Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. Sería tener muy poca verguenza copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Tengan originalidad y hagan sus cosas vosotros mismos.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List The Top 100 Dangerous Sites Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Between Noise and Errands

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Between Noise and Errands

Mensaje por Derian Rhédey el Vie Jun 07, 2013 12:27 am

La suerte está contra ti este día
¿Puede ser eso posible?
Sólo...Sólo
Mira dónde estás ahora, míralo.

En ese mismo instante, le daba la impresión de que era el ‘chico de los recados’ de sus propios empleados e incluso algunos amigos del trabajo. Todo debido a que como nadie quería ir a comprar las cosas para una pequeña comilona a hora del almuerzo, a uno de los participantes le ocurrió la ‘magnifica’ idea -entiéndase, sarcasmo por parte de Derian- de que el afortunado saliera al azar. El método era bastante simple. En una bolsa colocaron seis papeles, cinco de ellos estaban en blanco y uno tenía dibujado una cruz. Cada uno de los presentes tenía que sacar uno. Era fácil adivinar a quién le había tocado el diferente, ¿cierto?

Y para que la salida en horarios de trabajo, valiera la pena. Fue a comprar los refrigerios no en una tienda de conveniencia barata y cercana. Sino que había ido a otra parte un poco lejos de la ciudad pero que era reconocida por su fama culinaria. Además encontró una tienda de comida rápida donde vendían Lángos, que era un pan frito hecho a base de papas. Por este hecho había aprovechado de comprar ocho, lástima que ahora sólo quedaban seis.Sí, se había comida uno en el mismo puesto, echandole salsa de tomate y queso, y el otro se lo comió mientras iba de nuevo a la estación de metro, pero sin ningún acompañamiento. También aprovechó de comprar Pörkölt con ñoquis a la italiana, el cual tenía en un envase de plastico hermetico y que sólo hacía falta calentarlo. Estas dos comidas estaban dentro de una bolsa, bastante protegido para evitar que se derramara y se arruinara. El Tatuador la llevaba con algo de cuidado, bueno...no tanto pero la idea se podía entender perfectamente.

Pero había un problema, cuando estaba a punto de subirse a el metro, se dio cuenta que no a todos sus trabajadores le gustaría la gastronomía de un sólo tipo, en este caso, húngara. Por lo que mascullando un par de insolencias, se devolvió de nuevo caminando entre el tumulto de gente apurada por alcanzar el transporte que Derian muy a su pesar había dejado ir, no le gustaban mucho estos lugares porque la cantidad de gritos y ruido, algunos agudos, le era casi insoportable. Cuando estaba por la entrada algo captó su atención, una pequeña llave , la tomó del suelo rápidamente y la guardó en uno de los bolsillos de su pantalón, si encontraba la sección de objetos perdidos la llevaría a ese lugar para que ellos buscarán al dueño.

—Malditos ruidos —Masculló entre dientes, esto era mayor de lo que podía aguantar. Se quedó en su sitio mientras esperaba que la gente se fuera un poco, era imposible caminar cuando se tenía comida en una bolsa. Y más encima cerca de él, a un metro, había un niño de tal vez seis años, llorando a mares y gritando. Decía cosas incomprensibles, y el ruido de sus sollozos sinceramente, ya lo molestaba. Paciencia, paciencia. Apoyó su espalda en una de las paredes de concreto, no había asientos disponibles.

Pero algo no sabía Derian, el dueño de la llave que había encontrado, estaba más cerca de lo que creía.
avatar
Derian Rhédey
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 261
Monedas Monedas : 6345

Volver arriba Ir abajo

Re: Between Noise and Errands

Mensaje por Airi Grimangel el Mar Jun 11, 2013 5:02 am

Su día no había comenzado tan bien. Pues era una mañana de un chequeo rutinario que pasaba cada mes, como era ya costumbre. Ir al hospital no era para nada agradable, y tener que ir al hospital en las afueras de la ciudad, que aún ahora, no entendía por qué no podía transferirse a otra clínica más al centro del poblado, para después percatarse que su madre que se encontraba en un sueño profundo en una de las habitaciones blancas, era casi imposible su traslado. Ella aprovechaba el momento de análisis para visitar después de este, a su madre y contarle las cosas típicas de la escuela; los profesores, los amigos que había hecho, y ahora debía contarle sobre un chico que le gustaba demasiado: un joven del mismo instituto que ella, pero lamentablemente, era de un curso diferente.

