Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Y vivieron felices por siempre...

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Airi Grimangel el Jue Abr 04, 2013 8:05 am

Recuerdo del primer mensaje :

Todo estaba listo para aquella fiesta. Por medio de una breve entrevista con los prometidos pudo darse una idea perfecta de lo que en verdad querían en ese dia tan especial en donde oficialmente unirían sus vidas. En las afueras de Sweet Valley se encontraba un inmenso jardín con diversas divisiones, ese lugar había sido anteriormente un terreno de alguna familia de la alta sociedad, y era de saberse por su gran gusto en la decoración; con fuentes hechas de marfil, esculturas traídas de estilo romano, un camino de flores junto con la estancia de los invitados, con mesas y sillas elegantes de jardín elaboradas de acero con distinguidas figuras en forma de red pintadas de un tono blanco, claro sin olvidar unos lazos un poco más arriba de la base de los asientos, de color verde celeste que fue elegido propiamente por la novia. Y en fin, hasta un laberinto de largos arbustos había junto con rosales, recordando fielmente el reino del país de las maravillas de Lewis Carroll, algo que en verdad le había gustado a nuestra organizadora.

El diseño de la pista de baile era planeado junto con un techo de alambre fuertemente compensado con las orillas de este para que no cayera y forrado con una tela transparente e impermeable, por si los dioses planeaban hacer llorar al cielo. Había un lugar perfecto donde estaría un banquete con diferentes platillos para elegir, para que así no hubiera descontento entre los invitados, a eso también se le agregaba las bebidas preparadas con alcohol, el ponche, jugos y agua natural, dependiendo también del gusto de las personas. El suelo hecho de cuadros de mármol que ya estaba incluido en el lugar y una pequeña tarima con un piano blanco de sonido híbrido junto con su banco, y algunas otras sillas negras adaptadas para la pequeña orquesta de cámara que llegaría aquella tarde junto con un espacio más para una banda de rock que llegaría hasta casi a medianoche. Pero la ceremonia sería en un lugar diferente. Un pequeño kiosco con enredaderas finamente organizadas y calculadas para la decoración, donde solo podrían entrar los novios y el sacerdote.

La rubia había decidido ponerse un vestido semi-aristocrático estilo lolita, con holanes y lazos completamente blancos, al fin y al cabo era su color favorito. N se veía muy formal, pero la ocasión lo valía, aparte de que el clima elegido para la boda no sería caluroso, más bien estaría con una leve brisa, que según el pronóstico en la noche enfriaría un poco más. Su cabello lo dejaría igual de agarrado en un coleta como solía hacerlo. Las sandalias eran de tacón de cuatro centímetros, así no se vería tan baja de estatura, algo que en verdad le agradaba, pero sabría las consecuencias, posiblemente se caería o algo por el estilo. Antes de las cuatro y media de la tarde estaba lista para partir siendo la primera en llegar al lugar para asegurarse que todo estuviera listo antes de las seis, claro que los meseros y algunos técnicos de sonido ya estaban ahí. Todo estaba perfecto y ahora solo tenían que llegar los invitados que poco a poco fueron llegando hacia sus asientos seleccionados donde se haría tal ceremonia primero. Por supuesto que la rubia estaba recibiendo a cada persona con un trato cordial y una sonrisa en su rostro. Pronto llegaría la el prometido a esperar a su amada con un velo de encaje blanco.


Vestido de Airi:


Referencias:




Reglas:

Reglas de la boda:
- Se escucha tonto, pero aunque cada personaje estará en su tema, recuerden llegar a saludar a los recién casados en la ceremonia y por ello, estén un tanto conscientes de las acciones de ellos, ya que son el centro de atención, no necesariamente deben de estar al pendientes de estos, pero que al menos redacten un poco como si fuese un narrador en tercera persona ¿me explico?
- Este rol colectivo se llevará a cabo por turnos en donde se sabrá el lugar de cada quien conforme vayan contestando, se aplicara la ley de los dos tres días para pasar turno, especificando en spoiler a quien van a pasar, para que no se pierda el orden de ello. Igual, si van a dejar el rol por “x” o “y” solo avisen para no estar con ese pendiente
-Mínimo de 15 líneas
- Yo (Airi) y Kenichi Umehara estaremos como narradores por lo que nosotros no contamos no se necesita un turno para nosotros en especifico. Esto con el fin de que los usuarios sepan como se llevará el itinerario de la ceremonia
- Diviértanse (¿?)


Última edición por Airi Grimangel el Dom Abr 07, 2013 3:37 am, editado 1 vez
avatar
Airi Grimangel
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 770
Monedas Monedas : 1317

Volver arriba Ir abajo


Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Marceline Abadeer el Dom Mayo 12, 2013 11:22 am

La chica comenzó a reír tras el comentario sobra la tradición de romper platos, no pude culparla, incluso a mi me parecía extraño el que se realizarán ese tipo de cosas durante una festividad. -Se rompen platos para dar buena suerte a la pareja, algo así como si dijera que jamás se volverá a romper algo en ese hogar.- Sonreí un poco nerviosa, la explicación sobre esa tradición también era un poco extraña al parecer, yo no era muy afecta a las tradiciones de mi país natal pero al final eran tradiciones que fuese como fuese había aprendido de mis padres. Me acomode el cabello en un acto inconsciente mientras pensaba una respuesta adecuada para la pregunta de Satsuki. -Nací en Alemania pero debido al trabajo de mi padre mi familia se movía de país en país desde que tengo memoria así que podrías decir que soy de todos lados.- Reí un poco por mi comentario para luego revisar el sitio con la mirada, la mayoría de las personas ya había tomado asiento.

No pude volver a sonreír y tras sus comentarios, Satsuki parecía ser una chica curiosa cosa que me agradaban bastante pues a pesar de que no estuviese realmente en los programas televisivos, si que me gustaba leer y aprender cosas nuevas y por las experiencias que había tenido hasta ese momento en mi vida, no había mejor forma de obtener nuevos conocimientos que el aprender de otra persona. Para mi las personas eran como libros, cada una tenía una historia y una aventura distinta así que el poder conocer sobre ellas era maravilloso.

-No creo que se algo malo curiosear un poco y también comprendo lo que es no querer quedarse sola durante una fiesta, supongo que genoma buena suerte de poder acompañarnos la una a la otra. - Me deje guiar por la chica mientras la escuchaba, apreté su mano con suavidad, con lo poco que la conocía me sentía cómoda junto a ella y se me facilitaba el pasar el rato o hablar cosa muy extraña en mi.

Me deje guiar hasta los asientos por ella, escuche la canción que llenaba el lugar cuando Satsuki menciono que el acompañamiento era bueno, asentó con la cabeza. -No podría estar más de acuerdo, la música es maravillosa.- Llegamos a los asientos e imitando al resto de los presentes, me senta, aún habían unos cuantos espacios a nuestro lado pues la mayoría había optado por los asientos cercanos al novio y al centro. Suspire más que nada para calmar mis nervios, cosa fuera de lugar pues en la fiesta no había nada que pudiese ponerme nerviosa pero el deseo de ve el vestido de la novia iba en aumento. -Tomnemos asiento Satsuki, creo que la ceremonia esta pronta a comenzar.- Palmee el asiento a mi derecha y le sonreí mientras veía como todas las personas comenzaban a dejar las charlas poco a poco, todos parecían estar emocionados e impacientes por que iniciase la ceremonia.
avatar
Marceline Abadeer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 702
Monedas Monedas : 20851

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Rayne Kusunoki el Sáb Mayo 18, 2013 11:44 pm

