Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. Sería tener muy poca verguenza copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Tengan originalidad y hagan sus cosas vosotros mismos.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List The Top 100 Dangerous Sites Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Nuevos aires se avecinan [Privado/Yukio Kamiya]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nuevos aires se avecinan [Privado/Yukio Kamiya]

Mensaje por Yami Motou el Miér Jul 03, 2013 5:35 am

Estaba molesto ¿para que negarlo? Por supuesto que estaba molesto. Justo el día en que por fin se me había ocurrido empezar de una vez las malditas clases en el instituto, teniendo el dichoso formulario correctamente firmado, bien prolijo y todo el asunto, Emily había agarrado una fiebre de los mil diablos, y estaba tirada en cama, con señales de que estaría en cama, de cinco días, a una semana. ¿Y que iba a hacer yo ahora por mi vida? Tendría que irme solo al maldito instituto; con mi prima de por medio, al menos tenía alguien con quien divertirme en los recesos, pero, ahora, sólo... Tendría que ganarme la confianza de alguien, y eso era mucho trabajo. No me pondría a socializar con nadie, después de todo, no me interesa tener falsos a mis espaldas.

Había recorrido el instituto por mi cuenta. Incluso, cometí mis primeras "infracciones", por así decirlo, al saltearme la clase de Matemáticas y prácticamente empezar una guerra de comida en la cafetería. Lo segundo no fue culpa mía, simplemente le di de lleno con un plato a un chico que se hacía el interesante diciendome que era un loco por como tenía mi cabello. No es que lo negara, pero no era nadie para meterse en mi vida. Dicho y hecho, le sampé un plato de comida a la cara, alguien gritó "¡Pelea de comida!", y los platillos empezaron a volar por los aires. Aunque ya que nadie vio que yo lo empezé, me salvé de las sanciones. Gracias a Dios; recién llegar y ya tener una... vaya problema.

Aunque siendo franco, podía ganarme otra sanción por lo que estaba haciendo ahora. Me había escapado a la azotea, sin permiso de los profesores. Aunque no era una cerradura muy difícil de violar con un buen alambre, o incluso con un portaminas, preferí pasar por la casilla del portero y sacarle la llave. Así no podrían decir después que había un bándalo en la escuela. Abrí la puerta, cerrándola detrás de mi, aunque sin echarle llave, y entré en silencio. Una vista hermosa podía admirarse desde arriba. En esos momentos, maldecí no tener algo para comer, ya que me estaba dando hambre. Un buen chocolate me vendría bien; o una cerveza, aunque esas se conseguían con facilidad por la noche, más aún en la casa de mi prima... en casa... ahora esa es mi casa. Rayos, se siente raro decir que ya no estoy en Dominó. Vivir con ella, algo que ambos queríamos desde niños. Pensar que ya no veré a Mana en las noches, ni en la escuela.

Me apoyé sobre la baranda, cruzando levemente los brazos, y mirando hacia la nada.

-Mi vida dará un giro enorme a partir de ahora.- no cambiaría para nada mis prácticas, métodos y mi pensamiento, pero sería raro no estar con la gente que conozco, y no vivir en el mismo lugar.

Si mi madre se creía que enviándome a Francia me enderezaría en actitudes, se había equivocado.
avatar
Yami Motou
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 113
Monedas Monedas : 3689

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos aires se avecinan [Privado/Yukio Kamiya]

Mensaje por Yukio Kamiya el Miér Jul 03, 2013 9:27 pm

Furioso... así es como me encontraba en estos momentos, mi madre y yo tuvimos de nueva cuenta una discusión, y todo por algo tan estupido como el hecho de mi color de cabello ¿desde cuando le molestaba mi tono cuando ella misma me lo sugirió? en todo caso, termine por marcharme al instituto y aunque las clases siguieron en su rutina aquel enojo no se retiraba, nada de esto mejoro cuando a la hora de almuerzo una infantil guerra de comida me impidió comer de forma tranquila –con un carajo...- maldije de forma baja mientras subía las escaleras que daban a la azotea –este día va de mal en peor... espero que no me lo jodan mas- llegue hasta la puerta que separaba el exterior del interior del colegio y suspirando con algo de resignación, abrí la puerta.

Sentí el viento calido en mi rostro sorprendido, no me esperaba que estuviera abierta la azotea pero tampoco me iba a quejar, camine un poco, topándome con la mirada a un joven de peculiar cabello que disfrutaba del sitio, aunque en realidad, no me interesaba en ese momento ser tan amigable como siempre, lo único que quería era estar tranquilo, sin dirigir palabra me fui a la orilla contraria a donde el joven estaba, esperando no molestarlo y tampoco ser molestado, me senté en el suelo y saque de la mochila una tablilla de chocolate, algo que junto a algún libro, nunca faltaba a mi lado, le di una mordida al mismo tiempo que me colocaba los audífonos para exiliarme del mundo y encerrarme en el mío, observando la vista que se apreciaba del lugar, no tarde mucho tiempo antes de empezar a susurrar la canción que escuchaba en ese momento.

