Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Esperando su llegada en el aeropuerto [Priv. Kayonara]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Esperando su llegada en el aeropuerto [Priv. Kayonara]

Mensaje por Hiraki Oedo el Sáb Feb 02, 2013 10:51 pm

Desde que había recibido su llamada horas atrás, no lograba pensar en otra cosa que no fuera en él. Decir que me había sorprendido era poco, su llamada era algo que no esperaba y mucho menos a esas horas de la madrugada pero después de colgar no había logrado volver a dormir; el tiempo se me hacía cada vez más eterno mientras miraba con molestia el reloj colocado estratégicamente en la parte superior de la sala de espera para ser visto por todos, ¿sería mi imaginación o ese estúpido reloj no avanzaba?

Llevaba 4 horas esperando en el aeropuerto a que su avión llegara por fin, ni siquiera había desayunado a pesar de lo glotón que llegaba a ser en muchas ocasiones, un nuevo suspiro escapo de mis labios mientras me recostaba en el asiento. ¿Cuánto habría cambiado en todo ese tiempo que había pasado sin vernos? ¿Seguiría siendo tan relajado y tímido como antes? Una risita escapo de mis labios al preguntarme esto último.

Definitamente ya cambio, habían pasado años desde nuestro último encuentro y las personas cambiaban… yo era el claro ejemplo de esto. Con los años había dejado de ser ese niño enclenque que se encerraba en la sala de música para desahogar sus problemas. La voz anunciando la llegada del vuelo que tanto esperaba me saco de mis pensamientos y me levante como resorte, dirigiéndome a la puerta por donde lo vería llegar.

¿Me reconocería? El simple hecho de imaginarme su cara al verme provoco en mí una sonrisa divertida, o si… definitivamente las cosas se pondrían más interesantes ahora.
avatar
Hiraki Oedo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 226
Monedas Monedas : 2643

Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando su llegada en el aeropuerto [Priv. Kayonara]

Mensaje por Invitado el Mar Feb 05, 2013 9:09 pm

Un ligero toque en el brazo lo despertó. Dormía plácidamente aunque estuviera durmiendo en un asiento de un avión. Bueno, los asientos de los aviones no suelen ser incómodos para nada. Y añadiendo su habilidad para quedar dormido en el momento que quiera dónde sea, es una más valía para lograr conciliar sueño en los viajes.
Bostezó sin cuidado en tapar su boca y se frotó los ojos con los nudos de los dedos. Algo típico en el muchacho. Había crecido desde luego, pero no todo cambia. Y muchos menos cuando decides que no te importa seguir siendo un niño. No hay mal en ello, si puedes ser maduro sin dejar tu infantilidad de lado.
La azafata, una chica de sus veinte y pocos años, elegante con su uniforme de tonos azules y camisa blanca, dejó escapar una risita comedida ante tal acción. Cosa que ni siquiera el joven prestó atención.
- Debería abrochar el cinturón. Procederemos a empezar el aterrizaje, señor. – le advirtió calmadamente con un sonrisa coqueta. El que llamara la atención ajena y que intentasen coquetearle ya era algo que se había hecho una costumbre. Sin embargo, no se acostumbraba. Empezó a volverse algo corriente desde el tiempo en cambió su look volviéndole más diversificado y jugara un poco con su imagen. También el dejar de ser el niño tímido y dejar de ser tan contenido había ayudado.
Simplemente asintió escachando una sonrisa volviendo a bostezar descaradamente. Y abrochó el cinturón. Casi no sintió interferencias en bajar siendo el aterrizaje poco mareante. ¡Por fin había llegado!
Empezó a impacientarse un poco, la gente salía algo lento del avión. Y tenía que acomodarse al ritmo de la multitud. Miró su reloj de bolsillo que llevaba colgado de uno de los bolsillos de sus vaqueros verdes oscuros: normal que el avión se retrasa. Venga donde venga. Sea que compañía sea. Los aviones siempre se retrasan mínimo media hora.
Ups, se había olvidado de advertirle de eso a su amigo que lo esperaba, Pobre, tuvo que esperarlo mucho. Hizo un puchero al caer de la cuenta. Algo que no gustaba es esperar y tampoco le gustaba que los demás se cansasen esperándole.
Por cierto, ¿cómo se vería ahora? ¿Será que había cambiado? Por el contacto que habían mantenido a distancia, parecía que en algo había desarrollado. ¿Para bien o para mal? Ya se vería. El tiempo pasa y los cambios se notan, así de sencillo. ¡Emoción!
Por lo menos algo sabía, seguía aguantando la falta de común del chico que ahora iba con la maleta atravesando el umbral del avión. Y se metió por el tubo que conducía al interior del aeropuerto para salir. Esto de haber despertado en medio de la noche y llamar para su amigo de hace años y aceptar su oferta en plena madrugar, es lo que dicen que es falta de sentido común, ¿no?
Se echó a reír divertido mientras tiraba de su maleta de rueda de tamaño regular. Era lo único que tenía como bagaje. La mayoría de sus cosas llegaron por una compañía de traslados en cajas. O sea que no compensaría pagar por mucho bagaje. Simplemente en la mañana siguiente, contrató una empresa de traslados, colocó todo en cajas y se hizo una mísera maleta. Y comprar en el mismo día el billete de avión. Todo sin planes, solo hecho al azar. ¡Divertido! Volvió a reírse apresurando el paso. ¡¡¡Quería ver a Hi!!!
Al pasar la puerta automática de cristal que daba a la sala de espera dónde estarían gentes de toda la clase, familiares, amigos, etc., se puso a jugar con su pendiente de estrella que colgaba de uno de sus lóbulos. Hoy estaba de los humores de al menos llevar un pendiente y por la época llevaba el pelo teñido de color chocolate y lentillas del mismo color. ¡Ahora tocaba buscar su amigo! Pero…una multitud enorme…
- ¡¡Hi!! – gritó sin más a puro pulmón. De repente fue la atención de todo el mundo pero ni se inmutó. Siguió en su “burbujita” ignorando las miradas y murmullos. Simplemente le importaba encontrar a Hi y eso hacía con la mirada, lo buscaba.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando su llegada en el aeropuerto [Priv. Kayonara]

