Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
» Un día lleno de sorpresas /Priv. Miikan Lobelia\
Sáb Nov 24, 2018 12:09 pm por Miikan Lobelia

» ►Petición de personajes
Sáb Jun 23, 2018 11:09 pm por Xion Mitai

» ► ~Reglas Generales~ [OBLIGATORIO LEER Y FIRMAR]
Miér Jun 20, 2018 9:39 pm por Scarlett Aisaka

» ► ● Reglas de la Chatbox ● [OBLIGATORIO LEER Y FIRMAR]
Miér Jun 20, 2018 5:34 pm por Federica Astor

» You're not my order [Libre]
Vie Jun 08, 2018 4:48 am por Aella Nezhra

» Buscando para rolear mi primer rol
Jue Jun 07, 2018 11:32 pm por Aella Nezhra

» por fin llega el buen tiempo
Lun Jun 04, 2018 9:28 am por Matthew W. Clark

» ►Petición de recuperación de rango
Mar Mayo 29, 2018 5:18 pm por Claire Black

» [TRAILER] Corazón de Melón en la Universidad
Mar Mayo 29, 2018 3:48 pm por Claire Black

Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Dom Ene 06, 2013 6:24 am

Recuerdo del primer mensaje :

Y allí estaba yo, aún vestido con la ropa que había elegido en la mañana para ir al instituto (una camisa de mangas cortas blanca, una corbata negra con una S estampada en blanco y pantalones de uniforme negros con algunas cadenas colgando del cinturón de cuero negro), sirviéndole un té a mi profesor, a Itachi Uchiha-sensei, profesor de Filosofía Griega... una materia que de por si no me gustaba demasiado... lo único que me llamaba de ella era el hombre que estaba sentado en la mesa de la cocina de mi apartamento de forma tranquila y al cual le estaba sirviendo la bebida.
Siquiera se bien como llegamos a ese momento, tan solo siento como si hubiese transcurrido todo de forma muy natural, como si no hubiese tenido que esforzarme demasiado para conseguir tenerlo en mi apartamento, en el cual vivía solo, cosa que no es un dato menor. Lo que si es cierto es que no sabía si estar nervioso, feliz, lanzarme como un animal o tener miedo; pero aún sigo pensando que fue demasiado sencillo convencerlo, o eso me parece a mi.

//Flash Back//

Esa mañana era como cualquier otra, me levanté, me balé, me cambié, peiné y desayuné. Tomé mis cosas, solo las necesarias para ese día: un par de cuadernos, unos libros de texto, mis amados auriculares, mi estuche y celular. Puse todo en mi morral y salí tranquilo en dirección al instituto, todo normal, todo tranquilo... siquiera podía imaginarme que ese sería un día bastante interesante.
Llegué al instituto sin contratiempos y a horario, teniendo la primera materia del día, Matemáticas, una de mis asignaturas preferidas ya que se me daban bien los números, había veces que mis compañeros me pedían ayuda porque no entendían, era divertido. Pero eso no fue lo importante, ni eso ni las siguientes tres asignaturas del día, sino la última de todas: Filosofía Griega.
Como siempre, en esa hora me la pasé mirando al profesor, sin prácticamente escucharle, solo viéndolo por completo hipnotizado por lo atractivo que era; debo decir que nunca fantaseé con él, no soy de tener esa clase de sueños eróticos, tan solo lo miraba y me quedaba embelesado con la mente en blanco y su imagen en medio de un salón vació en el que solo estábamos él y yo; sensei sin notarme, claro está, estaba convencido que él ni me notaba, y que si lo hacía, solo era como un alumno mas del rebaño.

Durante su clase tuve una idea descabellada. -Podría intentar seducirlo- pensé hacia mis adentros, aunque no fue la primera vez que se me ocurrió, antes no me animaba porque: o me ganaba la flojera, o perdía el interés de hacerlo al ver su indiferencia. Pero ese día estaba inspirado por alguna razón, me sentía motivado a hacerlo sin motivo alguno. -¡Hoy lo haré, hoy le insinuaré algo, tal vez tenga suerte!- pensé animadamente, incluso sonriendo de forma inconsciente.

Esa era la última asignatura del día, por lo que, cuando dio por finalizada la clase, guardé mis cosas y esperé hasta el momento en que el profesor saliera del salón, para mi suerte, lo hizo cuando todos los demás se fueron. No se si me habrá visto quedarme, aunque de seguro mi mirada sobre él le debió resultar algo pesada.
Esperé unos segundos hasta que comenzó a pretender retirarse, había pensado en hablarle cuando saliese si es que estaban mis compañeros aún, pero no habiendo nadie mas que nosotros, ¿por qué no aprovechar?.

Me puse de pie con velocidad, haciendo ruido con mi silla para sorprenderlo un poco. -¡Sensei, espere!- dije en voz alta para que me notase. Y en ese preciso momento me dio un ataque de nervios, me puse rojo por completo, no sabía que decirle, y conociéndome metería la pata hasta el fondo, por lo que intenté tranquilizarme, aunque sea algo. -Q-Quisiera hablar con usted un momento... ¿p-podría quedarse?- pregunte bajando algo la voz, mostrándome tímido, una imagen de mi que pocas veces había visto en mi vida.


Última edición por Shizuka Yurioka el Miér Ene 09, 2013 6:11 am, editado 1 vez
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10145

Volver arriba Ir abajo


Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Mar Feb 05, 2013 9:07 am

Spoiler:
Tan diferente era a otros encuentros que había tenido, la entrega que sentir por parte del rubio estaba borrándole por completo de la mente cualquier piel anterior que sus manos hubieran tocado, solo existía en su mente ese bello cuerpo que se le antojaba digno de una escultura griega, por eso mismo no podía apartar sus manos de el, tampoco sus labios deseaban quedarse fuera del juego y por eso se posaban en cada parte de piel que quedaba a su alcanze, era simplemente demasiado tersa, con un sabor que le estaba enloqueciendo, jamas había probado algo asi antes, esos hermosos ojos azules merecían un capitulo aparte eran como dos zafiros que le dejaban ver el alma de su portador mediante esas dos brillantes joyas que se ocultaban por momentos bajo los parpados cuando tocaba un lugar especialmente sensible.

Por escasos momentos olvidaba todo lo que había aprendido con los años sobre seducción, sobre como complacer impecablemente a sus amantes, en esos instantes de amnesia solo pensaba en lo delicioso que era sentir esas paredes envolver su erección, en la embriagante forma en la cual el cuerpo debajo suyo se movía contra el deseando mas de el, exigiendo hasta la ultima gota de su concentración en darle el mayor placer posible y el gustoso iba a dárselo, pero por momentos solo podía pensar en ese chico bajo su cuerpo, rendido a sus deseos, era todo lo que ocupaba su mente.

No lo hacia falta un espejo para saber que sus ojos se habían tornado rojos, en el fondo lo sabía, sin embargo nunca antes le había pasado durante encuentros previos, era todo tan estudiado que jamas ese lado animal suyo aparecia en realidad, ese ser todo lasvica y deseo, un animal que deseaba matar de placer a su pareja viéndole correrse interminables veces hasta dejarle sumido en un supor delicioso y aletargado, noto que intentaba hablar pero sus estocadas se lo impedían, una pequeña parte de el tenia miedo de habler hablado de más, aun cuando esa parte salvaje estaba tomando el control, el miedo aun seguía ahí “joder en que estaba pensando, soy su maestro y el seguro solo estaba cumpliendo una fantasia… no querria nada serio conmigo”, antes de llegar a esa cuidad se había prometido no volver a tener amantes en cada esquina y ahí estaba enterrándose sin parar en el delicioso rubio que gemía de una manera indecente y caliente.

Cuando cruzo de nuevo su mirada con el menor noto que su semblante cambiaba, era como si hubiera visto al mosntruo mas horrible, ¿le había asustado acaso?, hasta noto unas pequeñas lagrimas corriéndole por la mejilla, sin embargo al bajar su mirada al miembro del joven este seguía igual de duro que hacia unos momentos, aunque lo deseaba no podía aminorar el ritmo sentía que si lo había el mismo se moriría del maldito calor que recorria su cuerpo en esos momentos, cuando por fin pudo mirarle completamente aun tenia esa mirada dolida, salir de el había sido una perdida completa, se había sentido más solo que nunca cuando había abandonado ese cuerpo, a pesar de que solo fueron en realidad unos segundos, el sentimiento de perdida le arraso el alma.

