Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

La vie en rose [Privado] [+18]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Claire Black el Jue Sep 21, 2017 10:56 pm

Silvano nos invitó a ir a una cena entre dueños de exclusivos bares de Paris y obviamente como buen amigo y socio nos invitó. Según él iba a ser una cena sencilla, pero cuando Soraya me enseñó una foto de su vestido casi escupo lo que estaba bebiendo porque eso para una cenita normal no era. ¡Iba a ir despampanante de la mano de su esposo! Como no quería desentonar entre toda esa gente, tuve que abortar la decisión de llevar un vestidito sencillo. Fui a mi vestidor de inmediato para buscar uno más elegante... Pero no conseguí decidirme. Natzu que pasaba por el pasillo me escuchó decir "no tengo NADA que ponerme" y como ella tenía ropa más sofisticada me prestó un vestido azul marino de dos piezas que nunca se puso.

Más feliz que una perdiz llegó el día acordado... Pero yo tenía planes también para los días siguientes. Como era nuestro aniversario justo un día después de la cena, reservé tres noches en la suite un hotel de los mejores de Paris solo para él y para mi. Iríamos a hacer turismo por la ciudad del amor, crear momentos inolvidables, disfrutar de champán, jacuzzi en la teraza, impresionante piscina interior y una cama King size entre otras muchas cosas más. ¿Me costó un riñón? Si. ¿Tuve que pagar adicional por spa privado, champagne, el paquete especial romántico y el desayuno buffet incluido? También. Pero no me arrepentía porque tenía ahorros más que suficientes y hacía tiempo que no compraba nada. Se localizaba a quince minutos a pie de la Torre eiffel, lo cual le inflaba algo más de precio. Ese mismo día en secreto hice dos maletas, una con mis cosas y la segunda con las de mi chico. Las metí sin que se diera cuenta de nada, aunque se extrañó mucho en la tarde ver como su ropero estaba la mitad vacío... Le monté una excusa que no se si creyó... ¡Prometí ser sincera pero no quería aguar mi sorpresa de aniversario!

- ¿Te he dicho ya hoy que te quiero comer a besos? -Dije mientras le ponía una corbata con una sonrisa pícara- Te ves tan bien con traje que ya te lo quiero quitar.

Pero ya se lo quitaría esa misma noche con paciencia. Antes de salir de su apartamento en vez de ponerme mis taconazos me calcé unas deportivas, pues conducir con tacones estaba prohibido y podían multarme. Fuimos a París en mi coche Stevie sin ningún problema, menos mal el sitio tenía aparcamiento privado que si no... Me puse los tacones al bajar y entramos al lugar de la cena, super elegante. Aquello parecía una fiesta VIP, porque hasta un portero nos pidió el nombre y dni para poder entrar a ver si estábamos en la lista. Por fin que nos dieron permiso entramos en la zona de la cena... Había mucha gente. Había mesas redondas con diez sillas cada una, nos sentaron en la mesa de Silvano y conocimos a bastante gente influyente y sobre todo inteligente para los negocios. Algunos hasta nos dieron su tarjeta porque les caímos bien. Los menús fueron deliciosos y no me quedé con nada de hambre. ¡Al final y hasta me lo pasé bien! Obviando las preguntas de "¿Estáis casados?" o la favorita de Soraya "¿Y cuándo os vais a casar?".

Nosotros fuimos de los primeros en irnos, alegando que teníamos que volver pronto para no conducir tan entrada la madrugada. Para ir al hotel tenía que desviarme del camino de vuelta a Sweet Valley, asique así lo hice y llegamos hasta el hotel. Al aparcar saqué las dos maletas del maletero.

- ¡Sorpresa! -Dije al bajar la puerta del maletero- Este será nuestro lugar de descanso hasta dentro de tres días.

En el hotel nos acercamos al mostrador para comprobar lo típico y nos dieron dos tarjetas, que habrían la puerta de la suit. Estaba living por ver la reacción de mi hombre con mi sorpresita de aniversario, aunque faltaran solo un par de horas para que eso sucediera. Pasamos al ascensor y le di a la planta más alta de todas, llevándonos al poco a un elegante pasillo. Busqué la habitación y metí la tarjetita en la ranura que nos dejó entrar. Pasamos y la introduje en el hueco para que diera la electricidad y se encendió la luz, dejando la magnífica suit iluminada. Dejé la maleta y mi bolso al lado de la puerta para inspeccionar todo.

- ¡Wow es mucho más espectacular que en las fotos! -Fui corriendo a ver el baño, el balcón los sofás, pero sobre todo la cama. Me quité los taconazos color crema y me tiré a la cama gigantesca. - ¡Si cupiera en mi habitación me compraría una cama de estas!

Grité muy feliz, disfrutando de la reacción de mi novio. Me levanté y le enseñé una botella de champán caro que había al lado del minibar, dentro de un cubo con hielo.

- ¿Te apetece probarla ahora o... después de que te quite la corbata?

Pregunté abrazando a mi hombre bello. Entre besos lentos, comencé a desabrochar algunos de los botones de su camisa. Pero sonó el tono de correo electrónico de mi teléfono móvil. Como los móviles solo iban a molestar decidí ir a cortar el problema de raíz.

- Voy a ponerlo en silencio. -Volví al lugar donde dejé mi bolso y cogí mi móvil poniéndolo en silencio. El correo electrónico no me sonaba familiar y casi nadie tenía mi email personal, asique lo abrí para echarle un ligero vistazo. Quedé sorprendida al ver que el remitente era de una de las personas que más me desagradaban en el instituto- ¿Nellie Gossip nos espiaba y grababa peleando?

Dije perpleja, viendo un montón de archivos de video numerados por fecha. En las miniaturas se podía ver perfectamente el primer fotograma del video y si, salíamos nosotros. Mientras ponía la contraseña que nos dieron del wifi gratuito del hotel me tiré a la cama descargando el primer video para verlo en pantalla completa... Esto prometía. Cogí uno de los pétalos de rosa y me lo puse en la nariz, aunque eran artificiales olian muy bien... y ya estaba deseando ver que traia el pack romántico para disfrutar con mi hombre...

vestido:

suite:


















La White Suite está ubicada en la última planta del hotel: el Sky Floor (planta al cielo abierto). La combinación del diseño y la gran naturaleza de la suite de Olivier Lapidus le ofrece una experiencia única.
Esta luminosa suite se compone de un salón separado, un dormitorio, un cuarto de baño con una bañera de diseño Aquamass creada por Olivier Lapidus y una ducha. Unas escaleras comunican su habitación con una terraza privada equipada con una cubierta superior y un jacuzzi.

36,5 m2
Terraza
Bañera y ducha
Caja de seguridad
Minibar
Secador de pelo
Televisión de pantalla plana
Wifi gratuito
Máquina de café Expresso
Acceso al balneario




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10721
Monedas Monedas : 63530

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Lun Oct 16, 2017 7:07 pm

Honestamente, no sé que esperaba de una cena organizada por el propio Silvano más que un banquete super caro, super elegante, y super pijo. Mi problema no era con el hombre moreno y su familia, todos ellos me caían de maravilla. El verdadero asunto molesto se encontraba en el hecho de que tenía un mal historial de aburridas cenas con gente de dinero en toda mi existencia, y por mucho que intentara, no era el ambiente al que pertenecía... Bueno, al menos después de mi rebeldía al cabeza de pene de Toshiro...

Aun así, no podíamos faltar a la reunión de nuestro socio comercial, y Clay me sugirió que vistiera un traje para la ocasión. Como ya tenía usado y reusado con el que siempre vestía, terminé por comprar uno nuevo de color azul. Si tenía que ir como pingüino, al menos lo haría a mi estilo y placer. Al final de todo, fue mi novia quien vino a mi casa una vez que estuvo lista, para entonces salir de aquí rumbo a París al momento que yo estuviera arreglado. Creo que no confiaba en mi, o tal vez creía que era mejor vigilarme por si me escapa o algo... Aunque, para que negar que repentinamente me extrañó verla algo sospechosa con el tema de la "desapación de varias prendas de ropa de mi armario". Bah, al final simplemente me concentré en terminar de vestirme y en la jodida corbata que tenía que atarme... - Destesto las corbatas... Con toda mi alma... - dije con frustración, y eso hizo que la morena viniera a darme una mano con el estúpido implemento de prestigio.

- Pues, si quieres podemos cancelar la cena y nos quedamos aquí comiéndonos mutuamente - insinué ante su sonrisa pícara, pero claro, no me dejaría escaparme tan fácilmente de tan importante evento. Así que sin más remedio, terminé de aplicar gomina a mi cabello rebelde para peinarlo hacia atrás. Era la única manera de que conservara un estilo ordenado, considerando que casi nunca me lo cepillaba...

Y sin perder más el tiempo, subimos al coche azul y tomamos rumbo hacia París. Ya estaba acostumbrado a hacer este tipo de viajes, aunque para mi buena fortuna no me era necesario venir tan seguido a la llamada "ciudad del amor". Como Clay iba conduciendo, pues no tuve mucho de que preocuparme, y de hecho, casi me quedo dormido en el camino. Pero finalmente llegamos al lugar, y vaya puto lujo de restaurante había elegido el moreno. Después de pasar los controles de seguridad necesarios, a saber porque demonios contrató a un servicio de gorilas enormes para la ocasión, pasamos adelante y nos ubicamos en la mesa destinada. ¡Genial, al menos nos tocó pasar la noche con los latinos!. Bueno, la noche pasó sin mucho inconveniente, es más, para que negar que la comida estuvo deliciosa y fue una gran elección de parte de Silvano. ¿Los nuevos contactos que hicimos? Creo que Clay estuvo más contenta por ello que yo mismo.

Había llegado la hora de irnos, y ya tenía deseos de quitarme esta jodida corbata, así que agradecí ese detalle. Clay y yo nos despedimos de todos los presentes, incluyendo a los Santana de Castro, y subimos al coche Stevie para tomar nuestro camino de vuelta. Suspiré aliviado, y solo me recosté en el asiento esperando el momento de volver a nuestra ciudad... Pero eso no ocurrió, y lo noté de inmediato - Creo que has tomado el peor camino para volver a Sweet Valley, Clay. ¿Segura que no estás borracha? - dije en tono divertido. Y en realidad la respuesta la obtendría al momento de ver que aparcábamos en un hotel super lujoso que estaba cerca de la torre Eiffel.

Antes de que pudiera decir algo más, la mujer de cabello castaño salió del coche y abrió el maletero, revelando un par de equipajes que había guardado en el mismo. - Pues si que es una sorpresa, ¡porque esto tiene pinta de costar un ojo de la cara! - mencioné sorprendido de lo que planeó mi novia. Bueno, al menos me quitaría la corbata muy pronto...

El paso por la recepción fue breve y eficiente, y en menos de los que pensábamos, estabamos camino a la habitación que nos correspondía. Pensé que había sido un error de parte de ellos el darnos la suite, eso hasta que Clay reveló que fue precisamente lo que pagó. - ¡Qué demonios! Olvida un ojo, ¡esto te tuvo que costar un riñón! - exclamé ahora preocupado por las finanzas de mi novia. Era sin lugar a dudas el sitio más lujoso en el que estuve desde mi llegada a Francia.

Tras cerrar la puerta, dejé la maleta a un lado de la entrada y fui hasta la cama, en donde se encontraba la joven mujer. - Si, de eso estoy seguro. Si pudieras meter una cama de este tamaño, lo harías... Lo que aún no me creo que como demonios pagaste esto tu sola... ¡Y por tres días enteros! - mencioné en tono bromista lo primero, aunque al momento de comentar lo de la habitación ya estaba hablando con una sonrisa más serena y honesta. - No voy a negar que es una suite impresionante... Y me da muchas ideas para celebrar nuestro aniversario... Que por cierto, no olvidé, por si creías que lo había hecho - indiqué con tono cada vez más pícaro y hasta algo romántico. Bueno, yo siempre fui más pervertido que romántico, pero así me aceptó mi novia desde el principio.

Cuando se me acercó y me abrazó, haciendo esa pregunta tan pícara, pues contesté lo más razonable - ¡Fuera la corbata, que estorba! -. El tono algo cochino y la sonrisa que le acompañaba era suficiente para que supiera lo que estaba pensando, así que nada más era requerido. Y cuando la cosa se empezó a poner interesante entre besos lentos y caricias que comenzaban a arder, el puto móvil sonó. - Por favor... Tíralo al baño - exageré un poco al decir eso, pero bueno... - ¡Pero no te vayas! -

Para hacer mejor la situación, me quité la chaqueta del traje y la dejé sobre uno de los sofá, acostándome luego en la cama a la espera de mi mujer. Preparaba las almohadas cuando escuché el nombre de esa chiquilla detestable. - Espera... ¿La Nellie Gossip? ¿La chismosa, detestable, eterna "alumna" del instituto Sweet Amoris? ¡Que demonios! - mencioné cada vez más molesto. No era para nada de mi agrado esa chica, especialmente luego de lo que me hizo en esa época... - ¿Qué cojones quiere esa tía contigo? ¿Y para qué demonios te envía vídeos que nos tomó en esos días? Está más loca que una puta cabra descerebrada - las quejas eran más que merecidas en este punto para esa tipa.

En serio, que mierda quería y porque de todos los momentos, es justo ahora cuando tiene los santos cojones de contactar a mi novia... ¡Es una puta cortarrollos!

Traje:



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4402
Monedas Monedas : 24069

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Claire Black el Mar Oct 17, 2017 6:13 pm

Miré a Hiroshi que se encontraba acostado a mi lado, quejándose de la idiota de Nellie Gossip ¿Qué haría esa loca después de salir del instituto...? Bueno, ni lo sabía ni me importaba la verdad sea dicha.

- Veamos unos cuantos videos esta noche, para recordar en qué lio nos metíamos mutuamente y veremos el resto en estos días ¿Te parece bien?

Le di un último beso antes de activar el modo horizontal para poder ver el archivo más grande y di play. realmente con curiosidad.


------------------Video 1------------------


¡Primer día de curso y como no, otra vez delegada desde el primer día! Yo, llena de felicidad recién llegada de vacaciones con mis abuelos paternos. Buagh, ese estúpido de Hiroshi Anzai iría a mi clase por repetir... Espero que se comportara mejor y no me molestara. La molestia llegó cuando vi que no se encontraba su nombre en la lista de tercer curso. Como si me hubieran cambiado las pilas me fui de la sala de delegados donde estabamos hablando Nath y yo, hacia el aula del nombrado curso... Y ahí estaba, mal peinado y mal sentado. Todo el mundo me miró entrar al salón y tuvieron diferentes reacciones que de verdad ni me importaban. Fui justo hacia él, posicionándome frente a su mesa.

