Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

La Bruja y el Vago I [Priv. Stefan]

Ir abajo

La Bruja y el Vago I [Priv. Stefan]

Mensaje por Mikaela Hisaki el Mar Nov 14, 2017 4:11 am

Las mañanas en el restaurante podían ser  muy difíciles, siempre a primera hora estar de pie, para que el resto de los que deben seguir en el día lo hagan con energía. Pero la pelinegra estaba algo malhumorada, los empleados lo notaban por una simple razón, estaba con el típico tic de golpear la mesada de la barra con el dedo índice, ese sonido constante y su falta de expresión lo era todo. Nadie que ya sabía de ello se le acercaba, eran momento de temer.

Pero la razón del porque su reacción, era simple y a la vez complicado. Días atrás tras conocer a un muchacho que realmente no es de muy querer y darle una pequeña lección tras no pagar un café, lo obligó a ayudar por una semana en el restaurante. Este mismo lo prometió diciendo que el primer dia de la semana en la mañana estaría en el local listo para saldar las cuentas. Para Mikaela las promesas son algo realmente importantes para ella, desde pequeña su padre siempre le habló del Yubikiri genman, una vieja tradición japonesa que involucraba el entrelazado de los dedos meñiques de los participantes y una dulce canción infantil que decía “Yubikiri genman, uso tsuitara hari senbon nomasu…” o mejor traducida como “Promesa de meñique, si miento me tragaré mil agujas…”. La pelinegra en eso no era de romper una promesa y tal vez era mejor temer si se rompía una promesa con ella.

Las horas avanzaban y el muchacho aun no aparecía, si no llegaba pronto, de seguro la joven haría lo que fuese para encontrarlo. Pero todo fue diferente cuando escuchó una voz muy conocida, casi inconfundible, más por su forma de hablar que por la voz en si.

-Si son estas horas de llegar, más te vale que hagas el trabajo debidamente, sino las consecuencias serán peores muchacho.- Comentó la joven con toda la firmeza tras acercarse a la entrada del restaurante rápidamente y encontrarlo vagando. Suspiro y apoyó su mano en el rostro demostrando decepción. Al menos llegó, tarde pero llegó, solo necesitaba que el pelinegro se pusiera a trabajar.

-Mira, lo primero que harás ya que aun no ha llegado demasiada gente será barrer un poco con la escoba la parte de afuera, justo en el pasillo de entrada.- Explicó mientras que le acercaba una escoba. Su mirada se centró en él con tanta frialdad que uno ajeno a la situación podría decir que se estaba por adelantar un mes el invierno. La ojiverde estaba sumamente molesta por la tardanza y deseaba pensar que el joven no perdería el tiempo.
avatar
Mikaela Hisaki



Mensajes Mensajes : 780
Monedas Monedas : 989

Volver arriba Ir abajo

Re: La Bruja y el Vago I [Priv. Stefan]

Mensaje por Stefan Altieri el Miér Ene 24, 2018 8:22 am

Soul. Nombre que siempre ha de ser expuesto en luces de neón, curiosamente, es un nombre que le pudiese resultar familiar. Quizá, se ha de tratar de una signorina que conoció tiempo atrás. Aun así, no era momento de indagar en su identidad... Pronto, hermosa fémina ha de dirigirse hacia su humanidad, un pie tras otro, movimientos salvajes bajo un ajustado corsé atezado cubierto de brillantes y encaje. El toque placentero, busca dejar una húmeda huella sobre su cuello…

—¡Muñeca, no puedo casarme sin antes vivir con plenitud! —Bajo las sabanas de la cama king, se ha de escuchar el reproche de un joven—¡N-no tocar! Espera… ¡Espera! V-vamos mi… mi… g-gatita… —una batalla feroz se llevó a cabo, el movimiento corporal y el ritmo de la voz masculina hace pensar que no es capaz de evadir las acciones desquiciadas de una mujer—¡No eres tú, soy yo! —El grito de rechazo le incitó a detenerle en plena necesidad, más la complicación de unirse entre la sabanilla da como resultado un golpe certero en su humanidad—. R-ríndete —aclaró. Suelo alfombrado de la habitación le acunó junto a los rayos matutinos, Altieri continuó tendido sobre el suelo e incluso, no pareciese inmutarse a pesar de la dificultad para respirar, todo a causa de las albinas sábanas sobre su rostro. El perfecto escenario de un sueño plácido, pero el joven durmiente debe despertar. ¿Una alarma? Tal vez. Aunque, será necesario del “Comando delle Forze Operative Terrestri” para realizar una acción como aquella, el jefe mayor “ C: ” encabezará el ejército en operación. El significado de una carita sonriente en la placa de metal se mantiene en total misterio, más las personas apegadas a sus nueve vidas saben de antemano que fue bautizado bajo el nombre de “Constantine” . Azul ruso que, aparenta ser todo menos un felino que proviene del puerto de Arkhangelsk —. Gatita t-traviesa —orejas felinas han de enfocar mejor la voz masculina, mas los ojos áureo se han de mover al ritmo de un par de dedos que proceden a deslizarse bajo la sábana, requieren de inmediato su atención. —¡Ahhh! ¡Constantine! —El cuerpo inerte de Altieri regresa a la vida tras un par de pequeños colmillos marcados en la mano diestra, el jefe mayor ha cumplido su objetivo.