Noto ese miedo de nuevo, ¿era por el extraño color que tenian ahora sus ojos? ¿habia ido demasiado rápido y le había lastimado? Estuvo tentado a detenerse por completo para averiguar que era lo que turbaba de esa manera a su amante pero su deseo era más fuerte que su preocupación y se enterro de nuevo en el sin cruzar ni media palabra, sintió de nuevo ese abrazador calor envolver su pajarito, era devastadoramente placentero, echo su cabeza hacia atrás como había hecho antes, era todo demasiado para él necesitaba bajar ese deseo tan abrumador o terminaría demasiado rápido con ese encuentro, lo cual era la ultima cosa que deseaba.

Por todo eso no había podido parar su lengua cuando había comenzado a hablarle al menor, simplemente debía decirlo, era algo que le estaba quemando la garganta, que estaba ahogando en el fondo de la garganta todos lo gemidos que clamaban por salir, pero primero debían salir esas palabras, esas preguntas, deseaba saber y quería que el menor supiera que al menos para el eso no era un simple polvo casual, que el no deseaba que eso terminara cuando ambos hubieran saciado sus deseos carnales por ese día. Al ver que se sostenia el pecho pensó que tal vez estaba llevando sus caricias demasiado lejos y que el corazón de este no iba a soportarlo, aminoro sus embestidas haciéndolas profundas pero pausadas, se aseguraba de tocar en cada ocasión la próstata del chico para asi darle el mayor placer posible.

Cuando habían compartido ese beso se había sentido en el mismo paraíso, por alguna razón esa humeda cavidad se encontraba fresco como si acabara de tener un hielo ahí, le acaricio la nuca mientras su lengua entablaba un combate que no tendría ganador, solo dos luchadores dispuestos a revolcarse con su oponente, sintió algunas vacilaciones en el beso, como si no supiera que dirección o ritmo tomar, pero no le importo, saborearla era ya en si una experiencia seductora, sin embargo los besos por mas deliciosos que estos sean no pueden ser eternos y tuvo que separarse cuando sus pulmones exigieron aire para seguir funcionando, estaba dispuesto a volver a asarltar esos labios pero su amante tenia otra cosa en mente pues sintió su mano cubriéndole los labios en señal de prohibición.

Sus ojos se abrieron desorbitados cuando le escucho hablar, había tanto dolor en esas palabras, no podía imaginar todo lo que había pasado su hermoso amante para hablar de esa manera, sintió su corazón encogerse de tristeza cuando afirmo que no le importaría ser solo un juego con tal de que le dijera de nuevo lo que acababa de declararle, el enojo no paso por su mente, no había motivos para ello, el pequeño parecía tan roto, tan frágil, era alguien que debía ser amado y cuidado sin importar las consecuencias, le abrazo por la cintura sin salir de el, no podía apartarse ni el menor milímetro de ese cuerpo y esa alma que gritaban con fuerza por un poco de amor, cerro los ojos tragándose unas cuantas lagrimas que deseaban salir luego de haber escuchado al joven, le acaricio el cabello unos momentos, necesitaba encontrar su voz dentro de la tristeza que le estaba envolviendo, tenía que demostrar fortaleza y dársela al chico para que comprendiera que no era lo que el estaba pensando, se alejo un poco hasta que pudo mirarle, hasta que sus ojos admiraron esos bellos zafiros empañados por las lagrimas.

-Antes no habría tenido problema con decir que era mmm solo un juego… sin embargo… hace tiempo me hice una promesa… - se acerco pegando su frente a la del menor – jamas volveria a jugar con alguien… - se acerco y con sus labios bebio las pequeñas gotas saladas que corrian por las mejillas del chico – y ahora al encontrarme contigo se que puedo cumplir esa promesa… deseo protegerte y sanar tu hermoso corazón… quiero que seas solo mio y que nadie mas que yo pueda abrazarte como te abrazo ahora… - salio un poco de el volviendo a entrar despacio – quiero ser la razón por la que sonrias aun si no estoy ahí a tu lado… pero sobre todo quiero evitar que derrames mas lagrimas de sufrimiento… quiero que si salen mas lagrimas de tus ojos sean de felicidad… de placer…

No pudo mas y se inclino tomando sus labios en un beso, estaba sellando una promesa con el rubio, una promesa que se aseguraría no fueran solo palabras, su mano se deslizo hasta el pecho de su amante acariciando justo sobre donde estaba el corazón de este, lo protegería, lo amaría y cuidaría que nadie le hiciera daño, esa voz tan hermosa no debía volver a tener ese tinte de absoluta tristeza que acababa de escuchar, solo deseaba que sonriera como lo veía hacer por los pasillos, que corriera a sus brazos felizmente y le contara todo lo que le hacia feliz, el se aseguraría de hacerle feliz.

avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5347

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Miér Feb 13, 2013 12:36 am

Spoiler:
Sentía que cada vez lo abrazaba con mas fuerza, a cada palabra que le decía, cada letra impregnada de los antiguos fraudes que resultaron ser mis "relaciones" con mis "parejas". No entendía por qué me estaba comportando así, jamás le había mostrado esta parte de mi a nadie, no quería verla, la detestaba, odiaba mostrarle a los demás lo que me hacía triste; llorar para mi no era algo vergonzoso, no me molestaba que me viesen así, pero no me gustaba que nadie supiese por qué me sentía así... siquiera a mis padres, nadie debía saberlo... pero... aún así él lo conoció, supo mi dolor, conoció mi herida. No quería que viese más de mi, no en ese momento... y aún así... no podía parar de llorar, no podía parar de decirle esas cosas dolorosas, no podía detener el apriete de mis brazos buscando su calor; necesitaba ser cuidado por él, aunque sea solo esa vez, aunque me mintiese a causa de la lástima que le provocase mi llanto... solo quería eso, una mentira que aliviase mi corazón aunque sea unos instantes para no sentirme tan solo.
Trataba de contener mis sollozos en su oído mientras lo abrazaba por el cuello, era difícil, la respiración me traicionaba, la garganta me dolía por aguantar el llanto, me ardían los ojos, las lágrimas hacían que mi rostro picara, mi voz salía cortada en quejidos mientras escondía mas mi rostro en su hombro... estaba tan asustado, me sentía un animalito indefenso frente a un cazador con una escopeta, sin poder quitar la vista de ese agujero negro que apuntaba a mi rostro con intención de matarme... incluso sentí deseos de escapar, salir corriendo, huir como un cobarde, pero no podía, ¡demonios, no podía!... mucho mas miedo me daba alejarme de ese calor que, a la vez de darme terror, me hacía sentir tan confortable.
Pude sentir como sus manos pasaban por debajo de mi, abrazándome por la cintura con delicadeza, mientras que yo me estremecía y temblaba por el contacto, agarrando su cabello con ambas manos. La boca me temblaba nerviosamente, mis parpados dolían de tanto que los estaba apretando para tratar de hacer parar las malditas lagrimas que seguían brotando; pero cuando sentí una de sus manos acariciar mi pelo... ese contacto tan dulce, tan agradable... hizo que mi garganta se aclarara un poco, suspirando mas tranquilo, esas gotas saladas de antes habían parado un poco, logré aflojar el apriete de mis manos, incluso hasta dejé de temblar. Era tan raro, no tenía explicación, no podía encontrarle razón al por qué de mi calma con solo esa caricia.

Cuando comenzó a separarse lentamente de mi, abrí los ojos con lentitud para encontrarme con los suyos, se veían demasiado hermosos con ese tono rojo sangre que había dominado sus pupilas, incluso pude notar unos detalles en negro muy llamativos, de una belleza incomparable. -Mis ojos... deben verse horribles ahora... todo irritados por llorar, hinchados y enrojecidos... je... de seguro estoy inflado como un sapo por estar llorando así- pensé un poco divertido para mis adentros pero sin demostrarlo en mi rostro, el cual de seguro se veía triste, decaído y suplicante por un poco mas de cariño.

