Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Primer día de trabajo ¿Que podría salir mal?(Priv. Mikaela)

Ir abajo

Primer día de trabajo ¿Que podría salir mal?(Priv. Mikaela)

Mensaje por Zaret Kane el Jue Abr 19, 2018 6:55 am

La alarma sonó despertando a aquel rubio quien algo desconcertado abrió los ojos para luego quedarse mirando fijamente al techo blanco de su habitación sin pensar nada en concreto pero al mismo tiempo pensando todo en realidad, otra alarma volvió a sonar unos minutos después haciendo que esta vez el gato que dormía en la punta de aquella cama de una plaza y media se desperezara antes que su amo y fuera a maullarle en la cara intercalando sus maullidos con ronroneos y lenguetazos en la punta de la nariz, el dolor producido por aquella lengua rasposa fue lo que le despertó de inmediato.

Suspirado arrastró los pies hasta el baño siguiendo con la misma rutina que siempre, pero al momento de empezar a ponerse todos sus piercings otra alarma empezó a sonar haciendo que el rubio frunza el ceño bastante confundido ya que las únicas veces que solía poner varias alarmas era cuando eran días importantes y tenia que recordar o hacer algo, se acerco al celular solo para notar que este decía en la pantalla "Primer día de trabajo". Contuvo un gran insulto y apresuro su paso hasta el ropero donde empezó a buscar la ropa adecuada para trabajar de camarero, no estaba seguro de si vestirse de chica o chico o si podía llevar las perforaciones, en realidad no estaba seguro de muchas cosas, así que por las dudas se iba a vestir de hombre y ser lo mas normal que pudiera.

Luego de 15 minutos estaba listo no llevaba ninguno accesorio de metal punzante en ninguna parte de su cara, su cabello se encontraba completamente rubio, sin rastros de tintura y peinado de un modo prolijo, llevaba un pantalón de jean formal negro y una camisa blanca a juego con los zapatos del mismo color, sorprendentemente se veía... Normal. Cuando había sido su cambio en los estados unidos todo fue muy brusco por lo que nunca se había visto de una manera que no fuera una mezcla rara entre punk y rock, de hecho no llevaba ni siquiera lentes de contacto por lo que los dos orbes entre azules y celestes resplandecían sin necesidad de ser opacados por un plástico.

—Ya me voy Makoto.— Se despidió de su gato mientras de la entrada tomaba su morral y lo colgaba a paso acelerado, mientras se maldecía a si mismo por tomarse una siesta bastante larga, pero gracias a que se conocía muy bien, el día anterior había puesto varias alarmas a la tarde. Suspiro sabiendo que de ahora en adelante no podría quedarse jugando ninguna partida hasta la madrugada ya que trabajaba turno tarde debido a que era el único horario que no interfería con sus horarios de instituto.

De camino a su primer día de trabajo empezó a meditar el porque había aceptado el empleo ya que su familia tiene una buena posición social y le mandan una gran cantidad de dinero todos los meses, pero aun así no se sentía del todo cómodo aceptando esa enorme cantidad de dinero, claro que no le desagradaba pero se sentía como si aun fuera muy dependiente de sus padres, por lo que buscar un empleo para sentirse mas libre no le parecía mala idea, de hecho a cada minuto que pasaba le parecía una idea mucho mejor, además podría conocer gente nueva y salir un poco de su rutina de videojuegos donde se encontraba todo el día encerrado en su casa junto con su gato, el cual en repetidas ocasiones se dedicaba a ignorarlo para luego irse a pasear tranquilamente entre los techos.