Pero cual había sido su sorpresa que al terminar el proceso de análisis -en el cual consistía en vestir un camisón blanco largo sobre su cuerpo desnudo, algo muy incómodo- las horas de las visitas habían terminado hasta más tarde, y aún se tenía que esperar aproximadamente cinco horas o más para que otro horario de visitar se abriera. La realidad es que no pensaba que se tardaría tanto en solo un proceso normal en el cual ya era costumbre, pero ella solo desconectaba su mente en esos momentos para que pasara lo más rápido posible, pues, sentir el aura de tensión en los doctores y enfermeros que siempre estaban en el péndulo de un hilo de la vida de los pacientes, la ponía innecesariamente casi deprimida. Lo menos que ahora quería era permanecer en aquel lugar con aroma a sangre y desinfectante barato, por lo que en una cortinilla de color neutro se cambió lo más rápido que pudo; falda de vuelo verde, blusa blanca, sandalias tipo bailarina sin tacones; todo en ese orden sin olvidar su lazo blanco que se ponía en la cabeza, guardándolo en su bolso. No era tiempo de recogerse el cabello en su típica coleta, lo que deseaba era salir de ahí lo más rápido posible, y así fue.

Al salir de ese pequeño infierno y haber salido casi volando del lugar, a unos cuantos metros se detuvo su alto paso y se reclinó en sus piernas bajando su mirada, estaba exhausta y jadeaba de una forma silenciosa; no había desayunado por la errónea idea de no poder comer antes de aquel sacrificio de parte de su doctor, que ella confiaba plenamente en él por haber sido su médico de hace años -desde que tenía memoria-; correr después de ello no había sido buena idea, en realidad, nunca lo había sido por su condición física. Al tomar aliento unos segundos después, sonrió al horizonte: el cielo estaba ligeramente despejado, de un color azul claro y con muchas nubes, muchas nubes, muy inmensas. La brisa también era perfecta, templando el ambiente - Waah... - se quedó boquiabierta al admirar el paisaje, y parecía un poco tonta, pero al menos, el camino que estaba pasando, por ahora no había personas a su alrededor que se le quedara viendo extrañada por su actitud. - Sería perfecto hacer un picnic en un parque ¡ O en la playa! - dijo sin perder su animo y comenzando a caminar ya tranquila y tratando de dejar atrás su otra no grata experiencia en el hospital, su madre tendría que esperar para la siguiente ocasión, y contarle cosas de una vida normal de una chica que comenzaba sus estudios de clase media superior. Así, pensando en qué podría hacer de comer llegando a casa pudo llegar también, de forma despreocupada y dejándose llevar por la memoria de sus pies, hasta la estación del metro.

Era sorprendente que hubiera tanta gente que esperaba el tren público, había mucho ruido, estudiantes platicando entre ellos sobre los nuevos grupos musicales de ahora en día, adultos de vida empresaria -que le recordó vagamente a su padre- en su móvil, hablando de cosas incomprensibles para la rubia. Se acomodó en un pequeño espacio pequeño pero acogedor entre todo el montón de personas que esperaban la siguiente parada de metro sin quitar su sonrisa. No le incomodaba para nada el hecho de que hubiera tanto ruido, más bien, las ¨auras¨ que irradiaban entre cada quien, le daba miedo sentir aquellos sentimientos negativos, por lo que trató de dar su mejor cara y mantenerse positiva en lo que podía. Su mente divagaba en qué podría hacer de regreso a su casa, no tenía nada que hacer y eso la mantenía consternada, pero posiblemente se quedaría mirando el televisor de la sala principal de su casa y juguetear con su felino regordete mientras pasaba algún programa de concurso popular en la caja de parásitos electrónicos.

