era un chico de notable mayor experiencia que yo.Era delegado de su clase y era practicante del arte deportivo mas famoso de Japón(hijo de los dos mayores karatekas de la historia japonesa), obviamente eso lo hacia superior a mi en muchos sentidos.
avatar
Yuuki Hanari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 258
Monedas Monedas : 2829

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Kenichi Umehara el Dom Jul 21, 2013 6:15 am

En un momento algo inesperado, Yuuki-san pareció reaccionar ante el nombre de mis padres con un asombro bastante grande. Por lo que mencionó, supuse que tenía conocimientos del mundo del Karate en Japón, o quizás simplemente había leído en algún lugar acerca de mis padres. No era raro que, en lo alto de su fama, escribieran artículos en periódicos y revistas nacionales e internacionales, donde alabaran sus proezas míticas y legendarias. Yo mismo había visto una colección de artículos en uno de los estantes de mi hogar en Japón, como un recuerdo del gran linaje que me precedía y las expectativas que debía cumplir… A veces me pregunto si siquiera alcanzaré a hacer justicia a su apellido…

Ahora, el asombrado era yo, con la energía positiva y alegre que Yuuki-san estaba emanando. Podría jurar que sus ojos brillaban de una manera especial, y era algo difícil de ignorar, por lo hermosos que se venían. Entre risas y sonrisas, mencionó como me comprendía respecto a mi “meta descabellada” y agregó que todos deberían tener un sueño que seguir. La sonrisa que le di en respuesta tuvo que ser una de las alegres que tuve en tiempos cercanos.

Ella me contó sobre su propia pasión, la música, y entendí que su conocimiento acerca de los sueños personales era debido a su propia experiencia y meta. Me sentí realmente alegre de que ella entendiera mi propia lucha personal, y todo el esfuerzo y dedicación que le dedicaba a mi amado arte marcial. Ella tocaba una buena cantidad de instrumentos, lo cual es admirable y se mereció una gran sonrisa de mi parte. Agregó además que le gustaba la repostería y la cocina, y que hacia los mejores cupcakes y pasteles del mundo. – Creo que tendré que pedirte algún día que me traigas alguno para tener el honor de probarlos – mencioné ladeando un poco la cabeza, y respondiendo su energía y seguridad con una risilla amable.

Debo confesar que, la segunda vez que utilizó el término “senpai” conmigo, tuvo el mismo efecto extraño que la primera vez: Un leve ladeo de mi cabeza en forma avergonzada. Quizás se debía a que nadie me llamó jamás de esa forma, aunque la verdad es que no me molestaba para nada el asunto. No sé por qué, pero siento que su voz me daba cierta tranquilidad y confianza, y por ello me sentía a gusto con el honorifico. Además, yo también utilizaba uno para referirme a ella con amabilidad y respecto. – Si. Entre ellos están escuchar música clásica o relajante cada vez que puedo, pasear por la ciudad para conocer nuevos lugares… Aunque generalmente terminó en mi pastelería favorita en busca de un pastel de fresas… – dije divertido mientras le contaba a la chica de manera alegre y casual mis gustos. Aunque, no pude evitar cambiar mi tono de voz a uno más emocionado con el siguiente tema que tocaría – Y sobre todo, me encanta ver las estrellas y la luna en hermosas noches despejadas. Este último pasatiempo es algo que descubrí desde niño, y es que me llegué a enamorar de los bellos cuerpos celestes en el infinito cielo. Creo que al punto en que comencé a adorar la astronomía, y he considerado algún día estudiar en la universidad tan linda carrera –. Levanté la mirada al cielo con una sonrisa feliz y serena – Supongo que podrías decir que la astronomía es mi segunda pasión, y es otra meta que me encantaría lograr en el futuro… Un poco ambicioso, ¿no lo crees? –

Reí suavemente mientras nuevamente miraba a los ojos a la hermosa japonesa. Muchos pensaban que era un chico extraño por saber exactamente que quería en la vida, más aún si les decía acerca de mi tercera meta, la cual complementaria todo el resto y me haría el hombre más feliz de todo el mundo... Aunque a pocos les conté al respecto...

- Yuuki-san, ¿Qué tipo de música es tu favorita? – pregunté amablemente. Luego me regañé mentalmente al pensar en que había hecho una pregunta tonta. Ella había mencionado muchos instrumentos utilizados en composiciones de música clásica, así que posiblemente ese sea su favorita. Debí haber quedado como un tonto ante sus ojos…

- Como te comenté antes, me encanta la música clásica y relajante. Pero si tuviera que elegir una pieza en especial, tendría que decir que Moonlight Sonata de Beethoven es una de mis favoritas absolutas. Creo que me encanta mucho el toque de tristeza y melancolía que tiene el primer movimiento – agregué rápidamente a mi pregunta anterior, intentando no quedar tan mal ante mi compañera de conversación.

La tarde se sentía totalmente agradable, y el calor ya no me molestaba tanto como lo había declarado al comienzo de aquel encuentro. Creo que se lo debía a esa particular chica de piel marfil, quien poco a poco me había alegrado el día con solo conversar conmigo. Habíamos congeniado rápidamente, y el aura entre nosotros era muy tranquila. Tenía el presentimiento de que sería alguien importante en mi futuro, aunque no sabría como explicarlo en simples palabras…

Off-Rol:
Hola linda Yuuki ^^

Como te habrás dado cuenta, a Kenichi le fascina "Claro de Luna" jajaja. Creo que fue una gran casualidad el leer en nuestro otro rol que a Yuuki le encanta esa pieza. Curiosamente, Ken y Hiro comparten el mismo autor como su favorito, Beethoven (el cual es el mío). Aunque a Hiro le gustan las piezas tocadas en piano y a Kenichi toda la música clásica en general.

Pero considerandolo bien, creo que es raro que a Hiroshi le guste la pieza más alegre y movida, y a Kenichi la más melancólica y triste (a pesar de que sus personalidades dirian lo contrario). Supongo que el mundo es así de loco xD
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8881

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Yuuki Hanari el Lun Jul 22, 2013 2:18 am

Una creciente sonrisa podría verse en el rostro de chico de mirada ardiente.Captaba con mucho interés y atención cada una de mis palabras. Después de  haberle dicho enérgicamente y con mucha seguridad de que hacia los mejores pasteles del mundo el se limito a corresponder mi notable alegría diciendo que algún día tendría el honor de probarlo.
Èl ladeo su cabeza al oír que lo llame por segunda vez de "senpai" ¿lo estaría incomodando?,no estaba segura y ese gesto solo hizo que me sintiera como una tonta...pero aun así no podía dejarlo de agregar ese termino a su nombre. Debía hacerlo,era alguien de mayor prestigio que yo, sentía que le debía respeto de alguna forma.