Llego al lugar el cual iba a ser de ahora en adelante un nuevo lugar al cual acostumbrarse y a diferencia del instituto aquí no había pero que valga, estaba allí para trabajar y a decir verdad se sentía muy nervioso por todo lo que conllevaba, ansioso por querer empezar ya, también tenia miedo y quería salir corriendo pero a la vez se sentía de manera eufórica, todo su mente y pecho era un revoltijo de emociones y se sentía peor de cuando le llegaba la regla, aunque esperaba que todos sintieran lo mismo que él la primera vez que trabajaban. Inhalo profundamente mientras con paso lento y algo temeroso entraba al local intentado respirar lo mas calmado posible, se quedo parado frente a la barra sin saber mucho que hacer y solo esperando a la dueña para que le ayudara explicando que haría específicamente.
avatar
Zaret Kane



Mensajes Mensajes : 147
Monedas Monedas : 1357

Volver arriba Ir abajo

Re: Primer día de trabajo ¿Que podría salir mal?(Priv. Mikaela)

Mensaje por Mikaela Hisaki el Vie Abr 20, 2018 6:37 am

Los horarios desde el regreso de la muchacha se han ido modificados a tal punto que todo parecía una locura entre la facultad y su trabajo. En la mañana asistía a clases hasta el mediodía, llegaba a su apartamento y en menos de media hora estaba lista para volver a irse en dirección al restaurante. Fueron cuatro arduos días para volver a poner todo en ritmo, era muy diferente cuando pasó todo el mes de Marzo en Estados Unidos, a pesar de pasar un tiempo de “Vacaciones” constantemente miraba su celular solo y exclusivamente para conocer el estado de su negocio. Su amigo con el que compartía departamento desde que ella llegó a USA  siempre estaba insistiéndola de que se olvide del trabajo y disfrute de pasar tiempo en el extranjero, sin embargo para ella eso era algo complicado, pues ambos jóvenes tenían diferentes ideas sobre lo que era diversión y pasar rato en ocio.

Finalmente sus vacaciones acabaron a mitad de abril, dejándole por delante una gran problemática con las horas y planificar nuevamente su agenda que poco a poco iba tomando forma. Ahora era momento de volver al restaurante y ver como todo marchaba. La suerte divina le había ayudado diciendo que ese mismo día no debía ir a clases por lo tanto aprovechó a llegar más temprano a su destino. El interior de su negocio se veía calmado no había muchos comensales y los que estaban allí ya habían sido atendidos. El personal que trabajaba allí le dio una cálida bienvenida diciendo que la extrañaba mucho. La pelinegra amablemente dijo lo mismo sobre extrañar el trabajo y estar vigilando que nadie meta la pata, fue allí cuando todos quedaron en silencio y miraron con temor a uno de los mozos que supervisaba en ausencia de Mikaela. Inevitablemente la pelinegra dejo de sonreír y se posicionó como la dueña del restaurante llamando al joven en cuestión a la oficina administrativa.

-¡Imperdonable! ¿Otra vez contrataste personal sin siquiera avisarme?-  Reclamaba la muchacha ante lo que el joven le había comentado. -¡Ahora debo de encargarme del nuevo empleado que tu sin autorización contrataste y ofreciste una paga! ¿Acaso sabes porque estudio en la universidad? ¡Es para evitar estos errores como los tuyos! – Decía a toda voz de firmeza y frialdad, la calma con la que venía y esa pizca de emoción por volver a ver su negocio seguir adelante fue borrada tras lo que le habían informado, ahora debía de entrevistar al nuevo empleado que solicito ser mozo, no iba a ser nada fácil para esta persona que se presentaba, al menos el turno que le habían dado era el de la tarde así que ella estaría supervisando al nuevo durante los días que transcurrirían.

Pasaron las horas y todo se había calmado, con compasión perdono el segundo error de su empleado y para olvidar el nuevo problema que tenía se dispuso a estar en la barra de cafetería y realizar la actividad de cajera, no sabía porque en ese momento se le ocurría la idea de beber algo para calmarla, pero a los segundos de su pensamiento desistía. Entre sus ideas que iban y volvían notó que en la puerta del restaurante había alguien parado que ni se movía, ¿Era una broma? Pero le llamaba la atención, generalmente ese tipo de señales eran de aquellos que entraban nuevos pero no como clientela, sino como empleado. Mikaela sonrió sutilmente y de lado mientras veía que aquella persona tomaba valor para entrar, en ello la pelinegra fue hasta la oficina y busco el papel informativo de aquella persona, leyó muy brevemente sus datos y tras pasar unos minutos vuelve al salón con la carpeta en mano. Se acercó hasta la persona en silencio hasta que era momento de llamarle la atención.