Mensaje por Hiraki Oedo el Sáb Feb 09, 2013 9:15 pm

Estaba al borde de la histeria, los nervios se adueñaban rápidamente de mi sin que pudiera evitarlo, ¿uñas? me las había comido mientras paseaba como poseso al rededor de toda la sala de espera. ¿Y si tuvo un accidente? negué rápidamente, lo más probable es que tuviera un retraso en el vuelo como siempre.

Se detuvo unos segundos para mirar de nuevo hacia esa puerta de cristal, notando de reojo de nuevo a esos estúpidos guardias que no dejaban de dar vueltas muy cerca de él como si lo consideraran alguna especie de loco traumado con intensiones ocultas.

Una sonrisa divertida apareció en sus labios al imaginarse a si mismo derrumbando la puerta de la cabina de control, posicionando de el micrófono y gritando con todas sus fuerzas por los altavoces el nombre de su amigo. Eso definitivamente seria una experiencia épica que valdría la pena en todos los sentidos.

Soltó un suspiro, lamentablemente no podría hacerlo o de lo contrario terminaría encerrado en una celda, no es que eso fuera mucha molestia, pero en una celda obviamente no podría recoger a su amigo, llevarlo a casa e interrogarlo sobre todos los años que llevaban sin verse.

-Maldición... - susurró revolviéndose el cabello con fuerza, necesitaba un café y alimento antes de que comenzara a descargar su furia reprimida con alguien.

Un grito... su nombre...

Su cabeza giro lentamente que fácilmente podrían haber interpretado a la niña del exorcista de lo tétrico que se vio ese movimiento. Sus ojos se abrieron lentamente al ver al chico que estaba a la mitad de la sala, buscándolo con la mirada.

Una sonrisa traviesa se poso en sus labios y se acerco tranquilamente por detrás al chico que levaba únicamente una maleta. Tenía que haberlo suponiendo, Kay no era de los que les gustara viajar cargado, era practico y sencillo.

Lo abrazo por la espalda, poniendo su rostro en su hombro, riendo divertido al sentir como el cuerpo del menor se tensaba por unos segundos

-Te atrape Kay

Había cambiado, seguía siendo más pequeño que yo pero algunos de sus rasgos habían cambiado, se veía muy bien. Me separé para tomar su maleta sin dejar de sonreír divertido.