Comenzaba a responder tranquilamente a mis preguntas, como si ya me conociese de muchos años atrás, con una naturalidad nata que era imposible saber de donde salia. Era extraño...por fin me sentía a gusto con alguien, por fin podía mantener una conversación amena sin temor a que puedan pensar de mi.Mi inseguridad se había esfumado.
Mi entusiasmo fue mayor al oírlo decir que también tenia cierta preferencia a la música clásica,agregando que tenia como hobbie,también,salir a dar paseos en la ciudad para poder conocerla mejor y que solía terminar en su pastelería favorita degustando un rico pastel de fresa (hecho que confirmaba su gusto hacia los pasteles).Y en cuanto a su siguiente tema de conversación,di por hecho que seria algo que lo entusiasme mucho porque un notable cambio en su voz, que ahora sonaba mucho mas emocionada delataba la emoción que sentía por ese momento mientras articulaba las palabras precisas para contarme una de las cosas que también le apasionaba; "la astronomía" un brillo especial nacía de sus ojos mientras me explicaba que ese peculiar pasatiempo lo había descubierto ya desde niño.Esos infinitos cuerpos celestes le parecían realmente hermosos en un cielo completamente despejado,y vaya que tenia razón, yo misma me pasaría horas enteras tirada en la hierba observando el cielo nocturno.Era una lastima que hasta ahora jamas había podido observar esos misteriosos y cautivantes cuerpos celestes de una manera mas clara y profunda.El consideraba seriamente poder estudiar astronomía en la universidad.Sonaba grandioso y cada vez estaba mas segura de que era un chico que iba tras sus sueños sin detenerse ni jactarse ante nada.Eso me gustaba...
Levanto su mirada ardiente al cielo con una sonrisa tan pura y serena,casi podía ver a través de el...una persona tan sincera y transparente.
-¿Ambicioso? -reí un poco-Tal vez alguna personas pensarían eso pero, yo no lo veo asi, de hecho, creo que cada persona es libre de elegir su camino...ademas pienso que a la hora de elegir alguna profesión,se debería elegir una de la cual estemos completamente seguros de lo llevaremos a cabo el resto de nuestra vida sin perjuicios ni dudas.Algo que amemos y que cada día al levantarnos sea una verdadera motivación para nuestra vida.-me detengo para observar el brillante cielo resplandeciente y azul al igual que el - Algo como...vivir a la orilla del mar...eh..b-bueno, lo que quiero decir es que...nadie se cansa jamas de ver el inmenso mar,de sentir la arena bajos los pies y observar el azul inmenso del mar. Así como observar el misterioso y majestuoso cielo nocturno en donde solo brillen aquellas lejanas y brillantes estrellas.Jamas te cansarías de ellas.-reí de nuevo por lo tonta que era capaz de ser,casi no estaba prestando atención a lo que decir puesto que solo decía lo que el corazón me dictaba en ese mismo instante..-¿Entiendes lo que trato de decir? -lo observe nuevamente a los ojos para no perder el contacto visual- Creo que deberías hacer lo que mas te guste si importar que .-

Era curioso que tengamos tanto en común,al principio daba por hecho de que para mi  era imposible encontrar una persona tan agradable con la que pudiera charlar sin limitaciones...pero ahora era diferente.

Entre todo esto Kenichi me había hecho una ultima pregunta mas, aunque...quizá no seria la ultima de todas.Deseaba saber que tipo de música era mi favorita.Una pregunta medio predecible de conocer la respuesta,dado que le había dicho que amaba la música y que ende ejecutaba varios instrumentos musicales así que me sentí un poco desconcertada y antes de que pudiera responderlo dijo de que su pieza favorita era Moonlight Sonata de Beethoven  (conocido también como Claro de Luna).

Lo miro con la boca abierta totalmente sorprendida por lo que acababa de decir -Claro de Luna de Beethoven...¿una de tus piezas favoritas? -me pregunto a mi misma en voz alta todavía pasmada-Esa pieza también es mi favorita...-agregué finalmente sin sacarle los ojos de encima.Lo ultimo que esperaba es que  ambos tuviésemos el mismo gusto musical.Realmente estaba sorprendida.
-Las melodías que mas me gustan son las que tienen cierto aire de tristeza y melancolía...siempre las encontré mas hermosas que otros tipos de melodías aunque no descarto a las demás, también me gustan mucho -dije y  volví a observar el inmenso cielo azul-
Para ser una época veraniega casi no hacia demasiado calor sino mas bien un clima agradable y aunque amase el invierno en el fondo extrañaría un montón los días grises y fríos...aunque suene un poco aguafiestas a mi me encantaban los días así.
Todavía no sacaba la vista de ese cielo azul y alegre,de repente todo me pareció demasiado ficticio,demasiado irreal.Yo la chica callada,asocial y cerrada, considerada por todos como un bicho raro estaba nada mas y nada menos que hablando con chico de considerado prestigio  de la manera mas normal posible,¿que demonios pensarían mis compañeros de clases ahora si me viesen aquí?.¿Afectaría todo eso la reputación de Kenichi?.
Definitivamente lo que pensaran ellos no me importaba...pero si me importaba lo que pensara Kenichi. Todos estos pensamientos rondaron en mi cabeza a la velocidad de la luz y mi notable sonrisa se desvaneció lentamente.Esperaba a que él no lo notara,no quería llegar a preguntas comprometedoras.

Entonces lo mire de nuevo,estudiando todos sus rasgos,sus facciones,sus expresiones...y me sonrojé.
-¿Tendrá novia? ¿como será  ella?...seguro se ve tan resplandeciente como él... -me preguntaba para mis adentros.
Me perdía pensando en esas cosas al punto de darme cuenta que estaba siendo imprudente al tener este tipo de pensamientos ya que solo llevaba minutos de estar conociéndolo,que idiota...pero me era inevitable.

