Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Tú, yo y una pizza en invierno [+18] [Privado]

Ir abajo

Tú, yo y una pizza en invierno [+18] [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Mar Nov 07, 2017 8:41 pm

----------------------21 de Diciembre----------------------



¡Iba a pasar hasta enero las vacaciones de navidad en Japón! La verdad me daba un poco de pena no pasar la noche buena y el año nuevo con mi hermano ¡Pero estaba deseando ver a mamá de nuevo! Pero sobre todo a mi papá. No moví mi coche de Sweet Valley, cogí mejor el tren para allá. Fui con tiempo al aeropuerto para estar segura de que no se me escapara el avión, y justo antes de entrar al gran lugar recibí la llamada de... ¡Mi papá!

- ¡Hola padre! Ya llegué al aeropuerto ¡En unas horas llegaré a... ! -Pero la frase quedó en el aire y la sonrisa de mi rostro se borró completamente cuando me llamó para decirme que había visto el vídeo del juicio, el que salgo dando aquel discurso fuera de los juzgados tan polémico. Y no le gustó. No quería verme por un tiempo... Se me quedó la boca abierta- ¿Te... avergüenzas de mi?

Me lo negó... Pero algo muy dentro de mi me decía que era mentira. Tan solo no quería verme en persona un tiempo. Tuvimos una pequeña conversación para calmar mi carácter y nos despedimos. Lo último que me dijo es que buscara alguna excusa para decirle a mi madre porqué no había llegado.


--------------------------------------------



Regresé a Sweet Valley en tren,con mi maleta y mi corazón roto... No podía creer aún aquello... Pero claro, es culpa mía que haya ocurrido esto ¿Porqué no cerré la boca ante los medios de comunicación? Hasta Kurosawa me regañó un poco por haberlo hecho... Solo me quedó ir a un restaurante a comer y después a liberar algo de energía en el gimnasio. Al entrar con la maleta y el jefe me vio se quedó muy sorprendido.

- ¡Natsumi! ¿¡Qué haces aquí!? ¡Pediste vacaciones!

- ¡Hola! Sí, cogí vacaciones ¡Pero nunca es tarde para un poco de entrenamiento para sacar el estrés!

Con una sonrisa esplendorosa de las mías me metí en la sala de los empleados y dejé a un lado mi super maleta, así no me la quitaría nadie. Fui al vestuario de chicas y allí mismo me cambié a mi ropa de hacer gimnasia, dejando la que llevaba puesta dentro. Cogí mis vendas para hacer boxeo y me las comencé a amarrar como me enseñaron, bastante apretado pero sin cortar la circulación. Aseguré la punta  al pulgar empezando a vendar por detrás de la mano. Tres veces alrededor de la muñeca para dar apoyo a la muñeca, tres veces alrededor de la palma de la mano la pasé por abajo y por detrás del pulgar. Seguramente empecé a crear X’s por detrás de mi mano mientras iba pasando la venda por en medio de mis dedos cruzando con la parte trasera de la mano. Pasé la venda entre mis dedos meñique y anular,  el siguiente por un lado, abajo y al fondo. El vendaje forma una “X” en la parte trasera de la mano, sobre el pulgar nuevamente. Luego entre los dedos medio y anular,  otra X, nuevamente pasándola sobre el pulgar y entre el dedos indice y medio. La tercera y ultima “X” está formada, todos los dedos me quedaron debidamente separados. Terminé pasándola sobre el pulgar, después por detrás del pulgar dos veces … ora pásala por abajo y detrás de la mano. ásala por detrás del pulgar… Pásala por debajo de la palma en vez de vendar alrededor del pulgar. Por detrás de los nudillos nuevamente y terminé en la muñeca asegurándolo con el velcro justo sobre la muñeca para tener el máximo apoyo en ésta. 

Antes de darle al saco de boxeo haría algo de entrenamiento básico... Pero con más duración. Quería que pasara el tiempo y no enterarme. Dicho y hecho, comencé con la cama elástica que se convierte en una gran forma de fortalecer las piernas sin sufrir impacto en rodillas y caderas y desarrollar el equilibrio. Seguí después con el salto a la comba la variando el movimiento simple, cruzado, alternando pies y más ejercicios, así como la velocidad. Seguidamente me puse con las gomas para trabajar el tren superior al mismo tiempo que se fortalecen los músculos de la espalda y, todo ello evitando el daño que puede provocar un mal uso de las pesas y además funciona para prevenir lesiones. Hice flexiones, varios ejercicios para fortalecer las piernas y brazos... Y llegó la hora de golpear el saco. Me puse los guantes de kickboxing y me puse frente al saco. Golpeé con más rapidez que de costumbre... "Nunca me ha hecho mucho caso" pensé dándole el primer jab, el golpe básico. "Ni desde pequeña" jab derecho "Solo recuerdo a mi madre dándome cariño" jab izquierdo "Nunca tenía tiempo para jugar con nosotros porque tenía trabajo" gancho "O venía cansado de allí" gancho "o siempre había alguna excusa" gancho "quizá simplemente era que le importábamos bien poco" crochet "¿Eramos un estorbo o qué?" crochet "Siempre me he esforzado para que me de algo de cariño" patada frontal "Siempre" patada frontal "O solo simplemente no era cariñoso, es su manera de ser..." high kick "¿O solo son excusas mías para justificarle su falta de cariño?" pasé a darle todas esas técnicas que hice muy seguido, sin parar con esos pensamientos.

- Hey Natsu-Me giré, era el personal trainer que pelea conmigo para enseñarme. Había pasado tanto tiempo trabajando allí- ¿Te apetece darle una paliza a mis almohadillas para seguir desahogándote?

Vi que tenía puestas en las manos las almohadillas para entrenar y aguantar los golpes. Asentí con la cabeza y fuimos a un lugar más apartado para comenzar con la coreo... Me sabía la coreografía a la perfección. Empezamos fuerte y seguimos aún más entre patada y golpe. "¡Pero somos cercanos desde hace un año! ¿Porqué me trata así? Me he esforzado tanto... yo pensaba que me quería... ¿Puede mi hermano tener razón al insinuar que nunca nos ha querido? ¿Porque mierda se avergüenza de mi?" cuando me di cuenta de la realidad me encontraba llorando mientras peleaba. El entrenador paró al verme tan afligida.

- Vete a casa chiquita, llevas aquí horas sin parar y ya te has desahogado bastante. Debes descansar.

Asentí despidiéndome con la mano, yendo a los vestuarios a quitarme todo.

--------------------------------------------




Salí de la ducha enrollada en una toalla después de una larga ducha, ya tranquila sin derramar ninguna lágrima más. Al salir había del gym había comprado una pizza familiar para mi solita y había pagado un hotel bastante lujoso a mitad de precio porque al lado había una obra y por la mañana molestaba a los clientes ¡Pero como solo me iba a quedar a dormir pues me salió bien la técnica! En el estado en el que iba no quería volver a casa, si me veía triste mi hermano y se enteraba de la llamada de mi padre se iba a liar una buena... Me puse el pijama y abrí la caja de pizza, que ya estaba un poco más fría por el tiempo de espera.  

Para esta hora ya tendría que haber tomado el vuelo hacia Japón... Cogí el móvil para llamar a mi madre y decirle que se me escapó el avión... Pero sin querer en vez de eso llamé a mi novio ¡DEMONIOS, NOOOOOOO! Antes de que pudiera colgar me aceptó la llamada.

- ¡Hola amore! -Le extrañó mucho que le llamara como era natural- Se me escapó el avión y regresé a Sweet Valley... ¡Estoy cenando pizza! -Traté de mantenerme positiva, pero no iba a servir de nada...- En verdad se me escapó el vuelo porque no llegué a entrar al aeropuerto. Mi padre me llamó justo en ese momento para decirme que básicamente le había decepcionado y que mejor me quedara en mi casa. Ha visto el vídeo del juicio y no le gustó ni un pelo.