-come to decide that the things that I tried were in my life just to get high on when I sit alone come get a little more known... but I need more than myself this time strip from the road to the sea to the sky and I do believe what we rely on... when I lay it on, come get to play it on all my life to sacrifice... hey oh... listen what I say oh... came back and..., hey oh- cantaba ya mas relajado, moviendo uno de mis pies al ritmo de la música –the more I see the less I know the more I like to let it go hey oh... whooo ... deep beneath the cover of another perfect wonder where it’s so white as snow...- poco a poco el canto paso de ser en susurros a una voz normal –running through a field where all my tracks will be concealed... and there is nowhere to go... - no dejaba de mirar el panorama ni de sentir el viento en mi rostro, aquellos pensamientos sobre la recientemente mala relación con mi madre se esfumaron, así como la noción de en donde me encontraba y con quien, simplemente me deje llevar por la música que escuchaba

avatar
Yukio Kamiya
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 305
Monedas Monedas : 2831

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos aires se avecinan [Privado/Yukio Kamiya]

Mensaje por Yami Motou el Jue Jul 04, 2013 6:49 am

Habían pasado unos minutos desde que me había colado dentro de lo que sería la terraza, azotea, o como quieran llamarle; personalmente, creo que el tiempo del receso se había acabado. Ahora yo debería estar en... Química, si no estoy mal. Lo único que puedo decir es que por fin agradezco de verdad el que no me hayan atrapado, pues detesto la clase de química con todo mi corazón. Aunque es cierto que el portero es joven, y dicho y hecho, parece una persona algo, tal vez un poco distraída. Ahora que lo pienso, Emily me estaría regañando por saltearme las clases, por causar problemas, en fin, me estaría regañando por todo; y yo me le estaría riendo, para echarle en cara que, a fin de cuentas, ella hace lo mismo que yo. Causar problemas. Algo que a ambos nos gustaba, aunque ella lo negara.

Escuché pasos a mis espaldas. No es que me molestara, pero siendo franco... ¿Había alguien más aquí que quería saltearse las clases? No pensé que fuera tan normal, o será que es casualidad que para que no nis pillen, nos escabullamos a la terraza, quien sabe. Giré levemente mi cabeza, para luego ver que se trataba de un chico. Cabellera blanca, ojos azules, delgado, no muy llamativo, salvo por su color de cabello. Decidí no prestarle atención, por su fachada, parecía algo molesto. Igual que yo lo estaba. Y no quería socializar con nadie, y este chico se digna a aparecer por aquí, a interrumpir mis pensamientos y mis charlas conmigo mismo. Definitivamente, hoy no es mi día.

De reojo, pude observar que tenía algo entre sus manos. Una tableta de chocolate. Maldición, y con el hambre que yo tengo, en la cafetería no pude llegar a comer nada culpa de ese idiota que se me quiso hacer el listo. Me había hecho enfurecer, demonios, y estaba pagando las consecuencias de mi humor demasiado difícil de llevar. Pero mi orgullo me estaba picoteando, así que simplemente voltee y puse mis ojos en el cielo. Me estaban empezando a arder los ojos, creo que las lentillas violetas estaban comenzando a estorbarme un poco.

Lo escuché cantar en voz alta... tal vez un poco demasiado alta para mi gusto. Pero fue genial; cantaba en inglés, y he de decir, que tenía una certera habilidad para el canto. No sé si muy llamativa, pero no desafinaba horriblemente, como algunos lo hacen al cantar. Yo me jactaba de tener buena voz. Pero esa es historia para otro día.

-Oye, niño.- mencioné, girándome a verlo. -Tienes buena voz.- fue lo único que agregué, antes de volver a girarme a mirar hacia cualquier otro lugar.

No soy de hablar con gente que no conozco, a menos que ellos me hablen, y tampoco soy de decir cumplidos, pero la verdad, sentí que tenía que decírselo. Aunque él se había prácticamente olvidado de donde estaba mientras cantaba. Algo que a mí me pasa a veces... claro, con las peleas, tal vez.
avatar
Yami Motou
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 113
Monedas Monedas : 3689

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos aires se avecinan [Privado/Yukio Kamiya]

Mensaje por Yukio Kamiya el Jue Jul 04, 2013 9:26 am

La canción termino en mi reproductor por lo que también mi canto, durante esos segundos en los que iniciaba una nueva canción me dedique a darle otra mordida al chocolate, sentir ese amargo sabor me hacia tan feliz que casi podía olvidar mi enfado, de pronto y mientras insistía en mirar aquel bello panorama, la voz de mi acompañante involuntario se escucho en el lugar, entremezclándose con el viento que pese a ser calido soplaba con mucha insistencia, algo bastante característico de esta zona tan alta, al joven tricolor le parecía que poseía una buena voz, sorprendido me quite los audífonos sin siquiera molestarme en apagar el reproductor de música, era la primera vez que alguien me decía eso, había estado practicando y todo el mundo me solía decir que cantaba bastante mal y muchas veces parecía que gritaba mas que dar notas altas o graves, claro, no me dejaba vencer por esos comentarios, siempre les mandaba al diablo pero era bueno saber de vez en cuando que tu practica da frutos y escuchar palabras de aliento, aunque provengan de un desconocido.


Me puse de pie mientras aquel joven se giraba, parecía un comentario espontáneo al cual no le daría mayor relevancia, lamentablemente para el, yo no iba a dejarle tranquilo, al menos le agradecería por sus 5 palabras, así que me encamine hasta el, dejando en aquella orilla mi mochila, llevando mi reproductor en la mano derecha y el chocolate en la izquierda, finalmente me recargue en el barandal, imitando su pose, mirando hacia el horizonte -gracias- pronuncie de forma casual pero agradecida –eres el primero que me dice algo así y no sabes cuanta falta me hacia escuchar palabras que demostraran un poco de apoyo- estaba claro que el chico no entendería de que rayos hablaba pero no pensaba quedarme callado cuando mi mayor virtud, o defecto, es decir siempre lo que pienso, me separe del barandal, con el que intentaban que fuera menos peligrosa la azotea, solo para recargarme en el y quedar al contrario que el chico de cabello bastante llamativo -¿gustas?- le ofrecí de la barra de chocolate, el ofrecer chocolate siempre me trajo buenos resultados y buenas platicas –es chocolate amargo- aclare ya que a algunas personas no le gustaban el sabor de dicha golosina, pero bueno, ellos se lo pierden.


