Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
» Un día lleno de sorpresas /Priv. Miikan Lobelia\
Sáb Nov 24, 2018 12:09 pm por Miikan Lobelia

» ►Petición de personajes
Sáb Jun 23, 2018 11:09 pm por Xion Mitai

» ► ~Reglas Generales~ [OBLIGATORIO LEER Y FIRMAR]
Miér Jun 20, 2018 9:39 pm por Scarlett Aisaka

» ► ● Reglas de la Chatbox ● [OBLIGATORIO LEER Y FIRMAR]
Miér Jun 20, 2018 5:34 pm por Federica Astor

» You're not my order [Libre]
Vie Jun 08, 2018 4:48 am por Aella Nezhra

» Buscando para rolear mi primer rol
Jue Jun 07, 2018 11:32 pm por Aella Nezhra

» por fin llega el buen tiempo
Lun Jun 04, 2018 9:28 am por Matthew W. Clark

» ►Petición de recuperación de rango
Mar Mayo 29, 2018 5:18 pm por Claire Black

» [TRAILER] Corazón de Melón en la Universidad
Mar Mayo 29, 2018 3:48 pm por Claire Black

Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Dom Ene 06, 2013 6:24 am

Y allí estaba yo, aún vestido con la ropa que había elegido en la mañana para ir al instituto (una camisa de mangas cortas blanca, una corbata negra con una S estampada en blanco y pantalones de uniforme negros con algunas cadenas colgando del cinturón de cuero negro), sirviéndole un té a mi profesor, a Itachi Uchiha-sensei, profesor de Filosofía Griega... una materia que de por si no me gustaba demasiado... lo único que me llamaba de ella era el hombre que estaba sentado en la mesa de la cocina de mi apartamento de forma tranquila y al cual le estaba sirviendo la bebida.
Siquiera se bien como llegamos a ese momento, tan solo siento como si hubiese transcurrido todo de forma muy natural, como si no hubiese tenido que esforzarme demasiado para conseguir tenerlo en mi apartamento, en el cual vivía solo, cosa que no es un dato menor. Lo que si es cierto es que no sabía si estar nervioso, feliz, lanzarme como un animal o tener miedo; pero aún sigo pensando que fue demasiado sencillo convencerlo, o eso me parece a mi.

//Flash Back//

Esa mañana era como cualquier otra, me levanté, me balé, me cambié, peiné y desayuné. Tomé mis cosas, solo las necesarias para ese día: un par de cuadernos, unos libros de texto, mis amados auriculares, mi estuche y celular. Puse todo en mi morral y salí tranquilo en dirección al instituto, todo normal, todo tranquilo... siquiera podía imaginarme que ese sería un día bastante interesante.
Llegué al instituto sin contratiempos y a horario, teniendo la primera materia del día, Matemáticas, una de mis asignaturas preferidas ya que se me daban bien los números, había veces que mis compañeros me pedían ayuda porque no entendían, era divertido. Pero eso no fue lo importante, ni eso ni las siguientes tres asignaturas del día, sino la última de todas: Filosofía Griega.
Como siempre, en esa hora me la pasé mirando al profesor, sin prácticamente escucharle, solo viéndolo por completo hipnotizado por lo atractivo que era; debo decir que nunca fantaseé con él, no soy de tener esa clase de sueños eróticos, tan solo lo miraba y me quedaba embelesado con la mente en blanco y su imagen en medio de un salón vació en el que solo estábamos él y yo; sensei sin notarme, claro está, estaba convencido que él ni me notaba, y que si lo hacía, solo era como un alumno mas del rebaño.

Durante su clase tuve una idea descabellada. -Podría intentar seducirlo- pensé hacia mis adentros, aunque no fue la primera vez que se me ocurrió, antes no me animaba porque: o me ganaba la flojera, o perdía el interés de hacerlo al ver su indiferencia. Pero ese día estaba inspirado por alguna razón, me sentía motivado a hacerlo sin motivo alguno. -¡Hoy lo haré, hoy le insinuaré algo, tal vez tenga suerte!- pensé animadamente, incluso sonriendo de forma inconsciente.

Esa era la última asignatura del día, por lo que, cuando dio por finalizada la clase, guardé mis cosas y esperé hasta el momento en que el profesor saliera del salón, para mi suerte, lo hizo cuando todos los demás se fueron. No se si me habrá visto quedarme, aunque de seguro mi mirada sobre él le debió resultar algo pesada.
Esperé unos segundos hasta que comenzó a pretender retirarse, había pensado en hablarle cuando saliese si es que estaban mis compañeros aún, pero no habiendo nadie mas que nosotros, ¿por qué no aprovechar?.

Me puse de pie con velocidad, haciendo ruido con mi silla para sorprenderlo un poco. -¡Sensei, espere!- dije en voz alta para que me notase. Y en ese preciso momento me dio un ataque de nervios, me puse rojo por completo, no sabía que decirle, y conociéndome metería la pata hasta el fondo, por lo que intenté tranquilizarme, aunque sea algo. -Q-Quisiera hablar con usted un momento... ¿p-podría quedarse?- pregunte bajando algo la voz, mostrándome tímido, una imagen de mi que pocas veces había visto en mi vida.


Última edición por Shizuka Yurioka el Miér Ene 09, 2013 6:11 am, editado 1 vez
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10144

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Dom Ene 06, 2013 7:50 am

Aun pensaba que lo había motivado a ir a ese lugar, sin duda el chico frente a él era atractivo, ese no era el problema, sino la promesa silenciosa que se había hecho a si mismo al llegar a esa cuidad, había pagado caro en la anterior su vena seductora, pero ese menudo cuerpo que se movía ahora por la cocina estaba despertando en el ese instinto que estaba intentando enterrar.

Desde que habían llegado noto que en apariencia nadie más vivía en aquel apartamento, era un dato curioso sin duda alguna, aunque claro el numero de habitantes en una casa nunca le había impedido seguir hasta el final si eso era lo que deseaba, aunque aun en ese momento no tenia claro que esperaba el rubio de su persona.

Flash Back

Otro día más con sus "avispados" alumnos, por algunos momentos se maldecía por haber tomado ese trabajo, se enfundo en un suéter negro con unas finisimas rayas rojas a la altura del pecho y un pantalón de mezclilla del mismo color, el traje lo dejaba para ocasiones más formales, como exámenes o entrega de calificaciones, mientras iba en camino a su trabajo repaso mentalmente a que clases debía darles clases ese día, rio al recordar un grupo en especial, al menos seria un día interesante.

El primer grupo del día como siempre, más dormido que despierto, seguramente luego de que el se retirara pedirían las notas a los compañeros que habían logrado permanecer despiertos durante su clase. Fue a su siguiente clase, estaban ya despiertos para su fortuna y para no seguir retando a su paciencia que comenzaba a escasear, luego de calificar los exámenes había entendido que la mayoría no prestaban atención a sus lecciones, las preguntas podrían haber sido mas difíciles pero no había querido cargarles la mano a sus alumnos.

Al fin había llegado a la ultima hora, era un grupo interesante, no por que le prestaran una mayor atención o por que hubieran salido especialmente altos en sus examenes, se trataba en realidad de un alumno en particular, un rubio de cuerpo menudo con unos ojos bastante expresivos, aun con su experiencia le costaba bastante no ceder a las miradas del joven, podía sentir esos ojos sobre su cuerpo mientras daba la clase, estaba seguro de que el chico ni siquiera prestaba atención a lo que decía.

Aun no olvidaba la mirada que le había dedicado el día del examen, había oído decir que las miradas mataban, esta en su caso desnudaba, no recordaba otro alumno que lo mirara con tal intensidad, por supuesto había tenido otros admiradores pero no como este joven, por suerte este escrutinio constante no repercutió en su manera de dar la clase, cuando termino la clase despacho a todos los jóvenes.

No necesito levantar la mirada para sentir que aun quedaba alguien en el salón y no era cualquiera alumno esa "ese" alumno, aguardo sus cosas con normalidad, puso su morral en su hombro y se encamino a la salida hasta que escucho el rechinar de una silla moviéndose que lo hizo detenerse.

Se giro a mirar a su alumno cuando este termino de hablar, noto las mejillas sonrojadas del chico, sonrió muy suavemente, seguramente el otro ni lo notaria por su nerviosismo, retrocedió algunos pasos acercándose el rubio que se encontraba de pie pero no le miraba.

- Por supuesto joven Yurioka - dejo el morral sobre el escritorio para no cargarlo sin motivo - ¿Tiene alguna duda con respecto a la clase? ¿Algun problema con el que le pueda ayudar?
avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5346

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Dom Ene 06, 2013 7:13 pm

Realmente creí que me ignoraría, que seguiría su camino o, si respondía, diría algo como "no tengo tiempo para perder con un niño". Debo decir que, pese a mi arranque de osadía al intentar detenerlo, estaba bastante inseguro de los resultados; nunca me caractericé por ser alguien que pensase mucho lo que hacía o decía, solo me tomaba el tiempo de analizar mis acciones cuando ya las había realizado, y eso me solía traer varios problemas.
Pero bueno, por suerte lo primero que supuse fue erróneo; mi profesor se detuvo y volteó hacia mi, acercándose, no lo podía ver por los nervios pero sus pasos se oían cada vez mas cerca, no hay que ser genio para darse cuenta que estaba viniendo hacia mi, y eso me ponía mucho, pero mucho mas nervioso de lo que estaba. Comencé a pensar que tal vez no era bueno, tal vez me daría un sermón, o solo venía a excusarse de forma amable; en fin, un montón de ideas se me cruzaron por la cabeza de por qué podría ser su cercanía inminente.
Yo antes dije que no pensar las cosas me solía traer problemas... bueno, nuevamente, en este caso, me equivoqué; levanté con velocidad la mirada cuando lo escuché hablarme y aceptar quedarse un momento. Creo que si fuese mas insensato de lo que era, hubiese saltado en mi lugar gritando feliz "¡¡Genial!!", pero si, algo de sensatez y cordura tenía, algo que agradezco con todas mis fuerzas. Me limité a mirarlo sorprendido, incrédulo de que realmente se quedase... pero ahora tenían un pequeño y diminuto problema: ¡¿Qué carajo le decía?!. Todo hasta el momento había sido un mero impulso, una molesta traición de mis neuronas que me hacían hacer cosas que no tenía idea alguna en que desembocarían.

En los cortos segundos que él hizo una pausa en sus palabras, creo que habré pensado dos millones de excusas para decirle, pero ninguna me convencía, y la mayoría tenían que ver con algo así: "profesor, venga a mi casa". ¡Demonios, soy un completo desastre!, ¿cómo es que no se me ocurre nada?, ¡Escucha cerebro, tu me metiste en esta, tu me sacas, ¿entendido inútil?!- pensaba internamente en una guerra entre las ideas de "salir corriendo" y "lánzate como un loco". Lo genial de todo esto es que solo duró unos pocos segundos, ya que luego sus preguntas me sacaron de todo apuro posible. -¡Claro!, ¿cómo no lo pensé?, puedo poner como excusa su materia- pensé sonriendo inconscientemente, cambiando sin darme cuenta mi mirada nerviosa a una completamente alegre y simpática, dedicándole esa nueva expresión a mi profesor. -¡Si, si, es eso justamente!- le dije directo, comenzando a acercarme a él, nuevamente transformando mis sonrisa dulce en una no tanto, ahora parecía mas la de alguien con intenciones dobles, una sonrisa bastante maliciosa.-Tengo algunas dificultades don Su materia...- mencioné mientras quedaba a pocos centímetros de distancia de él, mirándolo fijo a los ojos con esa mirada atrevida que me caracterizaba en ciertos momentos. -... ¿no me podría ayudar a despejar mis... "dudas"?-

¡Dios santo, me sentía un demonio!, mas porque en esa última frase le lancé una mirada fugaz a todo su ser, culminando en sus ojos, esos ojos negros que me hacían perder mas de cinco clases al mes. Y como si fuese poco, cuando lo miré, no tengo idea de por qué lo hice, me relamí los labios sin quitarle la mirada de encima. La verdad que en ese momento los sentía bastante secos, pero creo que lamerlos en ¡Ese Preciso Instante! no fue una de mis mejores tácticas... o si, tal vez si lo fue, quien sabe, no tenía idea de los gustos de la persona parada frente a mi, tal vez le llegaba a atraer, y si lo hacía... bueno... luego vería que podía hacer.
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10144

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Dom Ene 06, 2013 9:19 pm

Antes de girarse había pensado en seguir su camino o simplemente responder algo e irse, sin embargo ahí estaba regresando sobre sus pasos a mirar al chico que aun no le devolvía la mirada, no pudo evitar curvar una sonrisa pues casi podía ver el cerebro del chico trabajando en que decirle, seguramente su plan terminaba luego de hablarle pero no había pensando en que pasaría si decidía no irse.

Le observaba mientras el rubio aun meditaba lo que le diría, cuando terminaban las clases le observaba a veces y notaba que estaba portándose nervioso, afuera en los pasillos era ruidoso, alegre, el alma del grupo donde estuviera y ahora estaba ahí hecho un manojo de nervios, no pudo más que felicitarse por causar tal reacción, podría haberle mencionado el asunto de los examenes puesto que el rubio no era de las más altas calificaciones y como serlo si solo le observaba moverse por el salón, sin prestar atención alguna a lo que decía.

Se alejo unos pasos recargándose en el escritorio, al parecer el chico aun no decidía la manera de seguir con aquella conversación, le repaso lentamente con la mirada, noto por que algunos se morian por compartir algo con aquel joven, tenia un cuerpo bastante atractivo, su cara era igualmente armoniosa y atractiva.

Casi salto al escucharle tan entusiasta de repente, parecia como si hubiera tenido una especie de revelación mientras el aun le estaba mirando, noto como se acercaba a él, algo había cambiado en ese segundo, ya no era ese manojo de nervios, si aun los sentía estaba escondiéndolos muy bien pues solo notaba un seductor joven acercándose a él en esos momentos.

Se paso un mechon de cabello detras del oido antes de contestar, ahora notaba claramente las intenciones del joven, pero dos podian bien jugar ese juego y el tenía una ligera ventaja por el momento.