Cogí el primer trozo de pizza y le di un mordisco como consolación. Que penita le daría a cualquiera ahora mismo...

kickboxing:
pijama:
hotel:


avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1179
Monedas Monedas : 17502

Volver arriba Ir abajo

Re: Tú, yo y una pizza en invierno [+18] [Privado]

Mensaje por Edward Bertinelli el Vie Nov 10, 2017 8:07 pm

¡Estas eran oficialmente las mejores navidades de la familia Bertinelli desde nuestra llegada a Francia! Papà, mamma, y yo conseguimos nuevos empleos con mejores salarios de los que tuvimos nunca aquí, así que pudimos organizar unas fiestas con algunos lujos que los últimos dos años y medio no nos podíamos permitir. Era grandioso ver las brillantes sonrisas de mis hermanos menores, quienes finalmente tenían un lugar seguro en donde desarrollarse gracias a la casa que estábamos pagando entre los tres. Además, la comida de este año era mucho más sabrosa y de mejor calidad. Incluso en el trabajo me dieron una cesta navideña como regalo, la cual trajo cosas ricas como paté, mermeladas, jamón, olivas, y muchas otras más. Mis padres incluso tendrían una botella de vino para ellos gracias a eso.

Quizás lo único extraño para mi esta temporada era el hecho de que mi bella ragazza se irá a Japón de vacaciones, y no la vería en tres semanas. Comprendo su situación y que estaba muy ansiosa por ver a sus padres en su país natal, y es por eso que me alegré al escuchar sobre su viaje. De todas formas, le extrañaría un poco en estas fechas, aunque por orgullo no lo confesara... ¡Igual ella lo sabía! Creo que se lo he dejado más que claro en nuestros encuentros, sobre todo con todos los besos que nos damos.

Como ya estaba en vacaciones decembrinas de mi empleo, y no había la necesidad de salir a buscar dinero adicional como limpiabotas para las fiestas, por primera vez en mucho tiempo me tomé la oportunidad de relajarme en casa y solo ayudar con los quehaceres normales de una familia. Mi recompensa era la preciosa sonrisa en los labios de mamma, más que suficiente para que hiciera las tareas con una curva propia en mi rostro.

Y bueno, de repente escuché mi móvil sonar. A pesar de que la mia ragazza no estaba en la ciudad, lo cargaba siempre conmigo. Saqué el teléfono del bolsillo y vi que era Umi, lo cual me extrañó mucho. Se lo cogí de inmediato - Ciao, mio amore. Que raro que estés llamando a esta hora. Pensé que el vuelo a Japón tardaba más - le saludé con cariño, aunque luego mencioné extrañado que no esperaba su llamada a esta hora. Ella dijo que estaba en Sweet Valley y comía una pizza, pero algo no sonaba del todo bien... Sin que dijera nada más, la rubia me confesó lo que había ocurrido. - Básicamente te obligó a quedarte porque no quería verte. Che pezzo di merda... - dije sin contenerme demasiado aunque fuera su padre. Eso si, mi madre me dio un regaño por hablar así delante de mis hermanos. - Mi dispiace, mamma - me disculpé con ella, caminando hacia mi habitación para poder hablar más tranquilo. - Sé que tenías muchas ganas de ver a tu madre, y por eso lo lamento mucho. ¿Y dónde estás en este momento? ¿En casa? - pregunté con curiosidad, pensando en ir a consolarle por la putada que le hizo su viejo.

Respondió entonces que estaba en un hotel de la ciudad, porque no tuvo ganas de regresar a casa. - ¿Estás en un hotel y no has invitado? ¡Que mala eres conmigo! - me quejé de inmediato con mi chica. Espera, ¿me acaba de preguntar si quería ir? ¡Claro que acepto!. - Pues ya que insistes en verme, iré a tu hotel. Dame la dirección - mencioné mientras tomaba una hoja de papel y un bolígrafo. Anoté todo lo necesario y luego finalicé la conversación en tono normal - Bene. Iré ya mismo para allá. Y no te preocupes por la seguridad, soy el ninja italiano -. Lo último lo acompañó una risilla traviesa.

Apenas acabamos de hablar, dejé el móvil sobre la mesa de noche y me cambié de ropa en un abrir y cerrar de ojos, echándome un poco de colonia de muestra que aún me quedaba. Me peiné lo mejor que pude y me hice una coleta baja. Como una flecha salí de la habitación, obviamente tomando el móvil conmigo, y le dije a mi progenitora - Mamma, voy a salir. A lo mejor no regreso esta noche, así que no me esperes despierta -. Ella solo me dijo que me cuidara bien, y continué mi camino hacia la puerta de salida, cuando papà me detuvo al verme tocar la perilla. El hombre mayor quizo confirmar lo que le expliqué a la mujer que era su esposa, y asentí sonriente en respuesta. Fue entonces que desapareció a su habitación y regresó a la sala para darme un preservativo. - ¿Solo uno, papà? - me quejé en ese momento, y por supuesto, él me preguntó si quería dejarlo sin sexo esa noche. Por supuesto que negué con la cabeza y solo tomé el regalo, guardándolo en el bolsillo. Finalmente me despedí de todos y salí de la casa, rumbo al fino hotel en donde estaba mi bella ragazza.

Si tengo suerte, ¡esta noche tendré sexo!
avatar
Edward Bertinelli



Mensajes Mensajes : 386
Monedas Monedas : 11188

Volver arriba Ir abajo

Re: Tú, yo y una pizza en invierno [+18] [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Sáb Nov 11, 2017 6:21 pm

Era increíble cómo una persona te puede hacer reír y sentirte querida estando muy triste... Ed siempre me hacia olvidar mis problemas y me sacaba mil sonrisas. Al contarle lo de mi padre dijo alguna palabra malsonante y escuché de fondo a su mamá regañándole y él pidiéndole disculpas, ambos en italiano. Por lo que pude notar por el ruido de fondo se movió de habitación.

- No, no estoy en mi casa... Estoy en un hotel en la ciudad. No quería volver y me salió a mitad de precio... -Para mi sorpresa insinuó que quería venir. Tras una breve risita por la ocurrencia decidí invitarle- Mis disculpas por no invitarte ¿Te gustaría venir a verme? -Aceptó felizmente de inmediato mi oferta. Le di la dirección, mirando en el recibo el nombre del hotel y el numero de habitación- ¡Aquí te espero, que no te pille el recepcionista!

Colgué el teléfono y me comí el trozo de pizza mordido que estaba comiéndome antes de que fuera a por el papel con los datos del hotel. Cerré la caja de la pizza dejándola en el centro de la cama y fui a lavarme las manos al aseo, que estaba por cierto todo desordenado. Las sequé quedando totalmente limpias y como un rayo ordené las cosas que había dejado por el baño como por ejemplo mi propio gel, la esponja, bodymilk, una pulsera y un colgante. Con la toalla húmeda que utilicé cuando salí de la bañera limpié el suelo del baño que lo dejé todo manchado de agua de la ducha. Puse la toalla sucia como alfombra para salir de la ducha para aprovechar su uso.

Me cepillé el cabello suavemente con mi propio cepillo, dejándolo suelto, suave y sedoso una vez más. Por último solo me faltaba recoger la ropa que me quité al llegar, que estaba desparramada por el suelo... Puede que me la quitara con un poquito de rabia contenida. Con los pies metí para debajo de la cama los zapatos y fui recolectando una camiseta interior, el jersey, la bufanda, los guantes, calcetines, ropa interior... Y con lo último me embargó un dilema.

Agachada con toda la ropa recolectada en un brazo tomé con el otro la prenda superior de mi ropa interior. Me quedé mirando atentamente el sostén... ¿Me lo pongo o no me lo pongo? Nunca dormía con sujetador puesto y no contaba con que mi novio viniera a verme... En ese momento alguien golpeó con los nudillos la puerta y me sacó de mi ensimismamiento.

- ¡Un momento, un momento! ¡Ya voy!

Como no quería hacerle esperar rápidamente metí todo en la gran maleta y la escondí detrás de una de las cortinas, que en ese momento estaban corridas. Abrí la puerta y le dejé pasar dentro de la habitación. Como antes no tenía invitado no puse el cartel de "No molestar", por eso después de que Ed entrara colgué el cartel por fuera, en la manilla. Cerré.