Me recibieron dos jóvenes, a los dos los reconocí por haberlos visto en el baile de primavera. Ella era la muchachita rubia que había estado observándome a mí y a mi pareja del baile, Marceline. Le sonreí a la chica, parecía amable y educada. Al chico lo recordé por la curiosidad que había despertado en mí al creer que estaba enamorado de Marceline. Pero en fin, todo aquello era historia pasada en aquel momento lo importante era la boda del Sensei con su prometida. El muchacho me saludó alegremente con un "Bienvenido" a lo cual le sonrei con amabilidad inclinandome para saludar educadamente.
- Muchas gracias por recibirme - me incorporé y le entregué el obsequio a la jovencita vestida angelicalmente.
- Esto es para los novios - le dije con una ligera sonrisa, estaba algo nervioso no recordaba la ultima vez que había estado en una boda y si lo había hecho seguro estaba acompañado por mi familia así que más que nervios era una especie de incomodidad.
- Creo que será mejor que me vaya ubicando, siento haber llegado a esta hora, pero por suerte todavia no ha comenzado la ceremonia - agregué luego de una pausa silenciosa. - Con permiso - le dije inclinandome levemente antes de encaminarme en busca de un lugar para sentarme y esperar que comience la ceremonia.
No era dificil encontrar la zona donde se encontraban las sillas y donde iba a celebrarse la ceremonia, a pesar de que era un lugar realmente extenso las zona se encontraba bien definida. Mientras caminaba hacia el lugar indicado, podía escuchar una melodía realmente maravillosa, sin dudas había llegado en el momento justo.
Buscando una silla para sentarme me pareció ver a alguien conocido allí.. Mis ojos se iluminaron. Sorprendentemente, se trataba de Marceline, estaba junto a otra joven de cabello rosa que no reconocí, de hecho supe que no la había visto nunca antes. Pero a todo esto la boda iba a dar comienzo finalmente, o por lo menos eso parecía, así que rápidamente fui a ubicarme cerca de ellas.
- Hola - saludé rápidamente, entre nervioso y feliz, una vez que me senté, pensando que ya luego tendría mejor oportunidad luego de la ceremonia para saludarla como era debido.
avatar
Rayne Kusunoki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 253
Monedas Monedas : 3592

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Kleuz Klameir el Dom Mayo 19, 2013 12:27 am

Volvió la vista hacia donde estaba la joven y le sonrió, era bueno que ya se encontraba bien, el nerviosismo que notó previamente ya no se encontraba, la ondas de su voz era completamente diferente mas armonioso eso aseguraba que estaría perfectamente en un dueto con el piano que también se notaba rebosante por haber sido participe de la creación de aquellas notas.

Afino los instrumento con mayor tranquilada percibiendo su armonía para asegurarse de que estuviera bien, y cuando la molestia era nula decidió esperar la siguiente indicación pero fue en ese preciso momento que notó aquel joven coordinado que se acercaba de nuevo a estar por el paso, en realidad debía aceptar que hasta el momento lo hacía bien aunque claro él no sabia tanto de bodas así que sólo opinaba a base de lo que estaba viendo.

-Siempre será un honor dar un dueto con la joven.-, Declaro con alegría en una sonrisa pues no negaba el deseo de hacer un espectáculo igual en el futuro ya fuera ese día u otro, en realidad no importaba el cuanto, debido a que podía convivir bien con los demás y sobre todo con aquellos que adoraban tanto a la música como él sin importar el instrumento que manipularan.

Viró por aquellos asientos donde los invitados estaban acomodándose notando que la mayoría ya estaban ocupados, y al parecer no faltaba demasiado para el inicio de la ceremonia, bueno ahora sólo faltaba la novia que no cría que hubiera llegado pues no la notaba aunque siempre solían llegar con pequeños retrasos, era como si de alguna forma disfrutaran darle ese pánico al novio de que no llegaría, en realidad las mujeres podían ser algo sádica aún cuando muy dulces fueran.

Bajo del escenario cuando sintió su móvil vibrar, y contesto la llamada hablando unos minutos con la persona de la otra línea, sonrió, eso estaba bien ahora tenían todo en orden sólo sería aguarda el momento de su presentación, y era perfecto que hubieran logrado ese detalle o de otra forma no funcionara su presentación.


Sigue:
Rossy Akimoto
avatar
Kleuz Klameir
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2643
Monedas Monedas : 6311

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Rossy Akimoto el Lun Mayo 20, 2013 6:23 pm

Los asientos libres cada vez se hacían menos, gran mayoría de las personas quienes los ocupaban eran desconocidos para la pianista, pero no quitaba el que ella esté emocionada por el inicio de la ceremonia, debía admitirlo, este era un gran paso para la joven, una vez que terminó de tocar tan tranquila melodía, llegó una vez más el ayudante de la pequeña rubia, quien no hizo más que darle una gran idea, pues no se había dado cuenta del pequeño dueto que había hecho junto al cantante de blancos cabellos.

- No es tan mala idea~ así que acepto. -dijo amablemente, a pesar de que el cantante no le inspiraba tanta confianza por lo que se aseguraba de mantenerse distante de este, luego de unos momentos de silencio volvió a hablar- [color=peruTodavía falta para que la ceremonia comience, no creo que la mayoría de los invitados soporte el silencio..así que podría decirme cuando y la música sonará. [/color]-expresó, sonriente, una de las cosas que le gustaba hacer era tocar el piano, una vez que la muchacha haga sacar la música en aquel majestuoso instrumento toda presión se volvía tranquilidad.

Fijó su mirada al lugar en el que se encontraba su acompañante, quien tenía a su mascota en los brazos, pudiendo notar que el conejo ya se había quedado dormido, cosa que le sacó un pequeña sonrisa.
avatar
Rossy Akimoto
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 129
Monedas Monedas : 3641

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Joshua Summers el Jue Mayo 30, 2013 11:41 pm

El tiempo pasaba, y con cada segundo que el reloj sumaba a la hora mi impaciencia crecía poco a poco. Me sentía fuera de mi mismo en estos instantes, pues comúnmente era muy paciente y tranquilo, tal y como me habían educado en la universidad militar. Pero este era un momento que había estado esperando con mucha ilusión y emoción, después de todo, era la unión sagrada que deseaba consumar con el amor de mi vida, mi hermosa diosa llamada Lucía. No me importaba gritar a los cuatro vientos aquellos sentimientos tan profundos que tenía por la bella creación de Dios que me regala el mismo amor que yo le profeso día a día.

Ya había hablado con la gran mayoría de los presentes durante aquella larga y tortuosa espera. Trataba de sonreír calmado, y creo que la mayor parte del tiempo hice un buen trabajo. Sin embargo, necesité un poco de verdadera calma y algo de beber, por lo cual me excusé por unos instantes y me dirigí a la tienda donde estaban las bebidas. Apenas llegué al lugar, observé al bartender y le dije con una voz firme – Por favor, deme un vaso con agua –

Mientras esperaba mi simple bebida, pude escuchar la suave melodía del piano, tocada con experticia por la joven señorita Akimoto. Mi mente viajó inesperadamente a los recuerdos de aquellas tardes que transcurrían en el departamento donde Lucia y yo vivíamos juntos, con la hermosa y escultural mujer recitando piezas de manera armónica en las cuerdas del gran piano que adornaba buena parte de la sala. Me encanta sentarme a su lado durante aquellas funciones privadas y observar la habilidad natural con la cual sus dedos recorrían las teclas blancas y negras que mágicamente generaban aquella relajante música.

Tomé mi vaso con agua, y le di las gracias al bartender, para luego acercarme al piano y apoyarme a uno de los lados del mismo, sin decir una sola palabra. Solo cerré los ojos y me dejaba llevar por la música, haciendo la espera más agradable. Faltaba poco para que el evento más grande de mi vida diera comienzo, y debía ser un poco más paciente para que todo saliera de ensueño, como un regalo especial para mi futura esposa…

SIGUE:
Satsuki Momoi
avatar
Joshua Summers



Mensajes Mensajes : 418
Monedas Monedas : 4193

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Lucia Grimangel el Miér Jun 05, 2013 6:50 pm

OFF-ROL:
Siendo que no hay señales de Roxanne, tomaré ventaja de ello. ~ ^^

El día tan esperado había llegado. Estaba demasiado ansiosa que ni pude dormir la noche anterior, pero mi rostro estaba tan refrescante por mi felicidad que no se notaba en absoluto mi insomnio. Mi amado y yo estábamos tan ocupados con los últimos detalles de la ceremonia que aunque vivíamos juntos no teníamos oportunidad de platicar o siquiera vernos en nuestro hogar la última semana. Eso me inquietaba demasiado, lo más que había escuchado de él era el sonido distorsionado del teléfono móvil en el auricular de este en el buzón de voz diciéndome cuanto me extrañaba; yo le contesté por medio de un mensaje escrito, parte de mi tortura hacia él, quizá el hacer esas maldades hacia Joshua me tendría un lugar preferible al lado del mismo diablo cuando muriera.