Al ver el instante en que abrió su boca para hablar, me resigné, me dejé morir sin luchar... ya él había dicho que quería que fuese suyo... ¿pero de que forma?, había muchas connotaciones para la palabra "amante", y de ser mi novio... me hizo muy feliz escucharlo, pero necesitaba oírlo otra vez, ya mi corazón estaba cansado de escuchar eso una, y otra, y otra, y otra vez hasta volverse aburrido el oír esa mentira tan violenta y desgarradora dicha con palabras de amor vacío. Y con esas ideas en mente, le seguí mirando fijo, aún dolido, pero ya resignado, oyendo cada palabra que de sus labios salían. Y entre más hablaba, mis lagrimas volvían a brotar sin control alguno, volviendo a apretar mi pecho con ambas manos dejando abandonado su cuello, conteniendo un llanto desesperado que volvía a emerger del fondo de mi ser... "jamas volver a jugar con alguien", "protegerme y sanar mi corazón", "ser solo suyo y de nadie más", "hacerme sonreír y no dejarme llorar otra vez"... ¿cómo es que el profesor que, a parte de verse tan hermoso en clase, parecía tan frío y serio, podía decir unas cosas tan cariñosas y amables mientras limpiaba mis lagrimas con besos?. Me resultó hasta ilógico, sin razón alguna, no tenía cordura la situación... pero bien se dice que a veces la locura solo es felicidad incomprendida, y de verdad que me sentía feliz en ese momento. Escucharle decir esas cosas me hizo tan feliz, calentó tanto mi corazón con una alegría inigualable a la de la primera vez que lo dijo, y a pesar de que estaba llorando todavía, la sonría que se dibujo en mi rostro, tan dulce, tan feliz, tan... agradecida... jamás me había sentido así antes, nadie había logrado esto en mi corazón... era... increíble.
Sin resistirme ni por un segundo, tomé esos labios que vinieron hacia los míos en busca de un beso lleno de cariño, cediendo el lugar donde estaban mis manos para que él pusiese la suya, y en cambio, yo volver a abrazarlo por el cuello para profundizar el dulce contacto. Introduciendo mi lengua entre sus labios, recorriendo su interior lentamente en busca de otra "lucha" entre nuestras lenguas mientras que mis mejillas volvían a tomar un color rojizo, pero esta vez no por el llanto, sino por lo bien que se sentía besarlo a la vez que esas ligeras estocadas se adentraban en mi interior con una pasión y amor sin igual.
Fue entonces cuando un impulso descontrolado dominó todo mi ser desde un lugar desconocido; sin dejar de besarle, abrazarle ni pedirle que saliera de mi, di un empujón desde mi lado derecho, apoyando mi pié diestro en la cama para dar el último envión de fuerza, logrando hacernos girar y poder quedar sobre él. Admito que fue complicado, ya que era mas grande y pesado que yo, pero me gustaba hacer ese tipo de cosas, invertir los papeles y posiciones en pleno acto era algo que me entretenía bastante... además que quería borrar del camino esa escena melodramática de antes, no iba bien con mi estilo y forma de ser.

Tras ese cambio, me separé lentamente de su boca, sentándome sobre su pelvis aún siendo penetrado por él. De seguro no se esperaba ese cambio tan abrupto, por lo que no pude evitar cambiar otra vez mi expresión a una maliciosa y lasciva, secando con mi pulgar izquierdo el pequeño hilo de saliva que recorría mis labios luego de separarme de él, dejando mi derecha sobre su torso para tener apoyo. -Jeje... te ves muy lindo debajo de mi, Itachi-san...- le dije clavando esa mirada lujuriosamente endemoniada en sus ojos, inclinándome hacia él para lamer su boca lentamente, disfrutando del sabor cálido y suave de sus labios, su textura y su aliento, levantando un poco mi cadera para deslizar su miembro hasta casi, casi fuera de mi y dejarlo ahí, con el deseo de volver a meterse en mi interior. -... dime... ¿te molesta si quiero correrme en esta posición?... me agradaría ver un poco mas iluminado tu rostro cuando sea el momento de que tengas que terminar... de seguro que te vez mas precioso que ahora...- le susurré sobre la boca sin dejar de mirar esos ojos color rubí que me enloquecían.

Y aunque le pregunté, no tenía intenciones de escuchar su respuesta, por lo que bajé violentamente mi cadera, jadeando de placer al sentirlo nuevamente en mi interior, tirando mi cabeza hacia atrás a la vez que me volvía a sentar sobre él. Fue entonces cuando vi mi propio miembro por primera vez con detenimiento, estaba endurecido, adolorido, necesitaba atención con urgencia, por lo que, sin pensarlo ni un segundo, tomé la mano derecha de mi acompañante, posándola sobre mi molesta erección y dejándola ahí. No creí necesario pedirle nada, con ese gesto y mi expresión evidentemente necesitaba creí que sería suficientemente claro el mensaje; así que comencé a moverme lentamente, ahora apoyando ambas manos sobre su torso mientras levantaba y bajaba mis caderas con un deseo incontrolable, jadeando como un animal mientras disfrutaba de esa erección que se enterraba cada vez mas en mi, haciéndome sonreír lujuriosamente con la mirada perdida en esos orbes rojos de mi amante.

-Neh...- le dije sin parar de moverme ni un instante, cambiando otra vez mi cara a una sonrisa un poco mas dulce que la anterior, bajando hasta su oído, aprisionando su mano contra mi erección sin dejar de bambolear mis caderas de arriba hacia abajo, abriendo mi boca para soltarle un susurro dulce y cariñoso. -... te quiero... Itachi... me... gustas...- dije entrecortado debido a la excitación que estaba experimentando en ese momento.

No sabía como iba a reaccionar ante esas palabras, siquiera sabía como yo mismo iba a reaccionar luego, estaba muy cambiante en ese momento, por un rato asustado, al siguiente momento feliz, luego lascivo, ahora dulce... ni yo me entendía a veces... solo podía demostrar la emoción mas fuerte que en ese momento me dominaba, no podía controlarlo. Pero el caso es que, mas allá de todo cambio que pudiese sufrir mi personalidad, lo que mas predominaba en mi ser, el sentimiento mas fuerte de todos, era un amor incontrolable que se desprendía de mi en cada movimiento, en cada palabra, en cada suspiro... y eso era algo que solo le estaba dando a él, que solo le daría a él... que sería solo de Itachi.
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10145

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Lun Feb 18, 2013 5:12 am

Spoiler:
Su corazon se sentia oprimido como nunca al ver al chico llorar de esa manera, no era la primera vez que veía a alguien llorar y por su culpa, pero en el pasado eso no le había importado en lo más minimo, ya los había usado asi que si los hacía sufrir no le importaba, pero en esta ocasión era diferente, por primera vez le importaba el dolor que podía notar en los ojos del menor, su cuerpo entero sentía la tristeza del pequeño rubio bajo su cuerpo, parecía un animalito herido a punto de ser rematado, pero no el no tenia intenciones de lastimarlo, solo deseaba lograr que dejara de llorar, que le diera otra de aquellas hermosas sonrisas que le dedicaba en clase, por ello se inclinaba dándole pequeños besos pero eso no parecía calmarlo, era como si estuviera en su propio mundo, en su propio dolor y no hiciera caso de los gestos que estaba haciendo.

Por ello le abrazo como si fuera una pieza de fino cristal, que podía romperse en cualquier minuto, por el semblante del chico no dudaba que eso pudiera pasar, por momentos se arrepentía de haber ido tan lejos con el, tal vez le había lastimado y por eso lloraba, tal vez tenia miedo de rechazarlo por la diferencia de tamaños, joder no sabia que más pensar, que hacer para detener ese llanto, jamás había sido bueno consolando cuando tenia la intención de hacerlo, aunque en realidad jamás se había molestado en hacerlo en realidad, tal vez por eso ahora que lo deseaba no sabía como hacerlo.

Sintio que el menor se relajaba por unos momentos, no pudo en ese mismo momento suspirar de alivio, siguió la caricia que lo había calmado esperando no alterarle de nuevo, le dolia ver esas pequeñas lagrimas brotando de esos hermosos ojos que comenzaba a adorar con locura, cuando por fin sus miraras se cruzaron de nuevo noto un semblante triste en el fondo, se inclino lamiendo las lagrimas que aun podía ver en la cara del chico, era un gesto un tanto inusual pero esperaba que no le molestara al joven que hiciera aquello, asi limpio todas las gotitas saladas de la cara de su amante esperando no brotaran mas.