- Buenas noches amore -Le saludé con cariño- Espero que no hayas pasado demasiado frío de camino acá.

Le ayudé a quitarle la chaqueta, que dejé junto a mi abrigo en el armario colgado en una percha. Mientras que yo hacía esa acción él ya se había quitado la bufanda y los guantes que le protegían el cuello y las manos del frío.

- Espero que la climatización de la habitación sea de tu agrado, la puse cálida porque si no se enciende hace frío. Si necesitas cambiarla hazlo sin problemas. -Para mi estaba en la temperatura ideal, esperaba que para él también lo estuviera.- Siento que hayas tenido que salir de tu casa a estas horas, es ya de noche... Gracias por venir a verme, lo aprecio mucho. -Puse mis manos calientes en sus mejillas, y como era natural su temperatura era la contraria a la mía.- Estas helado... Ven que te caliente un poquito.

Le pasé los brazos por el cuello y nos comenzamos a besar de forma dulce. Me acercó a su cuerpo para abrazarme y mi pecho se juntó suavemente con el suyo... Esperaba que no notara que no llevaba sostén, porque si no me iba a dar un poco de vergüenza... Y es que una vez Clay por no haber tenido aún relaciones con Ed después de seis meses de novios me dijo mientras movía de arriba hacia abajo las cejas "Se te tiene que tener la paciencia de un santo... Y Edward no es ningún santo".
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1179
Monedas Monedas : 17502

Volver arriba Ir abajo

Re: Tú, yo y una pizza en invierno [+18] [Privado]

Mensaje por Edward Bertinelli el Lun Nov 20, 2017 7:07 pm

No tardé demasiado en llegar al hotel, la verdad. Quizás porque andaba caminando con más prisa que de costumbre. La sola idea de finalmente tener sexo con mi novia Umi me llevaba ilusionado y en una jodida nube. Y es que estaba claro que ella lo quería, o sino, ¿para qué me invitaba a un hotel a pasar un rato con ella?... Espera, ¿acaso fui yo el que malinterpretó todo? Considerando que la hermosa rubia tenía aún demasiada inocencia, quizás no me ha llamado por eso... Merda! ¿Y si ahora metía la pata preguntando y nunca me daban sexo?

Bueno, no tuve mucho más tiempo para pensar en ese detalle, pues ya estaba en la recepción del elegante edificio. Vaya, a veces olvidaba que Umi venía de una familia de dinero... Observé a mis alrededores y vi a un par de guardias de seguridad, además de dos recepcionistas esperando a atender a los clientes que llegaran. Seguro se me complicaría el pasarles por el frente sin un plan... Pero en ese preciso instante, un coche aparcó frente al hotel, y vi bajarse del mismo a una pareja de ricachones. Sonreí con travesura, pues allí estaba la solución a mis problemas...

Tomé el carrito para el equipaje que pertenecía al hotel y fui directamente a hablar con la pareja - Buenas noches, caballero, dama. Vengo a ayudarles con su equipaje - dije en un tono de voz amigable y con una sonrisa tranquila en los labios. Aceptaron de inmediato y les puse todas las maletas en el carrito, siguiéndoles hasta entrar de nuevo a la recepción. Ellos hicieron lo necesario para que les entregaran la llave de su habitación, y nadie cuestionó el porqué yo llevaba el carrito para ellos. Quizás pensaron que era su hijo o su asistente o alguna otra estupidez, no me interesaba. Lo importante era que ahora tuve acceso al ascensor del hotel sin que sospecharan nada.

Tras continuar mi papel de "botones" y dejarles en su habitación, recibí un billete de diez euros que agradecí mucho. Quizás con esto pueda comprar otra pizza para Umi y para mi... Bajé las escaleras hasta el nivel en donde estaba la rubia y fui a la puerta que me indicó. Antes de tocar, revisé mi aliento y acomodé mi ropa, solo por si acaso... Con la mano hice sonar la madera y la bella rubia no tardó demasiado en abrirme. - Ciao amore mio - le saludé con una risilla traviesa en los labios, a lo cual ella me respondió con cariño.

Me le quedé observando, y noté un detalle de inmediato. ¡No llevaba sujetador esa noche!. Eso solo podía significar una cosa: ¡¡¡Si tendré sexo hoy!!! ¡Gracias padre por la protección necesaria!. - No he pasado frío, bella ragazza. Por suerte tengo este abrigo bastante acogedor. Ya sabes, no se puede ir por allí sin estar preparado - mencioné para contestar su pregunta, aunque al final la última frase la dije con cierto tono de picardía. Merda, no podía dejar de pensar en que ahora andaba con el torso casi descubierto, y la única cosa entre la espectacular vista y yo era la pijama gris.

Acabé de quitarme la bufanda y los guantes, para dejarlos sobre un escritorio que había en la habitación. Vaya, era muy lujoso este hotel, para que negarlo. - Seguro esta habitación de costó un ojo de la cara, Umi. Aún y cuando pagaras mitad de precio... - aseguré mientras me quitaba los zapatos y tomaba asiento en la cama. Poco después, ella me preguntó acerca del ambiente actual de cuarto, y respondí con un simple - No te preocupes por eso, bella ragazza. Está perfecto así -. Me pareció un poco raro que me agradeciera por estar allí, lo cual de nueva cuenta me confundió un poco respecto al delicado asunto que andaba rondando mi cabeza. ¿Acaso no esperaba que viniera? ¿Eso significaba que no habría sexo?. - Nah, no es nada. Quería venir y estar contigo - tan solo dije, haciendo un gesto previo para restarle importancia a la caminata previa desde mi casa hasta aquí.

Eso si, de repente las cosas se pusieron más interesantes, y Umi comenzó a besarme con dulzura mientras ponía sus brazos alrededor de mi cuello. Yo, como siempre, rodeé su cintura con los mios y la acerqué a mi cuerpo. Santa Vergine! Sus suaves pechos ahora rozaban mi torso, y como no llevaba sujetador, era una sensación divina que tan solo me hizo sonreir feliz mientras continuábamos besándonos.

Para cuando nos separamos, tan solo dije con picardía - Pues si me calentarás siempre de esa forma, con gusto acepto pasar más frío -. Una sonrisa traviesa dibujada en mis labios acompañaron esas palabras, y posiblemente algún otro detalle un poco menos evidente que quizás pasó desapercibido para la hermosa rubia... - Por cierto, ¿me dejaste pizza? Si no, no pasa nada. Traje dinero para comprar una si hace falta. Aunque, si quieres seguir calentándome, puedes continuar cuando gustes - añadí con cierto aire sensual lo último. Claro que, antes de que pudiera responder, le di varios besos suaves en el cuello, algo que siempre me gustaba hacer cuando estábamos juntos.

Vestimenta:
avatar
Edward Bertinelli



Mensajes Mensajes : 386
Monedas Monedas : 11188

Volver arriba Ir abajo

Re: Tú, yo y una pizza en invierno [+18] [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Lun Nov 20, 2017 10:32 pm

Esas sonrisas y su presencia allí en esos momentos... ¡Con él allí se me olvidaría todo lo que ocurrió esta mañana! Ya estaba sonriendo contenta ante las palabras de mi novio.

- ¡Pero mira que eres bien travieso, me haces cosquillitas! -Dije antes de comenzar a reír a causa de sus besos en mi cuello, eso siempre me hacía cosquillas... Por lo menos no se le ocurrió hacerme ningún chupetón como otras veces- Claro que siempre te calentaré cuando tengas frío ¡Como tú quieras! Y me alegro que te guste tanto mi método para que entres en calor, también puedo usar otros... -Fui contándolas con los dedos de las manos- como por ejemplo... Liarnos como un rollito con una manta en el sofá de mi casa mientras vemos una película, poner la calefacción, darte de beber algo calentito... ¡Hay tantas opciones! Y acepto sugerencias.

Retiré el cabello dorado de una parte de su cuello y también empecé a darle besitos de la misma manera en la que él me lo estaba haciendo a mi. Ahora que me fijaba llevaba esa colonia que me gustaba. Era un olor muy rico.