Mientras se decidía por tomar o no el dichoso manjar, desvíe la mirada al cielo, frunciendo el ceño por el calor tan endemoniado que hacia y por los rayos de sol que no daban tregua alguna, por algo el verano no me gusta para nada, ya que siempre termino requemado del rostro por cierto, soy Yukio Kamiya... eres nuevo ¿verdad?- me presente al mismo tiempo que mi curiosidad marca “gato” aparecía, definitivamente era alguien nuevo, aunque no fuera bueno recordando rostros, esos colores en su cabello, que combinaban bien entre si, y ni que decir de su peinado eran inolvidables, siendo el peinado mas original que en mi vida he visto aunque bueno, aun tengo mucho por vivir, así que es mas correcto decir “el peinado mas original que he visto hasta hoy” aunque sus ojos también eran bastante llamativos, no cualquiera tiene esa forma de mirar, su dura mirada me decía que vivió momentos bastantes fuertes en algún punto de su vida, pero eso eran solo conjeturas mías, aunque después de mirar tan seguido los ojos de las personas sabia prácticamente leerlos.
avatar
Yukio Kamiya
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 305
Monedas Monedas : 2831

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos aires se avecinan [Privado/Yukio Kamiya]

Mensaje por Yami Motou el Jue Jul 04, 2013 9:59 pm

El viento estaba empezando a correr más fuerte, y aunque no estaba fresco, la verdad era que me estaba empezando a desarreglar el flequillo de manera excesiva. Apreté mi chaqueta azulada contra mi cuerpo, y me acomodé los mechones rubios con la otra mano. Siendo del todo sincero, no esperaba que la charla aumentara a más de un "gracias", después de que le dije que tenía buena voz, peor sin embargo, creo que estaba equivocado. Por lo visto, el chico no recibía cumplidos por su voz muy a menudo, ya que se mostró agradecido, incluso, mencionó que era la primera persona que le decía algo así, y que de vez en cuando venía bien recibir algunas palabras de apoyo. A pesar de que no entendí totalmente a que se refería el muchacho, opté por mantener la boca cerrada, y seguir mirando el paisaje. Eran unas palabras salidas de la nada solamente, aunque eso no quitaba que fueran verdaderas, ni que eso fuera realmente lo que yo pensaba. Sin embargo, no añadí palabra a lo anteriormente dicho. Sería cargar más la charla que no tiene nada más para decir.

Repentinamente, volví a escuchar la voz de mi acompañante, voluntario o involuntario, acompañante al fin, ofreciéndome lo que llevaba en sus manos. El famosito chocolate. Normalmente, ni en mis mayores pesadillas hubiera aceptado, ya saben, orgullo por sobre todas las cosas. Pero mi estómago me estaba pidiendo urgente algo para satisfacer mi hambre; no probaba bocado desde el día anterior, y estaba desfalleciendo. Peor aún, cuando mencionó que era chocolate amargo. For a love of Ra, el chocolate amargo es un placer digno de todos los dioses. No podía negarme, simplemente, tengo una debilidad por ese alimento en particular... aunque se me antojaba una buena taza de café.

-Gracias.- fue lo único que mencioné, estirando la mano para cortar un trozo del alimento, y llevármelo a la boca. Tal vez no saciaba del todo mi hambre, pero por lo menos podía sacarme esas ganas que tenía de comer algo de una vez.

Mientras degustaba el famoso chocolate en mi boca, mirando hacia quién-sabe-dónde, el chico me mencionó su nombre: Yukio Kamiya. Me sonaba de algún lado. Tal vez de mi prima, que varias veces me contaba de las personas que conocía en la escuela. Tal vez ellos se conocieran, después de todo, ella también viene aquí, y a pesar de ser un lugar grande, los encuentros siempre están. Me preguntó si era nuevo, lo cual tal vez era de por sí un poco obvio, porque alguien con mi apariencia debería resultar, no diré atractiva, pero si un poco llamativa. No soy alguien común de aparecerse, que digamos. Sin embargo, no puedo negar que, siendo recién mi primer día aquí, atraje muchas miradas.

-No te equivocas. Sí, soy nuevo; en el instituto, y en la ciudad, estoy viviendo en casa de mi prima.- fue lo único que mencioné, sin darle mucha importancia al asunto. Soy medio latoso, pero es que no soy del todo confiado. No revelaría el nombre de Emily, a menos que por casualidad él preguntara por ella, o algo por el estilo. Ya vería yo si la situación lo ameritaba.

Soy una persona algo extraña, creo; pero soy amable. Si sabes que decir y cómo decirlo.