- ¿Como podría no tenerlas joven Yurioka? - dijo con voz suave y aterciopelada, muy diferente al tono que usaba para dar clases - Si noto su mirada sobre mi durante toda la clase, estoy seguro que a sus oidos no llega ni media palabra que digo.

Se incorporo de su improvisado asiento quedando unos cuantos centimetros arriba del joven, curvo una sonrisa que solo unos cuantos conocian.

- ¿Qué es lo que tanto le fascina que no deja de mirarme? - su dedo indice recorrio su propio labio inferior recordando el gesto que el rubio acababa de hacer - Si no había dicho nada antes era para no incomodarlo, sin embargo veo que... No estaba equivocado en sus intenciones...

Seguramente el chico no esperaba esa clase de respuesta, sin embargo, no le gsutaba perder el control durante alguna situacion y por otro lado el sonrojo del joven delante suyo le resultaba sin dudas atrayente, que mejor que hacerlo surgir de nueva cuenta.
avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5346

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Lun Ene 07, 2013 1:28 am

Uchiha-sensei pareció sorprenderse con mi cambio de personalidad tan drástico, se le notó un pequeño sobresalto en la mirada, nada extraordinario, pero me había resultado entretenido en el momento. Hubo un movimiento que me sedujo bastante aunque él no lo notase, pasarse su cabello por detrás del oído me dejó medio atontado, y más con esa expresión maliciosa que lo hacía ver tan sensual; antes no la había visto, por lo que deduje que no era algo que a sus alumnos o compañeros de trabajo le mostrase habitualmente, y con ese solo pensamiento, puse sentir un creciente ego dentro de mi. Había logrado ver una expresión de sensei que pocos ven en un ámbito normal, eso le hacía bien a autoestima.
Lástima que la sonrisa maliciosa que yo estaba mostrando se me borró en un segundo tras sus palabras, volviendo a sonrojarme, pero esta vez con fuerza y bastante vergüenza; me había descubierto fácilmente y, aparentemente, desde ase rato que sabía que lo miraba con insistencia. Me dijo claramente que notaba mi mirada sobre él... y como para no, si hasta creo que lo tocaba con los ojos; pero no tuve tiempo a responderle nada, cuando se despegó del escritorio en el que se había recargado cómodamente y quedó a pocos centímetros de mi, tan solo quedé sin habla viéndolo desde abajo, aunque la diferencia de estatura no era demasiada, tenía que levantar los ojos para poder verlo a la cara... eso era un poco humillante, pero no tenía otra opción, en unos años si creía mas se lo remarcaría, pero en el momento solo podía aceptarlo.
Sus siguientes palabras me molestaron un poco, ¿estaba bromeando o qué?, además que me hacía poner nervioso acercándose tanto a mi, dejando tan poca distancia entre nuestros cuerpos... dejándome verlo de cerca... teniéndolo tan a la mano... sintiendo su ser casi pegado a mi... ¡demonios!... además de eso me preguntaba tal cosa... este tipo no se si me hacía enfadar o me volvía loco de excitación, estaba casi en mi límite y siquiera habíamos hecho nada, ni sabía si íbamos a hacer algo en primer lugar, pero su sola presencia junto a la mía, en un salón vacío despertaba ciertos instintos en mi.

-¡N-No es mi culpa que usted sea tan guapo!- dije, o mejor dicho, se lo medio grité en la cara sin poder aguantar mas, o lo decía o explotaba, y no quería explotar. -¡Es su culpa que lo mire tanto!, ahí, mostrándose todo el tiempo... sus expresiones, sus palabras, el tono de su voz, su cabello, sus ojos, sus manos, su piel, ¡incluso esas marcas en su cara!... si busca razones de por qué lo miro, busque un espejo y véase en él, tal vez así lo entienda mejor...- durante todo esto me mostré enfadado, con las mejillas infladas, todo rojo, alterado, todo una máscara para encubrir mis nervios y vergüenza, incluso a mitad de frase dejé de mirarlo y desvié mis ojos hacia la izquierda, tratando de no verlo para poder seguir con mis palabras... si lo seguía mirando a los ojos podría haberme derretido en cualquier segundo, ¡y no soy ningún helado para andar derritiéndome!.

Sabía que yo había iniciado el "ataque", pero ese profesor frente a mi parecía entusiasmarle la idea de una pequeña batalla por el dominio de la situación, y si era eso lo que buscaba, entonces le daría algo de pelea, siempre y cuando consiguiese mis propios objetivos claro está, y además era entretenido pese a mis nervios... si, me pareció buena idea continuar con ese juego por un rato más.
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10144

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Lun Ene 07, 2013 4:30 am

Noto como la sonrisa seductora del joven se borro paulatinamente, como había pensado en realidad no había esperado que le dijera eso, pero era imposible no notar las miradas que desde hace semanas le dirigía el menor, el sonrojo quedaba bien en las mejillas del chico, aunque no parecía muy feliz en aquellos momentos, pensó que se debía a los centímetros que le sacaba ya de pie mostrando su altura al completo.

La expresión del joven volvió a cambiar dejandole intrigado por la transformación, si bien el joven intentaba hacer que soló notara su molestia, él notaba que otro sentimiento mucho más interesante estaba debajo de esa molestia aparente, se relamió el labio inferior lentamente, pues noto la turbación que le causaba al joven.

Abrió los ojos un poco más por el asombro que le acusaron las palabras de rubio, podía escuchar el aumento en la voz del rubio a cada palabra, iba replicar algo pero considero que lo mejor era dejarle terminar, sin duda le sorprendió tal afirmación, jamás habría pensado que le dijera eso tan directamente y con tanta vehemencia.

- Así que... ¿te parece que soy guapo? - fingiendo un poco de sorpresa, como si en realidad no se supiera consciente de su propio físico - Mostrándome todo el tiempo... Lo dices como si fuera una zorra cualquiera del barrio rojo.

Se acerco un poco más al rubio, con su pulgar acaricio el mentón del menor curvando una sonrisa indescifrable, esa descripción tan minuciosa que le había hecho le hizo notar que en verdad el rubio le observaba, tal vez más de lo que el mismo había pensado.

- Estas jugando con fuego.... Aunque seguramente ya sabes que podrías salir abrazado por completo - soltó el mentón del menor estudiando la fisonomía del chico, esos labios sonrosados, comenzaba a preguntarse por el sabor que tendrían.

- Sin embargo, decías tener dudas sobre mi materia... ¿o solo deseabas quedarte a solas conmigo?- sabía que esas palabras le desconcertarían, más por que segundos antes parecía que estaba por empotrarle contra el escritorio y asaltar esos juveniles labios.
avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5346

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Lun Ene 07, 2013 5:25 am

No lo miré por un buen rato, me daba vergüenza luego de todo lo que le había dicho... y ahora que lo pienso... ¡¿Cómo demonios hice para decirle todo eso?!, se que soy directo, que no me gusta guardarme nada y que prefiero decir la verdad a quedarme callado, pero todo tiene sus límites, le había dicho todo lo que me atraía de él... quiero decir, un poco mas y me faltó decirle que me gustaban sus pestañas. Por fuera me veía sonrojado y molesto, pero por dentro estaba hecho un manojo de nervios, sentía que mi corazón era una bomba de tiempo, latía con demasiada furia, un poco mas y me daba algo.

Por parte de él, se quedó callado un rato, un rato que me parecieron quinientos años. -¿Es que no piensas decir nada?, ¿luego de todo lo que dije no dirás nada?... profesor del demonio, ¡di algo!- pensaba apretando las manos sin mirarlo, de verdad que estaba nervioso, y quería deshacerme de esos nervios cuanto antes.

Lo malo es que preguntó si me parecía guapo, ¿No se lo había dejado bien clarito antes?... me iba a dar algo, definitivamente me daría algo si me volvía a preguntar algo así, no quería tener que decirle otra vez todo eso, era demasiado vergonzoso, no lo soportaría, si me pedía que lo re-confirmara saldría corriendo del salón sin decir nada.

Pero lo siguiente que dijo me hizo sentir bastante mal... ¿lo ofendí?, ¿lo que dije le molestó?. Al oírlo le clavé la mirada en el rostro, viéndome preocupado, angustiado, tenía miedo de hacerlo enojar. -¡P-Perd..!- quería disculparme con él si lo había hecho enojar, no quería que se molestase, nunca lo había visto molesto antes, no tenía ganas de descubrirlo, pero no pude seguir hablando. Su dedo posó en mi mentón, mostrándome una sonrisa que me provocó un sin fin de cosas dentro de mi: nervios, miedo, vergüenza, fascinación, excitación, y así podría estar todo el resto del día enumerando las miles de cosas que pasaron en mis adentros al verlo.

Sus siguientes palabras me llamaron la atención, "jugar con fuego", a mi deberían llamarme pirómano por las incontables veces que jugué con esa cosa roja ardiente. Lo único que esa frase provocó en mi fue una sonrisa traviesa que hizo volar todas las anteriores cosas que dije, ¿por quién me estaba tomando?, jugar con fuego, eso es juego de niños para mi.
Reafirmé mi sonrisa con lo siguiente que dijo luego de soltarme el mentón, ¡cierto, su materia!, había olvidad por completo el tema con todo lo que estuvimos "charlando".

Le seguí mirando pícaro, decidiendo tomar un poco la iniciativa yo. -Es verdad, tengo algunas dudas- puse las yemas de los dedos de mi mano derecha sobre el pecho del querido profesor, empujándolo contra su escritorio lentamente. -Pero es una lástima que el horario de clases haya terminado- acerqué mi rostro al suyo, mas precisamente mis labios a los suyos, manteniendo mi sonrisa y mirada a todo instante. -¿Qué le parece darme unas pequeñas clases particulares en mi casa?- dije pícaro, atrevido respirando lentamente en su boca. -Así podría "jugar con fuego", como usted le dice- culminé con un susurro seductor sobre su boca, dándole un pequeño beso en la misma, uno muy suave, casi parecía un rose, uno tentador que esperaba despertase algo en mi profesor, algo que no fuese un grito, sermón o suspenso en su materia durante el resto de mi vida en ese instituto.
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10144

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Lun Ene 07, 2013 7:00 am

El silencio había sido bastante extenso, los dos en apariencia estaban reordenando sus cartas para el siguiente movimiento, el moreno al menos por su parte estaba esperando lo que dijera el menor, estaba consciente de que el cambio de conversación así como la insinuación del fuero debieron traerle un pequeño shock al menor.

Notaba en su mirada que esperaba algo más, sin embargo no iba a ceder tan fácil, llevaba más años que el menor jugando esos juegos, con tipos de personas diferentes, el sin duda no era un maestro solo en sus clases, era un maestro también en ese tipo de "artes", pero por supuesto eso era algo que el menor no sabía y él no pensaba desvelar tan rápido todas sus habilidades, sería un derroches sin motivo.

Creyó escuchar un intento de disculpa, seguramente se debía a su frase sobre el barrio rojo, rio para sus adentros, en las circunstancias adecuadas a el no le molestaba ser una zorra, aunque en esos momentos estaba más interesado en observar al menor delante suyo, cuando le toco el mentón no fue un movimiento descuidado, el sabía cuando y donde tocar, la duración de la caricia también era importante sin duda.

Bajo la mirada cuando sintió la mano del menor sobre su pecho, al parecer si estaba dispuesto a jugar con fuego sin importar las consecuencias de ese juego, muy bien, jugarían con fuego, alzo la mirada al sentir que el chico rompía la escasa distancia que ya les separaba, sentía el calor de los labios de él contra los suyo, ya no podía verlos pero si sentirlos, por mucho era de los chicos mas atrevidos que había conocido, no pudo evitar alza una ceja ante la descarada proposición, sin duda habría pensado que todo terminaría en un simple beso robado pero una vez más había subestimado al menor, aunque el beso si había llegado, el contacto le resulto tan escaso que no pudo confirmar si en verdad los labios del chico eran tan suaves como parecían.

- El deber de un maestro es ayudar a sus alumnos, aunque las horas escolares hayan terminado ¿no le parece?- tomo la mano del menor que aun seguía en su pecho, la subió a la altura de sus labios y mordió ligeramente el dedo indice del chico antes de soltarla.

- No debes confundirte jamás... Yo siempre tengo el mando, aunque parezca lo contrario - se incorporo del escritorio - El arte que tu a apenas estas perfeccionando ya es una segunda naturaleza para mi.

Se inclino acercandose al oido del menor dejandole sentir su aliento, su voz espesa, incitante, caliente y sensual - Pero es posible que deje que juegues un rato con fuego, veamos que tanto calor soportas en realidad....

avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5346

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Lun Ene 07, 2013 7:44 pm

Yo realmente esperaba un rechazo de su parte, creía que, pese a sus palabras de antes, solo estaba pasando un rato el tiempo porque le había resultado divertido el ver como un alumno le tiraba los perros. Pero al parecer me equivocaba, su reacción fue muy favorable a mis pretensiones, mostrándose interesado en mi propuesta, incluso tomando la mano con la que lo empujé mordiendo mi dedo índice; esto me generó un pequeño escalofrío placentero, que me hizo sonrojar pero aún mantener mi sonrisa pícara notando su interés en mi.
Ushiha-sensei me siguió el juego de "las clases", parecía que le gustaba la idea de enmascarar lo que podría pasar con un simple apoyo escolar, y por si fuera poco, me dejó bien claro que él tomaría el control, presumiendo de su experiencia en lo que él llamaba "arte". Esto solo me hizo soltar una pequeña risita nasal de forma traviesa, ¿de verdad me estaba tomando por un inexperto?, ya tendría tiempo de demostrarle de lo que era capaz, no iba a permitir que menospreciara mis habilidades.