- Que bien hueles amore ¡Te acabaré mordiendo el cuello como sigas poniéndote ese perfume!

Después de un tiempo dándonos mimos entre besos y abrazos respondí finalmente a su pregunta que olvidé responder por estar más pendiente de lo que me atraía su olor.

- Hay pizza, no te preocupes. Pero se me ocurre otra cosa-Chasquee los dedos concentrándome en lo siguiente que iba a decir- Potremmo sederci al Café per tutta la mattina, bevendo dell'ottima cioccolatacalda con panna.-"Podríamos sentarnos en un café toda la mañana, bebiendo un excelente chocolate caliente con crema." - ¡Podemos ir por la mañana si te apetece a desayunar juntos! ¡Por cierto! ¿Lo he dicho bien?

Obtuve otro beso como recompensa por haber construido una frase bastante extensa en italiano yo sola sin consultar en ese momento ningún traductor. En mis ratos libres lo estudiaba para comprender más lo que decía mi novio y poder charlar poquito a poco en su idioma natal. Ya entendía bastantes cosas y eso me ponía muy feliz. Puse la caja con la pizza encima de la cama y fui al baño a por una caja de pañuelos de papel, dejándolo también allí. Me senté "a lo indio" y abrí la caja de cartón revelando nuestra deliciosa cena.

- Solo he comido un trozo aunque tenga bastante apetito ¡Si no me llegas a venir me hubiera comido ya la mitad! Verás, he estado básicamente toda la tarde en el gimnasio  entrenando y liberando estrés. Me encuentro mucho mejor de ánimo y el cuerpo más relajado después del entrenamiento... ¡Y ahora que estás aquí mucho mejor!

Me eché el cabello hacia atrás para no mancharme el pelo con la pizza, que el cabello largo era traicionero hasta la cocina. También me acomodé la camisa del pijama, que se había bajado un poco y quizá se me hubiera visto el canalillo... Solo esperaba que no se hubiera fijado en eso.

- La verdad que costó algo más que la media aún estando rebajado, pero bueno... Tan solo pensaba en que tenía que darme una ducha y descansar. Está lindo el sitio. ¡Oh! ¿Y sabes qué? Puedes llevarte todo lo que quieras de lo que pusieron en el baño. Hay dos botellitas de gel, dos de champú, dos de acondicionador, un peine, cepillo de dientes y pasta, pastillas de jabón y hasta una crema de manos y bodymilk. Seguro que esos dos últimos a tu mamá le gustan mucho, tienen un olor muy agradable.-Sonreí muy contenta- ¿Y tú qué has hecho hoy? A parte de echarme un poquito de menos, claro.

Le saqué la lengua por eso último y le di un mordisco a mi pizza que aún estaba templada pero el sabor era muy bueno.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1179
Monedas Monedas : 17502

Volver arriba Ir abajo

Re: Tú, yo y una pizza en invierno [+18] [Privado]

Mensaje por Edward Bertinelli el Mar Dic 05, 2017 12:02 am

Espera, ¿cosquillas? ¡Pero si le estaba dando besos en el cuello para que ella se calentara! Joder, si es cierto que Umi era inocentona, ¡esto llegaba al colmo de los colmos! Tengo mucho camino por delante antes de pervertirla como se debe, pero ya me lo había tomado como un reto más a nuestra relación. Mi bella ragazza valía el tiempo y el esfuerzo... - Pues entonces, seguiré haciéndote muchas cosquillas esta noche - dije en tono bastante pícaro.

Eso si, la mención de las diferentes formas de calentarme, pues, ¡ninguna era divertida DIVERTIDA!. Espera un momento, ¿acaso entonces hoy no voy a tener sexo?... ¡Hey, ahora me está dando besos en el cuello! ¡¡¡Si tendré sexo hoy!!!. - Recordaré comprar más botes de esa colonia - insinué con aire algo pervertido y una risilla traviesa, luego de escucharle decir aquella cosa tan sensual. Y la abracé de inmediato, pegándola un poco más a mi, y con un giro de cintura hice que acabara con la espalda sobre la cama. Allí continuamos dándonos besos y mimos por un rato...

Pero cuando se volvió a sentar, supe que no pasaría nada más allá de aquello. Merda!... Oh bueno, al menos había pizza para comer esa noche. Aunque para que negar que lo que mencionó en italiano me complació en más de una manera. ¿Entonces si tendría sexo esa noche?. - Molto bene, bella ragazza. Un regalo per te - le dije también en italiano, alegre de que ella estuviera aprendiendo mi idioma natal. Y como premio, le di un beso lento pero tierno y un poco apasionado.

Mi bella ragazza fue por la caja de la pizza, y cuando la abrió salió un olor delicioso que me alborotó el estómago por su poder... Aunque alcé la mirada, ¡y me encontré con el canalillo de sus pechos! Mamma mía! Fue una visión fantástica que tuve que dejar de observar para ponerle atención a sus palabras. Esperaba que eso no fue lo más cerca que estuviera de ver su precioso cuerpo desnudo y entre mis manos... - Me alegra que fueras al gimnasio para entretener la mente, porque lo que me dijiste por teléfono seguramente requería eso. Y por supuesto, yo también estoy alegre de estar aquí, bella estela. Sabes que puedes contar conmigo siempre - dije en tono tranquilo con una sonrisa en los labios.

Tomé un trozo de pizza y lo mordí. La verdad, no estaba para nada mal la comida que pidió Umi... - Le falta un poco más de orégano y aceite de oliva, pero es de las mejores que probé en esta ciudad, debo confesar - mencioné en tono crítico, como hacía casi siempre con la comida italiana que degustaba en Sweet Valley. Entonces mi novia contestó la pregunta del costo, y agregó que podía llevarme las cosas adicionales que han puesto en la habitación, como jabones, lociones y cremas. - Eccellente! Seguro a mamma le hará ilusión tener algunas de estas cosas, sobre todo si vienen de un buen hotel. No creo que sean de mala calidad, considerando lo que has pagado por la habitación - agradecí su amabilidad. Ella era siempre de buen corazón, y tenía gestos de ese estilo conmigo y mi familia.

- ¿Lo que hice hoy? Pues solo estuve ayudando en casa a mi mamma a hacer los quehaceres. Limpiar la casa, acomodar las cosas, darle una mano con el arbolito de navidad, pasando el rato con mis hermanos. Es lo bueno de tener un trabajo con horario y salario fijo, que puedo tener vacaciones y dedicarle un poco de mi tiempo libre a otras cosas - mencioné con lujo de detalles todo lo que había estado haciendo ese día. - Bueno, si. Confieso que te había estado echando de menos. Pero solo un poquito... Seguro que tu me echaste más de menos a mi - aseguré sonriendo con picardía. Aunque en ese instante noté que la bella visión de sus pechos había desaparecido. ¡Noooooooooooo!

Me metí el resto del primer trozo de pizza en la boca, intentando consolar al Ed pervertido que llevo dentro. ¿Será que Umi me invitó aquí con la intención de finalmente tener sexo juntos? Porque todo indicaba que no era ese el caso. Merda, seís meses enteros y todavía no he tenido un poco de acción... Paciencia Ed, ¡¡paciencia!!

- ¿Ponemos una peli mientras comemos nuestra pizza? Aunque, si quieres puedo seguir aquí, observando tu belleza mientras te guiño algún ojo y sonreímos con picardía. Perché voglio mangiarti tutto - lo último se me escapó de los labios, en realidad era más un pensamiento positivo que algo que quisiera decir abiertamente. Nunca sabía como la hermosa rubia reaccionaría a mis palabras, mucho menos ahora que comenzaba a entender mejor el italiano.
avatar
Edward Bertinelli



Mensajes Mensajes : 386
Monedas Monedas : 11188

Volver arriba Ir abajo

Re: Tú, yo y una pizza en invierno [+18] [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Mar Dic 05, 2017 8:44 am

Asentí a todo lo de la pizza, si él lo decía seguro que le faltaba todos esos ingredientes... Eso sí, la que el rubio hizo una vez casera para que la probara en mi hogar estaba mil veces mejor ¡Y no era porque el cocinero fuera mi novio eh!