- Fue un alivio no verte el pelo estos meses de verano, Hiroshi Anzai... -Dije con una sonrisilla de superioridad, luego me puse seria- ¿Asique en cuarto, eh? No pude demostrar el año pasado que hiciste trampa para pasar de curso pero esta vez si que encontraré las evidencias, charlatán.

Iba a seguir echándole bronca después de que me contestara cuando el aula entera se quedó en silencio y se escuchó un suave golpecito en una mesa... Y no era ni más ni menos el profesor de francés, el más guapo del instituto y además el director, Elliot Rousseau.

- Buenos días señorita Black. ¿No cree que debería estar en su clase? Si la memoria no me falla debería asistir a la asignatura del profesor Simons en este momento en el aula de tercer curso.

MORÍ literal al verse de pie al lado de su silla, con el maletín sobre su mesa. Miré a Hiroshi con enfado, cabreandome más a causa de sus carcajadas.

- Buenos días, profesor. Disculpe la intromisión. Estaré encantada de verle hoy en la clase de francés a tercera hora.

Salí con una sonrisa forzada, aguantando que algunos se rieran por lo bajo y por el camino de la vergüenza escuché como el albino regañaba también al vándalo idiota... Que se estaba partiendo de la risa.

- Señor Anzai guarde silencio, por favor. Estamos en horario lectivo no en medio del patio.

TE ODIO HIROSHI ANZAI POR TU CULPA EL PROFESOR ROUSSEAU ME REGAÑÓ.


------------------Fin Video 1------------------



Me estuve riendo casi todo el rato con el video, viendo lo insoportable que era y cómo la situación me trolleó de la manera más temida en ese momento: el regaño de un profesor. Pero me llamó mucho la atención del profesor Rousseau al entrar... El video lo captó, pero ya en esos momentos estaba a espaldas de la puerta.

- ¡Un momento! -Regresé a un minuto en concreto y paré en el momento que el albino entraba por la puerta... Perfectamente se le podía ver como se estaba descojonando al llegar y ver el panorama, para luego cambiar de actitud al poner el maletín en la mesa. - ¡Se estaba riendo de nosotros!

Después de tantas risas rememorando el pasado le comencé a quitar la corbata, besando suavemente su cuello en el trayecto. Cuando la saqué le guiñé un ojo y me levanté para dejarla junto a su chaqueta, acto seguido me acerqué a la mesa donde estaba el champán y lo saqué del cubo de hielos, dándoselo a mi hombre. Me quité los tacones y me subí de nuevo a la cama, sentándome en el centro.

- ¿Y por qué vamos a brindar, mi vándalo descarado?

Pregunté con una sonrisa divertida, esperando que descorchara la botella y brindar en esta hermosa noche solo para loa dos.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10721
Monedas Monedas : 63530

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Miér Oct 18, 2017 6:31 pm

No solo la odiosa de Nellie nos jodio la noche enviando uno de sus vídeos, sino que Clay quiso verlos para "recordar los viejos tiempos". ¡Vaya manera de cortar el ambiente sensual!. Y aunque me dio un beso, me quedé igual de insatisfecho con la situación. - Tendrás que darme más que un beso para ver más de uno de estos vídeos, ¡eh! - dije a modo de queja, intentando sacar algo interesante de todo esto. Joder, ¡había que aprovechar la costosa habitación!

<========== Vídeo 1 ==========>

¿¡Por qué!? ¿¡Por qué tenía que empezar el jodido año escolar de esta manera!? ¿¡Por qué tenía clases un jodido Lunes a primera hora con el viejo!?. Seguro él estaba detrás de esta conspiración, solo por fastidiarme la vida. Es tan asqueroso como capaz de hacer una cosa tan bestia como esa... Para rematar, ayer me pegué una pequeña borrachera sin querer, tomando un "poco más" de lo normal. Puta botella de whisky que compré el día anterior y me acabé en la madrugada...

Estaba allí, sentado en el uno de los últimos asientos, con una cara de sueño que nadie me quitaba, pero al menos estaría presente en la clase del viejo y luego me iría a dormir a la azotea... Mientras miraba al vacío de la pizarra, alguien repentinamente bloqueó mi vista. Solo alcé la mirada y noté que era la delegada mocosa que siempre me tocaba los huevos... - Claire, en serio, ¿qué cojones haces aquí?. Es el primer puto día de clases y ya vienes a joder - en tono de voz desinteresado, restándole toda importancia a su presencia en el aula de mi nuevo curso. Dijo entonces que una vez más hice trampa para pasar de curso, y me llevé una mano a la frente a modo de facepalm. - Ya pareces un disco repetido. ¿Acaso no tuviste suficiente con el fracaso del año pasado?. Hay que ver que eres masoquista - esta vez mi voz sonó cansada con toda la paranoía que estaba hablando.

Eso si, al momento de ver como entraba el anciano y escuchar el regaño a la mocosa castaña, no pude evitar soltar una carcajada divertida que terminó de despertarme completamente. ¡Este año ya había empezado mucho mejor que el anterior!. La verdad es que no paré hasta que le vi salir del aula, y básicamente también me llevé un regaño del viejo por eso, pero tan solo me limpié un par de lágrimas que salieron de mis ojos de tanto reirme, y tomé aire para calmarme. - Vale Elliot. Ya me calmo, ya me calmo - mencioné con un poco de más serenidad. Y claro, me dijo algo de ir a su despacho durante el primer receso. ¡Otro más que tiene ganas de joderme el primer Lunes de clases!


<========== • ==========>

La verdad es que no me acordaba de lo graciosa que había sido la cara que puso mi ahora novia al ver al hombre albino, y estaba muerto de la risa casi igual que la primera vez que la vi. Cuando acabó el vídeo, pude respirar otra vez sin problemas. - Lo único malo fue que, por llamarle "Elliot" frente a la clase, me puso a limpiar su escritorio con cera para madera y un cepillo de dientes que según él, "compró exclusivamente para mi ese nuevo año escolar" - mencioné en tono divertido, ya no tan resentido con ello después de tantos años que pasó. Eso si, a Clay le extrañó la risa con la que apareció el viejo en el aula al vernos peleando. - ¿Nunca te habías dado cuenta de eso? Por supuesto que estaba enterado de nuestra rivalidad, y más de una vez me dijo cosas como "la señorita Black y tu tienen una buena amistad". Incluso ese día mientras limpiaba su escritorio, y mi respuesta fue un "¿qué has estado fumando, Elliot?". Nunca entendí porque solo respondió con un "yo me entiendo" - expliqué con voz curiosa sobre todo en la última frase.

Dejando eso atrás, ahora si retomamos los juegos interesantes y la corbata finalmente salió de mi cuello. Y como adoraba los besos en el cuello, pues una sonrisa pícara en mis labios era la mejor respuesta posible que mi novia podía conseguir. Y aunque me quejé de que se alejara de mi, la inclusión de un poco de champán a la celebración del día era más que bienvenida. - Vamos a brindar por una relación divertida y sensual, que durará mucho tiempo, mi delegada fastidiosa - respondí mientras me levantaba de la cama y me acercaba a ella para tomar de sus manos la fría botella. Claro que, también le di uno de esos besos apasionados que sé le enloquecen, para luego separarme de ella y encargarme de la champán.

- En mis tiempos de adolescente rebelde, iba al despacho de Toshiro y le robaba la botella más cara que tuviera de champán. Luego intentaba abrirla con un cuchillo en el típico truco que hacen en algunos restaurantes, y bueno, más de una vez lo logré. Y no me preguntes que hacía luego con el licor, porque la respuesta es obvia la mayor parte de las veces... - conté la anécdota mientras retiraba el seguro del corcho de nuestra champán, con una sonrisa traviesa en los labios y un tinte de maldad en la voz. Una vez libre el sello, tan solo lo tomé con mi mano derecha, y apoyando la palma en el mismo, hice un poco de fuerza hacia arriba, abriendo la botella y escuchándose el típico "pop" que caracteriza la bebida.

Coloqué el corcho en el cubo con hielo y tomé las dos copas en las que beberiamos, llenándolas del espumoso líquido. - Aquí tienes, mi bella novia... Y por cierto, te ves mucho más guapa ahora que cuando estabas en el instituto - dije en tono sensual todo el rato. Puse la botella de vuelta en la heladera y me acerqué a la castaña hasta estar a escasos centímetros uno del otro. - Salud - mencioné poco antes de tocar suavemente nuestras copas, y beber un poco de que muchos consideraban "la más elegante bebida del mundo". La verdad, no estaba para nada mal, y hasta curiosidad me dio saber de que marca era... Aunque en ese momento no era para nada prioritario, especialmente considerando que esos ojos miel estaban observándome de esa forma. - ¿En dónde nos quedamos? - pregunté mientras tomaba su copa y ponía ambas piezas de cristal en la mesa que estaba más cerca. Luego tan solo rodeé su cintura con mis brazos, apretándola a mi. Reí suavemente ante su respuesta, y luego un beso tierno y suave comenzó.

Para cuando el ritmo empezaba a ser más frenético y emocionante, otra vez sonó el jodido teléfono. - No... lo... veas... - le dije como pude sin interrumpir el beso, pero fue inútil mi petición. Parece que era otra vez la pendeja de Nellie fastidiando. - ¿Pero qué cojones le pasa a esa loca hoy? ¿¡Acaso sabe que estamos ocupados en asuntos importantes y quiere jodernos!? - me quejé de inmediato. En serio, siempre me ponía de mala ostia su presencia en mi vida...



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4402
Monedas Monedas : 24069

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Claire Black el Miér Oct 18, 2017 11:28 pm

Ya me lo estaba pasando de maravilla con tan solo esos momentos, no podía ni imaginarme como viviría las siguientes horas. La razón del brindis me hizo sonreír con cariño una vez más.

- Por una relación divertida y sensual, que durará mucho tiempo será.

Casi me da un ataque de risa imaginándome a mi novio en la adolescencia con un cuchillo entrando a hurtadillas en un despacho clásico de ‘’señor amargado’’ para cortar botellas de vidrio. No era algo surrealista pero me causaba muchísima risa el hecho de tirar por la borda un producto tan caro porque a él le daba la santa gana. Aplaudí vitoreando cuando descorchó la botella y brindamos - ¡Bendita pubertad!- Fue lo único que dije a su comentario de que ahora estaba más bonita, que obviamente era mil veces cierto. Había crecido en todos los sentidos de una chiquilla tabla de planchar a una talla 95. Después de beber un sorbo de champan, pronunció la frase que más estaba esperando.

- En donde te quito la camisa y después tú me quitas lentamente las medias que llevo puestas

Comenzamos de nuevo a besarnos y darnos cariño mutuamente, olvidándome del mundo exterior como siempre lo hacía cuando estábamos los dos solos en la intimidad. Desabroché poco a poco todos los botones de su camisa y la lancé hacia el suelo. Estaba tan concentrada en sus besos y caricias que si no me decía que sonó la notificación de los mensajes ni me doy cuenta.

- No te alteres, nadie va a amargarnos nuestro fin de semana privado.-Se escuchó la voz de un hombre y un suave toque a la puerta de la habitación- Exceptuando eso. Ya vengo, tú espérame aquí mi hombre sensual.

Salí corriendo, acomodándome bien la ropa y abrí la puerta encontrándome allí a un botones del hotel con unas cuantas cositas para nosotros.

- Buenas noches señorita, le traje el carrito con su correspondientes packs que escogió al hacer la reserva de la suite. Si se les ofrece algo más estamos disponibles en cualquier momento, solo tiene que llamar por teléfono a recepción.

- Muchas gracias por todo, buenas noches.

Cogí el carrito y cerré la puerta. Era un carrito demasiado elegante que tenía dos pisos. El superior tenía una bandeja con ocho fresas con una pinta deliciosa, un cuenco de chocolate caliente derretido y un cubilete con palillos de madera para meter las fresas en el rico chocolate. En el segundo y último piso metieron dos cajas sorpresa que estaba deseando abrir para ver que contenían, porque no daban detalles en la página web.

- ¡Mira lo que vinieron a traernos Huskyto! Un snack de bienvenida y los paquetitos que vienen con la suite.- Más contenta que un niño en una dulcería me senté en la cama dejando el carrito justo frente a mí. - Demasiado chocolate para solo ocho fresas ¿No crees?  Aunque se me ocurren varias cosas más para lo que usar el chocolate en el caso de que nos quedemos sin fresitas…

Tomé la caja más pequeña, de color rojo y le quité el lazo, descubriendo su contenido. Cogí  la tarjeta que llevaba dentro mencionando el contenido del mismo y empecé a leer en voz alta con una sonrisa pícara.

-  Este se supone que es el Tentation Pack, veamos… ‘’No pueden perderse este kit para una noche de completa con pasión, fantasías y grandes sensaciones. Esta caja contiene: pétalos perfumados de Rosa Extase para jacuzzi, gel lubricante de fresa efecto calor, velas perfumadas, aceite de masaje Hot Oil de Fresa y preservativos retardantes. -Le miré divertida-  Parece que nos vamos a divertir un poquito este fin de semana, amor.-Reí suavemente y cogí esta vez la gran caja negra, abriéndola con curiosidad. Tomé la tarjeta y comencé a leer-Este es el Erotic Pack. ‘’Dentro de esta caja tan especial hay un elegante bote de diseño fabricado en lata que incluye dos cintas de raso negro, un antifaz y un plumero, junto con una Love Pillow, un cojín erótico que, inspirados en el Kamasutra, está especialmente diseñado para ayudarte a alcanzar posiciones que aparentemente parecen imposibles, de una manera fácil y cómoda.’’-Levanté una ceja mirando la expresión picara de mi novio- Vaya… La verdad va a ser más divertido de lo que pensaba en un primer momento.-Tomé la almohadita entre las manos y la observé, era la primera vez que veía una de estas cosas-  definitivamente esto y todo lo demás nos lo llevamos en la maleta para casa, ni de broma lo dejamos aquí eh. Ven acá y probamos lo que tu desees primero…

Llevé mis manos a su pecho desnudo y comencé a repartir suaves besitos por su cuello… y de nuevo el móvil sonó y con fastidio desbloquee la pantalla para apagarlo de una vez, ni silencio ni nada. Pero algo extraño hizo mi móvil… porque parecía como si alguien lo estuviera controlando y había dado play automáticamente al vídeo del correo electrónico.


