Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. Sería tener muy poca verguenza copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Tengan originalidad y hagan sus cosas vosotros mismos.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List The Top 100 Dangerous Sites Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

{ | Carpe diem | }

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

{ | Carpe diem | }

Mensaje por Yamato Hotsuin el Sáb Feb 02, 2013 3:24 am

Había amanecido un hermoso día, bastante soleado y con algunas nubes sobre el cielo, pero mínimas ya que no buscaban opacar aquel inmenso azul cielo sino más bien adornarlo con su detalle de blancura y esponjosidad. También era acompañado por una suave brisa helada que hacia el ambiente más acogedor y refrescante, moviendo las hojas de los árboles en un vaivén continuo que parecía una mismísima danza entre seres invisibles o hadas saltando de una hoja a otra rápidamente para disimular el movimiento. Algo hermoso si se tenía el tiempo para apreciarlo con detenimiento. Era recién jueves, nueve y treinta de la mañana y se producía el primer toque de la campana para salir a recreo antes de comenzar el segundo bloque de clases.

Yuan como tenía la costumbre de sentarse junto a la ventana, observó al exterior con detenimiento, aunque tenía la mirada perdida por culpa de pensamientos que no podía aclarar fácilmente y menos estando en la sala de clases. Se mantuvo un buen rato así, dejando que su codo izquierdo hiciera contacto con la superficie de la mesa y permitiera hacer un soporte perfecto para su mentón sobre la palma, mientras que la otra solo se dedicaba a jugar con una lapicera entre sus dedos, haciéndola girar con bastante habilidad, pero a un ritmo tranquilo donde se dejaba ver con claridad cómo era la técnica que usaba para realizarlo con tanta precisión. Duró unos minutos sin prestar atención a su alrededor hasta que un leve toque en su hombro diestro lo despertó de todo, causando que la lapicera que mantenía girando se cayera al piso. –Uhm… – Se quejó con levedad, moviendo la cabeza para mirar hacia el causante de aquello y creyendo desde el primer instante que se trataba de un compañero, pero para su sorpresa era la profesora que le ofrecía una placentera sonrisa.

– ¿No irá con sus demás compañeros a recreo? – Esas palabras provenientes de la ajena lo obligó a observar a su entorno y ver que no había nadie más en el aula. Luego sonrió con amabilidad y recogió el lapicero que había tirado al desconcentrase. – Claro que sí, con su permiso. – Dijo cortés, guardando el utensilio en su mochila y levantándose del asiento para comenzar a caminar con las manos dentro de los bolsillos delanteros del pantalón. Era la primera vez que no iba al colegio con la cara pintada con sus famosos triángulos invertidos y la actitud que poseía hoy día era de desgano total, aunque si lo deseaba podría fingir una completamente diferente. Ventajas de actuar.

Caminó por los pasillos sin saber muy bien dónde ir y quedando tan solo diez minutos para la campanada. No obstante, no le importaba y se enfocó en dirección a la azotea, precaviendo que nadie lo siguiera o notará a donde se dirigía. Sería realmente lamentable si un profesor lo regañara por ir a un lugar prohibido, más si es en el transcurso de las clases y peor aún si se encontraba con el director en plena escabullida. – Tan hermoso día y uno encerrado en una sala de clases… – Se lamentó con un suspiro, abriendo la puerta que daba hacia la azotea y por un momento fue cegado por la luz del sol que tuvo la acción innata de cubrirse con el antebrazo izquierdo para proteger la vista. Fue así que entró paso a paso, viendo alrededor y no fijándose muy bien si habían más personas que él, mas solo avanzando hasta la reja que cubre el borde de ese sitio y apretando con la mano zurda algunos de esos hierros delgados que dibujaban cuadrados pequeños en forma constante. Nuevamente su mente se iba a otro mundo sin prestar atención a nada más.

avatar
Yamato Hotsuin
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 108
Monedas Monedas : 6078

Volver arriba Ir abajo

Re: { | Carpe diem | }

Mensaje por Megan Fellner el Sáb Feb 02, 2013 4:44 pm

La intensa brisa de viento aumentaba su poder en la altura de la azotea de la escuela, creando un tenue silbido que atravesaba la rejilla que rodeaba el lugar para luego azotar sin piedad lo que estuviera en su camino. Las extensas hebras doradas de cabello danzaban con intensidad alrededor de la chica a pesar de estar humedecidas, siendo apenas un mechón de estos sujeto por un hermoso prendedor turquesa con forma de mariposa, impidiéndole ciertos movimientos al compás del viento. Un suspiro ahogado cargado de desanimó fue liberado de sus labios mientras sus ojos azules se mantenían observando perdidamente la pequeña consola apagada que sostenían sus delicadas manos.