Mientras hablaba y yo lo miraba y escuchaba atentamente, se separó del escritorio, esta vez acercándose a mi oído y susurrándome con una voz tan placentera, tan sensual, tan estimulante, que permitiría que jugase con fuego. Sin poder evitarlo se me escapó otra risa traviesa en su oído, y, aprovechando su cercanía, pasé mis brazos por debajo de los suyos, dándole un corto abrazo impidiendo que se alejase por el momento. -Jeje... no tiene que darme permiso... de todas formas iba a hacerlo...- le susurre seductor, con una voz por demás provocativa, lamiendo con la punta de la lengua y con casi un roce su oído izquierdo, dejándolo algo húmedo. -Y le pediré que no me subestime... yo no seré experto... pero aprendo muy rápido- de su oído pasé a su cuello lentamente, mordiéndolo con lentitud. -No tema enseñarme cosas nuevas, sensei- culminé resaltando con una voz excitada la última palabra.

Estaba decidido, ya estaba completamente asegurado que él me seguiría, ninguna de sus palabras eran rechazos, y yo ya estaba casi en mi límite por culpa de su voz tan deseable, tan seductora... ¿por qué tenía que seducirme tan bien?, no era justo.

-Neh sensei, si nos quedamos mas tiempo puede que otro profesor nos descubra... ¿vamos?- pregunté abrazándolo aún, pero en realidad no le di tiempo a responder, pensar en que nos descubriesen no fue algo muy agradable, por lo que directamente tomé su morral, se lo di, lo tomé de la mano y lo arrastré fuera del salón... y aunque digo "arrastrar" es solo porque me pareció apresurarme, pero él no se resistió para nada.

Salir del instituto fue casi una odisea, a esa hora los profesores aún estaban, por lo que tuvimos que disimular un poco, tuve que soltar su mano, cosa que no quería, sentía que si lo hacía saldría corriendo y se me escaparía; pero tuve que aguantar, solo sería un rato... luego podría tocarlo mas si quería.

//Fin del Flash Back//

Y así llegamos a como estábamos, él sentado a la mesa de mi cocina y yo sirviendo un poco de té en la taza que le había puesto enfrente. Mi corazón latía con mucha fuerza, incluso me temblaban un poco las manos, me había sorprendido no derramar ni una gota de té en la mesa ciertamente. Pero tenerlo a él en mi casa, solos, luego de estar así en el colegio... no era algo que me dejase muy tranquilo, no por molestia, sino porque no sabía como retomar lo anterior; las cosas se habían enfriado bastante en el camino hasta mi apartamento; vinimos casi sin cruzar palabras, y cuando por fin llegamos, lo único que se me ocurrió decir fue "¿q-quiere tomar un té?".

-¿No se me pudo ocurrir algo mejor?, ¡ahora no se como continuar!- me replicaba a mi mismo en pensamientos sollozos.

Solo rogaba que el profe se diera cuenta de que no sabía por donde comenzar, sería muy conveniente que el tomase la iniciativa, después de todo dijo que era un experto, si tan experto era, que me lo demostrase y me sacase de esa situación que ya me estaba comenzando a poner histérico.
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10144

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Lun Ene 07, 2013 9:48 pm

Antes de soltar la mano del menor noto el estremecimiento del joven por su pequeña mordida, la sonrisa no se había borrado de sus labios pero estaba seguro que el nerviosismo aun estaba presente en el chico, no dijo nada sin embargo, debía dejarlo pensar lo que recién le había dicho y vaya que le había dicho cosas.

La risita denotaba que seguramente no conocía todas sus habilidades, pero por otro lado el tampoco conocía las suyas y con eso se sumaban los años que le llevaba de ventaja, ronroneo por lo bajo al oír esa risa sobre su oído, al parecer su metáfora sobre jugar con fuego le había gustado más de lo que estaba admitiendo.

Sintió los brazos del menor rodeandole, el bajo una de sus manos dejándola tranquilamente en la curva de su espalda, casi en el nacimiento de los glúteos del chico, sino quería que se alejara, no iba a alejarse.

- Sin duda necesitas mi permiso - gruño dejandole notar su excitación debido a la caricia en su oído, ese mocoso había tenido suerte encontrando uno de sus puntos sensibles - Tal vez te enseñe algunas cosas, si es que en verdad eres un buen alumno.

Alzo la mirada por lo dicho por el rubio, era verdad, pronto comenzaría otra clase y ese salón ahora vació se llenaría de personas, lo peor podría llegar algún maestro, entonces si tendría problemas por estar en esa situación con un alumno.

Lo que paso después le resulto rápido, casi borroso, tomo el morral que el chico le tendía por instinto y se dejo guiar con inusitada docilidad, sentía la calidez de la palma del chico sobre su mano, le miraba la espalda mientras eludían a las personas que iban por los solitarios pasillos, sin embargo necesitaron soltar sus manos pues era más riesgozo que los descubrieran de esa manera.

Por un rato miro su mano extrañando la tibieza de la mano del chico que ahora caminaba rápidamente delante suyo, saludo con disimulo a las personas con las que se cruzo, siempre manteniendo el semblante usual que mostraba en el colegio.

>Fin del Flash Back<

Y ahora se encontraba de nuevo mirando a ese joven atrevido que ahora un parecia un cervatillo temeroso de su cazador, dio un pequeño sorbo al té que le había ofrecido con algo de torpeza, al parecer el camino le había avivado el nerviosismo, ladeo un poco su cabeza sonriendo ligeramente divertido, sabía que ahora debía moverse sin embargo mirarle tan nervioso por su sola presencia le resultaba bastante entretenido.

Dejo el té a un lado y se levanto con elegancia de la silla, sus pasos distaban mucho de los que usaba en el colegio, estaban en otro tipo de territorio ahora, ahora era el momento en que podía dejar salir a ese ser que había estado encerrado por semanas y ahora lo dejaría salir a "jugar".

- ¿Me trajiste hasta aquí para beber el té? - comento con un tono divertido mientras caminaba hacia el rubio - Pensé que tenías dudas sobre mi materia... - ronroneo al tiempo que acorralaba al menor en la barra de su cocina.

Paso su mano lentamente desde el pecho del joven hasta su cintura dejándola ahí, emanando un suave calor que sabía transpasaria poco a poco la tela de su ropa, alzo una ceja con aire divertido, mientras se inclinaba sobre el joven.

- Los griegos pensaban que los hombres mayores podían transmitir su conocimiento a los jóvenes por medio del sexo... ¿interesante teoría no te parece? - se relamió lentamente el labio inferior al tiempo que su dedo indice encontraba una pequeña tira de piel descubierta y la acaricia como al descuido.
avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5346

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Miér Ene 09, 2013 4:57 am

Uchiha-sensei parecía divertirse al verme tan nervioso, sin saber que hacer, en un momento que me estaba enloqueciendo por dentro al tratar de encontrar la mejor forma de avanzar para retomar lo anterior. Por supuesto que él no podía saber lo que yo pensaba, era ilógico imaginar que si podía... pero la forma en la que me veía me hacía dudar, sus ojos estaban fijos en mi, atento a mis movimientos, hasta parecía estar esperando que hiciese algo... me sentía presionado, demasiada presión en mis hombros, hasta me sentía mareado por tanta confusión que sentía.
La forma en que dejó la taza y se levantó me estremecieron, dándome un gran escalofrío que recorrió todo mi cuerpo. Levanté la mirada rápidamente hacia él, lo vi acercarse a mi con un paso firme y seductor; sus ojos demostraban un vigor que jamás había visto en mi vida, incluso me asusté un poco, retrocediendo a cada paso que él daba. Comenzó a reclamarme por la razón por la cual lo llevé a mi casa, ciertamente en ese momento también me lo preguntaba, hasta el momento, desde que llegamos, no hice nada provocativo con él, me sentía patético. Aunque no tenía tiempo para distraerme, mi sensei se estaba acercando a mi y no podía descuidarme mucho.
Lo malo fue que si lo hice, me descuidé por completo, no fui consciente de mi entorno y terminé por acorralarme a mi mismo entre la barra de mi cocina y él, que por supuesto no dudó en aprovechar la situación y encerrarme por completo.

-S-Si que tengo dudas... este...- quería poner excusas, me sentía muy nervioso en ese momento, e Itachi no hacía mucho para tranquilizarme... tocándome de esa forma tan lujuriosa, acariciando mi pecho hasta posarse en mi cadera... sentía que el ambiente había cambiado por completo, siquiera sabía como devolver el ataque, me sentía su presa y no tenía ni idea de como cambiar la situación. De pronto salió con una teoría sobre los griegos que me descolocó un poco en su comienzo. -Momento... ¿se tomó enserio lo de las clases particulares?- pensé confundido.

Pero cuando terminó su frase no pude evitar sonrojarme con fuerza, además que había acortado mas la distancia entre nuestros cuerpos y había comenzado a tocar un poco mi piel directamente con un dedo... incluso la forma en que relamió su labio... buscaba incitarme a toda cosa... y por dios que lo estaba logrando.
Sin poder evitarlo, mi expresión tímida y temerosa pasó a ser una muy atrevida, maliciosa y muy, muy erótica, mostrando en mis ojos todo mi deseo hasta el momento oculto, relamiendo mis labios como si estuviese en presencia de algo delicioso.

Levanté lentamente mis manos y las pasé por debajo de los mechones de cabello que enmarcaban su cara, tomándolo delicadamente de sus mejillas para acercarlo lentamente a mi rostro, haciendo que nuestros labios se tocasen en un leve roce que no alcanzaba a considerarse un beso. -Si... realmente interesante...- le susurré lentamente para hacerlo desear mi boca a cada movimiento. -... pero no la llego a comprender muy bien, ¿no podría explicármela de formas mas... "práctica"?- finalicé con mis ojos deseosos clavados en los suyos, lamiendo su boca con lentitud y pasión inimaginables.
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10144

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Miér Ene 09, 2013 6:01 am

Ese incomodo silencio le dejo examinar al menor más detenidamente, un joven apuesto sin duda, también su tipo, además con facetas que le dejaban tanto fascinado como asombrado, no creía haber conocido antes a alguien que pudiera ser tan diferente de un momento a otro y menor alguien tan joven, todos los mocosos que se le habían llegado a ofrecer alguna vez eran torpes e ignorantes de como seducir realmente a alguien, les seguía el juego un momento pero siempre terminaba aburriéndose de ellos, pero este chico había sabido despertar un verdadero interés.

Mientras se acercaba a él estuvo por soltar una sonora carcajada, el menor le dejo ver lo nervioso que sus movimientos le ponían, sin embargo acallo cualquier sonido, no debía arruinar el momento, en esos era un felino y el chico frente a él era su presa, una presa que le había llevado a su propia madriguera, el solo pensar que estaban solos le hacía actuar con mayor libertar sabiendo que nadie les interrumpiría.

Se relamió el labio inferior al notarle acorralado, "Se ve delicioso" pensó como si el rubio se tratara de uno de esos postres que tanto le gustaban comer a todas horas, noto su confusión al hablar de su clase, pero no le presto atención, el calor que le dejaba sentir ese pequeño pedazo de piel bajo sus dedos era tentador, era como si le llamara, le invitara a descubrir más de esa cremosa piel y besarla, morderla y adorarla como lo merecía.

Cuando la su expresión cambio, supo que el juego seguiría un poco más y el adoraba jugar, de repente noto la misma mirada que seguramente él le estaba dirigiendo al rubio frente a él, sentia el calido e invitante aliento del chico sobre sus labios, se sentian tersos, tentadores sobre los suyos pero sin anular por completo la distancia que les separaba.

- Los jóvenes con lo que me he topado... - respondió al tiempo que su pulgar se colaba en la ropa del joven acariciando el hueso de su cadera - No han sido dignos de recibir ese tipo de sabiduría...

Una de sus piernas se adelanto colocándose entre las del rubio, sonrió con suficiencia sin ceder a los deseos del rubio por que tomara sus labios, "Aun no" le dijo con la mirada al tiempo que su mano bajaba dejando la caricia y recorría lentamente el muslo del joven por la parte interna.

- ¿Crees merecer recibir esa sabiduría? - sus ojos resplandecían luciendo un inusual tono rojizo, que al igual que otras cosas en ese cuarto pocos habían podido apreciar.
avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5346

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Miér Ene 09, 2013 6:44 pm

Él me escuchaba atento mientras le decía todo con una voz mas que sugerente; moría porque tomara mis labios en un beso apasionado, quería saber si era un buen besador, si realmente podría derretirme con sus habilidades o si era solo puro alarde en una fantasía de un ego enorme.
Mientras me respondía contándome un poco de lo que otros habían intentado y no lograron, comenzó a tocar mi cadera con su pulgar; ese contacto, tan simple y delicado, hizo que un dulce suspiro se escapase de mi boca. Rogaba porque me tocase mucho mas, que me acariciara, que hiciese lo que desease con su dulce alumno; luego metió una de sus piernas entre las mías, separándolas para luego tocar mi muslo, muy, muy cerca de "ese" lugar, el cual había comenzado a sentir extraño desde ase un buen rato. Su forma de actuar para conmigo estaba teniendo un efecto muy fuerte en mi, me sentía algo adolorido, aprisionado, quería ser tocado lo mas rápido posible, pero mi querido sensei parecía estar haciéndome una prueba de aptitud para descubrir si realmente era digno de poder recibir esa clase de trato por su parte, su mirada misma me lo decía, quería seguir con el juego... y la verdad era que yo ya quería pasar a una "clase" mas intensa.
Sin perder la distancia entre nuestros rostros, solté sus mejillas y mandé mis manos a investigar por debajo del sweater negro que llevaba puesto, desabrochando por debajo de él su camisa y, de forma completamente descarada, tocando su torso directamente con mis manos mientras que en mi rostro se reflejaba una mirada en extremo lasciva y deseosa, ahora atraído por ese increíble tono rojizo que sus ojos mostraban, era algo maravilloso, simplemente adoraba como le quedaba el rojo a este individuo.

