Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Innocent— until proven guilty. [Priv. Frisk Freleng]

Ir abajo

Innocent— until proven guilty. [Priv. Frisk Freleng]

Mensaje por Chara Dreemurr el Mar Ene 23, 2018 5:44 am

¿Cuál era la manera perfecta de arruinar un inofensivo día de verano para cualquier niño? Y no, no se trataba de él siendo especialmente dramático en esa ocasión, sino algo que podría considerar casi como una verdad universal. Después de todo, ¿a quién en sus cabales podría gustarle ir al dentista? La sola posibilidad sonaba como una ignominia al sentido común, un agravio a todas las cosas buenas. No era de extrañar que con esa clase de mentalidad, la "inocente" mención de llevarle al consultorio para el cuidado dental adecuado hubiera desencadenado un rechazo absoluto. A final de cuentas, ¿qué se creían sus denominados tutores tratando de obligarle a asistir? Para empezar, no es que alguno de ellos contara con la autoridad para decirle qué hacer, y mucho menos cuándo y dónde lavarse los dientes. Su consumo excesivo de chocolate no estaba contando como un argumento convincente si querrían apelar a su sentido común. Así que tampoco le extrañó cuando los adultos tuvieron que recurrir a medidas drásticas para llevarle allí contra de su voluntad, tratándose prácticamente de una emboscada contra su persona.

En su defensa, no podría decir que las medidas de seguridad eran insuficientes (era la clase de niño que solía morder y patalear, probablemente era un comportamiento del que todos los involucrados estaban al tanto), así que al menos habían logrado arrastrarlo hasta el automóvil y conducir aquel corto tramo de la ciudad hasta la consulta, vigilándole como si se tratara de un animal rabioso que no podían dejar escapar. Pero, ¿acaso iba a ser suficiente para detenerlo? No, incluso si él no se trataba de un escapista al estilo Houdini, conocía otras tretas igual de efectivas. El secreto se trataba de siempre tomar a los adultos con la guardia baja, actuar cabizbajo como si se hubiera resignado de una vez por todas a la fatalidad del destino y actuar como una criatura dócil hasta que se abriera una oportunidad. Por supuesto, de todos ellos, el molesto comediante era el único que realmente parecía leer más allá de su interpretación fraudulenta, pero afortunadamente para él (no tanto para los demás, luego de todo el esfuerzo que habían puesto para llevarlo hasta allí), se trató del idiota de su hermano menor quién le dio la coyuntura para escapar. Otra de las ventajas inesperadas era que las salas de espera del consultorio estaban repletas de niños de su edad, igual o más nerviosos que él ante el sonido ominoso del sádico perforando dientes tras bambalinas, así que su comportamiento no resultó más fuera de lugar de lo habitual. Oh, no, no se quedaría para que un loco en bata blanca le arrancara los dientes directo de la raíz, así que la improvisación era imprescindible.

La buena noticia es que por su tamaño pequeño, todavía era posible que se deslizara por conductos pequeños o el agujero de una pared, por lo que una ventana de tamaño estándar no podía resultar un gran desafío. Se preguntaba cuánto tiempo iba a pasar para que se dieran cuenta de su repentina desaparición y cómo reaccionarían al ver sus esfuerzos reducidos a la nada. Pero antes de regocijarse en su incipiente victoria, tenía que asegurarse de estar lo suficientemente lejos para no cometer el error estúpido de que lo volvieran a atrapar. Al menos por ese día, y mientras otra cita con el dentista no estuviera disponible. Pensar que tendría que volver a ese matadero le provocaba escalofríos, así que hizo su mejor esfuerzo avanzando tan rápido y discretamente como podía. Finalmente sus pasos le habían conducido a la plaza de la ciudad, lo suficientemente lejos para permitirse un descanso. Se apoyó en la fuente de agua, y de forma inconsciente dirigió una de sus manos a sus bolsillos para sacar una barra de chocolate que le calmara los nervios, maldiciendo internamente cuando recordó que antes del incidente se habían desechos de todas sus golosinas provoca caries. Al sentir una presencia similar acercarse, casi saltó de la sorpresa, antes de distinguir completamente al extraño no tan desconocido—. ¡Ah! Maldita sea, no te me acerques así, niño feo —nada sospechoso, nada sospechoso. De todas las personas con las que podía toparse, el muchacho llamado Frisk era uno de los pocos que no significaba peligro inmediato, no mientras el aludido ni siquiera supiera que técnicamente estaba hablando con un fugitivo en ese momento—. ¿Qué te trae por aquí...? —la pregunta iba sin mucha convicción, dígase porque o bien no le interesara o era demasiado cliché para sonar natural.
avatar
Chara Dreemurr
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 469
Monedas Monedas : 10722

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent— until proven guilty. [Priv. Frisk Freleng]