Un nuevo suspiro escapo de sus labios antes de que echara tenuemente su cabeza hacia atrás apoyándola en la pared y posara su atención en el intenso sol, ni siquiera tenía ánimos de escuchar música, o tomar alguna fotografía del horizonte, y menos de continuar la partida de su juego, que según su opinión había pausado en el momento culmine de este. Estaba algo cansada ya de todo eso, y es que ¿Acaso ese grupo de chicas no podría madurar jamás? Pensó que en aquel lugar sería diferente, que no solo por el cambio sino también por el curso al que llegaba todo cambiaria, es decir, ya no tenían trece o quince años para comportarse así, pero de hecho habían resultado ser más hirientes, y el defenderse no había traído muy buenas consecuencias. Volvió a suspirar, era la segunda vez en aquella semana que se entrometían con ella y realmente ni siquiera sabía quiénes eran, pero si quien posiblemente las hubiera mandado. El gran problema era que no podía hacer mucho en aquellas situaciones, porque siempre la pillaban por sorpresa, sin permitirle opción de defensa, a penas y se daba cuenta de lo que estaba pasando y ya se habían ido.

Aquel día no había sido diferente, había llegado más temprano como de costumbre, y al pasar al baño de mujeres a tomar algo de agua le lanzaron una cubeta llena de esta, que la empapo por completo, y como si aquello no fuera suficiente le cerraron la puerta, por lo cual perdió su primera clase, pudiendo salir solamente cuando alguien de limpieza abrió la puerta. Salió rápidamente sin permitir que le hicieran preguntas, faltaban veinte minutos para que terminara la clase por lo que sus pasos la guiaron sin más hacia las escaleras que daban a la azotea, podría estar sola, calmarse, molestarse en silencio, y tal vez secarse al sol.

Frunció el ceño con molestia, por la hora ya los demás habrían salido al recreo y aun sus ropas seguían mojadas y sus cabellos pegados a su rostro en ciertas partes obligaban a que ciertas gotas recorrieran sus mejillas. Volvió a tomar su pañuelo para secarse la cara y reunió sus largos cabellos intentando quitarles algo más de agua. No le gustaba no hacer nada cuando pasaba algo así, pero ¿Qué podía hacer? ¿Vengarse? Sería actuar de forma tan infantil y ridícula como las que la molestaba, o incluso peor, y no caería en ello, ¿Acusarlas? Si iba con Elliot a mencionarle lo sucedido de seguro este se lo tomaría como algo más personal, tenía aquel complejo de creerse su “hermano mayor” en ciertos momentos. Además, si no sabía quiénes eran cualquier plan de acción no servía.

- Es suficiente, no puedes pasarte más tiempo lamentándote. Olvídalo, sigue, para la próxima estarás preparada… no te pillaran por sorpresa…

Se dijo a sí misma, asintiendo con algo de confianza, aunque conociéndose sabía que viviría con la paranoia de que la atacarían en cualquier momento. Río levemente ante sus pensamientos, ¿Acaso se creía dentro de una película de acción? Negó en un efímero movimiento de cabeza que hizo que sus cabellos despidieran un poco de agua hacia el suelo, para luego guardar su consola y tomar un libro que había sacado de la biblioteca de su padre hace años, la cobertura de cuero que respaldaba las hojas de un tono café daban a entender la antigüedad que podría tener aquel libro, sonrió divertida al saber que su padre se molestaría de haber perdido la clave de su colección.

Se había visto tan sumergida en el mundo de Macbeth cuando Malcolm nombraba al digno “Thane de Ross”, que su mente no le permitió procesar el sonido de la puerta de la azotea abrirse, y tampoco denotar los pasos cercanos a ella. Sin saber que ya no se encontraba sola, cambio de hoja con calma cuando una fuerte brisa hojeo el resto del libro, haciendo que perdiera su página, suspiro antes de cerrarlo por completo y alzar su mirada denotando entonces la figura de un joven que se apoyaba en la rejilla mirando quien sabe qué cosa. De forma inmediata en su mente pasaron diversas escenas de sus juegos o de libros que se asemejaban a esto, aunque realmente lo único similar era que dos desconocidos se encontraban en una azotea, “gran comparación Megan”.

Río levemente ante sus ideas antes de guardar todo en su bolso, aún no podía regresar, y realmente se sentía incomoda cuando el silencio se vivía entre más de una persona, pero tenía cierto temor de hablar ¿Qué decir? ¿Sería normal simplemente saludar a alguien que no conocías? ¿Y si le molestaba? Tal vez él quería estar solo, miles de preguntas se formaron en su mente, volviendo a reconocer, una vez más, que no sabía nada de socializar. Suspiro, no se dejaría ganar por su propia ineptitud, sin más se levantó sacudiendo levemente su falda antes de alzar su voz.

- H-hola…

Se maldijo por lo bajo, su voz había temblado, pero ya había hablado, aunque ahora falta que el chico no le escuchara o tal vez haría que no la oía, solo esperaba no haber hablado demasiado bajo, aquella incertidumbre de no saber qué hacer la molestaba de sobremanera.
avatar
Megan Fellner
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 13
Monedas Monedas : 1842

Volver arriba Ir abajo

Re: { | Carpe diem | }

Mensaje por Yamato Hotsuin el Mar Feb 05, 2013 7:24 pm

Estaba tan concentrado, perdido en sus pensamientos que no se fijo desde un primer instante que alguien desde abajo lo estaba mirando fijamente y su única reacción por un segundo fue dirigir sus orbes azulados hacia el individuo, tan firmemente que sintió la mirada ajena como un peso de culpabilidad y temió ser descubierto por algún profesor o funcionario del lugar a pesar de que aún faltaban minutos para que tocara el timbre de ingreso. No tenía previsto que alguien desde el patio trasero estuviera atento a lo que pasara en la azotea y menos que lo iba a comenzar a invadir un nerviosismo pequeño por ser descubierto en ese sitio prohibido. Retiró velozmente la mano que tenía introducida en las rejas y la dejó a un lado de su cuerpo.