-Kenichi.senpai...-dije casi en un murmuro rompiendo el silencio- entonces...¿te sientes a gusto aquí en Francia?,ya sabes...si extrañas a Japón o prefieres estar aquí...
Era una pregunta que deseaba hacerle desde el inicio de nuestro encuentro,cuando me confirmo que era japones y necesitaba saber si realmente se sentía mejor aquí o extraña su antiguo hogar.Pero temía que fuese una pregunta que lo incomodase o algo después de todo no conocía con exactitud las razones por la que hoy esta aquí a no ser por las cosas que me comento desde un principio. Desconocía también su pasado y los hechos con lo que alguna vez estuvo familiarizado,sean buenas o malas experiencias que tal vez el prefiriera no compartir.Por un instante creí atravesar terrenos inexplorados y que quizá mi imprudencia podría costarme caro si no me controlaba.

Off -rol:

Hola Keni-senpai~~
Hahahahaa ¡sí,lo noté! pero no hay ningún problema :DD (porquedeberiahaberproblemaalguno?xD)
Esta todo bien a mi parecer porque así le ponemos mas salsa a nuestra historia :3 aunque Hiro y Ken tengan una enorme diferencia de personalidad al menos también les mola la música clásica (a ver si de alguna forma congenian con la tontilla de Yuuki D:) por eso creo que ayudas mucho a contribuir con la relación que les corresponda tener a nuestros personajes nwn
avatar
Yuuki Hanari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 258
Monedas Monedas : 2829

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Kenichi Umehara el Lun Jul 22, 2013 4:56 am

Las palabras que escuché respecto a lo ambicioso de mis sueños, fueron reconfortantes y alentadoras, especialmente viniendo de una persona que sabía que me comprendía bien, ya que tenía también sus propias pasiones que seguir y lograr. Además señaló que no existía algo mejor que dedicar tu vida a una profesión que te encante y te motive a levantarte cada día para seguir adelante. Sonreí totalmente de acuerdo con ella, pues ni siquiera yo habría podido decir aquello mejor. Continuó utilizando como ejemplo el vivir a la orilla del mar, y me pude imaginar aquel panorama que sus palabras pintaban suavemente, tanto el cielo diurno como oscuro en toda su majestuosidad, acompañados de aquel eterno compañero marítimo que luchaba el horizonte con ellos. – Te comprendo claramente. Eso es lo hermoso de vivir en busca de nuestros sueños, y es que al alcanzarlos después de tanta lucha, puedes levantarte todos los días y sentirte completamente feliz con la vida – añadí a su explicación, con un tono de voz suave y algo romántico. Creo que simplemente era un idealista soñador, pero sabía que la felicidad se podía alcanzar si nos esforzamos, y ponemos todo nuestro empeño y disciplina en esa meta.

Parece que el comentario que utilicé para arreglar aquella pregunta tonta sobre su música favorita tuvo un resultado positivo para mí, aunque su mirada sorprendida me dejó dudando de ese resultado por un instante. Luego repitió el nombre de mi pieza favorita algo desconcertada, a lo cual solo asentí con la cabeza en silencio mientras la observaba. Sin embargo, al decir que también era su composición favorita, fui yo el que se sorprendió repitiendo los gestos que la chica hizo momentos antes. – ¿En verdad?. ¡Qué coincidencia! – mencioné incrédulo pero emocionado. – Supongo que las melodías de ese estilo son las más poderosas emocionalmente, y nos recuerdas algunas cosas en esta vida que atesoramos en el corazón… O al menos eso pienso – agregué ante su propio comentario de cómo eran sus favoritas ese tipo de composiciones. Los sentimientos tan fuertes son los que nos hacen humanos y tan fuertes…

“Aunque también son los que nos hacen pensar en las cosas que perdemos” pensé mientras giraba mi vista hacia las rosas y recordaba la pequeña despedida que tuvimos Trestela y yo. Había sido algo inesperado para ambos, pues de un día para otro su madre le pidió que regresara a Inglaterra y solo tuvimos una breve reunión el día antes de su partida. Ambos nos deseamos lo mejor del mundo, y finalmente tomamos cada uno un camino distinto. Estoy feliz que pudiéramos conocernos y tuviéramos la oportunidad de compartir juntos algunos momentos inolvidables. Son recuerdos felices que recordaré siempre, como parte de mi desarrollo personal…

Sonreí alegre mientras mantenía la vista en las flores. Sé que el destino me traería buenas cosas, como nuevas amistades y quizás el redescubrimiento de ese sentimiento tan especial que tuve antes. Si me mantenía positivo cosas buenas pasarían… Miré a Yuuki-san manteniendo aquella curva feliz en mis labios, recordando sus palabras al apenas conocernos: “Siempre hay un lindo sol resplandeciente después de la tormenta furiosa...”

Repentinamente, su voz rompió el silencio y ladeé un poco mi cabeza en respuesta, sin dejar de sonreírle mientras la observaba. Me preguntó si me sentía a gusto en Francia y si extrañaba Japón o prefería estar aquí. Por unos segundos me quedé en silencio, observando a los alrededores y notando que había una banca que podíamos utilizar para sentarnos. – Creo que sería agradable si nos sentamos en esa banca, para continuar nuestra conversación tranquilamente – dije con una voz amable mientras le señalaba con mi mano extendida el objeto referido. - ¿Te parece bien? – pregunté en busca de su aprobación, la cual ella me ofreció sin problemas.

Caminamos juntos hasta la banca de madera que se encontraba frente a uno de los cultivos de lirios franceses, de una tonalidad dorada muy hermosa. Esperé a que la joven japonesa tomara asiento a uno de los lados del banco, mientras yo me acomodaba en el otro. Poniendo la vista en las flores, respondí con un tono suave a su pregunta anterior – No negaré que extraño algunas cosas de Japón, como a mis padres y a un par de amigos… Pero la verdad es que me siento muy a gusto aquí en Francia, y creo que se debe a que en este país las personas me han recibido de buena forma y son muy amables conmigo –

Mi mirada se posó en sus ojos, y con el mismo tono de voz continué mi relato – Verás, durante mi infancia dedicaba mucho tiempo a mis entrenamientos de Karate bajo la enseñanza de mis padres, al punto que no tenía tiempo para jugar con los demás chicos y siempre que me invitaban les decía que no podía porque tenía que practicar. De pronto un día, dejaron de invitarme a cualquier actividad y solo me ignoraban, diciendo que era alguien raro y no querían nada conmigo… Como Uchiko es un pueblo no tan grande, tuve que compartir toda mi vida estudiantil con ellos y siempre me trataron como un excluido social, a excepción de un par de personas –

Alcé la mirada al cielo una vez más, mientras seguía contándole a Yuuki-san mi pasado – Llegó un momento en el que no me sentía parte de mi propio pueblo natal, y en cierta forma había perdido la confianza en el resto de la gente de allí. Fue entonces que decidí salir de Japón y venir para acá, con la esperanza de tener un pequeño cambio en mi vida que me permitiera conocer personas nuevas y así hacer amistades como un chico común y corriente… –

Mirándola nuevamente, concluí aquella historia con un tono más tranquilo – De eso han pasado 6 meses ya. ¿Y sabes qué? He conseguido buenas amistades en Sweet Valley, lo cual me ha dado confianza para no perder la fe con las personas. Aunque claro, tuve que asegurarme de seguir uno de los consejos de mi amiga de Japón: “Muéstrales tu sinceridad y tu corazón, y verás que conseguirás muchos amigos” – reí divertidamente al terminar de decir aquello. Ciertamente me había ayudado mucho ese pequeño consejo, ya que hice al menos media docena de buenos amigos honestos.