Gracias al cielo, mi sobrina nos estaba ayudando, era un gesto muy lindo de su parte y que siempre estaría tan agradecida al igual que mi prometido. Cuando nuestros planes cambiaron drásticamente en Londres fue lo mejor que nos pudo haber pasado, pues la idea de hacer la ceremonia de matrimonio al aire libre había sido descartada siendo una ciudad de torrente frío y muy lluviosa, si bien, Sweet Valley en específico tenía aquel clima templado como si fuese siempre primavera, perfecto para la ocasión y aparte el gran jardín en las afueras de la ciudad era más que mágico al llegar hacia allá, y sabía que muchas chicas envidiarían una boda como tal. Llegué a aquel lugar casi antes que mi sobrina y su asistente, que tenía entendido que era un compañero suyo del instituto llamado Kenichi, consideré algo muy dulce que él le ayudara y aparte parecía muy buena persona con la cual decidí mostrarles mi plan maligno del cual les hablé y aceptaron de forma sorprendentemente rápida.


El tiempo pasó mientras yo seguía alistándome para el día donde juraríamos amor eterno, estaba feliz, más feliz de lo que ya estaba a su lado. En ello mientras me encontraba en el humilde tocador del pequeño cuarto se asomó la cabeza de mi hermosa Airi en la puerta avisando que traía a mi madrina de bodas, yo con una señal y brindándole una sonrisa permití que pasara - Hola Roxanne ¿no es una locura? - dije mientras me ponía de pie y llegué hacia donde ella haciéndole notar mi vestido que yo misma había confeccionado, recordaba que en esos días que lo había diseñado mi adorado Joshua estaba curioso en como sería, pero había visto tantos bocetos de diferentes diseños que no sabía cual optaría por hacer ni ponerme, nuevamente, otro de mis planes maléficos. - Te ves muy extraña querida, no debiste de haber bebido tanto en la despedida de soltera de ayer - bromeé mientras la veía como bufaba y resoplaba por nuestra competencia donde obviamente había ganado después de que ella se había rendido en la octava copa.

Reí levemente mientras me acomodaba mi largo cabello oscuro y rizado que había optado por recogérmelo de lado con un broche de diseños de rosas bañado en plata y con algunas piedrecillas de fantasía. Mi vestido blanco era elegante y ceñido a mi figura abriéndose el vuelo de la falda pocas pulgadas después mi cadera; una fina tela de encaje transparente que cubría el escote de mi espalda y de mi pecho hasta el comienzo de mi cuello. Mi calzado era un estilo zapatilla con lazos que cubrían más arriba de mi talón sin dejar atrás el tacón de aproximadamente dos pulgadas, así no se notaría tanto la diferencia de estatura hacia el novio y yo y no tendría que hacer un gran esfuerzo para besarle en cada oportunidad que tuviera. Mi maquillaje no era pesado, era prácticamente como siempre lo usaba todos los días, algo simple.


Conversé con la pelirroja por unos momentos mientras hacía tiempo, sabía que mi amado se preocuparía por que no llegaba cuando solo dos -ahora tres- personas sabían perfectamente que me había estado aquí todo el tiempo. - Creo que ya torturé a mi amado suficiente ¿Nos vamos? - dije con una sonrisa serena mientras abría la puerta y salía junto con la pelirroja que estaba riéndose a regañadientes por mi comentario. Vaya que había invitados, mucha gente se tomaba en serio lo de las bodas, aunque no deseaba nada grande, Airi insistió en que lo fuera. Las personas estaban acomodadas en sus respectivos lugares y me digné a esperar con mi ramo de rosas blancas entre mis manos en el del típico tapete rojo que había en medio de las dos extensas filas de sillas decoradas. De reojo vi a la pianista, se veía hermosa con ese vestido, esperaba ansiosamente que comenzara a tocar la marcha para caminar hacia mi prometido que se encontraba a metros de ahí, aunque lo único que quería era correr y estar en sus brazos tan rápido como pudiera, pero debía ser paciente. El traje de novio de él se veía perfecto para él, el color entonaba y resaltaba a todo lo que fuera en aquel jardín, no podía alejar mi mirada hacia Joshua, era inmenso aquel sentimiento que tenía y sentía por él, era eterno...

Vestido:
avatar
Lucia Grimangel
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 38
Monedas Monedas : 2938

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Kenichi Umehara el Sáb Jun 08, 2013 10:49 pm

NOTA RESPECTO AL ROL:
Hola a todos los participantes del rol ^^

Como habran notado, a partir de este momento comienza la ceremonia. Esta será descrita poco a poco por los mismos novios, en vista de que no existe un personaje que represente al sacerdote en si.

Sin embargo, pueden continuar participando como lo vienen haciendo según el orden que les corresponda. Dejaré la lista nuevamente aquí, y menciono que la siguiente persona en participar es Satsuki Momoi.

Orden de posteo:
- Kleuz Klameir
- Rossy Akimoto
- Roxanne L. Monet
- Satsuki Momoi
- Marceline Abadeer
- Rayne Kusunoki

Airi-chan y yo conversábamos respecto a lo bien que había salido todo el evento hasta el momento, cuando finalmente vimos aparecer a la protagonista de aquel día especial, la señorita Lucia Grimangel, futura señora Summers. Inmediatamente quedé sorprendido por lo hermosa que se veía en su vestido de novia, y vaya que era algo que cualquiera podría notar con solo verla un segundo. Mirando a Airi-chan, ella me entregó las partituras de la marcha nupcial, a lo cual asentí y me dirigí rápidamente hacia donde se encontraba Rossy-san con estas.

Una vez frente al piano, donde curiosamente se encontraba el profesor Summers, le mencioné a la joven pianista con voz suave – Rossy-san, llegó el momento. Aquí tienes las partituras prometidas -. Con una sonrisa alegre, me acerqué al profesor y le dije calmadamente – Creo que debería estar junto al sacerdote a partir de este momento –. Él, casi de inmediato, supo a que me refería y sonrió alegremente mientras me daba las gracias y se iba caminando hasta el altar, en donde se colocó de pie junto al religioso.

Finalmente daría comienzo la ceremonia y las primeras notas de la melodía especial en el piano hizo que todos los presentes se colocaran de pie y giraran a observar a la novia de aquella boda. Parte de mi trabajo había terminado, así que era mi turno de tomar asiento en una de las sillas, designada para mi, y fuera testigo de aquel evento especial para toda la familia Summers y Grimangel, uno que mi querida amiga Airi-chan estuvo esperando durante toda la organización de la ceremonia y la razón por la cual decidí ayudarla en todo lo que estuviera en mi alcance.
avatar
Kenichi Umehara



Mensajes Mensajes : 1172
Monedas Monedas : 5469

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Invitado el Dom Jun 09, 2013 8:23 pm

Off Rol:
Lo siento tardarme, pero dejé ausencia hace más de una semana. No sé si lo habeis leído. Pero Ai-chan está al corriente de porque puse ausencia. Ando en finales de escuelin. Aunque me voy pasando y contesto cuando pueda, pero tened paciencia, porfa. uwu

- Me acabo de recordar que una vez escuché que si rompes algo en una casa nueva, dará suerte a quienes vivan en ella. – comentó pensativa evocando mentalmente el momento de la lejana alusión en su mente. No dejó de guiar a la pelinegra ni mucho menos soltó la mano pálida que sujetaba con cuidado mientras proseguía escuchando. – Ya veo. ¿Entonces hay la posibilidad que te vuelvas a cambiar de nuevo? – se suponía que se había preguntado a si misma, pero terminó por indagar en voz alta. Le daba algo de melancolía pensar que una de las pocas personas a quiénes se había acercado y simpatizaba de sobremanera podría irse de la ciudad en cualquier momento. ¡Con lo que le costaba caer bien a una chica! Suspiró y medio sonrió por la risa de su compañera. No le había sonado a una risa animada sintiendo el suave apretón en su mano. – Esto, Marce-senpai…seamos confidentes como hermanas. – propuso o más bien lo afirmó porque la otra no tenía la opción de un “no”. Y volvía hacerlo: decidir de la nada a alguien para ser una amistad especial. Ya de antaño lo había hecho con su amigo de infancia. Y con dos amigos más; uno era el soporte irremplazable del equipo y el otro era el mismo capitán. Sastuki simplemente era una adolescente muy peculiar que se dejaba llevar por su instinto. Y este mismo le decía que solo Marceline podría ocupar tal lugar en su vida. Era algo que no se explicaba con palabras y sí sentimientos.
Acto seguido simplemente abrazó a su recién amiga muy especial cuando se detuvieran delante de los asientos que habían señalado con anterioridad. – Te cuidaré siempre que quieras Mi Dino Llorón. – su sonrisa se ensachó de oreja a oreja para después soltar a la otra estudiante y sentarse en la segunda silla contando por dónde iniciaba la fila de asientos. La de los colmillos sobresalientes se sentó en la primera silla.
- ¿Cómo has hecho eso a tus dientes? – preguntó curiosa entreabriendo un poco su propia boca y se tocó uno de sus colmillos, indicando lo que mencionaba.