-y bien.. ¿donde esta mi abrazo estrujador? -bese su mejilla mientras lo abrazaba de nueva cuenta con cariño y fuerza, lo había echado tanto de menos, ahora que estaba aquí sentía como si algo regresara a mi cuerpo. - ¿qué tal estuvo el vuelo? venga vamonos, tenemos tantas cosas de que hablar!! joder tu llamada me sorprendió y alegro en igual medida.

Me separé de él para comenzar a jalar su maleta hacia la salida.
avatar
Hiraki Oedo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 226
Monedas Monedas : 2643

Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando su llegada en el aeropuerto [Priv. Kayonara]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 13, 2013 6:03 am

Dejó de escuchar cualquier ruido, la estancia había quedado en un silencioso abrumador. No hizo caso y siguió mirando todos los rostros empeñado en ver el de su amigo. Los demás también le miraron, pero estupefactos hasta que un murmullo surgió de entre la multitud. Tampoco se dio cuenta de eso.
- ¿Dónde estás? - pensó haciendo un pucherito que se deshizo inmediatamente. Había sentido como lo envolvían en un abrazo. Al instante su cerebro empezó a funcionar a un ritmo rápido: una patada hacía tras entre las piernas del que se atrevía sujetarle y un buen codazo en el estomago del contrario.
Detuvo su pie que se levantaba al escuchar una voz muy conocida y el propio aliento contrario golpearle levemente en una de las orejas. ¡Pucha! Era Hi. ¡Y casi le pega!
Suspiró aliviado relajando su cuerpo entre los brazos de su amigo. – No sabes lo cuanto has estado cerca de hacer una parada en el hospital. – sonrío de lado. Había demasiadas personas chifladas. Y el músico ya tenía suficientes experiencias traumáticas. Ya perdía la cuenta de las muchas veces que lo habían intentado violar o meterle la mano por la cara. Y su habilidad de saber reaccionar rápido a situaciones críticas añadiendo el saber pelear muy bien, había dejado a muchos casi sin poder moverse por semanas.
Acto seguido dejó que su amigo tomara su maleta y se volteó a mirarlo. Lo miró muy detenidamente, hacía mucho tiempo que no se veía. Físicamente había cambiado un buen pedazo. Ya no era ese niño endeble de antes. Lo que no cambió era le hecho que seguía siendo mayor que él. Seguía siendo el más bajito como siempre.
- Me dirás tú que tipo de fertilizante te tomas. – sonrió amplio por el beso y sin esperar que el otro dijera algo más lo estrujó muy fuerte.
Solo pasado un buen rato, que le supo a poco, se separó de su amigo. – Por castigo por aparecer de la nada te llevas mi maleta. – afirmó descaradamente y echó a caminar sonriente. – El vuelo, lo mismo de siempre, aburrido. – encogió los hombros tomando la mano libre de su amigo – Hasta a mí me sorprendió. Me desperté de madrugada y me dije, “lo aceptaré”. – explicó con toda la naturalidad como se decidió a ir. – Ya sabes, soy toda una caja de sorpresas. – finalizó riéndose divertido. – ¿Y tú? ¿Qué me cuentas? ¿Cómo es vivir aquí? – giró su mirada curiosa para su acompañante – Por cierto, te ves muy bien, crecido. – dijo cantaroleando a la vez que soltaba la mano de nuevo compañero de piso y le tiraba de la nariz con dos dedos .
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando su llegada en el aeropuerto [Priv. Kayonara]

Mensaje por Hiraki Oedo el Jue Feb 21, 2013 2:46 am

Tenia que admitir que ahora estando más cerca de él el cambio era visiblemente más claro, por un momento había temido que la personalidad en su amigo hubiese cambiado mucho con todo lo que se entero que había pasado, una carcajada escapo de sus labios sin poder retenerla al escuchar sobre lo cerca que había estado de visitar un hospital y el castigo que recibiría por llegar tarde. Continúe caminando sin soltar su maleta.

-¿En verdad hubieras sido capaz de enviarme al hospital? no solamente soy más alto, también mis reflejos han aumentado considerablemente - sonreí divertido mientras salíamos del aeropuerto, sintiendo como tomaba mi mano- como si fuera a dejarte llevar la maleta, ahora estas bajo mi cuidado baka.