—¡No mordidas! “Capisci?”Negó con el cabeza, resignado—. Me dolió, pequeño abusivo —se quejó, con una sonrisa marcada en su rostro. Y pese a ello, el italiano se ha quedado quieto, en silencio pero con un brillo particular en sus ojos, Altieri deslizó ambas manos sobre su pecho, canturreó—In Napoli where love is king! —Es necesario cobijar su corazón, el ideal, es al son de la letra del signore Dean Martin. —That's amore! Ting-a-ling-a-ling! —Albina sábana ha de ser lanzada hacia la cama, por consiguiente, se dirigió hacia la ducha matutina, no debía perder tiempo, puesto que, debía “saldar” un pendiente que poseía. ¡Da igual! Su corazón ha de brincar de felicidad, una pequeña tarjeta albina de presentación, es su mayor tesoro—. Vita bella —complementó con lentitud, dejando los segundos pasar, prácticamente con deliberada intención. Hasta ese punto,  no se percató del tiempo trascurrido. —Madonna Mia! —apresuró el paso, justo al abotonar un par de botones de su plomiza camisa de vestir. Entonces, ¿es hora de encender su Enzo Ferrari? Visto de esa manera, cualquiera pensaría que es un hombre de negocios e incluso, el traje de corte Italiano cautiva a cualquier despistado. Sin embargo, era gracioso que, detrás de la presencia refinada, un joven napolitano va en dirección a su Aprilia, el amor de su vida. Probablemente, las deidades con quienes poseía más afinidad, han de transpirar por las próximas acciones del azabache. Inmediatamente, inconfundible sonido del motor ha de escucharse, dulce melodía que regocijó su alma, más las gafas oscuras que ha de portar en su rostro, le incitan a tararear “Woke up this morning” desde la comodidad del sillín. Hermosas calles de la ciudad han de reflejarse en los espejuelos atezados…

Todavía, tuvo la brillante idea de presumir, por poco embistiendo autos. ¿Equipo de protección? ¿Qué es eso? ¿Casco? ¡Jamás! El corazón del napolitano se aceleró un poco, la magnificencia de burlar todo a su paso, es su especialidad. —¡Lo siento! —se disculpó, por poco ha de llevarse consigo a un humilde anciano. Por consiguiente, ha de aproximarse a su destino, un par de cuadras a lo mucho el viaje no ha de durar más que un par de minutos. ¡Su majestad ha llegado! Rey y señor di Sessanio. —Signorina! Signorina Hisaki! —exclamó al ver aquella que, ha de esperarle impaciente, probablemente. Pero, las palabras no fueron suficientes, lo único que faltaba es que le diese lecciones de vida, ¡a Vincenzo Di Stefano ! Era una broma, tenía que serlo… Y pese a que, el napolitano sintió la puñalada en su corazón procuró estacionar el amor de su vida en la zona establecida—. Lamento la demora, demasiado tráfico —se justificó—, pero cumpliré mi palabra, dulzura—le guiño el ojo con tinte de confidencialidad. —¡Pobre de mí! ¡Voy a morir! — Vociferó; como al pasar, justo al escucharle las instrucciones que ha de cumplir—¿Uh? ¿Barrer? Ah sí, el trabajo —expresión radiante ha de mantener, tal cual no pensaba en actos vandálicos en absoluto. Exageraba, exageraba—. Trabajar, acción que nos hace un tanto adictos, pero, ¿qué más da? —Altieri hizo una pausa y sujetó la escoba—. Para alcanzar el éxito se necesita de sacrificios, ¿no? —Aquel fue el único comentario que ha de dar a la susodicha, puesto que, el napolitano debía centrarse en dejar limpio la zona deseada—. Sería un vagabundo con clase, desde luego que sí —reconoció—. Nunca se debe perder el estilo, ni siquiera siendo un pordiosero —se dijo, tras recorrer el pasillo señalado tiempo atrás.  
   
avatar
Stefan Altieri



Mensajes Mensajes : 461
Monedas Monedas : 1575

Volver arriba Ir abajo

Re: La Bruja y el Vago I [Priv. Stefan]

Mensaje por Mikaela Hisaki el Lun Feb 12, 2018 9:17 pm

Increíble la paciencia que la pelinegra debía de tener durante unas horas en presencia del muchacho, no podía hacer mucho ya, al menos el joven se dispuso a empezar el trabajo, sin antes hacer monólogos con cierto deje de drama actoral.

-Deja de hablar y barre- Comentó antes de ir en dirección al pequeño cuarto de limpieza que se encontraba cerca de los baños para clientes. Mientras que alguien se encargaba de barrer, ella se pondría a limpiar nuevamente la barra del bar y luego revisar la caja en donde los meseros llevaban el dinero que la gente dejaba tras haber comido.

Generalmente lo ultimo lo hace diariamente al finalizar cada turno, es decir, los turno mañana, tarde y noche, siempre calculando lo que el consumidor pide y consume y lo que se ha pagado, en caso de las propinas, esto no es asunto suyo, prefiere que los mozos se ganen ese adicional según el cliente vea como ha sido atendido. Ya varias veces ha remarcado sobre el valor de las propinas y porque la rotación de las mesas, cosas que cada tanto suele volver a mencionar, por gracia divina nadie se queja de su método ya que en realidad todos salen ganando y si un cliente que suele dejar jugosas propinas no es un solo mesero quien constantemente lo recibe. Cosas sencillas que en la teoría parecen difíciles pero en la práctica ayuda mucho.

Finalmente la muchacha terminó de limpiar y dejó el trapo en un hueco debajo de la barra, acto seguido se acercó a la caja cono tenía pensado y fue revisando en la computadora todo lo que se ha vendido el día anterior, esto le llevaría un buen tiempo, asi que debía de hacerlo con paciencia.
avatar
Mikaela Hisaki



Mensajes Mensajes : 780
Monedas Monedas : 989

Volver arriba Ir abajo

Re: La Bruja y el Vago I [Priv. Stefan]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.