- Discúlpame si te he aburrido con mi relato, pero sentí que podía ser honesto contigo y contarte un poco sobre mi – le mencioné alegre mientras le sonreía honestamente. Estuve a punto de devolverle la pregunta, pero decidí hacerle una petición que no comprometiera tanto a la hermosa dama. – Me gustaría saber un poco más de ti. Puede ser cualquier cosa que desees – la invité mostrando un gran interés en conocerla más, pero tampoco quería ser invasivo o presionarla demasiado. Me agradaba mucho su compañía, me hacía sentir tan a gusto y relajado, era ciertamente acogedora e interesante…
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8881

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Yuuki Hanari el Mar Jul 23, 2013 7:29 pm

Mi compañero de conversación comprendía perfectamente lo que trataba de transmitirle y eso hacia que no tenga miedo de decirle lo que verdaderamente sentía. Me escuchó atentamente,y a medida que respondía a mis palabras iba  adoptando una actitud mas suave y agradable,demostrando que verdaderamente disfrutaba de nuestro inesperado encuentro.
Teníamos mas cosas en común de lo que yo hubiera creído y eso simplemente hacia que sintiera unas ganas tremendas de entablar una amistad con el.A lo mejor vendría a ser el primer y único amigo que tuve en toda mi vida, pero  mejor tener un solo amigo que estar rodeado de gente hipócrita y disciminativa. Su expresión facial denotaba fascinación al ver que ambos teníamos el mismo gusto musical,y que,básicamente,teníamos en común una pieza musical que considerábamos como favorita; Claro de Luna.Acto seguido el chico de mirada ardiente decía que piezas de ese estilo eran  las mas poderosas emocionalmente y que  nos hacen ponernos nostálgicos,definitivamente estaba de acuerdo.Asentí.
-Piezas tan hermosas pero tan punzantes para el corazón... - pensaba-
Al terminar de hablar observó con aire pensativo las rosas, como si recordara algo .Nos quedamos un rato en silencio y entonces una bella sonrisa se dibujo de nuevo en su rostro.Me gustaba verlo sonreír...era tan contagiante y transcendental para mi que era imposible no sonreír también. Giró de nuevo  la vista hacia mi y me ruborice un poco.¿Que estaría pensando?.

Ante mi pregunta el chico todavía no borraba esa hermosa sonrisa de sus labios y antes de responderme tal vez reflexiono un poco,mirando los alrededores del inmenso y colorido jardín en donde estábamos...esperaba no haberlo incomodado con esa pregunta.Pero entonces advirtió que había una banca cerca y apuntó a esta mientras decía que seria mejor que nos sentáramos;entendí que estaba dispuesto a contestar a mi pregunta.Le asentí y lo seguí.

Nos sentamos frente a unos hermosos cultivos de lirios franceses de un llamativo color dorado. Kenichi comenzó a responder a mi pregunta diciendo que de alguna forma extrañaba algunas cosas de su país natal como su familia y algunos amigos por sobre todo,pero que por ahora se sentía satisfecho y feliz aquí  en Francia porque fue bien recibido.Me daba cuenta de que lo que decía era cierto aunque cuando lo vi por primera vez no hacia mas de un par de minutos atrás había cierta tristeza en sus ojos...
De repente su mirada se poso de nuevo a mis ojos y él prosiguió su relato.Me contaba que de pequeño era sometido a estrictas horas de entrenamiento,tanto que casi no tenia amigos y no se podía dar el lujo de disfrutar su niñez como debía y con el tiempo se había convertido en un marginado, un excluido.Elevo su mirada al cielo todavía dispuesto a proseguir con su relato;  todo eso  le había impulsado a salir de su propio país en busca de nuevos horizontes.
Imagine a Kenichi practicando duramente bajo presión de su familia,siendo excluido por sus amigos...sumergido en una soledad que lo impedía ser realmente feliz.Lo comprendía...sabia como se sentía estar solo y no tener nadie,ni siquiera a tus padres.Aunque los padres de él  estuvieran vivo y los míos no,debía ser duro de que estén presentes pero de igual forma no lo sientas parte de ti...
Dijo que había hecho muy buenos amigos aquí, deducí entonces que se sentía mas como en casa aquí, en Francia...estaba feliz por eso,después de todo su vida en su propio país natal no fue para nada buena.Y terminando su relato, agrego una frase que según el una amiga suya de Japón le había dicho: “Muéstrales tu sinceridad y tu corazón, y verás que conseguirás muchos amigos” - rió divertidamente al decir esto-

Reí con el, esa frase parecía ir con el.Era capaz de  presentir que él era una persona sincera y creo que eso le funcionaba de sobremanera a conseguir verdaderos amigos.-Debería aplicar eso a mi vida -me dije-
Kenichi era una persona brillante y excepcional que se vio abrumando en su antigua vida y decidió salir a buscar una nueva, una en donde sea capaz de brillar aun mas,sientiendose en paz y en alegría con si mismo y con los demás. Buscaba relaciones que fortalezcan su crecimiento como persona y que lo ayuden tanto a el como a sus deseos de cumplir sus metas.Era un gran privilegio que tal vez pocas persona tenían, escuchar su propia historia contada por el mismo sin preámbulos.-No te preocupes,estoy muy contenta por haberme contado todo esto...me siento afortunada de alguna forma.- le devolví la sonrisa.
Me tocaba responder a mi ahora. Ken también tenia ansias de querer  saber mas sobre mi,y tras un instante sortee mis pensamientos ¿por donde debería comenzar?...una oleada de recuerdos invadían mi mente -Veras, este es mi primer año en este instituto. Así que llevo todavía muy poco tiempo aquí...-suspire levemente3]]- No puedo quejarme mucho de mi antigua vida en Japón pero ...creo que estar aquí ahora resulta mucho mejor[/i] -estaba medio indecisa sobre contarle la muerte repentina de mis padres- esto...ahora mismo vivo con mi tía,ella tiene una florería aquí.Su tienda no queda tan lejos de este instituto-me detuve unos segundos mientras contemplaba la belleza inusual de esos hermoso lirios franceses-