------------------Video 2------------------

Estaba emocionadísima porque se iban a celebrar unas olimpiadas de deportes con los alumnos de cuarto curso, y aunque yo iba a tercero, me gustaba ver los partidos de voleibol… aunque me echaran del equipo hace tres años por ser demasiado bajita ¡Esperaba crecer más y ser jugadora de baloncesto solo para darles con un canto en los dientes! En fin, que al verme tan interesada en ello, Keith el chico que me perseguía por todo el instituto para estar conmigo y a mi no me importaba, me dijo en un alarde de demostrarme que era el mejor que me traería la medalla para mí a cambio de un beso. Y se apuntó para ser el capitán de uno de los equipos. Esperé el día del juego ansiosa no solo ya por la medalla… debía reconocerlo. Una amiga de clase me prometió venir a ver el enfrentamiento toda ilusionada por ver a su novio que también estaba en el partido, y nos sentamos en los banquillos en la fila de en medio para disfrutarlo a tope. Cuando salieron los dos equipos solo pude fijarme en el chico que no me importaba nada de nada, que al verme sonrió autosuficiente. Le saludé con la mano correspondiendo con una sonrisa tímida… hasta que vi que salió el otro equipo encabezado por mi archienemigo.

- ¿Ese no es Hiroshi? Tienes que animar mucho a Keith Que fuerte, tus dos hombres peleándose por una medalla que tu quieres tener…

Negué con la cabeza por sus niñerías, haciendo que el gorrito que llevaba puesto se torciera hacia un lado. Empezó la partida y en cuestión de un rato el propio Keith les metió un punto. Pero precisamente no le estaba mirando a él. Me levanté del asiento y ella me miró sin entender que iba a hacer.

- Me voy a la sala de delegados, tengo que hacer unas cosas. Total, ya se quién va a ganar, solo estaría gastando mi tiempo. –La chica andaba perdida por mi manera de reaccionar y preguntó que quién iba a ganar si estaba tan segura. Señalé con disimulo al capitán del segundo equipo, Hiroshi-  Mira atentamente su expresión en estos momentos y dime si no ves la fiereza con la que va a ganar la medalla.

-- Pues yo no noto nada, es la misma cara de cabreo que lleva siempre.

Se me escapó una risilla y me levanté, yéndome tranquilamente fuera del gimnasio hacia la sala de delegados, como bien le dije a mi amiga que ahora mismo estaba solitaria animando a su novio, que iba a perder.

------------------Fin del video 2------------------



Spoiler:
[/color]




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10721
Monedas Monedas : 63530

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Mar Oct 24, 2017 10:02 pm

A tomar por el culo el móvil, ¡es el momento de ponerse juguetón y divertirnos para nuestro aniversario! ¡Para eso voló mi camisa por el aire sin mayor contemplación!... Claro que, en lugar de ser interrumpidos de nuevo por el teléfono, esta vez fue la puerta de nuestra habitación la que sonó. Y mi novia hermosa se escapó de entre mis manos para ir a abrir la puerta. Era uno de los empleados del lujoso hotel, y traía consigo un carrito con supuestos "packs incluídos en el pago de la habitación". Si tuviera que adivinar, diría que Clay pagó extra por esa comodidad... Pero bueno, lo importante es que el hombre no estorbó más y la sensual chica regresó a mi lado.

Tras las palabras de mi acompañante, observé la cantidad de fresas y cuencos de chocolate, y llegué a la misma conclusión que ella. Pero había algo delicioso en el hecho de que lo sugiriera la castaña y no tuviera que hacerlo yo mismo... - Me encanta como tu pervertida mente piensa. Te aseguro que aún me quedan un truco o dos por enseñarte con el chocolate - declaré pícaro y sensual mientras besada suavemente su cuello. Aunque al momento de ver el otro pack que trajeron, la sonrisa pervertida que tenía en los labios seguramente parecía una media luna satisfecha en su totalidad. Lo mejor de todo fue escuchar de la voz de mi Gatita la descripción del contenido de caja de diversión. - No es que me haga falta nada retardante, pero si sirve para mejorar el aniversario, ¡con todo gusto los uso! - mencioné tras la mención de los preservativos especializados para los débiles. Oh, y el otro paquete era igual de bueno - ¡Ahora con ese cojín podemos practicar el kamasutra de Louis Khonda al cien por cien! - afirmé alegremente. Bueno, mi novia sabía mi gusto por esa literatura "tan peculiar", así que seguro se esperaba alguna mención de ello.

¡Demonios! ¡Este tenía que ser uno de los mejores días de mi vida! ¡¡¡Me dejarían elegir que utilizar primero para mejorar nuestra noche de pasión!!!... Muchas cosas interesantes, poco tiempo para decidir, y además, no podía pensar claramente cuando sus labios quemaban mi cuello y sus suaves manos recorrían mi pecho. Era imposible hacerlo de esa manera... Mis manos fueron instintivamente hacia el cierre del top azul marino. Estaba estorbando ya en este punto de la noche... ¡Pero por un demonio! ¡El jodido móvil seguía sonando!. - Ya apágalo de una vez... - exclamé en tono que buscaba piedad. Ya no quería ninguna interrupción, sin importar si fuera Nellie o su jodido padre...

Pero al escuchar el sonido del nuevo vídeo que estaba mostrando la pantalla del teléfono, ambos nos quedamos atontados por el suceso y acabamos desconcentrándonos de la tarea primordial y pervertida que antes empezamos...

<========== Vídeo 2 ==========>

¡Esto de las olimpiadas deportivas entre alumnos de cuarto curso era una reverencia mierda! No sé a que gilipollas creyó que era una idea genial, pero me encantaría encontrármelo frente a mi para darle una paliza por idiota... Bueno, como estaba obligado a participar, tuve que elegir un deporte que no fuera natación para que me dejaran en paz. ¿¡Por qué demonios no me dejaron nadar y ganar fácilmente para no tener que hacer más!?...

En fin, al escuchar que el chiquillo este de nombre "Keith" se había enlistado como capitán de uno de los equipos de volleyball, decidí inmediatamente inscribirme en el grupo opuesto como el lider. Este idiota ha estado desde principios de año tocándome los huevos con su actitud de superioridad, y era hora de demostrarle quien demonios mandaba en el instituto Sweet Amoris. Le daría una pista clara: ¡Es Hiroshi Anzai!.¡Le humillaría por siquiera considerar desafiarme!

Y llegó la hora de ir al campo de batalla, no sin antes hacer contacto visual con el que sería el perdedor de este juego. La mirada que intercambiamos fue notada por todos, pero eso me importaba una mierda. Tomaría su cabeza en bandeja de plata al sonar el último pitazo del árbitro. Su equipo salió primero, y luego le hice una seña al mío para que me siguieran. La cancha se abrió a nuestros ojos tras salir del pasillo, encontrando cierto público en las tribunas. Bah, importa un carajo quien mira esto...

Luego de un breve momento en el que el fulano ese y yo estuvimos junto al árbitro para determinar quien sacaba primero, miré a los míos y les dije con firmeza - Ganaremos este partido porque yo lo digo. ¡No me decepcionen, chiquillos! ¡¡¡O se las verán conmigo!!! -. Suficiente incentivo para los lacayos, pues era hora del espectáculo... ¡Y el muy chulito del puto castaño se atrevió a celebrar el primer punto que nos hizo!. ¿Mi reacción? Sonreí con malicia y me troné los nudillos de ambas manos, hecho suficiente para que este gilipollas se enterara que iba en serio con este "jueguito" de volleyball. La que te espera, cabrón...

La siguiente jugada, me encargué personalmente de dar un salto y matear la bola justo a los pies del chiquillo. Y luego de unos diez minutos, mi equipo iba arriba por tres puntos, pudiendo observar en la mirada de mi rival cierta insatisfacción que era deliciosa para mi. Pasó exactamente cuarenta y cinco minutos desde el comienzo de la partida para determinar un ganador, y como no, fui yo. Al momento de recibir las medallas de vencedores, miré al cabrón a los ojos con una sonrisa llena de alegría y maldad. Se quedaría como uno más de los segundones en este instituto, a los pies del único rey que puede existir.

Bueno, con mi trabajo ya hecho, me disponía a irme de allí para descansar en la jodida azotea, cuando de repente escuché a una chica hablándole a Keith sobre como le robé la medalla y que ahora no podría dársela a Claire como regalo. Hmm... La única chica con ese nombre que conozco era Claire Black, la mocosa fastidiosa que no me dejaba en paz ni una semana entera. Aquello era como música para mis oídos, y sonreí con malicia una vez más, en esta ocasión con un objetivo más divertido en mente: Fastidiar a la chiquilla castaña.


<========== • ==========>

- ¡Pero que demonios! ¿¡Por qué carajo estaba la idiota de Nellie en ese partido!? - exclamé con cierta sorpresa. Mi novia por supuesto mencionó lo obvio, que la enana era reportera del periódico escolar y era normal que estuviera presente en ese instante. - No me lo recuerdes, que por su culpa mi primer mes en el instituto fue un puto desastre... - mencioné llevándome una mano a la frente en frustración. Esa mocosa me fastidió la vida momentaneamente y nunca le perdoné eso...

- Espera un momento. Debajo de ese vídeo hay otro en el mismo correo. ¿De qué se tratará esta vez? - indiqué tras mover un poco la pantalla de su móvil con mi dedo. Y sin demasiada preparación, tan solo le di al estúpido vídeo para ver de que carajo se trataba este.

<========== Vídeo 3 ==========>

Tenía que estar por aquí en algún lugar. Era obvio que esperaba que el idiota de pelo castaño le llevara la medalla, seguramente para lanzársele como una princesa encima. Recorrí los pasillos del instituto hasta que por fin di con la enana fastidiosa. Una risilla cruel se escapó entre mis labios, y me acerqué con paso divertido a la delegada del tercer curso. - Hola Claire. Escuché por allí que querías esta medalla que llevo colgada en mi cuello... - dije mientras le movía en su cara el premio que obtuve por destrozar al idiota de Keith. Ella dijo que no le interesaba, pero yo sabía muy bien que si lo hacía. - ¡Ah, por supuesto! Es obvio que no la esperabas de alguien tan exitoso deportivamente como yo, sino de un perdedor que por supuesto no puede dártela. Lastima... - agregué tono fingido de preocupación, aunque era claro que solo intentaba fastidiarle.

Di media vuelta y caminé dos pasos con ritmo teatral... Aunque luego de ello me giré una vez más para verle y le ofrecí la medalla con un trato favorable para mi - Aunque, si aún quieres la medalla, te la puedo dar a cambio de no acercarte a mi durante los próximos tres meses - le propuse con una sonrisa confiada en los labios. Pero la chiquilla perdió el pudor y básicamente me mandó al carajo. - Es una pena tu respuesta. Podría haber pasado tres hermosos meses sin escuchar tu voz chillona... Nos vemos, Claire. Saludos a tu novio perdedor... - recalqué con aire de ilusión, aunque la despedida fue más bien en tono alegre.

Tal vez dijo algo más, pero honestamente le dejé de poner atención luego de mis palabras. Bueno, al menos tenía una cosa divertida más en que pensar mientras tomaba una siesta en la azotea. ¿La medalla? Me la quité y la tiré dentro de mi casillero. Algún día de estos la llevaré a casa o algo...


<========== • ==========>

- Vaya obsesión de mierda conmigo tenía esta loquilla. No noté que me siguiera ese día mientras te buscaba por el instituto, mucho menos que nos estuviese grabando. Solo espero que no sea una psicópata y se aparezca hoy por aquí para matarnos o algo... Debí haberla puesto en su lugar cuando tuve la oportunidad de hacerlo... - mencioné mientras me ponía la mano en el mentón, en aire pensativo. Daba un poco de miedo saber que esta loca de manicomio nos estuvo grabando durante tanto tiempo y no lo supieramos.

- ¿Probamos el cojín triángular? Se me ocurre además algo que hacer con las bendas negras... - mencioné como cinco segundos después, casi pareciendo un bipolar por el repentino cambio de humor entre las dos frases que acababa de decir en poco tiempo.



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4402
Monedas Monedas : 24069

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Claire Black el Mar Oct 24, 2017 11:33 pm

-----------------Video 3-----------------


Como era de esperar, al acabar el partido el estúpido de Hiro vino a buscarme. ¡¡¡¡Mi amiga BOCACHANCLA se había chivado o lo habría estado diciendo por ahí!!!!


- ¡¡¡¡¡Más quisieras librarte de mi Hiroshi Anzai!!!! ¡Y ahora te vas de aquí, que no te quiero ver!

Le grité mientras se marchaba, encima de que estaba de mal humor porque Keith perdió, venía a molestarme este con la medallita.... jo, yo la quiero...


-----------------Final video 3-----------------




Me moría de la risa, no podía parar de reír. Hasta que mencionó lo de volver a ver a Nellie. Noooo por favooooor, que no se aparezca nunca jamás.

- Madre mía, eso debe se ser horrible, espero no encontrármela ni por la calle ni en mis peores pesadillas... Tienes que contarme mañana qué te hizo esa periodista de tercera para que le tengas tanto odio... pero ahora lo importante es otra cosa...

Le desabroché el cinturón riendo juguetona y después el botón del pantalón, después de un beso de esos lentos pero intensos fui hacia la caja y saqué una de las vendas negras de satén de su bote... y sonó de nuevo el móvil para nuestro disgusto. Por pura curiosidad abrí el archivo para curiosearlo.

- Joder... El último vídeo, te lo prometo y apago el móvil aunque lo tenga que tirar por la ventana. Así comenzamos con ese cojín que tanto te ha gustado...-Seguí con voz inocente un comentario super pervertido-  Pero primero tendrías que quitarme la ropa y no te preocupes por que casi todo sea retardante... en mi maleta tengo más cosas para que usemos este fin de semana, y te aseguro que retardantes no son.

Nos dimos otro beso lento, uno de los cuantos que nos íbamos a dar esta noche. Pinché en el siguiente vídeo sin pararme a ver la miniatura... Y fue de un día especial.



-----------------Video 4-----------------


Salía ya de un cansado día en el instituto. La lluvia del día anterior había echo estragos por la tierra del patio, e iba con muuuucho cuidado de no pisar ningún charco. Tardé un poco más en irme que los demás, ya que me quedé hablando con un profesor sobre el próximo trabajo de clase. Me acomodé la mochila en el hombro cuando de pronto...

- ¡Oye arcilla, ten cuidado!

De pronto alguien me puso la zancadilla y... Me caí de boca al charco, manchándome entera de barro de cabeza a los pies. Cuando me levanté mi vista se posó en la persona que se estaba riendo a carcajadas. Un tipo de cuarto curso que me tenía rabia porque Nathaniel le puso un parte de mala conducta por pelearse en los pasillos, y yo estaba acompañándolo en aquel día tan especial. Ya me había puesto mote y todo, tomando de referencia el apodo por el que me nombraban mis amigos "Clay" que significa "arcilla" en inglés, traduciendo esa palabra. El muy imbécil se pensaba que iba a molestarme de esa manera tan absurda... Pero me había humillado delante de un montón de personas y eso no iba a quedar así. Como una poseída fui hasta él a plantarle cara sin vacilar.