Solo tuve que comenzar a guiarlo hacia el estacionamiento, había conseguido que uno de sus amigos le prestara su coche para poder ir a recogerlo, le gustaba más su moto pero en situaciones como esta se replanteaba claramente la opción de adquirir un coche propio.

Le escuchaba con tranquilidad, sin poder borrar la sonrisa parecía estar grabada en mis labios; volver a escuchar su voz y su efusividad, era como volver a los viejos tiempos, se sintió transportado años atrás en su antiguo instituto, mientras recorrían los pasillos para ir al salón de música, platicando de tonterías y de cualquier tema que pasara por la mente de alguno.

Extrañaba esos tiempos y no podía negarlo, había vivido muchas cosas malas pero por sobre todo había logrado conocer a personas maravillosa con las cuales paso más de una aventura y que en definitiva lograron marcar su alma y corazón de una manera irreemplazable, aunque el tiempo pasara y no pudiera volver a verlos, definitivamente siempre estarían en sus bellos y preciados recuerdos.

Su risa no había cambiado en nada, seguía siendo fresca y ligera, una tranquilidad arraso sus sentidos, sus miedos desaparecieron al instante y no puedo evitar sentir admiración por ese chico que seguía riendo inocentemente a pesar de todo lo que vivió.

Comencé a reír al sentir como apretaba mi nariz y de un movimiento suave aleje su mano de mi rostro, abriendo el porta equipajes del coche para meter su maleta, después le abrí la puerta del copiloto y subí de mi lado, para poder prender el coche.

-Tranquilo saltamontes, hay mucho tiempo para que te ponga al corriente de todo lo que a pasado, pero ni creas que tú te libraras de contarme que a sido de ti desde que te fuiste de mi lado.

Con cuidado salio del estacionamiento que parecía a punto de explotar por el movimiento vehicular y transito de personas que corrían para no perder sus vuelos o volvían perezosamente jalando sus maletas o carritos. Suspiro una vez que logro meterse al camino.

-Pues a diferencia de ti, aun me falta terminar mis estudios, pero no me puedo quejar, algunos maestros son geniales y el ambiente dentro del instituto es ... toda una aventura -riéndose al recordar experiencias de sus primeros días- parece, al igual que tú una caja de sorpresas donde todo puede ser posible. -le mire de reojo, notando que seguía teniendo su atención. - Vivir aquí puede ser ligeramente mareante, sobre todo los primeros días, pero solo es en lo que conoces el lugar, te diré que con el tiempo que llevo aquí aún encuentro cosas que me sorprenden, y las personas... woao, encontraras de todo tipo de personas aquí!!

En ese momento lo recordé, voltee a verlo con un brillo emocionado en mis ojos azules, sintiendo una felicidad que inundaba cada uno de mis poros

-Y volví a reunirme con mi otouto... -exclamé con felicidad, Kay sabia lo mucho que había sufrido cuando nos separaron de pequeños, suspire mirando la carretera-
aun que estoy feliz.. perdí muchos años de su vida... aveces me siento como si fuera un acosador tratando de ganar un huequito en su vida....
avatar
Hiraki Oedo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 226
Monedas Monedas : 2643

Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando su llegada en el aeropuerto [Priv. Kayonara]

Mensaje por Invitado el Dom Feb 24, 2013 12:48 am

Alzó exageradamente su rostro escrutando la cara de mi amigo – No sé, pero es una posibilidad. Ya rompí narices y brazos a muchos que me han puesto mano dónde no debían. Y mi profesor de artes marciales siempre me dijo que tenía fuerza descontrolada aunque no la aparentaba para nada. – encogió los hombros con un puchero inocente. Realmente no era su culpa, ni el músico mismo sabía cómo me venía dicha fuerza. Pese a que siempre supo que era algo bruto. – Pero es muy cierto, has crecido muchísimo en comparación al pasado. Te has hecho todo un hombre y yo parece que me detuve en los años. – finalizó en tono dramático con un deje de broma.
- Acepto tu cuidado con mucho gusto. – le guiñó un ojo sin tener intención de detenerle. Muchos le tachaban de perezoso y aprovechado, y él mismo admitía que lo era. En estos años había cambiado en varias cosas. Y una de ellas era el tema de dejar que por lo menos sus amigos le ayudasen tanto en plan emocional como en estas cosas. Había entendido que no estaba solo en este mundo. Y por consiguiente necesitaba a sus amigos porque no todo lo podría hacer solo. O sea, que se volvió más abierto con sus seres cercanos. Y definitivamente era más feliz que antes.
Sintió como su mano caía cuando Hi la apartó con un golpecito leve arrugando su nariz y haciendo un sonido tierno enseñando su desaprobación. La sonrisa de su compañero parecía plasmada y colada en su rostro que había madurado bastante al contrario del recién llegado. Pero era la misma sonrisa de hace años. Esa sonrisa de agrado y también de perdido en sus pensamientos. Hi siempre había sido bueno en prestar atención a su amigo mientras se adentraba en su mundillo anterior.

