Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

¿Mi asignatura favorita? Fácil, perder el tiempo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Mi asignatura favorita? Fácil, perder el tiempo

Mensaje por Ella Cabeller el Lun Ene 21, 2013 5:42 pm

A las diez de la mañana en pleno enero el sol pegaba fuerte en la desnuda azotea. El suelo de color blancuzco reflejaba una luz tan blanca que alguien como yo, con los ojos sensibles, apenas podía mirar el suelo sin entrecerrar los ojos. Era una luz un tanto agresiva, en aquella austera azotea que tan solo contaba con unas altas vallas de malla para que ningún alumno despistado se precipitase hacía una muerte asegurada (o si caía bien, una o dos extremidades rotas) y la casetilla que coronaba el final de las escaleras, el único lugar amable con un poco de sombra.

Miré el cielo, con la espalda apoyada en la pared donde había sombra. Era inmenso, de un azul degradado donde el oscuro cielo de la noche se perdía en el horizonte, cuajado de esponjosas nubes que se movían en el viento, perezosas. Perezosas como yo, que allí estaba... dios, pero no soportaba las clases de matemáticas, ni la de lengua... ni todas las tediosas horas que se sucedían entre aquellas cuatro paredes del aula, tiempo perdido en mi opinión, en el que mi mente fantaseaba con mil cosas, mil ideas, ¡mil cosas que hacer! Y sin embargo, lo socialmente correcto era estar en clase atendiendo a un señor/a que te contaba lo mismo un año tras otro. ¡Dios! ¡Estaba en París! La maldita cuna del arte y a mi me tocaba aprender matemáticas... Suspiré lentamente, observando el dibujo entre mis rodillas. Que desastre.... a mi desastrosa vida había contagiado mi arte. Me resultaba imposible ver cualquier cosa bien, siempre encontraba imperfecciones en los dibujos, bueno, en los escasos que se me ocurría que no fueran terriblemente deprimentes, pero era imposible, mi estado de ánimo no me lo permitía. Arranqué la página donde aquella princesa de cabellera oscura se había cortado las venas, derramando su sangre negra en la hoja del bloc, lo arrugué, frustrada conmigo misma, y lo tiré lejos.

-Maldita sea... - me sacudí los restos de goma de borrar de la falda vaquera, de tela clara, y el cómodo jersey azul cobalto de escote de barco, que dejaba mis hombros desnudos a merced del fresco aire de la mañana.- No me sale nada...

Apoyé la barbilla en las rodillas, dejando que el bloc se cayera al suelo, y enfurruñada miré aquel inmenso e impasible cielo, quedándome allí arriba con la mente en blanco. Unos ronquiditos graciosos y el sonido del papel arrugándose (aún más, me hicieron bajar de la nube y volver a la realidad.

-¿Un... cerdito? Allí, delante de mis narices, un cerdito estaba metiendo las narices en mi dibujo desechado, como si con ello fuera a descubrir de que se trataba aquel objeto. Era gracioso, de un color rosado y sus ronquiditos me sacaron una sonrisa, pero aquella situación no dejaba de ser... extraña. -Pero...¿qué hace aquí un cerdito como tú?

Le pregunté risueña, como si fuera a responderme.
avatar
Ella Cabeller
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 97
Monedas Monedas : 3147

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Mi asignatura favorita? Fácil, perder el tiempo

Mensaje por Invitado el Lun Ene 21, 2013 6:28 pm

Esta mañana había salido de casa con la firme idea en la cabeza de que Ryôga no iba a quedarse solo en casa. La noche anterior le había visto estornudar más de una vez y no me apetecía dejar solo a mi pobre cerdito resfriado en casa hasta que pudiera llevarle al veterinario.
Estaba jovial y alegre como siempre, ese pequeño bicho nunca parecía estar enfermo. Pero la última vez que tuvo problemas intestinales y tuve que darle unas pastillas para que no se desnutriera ya llegué a la conclusión de que tenía que tener la vista puesta en él día y noche ya que nunca notaría si está enfermo o no.

Como buen ninja que podía ser a veces metí dentro de la mochila el pequeño bolso donde llevaba a Ryô cuando salíamos a la calle y a él le metí dentro. Era un fortachón así que sabía que podía aguantar los diez minutos que tardaba en llegar de casa al instituto. Ese pequeñajo era demasiado listo. Más de lo que mucha gente podría imaginar. Sólo con hacer el gesto de silencio para que se quedara callado no emitió ni un sonido en el trayecto de casa al Insti. Aunque una vez llegué me las apañé para saltarme todas las clases y quedarme en el jardín jugando con él.
No podía llevarle a clase, eso era obvio, no iba a dejar que se ahogara dentro de mi mochila durante seis malditas horas.

Estuvimos jugando durante un par de horas ahí. Yo le tiraba algunos palitos y él me los iba a buscar. Muchas veces parecía una especie de perro sin pelo y muy gordito, nunca hacía cositas de cerdito excepto roncar y revolcarse con cosas...