- No sé qué cualidades puedes tener que compensen tu actitud, porque esa no es una acción apropiada para una persona de tu edad. -Comenzó a hacerse el chulo y a encararme el muy burro, pero le corté en seco cuando me acerqué a él sin miedo alguno ¿Miedo a este de qué? - Todo el mundo puede ser estúpido alguna vez, pero en serio tú abusas constantemente de ese privilegio por lo que pude notar.

No se esperaba una contestación de mi parte y los alumnos tampoco. Por esa razón no solo sus amiguitos pusieron su total atención en mi, sino que los alumnos que caminaban cerca y me escucharon se pararon en seco para ver qué pasaba y enterarse del espectáculo.

- ¡Y por cosas así son por las que nadie te soporta! Tu mejor amiga se mudó de ciudad, los demás anormales que te tratan bien solo te hablan para hacerte la pelota, ni tu primo te quiere cerca. Y me acuerdo del japonés antisocial con el que pasabas muchas mañanas jugando a ser novios... ¡Se fue sin avisar, no se lo pierdan! ¡Pobrecita arcilla que solita está, te abandonaron por insoportable! Y no me olvido del otro patán ¡El vándalo estúpido de Hiroshi! Desde hace meses que ni se te acerca porque eres pa-te-ti-ca, todo el mundo lo sabe! ¡Ni para tenerte de enemiga sirves!

Solté una risita y comencé a aplaudir, atrayendo a más gente que había cerca de nosotros que nos estaban haciendo un corrillo para ver quien ganaba la batalla. Evidentemente si se trataba de peleas "boca a boca" como siempre, iba a ganar yo. Ya más de uno me conocía solo por los rebotes que pillaba contra Hiroshi... Hace meses de eso.

- Vaya, se te fundió la última neurona que te quedaba al armar esa frase tan larga tu solito. Me sentiría orgullosa del intento de elocuencia fallido que has intentado hacer, pero por ti solo siento lástima y repugnancia a partes iguales.

La gente disfrutaba del espectáculo y repaso que se estaba llevando el tipo, lo que no le gustaba en absoluto. Parecía que de un momento a otro iba a pegarme un puñetazo, pero impasible y sin pestañear aguantaba. Si nadie me ha humillado realmente, ese imbécil no iba a poder hacerlo.

- Te vas a arrepentir, gata mugrosa...

Dijo apretando el puño. Mi sonrisa se ensanchó una vez más... ¡Como estaba disfrutando el soltar todo el veneno que llevaba guardado dentro!

- Oh no, solo me arrepiento de los tediosos minutos que he pasado desperdiciando contigo.

Creo que los espectadores estaban disfrutando la conversación, y eso me animaba a seguir contestándole con esa altanería que me caracterizaba cuando me tocaban un poco las narices

- ¡¡Tio te ha matadoooo!!

Ahora hasta sus amigos se estaban partiendo de la risa de las reacciones desquiciadas por mis insultos refinados. En ese momento por el rabillo del ojo vi infiltrarse entre la gente al director Rousseau. Me dirigí a su amigo y en voz muy fuerte y altanera le solté el último comentario mortal.

- Pues sinceramente no iré al funeral, pero mandaré una carta diciendo que estoy de acuerdo con que se celebre.

Ahí se estaba liando una muy gorda, comenzaron a aplaudirme, a reírse, ovaciones a gritos... el tipo se enfurecía más y más. Aprovechando que el profe vino, tomando ventaja de la confusión de tanta gente junta me retiré del patio a paso ligero. Me dirigí hacia el vestuario de chicas, dejando las huellas de mis zapatos manchados por toda la pista de baloncesto. En cuanto estuve delante de la puerta del vestuario de chicas traté de girar el pomo de la puerta... Pero estaba cerrado con llave. Sentí una presencia detrás de mi y al girar vi a Nellie Gossip queriendo una entrevista.

- ¡¡Nellie deja de seguirme, el otro día te pillé espiándonos a Nath y a mi en el aula de ciencias!! ¡Y no te atrevas a negarlo!

Entre quejas de ella con el ceño fruncido le toqué la lente de la cámara con las manos, manchandola toda de barro.


-----------------Fin video 3-----------------



El vídeo se paró justo en ese momento, quedándose los últimos segundos en negro.

- Vaya... Estuvo bien ¿Verdad? Creo que nunca te conté con muchos detalles lo que pasó ese día con ese tipejo... Nunca lo voy a olvidar, ese día nos reconciliamos después de meses sin hablarnos.

Me acosté a su lado y le abracé comenzando a rememorar nuestra reconciliación.


-----------------Recuerdo 1-----------------


La humillación no fue que me tiraran al barro. No. La HUMILLACIÓN era presentarme delante de Hiroshi Anzai llena de barro de la cabeza a los pies ¡Incluso llevaba las manos llenas! Incluso creo que me toqué la mejilla derecha como acto reflejo y ahora la tenía también manchada. ¿Y porqué tenía que ir a verlo? Pues porque necesitaba las llaves del vestuario femenino y me informaron de que las tenía él y Nathaniel. El rubio ya se había ido a su casa, y el otro seguro estaba vagueando en la azotea.

- Sigue aunque creas que no puedes más...

Susurré para mis adentros antes de abrir la puerta. Pasé dentro y cerré tras de mi, encontrándomelo ahí tirado en el suelo... Durmiendo. Me acerqué a paso decidido dispuesta a pedírsela e irme cuanto antes sin pedir explicaciones... Y acabé resbalándome por el barro, la carrera y el suelo. Lo peor fue que me caí, una vez más de boca, casi llegando a él... Y me quedé ahí queriendo que me tragara la  tierra y me llevara muy lejos. Ya no podía más... Me di la vuelta y me fijé que se había despertado y me estaba mirando.

- ¿Tienes las llaves de los vestuarios...?

Pregunté con voz ronca con un nudo en la garganta. Menuda mierda... Primera vez que le hablo en meses y lo hago sintiéndome asquerosa y humillada.

-----------------Fin recuerdo 1-----------------




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10721
Monedas Monedas : 63530

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Jue Nov 02, 2017 5:37 pm

¡Mierda! Claro que querrá saber que demonios me hizo la desgraciada de Nellie, sobre todo con la mala cara que seguro pongo cada vez que tengo que pensar en esa chiquilla asquerosa... Pero bueno, dejemos eso de lado para otro momento, que la cosa se pone candente en esta cama a partir de este momento. Para que negar que tenía una sonrisa traviesa en los labios el momento que el cinturón desapareció y el botón del pantalón fue desabrochado. La apreté a mi con el brazo alrededor de su cintura, robándole el aliento con uno de esos besos que le encantan. No se podía quejar de mi, pues tenía un amante muy experimentado y calentorro... Mi sonrisa creció al ver las vendas negras en su mano, y seguro que mi mirada ardía de la emoción y picardía del momento... Y de nuevo el endemoniado móvil interrumpió todo - ¡Móvil, por favor! ¡¡¡Quiero tener sexo pervertido!!! - me quejé en voz alta. Escuché la promesa que me hizo, y tan solo respondí - Si no lo haces tu, lo haré yo. No me importa quien llame luego, lo apagaré -. Aunque para que negar que las cosas que traía en su maleta empezaban a sonar divertidas - Vaya, vaya. Me gusta como suena eso - agregué con una sonrisa pícara, dándole otro de esos besos ardientes antes de meternos en el jodido vídeo.

Tras observar el móvil, la verdad es que me quedé algo sorprendido con lo que vi. Nunca me imaginé que aquello le pasó a la "delegada perfecta" en su momento, mucho menos en el periodo en el que ella y yo no nos dirigíamos la palabra. Mi antipatía e ira hacia la castaña estuvo justificada, luego de lo que me hizo como "venganza" por golpear a su antiguo amor. Curiosamente, en esos meses encontré a mi hermana menor, cosa que en parte me hizo olvidar un poco el odio que Claire generó en mi.

- Nada mal la pelea verbal, Gatita. Nada mal... Y ya recuerdo a ese tío bocón. Una vez le di una paliza porque vino a decirme en mi cara que no me haría caso y no me respetaría. Le reventé la boca por eso y siempre me odió... - mencioné con tono divertido. - Ja, el día que apareciste en la azotea hecha el monstruo de lodo. ¡Cómo olvidar eso! -

<========== Recuerdo 1 ==========>

¡Vaya pereza tengo hoy! Por lo menos me he escapado de las últimas clases de la tarde y me vine a la azotea a tomar una buena siesta. A pesar de que algunos mocosos tenían llave, ninguno de ellos apareció por aquí para molestarme, lo cual agradecía mucho. Aunque, debería considerar esto de salirme de clases antes de tiempo, o seré un mal ejemplo para mi hermana menor... ¡Aún no me puedo creer que estuviera en el instituto desde el principio del año escolar y no me di cuenta de ello! Pero lo importante es que la recuperé al fin, y supongo que le debo eso a mi propia mamá, que se las ingenió para enviarla a Francia...

Cerré los ojos por un rato, respirando el aire fresco de la tarde. Casi me he vuelvo a quedar dormido, si no fuera porque escuché un extraño golpe con el suelo en ese instante. Casi renegando, abrí los ojos y me encontré a lo que parecía una chica toda sucia, como si hubiese peleado en barro con alguna otra mujer. Vaya sorpresa divertida aunque desagradable al ver el rostro de la culpable. Y para santos cojones, las primeras palabras que me dice son "¿tienes las llaves de los vestuarios?"... - Pídeselas a tu amiguito rubio, el delegado - respondí a modo cortante.

Pero aunque fui borde con ella, no se terminaba de largar. Su respuesta fue algo como que no andaba por el allí el mequetrefe, y en otro momento ese comentario me habría dado satisfacción y ánimo para fastidiarle, más sin embargo, no es el caso ahora. - Explícame una cosa: ¿Por qué tengo que darte mis llaves del vestuario? - pregunté desafiante mientras me incorporaba y ahora me encontraba de pie, observándole a los ojos. ¡Puff!, "la profesora dijo que me las dieras"... Reí a carcajadas en su cara. - Me importa una mierda. Y ahora si me disculpas, me voy a casa. Me he aburrido aquí - acabé diciendo antes de caminar en dirección a la puerta. Escuché algo como "si no me las das, se lo diré al director". - Sabes como pedir favores, ¡eh! - repliqué a ese comentario, sin detenerme.

¡Pero que obstinada es esta mocosa! ¡Siempre quiere tener la última palabra!. - Adios Black. Suerte con el barro cuando se seque - me despedí, poniendo la mano en la perilla de la puerta.


<========== • ==========>



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4402
Monedas Monedas : 24069

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Claire Black el Vie Nov 03, 2017 8:01 pm

Lo del móvil me parecía lo más adecuado en ese momento, mejor apagarlo y comenzar la noche de verdad. Y lo que me alegraba que mi chico le hubiera pegado un palizón al tipo, eso si que fue justicia divina, pero... ¿¡Ooooye que me dice que nada mal de mis insultos improvisados!?

- ¿Perdona? ¿Como que nada mal? ¡Si soy la puta ama! -Dije arque ando una ceja, pero luego sonreí recordando algo- "¡Justicia divina! ¡Gracias fenómeno atmosférico de tipo meteorológico!" -Me parodié a mi misma con una sonrisa divertida- ¿Te acuerdas de eso?


-----------------Recuerdo 1 [Parte 2]-----------------



Como me imaginaba, no quería saber nada de mi, con razón. Rodé los ojos tratando de convencerme a mi misma que al final me daría las llaves... Pero ni de coña.

- El delegado principal no está en el instituto y tampoco el director. Si tanto te molesto dame la llave y me voy, no necesito nada más. -Seguí respondiendo a sus largas, pues yo llevaba la razón le gustara o no-Me han dado permiso para que me la des, la profesora me dijo que me las dieras asique me las tienes que entregar -Sin moverme ni un ápice del suelo le observé como se levantaba y se empezaba a reír de mi. Básicamente no me las iba a dar por las buenas... O ni eso- Si no me la das se lo diré al director. -Otra burla más para el saco ¿Pero quién se cree este? - No se si tu cerebro no procesa bien la información, no he venido a pedirte ningún favor. Es tu deber como encargado de la llave guardarla y usarla cuando se necesite, y con esta situación es necesaria, te guste o no. Pero si no me la entregas no pasa nada, lárgate, se lo diré mañana a la profesora y ya está. Me basto y me sobro para lidiar con todo esto por mi misma.

Espeté todo eso con tono borde... Me jodía la situación porque todo lo que aquel ser en el patio era medio verdad. Keith se fue, mi mejor amiga Hikari también se marchó, Nathaniel a veces me hacía el vacío por culpa de su hermana Amber, Castiel era un imbécil  conmigo... y encima por culpa de Keith me peleé horriblemente con Hiroshi. Porque fui una idiota ¿Porqué se me ocurrió putearle en vez de gritarle a Keith que fuera un hombre y si quería joder a Hiroshi lo hiciera solo? Pues no, tenía venir yo a cagarla... Hice un ruido de estar harta del mundo entero. Supuse que el castaño ya se había ido.

- Pues bye bye, cabeza de huevo con pelo de loco de manicomio.

Me tumbé hacia abajo llevándome una mano al hombro por el golpetazo en el suelo. Iba secándose el barro en mi piel por culpa del viento... ropa, piel y cabello poco a poco para mi disgusto, pero ¿Y qué podía hacer? Quería hacer tiempo para cruzarme con los mínimos alumnos posible o si era posible ninguno. Puse los brazos flexionados juntos hacia delante y apoyé la frente en ellos. Solo podía pensar en Keith Keith Keith Keith Keith y como me cagué la vida estando con él. Suspiré suavemente, hablando en susurros la siguiente frase.

- Quisiera odiarle pero en realidad no puedo reprocharle nada... Sabía que yo era de usar y tirar. La culpa de todo es mía... -Suspiré nuevamente, deprimida recuperando mi tono de voz normal- Pero yo soy fuerte. Entre simples peces soy una ballena azul. Si abro la boca me los como todos como pasó en el patio cuando se han reído de ti. Y si la vida me pega de nuevo fuerte... Abro la boca y también me como a lo que venga.

Sentí de pronto algo en el cuello que me hizo abrir los ojos. Giré la cabeza hacia un lado viendo como el suelo se estaba llenando de gotitas de agua. Se me iluminaron los ojos de alegría ¡Ya me pensaba que tendría que irme a mi casa con el barro todo seco dando asco! Me levanté de golpe girándome sobre mi misma de la alegría que llevaba encima en aquel instante.