Sonreí sobre lo que había hecho en el día, no perdiendo detalle de ninguna cosa. Que gentil y generoso con todos... Era bueno como un ángel y en el fondo bastante pervertido, pero eso le hacía único y especial. Tan lindo admitiendo que me echó de menos... ¡Ay que le lleno los labios de besitos! - Sí, puede que te extrañara un poquito más ¡Pero solo un poquito! -Solo con pensar en lo triste que estuve en el tren de vuelta a casa me entraban ganas de patear de nuevo el saco de boxeo del gym. Le extrañé muchísimo, la verdad sea dicha...

Pero él nunca me permitiría perder la sonrisa, pues ese sentimiento se esfumó en la nada cuando me hizo reír al mencionar sus guiños picaros que a veces me soltaba. Le di un par de besitos en los labios antes de levantarme para buscar el mando de la televisión y poner una película. Pero lo que me dejó con duda fue la frase en italiano de hace un rato- ¿Y cómo vas a comerte toda la pizza tú solo? ¡Déjame un poquito al menos! Acabarás con dolor de barriga y tendré que cuidarte... Aunque eso último encima a lo mejor te gusta, pícaro. -Tomé del escritorio una divertida naranja de plástico que había en un cuenco- Hay que tomar más fruta... ¡Al principio pensé que eran reales pero son de plástico! ¿Qué clase de hotel pone como decoración fruta de plástico?

Con diversión volví a la cama con el mando y encendí la televisión. Di unas palmaditas a mi lado de la cama para que Ed se recostara a mi lado, mullendo las almohadas para apoyas la espalda ahí y estar más cómodos. Elegimos la película entre los dos, cambiando los canales hasta llegar a una que parecía interesante, apagamod las luces de la habitación por último. Al acabar mi tercer trozo de pizza decidí dejar de comer y lo que sobrara se lo daría a Ed para sus hermanitos. Dejé la servilleta en la mesita para tirarla más tarde a la basura, que fue lo que me ayudó a tener las manos limpias.

La peli me estaba entretenimiento mucho, pero había hecho tanto ejercicio y a continuación me di una buena ducha que el cuerpo lo tenía muy relajado y calentito en esos momentos. Se me comenzaron a entornar los ojos al llegar la publicidad... Y cuando finalmente se me cerraron por completo sin tener ni siquiera una pizca de sueño, apoyé poco a poco mi cabeza en el hombro de Ed. Al darse cuenta del detalle me llamó de inmediato. Yo misma sacudí mi cabeza para despejarme.

- Lo siento, por un momento me relajé demasiado. ¿Te está gustando la película?

Ambos dimos nuestra opinión de la misma, realmente coincidiendo en todo. Como ya terminamos de comer pizza encendí la luz, me levanté de la cama y tomé la caja con el manjar sobrante... Y al acercarme al escritorio fruncí las cejas de golpe. Me aproximé a la camita para coger el mando y darle al botón de mute ¡Revelado el sonido de lluvia cayendo sobre la ciudad! Abrí la cortina comprobando lo obvio.

- ¡Está lloviendo a cántaros! ¡Waaaala! ¿Cómo regresarás a tu casa ahora?

Deje caer la tela tapando de nuevo los cristales y volví a la cama, esta vez no me senté como antes sino que me tumbé del todo, bajo las sábanas. Al ver que yo ahora no estaba recostada, Ed se tumbó conmigo. Automáticamente me acurruqué en su cuerpo, apoyando la cabeza en su hombro más cercano. Él pasó un brazo por debajo de mi torso para así abrazarme desde la espalda atrayendome más hacia él. Suspiré preocupada solo de pensar que mi novio se fuera en esa noche fría y horrible solo a su casa... De inmediato llegué a la única conclusión posible, contándosela en un susurro:

- Ed, está lloviendo mucho. No puedes irte así...

De mis labios salió la frase "No puedes irte así" cuando en realidad el significado era un claro "No quiero que te vayas"... y la lluvia era la excusa perfecta para ello.Caí en cuenta de una cosa muy importante en ese momento... Habíamos estado abrazados de maneras similares alguna vez, pero en esta ocasión era diferente... Se podía palpar la complicidad entre los dos, aún quedando en silencio después de mis palabras de preocupación y su respuesta. Solo se escuchaba de fondo la lluvia cayendo y el sonido de nuestra respiración acompasada. Le tomé de la mano libre para jugar con ella, para al rato soltarla y posar el dedo índice en sus labios, bordeando su forma lentamente. Por último acaricié su mejilla con amor, del más puro que le podía entregar. Levanté mi vista para encontrarme con sus ojos color esmeralda que se reflejaron en los míos... Debía de ser sincera con mis sentimientos en este punto.

-... Voglio che resti con me stanotte, per favore... -Pedí entre susurros con un ligero rubor en mis suaves mejillas- ¿Lo he... Dicho bien?

Desconocía qué iba a pasar a partir de ese momento... Solo sabía que no quería quedarme sola. Dejé de acariciar su mejilla y tomé de nuevo su mano, llevándola hacia dentro de las sábanas, concretamente a mi cintura para que me estrechara entre sus brazos del todo. No tenía porqué significar alguna cosa sexual... Ni nada por el estilo...
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1179
Monedas Monedas : 17502

Volver arriba Ir abajo

Re: Tú, yo y una pizza en invierno [+18] [Privado]

Mensaje por Edward Bertinelli el Vie Dic 08, 2017 7:39 pm

Espera, ¿qué no me comiera toda la pizza? ¿¡De eso cree que iba lo que acababa de decir hace unos momentos!?. Estoy allí de piedra, mirándole casi con la boca abierta de la impresión que me dio escuchar aquel subrealismo. Nadie podía ser tan inocente como para interpretar las palabras más cochinas de la existencia y pensar que me refería a la comida. Merda! ¡¡Nunca jamás tendré sexo con mi novia!!...

Intenté olvidarme de todo riendo suavemente a su chiste de la fruta, como para restarle un poco de importancia a la cara de sorprendido que puse antes. Para cuando regresó a la cama con el mando del televisor, simplemente me concentré en pasar bien la velada junto a Umi. Me acomodé a su lado, como ella lo quería, y tan solo elegimos la película que veríamos mientras comíamos la pizza. Claro que, de un momento a otro a media función, sentí como la rubia apoyó la cabeza en mi hombro y al girarme a verle estaba allí básicamente dormida. Me llevé la mano libre a la frente, y me dije a mi mismo en tono bajo con resignación - Definitivamente hoy no será el puto día... -. Le desperté moviéndola suavemente - Umi, ¿te sientes bien? - pregunté con curiosidad, a lo que ella mencionó que simplemente estaba algo cansada físicamente. Normal, considerando el ejercicio previo que hizo en el gimnasio, según lo que me contó antes.

Después de aquello, simplemente nos mantuvimos hablando de la película, y vaya que tuvimos cosas que decir de esta. Por suerte coincidíamos en casi todas las opiniones al respecto, así que no hubo ningún desacuerdo. Aún sobraban trozos de pizza, pero ninguno de los dos quería más, así que novia se levantó de la cama y se llevó la caja para ponerla sobre el escritorio. En eso vi como le bajaba el volumen al televisor y mencionaba algo acerca de la lluvia que ahora inundaba la ciudad. - Definitivamente hoy no tendré nada de nada... - susurré para mi mismo, y obviamente Umi me miró extrañada preguntándome que dije, a lo que mencioné con una sonrisa - Nah, no pasa nada. Aunque haga un poco más de frío, creo que puedo regresar sin problemas a casa -

Como vi que se tumbó en la cama, hice exactamente lo mismo, pasándole el brazo por la espalda para abrazarle mientras estábamos acostados allí. Susurró algo como que no podía irme así, y solo respondí despreocupadamente - No te preocupes. No soy tan débil como para resfriarme por algo como esto. Soy muy resistente, de hecho -. Después de las palabras entre ambos, simplemente pasamos el rato en un silencio tranquilo. Umi acabó jugando con mi mano libre, e incluso se puso a acariciar mi rostro con su mano. Yo tan solo le observaba divertido, ya con la mente lejos de cualquier perversión previa...