Ni tiempo tuvo de escuhar la respuesta de Marceline cuando una voz saludando se puso entre la charla de las chicas. La pelirosa volteó su rostro para el lado contrario a su interlocutora dando lugar a ver un chico. No lo conocía pero si había escuchado de él en el día siguiente al baile. El instituto era como toda una prensa rosa y cotilleaban de todo. Y aunque no hiciera adrede, a Satsuki siempre memorizaba las charlas de su alrededor. Además, que la misma revista del colegio que hojeó hablaba del baile, de las parejas y que uno otro incidente como una tía borracha aunque la borrachera por los vistos no le duró mucho. ¡Y decía su mama que era una organización de élite!
¡Hola! – respondió animada para después sonreír de lado – ¡Pero si eres el acompañante de baile de Marce-senpai! – soltó adrede y con un tono burlón pero sin maldad explicita. Solo le gustaba jugar nada más. – Más retrasado no podrías venir. Un poco más y compites con la novia. – negó despacio con su rostro. Y con un dedo en sus labios indicó que no hiciera mucho ruido, empezaba a sonar la marcha nupcial. ¡La novia al fin saldría! Direccionó su cara para dónde se suponía que se asomaría la novia – Ya tendrás con quién bailar. – susurró lo justo para que su amiga la escuchara y se rió por lo bajo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Marceline Abadeer el Jue Jun 13, 2013 5:20 am

Sonreí ante el comentario de la chica, pocas eran las veces en que alguien se interesaba en si podría encontrarme la próxima vez o no, por lo regular pasaba a ser la chica la que habían hablado una vez y no habían vuelto a ver jamás, la chica a la que cualquiera hablaba pero pocos recordaban. Me acomode el cabello con una mano y le conteste con voz animada aunque no está segura de si debía o no sentirme feliz. –La verdad es que ahora estoy viviendo sola en Francia, algo así como la época rebelde así que no planeado irme en un buen rato, por lo menos no hasta terminar el Instituto–. Me sorprendí por su proporción, no sabía que contestar, no la conocía mucho y más que nada jamás había estado ante ese tipo de situaciones, jamás había tenido una mejor amiga o algo parecido, eso de “confidente” me parecía un término extraño y a la vez me agradaba el tener alguien a quien poder confiarle cosas aunque claro, no podía librarme de mi vena desconfiada, tenía mis reservas; me agradaba Satsuki pero en cierta forma era una extraña para mí. Seguí sonriendo y tome sus manos con más calma, tenía las mejillas ligeramente sonrojadas por lo extraño que me parecía todo aquello, no sabía cómo actuar. –Me encantaría, sería muy bueno tener con quien hablar. Espero que nos llevemos bien–. En cuanto termine de hablar trate de convencerme a mí misma que estaba bien, no podía desconfiar de todos en la vida, por más que mi mente gritará que lo hiciera. Si quería ser amiga de alguien tendría que dar pasos, por muy pequeños que fuera, para acercarme a ellos. Me cubrí la boca con la punta de los dedos por eso de “Dino Llorón” pues en parte era un recordatorio de la vergüenza que había pasado en el festival de clubs, aunque debía admitir que recordarlo me hacía sentir feliz, era una buena memoria de juventud. Le mostré mis dientes a la chica con una sonrisa y señale los colmillos. –Me encantan los vampiros así que hice que el dentista los hiciera y… –. No pude terminar de hablar, escuche una voz familiar, voltee en dirección de la misma y me encontré con el rostro de Rayne. Abrí los ojos como platos y traté de comportarme de inmediato, no había visto al chico desde el baile y mucho menos había hablado con él así que no sabía cómo comportarme en ese momento, todavía no terminaba de entender lo que había pasado esa noche. Deje que Satsuki hablara por mi y me limite a sonreír y saldar con un ademan de la mano. Antes de tener que decir algo, se escuchó la música, indicaba que la novia había llegado. Me acomode en el asiento con las manos juntas sobre el regazo mientras esperaba con nerviosismo la entrada de la novia, aunque el nerviosismo se debería a mil razones más. Al escuchar a Satsuki me sonroje un poco pero trate de fingir, era mejor fingir que no lo había oído.
avatar
Marceline Abadeer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 702
Monedas Monedas : 20851

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Rayne Kusunoki el Mar Jun 18, 2013 8:43 am

Me quedé en el lugar que había escogido para sentarme y coloqué mis manos sobre mi regazo. Traté de no mirar demasiado a Marceline, después de descubrir que tenía sentimientos hacia ella en el baile de primavera, creí que quizá se sentiría incómoda si notaba que miraba en su dirección. Pude notar que la muchacha pelirrosa susurraba algo al oído de la otra, sentí curiosidad pero de inmediato dejé de pensar. El momento más importante de la boda estaba a punto de comenzar y no quería perderme detalle, ya que no recordaba la última vez que había estado en una boda. 
Busqué con la mirada a Summers-sensei, quería ver su expresión, imaginar a través de su mirada la sensación de estar allí de pie esperando a quién consideraba su alma gemela, su amor eterno. 
Mientras la música acompañaba suavemente ese ambiente de espera, en mi interior se sucedía una ansiedad inesperada. Ver al sensei de pie junto al sacerdote me daba una impresión de final y nuevo comienzo. 
Me pregunté a mi mismo cuán dispuesto podía estar un hombre a los cambios que implicaba el matrimonio, no es que estuviera en contra de ello  pero realmente deseaba saber qué era lo que llevaba a alguien a esa situación. En cierto punto se me hizo inimaginable creer que podía ser la consagración del amor puro. Sino, ¿Por qué existía el divorcio? 
Pensando esto último quise golpearme a mi mismo, era algo cínico de mi parte estar pensando en divorcios cuando de hecho me encontraba en la boda de quienes a mi parecer eran buenas personas. 
Inconscientemente solté un silencioso y leve suspiro, estaba pensando demasiado lo mejor sería disfrutar de aquella ceremonia que había sido preparada con notable dedicación. 
Cuando finalmente calmé el tornado de pensamientos que sacudían mi mente, eché una mirada rápida a Marceline deseaba ver su expresión ante aquello que se presentaba, saber que pensaba de todo ese asunto del matrimonio. No es que yo pensara en casarme, eso es indiscutible, pero estaba interesado en hablar con ella sin importar el tema de conversación solo para comprobar que lo sucedido en el baile no habia sido algo fugaz. 
Spoiler:
los novios por fin tendran su boda, ya llevan meses esperando (? okno XD bueno, creo que sigue Kleuz, verdad?
avatar
Rayne Kusunoki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 253
Monedas Monedas : 3592

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Kleuz Klameir el Mar Jun 18, 2013 9:22 pm

Acepto la indicación que le dieron para tomar asiento entre los invitados indicándole el lado ha ocupar, agradeció tras el detalle de la información, y no tardo en acomodarse pues aquellos daba por confirmada su idea, la ceremonia estaría iniciando, bueno, en realidad no fue tanta la espera aunque cuando iba hacia su asiento pudo distinguir el nerviosismo del novio, era posible que eso fuera muy natural, no, era sin lugar a duda lo más normal pues era un paso que marcaría toda tu vida.
 
La novia lucio en principio del camino, las miradas no tardaron en enfocarse hacía ella, y así mismo volver hacia la pianista, la primera tonada resbalo entre los dedos naciendo suave en una onda hacia la feliz mujer que en ese día se uniría en matrimonio, continuaron cayendo las notas uniéndose lentamente a irse tomando  para hacer una entrada especial tal como todo el evento.
 
El primer paso invito a todos ha ponerse de pie dándole gala a la bella novia, era hermosa, si lugar a duda lo era, y no sólo lo decía por aquellas palabras que se escuchaba mucho entre las personas "No hay novias feas", Era verdad, las mujeres obtenían una belleza especial el día de su boda, la luz que radiaba en su mirada era envidia del propio brillo del astro rey, su sonrisa podía remover hasta el más frió corazón, describir su belleza en realidad acortaría en muchos sentidos la verdad, era una perfección, no necesitaba más maquillaje que la felicidad debía de confesar pues sólo así las mujeres obtenía el mismo brillo que los ángeles.
 