Lamí sus labios nuevamente, me había gustado mucho probarlos, y lo haría las veces necesarias para lograr que él me devolviese el gesto o me diese un beso. -Realmente no creo ser merecedor de tal privilegio...- le dije con una sonrisa maliciosa. -... pero el deber de un filósofo es enseñar sus sabiduría a quien lo necesite... ¿no le parece?-

Luego de decir eso, y ya que tenía mis manos por debajo de su ropa, aproveché la posición para voltearnos y dejarlo a él arrinconado contra la barra, levantando hasta la altura de sus tetillas el sweater, dejando su camisa abierta y torso semi-desnudo al aire, el cual besé con ternura, haciendo un recorrido de besos delicados desde su ombligo hasta el borde de la prenda negra. Ya con el simple tacto podía deducir que tenía un cuerpo bien trabajado, pero al verlo y besarlo mis instintos animales afloraron por completo, moría por morderlo, dejarle marcas en esa piel maravillosa y deliciosa que tenía.
Al llegar a la altura de sus tetillas me detuve, lo hice con lamento, ya que deseaba lamerlas y mordisquearlas hasta el hartazgo, pero debía esperar su aprobación. Levanté la mirada, fijando mis ojos en los suyos, en esos orbes rojos que me dejaban hipnotizado, sonriéndole excitado con la respiración agitada y enteramente sonrojado.

-... Y por si no se nota... me urge una clase intensa de sus "conocimientos"... sensei- dije en continuación de mis anteriores frases, con la respiración entrecortada. Mi boca temblaba, quería rápido quitar las prendas que molestaban en mi camino de besos, deseaba su aprobación, deseaba sus caricias, deseaba todo en ese preciso instante... y la verdad era que había comenzado a pensar que ni su rechazo me detendría, estaba dispuesto a llegar hasta el final con él.


Última edición por Shizuka Yurioka el Sáb Ene 12, 2013 7:28 am, editado 1 vez
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10144

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Miér Ene 09, 2013 11:44 pm

Ese suspiro le resulto incitante, por fin el chico comenzaba a dejarse llevar por sus caricias, no es que antes le hubiera estado rechazando pero ahora por fin le dejaba escuchar lo que le estaba haciendo sentir en esos momentos, por el momento era una buena recompensa a ese juego que estaban llevando.

Sintió esas manos explorandole por debajo del suéter que llevaba, le sonrió permitiendole seguir con esa exploración, se ondeo contra esas manos sintiéndolas frescas y avidez de recorrerlo todo lo que le permitiera, el por su parte no dejo sus manos quietas, las alzo posicionandose en sus caderas, el hueso en ambos lados de sus caderas sobresalía de manera bastante caliente, dejo sus pulgares ahí recorriendo el hueso luego subiendo poco a poco sintiendo las pequeñas curvas del cuerpo del rubio.

- Eso estamos por averiguarlo... ¿No te parece? - esos labios, los deseaba sobre los suyos, sobre su cuerpo y más abajo, seguramente era una experiencia inolvidable, pero aun no estaba dispuesto a ceder, tenía que ser el menor el que acabara asaltando sus labios, para luego dominarle dentro del beso.

Le permitió tomar el control, se recargo en la barra, y puso sus manos sobre esta dándole espacio para que siguiera con su exploración, se relamió lentamente el labio inferior asegurándose de que el chico notara su gesto, al verlo detenerse vio su oportunidad, retomo las posiciones anteriores, subió al chico con facilidad a la barra dejandole justo en la orilla. Sus movimientos fueron lentos, notaba la ansiedad del chico y eso le incentivaba a volverle aun más loco por sus caricias, por sus besos.

La playera salio rápidamente, la lechosa y rica piel del chico salio a la vista, se bebió esa visión, se inclino mordiéndole el cuello sin mas preámbulos, desde hacía tiempo quería probarlo, de inmediato sus dientes atraparon esa piel, al minuto siguiente lamió el lugar que había lastimado, se alejo saboreando aun en su lengua la piel del chico.

- Es como leche fresca - se paso el pulgar por los labios - Quiero beber aun más de ella...

Dejo los labios del chico de lado deliberadamente, le haría rogar por un beso suyo, su lengua y sus labios se transformaron en herramientas precisas para arrancar jadeos del rubio, siguió hasta los pezones del chico tomándolo con sus labios, sus dientes enroscaron el pequeño botón y le torturo con sensualidad sintiendo como se endurecía bajo sus atenciones.
avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5346

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Lun Ene 14, 2013 5:52 am

Claro que sensei no se quedaría quieto sin hacer nada mientras yo lo exploraba; la forma en la que tocó mis caderas me hizo casi enloquecer, parecía disfrutarlo mucho, y si supiera lo que yo sentía en ese momento con su contacto, seguro me hubiese saltado al cuello como un animal hambriento. Ciertamente era muy bueno con las caricias, con cada centímetro de mi piel que era tocado por sus dedos, yo no podía evitar soltar un gemido y suspiro suave cerca de su rostro, incitándolo, llamándolo a comerme entero si lo deseaba.
Sus palabras no eran mas que una provocación atrás de otra, poco me quedaba de razón para resistirme, quería ya mismo que mi boca se uniese a la suya... pero no, no cedería primero, quería que él fuese quien iniciase todo, y no descansaría hasta lograr que me "atacase". Pero cuando quise tomar el control fue cuando comenzó mi error, tan solo caí una y otra vez en sus trampas seductoras, me dejé llevar por sus expresiones y bajé la guardia cuando esperé una respuesta; nuevamente volvió a arrinconarme... y yo que creí que lo dominaría por fin, este profesor era mas indomable que un caballo salvaje e igual de hermoso, tanto que no sabía si dejarlo libre para que hiciese lo que desease, o capturarlo y domarlo a la fuerza si era necesario, era una decisión tan complicada, no podía elegir tan solo una de esas opciones, ambas eran demasiado tentadoras.

Al retomar las posiciones de antes, Itachi me sentó en la barra esta vez; por un momento me quedé confundido, viéndolo fijamente como si fuese una presa fácil. -¿Y ahora que hago? estando así no puedo atacar- pensé tratando de acomodar mis opciones, viendo que cartas tenía, pero él no se quedaba quieto ni un segundo.

¡Dios!, ¿es que no iba a dejarme contraatacar nunca?; a una velocidad increíble me despojó de mi corbata y camisa, dejándome completamente desnudo de cadera hacia arriba, y yo, como un pobre virgen, me sonrojé con fuerza por la vergüenza. No podía creer que me había sonrojado, sentía la cara hirviendo, era casi humillante imaginarme a mi mismo estando rojo en una situación así, mas cuando en ese momento debía mostrarme rebelde y tratar de dominar el momento, pero no, no y más no, el tonto de mi se quedaba inmóvil dejándose hacer por el ajeno.
Sin que pudiese hacer absolutamente nada, él comenzó a morder mi cuello, de tal forma, con tanta seducción que no pude hacer más que aferrarme a los hombros de su ropa y soltar unos fuertes jadeos que hasta para mi eran demasiado sumisos; y aunque me dolió, lo disfruté tanto que casi me desmayo en ese mismo instante. Pude percibir que dijo algo, vi sus labios moverse, pero mi mente no decodificó ninguna palabra, estaba tan perdido en deseo que no podía ni moverme, tan solo verlo con cara de borrego a medio degollar, completamente rojo y con cierta parte de mi cuerpo tan despierta que ya se marcaba por debajo del pantalón, haciendo un notorio bulto en él.
Reaccioné solo cuando sentí un ligero pellizco en mis pezones, sus mordidas eran algo fuertes, pero para nada desagradables... aunque yo quería otra cosa... quería ser tocado en otra parte, de verdad me estaba doliendo y no lo aguantaría más. Lo empujé ligeramente pare que dejase de hacer lo que hacía, poniéndome luego de pie, con una expresión ya vencida, estaba excitado, duro y con un deseo demasiado grande como para poder aguantar más; me le acerqué y, con un poco de descaro debo agregar, lo abracé por la cintura apegando nuestros torsos y entrepiernas, quería que notase el estado en el que me había dejado, quería que se diese cuenta de una buena vez que estaba en mi límite; y por suerte antes había levantado su sweater y abierto su camisa, sentir su piel contra la mía era algo que mató la poca cordura que me quedaba. Ciertamente estaba vailando a su ritmo, pero estaba en un punto en el que ya no me importaba perder en esa pequeña competencia... ¿esperar a que él me besase?, él tenía pinta de ser testarudo, incluso caprichoso, mucho más que yo, y si tenía que esperar que él diese el brazo a torcer, estaríamos con ese juego por años sin parar, y no podría aguantar tanto, lo juro.

Al abrazarlo, le di un pequeño beso en la piel, suspirando sobre el mismo lugar, mi respiración estaba en extremo acelerada, mi rostro por completo sonrojado, y ya me estaba enfadando por sentirme de esa forma. -Sensei... ¡ya no resisto más!- dicho esto lo tomé de la ropa y lo acerqué con algo de brusquedad hacia mi, dándole un fuerte pero poco profundo beso en la boca, sintiendo una corriente eléctrica que recorría mi cuerpo desde mis labios hasta mis pies, era tan placentero, tan asfixiante y aliviador a la vez... era increíble. Lentamente separé mi boca de la suya, viéndolo con ojos molestos. -¿Por qué no me besaba usted?, no es justo que haga a un alumno sentirse de esta forma y no se haga responsable, ¿o es que no siente como estoy?- con esa pregunta apegué más mi entrepierna a la suya, haciéndole saber de lo que hablaba. -Quiero más... que besos y caricias... o al menos lléveme a la cama... o... q-quite mi pantalón, realmente es doloroso ya... ¡ha-haga algo, por favor, no aguanto más!-

Había llegado al límite del patetismo... estaba rogando, le estaba rogando que me hiciese algo... prontamente, seguro cuando hayamos terminado, me daría un sermón a mi mismo sobre lo idiota que había sido, pero por el momento no tenía otra idea en mente que no fuese el hacerlo con él de una buena vez, que dejase de juguetear conmigo y se hiciese cargo de las consecuencias de sus acciones.
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10144

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Lun Ene 14, 2013 10:19 am

Spoiler:
Ese cuerpo aun guardaba muchos secretos por descubrir y el estaba dispuesto a tomarse el tiempo para develarlos uno a uno, la manera en la que estaba respondiendo tan bien a sus caricias, aun tan superficiales, aun exploratorias, esos labios casi gritaban por que los asaltara sin piedad, pero aun no iba a rendirse en esa silenciosa pelea que habían empezado, los gemidos del menor eran pequeñas recompensas a sus caricias, pero el buscaba un premio más grande, una recompensa que aun estaba escondida en esos pantalones juveniles.

En esos momentos el chico era un libro abierto para que él lo leyera, estaba quitando una a una las pocas resistencias del rubio, sus manos recorrían ese dulce cuerpo como a veces recorrían los lomos de los libros que tanto le gustaba leer, le parecía delicioso sus constantes intentos por dominarle, por reducirle a una masa caliente y deseosa que cumpliría todos sus caprichos, sin embargo por el momento eso no estaba entre sus planes, sin embargo no le importaría tener ese efecto en su alumno, mentiría si dijera que no había imaginado alguna vez durante las clases que le doblaba contra el escritorio y le hacía suyo hasta dejarle inconsciente sobre la mesa.

Lo tenía ahora sobre la barra, momentáneamente confundido y el no iba a desaprovechar eso, sus manos recorrieron la piel desnuda, por fin podía observarla más allá de lo poco que dejaba ver ese horrible uniforme, sus manos estrujaron esos deliciosos montículos de carne llamados glúteos, su boca no dejaba de asaltar sin tregua los pezones del menor, era una de las cosas le gustaban de los hombres, esos torsos planos, tan diferentes a los de las mujeres, sin embargo cuando se sabían tratar de la manera correcta podía arrancar los mismo deliciosos gemidos en los lugares indicados. Alzo la vista notando el sonrojo del menor, no pudo evitar esbozar una sonrisa de suficiencia, parecía un dulce virgen en esos momentos, cediendo a todas y cada una de sus caricias, regalándole esos dulces y adictivos gemidos.

- Sabe tan bien… - gruñendo más para si mismo, que para el joven – Es casi como saborear helado de vainilla…

Sentía piel del menor sorprendentemente fresca, aunque las caricias eran rudas por momentos el rubio parecía estarlas disfrutando, las marcas que ya lucia en su piel le hicieron sentir aun más excitado de lo que ya se sentía, “mio” pensó por unos momentos mientras hacía otra marca en el cuello blanco, aunque tal vez no compartieran de nuevo ese tipo de caricias, al menos por unos días seria notorio que había estado entre sus brazos, gimiendo dulce y entregadamente, paso sus manos por la espalda del chico haciéndole sentir sus uñas, esas finas líneas rojas que quedaron fueron otra efímera marca más.

El limite, pronto el menor estaría rogando, suplicando, olvidándose de todo ese orgullo que había mostrado momentos antes, eso era lo que deseaba, sin duda le recompensaría generosamente por decirle abiertamente lo que deseaba. De repente se notó apartado de ese fresco cuerpo, al alzar la mirada vio esos hermosos ojos nublados, perdidos de deseo y supo que tenía la pelea ganada, no impidió que se acercara, no podía evitar sentir curiosidad por el siguiente movimiento del rubio, estiro sus brazos recibiéndole gustoso, le hizo recargarse contra la fría baldosa de la encimera, estaba seguro que eso le haría sentir un escalofrió por el cambio de temperatura, pero por otra parte sintió las pieles en contacto, desnudas sin ninguna ropa que se interpusiera.

Suspiro de placer por el beso, era un gesto íntimo y tierno que no se esperaba en esa situación, el aliento caliente golpeo su piel dándole un plácido escalofrió, bajo levemente la mirada siguiendo atentamente las palabras del joven, “así… ríndete a mi”. El beso fue como abrir una puerta a un sabor nuevo y casi legendario, le tomo por la nuca sin dejarle retirarse, su lengua entro con firmeza en la boca ajena, robándole poco a poco el aliento, reclamando sumisión en ese aparentemente simple gesto.

- Quería que te rindieras a mi… - dijo acariciándole con inusitada ternura la mejilla bajando hasta su mentón, un sonido gutural abandono sus labios al sentir como sus erecciones se frotaban aun debajo de sus respectivas ropas – Lo has hecho… - se acercó y con sus labios tomo el aterciopelado lóbulo del chico – Te daré todo eso y más… besos – deposito un corto beso en la curva del cuello – caricias… - su mano acaricio por primera vez la erección del chico masajeándola lentamente – Todo lo que sentirás a partir de ahora es puro placer…

Le tomo con firmeza por las nalgas, alzándole del piso obligándole a enredar sus piernas en sus enjutas caderas, le beso ya sin reservas, con la sola idea de conocer a profundidad esa pequeña y caliente boca que le recibía gustosamente, le estampo contra la pared al tiempo que se fregaba contra el miembro del joven, corto el beso por unos momentos.