Mensaje por Frisk Freleng el Dom Ene 28, 2018 5:36 am

No era la primera vez que deambulabas por las calles. De hecho, desde que tu padre llegó de “vacaciones”, pasabas más tiempo fuera de casa, que en ella. Como ahora. A pesar de que Freya te pedía pasar tiempo los tres juntos, no durabas mucho en compañía de aquel hombre. En el momento más oportuno, te apartaste de tu hermana y tu padre, mientras ellos estaban asombrados en una visita guiada por un museo. Y bendito el día en que decidieron salir. No se te hizo difícil dejarte perder entre el mar de gente que había decidido visitar la exposición. –Cualquier cosa, podré fingir que siempre estuve aquí –pensaste, agradeciendo a Burger Pants por haberte llevado antes. Aunque esa vez, tú estuviste en el recorrido solo, porque tu “niñero” estaba ocupado trabajando, en la sucursal de la cadena de comida de tu tío, que había frente al museo.

En tu cabecita, comenzaste a crear un plan, en caso de que se percataran de tu presencia antes de tiempo. Y otro más, en cuanto te encontraran en la ciudad, o en casa.
–En casa –te detuviste en el lobby del museo, pensando en los múltiples escenarios que desencadenaría tu desaparición. –Coartada –murmuraste, antes de salir corriendo del lugar. Cruzaste la calle, entrando a la tienda de hamburguesas de Mettaton. Y ahí estaba, detrás de la caja, con la postura de que odiaba su vida. Con una enorme sonrisa de oreja a oreja, te acercaste a él, parándote de puntas para poder verlo. –Hola –canturreaste, llamando la atención del muchacho. Un pequeño diálogo bastó, para que el chico te regalara una hamburguesa, y te dejara quedarte todo el tiempo que quisieras, sentado en alguna de las mesas del restaurante; siempre y cuando, te portaras bien.

Aún con media hamburguesa, aprovechaste el pequeño momento en que el lugar comenzó a llenarse de gente, para ponerte de pie, y salir del lugar.
–Coartada lista –iniciaste tus andanzas, al tiempo que almorzabas. Tus pasos te llevaron a la Plaza de la ciudad, mirando a todos lados, en busca de algo que hacer, hasta la hora en que debías volver a casa. Tan centrado estabas en tu paseo, que no notaste a quienes estaban a tu alrededor, hasta escuchar aquel grito. –Pues no hay otra forma de acercarse, cabeza de chorlito –respondiste, con un pequeño puchero. De todas las personas que pudiste encontrarte, Chara era el último al que querías ver. Por un momento te dieron ganas de contestarle de mala gana; pero tampoco querías iniciar una pelea que, tal vez, les llevara horas terminar. –Nada en especial… ¿qué hay de ti? –le diste la espalda a la fuente, recargándote en ella.
avatar
Frisk Freleng



Mensajes Mensajes : 146
Monedas Monedas : 1417

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent— until proven guilty. [Priv. Frisk Freleng]

Mensaje por Chara Dreemurr el Mar Mar 13, 2018 4:20 am

Ciertamente, era de conocimiento popular que cuando un día empieza mal, no tenía más alternativa que terminar de la misma manera. Estaba bastante seguro de que al dicho se le conocía como levantarse con el pie izquierdo de la cama, pero la verdad era poco importante en esos momentos. Más allá de su más que evidente desagrado a la idea de ir al dentista, podría incluso admirar la tenacidad de los adultos tratando de servir a un cometido justo y obligarle a ir de todas maneras. Medida que no iba a funcionar por infinidad de detalles, pero tales fallas nada más servían a su propio beneficio. Después de todo, ningún niño en su sano juicio se quedaría en la sala de espera de un consultorio médico mientras la barbarie se ejecutaba frente a sus ojos (y no le extrañaría que los testigos tuvieran pesadillas con el sonido de ese taladro perforando cavidades dentales el resto de la semana), y si bien él mismo admitiría tener cierta tendencia al sadismo, no había forma humanamente posible de que se quedara en ese lugar. Era cosa de auto-preservación, sí, al parecer aún le quedaba una pizca de eso también. Afortunadamente, su odisea no estaba destinada a extenderse más de lo necesario: una misión sumamente fácil, entrar y salir. Las ventajas de ser un mocoso escurridizo, suponía.

Lo siguiente se trataba de la misión de infiltración, tenía que ser capaz de mezclarse con la multitud de las calles hasta alejarse lo suficiente para no ser un enemigo reconocible. A esa altura podía creer que trabajaría bastante bien como agente secreto, pero no se iba a hacer esperanzas al menos hasta llegar a la plaza y luego decidir un escondite por las siguientes horas, reabastecerse e instalarse en una base con comodidad. Ya que ni siquiera traía chocolate consigo, era un milagro que pudiera soportar la presión de ser un fugitivo, incluso podía imaginarse que le daba hambre de sólo considerarlo. Para su mala suerte, apenas bajó la guardia por unos segundos, y había sido interceptado por un agente extraño. Si bien Frisk le causó un pequeño sobresalto,  no lo admitiría aunque le arrancaran la lengua. Hizo lo posible por disimular, entornando los ojos y frunciéndole el sueño a lo que sería una interrupción indeseada en su territorio—. Supongo que es la única forma en que se acercan los tontos —por supuesto, no podía hablarle sin una acotación despectiva, no sea que el muchacho sospechara algo si se portaba más nervioso que de costumbre. No había peligro ahí, sólo un niño inconveniente que por alguna razón le continuaba la plática aunque se cayeran mal. Humanos.