Aunque para esa belleza en especial hubiera escogido otro vestido, no era decir que estaba feo, era hermoso si lugar a duda, el retoque del blanco aún cuando era un color lizo lucia por el detalle del grabado que nacía como una segunda capa que casi parecía  a las flores que tapizaban a las praderas, pero, estaba casi convencido que otro estilo de corte en la prenda le hubiera favorecido más, y seria casi envidia de las diosas sin embargo ahora mismo podía ser lo más perfecto para el mundo.
 
Viró su mirar hacia el novio encontrando también en él esa especial esencia que sólo podía nacer de dos personas que se amaban y se unían en un lazo más eterno que la vida, era romper con aquella espera que si lugar a duda había pesado más en esas ultimas horas, la novia estaba más cerca de él pues lucía su angelical presencia de nuevo en su mirada.
 
Continúa:
Rossy Akimoto
avatar
Kleuz Klameir
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2643
Monedas Monedas : 6311

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Rossy Akimoto el Dom Jun 23, 2013 1:20 am

La hora había llegado, apenas le entregaron las partituras puso manos a la obra, la tonada que anunciaba la llegada de la novia comenzó a sonar, permanecía concentrada en ello y cuidaba de no cometer algún fallo, logró ver que todo el público regresó a ver a la novia, quien relucía en su propio esplendor, su vestido era simple, pero no dejaba de ser bonito, aunque permanecía con la mirada fija en las teclas del piano, por momentos pequeños regresaba a ver a los novios y la felicidad que demostraba era tan notoria.

La verdad, ese sentimiento que tenía de poder ser parte de un evento tan especial como era este para los novios le contagiaba algo de esa felicidad, a pesar de no conocerlos tanto personalmente, le era un honor el estar ahí, siendo parte de el día que marcaría para siempre sus vidas, miró al cielo, seguía estando tan perfecto como lo encontró cuando llegó.

Esto no hacía dar más cuerda a ese deseo que tenía de hablar con la novia, quien avanzaba paso a paso por el camino que la llevaría al altar, no se atrevía a decir ni mencionar nada y es que no tenía palabras para describir lo que estaba ocurriendo, como dicen, una imagen vale más que mil palabras. Cuando vio de reojo al novio se logró ver que aquella ansiedad que tenía por el comienzo pronto de su boda se fue como el pasajero viento, que le hacía compañía a las notas musicales producidas por el piano.
avatar
Rossy Akimoto
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 129
Monedas Monedas : 3641

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Joshua Summers el Mar Jun 25, 2013 5:46 pm

En mi búsqueda de tranquilidad y calma, escuché la llegada del señor Umehara a la zona donde nos encontrábamos la señorita Akimoto y mi persona. Observé que le entregó algo a la joven pianista y rápidamente me dio una mirada, mencionando que sería buena idea que estuviera junto al sacerdote. Debo confesar que estuve esperando esas palabras durante todo el transcurso del día, y no pude evitar sonreír con una alegría indescriptible. Le entregué el vaso de cristal en el cual había bebido agua y solo le dije suavemente – Gracias –

Con un paso calmado y apresurado, me acerqué al sacerdote, pero mi vista se encontraba posada en todo momento en la mujer que estaba al final de aquel pasillo alfombrado, al bello ángel vestido de blanco que me había elegido como un hombre digno de poseer sus hermosos sentimientos. Aquel vestido, creado por sus divinas manos, resaltaba todos sus atributos de manera exquisita, especialmente la dulce sonrisa que se encontraba dibujada en sus labios. Podía sentir mi corazón dar brincos de felicidad e impaciencia, por escuchar las palabras que estaban a minutos de distancia, aquellas que sellarían el pacto que hicimos la noche que le propuse matrimonio en la lejana ciudad de Londres.

A pesar de las distancias, nuestras miradas se encontraban con suma facilidad, como si estuvieran acostumbradas a ello. Mi sonrisa no podía ser más sincera y brillante de lo que mostré al mundo en esos momentos, y describía cual pintura fresca todos mis sentimientos. Pocos humanos pueden jactarse de exclamar que han vivido esta sensación con la misma intensidad con la que mi alma lo experimentaba. Y al ritmo de aquella dulce melodía en el piano, poco a poco mi diosa de marfil se acercaba a este pobre mortal, quien la esperaba con la mano derecha levemente levantada, en ofrecimiento para tomar la suya suavemente y poder comenzar aquella ceremonia tan esperada.
avatar
Joshua Summers



Mensajes Mensajes : 418
Monedas Monedas : 4193

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Invitado el Lun Sep 02, 2013 8:31 pm

Sonrió satisfecha ante la reacción de su amiga, se había ruborizado. ¡Qué tierna se veía! Marce tenía todo el estilo de chica dura e insensible. Pero eso no quitaría el hecho que podría tener emociones y reacciones una chica. ¡Era una muchacha! Además, que una cosa es lo que quieres enseñar a los demás y otra es lo que realmente eres. Pese al carácter que Marce día a día dejaba salir, Satsuki sabía que había algo más por detrás de toda esa personalidad oscura. Ni idea como lo sabía, era algo con ella y su instinto. Desde luego, no obtuvo más respuesta de la pelinegra y solo la abrazó por los hombros posando la barbilla en uno de los hombros sonriendo tan burbujeante. Algo tan típico de la muchacha cuando se sentía a gusto con alguien. Cuanto a Rayne que se encontraba sentado al otro lado de Momoi ya no dijo palabra alguna después de sentarse y saludarlas. A la velocidad de un rayo que destroza un árbol, la pelirosa se preguntó mentalmente si el chico se había dormido o algo en plena boda. Se rió por lo bajo ante esa idea más el detalle que si el pelirrojo roncara en pleno evento sería la leche de lo ridículo. Se mordió el labio evitando soltar una carcajada pura y descarada ante su propia imaginación. Porque era lo que era, solo una imaginación demasiado fluida. Sus pensamientos no tenían nada que ver con la realidad porque ni siquiera había mirado de reojo para el chico después que se hubiera instalado. Por eso, ni idea cuál era la expresión del dichoso.  Eso de estar dormido y de roncar solo eran hechos fruto de su imaginación ociosa en ese momento.

La música nupcial sonaba y los ojos rosados brillaron de emoción. Todavía seguía recargada en el cuerpo de su amiga mirando embelesada a la novia. Esta entraba  majestuosa dando pasos compasados por el tapete rojo que iba desde la puerta al altar donde el novio la espera. Se notaba que ya era muy hermosa en persona. Porque estaba bastante sencilla y mismo así parecía una reina de cuentos de hadas. A la joven le gustaban los cuentos aunque no solía mencionar mucho ese pequeño detalle de sus gustos. Su medio era un mundo de hombres y ya de por si ser chica en un universo masculino no era fácil. Y cualquier característica dulce, tierna o lo que sea podría parecer débil y tonta. Algo que nunca podría permitirse si quería concretar su objetivo desde que escuchó ese rechinar de zapatillas en la cancha y del balón golpear el propio suelo.  Un sueño que atesoraba y luchaba desde pequeña por ello.
Apreciaba cada detalle del vestido a la medida que la novia se acercaba cada vez más a "su meta", el vestido a la priori se veía simple. Pero mirando con suma atención se veía que era una prenda elaborada con una mezcla de sencillez que vovían el vestido en algo inusual y muy bonito.

Off rol:
Perdón por tardar tanto, pero estaba de ausencia. Y por fin ya pude reorganizar todo y ya vuelvo al 100%. Y no sé quién sigue. Uu
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Lucia Grimangel el Lun Oct 07, 2013 12:52 am

Tenía mucha emoción, el ver a mi amado enfrente de unos metros de mi eran casi una ilusión. Uniríamos nuestras vidas, y teníamos ya una vida exageradamente perfecta, era algo que ya lo sabíamos desde que nos reencontramos en Londres, recordar que hacia apenas casi un año me pidió que me casara con él... ¡Era lo más maravilloso! Era como ganarse le premio mayor en un juego de azar. Caminé con pasos seguros y tranquilos casi con ritmo lento que se escuchaba con plenitud en el lugar gracias al piano, una marcha nupcial.. Brahms era un genio por haberla compuesto, siempre en mis trabajos muchas veces acompañé una ceremonia de matrimonio junto al piano, ahora que yo era la que escuchaba esa pieza, solo me sorprendía la sensación del momento, podía casi estremecerme, pero mantenía mi pulso estable aunque solo quería tirar todo a la basura y simplemente celebrar que el estaba ahí, aquel hombre de mis sueños. Así fue que, mientras pensaba todo, llegaba al altar hasta alcanzar el lugar donde se encontraba mi amor junto con una sonrisa tranquila, sin mostrar mis línea recta superior de mis dientes, era sorprendente, la calma que teníamos uno con el otro, cuando sabíamos claramente que dentro de nosotros solo había una chispa que se propagaba rápidamente en toda nuestra alma.