Miró el coche - ¿¡Conduces!? – parpadeó sorprendido. ¡¡Había crecido mucho!! - ¿Te gusta conducir? – preguntó entrando y sentándose en el asiento del copiloto a la vez que el otro hacía lo mismo por el lado contrario. – A mí no me agrada mucho. Me lío a menudo cuando conduzco. Para no decir que soy fatal concentrándome cuando voy caminando, más en coche. – admitió sin rodeos. Aceptaba la realidad tal como era, había cosas en que era un completo desastre.
Suspiró poniéndose el cinto atravesando el torso. Y enseguida abrió un poco la ventanilla. Desde peque se mareaba en la mayoría de los transportes. También era sensible a los olores típicos de los transportes y de sus aires condicionados. Por eso necesitaba aire de la calle misma.

Lo escuchaba muy atento mientras miraba por la ventana con el codo en el borde que separaba puerta y cristal. Hi siempre tuvo la pequeña habilidad de mantenerle atento con su atractiva voz. - ¿Cuántos años te quedan de insti? – bostezó. El viaje le había cansado demasiado. Y su conductor particular iba despacito porque el aparcamiento estaba hasta arriba de coches entrando y saliendo. – Veo que te gusta. – soltó una risita – Si te gusta es muy probable que a mí también me guste. Hablas como si fuese un mundo mágico. – lo afirmó en broma. Y a sentir que le miraba, lo despeinó fraternalmente, mirándolo. – Sí, me tienes para ti todito ahora. – sonrió afable y con un gesto le volteó el rostro para delante sin presionar nada. – Pero atento a la carretera señorito chofer. Si yo no me maté solito en un coche, – era aceptable que un patoso como Kay se pudiera accidentar conduciendo solito – no moriré cuando es otro conduciendo. – suspiró volviendo a mirar por el cristal medio abierto viendo ya la carretera fuera del aeropuerto.
¿¡Tu outoto¡? - se volteó a mirarlo algo brusco y demasiado sorprendido - Hablamos de tu hermano de sangre...¿verdad? - preguntó medio dudoso de lo que realmente había entendía él. Ya que por lo que sabía Hi había sido separado de su hermano en la infancia. Estaba totalmente estupefacto por lo que escuchaba.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando su llegada en el aeropuerto [Priv. Kayonara]

Mensaje por Hiraki Oedo el Miér Mar 06, 2013 3:27 am

Una carcajada escapo de sus labios al escuchar los comentarios de su amigo, ¿en verdad creía que los estamparía contra algún coche? anteriormente era muy probable que eso pasara, pero ahora las cosas eran diferentes. Había mejorado mucho en sus reflejos y tenía experiencia manejando, aún así el miedo de su amigo le provocaban unas insanas ganas de hacerle una travesura, reprimiendo la sonrisa juguetona puso atención en el camino, escuchando los comentarios de su copiloto.

-Si, después de estarnos mensajeando por correo, logre convencerlo de que viniera a estudiar al Sweet conmigo. ¡¡A cambiado muchísimo!! -exclame sorprendido, después de todo la primera vez que lo había visto descubrí que ya no era el pequeño que había marchado hacia tantos años con mi madre, un brillo nostálgico apareció en mis ojos- Ahora es mucho más independiente y ya no corre a mis brazos por cualquier situación... siento que lo pongo algunas veces en vergüenza por mis ataques posesivos y celosos... es que me cuesta mucho trabajo darme cuenta que ya no es mi pequeño hermanito.

Suspiré pesadamente antes de negar con la cabeza. Ya tendría otros tiempos para hablar de eso, ahora quería saber todo lo que había cambiado en estos años, como el hecho de que mi amigo mayor pequeño sabía poder defenderse y su radical cambio de look. Le miré de reojo y no pude reprimir más el impulso de jugarle una broma pesada pero esperaría un poco.

