Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Por ti bajaría la Luna y todas las estrellas del firmamento [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Por ti bajaría la Luna y todas las estrellas del firmamento [Privado]

Mensaje por Adam Stanheight el Lun Oct 30, 2017 10:22 pm

Noche del 17-18 de noviembre

Las Leonidas son conocidas por causar grandes tormentas de meteoritos. Cada 33 años, las Leónidas tienen un pico de hasta 100 meteoros por hora. El último gran pico sucedió en 2001, por lo que tendremos que esperar al 2034. La lluvia de estrellas sucede del 5 al 30 de noviembre. La mejor noche es la del 17 al 18 de noviembre, y este año no habrá luna, por lo que las condiciones serán magníficas. Y por eso llevaría a Isabel al bosque sin decirle dónde íbamos, para disfrutar de una noche única de las tantas que hemos pasado juntos. Como no quería estropear la sorpresa decidí mantener el secreto hasta el final, vendado los ojos de mi novia suavemente con un lazo de satén cuando subimos al coche. Nos habíamos vestido abrigados, porque en las noches ya hacía frío y no quería por ningún motivo que Isabel pescara un resfriado.

- No debes quitártelo, sino no será una sorpresa ¿Vale? Tiene que ser una sorpresa.

La llevaría al bosque, pues allí es donde mejor se verían. En la ciudad por culpa de la polución lumínica no se vería ni una ni de broma, incluso desde nuestra casa se verían un poquito mejor pero no tanto como al destino donde nos dirigíamos. Al llegar aparqué justo a la entrada y la ayudé a salir del vehículo. Saqué del maletero una cesta con algunas cosas de comer y beber y unas cuantas mantitas. Con la misma mano saqué un maletín con un telescopio  de alta calidad que me dejó un amigo que me debía un favor. Gracias a que estaba fuerte, tomé con delicadeza a mi amada como si fuera una princesa y le sonreí con cariño.

- Ponte lo más cerca de mi pecho que puedas ¿Vale? Y no es una excusa para que te pegues a mi.

Me adentré entre risas divertidas en el bosque con cuidado por un camino que ya estaba formado, oliendo el característico aroma que desprendía la naturaleza. Seguro que Isabel ya había adivinado dónde estábamos. Llegamos a un precioso claro adentrado en del bosque que conocía, en el que el suelo estaba liso para dejar una de las mantas estiradas en el suelo.

- Voy a bajarte al suelo ¿Preparada? -Dije sonriendo de oreja a oreja, divertido por sus reacciones- Con cuidado. ¡Y no mires, eh!

Con mucha delicadeza la puse de pie en el suelo. Dejé el maletín en la tierra, abrí la otra cesta y extendí una manta bastante grande en el suelo. Encendí dos candelabros bastante grandes para ver en esa noche sin luna, dejándolos en cada esquina de la manta, que harían que viésemos en la casi oscuridad. Me dirigí hacia ella y le di un pequeño beso en los labios para después quitarle la venda con suavidad y observar otra vez sus preciosos ojos que tanto me tenían enamorado.

- Bienvenida a la mejor noche para ver la lluvia de estrellas de Las Leonidas, señorita Isabel.-Hablé del lugar como si fuera lo mejor del mundo... Pero en realidad lo era. Estar entre sus brazos era el mejor lugar, estuviéramos en cualquier sitio- Y eso no es todo, tenemos un magnífico telescopio que tenemos que montar para ver cualquier astro que podamos. Y tengo un mapa con las coordenadas de las estrellas que queramos ver ¡Aunque se diferenciar bastantes sin necesitad de eso!

Con una sonrisa encantadora saqué de la cesta otra manta, esta vez de más abrigo para que no tuviera frío y se la puse por los hombros con cuidado de no lastimarla dándole un tirón de su cabello sin querer. La abracé bajando un poco la cabeza dándole un beso en la frente... Ella era lo más preciado de este mundo para mi.

ropa:
avatar
Adam Stanheight



Mensajes Mensajes : 515
Monedas Monedas : 10569

Volver arriba Ir abajo

Re: Por ti bajaría la Luna y todas las estrellas del firmamento [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Mar Nov 21, 2017 11:09 pm

Esa noche del 17 de Noviembre, mi amado novio me llevaba en su coche a un lugar especial. No podía ver hacia donde íbamos, pues él quería darme una sorpresa y me pidió que me colocara un lazo de satén para cubrir mis ojos. Como confiaba totalmente en el caballeroso hombre de mirada café, acepté su propuesta y dejé que con gentileza el mismo la pusiera. Aunque era un poco desconcertante no observar el camino por el que andábamos, no dudaba ni un segundo en las buenas intenciones de Adam. Escuché entonces su dulce voz, y sonreí totalmente tranquila - Te prometo que no me la quitaré hasta que me lo indiques, cariño - le dije con tono suave.