Me giré al parar y así ver de frente a Joshua, tan elegante, solo como él podía serlo. El sacerdote carraspeó un poco y abrió un libro de oraciones, la música cesó para dar por comenzado la ceremonia, habiendo un silencio rotundo. — Estamos aquí reunidos para la celebración de dos personas que se aman, donde decidieron libremente juntar sus vidas en una... ― comenzó a hablar el juez principal de nuestra ceremonia con una voz ronca y pausada, pero las palabras de aquel hombre se perdieron por un momento, veía a mi amado, aquella mirada serena y feliz, igual que la mía, era maravilloso, hasta el ambiente de tensión ante los preparativos de este día se había disipado teniendo que desaparecer. Agudicé mi oído por lo que pudiera decir por lo que yo le musité un "Te amo" inauble, solo para que leyera mis labios. Leí su correspondencia con la misma acción que yo misma había aplicado, asentí ampliando mi sonrisa. Desde que lo había visto sabía que era el elegido, y quizá me volví muy obsecionada ante ese capricho de mi corazón, pero ahora era diferente, estaba conmigo en mi boda y no como un invitado especial sino, como el predestinado a mi futuro esposo.
avatar
Lucia Grimangel
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 38
Monedas Monedas : 2938

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Joshua Summers el Lun Oct 14, 2013 11:20 pm

Una sonrisa alegre pero serena esperaba a la hermosa mujer que caminaba hacia mí, aunque la verdad es que por dentro me sentía impaciente y muy emocionado. ¿Cuántas veces repasamos juntos en nuestros sueños como sería este momento? ¿Y cuántas veces solo nos acostamos en la cama hablando sobre esta ceremonia de unión marital con unas grandes sonrisas en nuestros rostros?. Había perdido la cuenta de ello hace mucho tiempo, pero nada de lo que conversamos se semejaba a la intensidad emocional que vivía ahora, en este preciso instante. Sin embargo, había sido una elección tan sencilla de tomar para mí el crear lazos eternos con esta bella dama que compartía esta conexión perfecta y armoniosa. Tan sencilla que muchos amigos me tacharon de loco al saber que llevábamos poco tiempo saliendo juntos. Lo que ellos no sabían es que esta unión espiritual databa de una época más lejana y distante: nuestra propia infancia.

Ella finalmente estaba a mi lado y el silencio gobernó el lugar a partir de ese instante, siendo solo interrumpido por la voz ronca y pausada del sacerdote. Pero mi atención estaba puesta totalmente en mi futura esposa desde el momento que se había detenido junto a mí y pudimos vernos a tan corta distancia. La miraba con serenidad y felicidad mientras sonreía suavemente al observar que ella me respondía con sus ojos de igual manera. Como un lejano susurro, la voz del juez eclesiástico decía algo como – Estamos aquí reunidos para la celebración de dos personas que se aman, donde decidieron libremente juntar sus vidas en una sagrada unión ante los ojos de Dios, nuestro padre, y ustedes hermanos y hermanas… –, más sin embargo, había poco más en ese mundo para mí que Lucía en aquellos instantes. Musitó un inaudible “Te amo” solo para mí, y lo respondí de la misma manera con una amorosa sonrisa que lo acentuara. Era palabras que las personas acostumbraban a utilizar para describir sus sentimientos, pero sentía que me quedaban pequeñas en comparación a lo que verdaderamente siento por ella. No creo que nadie sepa realmente la intensidad del amor que le profeso, y lo entregado que soy a sus sueños y nuestro futuro conjunto. Solo ella lo sabe, y con eso me basta para ser el hombre más feliz del mundo…

El murmullo creado por el hombre de voz ronca y pausada llamó mi atención por un instante, cuando preguntó – Lucía, Joshua, ¿estáis decididos a amaros y respetaros mutuamente durante toda la vida? –. En ese instante contesté con firmeza y tranquilidad, al unísono con mi preciosa diosa de marfil – Si, estamos dispuestos –. El padre prosiguió con la siguiente frase – Así, pues, ya que queréis contraer Santo Matrimonio, unid vuestras manos, y manifestad vuestro consentimiento ante Dios –. Era hora de presentar nuestros votos, aquellos que demostrarían plenamente los sentimientos del uno al otro en toda su expresión.

Primero me tocaba a mí, así que simplemente tomé ambas manos de Lucía y mirándola a los ojos, comencé a recitar en voz tranquila y algo poética mi declaración de amor eterno, aquella que escribí con inspiración una semana después de que aceptara ser mi prometida – Lucía, me siento el hombre más afortunado de este universo al ser aceptado como tu compañero eterno. No te imaginas lo feliz que me has hecho al corresponder el inmenso amor que siento por ti, y como día tras día que hemos estado juntos simplemente haz creado momentos maravillosos, que han quedado grabados en mi mente y corazón para siempre. Mi gran deseo es cumplir tus hermosos sueños y regalarte cada segundo de mi aliento para hacerte feliz. El día de hoy te ofrezco una vida juntos, un compromiso que traspasa mi simple calidad de humano, una armonía divina que enlace nuestras almas mientras existamos en este mundo. Mi eterna devoción a ti y a tus deseos de felicidad son la razón por la que quiero vivir, y el objetivo que deseo cumplir sin falta mientras exista esta llama que mantiene a mi corazón latiendo. Te amo, mi dulce diosa del Olimpo, y quiero ofrecerte el Eliseo como una muestra de mi afecto y cariño inextinguibles –

Aquello era lo que le había mantenido en secreto hasta aquel día especial, un pensamiento puro y sincero que me llevó adelante en todo momento que estábamos juntos, lo que me incitó a dejar atrás Inglaterra para seguirla hasta Francia al escuchar que ella deseaba mudarse a este país, el que día a día despierte solo para verla allí, dormida junto a mí, con un rostro apacible y sonriente.

Ahora era el turno de Lucía, y conociendo bien a tan hermosa mujer, seguramente me sorprendería de alguna manera especial, como siempre lo hacía. Tenía ciertas ansias de ver que había planeado y sobre todo que guardaba tan celosamente en su precioso corazón que querría resaltar este preciso momento.
avatar
Joshua Summers



Mensajes Mensajes : 418
Monedas Monedas : 4193

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Marceline Abadeer el Jue Oct 17, 2013 12:13 am

Escuche la risa de Satsu, me dieron ganas de reír también, más por los nervios que cualquier otra cosa, sin embargo la ceremonia había empezado y eso podría verse como una falta de respeto; algo que jamas me perdonaría en una ceremonia tan importante como lo eran las bodas, eran esas las únicas que se salvaban de mi mal humor y mi falta de creencia en el amor, cosa que se aplicaba a casi todas las demás celebraciones y sobre todo a las relaciones; había algo en ellas que hacía pensar a uno que el verdadero amor sí podía existir y no era solo el hecho de que dos personas se unieran por lo que sería el resto de sus vidas, sino que había algo casi mágico como si se tratase de un fenómeno de la naturaleza que arrastraba dos almas juntas.
La novia entro con un elegante y hermoso vestido, su mirada reflejaba claramente su felicidad y por un segundo no pude evitar más que imaginar el entusiasmo y nerviosismo que deberían estar recorriendo sus venas. Giré la cabeza, hasta el otro lado del pasillo, ahí estaba el novio, igual de feliz que ella y de nuevo esa mágica sensación, como si el mundo se detuviera, dejase de girar y congelase el momento perfecto, un momento solo para ellos y de que de alguna forma yo era parte.

Seguí los movimientos de ambos hasta que se unieron frente al padre quien dio inicio a la ceremonia y después de una pequeña charla hizo la pregunta que todos los presentes habíamos estado esperando, claro no tanto como los novios. Por supuesto y para la alegría de todos las respuestas fueron positivas, casi cómico el momento en que ambos hablaron al mismo tiempo, jamas había visto a una pareja tan sincronizada. Uní mis manos con alegría, casi como si fuese a aplaudir y los mire con una sonrisa.