-Mis padres murieron en un accidente que yo aun era una niña,desde entonces he vivido con mi tía. Tras la muerte de mis padres caí en una profunda depresión y solo la música me ayudo a revertir todo el dolor de la perdida que tuve.Empece a estudiar música desde muy temprana edad y mi tía decidió contratar un maestro especializado en piano que me daba clases en mi propia casa...descubri que no solo quería tocar el piano sino varios instrumentos mas,como el chello,el saxofón y la guitarra. -seguía contando sin dejar de mirarlo-
-Estaba terminando la secundaria y pronto daría inicio una nueva etapa de mi vida:fue ahí  entonces que  un día mi tía decide que lo mejor para ambas seria abandonar Japón,necesitábamos un cambio,no estaba muy segura al principio pero accedí -sonreí. -Siempre me costo hacer amigos ya abrirme con las personas,soy un poquito anticuada...-no estaba segura si le estaba contando la verdadera versión de mi historia pero preferí dejar en blanco algunos detalles.-Hoy estoy aquí y tal vez es lo mejor para mi,hay cosas que debo aprender a dejar atrás y así poder darme nuevas oportunidades en esta vida -suspire levemente pero pronto una una curva se dibujo en mis labios-Yo sé que mis padres estarían orgullosos de mi a estas alturas -reí un poco-
Era una chica que pasaba desapercibida y hasta entonces jamas nos habíamos visto ni intercambiado alguna palabra en otra ocasión, excepto hoy que habíamos convertido un encuentro accidental a una conversación agradable y reconfortante.
avatar
Yuuki Hanari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 258
Monedas Monedas : 2829

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Kenichi Umehara el Miér Jul 24, 2013 6:12 am

Yuuki-san mencionó con una sonrisa que no tenía nada de qué preocuparme, que ella se sentía contenta y afortunada por la clase de confianza que le di con el confiarle mi historia. Me sentí aliviado y contento con esa pequeña pero poderosa respuesta recibida, como si hubiese logrado un paso importante para nuestra relación. Siempre era complicado exponer ese pedazo de mi pasado, por algo de miedo a que se repita, que sea malinterpretado o tomado en mi contra. Pero mi alma me decía que podía confiar en ella…

La dulce chica japonesa comenzó a contarme un poco sobre ella, mencionando que es su primer año aquí, denotando que la vida en Francia le era mejor que en nuestro país natal, y que vivía con su tía no muy lejos del instituto, en una floristería. Su vista siguió a la luz que reflejaban los lirios y comentó acerca de un acontecimiento que marcó su vida de manera impactante…

La muerte de sus padres fue un duro golpe para ella, tanto física como emocionalmente. Solo la música le permitió sobrellevar ese fuerte dolor. Y al parecer su tía utilizó ese elemento para ayudarla a progresar en la vida. Podía comprender la idea que había detrás de la guardiana de la joven de ojos chocolate, especialmente por la carga emocional que debió suponer el tener que vivir una pérdida de esa magnitud.

El relato se aligeró un poco con la llegada de un pasado muy cercano, explicando que la razón por la que estaban aquí fue que su tía pensó que era lo mejor que podían hacer. Su siguiente frase acerca de lo que costaba hacer amigos, me hizo pensar un poco “Seguramente aún tiene miedo de perder a cualquier persona con quien se encariñe”. El escucharla decir que sabía que sus padres estarían orgullosos de ella con esa sonrisa y pequeña risa, provocó que hiciera algo bastante impulsivo de mi parte…

Acerqué mi mano a la suya, y suavemente la posé sobre el dorso de su suave piel. Le sonreí alegremente mientras le dije dulcemente – Estoy seguro que ellos se deben sentir muy alegres con tu progreso, Yuuki-san. Después de todo, vives para poder lograr tu pasión y ser feliz en esta vida –. Quizás fue estúpido de mi parte, o tal vez sobrepasé la confianza que me había otorgado, pero sentí que era lo que debía hacer y me dejé llevar por mis convicciones. – Gracias por confiarme tu historia personal. Es un gran honor para mí el poder escuchar acerca de ti – agregué con una voz honesta y feliz.

Torné la mirada hacia el cielo que comenzaba a tener tintes anaranjados mezclados con aquel azul celestial. Aquella sonrisa alegre y sincera continuaba en mis labios, y me concentraba en las nubes que pasaban de un lado a otro gracias al suave empuje del viento que las tenía a su merced. – Pienso que el destino a veces nos pone pruebas difíciles, solo para saber si somos lo suficientemente fuertes y decididos para seguir peleando por nuestras vidas, por nuestros sueños y por nuestro futuro. Solo la grandeza le espera a aquellos que comprenden sus tristezas y las dominan al punto de abrazarlas como un aprendizaje más – mencioné melódicamente. Luego bajé la mirada y buscando sus ojos,  añadí divertido – Me gusta creer eso, pues me parece que es un buen lema de vida –. Reí suavemente.

Decidí cambiar un poco el tema de conversación, y enfocarlo en algo divertido que nos permitiera seguir conociéndonos. – Yuuki-san, ¿te gustan las mascotas?. ¿Qué tipo te llaman más la atención? – pregunté con mucho interés en sus palabras. Luego de su respuesta, añadí – En lo personal, me agradan mucho los perros, aunque nunca tuve uno. Me parecen criaturas tan adorables y tan amigables… Me siento muy identificado con ellos y su lealtad hacia sus amos – dije con mucha honestidad y bastante divertido. – Si tuviera que elegir a mi favorito, tendría que decir que el Pastor Alemán es por mucho el perro que más me encanta – comenté con todo el gusto del mundo a mi compañera de conversación.

Me sentía a gusto en su presencia, y en total confianza con sus palabras. Definitivamente el destino actúa de maneras extrañas, pues de la nada encontré a una persona que me entiende en muchos sentidos, una persona que comprende mi pasado y mis sueños, una persona que con su sola presencia me alegró el día, a pesar de solo conversar conmigo de manera amena y serena.