- El cuarto… ¿dónde está…? – se bebía el aliento acelerado del menor, quería arrancar la ropa que quedaba en su alumno.

Escucho a medias las indicaciones y retomo el asalto a esos suculentos labios, se sintió afortunado de no caer con el rubio en brazos, no estaba en realidad mirando el camino, se encontró de repente una puerta impidiendo su camino, gruño molesto, con una patada quito ese obstáculo, ni siquiera se detuvo a mirar el cuarto, en otro momento tal vez lo vería, cayo con el menor debajo de él.

- Tienes razón… ya es doloroso… - sus manos comenzaron a deshacerse de la ropa del chico, se relamió los labios cuando a su vista salto el inhiesto miembro del joven – Como maestro es mi deber ayudar a mis alumnos…

Comenzó a bajar por el cuerpo del menor, repartiendo caricias, más marcas rojas comenzaron a brotar, hasta que sintió en su mentón la pajarito dura y deseosa de atención.

- ¿Desde hace cuánto deseas esto? – su tomo la erección acariciándola lenta, tortuosamente, acerco sus labios a la punta, saco su lengua recorriéndola en pequeños círculos, sintió de inmediato el almizclero sabor.

Siguió esa lenta caricia, apenas en esa corta pausa tomaba conciencia de que estaba a punto de follarse a un alumno suyo, la fantasía de muchos, tanto maestros como alumnos, sería un hipócrita si negara que también había pasado por su mente eso y ahora ahí estaba, además con un delicioso ejemplar, retorciéndose de esa manera, gimiendo y haciéndole desear hundirse con salvajismo en él hasta que no pudiera decir otra cosa que no fuera su nombre.
avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5346

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Miér Ene 16, 2013 9:55 pm

Spoiler:
Me sentía extasiado, estaba en mi límite de cordura y no podía tranquilizarme con nada. Sentía palpitando en mi cuerpo las marcas que él había dejado en mi cuello, cerca de mis pezones, los rasguños en mi espalda... las sensaciones no desaparecían por mas que me empeñase en tratar de no sentirlas. Incluso el frío que de pronto sentí en mi espalda era placentero, tan diferente e mi temperatura, gemí con fuerza de tan bien que se sintió.
Mi querido sensei también reaccionaba bien ante mis acciones, soltando algunos suspiros que me hacían desear quitárselos mas a menudo, pero claro, para mi era casi imposible mientras que él me hacía gemir y suspirar casi con solo mirarme. Pero cuando le besé no me imaginé que reaccionaría de tal forma, profundizándolo de esa manera, entrelazando sus dedos en el cabello de mi nuca, metiendo su lengua sin piedad alguna en mi boca, recorriéndola casi con desenfreno. Me temblaban las piernas por esto, era tan vergonzoso y placentero a la vez, tuve que agarrarme a su ropa para no caer arrodillado al suelo, pero por supuesto que no dejaría que él solo hiciese todo; le comencé a corresponder el beso moviendo mi lengua también, sintiendo como nuestra saliva se mezclaba, como nuestras lenguas se tocaban con tal lujuria... tan lascivo, tan desesperante y magnífico a la vez... me podría haber quedado en eso por horas sin cansarme, notando como mi mente se derretía a cada movimiento. Me costaba respirar, hasta se escapó un poco de mi saliva por la comisura de los labios... si ese beso era tan erótico y enloquecedor... no quería ni imaginar como sería el hacerlo con él.
No tengo ni idea como es que luego de tal beso pude decirle lo que le dije, mi mente estaba en cortocircuito, mis neuronas casi no funcionaban, solo se que alguna fuerza desconocida me ayudó a hablar.
Solo me molestó un poco su respuesta, no porque fuese algo malo, sino porque solo me hacía caer mas en la idea que había perdido ante él; pero la forma en la que tomó mi rostro, viéndome fijamente a los ojos, sintiendo como nuestros miembros se rozaban pidiendo a gritos que no hubiese nada de por medio que molestase...

Tuve que volver a aferrarme a él con fuerza, era increíblemente irresistible en todas sus acciones en mi oído, mi cuello, sus susurros... la forma en que tocó mi erección... -... ah... Más le... vale...- dije entre gemidos fuertes en respuesta a su último comentario. Ya me estaba haciendo sentir en el paraíso con todo lo que hacía, y quería mas, quería terminar desmayado de placer.

Para mi sorpresa, me tomó del trasero, agarrándome con ambas manos de las nalgas, haciéndome gemir más, su tacto aunque simple era perfecto, no me resistía a él siquiera poniendo todo mi empeño en ello. Me levantó a la altura de sus caderas, por lo que tuve que aferrarme con mis piernas a ellas y abrazarlo por el cuello para no caer, volviéndome a besar inesperadamente, llevándome a la pared mas cercana mientras nos besábamos. Yo sentía cada vez mas roja mi cara, mi cuerpo estaba demasiado caliente, hasta sentía que mi pantalón terminaría roto en algún momento, podía oír las costuras ceder ante tanto movimiento de su cadera, molestando mi miembro con su entrepierna; pero la ropa era lo que menos me importaba en ese momento, es más, si me la arrancaba y la destrozaba se lo agradecería. En ese momento, más que tela, parecía una prisión de cadena perpetua.

Por un momento separó su boca de la mía, para hacerme una pregunta, la cual tardé en responder debido a que casi tenía que reiniciar mi cabeza para encontrar palabras útiles. -.... ah... ah... aha... ha-hacia... allá...- respondí jadeando, indicando el camino con mi cabeza ya que no podía mover mis brazos. Pero él pareció casi no darle importancia a lo que dije o señalé, solo volvió a besarme de esa forma tan deliciosa que me mataba de a poco la conciencia.

Pude sentir como comenzó a caminar, pero no me importaba, no me interesaba si terminábamos en mi cuarto o si terminábamos haciéndolo sobre la mesa de la cocina, solo quería sentirlo en mi, no me importaba nada más. Me aferraba con pasión a su cabello con mis manos para no dejar que cortase el beso nuevamente, era tan frustrante que se detuviese cuando había esperado tanto por eso; tampoco me molesté en parar de besarle cuando escuché y sentí como pateaba algo, sonaba como una puerta, pero ni me interesó, si se rompía luego me encargaría de arreglarla.
Al dar unos pasos terminamos cayendo en algo suave, habíamos tenido la suerte de verdaderamente terminar en mi cama, quedando yo debajo de él. Entonces se separó un poco de mi, dándome a entender con sus palabras que él también ya no soportaba su excitación.

Sentir el roce de sus dedos contra mi miembro mientras sacaba el resto de mi ropa me ponía ansioso. -Dese prisa.... ya no aguanto- pensaba mientras quitaba mi ropa y dejaba mi pene al descubierto, con una erección casi brutal e insoportable. Pude ver como Itachi se relamía al verla... me dio algo de vergüenza, por lo que no pude evitar desviar la mirada inconscientemente hacia un lado; y lo peor era que sus palabras no ayudaban a que se me pasase el nerviosismo. -... q-que bueno... porque... a-ahora mismo necesito mucha ayuda...- dije aún viendo hacia otra parte.

Los besos y caricias que dio por todo mi torso no me dejaban tranquilo, podía sentir y ver como se entretenía dejando nuevas marcas rojas por donde pasaba... pero cuando comenzó a tocar mi miembro... cuando sentí sus manos tocándolo, cuando su lengua comenzó a lamerme... creo que casi toco el edén con las manos. No tuve las fuerzas ni las ganas de responder a lo que dijo, solo gemía, solo podía emitir sonidos similares a los de una pequeña gatita en celo rogando por atención.
Por puro instinto abrí mis piernas dándole más espacio a mi profesor; se sentía mejor de esa forma, podía notar mas sus caricias y lamidas. Incluso lo tomé del cabello por puro morbo, me gustaba el tacto de su pelo en mis manos, generando un fuerte hormigueo en mis palmas. Era tan húmedo, tan caliente, me estaba sobreexcitando y no me importaba, se sentía tan increíble que hasta comenzaba a tener la sensación de venirme en cualquier momento.
Se sentía tan bien que hasta era incómodo, cada roce de su lengua me generaba placer puro, pero yo también quería hacer algo, no me agradaba la idea de quedarme todo el tiempo sumiso a su merced... también quería mostrar mis habilidades. Sin pensarlo, me senté y lo tomé de los hombros alejándolo con fuerza de mi, recostándolo en la cama boca arriba.

-Neh sensei... no es justo que solo yo esté desnudo- le dije sonriendo con malicia pero aún así con un fuerte rubor en mi cara y la respiración por demás caliente y húmeda. -¿Qué le parece si quitamos esa ropa molesta?- mientras decía esta frase, comencé a deslizar su sweater hacia arriba, quitándolo lentamente mientras daba suaves besos en los huecos de piel que su camisa entreabierta dejaba ver. Esa prenda la dejaría para después, quería concentrarme en mi verdadero objetivo, así que me dirigí hacia su pantalón, desabrochando el botón delicadamente con los dedos y bajando su cierre utilizando los dientes a la vez que le miraba con lujuria en mis ojos directamente a su rostro. Tome el borde de ambas prendas inferiores y las bajé, sacándolas con gran velocidad para poder concentrarme en la imponente erección de mi maestro que había saltado de entre las ropas buscando libertad. -Mmm... no me imaginé que sería así de grande... va a ser un poco difícil de tratarla- mencioné con una expresión muy pervertida, arrojando al diablo su ropa sin quitarle los ojos de encima.

Era un poco mas grande que la mía, y eso que yo tenía unas medidas bastante enorgullecedoras, por lo menos en ancho y alto me ganaba por un centímetro o centímetro y medio, que para medidas de ese lugar era bastante. Pero fuera de eso, de por si me resultaba suculento, al punto de solo desear tenerla en mi boca; me incliné hacia su miembro, dándole un besito en la punta a modo de saludo, para el instante siguiente engullirla todo lo que pude, "comiéndome" casi entero su miembro.
Lo empecé a envolver con mi lengua, saboreándolo gustosamente mientras le masturbaba con mi mano derecha y lamía su glande; subiendo y bajando reiteradas beses para probarlo más; lamiendo desde la base como si se tratase de un helado; usando mi lengua para jugar con su uretra... en fin, para mi boca, su miembro era como un parque de diversiones, y no quería perder ni una sola oportunidad de demostrarle que conmigo no iba a perder el tiempo, que le haría sentir tanto placer como él podía hacerme sentir a mi.
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10144

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Vie Ene 18, 2013 3:09 am

Spoiler:
Notaba la excitación del menor, le encantaba hacerle sentir de esa manera, por eso no podía dejar de acariciarle ni un minuto, aunque el menor no se quedaba atrás, era tan bueno acariciándole, pero le gustaba que dejara que el llevara el control, tal vez en el futuro le dejara llevar más las riendas, si es que volvían a repetir aquel encuentro. Sentia caliente la piel contra sus dedos, eso solo podía ser signo de que estaba haciéndolo de la manera correcta, siguió atacando su cuello.

Lamio el pequeño hilo de saliva que salio por la comisura de los labios del rubio, retomo el beso, su lengua deseaba dominar la del joven, pero sin duda la ajena luchaba de una encantadora, miro los ojos del joven, parecían nublados del placer, le atrajo por la nuca en otro caliente beso, no podía dejar de besarlo ahora que había comenzado, tenia un sabor que le resultaba delicioso, como afrutado, dulce.

La fricción de sus miembros era deliciosa, ambos transmitían un calor que dejaba fuera la duda de lo excitados que estaban, sus caderas se movían para darle un poco de placer al chico de esa manera, por supuesto no era ni por asomo todo lo bien que deseaba hacerle sentir, jadeo contra los labios del rubio, el mismo estaba sintiendo que su conciencia y control se perdían, ese chico le estaba enloqueciendo como ningún otro.

Ese viaje hasta el cuarto había sido de las cosas mas difíciles que había hecho en el dia, no por el hecho de cargar al menor, sino por el hecho de que no podía apartar ni sus manos ni sus labios de ese menudo cuerpo y eso le impedía visualizar por donde iban, no podía parar de lanzar gruñidos cuando sentía que algo se ponía en su camino, por algunos momentos deseo solo tirarle sobre el piso y poseerlo como estaba deseando, sin embargo podría hacer eso en algún momento, tal vez en un rato, no dejaba de lado la idea de conocer cada pedazo de ese apartamento mientras se hundía deliciosamente en el rubio.

Esa estúpida puerta había sido difícil de abrir, había tenido que usar más fuerza de la que hubiera deseado, no pudo evitar jadear de alivio cuando los sintió sobre la cama, la ropa había volado más rápido de lo que nunca antes se la había quitado a nadie más, era tan hermoso, su piel lucia a un mas blanca sin la ropa, ese miembro parecía apetitoso sin que aun lo probara, cuando lo llevo a sus labios fue una explosión de sabor, no solo salado, sino algo mas que no podía descifrar.

- Y yo te daré toda la ayuda que necesitas… - noto que no le miraba, no le importaba, era un simple reflejo de que le estaba gustando lo que hacia, no podía quitar sus manos del cuerpo del rubio, de maldecía por lo bajo pues no sabia como le vería luego en clases sin saltar sobre el y follarle en medio del salón.

El menor no pudo responder su pregunta, pero esos gemidos eran mas deliciosos que cualquier respuesta que pudiera haberle dado, esos sonidos rozaban en una sensualidad animal que le atraía, que le forzaba a empeñarse mas en obtener mas a cada momento. Se abrió lentamente ante el, sin reparo, era excitante verle de aquella manera, sintió las manos del rubio sobre su cabello, sonrío un poco sin dejar te repartir caricias al miembro frente suyo, sus labios no dejaban de tragar la erección, cuando salía su mano ocupaba su lugar y acariciaba el tronco lentamente, sintiendo bajo su palma cada vena que trabajaba con fuerza para mantener esa deliciosa dureza, estaba a punto de probar la semilla del menor podía sentirlo en sus reacciones, sin embargo el momento jamás llego porque se vio alejado de su manjar, miro molesto al menor por unos momentos hasta que le escucho hablar.