Siguió el turno de que la pareja dijera sus votos, todo el lugar pareció guardar silencio mientras se escuchaban las palabras del alegre recién casado; su discurso era muy tierno y estaba cargado de amor, no se podía describir de otra manera. Faltaba la novia y de alguna manera todos ponían atención, el discurso del novio había sido hermoso, de igual manera lo sería el de la novia.
avatar
Marceline Abadeer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 702
Monedas Monedas : 20851

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Elizabeth Schechter el Mar Oct 29, 2013 9:46 am

Desde aquel día en el parque forme una buena relación amistosa con dos grandiosas chicas, de cualquier forma fueron las primeras personas que conocí en la institución a pesar de cursar diferentes grados eso no es impedimento para una gran amistad. Después de haber finalizado las clases me tope en los pasillos con la dulce Airi no dude en saludarla, lo cual podía aprovechar para preguntar sobre su plan acerca del misterioso y rebelde amigo de Clarisse, la chica planeo desayunar con el un día en el comedor escolar y así averiguar las verdaderas intenciones del chico hacia nuestra amiga, de igual manera acepte ayudar, podía imaginarnos como detectives privados en un cuarto oscuro, con una sola lámpara enfocándola al pobre chico e interrogándolo completamente acerca de su vida. Viéndolo de esa forma seria algo gracioso, pero todo sea por la castaña. Entre saludos note en la chica una alegría radiante, muy diferente a la de siempre, sin poder contener mas su entusiasmo me comentaba que su tía se casaría en pocos días. Y para mi sorpresa seria con un profesor de la institución aun desconocía cual de todos los docentes fue el afortunado, hasta que me mostró una de las invitaciones que sacaba con una sonrisa de su mochila, por mi parte la tome y la leía con atención sin antes contemplar el lindo diseño de la invitación en tonos blancos y oro. En letras cursivas describía el lugar del evento como horario entre otros detalles sin embargo note que el profesor afortunado fue el que imparte la materia de Física. Debe ser emocionante asistir a una boda, pensándola bien nunca e ido a una, mas que algunos eventos de la institución que a realizado y un baile elegante que fui con mi primo el año pasado. Con una sonrisa devolví la invitación a la rubia sin embargo sonrió y me menciono que estaba invitada a la boda, por una parte sentí algo de pena, asistir a la boda de su tía, tal vez solo estaría presentes los familiares y amigos mas cercanos de la pareja y yo solo conocía a la rubia. Sin más que decir Airi se fue con su alegre aura de siempre lo cual me dijo que me esperaba ese día en el evento. Pasaron las semanas y el gran esperado día de mi amiga llego desde muy temprano deje todo listo en casa, y sobre todo para Blue luego no quería llegar a casa y ver que moría de hambre, ya que la casa siempre esta sola podría dejárselo encargado a mi primo pero debe estar trabajando y por sus ánimos debe verlo como fastidioso. Ya en el auto me dirigía hacia el lugar indicado, no tarde demasiado en llegar ya que le trafico no estaba tan fuerte como otros días, busque estacionamiento para luego dejar mi auto y tomar el regalo para la pareja. Vestía un sencillo pero elegante vestido en color crema ya era común que portara algo rojo pero como dicen no es educado llevar un vestido en tono rojo a una boda. Por un momento observe el reloj ya era un poco tarde, seguro la ceremonia había comenzado apresurada camine al lugar indicado esperando ver a los novios aun, y felicitarlos de igual manera encontrar a la rubia.


Spoiler:
Me invitaron a la boda xD yeii (?) tarde pero seguro
avatar
Elizabeth Schechter



Mensajes Mensajes : 1281
Monedas Monedas : 1694

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Kleuz Klameir el Mar Dic 10, 2013 10:00 pm

La ceremonia iniciaba con la voz del padre tras apagarse la marcha nupcial, el evento iba guiado por aquel hombre que daba la celebración, un acto ensayado que parecía ya completamente grabado en la memoria de aquellos que había participado en muchas celebraciones de esa índole, pero, aún así había toques especiales, su mirada se concentraba en los novio, en el destello de felicidad que marcaba, le parecía que estaba en su mayor apogeo, era como si ellos mismo estuvieran más allá que ese instante.

Oh, era el momento de los votos, palabras de gran valor para ese instante, y para mucho otros era algo que llevaba por toda la vida como principal ley, aunque alguno pasaban a olvidarlo, pero, algo le decía a él que aquella pareja no dejaría nada al olvido, y aunque no los conociera estaba seguro de eso tal vez por aquellas miradas llenas de amor o puede que sólo estuviera él mismo fantaseando con un final feliz aunque no siempre creyera en eso en realidad.

De pronto fue como si todo se llenara de un silencio inusual al parecer era como si fuera un tiempo detenido sólo para escuchar la voz de los novio en aquella entrega total, las palabras del novio que se extendía con todo su sentir era un punto sincero, oírlo sencillamente era como si en un segundo se sumergiría en su papel en espera de la voz de la novia. En verdad a veces se podía pensar que las bodas era como una tortura, en un buen sentido debía de decir por el hecho de que mantenía con el nerviosismo a flor de pie por cada movimiento, era como si en algún momento fuera a salir algo inesperado que lo arruinara todo o que alzara sobre la alegría a todos los presente, esa era la verdadera emoción.


Off:
Me perdí con el orden por los desaparecidos xD pero creo que sigue Marceline
avatar
Kleuz Klameir
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2643
Monedas Monedas : 6311

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Lucia Grimangel el Dom Ene 19, 2014 9:22 am

El sacerdote comenzaba la ceremonia de una forma armoniosa, con fluidez del habla y al presenciar la majestuosidad divina de aquella pregunta sobre el estar dispuestos en mostrarle a los dioses nuestro compromiso, los dos asentimos, al mismo tiempo, donde se pudo relucir el contacto y el lazo invisible que nos unía y que nos mantenía conectados para siempre. Así podíamos proseguir a lo que podíamos ofrecerle sagradamente a esa autoridad celestial, y tener aquella bendición. Estaba emocionada con lo que diría mi amado, me había hecho esperar tanto, le encantaba dejarme el sabor a su misterio, cosa que amaba, pues no había absolutamente nada que odiara de todo su ser.

Las palabras que comenzaba a susurrar ese hombre hizo que se parara el mundo. Los dioses habían hecho un milagro. No había nadie, ni mi sobrina, ni el sacerdote. Solo nosotros dos en un paisaje vasto de oscuridad, una tenue luz iluminaba a mi prometido próximo a esposo. Sus palabras eran dulces, salidas de su alma y de su corazón, me imaginaba que eso lo escribió en su mente desde hacia mucho tiempo, quizá el mismo día que yo así lo escribí, en nuestra primera cita. Sabia que el debía ser parte de mi vida. El terminó de decir ese poema, esos votos de matrimonio tan espirituales, tan esotérico. Era un pacto. La gente y el ambiente anterior regresó, todos en silencio.

Era mi turno — Joshua, amado mío — en mi mente, se comenzaba a escuchar una dulce melodía interpretada por una dulce flauta de cristal, dando una introducción a mi respuesta, al igual que todos los presentes esperaban — Muchas de mis palabras las has escuchado de mi propios labios, no soy alguien con rodeos y he sido muy directa contigo quizá desde que nos reencontramos esa noche, yo sabía que sería tuya desde un principio, aunque el mundo hiciera hasta lo imposible para impedírmelo. — decía mis palabras con lentitud, las degustaba dentro de mi alma y sabían con una fluidez exquisita, no quería que ningún detalle de mi voz se rompiera y no lo pudiera captar mi amado que se encontraba enfrente. Un ensamble de cuerdas imaginario se agregaban en el poema con largas notas en modalidad mayor, siguiendo la misma velocidad de mi voz — Yo tengo nada y todo que ofrecerte guerrero mío: Estar contigo entre la enfermedad y la guerra, pues los momentos felices siempre estarán sonriéndonos; he vivido el mismo paraíso estando contigo, y aceptando este compromiso firmo un contrato en la estadía más increíble de toda mi vida. El dulce sonido de tu voz me atrajo a un edén en el cual me dedico estar por siempre. Eres lo más importante de mi vida y es algo que nunca me cansaré de repetírtelo. Mi amor por ti es la magia más poderosa que te otorgo a tí, Joshua, mi amado guerrero. — Así, terminé mis palabras mientras le veia a los ojos oscuros de quien sería mi marido en unos cuantos segundos más. Le sonreí sin perder su vista, esa mirada azabache que me hacia soñar y me hacia sentir feliz eternamente.