-Por cierto, Yukio.- mencioné, recordando algo repentinamente. -¿Estabas en la cafetería hace como unos... 20 minutos?- o tal vez media hora, no conté bien. -Creo haberte visto por ahí.- finalicé, terminándome el trozo de chocolate, para finalmente tragarlo.
avatar
Yami Motou
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 113
Monedas Monedas : 3689

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos aires se avecinan [Privado/Yukio Kamiya]

Mensaje por Yukio Kamiya el Mar Jul 09, 2013 7:14 am

Si, el chico era nuevo, tanto en el instituto como en la ciudad –¿me pregunto por que esta ciudad es tan popular? siempre vienen y van personas de todos lados- dije burlón y sincero, por alguna extraña razón, todos los estudiantes de por aquí siempre eran transferidos de otras partes o algo por el estilo, aun no conocía a nadie que fuera originario de aquí, hizo mención de su prima, que vivía con ella, en su casa para ser mas específicos, supongo que era por que sus padres no podían cuidarlo o algo así, tampoco iba a indagar en su privacidad por muy curioso que fuera, además se notaba que con este chico debía de llevarla con cuidado -¿tu prima estudia aquí o es mayor que tu?- pregunte, aunque dudaba que si estudiaba la hubiera visto, el instituto es grande y en el estudian muchas personas, seria bastante curioso que charlara con ella y mas por que no suelo charlar con nadie a no ser que me llamaran la atención.


Tras su respuesta me pregunto, como recordando que quería preguntarme algo, que si me había encontrado en la cafetería, mas o menos, cuando paso la guerra de comida, sin evitarlo un sonido de burla mezclada con enojo se escapo de mi ser, recordando lo que paso y que pensándolo con la cabeza menos caliente por el enojo, resultaba algo gracioso, chicos de 16 a 19 años, y uno que otro empleado del lugar, peleando de esa forma, era penoso, ridículo pero divertido –para mi desgracia así es, estaba por ahí...- dirigí mi vista al chico, que aun no me decía su nombre y ajuste mis anteojos –por poco me toca un facial de spaghetti acompañado con pizza- le sonreí divertido –por suerte pude jalar a alguien que recibiera el ataque por mi para después salir de ahí lo mas rápido que pude- me encogí de hombros manteniendo una sonrisa en los labios –supongo que también estuviste inmiscuido, si dices que me viste, lo que me sorprende es que resaltara tanto para llamar por segundos tu atención- bueno, estaba conciente que para nada resaltaba ya que mi cabello no era para nada llamativo si los comparamos con los rosas chicle y los azules eléctricos que algunos de los compañeros del lugar usaban en sus cabelleras, mis ojos tampoco eran algo de otro mundo en este lugar, plagado de personas con la extraña obsesión de cambiarse el tono de sus ojos por colores raros, preciosos, pero raros a fin de cuentas y claro, ni que decir de la estatura, mi estatura promedio para nada se comparaba a los grandulones que he visto en mas de una ocasión.


-¿ya viste el resto del instituto? si no es así, puedo mostrártelo, después de todo hoy no vine precisamente para estar encerrado en los salones de clases, fue mas para escapar de casa- no pude evitar sentirme mal por la discusión que tuve en la mañana, pero tampoco pensaba molestar al joven con mis problemas, no era mi estilo, así que simplemente regrese mi vista al cielo despejado, llevando la tablilla de chocolate de nueva cuenta a la boca, dándole otra mordida, pensando en como librarme para no llegar a casa tan temprano –también si quieres puedo guiarte por la ciudad- me ofrecí, por lo general no soy tan amable y menos con alguien que apenas hoy vi por primera vez, pero también necesitaba distraerme y este chico no parecía ser demaciado hiperactivo como muchos otros, así podría estar acompañado, manteniendo una conversación con una persona tranquila, nada mejor que calmar mis nervios y quizás, si corría con suerte, ir a algún café para distraerme hasta el anochecer....
avatar
Yukio Kamiya
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 305
Monedas Monedas : 2831

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos aires se avecinan [Privado/Yukio Kamiya]

Mensaje por Yami Motou el Jue Jul 11, 2013 11:30 pm

Lo primero que el muchacho mencionó luego de que le dije que me había mudado hace poco a la ciudad, era que al parecer, era una ciudad muy popular, ya que siempre venía gente de todas partes. No es del todo mentira, ya que Francia es una de las ciudades más hermosas del mundo, y por supuesto, siempre había una enorme cantidad de gente; al igual que este instituto, el cual tenía su prestigio, a pesar de que algunos estudiantes no éramos lo que aparentábamos ser. Me preguntó si Emily estudiaba aquí, o si era mayor que yo. No veía que tenía de malo decirle que estaba aquí, capaz y ellos se conocían y yo ni enterado, quien sabe.

-Estudia aquí, de hecho, aunque esta semana ha estado con fiebre, en cama.- le mencioné, pensando en como se encontraría ahora la pobre. Durmiendo su tercer siesta del día, seguro. -Está en el tercer curso.- y repentinamente, recordé que él se había presentado, más yo no lo había hecho. -Perdona, no te he dicho mi nombre. Soy Yami, Yami Motou.- dije, extendiendo la mano para estrechar la suya, y acto seguido, volver a echarme contra la muralla que rodeaba la terraza. Tengo una flojera particular hoy, estoy todo el tiempo echado en alguna parte.

Cambiando un poco de tema, nos fuimos al asunto de la cafetería. Mencionó que, en efecto, sí se encontraba ahí, y que presenció toda la batalla épica de alimentos voladores, salvándose de que un plato de spaggettis, acompañados de unas porciones de pizza, le diera en plena cara, usando a otro chico como escudo. Contuve una ligera risa, que hubiera sonado algo arrogante, cuando escuché que mencionó que seguramente yo también estuve introducido ahí, y que le llamaba la atención que lo haya podido "haber visto" entre todo el tumulto de gente.