Le dejé solo unos minutos mientras iba a la cafetería a buscar algo de comer y cuando volví le metí de nuevo en la mochila para subir a la azotea a comer. Pronto todos los alumnos saldrían para la hora del recreo y no quería que nadie pudiera verme con él. Mi madre se pensaba que estaba en el instituto y ahí era donde estaba pero que fuera con Ryôga ya era otra historia...

Subí las escaleras llevando a Ryô en la espalda y abrí la pesada puerta mientras sujetaba el brick de zumo con una mano y la bolsa de croissants pequeños de chocolate en la otra. La dejé cerrarse con fuerza tras de mi y me agaché para dejar libre a Ryô. Sabía que estaba seguro porque él no era tonto. No iba a lanzarse al vacío por las buenas ni tampoco se iba a meter por ningún escondrijo, era un cerdito bastante inteligente.

-Venga pequeño, ve a hacer el tontorrón por ahí.

Le dejé a su rollo y lo perdí de vista enseguida, aunque podía saber donde estaba por el sonidito que hacía, similar a los ronquidos. Era tan rematadamente adorable que jamás podía decirle que "no", así que la mayoría de problemas intestinales que tenía el pobre bichito era por todas las guarrerías que le daba de comer.
Pero a ver, ¿quién era capaz de decirle que no con esos ojitos?

Caminé mientras escuchaba sus gruñidos para guiarme y fui hasta donde estaba él. Aunque no parecía estar solo. Una muchacha de cabello cobrizo y ropa de calle estaba sentada en el suelo, con la espalda apoyada en la pared de la casetilla y las piernas dobladas mientras esbozaba una sonrisa al mirar a Ryô.
Escuché la pregunta que le hacía y respondí yo en su lugar.

-Estoy aquí porque me he puesto malito y mi dueño me ha traído con él, pero no se lo digas a nadie. Oink. -dije todo aquello con voz aniñada y terminé la frase con una onomatopeya bastante forzada.

No sabía si le iba a hacer gracia pero visto lo visto ya me había pillado, así que mejor que me lo tomara con humor. Si se chivaba y se lo explicaba al director me iba a caer una buena.

Me agaché su lado para estar a su altura y llamé con la mano a Ryô que acudió a mi en un segundo. Mientras acariciaba su pequeña cabecita y le daba un trocito de croissant sin chocolate me presenté, todavía con la vista puesta en él.

-Soy Armin, un placer.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Mi asignatura favorita? Fácil, perder el tiempo

Mensaje por Ella Cabeller el Mar Ene 22, 2013 4:28 pm

Al escuchar la respuesta me sobresalté ligeramente, y me giré en la dirección de esta. No me iba a creer que un cerdito hablase (por muy adorable que pudiera haber sido). A mi lado se alzaba un muchacho de pelo oscuro, que eclipsaba la luz del sol con la cabeza. En mi cabeza tuve que procesar un instante la frase para entenderla, y cuando la entendí me sacó una sonrisa. No e había dado cuenta pero hasta aquel momento había estado todo el rato hablando en inglés, una mala costumbre que aún no había conseguido quitarme de encima, y cuando hablaba en inglés, pesaba en ingles, y al encontrarme con otras personas tenía que cambiar el chip a "modo francés", o terminaba perdida en aquel idioma y sus peculiares formas de pronunciar las vocales.

-Casi me creo que ha sido el cerdo, vaya susto me has dado...

Dije con mi mal disimulado acento inglés, soltando un suspiro. Le observé en silencio mientras se agachaba a mi lado, atrayendo mucho mejor que yo al cerdito rosado, que había abandonado el papel por un delicioso trozito de croissant (un francés con un croissant, ¡vivan los tópicos!).

-Yo soy Ella Cabeller, encantada. ¿Y este pequeñín como se llama?

Respondí, desviando la mirada hacía el cerdito, que ahora estaba a mi alcance. Alargué la mano y acaricié el lomo rosado del pequeño animalito. Tenía una piel de textura suave y curiosa, y no pude evitar sonreír tontamente mientras recordaba a Pongo y Dama, los dos perros dálmatas de mi abuela. No, no tenían ni un punto en común con aquel cerdito, pero eran os buenos perros, una gran compañía para mi abuela, que vivía sola en aquel caserón antiguo, y ahora para mi, que esperaba pasar mucho tiempo en la ciudad de las baguettes, los croissant y el amor.

-¿No deberías estar en clase como una persona responsable?

Bromeé, yo no era la persona más indicada, pero no podía evitar preguntar para satisfacer mi curiosidad.
avatar
Ella Cabeller
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 97
Monedas Monedas : 3147

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Mi asignatura favorita? Fácil, perder el tiempo

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 26, 2013 5:14 pm

Me puse de rodillas para poder jugar con Ryôga más comodamente. Ese pequeño parecía un perrito moviéndose por todos lados y agitando su rizada colita. Mientras acariciaba su hocico con la punta de los dedos giré la vista para poder hablar con la chica que me había encontrado ahí. La verdad era que me sonaba ligeramente de haberla visto por algún lado, aunque lo más seguro era que fuera del instituto sino no estaría ahí. Nunca solía prestar mucha atención en clase o por los pasillos. Si me preguntaran cuantos somos en clase o el nombre de la mitad de ellos no podría decir ni cinco: Alexy obviamente, era mi hermano, Castiel, Nath y Lys. Si me preguntaran alguna persona más pediría el comodín de la llamada.