Spoiler:
Pondré aquí el nuevo orden, puesto que muchos usuarios están ausentes:
- Kleuz Klameir
- Satsuki Momoi
- Marceline Abaader
- Mizore Izayoi
avatar
Lucia Grimangel
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 38
Monedas Monedas : 2938

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Invitado el Miér Ene 22, 2014 2:25 pm

La melodía que demandaba el inicio de la ceremonia y el aparecimiento se escuchó ssuave pero imponente callando cualquier susurro de los invitados, inclusive Satsu dejó de reírse de golpe. Aunque reía en un susurro, lo dejó de hacer con todo el respeto que fue enseñada por su familia. Tampoco comentó algo más a Marce quedando maravillada viendo los dos novios, uno al lado del otro mirándose de frente. Lucia no parecía una princesa, estaba digna de verse como una reina y estaba radiante. Tan radiante se veía que Satsu dio cuerdas sueltas a su imaginación y rodeó a la misma mujer con un aura tan clara y luminosa como si la misma diosa Amaterasu hubiera descendido a la tierra. Todo esto en su mente, obviamente. Desde luego, a Lucia no se le veía ninguna aura. Satsu tenía era una romántica inigualable. Ama las novelas de fantasía y romance aunque también necesita que tengan aventura. Y pese a que era fruto de un matrimonio roto y vivir en medio de peleas de ex parejas (mayoritariamente por culpa de su madre que siempre quería picar al padre de la niña), ella creía en el amor y el destino. Creía que era posible dos personas tener un lazo de por vida y vivir juntas hasta que la muerte les separara. Sin embargo, creer eso no quiere decir que esperaba encontrar su otra naranja. No, nunca se detuvo a pensar en ello. Bueno, hasta conocer a dicho chico, pero ese chico ya no estaba. Tampoco es que se hubiera soñado todo un futuro al lado de él. Nunca cambió su objetivo en relación al baloncesto. Es más, añadió otro más que no se espera de una chica que solo quiera casarse y listo.

La nube fantasiosa de Satsu fue rota, esfumándose al escuchar la dulce y firme voz de Lucia que decía sus votos dignos de poeta. Pero no un típico poeta que le sale la poesía del alma por inercia enseñando sentimientos que no tiene, las palabras lentas pronunciadas por la novia eran sinceras; se veía en sus ojos que no dejaban de mirar su futuro esposo con ese sentimiento que ese momento podría ser eterno. Satsu observa todo con mucha atención sonriendo de oreja a oreja y las manos colocadas armoniosamente sobre el regazo. Inevitable para la joven no soltar un suspiro de emoción e inocencia ante todo lo que sus rosas orbes apreciaban.

off:
Creo que andábamos todos perdidos con el orden. xD Y he regresado, ya no me iré. (?) Toca a Marce-senpai~~
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Joshua Summers el Dom Mar 09, 2014 10:43 pm

Debo confesar que la incertidumbre y el misterio que rodeaba aquellos votos que estaría por escuchar en escasos segundos había sido un divertido juego entre el amor de mi vida y este servidor. Durante múltiples ocasiones en esta hermosa estadía a su lado, aquel tema salió a relucir y nos probó lo mucho que estamos destinados el uno al otro al testear nuestro propio lazo emocional. Un examen tras otro superamos cada problema y situación que se nos presentó, y hoy estábamos aquí solamente para formalizar aquella relación indestructible ante los ojos humanos del resto del mundo, pero ambos sabíamos que no había sido simple coincidencia que termináramos de esta manera, y no podía estar más feliz con la vida que en estos instantes…

Su dulce y melódica voz, casi al compás de una imaginaria composición para piano de su propio puño y letra, hizo que mi corazón mortal se agitara ante la confirmación de su amor por mí, y solo ella era capaz de alterarme de esa manera, cual hechicera angelical que me roba el alma una y otra vez con tan solo mencionar mi nombre utilizando el cálido aliento de vida que emana de su cuerpo celestial. En mi mundo no existe ningún otro dios o deidad a quien alabar, solo la diosa de cabello nocturno merecía toda mi fe, mi dedicación, mi total devoción. Me consideraba el hombre más afortunado de este mundo por ser correspondido en cuerpo y alma, y estaba siendo recompensado por nadie más que la persona más importante de mi vida.

Sonreí calmadamente a mi futura esposa, aunque por dentro quisiera gritar hasta el Olimpo lo emocionado que me encontrara. Mi mirada estaba fijada por sus hermosos ojos esmeraldas, los cuales brillaban de manera tan especial, llenos de todos los sentimientos que solo yo podía percibir en ellos. Era aquel lazo invisible tan especial lo que me permitía tener esa habilidad, una que Lucía también poseía cuando se trataba de saber que pensaba y sentía yo mismo…

La voz armoniosa y pausada voz del sacerdote resonó una vez más en aquel ambiente, tomando el control de la ceremonia de nueva cuenta. Esta vez el hombre preguntó directamente – Joshua Summers, ¿quieres recibir a Lucía Grimangel, como esposa, y prometes serle fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, y, así, amarla y respetarla todos los días de tu vida? –, a lo cual respondí suavemente sin quitar la mirada de los ojos de mí prometida – Si, quiero –. Continuó el eclesiástico haciéndole la misma pregunta a Lucía, quien respondió en su clásica y habitual suavidad femenina.

– El señor, que hizo nacer entre vosotros el amor, confirme este consentimiento mutuo, que habéis manifestado ante la Iglesia. Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre – recitó con seriedad y melódico el hombre religioso ante la confirmación que realizamos Lucía y yo pocos segundos antes. Faltaba poco para que la ceremonia culminara, y que oficialmente mi amada y yo fuéramos declarados marido y mujer; y el siguiente paso en la ceremonia era la entrega de las sortijas de matrimonio, las alianzas que mostraban visiblemente la unión de almas que hace mucho había dado lugar entre nosotros.

Lucía y yo esperábamos a una persona muy especial para ambos, quien se encargaría de ofrecer al sacerdote la sortijas para su bendición. Se trataba de una jovencita de cabello rubio que aprendí a querer de una forma muy tierna y dulce a pesar de que nos conocíamos desde hace muy poco, una chiquita que consideraba mi familia, y que consideraba más que una simple sobrina. Me hacía mucha ilusión presenciar el momento en que Airi se acercaría a nosotros para ayudarnos a culminar aquella boda con su angelical presencia…
avatar
Joshua Summers



Mensajes Mensajes : 418
Monedas Monedas : 4193

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Elizabeth Schechter el Sáb Mar 29, 2014 2:54 am

Apresurada intentaba llegar al lugar de la ceremonia, fui una totalmente descuidada en llegar tarde al evento, seguro ya finalizo la ceremonia y yo apenas llegando. Camine hasta la puerta del lugar donde la ceremonia se llevaba a cabo, y para mi sorpresa casi finalizaba, que vergüenza por parte mía, intente no hacer ruido para no molestar algún invitado que se encontraba sentado escuchando los votos matrimoniales por parte de los novios, al sentarme lleve mis manos a mis rodillas y observaba a los lados con leve pena. Por un momento comencé a escuchar a los novios, fue fascinante escuchar cada una de las palabras que mencionaban, si lo había visto en la televisión en persona era a un mucho mejor, y que decir de la novia que se miraba tan hermosa con el vestido y como el peinado. En cambio el novio se notaba su gran felicidad, en realidad ambos se les notaba esa gran emoción por este día, debe ser totalmente normal cuando dos personas unen sus vidas, en santo matrimonio.

Ya me imagino a mi amiga Airi, por este gran momento cuando tenga la oportunidad iré a buscarla, porque de donde estoy no la alcanzo a ver, seguro debe estar en las bancas principales. Observe un tanto emocionada en el momento cuando el joven mencionaba que aceptaba a la hermosa joven. Ese momento es el más emocionante e importantes de las bodas, dejan a los invitados maravillados con fantásticas palabras que pareciera que fuesen escritas por los mismísimos ángeles, sin embargo eso es más la pasión que siente aquel joven que se encuentra en el altar como la hermosa señorita, por demostrar uno al otro lo que verdaderamente sienten. Con paciencia solo esperaba que finalizara la ceremonia para ver cuando la pareja camine felizmente hacia la salida y las damas de honor lancen los pétalos de rosas que traen en sus canastas, será todo un espectáculo maravilloso.
avatar
Elizabeth Schechter



Mensajes Mensajes : 1281
Monedas Monedas : 1694

Volver arriba Ir abajo

Re: Y vivieron felices por siempre...

Mensaje por Ryan Koufman el Vie Mayo 02, 2014 2:46 am

Cerrado por inactividad. Si se desea abrir nuevamente ir al tema de reapertura de temas.
avatar
Ryan Koufman
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2734
Monedas Monedas : 9246

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.