-Tengo buena memoria eidética, bah, es decir, fotográfica; es todo.- le comenté, sin agregar más detalles sobre lo que pasó en la cocina. A mucha gente no le hacen gracia sucesos como tales, y la verdad, era que en parte, por mi culpa había empezado este tumulto de "quilombos". Aunque lo estaba pagando muriéndome de hambre. Y, aunque no soy una persona que huye de los problemas, si sé como evitar encontronazos innecesarios, cosa que otras personas deberían aprender de vez en cuando. Caradura de mi parte decir eso, cuando mi orgullo es casi intocable para mí. -Aunque he visto a muchísimas personas con cabello blanco por aquí. Parece una característica casi común.- añadí, como al pasar. Sin mencionar que había muchísima gente que usaba lentillas, o que se teñía el pelo de crazy colours, como azul, rosado, violeta... Al lado de algunos peinados, mi color de cabello era casi normal.

-En realidad, no he visto prácticamente nada... salvo por mi curso, la cafetería, de reojo el laboratorio, y bueno, la azotea.- comenté, apoyándome de nuevo contra la pequeña "muralla" y mirando hacia abajo. La ciudad se veía diminuta desde aquí. -Aunque no me conviene salir por ahora de aquí, ya que si me encuentran, estaré en problemas... debería estar en química ahora.- añadí, con algo de gracia autosuficiente en la voz. -Aunque después, si gustas, podríamos dar una vuelta por ahí.- añadí, ante su siguiente propuesta.

Este chico claramente era alguien bastante sociable, y bueno, podría ser divertido. Conocer gente nunca viene mal cuando eres nuevo en algun sitio, o ciudad.
avatar
Yami Motou
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 113
Monedas Monedas : 3689

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos aires se avecinan [Privado/Yukio Kamiya]

Mensaje por Yukio Kamiya el Vie Jul 19, 2013 5:27 am

Manteniendo mi vista en el joven, que al fin se había presentado como Yami, logre notar un intento de risa por mis palabras sobre como use a alguien de escudo y tras decirle que me sorprendía que me recordara me dijo que se debía a su memoria eidética, aunque después lo nombro como la famosa memoria fotográfica, me reí un poco burlesco, no había necesidad de que lo aclarara, sabia a la perfección de que se trataba, pero bueno, quizás le había tocado mas de una ocasión aclarar ese tipo de cosas y ahora prefería hacerlo antes de que le preguntaran, de pronto hablo sobre el color de cabello blanco, comentando que ya había visto a muchos con ese tono, siendo prácticamente común –tienes razón, ya es demasiado común pero cuando llegue al instituto no lo era- recordar aquellos primeros días me saco una sonrisa de nostalgia, pues pese a que extrañaba a todos mis amigos que deje cuando me mude, fueron buenos tiempos.


 -jejeje, no tenia planeado salir de la azotea, no aun, quizás no lo aparento pero no soy tan tonto como para arriesgarme y arriesgarte a ti- respondí cuando el hablo sobre que no era conveniente que le vieran fuera de su clase – además, lo mismo podría decir yo, se supone que debería de estar en clase de música, pero no me gusta estar encerrado por mucho tiempo en los salones y esa materia no es en especifico de mi agrado... siempre quieren que toquemos algún instrumento y no me gusta que los demás me escuchen tocar- aclare, al parecer Yami parecía tener ciertas similitudes conmigo o al menos así se me figuraba por el momento, parecía interesante que siempre me encontraba con personas con las que tenia ciertas similitudes, pequeñas pero similitudes a final de cuentas –claro, por mi no hay problema, solo prepárate para caminar, bueno, la zona comercial no esta muy lejos pero aun así es algo cansado- me enderece mientras decía esto –tu clase ha de ser aburrida a mas no poder si prefieres saltártela, jejeje, ¿o tienes otra razón para estar por aquí?- me senté en el suelo recargando mi espalda en la cerca, sintiendo como el viento volvía a soplar y movía mi cabello...


Mi cabello blanco... quizás era el momento de pintármelo por un tono “normal” como me lo exigió mi madre, pero el simple hecho de pensar en cambiarlo o dejármelo de pintar me asqueaba de sobre manera, tome uno de los mechones de cabello que enmarcaban mi rostro, observando el color grisáceo que tanto me gustaba y que cubría a la perfección mi odiado tono natural, suspire pesadamente soltando el mechón, sin querer me había puesto triste, melancólico y con ganas de golpear cosas, nada podía ir peor para mi y para Yami, después de todo dudo mucho que le interese ver mi depresión, supongo que ya era hora de retirarme y buscar otro lugar para estar solo, aunque en realidad, estar solo era lo que menos deseaba en estos momentos.