¡Espera un puto momento! ¿¡Qué cojones me acaba de decir!? ¿¡No era que no quería que me quedara!? - Si, lo has dicho bien - mencioné con una media sonrisa en los labios. Bah, seguramente lo dice porque le da pena que me vaya a mojar y no porque quiera sexo. Si no, hace rato me hubiese insinuado lo último... ¿O quiere que me quede porque desea tener relaciones? ¡¡Me hago un puto lio!!

Suspiré sin poder evitarlo, y descarté cualquier idea extraña de mi cabeza. Estaba visto que hoy no pasaría nada más que una pijamada... - Bene, bella ragazza. Si eso es lo que quieres, me quedo aquí esta noche - acabé respondiendo con tranquilidad. Le apapaché cuando me tomó la mano y la llevó a su cintura, acercándola aún más a mi cuerpo. - Eso si, normalmente no ronco, y si llega a pasar, no es mi culpa - bromeé divertido con una risilla traviesa en los labios. Un pequeño chiste para hacer más amena la estadía.

Después de eso, tan solo le pregunté con honestidad - ¿Y qué quieres hacer ahora? Podemos cambiar la película por una mejor. Esta está toda rara con su mansión cibernética rara y las tías que se besan chocando las lenguas. O a lo mejor hay algún documental genial en el Discovery -. Aunque, esperando su respuesta, empezaba a sentir yo algo de sueño y cerré los ojos solo un instante mientras el silencio gobernaba la habitación.
avatar
Edward Bertinelli



Mensajes Mensajes : 386
Monedas Monedas : 11188

Volver arriba Ir abajo

Re: Tú, yo y una pizza en invierno [+18] [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Vie Dic 08, 2017 9:56 pm

Pude sonreír tranquila cuando Ed accedió a quedarse a dormir conmigo en la habitación de hotel. El suspiro que soltó antes de acceder fue un detalle a tener en cuenta y no me gustó mucho, como si estuviera pensando en otras cosas... Pero solo sería mi imaginación. La conversación de los ronquidos me hizo recordar la última visita a Londres, donde si pasabas por el pasillo de la habitación donde dormían mis abuelos se podía escuchar desde allí roncar a alguien como un tractor. Cuando lo remarqué estuvieron todo el mundo chinchandome durante la estancia allí diciendo que a mi se me oía roncar más. Solté una risilla al imaginarme al rubio roncando y yo despertándome por ello ¡Demasiado divertido!

- Yo tampoco lo hago ¡A mi solo me dicen que ronco para chincharme, pero es una gran mentira! Ya verás como duermo en silencio. ¡Y del tirón ahora que estamos en vacaciones!

Cuando sugirió cambiar de canal asentí con la cabeza para . Hice zapping y en un momento giré la cabeza para mirarle, encontrándome que tenía los ojos cerrados. Pensé en que ya querría ir a dormir porque no aguantaba más despierto o se estaba aburriendo un poco ¿Por eso fue el suspiro? Puse la televisión en mute con el mando y me incliné para susurrarle al oído que no se durmiera.

- No te duermas todavía, amore.

Besé sus labios un par de veces, para acabar con un tercero un poco más largo marcando un ritmo lento. Le sonreí contenta para luego seguir zapeando buscando algo que ver. Me desabroché in botón de la camisa del pijama porque me dio un poco de calor, aunque con el invierno si apagamos la calefacción seguro que nos da frío. Llegué a la conclusión de que todo lo que había en la televisión no nos iba a interesar demasiado. Miré a mi chico con una sonrisita... Si yo tenía algo de calor me imaginaba que él también y además iría incómodo.

- Ed... ¿No deberías de... quitarte la ropa? Digo... Porque vas con pantalones vaqueros y camisa debajo del jersey. Si te los quitas podrás dormir más cómodo. No creo que te de frío estar en ropa interior con la calefacción y la cobija. -Dije siendo lógica, era mejor que se quitara esa ropa o no descansaría- Por ejemplo, te pongo mi caso. Con esta temperatura que hace ahora en la habitación en algún punto de la noche seguro que me despierto para quitarme los pantalones porque me darán calor... Asique me los voy a quitar ya.

Me levanté y me quité los pantalones dejándolos doblados encima de la silla frente al escritorio. No me parecía mal que viera mis ropa interior, un culotte azul marino con una franja de encaje blanco en la parte superior.

- A mi no me importa dormir de esta manera... Ya nos hemos visto en traje de baño... ¿A ti te molesta?

Volví a la cama y me senté a su lado, esperando a ver que hacía. Si no le agradaba la idea por alguna cosa en específico me volvería a poner los pantalones...
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1179
Monedas Monedas : 17502

Volver arriba Ir abajo

Re: Tú, yo y una pizza en invierno [+18] [Privado]

Mensaje por Edward Bertinelli el Mar Dic 12, 2017 9:11 pm

Por supuesto que escuché el susurro de la hermosa rubia en mi oido, aunque tan solo sonreí como respuesta. Aún mejor, ella me quiso despertar con tiernos besos en los labios, especialmente con el último que fue un poco más lento y delicioso. Ya para ese momento acabé abriendo los ojos para observar al sonrisa que iluminaba su rostro. Era preciosa, pero tenía demasiada inocencia. ¿Será que doy yo el primer paso a ver si se anima a tener relaciones esta noche?. Creo que me saldrán canas antes de que ella tomé la decisión por su cuenta, especialmente si consideramos la "confesión" que le tuve que sacar con cuchara...

Merda! ¡Se acaba de desabotonar un poco más la pijama! Espera un momento, ¿quería que me quitara la ropa? Bueno, dijo que para que yo durmiera más cómodo y no me diera calor. Pero ella misma va y se quita el pantalón de pijama y se queda en ropa interior azul marino. Che corpo sensuale! ¿En serio me dices que hace esas cosas y no tiene intención alguna de seducirme? Le daré una sola vez más para actuar, y si no, ¡pues que se atenga a las consecuencias!

- Tienes razón, amore. Será mejor que me quite la ropa para estar cómodo. Además, sabes lo fogoso que soy - respondí mientras me levantaba de la cama. Y lentamente me quité el jersey que llevaba puesto, dejándolo sobre el colchón. Luego de ello, le observé a los ojos al momento que mis dedos deshacian los botones de mi camisa. - Por cierto, ¿es la primera vez que compartes la cama con alguien? Me da curiosidad saber eso - pregunté en el instante en el que la prenda quedó totalmente abierta y me la sacaba de encima para dejarla en el mismo lugar de la anterior.

Me saqué los zapatos sin problema alguno, y entonces desabroché el botón del pantalón, para luego bajar el cierre. Los vaqueros se fueron abajo, y revelaron la ropa interior que llevaba en ese momento: Unos calzoncillos slip color rojo pasión, bastante ajustados gracias a que me gustaban así. Tomé la última prenda y la junté con el resto, llevándolas al escritorio de la habitación para dejarlas allí. - Me olvidé de mover los zapatos. Mejor evitar algún accidente - dije casualmente, volviendo al lugar en donde me los quité, y me posicioné de tal manera que quedé de espaldas a la mirada de mi novia, y al arquear el cuerpo, dejarle una vista de mi sensual trasero. Si, un poco de provocación era divertida, a ver como reaccionaba a eso...

Con el calzado en mano, tan solo di un par de pasos y los dejé cerca del resto de mi ropa. Volví de inmediato a la cama y me acosté de lado, quedando totalmente a la vista de mi novia mientras apoyaba la cabeza en una de mis manos, la cual soportaba el peso con el codo en el colchón. - Mucho mejor. Y dime, bella Umi, ¿qué hacemos ahora? - dije en tono pícaro y sonriendo travieso. Vamos, que solo llevaba esa prenda de ropa ajustada y nada más.
avatar
Edward Bertinelli



Mensajes Mensajes : 386
Monedas Monedas : 11188

Volver arriba Ir abajo

Re: Tú, yo y una pizza en invierno [+18] [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Miér Dic 13, 2017 8:14 pm

Supuse que lo de compartir la cama con alguien se refería a más recientemente y con otros chicos, pero claro que yo no compartí jamás mi cama con nadie. No tuve problemas en responder este tipo de preguntas a mi chico. Le contesté mientras él comenzó a desnudarse.