-Pues me llamo Ryôga porque mi papi es un maldito friki que se conoce Ranma1/2 de pies a cabeza. -volví a fingir que hablaba Ryô mientras le cogía por el torso y lo colocaba sobre mi regazo a la vez que me sentaba en el suelo y moví sus patitas como si gesticulara al hablar- Pero me puedes llamar Ryô.

Me encantaba jugar con ese bichejo, no era nada quejica y nunca se enfadaba, así que al final siempre acabábamos haciendo cualquier burrada.
Mientras Ryô se comía otro trocito de ese croissant le di un golpecito en el culete para que se acercara a Ella y jugaran un poquito.
Aquella chica parecía buena persona, aunque estábamos los dos haciendo campana en la azotea en pleno invierno y la mar de a gusto, no parecía alguien que lo hiciera muy a menudo.
La escuché bromear con lo que precisamente estaba pensando en esos momentos y no pude evitar reírme. Intenté acomodarme y estiré mi espalda subiendo los brazos hacia el cielo, cruzando los dedos arriba del todo y noté como crujían mis vértebras. Mientras mantenía la vista en la inmensidad azul claro una brisa ligera me azotó el cabello.

-Debería hacer muchas cosas.... -susurré, quedando así silenciado por la brisa- Nunca he sido muy responsable, aunque he de aceptar que debería estar en clase. -volví a bajar los brazos y los crucé delante delante del pecho mientras echaba mi espalda hacia atrás y me acomodaba en la pared de la casetilla- ¿Y tú? Creo que también deberías estar en clase...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Mi asignatura favorita? Fácil, perder el tiempo

Mensaje por Ella Cabeller el Sáb Ene 26, 2013 8:32 pm

Era curioso como aquel cerdito vietnamita parecía más un cachorrito que un cerdito, se movía de un sitio a otro alegremente, moviendo de un lado para otro la pequeña colita rizada que coronaba su trasero. En los brazos de su amo se le notaba relajado, al menos más que conmigo, se veía a la legua que tenían aquel vinculo especial que compartían los dueños y sus mascotas, algo especial, no pude evitar sonreír. Era tierno ver al animalito tan contento por el sencillo hecho de estar junto a Armin.

-¿Perdona? -Respondí, ligeramente indignada- ¿Quien no conoce Ranma 1/2? ¡es un clásico!

Durante toda mi vida, aquella inquietud artística me había llevado a investigar todos los campos del arte, y apenas con diez años me había enamorado del género manga y del anime tanto como de las acuarelas y el oleo. Jamás sería capaz de considerar "un maldito friki" a alguien por conocer semejante clásico del anime japones.

-Es un nombre perfecto, pequeño Ryô.- Le dije al cerdito mientras alargaba los dedos para acariciarle entre las orejillas. Armin lo azuzó amablemente para que se acercase a mi, y el pequeño Ryô se subió a mi regazo, haciéndome sonreír involuntariamente, Era gracioso como se dejaba coger y toquetear, así que le hice cosquillitas en su rosado cuerpo. Miré de reojo a Armin, que se estiraba perezosamente haciendo crujir su espalda. ¡Madre mía! ¡Otra crujida así y se iba a quedar tieso en el sitio! Por un segundo me quedé absorta en las líneas que su perfil dibujaba contra el azul del cielo. Era un chico atractivo, con aquellos oscuros mechones cayendo sobre sus ojos, le daba cierto aire de misterio. Sentía cierta familiaridad hacia él, ¿de que me sonaba? "La clase" Pensé, automáticamente. Claro... estábamos en la misma clase, ¿como no me había dado cuenta? Era el chico que se sentaba al final de mi misma fila, estando a mi espalda era normal que no conociera demasiado su cara, y ademas... mi constante ausencia en el aula tampoco ayudaba a que conociera demasiado a la mayoría de mis compañeros...

Sus palabras me hicieron reír, y alcé a Ryô entre las manos, jugando con él.

-Bueno, tampoco soy un gran ejemplo de responsabilidad, que digamos.Me encogí de hombros, pensando en que ni siquiera me daba remordimientos no ir a clase.- ¿Que puedo decir? Mi asignatura favorita siempre ha sido perder el tiempo... aunque bueno, no estaba perdiendo el tiempo, estaba intentando dibujar algo decente...

Miré el bloc con el ceño fruncido. No, había intentado dibujar algo decente pero definitivamente aquel no era mi día para dibujar. La inspiración huía, mi musa había desaparecido más rápido que una puta después de cobrar. Fruncí más el ceño, pensar en putas me llevaba automáticamente a pensar en mi hermana, de la cual prefería ni pensar su asqueroso nombre.