Offrol:
Disculpa la tardanza, últimamente tengo mi vida hecha un lió y no me acostumbro a mi nueva rutina, además últimamente no he tenido inspiración para responder a tu post n_nU



avatar
Yukio Kamiya
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 305
Monedas Monedas : 2831

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos aires se avecinan [Privado/Yukio Kamiya]

Mensaje por Yami Motou el Miér Jul 31, 2013 9:38 pm

Una punzada de dolor golpeó mi frente, al tiempo que restregaba la misma con mis dedos índice y pulgar. Estaba empezando a padecer un fuerte dolor de cabeza, y no llevaba aspirinas encima para calmarlo. Supongo que se debería a la falta de sueño y al hecho de haber bebido alcohol, cosa que había hecho estragos, ya que anoche no estuve por mi casa, sino que salí a encontrar diversión por otros lados. Emily me hubiera matado; en ese sentido, gracias a dios que se despertó enferma, aunque cuando se recuperara, definitivamente me mataría en serio. Apenas me volvió la lucidez, escuché que Yukio me decía que ahora el ver a la gente con cabello blanco, o de algún color fuera de lo normal en el instituto era común, pero que antes no lo era. En Japón, donde yo vivía antes, era bastante común ver a la gente con el cabello teñido, o con cortes de pelo algo extraños, y aún así, mi peinado era uno de los más extravagantes. Ahora que estaba aquí, incluso era llamativo, para muchas personas. Otra puntada de dolor azotó mi cabeza, y tuve que contenerme para que el chico no se diera cuenta. Si el dolor persistía, me despediría del chico, iría a la enfermería y luego me marcharía a casa. La casa de Emily... mi casa. Rayos, aún no me acostumbro.

-Donde yo vivía antes, era bastante común ver a la gente con el cabello teñido de colores exóticos. Me sorprende ver que aquí también ocurre lo mismo.- fue lo único que respondí, como al pasar.

Los minutos seguían pasando, mientras nosotros nos manteníamos en la terraza. Estaba anocheciendo, así que no faltaría mucho para el final de las clases. Gracias a Dios, correría a casa y me bajaría todas las aspirinas/ibuprofenos que hubiera en el botiquín. En medio de mis pensares, escuché al muchacho que estaba conmigo responderme a lo que le había dicho anteriormente, diciéndome que no era tan tonto como para arriesgarse a que nos atraparan ahora. Al parecer, el tenía que estar en clase de música, algo irónico, porque esa era una de las clases que más me interesaban en este lugar; al parecer, no quería estar más tiempo encerrado, y en clases de música siempre los hacen tocar algo, y él no quería que los demás lo escucharan. En ese sentido, tenía bastante razón en no querer asistir a las clases, aunque yo no tenía precisamente problema en que me escucharan con la guitarra, es más, alardeaba sobre ello. Aunque también sabía, y me las ingeniaba, para faltar en las materias en que sabía o me había enterado que los profesores no tomaban asistencia. De esta manera, tengo menos problema más adelante, y de paso, me ahorro un par de faltas, que seguramente las necesitaré más adelante. Como dije, no es que me agrade mucho venir a este lugar. El muchacho continuó diciendo que después seguro podríamos dar una vuelta por la zona comercial, que no quedaba lejos de aquí, aunque aún así era algo agotador. Iba a ser descortés diciéndole que no, que me dolía la cabeza y salir de ahí lo más rápido que pudiera, pero como eso quedaría horriblemente mal, simplemente me desaparecería si el dolor de cabeza no daba para más. Así que simplemente asentí con la cabeza, sin añadir ninguna otra palabra.

Acto seguido, comentó que mi clase debía de ser aburrida, si es que estaba aquí por eso, o si tenía otra razón para estar aquí. No sabía si escaparme de la cafetería en mitad de una guerra de comida contaba como otra razón, así que simplemente, me encogí de hombros.

-Creo que simplemente tenía ganas de desaparecer un rato de las clases. No es que química sea precisamente una materia de mi agrado, si por esos lados vamos, prefiero las ciencias sociales.- comenté, sin mucha convicción -Por otro lado, me duele un poco la cabeza, y esa clase no haría más que aumentar el dolor.- hice una pausa, y continué. -¿Y tú? ¿Sólo querías saltarte la clase, o tenías otro motivo para estar aquí?- pregunté, más por educación que otra cosa.
avatar
Yami Motou
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 113
Monedas Monedas : 3689

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos aires se avecinan [Privado/Yukio Kamiya]

Mensaje por Yukio Kamiya el Miér Ago 14, 2013 12:00 am

Miraba la lejanía como si con ello la frustración y tristeza que sentía se fueran a esfumar y sin embargo estaba expectante a las palabras del de raro peinado quien me daba una explicación al por que decidió no entrar a clases, añadiendo que le dolía la cabeza, de inmediato mi carácter raro y agresivo se formo mil y un pensamientos sobre esas palabras, haciendo que mi cara un tanto melancólica frunciera el ceño con molestia, tras que el chico me preguntara mis razones para estar en la azotea solté al fin aquel mechón de mi propio cabello platinado –quería estar solo- le respondí secamente y de forma que denotaba por demás mi odio hacia el mundo entero –si te duele la cabeza es mejor que te largues de una vez, si alguien te atrapa caminando por los pasillos solo bastara que te quejes como nena sobre tu dolor de cabeza y que digas que te diriges a la enfermería- me puse de pie mientras dirigía aquellas palabras tan irritantes, para después mirar a Yami con algo de desdén  no es que me hubiera caído mal, al contrario me pareció raramente interesante pero lamentablemente tuvo la mala fortuna de que me pusiera de malhumor y para desgracia de todos, yo no era de los que se quedaban con ese rencor hacia la persona que me hiciera enojar, claro que no, yo terminaba por mostrarle ese rencor a todo el mundo aunque no tuvieran nada que ver en mi vida.
-en todo caso ya te ibas ¿no es así?- regrese la vista  hacia donde deje botada la mochila después de que el joven me hiciera aquel comentario tan agradable sobre mi voz, emprendiendo mi camino a paso lento hacia aquel extremo, esperando estar solo después de tan estúpidas palabras, ¿donde quedaron aquellos pensamientos sobre llevármela con cuidado con Yami? ¿En donde quedo mi gratitud por sus palabras? ¿A donde fueron a parra mis ganas por enseñarle el instituto y la ciudad?, no lo se, lo único que sabia era que quería golpear cualquier cosa hasta inutilizar mis puños, como en aquella ocasión en el bosque, cuyas heridas hechas aquel día aun no sanaban por completo.
Me detuve por unos momentos cuando un fuerte viento, o mejor dicho, un vendaval de viento cálido soplo de forma intempestiva, logrando que mucho de mi cabello saliera de la coletilla en la que siempre lo amarro, dejando libre aquella característica que tanto me agradaba pero que hoy deseaba no tenerlo, prefería afeitármelo a tener que verlo con aquel tono idéntico al de mi estúpido  asqueroso y mal nacido padre –maldito viento de mierda- musite en forma baja –mal parido sol- me queje de forma audible del astro rey que proporcionaba el inmenso calor que siempre odie debido a mi piel sensible -¡¿y tu?!- gire mi cabeza hacia Yami -¡¿que esperas para irte a chupar pollas?!-