Finalmente llegamos a nuestro destino. Lo supe porque mi amado aparcó el coche en ese instante, y poco después me ayudó a salir del mismo con mucha delicadeza. La noche estaba un poco fría, y agradecí que Adam me informara para así ir bien abrigada a nuestra salida. El aire se sentía muy fresco, casi como si nos hubiesemos alejado mucho de la ciudad, ya que incluso parecía más limpio que en el lugar donde viviamos. Y mientras estaba en mis pensamientos, siento que mi caballero me carga en sus brazos de forma repentina, lo que por instinto me hizo pasarle mis brazos por el cuello. Reí suavemente con sus palabras, y solo respondí con tranquilidad y honestidad - Aunque fuera una excusa, sabes lo mucho que adoro sentir tu corazón latir, mi amor -, acomodando mi cuerpo para estar más cerca de él.

A medida que el castaño fue caminando, el olor a naturaleza fue aumentando, y tuve la sospecha de que en este instante nos encontrábamos en un bosque o quizás una montaña, pues el aroma me recordaba a ambos paisajes. ¿Qué estarán tramando esos hermosos ojos cafés que tanto adoro?... No tardé demasiado en saber la respuesta, pues había llegado el momento de bajar de los brazos de mi príncipe. Eso si, me hizo un poco de gracia que mencionara que no mirara aún. - Te encanta mantenerme en suspenso. Me siento impaciente de ver que sorpresa me tienes preparada - respondí con una pequeña mueca en mis labios, la cual luego se convirtió en una risita divertida.

Mientras esperaba allí tranquila, escuché el sonido de los animales en la zona, y aquello me hizo comprender que estábamos en ese momento en un tranquilo bosque. Y antes de que pudiera pensar a cual de todos aquellos ambientes verdes posiblemente fuimos, sentí la dulzura de los labios de mi novio en los mios. Sentí como iba retirando la venda de mis ojos, cuando finalmente pude abrirlos, me encontré con su tierna mirada y la preciosa sonrisa de sus labios, la cual correspondí de inmediato.

No me imaginé que Adam prepararía una pequeña excursión para poder observar Las Leonidas bajo un espectacular cielo oscuro, sin luces estorbosas de ciudad, y totalmente solos. - Usted, señor Adam, es el mejor novio que una mujer puede pedir - le dije con cierto aire de sensualidad mientras le miraba a los ojos y rodeaba su cuello con mis brazos, para finalmente acercarme poniéndome de puntitas y darle un romántico beso.

Después de tan hermosa muestra de cariño, él fue por una manta y la colocó sobre mis hombros, abrazándome para darme un poco de calor en esta noche templada. Es siempre tan tierno y amable, que no pasaba un minuto que no estuviera agradecida con ser la afortunada mujer que eligiera para compartir sus días. - Gracias, cariño. Como siempre, veo que estás preparado para todo - agradecí sonriente.

Tomé su mano entrelazando nuestros dedos y le llevé hasta la manta que colocó sobre el pasto, sentándonos muy juntos. Rodeé el brazo de mi novio con el mío, apoyando mi cabeza suavemente sobre su hombro. En momentos así no podía evitar sonreir llena de felicidad solo por tenerle de compañero de aventuras. - Adoro poder compartir contigo momentos así, mi vida. Incluso antes de que nos convirtieramos en pareja, aunque me de vergüenza confesarlo - mencioné con tono ameno, confesando algo que creo que nunca le dije. - ¿Recuerdas la primera vez que salimos juntos? ¿La fiesta de San Juan de hace unos tres años? Estaba tan ilusionada de poder estar allí contigo, y es uno de los recuerdos más hermosos que guardo en mi corazón. Sobre todo porque vimos juntos unos increibles fuegos artificiales -. Quien diría que aquella cita sería el inicio de una larga relación de casi tres años.

Vestimenta:
Conjunto:


Abrigo:
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 345
Monedas Monedas : 12155

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.