- No llores más mi pequeño… - tomo la mano de este poniéndola sobre su corazón que latia de nuevo despacio debido al pequeño descanso que estaban tomando en medio de su encuentro – A partir de ahora latirá solo por ti… No estes triste…

Sin embargo ahí estaba aun, esa tristeza palpable en la mirada y la cara del menor, se mordio el labio inferior sin saber que más decir, el menor seguía llorando a pesar de todas las promesas que le hacía, a pesar de todos los besos que depositaba en su rostro, ¿tan vacias le sonaban sus palabras?, no lo eran… ¿Qué debía hacer para demostrárselo?... pero cuando pensaba que todo estaba desmoronándose frente a sus ojos noto la hermosa sonrisa que comenzó a formarse en los labios del rubio, era como un hermoso dia soleado, no pudo evitar acariciar su mejilla mientras se embelezaba mirando esa sonrisa, sin embargo su observación no duro mucho cuando inicio ese beso despacio pero sensual, estaba cargado de tantos otros sentimientos que se sentía abrumado por momentos, sin embargo no le molestaba, la boca del chico le sabia deliciosamente dulce, tierna y entregada a cada una de sus caricias con la lengua sin desear aun asi cederle por completo el control, muy en el fondo agradecia eso, no le gustaría que fuera completamente sumiso a el, ese pequeño aire rebelde le gustaba sin duda alguna, pues sino fuera por su impulsividad no estaría en esos momentos con el, intercambiando ese delicioso y mojado beso.

Lo que jamas habría previsto fue ese repentino cambio de posiciones, el menor de alguna manera había logrado invertir los lugares sin hacerle salir de su cuerpo, en menos de un parpadeo se encontraba debajo del menor con este aun empalado en su turgente miembro, sonrío divertido por el cambio relamiéndose los labios cuando concluyo el beso, no podía quejarse, la vista era maravillosa, podía ver el punto exacto donde sus cuerpos se unian de esa manera tan deliciosa y por otro lado el pensar en el menor botando sobre el era caliente sin duda.

- Tu te ves delicioso sobre mi…. – no perdia un solo movimiento del chico, estaba cambiado por completo de hace unos momentos, de nuevo era ese joven que irradiaba sensualidad en todos y cada de sus movimientos, no pudo mas que recorrerle con la mirada con deseo al escuchar su pregunta, sonrio divertido antes de contestar – No podría molestarme menos… Me encantaría verte montarme, veamos que tan buen jinete eres…

Echo la cabeza hacia atrás al sentir como entraba de nuevo en el menor por completo, era un calor deliciosamente enloquecedor, gruño entre dientes pues era un placer abrumador, sin embargo no iba a correrse con solo dos empalazos, sintió su mano siendo guiada a la erección de su amante y comprendio lo que este deseaba que hiciera, acaricio con el pulgar el glande del chico mientras el resto de sus dedos acariciaban el tronco, podía sentir la sangre moviéndose a toda velocidad bajo sus dedos para mantener la rigidez de esa parte de la anatomía de su amante, pero no por ello dejaba de observar como el chico se movía lento pero sensual sobre su erección, era un espectáculo exquisito y morboso que no podía dejar de admirar.

Cuando le vio recostarse pensó que le besaría pero sus labios fueron deliberadamente omitidos, pero el susurro que escucho a continuación fue mejor que el beso que había esperado, sonrio suavemente aunque sabia que el chico no podía verle, en esos tiernos y rojizos labios esas palabras sonaban tan dulces, tan anheladas, por ello su mano siguió su labor, desaba darle ya no solo placer sino amor en todas y cada una de sus acciones en ese momento, le acaricio la nuca con su mano libre esperando se alejara un poco y poder besarle, en cuando tuvo los labios a su alcanze los tomo sin pensárselo dos veces, era un beso muchísimo más dulce que los anteriores, ya no había mas llanto, solo el cariño que ambos se estaban demostrando atravez de ese encuentro, pues ya no era solo un desliz casual entre un alumno y un maestro, se trataba del encuentro de dos amantes, dando y recibiendo el mismo placer que daban.

- Quiero que solo me mires así a mi… - dijo al tiempo que le tomaba por los glúteos ayudándole unos momentos a que siguiera cabalgando su miembro tan duro que era en cierto punto doloroso – Comienzo a pensar en tantos lugares donde quiero… - le atrajo lamiéndole los labios con lasciva – “demostrarte mi amor” – sonrio perversamente esperando el menor comprendiera el mensaje y no le pareciera repulsiva la propuesta.

Sin embargo si rechazaba su ofrecimiento no se molestaría de ninguna manera, había estado tanto tiempo huyendo de esa clase de sentimientos que ahora que estaba aceptándolos por fin solo deseaba hacer feliz el delicioso joven que estaba sobre si y que se le entregaba de esa manera tan picara e irresistible.
avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5347

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Miér Feb 27, 2013 5:57 am

Spoiler:
No me equivoqué al querer cambiar de lugares, su expresión me decía claramente que adoraba eso, sonriendo de esa forma entre divertida y maliciosa, con un claro deseo plasmado en sus ojos al recorrerme con la vista, centrándose especialmente en el paisaje de su pene clavado en mi entrada. Incluso me causó gracia su desafío, ¿acaso dudaba de mis habilidades?, estaba claro que me estaba subestimando, pero claro, yo le demostraría que no era ningún crío a pesar que en el instituto me portaba como tal.
Era demasiado placentero y delicioso sentir como entraba y salía de mi a causa de mis propios movimientos, me sentía tan lascivo, tan bien, no podía parar de gemir, alzando la cabeza en un espasmo al notar como empezó a acariciar mi miembro luego de que se lo pidiese sin palabras, era tan obediente mi sensei, tan consentidor, era de lo mejor, me hacía experimentar sensaciones inimaginables; la forma en la que jugaba con mi glande era tan magnífica, la suavidad de sus dedos molestando mi uretra me enloquecía tanto que sin querer había arañado su pecho... pero esas marcas rojas, esas rayas bien remarcadas en su torso de ese color entre rosado y rojo se le veían tan bien en su piel medio blanca... era demasiado irresistible.
Sin duda lo que mas me excitaba era ver sus reacciones, la forma tan expresiva en la que demostraba lo bien que se sentía con mis movimientos, ese rostro manchado del pecado al disfrutar de la vista de su queridísimo y sagrado alumno montándolo como un jinete monta un potro salvaje para domarlo. Mi respiración estaba demasiado entrecortada, mis suspiros ya casi eran gritos descontrolados, no podía detener mis caderas por nada del mundo, siquiera cuando me incliné a susurrarle aquellas palabras repletas de un amor inconmensurable, con esa expresión cariñosa y llena de pasión. Mi cuerpo ya era algo a parte, algo que solo buscaba el mas cándido placer ignorando por completo mi mente.
La caricia sobre mi nuca hizo que me alejase un momento de su oído, viéndole con la misma expresión con la que me le acerqué, aunque era difícil mantenerla, la forma en la que me masturbaba me hacía complicado el mantener ese rostro dulce. Pero en realidad no me importaba, sabía que él disfrutaba verme sonreír tanto como mis miradas lascivas y gozosas, tal vez no lo había dicho hasta el momento, pero podía presentirlo, ya que cada que le mostraba una cara así, él me sonreía con cariño aunque en realidad mostrase malicia. Lástima que no tuve tiempo de disfrutar por mucho mas que por dos escasos segundos esa sonrisa cálida que había dado tras mi confesión, ya que tomó mis labios en un beso apasionado y por demás cariñoso que no dudé en corresponder ni por un instante instante, apoyándome sobre mis codos en el colchón para no hacer presión en su pecho y mantener un poco de altura para que su mano siguiese jugando todo lo que desease; introduje mi lengua dentro de su boca, quería intentar dominar por una vez uno de esos besos con él, hasta ahora no había podido, y en ese momento que me encontraba encima tal vez tendría alguna oportunidad, por lo que comencé a moverla en una exquisita lucha por el dominio y la fuerza, una danza sensual que solo aumentaba a pasos agigantados mi deseo por darle mas y mas placer, aumentando el ritmo de mis caderas.

En un momento tuve que separarme de su boca, ya antes había dicho que mi respiración no funcionaba bien, y querer dominar el beso había sido mala idea en mi condición, no conseguí aguantar mucho tiempo en ese estado, continuando con mis gemidos incontrolables mientras le escuchaba hablarme tranquilamente, sosteniéndome del trasero haciendo que acelerara mas mi ritmo, provocando que mi corazón, mi sonrojo, mis gritos, mi sudor, que todo eso aumentara también. -Ah, aaahhh, ¡s-solo t-te quiero a ti! ¡I-Itachii, so-solo... aahh... a ti!- le gritaba entre gemidos, jadeos de animal en celo que se estaban saliendo de mi control. Me volví a sentar sobre sus cadera, mirándole con lascivia, con unos ojos y sonrisa que demostraba todo mi goce, todo mi deseo por sentir su ser aun más dentro mi todavía insaciable, dejando que lama mis labios, tocando su lengua con la mía por fuera de la boca, era tan indecente, tan malicioso, tan insoportablemente delicioso. -¿Si?, ¿c-como ¡aah! c-como cuales?- logré preguntar ante su interesante comentario sobre los lugares.