Off-Rol:
Solo te escribo para aclararte algo respecto al asunto de Kenichi y como le toma la mano a Yuuki: Obviamente es tuya la decisión de aceptar o rechazar ese gesto de parte del chico, y por tanto no hice mención de ese asunto fuera del primer contexto en el que ocurre.

Sin importar que decidas, eso no cambiará el contenido del mensaje, y Kenichi igual seguirá conversando con Yuuki tranquilamente, así que no te preocupes por las consecuencias xD.
-Kenichi-
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8881

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Yuuki Hanari el Vie Jul 26, 2013 4:45 pm

Inesperadamente Kenichi hizo algo que no esperaba que fuera a hacer.Posó su mano sobre la mía lo que causo que en acto de un impulsivo reflejo estire de inmediato la mano...estaba super sonrojada como un tomate,y no sabía muy bien como interpretar aquello.Claramente estaba muy consternado en la conversación y tampoco quería dar a entender que me sentía incomoda así que me limite a escuchar sus palabras reprimiendo mi indiscutible vergüenza. Agradeció que le haya compartido mi historia.
-Kenichi...e-esto,y-yo...- nerviosa, me giré, avergonzada.Pero no pude ser capaz de articular palabra.Me sentía feliz y avergonzaba a la vez, que mezcla mas extraña de emociones.Pero  mi limite a aceptar y escuchar sus bellas palabras que me ayudaron a sentirme mucho mejor y reconfortante.Elevo nuevamente la mirada al cielo y comenzaba a creer de que le encantaba mirar allí arriba, tanto como yo.Esa curba hermosa en sus labios todavía seguía allí,comenzó a hablar de nuevo.Decía que el destino aveces nos plantan duras pruebas para ver si somos lo suficientemente fuertes en la vida y que solo la grandeza le esperaba a aquellos que comprendía esta realidad y la aceptaban como un aprendizaje más.Una vez más poso su mirada en mis ojos, agregando divertido que aquello era su lema de vida.
Le sonreí tras haberlo escuchado. Tan bellas palabras...jamás en mucho tiempo alguien me había dicho tales palabras que me motivaban y me hacían sentir mejor de alguna forma.Era una persona extremadamente tímida pero de algo estaba muy segura...quería a Kenichi cerca mío.
Y estos pensamientos míos, Kenichi cambia drasticamente nuestro tema de conversación, preguntándome si me agradaban las mascotas y que tipo me llamaba mas la atención – Me gustan muchos,en general todos los animales domésticos – reí – Los perros, los gatos...¡todos! y a mi en particular me gusta  mucho el Husky Siberiano  – mis ojos brillaron de la emoción – ¡Que perros tan bonitos!, es como si fueran un lobo autentico...los lobos me parecen seres realmente hermosos y llamativos,no sé como explicarlo...– me detuve.
Kenichi respondió a mi pregunta comentando que la raza de canes que mas le gustaba era el Pastor Alemán. Pedazo de raza, esos perros son realmente reales a sus amos y tienen cierto aire de protector. Aunque los perros por lo general siempre eran leales y fieles a su amo, aunque sin generalizar por completo otros podían ser realmente bravos y bestiales.
–¿Y que piensas de los felinos? ­– pregunté – A mi también me agradan mucho, si bien, son muy diferentes a los perros pero tienen su gracia – sonreía mientras recordaba a mi ultimo gato que dejé en Japón a una enferma que vivía en un piso,era una desgracia para mi el no poder haberle traído conmigo pero mi tía me había prohibido tener mascotas por ahora...

Spoiler:
Lamento la demora y el post poco elaborado :cc pero estos días estuve de viaje (maldita sea,preferiría quedarme en practicando rol e_e)  
avatar
Yuuki Hanari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 258
Monedas Monedas : 2829

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Kenichi Umehara el Dom Jul 28, 2013 5:31 am

A pesar de que ella recibió mis palabras de inspiración y animo de una manera feliz, pues noté la hermosa sonrisa que me mostró mientras las escuchaba atentamente, aquel contacto físico que provoqué con mi mano pareció haber incomodado a la chica de piel marfil. En retrospectiva, fue una acción estúpida de mi parte y ahora me regañaba a mi mismo por haber actuado de manera impulsiva sin pensar en cómo le afectaría.

Por suerte, seguíamos teniendo una conversación alegre y divertida. Ahora hablábamos sobre mascotas, un tema que parecía emocionar mucho a mi acompañante, por cómo le brillaban los ojos de color café mientras relataba su fascinación por todos los animales domésticos, pero principalmente su adoración por el Husky Siberiano. Tras mencionarle acerca de mi gusto por los perros, en especial por el Pastor Alemán, me preguntó curiosa que pensaba acerca de los felinos. Me llevé la mano izquierda cerca del rostro, jugando con la banda adhesiva que llevaba puesta con los dedos índices y medio. – Nunca en mi vida tuve un gato como mascota… Aunque debo confesar que tampoco tuve un perro. Literalmente mi vida de estudiante y practicante de artes marciales no me dejaba mucho tiempo libre como para dedicarle mi atención a una mascota – mencioné algo analista mientras pensaba en mi niñez. – Pero, siempre pensé que los gatos eran animales muy tiernos y listos. Aunque tengo entendido que son más temperamentales que los perros y prefieren ser muy mimados – agregué de manera divertida al comentario anterior. Al menos eso me habían comentado las pocas personas que conocía y tenían gatos…

– La verdad, me encantaría tener una mascota en estos momentos… Pero no creo que me dejen tener una en el departamento donde vivo – concluí para luego reír divertido ante la idea. No estaba seguro si el lugar que alquilé como vivienda tenga reglas que permitan la entrada de animales al edificio, pues nunca pregunté al respecto. Considerando además que tampoco sabía si a mi arrendador le gustaba o no esa idea. Mejor me evito problemas…

Comencé a tener un poco de sed, y era algo inevitable considerando lo mucho que habíamos estado conversando aquella tarde veraniega de buen clima. Se me antojó repentinamente un té helado de limón de esos que vendían en las maquinas expendedoras cercanas a la cafetería. Por suerte, estaban cerca del lugar donde nos encontrábamos Yuuki-san y yo, por lo que era un objetivo excelente. – Yuuki-san, ¿tienes sed?. Pensaba ir a la maquina expendedora que está en el pasillo y comprar un té helado para mí. Sería un gran honor poder invitarte cualquier bebida que desees – mencioné amablemente mientras la miraba a los ojos con una sonrisa.