-La verdad es que esta ciudad me gusto mucho en realidad, aun me falta un año o dos más o menos para terminar el instituto...

Mi expresión cambio de la diversión a la sorpresa, mientras el coche se movía en zic zac, apunto de salirse del camino en varias ocasiones y esquivando el resto de los coches que venían en sentido contrario, en vez de disminuir la velocidad cada vez aumentaba la velocidad.

-¡¡Ahh!! ¡¡Perdí el control del volante!! ¡Sujetate! -grite como loco, mientras "luchaba" contra el volante, fue hasta que escuche sus gritos que no pude resistir más y estabilice el coche comenzando a reír como loco, sabia que ese pequeño juego me costaría como mínimo un buen golpe de mi amigo. Y si algo estaba más seguro... era de que sus golpes dolían.
Entre carcajadas me adelante antes de que soltara algún golpe en mi contra.

-¡Era una broma! si me golpeas puede ser real porque me dejaras nockeado - riendo sin poder evitarlo, sabiendo que eso solo provocaría que se enojara más, no me atrevía ni a verlo de reojo porque no sabía que tan mal se lo había tomado. De acuerdo, me había pasado en esa broma, al parecer mi sentido del humor aveces solía ser demasiado cruel.- lo siento, pero después te vas a reír lo sé...

Al menos el momento de estrés había pasado con rapidez y el mismo se sentía más relajado. Sonrío al ver la entrada de la ciudad, sonreí dulcemente.

-Bienvenido a casa Kayonara.

Era justo en este momento en el que comenzaba a sentirme en casa, aún no llegábamos a nuestro departamento. Pero el simple hecho de escuchar ya los sonidos de la ciudad y sentir esa energía de la cual ya me había acostumbrado me hacia sentir definitivamente en casa; cosa que se noto de inmediato, dado que mis músculos y mis facciones se relajaron al instante.

Disminuí la velocidad metiéndome por algunas calles para tomar el camino más corto en dirección a un restaurante, después de todo no había comido nada.


-¿Estas muy cansado o podemos pasar primero a comer algo? Puede ser algo así como nuestra celebración de que ahora empezara una nueva etapa de nuestra vida. Con suerte y podamos ver en el camino algún lugar con un letrero de "se busca músico joven y guapo" ¡ cumplirías perfectamente con los requisitos!
avatar
Hiraki Oedo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 226
Monedas Monedas : 2643

Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando su llegada en el aeropuerto [Priv. Kayonara]

Mensaje por Invitado el Dom Mar 10, 2013 8:13 pm

- Eres el imán que atraes a todos. – bromeó al escucharlo. Nunca había conocido el hermano menor del conductor. Pero recordaba que su amigo siempre había mencionado a su hermano con mucho cariño y nostalgia.– No deberías sorprenderte tanto, tú mismo has cambiado. El tiempo siempre afecta a uno. Si tú cambias los demás también lo harán desde luego. – suspiró volviendo a mirar por la ventanilla. Él mismo era un ejemplo claro de cómo se puede cambiar radicalmente. Y por lo que veía su amigo había cambiado muchísimo también. Era mucho más seguro que antes. Se podría verlo solo por el hecho de cómo conducía.
Se rió sonoramente llevando una mano a la boca, tapándola. Imaginó el Hi de ahora abriendo sus brazos para una sombra de un chico ya autosuficiente corriendo a sus brazos y le hizo mucha gracia. – No creo que le de vergüenza, solo no estará acostumbrado. Ha estado muchos años lejos de ti, tuvo que saber zafarse solito, ¿no crees?