La idea me había llamado la atención mas de lo que esperaba, tanto que empecé a imaginar el hacerlo en el instituto, un deseo que hasta el momento no había podido realizar porque cada vez que lo intentaba o mis parejas eran miedosas, o casi nos atrapaba algún profesor porque yo gemía un poco algo (por no decir que de seguro me escucharían a cinco calles a la redonda). El fantasear con hacerlo en el invernadero del club de jardinería, en la piscina, en el salón de química, en el despacho del director o subdirector, en todas partes del maldito instituto hacía que mi erección palpitara, que mi sonrisa se tornara mas pervertida que antes, que sintiese mas sensible mi entrada al embestirme contra su miembro. Me estaba volviendo un animal sin duda alguna, solo quería gozar mas, sentir mas de él, sentirlo solo a él y que nada mas se cruzase por mi mente excepto pensamientos sucios con él.

Lo malo fue que, gracias a mis pensamientos, mis movimientos y la forma en que él me tocaba y estimulaba, comencé a sentir un cosquilleo molesto en el tronco de mi miembro... estaba en mi límite claramente, incluso me sorprendía como es que con tanto no me había venido ya. -I-Ita... d-deja mi... d-déjalo.. n-no aguanta aaahhh, ¡no aguantaré mas!- grité mientras que con mis manos trataba de alejar la suya de mi pene, no quería venirme aún, quería seguir haciéndolo con él por un tiempo más, quería sentirlo mas en mi, no quería separarme de él por nada del mundo.

Era tan cálido, tan cariñoso, tan apasionado y morboso, no podía permitirme el terminar aún, necesitaba mas de su ternura, mas de sus caricias, quería que él sintiese mas placer de que podría estar sintiendo en ese momento. No iba a permitirme el venirme aún, resistiría a como de lugar.
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10145

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Vie Mar 08, 2013 4:35 am

Spoiler:
Esa nueva posicion sin duda era placentera, algunos solo lo pensarían por el hecho de que dejaban a su amante todo el trabajo, sin embargo para él era una visión privilegiada de su pequeño, de ese delicioso sube y baja que estaba llevando, era sin duda caliente ver el punto en que sus cuerpo se unian y como su miembro desaparecia dentro del ardiente cuerpo de su rubio.

Ese silencioso pedido que había hecho para que masturbara su miembro había sido una sorpresa bien recibida, pensó que el chico querria alargar un poco mas el encuentro, pero pensándolo bien, tal vez podrían repetir en un rato, el tenia todo el tiempo del mundo para hundirse una y otra vez en ese rico chico que estaba cabalgándole como el mejor de los jinetes, le arrancaba gemidos aunque deseara reprimirlos, aun más cuando le araño el pecho seguramente a causa del placer que le estaba proporcionando las masturbarle, llevo su otra mano a uno de los glúteos del chico dándole una pequeña nalgada como se hace con los caballos cuando desea que corran mas rápido, habría sido mejor con alguna clase de fusta pero… ya habría tiempo para eso en el futuro.

Por eso mismo no estaba controlando sus reacciones, le dejaba saber a cada segundo al menor lo mucho que estaba disfrutando de aquel encuentro, cada gemido era por que el menor se lo había quitado con gran merito, no se arrepentia de haberle lanzado aquel reto, ahora veía las recompensas al sentirle montarle de esa manera caliente y experta, dudaba que montar a caballo en verdad fuera asi de placentero, dejo por unos momentos la erección de su amante para apretarle los glúteos, no podía quitar sus manos de ahí, estaban firmes y respingaditos, el tipo que le volvían completamente loco, acaricio esas ricos montículos de carne mientras le miraba en su interminable cabalgata.

Le respondio el beso como si no existiera un mañana, ese intercambio entre sus bocas le estaba llenando de placer casi tanto como el mismo contacto que estaban teniendo, el rubio era exquisito, cada movimiento, cada pequeña sonrisa o gemido que salía de él, le tenia en el limite, no recordaba ninguna otra persona que le hubiera hecho perderse asi en el placer, todo siempre lo controlaba y dominaba por completo, pero ahora todo era a partes iguales, el mismo placer que daba lo recibia de regreso.

- Si mmm sigue… hablando asi… n-no pares… - le miraba con deseo y no podía alejar sus manos de el, todo el cuerpo del chico parecía clamar por sus caricias y el estaba más que dispuesto a responder a ese dulce llamado, retorcia sus tetillas hasta sacarle pequeños jadeos por el contacto, luego bajaba hasta sus glúteos dándoles pequeñas palmadas el sonido de su mano contra esas ricas nalgas le llenaba de deseo, si es que aun era posible aumentar el que ya sentía.

Sonrio con agrado cuando su proposición fue mas que bien recibida, se relamio los labios solo de pensar de nuevo en todos los lugares donde se imaginaba a él y a su amante, juntos gimiendo por lo bajo para que no les atraparan, le mordio el labio inferior son deseo antes de contestar, imaginaba que el joven tenia las mismas imágenes que el rondando por su mente.

- Son tantos lugares… mmm si pudiera en cada rincón de la escuela la bautizaría contigo aahh ¡¡¡joder que estrecho!!! - se movia como un animal en celo contra su pareja elegida para aparearse, no le importaba que eso pasara, era delicioso perderse de esa manera en el baile de ambos cuerpos - En el gimnasio.... los los vestidores... mmm la sala de maestros... aahhh la azotea... ¡¡¡donde quieras!!!

Se relamio los labios al notar que el chico estaba en sus ultimas fuerzas, podía notarlo, sabia identificar los signos de cuando alguien estaba por correrse, gruño de placer por que la sola visión del chico le estaba poniendo también al limite de sus fuerzas, estiro su mano y bombeo con mayor ahínco la erección de su amante sin dejar de jadear.

- Vamos mmm Shizu… a-ah… correte… podremos… hacerlo aahh de nuevo… y de nuevo mmm – le miro con los ojos encendidos, su garganta raspaba por todos los gemidos que había dejado salir en ese encuentro, pero pese a todo no cerraba sus ojos deseaba mirar al chico mientras se corria.

Sintió como se tensaba por completo y vino el primer chorro de caliente semen que mancho su mano y parte de su torso, echo la cabeza atrás mientras le tomaba por las caderas y le hacia bajar con profundidad sobre su erección, deseaba venirse junto con el menor asi que apresuro los movimientos de este hasta que llevado por la visión del chico viniéndose y el placer propio comenzó a liberar su ardiente semilla dentro de su amante, le retuvo por las caderas hasta que el ultimo chorro abandono su decreciente erección, le atrajo abrazandole mientras sus pulmones intentaban con fuerza recuperar algo de oxigeno, sentía aun su miembro dentro del joven pero no quería moverse, tan solo sentirle asi, jamas se había sentido tan satisfecho al llegar al orgasmo.

- Shizuka… - dijo en tono bajo, tenia un leve temor de romper el momento mágico que parecía haberse formado entre ambos en esos momentos, tan solo siguió acariciando la espalda del joven sintiendo ese agradable calor del cuerpo sobre el suyo.
avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5347