Si que me encontraba grave, cualquiera que me hubiera conocido antes juraría que no soy Yukio Kamiya, tenia mis momentos de enojo, así soy, pero jamás llegue a estar tan enojado ni mucho menos a comportarme tan imbécil  incluso yo sabia que me estaba pasando de la raya con un chico que prácticamente no conocía, pero ya no podía hacer nada, dije lo que dije y no estaba de humor como para disculparme ni mucho menos para irme de este lugar, seguía sin querer estar solo, una gran parte de mi me gritaba que no fuera idiota, que dejara de ofender al chico que podría hacerme un poco de compañía por unos minutos mas, no importaba si no congeniábamos o si no nos volvíamos amigos, nunca fui bueno en eso mientras vivía en Japón y dudo mucho que ahora sea diferente, pero ¡demonios! solo me bastaba con que alguien me recordara que en el mundo no solo existimos mi madre y yo, daría cualquier cosa por que alguien me lo recordara de verdad y para siempre, no en pequeños fragmentos que ya empezaban a ser inútiles para mantenerme con vida.
avatar
Yukio Kamiya
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 305
Monedas Monedas : 2831

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos aires se avecinan [Privado/Yukio Kamiya]

Mensaje por Yami Motou el Mar Ago 27, 2013 9:34 pm

Las cosas se estaban poniendo feas, y cuando digo feas, es que mi dolor de cabeza estaba dirigiendo horribles punzadas a mi frente. Mantuve los ojos levemente cerrados, seguro de que si los abría, el mundo se me daría vuelta, y terminaría cayéndome al suelo. El viento cálido no es mi fuerte, por ese mismo motivo me gusta la noche, soy de migraña muy sencilla ante la exposición a la luz. Sí, parezco un vampiro, todo el mundo está de acuerdo en eso. Estaba planteándome hacer el idiota directamente, y desaparecer del instituto e ir a bajarme un tubo de ibuprofenos. Capaz que Emily me ha contagiado el resfriado, y me está por agarrar un buen ataque de fiebre. Entre mis cavilaciones, escuché al muchacho responder mi pregunta previa, diciendome que había venido aquí arriba porque quería estar solo. Recuperando un poco mi semblante, abrí los ojos, y tuve un ligero mareo, del que me tuve que reponer a la fuerza. Giré a ver al muchacho, y alcé una ceja con expresión contrariada; él había tomado una expresión mucho más malhumorada que hace un rato.

Sin saber siquiera que le había pasado, ni quise preguntarle, ya que no me interesaba; pero él añadió que si me dolía la cabeza, podía ir a quejarme a la enfermería como un niño, y haciendo un teatro, me libraría con más facilidad de las clases. Apreté los puños, girando a verlo con los ojos entornados; no iba a tolerar que me hablaran así bajo ningún concepto. El niñato empezó a pasearse por toda la terraza haciendo una especie de teleteatro que daba más risa que miedo, pero como dije, no tolero que la gente se dirija así hacia mí. Lo considero una falta de respeto bastante grande, y como dije, mi orgullo es una gran fortaleza, y uno de mis puntos más débiles. Empezé a alejarme de la barra, hasta quedar sin apoyarme a ella, y cruzé los brazos sobre mi pecho, prácticamente escondiendo el rompecabezas milenio tras estos.

Estaba siendo increíblemente paciente con este chico, siendo que sentía un terrible dolor de cabeza, y que lo que menos ganas tenía era que un idiota empezara a insultarme de la nada, pero tampoco tenía ánimos para discutir. Eso, hasta que empezó a insultar, pero insultar textualmente, a diestra y siniestra, al viento, al sol, y finalmente, giró a verme a mí. Con expresión inmutable, escuché su insulto, pero por dentro, estaba hecho una furia. Nadie, ni siquiera Emily, ni siquiera Mana, había osado a decirme algo así. Y los que lo hicieron, no salieron ilesos.

Me acerqué al muchacho, con notoria furia en la mirada, y con una mano, lo sujeté de la camisa, para luego atraerlo hacia mí, casi levantándolo del suelo, gracias a mi casi metro noventa de estatura. Mi mirada destilaba rabia, pero no iba a golpearlo, solo es un chico de 16 años, y yo estoy cerca de los 20 ya. Sólo le daría un escarmiento, que bien merecido lo tenía.