- Pensé que no ibas a notarlo – dijo relamiéndose los labios de deseo al mirar las mejillas arreboladas del rubio.

Alzo sus manos para ayudarle al chico a quitarle el suéter, pequeños suspiros de placer escapaban de sus labios al sentir los besos sobre su piel descubierta, noto que le dejaba la camisa, sonrío para sus adentros pensando si se debía a que al rubio le excitaba de alguna manera hacerlo con la ropa puesta, no pudo apartar la mirada del joven mientras este abria su pantalón de esa manera tan sensual, paso su mano por los cabellos dorados, ese lado tan decidido y sensual le estaba poniendo la piel de gallina, alzo las caderas para ayudarle a que quitara su pantalón, ese cambio repentino le estaba gustando, le dejaría llevar el control, sintió el bote de su miembro cuando se vio liberado de cualquier prenda, no pudo soportar mas y jadeo.

- Tomare eso como un cumplido… - gruñendo de ansiedad – Se que podrás hacerte cargo…

Noto que le evaluaba por unos momentos, habría deseado que no lo hiciera, por unos momentos le hizo pensar en los posibles amantes anteriores del rubio, eso le hizo enojar por unos momentos pero desecho la idea, el no tenía derecho a sentir eso, no iba a permitirse sentir eso, de golpe el beso casi tímido del chico en su miembro le borro todos esos pensamientos, ahora solo podía pensar en esa boca, en como deseaba que tomara su erección con ella, su deseo pronto se vio cumplido, se arqueo hacia adelante, casi noto estrellas delante de sus ojos, era increíble su habilidad, estaba arrancándole jadeos y gemidos sin que el pudiera hacer nada para reprimirlos, cada movimiento de su mano, cada roce de esa lengua le hacían perder el piso, cuando la había sacado de su boca sintió un tremendo sentimiento de abandono, se sintió sollozar deseando volver a sentir esa ardiente boca, sin embargo esos besos, esas largas lamidas viciosas eran otro éxtasis por si mismo.

- Shizuka… joder... n-no soy un… helado… - sus manos estaban sosteniéndole con bastantes trabajos, sus nudillos se encontraban blancos por la fuerza con la que estaba apretando las sabanas.

Ya que aparentemente el rubio estaba disfrutando tenerle de esa manera le pagaría con la misma moneda, se acostó por completo en la cama y tomo las caderas del menor girándolo sobre su cuerpo recostado, tuvo el miembro del rubio sobre su cara mientras este seguía teniendo su erección al alcance de sus labios, tomo con la mano el miembro lamiendo solo la punta, sintió como estaba ya secretando ese líquido semitransparente, subió su cabeza tomando todo lo que podía en su boca, succionaba con fuerza como si deseara ordeñarlo, su mano acariciaba los testículos del chico deseando ir un poco más atrás y jugar con esa entrada que deseaba profanar.

- Así esta muuchooo mejor… - dijo con tono ronroneante – Sabes delicioso Shizuka…

Su boca tomaba todo lo que podía, con sus manos deseaba memorizar cada curva cada vena que había a su paso, con su mano libre acaricio las nalgas del chico, eran tan firmes y duras como se sentían hace un momento, tal vez en otro momento le diera unas buenas nalgadas, quería ver como se ponían rojas con la figura de su mano, no pudo evitar jadear ante ese solo pensamiento, su imaginación estaba yendo demasiado lejos, debía concentrarse solamente en lo que estaba haciendo en ese momento.

Con una mano comenzó a bombear el miembro del chico mientras lamia copiosamente los dedos de la otra, los dejo brillantes y listos para su siguiente movimiento, arrancaría cada gemido posible en el rubio, sus dedos se acercaron a esa pequeña entrada, hicieron diminutos círculos alrededor sin entrar, solo tanteando el terreno, disfrutando las contracciones involuntarias de esa zona.

- Como será estar dentro… - murmuro más para si mismo al tiempo que su dedo anular entraba lentamente en ese anillo – mmm caliente, apretado… jodidamente delicioso…

Por supuesto aun sentía al chico acariciarle de esa manera jodidamente desquiciante, de ser cualquier otra persona se habría corrido ya en la cara del rubio, sin embargo no deseaba terminar tan rápido, aunque su fuerza no se limitaba a una sola venida, quería hacerlo dentro del chico, sentir como su semilla inundaba sus entrañas y que decir de la gloriosa visión de ese liquido blanco rodando entre los muslos cuando salía, era algo glorioso de admirar.
avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5346

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Mar Ene 22, 2013 2:57 am

Spoiler:
Por dentro me pareció divertido ver a sensei tan interesado por la idea de desnudarle, hasta me ayudó a quitarle las ropas moviendo su cuerpo para que me fuese mas sencillo. Incluso se veía muy impaciente, unos pocos besos en su torso lo había hecho suspirar de una forma muy tentadora, tal que me hacía medio enloquecer deseando quitarle mas de esos suspiros deliciosos.
Me había agradado mucho la forma en la que acarició mi cabello cuando bajaba su cierre, si tan solo lo hubiese hecho un poco mas hubiese maullado como un gatito... ese tipo de caricias eran uno de mis puntos débiles; ese cariño y suavidad me derretían por dentro, dándome un escalofrío gustoso por todo el cuerpo, logrando que mi erección no tuviese deseos de ceder, manteniéndola despierta con facilidad.

-No se arrepentirá, sensei...- dije con una sonrisa traviesa susurrando sobre su pene. -... me ocuparé bien de él- agregué viendo su erección con una lujuria y deseo desenfrenado.

Y cuando pasé a comerme su miembro, logré ver expresiones en él que jamás había siquiera imaginado, creía que no existían, pero allí estaban. Ese placer que demostraba su rostro era demasiado perfecto, no podía quitarle la vista de encima, siquiera mientras lo lamía con fuerza; el modo en el que se había echado hacia adelante, el evidente esfuerzo que hacía para sostenerse sobre sus manos, sus jadeos, suspiros; ese ser frente a mi hacía surgir de mis adentros un poderoso desenfreno en deseo por hacerle gemir más, hacerlo disfrutar tanto que quedase por completo en blanco... pero no, aún no era momento de ser completamente dominante, le daría el gusto de dominar él este momento, me mostraría sumiso, no del todo, pero lo suficiente para que Itachi creyese tener el poder sobre mi... para luego demostrarle con que clase de fiera estaba tratando... ¿qué puedo decir?, soy un lobo joven con mucha malicia en mi interior.

-¿Cómo que no?- mencioné en uno de los momentos que me dedicaba a lamer por fuera de mi boca su miembro. -... yo estaba creído que era el helado mas delicioso del mundo...- susurré en las zonas húmedas que había dejado, para darle una sensación de frío que luego aplaqué engulléndolo nuevamente.

Realmente era delicioso lamerlo, mi boca no se cansaba para nada, y eso que su erección me daba un trabajo bastante arduo, pero sin comparación alguna, en mi vida había probado algo similar y quería comerlo hasta cansarme.
Lo que no me esperaba era que actuase de esa forma, tomándome de manera tan imprevista de las caderas y poniendo mi parte inferior sobre su cara a la vez que no tuve tiempo alguno de quitar su miembro de mi boca.

-¡M-Momento!... ¿e-esto es lo que llaman "69"?- pensé sorprendido sin moverme luego de llegar a esa posición.

Era una pose un poco vergonzosa, rara vez la había practicado, y la verdad era que si lo había hecho no lo recordaba. Estaba casi en blanco con su miembro en mi boca, realmente no me esperaba terminar así, me desconcertaba la idea, no por desagrado, sino porque no sabía como reaccionar; pero bueno, los problemas se me suelen solucionar rápido. Cuando comenzó a lamerme y a jugar con mis testículos todo rastro de vergüenza se me borró del sistema, volviendo accionar mis movimientos para hacerle la guerra. Nadie en mi corta vida había despertado tal nivel de competitividad en mi persona, no quería quedarme atrás, me empeñé mas en lamerlo como hacía antes, buscando esos jadeos que descontrolaban la fiera que llevaba dentro.
Pero nuevamente ese tipo logró dejarme congelado... estaba... jugando mi entrada, bordeándola lentamente con sus dedos húmedos, penetrándome con uno de sus dedos lentamente luego de hablar.

Sin pensarlo comencé a jadear como un animal, soltando por completo su pene y desplomando mi pecho sobre su estómago, gimiendo como una perra en celo ante esa mínima penetración. -N-No sea... cruel...- alcancé a decir entre mis jadeos. -... si quiere... saber... c-cómo es... p-penétreme como corresponde...- apreté las sábanas con fuerza, molesto, incómodo en mi entrepierna. -... q-quiero co-correrme... ¡y su dedo allí no ayuda!... a-así que... o me deja acabar... o me la mete... e-elija ya... por favor...- concluí lagrimeando molesto, casi sin poder respirar.

Estaba en mi límite, en mi maldito límite y él no parecía darse cuenta de nada; en mis adentros rogaba que eligiese la segunda opción... ciertamente moría por tenerlo dentro de mi, y no quería correrme de otra forma que no fuese con sus embestidas en mi interior.
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10144

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Mar Ene 22, 2013 9:17 am

Spoiler:
Ese chico sin duda planeaba sacarle de quisio por completo con sus caricias, algunos de sus amantes ni siquiera conseguían suspiros de placer suyos y este joven rubio estaba logrando que deseara gemir descaradamente por los besos húmedos sobre su torso, por las traviesas manos que recorrían su pecho desnudo, por momentos una idea se apoderaba de su mente, no deseaba que nadie mas sintiera esas manos que ahora le acariciaban, que ninguna otra persona pudiera sentir esos tersos y calientes labios sobre su piel, sin embargo desechaba esos pensamientos, eran de un adolescente enamoradizo y el no era ese tipo de personas, estaba casi seguro de que su amante solo deseaba satisfacer su fantasía con ese profesor que había parecido inalcanzable antes.

Ahí le tenia entregándole enloquecedoras caricias a su erección, logrando que su perfecto control comenzara a perderse como nunca antes le había pasado, no podía apartar sus ojos de esas esferas azules que no perdían detalle de sus propios cambios, de que clase de lamida le arrancaba un jadeo más placentero de sus labios, estaba perdiendo por completo el dominio de aquel encuentro, se estaba sumergiendo poco a poco en un mar de placer que era causado solamente por esa libertina lengua que le estaba calentando cada celular del cuerpo.

Había oído como un lejano murmullo las palabras del rubio, sus oídos parecían haberse taponado debido a sus propios sonidos de placer, eran algo nuevo en ese contexto, sin embargo no podía decir que le molestaba, pero deseaba volver a sentirse dueño de la situación y por ello es que había girado de esa manera al chico, no muchos eran los que practicaban aquella posición, muchas veces se hablaba de ellos pero en la practica pocas veces se llevaba a cabo, seguramente debido a que si uno de los dos se desconcentraba debido al placer que recibía el otro se quedaría a medias sin su premio por el esfuerzo hecho.

Noto el evidente desconcierto del chico, había acertado de nuevo, no sabia como reaccionar ante tal situación, por ello se aventajo tomando con sus labios la erección sobre sus labios, era sin duda un sabor peculiar, pero no le molestaba, jamas le molestaba el sabor de un hombre en su boca, era solo un sabor más para probar, pero este tenia la particularidad de hacerle desear llegar hasta el premio final, ese liquido espeso y blanquecino que a muchos otros desagradaba el tener que probar, no era su caso, le hacia sentir que era una ultima recompensa de sus amantes por sus caricias y besos. Sin embargo esta ventaja no duro mucho tiempo sintió como el chico retomo las caricias a su necesitada erección, era un joven aguerrido sin duda alguna, muchos otros simplemente se entregaban a sus caricias sin retribuirle de manera activa las caricias que él les prodigaba, otra cosa más que le hacia desear con mayor fervor a ese rubio atrevido.

- No puedo mmm entrar solo asi... o si? - sabía que ese había sido un golpe duro, aun mas cuando sentía casi todo el cuerpo del chico sobre el suyo, veia ese pecho subiendo y bajando agitadamente sobre su estomago, esa necesidad impresa en cada palabra - ¿si te dejara... acabar... aun asi... podría mmm hundirme en ti?

Se deslizo debajo del menor dejandole en 4 como estaba, con el pecho contra la cama y sus nalgas al aire, separo ambas y su lengua delineo maliciosamente la entrada, la sentía contraerse al contacto con su lengua, era como un botón de flor cerrado, pero el se encargaría de abrirlo para que le recibiera.

- Claro que quiero meterla... Quisiera joderte hasta sobre el escritorio del subdirector - dijo metiendo dos dedos en el chico, estaba ardiendo por hundirse en esa tierna piel pero eso no le impedia aun pensar en no lastimarle, fue una tortura tan solo ver como sus dedos jugaban en ese apretado anillo, hundiendose y siendo retenidos casi succionados - Si que deseas algo dentro...

Retiro sus dedos y abrio su boca dejando salir un brillante hilo de saliva hasta la entrada del chico humedeciendola, guio su dolorosa ereccion a ese pequeño boton y comenzo a romperlo con un ritmo constante, sentia como cada centimetro era apretado deliciosamente.

- J-joder... - se mordio los labios alejando el orgasmo de su sistema, no podía venirse por tan solo haber entrado, eso seria patetico y deseaba darle el mejor de sus orgasmos al chico bajo su cuerpo - esta jodidamente... apretado...