No habían pasado más de cinco segundos cuando pasó todo aquello y trató de reaccionar lo más rápido que tuviera, pero fue ahí que escuchó la voz suave y temblorosa de una chica haciendo que ella también sea cómplice, ya que la tomó de la muñeca izquierda con descaró obligándola agacharse hasta tener ambos cuerpos escondidos detrás de la pequeña barrera de cemento que tenía la azotea, midiendo no más de sesenta centímetros. –Shhh… – La hacía callar colocándose el dedo índice izquierdo muy cerca de los labios y con el extremo del dedo tocando la punta de la nariz, así la observaba y con una sonrisa en los labios que se formó después del silencio que él mismo obligó a poner. Notando vagamente la humedad que traía la chica encima, en sus ropajes y casi nada en su cabello, aún no le soltaba la muñeca que había agarrado sin permiso más solo mostrando una curva en los labios un tanto traviesa y amistosa.

Era una chica completamente extraña para él, jamás la había visto por el colegio, aunque nunca se dedicaba el tiempo para andar viendo quienes son los que conforman aquel establecimiento educacional. Solo venía, asistía a las clases y se iba a ensayar con sus padres alguna que otra obra teatral. De su curso no era, porque jamás la vio en el salón así que debía ser alguien menor o mayor que él, se anclaba más por la opción de mayor porque tenía un aspecto un tanto más maduro según su modo de ver, aunque no sería la primera vez que se equivocara por un presentimiento.

Todo aquello parecía misión secreta, estando escondidos detrás de aquel muro diminuto y mirando a todos los lados por si acaso habían más personas cerca, pero nada, merecía ese momento la canción de “misión posible” como fondo mientras se desarrollaba cada movimiento de los participantes o el típico público de los teatros estando atento a cada acción que se creaba en la tarima, viendo la complicidad de los actores, tanto sus gestos como emociones que deslumbraban ante los espectadores. Era una sensación embriagante que hacía que todo el cuerpo se estremeciera de adrenalina pura.

Sin más, Yuan levantó la cabeza observando por encima de aquella barrera y viendo si el hombre que le inquietaba seguía ahí abajo observando. No obstante, no podía ver nada y solo distinguía pasto verde por todo el lugar. – ¿Donde se habrá metido…? – Murmuró en voz baja, pero lo suficiente alto para que su acompañante pudiera escucharlo también con bastante claridad. Daba a pensar que el hombre se había retirado o que había entrado a la escuela en dirección a la azotea y si era así tendrían que escapar rápidamente de ese lugar, no quería entrar a la segunda hora de clases, tenía mucha flojera y cosas que pensar como para secarse el cerebro en un salón de clases. Además, la mayoría de las cosas que impartían los profesores la sabía con perfección y no necesitaba mucho estudio para sacarse buenas notas.

Hincando junto a ella recordó que no la había soltado, ¿Qué habrá pensando? ¿Qué era un atrevido por no soltarla? Posiblemente y lo más seguro, pero deseaba que no fuera así, era una imagen muy equivocada de lo que era realmente. Fue entonces que la observó por segunda vez y le soltó la extremidad con lentitud, retirando dedo por dedo de aquella piel algo humedecida. Tenía curiosidad por saber el motivo de sus prendas húmedas y más aún por qué estaba en ese lugar, al parecer ya estaba ahí cuando él llegó con la mente en otro lado y entró simplemente para molestarla. ¿Venía del baño? ¿De una piscina? ¿Jugar con la manguera del patio? o ¿alguna travesura? Le intrigaba saber. Sin embargo, no era un asunto que debía resolver en este instante y menos meterse en la vida o asuntos de ajenos, pero posiblemente más adelante la pregunta iba a salir.

Recordó que lo que había echó parecía mucho a una obra de William Shakespeare, Hamlet. En el momento mismo que el personaje principal cogió el brazo de la reina y la obligó a sentarse, así que de la nada misma pronunció las líneas de la obra. – ¡Vamos, vamos! ¡Sentaos, no os moveréis de aquí ni saldréis hasta que os haya puesto ante un espejo donde veáis lo más intimo de nuestro ser! – Expresó con voz baja, pero con bastante énfasis en cada una de sus palabras y mostrando un semblante más serio, hasta enojado que se reflejaba en sus ojos como si el personaje de la reina lo interpretaba la chica. No estaba loco solo enamorado de las obras teatrales y acordarse de una obra tan famosa como esa, era un gran honor y más aún de pronunciar las palabras del protagonista que interpretó en un tiempo atrás.
avatar
Yamato Hotsuin
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 108
Monedas Monedas : 6078

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.