- ¡Justicia divina! ¡Gracias fenómeno atmosférico de tipo meteorológico!

Reí toda feliz. Me quité los zapatos y los calcetines de estrellitas tirándolos hacia cualquier lado y comencé a caminar hacia delante sin mirar atrás, deshaciéndome del barro que llevaba en las plantas de los pies. Me senté en el suelo para limpiarme bien los brazos. Rasqué un poco la manga y se deshizo un montoncito de lodo, cayendo al suelo. ¡Joder que suerte había tenido! ¡Necesitaba gritarlo!

- Veis todos, me las gasto igual de bien en solitario. No es de extrañar. Les pueden ir dando por culo a todos los hijos de puta que me han cagado la existencia, por ejemplo a Keith. -Ups, la frase tan inocente se tornó agresiva... Comenzaba a explotar todo en mi cabeza. Iba a soltar to-do y ahora si gritar a los cuatro vientos lo que me comía por dentro. Ahora que no había nadie por allí ni abajo en el patio- ¡Keith que te den por culo por irte sin decirme nada y joderme en lo más profundo de mi alma, ojala que lo que me has hecho se te devuelva el triple de fuerte! ... Amber, Amber, Amber... ¡Otra que le pueden ir dando por culo! ¡Jódete zorra por separarme de tu hermano con intrigas y mentiras, te las das de tener muchas super amigas pero las perras que van contigo lo hacen porque te tienen miedo, no te aprecia nadie ni te apreciarán nunca, puta niñata mimada! Y su perfecto hermanito Nath ¡A ti también Nathaniel, que tengo más yo huevo que tú, que cada vez que Amber dice algo malo de MI la crees a ella! ¿¡Pero cómo vas a pensar que yo sería alguna vez mala contigo, estúpido amigo de la infancia!? ¡Aunque parece que a ti te da igual ese detalle, eres un falso, veleta desgraciado y desagradecido! Hablando de desagradecidos... ¡Mi primito vomitivo, un gilipollas desagradecido de mierda que sabe que le protejo ante todo el mundo, incluso ante los profesores, y en vez de agradecerme no le importo un pepino y se mete conmigo a tope, la familia es un aaaascooooooooooooo! ¡Y a los inútiles envidiosos que me insultan o me quieren humillar como han hecho hace un rato, no se merecen de mi ni mi odio, porque cada vez que me ponen una piedra en el camino le pego una patada y me hago más fuerte! Ay, que no se me olvide Hiros...-Paré de hablar un momento- Bah, para que mandarle a la mierda a él. El otro día le vi por primera vez en meses... en una esquina, por fin con una sonrisa hablando con una niñita uke y una chica rubia. Ya le he hecho bastante daño, porque fui una perra venenosa y asquerosa. La verdad es que si me mordiera la lengua no me envenenaría, por que ya llevo el veneno en la sangre.-Sonreí riéndose un poco como una desquiciada- Pero aún así, venenosa y con defecto, soy la mejor. Antes de mal acompañada prefiero estar SOLA. Y punto.

Tomé aire nuevamente y lo expulsé, ahora tranquilizada. Comenzó a llover más fuerte, lo que agradecí y comencé a canturrear una canción en japones mientras me rascaba la piel del brazo izquierdo, deshaciendo el barro seco con muchísima facilidad ahora que había arreciado.


-----------------Fin recuerdo 1 [Parte 2]-----------------




Bajé dándole besos delicados desde el cuello, haciendo un caminito hacia el abdomen, acabando en su ombligo. Me bajé de la mano y le quité los zapatos y los calcetines, dejándolos en el suelo sin reparar a doblarlos. No tenía ganas de doblarlos delicadamente y llevarlos hacia el sofá o al armario. Me subí encima de él nuevamente, dándole un besito en la punta de la nariz.

- ¿Sabías que con este top no hace falta ponerse sujetador?

Dije sin ser nada tímida, buscando ahora sus labios empezando a comernos en un beso lento pero candente. Mis labios se separaron levemente y le mordí suavemente el inferior.

- ¿Y que pasó después en la azotea del instituto?

Para desquiciarle un poquito más le formulé esa pregunta, sin poder evitar sonreír con maldad. Este corte seguro me lo iba a hacer pagar después con maldad...




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10721
Monedas Monedas : 63530

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Vie Nov 03, 2017 10:34 pm

Reí con su respuesta a mi halago, mostrando lo "modesta" que era mi mujer. Me encantaba que tuviera esa personalidad llena de seguridad, especialmente luego del difícil año que ha tenido. Claro que, dijo entonces una frase que en su momento fue muy curiosa y sorprendente para mi, porque creí que finalmente había perdido la cabeza y habría que meterla en un manicomio... - ¡Como no me voy a acordar de eso! ¡Pensé que te habías vuelto totalmente loca! - mencioné con tono jocoso, mirando aquellos ojos cafés que tanto adoraba.

¡Ahora si que empezó lo bueno! Esos besos que ardían en mi piel comenzaban a enloquecerme, más aún cuando la bella mujer se acercaba a mi pelvis lentamente. Claro que, los putos pantalones aún seguían allí, y ella solo me quitó los zapatos y los calcetines. ¡Quiero ya acción de la buena! ¡De la pervertida! ¡¡¡De la que te hace sudar y gemir!!!

- Pues no sabía que no necesitaba sujetador. Es bueno saberlo - respondí a su divertido juego, concentrándome en el apasionado beso lento que ahora nos unía. Espera, ¿qué?. - ¿En serio me estás preguntando sobre lo de la azotea? ¿¡En este preciso momento!? - me quejé arqueando una ceja, cosa que le hizo reir con maldad. Está bien, jugaría en esa partida por el momento...

<========== Recuerdo 1 (Parte 2) ==========>

Giré la perilla y entré al edificio, cerrando detrás de mi la puerta de la azotea. Sin embargo, tras dar unos pasos para comenzar a bajar las escaleras, algo me detuvo repentinamente. ¿Acaso fui demasiado borde? Mierda, para que negar que después de tanto tiempo y rencor por ella, sentí satisfacción al verle así de mal. Pero... - ¿¡Que demonios te pasa, Hiro!? - me pregunté a mi mismo tras quedarme claro que algo me molestaba, aunque no estaba seguro de que era...

Tras escuchar el grito de una loca en la azotea, regresé a la puerta y la entreabrí para notar que la delegada estaba ahora bajo la lluvia. ¡Menuda suerte tiene la desgraciada!. Empezó a decir un montón de barbaridades, que me sorprendieron mucho por el tono y contexto. Nunca me imaginé que "la chica perfecta" se sintiera así sobre todo a su alrededor, mucho menos que le ocurrieran esas cosas en el tiempo que no estuvimos en contacto... Bueno, si no éramos ni amigos para empezar. Tan solo le conocía de todo lo que me chinchaba por joderme la vida... Lo peor de todo fue que, mientras esperaba mi turno para ser nombrado como un hijo de puta más en su listado, aquello no ocurrió de la forma como me lo imaginaba. ¿¡Acaso se arrepintió de hacerme la putada de meses atrás!?

Cerré completamente la puerta, y me dije a mi mismo - Menuda gilipollas esta chiquilla. Está completamente desquiciada -. Comencé a bajar por las escaleras, y caminé hasta mi casillero en el pasillo de los alumnos de cuarto. Saqué del mismo una toalla blanca, la cual tenía el logo del instituto y estaba totalmente limpia, y regresé entonces a la zona en donde estaba la puerta a la azotea. Me quedé esperando frente a la misma, apoyando mi cuerpo en la pared que estaba del lado opuesto a esta. - No sé para que hago estas cosas... De verdad... - me regañé a mi mismo, culpando en mi mente a Natzu y a Clarisse.

Una vez que escuché los pasos de la loca acercándose a la puerta, y ver que la estaba abriendo, le lancé la toalla sobre la cabeza, lo que hizo que gritara como una desquiciada. - ¡Ya deja de chillar como loca! ¡Es solo una toalla! - me quejé del alboroto que estaba haciendo, lo que hizo que al menos se calmara. Por supuesto que, luego hizo su típica pregunta pedante de que hacía allí, un clásico de toda la época en que nos peleabamos como rivales... - Evitando que andes por allí como un perro mojado y pilles un resfriado, delegada loquilla - respondí con una sonrisa llena de sorna. Aunque casi de inmediato agregué en tono lleno de superioridad - ¡Oh!, y una cosa más. Nunca olvides que el mejor en este instituto soy yo, Hiroshi Anzai -. Una sonrisa de medio lado acompañó aquel comentario en todo momento.

Con esa extraña espina fuera de mi piel, caminé hacía la escalera y me disponía a irme de allí - Nos vemos, Claire Black - me despedí. Pero, ¡la jodida chiquilla tuvo los santos cojones de exigirme la llave una vez más!. - ¡Solo si me ruegas! - respondí a aquel comentario mandón, lo que hizo que me mandara a volar. Alcé mi mano izquierda y le hice un gesto con dos dedos en plan "nos vemos luego", continuando mi camino hacia el casillero que me pertenecía. Tomé entonces la chaqueta de motociclista y el casco, y me las coloqué allí mismo. Por desgracia, me mojaría camino a casa el día de hoy. Vaya mierda...


<========== • ==========>

Y apenas acabé de narrar lo que quería escuchar, fui yo el que contraatacó sorpresivamente, dándole otro beso ardiente aunque un poco más salvaje que los anteriores. Eso si, apenas nos separamos, hice una pequeña pausa necesaria. - Espera un momento - dije en tono curiosamente calmado. Fue entonces que tomé el puto móvil de mi novia y lo apagué frente a ella, para luego guardarlo en el cajón de mi lado de la cama, y así no pudiera alcanzarlo la castaña hermosa. De paso, hice lo mismo con el mío. - Me importa una mierda quien llama o envía mensajes. Esta es nuestra noche, y nada lo arruinará - mencioné en tono sereno y seguro. Volví a colocar mi espalda sobre la cama, pero está vez fui yo el que trajo a Clay conmigo colocando mi mano suavemente sobre su cuello y acercando sus labios a los mios, para continuar en donde nos quedamos.

Sentí como su cuerpo estaba encima del mío mientras el beso se intensificaba poco a poco, y la mano que estaba sobre su cintura fue instintivamente hacia el cierre del top que llevaba puesto, rodando poco a poco la cremallera para dejar descubierto su torso. Era mi turno de besarle lentamente desde el cuello hasta la pelvis, y lo disfrutaría en mucho detalle...



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4402
Monedas Monedas : 24069

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Claire Black el Sáb Nov 04, 2017 1:47 am

-----------------Recuerdo 1 [Parte 3]-----------------

Después de un rato todo el barro que había en mi había desaparecido ¡Gracias lluvia por haberme tomado en cuenta! Me puse los calcetines y zapatos mojados haciendo un ruido super raro al caminar, sintiendo una sensación desagradable, tomé mi mochila que gracias al cielo era impermeable... Pero eso era mejor que ir con los pies llenos de barro. Abrí la puerta que llevaba de vuelta al instituto ¡Sintiendo como algo me daba en toda la cara! Cerré los ojos al instante.

- ¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAHHH!!

Me pegué un susto de muerte y me quité la cosa de la cara, viendo que era una toalla. El culpable de todo fue del vándalo al que le pedí las llaves ¡Cómo no! ¡Tenía que venir a dar la lata de nuevo, encima de que me! Espera... ¿¡Me estaba escuchando!? No por favor...

- ¿Qué estás haciendo todavía aquí en el instituto?

Pregunté entre enfadada por lanzarme la toalla de golpe y desconcertada porque estaba teniendo una pizca de empatía conmigo. Aquí había gato encerrado... Espera... ¿¿Me estaba sonriendo?? Y ahí fue cuando comprobé de que sí me había escuchado... La humillación fue brutal, me había visto en estado de desquicie absoluto e incluso insultándome a mi misma por hacerle daño en el pasado, no deseándole ningún mal... ¿Por eso me estaba ayudando? ¿Porque sentía pena por mi? ¿Porque le caía bien? Aghh Hiroshi Anzai ¿Qué te pasa?

- No te lo crees ni tú... Más quisieras ser mejor que yo.

Le respondí rodando los ojos y se despidió como si nunca nos hubiéramos peleado... Wtf...? Ya iba a bajar las escaleras para irse cuando miré la toalla seca que llevaba en las manos y volví la vista hacia él ¡Que yo quería la llave, no una toalla!

- Me das la llave de los vestuarios. -No fue una pregunta, fue una afirmación... O de hecho una exigencia. Su respuesta fue la típica de siempre... Y la mía también- Vete a volar Hiroshi Anzai. Acto seguido me hizo un gesto con la mano que repetí justo después. Se giró y comenzó a caminar - Gracias por la toalla...

No se si me llegó a escuchar. Miré la toalla que me prestó... Aunque no me sirviera de mucho fue un gesto bonito. Noté una cosa muy importante en ese instante. Me toqué los labios, que estaban curvados en una ligera sonrisa.

- Idiota no sonrias.

Me regañé a mi misma en voz baja porque no quería admitir que Hiroshi Anzai me hizo sonreír en un día que fue horrible para mi, no me sacó una sonrisa que expresaba mala intención, mi sonrisa era de felicidad... Nunca antes "Hiroshi Anzai" y "felicidad" fueron juntas de la mano en una misma frase de mi vocabulario ¿El mundo se volvió del revés o qué?


-----------------Fin Recuerdo 1 [Parte 3]-----------------


Era un recuerdo lindo. Al día siguiente me resfrié y me cagué en todo, pero atesoraré ese recuerdo siempre. Justo al acabar de rememorar todo, me devolvió el beso de antes sumándole algo más de intensidad. Cumplió su palabra cuando apagó mi móvil. Le miraba sonriendo mientras que esperaba a que apagara también el suyo y guardara ambos en la mesita...

- Me parece un plan perfecto.

Nadie arruinaría estos días inolvidables que íbamos a pasar juntos y que tanto deseaba desde hace meses... Quisiera que toda esta paz durara siempre, pero por ahora solo me quedaba disfrutar del momento y que le den al mundo real, porque en esa suite y con mi hombre me parecía estar en el paraíso. Me atrajo hacia él y volvimos a retomar nuestra acción anterior, poniendo una mano en mi cintura y la otra en mi cuello atrapando mis labios con los suyos. Tanto adoraba los besos que solo me di cuenta que me estaba quitando el top cuando escuché el ruido característico que hacía la cremallera al bajarla o subirla.