En ese momento entre todos los ruidos escuchó a lo lejos de ella un llanto, no cualquier llanto, era un lloriqueo de un niño, y por lo visto necesitaba ayuda, algo que no podía evitar la chica, era como si un radar de ayuda se activara dentro de su mente. Y con una busqueda rápida entre toda la gente, se encontraba un niño con un uniforme de educación primaria: unos pantaloncillos cortos y playera de un color azul claro. Esta se acercó al pequeño muy preocupada y bajó levemente su cabeza, siendo que apesar de todo, el niño no era tan bajo como costumbre o más bien... la rubia era la de pequeña estatura. ¨Parece perdido¨ pensó mientras pasaba por su mente que podría hacer ahora - H-hola... ¿Sucede algo? ¿Estás perdido? - sin embargo el niño siguió en su llanto, soltando grandes lágrimas de sus ojos y sin siquiera voltear a ver a la pobre chica. La chica al no saber que hacer, de su pequeña bolsa sacó un colige que tenía en su móvil, de un dinosaurio. Así comenzó a moverlo para captar la atención del niño, y tuvo éxito; el pequeño dejó de llorar y entre sollozos alzó su rostro a ver el curioso reptil extinto. - ¿Está usted bien? -insistió mientras trataba de ser lo más amigable posible para que el niño no huyera de ella. El asintió y comentó que se encontraba perfectamente bien, solo que entre la gente se le había caído la llave de su casa ¨¿Una llave? ¿No es muy pequeño para andar solo?¨ pensó ladeando su cabeza. Ella sonrió como era costumbre y lo tomó delicadamente de la mano - ¡¡Encontremos aquella llave!! - exclamó animada causando que unas personas de su alrededor la escucharan, pero el pequeño sonrió ante la emoción de la rubia y así comenzaron las búsqueda comenzando por el suelo que muchos pisaban...
avatar
Airi Grimangel
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 770
Monedas Monedas : 1256

Volver arriba Ir abajo

Re: Between Noise and Errands

Mensaje por Derian Rhédey el Dom Jun 23, 2013 6:58 am

Un minuto, dos minutos, tres minutos. No. Imposible, no podía más. Preferiría que lo asaltaran dejándolo sin dinero en vez de estar todavía en ese lugar con tantos ruidos agudos y molestos para sus oídos, lo estaban matando casi vivo. Budapest. La ciudad donde nació apareció entre sus pensamientos, ansiaba a veces tanto volver a Hungría en vez de estar en Francia, pero siempre era detenido por sus recuerdos, esos recuerdos amargos que a pesar de todos los años transcurridos, Derian no los podía superar. Tal vez simplemente porque no quisiera. ¿Excusas? Ninguna porque eso sería admitir que algo había mal y que deliberadamente estaba evitando pero el no encontraba nada Bueno o Malo, eso no existía en su vocabulario personal, así que lo único que había en su mente era Bloqueo, Bloqueo, Bloqueo.

Una exclamación femenina llamó su atención, junto con la de otros, no escuchó lo qué dijo la dueña de la voz con claridadad por la cantidad de ruido circundante. Pero después de eso vió a una chica y al mismo niño que había llorado y gritado buscando algo juntos, el Tatuador lo infirió porque si miraban ellos hacia el suelo es que debían querer encontrar algo de un tamaño ínfimo o casi minúsculo. Las posibilidades de  que esos dos hallaran lo perdido considerando la cantidad de personas que transitaban en ese momento eran bajas.

El adulto volvió a lo suyo, lo que le pasara a los demás en esa situación ciertamente le tenía sin cuidado porque andaba más preocupado de salir vivo de ese lugar para después ir a comprar comida francesa. Derian empezó a caminar ya no le interesaba esperar a que descongestionara, si seguía ahí perdería tiempo valioso. Cosa que no debe perder por nada del mundo. El tiempo no se recupera.De repente cuando estaba por fin llegando a la salida, fue detenido, había chocado con el niño pequeño. La diferencia de altura era demasiado notoria, por lo que cuando el Tatuador bajó su mirada para verlo, vio la imperceptible encogida de hombros del pequeño, signo tal vez de miedo o qué sabía él. Mantuvo la impasibilidad en su rostro porque a pesar de tener un revoltijo de pensamientos y sentimientos dentro de su mente no era de los que lo demostrara en su forma de actuar.

—¿Qué pasa? —Preguntó de forma imparcial, ni amable ni enojado. Simpleza. Solamente eso. Parecía que el chico le quisiera preguntar algo pero no tenía el coraje para hacerlo, no es como si fuera un ogro o un villano, sólo era el jefe de un local de tatuajes en el cual sus propios empleados le mandaron a comprar comida, es decir, ser el chico de los mandados ese día—. ¿Se te perdió algo? —Continuó hablando cuando no recibió respuesta del contrario, para él no tenía sentido ayudar a personas que no lo necesitaban o que por último no lo querían. Era un desperdicio hacer algo sin un objetivo, sin planeas, cosas sin futuro.
avatar
Derian Rhédey
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 261
Monedas Monedas : 6345

Volver arriba Ir abajo

Re: Between Noise and Errands

Mensaje por Airi Grimangel el Mar Feb 04, 2014 3:44 pm

La rubia debía ayudar a ese pobre niño, no podía evitarlo, era como si un héroe tuviera que dedicarse a ello, era su deber. Aparte, no había nada que perder y todo por ganar. Airi comenzó a preguntar con ánimo a la gente, diferían las situaciones que solo tomaban unos segundos en hablar; a veces era solo una persona solitaria y otras eran un grupo ya fuera de colegiales o compañeros de trabajo. Preguntaba de forma algo agitaba y preocupada, como si fuera cuestión de vida o muerte ¡Pero claro que lo era! Un niño no podía estar solo en una estación de tren, con tanta gente, con tanto peligro. Ella no le soltaba la pequeña mano al niño que tenía una melena de cabello negro algo largo.