¿Nada especial? ¿Cómo sé que la policía no está tras de ti? —se cruzó de brazos, viéndolo casi de forma sospechosa, aunque por lo ridículo de la misma afirmación debería tratarse de una broma. No sabía por qué quería evitar la pregunta si simplemente podía mentir, pero la opción de distraerlo parecía ligeramente más emocionante—. Quiero decir, probablemente te coman en prisión, si eres piel y huesos. Pero por un pago pequeño puedo testificar a tu favor —con total naturalidad ya que le estaba ofreciendo sus servicios ilegales, aunque no era de extrañar, considerando que él podría vender su alma por una barra de chocolate. La idea sonaba atractiva, pero un tanto impráctica cuando el diablo no era un sujeto fácil de contactar. Tuvo que suspirar, lamentando sus decisiones hasta el momento. Al menos tenía allí a un buen conejillo de indias para hacer que su tarde valiera la pena. Repentinamente, sonrió, la expresión de alegría traviesa que no dejaba buenos augurios—. Hey, hey, Frisk —se acercó a pasos lentos hasta el contrario, hasta quedar posado al lado suyo con la total confianza que no se tenían. Le tuvo que dedicar una de sus sonrisas más encantadoras, sólo para continuar el acto fraudulento—. ¿Por qué no jugamos a algo? Ya que de todas formas vas a ir a la cárcel... —se encogió de hombros con dramatismo fingido, como si tal sentencia ya se hubiera convertido en un hecho, para finalizar con una exclamación de entusiasmo injustificado—. ¡Al menos podrías hacer que tu tarde valiera la pena!
avatar
Chara Dreemurr
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 469
Monedas Monedas : 10722

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent— until proven guilty. [Priv. Frisk Freleng]

Mensaje por Frisk Freleng el Mar Mayo 01, 2018 3:03 am

Era un lindo día. Las aves cantaban, las flores florecían. En días como estos, niños como tú, se la pasaban jugando con sus amigos en el parque o en el patio de sus casas. Pero no tú. Tú estabas sentado en una banca; o más bien, acostado en ella, mirando el techo del lugar. A unos metros de ti, Burger Pants atendía uno de los puestos de comida rápida que formaban parte de la cadena de marca de tu tío. Generalmente estabas en casa, con tu hermana y el “niñero”, mientras tu tío trabajaba en la televisora. Pero no hoy. Tu hermana se había ido con unas amigas de la escuela a una pijamada, en donde tú no estabas invitado. –Es solo para niñas –lo que significaba, que aún con la ropa de tu melliza, no podrías ir. Estabas acostumbrado a esas “observaciones” por parte de las personas.

Soltaste un enorme suspiro; eras un niño de 10 años, y te tenía ahí, aburrido y sin poder hacer nada. Estabas lleno de energía, y sin embargo, no podías liberarla. Hubieras preferido quedarte solo en casa. Después de todo, eras un “adulto” responsable; o al menos, sabías cuidarte a la perfección. Te levantaste hasta quedar perfectamente sentado; tus ojitos entrecerrados fijos en el puesto de hamburguesas, el cual comenzaba a llenarse lentamente.
–Ahora –de un brinco, bajaste de la banca, y corriste lo más rápido que tus piernas te permitían, aprovechando que aquel amargado chico no te prestaba atención.

Originalmente se quedarían en casa; hasta que Burger Pants recibió una llamada de tu tutor, mandándolo a trabajar al puesto que había en el acuario. Y como no podía dejarte solo, tuvo que llevarte con él. Pero no era divertido. ¿Qué sentido tiene estar en un acuario si no puedes pasearte por los tanques y las enormes albercas con peces y demás animales marinos? Así que decidiste ir a la entrada del establecimiento. Si vas a aprovechar el lugar, debes hacerlo de la manera correcta. Conforme avanzabas por las salas, tu emoción iba en aumento. Y todo se tornó maravilloso, cuando llegaste a ese enorme pasillo que parecía un túnel subterráneo. Mientras caminabas, dabas vueltas y vueltas, tratando de admirar a todos los animales que nadaban de un lado a otro. Tan absorto estabas en la vista, que no te fijabas por donde ibas.
–Lo siento –exclamaste con rapidez al sentir chocar con alguien.

off:
Ya sabes como es esto. Lo siento, pero mis ojos cada día empeoran :T así que cuando descanse y este mejor, lo arreglaré
avatar
Frisk Freleng



Mensajes Mensajes : 146
Monedas Monedas : 1417

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent— until proven guilty. [Priv. Frisk Freleng]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.