- Estaría bien poner la regla de nada de móviles encendidos hasta acabar nuestras pequeñas vacaciones. Solos nosotros dos, nadie más.

Le propuse antes de que se me olvidara completamente,  pues en el preciso momento en el que depositara el primer beso en mi cuello no querría desviar mi atención a otro lugar... Y cuando lo hizo, efectivamente, solo tuve en los pensamientos el deseo de que recorriera toda mi piel.

- Me da la ligera sensación de que vamos demasiado vestidos... ¿No te parece, Huskyto? ¿Tú que opinas?

Bajé una mano hacia el borde de su pantalón desabrochado, amenazando así que iba a explorar minuciosamente la zona de un momento a otro...




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10721
Monedas Monedas : 63530

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Vie Nov 17, 2017 11:04 pm

+18:
Su voz y comentario eran una invitación abierta a consumar nuestra lujuria en toda su expresión, especialmente cuando vino acompañado de aquel tacto juguetón en mi ingle. Y la verdad de todo, es que había sido muy paciente hasta este preciso instante. Ya no soporté más el asunto y dejé que mis instintos me guiaran a través del cuerpo de mi sensual novia. - Hace demasiado calor para estar vestidos, me parece - dije con tonalidad llena de pasión, y mis manos fueron directamente a su falda, moviendo suavemente el cierre hasta liberar la prenda de su cintura de locura. Yo mismo se la quité con un poco de cooperación de su parte, sin quitarle la mirada a sus ojos ni un segundo.

Tan solo su braguita y mi pantalón se interponian en nuestro camino a la gloria, pero dejaría el placer de remover mi prenda a la dama de ojos avellana. Tan solo empecé a besar su cuello con lujuria, regalándole besos suaves pero calientes a su suave piel. Sin embargo, mi mano se acercó a su ingle, y se escabulló dentro de su ropa interior para acariciar dulcemente los labios de su zona íntima, tal y como le gustaba siempre.

Subí lentamente por su cuello hasta encontrarme el lobulo, el cual mosdisqueé juguetón varias veces. - Dime que me deseas. Quiero escucharlo de tus labios - susurré con tono seguro y lujurioso. Ella me volvía loco, y quiero escuchar de su boca que yo también la enloquezco. Pero aún era muy temprano para ir al plato principal. Comenzaríamos por el irresistible primer aperitivo...

Volví a su dulce boca, en un beso francés que empezó con poca intensidad y fue aumentando con más acción de nuestras lenguas. Mi mano libre estaba sobre su cuello, para que no pudiera escapar de mi. La otra seguía acariciando sus labios inferiores, aunque podía sentir como el área se iba humedeciendo poco a poco, entrando en calor, preparándose para la diversión.



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4402
Monedas Monedas : 24069

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Claire Black el Sáb Nov 18, 2017 12:08 am

+18:
Estuvo de acuerdo conmigo en que íbamos demasiado vestidos, comentando que hacía demasiado calor, por lo que comenzó a bajar la cremallera de mi falda sin perder ni un solo segundo. Le ayudé un poco a que me terminara de sacar la prenda, sin apartar la mirada en todo momento de la suya. Una de sus manos se aproximó a mi ingle mientras besaba mi piel, provocandome curiosas sensaciones... Sobre todo cuando mis piernas se abrieron un poco más para que se metiera entre la ropa interior.

- Eso parece, si... Hace un poco de calor...

Suspiré por el tacto de sus dedos en mi zona íntima, sumando el mordisco en el lóbulo de la oreja y sus susurros, que me pusieron la piel de gallina. En cambio a su petición guardé silencio cuando me ordenó que le dijera que le deseaba... no se lo iba a poner tan fácil al hombre que me encendía por completo. Aún quedaba noche para eso, de eso estaba segura.

- Oh, no. No te lo voy a decir, cariño.

Susurré concentrada en tocar su deseo por encima del elegante pantalón azul oscuro, después del beso intenso con lengua que tanto le gustaba. Como buena desgraciada que era y me encantaba serlo, me libré de su agarre con facilidad, y retiré mi manita traviesa... Y también me bajé de encima de él, haciendo que lentamente mi ropa interior quedara húmeda y sin juego.


Con descaro me puse de rodillas en la cama frente al carrito y con un palito pinché una de las fresas, bañándola en el cuenco de chocolate con leche. Me giré a mirarle, con una sonrisa maliciosa.

- Me temo que solo vas a poder escucharlo de un simple modo: hasta que no me lleves a la locura y lo grite totalmente desesperada, mi amor. -Le saqué la lengua- si es que lo consigues, claro.

Me metí media de la deliciosa fresa en la boca, dándole un mordisco. Exclamé un suave sonido de aprobación. Sin darme cuenta el chocolate se escurrió por el palo hacia abajo manchando uno de mis dedos... en vez de tomar una servilleta y limpiarme me metí el dedo en la boca para limpiarmelo yo misma dándole una miradita sugerente a mi hombre que se moría por mis caricias en esos momentos.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10721
Monedas Monedas : 63530

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Sáb Nov 18, 2017 4:16 pm

Era delicioso sentir sus caricias, especialmente en el lugar en donde se encontraba su mano actualmente. Sin embargo, lo que no me esperaba en absoluto es que se me escapara y alejara su cuerpo del mio, dejándome un poco insatisfecho en un comienzo. Sin embargo, al escucharle y verle comer esa fresa con chocolate, incluso limpiando su propio dedo con su boca mientras me miraba tan seductoramente, entendí exactamente que era lo que deseaba. Sonreí divertidamente, y dije con picardia y sensualidad - Así que hoy quieres perder la cabeza completamente, ¡eh!. No hay problema, me tomaré todo el tiempo necesario para lograrlo... Y acabarás repitiendo mi nombre como el único dios de tu vida, te lo aseguro -. Esta era nuestra noche y nadie nos molestaría, así que, ¿por qué no ir más lentamente y disfrutarlo a fondo?

+18:
Alcé mi torso de la cama, sentándome justo frente a ella con una sonrisa confiada. Le quité la mitad de la fresa que aún tenía en su palillo, y la metí en chocolate blanco. Retorné la mirada a sus ojos color miel y con sensualidad rocé suavemente el trozo de fresa con sus labios, rodeándolos dulcemente. Cuando acabé de recorrer el contorno, dejé que se comiera la fruta mientras le observaba. Cuando acabó, le besé lentamente, llenando nuestras bocas con el delicioso líquido blanco.

Para cuando nos separamos, me quedé muy cerca, relamiéndome los labios con travesura y una sonrisa ladina. Pero allí no acababa el asunto, ¡claro que no!. Tomé otra fresa entre mis dedos y la sumergí en el chocolate con leche, incluso manchándome en el proceso. Cuando saqué la fruta del bol, no se la ofrecí para que la comiera, sino que la llevé a su cuello y con suavidad tocó su piel. Recorrí entonces el camino que me llevó a sus pechos, los cuales tinté con chocolate hasta la zona más sensible de estos. Tras acabar, mordí la mitad de la fresa y le ofrecí la otra para que la comiera ella.

Empecé luego a besar y lamer con paciencia inaudita todo el maravilloso camino dulce que creé antes, empezando desde el cuello, bajando lentamente hacia el pecho, y al momento de llegar a su primer seno, incluso llegué hasta el endulzado pezón. Jugué con este usando mi lengua como buen amante, dedicado únicamente al placer de mi mujer. Estuve allí varios segundos, incluso después de que el chocolate desapareciera. Luego fue el momento de repetir el mismo juego en su gemela, que también poseía el interesante camino oscuro. Sin prisa pero eficientemente, mi lengua acabó con el rastro creado por la fresa, dándole un masaje erótico a su otro pezón justo antes de separarme de ella.

- ¿No te parece que esto es demasiado divertido? - dije en tono sensual, limpiando mis propios dedos del chocolate que aún tenían, emulando la actitud de mi hermosa novia. No podía evitar sonreir emocionado ante el panorama que nos esperaba esa noche. Definitivamente, ir más lento haría mucho más intensa la experiencia de esta inolvidable noche.



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4402
Monedas Monedas : 24069

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Claire Black el Sáb Nov 18, 2017 7:18 pm

No tardó en sentarse frente a mi, como supuse. Reí con su frase. ¡Siempre estaba dispuesta a que me llevara al paraíso y a donde quisiera llevarme mientras le decía cosas al oído o los proclamaba en voz alta!

- ¿Y cuándo no lo hago? Me encanta gritar tu nombre, aunque esta vez puedo hacerlo todo lo alto que desee... No hay vecinos ni compañeros de piso ni nadie que nos moleste. Nada más que tú, yo y mis gritos.

Me sabía algo mal a veces ponerme a gritar como una loca y despertar a todo el edificio de donde vivía Hiroshi... Pero aquí no me contendría ni un solo segundo de la estancia.

+18:
Chocolate, fresas, besos... Mi chico sabía cómo complacerme recorriendo caminos de chocolate que él mismo hizo con la fruta. Estaba disfrutando de todas las caricias que me dedicaba, y mejor aún cuando su lengua recorría mis pechos deteniéndose todo lo que quiso en el proceso, suspirando ligeramente con cada toque con su lengua. Mmmh... Eso era como estar en el cielo, y quería quedarme ahí de por vida.

- ¿Divertido? Mmm... Pues no del todo. Lo podría ser más ¿Quieres verlo?

Después de su respuesta me abalancé sobre él como una fiera a su presa, devolviéndole el último beso con uno mucho más apasionado, mientras acariciaba su deseo por encima del pantalón. Parecía que ya iba a quitárselo y tirarlo por la habitación, dada la gran extinción que ya podía notar entre su entrepiernas ¡Pero ni mucho menos! Me separé de él. Con una sonrisa malvada comencé a prepararle un show a mi hombre de esos que tanto le gustaban. Metí los dedos de mi mano derecha directamente al cuenco de chocolate con leche, la saqué con cuidado de no derramar nada en las sábanas y me acosté en la cama para comenzar a acariciarme muy lentamente los pechos, llenándome del delicioso chocolate mientras me daba placer en cada suave caricia, pellizcándome lentamente los pezones mientras emitía un leve gemido, el primero de la noche. Recorrí todo mi torso repartiendo el rico dulce por cada milímetro de mi piel dejando solo visible el ombligo. Tomé varias de las fresas sin tallo y las repartí por todo el dulce que le acababa de preparar.

- Cómete tu postre, amor. -Le ordené mirándole a los ojos. Siempre me gustaba llamarle con apodos tiernos cuando jugábamos- y no te dejes ni una gota, ya sabes que es de mala educación no aprovechar la comida.

Metí entero en la boca mi dedo índice como con gesto inocente, probando una vez más el chocolate... Y eso haría con los cuatro dedos restantes. Para quitarle el privilegio de tocar a mi amiguita baje mi zurda hasta mi ropa interior y la metí dentro tocando ligeramente y en círculos mi clítoris con la respiración ya entrecortada... ¿Mi hombre sería capaz de concentrarse en comerme solo el torso mientras que yo me daba placer y me chupaba los dedos con descaro? Mientras él aún llevaba los pantalones puestos... Sería divertida ver su reacción. ¡Pero que mala soy!




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10721
Monedas Monedas : 63530

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Dom Nov 19, 2017 5:44 pm

+18:
Para que negar que sus palabras eran el combustible perfecto para mi locura y lujuría en momentos íntimos como ese que compartiamos. Tampoco negaré que sonreí con satisfacción mientras le miraba a los ojos, y que decir que de la manera como disfruté el beso aún más apasionado que me estaba quemando los labios, y las caricias a mi apresionado miembro debajo de los pantalones de vestir que aún estorbaban. Esa fiereza, esa determinación, esa manera de querer dominarme bajo sus propios términos. ¡Ella si que sabía como excitarme!

Eso si, cuando se separó de mi, incluso dejando a mi amigo con sed de más, me quedé algo picado. Debo confesar que a veces llevo mal esto de ir lento y hacer tanto juego previo. Pero me entretuve observando no solo su picardía y sensualidad, sino la manera como me incitaba a divertirnos juntos y sin límite alguno esta noche de nuestro aniversario. Le seguiré el juego, que seguramente la recompensa será mucho más deliciosa así. - Demonios, ¿quieres probar mis límites de resistencia o solo me torturas?. Bien, seré obediente esta noche - declaré sonriendo divertido con solo mirarle allí, casi totalmente desnuda, con el torso lleno de chocolate, dándose placer y al mismo tiempo limpiándose los dedos achocolatados con esa sensual boquita. ¡Demonios, perderé la cabeza si no actuo ya!

Lo primero que hice fue acerca su mano llena de chocolate, y ante sus ojos brillantes, chupé uno de sus dedos sin perder de vista esa llama color miel. Por supuesto que ella entendía a que iba el gesto, para que arruinar el momento con palabras. Tras terminar con aquello, pasé entonces al postre entregado con tanto esfuerzo.

Acerqué mi rostro a su torso, aunque no precisamente al lugar donde seguramente ella esperaba, ya que empecé por su barriga, lamiendo sensualmente el chocolate que cubría la suave piel blanquecina con mucha parsimonia. Si quería jugar de esa manera, le torturaría yo un poco tomándome todo el tiempo del mundo para cumplir la tarea impuesta. Eso si, al momento que me encontré una de las fresas que posaban sobre su obra de arte, la tomé entre mis dientes y la llevé hasta la boca de la hermosa castaña, dándole la mitad mientras me quedaba con la otra para comerla, guiñándole un ojo coqueto.

Volví a la sección de su abdomen y continué mi labor de comérmela, aunque en esta ocasión, llevé mi mano a uno de sus muslos, acariciando suavemente la piel con un movimiento que empezaba cerca de la rodilla y acababa justo a unos centímetros de su área íntima, recorriendo todo el camino más sensible de la pierna. No interrumpí el juego que ella sola tenía con su clítoris, tan solo ayudé a darle más placer mientras lo llevaba a cabo. De hecho, decidí subir hasta uno de sus senos y continuar allí lamiendo el chocolate de sus pezones.

Todavía quedaba chocolate por comer y lugares divertidos donde lamer, así que continué mi labor hasta acabar aquello, deteniéndome diligentemente en su otro pezón cuando llegó el momento. Me preguntaba cuanto tiempo soportaría toda la excitación antes de volverme a brincar encima, aunque sonreía entretenido con todo el espectáculo que estaba regalándome en ese instante. Bueno, y para que negar que mi miembro estaba como una puto mástil por tanta emoción de mi parte.



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4402
Monedas Monedas : 24069

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Claire Black el Lun Nov 20, 2017 6:36 pm

+18:
Como esperaba le encantó mi obra de arte improvisada, justo como tenía planeado. Le tenía en el punto donde quería, a ver quién de los dos perdiera la cabeza por el otro.