Se sostuvo con fuerza de esas firmas y redondas nalgas, no deseaba moverse aun, para dejar al rubio acostumbrarse y para no ceder al enorme deseo que tenia por correrse en ese preciso momento, cerro sus ojos y echo su cabeza hacia atrás, estaba caliente como un horno y el único pensamiento en su mente era moverse hasta hacerle ver estrellas al rubio caliente y atrevido que tenia bajo suyo.
avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5346

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Jue Ene 24, 2013 5:36 am

Spoiler:
Me sentía morir, estaba agonizando de deseo y placer... quería más, mucho, mucho más de mi profesor... quería sentirlo en mi interior, quería que me hiciese gritar de un placer mucho mas profundo y espeso, uno que me dejase sin aire, que me cerrase la mente y solo me permitiese tener en la cabeza su nombre e imagen.
Mi respiración era insoportablemente caliente, la mirada nublada, mi cuerpo sin responder a las órdenes de mis neuronas... una situación que no estaba seguro si me incomodaba o me encantaba. Sentirme así era prueba clara de que Itachi era increíble, que era capaz de hacer sucumbir a cualquiera ante sus habilidades... hasta me sentía honrado de poder hacerlo con alguien así... o no... no era "honor" lo que sentía en mi pecho... ese palpitar molesto que aumentaba mi temperatura, desordenaba cada célula de mi ser para hacerme enloquecer con una sola palabra suya, una sola caricia, un solo beso... ase ya mucho había olvidado como se sentía este sentimiento molesto... sentimiento que tantos problemas y soledad me había traído. Pero no estaba seguro, no podía confiar en que fuese "eso" lo que sentía, debía esperar, estar seguro de que esas palpitaciones semejantes a una taquicardia desquiciada eran lo que creía o solo un signo de que debía ir al médico a revisarme el corazón antes de tener un paro cardíaco.

-Si que puedes...- respondí en un susurro tal que no estaba seguro de si había salido realmente de mi boca. -... si podrías...- agregué de la misma forma, aunque en cierto punto lo creí en vano, como dije antes, ni yo estaba seguro de si salía de mi boca o solo quedaba aprisionado en mi imaginación.

Traté de ayudar lo mas posible cuando comenzó a deslizarse debajo mío, tratando de salir de la prisión que mi peso representaba al no poder moverme por mi propia cuenta por lo caliente que me sentía. Aunque mi ayuda no fue mucha, obviamente, no podía moverme; pero finalmente pudo arreglárselas bastante bien sin que yo hiciese demasiado, dejándome en esa posición tan indecorosa y excitante. Mi trasero estaba completamente a la vista, podría hacer lo que quisiese conmigo y yo no me opondría, es más, lo estaba deseando con toda mi alma... que por fin me hiciese suyo, que tomase mi ser y revolviese todo desde dentro.
Su lengua era de verdad traviesa, mira que lamerme justo en la entrada, parecía gozar cada vez que, por puro reflejo, el pequeño anillo se contraía y agitaba nervioso. Por mi parte no podía parar de gemir y emitir sonidos nada sanos; unos quejidos bien profundos, placenteros y acalorados, rasposos que hacían que mi garganta vibrara.
Me aferraba a las sábanas con fuerza usando ambas manos, soltando una sonría entre divertida y maliciosa al escuchar ese comentario con un vocabulario que no creí que un profesor tan frío y recto como él pudiese tener en sus labios. Pero cuando metió sus dedos en mi interior... con tanta lascivia... esa sonrisa que esbocé no duró mas que un pestañeo; mi expresión cambió totalmente a una perdida en el espacio, respiraba por la boca, mi nariz ya no tenía fuerza para soportar mi agitación, por lo que era completamente normal que un poco de saliva escapase, creando un pequeño charco de baba junto a mi rostro.

Creo que ase mucho que no siento tanto, pero tanto placer con solo dedos penetrándome. -Si así es con sus manos... creo que moriré cuando me la meta- pensé en un lapsus de cordura que logré rescatar, para luego volver a perderme por completo en la sensación del jugueteo interno que realizaba con una habilidad implacable.

Al quitar sus dedos sentí un frío atroz, haciéndome desear obligarlo a meterlos nuevamente, pero me encontraba débil, si hubiese podido moverme lo habría hecho. Aunque lo siguiente fue mucho mejor de lo que podría haber deseado.

Abrí mis ojos impresionado, apretando cada vez mas las sábanas, levantando un poco mi cabeza con un hilo de baba uniendo la cama con mi boca. -Está... entrando... ¡d-dios mío está entrando!- pensé con una euforia y alegría sin igual. Juro que en mi vida había estado mas feliz de que me cogieran por detrás.

Era maravilloso, tan caliente, se sentía ajustado, podía distinguir demasiado bien lo grande que se sentía en mi interior su miembro. Mi corazón estaba como loco, parecía que saltaría de mi pecho y se pondría a bailar flamenco en el colchón. Deseaba contenerme, estaba a punto de venirme, sentía que las gotas de semen estaban al borde de salir disparadas con fuerza... pero no, no y mil veces no, no me correría por solo haber sido penetrado, eso sería una mancha imborrable en mi orgullo. Me concentré lo más que pude, incluso apreté los ojos y los dientes tratando de contenerme y no manchar mi cama de esa forma tan apresurada; a la vez notaba que mi profesor no hacía ningún movimiento, cosa que me extrañó, me había demostrado que realmente deseaba hacerlo conmigo, y llegada la hora se queda quieto, realmente captó mi atención.
Tras lograr por fin contener con un esfuerzo casi inhumano mi eyaculación, miré curioso a Itachi por encima del hombro, quería saber si viendo su rostro podía descifrar que era lo que lo detenía en ese preciso instante... mala idea. Todo mi esfuerzo se fue al drenaje, volví a tener la sensación de correrme ahí mismo con tan solo verlo... con la cabeza inclinada un poco hacia atrás, con esa mirada casi perdida que un poco mas y decía "te comeré, y no podrás evitarlo", ese sudor brillante que recorría su magnífico cuerpo desnudo, incluso sus manos que se empeñaban en sostener con fuerza mis nalgas... juro que con solo verlo casi me vengo...

-S-Sen..sei...- mascullé con la voz temblorosa mientras aún lo miraba, con ojos mareados por esa belleza que me había brindado su imagen excitada. -... m-muévase...- fueron las únicas cosas que pude decir, con mi hablar débil, antes de entrar en un cortocircuito mental que mandó a mi conciencia de vacaciones al Caribe.
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10144

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Jue Ene 24, 2013 9:40 pm

Spoiler:
Deseaba a cada momento sentir mas del rubio, tocar todo lo que podía, hacerle gemir hasta que no recordase nada que no fuera él, tenía tiempo sin desear tener ese tipo de control sobre alguien, arrancar cada pensamiento que no fuera él, hacía mucho tiempo que no deseaba ese tipo de cosas de alguien, no estaba seguro de si era lo que estaba pensando, pero de ser asi... No le molestaría, ese chico le parecía sumamente atractivo, dulce y seguramente tenía más pequeños misterios que no le molestaría descubrir poco a poco.

Verle tan expuesto a sus deseos le aceleraba el pulso de una manera increíble, veía un poco del rostro del chico, tan perdido en el placer que solo se limitaba a respirar y dejar un indecente pero incitante hilo de saliva en la cama, era por mucho lo más obsceno que había visto, por ello no había podido alejar sus manos por mucho tiempo del cuerpo del chico, quería más y más, había sido sublime escucharle gemir de esa manera mientras estaba saboreando su entrada, sentir esas pequeñas y traviesas contracciones llevaban sus deseos de entrar en el menor a un nivel que no pensaba que fuera posible, esos cambios de expresiones eran algo que no deseaba perderse, sus ojos se bebían cada cambio la calle del chico, una pequeña sonrisa, un jadeo de placer, ese pequeño charco de saliva era algo que solo había visto en esas películas para adultos que a veces miraba, pero esas cosas se quedaban cortas con lo excitante que era verlo en vivo.

Esos dedos perdiéndose en esas suaves y cálidas carnes, se había olvidado por unos momentos de su propio placer centrándose solo en el del joven, como apretaba de manera tan deliciosa esos dos dedos que estaban preparándole para entrar verdaderamente a él, cuando retiro sus dedos el mismo gruño de necesidad, esa perdida de calor había sido casi mortal, por ello se había inclinado y lamido esos glúteos, no sabia que lo había impulsado a hacer eso, luego le dio un tierno mordisco a cada una.

No pensaba que jamás había tenido esos deseos de correrse con solo entrar en alguien, sentía como se abría milimitero a milimetro a su erección, era suave y apretado, ademas de jodidamente caliente, ademas la visión del chico, le sentia vibrar de placer bajo sus dedos, era algo demasiado excitante para pasarlo por alto, por eso había cerrado sus ojos unos momentos, necesitaba recuperar al menos un poco de su control, sin embargo aun sentía su erección deliciosamente atrapada en el interior del chico.

De repente sintió la mirada del chico, pero ni asi abrio sus ojos, no podía si miraba esos ojos azules nublados de deseo se vendría sin siquiera haberse movido dentro de él y que patético resultaria si eso pasaba, pero ahi tenía que ir el chico y hablarle con ese tono tan... tan necesitado, caliente, sus ojos se abrieron y se perdieron en el escenario ante sus ojos, puro deseo en los ojos contrarios.

- joder... - le alzo del pecho y le hizo girar el torso hasta que pudo tomar esos labios en un beso ansioso y necesitado, sus caderas comenzaron a moverse, sentia como poco a poco salia del chico hasta casi abandonarle por completo y se volvia a hundir en el, abriendole de nuevo, haciendole rendirse al placer que le daba - Y-ya no soy solo... tu sensei... - le mordio el labio inferior dejandole recostarse de nuevo en la cama, sentia sus pulmones trabajando al doble de su capacidad pero no era importante, tan solo deseaba seguir dentro del chico - Soy tu mmm... amante...

Se quedo en blanco cuando las palabras dejaron su boca, ¿de donde habia salido eso?, comenzo a penetrarle cada vez con mayor rapidez moviendo sus caderas intentando darle justo en la prostata para mandar a volar de su cabeza lo que acababa de decir, no queria asustarle con sus palabras, el mismo se había descolocado un poco al decirlas, pero las sentia en el fondo, no eran mentira, se inclino sobre el chico y lamio su nuca bebiendose las pequeñas gotas de sudor que resbalaban por ese lugar.
avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5346

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Mar Ene 29, 2013 2:56 am

Spoiler:
Cuando quitó sus dedos de mi interior, a parte de un frío doloroso, pude percibir como mordía con un poco de fuerza mis nalgas, como si intentase comer una manzana, besando esos lugares luego. Lástima que no pude disfrutarlo como se debía, era algo delicioso lo que había hecho, pero estaba tan concentrado en la molestia del vacío que sus dedos había provocado que no pude gozarlo como correspondía.
Al verlo luego de que se metiera en mi, pude notar como parecía resistirse a abrir los ojos, ¿estaría en la misma situación que yo?, ¿tratando de contenerse para no terminar demasiado rápido?, por lo menos su cara aparentaba decir eso. Se veía molesto aunque disfrutaba; pequeños empujoncitos involuntarios se sentían en mi interior; su pene palpitaba haciendo que a cada segundo soportase menos la tortura de la espera, viéndome casi obligado a hablarle, tratando de que me saque de esa situación que, mas que ser placentera, pasaba a ser insoportable.
Logré que me mirase por fin, pero parecía sorprendido, como si estuviese viendo algo que jamás había presenciado en su vida, algo increíble que solo lo impulsó a mascullar algo que no entendí, levantarme, voltear un poco mi torso y besarme con una velocidad que parecía inhumana. Tal vez para mi era demasiado rápido ya que me sentía medio muerto, pero eso no era lo importante del momento; sentir como me besaba de esa forma tan apasionada, introduciendo furtivamente su lengua dentro de mi boca, humedeciéndola mas de lo que ya estaba con mi propia saliva, tocando mi pecho para sostenerme y no dejarme caer... y para completar, comenzando a embestirme de esa forma que solo me hacía gritar de placer aún conectado a sus labios, acelerando mucho más mi respiración que ya casi estaba en su límite, soltando unas pocas lágrimas de gozo por ese sentimiento tan delicioso y caliente que sentía al notar como parecía intentar salir de mi interior, volviendo a entrar con una fuerza descomunal que me mataba la conciencia y cordura.

Logré escuchar unas palabras extrañas por su parte antes de morderme el labio inferior con suavidad y volver a recostarme, acción que casi agradecí ya que no soportaba ni mi propio peso. -¿Qué quiere decir con eso?...- pensé rescatando algunas neuronas para tratar de comprender sus palabras. -... ¿tanto le desagradó el juego del "sensei"?- agregué a mis pensamientos, creyendo que la forma en que lo llamé tal vez lo había incomodad, empezando a angustiarme por eso, incluso hasta tuve el impulso de pedirle perdón, esas palabras casi escapan de mis labios en un ruego desesperado por no hacerlo enfadar. Pero no tuve tiempo de decirle nada, su siguiente frase me dejó impactado y sin habla alguna. -¿Amante?- repetí para mi propia mente esa palabra... no podía creer que la había escuchado... mi corazón se aceleró a un nivel nunca registrado por el hombre, era como un terremoto que sacudía todo mi ser.

Lástima que las embestidas violentas que comenzó a darme no me dejaron seguir con mi análisis; mi voz era rasposa por los gritos de placer que daba, agarrándome con fuerza nuevamente de las sábanas para tratar de soportar tanto gusto que me provocaba mientras aún soltaba algunas lágrimas deliciosas a causa de sus movimientos. Los besos en mi nuca hacía descontrolar todo mi ser, casi haciendo que me ahogue por la falta de aire provocada por mis suspiros constantes y mis gemidos desbocados entremezclados.
Estaba seguro que mi casero luego me gritaría por hacer tal escándalo, las paredes no eran finas, seguro mis gritos se escuchaban claramente... pero me importaba tan, tan poco eso en esos momentos. Levanté un poco mi cabeza para poder verlo al rostro aprovechando que lo tenía cerca, robando un pequeño beso de sus labios en un momento que se separó de mi nuca, mirándolo fijo a los ojos aunque los míos se hallasen en otro universo.

-... Quie...ro...- susurré entré suspiros, volviendo mi cara hacia adelante, sonrojándome con fuerza tratando de no volver a mirarlo directamente. -... quiero... ser tu... amante... I-Ita..chi...- concluí para esperar su respuesta.