-¿Zaret Kane?-  Nombró con indiferencia mientras volvía a ver su ficha para confirmar que había dicho bien su nombre. En cuando se dio vuelta tras ser llamado por su nombre Mikaela procedió a presentarse. –Mi nombre es Mikaela Hisaki, soy la dueña de La Belle Epoque, como me habían informado que llegarías hoy para comenzar tu trabajo, preferí dejar en claro algunas cosas que seguro mi suplente no logro mencionarte. Por favor acompáñame hasta mi oficina para poder hablar sin tener distracciones del salón-  Tras comentar ello, se dirigió hasta su oficina esperando a que le siguieran. Una vez dentro ella se sentó en el sillón detrás del escritorio, tras ya estar cómodamente sentada le hizo un gesto con la mano permitiéndole al rubio sentarse en la parte contraria a la de ella. Hubo unos segundos de silencio mientras que abría nuevamente la carpeta en donde estaba el CV y datos del nuevo empleado, tras ello saco de uno de los cajones del escritorio un papel que redactaba ciertos requisitos que ahora pasaría a decirle.

-Bien Zaret, para comenzar déjame darte algunos breves detalles con respecto al uniforme y aspecto que debes de tener delante de los comensales-  Tras ello le dio la hoja al contrario para que haga un seguimiento a lo que mencionaría la pelinegra. –Debes presentarte con el uniforme adecuado del restaurante, puedes utilizar pendientes, collares o anillos pero no piercing ni expansores, si tienes un tatuaje debe ser imperceptible para cliente, deberás de ser responsable del uniforme que se te asignará, las condiciones en las que debe estar es totalmente limpio y planchado, tendrás un uniforme extra por las dudas. Con respecto al cabello, veo que lo tienen corto, por lo tanto no tendrás problemas con amarrártelo y así me ahorrare la línea que habla sobre el cabello atado y sin que cubra el rostro. Debes de venir bien higienizado, si deseas hacer doble turno te veras obligado a utilizar las duchas para los empleados, no te preocupes por tus pertenencias, cada empleado, tanto los que realizan el servicio en el salón como en la cocina tienen sus respectivos casilleros, en cuanto estés vestida te daré el numero del tuyo, eso sí, deberás comprar un candado para mayor seguridad.- Hace un ligero corte antes de seguir, observando con seriedad al rubio queda pensativa por unos segundos hasta sonreír. –Si bien eres mujer, no te obligaré a utilizar ropa femenina, pero sí que utilices el baño respectivo de tu género, no deseo problemas después ¿De acuerdo?-  Esperando unos minutos su confirmación suspira guardando la carpeta en el cajón del escritorio.

-Hablando ya de otras que también son importante. Tendrás un periodo de prueba de un mes, esto implica que no tendrás paga por ese mes, pero si te capacitaré para que puedas dar un buen servicio, si superas ese mes de manera sobresaliente empezare a pagarte dejando de lado el contrato de prueba, si no quieres aceptar estas condiciones eres libre de retirarte y si decides quedarte, te daré tu uniforme para que empieces la primera jornada.-  Tras ello le dio un tiempo para decidir, dándole otra hoja en donde mencionaba el contrato de prueba durante un mes, detallando lo que adquiriría al aceptar las condiciones. –Te daré un tiempo para que lo pienses, puedes tomar algo de mientras, invita la casa- Luego de agregar lo último se levanta de su asiento acompañándola hasta la puerta de su oficina y así poder dejar que lo piense antes de tomar una decisión final.
avatar
Mikaela Hisaki



Mensajes Mensajes : 798
Monedas Monedas : 1385

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.