- Alguna vez Clay se habrá quedado dormida en mi cama mientras hablábamos pero siempre me ha ayudado Kenichi a llevarla a su habitación. -Desvié la mirada cuando se empezó a quitar los pantalones, aunque pude ver su ropa interior por unos segundos... - Pero a parte de esos casos aislados, como nunca he tenido novio no he compartido la cama con nadie más... - ¡Y yo que creía que usaría unos de esos boxer largos que no se les ajustaran tanto! no quería ser una descarada y quedarme mirando... Ahí. Asique miré a otro lado. - pero como ya tengo un novio maravilloso puedo compartir la cama contigo, empezando por esta noche.

Bueno podría haber compartido cama con él sin ser novios, pero eso no iba en mi código la verdad. Bajé la cabeza cuando le vi agacharse, teniendo un primer plano de su trasero. Creo que me estaba arrepintiendo un poco de haberle recomendado quitarse la ropa... Pero bueno. Se puso en la cama cual diva, de lado y con un brazo aguantando su cabeza. Con una risilla divertida me tumbé en la cama. Flexioné la pierna más alejada a él, quedando la otra a ras del colchón.

- Pues podemos por ejemplo... -Me acerqué más a él, justo quedando tumbada a su lado, sonriendo- ¡Darnos un besito de buenas noches!

Lo que en principio solo era un pico inocente, se convirtió en un beso lento y fue escalando poco a poco a uno bien romántico. Puse la mano en la mejilla del rubio y él por el contrario posó su mano en mi cintura. Me dio una especie de cosquilleo cálido a la altura del vientre como si tuviera maripositas cuando el beso se nos fue de control, sintiendo que su lengua quería pillar la mía. La mano que tenía en su mejilla la fui subiendo hasta su cabello, acariciándolo... Pero Ed la tomó y la bajó hasta su cintura. Me extrañó ese hecho, pero lo comprendí cuando se acercó más a mi, tanto que hizo que mi pierna flexionada rozara su cadera. Su brazo ahora se deslizó por mi cintura nuevamente... En concreto ahora subía por debajo del pijama... Y el beso se tornó apasionado.

De pronto me acordé del día que empezamos a salir juntos... Y visualicé a mi hermano en el salón de casa dándome un discurso de hermano mayor. "Natzu, prométeme dos cosas: Una, que no harán más exhibiciones porno públicas como la del porche. Está bien hacerlas en privado, pero joder, no que todo el mundo les vea... Y dos, ¡usen preservativos cuando tengan sexo! Tienes que protegerte ante cualquier cosa."

Quité la mano de su cintura y me separé de sus labios, literalmente jadeando casi sin aliento. Nos miramos a los ojos sin cambiar de postura, esperando a mis siguientes palabras.

- Ed... -Comencé a decir cuando logré recuperar la respiración- no podemos... Porque no hay... -¡¡QUEVERGÜENZAPORFAVORWGBWGBEGB!! - Tú me entiendes... ¿No?

El rubor se apoderó de mis mejillas, rogando que supiera de qué estaba hablando y no me tomara como una estúpida.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1179
Monedas Monedas : 17502

Volver arriba Ir abajo

Re: Tú, yo y una pizza en invierno [+18] [Privado]

Mensaje por Edward Bertinelli el Mar Dic 26, 2017 6:06 pm

Era difícil olvidar la poca experiencia en relaciones de pareja que tenía mi novia, pero eso no me molestaba en lo absoluto. Todo lo contrario, me divertía la idea de pervertirla poco a poco, y que así ella sola descubriera un divertido mundo que aún no conoce. Eso si, cuando sin querer acaba imitándome a nivel de coqueteo y picardía, no podía dejar de sonreir con alegría. Es por eso que le miraba entretenido al momento que ella tomó la misma pose que hice previamente mientras me observaba a los ojos.

Una risilla algo traviesa fue mi respuesta al comentario de "un beso de buenas noches" que hizo la hermosa rubia. No te preocupes, Umi. Te daré un buen beso de buenas noches que no olvidarás tan fácilmente... Cuando se acercó a mi, primero comenzamos con un piquito, pero no dejé que se alejara mucho antes de convertir el contacto de nuestros labios en un beso lento. De allí, poco a poco la intensidad fue aumentando hasta que quedó prendada del calor de mi aliento. Mi mano por instinto fue a su cintura, la cual únicamente estaba protegida por su ropa interior, por lo que mi tacto casi quemaba su suave piel.

Pero quería que ella se terminara por encender, así que el momento que sentí su mano cerca de mi cabello, le tomé la mano con delicadeza y la llevé a mi cintura, aprovechando la oportunidad para apretar más nuestros cuerpos. El beso ardía con más intensidad, y mis caricias subieron hasta su espalda, justo por debajo de la estorbosa pijama. Y como no, ya alguien desesperado empezaba a mostrar señales de firmeza... Aunque de repente ella se alejó de mi y me quedé un poco descolocado. ¿Acaso había estado disfrutando de la pasión que aceleraba nuestros corazones?

¡Oh!, ¿¡entonces si quiere tener sexo conmigo esta noche!? ¡¡¡Si!!! ¡¡¡SIIIIIIIIIIIIIIIIIII!!!. - Ah, claro que se a que te refieres. Pero no tienes que preocuparte por eso - respondí con total tranquilidad, levantándome de la cama de inmediato para acercarme al sitio donde dejé mi pantalón, sacando del bolsillo el envoltorio que me entregó mi padre, y regresando a su lado para acostarme justo como estaba antes. Una risilla traviesa invadió mis labios, y mostrándole el preservativo, agregué alegremente - ¡Vengo preparado! -

No pasó desapercibido el hecho de que el rostro de mi amore quedó tintado de un rojo intenso, pero no le di demasiada importancia para que así ella misma no se pusiera nerviosa. Después de todo, si no disfrutaba del sexo no sería divertido para mi tampoco... Tomé una de sus manos y la llevé a mi pecho, justo para colocarla sobre mi impaciente corazón. - ¿Notas como está de agitado? Es obra tuya, bella ragazza. Il tuo amore mi fa impazzire - aseguré en tono calmado mientras le miraba a los ojos, colocando luego una de mis manos en su mejilla, para comenzar un beso lento que conectara nuestros labios.

+18:
Cuando noté que estuvo más suelta y enfocada en nuestro beso, suavemente hice que arrecostara la espalda al colchón, y que apoyara la cabeza en la almohada, quedando yo encima de ella sostenido por mi brazo y mis rodillas. Continué nuestro beso con mayor intensidad, en un juego sensual e interminable de lenguas ardientes. Sin embargo, mi mano libre bajó hasta su pecho, y encontró los botones de su pijama, lentamente quitando cada uno de ellos.

El momento que el último de estos dejó su lugar, mis labios dejaron de tocar los suyos lentamente. Al momento de separarme de ella, mis ojos encontraron sus zafiros, y mi mano retiró la tela que cubría su torso con un poco de su ayuda. Su hermoso pecho quedó visible para mi mirada, y es más espectacular de lo que me imaginé. Mi rostro bajó al mismo hasta tocar su dulce piel con mis labios, depositando besos suaves en la virgen piel que nunca antes conquisté. Poco a poco fui bajando desde la parte alta del mismo hasta llegar a sus senos, a los cuales le regalé las mismas caricias tiernas. Sin embargo, no me detuve demasiado tiempo allí en este instante, y continué llenando su cuerpo de besos hasta llegar a su vientre plano.