-Pero no es mi día, así que he optado por tomar el sol y pasar de matemáticas. - Le rasqué el lomo a Ryô, que hacía unos ruiditos graciosos ante mis atenciones.- ¿Es más divertido tomar el sol, verdad Ryô?

Dije, con cierto tonillo infantil, hablandole más al cerdito que a Armin.

avatar
Ella Cabeller
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 97
Monedas Monedas : 3147

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Mi asignatura favorita? Fácil, perder el tiempo

Mensaje por Invitado el Miér Ene 30, 2013 11:17 pm

Con los brazos cruzados sobre mi pecho mantuve la vista en Ella, observando como una dulce sonrisa se esbozaba en sus labios mientras jugaba con Ryô. No se me hacía extraño que se mostrara tan amigable con ella, era demasiado parecido a mi. Tan buena mano con las damas tenía que haberlo heredado de alguien. No es por presumir ni nada parecido pero siempre había sabido como tratar con ellas. Quizá es genético o algo así, aunque Alexy... él es otra historia.

Sonreí ante aquella muestra de entusiasmo hacia el manga y el anime, poca gente realmente apreciaba ese arte tan complicado y me hizo gracia que una chica de apariencia tan normal lo conociera. No parecía una chica fanática de estas cosas y me dio algo de curiosidad, no estaría de más conocerla un poquito más. Además, ¿un nombre perfecto? Claro que sí, era un cerdito cómo Ryôga, pero ya me hubiera gustado que fuera negro...

-Algún día le compraré un pañuelo para el cuello como el de Ryôga...

Ambos estábamos ahí disfrutando de la brisa matutina y el aire fresco cuando, en lugar de aquí, deberíamos estar encerrados en una aula escuchando al profesor de inglés mientras yo nada más iba entendiendo las palabras que escuchaba en los videojuegos que me descargaba sin parche en francés.

-¿Te recuerdo que ya ha terminado la clase de matemáticas y deberíamos estar en inglés? -saqué el teléfono del bolsillo y miré la hora para asegurarme- Sí, quizás no puedas dibujar nada hoy pero has perdido la noción del tiempo intentándolo.

Guardé el móvil y volví la vista de nuevo hacia ella. Había una imagen demasiado tierna ante mi. La mano de Ella, que a simple vista tenía algunos borrones de lápiz en el lomo tan característicos de aquellos que pasan la vida dibujando, mientras se mostraba cariñosa con Ryô mientras le acariciaba con ternura el lomo y ella le hablaba con un tono infantil dedicado a menudo a los niños pequeños.

Aprovechando aquella pregunta que me había formulado quise hablar en nombre de Ryô como rato antes.

-Sí, es más divertido tomar el Sol mientras mi dueño me deja en manos de una chica tan guapa para que juegue conmigo -todo aquello lo dije con un tono más agudo que el de mi voz, simulando la de que podría tener Ryô, pero antes de que ella pudiera responder volví a mi voz normal y me puse a interpretar- ¡Eh, eh, eh, yo no he sido! -miré a Ryô con un fingido enfado- ¡Esas cosas no se dicen aunque sean verdad!

¿Para qué iba a negarlo? Era una chica bastante agradable y además de rostro dulce, no era fácil de encontrar alguna que le gustara Ranma 1/2 y cumpliera esas cosas, era un manga tan antiguo y conocido solo por fans de verdad... Supongo que aquello me llegó a la patata y quería conocerla un poco más. Tenía la curiosidad remordiéndome por dentro y pidiéndome que la conociera un poco más.
Volví la vista a la bolsita de croissants y pensé que había sido un descortés al no ofrecerle ni uno, así que tomé uno de ellos sin fijarme exactamente en alguno y se lo ofrecí con una suave sonrisa en mis labios. Sin preguntar ni decir nada.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Mi asignatura favorita? Fácil, perder el tiempo

Mensaje por Ella Cabeller el Jue Ene 31, 2013 2:15 pm

La imagen mental de Ryô con un pañuelo al cuello era muy mona, aunque siempre cabía la posibilidad de que Ryô no quisiera que le pusieran un pañuelo, entonces sería divertido ver a Armin batallando con el cerdito, ¿quien ganaría?
Cuando le escuché decir que deberíamos estar en inglés alce la vista hacia sus ojos, sorprendida, me incliné hacia Armin para ver los dígitos en la pantalla de su teléfono móvil que, efectivamente, indicaban que llevaba mucho más tiempo en la azotea del que pensaba.

-No sabía que había pasado tanto tiempo... murmuré, aún estupefacta, aunque a estas alturas ya debería estar acostumbrada. Me pasaba siempre igual, con un lápiz y un papel delante el mundo a mi alrededor se desvanecía, había pasado tardes enteras trabajando en un dibujo y tenía la sensación de que sólo hubieran sido unos minutos. Le sonreí a Armin mientras cambiaba de idioma para decir en un perfecto inglés - Bueno, para mi el inglés no es ningún problema, es lo que tiene haber nacido en Inglaterra- me detuve y volví al francés.- pero las matemáticas de igual el idioma en que me las den, nunca me entero de nada...