- Ambas cosas. Quiero volverte loco por mi cuerpo y mi alma.

Su lengua sobre mi piel era un deleite, y su tacto en mis muslos mientras me tocaba yo misma hacía enloquecer mi respiración poco a poco. Me relamí al comer las frutas que me daba y al acabar de quedarme sin chocolate en la manita tan solo observé a mi hombre hasta que  me dejó el torso limpio y reluciente. Pasé a la segunda parte de mi plan para joderle un poco más.

- ¿Tu mano se ha vuelto tímida esta noche o qué? -Tomé las esquinas de mi ropa interior y tiré hacia abajo, sacándolas. Cayeron al suelo frío de la habitación haciendo un sonido casi imperceptible. Abrí más las piernas y tomé su mano que acariciaba mi muslo, mirándole con una sonrisa de medio lado- Deja que la ayude a encontrar su lugar.-Solo usé su dedo corazón h lo acerqué a mi cálida zona íntima para que entrara en mi húmeda cavidad, metiéndolo entero muy poco a poco adaptándose de inmediato a su forma. Emití un gemido muy provocativo mientras abría más las piernas, sacándolo y metiéndolo otra vez ahora con un poco más de intensidad- Apuesto a que estás deseando con locura que no sea precisamente tu dedo el que me penetre... Y se también que estarás imaginándote  cómo mi cuerpo va a temblar con tu postura favorita para hacerme tuya. Primero lento para pasar a moverte más intensamente, rápido, duro y fuerte sin parar hasta que lleguemos al cielo juntos. -Le saqué la lengua y luego con tono erótico susurré su nombre, moviendo su mano otra vez para que me deleitara con una tercera penetración- Mmmm... Hiro~

Le dediqué una sonrisa burlona antes de morderme ligeramente el labio inferior. Sabía que estaba pensando que sería yo la que me tiraría encima de nuevo encima para rogarle y suplicarle más, pero a ver quién si realmente era yo la que se desesperaba primero... Estábamos luchando a ver cuál de los dos aguantaba más, yo o él con sus pantalones puestos sintiendo como me estaba dando placer a mi misma con su mano, mientras le decía guarradas y además escuchando mis deliciosos gemidos...




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10721
Monedas Monedas : 63530

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Mar Nov 28, 2017 9:11 pm

+18:
Apenas acabé mi labor de comer todo el chocolate y las fresas que rodeaba el curvilíneo pecho de mi mujer, ella soltó unas palabras con cierta malicia que por un lado no me gustaron, y por el otro me encantaron. Claro que, la siguiente acción de la castaña por poco me explota los pantalones, y para que negar que sentir la humedad de su vagina con mi dedo era siempre una sensación excitante y lujuriosa. ¡Por un demonio, que hombre se iba a aguantar semejante incitación! Los gemidos de placer, el que se mordiera los labios tan sensualmente, el que me mirara con esos ojos retándome a perder la cabeza antes que ella.

Acerqué mi rostro al suyo y le besé con una pasión que ella muy bien conocía, y aunque fue un contacto breve en tiempo, fue poderoso en magnetismo y lujuria. Aún respirando un poco exaltado, le susurré al oido en tono alterado pero sensual - Tu si que eres cruel con tu hombre, Clay. Quieres que mi cabeza exploté y me vuelva un animal salvaje que solo puede complacerte, ¿verdad? Pero aún no estás lista. Deja que te de un poco más de ayuda -. Suavemente saqué el dedo que ahora estaba en su intimidad, pero no porque tuviera pensado dejar de darle placer. Era porque necesitaba acomodarme mejor para continuar en la labor.

Me levanté de la cama y con un par de pasos agresivamente medidos me coloqué en la parte baja de la misma, justo en donde estaban sus piernas abiertas. Tomé entre mis manos uno de los juguetes que nos llevaron esa noche, la almohada triángular, y me acomodé de rodillas sobre la cama mientras le decía a mi mujer - Si levantas un poco tu hermoso culito, verás lo divertida que puede ser esta simple almohada -. La perversión en mi voz fue tan clara como una luz en la puta oscuridad. Y tal vez por esa razón decidió hacerme caso por esta vez. Pero, ella casi seguramente no esperaba lo siguiente que iba a hacer... O más bien, esperaba otra cosa totalmente distinta...

Acerqué mi rostro a su pelvis elevada, y sin decirle nada más, comencé a acariciar su clítoris con mi lengua. Primero muy suavemente a medida que mi dedo corazón penetraba con delicadeza una vez más su vagina, y luego el masaje fue más animado, incluso chupando un poco los labios de su zona íntima, un área muy sensible para la mujer. No hacía falta palabra alguna en ese instante, pues con solo notar el aumento de la humedad interna supe que aquello estaba siendo efectivo. Sin embargo, también podía sentir como mi miembro se endurecía tanto que deseaba escapar de su prisión de tela para tener un poco de acción, y no estaba seguro si acabaría yo perdiendo la cabeza antes que ella en ese juego. Era mi jugada final, una en la que ganaba o perdía de una vez por todas.



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4402
Monedas Monedas : 24069

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Claire Black el Miér Nov 29, 2017 7:41 pm

+18:
Me lo estaba pasando divinamente bien molestándole, y cuanto más le molestaba más quería de mi. En cuanto se levantó miré hacia la caja donde estaba la almohada especial, sabiendo a ciencia cierta qué iba a hacer. Como predije en un primer momento mi hombre quería vengarse de mis provocaciones de una manera muy especial ¿Se creía que no sabía para qué era esa almohada? Mantuve todo el rato mis piernas abiertas esperando su siguiente y predecible jugada. Sería obediente con mi hombre por ahora para que se confiara. Levanté medio cuerpo para que la posicionara correctamente.

- Tus deseos son ordenes, mi rey. Faltaba más.

Llegó a mis ingles su aliento cálido, haciéndome jadear al contacto con su lengua húmeda y sus dedos expertos. Como sabía el desgraciado donde tocar para que gozase lo que no está escrito, pero debía concentrarme y provocarle hasta que no pudiera más y se arrancara la ropa y se me tirara encima. Sonreía con una so risa bien traviesa, posando mis pies en sus hombros para que tuviera acceso ilimitado a mi zona femenina.

- Creo que este hotel con la almohadita ha sido la mejor inversión de toda mi vida hasta ahora... Pero pasará a ser la segunda cuando te consiga para tu cumpleaños la versión que es como un sofá ¿Te imaginas hacerlo ahí? Mejores ángulos para las posiciones, penetración más profunda... -Solo con imaginármelo yo misma ya me estaba calentando incluso más. Jadee de forma sensual ante sus mimos incesantes- Haríamos todo lo que tú quieras... Porque me encanta que me sometas, que tus caricias me hagan suplicarte por más, que todo mi ser de rinda ante tus pies... Da igual lo que me hagas, desde la más simple postura hasta ponerme en cuatro mientras me penetras por la espalda y a la vez acaricias todo el cuerpo con las manos. Adoro tus besos apasionados, sentirte dentro, mi piel ardiendo al contacto con a tuya, que hagas que tenga tal orgasmo que tiemble el suelo y las paredes de mi habitación...

Reprimí a duras penas unos gemidos de placer por el empeño que estaba haciendo ahí abajo. Comencé a darme placer con mi mano izquierda por mis pechos, dedicándome caricias suaves en los pechos y pellizquitos de vez en cuando. Puta madre que cachonda estaba poniendo en ese momento. Gemí suavemente una vez más antes de retomar mi charla provocativa.

- Pero lo que más me gusta es dominarte. Llevarte al límite, ser egoísta para que hagas lo que yo diga y caigas en mis provocaciones para que me desees desesperadamente sobre todas las cosas. Me deleita estar yo encima y marcar el ritmo que a mi me da la gana, hacerte estremecer de arriba hasta abajo, hablarte de forma lasciva para provocarte mil sensaciones sin ni siquiera rozarte, que tengas mi sabor en tu boca... -Para que eso último tuviera más autenticidad bajé la mano que estaba utilizando para darme placer y empujé suavemente su cabeza hacia mi zona íntima para que su lengua entrara en mi, ayudado por sus dedos. - seducirte y sacar a la bestia salvaje que llevas dentro para hacerme tu mujer con lujuria y pasión... ¿Dónde está? ¿Cuándo va a sAAAAH!!!!!!!!!!!

No se que co.ño hizo que me volvió loca en un segundo, dejando la frase a medias. Agarré las sábanas con fuerza con mi diestra mientras que la zurda seguía en su cabello, sin poder evitar gemir repetidamente con cada uno de sus movimientos, esta vez sin reprimir ni una sola muestra del placer que me estaba dando.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10721
Monedas Monedas : 63530

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Sáb Dic 02, 2017 7:36 pm

+18:
Demonios, no solo el darle placer con mi lengua me ponía a mi muy cachondo, sino que el hecho de que ella me dijera esas dulces y cochinas palabras que mis oidos tanto querían escuchar empezaba a enloquecerme lentamente, y sentía como perdía la cabeza poco a poco y la lujuria me hacía aumentar el ritmo de mis caricias. Mierda, y ahora se estaba tocando los pechos e incluso se pellizcaba los pezones, y yo con el miembro altamente estimulado que estaba atrapado en estos malditos pantalones del demonio...

Para rematar, mi mujer literalmente hizo que mi cabeza bajara aun más en su área íntima, y me obligó a acariciar eróticamente los labios y la vagina. Yo estaba tan encendido que no dudé ni un segundo en darle ese masaje, incluso haciendo que mi lengua se moviera frenética por toda la zona, temblando a mi control total cual vibrador profesional. Mordisqueaba con picardía y sensualidad, movía mi dedo adentro y afuera, y mi aliento se aceleraba tanto que por poco me quedo sin respirar, a no ser porque el grito y los gemidos de placer de mi novia terminó por despertar a la bestia que tenía dentro.

Me detuve de repente, levantándome de la cama, y como un poseido por el demonio, me arranqué yo mismo los pantalones y la ropa interior que llevaba puestos en ese instante. Tomé uno de los empaques de preservativos que venía en la caja de regalo del hotel, y abrí el paquete con los dientes, liberando la ropa retardante para mi animado amigo, que de inmediato le coloqué encima. Me moría por gozar con el placer de estar dentro de mi hermosa mujer y darnos placer con locura hasta que tiren abajo la desgraciada puerta porque no dejamos dormir a la puta cuadra.

Tomé una de sus manos, ayudándole a ponerse en píe, y dimos unos pocos pasos hasta que estuvimos frente a la puta silla de escritorio, la cual acomodé frente a mí para sentarme y dejar que ella me cabalgara con locura. - ¡Quiero estar dentro de ti! ¡Dame todo lo que tienes! ¡Hazme tuyo de una jodida vez! - dije con un aire de pasión y lujuria que pocas veces alcancé, aunque con ella siempre tenía de ambas para regalar. Pero hoy era diferente, ya quería gozar y gritar como un desgraciado mientras sentía su cálida piel rozar la mia, y escuchaba los gloriosos gemidos junto a los mios. ¡Lo quería más que nada en la puta vida!

Puse la mano que le había tomado y la acerqué a mi pene totalmente erecto, solo para que terminara de darse cuenta que no podía esperar más para hacerla mía. - ¡Te deseo ya! - exclamé una vez más como un loco, casi suplicando que me tuviera compasión y empezáramos de una buena vez el acto que ambos esperábamos con ansias.



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4402
Monedas Monedas : 24069

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Claire Black el Dom Dic 03, 2017 12:40 am

+18:
No pude parar de gemir hasta que se levantó de la cama y fue directo a nuestro regalo de bienvenida.

- Joder... Aquí está mi bestia.

Dije con voz extasiada al ver cómo se arracaba con desesperación su propia ropa. Me levantó y la sorpresa fue que quería que lo hiciéramos en la silla del escritorio... Mi chico pervertido.

- Mira quién es el que suplica de los dos... -Le di besos lentos por el cuello, mientras que con la mano que me tomó le acariciaba su miembro- Me encanta que me pidas que te monte... y también que me hables rudo, no te lo voy a negar.

Antes que nada me acerqué a la cama y tomé uno de los antifaces negros y con una sonrisa de satisfacción se lo puse sobre los ojos, atándolo desde atrás para que quedara totalmente ciego. Me subí encima apoyando las manos en el respaldo de la mesa y sin trabajo alguno bajé mi cuerpo, haciendo que por fin entrara completamente en mi interior sacándome un sonido de satisfacción. Comencé a moverme alante, hacia atrás y luego a los lados muy suavemente en circulos para intensificar la pasión... Y cuando no pude más, como bien me había pedido, le cabalgaba dominante con pasión acelerando muy poco a poco el ritmo mientras gemía cada vez con más locura faltandome el aliento. Al ver que me estaba animando demasiado y mis gemidos comenzaba a ser desesperados paré muy lentamente. Sonreí con maldad, levantándome de encima. Sin decirle ni una palabra me fui hacia mi maleta esperando que mi novio no se volviera loco de atar. La abrí y de ahí saqué un botecito de lubricante especial efecto calor, que procedí a repartir un poco por el clitoris y los labios vaginales. También rebusqué, tomando una de preservativos en particular que compré expresamente para nuestra adorada estancia. Cerré la maleta y volví ante mi novio que aún seguía con el antifaz sin visión. Me arrodillé y se saqué el traje, poniéndole el que había traído yo. Era el según encuestas, el preservativo más delgado para hacer el amor y que sintieramos todo el uno del otro. Seguro que le iba a encantar el cambio del retardante a ese, que según los consumidores era tan fino que parecía una segunda piel. Siempre utilizabamos algunos más seguros para no correr ningún riesgo, pero que demonios era nuestro fin de semana especial y nos lo pasaríamos a lo grande.

Le levanté de la silla y me lo llevé al baño guiándole con cuidado por la habitación. Tiré de un manotazo todo lo que había en la superficie de la encimera del lavabo y me senté ahí en el borde. Le pasé las piernas por la cintura y le comencé a susurrar al oído.

- Te deseo, me desesperas... -Le dije al oído pasándole los brazos por el cuello y tener acceso directo para arañarle la espalda cuando me diera de mi propia medicina por dejarle allí en la silla por un ratito abandonado- Si quieres sentir lo que es el paraíso... Dame d-u-r-o.

No hizo ni falta que le echara una mano, su miembro estaba deseando entrar de nuevo en su amiguita. Me podía morir ahí mismo del placer si siquiera que me tocara, el lubricante efecto calor me estaba volviendo loca en esos momentos.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10721
Monedas Monedas : 63530

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Dom Dic 03, 2017 9:03 pm

+18:
¡Mierda, por supuesto que fui yo el primero en ceder por usar el miembro para pensar! Ahora me recordará toda la jodida vida ese detalle... Pero al menos tendré sexo salvaje esta noche, así que me da igual que me joda con este tema dentro de cinco años o lo que sea... ¡Yo solo quiero follar como los dioses!, ¡y pronto, que me vuelvo loco!