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Jue Mar 14, 2013 3:29 am

Spoiler:
¿Es que le costaba esconder lo placentero que se sentía que yo estuviese cabalgando sobre él?, jamás vi a alguien tan expresivo, tan deseoso por demostrar que disfrutaba, incluso no ocultaba el hecho de que amaba con una pasión desenfrenada e incontenible a mi trasero, apretando de esa forma tan pervertida mis glúteos, abandonando mi pobrecita erección que estaba en su límite... incluso me dio una nalgada que me hizo gemir como un desgraciado... Pero nada, nada de eso me molestaba en lo absoluto... como dije antes, era tan complaciente y placentero conmigo, incluso amé cuando me nalgueó, de verdad que me gustaban esas cosas, sentir un poco de dolor al hacerlo era algo demasiado increíble, tan gustoso que me hacía hervir la sangre de excitación.... ¿cómo demonios molestarme porque me hacía sentir tan, pero tan bien y, además, reforzaba mi ego con esos gemidos y suspiros tan profundos e increíbles?.
Por un buen rato maldecí el hecho de no poder continuar con el beso que yo mismo había iniciado, me sentía tan incapaz, solo porque mi respiración no soportaba demasiado... era mas que frustrante, era hasta triste en cierto punto. Pero todo dejó de importarme al escucharle pedirme decirle mas palabras cariñosas, con ese rostro amoroso pero excitado que no dejaba de embelesarme a un punto de desquicio; moría por comerme a besos a ese hombre debajo mío, era irresistible, y también me moría por continuar con mis palabras, tenía tanto para decirle, pero... también era tan contradictorio... pedirme que hablara a la vez que me acariciaba por todas partes con esas manos tan masculinas y firmes, arrancando de mi pecho los mas desesperados y jugosos gemidos que siquiera había oído en las mas elaboradas películas pornográficas... me era imposible, habría sido un milagro hablar en un momento así, o mejor dicho un pecado. Cualquier palabra rompería el ambiente como el mas fino y frágil cristal, solo quería gemir mas, disfrutando de los pellizcos en mis pezones, los suaves azotes en mis nalgas, aguantando el vaivén tan exquisito de mis caderas que solo me provocaba poner la expresión mas gozosa, pervertida y lasciva que podía, sonrojándome cada vez mas a cada movimiento.
Tan solo atiné a responder a su interesante propuesta, que había alertado por completo mis instintos mas fieros, mis deseos mas ocultos, viéndole con mucho interés y una deliciosa lujuria que afloraba en mis ojos sin pudor alguno. El solo imaginarme a ambos corrompiendo el sagrado templo que representaba el colegio con nuestros gemidos y jadeos resguardados en susurros mientras lo hacíamos como conejos en donde los placía era tan... tan insoportablemente descabellado que solo me hacía querer hacerlo ya mismo en todas partes del instituto.

-... Je... eres... d-demasiado aaah... pervertido para... para ser un profesor...- le alcancé a decir con mi respiración quebrada, ya me dolía un poco el abdomen por estar respirando tanto por la boca, pero me importaba tan poco que no le di importancia, prefería millones de veces que mi atención se concentrase en el hombre que quería a ese minúsculo dolor que con cinco o menos minutos de descanso desaparecería.

Lastima que lo peor del mundo llegó poco después... ese cosquilleo, esa sensación eléctrica que comenzaba a subir por mis piernas hasta mi entrada, cadera y miembro, un hormigueo incómodo que no soportaba de lo bien que se sentía, haciéndome gruñir molesto por tenerlo... no lo deseaba, no era el momento adecuado... ¿por qué demonios ya tenía deseos de venirme?. Incluso se lo advertí para que desacelerara, para alargar mas el encuentro, para disfrutar mas de él hasta sentirme completamente lleno de su ser, hasta se lo rogué con una mirada agobiada, temerosa, tratando de apelar a su ternura para tenerme compasión... pero no dio ni el más mínimo resultado, es más, fue contraproducente. Ver como se relamía los labios, esa boca que con cada gesto me provocaba devorarla sin piedad, me dio a entender que solo lo había tentado más, al punto de querer molestarme para que me corriera con descaro volviendo su mano a mi erección la cual había abandonado un rato antes, masturbándome con fiereza.

Parecía que en sus ojos se veía la ambición de conocer como era lo que saldría de mi, incluso me lo dijo, un poco entrecortado ciertamente, pero me dijo claramente que quería que lo hiciera, que me viniera sin miedo, que podríamos hacerlo mas veces, tantas como quisiera. Pero yo no podía hacer otra cosa que tratar de detenerle con mis débiles manos, queriendo alejar la suya de mi pene, pero me era imposible, estaba tan débil por el placer que era algo absurdo creer que podría pararlo, pero aún así lo intentaba con ahínco. -E-Es que... n-noaaah... n-no entiendes... yo... yo no... no podré volvaaahh...- no me dejaba ni hablar, era tan malvado conmigo...

A ese maldito ritmo no tardé ni dos segundos más en correrme desesperadamente en su mano, dando un fuerte y agudo grito de placer al sentirme tan caliente y... tan... tan satisfecho... hasta sentí como apretaba sin pensarlo mi entrada por el espasmo de haberme venido tan fuerte, tirando mi cabeza hacia atrás para poder sentirlo por completo... ese gusto que me hervía el cuerpo hasta hacerme ceniza el interior, que quemaba mi rostro en un rubor insoportable que destrozaba mis pensamientos uno a uno hasta dejar mi mente en un blanco pulcro y sin mancha alguna, siquiera una pelusa, un punto de recuerdos que me hiciese volver a la realidad... solo un blanco que representaba ese placer máximo que me había hecho sentir.
Lo único que supe, luego de un momento claro está, es que estaba siendo envuelto en los brazos fuertes y acogedores de mi maestro, notando un hervor sutil en mi entrada, que a cada momento que recobrara el sentido se notaba mas y mas fuerte dentro de mi.

Llegué a escuchar un pequeño susurro, uno que murmuraba mi nombre sutilmente, con cariño. -¿Eh?...- logré exclamar con un tono adormilado, cansado por todo lo que habíamos hecho hasta el momento poniendo todas nuestras fuerzas en ello. Levanté la mirada lentamente, me sonó el cuello mientras lo hacía ya que lo tenía algo rígido por el agotamiento, viéndole con ojos cansados pero dulces, dándole una sonrisa tierna para abrazarlos por el cuello en el segundo siguiente, dándole un beso meloso y delicado en los labios, no muy profundo, solo posando los míos sobre los suyos, separándome de él luego de un instante siguiendo con mi sonrisa tranquila. -Itachi... te quiero... te... a-amo- dije nervioso, tanto que a mitad de la corta frase tuve que desviar la mirada para no enloquecer de amor.

Me había puesto rojo, nervioso, mi corazón había empezado a acelerarse otra vez; poco a poco regresaba mas a la realidad, sintiendo su miembro aún dentro de mi, exaltándome por ello con un leve temblor, escondiendo mi rostro en su pecho con nervios... t-tal vez había dicho una tontería, aunque después de tanto que habíamos pasado era medio difícil creer que no sería correspondido... pero era una probabilidad en fin.

-¡L-Lo digo de verdad?... m-me gustas mucho... ¡q-quiero que salgamos juntos!... pero... se que es difícil porque bueno... profesor y alumno... ehm... ¡d-de todas formas quiero estar contigo y no me retracto de ello!, ¡así que estaré detrás tuyo aunque me rechaces hasta lograr que me aceptes, ¿entendido?!- sin pensarlo había comenzado a elevar la voz mientras hablaba, no me daba cuenta de todo lo que estaba diciendo, solo salía de mi boca como una erupción, no había control ni medida en nada, solo sabía que no podía dejar de verlo a los ojos mientras decía cada palabra, avergonzándome a cada momento, impresionándome de mi mismo y... asustado claramente. No quería ser rechazado luego de haber estado juntos de esa manera, ¡quería dejarle claro que yo no estaba jugando!.
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10145

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Sáb Abr 27, 2013 10:37 pm

Cuando sintió que comenzaba a correrse fue como su mente se pudiera en blanco, era un nivel de placer que nunca antes había sentido, no era solo el terminar a nivel físico, la parte emocional era muchisimo más intensa, el gemido que soltó en ese momento le parecido que no expresaba por completo lo satisfecho que se había sentido cuando comenzó a llenar a su amante con su semilla, se dejo caer sobre el chico sin poder evitar dejarle sentir todo su peso, había sido demasiado esfuerzo para tan corto tiempo, sus pensamientos estaban embotados, aun sentía que estaba su miembro dentro de su amante pero muchísimo menos duro que antes, sus pulmones luchaban incesantemente por un poco más de oxigeno, era casi doloroso respirar en esos momentos.

Se recostó al lado del chico atrayendole en sus brazos, cuando escuho que comenzaba a hablar tan rapido le costo un poco captar todo lo que le había dicho, por eso mismo se tardo en contestar a todo lo que había dicho, sonrio y le acaricio suavemente el cabello, jugo con los cabellos dorados del chico, le dio un suave beso para calmar su nerviosismo, seguramente ya estaba pensando en volver a darle un enorme discurso temeroso de que no le respondiera.

- Tambien me gustas pequeño - sonrió por la reacción del chico, le acaricio la mejilla con su pulgar - pero no siempre soy tan expresivo, por eso te lo digo desde ahora, a veces podria potarme frio, como si no me importara, pero no quiere decir que en realidad no me importe... No se si me explico...