Por dentro estaba como loco por llamarlo por su nombre, hasta el momento solo lo había llamado "sensei", o "Uchiha-sensei", o si le había dicho por su nombre había sido con "-sensei" al final. Estaba treméndamente emocionado y nervioso por decirle por su nombre a secas; ¿cómo reaccionaría?, ¿qué diría?, ¿se habría arrepentido de eso que dijo antes de ser mi amante?... yo en el fondo estaba muy feliz por escucharle decir eso... no me lo esperaba... solo quería saber si lo había dicho de verdad o solo con el impulso del momento. De todas formas, no me animé a decir más ni volverlo a ver hasta que respondiera, quería prepararme mentalmente en silencio para cualquier respuesta... rogando no salir demasiado lastimado por tal vez solo caer en una broma de adultos a la que no estaba acostumbrado.
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10144

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Subaru Sumeragi el Miér Ene 30, 2013 7:04 am

Spoiler:
Intento concentrarse solo en sus movimientos, no deseaba romper ese sensual momento por lo que tal vez solo había sido un impulso, no podía pensar con claridad estando en esa situación tan sensual, todos y cada uno de los gestos y movimientos del rubio le hacían perderse por completo, cortaban su hilo de pensamiento sin que pudiera evitarlo, esas deliciosas redondeces que le acunaban tan solícitamente y notaba como se contraían cada vez que entraba por completo, jamás había sentido aquel deleite con ninguna otra persona, le asustaba en algunos momentos.

Se inclino recorriendo la piel cercana al cuello y a los hombros, esa piel blanca, suave, era deliciosa, con esas pequeñas perlas de sudor recorriéndole el cuerpo le hacían desear recorrer una a una esas pequeñas gotas lamiéndolas de la piel del joven. Por unos momentos pensó en el ruido que estaban haciendo pero se encogió los hombros desechando ese pensamiento, estaban en la casa del chico y nadie les interrumpiría, no creía que estuvieran haciendo tanto ruido como para traerle problemas al rubio posteriormente.

No pudo seguir moviéndose cuando escucho las palabras entrecortadas del chico, su mente había sufrido un pequeño corto circuito, ¿en verdad había dicho lo que pensaba? bajo la mirada buscando la del menor, olvido que estaba dentro de él, ahora solo estaba esa mirada azul acuosa por la fuerza con la que le había embestido, trago saliva sintiéndose repentinamente como un adolescente que se confiesa por primera vez, aun no podía moverse, no sabía que decir había pensado que el chico no había alcanzado a escuchar su extraña confesión, ahora le demostraba que estaba completamente equivocado.

Le tomo de un muslo girándole por completo recostandole boca arriba mirándole directamente, se inclino sosteniéndose con sus manos mirando al menor, esa pequeña pausa era como un sueño nebuloso, miro directamente esos dos hermosos ojos azules que le miraban extrañados seguramente por haberse detenido, le sonrió tímidamente como no había hecho nunca antes para luego comenzar a hablar en un tono serio.

- No quiero ser solo tu amante - le dio un beso corto, lamiendole los labios antes de retirarse - Quiero ser tu novio, tu pareja.... - le acaricio la mejilla con inusitada ternura como si no hubiera nada más precioso y fragil que el chico bajo su cuerpo - No deseo compartirte con nadie, quiero que estas caricias y estos besos sean solo mios...

Tomo las piernas del chico alzándolas hasta ponerlas sobre sus hombros y sin despegar su mirada del joven comenzó a entrar de nuevo en él, gruño de placer al verse en vuelto por esa deliciosa estreches, deseaba, necesitaba mostrarle lo mucho que lo deseaba, que a su lado le daría grandes placeres, no solo en la cama sino fuera de ella también, pero una cosa por vez era suficiente, por ahora debería demostrarle que no podría encontrar mejor amante que él.

- Shizuka Yurioka... - se relamio los labios - ¿T-te gustaría... mmm... ser mio?

Sin embargo no le dio tiempo a contestar se inclino tomando esos jugosos y rojos labios que parecían gritar que fueran tomados por los suyos, colo su lengua en la boca contraria, sintió como el otro esponjoso musculo le recibía comenzando un juego caliente y necesitado. Su pelvis se movía en pequeños círculos intentando encontrar ese punto que haría enloquecer al joven, sentía ese estrecho lugar apretándole, reteniendole adentro, parecía que no deseaba que lo abandonara cuando en cada embestida retiraba su miembro casi por completo del interior del joven.

avatar
Subaru Sumeragi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 196
Monedas Monedas : 5346

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Shizuka Yurioka el Lun Feb 04, 2013 4:24 am

Spoiler:
Era cierto que nunca había sentido tal cantidad de placer con nadie que haya estado antes, eran simples principiantes junto a este individuo que ahora me estaba haciendo volar la mente a otra dimensión con cada una de sus envestidas, con cada suspiro, con cada rose de su piel contra la mía... y me equivoco, no había punto de comparación, tratar de encontrar algo similar, o siquiera diferencias entre las otras personas y él, era restarle demasiada habilidad a ese pelilargo enloquecedor que estaba disfrutando de mi como si fuese lo mas delicioso que jamás había probado. Y no lo digo por sentirme demasiado especial, seguro que él había tenido infinidad de parejas mucho mas hábiles y hermosas que yo... lo digo por la forma en que me miraba, con tanta lujuria y cariño a la vez, como si mi ser se tratase de algo en efecto muy preciado para él... no podría explicarlo bien, ya que no estaba dentro de su mente para saber como realmente me veía, pero así lo sentía, así me hacían sentir sus tratos tan cariñosos y a la vez fieros.
Se inclinó hacia mí, apoyando su torso sobre mi espalda para poder llegar hacia mi nuca, profundizando más la penetración, incluso haciendo que soltase un gritito agudo de placer y tirase mi cabeza hacia atrás, aferrándome con todas las fuerzas que me quedaban. Era insoportable el placer, me derretía cada neurona sin piedad alguna; mi rostro estaba molestamente colorado, en un punto creí que tenía fiebre, pero no, eran otra clase de calores los que sentía, intensificados a su máximo cuando comenzó a lamer mi cuello y el área de mis hombros... ¿es que tenía un GPS para mis puntos sensibles?. No paraba de gemir a todo pulmón, no me contenía, ni aunque lo desease, no podía aguantar esa voz tan indecente cuando se agolpaba dentro de mi boca para querer buscar libertad; siquiera apretando mis labios o mis dientes podía parar esos aullidos de mi parte. Y aunque tenía la garganta cansada por tanto grito, suspiro y gemido desenfrenado, no pude aguantar ese deseo incontrolable por responderle... por decirle que si, que realmente me gustaría ser su amante, aunque claro, con una voz casi quebrada, rasposa y entrecortada, viéndole por encima del hombro con unas lagrimas de placer muy pesadas recorriendo mis mejillas, una sonrisa dulce haciendo juego con unos ojos perdidos en gozo, un rubor persistente en mis mejillas que no se iba siquiera echándolo a patadas, ese rojo intenso que solo podía sentir, tan caliente y vergonzoso, pero tierno a la vez.

Tras cruzarme con su mirada, una profunda timidez se presentó desde el fondo de mi alma, haciendo que mi rostro cambiase radicalmente a uno asustado pero sin perder el sonrojo ni un segundo, girándolo con velocidad para no ver mas esa expresión sorprendida en Itachi. -¡Me equivoqué!, no tendría que haber dicho, eso, tal vez solo estaba bromeando, o solo lo había dicho para hacer mas romántico todo... ¡Dios soy un imbécil!- pensaba con la mirada fija en las sábanas, con un miedo que me calaba los huesos, rogando retroceder en el tiempo para pegarme una buena bofetada y callarme... pero no había forma, el error ya estaba hecho. -Seguro se burlará de mi... se reirá en mi cara... me dirá que soy un idiota... maldición... ¿por qué mierda soy así...?- en mi garganta se había comenzado a formar un nudo muy grande y apretado, de mis ojos comenzaban a brotar unas gotas amargas y dolorosas... estaba aterrado, simple y llanamente aterrado por lo que fuese a decirme.

Pero no tuve tiempo de regodearme en mis penas mucho más, inesperadamente me tomó del muslo y me volteó hacia arriba saliendo por completo de mi interior... fue un poco doloroso, se sentía tan cálido y cómodo estando dentro de mi, que al irse de esa manera me sentí muy incómodo, como si faltase algo en mi... aumentando un poco mas la angustia que se había detenido por unos escasos momentos.
Lo miré asustado, confundido, con los ojos al borde de convertirse en cataratas; no sabía por qué me ponía en esa posición, ¿acaso quería mofarse de mi directamente en mi cara?, ¿sería tan cruel?... y yo como un idiota cayendo en sus tretas, ya había experimentado la horrible sensación de que alguien mayor que yo solo me usase... ¿pero no era la misma situación en mi caso?, ¿no estaba yo también usándolo?... no, no lo estaba haciendo, solo trataba de convencerme de eso para borrar mi miedo... no quería escuchar las nefastas palabras que me romperían el alma y me harían sentir un muñeco vacío como siempre... no quería escucharle rechazarme luego de decirle que si, no quería saber que todo era una mentira.
Pero la expresión que me crucé no fue una de burla en lo absoluto, sino una muy dulce, cálida y amable, como si quisiese derretirme de amor por él, y si, lo estaba consiguiendo con solo esa mirada tan tierna de su parte, solo mía, solo para mi en ese momento, no se la estaba dando a nadie más que a mi. Me lo quedé viendo con detenimiento mientras hablaba, delineando con mis ojos cada una de sus facciones, lineas de expresión, cada pestaña, cada cabello en sus cejas, sus labios, las marcas en su rostro y hasta su nariz. No podía creer que esa persona tan perfecta pronunciase esas palabras a la par que me besaba con cariño, que dijese que quería ser mi novio mientras acariciaba mi rostro con una delicadeza que jamás había experimentado, confesando que quería ser egoísta y no compartirme con nadie más.
Por mi parte no podía salir de mi asombro, podía notar como cada vez mas, mis ojos se humedecían recordando cada palabra, pero esta vez con una felicidad que creía y calentaba cada vez mas mi pecho a un ritmo tan acelerado como los latidos de mi corazón. En un acto reflejo llevé mis dos manos hacia mi pecho, tratando de controlar ese músculo que no dejaba de bombear y bombear sangre a un ritmo que me mataría si aceleraba solo una milésima de segundo más; y por un segundo realmente creí que iba a morir, pero no por un paro cardíaco, sino por la forma en que volvió a penetrarme tras poner mis piernas en sus hombros. Tan suave, tan cariñoso, sin dejar de mirarme a los ojos y yo sin poder despegar mi mirada de la suya... el vacío que antes había sentido se rellenó rápidamente, volviendo a sentirme caliente en un segundo, abriendo mi boca para comenzar a soltar gemidos y suspiros muy fuertes con cada movimiento que daba en mi interior, con cada embestida que se hundía mas y más en mi.
Realmente quise responder a su pregunta, moría en deseos de hacerlo, incluso abrí mi boca un poco para tratar de dejar salir mi respuesta, pero no, no me dejó, ¿realmente quería saberlo?, porque no lo demostraba tapando mi boca con ese beso tan jugoso y pervertido que recorría toda mi boca con una lengua por demás deliciosa. Le correspondí el beso sin pensarlo, cerrando mis ojos justo antes del contacto y rodeando su cuello con ambos brazos para no dejarle escapar si es que quería detenerse, moviendo mi lengua nerviosamente ante el contacto de la ajena, tratando de descifrar sus movimientos para luego, tal vez en otra ocasión, intentar contrarrestarlos y dominar el beso.
Era por mucho el beso mas suculento que había probado en mis cortos dieciséis años de vida, tan cariñoso y lleno de pasión, no podía soportar la sensación de satisfacción que me provocaba el sentirme dominado por alguien mucho mas alto que yo en un beso tan increíble, me llenaba el pecho de mariposas, un revolotear incontrolable en mi alma que me hacía sonreír de felicidad aún besándolo. Pero no todo podía durar eternamente, mi respiración dañada por tantos sobresaltos no me dejaba tomar aire por la nariz durante el beso para hacerlo mas prolongado, obligándome en un punto a detenerme y buscar oxígeno por la boca; pero antes de que él quisiese o imaginase siquiera retomar el beso, puse mi mano derecha sobre su boca, impidiéndole esa acción y hablar para detenerme.

Le miré fijamente a los ojos, aún perdidos en el beso en un principio, pero instantes después tornándose serios y decididos. -Y-Yo... n-no se que clase de juego estás jugando conmigo... no se si solo soy tu pasatiempo del momento, o si solo estás buscando burlarte de mi para elevar tu ego...- le dije sin quitarle la mirada de encima, comenzando a aguar mis ojos lentamente hasta que nuevas lagrimas comenzaron a descender por mis cienes. -... pero...- agregué con la voz quebrada, comenzando a llorar mientras cerraba mis ojos con fuerza para no verle. -... si es una broma quiero caer... si es juego quiero que juegues conmigo... pero... por favor...- solté su boca y lo abracé con fuerza por el cuello apegángolo a mi con mucha ternura. -... por favor, di que quieres estar conmigo otra vez... yo si quiero ser tuyo, quiero que me trates con cariño como ahora... por favor... te lo pido... aunque sea un juego... dilo otra vez...-

Me había quebrado por completo, al principio creía que solo iba a pasar el rato con él como hacía con las demás personas... pero me hacía sentir tan indefenso con su cariño, me hacía sentir tan débil que solo quería refugiarme en sus brazos y que me cuidara hasta que mis miedos se fueran... si esto era un juego yo había salido perdiendo... pero no me importaba, no me interesaba... solo quería escuchar esa voz profunda, con esa calidez tan encantadora pero masculina al mismo tiempo, oír de su boca esas palabras tan tiernas que decían: "se mío".
avatar
Shizuka Yurioka
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2173
Monedas Monedas : 10144

Volver arriba Ir abajo

Re: Sesión de "estudios" en mi apartamento [priv. Itachi Uchiha] [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.