Todo empezó bien, con los besos y las palabras divertidas y lujuriosas, incluso las caricias a mi miembro. Eso si, cuando se alejó para ir hacia donde estaba la cama, por poco me da un ataque de locura. Ya cuando volvió a mi con la cinta de satén negro, solo sonreí con perversión y dije casi como una orden - Así que quieres jugar con la cinta. Venga, pónmela y diviértete conmigo de una buena vez, mujer hermosa -. Era claro que yo no llevaría el control de lo que pasaría, pero me importa una mierda ese detalle. Todo se tornaba más divertido luego de que vendara mis ojos y sintiera como la penetración finalmente fue llevada a cabo.

Ella se movía de manera deliciosa, y mis manos rodeaban su curvilínea cintura, sin interferir en el ritmo candente de su pelvis, tan solo sintiendo el calor de su piel e imaginándome la expresión de sus labios mientras escuchaba los gemidos de placer que solo me excitaban más... Claro, fue hasta que de repente se detuvo y se me escapó de entre las manos sin decirme nada. Aun así, no me quité la venda de satén y me quedé tan solo quejándome un poco - Gatita, ¿a dónde te fuiste? ¡Tu huskyto quiere más emoción y placer! -. Bueno, más que queja, decidí seguirle el juego sensual que ella misma comenzó con todo esto del vendaje. Aunque para que negar que me impacientaba no escucharle decir nada...

Y así como si nada, sentí como me quitaba el preservativo que llevaba puesto, lo cual me sorprendió bastante. Claro que luego, noté que me había colocado otro. ¿De qué demonios se trataba aquello?. Antes de que pudiera preguntar, me tomó de la mano y me llevó a algún otro sitio de la habitación, a saber cual... - ¿Qué estás tramando, Gatita? ¡Me da curiosidad! - pregunté sonriendo con picardía. Seguramente se trataba de otro de sus juegos preparados para esta noche...

Fue entonces que sus piernas me rodearon la cintura y sus brazos se posaron alrededor de mi cuello. Eso quería decir que... Sonreí emocionado con su nuevo comentario, incluso mi pene se endureció aun más con la sola insinuación de que lo quería todo, salvaje y duro. - Entonces al puto paraiso iremos del placer, porque te daré todo lo que tengo - respondí finalmente con sorna y lujuria, justo antes mis manos encontraran los labios de su vagina e introdujera mi miembro una vez más.

Algo fue distinto esta vez. Podía sentir el calor íntimo como creo que no lo hice nunca en nuestra activa vida sexual. Y los movimientos de pelvis que provocaban la entrada y salida de mi pene creaban una sensación sin igual, casi como si no llevara un preservativo puesto. No estaba seguro de que demonios ocurría allí, mi mente estaba nublada por el nuevo placer que estaba sintiendo en ese instante. Y aceleré el ritmo de mis movimientos poco a poco, mientras mis brazos se afirmaban en el cuerpo de mi novia, uno rodeando su cintura y el otro sobre su espalda.

En cuestión de segundos iba a toda máquina, totalmente asalvajado por todo lo que estaba viviendo en ese instante de tiempo. Los gemidos de Claire tan solo hacían que acelerara más y más, e incluso yo mismo comencé a gemir tras sentir como me arañaba la espalda por todo el placer que le invadía. La apreté más a mi cuerpo, y busqué sus labios para darle un beso apasionado, todo esto aún "ciego". Mierda, ¡pierdo la puta cabeza!

Perdí la noción del tiempo... El sentido de ubicación... Tan solo vivía para el placer de este encuentro sexual... Del agarre furioso de sus manos... Del calor de sus labios... El sonido de su voz...

Ya totalmente loco, la levanté de donde carajo estaba sentada y la cargué tomándola de las piernas, dando media vuelta y pegándola contra la pared salvajemente. Como una bestia, seguí aceleradamente la penetración con ritmo frenético. Estaba muy cerca de alcanzar el climax, podía sentir que ella también. - Di mi nombre... Di que lo quieres todo... - le dije con el poco aliento que tenía fuera del aire necesario para vivir. El calor, el deseo, ¡el puto cielo estaba casi allí!



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4402
Monedas Monedas : 24069

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Claire Black el Lun Dic 04, 2017 12:09 am

+18:
Con lo erecta que la tenía no costó que al penetrarme por primera vez viera las estrellas. La sensación era diferente, más intensa lo que hizo que jadeara con deseo. Se adaptó a mi a la perfección y cada vez que se movía era una estocada de placer que no sentí antes gracias al preservativo mágico. Sentía que iba a morir ahí mismo sentada en el lavabo, abrí más las piernas y fue en ese momento cuando me tomó en peso y curiosamente no hizo otra cosa mejor que estamparme contra la pared roja del baño para hacerme ver las estrellas de placer. Solo lo hicimos una vez en su casa así y casi nos cargamos el tabique y todos los cuadros de esa pared por delante y por detrás. Pero esta vez estábamos muchísimo más cachondos y encima no nos encontrábamos su casa y podíamos hacer todo el ruido que quisiéramos. Sus movimientos no cesaron y a mi me excitaba cada vez más repetir su nombre.

- Hiro... Hiroshi... -Repetia entre jadeos continuos con voz altamente sensual. Con la mano derecha le quité la cinta tirándola al suelo del baño, pudiendo verme por primera vez desde antes de llevármelo a ese lugar- Recuerda este rostro cada vez que cierres los ojos y pienses en cómo te gustaría tenerme entre tus brazos una vez más -Gemí ante otra penetración y fue entonces cuando nos devoramos la boca el uno al otro solo siendo esos minutos los que lograron acallar mis gemidos desesperados. Al separar su boca de la mía sonreí con lujuria mirándole directamente a los ojos- Mmm... Mi hombre eres puro fuego-Le dije mordiendole el labio inferior al sentir cada vez más el calor me invadía el cuerpo- Sigue... ¡Sigue! -JODER me empezó a parecer poco-¡¡Más rápido!! ¡Quiero más de ti! -Quería volverlo realmente como una bestia salvaje y no iba a parar de decirle cosas hasta que no apareciera en escena- ¡¡Quiero que me folles DURO hasta el fondo, todo lo que puedas!! -Cada deliciosa embestida contra la pared me hacía gritar de placer, notándole todo dentro de mi, una y otra y otra vez. Que deleite, me moría. Arañaba su espalda sin contemplación alguna, gimiendo desesperada cada vez más impaciente. Noté como una ráfaga de calor se extendía desde mi abdomen hacia mi zona íntima volviéndome loca de atar- ¡HIRO! ¡NO PUEDO MÁS! ¡¡¡¡NO PARES TE LO SUPLICO!!!! ¡¡¡HIROSHI!!!

Al finalizar de pronunciar su nombre, un tsunami recorrió todo mi cuerpo mientras gemía sin cesar como no gemí en toda mi existencia. Los espasmos poderosos de placer invadieron todo mi cuerpo haciéndome temblar de arriba a abajo encorvado la espalda y que mis piernas temblaran como un flan... Nunca jamás esperé algo tan intenso como eso.

Si, eso era el paraíso.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10721
Monedas Monedas : 63530

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Lun Dic 04, 2017 9:21 pm

+18:
Si, ¡si! Escucharle decir mi nombre a grito sensual y totalmente deseosa tan solo me daba más libido, y mis movimientos pélvicos seguían un ritmo bastante frenético. Eso si, el sentir como la venda de satén dejaba libre mi vista para observar su rostro lleno de placer era incluso mejor aún. El fuego de su mirada, la lujuria de sus palabras, ¡demonios, me pongo aun más excitado!. - Ven acá, y comeme la boca - exigí mientras acercaba mi rostro al suyo, y no tardamos mucho en quemarnos los labios con el beso apasionado que compartimos. Podía sentir incluso como por momentos me quedaba sin aliento, pero ni detuve el contacto de nuestras bocas, ni tampoco las constantes penetraciones de mi miembro a su vagina.

Finalmente nuestros labios dejaron de tener contacto, y tuve que respirar profundamente, porque sentía que dentro de poco estaría gimiendo yo también y necesitaba respirar un poco. Eso si, cuando mordió mi labio, supe que todo acabaría muy pronto, porque lo poco que quedaba de mi ser civilizado desapareció para dar paso al salvaje apasionado que terminaría de satisfacer a su mujer ardiente y a si mismo. Aceleré las penetraciones paulatinamente, hasta que simplemente iba a toda la velocidad que podía, gimiendo sin restricción alguna ante la delicia que estaba viviendo. Incluso los arrañazos en la espalda se sentían como un incendio que alimentaba mi locura. Llegamos al punto en el que teniamos sexo tan rápido y salvajemente que incluso le embestí la espalda contra la pared sin siquiera darme cuenta.

Podía verlo... Maldita sea podía ver el orgasmo más intenso de mi puta vida a pocos instantes... Ella dijo que no podía más, que no parara... Y allí mismo di lo último que tenía para acabar, incluso con un grito salvaje que nació de mi interior mientras una ráfaga de electricidad recorría mi cuerpo y alcanzaba el puto climax - ¡AAAAAAHHH! -. Mis manos se aferraron con fuerza a su cuerpo mientras algunos temblores hicieron presencia en mi...

Tras acabar, la bajé lentamente al suelo para que se pusiera de pie, mientras yo respiraba entrecortadamente para recuperar el aire luego de aquel acto increible que consumamos. - Mierda... Eso fue... grandioso... - dije entre mis respiraciones, casi sosteniéndome de la pared mientras ganaba fuerza de nuevo. - Necesito... algo de... beber... - agregué poco después, empezando a caminar hacia la zona de la habitación en donde estaba el puto carrito que nos trajeron. Creo que solo había champán, pero era suficiente para mi.

Llegué hasta la mesa en donde estaban ambas copas de cristal con el delicioso licor que servimos un rato antes. Tomé una entre mis dedos y me la bebí de un solo sorbo, dejándola en el mismo lugar que la encontré. Observé la otra copa, y luego de hacer un gesto con los hombros para restarle importancia, también me la bebí sin pensarlo dos veces. Moví la cabeza de un lado a otro, por un leve instante el alcohol hizo efecto por la rápida ingesta, pero estaba acostumbrado a ello y sabía que se pasaría dentro de poco. Fue entonces que noté un par de batas de baño blancas sobre uno de los muebles cercanos, por lo que me acerqué y las cogí.

Regresé al baño y me encontré que mi mujer estaba dándose una ducha. Dejé las batas en el perchero y procedí a quitarle la protección a mi estimado amigo de guerra, asegurándome de amarrarlo para evitar cualquier goteo innecesario en el tacho de basura en el cual lo deposité. Tras limpiarme gentilmente el área íntima con algunas toallitas húmedas que encontré, abrí la puerta de cristal del baño y me metí para acompañar a mi hermosa novia en su actividad actual. - ¿Qué? ¡Hay que ahorrar agua! Eso y que si quieres te puedo ayudar a enjabonarte - afirmé con total naturalidad. Aunque, por supuesto que lo último fue una frase en tono más sensual de lo normal. - Eso si, dame treinta minutos y estoy listo para el segundo round - añadí esta vez con total descaro y una sonrisa pícara que indicaba claramente que quería más de ella... En media hora...



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4402
Monedas Monedas : 24069

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Claire Black el Mar Dic 05, 2017 11:12 pm

Si no llega a bajarme al suelo ni cuenta me daba de la realidad, pues estaba como en una nube. Eso si, del grito que pegó me dejó medio sorda. -   Jesús santísimo...  . - Tuve que agarrarme a la puerta por unos segundos para mantener el equilibrio de lo extasiada que aún me sentía.

Cuando salió miré al suelo, todo lo que había encima del lavabo estaba esparcido por el suelo del lugar del manotazo que les di para sentarme. Comencé a recogerlo todo y a dejarlo justo donde estaba. Cuando terminé fui a mi maleta y saqué mi esponja y jabón para ducharme, pues iba lamida por todos lados y posiblemente llena de sudor por todo el esfuerzo físico que hicimos. También saqué un paquete de toallitas húmedas que dejé en el lavabo para que Hiro las usara para limpiarse al volver. Me recogí el pelo con una pinza para no mojarlo y encendí la ducha, comenzando a preparar, la esponja llena de jabón. No tardó mi hombre en aparecer y colarse en la bañera para ducharse conmigo, lo cual me parecía siempre una muy buena idea. Le entregué la esponja para que recorriera mi cuerpo él mismo para quedar limpia de posibles restos de chocolate y sudor.

- Eres insaciable Huskyto. -Me limité a decir a su comentario de esperar media hora para volver a empezar con el "segundo round". Besé su nariz con cariño para luego acercarme a su oído y susurrarle- y a mi me gusta complacerte en todo...

Le indiqué que se diera la vuelta para enjabonarle por detrás ¡Madre del amor hermoso! Cuando le vi la espalda reprimí una carcajada, la tenía toda llena de rasguñadas por culpa de mis uñas combinadas con la pasión. Nos enjabonamos el uno al otro entre risas, besos y caricias para salir cuando ya estuvimos limpios. Me ayudó a ponerme uno de los albornoces que trajo de la sala. Salimos del baño juntos y nos tumbamos en la cama felizmente. Hablamos como cinco minutos de como hice para preparar su maleta para que no se diera cuenta y cuando vi que ya estuve seca decidí quitarme el albornoz.

- Voy a ponerme mi bata, ya vengo. Sirveme un poco de champán mientras voy.

Me quité ahí mismo el albornoz húmedo, dejándolo encima del escritorio y dejé a mi novio allí solo en la cama. Se supone que todas mis batas eran de dibujitos o de pelito... Pero me compré una especial para la ocasión. Abrí la maleta cogiendo la bata fina y un conjunto de lencería, todo de color rojo. Demasiado sexy para mi chico, que se supone que aún le faltaban otros quince minutos para estar "en activo" se muriera otra vez por mi. Cuando me puse las tres cosas previamente lavadas en casa, me dirigí hacia la zona de la cama.

- Ya estoy aquí... ¿De qué hablábamos Huskyto?

Me quité la pinza del cabello con suavidad, haciendo que mi pelo largo se soltara. Me lo acomodé suavemente todo a un lado, mirando a mi hombre que se quedó calladito observando mi silueta mas que sensual.





                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10721
Monedas Monedas : 63530

Volver arriba Ir abajo

Re: La vie en rose [Privado] [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.