Miro al menor y le abrazo de nuevo, jugando con los cabellos del menor, no estaba preparado para escuchar su respuesta a eso, de esa manera habia alejado a tantas personas, siempre terminaban diciendo "no eres lo que pensaba", él solo les miraba con frialdad sin decir nada, aunque le dolieran esas palabras, jamas dejaria que le vieran lastimado como en realidad se sentia, antes muerto que eso y vaya que eso le había atraido multiples decepciones.
avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5347

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Jue Mayo 09, 2013 5:22 am

Él se veía agotado, respirando tan fuerte y con un sudor cristalino que le cubría todo el cuerpo... era como si brillase con el mínimo rayo de luz que diera a parar a él, me tenía hechizado con esa imagen tan erótica de sí que no creo haber visto jamás en ningún hombre o mujer que haya pasado por mi cama. Solo podía decirle en susurros que lo amaba, que lo quería, con vergüenza, con pudor expresados en un profundo sonrojo en mis mejillas que no le dejaba ver al ocultarme en su pecho, me sentía tan feliz pero inseguro a la vez, fueron tantas las veces que durante el acto decían amarme, y luego del mismo me dejaban... ya no tenía certezas por más que escuchase palabras dulces posarse en mis oídos.
Entre tanto afloraban nuevamente mis temores, me dejé llevar por los movimientos de mi pareja, recostándome a su lado suavemente, dejándome enterrar en sus brazos sin objeción alguna. Era cierto que no tenía certezas de nada, pero también era cierto que yo no tenía dudas con respecto a lo que sentía. Le dejé bien claro que no dejaría que se apartase de mi lado por las buenas... ya había logrado conquistarme del todo mostrándome cosas de él que no eran comunes en el instituto, ¿cómo iba a dejarlo ir luego de eso?, incluso llegué a amenazarlo con acosarle hasta ser aceptado. En un punto creí que era un capricho lo que sentía, pero no era así, para nada era así, yo estaba enamorado de él, y suelo ser perseverante con lo que quiero, e Itachi Uchiha no sería una excepción.
Lo único que realmente me estaba preocupando era su silencio tan prolongado, en un principio se veía perdido, como adormilado, por lo que decidí esperar un poquito de tiempo para escucharle, pero ya se estaba tardando demasiado, me comenzaba a sentir inquieto por eso. Era como si una pequeña voz dentro de mi me dijese "no seas tonto, no seas iluso, solo era un juego", trataba de ignorarla con fuerzas, no quería caer en mis propias inseguridades... pero a cada segundo que el silencio se extendía, se hacía cada vez mas fuerte dentro de mi. Llegaba a doler un poco, como el pinchazo de una aguja persistente, tan delicado pero notorio, se estaba volviendo tan molesto que ya quería romper el silencio con algo... pero no fue necesario que dijese nada. Una preciosa sonrisa se formó en el rostro de mi pareja, tranquilizándome instantáneamente cuando sentí sus dedos acariciar y jugar con mi cabello, entregándome al beso dulce que siguió a esos momentos.

Mi corazón se disparó en latidos bulliciosos cuando por fin escuché su voz, haciéndome enrojecer locamente, no sabía ni que decir, ni como reaccionar además de con una sonrisa tan fuerte y alegre que hacía doler mis mejillas, solo que sus siguientes frases me dejaron algo confundido. Y aunque quise decir algo no me lo permitió al instante, me abrazó con tanta fuerza contra su pecho que me impedía hablar; me dejé mimar por él un momento, se veía inquieto al hablar, no quería que se sintiese mal en ningún momento, así que también le abracé, por la cintura tratando de resguardarlo en mis brazos. -Está bien, no tienes que preocuparte por eso...- logré decir luego de unos escasos pero largos segundos en los que disfruté de su abrazo. -... sé de sobra que puedes llegar a ser muy serio y frío, y es eso mismo lo que me atrajo hasta ti...- le di un delicado beso en el pecho para hacer una pausa y respirar, mi corazón estaba como loco, definitivamente mi cuerpo no funcionaba bien en ese momento. -... en el instituto siempre te muestras frío y distante, pero aún así aceptaste venir conmigo con una sonrisa, me dijiste que me querías y que querías estar conmigo... no podría preocuparme o enojarme con la parte de ti que me gustó desde el inicio... solo no te preocupes por eso, porque yo te amo, y no importa nada más que eso, ¿si?-

Le acababa de entregar legítimamente todo mi corazón en una bandeja, abrazándolo con ternura mientras repartía delicados besos por las partes de su torso que se encontraban al alcance de mi boca.
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10145

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Mar Mayo 28, 2013 2:46 am

Notaba que su silencio le había hecho sentir nervioso, sin embargo se había esforzado por escoger las palabras correctas para lo que quería decirle, suspiro aliviado cuando el chico pareció entender lo que había deseado decirle, no quería lastimarlo nada más comenzar su relación, no sabía si decirle así, esperaba que así fuera.
Le atrajo dándole un beso largo, no se abstuvo de disfrutar de los labios contrarios, de recorrer con su lengua esa dulce y pequeña boca que ahora se le entregaba de esa manera tan sumisa y deliciosa, gruño un poco al sentir que el aire comenzaba a escasear, no deseba romper el beso pero sus pulmones exijan que terminara aquel beso, sin deseos realmente termino el contacto entre ambos.

- No entiendo como podría haberte atraído que fuera frio - dijo con una sonrisa divertida - ¿No fue solo por que era tu profesor? - le acaricio la mejilla recostándose en la cama apoyando su cabeza en la almohada - Te atrajo la idea de estudiante maestro, no me molestaría en realidad... Aunque me alegra que dieras el primer paso, yo no lo habría hecho, hubiera sido peligroso que lo hiciera, que tal si en realidad no te gustaba y solo me ganaba una queja de acoso por parte de ti.

Se acerco un poco más y le dio un pequeñísimo beso, no sabía que más hacer en esos momentos, no se sentía cansado pero tal vez el menor si y no quería exigirle más de lo que podía hacer, se estiro en la cama felinamente quitandose las tensiones de cuerpo, despues de todo habían hecho bastante ejercicio en poco tiempo, miro al rubio y le dio una serie de besos, no podía dejar de hacerlo, nunca antes se había sentido asi de feliz de estar con otra persona, ronroneo sobre los labios del chico.

- Me encanta cuando sonries, tienes un hermoso brillo en los ojos cuando lo haces - le acaricio los labios con su dedo, recorriendo tambien con la mirada el recorrido de sus dedos.
avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5347

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Mar Jun 25, 2013 4:54 am

Al parecer mi respuesta le había tranquilizado mucho. El suspiro que soltó luego de escucharme, cómo sus brazos se relajaron pero sin perder su fuerza en el abrazo, era evidente que él estaba tan nervioso como yo, inseguro, tal vez asustado por un posible rechazo de mi parte por su forma de ser, lo que menos deseaba era que se sintiese nervioso a mi lado, quería darle seguridad, por lo que ajusté un poco más mis brazos a su cintura, apegándome todo lo posible a él.
Fui besado, con una pasión y cariño que me inundó todo el cuerpo a través de mi boca, sentía un hormigueo tan dulce, placentero y excitante recorrerme desde el cabello hasta los pies, ligeros escalofríos que recorrían mi ser a la par que la lengua de mi profesor se movía junto con la mía; perdiendo la noción de todo lo que me rodease, sentirme flotar por un deseo que comenzaba a crecer en mi, codicia insaciable de devorar sus labios con mas fuerza, dejarme llevar mucho mas, no me interesaba el estar ahogándome por la falta de aire, no quería detener ese contacto tan precioso que compartíamos. Pero mi límite se acercaba rápidamente, obligándome a detenerme, casi a la par que él abandonó mis labios por, al parecer, la misma razón que yo.