-Escúchame bien, pendejo. No estoy de humor, no me ha ido bien esta semana, y no tengo ganas de que un idiota empieze a insultarme.- le dije, conteniendo las ganas de escupirle en la cara. -Así que consérvame respeto, o seré capaz de romper tu cara a golpes.

No habría terminado de decir esas palabras, cuando dos personas irrumpieron en la azotea. Uno era el portero, estaba casi seguro, y el otro, un profesor, más específicamente, el profesor de la materia que tenía ahora. Solté al muchacho, y enfrenté la mirada de los dos hombres. Genial, otro castigo.

-Motou, ¿qué demonios hace usted aquí? Debería estar en mi clase. Y encima de que está amenazando a un compañero, está en un sector prohibido al alumnado, que falta de respeto. ¿Debería llamar a sus padres? Porque tendrá sanciones por esto.- comentó el profesor, y yo rodé los ojos.

-No se moleste, Doc, que no vivo con mis padres.- alcé una ceja, y procedí a acercarme a la puerta para bajar las escaleras de la azotea. -Iré a la enfermería, me duele la cabeza.

-De esta no te salvas, Motou.

-Me da igual, haga lo que quiera.- comenté, como si nada, y acto seguido, bajé por las escaleras, seguido de cerca por mi profesor, hablando pavadas que ni yo entendía, y dejando al otro chico allá arriba. Asunto de él que haría, o como se salvaría. Pero algo seguro, es que si lo encuentro de nuevo, tendremos cuentas que saldar.
avatar
Yami Motou
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 113
Monedas Monedas : 3689

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos aires se avecinan [Privado/Yukio Kamiya]

Mensaje por Yukio Kamiya el Mar Sep 03, 2013 6:10 am

Odiaba a todo y a todos en el mundo en este preciso momento y pese a eso sentía que quería ser acompañado por todos, no sentirme solo como me he estado sintiendo a ultimas fechas, estaba dispuesto a irme a aquella esquina cuando sentí un fuerte tirón de mi playera y quedando demasiado cerca del alto tricolor, al parecer lo había echo enojar aunque tampoco era como que a estas alturas me importara mucho, sus palabras me provocaron risa, ¿se creía el único con una mala semana? pero antes de siquiera poder responder o que Yami hiciera algo mas conmigo, un maestro apareció junto a otra persona, regañando al mayor por diversas razones entre ellas por mantenerme amenazado, algo irónico siendo yo quien provocara la situación en la que nos encontrábamos, el profesor aquel me ignoro por completo, centrándose solo en Yami ¡maldita sea! ¿Que no ve que yo también estoy en la misma situación que el imbécil a quien regaña? apreté mis puños con fuerza por el hecho de que me ignoraran de esa forma, no lo permitiría.
 
Yami se marcho del sitio seguido de cerca por aquel idiota profesor, quedando solo yo con el portero quien me apresuro para marcharme, mire al pobre tipo con deseos homicidas, estaba corriéndome de mi sitio favorito en toda la maldita escuela, de mala gana camine hasta mi mochila y la tome sintiendo la vista del portero sobre mi espalda -¡¿tienes algún problema conmigo imbécil de mierda?!- le grite mientras me acercaba a el –maldito lame culos- musite pasando a su lado sin importarme su enojo por mis palabras, camine hasta las escaleras donde divise a aquel profesor de pacotilla, apresure el paso y llegue con el tipo justo cuando estaba por salir de las escaleras, sin tener miedo a las represalias le arroje la mochila al que se suponía debía respetar por ser trabajador del instituto al que asisto, justo en la cabeza le fui a dar, de inmediato el adolorido educador se giro, encontrándose conmigo -¿cual es su problema joven?- exclamo intentando entender mi reacción al mismo tiempo que me ponía frente a el maricón de mierda, imbécil chupa pollas- musite aun enfurecido por haberme ignorado por completo -¿es que acaso esta jodido de su vista como para no haber visto que yo también estaba en un lugar prohibido y en horas de clases?- con aquella frase pareció notar mi posición cuando se apareció en la azotea, algo que solo me cabreo aun mas ¿tan insignificante era como para solo ser recordado cuando yo mismo tengo que recordarle a los demás mi presencia? patético...
 

Sin pensar, de forma natural y primitiva, le solté un buen golpe en la cara al educador aquel, pero debido a que no soy muy fuerte, este solo retrocedió un par de pasos llevándose una de sus manos la zona golpeada, decir que el adulto estaba sorprendido y al mismo tiempo enojado esta por demás, empezó a decir muchas cosas que en realidad de poco a nada me importaba entre ellas me pareció escuchar que llamaría a mi madre y que me llevaría con el director por haber hecho semejante falta –haz lo que quieras estúpido imbécil  maricón de cuarta... como si me importara- susurre levantando mi mochila del suelo y saliendo, topándome con Yami, a saber si observo todo lo que hice o no pero no me importaba y mientras el caminaba rumbo a la enfermería yo me dirigí hacia el lado contrario para pasar el resto del día en los jardines de la escuela, logre escuchar al profesor aquel gritándome cosas y a Yami también, al parecer no sabia con quien ir para regañarlo primero, claro que a los dos no nos importaba sus palabrerías así que simplemente seguimos con nuestros caminos.


Offrol:
Pues bien, ya puedes mandar a cerrar el tema, un gusto haber tenido este pequeño rol contigo Soy genial 
avatar
Yukio Kamiya
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 305
Monedas Monedas : 2831

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.