La voz en falsete de Armin me sacó una sonrisa, hacia una pésima imitación de la voz que pudiera tener Ryô. Me sonroje ligeramente al escucharle, desviando la mirada. Mis dedos acariciaban distraídamente el lomo de Ryô mientras yo miraba la ciudad más allá de la reja de malla que protegía la azotea.

-Gracias Ryô, pero Armin tiene razón, esas cosas no se dicen de buenas a primeras.

Le mire significativamente mientras le devolvía el pequeño cerdito, que roncaba alegremente ajeno a como lo utilizaba su amo para soltar piropos. No me gustaban demasiado los piropos, me costaba demasiado tomarlos en serio, me hacían sentirme incómoda. Armin, a diferencia de mi, si era guapo, tenía un rostro atractivo, era alto, y probablemente estuviera más que acostumbrado a decirle a todas las chicas que le interesarán que eran guapas.

-oh, gracias- tome el croissant que me ofrecía.- [color=olive]siento decir que me ha parecido muy cliché cuando te he visto con esa bolsa... - [color=olive]me reí- ya sabes, franceses, croissant, baguetes... Que estereotipos más idiotas se forma la gente ¿no?

Pensé que era extraño en cierto sentido que había venido a "la ciudad del amor" huyendo de el... Que irónico. Baje la vista al sentir como Ryô escalaba por mi falda y le miré, extrañada. Los pequeños ojitos negros le brillaban mucho y roncaba ligeramente mientras observaba mi mano, enamorado de mi croissant. Lo alce, lejos de su alcance.

- ah no, glotón, ¡este es mío! Ryô me lloriqueo ligeramente, pidiéndome mi croissant, como si rogar por el fuera a servirle. Ante mi firma negativa, el cerdito, enfurruñado, empezó a escalar por mi camiseta. -Ryô, ¡para!
avatar
Ella Cabeller
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 97
Monedas Monedas : 3147

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Mi asignatura favorita? Fácil, perder el tiempo

Mensaje por Invitado el Jue Feb 07, 2013 2:16 am

Toda aquella situación me agradaba, era muy cómodo poder charlar con alguien a esas horas, sabiendo que estabas haciendo campana y que si nos pillaban nos caería la del pulpo. Era divertido.

Mientras intentaba disimular la cagada de pocos segundos antes centré mi antención en ella. Se notaba que no le había agradado mucho mi "gran habilidad" para ligar. No lo hacía aproposito, simplemente decía lo que pensaba y a veces acababa ligando. Cosas de la vida. Si una mujer me parece bella se lo diré, no tengo porque callarme ese tipo de cosas, aunque no lo haga con intenciones maliciosas.

-Lamento ser un francés que come croissants. Luego si quieres te invito a un café au lait, un bocadillo hecho con baguette y subimos a la Torre Eiffel. -Dije con tono de fingida ofensa mientras me metía el ultimo croissant en la boca y hacía una bola con la bolsa de papel.

Sabía que nos íbamos a llevar bien, aunque tendría que cuidar un poco mis palabras podríamos pasar un buen rato.
Me di cuenta que Ryô ya volvía a estar suplicando comida como siempre que veía a alguien comiendo así que le rodeé la tripa con las manos y lo puse en mi regazo alejándolo de ella para que pudiera comer tranquila. Estaba muy acotumbrado a su actitud glotona así que ya ni me avergonzaba, era como un padre acostumbrado a su hijo mimado...

-Perdónale, es un cerdito, no puede evitar su pasión por la comida. -acerqué mi nariz a la de Ryô y le estrujé el hocico con fuerza hablandole con voz gruñona- No se le pide comida a las chicas, es de mala educación, ¿vale?

Entonces la alarma de mi teléfono sonó. Lo cogí con rapidez y me di cuenta que a esa hora comenzaba un nuevo día en Japón, así que tendría que entrar en un videojuego para conseguir más monedas.

-Tengo que ir a casa... -susurré entredientes mientras miraba la pantalla del móvil y apagaba la alarma.

Tampoco iba a entrar a clase, así que no valía la pena quedarme ahí más rato si podía ir a casa, aunque no me importaría quedarme con ella un rato más... Mamá ya había salido de casa para el trabajo y la casa estaba vacía, no habría nadie que me echara la bronca por no estar en casa así que podría jugar tranquilo aunque...

-Ella, ¿te apetece venir a jugar a la play? -pregunté con un tono inocente sin ningún tipo de intención oculta- Yo no quiero ir más a clase y es la hora de comer de Ryô, ya lo ves...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Mi asignatura favorita? Fácil, perder el tiempo

Mensaje por Ella Cabeller el Lun Feb 11, 2013 11:37 pm

- Y los macarons, no te olvides de los macarons.