Mi mano tocó lentamente sus piernas, como si las yemas de mis dedos quisieran marcar el territorio creando camino delicados en la nieve. Por el momento no quise jugar aún con su zona íntima, al menos no hasta saber que estaría totalmente cómoda. Por otro lado, podía sentir como mi miembro comenzaba a endurecerse a pesar de que ella no le había puesto ni un dedo encima. ¡Mierda, hace demasiado tiempo que no tengo sexo y me está afectando!
avatar
Edward Bertinelli



Mensajes Mensajes : 386
Monedas Monedas : 11188

Volver arriba Ir abajo

Re: Tú, yo y una pizza en invierno [+18] [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Mar Dic 26, 2017 11:31 pm

Me reincorporé cuando mi novio se levantó de la cama y me dijo que si sabía a lo que me estaba refiriendo. No me podía creer lo que sacó del pantalón... Ed trajo... "eso"... Me sonrojé de inmediato al imaginar en qué estaría pensando al traerlo al hotel ¿Acaso creía que le invité expresamente para tener relaciones? ¡Ni por un momento pensé en eso! A punto estuve de meterme debajo del plumón para no salir en un rato de no ser porque  volvió a la cama y me dijo cosas con tranquilidad y con gestos tan bonitos que me hacían olvidar la situación. Mi palma tocó su pecho sintiendo su corazón algo acelerado... ¡¡Si el suyo iba así el mio iría el triple de rápido!! Sonreía tiernamente hasta que nos volvimos a besar en un comienzo con delicadeza...

- El mio también late por ti -Sonreí con dulzura. Para que supiera que estaba segura de esto se lo dejé caer- Confío en ti... se que serás respetuoso y no me harás daño...

+18:
Cedí a todos sus movimientos mientras sus besos apasionados me seducían por completo. Extrañamente ahora entre sus brazos me sentía tranquila sin tener miedo de lo que pudiera pasar. Eventualmente los botones de la última prenda de mi pijama quedaron desabrochados, le ayudé a sacarme las mangas para quitar la prenda de mi cuerpo, dejando expuestos mis pechos ante sus hermosos ojos verdes. Me dio vergüenza que me viera así sin ropa y creo que por esa razón en mi rostro quedaban trazos sonrosados y de sonrojo anterior... Y más cuando dejó mis labios para comenzar a besar mi cuerpo desnudo. Mi respiración se aceleró poco a poco conforme iba bajando, erizando cada tramo de piel que sus labios y manos rozaban.

Como acto reflejo me tensé un poco con el primer beso en mi vientre y sus manos en mis piernas... que vergüenza... Para disimular un poquito mis nervios saqué valor y con cuidado puse una mano en su pecho y le retiré quedando sentado. Le pasé las piernas por la cintura sin ningún esfuerzo y me junté, sintiendo su corazón sobre el mio al rozar su torso con mis senos. Puse las manos en sus hombros y le empecé a dar delicados besos por el cuello, incluso le di un suave mordisquito ... ¿Le gustaría todo eso o estaba haciendo algo incomodo para él...?
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1179
Monedas Monedas : 17502

Volver arriba Ir abajo

Re: Tú, yo y una pizza en invierno [+18] [Privado]

Mensaje por Edward Bertinelli el Mar Ene 30, 2018 10:15 pm

+18:
Mientras estaba concentrado dándole caricias en su abdomen, de repente ella me aleja con sus manos y me sienta sobre la cama. Le miré extrañado, y supuse que tal vez no le gustó para nada eso. Como saber, si no me dijo nada en absoluto... Pero dejé de darle importancia al asunto cuando se acercó a mi, rodeando mi cintura con sus piernas, y empezó a darme besos y mordisquitos en el cuello. ¡Me encanta que mis chicas hagan eso!. - Como sabes lo que me gusta, amore - mencioné con tono suave mientras sonreía con los ojos cerrados.

Después de disfrutar un buen tiempo de sus deliciosas caricias, alcé delicadamente su rostro poniendo mi mano en su mentón, y una vez más nuestras miradas se cruzaron. Sonreí con confianza, y me acerqué para empezar a incendiar sus labios con un beso apasionado, sin siquiera darle oportunidad de alejarse un poco de mi, pues mis brazos rodeaban su cuello y su cintura, apretándola en todo momento a mi. El calor de su cuerpo tan solo me emocionaba más, y es que sentía que al fin podría expresar la pasión que me estuve guardando desde que dimos inicio a esta relación.

Alejamos nuestros labios el preciso momento que requerimos para recuperar el aliento, respirando un poco más intensamente de lo normal. Ajelé levemente su torso del mío, solo para hacer un espacio en donde pudiera tener acceso a su cuello para darle besos dulces, mientras mis manos recorrían su larga espalda con delicadeza. - ¿Te gusta que te acaricie así? - pregunté con tono sensual. Esperaba que aquello le gustara, aunque creo que en mis intentos previos a este día siempre se lo tomó a broma.

Pero mientras estaba intentando encontrar el punto de placer de mi bella novia, seguramente ella se dio cuenta de que mi miembro estaba firme como un mástil. Es obvio que se daría cuenta, considerando la posición en la que estábamos sentados en ese instante. Tampoco es que fuera algo que me preocupara, pero como es primeriza en esto, a lo mejor estaría con la cabeza en otro lugar por ello.

- Dime que es lo que más te gusta que haga... - susurré suavemente en su oido, para luego darle otro beso ardiente en los labios. Todavía no sabía que le gustaba a nivel físico, al menos para sentirse apasionada y satisfecha.
avatar
Edward Bertinelli



Mensajes Mensajes : 386
Monedas Monedas : 11188

Volver arriba Ir abajo

Re: Tú, yo y una pizza en invierno [+18] [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Miér Ene 31, 2018 11:51 pm

+18:
Se abrió camino a mi cuello, repartiendo besos y un abrazo que me hizo sonreír. Mis dedos se entrelazaron mientras tanto en su nuca, acariciando su cabello. Ya podía notar como me rozaba en los muslos pues... Su... Ejem... Pero no quería que mi mente se centrara en pensar en ese detalle porque sino iba a ponerme nerviosa y sería una noche embarazosa... Puse todos mis sentidos en él, en nuestros besos apasionados, en recuperar el aliento, en su tacto, en sus ojos verdes... Después me abrazos, pasando sus manos en mi espalda, dándome besos por el cuello... Más de una vez lo hizo, pero sobre la ropa.

- Se siente bien... -Cerré los ojos, sintiendo su tacto especial. Básicamente siempre me tomé ese gesto como algo lindo y divertido. No sentía exactamente lo mismo en ese momento- Es... Diferente.

Me preguntó que era lo que más me gustaba... No se... Bueno, podría decirle que me gusta verle feliz junto a mi, pasear con él, que disfrutaba cocinarle ricos manjares, ver películas en mi sofá abrazados... Pero eso no era lo que él quería escuchar en esos momentos. Disfrutaba hacer todo eso con él, pero destacaría las cosas más íntimas de nuestra relación.

- Me gusta cuando besas mi cuello-Hice un hilo de besos lentos desde la cicatriz en el hombro hasta su cuello- Cuando me susurras bajito al oído-Dije susurrándole con dulzura en la oreja- Cuando me abrazas contra ti-Tomé sus manos y las llevé hasta mi cintura, eso hizo que me abrazara- Cuando nos besamos desde levemente hasta que me quitas el aliento-Besé sus labios, fundiendolos por unos momentos en un beso lleno de ternura- Pero aún no sé qué es lo que me gusta más... -Me separé hasta poder vernos a la ojos, porque quería ver su rostro y cómo se tomaba mis palabras. Aún sosteniendo sus manos las fui deslizando poco a poco hacia arriba, recorriendo mi piel cálida, posándolas finalmente sobre mis suaves pechos- Por eso quiero que me ayudes a averiguarlo... Baciami e accarezzami, mio amore. Voglio darti tutto ciò che desideri...

Esta situación era muy importante para mi... No por nada había estado haciéndole esperar. Solo esperaba que no se llevara una decepción, pues no había tenido antes un novio... Le entregaba una de las cosas más importantes de una mujer a un chico... Le daba mi cuerpo y mi primera vez al muchacho que amaba... Porque para mi el querer en nuestra relación ya se quedaba corto. Le amaba con todo mi corazón.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1179
Monedas Monedas : 17502

Volver arriba Ir abajo

Re: Tú, yo y una pizza en invierno [+18] [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.