Tras su respuesta, mencioné – No tardo nada en regresar. Espérame un momento aquí, por favor –. Y me levanté suavemente de mi lugar para mirarla y sonreírle alegremente antes de partir con destino a la máquina expendedora. Caminaba bastante rápido, pues tenía una razón por la cual regresar allí en el menor tiempo posible. “Le hubiese dado mi número telefónico para contactarme si ocurría algo” pensé mientras ahora recorría el blanco pasillo del instituto. Y por un momento consideré regresar solo para hacer dicha acción, pero descarté la tonta idea de que le pasaría algo en mi breve ausencia.

Off-Rol:
No te preocupes por tu mensaje. A veces es dificil escribir xD

Oh, y una vez más, es decisión tuya si aceptas la propuesta de una bebida gratis o no (en realidad estoy esperando que si lo hagas, pero no me atrevo a escribir que si jajajaja).
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8881

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Yuuki Hanari el Vie Ago 02, 2013 6:12 pm

A Kenichi también le agradan las mascotas aunque como el mismo lo dijo le atraían más los,y, cuando respondió a mi pregunta que le hice sobre que pensaba sobre los felinos,él dijo que jamás había tenido un gato como mascota, aunque tampoco tuvo la oportunidad de tener un can.
Me explicaba que su vida como estudiante y como practicante de las artes marciales se le complicaba un poco el poder tener mascotas. Con un aire pensativo me comentaba todo eso.
Desde su punto de vista, él creía que los gatos se diferenciaban de los perros por ser más listos y tiernos. Estaba de acuerdo, aveces hasta me parecían un poco fríos...pero siempre se hacen querer al final. Suponía entonces que como él no pudo tener mascotas en todo este tiempo, poco o nada podría saber sobre ellas.
Me sentía mal por eso, imaginarme lo duro que fue su antigua vida...que en muchos aspectos se parecía un poco a la mía, pero por supuesto, mi caso tenía un final más trágico.

Suspiré.

Como le agradaban las mascotas, igual, no estaba seguro de poder tener una ahora. Según decía no tenía idea de que se permitieran mascotas en el piso en donde vivía actualmente.     –¿ Vive solo?. – me preguntaba.
La idea de vivir en completa soledad me aterraba un poco y ni siquiera yo que pasaba gran parte de mi día sola,no podría soportar estar completamente sola en algún departamento, o en mi propio hogar. Si bien tenía una enorme casa a mi disposición pero siempre estaba mi tía, y  creo que eso de alguna forma me hacía sentir plena.

Era una tarde agradable y ni siquiera me percate del tiempo que había transcurrido desde que me estrelle con Kenichi. Muchos de los alumnos que estaban hace unos minutos se habían reunido ya a sus respectivos club,o bien entrando a otras clases para cumplir horario. De pronto la voz de Kenichi rompió el silencio.
Me preguntaba si tenía sed. Iría por uno de esos té helado que se conseguían en esas máquinas expendedoras. Por supuesto que se me antojaba un poco, después de todo beber un delicioso té helado con este clima iría demasiado bien.
Le asentí en respuesta,y sonreí–Claro, te espero aquí Kenichi-senpai. – Me pidió que lo esperase ahí y que no tardaría nada.
Lo vi alejarse a rápidos pasos, como si estuviera realmente ansioso de volver a reunirse conmigo.Una suave brisa golpeó mi mejilla, y sentí que esta se acaloraba lentamente...era casi como si tuviera una cita. Me sentía realmente estúpida por pensarlo de esa forma pero no podía ocultar lo feliz que me sentía.Volví a sonreír yo sola mientras esperaba a el chico de mirada ardiente.
avatar
Yuuki Hanari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 258
Monedas Monedas : 2829

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Kenichi Umehara el Sáb Ago 03, 2013 6:20 am

Con el paso apresurado que llevaba no tarde casi nada en llegar a mi destino: La máquina expendedora cercana a la cafetería. Yuuki-san había aceptado mi oferta de brindarle una bebida, así que con aire de alegría y una sonrisa entretenida, saqué el cambio necesario para pagar dos tés helados, y realicé la operación de manera eficiente y rápida. “Espero no haber tardado mucho” pensé mientras comenzaba mi caminata de vuelta hacia el gran jardín del instituto, recorriendo una vez más los blancos pasillos del edificio que nos proveía abrigo.

No tardé mucho en estar de vuelta en aquel agradable lugar, donde se había desarrollado aquel encuentro con la dama de piel como la nieve. Como me lo prometió, se encontraba sentada en la banca que seleccionamos. La saludé con una gran sonrisa, a pesar de no haberme ausentado tanto tiempo, recortando la distancia entre nosotros. Una vez que estuve frente a ella, le ofrecí su bebida extendiendo mi mano derecha y diciéndole suavemente – Perdona la tardanza. Aquí tienes tu bebida, Yuuki-san –

Después de entregar el té helado que le correspondía, volví a sentarme a su lado como lo había hecho antes. Aún sonriente, abrí la lata que compré para mí y le di un sorbo. – ¿No crees que el té helado es simplemente delicioso en esta época del año? – pregunté amable y divertido mientras observaba al rostro a mi compañera de conversación. Parecía estar disfrutando de su bebida tanto como yo lo hacía.

Pocos segundos después, recordé mi arrepentimiento previo respecto al número de teléfono que no le proveí, así que esta vez mencioné el tema al pedirle su permiso de antemano. – Yuuki-san, quería preguntarte algo: ¿Quisieras intercambiar tu número telefónico conmigo? – pregunté con algo de curiosidad pero muy honesto. – Se que puede sonar algo raro que lo pregunte de esta manera, pero quiero saber tu opinión y no forzarte a hacerlo si no quieres – agregué sincero mientras ladeaba un poco la cabeza sonriendo y observaba sus ojos color chocolate, mostrando mucho interés en lo que pensaba al respecto.

Sé que es una manera rara de obtener un número telefónico, pero aún con la confianza renovada que había alcanzado en mi estadía en Francia, algunas costumbres raras habían permanecido conmigo todo este tiempo. Además, era cierto que no quería forzarla a hacer algo que no deseara, pues era una persona con quien anhelaba crear un lazo duradero y agradable…
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8881

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Yuuki Hanari el Lun Ago 05, 2013 6:51 pm

Yacía allí sentada, observando las hermosas flores esperando a Kenichi. No se tardo demasiado y suponía entonces que  se apresuró con sus pasos. En cuestión de unos minutos él ya estaba allí, acercándose a mi con el té de limón que había prometido traer. Se disculpó por la tardanza ( para mi no había tardado casi nada) y me extendió el brazo ,ofreciéndome la bebida que me correspondía. Le sonreí y se lo agradecí cortésmente:  –Gracias, Kenichi-senpai. – Al tiempo que se sentaba de nuevo a mi lado; también abrí la lata que ahora tenía en mis manos para poder beberla. Respondí a su comentario cuando separé los labios de aquella deliciosa bebida:  
–Tienes toda la razón, tan deliciosa y refrescante–
sonreí.