Dije, riendo ampliamente ante su tono ofendido, no me había parado a pensar que hubiera tantos estereotipos sobre los franceses. Aunque esperaba que Armin no siguiera por esos derroteros, por que los tópicos ingleses le echaban la pata a los franceses, más por lo malo que por lo bueno.

Suspiré recuperando mi espacio personal cuando Armin me quitó al cerdito enamorado de mi croissant, al que instantáneamente le di un bocado mirando a Ryô, diciendo con la mirada: "es mio, grrrr" o algo así intenté. Le di otro bocado distraidamente, llegando al corazón de chocolate que encerraba la tierna y esponjosa masa del dulce. Estaba realmente bueno.

-No te preocupes, lo entiendo. Mi abuela tiene dos perros dalmatas y cuando se ponen revoltosos hacer una barbacoa es prácticamente misión imposible.

La alarma desconocida de su teléfono me alarmó a mi también.. ¿había pasado otra hora sin que me diera cuenta? No pude evitar la tentanción de mirar en mi ipod la hora que era... no, aún no había pasado otra hora, aunque bueno, casi... guardé el ipod, intrigada... ¿para que tendría Armin una alarma a aquella hora? Que le sonase el teléfono en medio de la clase podía ser muy problemático, aunque bueno, eramos de la misma casta, lo de ir a clase no nos iba mucho...
¿Irse a casa? Que rollo... pasaba de quedarme allí sola, pero ir a casa... sin la abuela allí a veces sentía que se me caía toda la casa encima, demasiado tiempo para pensar, para recordar...

-Oh, ¡claro que si! -Respondí rápidamente.- ¿Sabes cuanto tiempo hace que no toco una play? La mía se quedó en Londres cuando vine aquí y.. bueno, no tengo ganas de hablar con mis padres para pedir que me la manden.. estoy más que harta de jugar a los Sims. Agarré mi mochila y prácticamente iba a ponerme de pie cuando me paré a pensar un instante.- ¿Y tus padres? No quiero molestar, o que te metas en lios por mi culpa...


avatar
Ella Cabeller
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 97
Monedas Monedas : 3147

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Mi asignatura favorita? Fácil, perder el tiempo

Mensaje por Invitado el Miér Feb 20, 2013 12:58 pm

Reí a carcajadas cuando la escuché hablar de los sims e intenté ponerme en pie mientras sujetaba a Ryô con el brazo izquierdo y me apoyaba con el derecho en la pared.

-¿Ya te has cansado de ahogarlos en la piscina? -terminé de reír poco a poco- Es mucho más divertido cuando se queman todos los cuadrados del suelo y se quedan rodeados de fuego o cuando llenas la casa de platos sucios y mueren por immundicia.... Los fantasmas son verdes, ya sabes, por la mugre...

Cogí la mochila con la mano que me quedaba libre y metí de nuevo a Ryô con cuidado, dejando abierta un poco la cremallera para que estuviera a gusto. Con la comodidad de mi mochila acolchada por dentro no podía quejarse.

-Ah, mis padres no están. Mi madre no vuelve hasta las nueve de la noche y mi padre trabaja tanto que ni le veo el pelo.

Le dediqué una enorme sonrisa para tranquilizarla y comencé a caminar hacia la escalera para salir de estrangis del instituto. Sería una ardua tarea pero teniendo en cuenta que estabamos "en mitad de una clase" no había mucha gente por los pasillos. Algun alumno obligado a ir a buscar material o algún profesor en dirección a la cafetería para descansar de corregir exámenes.

Abrí la pesada puerta que había en la caseta de la azotea y llamé a Ella para que entrase.

-¿Vamos? -señalé la puerta con la cabeza- Tenemos que conseguir salir de aquí sin que nos vean, imagina que estamos en Call of Duty y tenemos que evitar que nos disparen. ¿Vale?

Ryô soltó un pequeño gruñido como si me hubiera entendido y le respondí con un sonoro "Shhhh".
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Mi asignatura favorita? Fácil, perder el tiempo

Mensaje por Ella Cabeller el Dom Feb 24, 2013 9:38 pm

-¿Ahogarlos en la piscina? Eso es demasiado fácil.. yo he hallado todas las formas posibles de matar a un sim en lo que llevo aquí en Francia... deberían darme un record guines.. No pude evitar reírme con él, dios, estaba tan hartísima de jugar a los sims... - Probablemente esos fantasmas vengan acompañados por una "agradable" aura olorosa.

Aunque no lo dije, me sorprendió que el cerdito entrase e la mochila como si de un chiguagua se tratase. La mochila se Armin se veía abultada, pero si no fuera por los pequeños ronquiditos que nacían en su interior, nadie podría haber dicho que allí dentro había.. ¡un cerdo!
Le miré desde el suelo, alzando la cabeza, ligeramente deslumbrada por el sol de medio día. No pude evitar pensar que Armin debía sentirse... un poco solo. Había sufrido en mis carnes lo que se sentía cuando tu vida estaba llena de ausencia por parte de las personas que debían quererte...