Caminando de una esquina a otra en un lugar infestado de seres humanos. No dejaba de igual manera buscar entre el piso, pasar entre la muchedumbre y estorbar, unos se molestaban pues no pedía permiso al pasar, algo extraño en ella, puesto que era muy formal. Aun así, ella se disculpaba al escuchar alguna queja o llamada de atención referente a ella, para así seguir buscando. Pronto la chica se mareó, pues la posición no natural en la que estaba para la busqueda de aquel objeto le cansaba la vista y pareciera como si el ambiente en el que estaba le daba vueltas. Su cuerpo le pidió que se relajara por lo que se recargó en una pared del fondo de aquel largo pasillo.

Su misión se disolvió y se olvidó por unos segundos mientras cerraba sus párpados con esas largas pestañas para concentrarse en estar bien. Flashbacks comenzaban a aparecer como un caleidoscopio: análisis, pruebas de sangre, gente vestida de blanco. Nunca le sentaba bien ir al hospital, era casi un trauma volver a él, pero ya había salido de esa nuevamente. Tenía miedo de tener que volver y no poder salir. Era rebelde en las prohibiciones, pero sabía que si hacía un movimiento en falso la podían volver a internar. Perdería el ciclo escolar, a sus compañeros y amigos, a Cloud... ¿Cloud? Ese ser tan inalcanzable para ella ¿realmente se importaba por Airi?. Siempre se hacía esa pregunta, casi a diario. Ese rubio le atrajo desde un principio, ni sabía por qué; unos libros decían química y otros decían amor a primera vista. No quería pensar en ello, no quería verlo en su mente ahora, debía concentrarse por lo que agitó su cabeza y abrió los ojos para mirar la realidad.

Observó a su alrededor para volver a familiarizarse. Se asustó al notar que su mano estaba vacía, sin la manita de su pequeño hermanito -pues ya no consideraba así- Volvió a ver por todos lados, esta vez preocupada. ''Tonta, no debiste haber hecho eso'' se decía mientras echaba a correr torpemente sus piernas para buscar ahora el propietario del objeto perdido. ¿Y si lo habían secuestrado? ¿O se había lastimado?. Pensaba lo peor. Pero no fue así. Al detenerse jadeante pudo notar como esa pequeña persona estaba enfrente de un chico de un cabello azabache. Corrió con sus últimos impulsos: — ¡Aquí está! — exclamó mientras interrumpía sus pasos por el cansancio y la preocupación que había tenido. Agachó la cabeza, trataba de calmar su jadeo por medio del alivio que sentía su cuerpo al haber encontrado al infante. El niño rápidamente y algo temeroso corrió a medio metro hacia la rubia y se aferró a su brazo derecho, sin dejar de ver a la persona ajena que estaba enfrente de ellos.

Ya tranquila alzó su mirada a la de aquél. Era una persona apuesta, pero la mirada era fría, inexpresiva. Aunque no tenía esa aura peligrosa, era segura, por lo que no se dedicó a huir. — Bu-buenas tardes — dijo torpe con una reverencia. — Disculpe las molestias... estamos los dos buscando la llave de la casa de él — dirigió rápidamente su mirada al pequeño ser que tenía a su costado y le sonrió ampliamente al hombre algo apenada y después suspiró — Pero no hemos tenido suerte... — se resignó a admitirlo, pero no estaba rendida, faltaba lugares en donde buscar y por ella buscaría por toda la ciudad hasta encontrar esa llave.

Off-rol:
Y después de mil años~ ... gracias por la perseverancia ^^U
avatar
Airi Grimangel
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 770
Monedas Monedas : 1256

Volver arriba Ir abajo

Re: Between Noise and Errands

Mensaje por Tema Cerrado el Vie Abr 04, 2014 2:35 am

Cerrado por inactividad
Para apertura del tema postear en reapertura de temas.
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1674
Monedas Monedas : 19620

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.