Comenzó a hablarme, sonaba confundido pero no dejaba de mostrarme una sonrisa divertida y agradable, la caricia en mi rostro fue muy suave, casi como si yo fuese algo demasiado frágil, sus dedos se sentían tan amables pero fuertes a la vez, cada movimiento suyo me enamoraba mucho más. -Jeje, es sencilla la razón: me gusta tu lado frío porque es lo único que muestras en clases, aunque la verdad que pareces misterioso en vez de frío, algo que simplemente me encanta jeje...- dije sonriendo simpático, viéndolo a los ojos con mucho cariño. -... y no voy a mentirte, la idea de ese tabú me fascina... pero también me dabas mucha curiosidad como persona, quería saber cómo eras mas allá del instituto, me resultaba imposible que en realidad fueses tan serio como aparentabas...- sonreí realmente alegre en ese momento, recordando el sentimiento de curiosidad y la atracción que sentí cuando lo conocí. -Aunque si no hubiese sido así, de todas formas hubiese ido detrás tuyo...- pensé para mis adentros, colmando esas palabras con un sentimiento de lujuria bastante intenso. Pero me llamó la atención lo siguiente que dijo, el alegrarse por tomar yo la iniciativa de acercamiento y por su miedo. De verdad me dejó bastante perplejo al punto de no poder evitar demostrarlo en mi rostro. -¿Lo dices enserio?... bueno, en primer lugar yo jamás te acusaría, es más, me hubiese muerto de alegría si hubieses sido tu el primero en actuar... y realmente no sé si decirlo, pero a excepción de unos pocos chicos, la mayoría te aceptaría con gusto, chicos y chicas por igual... eres más popular de lo que piensas, Itachi....- todo lo había dicho con bastante tranquilidad, pero al empezar a relatar lo último me empecé a sentir molesto, como si notase por fin que estaba rodeado de enemigos. -¡P-Pero que no se te suba a la cabeza, t-tu eres mío, ¿ok?!- agregué con un sonrojo que apareció de la mismísima nada en mi rostro, haciendo un berrinche como un niño pequeño; me había puesto celoso de una multitud innumerable, no quería que nadie más lo viese con los mismos ojos que yo, me molestaba muchísimo.

Aunque la verdad es que me cuesta estar molesto o enfurruñado cuando me besa de la forma en que lo hizo, tan suave, tan dulce y a la vez tan fugaz, dándome ganas de más de esos besos tan tiernos. Tuve que contenerme mientras él se desperezaba, pero al instante de detenerse volvió a darme muchos besos por todo el rostro, dejándome embobado con tanto cariño y ternura; mi corazón comenzaba a acelerarse nuevamente, volvía a perderme en sus caricias, en lo tierno que podía llegar a ser, tan alejado de su imagen seria y pulcra, libre de indecencias, que mostraba en el salón de clases. Y sus palabras, ¿cómo hacía para ser tan elocuente y cariñoso casi sin esfuerzo?, mi boca se sentía caliente, sus dedos estaban tocándola con suavidad, y sus ojos parecían muy atentos a cada movimiento.
No podía dejar de mirarlo con pasión, pidiéndole a gritos en pensamientos que me besase otra vez. Le hice caso a sus palabras, mostrándole una sonrisa colmada de amor, solamente dirigida a él, tan solo para él, algo que no quería que nadie mas viese... pero solo duró un corto momento. Tomé su mano con ambas mías, comenzando a lamer sus dedos lentamente, recorriéndolos en toda su extensión, los 5, sin dejar un solo milímetro sin degustar, y más aún, sin quitar de sus ojos mi mirada deseosa, dándole un espectáculo algo interesante mientras lamía y chupaba sus dedos con esmero.

Tras unos momentos de entretenimiento dejé sus dedos en paz, haciendo que tocara mi mejilla con ellos todavía húmedos. Se me escapó un profundo suspiro, acalorado, vaporoso, mi respiración comenzaba a fallarme nuevamente. -Profe... tal vez esté abusando... pero... q-quiero hacerlo otra vez... y... esta vez de p-perrito...- dije enfocando todas mis fuerzas en no desviar la mirada por la vergüenza que estaba sintiendo en ese mismo instante, rojo como un maldito tomate, pero inundado de un calor que me llevaba a confesar mis deseos casi por instinto, y que se manifestaba abiertamente en mi cuerpo con una nueva y bastante fuerte erección que ni me molesté en tratar de esconder.
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10145

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Miér Jul 31, 2013 10:47 pm

Ese beso, ese beso sabía a gloria para el moreno, tenía un gusto que no había probado en ningún otro sitio, además la entrega que demostraba el chico a cada momento encendia su cuerpo que parecía no tener aun suficiente de ese rubio atrevido, sin embargo sus pulmones clamaban por aire asi que tuvo que cortar el beso para tomar un poco, sin embargo no se alejo mas que lo necesario para poder respirar un poco, no podía evitar pensar en lo diferente que era estar con ese chico de todas sus andanzas pasadas, todo se sentía mas correcto, no sabia de que otra manera llamarlo, ese parecía ser el lugar donde debía estar, no era como antes donde solo pensaba en salir pues la mayoría de las veces sus compañeros sexuales tenían ya parejas y el solo estaba en medio de la situación.

Se deshizo de todos esos pensamientos regresando por completo su atención al chico que le hablaba en un tono calmado, sin embargo percibia un leve dejo de celos en ciertas partes de todo lo que le estaba diciendo, por supuesto que sabía que era atractivo, no era tan inocente, sin embargo en realidad no había pensado que algún alumno se atreviera a lo que se había atrevido el chico entre sus brazos, aunque le alegraba que asi hubiera sido, sin duda él merecia la pena por el riesgo de ser descubiertos en esa relación secreta que estaban comenzando.

- Me muestro frio para que los alumnos no piensen que sere su amigo o que pueden esperar algo mas de mi – rie divertido al pensar que en realidad esa estrategia no funciono tan bien como el esperaba – Aunque eso por supuesto no te detuvo a ti, mi mascara no debe ser tan buena como yo pensaba, pasaste todas mis barreras, pero debo admitir que estuve tentado a reprobarte en ese examen por sobrepasarte con tus palabras…

Le acaricio la mejilla cuando vio su cara ante sus palabras, le atrajo dándole otro beso más lento que el anterior, deseaba conocer a fondo esa boca y descubrir que movimientos impacientaban irremediablemente a ese rubio tan candente, se separo relamiendo sus labios con deliberada lentitud mirando de nuevo a su amante.

- No tienes por que preocuparte, se que soy popular, pero no estoy interesado en ir de alumno en alumno Shizuka – estiro su mano acariciando las hebras doradas del chico mientras seguía hablando – Eso ya me ha metido antes en problemas, no por que los alumnos se quejen pero si mis compañeros… En esta nueva cuidad estaba dispuesto a no pasar por eso de nuevo, pero tu bien vales la pena para correr ese riesgo...

Spoiler:
Despues de fugazes caricias cargadas de ternura que el mismo no creía poseer, su asombro fue en crecimiento cuando el rubio comenzó a chupar de esa manera sus dedos, eran demasiado eróticos los movimientos que realizaba con su lengua, una clara invitación y una pequeña demostración de lo que su lengua podía hacer, gruño de solo pensar en esa pequeña y roja lengua en otras partes de su cuerpo, deseaba sentirlo en ese mismo instante, por supuesto su cuerpo no pudo estar mas de acuerdo con sus pensamientos pues parecía dispuesto a algunas rondas más con aquel insasiable chiquillo.

Le tomo ambas manos poniéndolas sobre su cabeza, al instante cambio por completo su semblante, todo rastro de ternura había desaparecido, solo quería hundirse en el de nuevo hasta destrozarle por completo y llenarle de su semilla, se relamio los labios del solo pensamientos mientras le recorria con descaro con la mirada hasta que sus ojos se toparon con la obvia erección de su amante.

- Vaya… eres un chiquillo con bastante energía… - bajo su mano libre acariciando con su pulgar la punta del miembro mientras sus otros dedos acariciaban el tronco - ¿de perrito?... mmm suena bien,¿ abriras tus nalgas para mi ofreciéndome ese apretado culito que tienes?...

Dejo el miembro del chico subiendo por su cuerpo, acariciándole por momentos algunas áreas que había descubierto eran sensibles en el chico hasta llegar a sus labios acariciándolos también con el pulgar impregnándolos de sus propias gotas de excitación.

- ¿Qué tal si vamos a la cocina?... – se inclina hablándole bajo y roncamente al oído – Veamos si puedo hacerte gemir lo suficientemente fuerte para que tus vecinos te oigan… Aunque ellos jamas sabran lo que es hacerte gemir asi, eres solo mio chiquillo, no se te olvide…

Sin esperar respuesta el tomo en brazos cargándolo de regreso a la cocina poniéndole sobre la encimera de la misma, mirándole evaluativamente unos momentos, para luego mirar las cosas que había en la habitación, como buscando algo, se separo unos momentos del rubio y tomo un banquillo que estaba ahí, de considerable altura.

- Arrodillate en el y pon las manos en la encimera… - sonrio impaciente – Lo haremos como me pediste… pero este es un escenario mucho mas… provocador…
avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5347

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.