-Bueno, si no voy a molestar entonces ya me estas dando un mando. Dije, poniéndome en pie de un salto, echándome la mochila a la espalda agilmente mientras correspondía su amplia sonrisa - ¡Vamos! Yo abro camino, general.

Exclamé alegremente mientras abría la puerta. Me impresionó como Ryô obedeció al sencillo "Shhh" y los ronquiditos en el interior de la mochila se acallaron. Atravesé el umbral de la puerta, pisando con cuidado, y agradeciendo mentalmente que mis botas de cuero fueran silenciosas. Empecé a bajar las escaleras con cuidado hasta que llegamos al amplio pasillo. De fondo se escuchaba el eco de las voces de las profesores impartiendo sus clases, el sonido de la tiza pintando la pizarra oscura y los murmullos de alumnos distraídos. El pasillo en sí mismo estaba vacío, así que me giré hacia Armin y señalé la escalera al primer, justo al otro lado del largo pasillo.

-A correr

Le susurré, e inclinándome para que mi cabello rojo no se viera por las malditas ventanitas de las puertas, eché a andar a paso ligero por el pasillo vacío. En un segundo estábamos al otro lado del pasillo, con las escaleras al siguiente piso a nuestros pies. Le sonreí a Armin, era divertido escaparnos así, no iba a negarlo. Me apoyé en la pared de la esquina, preparada para bajar las escaleras.

-Oink Oink!

Me tensé al instante al escuchar los ronquiditos de Ryô, quejándose por el meneo. Escuché como una de las puertas se abría y, instintivamente, agarré a Armin del brazo y tiré de él hacia mi, reduciendo el espacio entre nosotros y resguardándonos de las miradas ajenas del curioso profesor, mientras rogaba por que Ryô no se quejase más.

-¿Hay alguien ahí?

Ni siquiera me di cuenta de que dejé de respirar en ese instante, como si una simple exalación rebelara nuestra presencia. No podían encontrarme intentando escapar del instituto... mi abuela me mataría si se enterara.... Inconscientemente apreté el brazo de Armin entre los dedos, con los nervios creciendo como un tsunami en mi interior, a punto de tocar la costa.


avatar
Ella Cabeller
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 97
Monedas Monedas : 3147

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Mi asignatura favorita? Fácil, perder el tiempo

Mensaje por Invitado el Mar Feb 26, 2013 10:12 pm

-Vamos allá.

Dejé pasar primero a Ella mientras yo intentaba cerrar la puerta con cuidado sin hacer ruido a pesar de lo pesada que era y de que estaba hecha de metal. Bajamos las escaleras, yo intentando que las zapatillas no hicieran ningún ruido, y nos preparamos para salir corriendo desde esa parte del pasillo.

-A correr. -dije después de ella.

Me incliné todo lo que pude, a pesar que no era muy alto era lo suficiente como para que se me viera por las malditas ventanitas de las puertas. Ojalá se le escape un pokémon legendario a quien haya inventado las puñeteras ventanitas. ¿No podrían ser de cristal granulado al menos? Que solo ven una sombra y no todo el jeto. Que si pasas no saben que has sido tu...

Apenas tardamos un par de minutos de pura tensión en llegar al final y estar más cerca de la puerta de salida. Me giré bruscamente porque había escuchado algo. Esperé encontrarme con un profesor pero en lugar de ello escuché a Ryôga, tan oportuno cómo siempre, y ahí si que se abrió una puerta y salió un profe en nuestra búsqueda.

-¡Oh, mierda! -susurré entre dientes mientras me acordaba de las chuletas de cerdo que me había cenado hacía un par de días.

Quise darle una reprimenda a Ryô pero antes de darme cuenta Ella había tirado de mi para escondernos tras una columna. Apoyé ambás manos en la pared a cada lado de su rostro, incliné mi cuerpo hacia ella, intentando escondernos todavía más. Si nos pillaban nos iba a caer una buena... A mi al menos me esperaría un mes entero sin ordenador y, lo siento, pero no tenía nada de ganas.
Cuando escuché una voz conocida a nuestras espaldas tuve el instinto de llevar mi mano derecha a los labios de Ella, evitando que pudiera decir cualquier cosa.
Acerqué un poco más mi rostro al de ella mientras mantenía la vista a mi espalda.

-Shh... -llevé el dedo índice de mi otra mano a mis labios- Tranquila.

Apenas un par de segundos después el profesor volvió al Aula y cerró la puerta tras él. Todos los músculos de mi cuerpo se destensaron y noté como se escapaba un suspiro de tranquilidad de mis labios.

-Por que poco.... -le di un suave beso en la mejilla para agradecerle el esfuerzo de mantenerse en silencio- Gracias preciosa. Ahora toca volver a correr.

Tomé su mano derecha mientras me aferraba la mochila al cuerpo con la mano libre. Comencé a correr en dirección a la puerta principal. Ya no pasaríamos por delante de ningún aula y por suerte la secretaría y dirección no tenían esa puñetera ventanita.