Dejó de mirar por el cristal cuando sintió el coche zarandeando junto con su cuerpo. Y terminó por mirar al peli azul. Estaba en plan muy agitado y despotricando con el volante. - ¿¡Qué…!? – soltó completamente sin entender lo que pasaba hasta el momento que le vino la imagen del coche de su papa. El coche que tuvieran de cortar literalmente a medio para poder sacar el cuerpo moribundo de su progenitor. Sus ojos abrieron de par en par y se escuchó a si mismo gritar. Un grito agudo y fuerte salió de su interior.
Su torso quedó inclinado con su rostro hacía bajo. Su cabeza daba vueltas y todo su cuerpo temblaba cuando al fin pudo sentir que el coche se había estabilizado – Papa… - musitó como crío indefenso.
Al escuchar su amigo hablarle, lo miró de reojo – Una broma dices… - murmuró sonriendo de lado cuando sintió que su corazón se tranquilizaba a la vez que los temblores disminuían. - ¡Tendremos un gato! – advirtió alzando su rostro y recostando por completo su espalda en el asiento. Su tono no era serio y tampoco juguetón. Su decisión no tenía derecho a refutación siquiera. Sabía que a su pequeño mayor amigo no le iban los gatos para nada. Pero el músico también podía ser cruel cuando se lo proponía.

La cantidad de luces fue aumentando gradualmente a la medida que se metían más dentro de la ciudad. Ya empezaba a oscurecer. – Aquí estoy Hiraki. – le respondió sonriendo sincero ya totalmente controlado. Ya habían pasado muchos años desde el accidente que llevó la vida de su papa, ya se podría controlar casi al instante cuando estaba entrando en una crisis de ansiedad.

- ¡Excelente idea! Nah, estoy cansado es cierto, pero podemos ir a comer y de paso me compras mi gato. Necesitamos una mascota. – sonrío divertido. No se iba olvidar de que deseaba un gato. Y tampoco haría que el otro se olvidara. – Primero comamos y después vamos por nuestro minino, ¿sí? Porque como dices, empezamos una nueva etapa de nuestras vidas. Por eso hay que dejar los obstáculos del pasado en el pasado. – se río picando el moflete del otro con un dedo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando su llegada en el aeropuerto [Priv. Kayonara]

Mensaje por Hiraki Oedo el Lun Mar 25, 2013 12:03 am

Le escuchaba con atención, después de todo tenia mucha razón sobre lo de que todos cambiaban. Obviamente su pequeño hermano no seria la excepción a la regla, las personas cambian de una u otra forma, en ocasiones para bien y otras tantas para mal. Nadie era inmune al paso del tiempo, y las experiencias vividas comenzaban a pasar factura en nuestro cuerpo, alma y forma de actuar.

Por más que deseara o anhelara por regresar a esos viejos y lejanos tiempos, donde podía sentir la calidez de ese pequeño cuerpo escondiéndose detrás de él, tomando su mano y corriendo en su encuentro para sentirse protegido o simplemente para llamar su atención. Una sonrisa nostálgica se pinto en sus labios, no... simplemente era imposible volver a esos tiempos, las cosas ya nunca serian iguales y ahora cada uno tenia un nuevo camino que emprender, tal vez en algún futuro se pudieran unir de nuevo.

-Tienes razón... es momento de dejar que vuele lejos de mi, dejar de aferrarme a un pasado que ya fue. - A pesar de que era consciente de que tenia que hacerlo y que ya lo estaba aceptando en voz alta, sentía la opresión en mi pecho estrangulandome, no quería dejarle ir, no quería perderle de nuevo... pero ahora había otras personas en su vida, posiblemente nunca llenarían el lugar que yo tenia en su vida, pero lo dejaran en el olvido, cubierto por una pequeña capa de polvo y seré solamente un recuerdo más.

Una pequeña risa broto de sus labios al ver que después de su pesada broma su pequeño amigo no se había arrojado para golpearlo y hacerle recordar a cada uno de sus antepasados. Pero su risa no duro demasiado, pues en ese momento la palabra "gato" resonó en sus oídos como si fuera reproducido por miles de bocinas de alta potencia en su cabeza; una mueca de molestia adorno su rostro mientras se detenía frente a un restaurante, no había esperado que su compañero fuera utilizar su odio hacia esas... criaturas, como venganza a la broma antes hecha.

Suspiró pesadamente al ver que a pesar de que fingía no haberlo escuchado, su acompañante insistía una y otra vez, bajo del coche para entregarle las llaves al encargado del estacionamiento, para abrirle la puerta a su amigo.

-Como supongo que no te callaras en todo el camino y el resto del día hasta que no tengas a tu condenado animalejo poseído por espíritus malignos y aliado a los ovnis.. -suspiró resignado y molesto- después de comer iremos a comprar a tu bestia peluda, pero me rehusó a si quiera hacerme cargo de ella, sera tu completa responsabilidad.