Kenichi estaba siendo muy amable conmigo y tenía pensado devolver toda aquella amabilidad que se molestaba en darme . Le dí otro sorbo a mi bebida cuando Kenichi volvió a hablar consultándome si deseaba intercambiar mi número telefónico con él. Al principio me sorprendí un poco ya que casi nunca usaba el móvil, pero, sí, sabía que era algo indispensable y siempre trataba de llevarlo conmigo.
Aunque por otra parte una felicidad indescriptible me invadió por completo. Sabía que si tenía su número telefónico implicaría el poder volver a vernos, y yo esperaba que este peculiar encuentro no se convirtiera en la primera y ultima.Pero para desgracia mía, esta vez no la traía conmigo...lo había dejado dentro de mi bolso, en mi taquilla.

Cuando clavé de nuevo la vista sobre aquella mirada ardiente que tenía,que parecía inspeccionarme curiosamente. Aparté de nuevo la bebida de mis labios para decir:  –E-eh...p-por supuesto, esta bien  – respondí sonriente aunque un poco insegura.   – no traigo conmigo ahora mismo mi móvil...pero si tienes algún trozo de papel o algún block de notas en donde pueda anotartelo.. – llevé la mano a mi bolsillo derecho de mi falda que era parte de mi uniforme y cogí mi bolígrafo. Bajé mi lata de refresco a un lado de la banca dispuesta a escribirle mi número telefónico, esperando a que me pasase un pedazo de papel o lo que sea.
avatar
Yuuki Hanari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 258
Monedas Monedas : 2829

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Kenichi Umehara el Mar Ago 06, 2013 7:03 pm

Sonriente, la joven chica de hermosos ojos chocolate aceptó mi propuesta de intercambiar números telefónicos, y me sentí más aliviado y muy alegre por el resultado. Luego mencionó que no traía su móvil, pero me anotaría su número si le daba algún papel o algo similar. Dejando la lata de té a un lado de la banca, comencé a revisar mis bolsillos, pero lo único que encontré fue un par de bandas adhesivas en sus blancos envoltorios. Considerando que los envoltorios eran de papel, fue la mejor opción que conseguí. – Solo tengo estas dos bandas adhesivas, pero puedes escribir sobre el papel que los cubre. Ya me ha salvado de otras situaciones de la misma manera – mencioné divertido mientras la observaba con una gran sonrisa.

Extendí uno de estos para que lo tomara, para luego sacaba de otro de mis bolsillos un bolígrafo y así poder anotar en la banda adhesiva restante mi propio número. Pensé que era buena idea dejarle de una vez mi contacto. Al finalizar esa pequeña tarea, una vez más le extendí mi mano sonriente, esta vez con el escrito – Aquí tienes mi número telefónico. Puedes llamarme cuando lo desees para cualquier cosa. Estaré gustoso de servirte para lo que necesites – agregué amable y alegre, mientras ladeaba un poco la cabeza hacia un lado.

Después de realizar el intercambio de bandas adhesivas marcadas, deposité el papel en el bolsillo de mi camisa, un lugar en donde sabía que no lo perdería. Tomé nuevamente mi lata de té helado y le di otro sorbo con una gran sonrisa complacida. Era inevitable sentirme feliz después de obtener un nuevo número, ya que significaba que había logrado conseguir a otra persona amigable con quien compartir buenos momentos.

Alcé la mirada al cielo, el cual ahora tenía un tinte anaranjado más intenso. Esa tarde me pareció un color sumamente agradable y placentero, por su belleza y serenidad. – Es gracioso como a veces ocurren los encuentros y despedidas en esta vida. Mi padre una vez me dijo “Kenichi, tienes que ser como la gran roca en medio del río. Debes adaptarte al constante ataque del agua mientras te mantienes firme y seguro. No importa que tan fuerte sea la corriente, debes ser inmovible e imperturbable” – mencioné divertido, especialmente porque intenté remedar la voz de mi papá al parafrasear su enseñanza a Yuuki-san. – Quizás se refería a que debemos adaptarnos a los cambios que ocurran en nuestras vidas… – agregué sonriente, ya que al parecer había comprendido el mensaje.

Miré una vez más a la chica a los ojos, y le regalé mi sonrisa más alegre y sincera en mucho tiempo – Gracias Yuuki-san. Aunque no lo creas, tu agradable presencia me ayudó mucho a levantar el ánimo. Estoy muy feliz de haberme encontrado contigo en este maravilloso jardín –. Una vez más, expresé lo que sentía con aquella sinceridad que me prometí seguir. Esperaba no incomodar a la linda japonesa con mis palabras, pero era lo que sentía en mi corazón.

Off-Rol:
Hola linda Yuuki ^^

Estoy pensando que tal vez sea hora de terminar este rol en los próximos mensajes. Creo que quizás un par más de estos (en mi caso, uno más de mi parte), y podemos concluir este tema para crear el siguiente rol juntos. No se que opinas al respecto.

Estaba jugando con la idea de que Yuuki y Kenichi tuvieran algún tipo de paseo juntos. Quizás un encuentro para ir a la pastelería o ir al cine (algo que nunca he hecho en mi tiempo en el foro, y que suena interesante xD). Aunque igual me gustaría saber que deseas hacer respecto a estos dos personajes. Personalmente, pienso que ambos pueden tener buena química. Sin embargo, no estoy seguro si te interesaría esa idea (sobre todo por la fama de "chico bueno" de Kenichi en el foro xD jajajaja).

En fin, creo que te mareé un poco con mis ideas locas, así que te daré tiempo de pensar al respecto. Sin importar que decidas, quiero que sepas que me encanta rolear contigo y me gustaría seguir esta historia juntos ^^
-Kenichi-
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1211
Monedas Monedas : 8881

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Yuuki Hanari el Jue Ago 08, 2013 1:43 pm

>> Fin de tema <<
avatar
Yuuki Hanari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 258
Monedas Monedas : 2829

Volver arriba Ir abajo

Re: El Jardín del Renacimiento (Yuuki Hanari)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.