Me mantuve todo el camino en silencio y miraba de vez en cuando hacia atrás para ver cómo estaba Ella mientras le dedicaba una suave sonrisa.
En realidad aquello era como un chute de adrenalina. Me sentía cómo el héroe de un videojuego.
Salvando a la doncella de las garras del malvado jefe. Doncella = Ella, Malvado jefe = instituto. Ya me entendéis.
En menos de in minuto ya estábamos frente a la valla del instituto, iba a ser un poco complicado saltarla pero no había manera de pasar al otro lado si no era así.

-Ella... -solté su mano y crucé los brazos sobre el pecho mientras miraba la valla de arriba a abajo- Mejor que pases tu primero mientras yo te ayudo, deja la mochila aquí y te paso las dos a través de las rejas, tu te ocupas de ellas mientras yo salto... ¿Te parece bien?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Mi asignatura favorita? Fácil, perder el tiempo

Mensaje por Ella Cabeller el Miér Feb 27, 2013 1:49 am

El improperio de Armin sonó a mis oídos (en medio del semi-silencio del pasillo) como si alguien hubiera tirado un petardo, y el estallido dela pólvora reverberase en cada esquina y se amplificase rebotando contra el techo y las paredes, como un eco que en vez de diluirse en el silencio, truena una y otra vez.

Parpadeé, ligeramente sorprendida al ver la mano de Armin junto a mi rostro, que oteaba el pasillo a la espera de que apareciera la cabeza de aquel maldito profesor, precediendo los gritos de la que iba a ser la regañina del año en un perfecto francés cabreado que apenas entendería. Le miré, de reojo, estaba muy, muy cerca, casi podía sentir el calor tibio que irradiaba su cuerpo a través del grueso jersey que me cubría. Involuntariamente me sonrojé, y desvié la mirada avergonzada... hacía tiempo que no estaba a aquella distancia de ningún chico, ya casi había olvidado lo que se sentía. Avergonzada, intentando disimular mi sonrojo iba a decirle algo como: "Estas muy cerca, ¿no?" cuando posó un dedo sobre mis labios, impidiéndome hablar.
Se inclinó hacía mi, alcé el rostro para poder mirar sus ojos azules, demasiado cerca de los míos, y podía sentir su olor, el calor de su dedo sobre los labios, y todo junto provocó que el sonrojo se volviera más violento en mis mejillas.

¿Tranquila? ¿¡Como iba a estar tranquila?! Estaba demasiado cerca, y el profesor asomado fuera de la clase, y Ryô en la mochila, y mi corazón acelerándose a un ritmo frenético, ¿era la adrenalina o era por tener a Armin pegado a mis narices? "¡Madre mía! ¿Que eres? ¿Una niña idiota?! ¡Compórtate!" No pude evitar regañarme a mi misma, y desvié la mirada evitando la suya. Escuché como se cerraba la puerta al otro lado del pasillo y dejé caer la cabeza sobre la pared, cerrando los ojos con un suspiro..

-Menos m- Abrí los ojos al sentir sus labios contra la mejilla. Le miré, perpleja, me había pillado completamente por sorpresa.... mal

Atontada por la adrenalina y los nervios dejé que me arrastrada, agarrados de las manos, escalera abajo y a traves de todo el pasillo principal, donde el conserje estaba tan entretenido perdiendo el tiempo con un ordenador del centro que ni siquiera se percató de los pasos sigilosos cual ninja que cruzaron la puerta eran de dos alumnos escapándose en plena mañana. No pude evitar corresponder la franca sonrisa que Armin me dedicaba, casi teníamos un pie en la libertad. Estando fuera casi me sentí relajada, era una extraña sensación, casi de triunfo, un paso más y tendríamos los dos pies en la plena libertad.

-¿Que?! ¡Claro que no! Miré el muro, alto, de piedra, con un chandal podría escalarlo sin problemas, mi clazado no suponía una gran dificultad para ello pero...-Llevo falda, no quiero que me veas las bragas!

No sé como, me dejé convencer por sus palabras zalameras, era como si no se tomara realmente en serio que nos estábamos escapando y que iba a verme la ropa interior.

-Por la libertad...-Murmuré un instante antes de masticar todo mi orgullo y mi vergüenza y tragármelos, para dejar que Armin me ayudase a subir aquella maldita valla. Armin, mucho más ágil que yo en unos comodísimos pantalones sueltecitos, saltó la vaya como el que salta un montón de hojas, me eché la mochila a mi espalda y agaché la cabeza.

-¡Como oses decir algo de mi ropa interior te juro que te comes la mochila!

Amenacé, ante la vista de su sonrisa divertida y ese retorcido sentido del humor que sabía que iba a utilizar para descolocarme como solo él podía hacerlo. Y me crucé de brazos, sentada en la parada del bus para ir a casa de Armin, apretando los muslos, como si así pudiera remediar lo del maldito muro. "Lo que hago por una play..."



Fin: continuación en la casa de Armin
avatar
Ella Cabeller
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 97
Monedas Monedas : 3147

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.