Una vez dicho eso, se dio por satisfecho y comenzó a guiarlo dentro del local, donde rápidamente le entregaron una mesa para dos con vista al jardín trasero, donde se apreciaba una hermosa vista de una fuente a la mitad de un lago, con el diseño de una pequeña ciudad antigua en miniatura.

-Siéntete libre de ordenar lo que desees, después de todo es tu primera comida aquí y estamos celebrando tu llegada -sonrió divertido, dándole a entender que ahora todo estaba bien entre ambos, y seamos honestos, no es como si el peli azul no fuera un glotón de primera.
avatar
Hiraki Oedo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 226
Monedas Monedas : 2643

Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando su llegada en el aeropuerto [Priv. Kayonara]

Mensaje por Invitado el Miér Mar 27, 2013 12:47 am

Sabía a ciencia cierta que lo decía era cierto y que su amigo lo sabía. Sin embargo, eso no quería decir que fuese fácil. La vida tiene su curso pero ni siempre los sentimientos van al ritmo del curso de la misma vida. El músico también lo sabía por experiencia propia. Solo pudo suspirar al escuchar al conductor. – Por mucho que pase y personas que conozca…nadie puede reemplazarte, eh. Eres su hermano y nadie te puede quitar ese lugar. – sonrió sincero. El peli azul podría haber cambiado, pero seguía siendo su amigo de siempre. Todavía lograba descubrir los pensamientos de su amigo por el tono de su voz. Su conexión jamás se rompería por muchos años y apartados estuviesen.

Al salir del coche se dio cuenta del cambio de humores de su compañero y sonrió de lado. ¿Qué esperaba? ¿Qué lo premiara por el susto? Obvio que no. En este tipo de cosas Kayonara había cambiado. Antes era alguien indiferente a las bromas, les restaba importancia. Pero ahora…ahora daba cambio. ¡Y un buen cambio!
Se rió vivaz con la supuesta alianza de los gatos con los aliens dicha por su amigo. – Tú darías para reportero sensacionalista, hombre. – le golpea amistosamente la espalda alcanzando uno de los lados de su acompañando y entran por el restaurante adentro. – ¡Gracias! Obvio que lo cuidaré yo. Si te dejo con un gato no sé que harías con él. ¿Comida? – bromeó, pero como se suele decir de broma en broma es que se dice las verdades. Y estaba seguro que su amigo era capaz de hacer de un gato plato de su cena.

Paseó la mirada por toda la estancia que tenía por delante y sonrió travieso. Hoy las parejitas habían decidido salir a la calle a comer por los vistos. Las mesas que estaban ocupadas eran por puras parejas. Y al joven se le ocurrió una idea. Acto seguido pasó un brazo por la cintura del menor soltando una risita – Amor, ¿qué vino pediremos? – soltó exageradamente meloso mientras sentía como las miradas se ponían sobre ellos. Incluyendo del guía que les indicaba la mesa elegida. Aunque este mantuvo la compostura y siguió con la misma expresión que tenía antes. Guiñó un ojo a Hiraki estaba algo sorprendido, para que entendiera que era puro juego. Hoy el músico estaba en día de vacilar un poco a los demás. Nunca era malo jugar un poquito. Era divertido para el chico.
Al llegar a la mesa hizo cuestión de tomar el asiento de su amigo y ayudarlo a sentarse como todo un caballero – Gracias amor. No te preocupes pediré todo lo que quiera. – respondió después de sentarse delante de su supuesta pareja. Quería reírse pero se contenía al máximo. El mesero que los había acompañado estaba rojo y seguramente contenía para no hacer ninguna expresión vulgar también. – ¡Que hermosa vista, amor! – miró el lago sonriendo que nena – Imagínate nosotros dos ahí desnudos bañándonos – mencionó picaron.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando su llegada en el aeropuerto [Priv. Kayonara]

Mensaje por Ryan Koufman el Sáb Jun 08, 2013 10:13 pm

Cerrado por ausencia de rango de uno de los integrantes. Si se desea abrir nuevamente ir al tema de apertura de temas.
avatar
Ryan Koufman
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2734
Monedas Monedas : 9298

Volver arriba Ir abajo

Re: Esperando su llegada en el aeropuerto [Priv. Kayonara]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.